Page 1

                     

J  

Danza Barroca              

Donde nace


Después de los años 60, se denomina danza barroca al arte coreográfico de los siglos XVII y XVIII, especialmente al ballet cortesano y de teatro. Estrechamente ligado a la música barroca, tanto por cronología como por su estilo, la danza barroca evolucionó en el marco "maravilloso" del ballet cortesano, la tragedia musical o la ópera-ballet. Llamada, en su época la belle dance, se ciñó al gusto de los investigadores y los historiadores de la danza que rehabilitaron un arte y un estilo de danza que el ballet clásico y el romántico habían simplificado y uniformado.

Tipos de danzas barrocas

ALLEMANDE Danza de origen alemán cuyas primeras manifestaciones conocidas datan de la mitad del siglo XVI. Tiene un ritmo moderando y fluido con una breve anacrusa, en compás de 4/4 y estructura o forma binaria, es decir, en dos partes (A-B). COURANTE

Danza de origen francés que se bailaba desde el s. XVI en Europa. Durante el s. XVIII se incorpora en la suite detrás de la allemande. La courante italiana (corrente) era de ritmo muy rápido en tres tiempos y la forma de desarrollo era binaria (A-B). ZARABANDA Danza española de ritmo ternario, de los s. XVI y XVI I, que se bailaba en parejas. Desde la segunda mitad del s. XVII se incluyó en la suite instrumental barroca.


Danza Allemande    


Danza Courante    


Danza Zarabanda    


Barroco El  Barroco  fue  un  período  de  la  historia  en  la  cultura  occidental  originado  por  una   nueva  forma  de  concebir  las  artes  visuales  (el  «estilo  barroco»)  y  que,  partiendo   desde  diferentes  contextos  histórico-­‐culturales,  produjo  obras  en  numerosos  campos   artísticos:  literatura,arquitectura,  escultura,  pintura,  música,  ópera,  danza,  teatro,   etc.  Se  manifestó  principalmente  en  la  Europa  occidental,  aunque  debido   alcolonialismo  también  se  dio  en  numerosas  colonias  de  las  potencias  europeas,   principalmente  en  Latinoamérica.  Cronológicamente,  abarcó  todo  el  siglo  XVII  y   principios  del  XVIII,  con  mayor  o  menor  prolongación  en  el  tiempo  dependiendo  de   cada  país. Como  estilo  artístico,  el  Barroco  surgió  a  principios  del  siglo  XVII  (según   otros  autores  a  finales  del  XVI)  en  Italia  —período  también  conocido  en  este  país   como  Seicento—,  desde  donde  se  extendió  hacia  la  mayor  parte  de  Europa.  Durante   mucho  tiempo  (siglos  XVIII  yXIX)  el  término  «barroco»  tuvo  un  sentido  peyorativo,   con  el  significado  de  recargado,  engañoso,  caprichoso,  hasta  que  fue  posteriormente   revalorizado  a  finales  del  siglo  XIX  por  Jacob  Burckhardt  y,  en  el  XX,  por  Benedetto   Croce  y  Eugeni  d'Ors.    

El Estilo  Barroco       El  arte  barroco  se  expresó  estilísticamente  en  dos  vías:  por  un  lado,  hay  un   énfasis  en  la  realidad,  el  aspecto  mundano  de  la  vida,  la  cotidianeidad  y  el   carácter  efímero  de  la  vida,  que  se  materializó  en  una  cierta  «vulgarización»  del   fenómeno  religioso  en  los  países  católicos,  así  como  en  un  mayor  gusto  por  las   cualidades  sensibles  del  mundo  circundante  en  los  protestantes;  por  otro  lado,   se  manifiesta  una  visión  grandilocuente  y  exaltada  de  los  conceptos  nacionales  y   religiosos  como  una  expresión  del  poder,  que  se  traduce  en  el  gusto  por  lo   monumental,  lo  fastuoso  y  recargado,  el  carácter  magnificente  otorgado  a  la   realeza  y  la  Iglesia,  a  menudo  con  un  fuerte  sello  propagandístico.  

Contexto histórico  y  actual     El  Barroco  se  forjó  en  Italia,  principalmente  en  la  sede  pontificia,  Roma,  donde  el  arte   fue  utilizado  como  medio  propagandístico  para  la  difusión  de  la  doctrina  contra   rrefor  mista.  La  Reforma  protestante  sumió  a  la  Iglesia  Católica  en  una  profunda   crisis  durante  la  primera  mitad  del  siglo  XVI,  que  evidenció  tanto  la  corrupción  en   numerosos  estratos  eclesiásticos  como  la  necesidad  de  una  renovación  del  mensaje  y   la  obra  católica,  así  como  de  un  mayor  acercamiento  a  los  fieles.  El  Concilio  de  


Trento (1545-­‐1563)  se  celebró  para  contrarrestar  el  avance  del  protestantismo  y   consolidar  el  culto  católico  en  los  países  donde  aún  prevalecía,  sentando  las  bases   del  dogma  católico  (sacerdocio     sacramental,  celibato,  culto  a  la  Virgen  y  los  santos,  uso  litúrgico  del  latín)  y  creando   nuevos  instrumentos  de  comunicación  y  expansión  de  la  fe  católica,  poniendo   especial  énfasis  en  la  educación,  la  predicación  y  la  difusión  del  mensaje  católico,  que   adquirió  un  fuerte  sello  propagandístico  —para  lo  que  se  creó  la  Congregación  para   la  Propagación  de  la  Fe—.  Este  ideario  se  plasmó  en  la  recién  fundada  Compañía  de   Jesús,  que  mediante  la  predicación  y  la  enseñanza  tuvo  una  notable  y  rápida  difusión   por  todo  el  mundo,  frenando  el  avance  del  protestantismo  y  recuperando  numerosos   territorios  para  la  fe  católica  (Austria,  Baviera,  Suiza,  Flandes,  Polonia).  Otro  efecto   de  la  Contrarreforma  fue  la  consolidación  de  la  figura  del  papa,  cuyo  poder  salió   reforzado,  y  que  se  tradujo  en  un  ambicioso  programa  de  ampliación  y  renovación   urbanística  de  Roma,  especialmente  de  sus  iglesias,  con  especial  énfasis  en  la  Basílica   de  San  Pedro  y  sus  aledaños.  La  Iglesia  fue  el  mayor  comitente  artístico  de  la  época,  y   utilizó  el  arte  como  caballo  de  batalla  de  la  propaganda  religiosa,  al  ser  un  medio  de   carácter  popular  fácilmente  accesible  e  inteligible.  El  arte  fue  utilizado  como  un   vehículo  de  expresión  ad  maiorem  Dei  et  Ecclesiae  gloriam,  y  papas  como  Sixto   V,  Clemente  VIII,  Pablo  V,  Gregorio  XV,  Urbano  VIII,  Inocencio  X  y  Alejandro  VII  se   convirtieron  en  grandes  mecenas  y  propiciaron  grandes  mejoras  y  construcciones  en   la  ciudad  eterna,  ya  calificada  entonces  como  Roma  triumphans,  caput  mundi  («Roma   triunfante,  cabeza  del  mundo»).  

Danza Barroca  

Hitoria, tipos de danzas barrocas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you