Issuu on Google+


'lt t.: ) /i

'.t

.r'1,.,,:...i.:'

soc¡os del CELEJ.

ANFORA GRIEGA, DECORADA CON AYAX Y AQUILES JUGANDO A LAS DAMAS de Exequias, hacia el año 508 a.C. Terracota procedente de Vulci, actualmente en el Museo Vaticano. Corresponde al tipo ático de la segunda generación. Su autor, Exequias, nacló en Atenas, circa 550-540 a.C., y realizó sus trabajos probablemente a partir del año 510 a.C., llegando a gozar del favor del público ateniense. Es remarcable la finura y elegancia del dibuio realista del auto¡ que en este ánfora retrata a los guerreros más notables de su época, practicando una actividad habitual, el juego

Celej El Centro de Estudios de Legislación sobre el luego es una entidad privada e independiente cuyo objetivo es la expansión del conocimiento jurídico sobre el luego de Azar, utilizando para ello el intercambio y la difusión de la información más actual, así como la promoción y organización de aquellos eventos que colaboren a un mayor acervo profesional de la legisl^^l.i^ ^...-eniera rdLrur¡ |^^^i^^^l rdLl\Jl td I ., y tr^U _,.r _. _ rlc c<tc (ectnr El

Celej EsrA ABrERro A ABocADos, EcoNoMtsrAs, GESToRES,

EMPRESAR]OS, RESPONSABLES DE ASOCIACIONES Y ENTIDADES puBLtcAS y pRtvADAS, ouE, vtNcuLADos nr ousEEt'l

lusco,

APORTAR SU ESFUERZO O SUS CONOCIl\/IENTOS PROFESIONALES.


Sumario Númer^ 7,8 | 2 TnmF\rre de

h, 'h+^^ r.'\PullLcJ

2

,, Nl^+^^

y l\Ul.d>

Ror,t.Ro

AL]o¡ CoNz¡L-rr y RAro\¡

3

lpoislacián lfl|977 de 2t de Feorero

El Re¿ Decreto Ley PoN CARLoS

LAL,\\DA

fLR\^\DEz

7

l.a imposición del luego €n Na\,arra POr IONAC O AnüfRr¡fN

't '

ctA

12

La Normat va Española del luego llV) Las ¡ormas generales de a Comuniddd valenciana y de Canari¿s PoR r.¡ RLDA..óN DLL

CILEI

15

RESEÑA DE

DISPOSICIONES

t8

Tribunales Tras l¿ sentencra de Lurer¡burgo P{)R

DELC[LE]

RLDAccrór!

^

19

RESOLUCIONES

20

La Tasa de l¿s N4áquj¡¿s Recreetrvas podna pagarse ¿ trimestre

2l

vencido

ñnin iÁn Ponefcia presentada con rr1otlvo de l¿ leunlon ¿nu¿l de uKLf €n 5¿n Sebdslr¿n PoR

A

BrRro S^Nz IJR

EN.

23

La lribui¿ción de los casinos un

instrumento del Cobierno

.. _,

fn R B.']R\ARD Po

D[Rs

28

Evolución de los c¿sjnos españoles y situación en lg95-199ó POR

l¡r[rr:

\¡]cr

DE

ARRAZoLA

29

Nacional Re>Lmer

de

o \4o.d Fed ndd

org"nr#d"

por €

CELEI-Centro de Estudios de Legisl¿cjón sobre el luegu Ld Indu,ln¿ del lupgu en Esp¿id ¿'rd. lis¡s y objetrvos p¿ra el¿ño

2000'

95

ResrJmen de alg!nas po¡enclas present¿das

en el Congreso Nacionalde

COFAR

38

Internacional lnturme Anual 199ó/97 de la Comisión Bfjtánica del

luego

42

El mercado del juego legal en Euopa

{Cuddrot

42

Encartes Se¡tencia delTJ de l¿s CC EE de 2616197 Auk) de la Audiencia Nacionalde 4/7/95

Pás.

Chocante título et de este editorial, pero su explicación la hallará el lector en la Sección de Apuntes y Notas de este número. Una sentencia del Tribunal Constitucional sobre la Ley del Suelo ha venido a poner de sangrante actuaiidad la cuestión del reparto competencial cuyo debate lanzamos en el número 3 de álea a través de un artículo del profesor Tomás Ramón Fernández; su escrito premonitorio afirmaba: "Este desapooeramrenro prácticamente €eneral obliga, sin duda a redeiinir el papel que al Estado pueda corresponder en este sector, y a reconsiderar en consecuencia, el de las estructuras en su día creadas y en parte subsistentes dentro de la organización de la Administración del Estado (la Comis¡ón Nacional del Juego sustancialmente) que, al término del proceso, han perdido ya con toda evidencia su primitiva justificación Ha ocunido aquí, sencillamente, lo que ocurrió años atrás en materia de ordenación del territorio y urbanismo, sector en el que, al completarse también el proceso de transferencias huoo oe procederse igualmente a idéntica reconsideración Pero no es sólo esto El cierre del proceso de transferencias obliga, también. a reflexionar colectivamente sobre la legislación estatal y autonómica que ha ido acumulándose a lo largo de los años cuyo conjunto, globalmente considerado, es hoy causa de numerosas dificultades oara ias emDresas del sector" El pronunciamiento del TC., por su crudeza, obliga a las Administraciones públicas a resolvet ya en tiempo de prórroga, esta cuestión mal resuelt¿, aplicando para ello fórmulas imaginativas pero desde luego asequibles De otro modo viene el caos Continúa,

y

rápldo,

el debate abierto Los repesentantes del coniunto del

Sector

y

las

Administraciones todavía tienen la palabra.

RESEñA DE SENTENCIAS Y

T'.,^,-,^tl "Suelo "Ct,, ^l ^ -. y Juego"

l

La regulaclón €sl¿t¿len materias cuya competencia exclusiva corespo¡de ¿ las Comunidades Autónomas luegos de Azar y Apuestas |,c)R

EDITORIAT

199,.

EDlT0RlAL ElELl0GRAtiA A

l

c.¡tral6

Pá9. ceñiEl€s

"Y .... la Tasa toca suelo" No parece probable que el sistema de tributos especiales sobre el luego aguante mucho más. sin una reforma esencial. Trás la sentencia del Tribunal Constitucional que eliminó del Mundo del Derecho el Cravamen Complementario de la Tasa creado por la Ley 5/1990 y nos dejó con la miel en los labios"al quedarsea menosdeun milímetro de pronunciarse sobre la probable vulneración de principios tributarios constitucionalmente amparados (capacidad contributiva, proporcionalidad, igualdad¡ que habría liquidado definitivamente la Tasa, se anuncia ahora que en breve algún tribunal puede pronunciarse respecto a estos aspectos y, tal vez, las dudas lleguen de nuevo al Alto Tribunal muy probablemente ya harto de pronunciarse sobre este Tributo residuo de la época preconstitucional y de avisar a quien sepa leer entre líneas de que afronte su reforma. Luego todo serán pr¡sas y problemas ante el río incontenible de solicitudes de devolución de cuotas. Entre tanto, una sentencia del Tribunal de Luxemburgo pone a disposición de la Audiencia Nacional, y de cualquier otro Tribunal. la posibilidad ino decimos probabilidadl de declarar inaplicables todas las normas de Tasas y Recargos. Pase 1o que pase, pocos tributos europeos han sido cuestionados en la Corte de lusticia de Luxemburgo Un nuevo "mérito de la Tasa de luego. Otro argumento para replantear el sistema La Tasa está tocando suelo, el Sector tiene un amplio abanico de elección respecto a lo que puede demandar como repuesto y que va desde la supresión de cualquier tributación especial (al estilo de Estados Unidos) al establecimiento de tributos proporcionales sobre el giro y el beneficio (y esos están ya inventados con el I VA y los Impuestos sobre la Renta y Sociedades) A medio camino se instala la Tasa proporcional al giro que debe ser muy meditada porque la que tienen no les sirve a bingos y casinos mas que para ser sucursales de las recaudaciones de tributos. También podrían utilizarse los impuestos autonómicos 'de mera puesta a disposición para aquellas Comunidades que deseen utilizar el tributo como instrumento de política de iuego al margen de otra consideración Ante temas tan importantes hemos unificado estos dos números de álea duplicando su contenido habitual. Eldebate esta más vivo que nunca.


BrBLrocRApíe E¡ este meticuloso tr¿ba o prologado por D Manucl Albadaleio la ¿utora examr¡¿ la problemátjc¿ del con' trato alque se rcfjere el tftulo desde la óptica del derc-

gualmente opjnan que drcho adíc!Lo 33 de la Sexta Dlrect¡va pretende impedir a los Estados miembros €l establccim iento o manten inr re¡to de tribulos que pa ra merecer la consideración de impuestos sobre el volu' men de negoaios notienen porquéser idénticos al IVA sj¡o sóle equjvale¡tes al mismo Y concluyen que la -ob e p luedo .Lllo puede c¿r¿cte l¿..

cho civil Efec(úa. con carácter monográfico. un estudro de aniecedentes históricos. del derecho comparado. de .u r"rur¿le¡¡ tu r | de .u -€rre- ) de on"'r,'-

adecu¿dame¡te como un auténtico impuesto sobre el rolumon dr nego, lo$lse,cmo e_den las re ".lonet existentes entre ésta y el VA

El libro (l' edición. 275 págs ) describc una visión del ptob ema que. srn duda. . uh.r; rmpul¿nrcs dpo'd.rones docirinales y iurisprudenciales más adecuad¿s a la

"lNcoNsflfuctoN UDAD

re" d¿d

pp.l-5

"los

coNTRATos DE JUEGo Y ApuEsra

PoR TERrs^ EcHEvaRRia DE fuDA ED.

l.M.

BosaH EDIoR, S.L., B^RcEroñ^ 199ó

sr'

."

ñp(.ñ.

i¡:< fio lrtr..,,n1¡¡ h'rléc

er lo' ..pu4.!\ er qipext5tene-l "d.

organizadorasde

Los

i.-c

l<¡l

DÁD DEL

EstaDo

poR ENRrc SEcú EN

DE

LEa 5/1990r REspoNs¡BrLr-

lIctsr¡Don" vrlrurND^s

LEY; Año

Xvlll,

NúM, 4240; M^Rzo 1997

juegosdeazaryfosólo jug¿dores

Sumarb I Prel¡r¡inar- ll Cravar¡en complementaric soaRE EL tuEco y su G[Av MEñ coMprtMENT ¡IO COMO IMPUESTOG SOB¡E EL VOLUMEN DE NECOCIOS' mR MrcuEL GARcÍa CaMpos y JUAN ZonNoz PÉRrz ¡¿ 58.ó9 EN IMPUESTOS; NUEva ÉmcA, N" l0;

"[a T¡sa

2' ourxcElt¡

DE

-

Eldictamen realizado se divide en los siguicntes apartados: Int¡oducción l.a naturaleza de la Tasa fisc¡l sobre el juego y del Gravamen compler¡entarioi La Tasa fisc¿l sobre el juego

! el Cravamcn sobre ei volu' me¡ de negocios: ¿Es incompatible con el art ll de la Se¡ d DiIecL!¿ ur r'rbLtc, de d'rcte n.d de la

lo

Tasa fiscal sobre el jr-rego?

Comrenz¿n los ¿utores ¿lirrn¿ndo que l¿ deiectuosa corlrgurdciñr re(n,ú de la tnbuld( tón 5obre el juego co¡tinúa pivotando' sobre la Tasa de Jucgo ]1 a pesar de que elnuevo régimen de cesión de trjbutos ir¡pllca la aüibución a las CCAA de compete¡cjas normatjvas para la regulación de la práctic¿ totalidad de los elementos deltributo, ello conduct necesadamente.r un,, roorderd( ón de trbutactól propta jobrp -r luego que debefa anahzarse desde una cons deÉción global delsistema vigente. desde la función extr¿fisc¿lque los tributos sobre ei juego pueden cumplir ¿ señicio de las políticas propias de las CC M ypor supuesto clesde la coodj¡ación imprescindible de estos conceptos con otros lmpue9tos de carádet general qd\'ieIer qr.ie - td.rudcjon ¿.,rd luedc mente afectada por la sentencia que próxrmamente ha de diciar el Tribun¿l de lusticia de L¿ Cf: p¿recjendo lnevitable que dicho falb pfoyecte süs efectos sobre la mal llamada Tasa fjscal sobre los iucgos de suene enviLe o ¿¿dr .onllere rn¡o-d'les con\p ue_ td\ sobre el sistem¿ actual de tributación de esta actividad Ciian y comentan los autores r.rna ampli¿ urisprudencia yenumelan las razones que llevaron a la Aldiencj¿ Nacional a dudarsobre la consider¿ción del Cravamen complementa o y la Tasa sobre el luego como rmpues. los sobre el volumen de ¡eg.rios centrad¿s funda-

t

..r'e

lo

i

."1," u. n ne_ld nerle F_ la no-¡ó Profundizando en las jnterpret¿c ones de los

de

Tribunales y aún consjderando que os tributos consr derados pueden caracteri¿arse como impuestos sobre

elvolumen de negocios. centr¿n la cuestión en Ia compatibilidad de los mismos con el anÍculo 33 de la Sexta Dr¡ediva En sLr opinión, los pronuncramientos .lel

".r.d'l

de una

como impuesto- l\lAnálisis de la sententencia de 3l d€ octubre de 191)ó. que declara la inconstitucionalidad del gravame¡ complementario de la Ley 5/1990 Fundame¡tacjón iu¡ídica de la sentencia - vBrele reseña doctnnal acerca de la nuhdad de pleno derecho- \jlConsideraclón especial sobre la ¡llidad del rle'e, ho de d spos.c o e. . on rongo de Ley declarada por el Tribunal Constitucjonal- VIIPosrbles lias de so ucjón en espcci¿l la lesponsabilidad del Estado legislador- vlll La responsabilidad del Estado legislador en el ámbito del Derecho Comunltano.-

ple

lX Conclus ones

opina elautoren las conclu s iones, que hast¿ ahora en sus resolucrones el Tnbu na I Const ¡t!ciona I ha sentado un, fller. oprrp.to d ¿ revrsrón de los ¿clos'rrm"*.

aunque éstos hubier¿n estado originados por la aplicación de una leycontl¿ria a la Co¡stltución Esteabogado y lic e¡ CC Eco¡ómicas y Empfesariales utiliza, sin embargo otro camino para ilegar alvaloriustici¿ y que el Fstado menos que ¡adie. pued¿ instalarse e¡ zona de ir¡pLr¡idad debiendo ser éste como legrslador el repafador de l¿ necesld¿d de tutela y debjendo ios distintos operadores económicos por otra pade acciona¡ (ontra el Estado en base a fundamentos propios y r¡enos propios oanalógicos En cualquier c¿so. no debc quedar sin reparar Ia lesró¡ prodlcida Ya con anterroridad En¡jc Segú habÍa expresado su planle¿miento que h¡ resultado premonitorio. relativo al desenlace de krs contenciosos planteados y en b¿se a la estimación de que la retro¿cljvidad en matc-

na fiscal es incompatible co¡ el artgS de

la

Const¡tucjón Española "SoBRE Er coNrRovERTroo cÁRÁcrER

DtsctmoMl

DE

l¡s

AUTOFI¿ACIONES DE C¡5INO6 DE JUEGO'

poR FRANcrsco L, HERNÁNDEZ GoNz¡rEz

pp, 447-459 EN DrscREcroNAuDAD ADMTN¡SrR TIVA y CoNTRor luDrcnr- I JoRNAD S DE EsfuD¡o DEL GÁ¡¡NETE luRíD|co DE L luNT DE AND rucíA ED. poR IUNTA DE ANDAL¡JCh, CoNsEtERia oE ¡,{ PREsrDENcr , y EDnoR¡ L CMras, S¡,i 199ó

citcnos teleológico-tinalistas

de inteDretación cuya ¿plicación conduce a solucio, nes pragmáticas dlversas en función de cada caso y que genelan, por ello una cierta inseguIdad

2

lll Precedente. iuri,prudenc.d e- ('osentenci¿ anunciada l) Sentencj¿ 126/1987 Cra\ramen cor¡plementario crcadopor la Ley

nrca

5/1983 2l Sentencia 29ó11994 La t¿sa sobre el iuego

MiYo | 997

TJCE están basados en

¡eado por la Ley 5y'90 supuesto de hecho y re¿cción del

ddr

El autor Profesor de Derecho Administrativo de

ld

Universid¿d de L¿ Laguna, analiz¿ en este libro (70ó págs PVP ó 700 pts I las sjguientes mate¡l¿s

l-

a-toflr¡lron<- de

-.ino de tuego d\e< y' El régimen de las auto¡izaciones en la ecr.lacron "statal. de'de su legdl ldc o^ a\ und asignatura pend¡ente de nuestra doctrin¿ que apenas ha tratado la materia. debido a la imp¡ecisión y falta de Los

naturaleza

I

un¡hcación de la normatrva estatal y autonómica que regula elsectot generando discrepanci¿s sobre elpro, cedimiento de adjudic¿ción de las ¿uto¡izaciones y sobre la propia naturalei:a concesional de la instalación o explotación decasinos 2 Esladode la cuest¡ón en l¿s legislaciones auto¡ómicas

l.l.

p,lenr.d jur,pruden o ,obre l¿ d¡.re!roro,. dad de las ¿utorizacione¡r. incidiendo en el carácter drscrerror¿l en le¡mrnos genero)er de a; au_rizactones de iuego i¡ genere'. po¡ parte del Tribunal

SupremcJ I l-as autorizacronesde instalacjón oexplo' tación de casinos a) reduccjón de l¿ discrecionalidad carácter reglado del procedimiento de adjudicación. mediante el haccionamie¡to del procedimiento de áutorizacró¡ en dos fases. la de planificación y la de adjudicación b) necesidad del procedimiento concur..1 ,rbroya"do ¿creno de olgu'a' reguiaciores autonómicas;cJ efectos del silencio admi¡istrativo 2. Las autoriz¿ciones de apertura y funcionamiento de casinos al el caráctef ¡egl¿do del procedimiento de adjudicación blelcontrolde l¿ discrecjonalidad e¡ la determin¿ción de l¿s cond¡ciones de funcionamie¡to. clefectos del silencio ad m inistrativo, valoración crítica de las nomativas de adaptación a la Ley l0l1992 lll- Conslderaclón fin¿l naturaleza operat¡va de Las autorizaciones de casinos, analiz¿ndo doctri¡a y iurisprudencia y resaltando dos datos trascendentales no tratados por la iurisp¡udencia, ll el carácter reglado del procedimiento de adiudicación de las autorizacio' nes y 2") el carácter de actrvidad rnrcialnrente no prohibida, sino ¿ctjv¡dad mercantil pemitida lÍcit¿ en sí misma. pero limitada en su ejerclcio en razó¡ del especial i¡terés público que tutel¿

-

"MEMoRÁ 199ó" ED. poR LA CoM6ór NaooNAr DEL luEco, SE(rEr ¡ia GFxE¡Ar TÉcNr(-a, MN|SIERTo DEL lxrEnloR; M^D¡to,

It^vo

1997

Cifras oficiales del luego de Azar en España durante l9r)ó. tanto en cüanto a gestión pública y semr'públjca. como a €estión privada Además de la distribución de las cantides jr.rgadas pof subsectores apofia cuadros comparativos y g¡áficos de las va¡¡acio¡es experjr¡entadas ent¡e 1992 y 199ó, en relació¡ al volumen total. o masa globalde dinero "rire estaLa y de novrdo por e.'a ¿ctivtddd Comunidades Autónomas En este quinquenioel juego pú blico' experimenta en ventas. un inc¡emento medio porcentu¿l (rncluidos lodo" los juego y lodds l¿q CC AA J del 20.U1%. m en-

"

tras que el iuego piivado' sufre un descenso medio porcent!¿ I {incluidos todos los su bsectores y todas las CCAA I del 11.396.

la

Memoria '9ó dedica el c¡pítulo V al conkol del

juego. en su adividad preventjva lselvicios practicados pur el.ervi.ro de.orlro ) prupo. oerifé¡co'deli"ego

e¡ su actividad disciplinaria E¡ la sección VI se rel¿ciona la legislacjón vige¡te de de ¿z¿I)y

lá Adminsitración del Estadoy de l¿s CC AA


La regulación estatal en materias cuya competencia exclusiva corresponde a las Comunidades Autónomas: fuegos de Azar y Apuestas PoR ALlctA GoNZALEZ y J. RA]\,1óN Ro^4ERo

l. Inrnoouccró¡l El reparto

competencial entre

el

Estado y las Comunidades Autónomas no está exento de conflictos interpretativos del texto const¡tucionali ello viene siendo así, tanto en casos en que concurren competencias, como en aquellos otro\ en que el b¡oque de ld constitucionalidad asigna competencias exclusivas a tas segunoas En este último supuesta, ha sido y es

habitual que el Estado inc¡da en esas

acerca de los límites de la ootestad normativa del Estado en materias cuva comDetencia exclusiva corresponde a las CCAA. amoarándose en la cláusula de Ia suoletoriedad del derecho estatal establecida en las Sentencias 147l1991,

y 213/1994, ha experimentado una decisiva evolución a partir de las 79/1992

Senrencras ll8/199ó, de 27 de lunio, (B.O.E. de 29 de lulio) y 6l/1997, de 20 de Marzo. (B.O.E. 25 de Abril)i ambas Sentencias cuentan con elvoto part¡cular del mag¡strado D. Manuel liménez de

materias, bien elaborando normas que calitica de derecho supletorio . en virtud de la declaración contenida en el

Parga. En ellas el

último inciso del art.l49.3 de

Estado para proceder a regular una materia sobre la que las Comunidades

la

Constitución, bien promulgando normas con el carácter de "regulación básica en aquellos aspectos en que puede exhlbir algún títu lo competencial básico. o bien exclusivo, de los previstos en el artículo 149.I de la Constitución (CE) y sobre los

que inciden las

Comunidades

Autónomas ICCM). Ambas formas de actividad reguladora

del Estado han sido objeto de estudio por parte del Tribunal Constitucionar (TC) con ocasión de distintos recursos de inconstitucionalidad y conflictos de competencia planteados, por el Estado frente a las Comunidades Autónomas y viceversa-

Tribunal Constitucional analiza los límites de la invocabilidad del articulo 1493 por el

Autónomas tienen constituc'onalmente atribuidas competencias exclusivas "d¿ lorma homoqénm , esto es, cuando todas ellas tienen exclusividad competenciat con el mismo alcance. Según el TC. en estos supuestos -que constituyen el presupuesto necesario de esta doctrina- el Estado necesita invocar algún tÍtulo competencial para proceder a la regulación de la materia, sin que el ámbito de la regulación pueda exceder del que estrictamente Ie atribuya el tÍtulo competenc¡al invocado. En ambas Sentencias el TC niega que elartículo I49.3 de la CE pueda ser invocado para proceder a la regulación (¡egal

o reglamentar¡a) de una mateia

ll.

[.n ¡unrsnnuonncre

CONSTITUCIONAL

IlA. La jur¡sprudencia

cuya

competencia corresponde en exclusiva a las CCAA. O el Estado invoca otro tltulo competencial o, por sí soJo, el de legisia-

dor estatal no justifica constitucionalconstitucional

mente regulación alguna sobre

estas

materias. La regulación basada en ese solo título será nula.

Así lo manifiesta la Sentencia ll8/9ó, Fundamento luríd¡co Sexto, refir¡éndose a la Sentencia l47l99l:

(..) ''El Estado no puede dictar n\rmas c|n efic.aqa meramente suplet\ia en matenas s\bre las cuales carece de todo título competendal; el legis-

lad\r estatal no puede ap1qarse en la rcgla de la suplet,nedad para diclar tal¿s n\rmas, p\r no c7nstituir una cldusula universal atributiva de @npetendas 1...) L0 üpueslo condute, en principio, a (on-

siderar viciadas de ínc1mpetencia A p\r etlo nulas, las n|rmas que el Esladl dicl¿ con el

úniü pr\pósito

d,e

creat Derwho supletono del de

las Comunidades Autónomas en mateias que sean de la ¿x(lusiva competencia de éstas I0 cu6l no es conslilLtcionalmenle legítimo cuando t\dos

los Esh¿utos de Aut1n|mía atibwJen

a

las

Cnmunidod¿s lo c\mpelencia como xclusiva y en el misna qrado de homoqeneidad .

Esta doctr.n¿ como yd hemos apunta-

do, fue reiterada en las

Sentencras

7ql1992 tFundamento lurldico Tercerol y

en la

213/1994 (Fundamento lurídico

Cuanor Por ú¡tjmo h¿ quedado rotalmente rati[icada en las Sentencias ll8/199ó, de 27 de Jun¡o, la cual, además de reiterar la jurisprudencia antes citada. establece "... k suplet\riedad n0 6, en

nínqún caso, lítulo

compelencial"

tFundamenlo Iundico Séptimo) y en la Sentencia 6l/1997, de 20 de Mazo (el Tribunal se pronuncia acerca de la cons-


APUNTES Y NoTAS

titucionalidad del Texto Retundido de

Ley sobre

el

la

del Suelo

y Ordenación Urbana), en su Fundamento

Régimen

Jurídico l2.c) establece, reafirmando

ampliando

la

jurisprudencia

y

de

la

Sentencia I l8/9ó: "Si para diatar cual64u¡era normas prKisa ¿l Estndl de un títull (.lmpetencial espuífico que Ias justifrqut , g La supbtoñedad n0 Io

es

, esa

con'

clusión ha de manteners¿ en todl caso. Por hnln, tLmpMo en Ins nateñas eu las que Estado

\sknta conpetendas compartidas

mediendo el tenor de los títulls qu¿

se Ie

I0

n\rmas al invaffir

una clíusula com\la suplet\iedad por no ser titulo c\mpelewjal n0 puede dár-

el amparo de

slo, @nstituAen una vulneración del orden conslilud,nal de c1np?lent¡as l. L Pü tarsiqupnte, la clíusula de suplenrieÁad n0 pernite que el Derecho estatal colne, sin más. la falta de requ'

El

presu-

puesto d¿ apLimción de la supletoied.ad que la

ünstilución

estableÍe n0 es Ia

auyncia de requ-

lación, sino Ia presencia de una l^guna deted6da como tal por eI aplkadü del derecho

En la mencionada Sentencia se dice también que la cláusul¿ de supletoriedad tampoco puede ser título competencial

a

invocar por

el Estado

para

derogar el que era su propio derecho, es decir, en los supuestos en que preexiste derecho estalal éste deja de ser disponible para el Estado que no puede proce-

der a modificarlo o derogarlo; son las Comunidades Autónomas las que, en sus respectivos ámbilos. ttenen disponi-

bilidad sobre ese derecho preexistente. Así en el Fundamento Jurídico l2 d) d¡ce EI

TC:

"Si, c,mo heu,s señalad|. la cldusula

de

suplet\riedad no es una t'uente atributivT, ek positivo, de competenc¡as estatales, ni aun c\n caróctet supletori1, tamp\co puele serl| en neqativo: es duir, lnmporn puede ser un título que le permila al Estado der\gar el que era <u propio Derecho , en este (,6s0

s\bre urbanismo , pero que

W ha C,e¡ad| de serlo o, mds ¿xaclamente. que Aa no se encuentrL a su disposición, Ua se6 para altera 0 laun c\n eÍicacia supLet?ria) 0 para d¿toqa De

o.

olro n0d0

s¡ ¿l

le7isladu estatal supnryie-

se, medicnte su derogación, el

deruho sobre una

llas materias en que. de cualquier manera, le competería su regulación

liendo a prescribiendo , ,-0n esle pr0pós¡10 , la apl¡p1lcncutlmenLe in,lefini,la, del

OrdenanienIo estatal

del ordenamiento estatal sirve

para

cubrjr las lagunas existentes en los ordeun cambio cualitativo frente a las ante-

Ia

dntcr.or (, d derogdrld ex(epto en.rque-

udón supletüia

atribu'

p\r

En iugar tan ¡'oco el Lst"do 'cgunJ.' podría proceder a modificar la normativa

Sólo con-rrtLyc,n Derecho supleforio 'LAS NORMAS DICTADAS VÁLIDAMENTI-, POR EL ESTADO EN MATER¡A DE SUS CON4PETENCIAS", sólo esta parte

Estas dos últimas sentencias suponen

V bs Estrtutos a las C7munidades Autónomas, producir normas ¡uídims nera-

lación autonómica en uno materia.

la rcnstilución de los ór.oanos de podtr d,e ks Comunidades Autón0n6, q su c)rresp1nd¡ent( asurtón dc c1mp?len iL$ nltnqlivat n¿ s,'0ngine un wt,o pa\ial d¿l (rd?naw(nl( prn¡-

puede,

Aen U penetrundo eh el itrmbitn reseryado

que ,

cláusulas de supletoriedad cual es

la de que con

el

Constitudón

mente suplet1rias, pues tales

materií cwja c0ffipel¿nci6 rja n0 $ swla s¡n1 de las Clmunidades Autónonas, vendría a quebrantar una de las linalidades bdsicas de las

riores, y ofrecen al aplicador del derecho las pautas que han de tenerse ef cuenta a la hora de interpretar el derecho suple-

torio; el aplicador del derecho sólo podrá servirse de las normas estatales con carácter supletorio, cuando éstas haydn sido drctddas en el marco de la' competencias propias del Estado La primera de las Sentencias lque versa sobre tfansportes terrestres) establece que el aplicador, sólo podrá acudir al dere(l.o e>tatdl de forma supletorr" pero no a cualquier regulaci<'rn sino a la dictada por el Estado en el ámbito de sus propias competencias. Así por ejemplo, podría aplicarse la legislacrón est¿tdl \ob'e lrdnspLJdes lerre5lre\ que

al ámbito de más de un¿ idad Autónora rratefld e\t¿ sobre la que ei Esfddo li.ne l¿ ' ompelefcia ex( iusi\d I'e'o ropodríadr ud'r-F afecte Co'nu

n

a la normativa reguladora de transportes lerrp\lre\ drctadd cor dniF'roflddJ ¿ quF

comunidades Autónomas asumieran para sÍ la competencia sobre dicha materia: esa regulación no podrá aplilas

carse {vid. STC. Iltl/l99ó,Fl 7 jn tjne) En materia de luego, en estos momen-

tos, el Fundamento Jurídico l2.d) de la Sentencia óll1997 citado, hace difícil determinar y utilizar como supletoria la legislación estatal existente que no esté dictada en el ámbito de las competencias propias del Estado: es decir ofrece serias dudas la aplicabilidad como norma supletoria, sin que medje ninguna disposicicin de la Comunidad Autónoma X , por eiemplo de los reglamentos de máqutna- Ie(re¿tlvds ! de azar bingo\ y c¿-ino\ 'u:l'licddd en que la Comunidad Autónoma X aún no h¿ procedido a su regulación Sólo podrá apli(drse dquelld p¿rte de ld norm¿Ii!d

sobre la que de cualquier manera, ostentaría la competencia el ttstado.

namientos jurídicos de

las

Comunidades Autónomas Y todo lo an[erior no sólo en el caso de mater¡as cuya competencia exclusiva corresponda

¿ l¿r Cc,munid¿des Autónomas sino ld'rben c.r 'e-peclo ¿ las ñaleri¿r concurrentes o compartidas. Y ésta es

principalmente

la

novedad

Sentencias I 18/\996 y 6l /

1997

de

las

.

De esta doctrina pueden derivarse consecuencras rmportantes:

l'.-

En bdos aquellos casos en los que

las CCM tengaf atribuida la competen-

cia exclusiva con un cierto carácter homueéreu i.bre und determrnada materia. y que no hayan procedido a regular determinados aspectos de la misma, la no regulación debe ser interp e-ada n.' c.'To un \dci,. rormdtivo

sino como la voluntad del legislador autonómico de delar al ámbito privado (a la autonomía de las partesl su regulaes así, en general, debe serlo mucho más en aquellos casos en los que el Estado ha procedido a una regulación ''¡imitativa".'restrictiva o sancionadora de I¿ n¿teri¿ de la que se Ir¿te. Así ld STC 147l1991, de 4 de iulio establece en

cjón Si ello

SU I-'I 7

5¿16

pür," súuientt

tlcgrllwa por invasión

c|mpstendal dquclla \úenaciók 5tatal de naterias que haqan sido deleridas

plr lls Estatutls

de

Aullnomía a la enpelenda exdusiva de tldas

cada u

a de l6s

Aulón¡mqs

U

respe.tivtts C|munidades

q ¿n ralación con las cuales el EsLado

no invoque alqún |ítull propi| qu( le permita diclar n1rmas generales sabre dichís maLerias, pu$to qu¿ la üsunción d¿ c|mp¿knc¡as exclusi'Jas

finfr¿ft a las CCA,A, no sólo el porler de opoa que las normas del EsLado incidan en

nerse estas

s¡va

ualtri\s

s1m¿titlas 6 5u umpetencia exclu-

(0n alcane de opliú[ión direcla. sin' que

tanbién dtribua¿n Aulónomas d¿tidir

a las Comunidades

si talff mal¿ias

deben sel


APUNTES Y NOTAS slnel¡das, p\r su pañe a reqlanenLadón 6peúlica A en qué mlm¿nto debe hacerse, lo cual las

de determinar qué es o no derecho supletorio: queda claro que no son

leg¡tina para negar a dichas norwas ¿slltal's

hay que analizar caso por caso 3U t98t, 25A983, t 47 / t99 t l.

derecho supletorio aquellas normas dictadas por el Estado sobre materias sobre las que, posteriormenle van ¿ tener l¿s

reseñar que lo básico puede estar regu-

alunte supletorio. se eslablecen

especialmente cuawlo en euas

mandalos prohihilivos. que, a pesar

de su pretend¡do valor suplelorio, resultan de aplicación dire(.|a. mienlras qw la Conunidad Aulónoma no daida sowlff la nater¡a a reqlanüt¡acón pr1pio Nl4a es di(ha l?qitina(ión $ lanto c1mo iup|nedes , en c\ntra de su voluntad uhas nümas eslolal$ en nal¿rias sohre las les el

Estúd| n0

to a la deja

iwua

títull c\npet¿ndal d¡stit1-

reqll de supbtonedad que no s. según

dth|. atr¡hutiva

,

uasc

d¿ @np¿t¿h(ias

Hay que añad¡r que. en este caso, el Tribunal no declaró la inconstitucionali, dad de la norma sino su no aplicabilidad en Cataluña, única Comuniqao Autónoma que aleg(i la inconstitucionalidad de la misma. Tras las Sentenc¡as l18/1996 y 67/97. este tipo de pronunciamientos llevaría apare¡ada ¡a declarac¡(in de inconstitucional¡dad y de nulidad de la norma (no su inaplicabilidad como sucedió en el otro caso en el que el resto de las CCAA excepto Cataluña no habían segu¡do el conflicto y, por su actitud, parecían conlormes con la citada regulación)

2',- Una segunda consecuenc¡a que ya

más de anularse y declararse la inconstr-

tucionalidad de las normas puramente

supletorias (en las que

el Estado no

ostentaba ningún título competencia¡) se procede a calificar de básicas aquellas

normas que en un principio, según la propia Ley revisada, tení¿n la calificación de supletorias es decit se restringe el ámbito de la supletoriedad, pero, a cambio. cobr¿ más relevancia la legislación básica que corresponde al Estado en materias compartidas; se amplía su campo a camb¡o de una reduccidn espectacular del de lo supletor¡o.

lado en una disposición de rango regla-

cias exclusivas: estas normas se entenderán derogadas lexcepto los preceptos

mentar¡o (no necesariamente en una

que sean verdaderamente básicos en materias compartidasl, por lo que el aplicador del derecho tendrá que realizar un análisis de aquellas normas o partes de normas en las que el Estado tenga título compctenc¡al y que puedan apl¡carse a la materia en la que surge la laguna. Será difícil, por otra parte. identificar la laguna en nuestro derecho

debido

a ser este un

"ordenamiento

pleno

y se producirán dificulrades a la hora de situar la eventual laguna como "legis" o "¡uris"

ll.B, L¿ iurisprudenc¡a constitucional la oosibilidad de reeulación

acerca de

estalal en aouellas materias sobre las

@

exclusiva v. a su

vez inciden de forma

d¡recta. en otras cuya comoetencia exclusrv¿ o básica le viene ¿tribuída al Estado en virtud de lo dispuesto en los el

artículo 149.1 CE

ley) y ello cuando concunan algunos de los s¡gu¡entes requis¡tosi - Cuando lo que se trata de regular son mater¡as que tengan un "arócler maft,aaamente técnic| IS.S.T.C. 76/87,77/E , E6/89,

t47El) - O bien,

"por Ia naturavu mmbiante

V

c,Uuntural de la mo¡rtia obkt| de regula(.ión".

Naturalmente, todo ello, en los casos en que la materia no esté sometida a reserva de ley (entre otros, en los casos del art. 53 C.E.). Por otro lado, en ocasiones, hay materias sujetas a la ¡ntervención no sólo del Estado sino también de la Comunidad

Europea. En estos casos el Tribunal Constitucional ha venido admitiendo la intervención estatal con el fin de que el mismo fiiara las pautas o las bases que

vinculan necesariamente

a

las

Comunidades Autónomas. Entre las sentencias que tienen interés

al respecto cabe destacar Ia STC I l8/9ó lFl l0)l ''Ln que porue (loto

Sin dud¿ sobre las matenas cuya regulación le corresponde en exclusiva a las Comun idades Autónomas pueden incidir otras cuya titularidad le competa al Estado. De lo expuesto anter¡ormente se deduce que el Estado, si invoca algún título competencial, puede intervenir en la materia, pero sin exceder el ámb¡to de sus competencias. La regulación estatal no puede, en ningún caso, vaciar de contenido las competencias de las CCM u otorgarles una competenc¡a meramente auxiliar de la misma, tanto si el Estado

se ampara en una competencia que le corresponde en exclusiva (y que inc¡de en la de la CCM), como si se ampara en una competencia sobre la que tiene atri-

buída la legislación bás¡ca. En este segundo supuesto, el Tribunal Constitucional establece, de una forma muy genérica, lo que ha de entenderse por legislac¡ón básica. y entiende que

3".- La tercera consecuencia que esta iurisprudencia conlleva es la dificultad con que, a partir de ahora, va a encontrarse el aplicador del derecho a la ht¡ra

S¡n embargo. no debemos dejar de

Comunidades Autónomas competen-

titulos competenciales previstos en apunla algún auk)r '' es Ia siguienle: si b'en parece, a primera vista. que este tipo de pronunciamientos favorecen el principio de autonomía de las CCM. un aná¡isis más atento revela que esto no es así pues, si se contrastan los fundamentos iurídicos de la Sentcncia óll1977. con el fallo, en este último, ade-

(STC

Esla cuestión ha sic'oobietode

la

Catedrálic¿

B¡CIno.

eslldio por parle de

de Derecho Constitucional Palom¿

nic|

de

¿s que si un haho uonF qmn impoflancia Ia puibilidad de que el

Eslado. para ajustarlo al obietito c1nstituc.ionalmente legítino de llatar a tabo una

polítiu an-

nón¡ca c,mún {STC 96/1984, lF 3) A Wra aduuarlo a las xigencias de la unidad de la a¡nomía naci,nal que requiere uh mümdo ún¡@ (STC ó4l1990,

Fl3),5tablma

clitenos gene-

a tener en cuenlo a Ia ltora de electuar eI d¿sarrcll| nomativo .0n tal de que se l¡miten a aequrar ek ese I0r *paífico la unidad de los principi|s btisicos del odenlmienh uonóni@ . 6 rales

fi nslitucionalment¿

legítima."

El Estado deberá también asegurar el

cumplimiento

de los

Tratados lnternacionales. En el ámbito especffim de la Comun¡dad Europea los TYatados y también el derecho derivado existente en aquellas materias regidas por derecho armonizado. CONSECUENCTAS PARA EL ORDF NAMIENTO DEL IUEGO EN ESPAÑA 1".- En materia

de Loterías y Apuestas del

del Estado, tras las sentencias


APUNTES Y NoTAS

Tribunal Constitucional l6't

y 164/)994

l4deJulio, por ser recursos de Hac¡enda se incardinan en el tÍtulo competenciai del

de2ódeMayoy2ló,/1994.de

aft.149.1 14 La competencia la ostenta

el Estado, mientras se trate de regular loterÍas y apuestas de ámbito estatal. La misma competencia de Hacienda, Ceneral la ostenta respecto a la tributación de los restantes juegos. 2" - En relación con los Casinos Juegos y ApJestar en la r edida er que r".elebración no trascienda del ámbito oe una Comunidad Autónoma, las competencias exclusivas las ostentan las Comunidades Autónomas y la aplicabilidad del deret ho del Estado dnrenor a la

asunción de competencias, siempre

siguiendo los criterios de

Constitución, sino de las diferentes cláu- en que las normas autonómicas especi sulas de supletoriedad del derecho del ficas de juego declaren aplicable el dereEstado reconoc¡das en los Estatutos de cho del Estado, éste lo será en Ia forma y con el alcance que lo hagan Autonomía, T. CATALUÑA E) El Estado, aparte de normas con PAÍS VASCO, D SéPtiMA D.T, Segunda, CALICIA D.T Tercera rango de Ley para Ceuta y l\.4elilla, podrá ANDALUCíA DT PT|MCTA, ASTURIAS dictar leyes y reglamentos sobre situaD.T Tercera CANTABR¡4. D T Octava. LA crone. relacronadas con ei cumplimienRlOlA, MURCIA. no figuran en el to de Tfatados Internacionales. Así, por Estatuto pero ya han legislado. ARA- ejemplo, en lo que se refiere a exportaCON D.T OUiNtA. CASTILLA-LA I\,14N- cion e impof acrón de rrdter'al de iuego. CHA, DT Cuarta. CANARIAS DT a posibjljtar los principios de libre circuSegunda NAVARRA, D.T. Tercera. lación de capitales, mercancías y personas en el ámbito de la Comunidad EXTREN4ADUM, Dt Cuarta. BALEA-

RES, DT. Séptima. MADRID. D.l PTIMCTd CASTILL"A Y LEON, D

I

OUiNIA

CEUTA, D. ADICIONAL. Primera. MELILLA, D ADICIONAL Primera.

la

Jurisprudencia Constitucional citada sería Ia siguiente:

A) EI Estado no puede legislar en materia de Juego mas que para Ceuta y Melilla (que tienen competencias reglamentarias de desarrollo de la legislación estatal). B) A partir de Marzo de 1994, fecha en que todas las Comunidades Autónomas

alcanz¿ron compelencras exclu\ivas "homogéneas" (Ceuta y Melilla en Marzo de lga5r el Estddo no puede d..l"r " rguna norma válida ni modifica¡ ni derogar su derecho regulador de l¿ rr¿terj¿,

Lo que o(u're es que. difi( ilmenle tras las sentencias comentadas será posible aplicar las normas restrictivas y las sancionadoras, y éstas son prácticamente todas, incluso la Ley de la Potestad Sancionadora 34l1987

En las Comunidades que obtuvieron sus competencras en sus respecrvos Estatutos con anterioridad (País Vasco y

Latatuna, Dlctemore oe le/9, ua CIa Abril de lq8l Andalucra Diciembre de la8l Comunid¿d V¿ler.r¿n¿ Julio de 1982. C¿n"rias y Ndvd r¿ Agosto de

quo

Iuego de Azar que mas adelante se citan.

hay que referirla a la entrad¿ cn vigor de los Estdlulos sin que pueda entenderse srn embargo que

C) El derecho del Estado edictado

sean nulas las djsposiciones del Estado

salvo en las materias conexas con el

hasta Marzo de 1994, debe seguir siendo .upleiorio en la: Comun dade' que aur no han efectuado ninguna regulación específica por virtud de las cláusulas de supletoriedad no ya del art.149.3, de la

1982). la fecha "a

dictadas desde esa fecha hasta

el

momento en que alcanzaron eficacia los restantes Estatutos de AutonomÍa. con carácter homogéneo. D) No obstante lo anter¡or, en los casos

Europea, r,elando. por ejemplo, por la protección de los ciudadanos contra medidas de efecto equivalente a barreras arancelarias, impidiendo en consecuencia regulaciones que dificulten la utilización de materiales y mercancías de juego reconocidas en otras leg¡slaciones análogas de Parses Comunitario5 lefectividad del principio de reconocimrento mutuor Este fin debe ser pue'to ldmbiér en rel¿(iin con los normás QUe

puedan dañar gravemente el principio de "unidad de mercado interior" en el ámb¡to del territorio español. en relacion.on produclo\ y m¿teri¿les f¿bica dos en las diferentes Comunidades Autónomas.

También podrá el Estado regular los iuegos en aquello en que trasciendan del ámbito de una Comunidad, o tengan carácter transnacional Evidentemente también podría decidir la repenalización del juego o de aspectos del mismo. Por último podría establecer o modificar su tr¡butación

especial.I


LEGrsLAclótt El Real Decreto Ley l6/1977 de 25 de Febrero PoR CARI-os LALANDA FtiRNÁNDEZ

Transcurridos ahora los veinte años desde la publicación del Real Decreto

por una especie de reconocimiento

Ley 16/1977 , de 25 de Febrero l B. O. E. del 7 de \,4dzo). es'rgrific¿r'vo que dún no se haya promovido un análisis o estudio

principio de legalidad El alma de

doctrinal más o menos sistemático de sus preceptos, vigencia actual y poslblle modificación futura de la norma que ha

pervivido como piedra angular en la intervención de todo un sector de actividad económica, en la actualidad uno de

los más dinámicos e importantes

en España No extraña esta ausencia dada

la dificultad de establecer simplemente

''convalidación del posterior

y

o

soberano Ia

Disposición ha quedado después transfigurada por divercos hechos trascendentale. acaetidos la entrada er vr€ur

de la Constitución y sus Principios y Garantías. el nacimiento y desarrollo de las Comunidades Autónomas, la modificación del Código Penal, la reforma trj-

butari¿. l" lun\pruden,id, el din¿mi'mo en suma de la sociedad española T.REoACC|0]t 0RrGilAr.

normativo de cada una de sus preceptos,

En homenaje a este aniversario

pudiendo decirse que los "parches

como para el jurista es necesario comenzar su análisis en la indagación acerca de la vigencia del texto normativo. creo necesario distinguir, de su texto los distintos "estados de vigencia"'nicial.

lo

principal

y

apenas queda muy poco "Derecho con vida" de la norma originaria. Es como si estuv¡éramos en presencia de un ser viviente en

el que despues de todos estos año-. todas o casi todas sus células se han transfornado aunque el rombre srga siendo el mismo.

El "alma" de aquella norma queda reseñada en

nos

Motivos, en la que además de la urgen-

cia de su creación, se reflejaba una incipiente apertura en la socjedad españold encaminada al régimen democrático que en aquel momento se intuía, y significó la superación de miedos y falsas moralidadesr el procedimiento adoptado para su aprobación exp¡ica muchas de sus poster¡ores carencias: el Decreto Ley, formula normal

ivd leg¿l que ¿ntes de

la las

Constituc¡ón y bajo el sistema de Leyes Fundamentales nos indica que nunca pasó por el órgano parlamentario. lo que ya ha sido objeto de discusión posterior acerca de la validez, de la norma en su totalidad, sólo iustificable

y

- Lo que está plenamente vi€entc (al día en que suscribo este análisis) - Lo que del texto inicial cstá expresamente derogado - Lo se ha derogado tácitamente o cstá en desuso

la Exposición de lver cuadro

A\r,¡¿ 5¡q¡.

-i eslo.

preceplo\

{en

negrita) están expresamente derogados señalamos otros claramente anulados o srn virtLralrd¿d algun" al dra de hoy ten .urStv¿l p('r djve'SaS rircunslanciaS de lmpoftancra:

- Por desanollo del principio de legali-

dad sancionadora que dio lugar a la publi,¿ción poslerir\r a nlvel e'la¡al de la Ley 34l1987 de 2ó de Diciembre

el texto actualmente vigente y el valor constituyen ya

principal y otro subsidiario) y 7" (aiección del ingreso, que deió de destinarse a los tines inicialmente previstos).

ll

(Art.4.1. al 2' párrafo).

-

Por atribución

a las Comunidades

Autónomas de competencias exclusivas cn la |]-dlerid. (omo lo fue'or ptrmero ]as Comunidades Autónomas históricas en cada uno de sus Estatutos de Autonomía,

finalme'rte ld p¿ctada lrdnsfe "c, lLrmo ren( i¿ de compelencias a lar Comunidades Autónomas, superada la Ley Orgánica 9/1992 de 23 de Diciembre No es ya el Estado quien otorga las auto-

riza.'one\ inreniene er ld aclividad de forma directa sino las Comunidades Autónomas (Artículo

Del texto originario pues, encontramos derogados de forma expresa varios de sus preceptos, lo que no ofrece duda alguna acerca del tiempo en que cstuvieron vigentes, aunque sea proliia su

enumeración - Por l¿ Le) Org;nicd 5/1o83 cn -u ¿.pec

l', I',

artículo

4'. I al primer párrafo, artículo 4' Lc) - Por la iurisprudencia, por último, que

ha limitado la intervención en la actividad económlca en beneficio de la regulacrón general de la act ivrdad empresanal cL)mo es el de la regulacion de las Leyes

de Sociedades Anónimas, que impiden que una norma reglamentaria pueda

to penal, el artículo 2" en su totalidad - En su aspecto tributario, por Leyes de Presupuestos posteriores, ya por modifi-

introducir lrmitdcrones no contemplada, en la Ley Ceneral (Artículo 4".2)

ani

Europea. que modificó profundamente el Régimen de lds in\e'-iones extr¿rieras lArt 4" l. ).

c¿crón -ustanci¿l de su ¿'1icul¿do, el

4o {cuotas tributarias al haberse modif icado substancialmente su

culo 3', apaftado

estructura (devengo,

y tipos), 5" primer párrafo al establecerse un supuesto

-

(l)

Por la adhesión

Aboe¿do

a la Comunidad


Como co()lario dc lo affcrior ei análisis dc la vieefcia dc la nornta queda por

tarto

medi¿tizacio v ¡ecesttado de un¿

-(.. jr t

'L,r.t- r n

"'l l, d- " -¡.i .-

tcncia de las compctcncias cxclusivas de - r-r,.lo l- .\trton, n.,- ¡ r , ris-

()rresponclan al Estado cn la citada matcria y por ú timo un ciefto carácter de supletoriedad de las normas estatales contenidas en el artículo 1", en caso

(le inexistenc¡a de las autonómicas.

¡o

'r r' -llr ,. , , , lP .¡ .eg-lalin " Desde esta perspcctiva es neccsano contemplar en la actu,rlid¿d dicha ¡()rma des(lc el pLl|to de lista cle las

que, desde luego. no nos dice mucho al contcner cl aftículo l'del Real Decreto Le\¡ escaSaS normas suStantlvas que pudieran ser de aplicación Por el cr¡ntrafio el análisis del anÍculo 3", regulador de la Tasa Fisc:al sobre los Juegos de SueÉe, Envite o Azat con ser más proli-

posjblcs comDetelcias residuales que

lo cn normas sustantrvas este mismo

tencia en |l]uchas de ellas de propras Leyes cle iucgo que conticnen nonnas

año ha sido objeto de profunda tr¿nsformación. a iacultarse a las Comunidades Autónomas a regular, también de forma específica distintos elementos del tributo Del aspecto pcnal del lleal Decreto Le)¡, ya naoa queoa

Neg¡ltal Derogado expresameme

II.TE)(TO ACTUAI.

Tambión interesa al jurista en su aproximación a 1a norma la forma de producción pues este factor puede incidir tambir' en sU \d ot n 1r1 d i ' \ é\ L)pé-

de azar que se desarollen csn aneglo a dicha regulación y establecer una insfumentación adecuada de fscalidad complementaria, que se estima imprcscindible.

Cu6¡vaj Derogado tác¡tamente o en desuso

En su viatud, a propuestá del Consejo de Ministros eñ su reunión del día 25 de fubrero de

Real oecretolev 16/77. de 25 de febrcro. oor et oue se reEulan los asoectos oenales- admi nrst¡ativos y liscales. de los iuegos de suerte. envite o a2ar y aDuestas,

Aunque no ¡an cambiado substancialmente ni en EsDaña ni en otros muchos Daíses las concepciones generales €n torno a los juegos de azary a sus posibles consecueñcias indi-

1977, en uso de la autorizac¡ón que rn€ confere el artículo 13 de la Ley Constitutiva de las Cortes, texto refundido de las Leles Fundarnentales, aprobádo por Decreto 77911967, de 20 de libil, y oÍda la Comisión a que se refere el apatado 1 del artícLtlo 12 de la citada Ley.

DISPONGO:

vrduales, familiares y sociales, no se pued€ desconocer que los sister¡¿s de prohrbición

absoluta frecuentemente han fracasado en la conseclción de sus objetivos morali2ádores y se han convertido de hecho eñ sÍtuaciones de tolemncia o de juego clandestino genera lrzado, con más peligros reales qle los que se trataban de evitary en u¡ ambiente de falta de seguridad

lu

rÍdica.

Articulo 1e.' 7e.- Cores@nde a k Mninis¡ración del Estado la detem¡ne¡ón M los su1JesTos en q@ bs juegjs de a2at, rfas, tótlibolas, apuestas y coÍtb¡hebnes aleatotias Wedan set autoiza(]os, la rcglanentac¡ón gereral de los nisrños y la comptencia pae la autoizac.ión y oqan¡zación de las etivíddes

La renovación general de pautas de comportamiento colectivo que se está produciendo en el país, de un lado, y de1 ofo la contemplac¡ó¡ de las experencias positivas consagradas,

en materia específca de juegos, en otos países geogáfca o culturalmeme próximos al nuestro, inducen a rniciarnuevos deíote¡os en este campo, con objeto de asegurar con más elcacia elcumpirmre¡to de oblelivos ineludibles de tltela y protección social, al pfopiotem po que se logran otras lmportantes finalidades complementarias de interés social y de defensa y fomento de los intereses fscales, a Íavés de la el¡minación de la clandesün¡dad de los juegos y de la instauración de un sistema más progresivo de reglamentación uniforrne de la matefia y de contro público de las act¡lldades destinadas a hacer posible y nor

esNfiaas

dest¡nadas a

heet Ws¡Ue

la V¿Eüca de

quelos.

3,- La Aún¡n¡stación del Estado padÉ asumt la respdlsabil¡dad de la organ¡zac¡ón de los juegos de azat y desenpeñarla d¡rcctanente o a tavés de Ent¡dades p(klicas o qivadas, en las condhiones q@ reglanenlanaqEnle se detetrnñen. 3!.- La Lotefia Neíonal, los sorteos rcalizados por la organrzación Neional de Cregos, el Pafonato de Apuestas lvutuas DepoÍti!€s Benefcas y las demas aplestas continüarán

rcgLF

landos€ por sus noÍnas pilaüvas y no quedarán afectadas en ningún aspecto por la Heser} te disposición.

mal la práctica de los mismos. Articulo Las aludidas fina¡dades de interés socialy de defunsa de los intereses fiscaies imponen la máxma urgencia e¡ la pro¡¡ulgacrón de las normas necesa as. Coincidiendo substa¡cialmente con la opinión pública y. en especial, con el numeroso grupo de ProcuÉdores lmarF tes de la proposicrón de Ley form!'ada sobre la matena en las Cortes Españolas, elGobierno

2.-

Loe articüloe

349 y 350 del qódlgo Pond qüeda¡l redac,tados cqro 3l!lue:

'&t

considefa la legalización del juego medlda adecuad¿ para cont buir de fonna destacada al ¡mpulso del sector tuistico, cuyo peso es tan signilcaiilo e importanie en el conjunto de la econom¡a del pais y cuya react!€ción no admite espera.

349, Lo6 BalqtEf6 y or¡€ñoe, Dlrectorca, Gorcot¿3 o EEaEadoe r,e c6a3 de JüégO da 3r¡6ñe, envlte o no autorizádas o que, 6tárúolo, poÍ¡iia¡ en 8tr3 €stabl€clmloltoc l¿ p.áctka do ju€go6 de e3a cla€€ no ¿utorizado6, ssián castlgrdo3 con la9 p€na3 d6 areg to ñ¿yor y mu¡ta de 10,000 y 50.(xx) pes¿ta y, o¡ cá6o do r9incit¿ncla, con |a3 do prt(il memr y multa de l0.0(xt á 100.0(x) pesela3. La 3dttencla !|oúá decdar h dtuoludóí de

A tales efectos, se estima necesaro, y ello constitlrye el objetivo del presente Real Decretc

lat Sociedad4 o fuociaolo¡e9 thulaÉs de lar ca6s o rospoñables ¡h la6 actividadeg que e¡ ellas sg rl€s¿rolleÍ.

afl

Ley cjeclarar fonnalrnente la competencia que al Estado coresponde en nuesüa Patna para

llevar a cabo la fegulación general de la materia; proceder a la despenalización de los juegos

de azar qLre se desar¡ollen con arrego a dicha tegulación y establecer una inst'Umentación ad€cuada cie fisca idad complementaÍa, que se estima imp€scindible. Las aludidas fna|dades de interés social y de defensa de los intereses frscales rmponen la ma\ir¡a urge¡cia en la promulgac¡ón de las normas necesanas. Coincidiendo substanciaf mente con la opinión publica y, en especial, con el numeroso grupo de Procuradores ñamar} tes de la proposición d€ Ley formulada sobre la r¡ateria en las Coñes Españolas, el Gobiemo co¡s¡dera la legalización deljuego medida adecuada para cont¡buir de foma destacada al impulso del sector turístico, cuyo peso es tan signifcatilo e importante en el conjunto de la econorn¡a del país y cuya Éact¡vación no admite

espera.

I A tales efectos, se estima ne.esado, y ello constrtuye el objet¡vo del prcse¡te Real

Decreto

p|lvtrta on el pán¿lo antedof hs fdbüml€G, apBo¡edo la3 drcuns{a+ clas del dellncuente, podaán elovar la mult¡ haslr 2.000.000 de Íe6€tas. Idnhi€o podrán,

Par¡ lo5 dolltos

er ater¡cjér a l¿s cor|dclofts pe'3oíálos dd culpúble, lnpoíof 16 pena aboluta o o6poci¿1.

& ¡úeull¡cífui

tG f8¡dore6 que concunldtdo a co3a3 il,e ¡¡ógo ño aütoúadas o q¡., eÍ l¡3 autoatada3, iomo¡ part€ en ¡¡€go de 6¡¡erta, envlte o a¡r m Dermlddo6, s€|át| c6ügad6 con lás pon¿¡ de anesto mayor y mülta do 10.000 a

m.od, pesetas".

"Att. 3$. E¡ dlñero, los electoc y 106 ¡isfnl¡oítos y demfu ú'til€s do6ünado6 ar¡toüadG crerán en combo, cualqulera qüo 3s¿ el l€ü donde sc halle¡".

a jü6906

Artícllo 3.-

Leydeclararforma|mente|ácompetenciaquealEstadocolespofdeennuesfaPaÍiapafaconindependenciade|osüibutosestata|esy|oca|esaqUeelénsometidas,conale!a l|eVaracabo|aleguIacióngeneralde|amatefa;plocederaladespena|izaciónde|osjuegos|a|4islaciónvigente,lassociedadesoEmsasquedesa[o|lanIa

m


LECISLACION

cialmente út¡l en este caso, al observar la norma en su conjunto y la variedad de fórmulas legales empleadas

- El texto aprobado mediante Decreto Ley (pre o post constitucional)

F

texto aprobado rreoidnte

Ley

legal pueda entenderse "válida en razón de -u forn" leg¿l . y de las lormas legale- vedada' oara algunos -upues os que establecen en la Con.lilu\ion o en l¿

'e

lurisprudencr¿ Constrlucional. De ahi

que al ofrecer el texto vigente nos interesa hacer esta distinción

mediante Real Decreto Ley (dejando en cursiva las que entendemos derogadas tácitamente), su proporción es escasa en comparación con las aprobadas en Ley Ordinaria aprobada en el Parlamento, circunstancia y distinción que puede ilumindr al luri-ld al alront¿r 'U dnaliirs

Ordinaria

- El texto aprobado mediante

Ley de

- Las normas que establecen la inter-

(ver cuadrc 2l

Presupuestos

Como puede comprobarse, del texto

Mucho se ha discutido acerca del rango necesario para que una norma

que sigue permaneciendo desde

la

publicación orjginaria, que se aprobó

lefere el gesente Real oecfetoLey, los casinos y demás locales, instala¡ones o rccintos a¡.¡tofizados para eljuego, quedar¿n suietos a la tasa fscal soble dfas, tú¡bolas, apuestas y combinaciones aleatorias, en las s¡Epí€ntes @nd¡c¡ones: 10.- Hecho imponible: ConstituiÉ el hecho imponible la autorización, celebracióñ u organiza ción de juegos de suerte, envite o azar

Sujeto pasiw: Seén sujetos p€sivos de la tasa los organi¿adores y las Enpcsas cq.as actiüdades inclu!€n la celebrac¡ón de juegos se suerte, er¡vite o azar.

vención general aún vigentes proceden del Real Decreto Ley origjnario aunque escasamenie de ellas puede entenderse vigente elaft I" 3" (Exclusión de la inter-

o colabra¿¡ón del ,uogo. ReglamentaÍamente se determinará la forma y t¡empo en que el pago ha de realizarse en cada caso, asi como los supuestos en que será obligatoria la utili¿ación de cartones y papeletas para la celebración de los respect¡vos juegos, r¡fas, tómbolas, apuestas y combinac¡ones aleatoÍas, expedidos o estampa dos oor el Servicio Nacional de Loterlas y numerados co(elativamente. En estos casos, dichos cartones y papeletas tendrán la cons¡deÉción jurídica de "efectog estancados'.

?.-

Serán responsables solidarios de la tasa los dueños y empresarios de los iocales donde se ceteoren. imponible: Será base imponible de la tása, los ¡ngresos bnlt6 que los casinos obtengan procedentes delju€go o las cantidades que los jugado€s dediquen a su participa ción en los juegos que tengañ lugar en ¡os distintos locales, iñstalaciones o Ecintos donde se celebren juegos de suene, e¡üte o azar.

6r. Sanción: Con independenc¡a de lás sanciones que coÍespondan por adicaión de las d¡e posiciones fibutarias, la falta de pá90 de la tasa 0 la ocuftación total o parc¡al de la base impon¡ble determinaÉ, aldoÍtátrcamente, la suspensión de la autoízación administrativ" durante un plazo máxirno de se¡s meses. La reincidenc¡a se sanc¡omrá con la Éfdida de+ nitivá de lá aúorizacbn.

3.- Base

Lá base imponible se determinaÉ en égmen de astjmac¡ón directa u ouFtiva. En el primer caso, el sujeto pasiw quedaÉ obligado a realizar la liqurdació¡ tibutaria en la fo¡ma y casos que rcélamentariamente se determ¡nen.

n|ldHeob r'g osta tad qr€daaá úctado a acrbÉ8 do a*te||da, |lc¡paradóar e hogt¡clh sodd de ml aválk 06 tuloo8 y lgmodd6 y de b6 suhoñrdoq coo t€péchl .to¡dtu a 106 r¡v.l€3 rú¡ ¿¡b8 do doicbrFl¡i Fevé¡dón d€ la 3t|bnom¿{¡hd, ld¡c¡c¡ón e.Fcbl, ¡..voocló.r y H'|üüto de h d.f|Ci¡dd¡ ¡urq¡l y dsL|cb 3odd d. h "br 7!. H

ca|a

rdd.

Artículo 4i,..

1. Se autoriza al Gobiernol 4!.- npo

tuh¡t¿tu:

El üpo

tlh¡t.rlo sdá:

a) Para lo. car&|c de iú.É¡0.,

h s¡gdq

o

a) Püa dicta, a Wo¡,lflsta del l,'l¡nisfo de @bernxión, ras

t'|h:

We

ea

Decrctolq, deEminaúo las sanci,nes ádnkiffiitas

gt

dis@liones corn@rentanias

r'ecísépan k co¡wtEih & las ñnalM*s FtseguMas W el Nestte que

pued

Real

¡n,onefs,e pa6 cone

las ¡nfra.:ciones de aque as.

PoRcENrtuE

H6ta

¡

b) Para dictar, a popuest¿ del Ministro de Hac¡enda, la nomatjva necesaria para la l¡q!idac¡ón, exacción y adm¡n¡stfaión de la tasa a que se refere el artíctilo ánteriof. y para

E3€ta3

5(,0,OOO

Ire 500.m

amo.üo d. p.36r6

determinar el égimen de control de exportación de dMsas por jugadores res¡deñtes en el éxtanjero.

Do t-oüt Oú a 3.fi0,000 do p6set 3 De 3.OOO.OO0 a 8.llt0.Oo0 d€ oerota3 D€ 8.{t(x}.000 a 16.000.000 d6 !€6ta8 De t3.0(x).(x)0 a I¡O.OOO.OOo d.

It

3O,O(xt,OOo a

Esta

t¡dla

$.(xx).ooo

ü

a Nop.Jesta del Mkisto de lnd!fiia, d ÉE¡ÍEn & ¡n¡de¡ón y n&nal Wa L!g's de az. ñ¡e,iúo d9 ú:tir¡d{,bs de tuice!ón

c) PaB detqm¡nar,

d Minbto de Goben@ión paa estúleeer re€las esry¡ales en consttüJción y func¡oñam¡ento de soc¡edades de cas¡r¡os de juego. 2. Se autoiza

b) Pa|.a loc

d

a6

ual. Sln oñb¡r90, 6e aDllcará Ílmasta&nerto a loo bÉt€3o6 6cumüldo&

dd¡b

l¡¡é90 dol

locaLr, lt¡tbl¡.lone. o rccl¡tG, d 20 por 100 rL L bd3c [npodta., Pat

'U|go',

c) E Goblo¡to, a

61

15 poi too d6 h

Fo¡Fatr rhl lfnisto

ba.

ds Haclé||da, poúá alovar la talfa a S¡a ao por

lqt,

o db|nlndrló,

3h

nñe

16

u

to a la

s

el'qital de cktues o Enpresas qE ded¡qEn a este Red De(/.r,'oLel erá Meminda ¡qlñenbnawb cuando el @b¡eno de¡da que d¡cna panic¡peión sea ¡nfeño¡ d ¡rrrtrúaie W veÉañjtu con cqAcEt genetd. 3. La lae

InTo||lble.

@rt¡do a) a¡t€r'lor h¿st! 0n tipo mtuho d6l 70 tlpo márk¡o n¡qra .er InL or al 30 pof 100. re ol

fvt¡ont

b

I€eta.......................-,.............,15

pdtic¡pekn

extlanjera en

úivi.lúes rquldas

q

quo el

rl cao dd {¡rtado b), d Gúükú podá.hvd d üpo hatr d $ po.10O, pudór|do se.Cb.r, do¡bo do o3i. fn te, qo6 &tlnto8, sogfn ctir.. & jr¡eo. En

Artículo 5,.El pres€nte Decretol-ey se dará @enta

inrFdiata a las cortes Espaiol6. JUAN CARLOS.

El Presidente del Gobiemo. Adolfo Suáre¡ González.

S, D€vo[go:

Lá tasá s6

dovdgE á en el momonto de la autorlr¡clór!, org¡nlzaolón

l


LECrsLAcróN I

vención de LoterÍa Nacional y Patronato de Apuestas Deportivo Benéficas hoy O\L.AL de l" ONCE y demás apuestas".

-

Las normas de carácter tributario

?"r méra.én (ar .^ñramñlr¡.. rcr rProudl detenidamente Las disposiciones reguladoras del hecho imponible. el suleto pasivo y la base imponrble y las sdnciones de ld denomindda comúnmente T¿sa Fiscal sobre el juego se aprobaron en el Real Decreto Ley originario, mientras que las reguladoras de ¡rri

I

la cuota y parte de las normas del devengo tueror moditiLadas a través de Leyes de Presupuestos sucesrvas, y, por último, en la mayoría de los casos mediante Ley Ordinaria. En la reciente I

ey de Cesion de t butos a

En síntesis, la finalidad pretendida al dictarse orig¡nariamente el Real Decreto Ley l6/1977 era la regulación de diversos aspectos relacionados con los juegos de suerte, envite o azal que muy poco tiene que ver con la situación actual, y transformado substancialmente el sustrato

tá base imponib¡e se deteminaé en régir¡€n de estjmac¡ón direcla u objetiva. En el p¡imer caso, el sujeto pasivo quedará obligado a fealizar la liquidación tributária eñ la forma y casos que rcglaÍEntaiamente se determinen. ¡t!.-

1c.-

CoÍes¡oñe

mente son las que se aprobaron en el antiguo Real Decreto Ley

l¿s

nente apl.cable en el re.lo de las Comunid¿des Autónoma) que no ejercrren l¿s facult¿des normdlivas confefl-

lArticu¡os 1 a 4l

Mn¡nis¡a¡ón dd Estdo la &@',ináf,al de ,os s{lpües¡os er¡ que /ct jtEgos de azat, rífas, tótn¡olas, ag.restas y canbineiúes ahatqias puedan atltotizfu', h eglanenteión gmeñl de los m¡smos y la cdn@tenc¡a @É la autotización y oEanizac¡h e etividúes esf€r,y'flc¿s &*¡tdas a heet poside h g&icd de áqntdlos. 7e.-

Autónomas (las relativas al hecho imponible y al su¡eto pasivo), precisa-

Comunidades Autónomas se contempla la nor,edosa po-rb,ltdad de que estas IeCislen acerca de l¿ base imponi ble, la cuota, el devengo, por lo que en ldles cdsos Jd norma est¿ldl será sol¿.

Real DecÉtolev 16 /77. de 25 de febrero. oor el oue se requlan los asoectos lenales. administratj!¡os v fscales. de los jueÉos de suede. envite o azar v aouestás,

ktículo

das, paradójicamente Ias únicas que de forma directa a todas las Comunidades

l|Fú trftÉdloa

Y

O¡ob 6.

a la

s

k

2.-

La Nrnin¡strd€¡ón tul Esttu asunh la rcsr0Éúilided de la orgaízación de hs de azar y desen@ñada ditútarwúe o a tavés tu Entidades pítbl¡cas o privdas, en las condiciones que rcglañeñtatidnente se determ¡nen.

ju4os

tho. flpo! trlt.|taúcl a) S b) En

lbo tlh¡t¡io fFn€rd !.rá &l 20

c6¡|c&}rlo !.

h.

por

Íft.

¡r¡cdá h sEulo .tadh

FORCIÓ DE BASE IMPOIIIEIE co{úPREf{uoa Ei{TRE Prs

IIPO APUCAB]E Forcentajo

S.-

La Loteda Nac¡onál, los sorteoG realizádos por la organizacióo Nacional de Ciegos, el Patonato de Apestas Mutu¿s Deportjvas Benéfic¡s y las demárs apuestas cort¡nuaán regülándosé por sus r¡omas privatir€s y no quedarán afectadas en nifEú¡ asp€cto por la Fesente disposición.

o y Zü'.o(xl.om 22o.qxt

qn y

y

3e0.000.01t1

3640(x).m0....................................................................35 726.000.000,...................................................................45

Mát do 726.000.000

kticulo

2q,-

Derogado por L0

5/1943

Artículo 3¡.Con independencia de los tfibutos estatales y locales a que estén sometidas, con aÍeglo a la leg¡slffión vigente, las Soc¡edades o Empresas que desanollan las actividades a que se refere el presente Real Decretoley, Ios cas¡nos y demás locales, instalacior¡es o recintos airtorizados para eljuego, quedarán sujetos a la tasa fiscal sobre rifas, tómbol6, apuestas

Ihc Cüot6 fi¡e Er lo. c¡tc d. .xCot dón do Íráq!¡hac o firabB a¡tom¿dcú a¡tc pd¿ b rú.lb¡clful t|6 lo¡rurgoo,la q¡otr.c dolomh¿É €n lt¡rrltr d6 h clas]'lcrclón de las máqüln6 rea Itsad. p0. 6l Roghnonto dc Máqd¡a Roclbrüv¡3 y A¿.r lpobodo Dor €l Rod Doqrto

5g3/t¡r90, tu 2?

li¡q¡l¡!

do Abrf, logtilr lr5 nonn s 3tsu¡oíL€:

r.c|!¡ü6

y comb¡naciones aleaiorias, en las siguieúes condiciones:

A)

10.- He.ho imponible: Constituirá el hecho imponible la autod¡acíón, cetebración u orÉaniz+

a) Cuot¡ d|üd} ¡f56,000

c¡én de juegos de suerte, eñüte o azar.

lho '8¡

o

coo Drrmlol

p€6b6,

2.-

S0jeto pasivo: Serán sujetos pasiws de la tasa loa organi2adores y las Empcsas d.¡yas actividades inclu]¡¿n la celebrac¡óñ de juegos se suerte, envite o aza(

q¡údo $ t b de |rúqa6 o gúr r¡bn lic6 tio "E', qr lo. qF !¡.dú húd!r* rt o [Él!úrr. ó ñrt|. !¡lr¡tátE y dd|Fgqé d¡€0 ds có uF d..lo..oa htF lq¡l¡b dol ]r6h lor otoe¡Edotq .c.¡r de 4¡cdón b dgt¡d|t s.r&:

Serán responsables solidados de ¡a tasa los dueños y empresados de los locales donde se

- Máqdn.3 o ¡p¿rdtoo da doo rr¡gadoGr: Doo ct¡ota9 co|! atr€Élo a lo

ceGDfen,

a)

b)

.

3.'

Ease ¡mponible: Será base imponible de la tasa, los ingrcsos brutos que los cas¡nos obtengan procedentes del juego o las cantidades que los jugadores dediquen a su partici pación en los juégos que tengan lugar en los disti¡tos locales, instalaciones o recintos doñde se c€lebren juegos de suerte, envite o azar. NeÉfita: Ley ordinana

üf siva:

Derogadas tacitame¡te.

Letra ordinaria : Decreto Ley Cursiva y negrtat Ley de Presupuestos.

¡rbdo..

ii¡qlü

mrúplhü do p.n h B)

o

.pr¡b.

por

rtg

Fevbio

an

l¡ lg!¡

t . o mto ¡E¡brü¡

2:35 d p|!úrto

dol

9:¿9.m p.a.t6, rúB €l Fü¡lt¡do & ntu.|o d. ¡lgdot€ por.l Focio ffúm .{¡to¿a

part'¡da.

fúáq¡¡6

dpo "C" o d.

@,

cl¡ü dd:663.lt(xt lr€! lo¡

üpoe

Pto¡ud¡osto3.

lrlh¡t hr y

ouota6

flas podrtu sér ñodllc¿do6 e¡ hs tsyo3

de


LEclsLACróN

sociológjco de la actividad que pretendía regular poco puede quedar de ella discurriendo la intervención de La misma por otros derroteros que hacen difícil-

mente iustificable su existencia en la d(

lualidao. l¿-

Comurrd¿des

Autónomas dlctarán sus propias normas de intervención en el ámbito de su competencia exclusiva, y, desde el punto de

\i\td tribuldflo

Comunidad Europea

este aniver'dflo se¿ ld ocasinl O"t, t",,.mar el pulso jurídico de los iuegos denominados "de suerte, envite y azar ", que

Cu¿fuo. En caso de ñodlñcaclón d6l preclo iná¡¡mo de

Iq77 y situarlos en Fl ;mbito de l¿' libertades civiles tuteladas, pero garanti zadas por el Estado I

juego y apuestas para adecuarlo a la rea-

lidad de la nueva situac¡ón. Lo cierto es que aquello quedd en el linlero y qurzá\

'a lflbuld(io¡ cñnfotme a la. tendencias actuales del Derecho Tributario en el entorno de la

rescató

de'Código (rvil relaliv¿c ¿ .onlrdto de

¿bordar

pdreceria más lógico

el Estado de los confines del Derecho Penal en el Real Decreto Ley en

Curro\o por Uliimo. dnoldr que e5tá de actualidad (en el mundo de lo iurÍdicot. precisamenle dquella ld(ela que el Real Decreto Ley de I977 olvidó abordar Lo era excesrvo hacerlo para la urgenci¿ del momento) en coherencia con lo demás la modilicación de las normas ES

25 p€3€ta a¡¡torhtdo para

h

partlda máqu¡nar do tlpo "8' o rcctettivas con promlo, la cuot¡ túbütád. d.,l56,Olxt p4€ta3 de lá taÉa ñrc¿l ¡obro lü€906 de güorto, otrvltr o a¡d, !9 ltrotqn¡|rtaÉ oar 10.fX' p6¡tas por c¡d¡ clnco pas€t¡¡ o[ qur al ñl¡cvo paaclo má¡|Í|o

a{¡tord

oxo€da de 25.

Dos. En la tasa que grava la explotación de máquinas o apafatos automáicos aptos para la rcalizac¡ón de jueélos de azal lá efectividad de lá silspensió¡ temporal o defnitiva de la auto üac¡ón administativa a que se fefiere elñúmefo antedor, se llevará a cábo med¡ante elpre c¡nto de la máfl¡ina o aparato a que la ¡nÍ'accio¡ se lefela. La m¡sma máqui¡a o aparato será, asi mismo, embdgada, quedando afeda al pago de las cant¡dades que en cáda caso otoceda,

Sl la modiñcaclón sg D|ldulo.á con po€totbtldad al dgv€r€o de la ta3a, lo8 sdat6 p€5t vo6 que explot€ máqr¡lnaa con pen¡bo6 de lbch¡ fitelh a aq¡¡olla on quo !s autodcé la q¡bHa doberán aut¡üqúld¡r h dbdrncia do cuot¡ q¡o coÍ€3podo an la futn¿ y da¡o3 or¡o

d€tsíÍ¡no ol Mh¡¡tedo dc Econdrlút pFvbio

y

Had.|da.

$

a¡tt¡{tu, h ano0q¡H¡cih e l€ngo !0.ó .alo del pof 1o0 de la dlbr€nct¡, rl l. modifcaclóí Fdo úxim aütoÉtdo pa.a l. pdtib !o Ndüce do3p|¡ói del 30 do Junlo d. 1990. ¡lo

ob.tarte

lo

€.r ol pánsto

d

5. Devengo uno. La tasa se delengaÉ con carácter gene€l por la autorización ¿ación o celebración deljueÉo.

y,

eñ su defecto, organi

a lo prwbto dr .l .t6culo f¡,S€i¡ do la l¿y de Ccalóo do fdbútoo d€l Bt¡do Comúnldad€o Al¡tónon.3 y do t¡l€dd¿a Fbc¡hc Complonolrlarlas, la3 ba!6' dpoa ülbuttlc y ar¡otas fiaa, dflen¡o, eratrcioras y bnütctc-looo3 üh¡ta.l¡3, a€rfu la aFD

Co ome

7.

a

b&

Do.

h Gan¡dd.d &¡tóootL'

t8

nonnaa rahiv6 a bóa hEonbb' fry6 ülbubdoa y c|¡ob fi¡á8 É¡ oo|t|o davatt€a p|ovbta, rgrpecüvamdto, on loa ¿Dari¡do3 totcam, cu¡ato y qumo dol F€aqrtg ¿rücüto, 3€é¡ dó á0llcacláo an drfucto de nol|ha dlot¡da pot l. CoÍrunldád At¡t&rma 0 €i ósta Ío huuoro .¡umtlo con[d€ochr mm¡üra3 ú m¡bda de t68 ñ9cd !oh! lürgos do üa|te, etwlto o 4t Artículo 4e.-

Dos. fratándose de máquinas o aparatos automáticos aptos paÉ la real¡zación de jue gos de azar, lá tasa será exigible por años ñaturales, deveñgándose en pÍmero de enero de cada año cuañto a los autoízados en años antériores. En el pfimer añ0, el devengo coi¡cidirá co¡ la autoliquidación, aboná)dose en su entera cuantía anual los importes ljados €n el apartado cuarto antedor, salvo que aquella se otorgue después dél prim+ ro dejulio, en cuyo caso, por ese año, sé abonará solamente elcincuenta por ciento de

Se ar¡todza al Gobiemo: a) Pañ dictar, a propuesta del M¡nisto de Gúenac¡ón, las disws¡ciorgs complementa¡ias que sean ecisas pan la cr¡nsecuc¡ón de las i¡nal¡d&es @rseguidas pot el Wesente DeüetoLey, detemkando las sarc¡úes ún¡n¡strativas que pJedan inqnet* pah cotr*

kal

gi

las ¡nfut¡orÉs de

4@Ias.

¡á tasa,

b) P¿rd dc-t¿,

a

hgt.Éo

tuará,,

d.la

útla

los

twltará er pqbs ttrccro,¡ado3 üi¡€tr¿&3 lgutu y N tb ht ttlp¡¡e rb E tpto, Aó¿y'/, h o y 0cfrtu¿

l¿6a eo

{w

7

w e etu-

t€a

lb lt

dt d p.l¡w

k

¿ño de aulottulht, .l ptgp .h ittFÉ,hÉ ya venc'lb o h,E,'fg qt d nwt,É,tfo th L at|o¡dót a¡oarárdo8c fu3 lrrtd|ies de " ¡nifia lúna 6g.'¡,ocid6 q, d pánfu ú.,rb¡

.DÉianto,

@nl{'r|dá

dfuá

la foma y üempo en que el pago ha dé realizarse en cada caso, asi como los supuestos en que seÉ obligatoria la utilización de cartoñes y papeletas para la celébración de lo9 respectivos juegos, ifas, tómbolas, apuestas y coír binaciones aleatodas, expedidos o estampados por el Servrcio Nacional de Lote¡fas y nume rados corelati\€mente. En elos casos, dichos cartones y papeletas tendrán la considera

frcs. Reganentáriamente se deteÍninaÉ

ción

¡fidíca de 'efectos estancados"-

¡ prlq|cü dd ¡lhkilro

tltn, lhüHadón, tecq¡d¡c¡h y p€r¿ d¿teÍr¡w d óglmon

.|l

el

H.cb¡da, l¡ ttrftl¡tivá ¡locGdla F.a h go+ L ta. a qür Ee nñete 6l dúcub anbrlof conhol tlo .xportaclh de dMs¡s 9or ¡E do|b3 re.td€rl d€

¿ ¡Épocclón do do

extrd{oro

a h ge€tlÉ|t, lhddaalóo, rlcd¡dtclófi I h.p.cc¡h de adlo.dóo !|| t ¿ftcto dé la nor|na dot da por h cqü¡{dad A¡¡tnü¡a o s¡ óatr ¡o h¡lteaG 8¡fiildo cotnpd.|daE mnaüYa 6|r riabda do tñ¡ lbaal gobrs qNlte o al¡r. Jr¡ag6 de sE te,

i¡o

oüd|te, h |lgul¡dór rlbrlt¡

l¡ t¡a¡

3ó/b s¿"á de

c) Pam deteminat, a Wpuesta del Ministro de lndusüa, el ég¡nen de ¡nbiac¡ón y tuncio nan¡ento de M¡dda&s de fúfuac¡on de rhawial paQ iwos de azat.

2. Se aubnza al M¡n¡stto

b

Menación pan estábe¡ regas es@iales

en cuanto a la

consthuckm y {urp¡onaniqto de súíed¿des de casínos de ¡@90.

6. Sanción: ljno. Con independencia de lás sanciones que corespondan por aplicación de las dispos| cioñes tributarias, la falta de pago de la tasa o la ocuh€ción total o parcial de la base impo nible deterr¡inará, automáicamente, la suspensión de la autorización administrativa duran te un plazo máximo de seis meses. [á reincid€ncia se sancionaÉ con la ÉÉrdida definiüva de la autonzac¡ón.

3. La Wticipación exlan\era en el cap¡tal de las Sociedades o Empresás que sé ded¡ quen a las actividades rcguladas en este Real Deqeto-Ley seá deteminada rcÉlaítent* nanente.


La imposición del iuego en Navarra PoR lcNAcro AIVATRIAfN CIA

l.

lnt¡oducción. Competencla de la

integradas en la base impon¡ble de los

Comunidad Foral de Navaffa para la exacción de los diversos tributos oue recaen sobre el iueeo.

sujetos pasivos del lmpuesto sobre la Renld de lds Personas tÍsicds podrán

Según

el artículo 45.3 de la

Org;rica l311q82 de l0 Reintegración

y

Regimen Fordl de

Ley de ¿goslo. de

Ameioramiento del

l\a\¿na. \lavafta

tien(

p0t6tad para manlener, eslabler.er q rEular su pr1pia rEimen tributai|, stu peiuid1 de b dispueslo en el rcrresoondienk C 7nvn¡o Et\nómio que deber'l respelar los pnncipils entenidls en eL -lítull Prelimínat del C.onvenio Económic7 de 1969, así c0m0 el pnncipio de solidandad a que se refiere el arLícul\ primer| de esla LeU

ser obieto del corespondiente gravamen en Navaüa, en tanto en cuanto dichos sujetos pasivos tengan su res'dencia habitual en Navarra (artículo 8.1 del convenio Económico). o sean residentes en el extranjero que conserven Ia condición política de navarros (artículo 8 2). o bren tratándose de personas físi-

cas integrantes de una unidad familiar que no opten por la lributac.dn indivrdual cuando residan en territorio nava-

e !ónj,uge varon. el padreolamadre si no existiera matrimon¡o o hubiese rro

en Navarra {artÍculo 342), aplicándose idéntica normativa que Ia de régimen común. Dicha expresión es ciertamente ambigua, porque no viene a aclararse Finalmente si corresponde su exacción a

la Comunidad Foral de Navarra cuando tales rifas, tómbolas o juegos en general se autoricen por la Administración de la comunidad Foral, o cuando se celebren en territorio navarro. Empezando por la tasa sobre iuegos de

suerte, envite o azat si analizamos el hecho imponible que da lugar a Ia exacción del tributo y el devengo del mismo (apartados Primero y Ouinto del artículo 3

separación judicial o, en defecto de los mismos, todos los miembros de la unidad iamiliar (artículo 8.3).

del Real Decreto-Ley 16/1977, de 25 de

que rige las relaciones económicofinancieras entre el Estado y la

Por otro lado, si tales ganancias deben

Comunidad Foral de Navarra es el de 3l

ser integradas en la base imponible de un

de julio de 1990, y en él deberemos

sobre Sociedades, los cdterios de determinación de la Administración competente para la exacción de las rentas obtenidas por dicho suieto pasivo vienen fijados por el anículo l7 del Convenio ELonómico que establece como puntos de cone\ion relevantes el domicilio fiscal, el volumen de operaciones de la entidad y el lugar de realización de ]as operaciones.

dicha tasa a la Comunidad Foral, cuando 5e autonce el Iue€o por la Admtnistración de l¿ dicha Corruridad Foral o en defecto de tal autorizac¡ón, cuando se celebre u organice en Navarra.

Org,iniffi

Actualrrente el CLJrvcniu Económico

hallar. por tanto, los crilerios pdr¿ deter-

minar Ia corrpetencl¿ de ura u olra Administración Tributaria a la hora de la exacción de los distintos gravámenes que recaen sobre el iuego. En esle

sentido debe empezar por di--

linguirse enlre los lribulos que ro lienen por objeto especíiico y exclusivo el juego sino que éste no constituye otra cosa que u"'t concepto mds enlre los que

inte€ran los hechos imponibles de tributos de carácter general (lmpuesto sobre la Renta de las Personas Físicas lmpuesto sobre Sociedades e lmpuesto sobre el Valor Añadido) y aquellos otros que recden direc¡amente sobre el iuego {Tributos sobre iuegos de envite, suerte o azar; Tributos sobre rifas, tómbolas,

apuestas

y

suieto pasivo del lmpuesto

Y el régimen de determinación de la

Administración competente para la exacción del lmpuesto sobre el Valor Añadido que puoiera recaer sobre operaciones relacionadas con el ¡uego, que hayan sido desarrolladas por sujetos

febrero, y artículos 2 y 3 del Real Decreto 2221/1984, de 12 de diciembre) parece lógico que conesponda la exacción de

Otro tanto sucede con los tributos que gravan las rifas, tómbolas, apuestas y combinaciones aleatorias Si atendemos al contenido del artículo 222 de la Ley 4l/1964 de ll de iunio, de Reforma del Sistema Tributario, veremos que la autorización de rifas y tómbolas y la celebra' ción de apuestas y combinaciones aleatorjas, da lugar al nacimiento de la obli-

gación tribütaria, por

lo que la

Adm¡nistración de la comunidad Foral será competente para la exacción del tri-

buto cuando aquéllas se autoricen por los organismos competentes de dicha

pasivos de dicho Impuesto, es muy similar al descrito anteriormente respecto del lmpuesto sobre Sociedades

Administración o cuando estas otras se

(artículo 28 del Convenio Económico).

celebren en Navarra

Por lo que se refiere a aquellos otros tributos que recaen específicamente sobre el juego, ha de indicarse que en materia de tasas que recaigan sobre rifas, tómbolas apuestas, combinaciones aleatorias y iuegos de suerte, env¡te o azat indica el Convenio Económico vigente que corresponde a la comun¡dad Foral su exacción

Por último, y en lo que hace a la imposición mun¡cipal sobre el fuego, hemos

combinaciones aleatorias

con i.nes publi, ilario. e l'np('siLion municipal acerca del juego). Respecto del primer grupo habrá que remitirse a los criterios de carácter general en relación con la exacción de los respect ivos tribulos. Asi. las ganancias derivadas del iuego, que hayan de ser

de remitirnos a lo que indica Conven¡o Económico en su aftículo

Téc¡co de la Hacienda

Asocado de Derecho

el 421

Foral de N¿var¿ Profesor Tr butario, F n¿nctero

Universdad Pública de Navara

y


LEclsLAcróN

''Corresponden a la Comunidad F\ral en mate'

fa

ltades U c\mria de Haciendas Lüales las petencias que \slenla al amparo de lo estableti'

do en la

Le|

Paccionada,

de 16 de aglst,

de

1841 , en el Real Decrelo-L&a Paccionado , de 4

de noviembre de \925 a demás disposici7nes coupl¿menlarias"

It. Réeimen tributarlo de la lmposiclón sobre el lueso en Navar¡a. a) En el lmpuesto sobre la Renta de las

Personas Físicas las rentas derivadas del juego tienen, en principio, consider¿ción de incremenlos de patrimonio. salvo que puedan ser calificadas como rendimientos de capital mobiliario. En efecto el artículo 39.1 de la Ley Foral 6/1992, de 14 de mayo, establece que s1n intrcmnlos o disminki1nes de potñmjnio las vanaci1hes en el valnr del patrim\nio del

'

sujelo pasivo que

mllivl

I

pongan de manfwsto con

de cualqui?r alleraLión en Ia

nibles negativas imputadas por entidades que tributan en régimen de transpa-

rencia fiscal, por lo que procede su inclusión en la categoría de los incrementos de patrimonio. Respecto de la cuantificación de dichas rentas, debe tenerse en cuenta que el an tiulo lq 5 de la Ley Foral ó/1992 ordena taxativamente que no se tomen en consideración

como disminuciones de patrimonio las pérdidas en el juego. Finalmente, ha de señalarse aquí que se hallan exentos de

el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicd' los //¿r1ios de las loteías iuegos v apu6tas del orqan¡sm1 Nadlnal de lnterhs q Apuestas del Estado u orqan¡md|s por la Comunidad F1rul 0 las tributación en

Comunidades Aukjnomas as( (0m0

lzs

ptcuizs

de lls slrtels de la Organiuctón Nad}nal de Cieg1s 0 de los 1rqaniud1s p7r la Cruz R1ia Esrdiolú tarticulo l0f de la Ley Foral

6/t992).

¡¿nt¿s", mientras qüe elapartado 4 del mismo artículo 39 dispone que no ten-

siq

bien distinto de dinero en metálico, debe procederse al correspondiente ingreso a cuenta cuya cuantla se calcula'a aplicando al valor de merc¿do de dicho bien -que se calcuia incrementando en un 25ol" su valor de adquisición o coste para el pagador- el porcentaje del 25% (artículo 55.Uno) b) Tlas la promulgo.ron de Ia Ley Foral de 30 de diciembre, el lmpuesto sobre Sociedades ha sufrido un inponanle cambio. ¿l menos form¿1. en cuanto a la configuración de la base

24/1996,

imponrble ya que el articulo 13.3 de dicha norma ordena que se calcule dicha magnitud "a¡ustand\ el resullad1 c1nIable nedían¡e Ia aplicación de los prueptos estable(id\s p5t4 L¿, F0rdl . Asi que 5i en la cuenta de pérdidas y ganancias del sujeto pasivo aparece computada una renta derivada del juego, ésta pasará a formar parte de la base imponjble del Impuestoi ahora bien: no tienen carácter

conposkión

de aquí1, salvo lo dispuesto en los números 3 a 7

Por lo que se refiere ol régimen de retenciones e ingresos a cuenta que han

de gastos fiscalmente deducibles

"lns

pérdidas del jueq1 (artículo 24.Ld).

de practicarse respecto de este tipo de rentas, la letra d) del artículo 40.Uno del

cl En principio las operaciones relacio-

patimonio las vaiaciones en el vabr patnn\nio d¿l sujeto pasivo que procedan de

Reglamento del Impuesto. aprobado por Decrelo Foral 209/19o2 de 8 de

Tiere

junio, establece la obligación de practicar retención respecto de "l7s premios que

nadas con el juego forman parte del hecho imponible del lmpuesto sobre el Valor Añadido en la medida en que se

drtin la onsid¿ratión

de

MU¿n

los o

disminu-

ci\nes d¿ del

al concepto que se tiene de bases impo-

otros rcnc?ptos sujctat a esle lnapu¿sto

así esta categoría iurídico-tributaria un

ltate de " entrEas

de bien¿s a

pr6tad0n6

de s¿r-

carácter residual dentro del tmpuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, de tal modo que toda aquella renta que no pueda ser sometida a gravamen por cualquier otro de los conceptos que integran la base imponible del lmpuesto (rendimientos de trabajo, rendim¡entos de capital, rendimientos de actividades empresariales y profesionales, y bases

s( ¿nlrcgucn como conseruen(ia d? la pafttcva-

vicils rul¡udas en el ámbito 5pacial del lmpuest\

dón en ju¿gls, rcncursos, l,fas o comb¡kac¡|n¿s al¿at}ias, eslén o n0 v¡nculad1s a ls \neña, pr1-

Wt empresnños

moción 0 venta de determinados bienes producús o sentrn,..alvo que c|nslituuan rcndmte\-

n¿11"

imponrbles positivd: procedenles de entidades que trjbuten en régimen de

el porcentaie de retenci��n en el 25% LartÍculo 4a) Sin embargo lal obligd-

transparencia fiscal), por no poder subsumirse en la definción que de cada uno de ellos se ofrece en Ia Ley Foral del Impuesto, queda gravada por éste de los incrementos de patrimonio Y tal sucede con las rentas derivadas del juego: ni tienen carácter de rendimientos de trabaio, ni pueden ser califcadas como rendimientos de capital (al menos, en principro salvo que se tlate de un premio obtenido como consecuencia de un sorteo celebrado entre titulares de depósitos o cuentas bancarias abiertas en entidades de crédito), ni son subsumibles

crón de retención decae cuando se tr¿ta

Comunidad Faral

de premios que se entregan como consecuencia de juegos organizados al

tugan

entre los rendimientos de actividad

(artículo 40 Dos.h) Si el premio consiste en un

empresarial o profesional, ni responden

tos del

capital mobiliario sImetid1s a retención

0

ingres, a auenla en vitlud de l0 dispuesta en Ia letra b) qntei,r lreÍerente a relenci7nes s\bre rendimientos d¿ cap¡tal moúiiidrio)",

amparo de

lo

f

previsto en

iiándose

el

Real

Decfeto-Ley 16/1977, de 25 de febrero, por el que se regulan los aspectos penales, admrnrstrativos y lisc¿les de los luegos de suerle, envite o azar y apuestas, y de aquellos otros que siendo encuadrables entre los reseñados en el artículo

40.Unodr del Reglamento sean

de cu¿nlíd no superior a I00 000 pesetas. si se entregan en metálico, o siendo en especie, su valor de adquisición o coste

no supere tal importe

0

profesionalc, a ¡fiulo onero's, en

empaaial0 proÍ6i0(artículo 4'.I de la Ley Foral l9l1992, de 30 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido). Sin embargo, se hallan el

d6aÍ0llo

de

su activ¡dad

exentas de tributación las l1terías, apuestas g pegos organizados pü el Oryanismo Naci¡nal de Loteías a Apuestas del Estad', Ia Orqaniución Nacional de CiE1s v, en su (asl,

p1r lls arganism\s Aulók,nas,

Iu

correspondienles

de

la

o d¿ comunidades

así c0m0 las actividades que

hechos ¡mp\nibles de

la

finsti-

lasa sobre

rifas, tómbolas, apuestas a cImbinaci7nes alutorils 0 d¿ Ia tasa que grava las jueq1s de suerte, env¡te 0

aml , si bien €s cierto que

uención ño

se extiende

6 lls sewic¡,s

de

"¡a

q6tión

U deuás \peraciones de cardcter accesorio o @mplemenlano de las incluidas en el pánafo ante-

ilr

que n0 c0ns¡ituu6n ¿l hecho inponíble de las

referidas tasas, con ucepción de las sevicios de gestión del

b¡ngl lartículo 17.l.25').

d) Entrando ya en el grupo de tributos que gravan específicamente el juego, y por lo que se refiere a la tasa que recae


LEGrsLAclóN

sobre rifas, tómbolas, apuestas y combinaciones aleatorias, y a aquella otra que grava los juegos de suerte, envite o aZ¿r. nrnguna especialrdad norm¿tiva -siquiera sea desde el punto de v¡sta sustantivo'ha de reseñarse, y ello por-

que por designio de lo preceptuado en el Convenio Económico (artículo 34.2

antes transcrito) debe aplicarse en este punto idéntica normativa a la de

régimen común, con lo que dichas tasas se rigen en Navarra por lo dispuesto en el artículo 222 de la Ley

4l/1964, de ll Sistema Tributario; en el capltulo VI del título lldel Decreto 30t9l19óó, de I de diciembre por el que se aprueba el Texto Refundido de las Tasas Fiscalesj en el Real Decreto 1611977, de 25 de febrero, y demás disposiciones complemenlanas. de junio, de Reforma del

e) En materia de imposiclón local

es

ordenanzas fiscales, que deberán adecuarse a lo establecido en la propia Ley Foral de Haciendas Locales de Navarra (artículo 132.2) Y debe remarcarse la especialidad de la normativa navarra en este punto, ya que en régimen común la Ley 39l1988, de 28 de diciembre, reguladora de las Haciendas Locales, suprimió estos conceptos tributarios, que apare-

cían regulados en los artlculos 372 y siguientes del Real Decreto Legislalivo 781/198ó, de l8 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Régimen Local

Si atendemos ahora al otro

en el iuego del bingo-, observaremos que el suieto pasivo del Impuesto es aqul el premiado en dicho juego del bingo, resultando obligada como retenedora la empresa orgdnizddora larticu180.c). Constituye la base imponible en esta modalidad el importe del premio obtenido (artlculo l8l.l.c), base a la que habrá de aplicarse un tipo de gra-

lo

vamen

del l0% (artículo

gravamen que recae sobre las

ganancias obtenidas en apuestas cruzadas en espectáculos públicos debe satisfacerse por el ganador de las apuestas. cuyo carácter es el de suieto pasivo

del tributo, siendo sustituto del mismo el organizador de las tales apuestas {artículo 180.a). La base imponible del Impuesto está constituida por "el inp1fte

182 c).

Finalmente, el nacimiento de la obligación tributaria se produce en el momen-

to de hacerse El

hecho

imponible que dentro de este lmpuesto nos interesa -ld oblención de premios

efectivos los premios

obtenidos {artículo I 83.c). A la vista de la normativa que acerca de la imposición sobre el juego en Navarm hemos examinado a lo largo del presente artículo, y teniendo presente Ia regula-

ción que sobre esta misma materia

es

vadas obtenidas como consacuencia de apuestas

das ni d¿ c|misiones, egeptn en las denonina-

(artíc]jlo

dos traviesos he(has c\n inlewenciórt de agenks

aplicable en lenilorio de régimen comun. cabe señalar que no eisten sustanciales diferencias entre una y otra normativa Jlegándose aJ extremo de que en rn¿tena de tasas sobre rifas, tómbolas, apuestas,

rual caso la base scrá únkamente el ¡mpot¡e de las apuutas qanadoras

combinaciones aleatorias y juegos de suerte, envite o azar se produce expresa

(artículo l8l.l.a). El tipo de gravamen del l5'l. {artículo 182.a) y el devengo del Impuesto se produce en el momen-

remisión a la regulación que respecto de dichos tributos se halla promulgada en régimen común-, si exceptuamos lo relativo a Ia imposición local I

de destacar que se mantiene en Navana el Impuesto sobre Gastos Suntuarios en cuanto grava "¿l inp0ñ2 de las ganancias pncruzndas en espulácubs públic1s

de l0 de Haciendas Locales de

179.a de la Ley Foral 2/1995,

marzo,

de

Navana) y "el imp1ñe

de los

en el ¡ueqo del bing|"

preni\s 1bt¿nid,s

larlícrlo 179.c del

mismo texto legall. siendo potest¿tiva su exacción para los Ayuntamientos en función de lo que dispongan en sus

de las ganancias brutas, sin deducción de pérdi-

o cobradores en

es

to de percibir las

ganancias

en

apuestas cruzadas (artículo 183 a).

las


La normativa española del iuego (lV) Las normas generales de la Comunidad Valenciana y de Canarias IREDACCIoN DFI CELEJ)

1.- rilrRoo|Jccróil

En esta nueva edicrón

de

ále¿

vamos a revisar las normas básicas en materid de luego de la Comunidad Valenciana y de Canarias

de Agosto. sobre trasferencias complementarias para Canarias, siguiendo la vía del attículo 150 de la Constitución mencionado anleriormenle. y se llevó a lló/1985, de

5

la

la

diferencia de la planificación general

Decreto de lunio, sobre traspaso

funciones y servicios de Administración del Estado a

de Estas dos Comunidades no pertenecen al núcleo de las Comunidades his-

se refieren a la aprobación del catálogo de iuegos y apuestas de la Comunidad, de los reglamentos específicos de cada uno de los iuegos y a la aprobación de la planificación general del Sector, a

cabo mediante el Real I

Comunidad Autónoma de Canarias.

que corresponde al Estado. También se determinan en dicha norma las compe-

paulatinamente fueron asumidas las competencias sobre el juego por estas Comunidades Autónomas, tras serles lraspasadas l¿' funciones y servicio\ que detentaba el Estadoi primeramente

tencias de l¿ Consclleri¿ de fconomra

tóricas', pero asumieron tempranamente las competencias sobre el Juego. Sus Estatutos de Autonomla recogían, como una más de las competencias a asumir, las materias referentes al

luego En el coso de la Comunid"d Valenciana se asumían de forma exclusiva las competencias sobre el Juego ya

de ent'"d¿. .ometiendo,e d \u propio Estaluto de Aulonomid En C¿n¿rias. en un princlpio, la futura asunción del luego se sometía a alguno de los dos

se asigna la

competencia

a

la

Consellerla de Economía y Hacienda en el caso valenciano, donde actualmente se mantiene. y, en segundo luga¡ a la Consejería de presidencia en el caso de Canarias, que en la actualidad detenta

procedimientos establecidos en su

la

propia norma Estatutaria, de acuerdo con la Constitución bien según el pro-

Relaciones lnstitucionales.

cedimiento del aniculo 150 I y 2. bien el del ¿rticulo 148 2 de ld C¿rla Magna El traspaso del Juego a la Comunidad Vdlenciana a \emel¿nr¿ de la> anteriores Comunidades calificadas de "histó-

Consejería

de

Presidencia ,

En un primer momento la gestión de las funciones y servicios administrativos del iuego en la Comunidad

cac'ón del Estatuto, según el Real Decreto 1038/1985, de 25 de Mayo, sobre traspaso de tuncrones y se'\,icios

delerminaba que éslds correspondia

de la Administración del Estado a la Comunidad Valenciand en rrdten¿ de

al Consell, al Conseller de Economía y Hacienda a la Comisión Técnica oel luego, órgano creado en esta norma, y a los Direclores de los SFrvicios Territoriales de la propia Consellería de

t

r"<ferenrie, g¡

Canadas, en cuanto al juego y las facultades que respecto de él tenía el Estado -a drferencid de lo det¿ll¿do en ediciones anteriores del álea- se configuró por medio de la Ley Orgánica I l/1982. de l0

materia de luego es

la

Ley de

la

Ceneralidad 4/1988 de 3 de Junio del luego de la Comunidad Valenciana, en la que se recogen entre otros, los iue-

gos "autorizables en la Comun¡dad que requieren previamente su inclusión en el catálogo de iuegos y apues-

ios

ConsellerÍa de Hacienda mediante el Decreto 149/1985, de 4 de Octubre, que regulaba el ejercicio de las competencias transferidas en materia de juego y

Fl nrorpcn de

¡ las de ld Comr'ron

establecim ien

tos donde

pueden

practjcarse etc

por el Estatuto de Autonomía y

Casinos y luegos.

Hdciend¿

Regional del juego de la Comunidad Valenciana, que se crea formalmente por esta Ley La norma fundamental en

rados con sus distintas modalidades, 2.- COMUNIDAD VALENCI,ANA

Valenciana, tras el traspaso de las com-

asunción directa desde la propia publi-

\

tas los iuegos en sí mismos, conside-

ricas", venfa determinado por el carácter de competencia exclusiva señalado su

determina las competencias específicas del Consell de la Ceneralitat, que

petencias,

fue asumida por

la

la Ley de

(Regional) del juego de la Comunidad se reglamenta en el Decreto l4ll1988. definiéndola como un órgano consultivo de estudio y asesoramiento de las activida-

des relacionadas con

el

juego

y

las

apuestas en la Comunidad Valenciana.

n

Economfa y Hacienda.

Posteriormente

La determinación de laestructura, funciones y composición de la Comisión

la

Ceneralitat 4/1988 de 3 de lunio, soDre el Juego de la Comunidad Valenciana,

Esta Comisión debe distinguirse de la Comisión Técnica del lue€o, a la que corresponde la coordinación, dirección. control, gestión e inspección del iuego en el ámbito de la Comunidad Valen, j¿na y quc pre'rde el Secret¿rio Cener¿l de la Conselleria de Er onomla


LECISLACION

Valcnciano por el quc se aprueb¿ el

la

tro de esta comunidad, y para el desarrollo de d icha Ley también se han dict¿do distintas disposiciones que afec tan a los horarios de estas actividades. ' - J dcsta' ¡r ¡r. ' .- rrportareia práctica el Decreto lóól1994 de l9de Agosto, por el que se aprobó la adecuacit'¡n de pKrccdimientos adm inrstrativos de la Ceneralidad Valenciana a

Ley 2/1991 rJe I8 dc l'ebrero clue afec ¡o ¿ e' | .¿le. dedic¿do o cst"ble.i-

la Ley 30/1992 de 2ó de Noviembre de Rógimen Jurídico de las

Reglamento orgánico y funcjonal de l¿ Consellería de Economía y Hacienda Por último dentK) de este grupo cle normas de caracter general y comuncs al juego. en la comunidad Valenciafa

se han dictado varias normas sobre espectácul()s DúbLicos establccjm en

tos y actividades recreativas como

mientos públicos y espectáculos clen-

Adm¡n¡straciones Públicas

y

Procedim iento Adm in istrativo Común En cuanto a la ¡ormativa particular del

Sector del luego. la referida a máquinas recreativas cuenta con el Decreto 76/1993 que aprobó el Reglamento de Máqu¡nas Recreativas y de Azar En estos momentos la Administraci(in Valenciana está en fasc de elabc¡ración de un nuevo

texto re€lamentario. Una Orden dc 20 de Diciembre de I993, desarrolla aspec-

tos procedimentales del

del

Reglamento

mencionado Y el Decreto 77l1993, de

28

NORMAS BÁSICAS DE LAS coMUNIDADES AUTÓNoMAS DE VALENCIA Y CANARIAS EN MATERIA DE IUEGOS DE AZAR coMlJt{toAD l/At EilctAltA

CAI{ARIAS

NORMAS GENERALES Ley de la Generalitat Valenciana 4/1988, de 3 de lunio, del luego de Ia comunidad Valenciana. a Decreto l4ll1988, de 23 de Septiembre, por el que se reglamenta la estructura, funcionamiento y composición de la Comisión del luego de la Comunidad Valenciana. O Decreto 3/1994, de I I de Enero del Cobierno Valenciano por el que aprueba el Reglamento

I

Orgánico

y Funcional de la

Consellería de

Econom la y H¿ciend¿.

O Decreto lóó¡1o94 de lg de Ago5to

del

Cobie¡no Vale¡ciano, por el que se aprueba la adecuación de procedimientos administrativos de competencia de la Generalidad Valenciana la Ley 30/1992, de 2ó de Noviembre

a

NORMAS GENERALES Ley 6/1985, de 30 de Diciembre, reguladora de los Juegos

a

y Apuestas en Canarias.

o

Decreto 5ól198ó, de 4 de Abril, por el que se planifican los Iuegos y Apuestas en Canarias. O Decreto 57/1986. de 4 de Abril, por el que se aprueba el Catálogo de iuegos y Apuestas autorizados en Canarias. O Decrelo 88/1o90, de 23 de Mayo. por el que se regldmenta el Servicio de Inspección del Juego en Canarias. ODecreto 164/1994, de 29 de lulio, por el que se adaptan ios procedimienlos ddmini\lrativos de l¿ Comunidad Autónoma a la Lev 30/1992. de 2ó de Noviembre. a Decreto 32t/1995, de l0 de Noviembre, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de la Ccnsejerta de la Presidencia y Relaciones Institucionales Caslnos

de julio, por el se

Caslnos

o

Reglamento

O Decreto 6/1991, de 29 de Enero, por el que se modifica parcialmente el Decretó 17311989, de 3l de Julio, que

O

Decreto 215/1994, de 17 de Octubre, del Cobierno Valenciano, por el que se apruebü el

de Casinos de luego de

la

17311989,

de

3l

Reglamento de Casinos en Canarias.

aprueba el Reglamento de Cas¡nos de iuego

Comunidad Valenciana. Blngo

O Decreto 89/1990, por el que se aprueba

Decreto

el

Reglamento del Juego del Bingo. O Orden de l3 de Septiembre de 1993, de la Consejería de Economía y Hacienda, por la que se desarrolla el Reglamento del Juego del Bingo,

aprob"do por Decrero 75llao, de 28 de lunio

Boletos Decreto l3l198ó, de 29 de Septiembre, por el que se regula el Juego med¡ante Boletos en el ámbito de Ia

a

Comu

n

idad Autonoma de Canarias.

Blngo D€creto 12211988, de I de Agosto, por el que se aprueba el Reglamento del luego del Bingo.

a

Máquinas Recreatlvas

a Decreto 76/1993,

de 28 de lurio, por el que se aprueba el Reglamentode Máquinas Recreativas y de Azar. O Decreto 77 /1993, de 2B dc lunio, por el que se aprueba el Reglamento de Salones Recreativos y Sa¡ones de luego

Máquinas Recreativas

a

Decreto 93l1988 de 3 | de Mayo. por el queseapruebael Reglamento de Máquinas Recreativas y de Azar de Ia Co'n u nrdad Autónoma de Can¿ rias.


LEGrsLAclóN

de lunio. del Covern Valent iá aprueba el Reglamento de Salones Recreativos y Salones de Juego

Con referenc¡a al bingo, el Decreto 75/1993 de 28 de ,unio, aprobó el Reglamento vigente para esta activi-

dad al que le han seguido otras normas, como la Orden de l3 de Sepliembre de lqs3. que desarrolla el

de juegos realizada por la propia

3.- CANARTAS

Comunidad

Una vez cedida la competencia

en materia de iuego, ésta fue asignada a la

Conseiería de Presidencia que, en el transcurso de los años. ha ido configurándose hasta la estructura actual, delermindda er el Decre'o i,2ll1q95, de

l0 de Noviembre, que aprueba el

Reglamento orgánico de la conseieria

Reglamento y regula aquellos aspectos

de Presidencia y

tanto del juego propiamente dicho o- a las conr e'iones de

lnstitucionales. En dicho Decreto se determinan las iunciones entre otras,

!

que respecto del lueglr corresponden al

como los reldl

r\

a los seftrcros de ld Adminrstración Autonómicd comncaulorrzacrones

Ler rrc5 pdrd uLurtsdr rd>

Conseiero, al Viceconsejero y a la Di.eccrón Ceneral de Adm inistración

Terrik'ria Ld Comunrddd Vdlenciana Lueft¿ t¿mbién con un Reglamento de Casinos de Juego para su ámbito territorial, aprobado por el Decrero 215/lsq4 de 17 de

Oclubre. que re( oge de formd exhdustiva la regulación de este subsector.

otro sector regulado dentro de la normativa valenciana del juego, es el de Rifas, Tómbolas y Combinaciones Aleatorias, por el Decreto 129/1989 de

Relaciones

\

Cobernacron dplermin¿n-

dose, además, la Comisión Re€ional del luego y ldr Apuesla". n¿cida en virde

tud de la Ley 6/198r. de 30

Diciembre, y reguladora de los Juegos y

Apuestas en Canarias. Esta Ley también previó la creación del Servicio de Incpección de luego. cuya' [unciones y actuaciones se regulan en el Decreto 88/1990 de 23 de Mayo

La Ley ó/1985, de 30 de Diciembre,

del luego de la Comunidad

ló de Agosto.

Canaria

otro aspecto destacable de la

Ley

canaria es la planificación del régimen de los iuegos y apuestas que se conce-

de al Cobierno Canario llevada a

la

práctjca mediante el Decreto 5ól198ó, de 4 de Abril en cuanto a las autorizaciones para los Casinos y las Salas de Bingo dejando al Reglamento de Máquinas Recreativas, la planificación sobre las autorizaciones de explotación de dichas máquinas y las de instalación de Salones Recreativos. Por último, dentro del grupo de las disposiciones comunes de la Comunidad Canaria en materia de Juego, el Decreto 164/1994, de 29 de lulio, por el que se adaptan los procedimientos administrativos de la Comunidad Autónoma a la

Ley 30/1992, de

Régimen

ó de Diciembre de

Jurídico

de

Administraciones Públicas

y

las

del

Procedimiento Administr¿tivo Común, que est¿blF. F en su ¿nexo. y en lo refe rente a las materias de juegos y apuest¿s, un cuddro relativo a los procedi-

pe'rdrente de

ella se pretendió establecer, como dice

mientos, I¿ normativa por la que se rigen los plazos de resolución y efectos

resolverse por el Tribunal Supremo, el contencioso existente sobre el vigente Reglamento de Máquinas Recreativas. que fue objeto de sentencia dnulatoria.

su Preámbulo,

del acto presunto.

que ofrezcan al ciudadano Ia sequridad jurídica debida U al clbierno Ia posrbilidad de desa-

tiene una gran importancia, pues con Por otra parte.

drctad¿ por

est;

el Tflbunal SLperior

de

Justicia el 3l de Marzo de 1995. De igual forma. recientemente se ha fallado la Sentencia del propio Tribunal Superior de iusticia de la Comunidad V¿lenciana, de lo de Diciembre de 199ó, sobre el Decreto 166/1994, de 19 de Agosto, de adecuación de procedimientos administrativos de competencia de la ceneralidad Valenciana a la Ley 3011992. de 2ó de Noviembre, de

Régimen iurídico de

'..

unas reglas

generaLes

rrollar una política reguladlra del jueqa adaptada a la realid^d actual" .

Esta Ley regula una serie de aspectos

sobre las modalidades de iuegos y apuestas tales como los locales auto¡izados, los elementos de juego y sus modalidades, considerando que como mínimo deberían incluilse los relacionados en la Ley y sometiendo su deter-

mjnación al Catálogo de Juegos y Apuestas, regulado posteriormente

En cuanto a las normas específicas de

los distintos juegos, relativos a máquinas recreativas y de aza¡ hay que destacar el Decreto 9311988 de 3l de Mayo, que aprobó el Reglamento de Máquinas Recreativas y de Azar, que posteriormente sufrió algunas modificaciones sobre d:peclos muy concretos N¡encrón e'pecial merece el Decreto 17711988 de 2l de Noviembre que autoriá la rnst¿lación de máqurnas recreativds en establecimientc,' de hostelería talec como holeles y hoteles-apartamentos.

las

por el Decreto 5'1/1986, de 4 de Abril

del

Es de señalar la salvedad de que sobre

Procedrm iento Administrdl ivo Común,

las competenc,¿s acerca de la determi-

el Decreto

cual

nación de los juegos, elementos, condiciones y circunstancias que son lÍcitos, así como sobre sus posibles sanciones. el E\tddo se lds reservó. según

Canarias de I de Agosto, por el que se aprueba el Reglamento del Juego del Bingo. cuya redacción original también sufrió alguna modificación en aspectos muy concretos del mismo.

anuncia una modificación próima de la Ley del luego y del Reglamento de

se especificaba en el Real Decreto llló/1985 sobre traspaso de funciones y servicios ¿ la Comunidad Can¿ria. Sin embargo, tanto la Ley Canaria del

\,4dquinas Re(re¿irv¿s. de los que ya exis

lue€o como el Decreto 57l198ó, de 4 de

Los cas¡nos están regulados por el Decreto 1731198q de 3l de lulio. por el que se aprueba el Reglamento de los

Ien anleproyectos.

Abril 'eLocen una det¿ ldda rela!'ón

esta

Administraciones Públicas en virtud de la

y

se han anulado algunos procedrmientos que dfect¿n al Sector del Juego y que estaban incluidos en dicho Decreto

Finalmentedebe reseñarse

que

se

Los bingos. por su parte, se regulan por 12211488 del Cobierno de

'nrsmos E''r Ia ¿ctu¿lidad


Lrclst.,tctol Comunidad cucnta con seis casin()s en funcionamiento OtK)s juegos romo son [¡s Bo]etos se regulan mediante la norlndtiva detall¡da en el Cuadro 4

('on refcrencia ¡ os contcnciosos cle csta Comunid¿rd que afectan al lu.g i, :--lclCi., oue ldlr bjÉr afectó a a Comunidad Valencia¡a cleL Tribunal Consti¡ucional. de 2ó de lV¿rlo

de 1994, rclati\'¿ entre

$toltuctA

lgualrnente en csta Comuni.lad se anuncian prriximas modificaciones relevantes de su

bbque normdtivo

I

CATALUÑA

El Decreto 124/1997 de 22 de Abril lB O.lA n. 55 de l3 deMayo), establece el plazo de resolución de los procedimientos sancionadores en materia de ¡uegos, apuestas y espectáculos públicos en un año, produ-

El Decreto 87/1997, de I de Abril (D O.C.C. no 2367, de 9 de Abril), modifica el sistema de pago de los premios de las loterías Trio, Super l0 y Loto Express, organizados por

cj,ndose su caducidad de acuerdo con lo previsto en el art. 43.4 de de Ia Ley 30/1992, de 2ó de Noviembre, de Régimen Jurfdico de las Administraciones Públicas y

ceneralidad de Cataluña, estableciendo para cada juego y en función de la cuantía del premio, diferente fo¡ma de

del Procedimiento Administrativo Común Hav oue señalar en relacton ¿ l¿ Di'p,,sición clerogatoria sigun

da del precitado Decreto, que los preceptos que se citan referentes a Casinos y Salones Recreativos se :efieren a plazos de prescripción, y no c1e caducidad. BATEARES

El D€creto 34l199ó, de 7 de Marzo de 1997 {B.O.C A 1.8., n" 39, de I de Abril), aprueba el Reglamento de cas¡nos de iuego de la Comunidad Autónoma de las lslas Baleares. Cabe señalar cuestiones especiales, como el capital social mínimo que deben tener las empresas titulares de un casino, que asciende a 800 m¡llones de pesetas en la lsla de Mallorca y a 400 millones de peseen la lsla de lbiza. Por otro lado, se modiiican deter-

aspectos del catálogo de juegos, aprobado por Orden Ministerial de 9 de Octubre de t979. añadiendo al mismo tres iuegos nuevos, la ruleta de la [orpócker sintético y pcicker sin descarte SAI{TABRIA EI Decreto 55/1997, de 3 de Junio lB O.C

n' I 15, de t0 Iunio), que modifica el Decreto 7óli99ó, de 8 de

Agosto, de medidas urgentes en materia de juegos, en lo relativo al juego del bingo y a la introducción de la de la fortuna. El Decreto 44l1997. de 29 de N,4avo {B.O.C. n" I I 5, de I0 de lunio), por el que se regula el

Registro del luego de la Comunidad Autónoma de

estableciendo dlversas normas de intervencicn en :a actividad de las empresas que la desarrollan en dicha Comunidad Autónoma.

IE

otras

cuestlones a competenclas en materia de iuego.

la Entidad Autónomá de

luegos

y Apuestas de

la

pago, bien en el establecimiento autorizado donde se venda esa lotería o que la Entidad determine, bien en la Oficina Central de Pagos de Premios de la Entidad. L¿ orden de l4 de Abril de 1997 {D.o.c.C. n"2375, de 21 de Abril), del Consejero de Gobemación, por la que se aprueban los modelos de impresos relacionados con aulorizac¡ones de máquinas recreativas y de azar, así como el rmpone de eslos impresos. El Decreto qs/1997, de l5 de Abdl (D.O.O.C. n0 2375, de 2 t de Abril), modifica Decreto 315,/1992, de l4 de Diciembre, de aprobacicn del Reg¡amento de la loter¡a denominada Loto Express, ¡ntroduciendo modificaciones en el funcionamiento del juego. MADRIl)

El Decreto 58/1997, de 30 de Abril f B.O.C.M. n" I ll, de 12 de N,4ayo), modifica el Reglamento de los luegos Colectivos. op Dinero y fu¿r. ¿prob¿do por Decreto 5/1995. de I de Febre¡o. introduciendo modificaciones de carácter t,cnico en la regulación del juego del bingo y bingo acumulado, as¡ como medidas para relozat el control. por parte de la Administración, de las actividades desarrotladas por las empresas t¡tulares de las autorizaciones obieto de regulacicn en el citado Decreto. PAtS VASC0

La Orden Foral de Bizkaia 920/1997, de {B O

ll

de Abril

B n" 80 de 7 de Mayol que establece el procedi-

miento de ingreso mediante domic¡liación bancaria de la Tasa Fiscal sobre el luego y el Recargo Fiscal sobre el iuego, como opción de pago para los sujetos pasivos de la tasa fiscal que lo soliciten en los modelos de solicitud de impreso 043Mi043C, que figuran como Anexos de la presente Orden.


TruBUNALES Tras la sentencia de Luxemburgo... (REDACCTóN

oer CELEI)

confiscatoriedad de la imposición; Ie bastó al TC con examinar la adecua-

nes por Tasa correspondientes a máquinas recreativas que no habían

Comunidades Europeas, con sede en Luxemburgo. resuelve las cuestiones

cidn a los principjos de irrelrudcli\,1 d¿d..egurid¿d ju rrilica e inlerdi.ción de la arbitrariedad lpara declarar la

estado amparadas por autorización de explotación durante el segundo semestre de un ejercicio [a veces casi todo el

inconst itucionalidad del precepto crea-

Autos de 1995 (ver el primero de ellos y la Sentencia en separata de este número de áleal, y es un hito más en el devenir del tributo más defectuoso de nuestro ordenamiento que, obstinadamen-

dor del Cravamen Complementario de la Tasal. En el Fundamento lurídico I

te, resiste el paso del tiempo desde 1977. Si hay un tributo cuyos elementos esencrales son de configuración Jurispruden( ial" ese es la Tasa Fisc.,l sobre los luegos de Suerte, Envite y Azar, porque su nefasta delimitación normativa es susceptible de diversas interp retaciones en Derecho.. y much¿s de cll.s podrí¿r ser ráltd¿Ciertamente algunos aspectos han srdc' definidos r?) por el Tnbun¿l

constitucianales que se cansideran inlrinqidos y

ajl(r) ni, realUdrdo, en Consecuencia una buena parte del hecho imponible duraclero, o bien, en otros casos, porque las Administraciones Públicas incrementaron sus cuotas a partir de oscuros preceptos de las Leyes de Presupuestos correspondientes a 1992

La Sentencia de 2ó de lunio de I997

del Tribunal de lusticia de

las

preiudiciales planteadas por la Audiencia Nacional med iante tres

Constitucional, SS l2ó187 296/1994 y

173/1996. Pero el

Tribuna

I

dice el TC I

a d\t\ta

naluralcta dc lo< prinrryn

el hecho de que la posible vulneración del arLí

hasta 199ó inclusive o, en otros casos,

retr\aüividdLl u sequridad ¡urídim. sean rcnunes en todos ioi Autos de planleamiento, nonseia analivtr, ül primer luqar, esle moliv} d¿ ¡nc1nstiluci\nalidad.1ara ¿xaminar seauidamefite. e su túsa

por Recargos Autonómicos que sufren

cul| 9.3 CE en Io relativo a

La

las restanles vulneraciones sustitadas oor

el

f¡ibüall Sulenü de lúsü(n dc CanlL,ña.

puede pronunciarse acerca de los

tada por los Tribunales del orden contencioso-administrativo.

La Sentencia 173l199ó, del Tribunal Constitucional dictada con ocasión de ex¿minar ld consl ilucionalidad del arl 38 Dos.2 de la Ley 5/1990 (creador del denominado C rava men Complementario de la Tasa) se quedó en l¿s mirm¿s puertas de examtnar cravamen y Tasa desde la óptica de los principios constitucionales de isualdad ;:;; ; ; ; ;; i

;; ;:.;;

^,; It-- eresivtdoi

d"llirt.rnu

;;".",-:

lribu!¿rr1J

y

'',

patibilidad del tributo con el sistema común del lmpuesto sobre el Valor Af a0 tdo

|ulnzraci| es afectarían n0 sólo 6l amwmen om|lementari| abiet\ del

\\' t,\d(,- estu: reCUr5O> eCOrómiCOadrninistrativos y contencioso-admi-

or\ceso. sinl ül incremenl7 de La tasa rcn mráücr o¿nprnl u o¡rn pl fuluro

nrstratlvos pueden <er caprichosos. ¿Se conocen muchos precedentes de reclamacrones en que cenlenares oe recurrentes. decenas de dictámenes y estudios no tuvieran al menos un punto de nzón?

aunaue esas 1fras

Constitucional. no lo olvidemos, sólo aspectos constitucionales de los asuntos sometidos a su conocimiento y ello dentro de Io\ e<tflctos térmrnos en que se le planreen lo cual es un¿ Iimitación imponante qLe \olo puede ser cornple-

de los mismos males de la Tasa al participar de su naturaleza, o bien, en otros casos. porque se duda de la com-

No (?l hubo necesidad de entrar en el examen de las cuestr.'ne< planteada. para alivjo momentáneo de legislado-

res.

,

pero el anuncio está hecho

y

cualquier tribunal en un luturo, más o menos próximo podría someter al TC las cuestiones que no resolvió con ocasión de sus anteriores pronunciamientos porque no se le planteó. o bien porque no tuvo necesidad de entrar en ellas para declarar la inconstituciona li' dad, tdl y como ocurrio en esta úllim¿

han sido comentados por numerosos

autores en sentido nada favorable para el Tributo, NO es muy probable que todos ellos estén equivocados en todo.

En este contexto, el Tribunal de iusticia de las Comunidades Europeas dicta su sentencia de 2ó de Junio de

Sentencia

Mientras, son centenares,

La Tasa, su Cravamen y los Recargos

qu ¡zás

-n,les, la' 'enlencras de lo' Tribun¿le' Superr,,re. de lusUL r". tle l¿ Audiencio Nacional y del Tribunal Supremo acer-

ca de litigios relativos, no sólo

al

Cravamen de 1940. srno a lrq.-ridacio

t997

Cor.rdependencr¿

I D

d\o a bp

r

de.ual

sea

la

cd8o aoo,,g.É/. tol¿1o qo-e.a

fllartin Querat. Segú Vi uendas, Orón

L¡oratal,

S¿nchez Gali¿n¿. Sempere Rodriguez, Zornoza Pére/. enfe otros muchos

l9


TRIBLJNALES

sentencia final es un hecho que, la Tasa Fiscal sobre e1 Jucgo ha suscitadt¡

dudas

de

compatlbilidad con

la

Normativa Comu¡itaria que ha cxpresado un tribunal español lla Audiencta Nd(

rL,n¡lr

| _

a,

h.. ran

l,r-

q

r-

clesde que la Audiencla plantc(:) sus Autos. con ecasión de examinar divcr

sos contencioso adIIlinistrati\,os

ha

sobrevenido la Sentencia del Tribunal Constitucional decla ra nclo ¡conslituc, "ld e Crd.d-f - / 9 ,- -, ul r. z lpodría bastar a la Audiencia Nacional para satislacer Las pretefsioncs inme diatas dc les recurrentes rclacionaclos , . I el Cr"'."n-n Pe.o ¿ ,\u,I - i¡ asÍ actuasc. nos dejaría de nLrcvc¡ en la

duda. al menos hasla que rctomase sus Autos de plantear¡ientci de las Lue.r ,r-e. p.^ -,1r, dlF,, l. .c",c, .i" Ll, L , ot ^, d.i.t Ic r'l'r-r.U-de asuntos ciamiento r--Lativos a la Tasa o a los Recargos Autoni)rnicos Tambión, pueden incorperar este matc rial otros Tribunales con ocasión de os

asuntos sobre los que conozcan Lis de csperar que la Audjencia Nacional scñale un hito más en la vida del tributo ur hito de importancia aunquc pro-

bablemente fo definitivo sca cuai sea el contenrdo de la se¡tencia que dictc. Un anális s de Los Autos que prcce

.l -, ,r,¡rnn facturación

dleron a Ia sentenc a de Luxemburgcr

, ES UN TRIBUTO EN QUE "PARECI.]N DARSE LOS I'R ESU PU ESTOS OUI

evidencia que la Audjencia Nacional ha establecjdo los siguientes rasgos del

'

Es un jrnpuesto que en deiinitiva

soporla

-c. L

DETTIIN4INARÍAN SU INCOMPATI B,.,.

DAD CON I..L ART 33 DE LA SEXTA t)lR l-_cTlv c EE 17/388.

Tributo

eL

lugaoor

mPueSIO -C]r h.cho ble duradero.

¡no

r.

- T¡ene un período impositivo anual o sernestr¿ |

Tie¡e en cuenla el gjro como pr()ducto total dc la actividacl En el caso de los casinos se aplica

un tipo porcentual al producto total ¡ .1 .u-u de . 114'" e l p, 4ird . 'b"e F pré, I '.iF Jlrl|l.r' r Lle .^1i

cio En cl caso dc las máclulnas recreativas y de azar exlsten unas cuotas fiias presu nta mente proporclonales al g¡ro que tienen como tipo general de

el 20'l'" sobre el producto obtenido I \ ,'l In'p re.l.' di\lin d" lo q-F grava el beneficio netcr - No es un trjbuto de mera puesta a referencia

..

.rnrL.,- luda, Jc

Audrcncta

Nacional ¡rarecían referirse a la repercusi(in cxplícita del tributo al jugador y, rnás que a ello a la constancia formal cle esta repercusión Es declr que sea erigrblc " c \ :l ,r 'eper( L5 un i. 'n': mjca sino una previsión iegal de esta repercusión y una constancia expresa de la misma mediante la correspondientc faclura por el servicio preslado a través de ]a máqurna recreativa o de azar

Las rcspuestas del Tribunal

CEE

limitadas a 1o que el Tribunal Nacional prcgLrnta son claras

\c CS nC(Cr, t, que d legt.ld. 'n nacion¿l del tributo prevea su repercusión a los consu m idores.

La Sentencia del Tribunal Supremo de l0 de Diciembre de 199ó confirma que la prohibición de participar en

ativas realizadas, no estaban probadas fehacientemente, ya que se parte del principio de la presunción de ino-

concursos sobre adiudicación de una Administración de Loterias a quienes sean titulares de otra Administración de Lotería y estaciones surtidoras de gasolina, establecida por el articulo 7. a)ó del Real Decreto 1082/1985, es

cencia.

aplicable

al participante en el

concurso cuando su

cCnyuge es titular de tales servicios.

La Sentencia del Tribunal Superior de justicia de La Rioja de 29 de Mayo de 1997 anula el Decreto 53l199ó, de l3 de Septiembre, del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de La Rioia, por el que se crea y regula el Registro de Empresas de Máquinas y Salones Recreativos, por omisión del oponuno y preceptivo dictamen del Conseio de Estado. La Sentencia del Tribunal Supremo de 2ó de Abril de i997 resuelve definitivamente el proceso penal orig¡nado por ciertas actuaciones fraudulentas en el seno de la lunta de Andalucía. en 1987, y se estima en parte, en lo referente a un recufrente el recurso de casación interpuesto contra sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Sevilla (Sección 31. rollo 1052/94), en lo referente a que los delitos de falsedad prevaricación y maquinación para alterar el precio de las cosas en la compra-venta de autorizaciones de las máquinas recre-

La Sentencia del Tribunal de justicia de

las

Comunidades Europeas de Luxemburgo de 2ó de junio de 1997 establece la interpretación que debe hacerse

del artículo 33 de la Directiva 77/388/CEE, de I7 de Mayo de 1977, y declara: lloue para que un tributo tenga el carácter de impuesto sobre el volumen de negocios, no es necesario que la legislación nacional que le es aplicable prevea expresamente que dicho tributo pueda repercutirse sobre los consurnidores. 2) Para que un tributo tenga carácter de impuesto sobre el volumen de negocios. no es necesario que su repercusicn sobre los consumidores conste en una factura o en un documento equivalente. En todo caso, para aplicar esta d¡sposición, corresponde al luez nacional comprobar si el tributo controvertido puede gravar la circula-

ción de bienes y servicios de manera comparable al IVA y para ello deber examinar si dicho tributo tiene las características esenciales de este último. oue se darán si tiene carácter general, si es proporcional al precio de los servicios, si se oercibe en cada fase del proceso de producción y distribución, y si se aplica al valor añadido de los servicios.(Vid. texto completo en encarTel


Tnrgu¡¡¡r-¡s

En el País Vasco, se ha establecido por parte de las Diputaciones Forales la posibilidad de satisfacer el pago de la Tasa F¡scal sobre el Juego que grava las máquinas recreativas con premio y de azat a trimestre vencido, en lugar de a trimestre anticipado como venía siendo hab¡tual. En Cataluña, una interpelación al Conseller del ramo, llevada a cabo por la Diputada del Partido Populat Sra. Montserrat Culleré, que aparece en el Diario de Sesiones del Parlament, de 18 de Junio pasado, t¡ende a conseguir ese mismo tratamiento para las máquinas recreat¡vas en Cataluña.

i

Basa

la Sra.

D¡putada

su

¡nterpelac¡ón

en

la

Sentencia def Tribunal Constituc¡onal 29617994, de 10 de Noviembre, (acerca del Recargo de Cataluña), a consecuenc¡a de la cual se determina que la Tasa de Juego es una figura fiscal diferente a la categorfa de Tasa que grava aproximadamente los rendimientos obtenidos por act¡vidades de empresarios privados, de forma virtualmente idéntica a impuestos que gravan la adquisic¡ón de renta por activtdades expresivas de La ronsecuencia para la Sra. D¡putada interpelante es

que, la congruencia debe llevar a no gravar dicho giro con anterioridad a su obtenc¡ón, evitándose así los importantes costes financieros para las empresas derivados de dicho pago anticipado.

La respuesta del Sr. Conseller de Economía y Finanzas, Sr. Maciá Alabedra i Moner, fue la siguiente: ".... Debo dech, yo, Sra. Dolors Montserrat, después de haberle explicado las líneas generales de nuestra actuación, debo decir que valoro positivamente esta corresponsabilidad fiscal y, esta capacidad legislativa, que no pensamos aumentar de una manera genérica la prcs¡ón fiscal, que no la podemos rebajar y, sobre el tema concreto de cobrar al f¡nal del tr¡mestre en lugar de cobrar al principio del trimestre la Tasa más el Recargo, lo cual constituye la pafte principal de su exposic¡ón, le he de decir que, en principio, ello no parece ¡nv¡able, pero obv¡amente yo venía preparado aquí pan una interpelación de tipo general y debe mmeterse esta cuestión a

tampoco que la repercusión conste en una factura o documento equivalente. Kecueroa er rflounar L.tr.8-.. como hace siempre, que es el Tribunal nacional el que debe examinar si el tributo tiene las caraclerísticas esenciales del LV.A tgeneralidad. proporcionalidad al precio de los servicios, si se percibe en cada fase del proceso, es decir en el servicio, y si afecta al valor añadido de los servicios).

Sobre el Recargo, que es la última parte, yo no le contesto (esto formará pafte de la política general ¡mpositiva y de tr¡butac¡ón de la General¡dad, en función de los ingresos que obtengamos), pero sí que le digo que sobre la primera pafte, en principio, lo someteremos a estudio y volveremos a hablar en el momen-

to de 1998".

caDacidad económ¡ca.

- No es necesario

un estudio sobre las consecuencias que tendrla para la Generalidad. Y me parece, además, dentro de esta consideración que no parece ¡nv¡able y, que debe someterse a estud¡o, ten¡endo en cuenta el cambio de naturaleza jurídica a consecuencia de la sentencia del Tribunal Constitucional, teniendo en cuenta las comparaciones que usted ha hecho y, la situación del Sector y, las petic¡ones del Sector, todo esto lo someteremos a un estudio y parece que el momento parlamentario para efectuar este camb¡o b¡ es que finalmente se efectúa, que ya d¡go que, en pr¡ncipio, no parece inviable), sería en el debate y aprobación del Presupuesto de 1998, porque comenzariamos en un nuevo ejercicio presupuestario, un nuevo año, ten¡endo en cuenta este cambio que yo creo que es difícil de efectuarlo en el curso de un ejerc¡c¡o.

Es dec¡r, también en Cataluña podrfa haber ajustes, tanto en el Recargo Autonómico, como en el pago del lmpuesto. Nosotros sugeriríamos en todo caso la fórmula del acortamiento del período impositivo; que éste dejase de ser anual y pasase a ser trimestral, lo cual está a dig posición de las Comunidades Autónomas. Ello, además de permitir situar el pago al f¡nal del trimestre, ajustarÍa la realidad material del Sector, es decir, cuando una máouina recreativa carece de autor¡zación durante un trimestre determinado y por tanto no genera el hecho impc nible, a diferencia de lo que sucede en este momento en

que una máqu¡na que tenga autorización durante el segundo semestre solo paga la m¡tad, mientras que la que estuvo de alta durante el primer semestre paga todo el año, lo cual constiiuye uno más de los numerosos defectos de la Tasa de Juego.

Naturalmente, esto sería hablando de mínimo, pero la gran pregunta es: ¿no sería más adecuado plantearse en su totalidad la cuestión de la tributación del Juego?

Las respuestas obviamente son concretas y la Audiencia Nacional parece tener clara la semeianza de la Tasa con el LVA., sobre todo ooroue lo reemolaza totalmente en un escalón completo de los servicios, en los servicios de iuegos de azar La generalidad del tributo

es un concepto iurisprudencial no determinado por la Sexta Directiva

y

que ni siquiera se da en el lVA. en terminos absolutos, ya que existen nume-

rosas exenciones y no suieciones. Un

tr¡buto, como la Tasa de luego, que

grava

a todo un sector de

servicios

puede ser considerado c¡ertamente general

La proporcionalidad al coste de los servicios está admitida explícitamente por la Audiencia en sus Autos e, implícitamente. por el Tribunal de Iusticia en su sentencia.

La act¡vidad de servicios de pressólo tiene una fase en cuanto tal 'uego tación de servicios y la Tasa grava la totalidad de esa fase. No es el juego


TRIBUNALES

una industria extractiva o manufacturera con varios escalones. El servicio de

de tributación podría ser Ia equivalente a Ia ex¡stente en otros países del entor-

ble seguiría subsistente mucho t¡em-

juego sólo tiene un escalón, como

no europeo, resumidamente, consistiría en supr¡mir la exención de l.VA.,

en el l.VA. y reestructurar los numerosos defectos de la Tasa y los Recargos para adecuarlos a los principios consti-

la

abogacía o el teatrcr

tibilidad que declarase un Tribunal

compensando a las Com unidades Autónomas las pérdidas de recaudación por desaparición del tributo (esto

español. cuando alcanzase f¡rmez¿.

ya está previsto en

debería llevar a reformas de la tributación análogas a las que otras sentencias han determinado en el lmpuesto sobre la Renta tpor ejemplo. en el régimen de declarac¡ón separada de los

lidad de éstas de establecer tributos sobre el juego con fines de política

La eventual declaración de incompa-

cónyuges). en las Tasas y Precios Públicos, en la Ley Ceneral Tributar¡a,

etc. Sería deseable que

la

la

Ley), y la pos¡bi-

o, por razones morales. como instrumentos de sus polft¡cas en materia de iuego sobre el que ostentan competencias exclusivas. Se podrían implantar los tributos de 'mera puesta a d¡spos¡ción".

Sin embargo, si la incompat¡b¡lidad no llega a declararse (y si así fuera, el

La configuración del nuevo régimen

22

tucionales antes citados. Sobre este punto, aún no ha habido un pronuncia-

miento del Tribunal constitucional, como hemos dicho al prjncipio de este articulo.

económica

Administración se ant¡cipase.... pero c¿si nunca ha sido así en el pasado

po), habla que mantener la exención

riesgo de que se declarase incompati-

Indudablemente, va a presentar dificultades que la Tasa de luego supere con buena nota su examen a la luz de los principios de capacidad contributiva. igualdad ante la Ley y progresividad.

I


SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE IUSTICIA DE LAS COMUNIDADES EUROPEAS (Sala Ouinta) de 26 de iunio

1997{')

"T¡s¡s soBRE ¡¡ ExprorAclór.¡ pp ¡rÁounrns RECREATTvAs - Impupsro soBRE EL voLUMEN DE NEcoctos - RepencuslóN soBRE EL coNsuMIDoR"

o

En fos asuntos acumulados C-370/95, C-371/95 y C-37y95, que tienen por objeto sendas peticiones dirigidas al Tlibunal de Iusticia, con aneglo al artÉ culo I77 del TYatado CE, por la Audiencia Nacional, destinadas a obtenet en los litigios

pendientes ante dicho órgano iurisdiccional entre Careda, S.A. (asunto C-370195). Federación Nacional de Operadores de Máquinas Recreativas y de Azar (FEMARA) (asun-

to C-37l/95\, fuociación de Empresarios de Máquinas Recreativas (FACOMARE) (asunto C-372195) .t

Administración General del Estado,

o

una decisión preiudicial sobre la interpretación del artículo 33 de la Directiva 77B8ACEE del Consejo, de l7 de mayo de 1977, Sexta Directiva en materia de armonización de las Iegislaciones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios -Sistema común del lmpuesto sobre el Valor. Añadido: base imponible uniforme (DO L 145, p. l; EE 09/01, p.54),

EL TRIBUNAL DE IUSTICIA (Sala Oulnta),

integrado por los Sres.: l.C. Moitinho de Almeida, Presidente de Sala; C. Gulmann, D.A.O. Edward, J.-P Puissochet y M. Wathelet (Ponente), lueces; Abogado General: Sr. P Léger; Secretario: Sr. H.A. Rühl, administrador principal; consideradas las observaciones escritas presentadas: '' L;gua

de procedimi€nto: español


-

En nombre de Careda, S.A., y de la Federación Nacional de Operadores de Máquinas Recreativas y de Azar (FEMARA), por el Sr Miguel Angel Carcía Campos, Abogado del llustre Colegio de Abogados de Madrid; - en nombre del Gobierno español, por el Sr. Alberto Iosé Navarro González, Director General de Coordinación Jurídica e Institucional Comunitaria, asistido por la Sra. Gloria Calvo Díaz, Abogado del Estado, miembro del Sewicio Jurídico del Estado ante el tibunal de Justicia de las Comunidades Europeas, en calidad de Agentes;

- en nombre de Ia Comisión de las Comunidades Europeas, por el Sr. Miguel Díaz' Llanos La Roche, miembro del Sewicio lurídico, en calidad de Agente; habiendo considerado el informe para la vista; ofdas las observaciones de Careda, S.A., y de la Federación Nacional de Operadores de Máquinas Recreativas y de Azar (FEMARA), representada por el Sr. Miguel Angel García Campos, asistido por el Sr. luan Zomoza Pérez, Catedrático de Derecho en la Universidad Carlos lll de Madrid; del Gobiemo español, representado por el Sr. Luis Pérez de Ayala Becenil, Abogado del Estado, miembro del Servicio lurídico del Estado ante el TYibunal de lusticia de las Comunidades Europeas, en calidad de Agente, y de la Comisión, representada por el Sr Carlos Gómez de la Cruz, miembro del Servicio luídico, en calidad de Agente, expuestas en la üsta de ló de enero de 1997; ofdas las conclusiones del Abogado General, presentadas en audiencia prlblica el 27 de febrero de 1997;

dicta la siguiente

Sentencla t.

Mediante resoluciones de 4 de iulio (C-370l95), de l3 de septiembre (C-371l95) y de l5 de noviembre rc-372/951de 1995, recibidas en el Tribunal de lusticia el 30 de noviembre de 1995, la Audiencia Nacional planteó, con arreglo al artlculo 177 del Tiatado CE, dos cuestiones prejudiciales sobre la interpretación del artículo 33 de la Directiva 77 /3&ACEE del Consejo, de l7 de mayo de 1977, Sexta Directiva en materia de armonización de las legislaciones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios 'Sistema común del lmpuesto sobre el Valor Añadido: base imponible uniforme (DO L 145, p. l; EE 09/01, p. 54; en Io sucesivo, "Sexta Directiva"). Dichas cuestiones se suscitaron en el marco de un litigio entre Careda, S.A. (en lo sucesivo, "Careda"), y la Administración Ceneral del Estado (Ministerio de Economía y Hacienda) con motivo de las liquidaciones practicadas por el concepto tributario de gravamen complementario de la tasa fiscal sobre los juegos de suerte, envite o azar, prevista por el punto 2 del apartado 2 del artículo 38 de la Ley 5/1990, de 29 de iunio (BOE de 30 de funio de 1990; en lo sucesivo, "Ley 5/1990"1, y de dos recursos de anulación interpuestos respectivamente por la Federación Nacional de Operadores de Máquinas Recreativas y de fuar (en lo sucesivo, "FEMARA"), y por la Asociación de Empresarios de Máquinas Recreativas (en lo sucesivo, "FACOMARE") contra la Orden Ministerial


I

23.472, de 6 de septiembre (BOE de 22 de septiembre de 1990; en lo sucesivo, "Orden Ministerial de ó de septiembre de 1990"), que constituye una parte de la base jurídica de dicho gravamen.

El Real Decreto-Ley 16/1977, de 25 de febrero (BOE de 7 de mazo de 1977; en lo sucesivo. "Decreto-Ley 1611977"), regula los aspectos penales, administrativos y fiscales de los juegos de suerte, envite o azar en España. Dicha norma estableció una tasa fiscal sobre éstos (en lo sucesivo, "tasa sobre el juego") cuyo régimen se define en el artículo 3 en los términos siguientes:

'Art. 30 Con independencia de los tributos estatales y locales a que estén sometidas, con aneglo a Ia legislación vigente, las Sociedades o Empresas que desarrollan las actividades a que se refiere el presente Real Decreto-Ley, los casinos y demás locales, instalaciones o recintos autorizados para el juego quedarán sujetos a la tasa fiscal sobre (iuegos) (...), en las siguientes condiciones: 1". Hecho imponible: Constituirá el hecho imponible la autorización, celebración u organización de juegos de suerte, envite o azar. 2o. Suieto pasivo: Serán suietos pasivos

de la tasa los organizadores y las Empresas

cuyas actividades incluyan la celebración de juegos de suerte, envite o azar.

Serán responsables solidarios de la tasa los dueños y empresarios de los locales donde se celebren. 3o. Base imponible: Será base imponible de la tasa, los ingresos brutos que los casinos obtengan procedentes del ,uego o las cantidades que los jugadores dediquen a su participación en Ios juegos que tengan lugar en los distintos locales, instalaciones o recintos donde se celebren iuegos de suerte, envite o azar

La base imponible se determinará en régimen- de estimación di¡ecta u obletiva. En el primer caso, el suieto pasivo quedará obligado a realizar la liquidación tributaria en la forma y casos que reglamentariamente se determinen.

Tipo tributario será:

40.

(...

)

a) Para los casinos (...) b) Para los demás locales, instalaciones o recintos, el t..,

20o,6

de la base imponible (...)

I

5o. Devengo.

l. La tasa se devengará con carácter general por la autorización y, en su defecto, organización o celebración del juego. 2. Tratándose de máquinas o aparatos automáticos aptos para la realización de juegos de aza¡ la tasa será exigible por años naturales, devengándose el I de ene¡o de cada año en cuanto a los autorizados en años anteriores (...)"

III


4.

El apartado 4 del artículo 3 del Decreto-Ley 16/1977 ha sido obieto de varias modificaciones. Así, para las máquinas recreativas con premio, denominadas de tipo "8", el tipo tributario se sustituyó por una cuota fila. Dicha cuota se actualizó en el punto I del apartado 2 del artículo 38 de la Ley 5/1990, que reza: "Cuotas fiias

(....

)

A) Máquinas de tipo "B" o recreativas con premio: a) Cuota anual: 375.000 pesetas.

b) (adaptación de las cuotas según se trate de máquinas para dos o más lugadores)".

,- Por otra parte, el punto 2 del apartado 2 del artículo 38 de la Ley 5/1990 estableció, sólo para el año 1990, un gravamen complementario aplicable, en particula¡ a las máquinas de tipo "8" (en lo sucesivo, "gravamen complementario"). Con arreglo a la misma disposición, la cuantía del gravamen complementario es igual a la diferencia entre las cuotas fijas establecidas en el número I del mismo apartado y las determinadas por el Decreto -Ley 7/1989, de 29 de diciembre (BOE de 30 de diciembre de 1989, p.8325). Además, la Orden Ministerial de ó de septiembre de 1990 especifica los importes que deben percibirse en concepto de gravamen complementario. En el marco de los recursos que interpusieron ante la Audiencia Nacional, Careda, FEMAM y FACOMARE mantuvieron que el gravamen compleméntario percibido en virtud de la Orden Ministerial de ó de septiembre de 1990 era contrario al artfculo 33 de Ia Sexta Directiva en la medida en que tenía las mismas cualidades y características esenciales que el Impuesto sobre el Valor Añadido (en lo sucesivo, "lVA'). A tenor de la letra f) de la parte B del artículo l3 de la Sexta Directiva, "Sin perjuicio de lo establecido en otras disposiciones comunitarias, los Estados miem-

bros eximirán, en las condiciones por ellos fiiadas y a fin de asegurar la aplicación correcta y simple de las exenciones previstas a continuación y de evitar todo posible fraude, evasión o abuso: t...I

f) las apuestas, loterfas y otros juegos de azar o de dinero, a reserva de las condiciones y límites determinados por cada Estado miembro; t...)", 9.

No obstante, el artículo 33 de la Sexta Directiva, en su versión vigente en la época de los hechos, preveía lo siguiente: "Sin perjuicio de lo que se establezca en otras disposiciones comunitarias, las disposiciones de la presente Directiva no se oponen al mantenimiento o al establecimiento por un Estado miembro de impuestos sob¡e los contratos de seguros, sobre juegos y apues-


2r. En virtud de Ia letra a) del apartado 3 del artículo 22 de la sexta Directiva es obligato¡io eKende¡ una factura, por un lado, en el caso de las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen los sujetos pasivos para otros suietos pasivos (pánafo primero) y, por otro lado, por los anticipos a cuenta que los sujetos pasivos paguen a otros sujetos pasivos antes de que sean consumadas en su totalidad las entregas de bienes y las prestaciones de servicios convenidas (párrafo segundo); sin periuicio de la facultad que confiere a los Estados miembros el apartado 8 del artículo 22 de dicha Di¡ectiva de establecer otras disposiciones para asegurar la exacta percepción del impuesto y para evitar el fraude. 22. Además, para poder eiercitar el derecho a Ia deducción contemplado en la letra a) del apartado 2 del artículo l7 de la sexta Di¡ectiva, la letra a) del apartado I del artículo lg

de ésta prevé que el sujeto pasivo debe poseer factura formalizada de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 22. 23. De estas disposiciones resulta que la Directiva no impone, en todos los supuestos, la obligación de poseer o de extender una factura, especialmente, como señala el Abogado Ceneral en el punto 40 de sus conclusiones, en las relaciones ent¡e los suietos pasivos y el consumidor final. En consecuencia, el hecho de poseer o de extender una factura no puede constituir una característica esencial del impuesto sobre el volumen de negocios en el sentido del artículo 33 de la Sexta Directiva. 24. sentadas estas premisas, debe recordarse que el artículo 33 de la sexta Directiva tiene por objeto evitar que se establezcan impuestos, derechos o tasas que pongan en peli-

gro el funcionamiento del sistema común del lVA. 25. Por tanto, en el litigio principal, corresponde al Juez nacional comprobar si el tributo controvertido puede gravar la circulación de bienes y servicios de una manera comparable al lVA, y para ello deber examinar si dicho tributo tiene las características esenciales de este último. Tal será el caso si tiene carácter general, si es proporcional al precio de los servicios, si se percibe en cada fase del proceso de producción y de distribución y se aplica al valor añadido de los servicios, y si, vistos estos requisitos, puede repercutirse sobre el consumidor. 2ó. Procede, pues, responder a la segunda cuestión que el artículo 33 de la Sexta Directiva debe interpretarse en el sentido de que, para que un tributo tenga carácter de impuesto

sobre el volumen de negocios, no es necesario que su repercusión sobre los consumidores conste en una factura o en un documento equivalente. A efectos de la aplicación de esta disposición, corresponde en cualquier caso al Juez nacional comprobar si el tributo controve¡tido puede gravar la circulación de bienes y servicios de manera comparable al lVA, y para ello deberá examinar si dicho tributo tiene las características esenciales de este últ¡mo. Tal será el caso si tiene carácter general, si es proporcional al precio de los servicios, si se percibe en cada fase del proceso de producción y distribución y si se aplica al valor añadido de los servicios. Costas 27. Los gastos efectuados por el Gobierno español y por la Comisión de las Comunidades Europeas, que han presentado obse¡vaciones ante este Tribunal de Justicia, no pueden ser objeto de reembolso. Dado que el procedimiento tiene, para las partes de litigio


principal, el carácter de un incidente promovido ante el órgano iurisdiccional nacional, corresponde a éste resolver sobre las costas. En virtud de todo lo expuesto,

EL TRIBUNAL DE ,UST|C|A (Sala Odnta)

pronunciándose sobre las cuestiones planteadas por la Audiencia Nacional mediante resoluciones de 4 de iulio, de l3 de septiembre y de l5 de noviembre de 1995, declara:

¡)

El artículo 33 de la Directiva 77/388/CEE del Consejo, de 17 de mayo de 1977, Sexta Directiva en materia de armonización de las legislaciones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios -sistema común de lmpuesto sobre el Valor Madido: base imponible uniforme, debe interpretarse en el senfido de que, para que un tributo tenga carácter de impuesto sobre el volumen de negocios, no es necesario que la legislación nacional que le es aplicable prevea expresamente que dicho tributo pueda repercutirse sobre los consumidores.

2)

El artfculo 33 de la referida Directiva 7T/788/1EE debe interpretarse en el sentido de que, para que un tributo tenga carácter de impuesto sobre el volumen de negocios, no es necesario que su repercusión sobre los consumidores conste en una factura o en un

documento equivalente. En todo caso, para aplicar esta disposición, corresponde al Juez nacional comprobar si el tributo controvertido puede gravar.la circulación de bienes y servicios de una manera comparable al IVA, y para ello deberá examinar si dicho tributo tiene las características esenciales de este último. Tal será el caso si tiene carácter general, si es proporcional al precio de los servicios, si se percibe en cada fase del proceso de producción y distribución y si se aplica al valor añadido de los servicios. Moitinho de Almeida

Puissochet

Gulmann

Edward

wathelet

Pronunciada en audiencia pública en Luxemburgo, a 2ó de lunio del997, El Secretario

R. Grass

v

t

El Presidente de la Sala Ouinta

I.C. Moitinho de Almeida


AUTO DE LA AUDIENCTA NACIONAL de 4 de lullo de 1995, POR EL OUE SE ELEVAN CUESTIONES PREIUDICIALES AL TRIBUNAL DE fUSTtCtA DE táS COMUNTDADES EUROPEAS (.)

RAZONAMIENTOS

f

URtDtCO6:

PRIMERO. La Sexta Directiva del Conseio de l7 de Mayo de lg77 177/38ACEE).en materia de armonizac¡ón de las legislaclones de los Estados miembros relativas a los impuestos sobre el volumen de negocios-sistema común del lmpuesto sobre el Valor Añadido, base imponible uniforme, estableció en el art. l3 B.f) lo siguiente: "Olras ew^eru.ione' Sú peiuíaio de lo eslablecido en ottas dispoi.ion5 comunilaña' los Estados miemtros ewnenrán, en las condiciones pu ellos Íiiadas U a fr^ ¿e as¿gwar Ia apli.a.ión @ne.la y sinpb de las exoüetúioaes previsl4s a @iltinua.ión A d. evilar todo ftaude, evasión y abusu evenluales,

f

Las apuestts, Ioterlos g olros iuegos de miembro".

aur

d¿ dinero,

.t rcse1a

¡le las,¡ondi.iorles

a límit¿s detüninados por cada Esttdo

El art 33 de esta misma Sexta Directiva establec¡ó, ea obas üsposi.io^es .rt unittdas, hs üspukiones de It prevnl¿ ürccüw no se al esbblecimiento por un E lado mie b.o de imrueslos sobrc los @ntatos de seguros, so6re iuegos u apuestts, sobrc (onsunos específicos, fu &rcúos de rcgistro g, en tétminos generqbs, de cuqlquier impuestt, duecho o tasa que no lzngar el aüdclzr de inlueslo sobre el volumen dc nequios

"Sh peiui.io

oponen

de Io qu¿ se

al manteíimiento

eshblett

o

SEGUNDO. El principio general que emana de la Sexta Directiva, y de las posteriormente aprobadas en materia del Impuesto sobre el Valor Añadido es que este lmpuesto grava toda prestación de servicios realizada con carácter oneroso por un suieto pasivo y, también, que las exoneraciones previstas en el art.l3 son de interpretación estricta, y por tanto restrictiva, dado que constituyen excepciones al princip¡o general, como así Io ha declarado el Tribunal de lusticia C.E.E., por ejemplo en su sentencia de l5 de lunio de 1989 (asunto 348/87), reiterando su doctrina elaborada con anterioridad en los asuntos 235 y 359/85.

TERCERO. El art.33 de la Sexta D¡rectiva es incondicional y preciso, por lo que un Estado miembro nada puede oponer al part¡cular que alegue su incumpl¡miento.

CUARTO. La trasposición de Ia Sexta Directiva al ordenamiento interno de España se efectuó por la Ley del lmpuesto sobre el Valor Añadido 30/1985, de 2 de Agosto, y por el posterior reglamento de desa-

rrollo de ésta, aprobado por Real Decreto 2028/1985, de 30 de Octubre. La trasposición efectuada en relación con la preexistente Tasa Fiscal sobre los luegos de Suerte, Envite y Azar se plasmó en el art. 8', 19" de la Ley y 13, l9p del Reglamento, (en la redacción vigente en la fecha a que se contraen los actos objeto del presente recurso). (')

Los posterores Auto6 en el mismo sentido de 13 de Septiembre y 15 de Noviembre fuelon acum0ladc6 con 16 números C-370r'95, C-371r'95 y C-372l95 ante elAllo Tribunal de la Comunrdad Europe¿


M in

En la memoria del Proyecto de Ley del lmpuesto sobre el Valor Añadido, presentada por el istro de Economía y Hac¡enda, (ed itada por el lnstituto de Estud ios Fiscales en 1985, ISBN: E4-7 | 9ó-532-

l), se cont¡ene el siguiente razonam¡ento (Capítulo V Exenciones): "Puetlo que uha pq e rclevanb de Iu iuegos de aur son erylolados dit¿ctemeit¿ por oryanisnos públi.os en úqinen de nonopolio a lLs a.tieidad5 de esla aturuleza exploLa¿qs pot Wrlkulües estÁ\suietts ordinañqnente q una taso fitcal, ruunes ¿.onómi.as U lé(nius iuslific,,n su ewnuo.ión del lmpuesto pon etitar la dobb inpwkión g rcduci la presi'n fts-

ul

indirecla"

.

De ello se deduce que el M¡nisterio de Economía y Hacienda, en su proyecto de Ley del l.VA y. más tarde. el legislador español en la Ley optan por la exención en el escalón conespondiente al consumi-

dor final, es decir al iugador de lotería y de otros iuegos de azar, por dos razones bien d¡ferentes; la primera de ellas. por estar explotadas las loterías, quinielas, etc , por organismos públicos en régimen de monopo-

lio fiscal, razón esta sin duda muy en consonancia con la finalidad pretendida por el art.l3 de la

Sexta

D¡rectiva que, en la época en que se elaboró, contemplaba una muy limitada existencia de juegos en la Comun¡dad Económica Europea en su ¡nmensa mayoría gestionados por los Estados o por entes públicos

en rég¡men de monopol¡o fiscal. La segunda razón que motiva la decisión eximidora del legislador español se refiere a los juegos de azar gestionados por las empresas privadas y no es otra que unas inconcretas "razones económicas y técnicas y al objeto de evitar doble imposición y reducir la presión fiscal indirecta".

En primer lugat es fácil colegir de ello que el legislador español está calif¡cando a la Tasa Fiscal sobre los luegos de Suerte, Env¡te o Azar como "impuesto ¡ndirecto", de hecho así lo había efectuado con ante-

rioridad en el Real Decreto-Ley 9/1980, de 2ó de Septiembre. En segundo lugar, el legislador está basando la exenc¡ón por el LVA. y el correlativo mantenimiento de la vigencia de la Tasa Fiscal sobre el luego en "razones económ¡cas y técnicas": ello significa probablemente una previsible mayor capacidad recaudator¡a ¡nicial de la Tasa en relación con

el LVA. Sin embargo, se echan en falta en las razones del legislador aquellas que únicamente podrían mot¡var la exención de acuerdo con el art.l3.B de la Sexta Directiva, es decir " Aeqwat h aplicadón

coreclt y simple de

las

eron.n io

es t)

evitlt

todo

lloude,

evasión

g qbues eveútuales." (rcfiriéndose al IVA)

OUINTO. Se debe resaltar por otra parte, que la exención española no alcanza del todo a ¡a actividad de explotación de máquinas recreativas con premio del tipo "B" que ahora nos ocupa, puesto que los ingresos que comparten el titular del establec¡miento donde una máquina se instala y la empresa operadora son gravados por el lmpuesto sobre el Valor Añadido por la relación de prestación de servicios que puede

existir entre la empresa operadora y el titular del local donde estas máquinas se instalen, {asl lo ha señalado la sentencia del Tribunal Supremo, Sala 3',de I I de lul¡o de 1990).

SEl(Iq En cuanto a la naturaleza y caracteres esenciales de la Tasa Fiscal sobre los Juegos de Suerte, Envite o Azál €s un ¡mpuesto que se apl¡ca en todo el t€n¡torio español que grava, no sólo la autoriz¿c¡ón, sino también el desanollo de la actividad en cada período impositivo anual o semestral, teniendo en cuenta el giro, el producto total de la actividad (sentencias delTtibunal Constitucional 12ó|/1987, de ló de lulio y 29ó,/1994, de l0 de Noviembre).

En un caso, d¡cho giro es gravado mediante un tipo porcentual que se aplica al producto obtenido (giro bruto), después de descontar los premios (supuesto de la Tasa aplicada a los Casinos de luego).

En otro caso, se aplica un tipo porcentual incluido en el precio de la utilización del servicio (supuesto de la compra del cartón en la Tasa aplicada al iuego del Bingo). En el caso de las máquinas recreativas con prem¡o (t¡po '8") ,-a las que conesponden los actos


l¡quidatorios objeto del presente recurso-, o de az¿r (tipo "C ) existe un tipo general de referencia del 20% sobre el producto obtenido que se aplicó inicialmente (sentencia del Tribunal Supremo de 5 de Mayo de 1990, entre muchas otras del mismo s¡gno) tipo este que, en su evolución posterior. se ha visto postergado por la aplicación de unas cuotas fiias establecidas presuntamente en proporción al giro de la máqu¡na.

SÉPTIMO. La Tasa de luego aplicada a las máquinas recreativas con premio, tipo "B". y también el Cravamen Complementario eniuiciado. gravan en def¡nitiva la facturación bruta de la máquina. El beneficio neto empresarial resulta ya gravado pror los impuestos específicos sobre la Renta de las Personas Físicas y

I

Sociedades y la actividad lo está por lmpuesto sobre Actividades Económicas.Sin embargo,la dificultad téc-

n¡ca de integrar el elemento repercus¡ón del impuesto al usuario-iugado¡-propio del tributo ¡nd¡recto de acuerdo con el concepto doctrinal del ordenamiento tributario español-, dadas las caracterÍsticas de automatismo en las transacciones, a las que mas adelante nos referimos, han hecho que. en virtud de sus efec-

tos sobre el empresario, y no propiamente de la naturalez¿ estr¡cta del tributo examinado. se haya considerado que grava los rendimientos obten¡dos por la actividad empresarial. Sin embargo, esta interpretac¡ón no

coincide pacíficamente con la calificación de ¡mpuesto indirecto que le ha atribuido el legislador,como hemos reseñado.

qgXA¿Q-Debemos mantener, sin periu¡cio de lo que finalmente se resuelva. que el ¡mpuesto considerado grava el giro. La base de cálculo de dicho giro, al modo de lo que sucede con el lmpuesto sobre el Valor Añadldo aplicado a las máquinas tipo "A" o sin premio, es la contraprestación por el servicio, la cual no es otra que la cantidad recaudada por la empresa, 1en el caso de las méquinas recreativas con premio,

una vez descontados los premios devueltos al iugadot premios que estas máquinas deben entregar por mandato reglamentario). En este mismo sentido, y respecto al lmpuesto sobre el Valor Añadido que grava las mismas máquinas recreativas con premio en Alemania, la sentencia del Tribunal de lusticia de la C.E.E. (Sección ó") de 5 de Mayo de 1994, asunto No C/38/93, CTAWE SPIEL contra OFICINA DE IMPUESTOS DE HAMBURCO, ha declarado que: "EIañ. ||.Al.l).al de IaS¿ a Die.üet del Coli-seio TTBEVCEE d¿ 17 de Mago fu 197?, sobrc Ia anno izació\ dc lqs legislaciones de Iw pals¿s miemb¡os relatieas a los tributos sobrc el giro lsitttmq omún del lnpuestt sob¡e el Yalo¡

i

Añldidoli bases u ¡lorfiiu paru la apücació4 debe sc/ hryetado e^ .l s¿ntido de que en el coso de las mdquinas d¿ iu¿go que olrecen la posiülidad de premiu Ia base imponibb no incluge el porcentaie del totcl d. Ias apueslns trodu.idas que pagados a (os iug^dorcs" . arresponden a los premiu que rcglameú4rianefiIt deba

s

i

extraordinario paralelismo existente entre la actividad cons¡derada en esta sena la que se refiere el presente recurso y que, a pesar de ello, el legislador alemán no ha visto inconveniente en aplicar el LVA. sin exención a máquinas idént¡cas a las que aquí se enjuician. Es de resaltar, el

I

tencia del TJCEE y aquella

NOVENO. El Tribunal de lusticia de la C.E.E. se ha ocupado de asuntos relativos a impuestos sobre máquinas recreativas de naturaleza diferente al que aqul se eniuicia en dos sentencias, la dictada el 3 de Mazo de 1988, (asunto 252/198ó) yladictadael l5deMar¿ode1989{asuntos317/,48,49,285,363a 167/87 y (t6,78 ¿l 80/88, acumulados). En ambos casos, se planteaba la compatibilidad del lmpuesto sobre el Valor Añadido en relación

con máquinas automáticas de iuego instaladas en lugares públicos y, en ambos casos, elTribunal entendió que los tributos franceses considerados eran compatibles con la Sexta Directiva, 77l388i/CEE, dado que, en aquellos concretos supuestos, se daba la circunstancia de tratarse de tributos relacionados con la "mera puesta a disposición del usuario" de las máquinas y que no tenían en consideración efectiva la facturación a


obtener por estas , a pesar de establecer diferentes categorías de ellas y cuantificar las tasas en función de esas categorías; pero no existía una vinculación entre dicha cuantificación y el g¡ro presunto, sino que la misma obedecía a razones de índole moral, orden público, etc. Tampoco se daba en aquellos casos, a iuicio delTribunal, la existencia del concepto de repercusión del tributo al usuario, esencial a la hora de configurar un ¡mpuesto sobre el volumen de negocios.

DECIMII

Por el contrario, en el caso de la Tasa Fiscal sobre el iuego española. parecen darse los

presupuestos que determinarían su incompatibilidad con el art. 33 de la Sexta D¡rectiva, 77l388,/CEE. En efecto, resulta indudable que en la elaboración de las cuotas f¡¡as que gravan las máqu¡nas recreativas con pre-

B" y "C", se ha debido tener en cuenta el giro de estas, (sentencia del Tribunal Constitucional l2ól1987, de ló de Iulio, Fundamento Iurídico Octavo)

mio y de

azar,

tipos

Aunque en la normativa reguladora de la Tasa Fiscal sobre el luego y del

Cravamen

Complementario Ley 5/1990 no consta explícitamente que se repercuta al consumidor,resulta, como ha reiterado la lur¡sprudencia delTribunal Supremo, que el destinatario último es el consumidor a quien en detinitiva se traslada la carga tributaria {sentencias, Sala 3", Sección 2", de 5 de Mayo y l9 de Diciembre de 1990, entre otras) y ello, aunque el suieto pasivo sea la empresa operadora, en forma análoga a la configuración de la posición det suieto pasivo-empresario y del consumidor.contribuyente en el LVA. que se aplica a las máquinas recreativas sin premio, t¡po'A', en España o con premio en Alemania (sentencia del TI C E E , de 5 de Mayo de 1990). Sin embargo. es este concepto de repercusión el que suscita las dudas que más'adelante se plantean. Por todo ello, este Tribunal para la resolución del recurso núm.221/95, necesita el pronunciamiento prejudicial del Tr¡bunal de Justic¡a C.E.E. para poder emitir su fallo y, en su virtud ,la Sala,

ACUERDA: Con suspensión del plazo para dictar sentencia, y sin preiuzgar el sentido de la que en su día se d¡cte, plantear al Tribunal de lusdcia de las Comunldades Europeas, al amparo del arÉculo 177 del Tratado Consdfi¡tfuo de la Comunidad Económica Europea, las s¡Culentes cuesdones acerca de la inter-

pf€tación de nomas comunitarias: PRIMERA. Si el concepto de repercusión del impuesto al consumidor, en el sentido de la Sexta Directiva 77l388/CEE, de I 7 de Mayo, y del resto del ordenamiento comunitario,y para configurar el concepto de impuesto sobre el volumen de negocios, presupone, siempre y en todo caso, que la Ley del tributo con-

siderado establezca expresamente que dicho tributo es susceptible de repercutirse al consumidor o basta, por el contrario, con que el tributo pueda, en una interpretación razonable de dicha Ley, considerarse de hecho incluido en el precio que paga el consumidor.

ggCU¡lE\

Si un tributo que se exacciona por cuota fija, de cuantía ;mportante en el total del giro o facturación, y que tiene en cuenta dicho giro si, en definitiva, lo paga el consumidor,puede considerarse

imouesto sobre el volumen de neeocios aunque no conste la repercusión expresa (factura) al consumidor, por tratarse de transacciones automáticas, mediante el uso de monedas, existiendo un precio de utilización. y si.así configurado,vulnera el art.33 de la Sexta Directiva 77/388/CEE, en materia del lmpuesto sobre el Valor Añadido y, por tanto, resulta incompatible con la m¡sma.


-t

OPrNIón Ponencia presentada con motivo de la reunión (') anual del GREF en San Sebastián PoR ALBERTO SANZ UR]EN

u srtutclót

r.

Durdnre

e

esfera de Ia empresa privada. En el Estado español, el iuego tiene, por

DEr tt¡Eco Elr EUsr$Dl

regimen p('lili(u dnlerior

En este final de la década de los años 70 el Estado español adopta. igualmen-

re una nueva

tanto, una eUS[¡buE¡jLúIEiaLeseE¡a]:

ios únicos juegos permitidos en el l-t¿d^ e.pañol rL.r,'ería N.,( iondl.

,

estruclura polílica.

Nacionalidades históricas como Euskadi

- El iqega--E¡blieqr

ONCE y quinielas de fútbolleran gestiorégimen de nado- 1 er¡ot¿ie. monopolio por el Estado La práctica del

explotación scguirá reservándose el

resto de juegos estaba considerada y pe.,egr, da o'nn ur 4eli'r' A pdlir de 1977. como consecuencia del ambiente político de libertades dcmocráticas, se despenaliza el juego en el coniunto del Estade español y comienzan a promulgdr\e las p'rrneras normas rclativds d l¿ autorización y funcionam¡ento de los nuevos juegos que son básicamente casinos bingos y máquinas de juego La explotación de estos juegos quedó o-.d,. u. nr,'-lcip o lrc utda dertro de l"

oúblicos

er

y Catalunya recuperarán las facultades de autogobierno que tradicionalmente

cuya gestión y

habían ostentado y que sufrieron una fuerte supresión durante la dictadura. Entre estas facultades estarán las de reCUl¿" el iuego en su' re\pecti\o\ lerr'-

Estado, al entender que se trata de un monooolio fiscal senerador de ineresos

- El iuego privado: esencialmente casinos, bingos y máquinas de juego

torios En el caso concreto del

País

Vasco, el Estatuto de Aulonornr; del ¿ño 1979 es la norma básica que regula sus

OIrL' de lo' aspectos que conv.ene .eñ¿lar es el carácter de oermisividad lesal con que nacieron los nuevos juegos Cir\ un\l¿ncra origrnal que.onlribuyc; ¿

capacidades de gobierno y establece la competencia exclusiva para autorizar,

considerarlos socialmente en el límite de lo permitido, lo que contribuyó a privarles de legjtimación social para un desarrollo normalizado de los mismos a futuro

I '

CnEg (¡oro ¡uropeo ¿e negul¿dores delJuego), 22 25 de l¡ayo de 1997

Lrcencado en Socoogía. Drector de Juego

Espectácu os

de

y

Gob erno Vasco

gran desarrollo de juegos privados - paulatino descenso de los negocros | - estabilización de juegos privados .gr¿n número de empresas I formación de grandes empresas | - estabilización de las empresas juegos públ¡cos juego público descenso del | - relanzamiento del juego público I - incremento -

-

-

gran participacion

-

amplia ilegalidad

social

I -

alarma social

pautatino descenso de la part¡c¡pación social cierta adecuación legal aparecen problemas de juego patológrco | -

bajo nivel de control administrativo | - esfuerzo de control administrativo inc¡piente organización administrativa | - intentos de adecuac¡ón de la

-

sucesivas

normattvas

I

duplicidad normativa

-

{estatal

se carece de politica de

juego

descenso o estabil¡zación de la participación profes¡onalidad sector disminuye la tensión social hacia eljuego

reflexión y estudios sobre eljuego nueva estluctura organizativa

I

| - desarrollo de normativa

-

prop¡a

desarrollo de una política de juego

23


OPrNróN

regular y conlroldr todo lipo de iuegos con la salvedad de las loterías y quinielas del Estado. Posteriormente, otras Comunidades Autono-nds dccederán a competencias simi lares.

4- Relaciones normalizadas con el sec-

tot hac¡éndoles partÍcipes en la elabora' ción de la normativa que le afecte. 5- Adecuación de la estructura administrativa a las características de dinamicidad del secter.

A pantr de 1983 el Pai5 Vd>co cotlerza a ejercer sus facultades reguladoras y

ó- Control del juego y protección al usuario Fn basc a los parámetro' real-

de control sobre el iuego. En aque os

mente criticos.

momentos, el volumen de iuego privado en Euskad¡, al igual que en el resto del Estado, había adquirido una gran dimensión. Para hacer frente a esta situación se creó una incipiente estructura administrativa que, justo es decirlo,

7- Flexibilidad normativa que permita Sector adaptarse a las cambiantes coyunturas del mercado en la sociedad

al

modema. 8- Corresponsabilidad social del Sector

sobre los potenciales efectos regativos

se desarrolló con excesiva lentitud,

dei juego.

carencia de medios y de experiencia, y confusión sobre los objet¡vos a alcanzar. A pesdr de los esfue¡zos administrativo5

m¡ca del sectot dejando al empresario el

que en aquella época se hicieron,

el

juego se desarrolló con una falta de conlrol muy notable. E'r det¡nili\" ) fund¿nent¿lmente se carecla de una politica de luego.

ur rm¿ger social muy negativa para la E\La situación propicid

Adminrstración vasc¿ y pdra e¡ propio sector pr¡vado del iuego. Un estudio realizado en el País Vasco en 1989 revelaba como datos más sobresalientes oer estado de opinión de la población los

slgulentes - desconfianza ante la capacidad de con-

lrol que podía eiercer la Administración

q

la\orecrmiento de l¿ '"lud econo-

sufic¡ente margen para el diseño y promoción de su producto.

cial de expansión, ideas innovadoras o de cambio. 4, Visión slobal del iuepo:

- Las valoraciones que se hacen del juego en general, y de cada tipo de iuego en particular, son negativas, porque se asocian a una actividad favorecedora de r¡esgos y peligros. - Se establece una división clara entre "juegos de gestión pública" y "iuegos de gestrón prjvddd Los primeros son más valorado' que o')egundos. \o obslan te, disminuye la dlferencia en la valoración entre los juegos públicos y privados respecto a anteriores estudios. 5. Preferencias de consumor

En el primer trimestre de 199ó, se rea-

- El ó0 "ó de lo.' encuest¿dos se decla' ran usuarios de algún juego de azar - Entre los que se declaran usuarios de juegos de azar. un 88". declara consumir

lizó un nuevo estudio para conocer aigunos aspectos sobre el juego en el

sólo juegos de gestión pública, un 2% sólo juegos de gestión privada y un l0%

P¿ís Va-, o iel anlerior se h¿br'a realiza-

ambos tipos de juegos. - La preferencra por los juegos de ges tión pública se justifica en base a: mayor

2. S0Cr0r.0GíA 0Et JUEG0

do en t989). El estudio incluyó a los empresar¡os a los usuarios y al público en general. Los resultados más relevantes iueron:

atractivo por los altos premios y mayor tradición y capacidad de evolución. - Como es característico en este tipo de

l.

estudios,

Emoresarios deljueqo privado:

Auloimagen negativa Opinan que 5u acltvidad profesional carece de prestigio social

el grado de

ocultamiento

detectado respecto al juego declarado parece elevado, especialmente entre los usuarios de juegos privados.

vasca,

-

imagen de fraude y peligrosidad de

2. Usuarios:

los juegos privados,

-

[uer1e tendencid a Ia prohioicrón de

estos iuegos

Para la m"yo'ía de los usuarios y pora la población en general, los empresarios privados son los causantes de los perjui-

De una manera resumida, la evolución

cios que atribuyen al juego.

histórica del juego en el País Vasco ha sido la siguiente:

3. Exoectativas emoresariales

lver cuadro l\ Finalizaré esta breve explicación exponiendo las líneas esenciaies que en esta última fase han ido deiiniendo la poiftica de juego en ei País Vasco: l- Limitación del desar¡ollo i¡cont¡ola, do del juego, estableciendo en todos los subsectores unos máximos cuantitativos de crecimiento. 2- Establecimiento de normas antimonopolio que permitan una adecuada representatividad y comp€titividad en el sector 3- Transparencia pública de las act¡vidades del sector

6. Lesitimación del iueeo: Los elemenros que ( onfiguran la aceptación de la presencia del iuego de natu-

raleza privada son por orden de importancia, los siguientes:

l"- la Iibertad de elección personal 2o- la necesidad social de su existenci¿

3o-

respecto al iuepo:

t-uo - Casinos: nuevos juegos, nuevo estilo. - Bingos: pequeñas modilicaciones en

el sistema del iuego. - l\.'láquinas de juego: demandan un cambio en el Reglamento y en el sistema

la contr¡bución a la

Hacienda

ca

7. El oaoel oue desemoeña la

AdmiiEiiliionln

JEo-*u

tu

o,t,,o

p¿ra los ciudadaros No obstante no existe

un rechazo del conlrol que ejerce

tributario

- Salones recreativos: el futuro

parece

residir en los grandes salones recreati-

vos en grandes superficies y en los centros de ocio familiar con juegos tecnológicamente sofisticados. - Salones de luego: no perciben poten-

- El 37% considera que se controla sufic¡entemente el juego - Un 29"/. no se define sobre control de la administración. - Un 28olo considera que no se controla suficientemente el juego.


OPINIóN

-

a estudios anteriores 1989), mejora notablemente la imagen de la administración Respecto

(

la población legitima la presencia social del iuego 3. PERSPTCTI'/AS SOBRE Et IUTGO

8. Demandas a la Administración' La experiencia acumulada, los estudios

- luego publico. mayor in[ormdcidn sobre los beneficios que reportan, sobre todo el uso y destino del dinero recauoaoo. - Juego privado mayor control ante el poder de empresariu Lrmildcrón de licencias, control de posibles fraudes, información de riesgos. 9. lVlodelos de juego ideales: Se exploraron, igualmente, las caracte-

lsticas que configurarían el iuego ideal Las características y los modelos de juego más demandados fueron,

realizados, las experiencjas de otras administr¿ciones, han llevado a l¿ Administración vasca a forjar una filosofía propia ante el iuego, que ha ido traduciendo-e en una polrtica de juego espe-

cíficd A continuación "rpondré de forma re>umida los elementos esencrales y el desarrollo de los mismos. El d¿to de reflexión inrcial y bisico es la constalaLión de Ia enorme disl.nLia exisTente erlre ld importancia socidl y eLonómica que el iuego privado tiene y su défi-

cit de

aceptación-legitimación entre

- Premio al instante - luego de pensar - Cestión administración

l69a/ol

1577"1

amplias capas de la sociedad yen elámbi to administrativo-político. Esta situación es t¿nto mis ineludible. por cu¿nlo la presencia del juego en la sociedad se multiplira día a dri en numeror¿c ldcetas de la

- En grupo - Precio barato - Original

(5 5"/")

vida social, ya sea como plataforma

t6t'/.)

149"/"1

147"/")

- Pocos premios pero

importantes

comercial, promocionalo lúdica. El juego ha llegado a convertirse por tanto, en un elemento más de nuestra vida cotidiand.

142%)

en Ia consideración social de las actividades de ¡uego así como de los roles y las relaciones que pueden y deben jugar re\peclivamente los representanles de la Administración y de los sectores empresariales, de forma. A nuestro juic¡o, deben ser los siguientes: Paoel de la Adminishación:

- Debe garantizar ante la sociedad el control y la supervisión de la- actividades de juego. Debe, igualmente modern¡zar su infraestructura administrativa y técnica para abordar con agilidad y ehcacia las actividades de iuego. - Cada Administración debe establecer los límites que considere adecuados en su entorno social para la defensa del usuarjo o consumidor. lgualmente, debe fiiar de una forma suficientemente clara las variables críticas que definan un producto de juego para que no sea negativo socralmerre. liberando a la ini( ialiv¿ pritada el ¡esto de sus características.

-

Debe inlormar suficrentemenle a

la

sociedad sobre el sector, sus activ¡dades y los posibles riesgos del juego

Ante esta situación, se precisa una defiEs reseñable el hecho de que a la hora

nición global de paftida sin cuyo sopor-

de proyectar los arquetipos de juegos ideales, los encuestados tienden a

te e5 dfrcil dvdfár con coherencia en el

decanta6e por un modelo de juego contrario al que declaran practicar

socidl o normativo de esl¿s ¿clivid¿des. Para ld ¿dministración vasca, los princrpios de partida ha sido los siguientes:

c0t{ct lJsr0r{Es

DEr.

t

ral

dmrenlo politico. ddmrnrstratlvo.

ESIU0r0:

- El juego se percibe en general dentro desinform¿ción, temores y contradicciones.

de una nebulos¿ de

- El concepto del jUECO provoca recelos

en los ercuest¿dos. los sitúa en una posición defensiva y de valoración negativa. - Existe una sensación de saturación del mercado pero, al mismo tiempo existe una fuerte demañda de juegos nuevos. - Los juegos privados se ven como

pasivos y poco originales La mayorÍa imagina juegos más activos y novedosos, que pongan a prueba la habilidad del con'unrdor \ que le permrlar relacionarse socialmente

- Cran parte de la población parece sentirse en situación de debilidad ante la amplja oferta de iuegos y solicita que la administración controle el sector - I\o obstan e. ra inmen'¿ mayorrá de

- Debe establecer una rel¿ción socialmente abierta y estable con los sectores empresariales implicados, implicando de folma activa a los representantes del sector en la elaboración de normas. Papel del Sector:

- Los iuegos de apuestas y azar constituyen una actividad de ocio puestd a disposicicin de la poblacion ¿dulta. dentro de las coordenadas de una sociedad que ha de respetar la libeftad individualyde empresa.

- Debe dotarse de interlocutores capaces de establecer un diálogo sereno y positivo con la Administración corres-

- Dentro de estas coordenadas ha de suponer5e Ia responsabrlrdad de' ciudadano frente al consumo de iuego, como

en cuenta los posibles riesgos derivados

trente a cualquier otrd po5ibilidad de

d¿d socral y empresanal ¿l recpecto.

consumo.

(

pondiente.

- Debe aportar soluciones que tengan del juego, asumiendo su responsabili-

uyo abuso puede conducir a

disfunciones individuales

- como fenómeno social que es, el juego de azar debe ser contemplado también en su capacidad de afectar negativamente a los miembros más

- Debe asumir los límites de legalidad establecidos, evitando bordear o franquear esa legalidad, y promover activamente entre sus miembros dicha actitud. - Debe asociar las actividades de juego

débiles de Ia sociedad.

a actividades sociales relevantes para el

Es a partir de estos principios como puede afrontarse un cambio cualitativo

coniunto de la sociedad, de forma que el ciudadano y la sociedad en general perciban que el empresario del juego


también es un ciudadano comprometido con su entorno social con la marcha general de la sociedad, sus preocupa-

La magnífica previsión que tuvieron 8 años entendieron la

quienes hace

necesidad del CREF está dando sus fru'

crones y su curtura

tos Hoy el GREF se ha convertido en el foro por excelencia de los reguladores

- Debe informdr con sui (rente clarid¿d sobre sus actividades.

europeos para debatir sobre problemas comunes, con una presencta cada vez mayor de Cobiernos y delegados.

4. C0ltst0ERA0t0t{Es s0BRE

tt

GRtt

La mayoría de los gobiernos europeos somos conscientes de la tendencia que

están adquir¡endo los procesos políticos, económicos y sociales dentro de les p¿Íses que l^o1 con.ornan la Unrón Europed. e in! luso enrre e' e. o de p¿i

se: que conforman l¿ lolalidad

de

Europa. Una tendencia marcada por Ia progresiva interrelación en materia económica, social, polltica o de seguridad

entre los ciudadanos, empresas y gobiernos europe('s Lo5 acontecim ientos que ocurren en un lugar de Europa lienden a repercutit c¿d¿ vel con má\ frecuencia y amplitud en otros lugares. El veloz desarrollo de la tecnología y la movilidad creciente de los ciudadanos ayudan a acelerar esta tendencia En el caso concreto del juego, cada vez existen mayores relaciones entre juegos,

usu¿nos y empre:as de lo. drlerenle. pdíses europeos La trasnactonalización de algunos juegos, tales como Ioterías o apueslas es un hecho por encrna de las normas y con r,'les que inpone cad" país. Por otra parte, las nuevas tecnologías apl¡cadas a los juegos superan con f¿cilidad l¿s b.rrreras fronleri¿¿s y plantean problemas de forma simultánea en

una generalid"d de

pai'e.

1¿n5,,:"

constatamos que cada vez son menores las diferencias entre las actividades de juego de unos y otros países

Sentin(,- además. l¿ rece-rdad de d s poner de dato. e rnform¿cion suficienre y precisa sobre el desarrolJo del juego en los diferentes países europeos u otras in[or-

maciones de interés que nos sean útiles para abordar problemas concretos, elaborar normas o estimar políticas de juego

Desde nuestra modesta experienci¿ creemos que, comprobados los efectos positivos que la creación del CREF ha supuesto, ha llegado el momento de dar un paso

tido, indican que estamos inmersos

en

una serie de procesos que, tarde o temprano, obligará a los reguladores del iuego a abordar esta materia en Europa oe una manera conlunla

sión precisos. ' La posibilidad de que las autoridades comunitarias disoonean de unos interlocutores cualificados \r representativos - I\o prelender reemplazar la soberaní¿

más, de avanzar en el camino abieno hace

ni las misiones propias de cada Cobierno ni de las Autoridades

años Creemos que las Administracjones Púolrca- 'equie""n un gr"Llo,Je rnrcnelación eqülvalente al que ya se está dando

( uTunilarids Tamp.'cr' condicionar de ningun.t mdrerd la polrlic" 5 l¿- decisrones de cada Administración

8

entre otros agentes sociales

Ambito: TdTL'én cnlerdem,'r qJe e. neces¿'iñ ser prudentes La gran mayoría de los Cobicrnos mantienen con especial celcr su soberanía respecto al juego. bien por considerarlo como asunto de orden púbiicrr bien por entender que es una reserva de ingresos d-.1 t€soro público En cualquier caso es necesario tener er cuenta que la mayoría de los Cobiernos han mantenido una posición de rechazo ante cualquier intento de armonizar o

implantar normas comunitarias en materia de iuego. Sin embargo, debemos reflexion¿l soble l¿' con.ec uencia' que se pueden derivar,le un¿ respucst¿ tardía a este horizonte

Con el obietivo puesto er avanzar hacia una mayor consolidación del CRFF. hacemo\ und p'opué\ld que pre

sentarcmos como comunicación forrnal al CREF para su debate, y cuyas líneas esenciales son las siguientes:

Declaración de prlnclo¡os: Necesitamos dotarnos de una dcclarac

o¡ de pr,r' rpiJ{ de Jr idedrio mirir't

tl

CREF debe ser un foro que represen-

te y agrupe a cualquier Administración o gcobierno europeo que tenga capacidad de regular y establecer políticas de juego en su respectiva iurisdicción Funclones a desarrollar:

Dcbe coriigurdrse como un foro de encuentro, intercambio y análisis de e\periercia\ c inlormación lendenci¿s gererales o cue\tr,'nes punludles. asi como de debate sobre las diferentes políticas de iuego. Asimismo, y con el previo acuerdo de sus miembros el CREF puede representar las diferentes opiniones de las admin.'traclones eUropeds anle ld. dUlorida-

des comunitarias en materia de iuego, dsi como lacilildr l¿s consull¿s de l¿s diferentes autoridades europeas Organ¡zación y fu ncionamiento: - Para la realización de las funciones asignadas al GREF. deben definirse sus

órganos representativos tales como' As¿ nblea Ceneral. t'c<idenci¿ '

que cohesrone v iuslifique l¿ exislencid ¿s ¡¡ f9¡9 e..lable y común. el alcance y límites de las actividades a desarrollat dp .U< po en( talp\ béceiiciOS "'í c,,no Estos princlpios deben girar e¡ torno a: - La creciente ¡mportanc¡a económica v

Estos hechos, y otros en el mismo sen-

dos mierrbro' o c.lectrvos de ld \ocredad - La necesidad de compart¡r oroblemas comunes e intercambiar exper¡encias e información - La nccesidad de normalizar la presen,.a dcl iuego er .as socied¿des modernds c(,n el grado de control y supervi-

Secretaría Ceneral, Tesorería, etc.

- Igualmente. deberé definirse claramente la composición de estos órganos y sus funciones, forma de elección de sus componentes tiempo de mandato o perlodicidad de sus reuniones. Deben est¿blecerse como prrncipios de funcionamiento la pluralidad y

la

geEialde estas actividades en el ámbito

rotatividad de los órganos de represen-

europeo.

tación,

'

La proclesrva-l¡.leüaetalal¿a

interdependencia de estas actividades. L:s drsfuncrones v riesgos que dicha\ aclivrdades pueder origirar en determrn¿-

de forma que todos

Gobiernos se sjent¿n partícipes

y

los res-

ponsables de este foro. - Debe establecerse el modo de financiación del CREF, una de cuyas fuentes


OPrNróN

ESTRUCTURA NORMATIVA BÁSICA LEY DE JUEGO (1991) CATALOGO DE JUEGOS AUTOCiI¡DOS

de lMáquinas

Reglamento del

Regtamento

Bingo

de

Reglarnento Planificac¡ón de Casinos y Requisitos Salones

Bingo

Apuestos H¡picas

Interconectado de las €mpresas

Lotería Instantánea

Comb¡naciones

Aleatorias

ENI!DADES AUTORIZADAS PARA REAL ZAR ENSAYOS PREV OS PARA LA HOMOLOGACION DE ¡'4ATERIAL DE ]UEGO

I)ueden ser las reuniones y actividades quc ()rganice Servlc¡os y actividades: - Dcbc definlrsc cl c()njunto de activjdacJes y rcuniones establcs a celebrar asi cc)m() sus ob¡etivos contenidos y difusicin de resultaclos Debe prcverse lgualmentc. un centro rl-- informacitin de temas rel¿cionados con el luego. en el quc. al menos. figu rcn las normas sobre el juego en cada

Estructura Organluatiya D¡str¡buciótt ft¡nclonal de act¡vidades DE .]UEGO

HOMOLOGACION

i

SANCION

paÍs. adcmás (le otras informac¡ones clue. rJe forma \joluntaria. pueda incluir catla Adm inistracirin - l-.n t(,(l() caso. el CREF dcbe dotarse de

CUADRO 3 TASA,/HABIT.

Ne

INSPECCIONES

rr ,l .\ |ldr ]o< Lontadu' c inlert ¿mbio. entre ildministraciones miemllros

'J

EMPRESAS IIIAQUINAS

"4" "8"

39()

De máqu¡nas "C"

2

De máquinas De máquinas

ANEXO

442

19.977

1/194

"4" Máqu¡nas "8"

1(l.542 1(}.193

206

Máqu¡nas "C"

97

Lt2r.649

Los datos más relevantes sobre

son l()s

siguiertes

Normativa Básrca

Aforo (n" de plazas) Carnets profesionales SALONES DE JUEGO

Salones Recreativos

cAstNos

Atoro (n" de plazas) LOTERIA INSTANTANEA RIFAS Y OOMB. AT.EATORIAS 1']

{vcr

[structura

)

MEDIOS TÉCNICOS PROPIOS DISPONIBLES

BINGOS

N" de salas

la

(,rganiración ,r las actividades de juego que son regul,ldas y controladas ¡nr la Ad¡n¡nistración vascd c¡ la actualidad.

MAQUINAS DE JUEGO

Máquinas

algún medio apropiado a fin de agilizar y

24 a.oo3

2G2

7L4

AUTORIZACION ES Y TRAMITACIóN: - Proceso y c(]ntrol rnediante sistema

jnformático inlegrado de gestión

e

imagen

434 INSPECCIóN:

23

2ao

154 2 75(,

1/2.aOO

- Analiz¿rdores portátiles de microproccsadores c{c máquinas de iuego.

154 (-)

HOMOLOGACIóN: -

1

t32

73

3a

EXISTEN OOS GRUPOS ESPECIAL ZADOS DE CASINOS CON PRESENC A PERMANENTE EN ELLOS,

Simuladores de juego programables para

homologaci(rn de las máquinas de iuegcr - Analizadores de software

- L.,b. rdl' micas I

ri JF pruebd.

fi)rLo qul


t

OPrNróN

tributación de los casinos: un instrumento del Gobierno

La

PoR BERNARD POLDERS

Hoy día, la tributación de los casinos resulta un lema candenle. Muchos pai-

ses de nuestro viejo Continente

se

hallan en proceso de modificación de la normativa de estos establecimientos, tal como ocurre en Suiza, Noruega. Eslovenia y Bélgica. ¿Por qué existe tanta controversia a este respecto? La razón es que muchos Cobiernos creen que los casinos son "la gallina de los huevos de o¡o .. Pero .. \eamos stnceros c¿d¿ casino en términos generales precisa una tributación especial, sobre todo cuando no hay ninguna, o apenas ninguna competencia, por tanto, el nivel de tributación está en función de las circunstancias; éste es el núcleo esencial de mi mensaje. Y sólo en el momento en que todos seamos conscientes de ello, estaremos próximos a dar con la solución. ¿Por qué son estas circunstancias o condiciones de explotación tan impor-

,

no incluyen un gran hotel, entreteni-

Los casinos de hoy día ya han dejado

miento directo y una gran competencia urbana, pero las Autoridades locales tampoco están tan chifladas como para

de ser máquinas o fábricas de dinero

deiar que los gestores y explotadores de casinos ganen un interés superior al de cualquier otra empresa. Entonces, ¿a qué se debe la actitud alemana? Obviamente a que los Gobiernos alemanes ven la explotación de un casino como una variedad de recaudación de

impuestos estatales. El resultado es que en Alemanra d los c¿srn05. en tér minos generales, no les queda suficiente para reemplazar el material de iuego, ni para sistemas de seguridad, quedando el entretenimiento como algo aparte. El resultado final es que el Cobierno

procedente del juego de azar: ahora son centros de ocio, que visitan gentes con menos dinero que los jugadores de B¿den Baden o Monle Carlo er l¿ decada de los '50. Actualmente, también, los casinos son lugares más peligrosos que antaño; hay

mds ¿nonlmalo y el nersor"l e. mác longevo. lo que significa que las condiciones de seguridad ahora son diferentes a las del pasado, cuando el personal del casino y los responsables de la seguridad conocían a la mayoría de los jugado¡es. Los casinos de hoy necesitan ins-

talaciones modernas de seguridad

y

recauoa menos que con un slstema

eso, de nuevo. ., icuesta dinerol

impositivo más baio, donde se proporcionan más atractivos a mayor número de personas (no entro en el tema del

tipo de casino que se quiere, cuáles

riesgo y la seguridad)

Habría que decidir primero cuál es el

son las medidas de seguridad que se desean, etc., y luego dec¡dir sobre el

tantes? Trataré de contestar a esta cues-

La conclusión a extraer de estos ejem-

tipo imposrtrvo más ¿decuado bier

tión con otra pregunta, ¿cuál de los dos

plos es que los Cobiernos tienen que

Cobiernos es estúpido, el norteamericano de New Jersey que establece un impuesto de apenas un 10"4, o el alemán de los Lánder que impone a los casinos una car€a tributaria del 80% o

ser conscientes de que al fijar el nivel de

mediante un tipo fijo con costes deducibles, bien mediante un tipo fj'o con deducciones por enrretenrmrerto ir5témáq .lé <éor rri.l¡.1 ai.

más?

La respuesta es bien sencilla,

las

autoridades de New jersey ven en la explotación de un casino un instrumento útil para desarrollar toda el área de Atlantic City. En consecuencia, las condicrones de explot¿ción de un c¿-i-

impuestos están utilizando libremente un instrumento con el que pueden dirigir o canalizar Ia competitividad de su propios casinos Si lo que se busca es ofrecer uno, c¿sinos nodernos ] seguros a la ciudadanía, habrá que saber que esto tiene un coste que no puede estar sujeto a impuestos, además, si lo que se desea es que exista la libre competencia, habrá que deiar que los operadores de casinos administren su propio dinero para ser compeUlrvos.

En resumen es el Gobierno el que, al

fijar los irnpuestos, está tomando

las

decisiones sobre el tipo de casinos instalar en su territorio. I

a

Lcencl¿do €n CC. Polilcas. Cod¡rector del GaÍring nst tute (Hola¡d¿)

European


OPrNIóN

Evolución de los casrn0s espa ñoles y Situación en 1995-1 996 fl) PoR lArNrE VACA DE ARRAZoI"Arl

El simple examen de las cifras correspondientes a 1995 no nos daría una idea clara de la situación real de la activiqao económica del sector casinos de juego. Es preciso compararlas con lc¡ realizado en años anteriores, y también, si fuera posible, relacionarlas con las de casinos de otros paÍses. p¿r¿ comprender mejor

la evolución y la magnitud relativa del coniunto de los casinos españoles. Esto es lo que vamos a tratar de desarrollar en este estudio. Los casinos españoles empezaron a dbrir sus puen¿. h¿ce dieciocho ¿ios como consecuencia de un concurso que convocó la administración española, en el cual se adjudic¿ron las diecrocho primeras licencias. Entre los años I979 a Ig80 funcionaban ya diecisiete casinos. EI Casino de Madrid no pudo abrir hasta bien entrado loSl por un litigio que su.grd despue. de la adiudicación Se puede decir, por lo lanto, que es a paftir de Enero de 1982 cuando están funcjonando a pleno ren-

dlmiento los dieciocho pnmeros casrnos. Por no disponer de estadísticas completas de 1982. será 1983 el año que

ut¡lizaremos como base de comparación para nuestro estudio Más adelante se fueron sumando nuevos casinos; en Septiembre de 1985 el Casino de Castilla-León (Valladolid)r en Mayo de 1987 el Casino del Atlántico (La Coruñd) en Diciembre de lo87 el Casino Las Palmas (Cran Canaria);en Mayo de 1988 el Casino Playa de las Américas (Tenerife); y en 1994 los Casinos de

S¿nt¿ Crur tTenerifet y Oa.is (Lanzarote), sumando a Diciembre de total de 24 casinos. Recientemente en 199ó se han abiefto

al

anunciábamos antes Si el crecimiento de ingresos totales en el período 1983/19139 (seis años), ha sido oel ll5,¡lq" en pe5et¿s corrientes, e¡ creci-

miento real en Desetas constantes fue mucho menot solamente un 42,9%.

1995 un

En realidad, si hubiéramos tenido erl cuenta la incorporación de 4 casinos

dos nuevos casinos en Bilbao y Ceuta

nuevos en

respectivamente, lo que eleva la cifra, en Agosto de 199ó, a 2ó casinos.

4 ó17,3

EVot

uctóil EilrRE tg83 Y ts89

Es en este perÍodo en el que se

produ-

ce el crecimiento de prácticamente todos los casinos españoles. Sin embargo conviene ser cauto tal comosepodrá comprobar a continuación

lg8q o. ingresos tolales de los casinos originales hubieran sido millones de Ptas. menos. Por lo tanto, el crecimiento real de los l8 primeros casinos, en pesetas corrientes, fue del 93,2%, es decit un jncremento en pesetas constantes de un 27,9"/o'i. rc,rr,i"r"n" u pronuncada en Las Vegas, Octuore 1996 y ¿mpliada ¿ 30 de l¡ayo d€ 1997 en la Nota Doclor Ingen ero Naval

En el cuadro siguiente vemos la magnitud de este aumento en cifras y. tam-

CUADRO 1983 (1)

bién, su valor en términos reales,

tener en cuenta la inflación que hubo en España en el período que estamos considerando. El Cuadro pone de manifiesto lo que

1989 (5)

') En relación con el DROP, el i¡cremento fue !n lI0.l% en peselas corientes, y un 39,33ó¿ en pese,

I

DTFERE|{C|A (PTAS.)

% DIFERENCIA

DtF. PTIS. COttSf.

% DtF.

PÍAS. COt{St

13.491,90

28.666,20

t5.L7 4,30

712,50

5.516,20

40,90

8.. PROPINAS

4.4!3,20

9.921,AO

5.108,60

106,10

1.765,80

36,70

totAl

18.305,10

38.588,00

20.242,90

110,80

7

a.- wrN (2)

C.-

MESAS (1+2)

D.. MAQU|

as

IOfAL ,UEGOS (3+4)

.2A2,OO

39,80

991,30

4.363,40

3.372,LO

340,20

1.902,OO

í o,r oñ

L9.296,40

9.184,00

47 ,60

40r,70

- 34,90

42.957,40

23.655,OO

722,60

L.148,40

1.126,OO

- 22,40

, 1,90

20.444,4O

44.077,40

23.632,60

115,60

8.782,30

42,90

H.- V|SIIANTEs

3.r32.844

3.44O.794

347.950

&,LO

o,oo

o,oo

r.- DROP (3)

72.576,LO

152.508,30

79.932,20

110,10

24.550,00

J.- CAS|Í{OS

18

E.-

F.. ENTRAOAS G.- TOTAL CASlNos

(5+6)

(1) Se ha tomado 1943 como año base para la comparac¡ón. Es et pr¡mer año que dispone de estadísticas completas, (2) Cifras en N4illones de pesetas (Líñeas a, b, c, d, e, f, g y D (3) Eñ 1943. Valor est¡mado suponiendo uñ Win/Drop del 1a,59%.

-

22,20

^

(4) Eltndice de infac¡ón de¡ pelodo 19a3/19a9 es: 15O,81%. (5) Los ingresos totales de los cuátro casinos nuevos incorporados, inctuidos en las cifras de 1949, suponen: Wiñr 3.079,9t Propinas: 917,3; Máquinas:

521,5; Entradas: 98,6

(lv,lillones de Pesetas).


OPrNIóN En cuanto a los visitantes, deduciendo los 375.91 I de los cuatro nuevos casinos sumados en 1989. no ha hdbido ldl incrementoy sí una disminución de 27.9ól visitantes, que equivale a una pérdida del 0,89o/.

ción Se pone de manifiesto que entre 1989 y 1995 lo único que ha crecido, en términos de pesetas corrientes, es el

quier duda que pudiera haber sobre lo que eslá sucediendo en el sector Es evidente que del año 1983 al 1989 hubo un

ingreso originado por las máquinas de

incremento de la actividad, aunque éste no consiguió sino superar Iigeramente el efecto de la inflación (27,9"/"). Sin embar go a partir de 1990 empieza la caÍda real de los ingresos, no sólo en pesetas constantes {39,1%}. sino también en pesetas

azar y éste solamente en un 27,8 %. Todo los demás ingresos, los visitantes y

Parece bien probado que ni siquiera los meiores años del sectot el período I983/1989 que acabamos de analizal fueron tan excelentes. Uncrecimientode I 15,ó%no

ha supuesto en té¡minos rcales sino un modesto aumento durante este peíodo (42,9ol"). Fenómeno que queda también reflejado en el nulo crecimiento (-0,89old del número de visitantes de los casinos.

el Drop (Dinero cambiado por

fichas) han sufridc¡ caídas importantes que van de\de el 49.89. en los rngreso' poI entra das, hasta el l2% del Drop. Es evidentemente muy alarmante que

Este descenso de la actividad no afecta

los ingresos de las mesas de iuego hayan de'cendido er un I8"" y que el

de la misma forma a todos los casinos, muy al contrario, algunos situados en

número de visitantes haya pasado de

zonas turísticas ven mejorados sus ingre-

3.480794 a 2.822 260 con una pérdlda

sos (Canarias Mallorca), mientras que otros sufren una recesión mucho mayor

E'J0r|Jct0l{ EilrRE 1s90 Y 1ss5

de un 18,9"/" (ó58.t34 visitas).

Veamos ahora qué ha sucedido en los s¡guientes seis años, período l99Ct/1995,

Pero las cifras son aún peores si tenemos en cuenta que en 1994 se ab¡ieron dos nuevos casinos, y que éstos en 1995

enlazando con las cifras que acabamos de analizar, que nos situaban al ciene de 1989

Si en el período

1983/1989 se habfa

producido un aumento de los ingresos y de los vrsilantes. con

la' re'ervas que ya

hemos expuesto, los años que siguen 1990/199, se caracterizan por todo lo contrario, un constante y tranco descenso de ingresos y de visitantes Elcuadro ll refleja con claridad l¿ situa-

corrientes u 7,ó"/").

que la que indican las cifras medias anteriores, alcanzando en algunos casos el 3l

50%. Otro grupo de empresas. cuYos ingresos estaban muy leios y por encima

aportaron ló8.310 visitantes más y un

del umbral de rentabilidad, han sufrido

incremenlo a los rngresos totales de la8i,l mrllunes de Plas Sl ddemds lenemo: Fn cJenta el impaclo de l" inflación, cuyo índice entre 1989/1995 alcanzó vt 35,25%, tendremos la situación que reflej¿ el cu¿dro lll, en el cual hemos tra tado de incluir todos estos efectos. El análisis del Cuadrolll aclara cual-

también la crisis, aunque la han podido soportar mejor gracias a Jos amplios márgenes de rentabilidad en los que

venían operando Este último es, en general, el caso de los casinos más grandes (Madr'd, Barcelona), o de aquellos cuyas estructuras empresariales (costes) eran ya más reducidas


OPrNróN

CUADRO III

4

t-

2

3

PTAS. CORRIENTES A995 (24 Casrnos)

PTAS. CONSTANTES 1995 (24 Casinos)

TOTAr

rorAr

PTAS. CORRIENTES 1995 (22 Casinos) rorar lvaRrAcróN | %/v

IVARTACTóN

l%/V

vARtActóN

%/u

I

lees/1!r8e 9sl89 rricREsos 11995/1989 I 95/89 37.782,60 L €.294,80 l-14,30 27.935,40 I -16,142,00 36,60 36.299,$ | -7.777,90 l-17,60 TNGRESOS i

1995/1989 | 95//89 rNGREsos

I

PTAS.

CONSTANTES

7995 (22 C*lnos) Torar I vARrAcróN | % 1995/1989 I 95/89

r{GRESOS

|

-26.838,80

| 17.238,60 | 39,10

lmportes e¡ Millones de Pesetas, Total Ingresos incluye: Win, Propinas, Máquinas y EnLadas.

AI mismo tiempo que se producÍa la fuer-

ción muy grave, en algún caso crítica en

en sus manos, o en las de compradores

ingresos, siguió

que se encuentran muchos casinos,

aumentando la presión fiscal vía Tas¿ de luego, incrementos por recargos locales, lmpuesto de Actividades Económicas, etc.,

endeudados con las Haciendas Públicas

oportunistas y de dudosa solvenci¿ moral. Para cenar este anélisis de 106 casinos

y sin encontrar posibilidades de hacer frente a sus compromisos. Tampoco

españoles, hemos hecho un esludio comparativo con otros países. Hemos utilizado los

y la presión sobre los salarios, consecuen-

pueden plantearse planes de viabilidad que restablezcan la rentabilidad, ya que

datos disponibles de Alemania, lnglatena y Estados Unidos (AtlanticCityy Nevada), con el fin de hacemos una idea de en qué escala nos movemos en España (cuadro lV).

te

retracción de

los

cla de convenios coledivos de empresa muy favorables a los trabajadores.

Es difícil que un sector empresarial puedd encontrarse ante una situación

rdr rddic¿lmenle desfavorable, más

aún

todos ellos pasarían por drásticas reducciones de plantillas, a las que las empresas no pueden hacer frente por su alto coste y la radical oposición de los trabajadores y sindicatos.

cuando las empresas afectadas, casinos en este caso, carecen de los recursos que

Sin querer pecar de pesimistas, creemos

tienen otras para intentar salir de estos problemas Está vetada la publicidad, no

que si las Admin¡straciones no se deciden a permilir más libertad para que los casinos desanollen sus adividades, no hacen un estudio con las conespondientes soluciones urgenies. tanto de l¿s deudas existentes como de la futura fiscalidad, tendrán que terminar haciéndose cargo de las empresas que irán una tras otm cayendo

se pueden ofrecer productos nuevos (iuegos, máquinas, etc.) ya que lo prohíben los reglamento:. no hay precios sobre los que poder actuar, etc. Consecuencia de lo anteriores la situa-

No tratamos con eJlo de proponer modelos a seguir, únicamente hemos querido exponer con claridad nuestro nivel de actividad, comparándolo con el de esos paÍSes. El análisis de los números que contiene el Cuadro lV da una idea muy clara de

cuál es la situación de nuestra actividad

en cuanto a su volumen. Somos

19,3

veces más pequeños que la industria de

iuego norteamericana de los estados de

CUADRO IV (1) ESPANA

l.lt94 Número de Casinos Drop

(*)

Win+Proplnas Máqulnas

(*)

(*)

Win+P10p¡nas+Máqulnas

(*)

u.s.A. 1994

U.K.

AI.EMAÍ{IA

RATIO

L99/t/95

1995

USA/ESPAÑA

24

383

ala

L.O77,6

20.774,7

3.839,2

256,3

3.246,2

667,?

42,4

6.¡!1{r,8

298,9

9.647

667,7

RATIO

RATIO

15,9

4,9

19,3

3,6

L.200

ü¿,7

2,6

476

L57,,2

1,.L44,6

32,4

36

10,

r.1,000.000

Vlsltantes 310

Número do Mesas

19,7

6,A16

L372 L7A.&2

Númelo de Máqu¡ns

(t)

ü27,A

84,3

659,9

t24,4

32,9

2o'3

8,7

Total lmpusstos ( r)

91,9

659,9

ü¿4,4

7,2

L,4

Total lmpüestos

30,5

6,4

1,a,7

-4,7

-11.8

lmpuestG s/Mesas

% lmpueatos a/Meaas

%

(1) Solo Nevadá y Atlant¡c City (*) M¡llones US$

(*)

2,7

7,4


OPrNlóN

CUADRO V

I 51 4,742 |

ESPAÑA SUPERFICIE

Poblaclón

fué capaz de producir un beneficio después de impuestos del 17,52'¿ de los

U.S.A.

ingresos del juego.

9.363.123 | 244.046 253,30

39,50

|

58,30

Del estudio de los números que hemos

venido manejando en este trabajo,

Poblaalón Actlva Ratlo

ü¡.s$ I 7,56 |

P,l,B. por cáplta Pérdlda (USS !'er cáptta)

Ratlo (5/a) x 10O Poblaclón pol Cas¡no Nm¡ pof Casino

24.24

|

L7.s7o

36,79(*)

|

11,4s

se

pueden derivar muchas y diferentes conclusiones Vamos a tratar de resumir aquellas que nos parecen más evidentes y que reflejan meior la situación presente y el futuro de los casinos españoles.

0.06 | o,'-q.) | 0.06 1.645.000 | 687.000(*) 494.OOO 2'-.034 | 24.446(*l | 2.068

coilct|Jst0t{Es

Sólo Nevada y New Jersey A.C.

1.- Evolución

New Jersey y Nevada, y 3,ó veces menor que la del Reino Unido, en términos de cant¡dades de dinero cambiadas en las mesas de juego.

¿Podemos afirmar que es el efecto de la propina el que produce la desviación?

Casi con rotundidad así debe ser ya que si analizamos el drop, este 19,3 está

La relación en cuanto a los ingresos de las mesas es algo más baja, 12,7 con USA, 2,ó con lnglaterra y 2,7 con Alemania, aunque en este caso hay que teneren cuenta que la cifra en el caso de

España incluye el ingreso debido a la prop¡na, que no existe en el caso de

perfectamente en consonancia con el número de mesas. Ouiere decir que el rendimiento de nuestras mesas en términos de drop es igual que el de las norteamencanas, a pesar de que nuestra ganancia sea superior (efecto propina).

Es evidente que los casinos españoles no han crecido. Un ll5,ó% en términos absolutos, lo que significa un descenso de un 27,9% en valores reales, supone

que entre lq8j y l98o hubo un creci miento insuficiente para una actividad loven y novedosa.

Entre 1989 y 1995 no sólo no hay crecimiento, sino que se produce un descenso del I7.ó-" que en cifras reales llega al

39.t%

El r¿tro relatrvo ¿l numero de máqui-

Estados Unidos e Inglaterra.

nas es 127,8 veces superior El capftulo de las máquinas de azar ine-

xi'lentes en ]os c¿sinos ingeses. es s'n embdrgo muy impon"nte en Alem¿ni¿

en

ld' rel¿ciones de ingreso/máquina/año no están tan alejadas. Mjentras que la media Node.rmcri(.1. Sin emb"rgo.

Si tenemos en cuentd que entre Io83 y l9g5 | I2 dño.) los ingresos de las máquinas de azar han tenido una evolución

positiva muy fuerte, pasando de 991,3 millones de Pesetas en 1983 a 5.575,2 millones de Ptas. en 1995, el desarrollo

que los nuestros y aplastante en Nevada y New Jersey, con una relación de I 5l ,2 respecto a España. Esto hace que los ingresos Iolales de los casi-

española es de 3i.050 USS/máq/año, la amerr.dna es 3ó 725 USS/máq/¿ño. boldduda de que hay mucho que aprender de

de los ingresos de las mesas de juego ha crecido solamente un 72,8"¿. Este desa-

nos norteamericanos sean 32,4

los

parece

10,7 veces más

veces

superiores a los españoles, mientras que los ingleses y alemanes solamente son

mente un

18,28olo

superior. pero no hay

americanos. Cestionar

175.3ó2 máquinas y conseguir sacarles un rendi-

miento superior a lo que hacemos noso'

tros, con nuestro ridículo parque de

2,2 y 3,8 veces respectivamente.

L J72

entradas y tampoco hemos dispuesto

de la de los alemanes. Sin Inglaterra, con sus

ll

embargo

millones de visi-

tantes, nos supera en casi cuatro veces.

Los casinos españoles no se han desaLa diferencia de nuestras tasas con las que rigen en Estados Unidos e lnglaterra es muy grande. y ofrece srn duda l¿ r¿zcin del enorme y continuo desarrollo de la juego (casinosl en industria Norteamérica, gracias a la cual se han

del

impulsado otras muchas actividades Analizando los números del cuadro anteriot se descubren cosas que son curiosas, interesantes e instructivas. Por

ejemplo, Estados Unidos tiene un núme¡o de mesas que es 19,7 veces superior a España. Sin embargo su relación de ingresos es solamente 12,7 veces superior. ¿A qué se debe esto?

se hace ne€ativo cuando se

tiene en cuenta Ia inflación 1''. En realidad se produce una fuerte caída del 15,2ó% en los doce años transcurridos.

m¿qJrnas tiene mucho merilo

No tenemos la relación de número de visitantes de Estados Unidos, ya que allí los casinos son ab¡ertos y sin control de

y

(hoteles, parques temáticos, desarrollo social, etc.). Incluso los casinos ingleses, con su I8,77" de Tasa de luego y pese a sus duras restricciones (regla de las 48 horas. prohibiciones de propinas y práctica ausencia de máquinas de azar, etc.),

han podido desarrollar una industria próspera, que en el eiercicio I99411995

rrollado en la línea de los ¡uegos tradicionales. Por el conlrario, han disminuidb sus ingresos sensiblemente.

El

precario sostenimiento

de

las

cifras de lngresos totales se debe a dos factores: a) lncremento del número de casinos.

b)lncremento de Jos ingresos por máquinas de azar Por lo tanto la actividad principal, es decil la sala de los iuegos tradicionales, (¿) r

p¡, lgs:llsss = zo¡,ga


OPINróN

la más costosa por el personal de alto nivel salarial que requiere, no solo no

prácticamente nada se haya hecho a nivel nacional en estos dieciocho años.

parece tener futu ro, sino que puede ser la causa de la desaparición de los casinos.

Siguen siendo, para vergüenza de todos, asignaturas pendientes, los impuestos, el reglamento, la publici-

2.- Causas del Retroceso

dad, el catélogo de ¡uegos, Ia homologaciones. las máquinas y un largo etcé-

d¿s y co-tosisrm¿s instal¿c¡ones, ubicadas lelos de los cenlros de población, han pasado a la historia. Tampoco parece que España, con la fiscalidad actual, permita el desarrollo de megacasrnos al estilo norteamericano. Por lo tanto creemos que el futuro estará más en casinos

Los empresarios españoles, operadores y propietarios de los casinos del país, se

tera de asuntos

de trpo ingle-. Situados dentro de

h¿n venido lanentando desde el principio de las difíciles condiciones en las que tenían que desenvolverse sus empresas. Problemas como Tasa de luego exagerada. recargos y otros ¡mpuestos muy altos, prohibición casi total de cualquier tipo de pub icidad directa Re€lanerto muv rígido y restrictivo de la actividad, control sobre los clientes que visitan los casinos con obligación de presentación de documento de identif¡cación para el acceso, y algunos otros que no c¡to por no hacer esta lista interminable

Casi nadie ha planiiicado con vistas al futuro, como lo prueba el hecho de que en 1995 el parque de máquinas de azar en España tenga la r¡dícula cifra de 1.355 unidades, incluso menos que en 1990, y

Otros problemas, tanto o más graves, se fueron sumando con el transcurso del

liempo al permrtrf la> empre,a., que se desa¡rollaron en su seno, unas estructuras laborales rígidas, complicadas y muy costosas, generadores de gastos fijos de f uncionamiento exageradamente altos

ésto a pesar de que hay dos casinos más

En resumen, podemos decir sin temor a equivocarnos demasiado, que la situación actual del sector y su constante declive, acentuado en ios últimos dias cinco años, es el resultado de la conjunción de una Administración armada de una insaciable avidez recaudatoria y de unos desproporcionados y asiixiantes controles reelamentlsticos frente a una tímida y temerosa €estión del grupo de empresarios.

iado materialmente los escasos márgenes con los que operab¿n muchas

Hay que decir que el factor Iocalización

gestión del empresariado español, ni de mu\ inteligente ld actilud de lo\ lrabajadores y de sus representantes sindicales.

Tampoco podemos hacer¡o cuando contemplamos el panorama que pre\enla en ld actualidad el seclor de casi-

¿Oué hacer con los impresionantes y costosos edificios que albergan hoy a casi todos nuestros casinos?. Es posible que sea difÍci¡ encontrarles nuevos dest¡nos y usos pero habría que hacerlo Los gobiernos y ayuntamientos locales deberán colaborar a ello. Pero sobre todo los empresarios no deben olvidar que para sobrevivir habrá necesariamente, que aligerar lastres y buscar emplazamientos mejores y más rentables. No vaya a ser que por salvar los ladrillos hundamos

definitivamente las empresas.

Hoy asistimos a situaciones en las que los crecientes costes laborales han devo-

podemos calificar de muy brillante la

una influencia relat¡vamente importante. Inslaldciones en hoteles u otros luCares adecuados será lo más aconseiable en el futuro próximo.

funcionando.

Salvemos de esta generalización algunas positivas y eficaces gestiones indivi. duales surgidas al amparo de las legislaciones autonómicas.

empresas del sector. En este sentido no

las

ciudades, que es donde realmente existe una fuerte demanda, en los que los ingresos de las máquinas de azar tengan

DoEde Febrero 1977 - Hasta 1 Enero

1981

Hasta 500.000 Ptas. .,..,.....,......,..........15% De 500.000 Ptas. a 1.000.000 Ptas. .......

ha salvado a algunos. No es posible que nadie crea que el negocio pueda ser igual para todos. Los casinos cerca-

no, a grandes núcleos de población (l',4adrid, Barcelona, Valencia) donde los ingresos están asegurados por una población fija y flotante abundante y de allo poder adquisitivo, lo tiene

20ry"

De 1.000.000 Ptas. a 3.000.000 Ptas. .....25% De 3.000.000 Ptas. a 8.000.000 Ptas. ....30% De 8.000.000 Ptas. a 16.000.000 Ptas. ,.35% De 16.000.000 Ptas. a 30.000,000 Ptas...40% De 30.000.000 Ptas. a 50.000.000 Ptas....45% N4ás de 50.000.000 Ptas ...,,,..,,.........,,.....50% Desde 1 EDero 1981-

Hóta

l

Jullo 1990

más

fácil que los ubicados en zonas turísticas de gran arraigo (costas turísticas,

Hasta 300.000.000 Ptas. ........................ 35% ¡,4ás de

siones que pudieran haber mejorado las condiciones de funcionamiento de los casinos? Prácticamente nada. La obsesión por la Tasa de Juego, conse: gu ir rebal¿rla. cos¿ que nunca se logró. hizo que se olvidaran otros asuntos

lslas Canarias y Baleares), aunque estos últimos con los riesgos inherentes a las fluctuaciones del mercado. Y no digamos nada de las dificultades que atra-

viesan los casinos situados en zonas donde apenas hay turismo y donde la población autóctona es escasa y de

Hasta 300.000.000 Ptas. ........................ 35%

que, probablemente, hubieran sido

baio poder adquisitivo.

nos en España. ¿Oué se ha hecho para conseguir de la Administración conce-

más asequibles y hubieran contribuido

De 3OO.0OO.0O0

D€sde

De

l

Pt6. a 600.000.000

Ptas..4296

600.000.000 Ptas. .......................50% Jullo 1990 - Hasta 1 Enem 1992

300.000.000 ftas.

a

600.000.000 Ptas. .rt5%

Más de 6m.000.00O Ras. ...................... 55% D€€de 1 Enero 1992 - Hasta

fl

a mejorar considerablemente la situa-

3.-

ción y el futuro desarrollo de las empresas. Parece imposible que, salvo en algunas pocas Autonomías donde ha habrdo logros de decisión e insislencia

Parece claro que las cosas no pueden segu¡r como están. Las desproporciona-

Futuro del sector de Casinos en España

31 D¡ciemb.e 199:l Hasta 330.000.000 De

330.000.000 Pt6.

ftas .....,,,.,,.............. 35% a

660.000.000 Ptás. ..45%

lvás de ffi0.000.000 Ptas ........................55%


OPINIóN

Desde 1 Enero 1994 - Hasta

31 Diciembre 1994 Hasta 200.000.000 Ras. ........................

2OYo

ft6..,

35 %

De

200.Cm.000 Ptas

De

330.000.000 Ptas.

N4ás

a a

330.000.000

660.m0.000 Ptas. . 45%

de 660,000.000 Ptas. .................... 557o

D€sde 1 Enero 1995 - Hasta 31 Diciembre 11195

De 354.000.000 Ptas, a 707.000.000 Ptas. . 45% ivás de 707.000.000 Ptas. ...................... 55%

La situación comparativa se puede resumir de la siguiente forma (Cuadro Vl)

NOTA DEL AUTOR:

La.rluacrón ce dgr¿va si excluimos de las cifras de I99ó los ingresos y visitan-

Las conclusiones que se exponen en este trabajo están basadas en los resultados del sedol a Diciembre de 1995 Los resultados deleiercicio 199ó no modifican en nin€ún sentido dichas conclusiones. yo diría que por el contrario las refuez¿n

tes de los dos nuevos

casinos.

l-lacjéndolo así, Ia cafda de los ingresos de ¡ungo p"'a .er del 3.ó"". as o'opj" n¿s descrend"n un 2.1'. y las entrad¿, ur 78'.. lo\ !icilantes también baian

un

2.

l'/.

Hasta 207.000.000 Ptas. ........................ 2ú/o

aumento de los ingresos por máqui-

De

207.000.000

ft6.

a

342.000.m0 Ptas. ..35%

En 199ó, pese a haber iniciado su acti-

De

342.000.000 Ftas,

a

683.000.000 Ptas. ..45%

vidad dos nuevos casinos, en Ceuta v

lvás de 683.000.000 Ptas. ....................., 55%

Bilbao, ha persistido el descenso de los

ingresos del sector en su conjunto Unicamente han aumentado los ingresos de las rnáquinas de azar, lo r:ttal

ingresos totales del l,93ul,

Dqsde 1 Enero 1996 . Hasta

viene a sustentar nuestras tesis sobre el futuro de los casinos

sos de los iuegos incluidos en el catálo-

31 D¡ci€mbre 1996 Hasta 214.000.000 Ptas. ........................ 20% De 214.000.000 Ptas. a 354.000.0m ft6. . 35%

FI

nas de azar se reduce a un ó,2"/" y el sector en su conjunto sufre una caída de

la Ta.d de luego quc gr¿va o< Inqrcgo de cada Comunidad Autónoma, tue

modificada para

el eiercicio i997,

ampliando los tramos un 2,72%, porcentaje inferior al IPC correspondiente a

23.386.200 7.912.6{X)

La nueva Tasa

3.990.900

de JueEo para 1997 es:

t{6.100 2.936.059

26 (cifras

I

i4

de

ngresos en m es de p€setas)

199ó.

Hasta 220 m¡llones

20%

De

... -........................ 220 a 364 m¡llones ....................... De 364 a 726 mi1|ones ........,.............. A partir de 726 millones .",,..,...............

35% 45% 55%

t


NncroNAL RESUMEN tlE LA MESA REDONDA flRGANIZADA POR

Et

CE[EJ-Centro de Estudios de legislación sobre el luego 22 de Mayo de 1997 "La lndustria del luego en España: análisis y obietivos para el año 2000" El Centro de Estud¡os de Legislación sobre el luego reunió en una mesa de debate a úna buena parte de los gestores de las entidades más relevantes de nuestro país

en la Industria del ,uego de Azar Se quiso dotar al evento de un marcado carácter restring¡do I l4 personas), ya que se daba la circunstancia de que por primera vez en los veinte años de histo¡ia de nuestro Sector se lograba sentar cara a cara a los máx¡mos representantes en la ge9 tión de la actiüdad del iuego, procedentes tanto de la esfera pública corno de la privada. la inütación a participar se llevó a cabo personalmente desde el CELEI, y aunque no pudo contar con Ia adhesión de alguna de las entidades, que declinó su asistencia, püede afirmarse con rotundidad que resultó un autént¡co éxito, en sí misma, ponléndose de manifiesto que ex¡ste la posibilidad de aglutinar algunos de los ¡ntereses del Sector del luego de Azár, salvando los individuales de cada sübsector. El objetivo era dlalogar serenamente sobre la posibilidad de coniuntar voluntades y diseñar un proyecto de ideario que conformara el denominador común de Intereses qüe comparten los diversos subsectores; un debate desde la perspect¡va de la amplís¡ma experlencia que cada uno de los asistentes aportaba.

D. José Anton¡o lglesias Díaz, comct moderado¡ y miembro del Consejo de

L.a

prrrrera cuestión de debate se plan-

teLi en l()rno a sr cxiste o no un

mercado

de "álea". obrul¿:-sron presentando a los asistentes e informándoles sobre el resullado de un cuestion¿rio que previamente se les

del juego

había hecho llegar a cada uno, con el ruego de que lo consle.ldrdn y devulvre ran al CELEJ, sirviendo, así como punto dc partrd" odrd el dFbdle A.l¿r,'e rnsr,

Este mercado del iuego estaría íntima-

Red¿., ron

lr'\ en el objeti\o Je l" . 'nvci¿twfld que no era otro qle el de intentar la confluencia de los agentes que actual-

mente panicipan del mercado del juego logrando una dinárnica de exporicrcn y 'eflpxior inlele! lu"l. enm¿rc¿dd cn la vocación profesional que preside el Centro dF Fctudr.s de legr*ldrron sobre el luego, y saliendo del contexto l-¿brturl de pdlr!^l'rio d. '.Vé']lcs qu( "normalmente no t¡ene otro rnotivo que elaplauso o la concurrencia de posturas afine' par" dplern Inddo\ obielr!os

tai

y cuál es en d , h' n'*r ¿do cl drd(j,1Je . ornpetencl¿ e interrelación entre los mismos segmentos o entre diferentes tjpos de gestores cie azar como

nrente interrelacionado con factores económicos, sociológicos, psicológicos etc. l.a conclusión fue que sí existe un mercado del ¡ue€o, distribuido entre los distintos agentes, pero la competencia viene marcada por las preferencias culturales entre otros iactores, así como por la distinción entre iuegos pasivos {o semiactilosl y iuegos activos, donde puede apreciarsc claramente la competencia lentre mismos eies de ofefta) Sin enrbargo la tendencia futura consiste en la superposición de ambos tipos de juegos y ello

debido a la innovación tecnológica en la que España también participa, y que

exige una cooperación empresarial entre ios afectados. Por tanto la apuesta ha de ser la elección de la opción, bien por irtereses más coincidentes interempresarial-

mente bien por el enfrentamiento o durl,ento de ld Lom¡Jelpn.ra Este fenomeno es iácilmente detectable en lo que a máquinas recreativas se refiere, un sector que está tocando techo. lgual ocurre en el subsector de las loterías donde los iueeos tradrciqrales están agotados y se requiere una transfonnación, una colaboración entre los distintos subsectores que renueve la ofefta del mercado existen¡e r, racionalice la actuación empresarial Dentro del mercado del juego, considerado como un sector económico de actividad cabría a su vez la diferenciacron

consistente en, iüegos de amplio espectro, en manos de la Administración, por una parte y, iuegos dhectos o interactivos, hoy en el área privada, por otra. Evidentemente, tanto

en unos como en otros, existen

unas barreras de entrada bastante aitas y difí ciles de supera¡ aunque se apuntó el hecho de que la tendencia futura de este sector parece dirigirse hacia la reunlficación de la oferta. Sin embargo, para

lograr drt ha reunificd( rón re ha.e pre!r¿-

rnente necesaria una racionallzáclón económlca, fundamentalmente sobre el tipo de gestión de los juegos de amplio espectro. Tratándose además, de un sector que no se regula por Ia libre competencia y se halla muy mediatizado por la oferta se fequiere una mayor planiii-

cación racional del conjunto de esta d( trvrdad se.ton¿l und planificación económica de que que actualmente se


carece y que debería ir por delante cualquier regulación normativa.

de

lue-

De igual modo, la clasificación de los gos en el mercado, podría hace¡se en a la existencia de un acto volitivo específfco para algunos consumidores (máquinas,

base

bingos y casinos), mientras que pam otros, la s¡mple compra d'recta y accidental incluye la participación en el iuego (loterías),

un hecho a analizar a la hora de planlficar la oferta y la competencia.

nocimiento,

ción Por otra parle. no se deben obvlar las etiquetas tradicionales, la imagen tan especial que de nuestro sector Iiene la sociedad y por ende los políticos, temerosos de dictar normas nuevas, que cuando son dictadas, adquieren el carácter de restrictivas e intervencionistas, algo que restr¡nge la competitividad Este hecho conduce, a su vez, a la adopción de posturas conservadoras por parte del empre. sariado. que. sin embargo, ha de adaptarse a la incorporación de nuevas tecnologías. Habría que hacer un esfuerzo por definir los obstáculos que impiden la creación de una imagen positiva del juego,

realizando un análisis comparativo. A pesar de que algún participante manifes-

tara que dicha imagen negativa no

era

comparlida por el sector público y semipúblico, para la mayorÍa resultó evidente que existe una espec¡e de impregnación negativa, o contaminación. de la que también dichos juegos partic¡pan.

El punto coincidente estuvo marcado por la necesidad de unilicación entre Ios empresanos representa vos, ya que no hay duda de que sí existe un mercado del juego como tal. Esa unificación hay que vertebrarla, conformarla y lograr el intercambio de unos con otros y l¿ redlización de objFlivos comunes Un¿ de las metas inmediatas debe ser la elabora-

ción de un Informe Económlco del Juego, con datos objetivos y directos, unas estadísticas que reco¡an el resulta-

do de l¿ actrvidad económico-rributaria de esta industria, Iogrando superar la lícita co'rpetilividad que den'ro de este mercado exi.te Este tnforme \ervirra, a su vez. para conlrarrestar la rdea de la ¡mproductividad del juego de azar, de no ser una actividad generadora de crecimiento económico, y paliar los efectos de los estereotipos enraizados en nuestra sociedad, muchas veces por desco-

y

otras, ayudados por

la

prensa local. por otra parte, es indudable que, en algunas oaasiones, los datos exjsten ya, lo que no existe es voluntad de difundirlos, y en otros casos no existen porque no hay voluntad de que asf sea. En consecuencia, si e¡ propio sector del juego de aza r no es capaz de elaborar un análisis correcto y acorde con la realidad, esto es, unas estadísticas globales y objetivas, ¿con que autoridad podremos exigirle a los medios de comunica-

que rectifiquen sus errores?

Se

impone. por lanto. l¿ trdnsparencia. al igual que, porejemplo, emiten sus resultados económicos las compañías extranjeras de loterías. Y aún admitiendo que sí existe transparencia, es innegable que los datos "oiiciales" no se presentan de l¿ form¿ adecuada a la oprnron pública

con los medios de comunicación de una forma distinta a la actual sería el hilo

conductor para establecer

un

diélogo

con la prensa, diferente al habitual. Asimismo, la liberalización de la publicidad conducjrla a mejorar la imagen social del iuego. El tema de la flsc¿lidad del iuego no iue tratado en profundidad por falta de

liempo. hubiera requendo una sesjó1 monográfica. Sin embargo, se apuntó el

hecho de

la diferenciación

existente

(arga que soporla el Iuego prilay do las exenciones de las que disfruta el juego público. Es evidente que el sector privado no tiene lrben¿d para deter.nin¿r ni total ni parcidlmenLe a aplicacion finallst¿ de sus recaud¿t ione' o venLas.

enlre

l¿

5i ¿1gún subsector pudrerd destinar determinados volúmenes de dinero a

Son los lugadores, como tales y sin cuestionar si lo son por decisión o por impulso, los que conforman la clientela del mercado, y es en este segmento donde se nota claramente la competen-

determinadas acciones sociales, o pudiera fijar los premios al alza, en el marco de

cia entre todos los juegos ofertados, prueba de ello son la mayoría de los

pdrd ¡os gestores pnvados: ahora bien no por eso el sector privado ha de arremeter contra el sector público, no es un argumento. La Tasa fiscal fue un tema argüldo para razonar la excesiva carga que soponan los empresarlos, que en su mayoría abogan por un sistema general

iugadores de bingo, consumidores al mismo tiempo de las loterías, aunque ello también podrla significar que existe un número, una mayoría, de jugadores

que iuegan mucho; lo cierto es que

una fiscalidad menos restrictiva de la libertad de actuación del empresario ello generaría unos beneficios mayores

resulta bien difícil determinarel número. Pero, a estos jugadores, hay que ofertarles, como de hecho ya ocure, nuevos productos que aúnen varias tecnologías a la vez frenando. por otra pade la caída en venta, de los productos más lradicionales En consecuencia, pueden y deben

de inclus¡ón en el lVA. cosa, al parecer de los as¡stentes, no fácil de conseguir

plan¡ficarse estrategias globales, que

ya que en la préctica sería muy difícil

tengan en cuenta que, a pesar de la idiosincrasia autonómica, las cuotas de consumo se mantienen de manera uniforme

variar dicho sistema, más bien habría que

en Iodo cl lerrrtorio naciondl pero sin olvidar que el trpo de consumo del jugador también pa¡ece que está cambiando, luego ha de cambiar iCualmenle la tipología del juego.

En cuanto a las exenciones de las que

dislrul¿n l.-,- juegu' públicos

y

seni-

públicos, hubo quien se decantó por no pldnte¿r el tema fiscal en esa drcotomr'a

raclonalizar la bibutación del sector privado, contemplándola como una recaudacion proporcional del lributo t) no baio el sistema preconstitucional de la Tasa), o bajo el régimen general del IVA actual, una reivindrcación de estd indu\lria. Una de las razones por las que no se implanta dicho régimen, en opinión de algunos, es

por una sencrlla cuestidn de tdlta de Aunque tangencialmente, se abordó el tema de la publicidad de los juegos en medios para que la Admini\trdción pudietérminos generales, una reclamación ra realizar sus inspecciones. que viene haciendo el sector desde largo, porque, aunque a algunos juegos El subsector de máqu¡nas representacomo los de las máquinas no les sea do llamó la atención sobre el hecho de absolutamente necesaria la publicidad ¡ntentar dignlñcar su situación, ponienpara aumentar su consumo, sí serviría do el eiemplo de la mayor facilidad con para que el sector pudiera relacionarse la que cuentan ciertos operadores o


Nectot'l¡r fabricantes extranjeros para instalar su ¿p¿ratos er crena\ cc M. pof cncima

de los

nacionales, sometidos

a

Reglame¡tos distintos, producto de una

reglamentación muy heterogénea

y

teniendo que soporldr lodo ttpo de tra. bas administrativas También se apuntó la actitüd paterna-

lista de l¿ Administrdción en la

regla

mentación de esta actividad, 1a que, con su actuación hacia los administrados, induce al sector privado a una pérdida de conpetiti\,ddd. ral e' el , ¿so de crer-

tos Reglarrento. de Miouir¿r ¿u.r'ri. mlcos. En con*Fcuencid Fl ,\\cUr;rnti\mo que se le ¿thac¿ a la indu'tria prirada, responde a determinadas actitudes públicas, configuradas con anterioridad.

Nos falta. quiá, asumir un verdadero carácter liberal de la economía Se puso de manifiesto la necesidad de vertebrar este tipo de encuentros, de continuar con foros de debate como éste y la creaclón de algún dpo de asoclaclón, conseio o simildr que logre homogeneizar criterios y benefie a toda la industria. con independencra del lipo de gestión. pudiendo así crear un mensaje únicu dirigido no.ólo d lo\ medio. de comunl-

cación sino

a los gobernantes.

Djcha

"asociación" estaría formada por los propros asistertes a la Mesa Redorda. d'gnos representantes de cada subsector Con relación al tema expuesto para su posterior debate. sobre si existe o no una necesidad de crear un marco general de regulaclón, que re(Jl¿ aspectos básicos para su posterior desarrollo local o autonómico, y que responda a aspectos esenciales y comunes a todos los juegos, la

upini,in generdlrlad" fre'a defensa pre cisamente contraria, de optar por desreglamentar. porque en realidad el Real

el

plo, sin necesidad de reglamentar

misma actividad en su territorio.

en

cada Autonomía? ( poseen ios argumentos un caráct-or tributariqrecaudador o

,or

de .dr;cler m, ,r¡ -'edr¡'ad( r, v lpr dría además que protcgerse de alguna forma legal las grandes ifversiones que por eiemplo suponen los casinos. porque hasta ahora, en muchos casos. ha

el

propio empresariado a la hora de pedir. por un lado desregulacirin y por otro mayo¡es lim ld.ione. legdles y cs que. opr 'egún ndb¿n dlguros de l' . pre\enle. e.l"j conlrddj., rune\ se dirn po el \echo de no contar con una liberalización mayor

existido contradicción entre

en las decisioncs empresariales del juego. Parece que nos encontramos ante un exceso de intervención normativa en la actividad del iuego. por tanto desreglamentación. isíl y para cuestiones de carácter general dejando a los reglamenlO\ lL,' dspecl(15 de n lUrdletd md\ é\peclal, para puntos muy concretos

El tema anterior, y bajo el prisma de algunos asistentes, no se centraría en Ia di\yuntivd enlre regulaLron globaln regulación local. sino que se trata de un conflicto de intereses entre proteccionjsmo y

liberalidad, entre intervencionsimo o libertad organizacional, y subyace a cualqu.er cleccior Pero es que. no h"y que ol\.d"r la perspectiva europea, n quc las decisiones que aquítomemos hande implicar un enfoquc de Bruselas siempre, evidentemente. cn un status mercan-

Decrelo I ey ló/ lq77 fue el marco rnrcr¿l a

t¡l igual para todas las empresas gestoras

partir del cual las CC.M. fueron desarrollando su propia normativa, luego ese

de iuegos. o ¿quiá resulte un esfuezo rnúlil el inleniar lograr una regulacrón mdrco a Ya en al ¿ñc' o I ld com:\iór LuropFd em t'c un comun¡c.rdo oLe explicaba que por el momento no resul-

marco legal ya existe. En opinión de algunos participantes, un marco legal de defensa del jugador sí sería deseable aunque según otros, no resulta tan neces¿no d¿do el rrarco jundico legal vigente. Por otra parte, se destacó la diferencia tan pronunciada entre unas CC.M. y otfasi mientras en algunas ya existen dos Reglamentos de un determ¡nado colectivo, hay otras Comunidades donde toda-

del

vía no se ha emitido una Ley del luego. Evidentemente, si lo que se pretende es la desregulación habrí¿ antes que alcanzdr Jrd Lurcordanc'a e'rlre lo\ dtlerpnte< sub-e( lore\. Pero. s. Io qu(' .a prFlF^de es una regulación unitaria. tenclrían que cuestionarse los argumentos sobre los que se basa la Administración para ello, ¿pretende acaso favorecer la libre circulación de productos y máquinas, por eiem-

taba imprescindible nj necesario afrontar und regJl¿crón unrforme \obre el juego quedando esta actividad en consecuencid. <omel rd¿ al pnncipi' , de subsidi¿riedad pern h¿(iend() efe(lrvo: prin(rpioq básicos. tales comc¡ la libre circulación de mercancías, bienes y servicios. utilizando

instrumento

reconocimiento

mutuo, que obliga a que los Estados permitan la circulación de materiales, mercancías y servicios que están legalmente reconocidos en otros Estados N¡iembros

con análoga normativa lgualmente

la

duclrina iurisprudencial viene a decirque nrngún E<t"do l\¡iembro. una vez que regula una activ¡dad de juego, puede

reñir el e'ercicio a otro tercero de la

Asimismo dentro del debate legal se planteó el tema ya constitucionalmente

definido del reparto competencial en materia de juego entre el Estado y las Comunidades Autónomas.El Estado no

puede efectuar ninguna regulación en malcria de luegñ. r on vot acron de suple-

toriedad. El Estado tendrá que exhibir

con precisión el título de Hacienda Pública, o cualquiertítulo que le habilite a regular una materia como el juego. Por

otra parte, el principio, acuñado en Ia C E. y dLeplado por el Tribunal de Defensa de la Competencia, señala que debe errrlrr separación plena entre reguladores y operadores Por tanto, ni los qestores de iuegos publicos. ni los privados deberán permanecer ajenos a la

evolución del ordenarniento iufidico.

Marginalmente se trató el argumento dcl orden públrco y Ia.eguridad ciudadana, en el que se incardina el iuego y que, en opinión de la mayoría de los asistentes deberían soslayarse. En refere¡cia al tema de los monopolios del Estado y las concesiones adminrstrativas se ¿boqci por una gestión privada siendo precisamente la tendencia actual en el resto del Mundo la prlvaü'

zaclón de dlcha gestión. Lógicamente el ONLAE no pudo pronunciarse definitrvamente sobre este punto. La conclusión u ninime [ue convergente: existe un marco temático suliciente para continuar debatiendo sobre puntos comunes que inquietan a los gestores de juegos, y de hecho existe el deseo de encara" el luturo dpsde perspectrv¿s unitarias. Para ello, el Centro de Estudios

de Legislacion sobre cl luego -CELEI- se encargará de resumir y alumbrar estos temas comunes, organlzanoo una segunda sesión. en esta línea de diálogo y comunicación directa I


NACroNAl,

RESUMEN IIE ATGUNAS P0]{ENCIAS PRESEI{TADAS Et'l

Et C0NGRES0 NACl0l{At DE C0FAR, 13/3/97

"las competencias administrativas y tributarias del juego transferidas a las CC.AA. Problemas y soluciones" PoR FERNANDo CARRTDo FALLA

Cdft:Din(Ttco

DF.

DER[cHo ADN1]NtsT&\Ttvo DI

L"A

UNLVERSTDAT) CoMPLUTENSE DE L4ADRtD

Advirtió, al comienzo de su intervención, que el título de su exposición le ha venido impuesto por los organizadores de este Congreso y a pesar de haberlo aceptado, encontrar soluciones en el campo del derecho y de la política fiscal le resulta bastante difícil. El origen de la Tasa Fiscal sobre el Juego, el preconst¡tu-

c¡onal RDL lól77 ha sufrido una serie de peripecias debidas a Ios profundos cam-

bios operados en Ia organjzación del Estado y de su Autonomías Explicó con numerosas reierencias, la progresiva cen-

tral'zación del poder del Estado, o monarca en su caso, a lo lafgo de nuestra historia. A partir de la Constitución de 1978 el Estado se va vaciando de competencias, hacia dentro, con en el traspaso de éstas a las CC.M , hacia fuera. con la irtegracrón en ia U E Frunero ios dtrersos avatares iurfdico-legales que ha sufri-

do el desanollo de la actividad del juego de Azar; asÍ, el Reglamento de Casinos de I979, aprobado por una O.M sin rango Iegal suficiente para ser una norma sancionadora, o el Reglamento General de

Policla

de

Espectáculos Públicos

y

Actividades Recreativas. de 27 de Agosto de I982, que se mantiene estrictamente en el ámbito de la seguridad ciudadana, y cuyo articulado generó numerosos

y"rdo io n enLionad¿ Ley de /7 de Ago-lo de IaBl en \u ,rrlicu ado r .Jpel poniendo sus preceptos, como por clemplo "n ln relar io ¿ hñrdn, '' énlrdda a menores, consumo de alcohol, cla-

siiic"tirin de las infraccinne. e rmpo>r cicin de sanriones Nrngund de esl¿s leyes han sido impugnadas ni declaradas inconsitulucionales y, sin embargo, la Administración Central podrá evocar la L O l/1992 de I de Febrero, para contlnuar asegurando el orden público y la

.egurrdad cj rdadara ¿rlay solJ,ion para estos problcmas? plantea el Prof. Carrido Falla l..r Constitución española otorgd Fl dere.lr., ¿l Eslado pdra e\ldblpcer los l,rrrLipios armorizddores de

Las leyes de las CC.M., por su parte. se han apresurado a eiercitar su competencia exclusiva en materia de espectáculos, casinos, iuegos y apuestas, sustitu-

la

fin¿l.d¿d

de ld

Cr,nlerencia

Sectorial es intercambiar puntos de vista,

erdmln¿t' en . onun los problemas de r¿d¿ S€ctu, ) ld. medidas proyectadas para afrontarlos y resolverlos, lo cual carece de sentido en muchos casos en que las leyes autonómicas ya han sido dictadas y portanto, los órganos eiecutivos de cada Comunidad deben sujetarse a ellas. Por otro lado. ni siquiera cabe una uniflc"ción d" r rire¡ro. ¡.l nsprudencia)es

e re acron a la c", ión de las leye' "pl autonómicas, porque, como es bien sabido. el rccurso de casación no procede cuando la sentencja dictada se apoya en normas emanadas de órgan,)s le€islali. vos de las CC.AA.

las disposiciones normativas de las

CCM ru"fdo así lo exi¡a e inle'égere'"1 Ln optri.in no e-ld en iLeqo '. general el interés

del Estado, ni en cuan-

¡o d un'ddo de c.iterios en mdle"id de rnáqurnds re(reatl\¿S ni srqure¡¿ en ld famosa LOAPA, o Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómtco. si bien la Ley de Regimen lundrco de lar Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, 30 lqq2 per.igue dlcanzdr ld nc.ésd'td

coherencia

de la actuación de

las

Administraciones Públicas

recursos contencioso-administrativos y actos ju risprudencia les.

5a que

Refiriéndose a la Conferencia Sectorial. formalizada en el art. 5o de la Ley de Régimen lurídico de las Adm¡nistraciones

Públicas y del Procedimiento Adnini>trdtivu Cumún él cons'dera que e- und medrda a'monizadord inoperanlc

En relacjón a la Tasa de Juego, recordó

ia problemática surgida a Io Jargo de estos veinte años de aplicación, la cuanrfa de l¿ ni'na r el de:censo del parqle

"B No sirve como argumento la iustificación moral (antes de máquinas tipo

habria que tratar el temd de la pornogr¿fia. en expresión de su opin¡ón personall y su imposición en base a esta argumentación atenta contra el conjunto de libertades personales sociales y económicas

que

lira

nJecrr¿ Constirucón ldnto el runero de máquinas a instalar mediante un impuesto g¿ ra n

REdUcir p,'r

confiscatorio, resulta discutible, pues confiscatorio es el que impide la realización de la actividad gravada. Respeclo a' C'd\amen Complementario restablecido por o D,sposición Adicional


Nnctoru¡r Sexla, apdrlado Ires. de la ley 5/1q83 de medidas urgentes en mateia presupues-

por importantes medidas legislativas (Ley Orgánica 311996 de Modificación

ldrid findncrer¿ y Inbul¿riar y frenle dl que re lnlerousieron recJrsos conlerc¡oso-¿dministrativos, explica la Ilnea argumental de la Sentencia I2¿,/1987 del TC, destacando la decisión de este Tribunal de admrtrr la rerro¿crivid¿d de las leyes tr butaria\. y. en p¿nicul¿r. la consliluLionalrdad del precepto qJe se cue'lrondbd 1a diferencia de lo que en las más recrenre St l7i looo de Jl de OcILbrc, se hd establecido).

de la LOFCA, Ley l4l199ó de Cesión de

Asimismo en relación al hecho imponible de la Tasa, cuestiona el Prof. Carrido Falla si éste sólo comprende el d.lo de ¿ulofl¿d( rón. o bien su m¿nte-

nimiento

a lo

largo del tiempo, un

tema que queda empequeñecido desde lds nuevas perspectivas que planted la re'orm¿ de la frranciac o'r autordmica últ ima mente aprobada y concretada

Tributos y

Complementaf

Presupuestos

Medidas Fiscales ias, Ley 12/199ó de Generales del Estado

resultar, en palabras del Prof. Garrido Falla, indiferente la finalidad fiscal o extra-fiscal que justifique los tributos sobre el Juego Finaliza invocando, ante la posibili-

pan

1997). Se inicia, pues, una nueva eldpa en ld evolL.ión hi'lortca del rég.

dad de frenar iurídicamente tal voracidad recaudatoria, el art 139 de la

men de cesión de tributos del Estado a las CC.AA., presidida por el principio de corresponsabilidad fiscal efectiva, y cuya materialización se articula funda-

Constitución, que proclama que todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorlo del Estado, y. . que ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstacu-

mentalmente por medio de la adopcidn de cierta' medrd¿s ra ampliacrón del ámbito de cesión de tributos a una

parte del IRPF, y la atribución a las CC AA. de ( ierl¿. compelencid- n, ''r]..1tivas en relación con los tributos cedidos. Entre estos últimos, se encuentran los tributos sobre el Iuego, donde se inserta el unánime deseo de llenar

Ias arcas

recaudatorias

de

las

Autonomías, y, en este deseo, va

licen la libertad de circulación y el esldblec¡miento de las personas, asÍ como la libre circulación de bienes en

todo el territorio español, aunque, según su criterio de poco va a servir la

invocación constitucional y llegaremos, no a paraísos fiscales, sino a "infiernos fiscales l

a

-a-r-r-

"Análisis de la Sentencia 173/1996 del Tribunal Constitucional" POR ANTONIo PEDREIRA ANDRADE

N4ActsrMDo

DEL TRTBUNAL SupERtoR

D€ lusrcrA DE MADRTD

Al principio de su intervención aclaró que su no pertenencia a la Sala de lo Contencioso-Administrativo le permite ser más crítico con la St 173i9ó del TC y poder hablar desde un punto de vista más universitario, aunque no desde el puramente filosóficc.r, como 1e había

de esta Sentencia se empieza por el final, da la sensación de que ésta se

indicado la organización del Congreso.

obliga a hacer un replanteamiento más radical de los principios tributarios en la Constitución. De ahÍ que el TC estimara

Tras citar el origen histórico y algunos antecedentes civiles de la regulación del

luego, el

ponente se refirió a Sentencia del TC que, a su juicio

Ia

se

incardina en el conflicto actual entre el sistema tributario -o el concepto que tenemos del sistema tributario- y la realidad sociolóCica del luego Si la lectura

resuelve prec samente su lérmino. srn atacar ninguno de los principios funda-

mentales planteados. La Sala de Barcelona, en contraposición a la de Madrid, resuelve de forma valiente y

e¡ planteamiento de Madrid (por encima

del de Barcelona¡ que no le obligaba a rectificar el criterio jurisprudencial radicalmente. ni a redefinir el sistema iurídico-tributario

Al parecer del ponente, respecto a

la

interpretación tributaria, elTC ha estado siempre excesivamente "tímido, tal es el caso del planteamiento de inconstitucionalidad de la modificación de la Ley General ftibutaria, negando la inconstitucionalidd de determinados procedimientos. De igual forma sucede, en materja de prohibición del orincioio de confiscación. ya que el TC no entra en el tema de la prohibición del carácter confiscalorio del sistema tribulario, limrtándose a señalar el principio de la seguridad ¡urfdica Esle carácter confiscatorio conlleva el no saber exactamente la carga tributaria de determinadas operaciones. provocando una gran inseguridadr señala, así, el carácter claramente


confiscatorio del arbitrio de plusvalía Si llegamos a un límite máximo de triburación ti.(¿1. no h¿brá forma de exrgirle al

contibuyente que pague El TC hasra ahora se negaba a plantear, la mayoría de las veces, un tema de caso concreto, por que su comportamtento es estable-

Concluyri explicando que el problema del Cravamen se origjna porque es un tributo con finalidad rec¿udator¡a evidente, y si el legislador estima que debe actualr-

La St. del TC ¡nvoca. entre otros, el principio de irretroactividad. concretado

en el criterio de que el gravamen

inscguridad jurídica enorme

era

y

hace una interpretación bastante restrictiva del

mismo.

As l't't is m

o.

¿rgumenld este

Tribunal que la tributa( ion no e\ sancio

un reflejo en la vinculación del legislador

al mismo

cl ejerp"' est"d 'unider>e d"

conflscatorio del Impuesto de Plusvalía N4unicipal. El problema español radica en que nadie \dbe exd.ldmenle.uál es la carga trjbutaria y eso provoca ltna

efectivamente retroactivo.

cación inteligible en la jurisprudencia constitucional, n¡ tampoco se observa

desarrollo e impulso de la aclivldad económica De igual forma, cita el carácter

cxlr',r e

cer una consulta vinculante. y no un caso

concreto

natoria una cuestión bastante discutible, entre otras cosas porque en la reali dad española se aplica con mucho rigor. Continúa reflexionando sobre el carácter confiscatorio de las normas tributarias _v

El segundo aspecto que trata -^l TC en

la St es el principio de isualdad

zarse, pues debe establecer un sistema proporcional Pero alegar (como hace el Fiscal en sus alegacionesl que tiene un carácter paratiscal.. o de proteccjón contra la ludopatía . puede llevarnos a la situación que de hecho tenemos hoy I

un

tema que. en su ()pinión. carece de expli-

-I-t-I-t-

"Efectos prácticos de la Sentencia del Tribunal Constitucional" poR l-ERNANT)o SEN'rpERE RoDrikiuEZ

ABocADo

Continuando con la argumentación anteriol comenzó el Sr. Sempere por afirmar que en algunas Adrninistraciones

lo que estuviera pendiente de pago. en vir tud del art 40 de la L.O delTC En consecuencia habrá que arbitrar algún tipo de

existe un afán desmedido por la recauda-

procedimienb para poder recuperar lo pagado dado que el Cravamen ha sido

ción si bien enumeró los supuestos

en

que no deberían presentarse problemas para recuperar lo ¡ngresado y evitar el ingreso del Cravdmen Corrplement¿n, ' declarado inconstitucional. En primer lugar tendrían derecho a ello las empresas que hubieran impugnado sus autoliquidaciones, a tEvés de un órgano de la Administración (un ftibunal Económico, los Tribunales Ordinarios de Justicia ), que tendrá que aplicar la doctrina asentada porelTC, reconociendo e¡ derecho a la devolución en su caso.

El problema se plantea para aquellos caso( er que hay un ado ¿dnirstratlvo firme, en los que habiéndose recurido hay una sentencia jud¡cial firme que ha dene-

gado

el

derecho

a la

devolución del

Cravamen. Es en estos casos donde se plantean serias dudas sobre la posibili.iacl de recuperar lo ingresado o de no lngresar

deciarado inconstitucional.

Uno de esos procedimientos posibles podría estar basado en el art 9.3 de la Constitución, que proclama la responsabilidad de todos los poderes públicos del Estado. siendo éste legislador Y aunque este artículo de nuestra Constitución no ha sido regulado, hay un supuesto en el que sí lo hace parcial-

mente lLey de Régimen lurídico, art.l39) si bien hasta la fecha el TS viene diciendo que 1a falta de desanollo legislatjvo ¡mpedirÍa hacer una reclamaci(in ante el Estado legislador Este fundamento sería también de aplicación para aquellos casos en que hubiera habido un acto administrativo firme

con una sentencia iudicial, y podria reclamarse la responsabilidad del Estado legislador

De igual forma. la Ley de Régimen lurídico larts.l02, 103 y I05) prevé la p, sibr ,dad de reu<¿r un ¿cto ddmjnsitrat¡vo firme. lo cual puede llevar a que la Adminsitración revise el acto del demandante y en su caso, el derecho adicional de indemn ización

Asirri-mO elp\)ne comO C¿Lsa de derecho a la devolución del Cravamen, la invoc¿crór dei prin.ipio gereral de nue\lro Ordena miento lurídico que declara que sr el acto ddministrativo ha

perdido su norma de cobertura por haber sido declarado inconstitucional y rad¡ca¡mente nulo con efectos retroacti vos la pérdida de cobertura lleva directamente a la ineficacia y nulidad absoluta del acto administrativo

Otro de los procedimientos posibles para la devolución del gravamen. en el L¿so de que no meti'ar¿ acto ¿dmrnrs' lralivo frrme con[irmado por senlencia judicial. sería acogiéndose al Decreto I Ió3 q0 Dr-posic ón Adir ror'¿l


NAcToNAL

Segunda, que no especifica las causas

En ambos supuestos de reclamación opina que la confirmación por parte de la sentencja iudicial no puede imponer nl l¿ rev ct^r dc l" sertenC¡a, r I ¿ rei islón del acto administrativo Las bases de revisión de la sentencia -que el Sr. Sempere califica de "terrorismo jurídi-

de nulidad de Ln dcto adminrc'r¿lrvñ luego, cabría su revjsión y podría generarse la devolución de ingresos En cualqurer cd>o no Dueder h¿bet t"¿n'.urrtdo más de cinco años para solicitar esta devolución.

co:

serían la fuerza de la cosa juzgada, con el sentido que tienen en derecho las cosas que dan certeza, estabilldad y s¡rven básicamente a un principio general, que es la seguridad iurídica I

-r-r-a-r-

"lnfluencia de la Normativa Comunitaria en la elaboración de los Reglaffiertos; aplicación de la [lirectiva 83/189" poR ERlc ClpplNt FoURNtER

AD\'llNlstR\DoR Dr LA DtREccróN

CENERAL.

XV

DEL N4ERCADO DEL lN]r-rriroR Cor4rsróN ETJRopEA

lnició su intervención aclarando que la

hoy llega a cubrir cualquier tipo de pro-

periodo de tres meses, la Comisión

D¡rectiva 83/189 no es competencia estridamente de la Dirección Ceneral

ductos agrícolas, alimenticios, fitofar

puede realizar cualquier t¡po de observación o un dictamen detallado.

XV ya que su misión prjncipal consiste en asegurar una circulación lo más fluída posible de los productos fabricados en cualquier Estado Miembro la Comunidad, si bien se estudia el fondo de todos los nuevos reglamentos La

de

DiretciLin Cerer¿l XV examind cualquier .,bstáculo que pudrerd 5urgrr -obre o c rculación o comercialización de un aparato de juego en un Estado Miembro. No srendo l¿- mjquinass recredtivd\ e'r >i

obieto de armonización comunitaria

y

no existiendu una legrslación e'per r[ica sobre el sectot la Directiva 83/189 posee un campo de aplicación muy amplio e

impone la nolificación previa

a

la

Comisión Europea en Bruselas de todo proyeclo de reglamento o regld lécni(d que incida sobre el tipo de f¿bncacrcin. venta, caEcterísticas técnicas y homologaciones de aquellos productos sujetos a certificación previa. Por tanto, el área de aplicación de esta Directiva es funda-

mentalmente la iorma en que debe presentarse un producto para poder ser vendido o comercializado en en seno de la Comunrd¿d. Y lo que en un p.rncrpro se circunscribió a reglas técnicas para

determinados productos industriales

macéuticos, etc A excepción de las normas de ámbito puramente local, todas las normas son notiflcables Las CC AA están obligadas a someterse a esta notificación

Las obligaciones iurídicas de

la

Directiva se resumen en la obligación de notificación a la Comisión de un proyecto casi definitivo pcfo que se encuentre en un estadio en el que todavía pueden introducirse cambios y antes de que dicho pro-vecto pase a ser una norma vrn(uldnlp A fo ser que e\r>Id men, idn expresa de confidencialidad por parte del Estado Miembro solicitante (valora-

da y aceptada por el Comité 83/189) esta Dirección Ceneral mediante su a\an/ad,' 5r\lem¿ tecnológi.o. realiz¿ traducciones en todos los idiomas de la C.E., que se facilitan generalmente a las confederaciones de empresarios con sede en Bruselas, existiendo ya la intención por pade de la Dirección Ceneral, de introducirlo y divulgarlo vía Internet. Si en el plazo de tres meses el Estado

Miembro solicitante de aprobación de un proye.i., no tecrbrero , orrunir d.ión expresa de la Comisión, se entiende que ha sido aceptada por ésta. Durante este

Los dictárnenes detallados implican

un efecto lurÍdico importante,

que

determina la obligación de retrasat en su caso, el proyecto, no ya a los tres meses, sino a los otros tres meses suplementarios lampliables incluso a

l8) y

contiene

la opinión de

la

Comisión sobre posibles infracciones del De¡echo Comuntario, así como una propuesta de posibles soiuciones.

La Directiva 83/189 data de 1983 y ha sufrido posteriores modificaciones, en 1989, en 1990 y en 1994 Se considera furddmertal p¿r¿ g¿ranlizdr la publrcidad y la transparencia de las normas técnicas del Mercado Interor. que posibiliten la fluidez de la libre circulación de mercancías y productos. En líneas

generales esta Directiva persigue fomentar un c¡erto movimiento de emulación entre las Administraciones, prevenir los posibles obstáculos técnicos a los intercambios de productos entre países de la Comunidad, y, dar a conocer la normativa en vigor de los Estados

Miembros.I


INTERNACIoNAL Informe Anual 1996/97 de la Comisión Británica del Juego: algunos datos de interés La Cémara de los comunes del Reino Unido ordenó la publicación el día l0 de lulio de I¿ vrgéslmo oct¿v¿ \¡emor.¿

Anual de la Comisión Británica del Juego. En ella se recoge la información

sobre el lue€o de tuar entre el 1'de Abril de 199ó y el 3l de Marzo de 1997

" lió

Casinos distribuidos por Cran

Bretaña, Escocia y Cales, que generaron un drop (cantidad de dinero cambiado en fichas, en las mesas) de 2.ó00 millones de Libras Esterlinas. - 942 Salas de Bingo, de las cuales 850 corresponden a los Bingos comerciales,

que contabilizaron casi 1.000 millones La Com sion Brir;nic¿ del Iuego mani-

magnitud del

de Libras en este iuego - Unas 2ó0 000 N¡áquinas Recreativas con premio en metálico, cuyos datos

colectivo de empresas dedicadas a esta actividad:

contables fueron facilitados por la Asociación Británica del Recreativo,

festa que "regula un Sector económlco

importante", dada

la

AI¡]IAIIIA

AUSTRIA

ao

Apoe3ta3 Híp¡ca3

BÉLGrcA

DINAMARCA

O

a

EsP

ña

media anual, de los cuales aproximaddmente I 400 millones lueron reteni dos por los operadores y dueños de los locales ' La venta de billetes de las Loterías locales y Otras Loterías. reguladas por esta comisión, se aproximó a los ll5 millones de Libras en el período t996/97

oo

a

Loter¡a

Instrntánoa

o o

Cas¡nos:

F

o

a

a a

a

Olicinas de Apuestas Lega es (dados)

LUXEMBUN

a

o(1

a a

o (')

O

a

a a

Casinos: Ruleta de la fortuna Máoulna3 Récroailvas con Dremlo on metállco

ITAUA

a

a

Caslnos: Punto y Banca, Eaccatat

('* ) Banca Francesa (r+r) sóto Boute

o

a

Black Jack Casino6: RulotaA

a

a

.

HOIAtrOA IRLANDA

aaa

Loterias

(')

nes de Libras en estos aparatos, como

FNLANDTa FRArcla

/Lotto

/Ruleta

BACTA, (ver álea n'3, pág 32), calculándose que entre 1992 y 199ó se habían introducido unos 9.000 millo-

a

o a

o

a

a

a

o

a

o


INTERNAcToNAL

Tal como anunciábamos en álea nó3 (pp.3l y ss.), el día l9 de Abril entró en vigor la DESREGUTACION del luego de Azar aprobada por el Parlamento en Mazo de 1997, a propuesta de las Asoci¿ciones serlorialer y de la propra Comisión Brjtánica del ¡uego, cuyo procedimiento se llevó a cabo según 1a Ley "Deregulation and Contracting Out Act 1994"

.

En lo referente a Casinos la desregula-

clón supone:

ditoJ así como de cheques previamente autorizados La Cornisión Británica oel luego facilita en el Apéndice Vll anexo A de la Memoria, una reLación de las entidades bancarias que garantizan dichos pagos en el Reino Unido El nuevo Cobierno se ha comprometido, en un tiempo no definido, a revisar la lista de las zonas en las que está permitido instalar nuevos casinos, para no estimular la demanda, previo análisis de las propuestas realizadas por este sub-

sectot

mos de 250 Libras,

a instalar en:

Casinos ó aparatos Salas de Bingo 4 aparatos, y Clubes privados de soc¡os 3 aparatos len lugar de las tres unidades habituales hasta ahora)

Se espera que el nuevo Cobierno apruebe en un breve plazo de tiempo, la instalación de Máquinas recreativas con premio en metálico que aceptan apuestas únicas de I Libra, esto, es cuatro partidas con una sola apuesta, en lugar de los 25 penrque\ por apueqta única habituales.

- Reducción del período de espera pre-

vio, exigido a los miembros que solicitan acceder al casino-club, a 24 horas, y no 48 horas como venía siendo habitual. - Autorización para servir bebidas alco-

hólic¿s en Ingraterr¿ y Cales preiia obtención de un certiiicado especial,

En cuanto a las Salas

de Blngo,

la

La desregulación también abarca las

desregulación incluye:

Loterías de ámbito local y Otras Loteías, dada la reperr usión negativa

- Supresión de todas las restricciones sobre publicidad, pudiéndose anunciar

que sobre las mjsmas ejerce la Lotería

en todos los medios, incluyendo

Nacional Británica:

la

hasta las 3.00 horas de la madrugada, en lugar de hasta medranoche como veni¿

radlo.

- Permisión de utilización de tarietas

siendo habitual lEscocia ya gozaba de

20"/. de las cantidades iugadas, reserva-

de r redrto de p¿go inmedidlo Ino d .reditol, así como de cheques previamente autorizados La Comisión Británica del luego facilita, en el Apéndice VIl, anexo

do a acciones sociales, así como el 80o/" de las mismas, que se designa a costes y premios. el organizador o promotor de la lotería puede destinar hasta el 55?o de

A de la Memoria, una relación de las entidades bancarias que garantizan

las cantidades iugadas a premios.

esta autorización

).

- Permis¡on de utilización de tarjetas de crédilo de p¿go inmedrdto {no a cre

- Aunque manteniendo el mínimo del

dichos pagos en el Reino Unido.

Por otra parte, la Comisión Británica

Sin embargo, la auto zación para d un Lodrgo ético suscrito entre las autoridades gubernamentales y los representantes publrcrtarse qued¿ suietd

de los medios de comunicación británrcos más importantes.

Con relación a las

Máqüinas

Recreativas con Prem¡o en Metálico. la desregulación significa

- Autorización de Máquinas con un premio máximo en metálico de I0 Libras (en lugar de las habituales de 8 L¡bras en fichas), o Máquinas de "todo en metálico l"allcash AwP"), y la posibil¡dad de instalación de las mismas sólo en lugares con acceso restringido a menores, entre los que se incluyen los Salones Recreativos, etc. y, por pimera vc¿ rd> vMld5 ur ñpuc)rd>

-

Autorización de instalación de

2

Máquinas "todo en metálico" en las (1) Datos elaborados 0or el Centro de Estud os de Legislac¡ón sobre el Juego CELEI Fuente: C.E.J., RF y European Gam¡ng Institute de Holanda

y

hasta el 35% a costes.

Oficinas de Apuestas, dos aparatos. - Elevación del número de unidades de

Máquinas iackpot, con premios maxr-

del luego manifiesta su preocupación por el crecimjento indiscriminado del Juego de Azar vía INTERNET y por la falta de control que sobre el mismo existe actualmente. Por esta razón, ha cre¿do una comisión de esludio y seguimrenlo, cependrenle del uRLl- {l-oro Europeo de Reguladores del Juegol, cuya presidencia ostenta Ia Comisión, y que mantiene contactos con todas aquellas autoridades nacionales e internacionales, necesarias para desarrollar

una regulación normativa en un futuro no muy le jano.

DATOS ECONOMICOS CASINOS:

El número total de visitantes en

el

Reino Unido a lo largo del período refe. renciado, fue I I 314 971 de personas El drop registrado fue 2.599 millones

de Libras. lo que significa un aumento de un 2% (51 millones de Libras] con respecto al año anterior Los 2l casinos


INTERNACIONAL

londinenses, sin embargo, sufrieron un notable descenso, 4 millones de Libras En Ia ditribución porcentual por iuegos, la ruleta americana abarca el 59,8% del drop por juegos. En cuanto a as gdndncias del propio casino, el aio 1996/97 arro¡a una cifra

media de 471 millones de libras por establecimiento, lo que supone el l8o/o del drop y un aumento de 2l millones.ó un 4.7"6 por encimd del periodo anterior.

La Comisión Británica del luego no

Las Otras Loterías (como por ejemplo

posee datos exactos sobre este sector, ya que la expedición de las licencias de

las realizadas en tiempo real,las boletos de -rasca y g¿ne . et(.t y las Loterias ges-

aprobación de los aparatos corresponde al organismo de Aduanas y Arbitrios. Lo5 ddlos eslimativos de la comisron apuntan la ex¡stencia de una parque de Máquinas de 2ó2.000 unidades, cuya distribución por establecimientos en el período 1992-199ó fue la siguiente, un

tionadas o promovidas por alguna autoridad local deben de contar, por venta de billetes, con un volumen mínimo de 20.000 Libras cuando se trate de pre-

40o/"

El descenso, en número de 5, de salas de bingo comercral. con respecto al añ,.r

es atribuíble, según la

Comisión Británica del luego. al aumento del tamaño medio de las salas, apreciándose una concentración de grandes grupos comerciales como titulares de las licencias expedidas por la Comisión y recesarias para la in.ldldcion ) fLncionamiento de estos establecimientos Las cifras globales de facturación en el período 199ó197 alcanzaron los 9ó7 millones de Libras, con un aumento del ó,7olo respecto al año anteriot manteniéndose la tendenc¡a alcista de los últimos cuatro perlodos

El bin€o interconectado (entre dos o más salas de bingo) mantiene igualmente la tendencia alcista, habiendo alcanzado una amplia popularidad. No así con el llamado "iuego nacional"

o bingo múltiple. donde se registró

un

descenso del número de clubes que ofrecen esta modalidad, 632 a 3l de Marzo de 1997 (a 3l de Marzo de 199ó eran ó59).

LOTERIAS LOCALES Y OTRAS LOTERIAS]

se hallaban instaladas en bares y otros de hostelería, un l5% en salas de

BINCOS:

anter¡or,

]\,IAOUINAS RECREATIVAS CON PREMIO EN METALICO

mios únicos, o de 250000 Libr¿s si ce trata de loterías con premio acumulado anualmente A 3l de Marzo de 1997 existlan ó25 autorizaciones de dichas Loterías, que

bingo, un l8% en salones recreativos no

necesitan

costeros, uno I5% en salones recreativos de la costa, un 4"/o en locales aislados. y un 8"Á en otro tipo de establecimientos

de un

certificado

de

la

Memoria I996197, todavia están pen-

Comisión p¿ra poder ope¡dr. y que registraron un aumento del l37o con respecto al período anter¡or La cifra total por venta de billetes a lo largo del período referenciado alcanzó los I I5 millones de Libras un 4ó'o por encima del año dfle'ior achd(able según la

dientes de elaboración por parte de la Asociación Británica del Automático,

Comisión, al gran éxito que obtuvo la Lotería Nacional Británica, del que tam-

BACTA.

bién se beneficiaron estas Loterías.

Los datos def¡nitivos, y correspondienla

tes al período de referencia de

Las nuevas Máquinas de todo

en

metálico" están igualmente suietas a

Ia

unas 15000 unidades adicionales para

Finalmente, cabe destacar que tanto la Asociación de Casinos Británica, como las Asociaciones de Bingos han firmado sendos códigos éticos con la Comisión Británica del Juego, que se comprometen a hacer cumplir en tanto en cuanto se estudian y debaten las nuevas propuestas de los subsectores. Ambos códigos éticos de la práctica están dirigidos a salvaguardar los inlereses manifestados por la Com¡sión. referentes a los iugadores, a los aparatos de iuego, al juego en sí mismo y al personal laboral

el próximo año.

de esta actividad.

devolución de un 70ol" en premios, y eslán de\pldzando {en un q0oo aproximadamente) a las clásicas de devolución en iichas o metálico de menor cuantía esto es, el parque instalado en bares y otros esta blecim ientos de hostele¡ía está siendo sustituído por las de 'todo en metálico". Este dato, unido a la

autorización de instalación de Máquinas en oficinas de Apuestas. conduce a calcular que la industria necesitará fabricar

I


STUDIOS DE LECISLACIOI\ SOBRE EL JUECO

TLCJ-CE]\TRO D

o

AFILIACION:

Posibilidad de publicar sus ¡lro¡rios artículos v trabajos solrrt: ia materia en las publicaciones del Centro. o Participación en el Premio [tlej atal '\nual instituidoporel r:fccto.

Socios patrocinadores: aquellas personas o enlitlades tlue tlesean aporar especialmente las actividadcs del Ccntro v pasar a formar parle del Consejo tle Patrocinadorcs. El CELEJ k:s hará una exposición pelsonalizada de esta modalidad, sienrprt: quc así se lo hagan saber.

--1

SI deseo afiliarme al CELI-J en la modalidad de ¡

¡

Socios honoríficos: aqrrelJa.-personas o entitladcs,¡uc a,-riterio del comiló dirc,^tir,' J"l tele merez{ an tal di.tirrción I'or su labor e' el Sector'.

¡ Socio

General

t

Socios generales:

aquellas personas físicas

o

cntidades relacion¿das con cl

Sector del Juego de Azar que solicilen por escrito su adsrrripr:ión al Centro:

Forma de Afiliación ¡

Todos los interesados deberán dirigir sus solicitudes al cornitó del [tlej . adjuntando tl impreso de afiliación.

directivo

o'lbdos los solicitantes <¡ue resulten ¿dmitidos pasarán a frrrmar pafc del Centro. debicndo satislácer cl pago de las cuotas establqridas al efrx:to.

ACTIVIDADES

Entre las actividades previstas debcn reseñarsr¡

o

El Boletín Técniur trirneslral, "álca", que

circul¿uá entre

empresas v profesionales de la Unirin Eunrpea.

o Reuniones nronográficas con la presencia dc especialistas, lcgisladores v ¡nit:nrbnrs rk' la Arlministración. o llnvío de ronrunicaciones espccíficas y de documentación a todos los socios. ¡ Puhlicación de atículos v trabajos sobre Ia materia. o Ilealización periridica de 'll01i \,4D,4S DE LEGISAüOi\

SOBRE EL ltiECO-. rlanrb cr¡ntinuidad a l¿s rraliz¿tlas hasta la fecha. ¡ Inslitución cle un premio anual al afículo, ponenci¿ o invcstigacirin que nrerezca lal dislinción. o (lreación dc bccas unileruit¿riao.

DERECHOS Dere¡'lros ¡lr. lorlos l¡¡s socios

o

Ret:epción pt:riórlita

dcl l}rletín I'écnico. "álea".

quc

des jurítlicas dc impoflancia. oRrsibilidad de asistenci¿ v participación. con impo alles descuentos. el todos aquellos everrlrrs organizatlrs por el telel.

(lomunicación con el llenlro v sus miembros para r:l inlrrr-

canrbio de opiniolt:s.

....

Otras afiliaciones relacit¡nadas con el Jueqo de Azar:

I

Otros tlatc,s de interés a.juit:io tlel solicitante:

I ¡ liirnra:

!^'n'

sobrc materias jurídicas es ¡iublicado por el Centro. o Rcccpcirín de inli¡r'nración concreta acelca de las noved¿-

¡

Años tlt: antigüt:dacl t:n t,l Scr:lr¡r:

Publicaciones:

.

.

........

F.r,ha:....

| (l¡,,t¿ ,r,rual {pcr;o.los n¡tu¡¡les a panir tle la fecha tle suscri¡r- | I I cirirr): 60.{XX)-1t-. cl' '1,', t'1",,'j,: , "i" 1",. '1,.1 {:,'rrr¡, ,le L-rrr,li,,. '1.¡ t. ' l., r.i-l'¡ i,irr ''l'n , l .J,,.r'¡, rlci \'.... I lr¡r¡.l"ren,'i¡ h.,n""r,,, ¡ r,,rrrlrr. .l.l Lrnlr,' ,lF E-lr¡,1i,,- ,l.I

el Juego-Clff,liJ. dili*irl¿ al BBV-Banco¡ ¡ l.r'gislacirin sobre liill'.ro \ rzela. i)fi, inu iili .¡"1",1. I l¡ (l¡-lell¡n,r lt'). \{¡,lri'l (:t,t.I": OI:,1 ,2il,l

M

J



ÁLEAS Nº 7 Y Nº 8