Issuu on Google+


EDITORIAL Bienvenidos amigos lectores a esta primera edición de la revista digital de Liderazgo efectivo: Disciplinas clásicas. Esperando tenga muy buena recepción entre ustedes, interesados en el tema y en el conocimiento y el saber que brinda esta lectura. En esta primera entrega ofrecemos los aspectos más resaltantes del liderazgo, así como la respuesta a las muchas frecuentes preguntas relacionadas con el tema y las disciplinas clásicas y clásicas que lo complementan. Una vez más, esperando contar con ustedes como constantes lectores.

SUMARIO

UNIDAD III

Equipo 2 La Clave del Liderazgo efectivo.

Disciplinas Clásicas

Seminario Avanzado del Gerente como Líder Empresarial


La realización de esta revista fue producto del trabajo conjunto realizado por los Licenciados e Ingenieros participantes al Doctorado en Gerencia de la UNY, tales como: Joel Fuentes, Williams Martínez y Aleardo Viti, en el desarrollo de las unidades, diagramación y montaje de los contenidos.

CONTENIDO UNIDAD III

LA CLAVE DEL LIDERAZGO EFECTIVO. DISCIPLINAS CLÁSICAS

Marco conceptual sobre el liderazgo efectivo

Visualización intersubjetiva de los estilos clásicos del liderazgo efectivo


Introducción

transformar tanto a la empresa como a las personas que colaboran en ella. (pp. 132).

El liderazgo está considerado en la actualidad como una clave fundamental para conseguir el éxito de la empresa. Expertos en el tema afirman que cuanto mayor es el liderazgo que se aplique en las organizaciones, mayor será su efectividad, en donde la influencia que ejercerá el líder será un factor preponderante en la gestión empresarial y más aún por los constantes cambios que se producen en el entorno de la empresa.

Las organizaciones en general deben contar con un correcto liderazgo, en el caso de que su gestión no esté siendo del todo efectiva se debe analizar cómo se está llevando a cabo el liderazgo en los directivos de la empresa. Ser líder implica muchas cosas entre las cuales está la creatividad que debe ser aplicada a la organización en que desempeñe. Podemos definir al liderazgo, según Chávez (2006), como un proceso de interacción entre personas en el cual una de ellas conduce, mediante su influencia personal y poder, las energías, potencialidades y actividades de un grupo, para alcanzar una meta en común a fin de

Dentro del liderazgo se pueden diferenciar algunos rasgos especiales que son de importancia, muchas maneras de liderar y hay varios estilos de liderazgo. Al ejercer el liderazgo es innegable que la actuación personal influye en las actuaciones de las organizaciones y evidente que la forma de actuar en cada situación es la clave del éxito en el liderazgo. Es muy importante que se tenga en cuenta que, un líder es quien mira de frente la realidad y trata de responder a ella, con todo lo que implica su logro, aprovecha la diferencia frente al resto es que cohesiona y recuerda los objetivos más grandes del grupo, para que éste alcance su meta y el éxito para la organización.. Podemos ver que en las empresas existen diversos equipos de trabajo y en éstos se producen cambios debido a las distintas fases de desarrollo por las que atraviesan los integrantes del mismo, fundamentando sus procesos en el liderazgo, logrando influir en las actividades que realiza una persona o grupo de personas para la consecución de una meta. Al hablar del liderazgo, surge la interrogante sobre las capacidades de un líder, flexibilidad


intelectual y apertura a los demás estableciendo verdaderas relaciones interpersonales entre el líder y sus colaboradores. En general, en una organización cuando se asigna una responsabilidad y la autoridad es tarea del líder lograr las metas trabajando con y mediante sus seguidores. Desde una perspectiva clásica se han identificado principalmente tres estilos básicos de liderazgo; el estilo autoritario, el estilo participativo y el estilo “laissez-faire”, que en su especificidad desarrollan unos contenidos propios en base al tipo de decisiones que toma cada estilo, como se ponen en práctica la estrategia y objetivos, en qué forma se llevan a término los procedimientos y formas de trabajo; y por último, cuáles son los criterios de evaluación que se utilizan.

Esta concepción ha quedado desfasada, debido a los cambios que se vienen dando en el mundo actual y teniendo como principio que lo único estable es el cambio así como la vertiginosa importancia del talento humano. Importancia del liderazgo Las organizaciones dependen, para crecer y perdurar del liderazgo de sus

dirigentes y esto es válido para las que tienen fines de lucro y las que no. Ya que las organizaciones dependen del líder, necesitamos ver qué aspectos de éste son importantes. Un buen líder debe reunir cuatro condiciones; compromiso con la misión, comunicación de la visión, confianza en sí mismo e integridad personal.

Pero el líder no sólo debe cumplir con estas condiciones, también debe cumplir con ciertas virtudes que lo van a guiar en la buena toma de sus decisiones. Estas virtudes son la prudencia, templanza, justicia y la fortaleza. La tarea del líder no es tan fácil, debe ser capaz de tener muy buena comunicación y una capacidad de integración, es hacer que los miembros de la organización liberen su energía para el logro de un objetivo común. La comunicación cumple un rol protagónico pues permite transmitir lo que está dentro de nosotros tal como lo sentimos. Y la integración permite realizar acciones eficientes en forma conjunta y sin desconexiones. Básicamente el liderazgo consiste en una forma de ser, pues el líder se va formando día a día: en la pasión por la misión, en la acción y en los valores fundamentales.


Además un líder no solamente debe delegar responsabilidades sino que debe expandir el poder hacia otros, ser humilde y considerarse sustituible.

El liderazgo es importante ya que es vital para la supervivencia de cualquier organización. Es importante, por ser la capacidad de un jefe para guiar y dirigir. Una organización, según Koontz (2004), puede tener una planeación adecuada, control etc. y no sobrevivir a la falta de un líder apropiado, incluso dicha organización puede carecer de planeación y control, pero, teniendo un buen líder puede salir adelante. (pp. 532). Visualización de Estilos Clásicos de Liderazgos No existe una teoría universal de liderazgo. Sin embargo, debido a la reciente explosión del pensamiento de liderazgo, ahora tenemos una gran variedad de diferentes teorías sobre el liderazgo. Estos incluyen tales teorías tan notables como el liderazgo de servicio (Robert K. Greenleaf) y de colaboración liderazgo (David D. Chrislip y Carl E.

Larson), un liderazgo visionario (BurtNanus), liderazgo situacional (Kenneth H. Blanchard), y el liderazgo centrado en principios (Stephen R. Covey). Algunas de estas teorías apoyar a las distinciones entre los gestores y los líderes, tales como el liderazgo transaccional (directivos), frente a liderazgo transformacional (los líderes).

Podemos comenzar la comprensión general de liderazgo con dos grandes pensadores clásicos: James MacGregor Burns y Robert K. Greenleaf. James MacGregor Burns, en su trabajo Liderazgo publicado en 1978 fue quine presento la primera mirada interdisciplinaria en el liderazgo y proporciona información que el liderazgo es relacional, recíproco, y tiene valores; sostiene que los líderes y los seguidores son iguales el uno del otro, cada uno jugando un papel diferente. El líder tiende a buscar lo que motiva a los seguidores, manteniendo su productividad y seguir adelante. Por lo tanto, los líderes deben estar muy comprometido con los seguidores, asegurándose de que están satisfechos con un conjunto mayor de las necesidades, no sólo las cosas simples como cheques de pago, las acciones de opciones, y similares, pero en la participación activa de los


problemas que tanto preocupan profundamente. Cuando esta colaboración se lleva a cabo, los participantes (líderes y seguidores) son capaces de transformar la situación, es decir, el liderazgo transformacional. Otro punto de vista clásico sobre el liderazgo proviene de Robert K. Greenleaf con respecto a Liderazgo de Servicio, donde concluye que la gente libremente responda únicamente a las individuos que son elegidos como dirigentes, porque están probadas y de confianza como los funcionarios. Una vez más, esto se pone de nuevo a satisfacer las necesidades de la gente y cuando estas necesidades se cumplen, las personas a crecer y transformar la organización. Greenleaf, nos desafía a mirar necesidades más amplias, incluso aquellas necesidades fuera de la organización. Él sostiene que debemos escuchar y en algunos casos, retirarse a fin de comprender una situación y la intervención que adecuadamente en un papel de siervo. También considera el liderazgo como la previsión y que estén capacidad de ver cómo las cosas podrían ser en el futuro y actuar en presencia de mover la organización en esa dirección.

Se han usado muchos términos para definir los estilos de liderazgo, pero tal vez el más importante ha sido la descripción de los tres estilos básicos: el líder autócrata, el líder participativo y el líder liberal.

Liderazgo autócrata, asume toda la responsabilidad de la toma de decisiones, inicia las acciones, dirige, motiva y controla al subalterno. La decisión y la gula se centralizan en el líder. Puede considerar que solamente él es competente y capaz de tomar decisiones importantes, puede sentir que sus subalternos son incapaces de guiarse a sí mismos o puede tener otras razones para asumir una sólida posición de fuerza y control. La respuesta pedida a los subalternos es la obediencia y adhesión a sus decisiones. El autócrata observa los niveles de desempeño de sus subalternos con la esperanza de evitar desviaciones que puedan presentarse con respecto a sus directrices. El liderazgo participativo, utiliza la consulta, para practicar el liderazgo. No delega su derecho a tomar decisiones finales y señala directrices específicas a sus subalternos pero consulta sus ideas y opiniones sobre muchas decisiones que les incumben. Si desea ser un líder participativo eficaz, escucha y analiza seriamente las ideas de sus subalternos y acepta sus


contribuciones siempre que sea posible y práctico. El líder participativo cultiva la toma de decisiones de sus subalternos para que sus ideas sean cada vez más útiles y maduras. Impulsa también a sus subalternos a incrementar su capacidad de auto control y los insta a asumir más responsabilidad para guiar sus propios esfuerzos. Es un líder que apoya a sus subalternos y no asume una postura de dictador. Sin embargo, la autoridad final en asuntos de importancia sigue en sus manos. El liderazgo liberal, delega en sus subalternos la autoridad para tomar decisiones; espera que los subalternos asuman la responsabilidad por su propia motivación, guía y control. Excepto por la estipulación de un número mínimo de reglas, este estilo de liderazgo, proporciona muy poco contacto y apoyo para los seguidores. Evidentemente, el subalterno tiene que ser altamente calificado y capaz para que este enfoque tenga un resultado final satisfactorio. Las tendencias enfatizan la necesidad de adaptación y flexibilidad en el uso de los estilos de liderazgo, se recomienda que el gerente tome en cuenta una serie de factores para determinar qué estilo de liderazgo es apropiado para cada situación. El liderazgo clásico está basado en el ejercicio del poder, acaparadores de poder, buenos conservadores del mismo. Las empresas, las sociedades enteras, han asumido, e incluso adorado, este estilo. Hoy, la concentración de poder hace que las personas en las organizaciones se sientan mal y no sean capaces de nada salvo, apenas, obedecer órdenes. Esto no es suficiente en la moderna organización en donde es indispensable inspirar a las personas para

lograr su participación creativa en el proceso de suministrar bienes y servicios de la máxima calidad. Desde el punto de vista clásico los líderes, tienden a ser identificado por su posición ellos son parte de la jerarquía, se convierten en el centro en busca de respuestas y soluciones, se dirige a ellos cuando no se sabe qué hacer, o cuando no puede ser molestado en solucionar las cosas por nosotros mismos, para dar dirección y tener una visión.

Pasos a ser un buen líder Es importante mencionar según lo planteado por Hermina y Morten (2011), lo cual indica que para ser un líder de este tipo se deben seguir cuatro pasos fundamentales dentro de la organización. 1. Conectar ideas y personas afuera de la organización con los elementos dentro de la empresa: este tipo de líderes debe buscar una conexión global a través de diferentes modelos de trabajo. Debe buscar unificar la labor de empleados, clientes, líderes de opinión y sus pares en otras industrias para fortalecer la sabiduría corporativa de su empresa.


Es decir, debe desarrollar una red de contactos o networking afuera de las zonas típicas, como clubes locales, asociaciones industriales, etcétera, y aprovechar las herramientas tecnológicas que existen, como LinkedIn.

que no lleven a ningún lado. Una de las claves que los especialistas ofrecen para evitar las discusiones eternas entre diferentes facciones de una empresa es otorgar derechos de decisión claros y responsabilidades en miembros de los equipos que puedan dar una conclusión correcta a un debate. Claves para un liderazgo efectivo Existe una enorme diferencia entre ser líder (lo que requieren las organizaciones modernas) y ser un simple jefe, que se limita a cumplir directivas superiores y buscar que su personal haga lo requerido. El líder es alguien respetado, admirado y seguido por su equipo de colaboradores.

2. Aprovechar diversos talentos: según Harvard Business Review, los equipos con miembros provenientes de diferentes extractos sociales suelen ser más efectivos que los que se nutren con personas provenientes de una sola fuente. El trabajo de un líder colaborativo es identificar el talento humano que puede funcionar en diferentes contextos, razas, religiones, culturas y edades para nutrir la visión de su empresa. 3. Colaboración desde lo alto: un buen liderazgo de este estilo debe comenzar con la alta dirección. Según la publicación de Herminia Ibarra y T. Morten Hansen, los empleados que ven que sus jefes están dispuestos a trabajar con diferentes facciones del negocio suelen estar más dispuestos a colaborar ellos mismos. 4. Evitar que los equipos se dividan por el debate: según los autores, un riesgo de este tipo de liderazgo es caer en juntas excesivas

Él construye las mejores condiciones para que la empresa avance, dando siempre el ejemplo, diagramando y poniendo en práctica proyectos de cabo a rabo. Él sabe interpretar lo que pasa dentro y fuera de la empresa, y logra, merced a su dinamismo, visión emprendedora y enorme capacidad de gestión, tornar sumamente competitiva a su compañía. Por eso el verdadero liderazgo está tan solicitado en el mundo de negocios moderno. Analicemos, entonces, lo que distingue al líder. Crea el futuro


No espera que las oportunidades llamen a su puerta; él las genera, si es necesario. Está acostumbrado a luchar por las cosas que quiere, y sabe que del fruto de su esfuerzo y tesón surgirán logros que, tarde o temprano, se convertirán en realidad. Promueve y encauza los cambios en la empresa Está pendiente de los indicadores del cambio, sea porque internamente algo debe ser modificado, o porque la situación externa precisa dicho cambio. Pero no sólo lo sugiere, ni lo bosqueja: se pone a la cabeza para llevarle adelante con éxito. Realiza todas las tareas que van desde convencer al resto de la necesidad de cambiar, hasta instrumentarlo efectivamente y seguir con detenimiento su evolución.

delega funciones en ellos sin temor ni falta de confianza en las decisiones que tomen. Les ayuda en temas menores, pero hasta cierto punto, de manera que no pierdan la capacidad de volar solos. Incentiva en sus colaboradores la confianza en sí mismos Si alguien piensa que no puede lograr algo, de seguro no lo hará. Si un grupo carece de la suficiente confianza en su capacidad para alcanzar un determinado objetivo, toda formación, experiencia o destreza particular que ostente le servirá de muy poco, pues de seguro fracasará. Por ello, el líder estimula en su grupo el sentimiento de pisar firme, pero además hace partícipe a cada uno de sus miembros de la convicción que serán ellos y sólo ellos quienes produzcan, con su trabajo cotidiano, el futuro posible. Puede, de hecho, liderar otras áreas

Es carismático. Desarrolla la empatía Sociable, buen comunicador y carismático, el líder se compenetra emocionalmente con los demás, adaptándose a sus interlocutores en el modo y forma en que prefieren ser tratados. Valora y respeta las opiniones y sentimientos ajenos, a la par de promover un diálogo abierto y sincero. Sabe delegar responsabilidades Estimula el crecimiento de sus colaboradores, y cuando les ve preparados,

Por sus habilidades directivas, puede perfectamente desempeñarse con éxito en áreas distintas. Si bien deberá aprender los pormenores de procesos y funciones que hasta ahora no conoce, su capacidad de gerenciar le brindará las herramientas esenciales para llevar adelante al nuevo sector. Organiza eficientes equipos de trabajo Instrumenta objetivos claros y expone los mecanismos de evaluación y control que se utilizarán. Compara con el grupo las desviaciones entre lo real y lo estimado, y juntos analizan e implementan las soluciones pertinentes. Hace que el trabajo sea estimulante para cada


colaborador. Abre paso a toda iniciativa. Promueve el aporte de ideas que hagan crecer el proyecto manejado por el grupo. Brinda reconocimiento público a la labor, y alienta a cada integrante a que se supere, otorgándole la posibilidad de capacitarse y asumir mayores responsabilidades. A la hora de dar el ejemplo, está siempre a la cabeza. Sabe destacar y recompensar los logros de sus colaboradores Si es necesario, concibe nuevas formas de recompensar el aporte y desempeño de su grupo. No le pasa por alto que detrás de la concreción de un objetivo ambicioso hay muchas horas de sacrificio y entrega del grupo, y de ciertos miembros en particular. Por ello, y en la medida que puede, intenta que la gratificación sea significativa para el colaborador.

ejemplo) no teme romperlas y cambiarlas para lograr hacer frente al nuevo escenario. Entiende que a veces hay que construir nuevos caminos, sobre todo cuando los existentes nos alejan demasiado de nuestro destino. Es flexible, adaptativo y cambiante, incluso con su forma de ver las cosas Conservando sus principios, sustentados sobre bases éticas, no teme cuestionar su propia manera de encarar los negocios, de cambiarla si es necesario, y siempre está dispuesto a aprender, a desarrollar nuevas habilidades y a poseer una visión multidisciplinaria.

Es tolerante con los errores ajenos Ha aprendido que lo importante es mejorar el desempeño, y que esta mejora se sustenta muchas veces en cometer errores y aprender de ellos. De hecho, da ejemplo de sus propios errores. Sabe que una crítica destructiva sólo hará que la persona tenga miedo de equivocarse, se paralice y pierda su confianza. Por ello, no critica, sino ayuda a mejorar. Estimula a seguir avanzando con mejores herramientas. Cambia las reglas de juego cuando considera que ya no son útiles Si la situación no puede resolverse con el actual esquema de reglas (sean éstas mentales o de tradición empresarial, por

Colabora efectivamente con otros líderes Integra un equipo directivo donde prima la capacidad e idoneidad para resolver problemas, no los cargos y ambiciones personales de cada uno. Entre todos buscan aprovechar las sinergias que se producen, porque saben que varias cabezas piensan más y mejor que una sola. Bajo un plan definido, brindan valiosas soluciones y mejoras a la compañía. Contrata a excelentes profesionales, incluso de mejor formación que él, y no teme a esto. Sabe perfectamente que no puede ser el mejor en todo; de hecho, estimula a sus


colaboradores a que le superen en formación. No busca destacar por sus títulos; busca ser el mejor gerente. Sus habilidades pasan por otro lado. Por eso, contrata y se rodea de excelentes profesionales, capaces de asumir proyectos ambiciosos y brindar un alto valor agregado a la empresa.

llegar a la meta, ni tampoco permite que le desmoralicen y aparten de su objetivo. La vida es simple, y son los hombres quienes la complican, sería su frase preferida.

Asume riesgos controlados y actúa

Es seguido por su ejemplo, valores personales y la confianza que pone en sus objetivos, lo que motiva y estimula al grupo El líder no obliga a nadie a que le siga, ni que lo tome como modelo. El líder hace, da el ejemplo, influye positivamente y es seguido por sus enormes valores, tanto personales como profesionales. Pero no por ello corta las alas a sus subordinados, o se rodea sólo de obsecuentes. Nada de eso. Estimula el disenso y la crítica productiva que conlleva una mejora de las cosas, es humano y solidario, y es por ello que es preferido a cualquier jefe a la antigua. Brinda libertad y se limita a dirigir la mirada hacia el camino, hacia donde se debe llegar. Él irá primero, y acompañará activamente a su grupo. Reduce todo a lo esencial. No muere en un mar de detalles y posibles complicaciones Sabe mirar la esencia de las cosas. Ataca el nudo del problema. No se distrae con los detalles o posibles dificultades para

No se queda en proyectos e ideas; busca llevarlos a la práctica. Todo involucra cierto riesgo y él lo sabe. Pero cuando está mayormente seguro, luego de establecer las medidas para prevenir y acotar posibles contingencias, avanza directamente hacia el objetivo. ¿Que surgen otros problemas en el camino? Es lógico que así sea, pero él confía en su capacidad de trabajo y resolución, y en el profesionalismo de sus colaboradores. De seguro les resolverán. Para ejercer un Liderazgo realmente efectivo, necesitamos de lo enunciado anteriormente, pero el secreto real se logra gracias al componente fundamental de cualquier proceso, La Actitud Mental Positiva y la organización adecuada para una vida muy bien llevada; la cual va a depender no solo de la forma en cómo veamos nuestra existencia en el pasado y en el presente inmediato, también depende de cómo veamos nuestro futuro. Hay un dicho muy popular "Un buen líder es como un buen cóctel, una mezcla perfecta de todas las buenas cualidades". Un buen líder es una persona que motiva a su


equipo a lograr los objetivos de la organización y les da el poder y la libertad para lograr el mismo. Nunca utiliza medios desleales para hacer el trabajo de sus empleados y es un buen modelo a seguir. El liderazgo efectivo ayuda a una organización a conseguir un trabajo de calidad de sus empleados. Es muy importante que un líder tenga una visión clara del futuro con el fin de motivar a sus empleados. Un líder no puede hacer esto si no está motivado también. Para desarrollar vibras positivas dentro de la organización un líder debe tener una actitud positiva a sí mismo. Él debe asegurarse de que se valora y alienta a los empleados para las funciones que desempeñan en la organización. La apreciación puede ser verbal o en forma de incentivos de reconocimiento y recompensas.

Es importante recordar constantemente a los empleados de su potencial con el fin de lograr los resultados deseados. Esto ayuda en forma positiva a la motivación de los empleados hacia los objetivos de la organización. Un líder debe comunicarse con sus empleados regularmente y actuar como un mentor, cuando sus empleados lo necesitan. Con el fin de motivar a los empleados un líder debe

contar historias sobre su propia experiencia, los retos con los que se enfrentó y cómo los supero. Los líderes deben tener la capacidad de hacer el mejor uso posible de las oportunidades que se les presente. Deben utilizar todas las circunstancias favorables para el éxito organizacional. Los empleados deben ser alentados a auto motivarse para que no requieras una fuente externa de motivación. El auto motivación funciona de maravilla y es la mejor forma de motivación. La mayoría de las organizaciones de desarrollo offshore de productos fomentan el trabajo en equipo.

El trabajo en equipo ayuda en el flujo adecuado de información entre los empleados y la división del trabajo. Esto ayuda a utilizar con eficacia el potencial variado y la experiencia de los miembros del equipo y genera un resultado común. El trabajo en equipo también actúa como un fuerte factor de motivación para algunos empleados que están motivados por los miembros de su equipo. Un líder debe entender bien a sus empleados con el fin de ayudarlos.


La motivación es diferente según la persona y situación. El liderazgo efectivo en última instancia, ayuda a mejorar la eficiencia organizativa y el desarrollo empresarial.

Teorías Clásicas del Liderazgo El desarrollo empresarial es muy importante para las organizaciones y empresas de desarrollo de software externalizado para entender su negocio de una manera precisa. Ellos deben saber con lo que tratan, quiénes son sus clientes y que demandan, lo que podría permitirle generar las estrategias para cumplir con esas demandas, y cómo y cuándo las operaciones deben realizarse. La correcta identificación de las necesidades de los clientes es muy importante para una organización. Un modelo de negocio eficaz debe ser desarrollado y las operaciones deben ser planificadas y ejecutadas de acuerdo con el modelo. Los empleados deben ser alentados a generar nuevas ideas para una innovación constante ya que es una necesidad actual. El liderazgo efectivo ha dado mejores resultados en muchos campos y es vital para el desarrollo empresarial, ya que inspira y motiva a los empleados y ayuda a una organización en el logro de los resultados deseados.

Las Teorías previas del liderazgo tendieron a ser excesivamente reduccionistas, reduciendo el liderazgo a una pocas variables: Toma de decisiones, tareas de orientación, relación con otros, etc. Las nuevas teorías suman a todas estas actividades otros elementos claves en el desarrollo del liderazgo. La esencia del liderazgo se ha mantenido estable, lo que ha cambiado es su forma de abordarlo o estudiarlo. Se han identificado tres formas de estudiar el liderazgo: a.- El Enfoque de Rasgos; b.- El Enfoque de Comportamiento y c.- El Enfoque de Contingencia. Enfoque de Rasgos El primer paso formal que dieron los psicólogos y los estudiosos de la materia para entender el liderazgo, fue el de identificar las características que identifican a los líderes.


Es lo que se denomina la Teoría del Liderazgo del “Gran Hombre”. Se consideraba que los líderes nacían, no se hacían, tal poder se confería a un número muy limitado de personas, que por herencia y destino se convertían en líderes. Esta teoría del “Gran Hombre” goza todavía de gran aceptación. Las implicaciones de este enfoque son las siguientes: Si los rasgos del liderazgo se pudieran identificar las organizaciones tendrían métodos refinados para seleccionar sus líderes; sólo serían seleccionados aquellos que tuvieran rasgos de líderes y las organizaciones marcharían satisfactoriamente. Buscando la posibilidad de medir los rasgos del liderazgo, los investigadores de este campo adoptaron dos perspectivas: a.- Intentaron comparar rasgos de aquellos que no lo hicieron; b.Procuraron comparar los rasgos de los líderes eficaces e ineficaces. La mayoría de los estudios sobre el liderazgo pertenecen a la primera categoría; estos estudios no han logrado descubrir rasgos que distingan de manera clara y congruente a líderes y subordinados. Los intentos de comparar las características de los líderes eficaces e ineficaces son más recientes, estos estudios dieron como resultado que el factor más importante, relacionado con el nivel y desempeño gerencial era la capacidad de supervisión, es decir, la pericia en el uso de los métodos de supervisión apropiados para la situación particular. La gran parte de los estudios realizados sobre este aspecto, descubrieron que un buen liderazgo no depende de un conjunto determinado de rasgos, sino de la

adecuación entre éstos y la exigencia de la situación en que se encuentre el sujeto. Enfoque de Comportamiento Cuando los investigadores sobre liderazgo se dieron cuenta de que los líderes eficaces no parecían presentar rasgos distintivos, intentaron aislar los comportamientos que les conferían cualidades específicas. En lugar de intentar descubrir la naturaleza de los líderes, trataron de estudiar o investigar lo que hacían: cómo delegaban funciones o tareas, cómo era la comunicación con sus subordinados, si los motivaban, en fin, cómo llevaban a cabo su trabajo como líderes. Un elemento clave de este enfoque, es que a diferencia de los rasgos, los comportamientos se pueden aprender. Los investigadores concluyeron que los individuos que se capaciten o adiestren en los comportamientos adecuados de los líderes podrían llegar a dirigir con más eficacia. Así mismo concluyeron que ciertos comportamientos o conductas de liderazgo se adecuaban en algunas situaciones pero en otras no. Los estudiosos del liderazgo en el Enfoque de Comportamientos, se centraron en dos aspectos del comportamiento del liderazgo, que son: funciones y estilos de liderazgos. Consejos de un liderazgo eficaz Un buen número de consejos permiten a los líderes dirigir a su personal con más eficiencia. A continuación se presentan 6 de los más usados: Conozca a su personal


Los líderes deben saber lo que cada uno de sus subordinados puede o no pueden hacer. También deben comprender lo que los motiva. De esta forma estará en condiciones de vincular liderazgo y motivación. No tiene caso iniciarse hacia una meta cuando el subordinado no está motivado para alcanzarlo. Además el conocimiento personal permite al líder saber la cantidad de dirección o de control que pueda ejercer sobre una persona. Adecue a las personas a los trabajos Existen áreas en donde todos los miembros del grupo pueden realizar las mismas tareas. En cambio hay otra en que solo ciertos trabajadores pueden hacerlo perfectamente. Para lograr la mayor eficiencia posible, el líder debe adecuar las personas a los trabajos, empezando por las más difíciles o estimulante. Al terminar de asignarlas, el administrador puede dedicarse a repartir las tareas más sencillas entre los trabajadores más aptos. Cambie las situaciones no las personas Las personas tienen sus propias características de personalidad que no son tan fáciles de cambiar. Si un líder es una persona tranquila y de trato amable, es poco probable que funciones de manera eficiente en un entorno donde la supervisión eficiente requiere mucha movilidad, mano dura y hasta gritar. Es posible que este individuo funciones muy bien en el entorno calmado de unas oficinas, pero será un fracaso en una operación intensa de producción. Cuando las personas se encuentran en entornos donde les es difícil adaptarse, solo

es posible modificar dos cosas: la persona o el entorno. Lograr que una persona cambie su personalidad es tan difícil como absurdo y, en el mejor de los casos, se trata de una empresa a largo plazo, resulta mucho más difícil cambiar el entorno. Actué con propiedad Hay subordinados que gusta de un líder tolerante; otros prefieren que se apeguen a sus reglas. Estos deseos expresan que los individuos consideran lo que debe ser la conducta apropiada del líder. Los líderes mejoraran su eficiencia, en la medida que se apeguen a esa imagen. Sin embargo, esto no significa que el líder deba atender las necesidades de sus trabajadores y olvidarse de su papel administrativo. De hecho, si el líder ha de escoger entre apoyar a los trabajadores y apoyar la organización, esta última es la selección correcta. Sea flexible Todo líder posee más de un estilo de liderazgo, sin embargo hay uno que predomina sobre los demás y es lo que lo caracteriza. Esto no significa que no pueda utilizar otros estilos de le sean útiles en situaciones específicas. El líder debe mantenerse dentro de sus estilos predominante, dado que así permitirá que sus subordinados mantener con él relaciones reciprocas mucho mas eficaces. Anteponga la orientación a la perta humana Algunas veces el líder emplea un estilo equivocado. Quizás la última vez le dio éxito un determinado estilo, pero en esta


ocasión hubiese sido preferible que empleara otro. Cuando no está muy seguro del estilo que debe emplear, en mejor enfatizar en la parte humana. Casi siempre es mejor un enfoque moderado de la Teoría Y que un enfoque moderado de la Teoría X. Conclusión El liderazgo es un tema crucial hoy en día en donde las fronteras se han abierto al comercio global; donde las organizaciones y empresas permanentemente se encuentran en una constante lucha por ser cada vez más competitivas, lo que ha generado que las personas que las conforman sean eficientes y capaces de dar mucho de si para el bienestar de la organización o empresa. Al hablar de organizaciones y personas es indispensable mencionar a los conductores, los líderes de hoy, aquellos que logran el éxito de sus organizaciones y que orientan a sus subordinados a conseguirlo. El líder como toda persona posee muchos defectos y virtudes que debe conocer; esto implica mirar primero dentro de uno mismo, conocerse para luego entender a los demás y reflejar lo que quiere lograr, lo que busca alcanzar con los demás para conseguir el éxito Ante esta realidad, se requiere de un nuevo liderazgo gerencial capaz de enfrentar no solo las amenazas, sino el saber aprovechar las oportunidades, para ello es necesario una inversión muy particular en el ámbito de una mejor educación y elevados niveles de preparación. El papel protagónico que universalmente pasa a tener el conocimiento

en todos los procesos de la vida social en la actualidad, especialmente dentro del actual modelo de competitividad característico de la globalización económica, está incidiendo en nuevas formas de producción, circulación, apropiación y evaluación del conocimiento en las instituciones de educación superior y, por ende, en cascada al resto del sistema educativo. La explosión de la información requiere nuevas estrategias constructivas entre los que producen y aquellos que se apropian del conocimiento haciendo que el mismo sea útil. Las posibilidades ilimitadas del conocimiento y de información, que son la materia prima de la educación y en la que descansa el avance de la ciencia y la cultura de los pueblos, deben desarrollarse a favor del capital cultural. Por otro lado opino, la gente ya no quiere jefes sino líderes y para ganarse el liderazgo de un equipo hay que ser muy competitivo. Los líderes deben tener en cuenta que la eficiencia de un equipo no depende solo de las habilidades de sus miembros, sino del sentimiento de entrega total, de trabajar al máximo de sus posibilidades. Y muchos parecen olvidar que ese sentimiento no aparece espontáneamente en el ser humano, sino que, antes al contrario, debe ser potenciado por sus dirigentes. Si el equipo asume situaciones arriesgadas es porque saben que su jefe lo ha hecho antes que ellos. El éxito de un equipo comienza por la plena confianza en el Líder. El nuevo milenio y el efecto globalización ha transformado las prácticas de las organizaciones y con ello las habilidades y características que el emergente entorno empresarial demanda de


los líderes. El liderazgo de este siglo exige una preparación transdiciplinaria, diferente para lograr exitosamente atender las necesidades de las empresas modernas. Conociendo más de un idioma, continuos estudios universitarios, conocimientos de las TIC son algunos de los aspectos a tener en cuenta para ser líderes efectivos y competitivos. En este contexto, la fuente de aprendizaje más valiosa del líder está en la retroalimentación directa, y en pedir a otros que evalúen su actuación, o solicitar consejos u opinión. Estos no son signos de debilidad, por el contrario, son elementos que fortalecen al líder y a su liderazgo. No hay que olvidar que lo que es bueno para la persona lo será también para el líder, en virtud de que aprender a ser un líder efectivo, no es diferente de aprender a ser una persona de éxito.

El líder de hoy debe ser estratega, organizador y líder proactivo, jamás pasivo; con sentido orientador como una brújula humana para sus seguidores hacia el éxito. Construir y desarrollar un verdadero talento humano, conocer todos aquellos aspectos que pueden afectar e incidir en la

organización, siempre estar preparado para enfrentarlo con herramientas factibles para superar cualquier adversidad, y junto con el equipo humano que lidera. Por lo tanto, los líderes son personas que son capaces de pensar y actuar creativamente en situaciones no rutinarias y que se propuso influir en las acciones, creencias y sentimientos de los demás. En este artículo hemos tratado de exponer algunos de los elementos de la visualización intersubjetiva de los estilos clásicos del liderazgo efectivo. Hemos presentados comentaristas de las diferentes situaciones de los líderes en sus organizaciones, pudiendo describirlas. Bibliografía Bolden, R. Gosling, J., Marturano, A. y Dennison, P. (2003). A review of leadership theory and competency frameworks. Centre for Leadership Studies. Disponible en: http://centres.exeter.ac.uk/cls/documents/ mgmt_standards.pdf Camacho Hermelinda, Pirela Ligia y Sánchez Marhilde (2004). Enfoque epistemológico del liderazgo transformacional. Omnia año/vol. 10, numero 02. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela. Chávez, Martínez Gustavo. “Adminístrate Hoy”, Grupo Gasca-Sicco. México 2006, número 143, pp. 20 Dillon de B, Leonor C.(2009). Liderazgo: Resignificación en tiempo de postmodernidad. Disponible en: Liderazgo_resignificacion_en_tiempos_de _posmodernidad_ldillon.pdf. Ibarra, H y Morten, T. (Julio 2011). Liderazgo Eficaz. Publicado por Harvard Business Review.


Koontz, Harold, Weihrich Heinz. “Administración: Una perspectiva global”, 12ª. Ed. McGraw-Hill, México, 2004, pp. 532 Liderazgo: una estrategia para el cambio. (2006). Material instruccional. Universidad Nacional Abierta. Caracas Venezuela Michele Erina Doyle y Mark K. Smith (2001). Classical leadership. The encyclopedia of informal education. Disponible en: http://www.infed.org/leadership/traditiona l_leadership.htm [Consulta 27-02-2012]. Universidad Yacambú, Vice-Rectorado de Investigación y Postgrado (2007). Normas para la elaboración y presentación de los trabajos especiales de grado, trabajos de grado y tesis doctorales de la UNY. Barquisimeto: Autor.


La Clave del Liderazgo efectivo: Disciplinas clásicas