Page 1

2º BACH A.

Claudia Baranova. Teresa Saturnino. Sara Perpiña. Andrea Luna Alejandro Rodríguez.

LA TRANSICIÓN


La transición a la democracia

La Patria es una empresa colectiva que a todos compete, su fortaleza y su grandeza deben apoyarse por ello en la voluntad manifiesta de cuantos la integramos. Pero las naciones más grandes y prósperas, donde el orden, la libertad y la justicia han resplandecido mejor, son aquellas que más profundamente han sabido respetar su propia Historia. La Justicia es el supuesto para la libertad con dignidad, con prosperidad y con grandeza. Insistamos en la construcción de un orden justo, un orden donde tanto la actividad pública como la privada se hallen bajo la salvaguardia jurisdiccional. Un orden justo, igual para todos, permite reconocer dentro de la unidad del Reino y del Estado las peculiaridades regionales, como expresión de la diversidad de pueblos que constituyen la sagrada realidad de España. El Rey quiere serlo de todos a un tiempo y de cada uno en su cultura, en su historia y en su tradición.

Mensaje al pueblo español de Su Majestad el Rey don Juan Carlos I. 22 de Preámbulo de la Constitución Española de 1978 Noviembre de 1975 La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: -

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

-

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

-

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

-

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

-

Establecer una sociedad democrática avanzada, y

-

Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra. 2


La transición a la democracia Comenzaremos esta actividad de análisis y explicación sobre el periodo de la transición española, analizando las fuentes sobre las que hemos trabajado. La fuente del primer texto es una fuente primaria porque está situada dentro del periodo histórico al que pertenece. Se trata de un texto político-social ya que es un mensaje al pueblo que trata temas como la patria, la justicia, la libertad, etc. El autor del texto es individual ya que está escrito por Su Majestad el Rey don Juan Carlos I. El destinatario del texto es público, ya que está destinado al pueblo español, y por último, la finalidad del texto es transmitir al pueblo la necesidad de construir un orden justo y la importancia de la Patria para lograr la unión. La fuente del segundo texto es una fuente primaria porque está situada dentro del periodo histórico en el que fue escrita. Se trata de un texto jurídico ya que es una constitución y tiene un carácter legal. El autor del texto es colectivo ya que al tratarse de una constitución fue escrito por las cortes. El destinatario del texto es público porque es válida para todos los ciudadanos del pueblo español, y por último, la finalidad del texto es transmitir a la nación española las distintas leyes para establecer la justica, la libertad y la seguridad en España. Conviene destacar que la idea principal de la primera fuente es la petición que su majestad el rey don Juan Carlos I, realiza al pueblo español con la intención de constituir un estado fundamentado en la justicia y el orden con la ayuda de todos los españoles. En cuanto a ideas secundarios de la fuente, encontramos que la justicia es el supuesto para la libertad con dignidad, con prosperidad y con grandeza y la posibilidad de que las personas tengan autonomía. Por otra parte, la idea principal del segundo texto es el deseo de establecer la justicia, la libertad y la seguridad mediante la Constitución Española realizada en 1978. Las ideas secundarias que encontramos son cada uno de los puntos que contiene dicha constitución, como por ejemplo promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida, o, establecer una sociedad democrática avanzada. Para continuar, situaremos ambas fuentes en el contexto histórico al que pertenecen. Ambas fuentes se encuentran comprendidas en el período de transición que se produce de la dictadura franquista al estado democrático en el que nos encontramos, durante el reinado de su majestad Juan Carlos I, rey de España. Fue una etapa de grandes cambios en el terreno político y social, fuertemente marcado por la crisis económica de 1973. Transcurrieron tres años de importantes reformas y de grandes dificultades, en todos los aspectos de la nación, impulsados por el creciente divisionismo ideológico de los ciudadanos y las provocaciones terroristas. Este proceso de cambios tuvo como conclusión la Constitución de 1978, que supuso la llegada de la Democracia a España y la plena integración en la Unión Europea, acabando así la oscura etapa de la dictadura.

3


La transición a la democracia A continuación definiremos dos conceptos fundamentales para la comprensión de las fuentes analizadas: “Pacto de la Moncloa”: El Pacto de la Moncloa fue un acuerdo firmado el 25 de octubre de 1977 en plena transición española con la intención de crear un contexto que estabilizara el proceso de transición al sistema democrático, así como tomar medidas en la política económica que sirvieran para contener la fuerte inflación que padecía el país en aquella época. El pacto fue firmado por el presidente dela legislatura constituyente, Adolfo Suárez, junto

con el resto de los principales partidos políticos,

represados por sus parlamentarios en el Congreso, además de asociaciones empresariales y con el sindicato Comisiones Obreras. “Estado de las autonomías”: Es un sistema de organización territorial aplicada al Estado español en el año 1978 dentro de la Constitución Española – concretamente el artículo 2 y desarrollado en el título VIII- que reconoce y proporciona el derecho a mantener una cierta autonomía en las regiones divididas, dotando al país de 17 comunidad autónomas y dos ciudades de las mismas características (Ceuta y Melilla). Así a estas regiones se les concede cierta libertad legislativa y poderes ejecutivos, junto con la facultad de administrar el territorio y sus presupuestos mediante sus propios representantes.

Nos encontramos en un período de nuestra nación dirigido por la inestabilidad del sistema franquista, que se hallaba tambaleante tras la muerte de su líder, y las crecientes tensiones ideológicas que clamaban por un cambio político para el país.

Titulares de la muerte del caudillo.

Imagen alegórica de la crisis del petróleo.

A esta precaria situación se le sumaba el plano económico, que se encontraba en una situación de crisis con diversas manifestaciones. El déficit creció, se disparó la inflación, incrementó el paro y la emigración, cayendo en picado los beneficios de las empresas, llegando a la quiebra. Esta situación llegó a tales límites debido a la subida espectacular de los precios del crudo, llamándose así la crisis del petróleo, durando de 1973 a 1985.

4


La transición a la democracia En este contexto de paso de un sistema a otro, dos días después de la muerte del caudillo, su ilustrísimo príncipe Juan Carlos I asumía ante las cortes franquistas la jefatura del estado. En su discurso, como vemos reflejado en la primera fuente, está presente su voluntad democrática. En la primera fuente, esta voluntad toma cuando dice “insistimos en la construcción de un orden justo, un orden donde tanto la actividad pública como la privada se hallen bajo la salvaguardia jurisdiccional.” Unos días después se concedió un indulto a los presos políticos de ideologías distintas como se observa en la primera fuente “La justicia es el supuesto para la libertad con dignidad, con prosperidad y con grandeza” Juan Carlos I contribuyó de forma esencial a restaurar la democracia en España, pero al mantener a Carlos Arias Navarro junto a su gabinete decepcionó sobremanera a la oposición democrática. Ante la incapacidad de Arias, el rey se vio obligado a invitarle a dimitir, nombrando así para descontento general, a Adolfo Suárez como nuevo presidente del gobierno. Con el nombramiento del nuevo presidente se implantaron medidas y reformas como la ley para la reforma política de 1976 o la promesa de elecciones. Estas medidas supusieron el camino hacia la democracia desde la etapa franquista, pero este camino no fue fácil debido a la actividad terrorista de grupos como ETA y GRAPO. A pesar de los intentos desestabilizadores del terrorismo, el gobierno mantuvo sus contactos y negociaciones con la oposición democrática. Es en este momento cuando resurge el partido comunista, gracias a la reforma de la ley de asociaciones políticas (con cierto retraso por el aún latente rechazo y miedo al comunismo soviético) suponiendo el regreso de exiliados comunistas. El 15 de junio de 1977, tras la promesa de Adolfo Suárez, se produjeron las primeras elecciones después de la dictadura; las principales fuerzas políticas del panorama político de la época eran UCD (Unión de Centro Democrático), AP (Alianza Popular), PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y PCE (Partido Comunista de España).

SÍMBOLO DEL PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL.

SÍMBOLO DEL PARTIDO COMUNISTA ESPAÑOL.

Tras la victoria de la UCD, el rey encomendó a Adolfo Suarez a que formara el gobierno democrático. La prioridad por resolver las tensiones nacionales había relegado a un segundo plano la búsqueda de soluciones para la crisis económica. Una vez sentados las bases democráticas comenzó el periplo por

5


La transición a la democracia atajar las necesidades de la economía. Debido a las complicadas características de esta precaria situación, se aceptó llegar a un consenso social que culminaría en lo que se conoce como los llamados Pactos de la Moncloa (termino a definir). Los resultados electorales de Cataluña y el País Vasco obligaron a Adolfo Suarez a afrontar definitivamente el problema de las autonomías históricas de estos territorios. La Generalitat de Cataluña se había mantenido en el exilio y en 1977 estaba presidida por Josep Tarradellas; el gobierno mantuvo conversaciones con la Generalitat en el exilio y el 29 de septiembre decretó su establecimiento. Por otro lado, se constituyó el Consejo General Vasco en 1978, presidido por Ramón Rubial, quien fue sustituido al año siguiente por Carlos Garaikoetxea. Aunque los avances democráticos realizados hasta las elecciones de 1977 habían sido muy importantes, la democracia española era aún incompleta, por lo tanto, con la instauración de la constitución de 1978, se culminó de la transición española a la democracia.

Imagen de la constitución de 1978

Foto de la firma de la constitución.

La constitución española de 1978 a la cual se hace referencia en la segunda fuente, fue elaborada por las cortes, que pasaron a ser constituyentes. Las características más importantes de la constitución son: el establecimiento como sistema político para España de una monarquía parlamentaria, donde el jefe de Estado es el monarca, que actúa como árbitro y moderador; el poder ejecutivo recae en el gobierno, cuyo presidente es nombrado de forma oficial por el monarca; el poder legislativo que reside en las cortes bicamerales, cuyos miembros son elegidos por sufragio universal directo; y el poder judicial, que está integrado por jueces y magistrados.

6


La transición a la democracia Estos aspectos de la constitución los podemos comprobar en la segunda fuente cuando se proclama la voluntad de que “se garantizará la convivencia democrática dentro de la constitución y las leyes conforme a un orden económico social justo”. Esta constitución supuso la consolidación de la democracia en nuestro país. Tras la aprobación de esta, el gobierno disolvió las cortes y convocó elecciones generales el 1 de marzo de 1979, iniciándose así una nueva etapa democrática dentro del marco constitucional. Su resultado: Adolfo Suarez forma su tercer gobierno. Este gobierno se caracterizó por la inestabilidad política, destacando las divergencias internas en el seno del partido, el problema de autonomías, la crisis o el terrorismo, acompañado de una amenaza de golpe de Estado. Esta posible amenaza se convirtió en intento el 23 de febrero de 1981, cuando el teniente coronel Tejero asaltó el congreso junto con un grupo de guardias civiles. En Valencia se llegó incluso a decretar bajo el mandato del capitán general Milans Basch, el estado de excepción ocupando los tanques las calles. Finalmente los protagonistas del golpe se rindieron superando así la prueba más difícil a la que la Democracia española se había enfrentado. Después de la dimisión de Adolfo Suarez, debido a la dura crítica de su gestión por parte del PSOE, Calvo Sotelo relanzó el proceso autonómico (debido a la imprecisión de la constitución respecto a este tema). Acuerdos con el PSOE permitieron la aprobación de nueve estatutos de autonomía, quedando fuera comunidades como Madrid o Baleares. Con la llegada del nuevo presidente, España integró en la OTAN en el año 1982 debido al problema de la seguridad y defensa. Con el paso del tiempo, y debido a las divergencias internas del partido, UCD fue desintegrándose del partido. Entre 1981 y 1982 miembros del partido escindiéndose para incorporarse a otros partidos; el golpe final lo asestó el antiguo presidente Suárez al abandonar en julio de 1982. El actual presidente del gobierno ante esta situación disolvió anticipadamente las Cortes y convocó nuevas elecciones. Con el arrollador triunfo del PSOE, los socialistas gobernaron en solitario por primera vez en España, consiguiendo mantener dicho poder durante casi 14 años. Felipe González ocupó el cargo de presidente poseyendo una orientación política ambigua conocidas propiamente como felipismo. Una de las primeras reformas fue un reajuste económico que preparaba a España para su ingreso en la CEE; con la llegada de los socialistas al poder no supuso que se detuviera la violencia terrorista de ETA aliándose el país con Francia mediante la cooperación diplomática y la creación de un frente político contra el terrorismo como el Pacto de Madrid y el Pacto de Ajuria Enea. Con la perspectiva de nuevas elecciones el partido popular liderado por José María Aznar, había experimentado una importante renovación interna. En un principio en las elecciones de 1996 quedó muy por debajo de la mayoría absoluta, situación que cambió de manera muy radical en las elecciones del 2000. Las nuevas medidas del partido eran cumplir los criterios de convergencia establecidos por el tratado de Maastricht (1992). En consecuencia, España se incorporó a la Europa de la moneda única, pasando al euro y dejando atrás las antiguas pesetas.

7


La transición a la democracia

José María Aznar, expresidente de España.

Icono representativo del Partido Popular.

Para concluir, podemos observar que de las etapas estudiadas, la que representa los valores del Sistema Democrático es la Segunda República, que se instauró tras la dictadura de Primo de Rivera. Las características de este período equivalen a las del Sistema Liberal, pero no podemos afirmar que el liberalismo es sinónimo de democracia. Durante la República la soberanía es popular, y se establece el sufragio universal masculino y femenino, este hecho permitió que las decisiones fueran tomadas por los ciudadanos. El sistema liberal contaba con una constitución, donde el estado puede organizarse en Monarquía Parlamentaria o bien en República. También se indica la división de poderes: El legislativo recaía en el Parlamento de las cortes, el ejecutivo en el Gobierno, y por último el Judicial corresponde a los Tribunales de Justicia. En este nuevo sistema las Cortes, además de ser consultivas, son compartidas con el monarca. Con este sistema, el sector electoral se va ampliando permitiendo a los hombres participar en las elecciones. Durante el Antiguo Régimen, el modelo de Estado era la Monarquía Absoluta, en la cual el rey concentraba todos los poderes (legislativo, ejecutivo y judicial). La sociedad era Teocéntrica. Por esta razón el rey solo tenía que responder de sus actos ante Dios. Durante la dictadura de Franco hubo muchos cambios, y el régimen político dictatorial tuvo que adaptarse a los cambios. Existía una repudia hacia la República, lo que llevaba a un rechazo al laicismo, libertades, democracia multipartidista, autonomías regionales… La dictadura tenía un marcado carácter conservador como la confesionalidad católica del Estado, se implantó un poder nacionalista, fuerte y centralizado, que se sustentaban en los principios de unidad de España, autoridad y jerarquía.

8


La transición a la democracia El franquismo contaba con el apoyo de amplios sectores sociales, que se identificaban con el nuevo régimen por su defensa de los valores más tradicionales de la sociedad, y también por su autoridad y el restablecimiento del orden público. Entre estos sectores que mostraban su apoyo a la dictadura destacaban los pequeños y medianos propietarios rurales, las clases medias de las pequeñas ciudades, la oligarquía capitalista y empresarial, el Ejército y el clero.

BIBLIOGRAFÍA:

Blog de la asignatura  http://historiadespanyaenbatxillerat.blogspot.com.es/ Libro de texto de historia de España de segundo. Apuntes entregados en clase. Canal de videos en YouTube  http://www.youtube.com/watch?v=YSxpijvYSSM Imágenes de Google Art

9

Comentario historia.  

trabajo de hisotoria de españa, comentario de dos fuentes historicas sbre la transición española

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you