Page 3

Aldo Bonzi Hoy - 2013

*** www.aldobonzihoy.com.ar *** Las noticias de donde vos estás

Página 3

LOS ANIMALES Y LOS COHETES

DIEZ CONSEJOS PARA

ENFRENTAR LOS TEMORES El primer consejo fundamental y clave, sea que deseen probar algunos de estos métodos u otros, es siempre hacer la consulta al veterinario correspondiente. En segundo lugar, no debemos automedicar jamás y bajo ningún concepto al animal, ya que es absolutamente perjudicial y peor si no sabemos el cuadro clínico del mismo. No importa si el vecino tal o cual les dice que vacunó por su cuenta a sus perros o les da remedios, no es un médico matriculado ni de confianza. El tercer ítem es nunca acariciar al perro cuando esté en situación nerviosa (temor, ladridos, gruñidos). No tratemos de contenerlo como a una persona, la psicología humana no aplica a los perros, sólo lo confundiría y reforzaría su estado ansioso; no le hable ni lo acaricie, tampoco se ponga nervioso usted también, solo debe quedarse tranquilo y mostrarle con su propia tranquilidad que no hay motivos para tener miedo. Si lo toca o le habla estará premiando su miedo irracional. La cuarta recomendación es que entienda que los perros son mucho más sensibles que nosotros a los sonidos y ningún animal acepta los cambios bruscos e inesperados. El miedo es normal, la fobia no. Si no quiere que la desarrolle, y como quinto punto, se recomienda familiarizar al animal con estímulos de distintas intensidades para que no le sorprendan éstas cosas de adulto (ruidos fuertes, lluvia, niños, automóviles, la calle, el agua, etc). La sexta sugerencia es que si el can, ante el miedo, se mete debajo de una mesa, una cama o cualquier objeto no intente sacarlo de allí, por mucho que le moleste su actitud debe comprender que para el perro ese es su refugio. Sacarlo de allí solo lo expondría a padecer peor la situación, además de arriesgarse a que utilice una mordida como último recurso de defensa. Como séptimo ítem podemos decir que si la mascota tiene los problemas mencionados con anterioridad no lo exponga al trato con niños pequeños y mucho menos si los chicos temen también a la pirotecnia. En octavo lugar, si el animal afronta este trauma no crea que se irá solo, ya que siempre tiende a empeorar y puede generar otros problemas ligados al asunto –de repente le tiene miedo a otras cosas relacionadas con el objeto en

cuestión-. De más está decir que los perros cardíacos y gerontes son grupos de riesgo. Se recomienda probar con terapias de desensibilización y contracondicionamiento bajo supervisión profesional. Para esto debe pasear al animal para que esté cansado y, por lo tanto, más receptivo, ubicarlo en un lugar tranquilo y exponerlo a sonidos grabados en algún dispositivo a una baja intensidad, que irá aumentando hasta notar que el perro reacciona. Cuando supere la situación y esté tranquilo se lo premia. Luego se continúa subiendo el volumen hasta alcanzar niveles de estruendo. Si bien hay varios métodos dentro de esta terapia, todos se basan en lo mismo; tenga en cuenta que el proceso puede durar días, semanas y hasta meses, dependiendo de los diversos factores que afectan al animal. Por lo tanto, siempre es mejor que lo haga un profesional y, si lo queremos intentar debemos ser perseverantes, ya que puede haber recaídas y quizá sea necesaria volver un paso atrás o recomenzar. Es una terapia muy efectiva, siempre y cuando hagamos caso al tercer consejo. El noveno consejo es que puede probar un “dap”, que es un collar de feromonas naturales que ayuda a tranquilizar al animal –consúltelo con su veterinario de confianza-. Por último, la décima sugerencia es que no deje puertas ni ventanas abiertas por donde pueda escaparse su mascota, ni en lugares, situaciones u objetos con los que pueda herirse o herir a terceros. El miedo los vuelve impredecibles, supervíselo. Es muy triste y lamentable ver la cantidad de carteles de perros perdidos que hay por todos lados, las familias que preguntan “¡Hey! Vos que andás por la calle ¿no viste a tal perro?”. Es demoledor, los adultos y los niños lloran por igual, algunos de están bajo tratamiento, otros se enferman en la calle, son pisados por los coches o reciben piedrazos por parte de la gente. Otros sufren hambre, frío y las inclemencias del tiempo. Así que, le ruego por favor, a usted, que si es portador de perros sea responsable y, en lo posible, no tire bombas de estruendo. Muchas gracias. Germán, paseador de perros.

Abh #78 2013  
Abh #78 2013  

Las noticias de donde vos estás

Advertisement