Page 10

Página 22 10

Vergonzoso fallo

*** www.aldobonzihoy.com.ar *** Las noticias de donde vos estás

Caso Bulacio: Espósito condenado pero libre

El ex oficial estaba imputado de “privación ilegítima de la libertad”. No hay acusados por el crimen del joven ni por las torturas que sufrió en la comisaría. Antes del veredicto, el ex policía agradeció a los jueces. El Tribunal Oral en lo Criminal N° 29 de la Capital dio a conocer el veredicto del juicio oralque se realizó contra el ex comisario Miguel Ángel Espósito. Se lo halló culpable de la privación ilegítima de la libertad de Walter Bulacio, que en 1991 fue detenido por la policía en la previa a un recital de Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota. Los jueces lo condenaron a 3 años de prisión en suspenso, por lo que no irá a la cárcel. También lo inhabilitaron para ejercer un cargo público por el doble de tiempo que dure la pena. Los motivos de la decisión serán leídos en una nueva audiencia agendada para el próximo viernes. En los alegatos, la defensa había pedido la absolución, la Fiscalía, la pena mínima, y la abogada querellante María del Carmen Verdú, la máxima. Por eso, la decisión del Tribunal Oral no es apelable. Con su sentencia, los magistrados pusieron fin a un proceso que duró 46 días, en el que declararon decenas de testigos, entre ellos varios jefes policiales que explicaron la aplicación que hacía esa fuerza de seguridad del denominado “Memorando 40”. Se trataba de una disposición pergeñada por dos jueces correccionales en 1967, queautorizaba a los comisarios a no dar intervención a la Justicia arrestar a un menor de edad, si el propósito era entregárselo a los padres y no imputarle un delito. Fue el argumento más fuerte de la defensa. En efecto, cuando el 19 de abril de 1991 centenares de personas que se dirigían al Estadio Obras Sanitarias fueron detenidas, la Policía Federal invocó justamente el “Memorando 40”. Entre los demorados estaba Bulacio, quien fue trasladado a la comisaría 35, donde murió por un “aneurisma no traumático”. Según reconoció el Estado argentino ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el joven había sido torturado en la comisaría. Sin embargo, Espósito sólo fue acusado de “privación ilegítima de la libertad”, un delito con penas de entre 2 y 6 años. Antes de leer su decisión, los jueces Rodolfo Gustavo Goerner, María Cristina Deluca Giacobini y Alejandro Litvack le dieron al imputado la oportunidad de decir sus últimas palabras. “Les agradezco por cómo me han cuidado por mi salud”, dijo a través de una videoconferencia el comisario, que sin embargo no declaró durante el debate. Afuera del tribunal hubo una concentración de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) que encabeza Verdú. Los manifestantes marcharon desde la plaza Pizzurno y montaron un

escenario para efectuar el “Festival antirepresivo por Walter y por todos”, con la participación de “Las manos de Filippi”, entre otros grupos.

La injusticia pasa, el recuerdo queda Un pibe que se hizo recuerdo por el martirio a que lo sometió un alienado. Hoy su cara está en todas las remeras, es un muerto que no para de nacer. “Nadie puede matarte en mi alma” (Indio Solari, Pabellón Séptimo) Es un viernes extraño, la justicia está por dictaminar la condena o no a un comisario responsable del crimen de un pibe de 17 años que fue a celebrar una misa ricotera y se lo devolvieron a su abuelita en un féretro. Fue el 19 de abril de 1991, yo estaba en Obras ese día y al entrar ví la feroz represión policial. La ví y la sentí, algún palazo ligó mi espalda. Pero el dolor está en el alma, no en el cuerpo.(...)

QUERIDA POLICIA Querida policía, les chateo desde el mas allá... Soy Walter Bulacio, ¿me recuerdan? Yo morí en la seccional. La comisaría de Núñez resultó ser mi antro infernal... Esa noche en Obras, con Los Redondos, no pude comulgar. No me mató un porro, una cerveza, ni mi amor al rock and roll... Una bestia, un forro, me hizo presa de toda su alienación. Y hoy de qué me vale ser bandera muerta si no tengo blues... Las calles desiertas, allí abajo, siguen destilando pus. Pueden explicarme, ¿por qué tanto odio, saña y represión? Tanto gatillo salvaje disparando a mi generación... Amparados por una justicia, puta, chorra y sin control. Mi único delito fue ser joven y amar al rock and roll. Querida policía: ¡Qué sorpresa cuando llegué aquí! Dios y Luzbelito haciendo pogo, mientras suena Ji Ji Ji... San Gabriel guarda los Juguetes Perdidos en el corazón... Superlógico que así sea, comisario huevón. Querida policía, yo soy Walter... desde el más allá. Fuente: Infobae y Diario Veloz

Aldo Bonzi Hoy - 2013

Abh #78 2013  

Las noticias de donde vos estás