Issuu on Google+

a l día

2 18

Jueves 3 de enero de 2013

Cuento

Farid Ortiz, ídolo indiscutible de la música vallenata, no tiene problemas de cantar en grandes conciertos citadinos, o en la aldea más remota del país.

su nuevo trabajo

Te

‘Ponte las pilas’ es el más reciente trabajo discográfico de Farid Ortiz con Anuar García. Ya se escuchan ‘El Vampiro’ y ‘Mundo Moderno’.

“La verdad es que me siento mejor con la gente igual que yo, la del pueblo”. Farid Ortiz

los acordeoneros que han grabado con farid ortiz

‘El Comandante’ Emilio Oviedo, Dagoberto ‘El Negrito’ Osorio, Jáder Durán, Ciro Meza, y actualmente tiene a Anuar García.

Cuento Te

Jueves 3 de enero de 2013

El noveno de once hijos de Gerardo Ortiz y María Marín

5 a l día 19

Su padre es de Hato Nuevo (La Guajira), y reside en Valledupar, su madre falleció el 26 de mayo del 2001 a la edad de 84 años. Fotos: Damaris Rojas Quintero

El Rey de los Pueblos trata de iniciar una nueva vida personal

Farid ortiz,

un canto de trochas, caminos y veredas

C

on tal de mostrar su canto, a Farid Ortiz no le importa pasar de una confortable silla de avión, a una dura y áspera montura de burro, caballo o mula; y trasladarse al caserío o la vereda más miserable y olvidada del país. En su agenda artística lo tiene contemplado, recorrer trochas y caminos intransitables, vadear ríos y caños; dormir en una cama mullida o en una troja a la intemperie. Por algo es el Rey de los Pueblos, tal vez el único cantor vallenato dispuesto a presentarse en cualquier rincón lejano e inhóspito, con el único requisito de que quieran su música. “Yo no pongo problemas para cantar a donde es difícil llegar, me monto en lo que sea, y si es necesario caminar por varias horas, lo hago. Mi satisfacción está en complacer a mi gente”, dice visiblemente emocionado. Esa modestia se traduce en el reconocimiento de miles de simpatizantes

que escuchan, bailan y compran su música en toda Colombia. En Youtube circula un video en los que figuras del folclor vallenato versean en una parranda sobre ese modo de ser campechano de Farid Ortiz, y destacan su sencillez personal y de artista. A él no le gusta el concierto/ y algo les voy a decir/a él no le gusta el pavimento/ a él le gusta es el polvorín. Dice Luis Mario Oñate. Iván Zuleta también interviene: Lo dice el acordeonero/Farid si tiene talento/ Farid no toca en conciertos/porque deja solo al pueblo. “Eso fue el 18 de agosto del 2010, día de mi cumpleaños, en una parranda con mi familia y amigos”, recuerda.

DE TODAS PARTES

Nacido en La Loma, bautizado en La Jagua de Ibirico, criado en Becerril (todos en el Cesar), y orgulloso de sus raíces guajiras, Farid Antonio Ortiz Marín, su nombre completo, asegura

que se siente oriundo de todas estas poblaciones, y de cada una en donde actúa. “Mi vida no ha sido fácil, llegué a Valledupar procedente de Becerril, desesperado por salir de la pobreza extrema en que me encontraba. Tenía 18 años, vine a estudiar y no quería seguir el camino de la música de mis hermanos mayores, a quienes veía con acordeón en mano cantando en la zona de tolerancia de Becerril. Eso no me parecía sano, por eso le pedí a mi mamá que me mandara pa’l Valle”, rememora en diálogo con AL DÍA. En la capital del Cesar le tocó vivir en zonas de invasión como ‘Cantarrana’ y ‘Zapato en mano’, donde la miseria campeaba. Con la ayuda de su madre, quien trabajaba en casas de familias adineradas de Valledupar, logró conseguir un empleo como mensajero en la extinta Telecom. “Trabajaba en el día y en la noche estudiaba en el Loperena. En el colegio comenzó a picarme lo de la música y empecé a cantar. Una vez me gané un concurso intercolegial, y eso me abrió las puertas para formar un grupo con el acordeonero Wilber Mendoza, hijo del gran Colacho”. Llegaron entonces las parrandas con la élite valduparense, y su nombre se asoma en el ambiente vallenato. En ese entonces, principios de los 80, el ídolo absoluto era Diome-

Farid Ortiz emprende en este 2013 un nuevo ciclo de vida tanto en lo artístico como en lo personal.

Para recordar Farid no solo canta, también arregla, toca acordeón y compone. Es un artista muy versátil, por eso lo quieren tanto.” Alfredo Gutiérrez, trirrey vallenato. des Díaz, y Farid Ortiz cantaba tanto su música, que sus críticos afirmaban era una burda copia del llamado Cacique de La Junta. “Diomedes es mi maestro, eso no tiene discusión”, dice tajante para dejar sentada su admiración por el autor de Tres canciones y Tu Serenata, entre otras. La carrera artística de ‘Farucho’, como lo llaman sus fans, despega de-

finitivamente en 1985, cuando graba su primer disco Mi mejor época al lado de Emilio Oviedo en el acordeón. Al mismo tiempo surgieron otras agrupaciones nuevas que alcanzaron la cima, como Los Diablitos y Los Pechichones. Sin embargo, su debut fonográfico no fue el mejor, se sintió un tanto frustrado cuando su referente, Diomedes Díaz, comentó sobre el disco: “No lo cantó como es”. “Eso me golpeó, pues Los Diablitos pegaron Tu, tu, y Los Pechichones Me vieron llorando, y el que salió ‘aguao’ fui yo. Pero eso me impulsó a seguir con mayor profesionalismo, y creo que los resultados se han visto”, manifiesta.

SUS LÍOS CON LAS DROGAS

La vida personal de Farid Ortiz ha sido como una montaña rusa, a toda velocidad, con subida, bajadas, y grandes vacíos a causa de las drogas. Este es un tema que en la charla con AL DÍA aborda sin tapujos, y reconoce que si bien su talento lo llevó al estrellato artístico, sacándolo del mundo de penurias y necesidades; también lo empujó a otro quizá peor, el de las drogas. “Poco a poco fui probando, y ahí estuvo el error. Uno cree que dominará la situación y no es así. La fama, el dinero, las mujeres hermosas, el licor, y las drogas me fueron absorbiendo hasta caer en ese oscuro y profundo universo del que es muy difícil salir”, reconoce. Asegura que vivió perdido en este caos por cerca de 20 años, pero que

Hace seis años

Hace 6 años compuso esta canción y entonces la gente comenzó a llamarlo El Rey de los Pueblos. En 1991 grabó su gran éxito Se acabaron. Otros temas suyos son: Prisionero de amor, Mi cafetal, Pregúntele a su hija, Dos amores, Ese negrito qué se cree, ¿Por qué mentiste? ahora está rehabilitado, y ya le puso freno a esa montaña rusa. “Esa situación no me permitió organizar un hogar, pero gracias a que logré superar esta dura etapa de mi vida, ahora intento contar con una familia. Tengo una novia con quien vivo en Barranquilla, y quien tiene tres meses de embarazo”, manifiesta con notoria emoción. A sus 46 años Farid Ortiz, Farucho, el Rey de los Pueblos, quiere comenzar una nueva vida, lejos del basuco y la cocaína. Para ello ya tiene su pareja estable y acaba de lanzar, con el acordeón de Anuar García, Ponte las pilas, su más reciente CD de 15 canciones. Además, sigue siendo respetado y venerado donde se presente. ¿Qué más puede necesitar?

Por: Roberto Llanos Rodado y Damaris Rojas Q. Cargos: Editor General y Coordinadora de AL DÍA E-mails: aldia@aldia.com.co


FARID ORTIZ, EL REY DE LOS PUEBLOS