Page 1

Movimientos contraculturales Al diablo con el sistema


¿QUÉ ES LA CONTRACULTURA? LA CONTRACULTURA DE LOS AÑOS CINCUENTA Y SESENTA POLEMICA DESMENUZANDO LA CONTRACULTURA DIFERENCIA ENTRE CULTURA, SUBCULTURA Y CONTRACULTURA LA CONTRACULTURA “HIPPIE” ESTILO Y COMPORTAMIENTO “HIPPIE” EL MOVIMIENTO “PUNK” LA FILOSOFIA Y LA ESTETICA “PUNK” CONTENIDO POLITICO PRINCIPALES CORRIENTES ESTETICAS Y FILOSOFICAS “PUNK” LA “ESCENA HARDCORE” “STRAIGHT EDGE” Y “DESTROY”

Arturo Alday Hernández Alonso Diseño e información

EVENTO DE DÍA DE MUERTOS UPEM


¿QUÉ ES LA CONTRACULTURA? La contracultura son los valores, tendencias y formas sociales que chocan con los establecidos dentro de una sociedad. El término fue acuñado por el historiador norteamericano Theodore Roszak en su libro de 1968 El nacimiento de una contracultura. Aunque hay tendencias contraculturales en todas las sociedades, el término contracultura se usa especialmente para referirse a un movimiento organizado y visible cuya acción afecta a muchas personas y persiste durante un período considerable. Así pues, una contracultura es la realización, más o menos plena, de las aspiraciones y sueños de un grupo social marginal. Podemos considerar ejemplos como el romanticismo del siglo XIX, la bohemia que se inicia en el siglo XIX y dura hasta hoy, la Generación Beat norteamericana de los años cincuenta, los movimientos contraculturales de los sesenta, influidos por la Generación Beat, el movimiento hippie nacido en los años 60 en Estados Unidos de América y el movimiento punk de finales de los setenta hasta hoy. La palabra puede entenderse en dos sentidos: por una parte, constituye una ofensiva contra la cultura predominante; por otra parte, es una “cultura a la contra” que permanece (al menos en un primer momento) al margen del mercado y los medios de formación de masas, en el underground.

Movimiento Hippie

La contracultura se manifiesta a través de la elaboración y adopción de expresiones culturales —lenguaje, actitudes, vestimenta, música— con características propias, que al erigirse como alternativa cultural trasciende, pone en evidencia y exterioriza su animadversión a la cultura dominante o hegemónica, rompiendo con la idea de que es difícil crear propuestas culturales que se mantengan al margen o en franca oposición a la socialización de la cultura dominante. Y es precisamente el antagonismo hacia la cultura dominante lo que fomenta su creatividad y hasta su subsistencia, es decir, que si llegara a carecer de esta condición antitética frente a la cultura dominante estaríamos hablando simplemente de subcultura. Por ello es importante y necesario desligar a la subcultura de la contracultura, ya que ésta lo que intenta romper es precisamente la relación de dominador/subalterno. La contracultura también presenta las siguientes peculiaridades: en ella no necesariamente está asumida una postura política o “ideológica”; su “anacronismo” y su forma de manifestarse suele ser sólo el reflejo de un descontento generacional; su efectividad debe estar sujeta, en la mayoría de las veces, a cierta transitoriedad, ya que de lo contrario puede empezar a sufrir un desgaste en su forma de reivindicarse e ir adquiriendo la aquiescencia de la sociedad y de la cultura hegemónica, lo que consecuentemente se traduciría en su muerte


LA CONTRACULTURA DE LOS AÑOS CINCUENTA Y SESENTA

Roszak acuñó el término en 1968 para referirse a la actividad rebelde de la juventud de los años 60 y sus mentores ideológicos. Los grandes iniciadores de la revolución contracultural fueron los beatniks: Allen Ginsberg, Jack Kerouac y William S. Burroughs, forjadores de la identidad inconformista y, a la postre, cimientos del movimiento hippie. En la segunda mitad de los sesenta Timothy Leary, Ken Kesey, Alan Watts y Norman O. Brown, entre otros, desarrollaron la teoría y praxis contracultural, convirtiéndose en cabezas visibles del movimiento. Una manifestación contracultural es el cómic underground, surgido en Estados Unidos, y cuya influencia se hizo sentir en otros países, como España. Tampoco la música pop de la época se entiende sin este contexto intelectual y social: la cantante de blues Janis Joplin fue el símbolo femenino de la contracultura de los sesenta, y otros artistas muertos en plena juventud, como Jimi Hendrix y Jim Morrison, fueron considerados también como mártires e iconos del movimiento.

Jimi Hendrix y Jim Morrison iconos del movimiento contracultural

POLÉMICA En ocasiones se ha señalado a las contraculturas como modas relativamente inofensivas y pasajeras. En estos casos se las considera “subculturas” o subproductos de la cultura dominante, que no se contraponen realmente a la misma. Se ha señalado también que el término “contracultura” puede resultar engañoso desde un punto de vista epistémico, pues da a entender que un grupo social determinado, caracterizado por prácticas “contraconvencionales” a la cultura dominante, logra erigir una cultura completamente independiente. Sin embargo, las manifestaciones culturales de los grupos marginales, en la medida en que reaccionan contra la cultura dominante, dependen para su definición de dicha cultura.

Contracultura punk tambien conocidas como subculturas


DESMENUZANDO LA CONTRACULTURA Para intentar dar claridad a la noción de contracultura es conveniente destacar algunos puntos: 1. Cuando se habla de contracultura se ve a la juventud como un “sector social” que le es inherente, equívoco que proviene principalmente de una falsa generalización: la juventud es subversiva por antonomasia. Salvador Allende pensaba que “Ser joven y no ser revolucionario era una contradicción”, pero lo cierto es que no toda la juventud es revolucionaria ni rebelde, y mucho menos contestataria, ni todas las manifestaciones contraculturales han sido impulsadas o apoyadas sólo por jóvenes. Pero como este acto de ilusionismo se presta para que ju-

ventud y rebeldía se traduzcan en sinónimos, no falta el periodista, investigador o académico que insidiosamente intente deslegitimar a este tipo de expresiones culturales asegurando que sólo se trata de inmaduros, estrafalarios y vacíos actos de desobediencia. Por ejemplo, Joseph Heath y Andrew Potter, en su libroRebelarse vende. El negocio de la contracultura [México: Taurus, 2005], de manera rancia y desatinada aseveran que “en el mejor de los casos, es una pseudo-rebeldía, es decir, una serie de gestos teatrales que no producen ningún avance político o económico tangible y que desacreditan la urgente tarea de crear una sociedad más justa [...] que en el peor de los casos, contribuye a la infelici-


dad general de la población al minar o desprestigiar determinadas normas sociales e instituciones que de hecho cumplen una función”. 2. La contracultura está condicionada a un sincronismo geográfico, es decir, que las formas en cómo se revelan estas manifestaciones varían, en tiempo y forma (dinamismo, asiduidad y “originalidad”) de un lugar a otro, y su vigencia está temporalmente acotada. Prueba de ello fue la forma en como el movimiento punk apareció en Estados Unidos e Inglaterra y después se propagó en el resto del mundo. La parafernalia de los punks era prácticamente la misma en todo el planeta, pero, como era de esperarse, las condiciones económicas, políticas y sociales en América Latina iban a ser fundamentales para que el movimiento punk en esta región adquiriera su rasgos específicos, aunado a la fuerte influencia que tuvo tanto del rock radical vasco (intensamente creativo debido a la transición política posfranquista) como del, poco después, hardcore estadounidense, un punk más duro y politizado y menos autodestructivo —aunque asimismo existían grandes diferencias en una misma ciudad.

3. Se suele pensar que a los preceptos de la cultura hegemónica la contracultura invariablemente los subvierte de forma creativa y contestataria; sin embargo, estas manifestaciones no siempre tienen la capacidad de proponer innovadoras formas de expresión, carecen de imaginación, calidad estética o de todo sentido crítico. Desde luego que toda contracultura es alternativa, porque se proyecta como algo distinto a lo que propone la cultura hegemónica, pero no por ello toda cultura alternativa es contracultural.

por ejemplo, definitivamente no era lo mismo el Iti de Colectivo Caótico que Illi Bleeding—. Detonación y extensión que paradójicamente el movimiento adquirió gracias al proceso de globalización; expansión que al mismo tiempo propició que fuera rápidamente asimilada por el mainstream.


4. Una de las confusiones que genera el concepto de contracultura —y aunque la mayoría de los autores que lo utilizan dejan más o menos claro a qué manifestaciones culturales se refieren— es que etimológicamente pueden caber en él todos los movimientos que se oponen al statu quo, es decir, todos los que tienen una ideología distinta y que son antagónicos a las normas predominantes, por lo que pueden ser contraculturales todos aquellos grupos radicales que reivindican algún tipo de supremacía racial (skinheads fascistas), fundamentalismo religioso o los que, como también pueden llegarlo a hacerlo los anteriores, hacen una abierta

apología de la violencia (la narcocultura). Ambigüedad que es aprovechada por los detractores de la contracultura para arremeter contra ésta, aunque muchas veces a niveles ridículos de paroxismo. Joseph Heath y Andrew Potter, en el libro antes mencionado, en un desesperado intento por demostrar que la contracultura es una verdadera amenaza para la sociedad aseguran que al publicarse el manifiesto de Theodore Kaczynski, mejor conocido como el Unabomber, “un sector de la izquierda descubrió, para su gran sorpresa, que estaba de acuerdo en casi todo. Obviamente, cómo no, aparecían muchos elementos de la teoría contracultural”. En este marco Anders Behring Breivik, autor de los recientes atentados en Noruega, pasaría para estos autores perfectamente como un contracultural, así como a varios contraculturales los han hecho pasar por terroristas.


DIFERENCIA ENTRE CULTURA, SUB-CULTURA Y CONTRACULTURA cultura la cultura es el conjunto de todas las formas y expresiones de una sociedad determinada. Como tal incluye costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, reliContracultura: gión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias. Contracultura es evolución; es el Desde otro punto de vista se espíritu que manifiesta su deseo puede decir que la cultura es toda de cambio, y que toma “contraculla información y habilidades que tura” como nombre. posee el ser humano. El concepto Es por eso que la encontramos de cultura es fundamental para en todas partes, en el momento las disciplinas que se encargan que se nos ocurre una mejor aldel estudio de la sociedad, en ternativa a utilizar. especial para la antropología y la Contracultura es buscar las mejosociología. res y más positivas posibilidades del ser humano, y recibir a cambio el poder que esto implica. Un buen ejemplo para hablar sobre contracultura son las tribus urbanas, que se manifiestan a través de movimientos y expresiones juveniles que adquieren distintos sentidos y significados, con el fin de enfrentar y trascender lo establecido y ser parte de un grupo.

Subcultura: El término subcultura se usa en sociología, antropología y estudios culturales para definir a un grupo de personas con un conjunto distintivo de comportamientos y creencias que les diferencia de la cultura dominante de la que forman parte. La subcultura puede formarse a partir de la edad, grupo etnico o género de sus miembros. Las cualidades que determinan que una subcultura aparezca pueden ser estéticas, políticas, sexuales o una combinación de ellas. Las subculturas se definen a menudo por su oposición a los valores de la cultura dominante a la que pertenecen, aunque esta definición no es universalmente aceptada, ya que no siempre se produce una oposición entre la subcultura y la cultura de una manera radical


LA CONTRACULTURA HIPPIE LOS HIPPIES Fue un movimiento juvenil que tuvo lugar en los últimos años de la década de 1960 y que se caracterizó por la anarquía no violenta, la preocupación por el medio ambiente y el rechazo al materialismo occidental. Los hippies formaron una contracultura políticamente atrevida y antibelicista, y artísticamente prolífica en Estados Unidos y en Europa. Su estilo psicodélico y lleno de colorido estaba inspirado por drogas alucinógenas como el ácido lisérgico (LSD) y se plasmaba en la moda, en las artes gráficas y en la música de cantantes como Janis Joplin o de bandas como Love, Grateful Dead, Jefferson Airplane y Pink Floyd.

En un principio el movimiento se generó en Estado Unidos para luego extenderse a Europa y a todo el mundo. El origen, fue una reacción a las profundas alteraciones que había producido la segunda guerra mundial, en la sociedad y en la cultura. Luego de la segunda guerra mundial (1945), se habían generalizado las políticas económicas de orientación “keynesianas”, que se basaban en el impulso que el Estado le daba a la demanda y a la organización del proceso productivo a través del “taylorismo” (organización racional y científica del trabajo) y el “fordismo” (organización del trabajo en cadena). Estas circunstancias, hicieron aumentar la productividad y a su vez abaratar costos, lo que permitió a los trabajadores, acceder al mercado de bienes de consumo durables (automóviles, electrodomésticos, etc.), como nunca antes en la historia.


LOS DOS GRANDES MOVIMIENTOS QUE COBRARON FUERTE IMPULSO EN LA DECADA DE LOS 60´S

En ese marco, en esta década, muchos jóvenes comenzaron a ensayar experiencias no convencionales. Consideraban mediocre y aburrido el mundo “burgués” e iniciaron una búsqueda hacia una vida espiritual y en contacto con la naturaleza. A toda esta búsqueda e iniciativas de los jóvenes, se la comenzó a conocer como “movimiento hippie”.

LA LIBERACIÓN FEMENINA

Al “movimiento hippie” no le interesaba cambiar la sociedad, sino que lo que pretendían era cambiar la sociedad en forma íntegra. Además de los cambios en la familia y la rebelión juvenil, se sumaba la denominada “revolución sexual”. Ésta última, ocurría acompañada de las grandes transformaciones en las conductas sociales, que se trasladaron también al ámbito privado. La aparición de las píldoras anticonceptivas y su difusión masiva, también influyeron en los cambios producidos en el nivel social.

LA LUCHA CONTRA CIÓN A N I M I R C S I LA D ETNICA


Los “hippies”, tomaron como actitud contestataria, retirarse de la sociedad a la que condenaban por actitud cómoda y conservadora. Comenzaron, entonces, a reunirse en comunas, constituidas como organizaciones libres y sin jerarquías, en total contraposición de lo que pasaba en la sociedad burguesa. Las reuniones de los hippies se volvieron cada vez más conocidas, pero la que quedó instalada en la memoria, fue el festival de “Woodstock” en 1969, en el cual se reunieron durante tres días, medio millón de jóvenes. Además, el movimiento hippie encontró en el rock, un modo de expresión inigualable, sus valores básicos fueron la tolerancia y el amor. La guerra de Vietnam, fue también un hecho clave, que mostró al movimiento en total oposición al conflicto bélico, su gran inconformismo se manifestó en diversas movilizaciones en contra de la guerra y de todo tipo de violencia.

ESTILO Y COMPORTAMIENTO HIPPIE El icono hippie suele caracterizarse con un hombre de pelo largo y barba mucho más larga que lo considerado “normal” para la época. Ambos sexos tendían a dejarse el pelo largo y de imitar el estilo afroamericano. La mayoría de la sociedad de la época, consideraba estos “pelos largos” como una ofensa, o como sinónimo de suciedad, o cosa de mujeres. El hecho de usar el cabello largo, para ambos sexos y su forma particular de vestir, actuaba como una señal de pertenencia y una muestra de su actitud contestataria y contracultural.


OTRAS CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS A LOS HIPPIES FUERON: - Ropas de colores brillantes. - Ropas desteñidas. - Camisas largas, polleras largas, pantalones con botamanga tipo “pata de elefante”. - Ropas indias o africanas. - Símbolos como la flor o dibujos de los aborígenes americanos.. - Muchos se confeccionaban su propia ropa como protesta ante la cultura consumista. - Uso de incienso y recuperación de los valores naturales de las plantas. - Se reunían a tocar o componer música en fiestas al aire libreo en casas de amigos. - Vida en comunas. - San Francisco, California era la principal ciudad de encuentro para los hippies. - Tolerancia hacia la homosexualidad y la bisexualidad. - Amor libre: traducido en un rechazo a la institución del matrimonio y una conducta sexual contraria a las imposiciones de las Iglesias o el Estado, que eran vistas como intromisiones a la vida personal. - Uso de drogas: marihuana, hachís, alucinógenos como el LSD, etc.


EL MOVIMIENTO PU NK El movimiento punk es la contracultura que rodea a la música punk y los aficionados a ella. Usualmente vinculada a outsiders por la cultura popular, las prácticas contraculturales punks incluyen una serie de códigos de comportamiento, lenguaje, vestimenta y temáticas que se han vuelto recurrentes y que los distinguen. Su principal medio de expresión son los conciertos del género (“escena”) y las publicaciones de aficionados (“fanzine”).

A mediados de la década de 1970 en Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia, bajo la influencia de bandas de garage rock yrock agresivo, transgresor y a veces violento como por ejemplo MC5, The Stooges o Patty Smith, surge una corriente de bandas que basaban su música en fórmulas sencillas y un sonido especialmente fuerte. El punk fue primeramente un fenómeno estético-musical, que generó una moda generacional en los 1970, y más tarde fue tomando la forma de un movimiento estético-filosófico que se convertiría en una cultura. Sus inicios se sitúan en una sociedad anglosajona entonces saturada de clichés y convenciones estereotipadas, además de algunas principales de estos comienzos son Ramones, The Damned, Sex Pistols, The Clash, Richard Hell, The Buzzcocks y Crass.


Coincidiendo con el final o el principio de crisis económicas en Estados Unidos y Gran Bretaña, el punk rock fue enlazando corrientes críticas a su alrededor que hicieron de él el movimiento de imagen agresiva y transgresora que hoy conocemos. Especialmente llamativa es la frecuente afinidad de los punks por los discursos anarquistas, haciendo del símbolo anarquista de la “A” un emblema típico del punk. Aunque la canción de los Sex Pistols “Anarchy in the U.K.” parece el símbolo de esta relación, en realidad la canción es una chanza lanzada a la sociedad inglesa de la época, y la relación más seria del anarquismo y de otras ideologías políticas con el punk va mucho más allá. Ya a finales de los 70, algunos grupos de punk comenzaron a hacer una música especialmente fuerte y rápida, lo que más tarde se llamó hardcore punk: Bad Brains, Minor threat, Discharge, G.B.H., etc. A principios de los 80 el hardcore punk empezó a considerarse un subestilo por derecho propio. Al mismo tiempo, su carácter crítico y político se fue acentuando más y más, haciéndose ésta una carácterística generalmente considerada inseparable del mismo. Con el sonido de esta música como fondo, el eco del punk -tanto el seminal como el tardíovio su presencia prolongada en la cultura occidental a lo largo de la década de los 80 en redes de intercambio cultural underground o marginales que funcionaban independientemente de la industria de la música y el espectáculo, hasta principios de los 90 en que hubo un nuevo estallido comercial de la música punk. A esas redes marginales pero estrechamente vinculadas y comunicadas entre sí se le llama a veces escena hardcore, o también simplemente movimiento punk. Durante los años 90 fue también vehículo de los mensajes del movimiento antiglobalización.


La filosofía y la estética punk La forma originaria del punk era un tipo de rock sencillo y algo ruidoso para expresarse con sus propios medios y conceptos. Entre los primeros grupos musicales representantes del punk y el protopunk están The Ramones, Misfits, The New York Dolls, The Velvet Underground (la banda de Lou Reed), Blondie, Black Flag, Richard Hell and The Voivoids, y la cantante Patti Smith, entre otros, todo esto en Estados Unidos. En el Reino Unido proliferarían agrupaciones como Sex Pistols, The Clash, The Damned, Siouxsie & The Banshees, The Pretenders, The Jam, The Cars, The Stranglers y Adam & The Ants, además de David Bowie y Marc Bolan de T. Rex, quienes también lo exploraron.

Los Ramones se presentaban a sí mismos como banda de rock, sin pretensiones declaradas de mensaje directamente innovador o rompedor salvo en lo musical. Después surgiría la etiqueta punk y The Ramones serían considerados los primeros en representarla. Por otro lado había una forma de transgresión, buscando liberarse de los estigmas sociales. Esta rama no daba explicaciones y buscaba incomodar a lo establecido chocando, ofendiendo y molestando al buen gusto, la moral y la tradición. Se buscaba básicamente la provocación a través de demostraciones de transgresión estética o giros de lenguaje contradictorios, absurdos o insolentes. Es el estilo que popularizaron los Sex Pistols, relacionado ligeramente al nihilismo y otras formas de escepticismo. Más adelante, especialmente con la aparición del hardcore punk y marcado por la herencia de la actitud del colectivo Crass, se hizo presente todo un abanico de enfoques de crítica social, posicionamientos políticos, y afinidad a campañas de protesta. El ejemplo musical más clásico son Crass y The Clash.


• “Hazlo tú mismo” o “hazlo a tu manera”. • Rechaza los dogmas y cuestiona lo establecido. • Desprecia las modas y la sociedad de masas (aunque su estética también puede considerarse una moda preestablecida por el punk).

En sus canciones, estas bandas expresan un serio descontento con los sistemas e instituciones que organizan y controlan el mundo. En ocasiones también la música sirve de plataforma para propuestas filosóficas e ideológicas. Durante la década de los 80, el punk en Estados Unidos estuvo permeado de contenidos políticos, principalmente progresistas, en oposición al gobierno conservador de la época. Ejemplos de esta época son las bandas Dead Kennedys y Bad Religion. En Europa, el punk es una música especialmente utilizada como medio de difusión por gente afín a movimientos políticos y sociales “outsiders”, mayoritariamente de izquierda, aunque existe una corriente de derecha que lo utiliza, siendo criticada y denostada por la mayoría de los movimientos punk. A principios de los 90, las publicaciones amateur del punk y las canciones de los grupos también sirvieron como vehículo de los planteamientos y denuncias de los movimientos antiglobalización.


CONTENIDO POLITICO El movimiento punk no es un moviento posicionado de una forma determinante y excluyente, pero si tiende a acoger diversas posiciones políticas muy marcadas. Sí ha tenido un componente de crítica sobre el malestar de la juventud sobre el rumbo de la sociedad contemporánea. Por lo pronto el punk siempre se ha mostrado como una corriente que discrepa de los estereotipos de estilos de vida y expectativas juveniles del “establishment”, la educación convencional, las reglas de la estética, y los medios de comunicación de masas, la mayoría de ellos suelen ser anarquistas.

Cuando la música punk y la cultura punk contiene algún mensaje político, deja atrás el nihilismo y decadentismo de algunos grupos seminales. Aparecen mensajes con carga social. Esta línea de mensaje se esbozaba a veces en el punk original, aunque, más que una intención política premeditada, era más bien un fenómeno reactivo de creación de la juventud, ante una sociedad que consideraba estrecha. Variando de intensidad según el tiempo o el lugar, las afinidades ideológicas del movimiento punk se han manifestado adoptando planteamientos del ecologismo, anarquismo y ateísmo.


PRINCIPALES CORRIENTES ESTETICAS Y FILOSOFICAS Situacionismo y transgresión La manera en que los Sex Pistols popularizaron su particular forma de punk rock tiene que ver con la afición de su mánager, Malcolm McLaren, hacia la filosofía cultural delsituacionismo. Cuando comenzó a representarles, McLaren ideaba una forma de estética basada en el rock de Nueva York (Los Ramones, Richard Hell) y el sonido Garage, junto a diversas y -aún hoy- confusas actitudes de provocación que recogía en diferentes ambientes creativos. McLaren es un artista y diseñador influido por el situacionismo y desde antes de los primeros momentos de los Sex Pistols buscaba crear una estética nueva y rompedora que hiciese saltar por los aires los conceptos del momento referentes a estética, comportamiento y música, y al mismo tiempo demostrar que puede convertirse en negocio. Su idea era conseguir cambiar el significado de lo que es normal, lo que es bonito, lo que es correcto, mediante la reiteración de la costumbre y la publicidad.

El punk favoreció un ambiente de intervención estética transgresora. Muchos de los motivos estéticos del punk que siguen vigentes como arquetipos del mismo aparecieron en aquella primera época, como cortes de pelo (pelos de punta, teñidos de colores verdes, azules...crestas, candados...), ropa rota o mal cosida, imperdibles u otros accesorios dispuestos por la ropa... También se utilizaron mensajes y símbolos en un principio sin representar corrientes masivas: ejemplo de esto son los símbolos anarquistas por un lado, y los símbolos nazis por otro. En ambos casos se trataba a menudo más de una provocación que de un alarde de posición.

LA “ESCENA HARDCORE” Una parte particularmente activa de la cultura punk ha girado en torno a las vertientes musicales de punk más enérgico, conocidas como hardcore que aparecen a partir de 1978. A partir de los años 80 el hardcore se convirtió en un estilo de música muy imitado en muchos países, por su facilidad de ser tocado y por la energía que transmite para una juventud buscando motivación y emociones. Al surgir este estilo hicieron presencia un gran número de bandas con mensajes más radicales que las corrientes anteriores, tanto en posicionamiento de análisis social e ideológico, como en otros temas surgidos también de la insatisfacción social, pero que se encaminarían hacia una temática positiva y motivacionista, a veces incluso contraria al uso de drogas.


Frecuentemente no es una escena tan centrada en la estética como el punk anterior, sino más enfocada a ponerle música a formas de comunicación entre los jóvenes tal cual son, pero sin paños calientes sobre la frustración social que les lleva a interesarse por una forma de expresión como es el punk. Las ciudades más destacadas donde se originó y desarrollo el hardcore fueron Nueva York, Los Ángeles, y Washintong D.C., entre otras. Aunque tienen muchos rasgos comunes, sobre todo en las primeras épocas de los 70 y 80, cada una desarrolló su particular estilo y filosofía. La escena hardcore se difundió especialmente a través de la subcultura del skate (ver skate punk).

Conciertos punk contraculturales

“STRAIGHT EDGE” Y “DESTROY” La tendencia transgresora de algunas bandas de rock y punk dio cabida a actitudes que pretendían romper los roles sociales y estéticos, dando con ello espacio a veces a comportamientos más o menos autodestructivos o negligentes. Esto se bautizó como actitud o estética Destroy. Este fenómeno es uno de los arquetipos del joven punk; sin embargo, existían posturas dentro de los ambientes punk que no sólo eran críticas con la sociedad establecida, sino también con el comportamiento de los jóvenes rebeldes: Como contrapunto, el llamado straight edge, asociado originariamente al círculo de hardcore punks de Washington, D.C, se posicionaba contra el estereotipo del roquero cercano a las drogas y la desmotivación. De algún modo, esta respuesta, sin pretensiones de movimiento en un principio, significó una diferencia con la filosofía punk del “no future” (punks que pensaban que todo estaba perdido y no había más motivo para intentar mejorar la situación o para ser personas activas, por ello se entregaban totalmente al alcohol, drogas o cualquier otra cosa que los alejara de la realidad, haciéndolos espectadores pasivos de la vida).


Revista contracultura  

Contiene información a dicho nombre de la revista, sus inicios y algunos movimientos en contra del sistema.