Issuu on Google+

ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE CENTROS DE E DUCACIÓN DIFERENCIADA

///// Boletín mensual de ALCED · 2010 · No. 7

Parte 2

Extracto “Guía para una Educación Diferenciada” María Calvo Charro


Mostrar la expresión corporal y facial más adecuada a cada situación para evitar desconcierto. También se puede utilizar esta habilidad para comunicar aprobación o corregir alguna actuación de manera más informal y rápida. Las niñas son altamente sensibles a las expresiones faciales (hábiles en decodificar la comunicación no verbal), y son capaces de “leer” perfectamente las caras. Una de las sanciones que más afecta a las niñas cuando han hecho algo incorrecto o cometido alguna infracción es la perdida del “contacto visual” y afectivo con la profesora.

Favorece la creatividad e invención, evita que se conviertan en meras cumplidoras de normas, que no conocen exactamente el sentido de lo que hacen. La profesora debe ser “humana”. Las niñas necesitan que los docentes sean seres de carne y hueso, que sufren, se ponen nerviosas o alegres igual que ellas. Esto las ayuda a sentirse tranquilas y a ganar confianza en ellas mismas. Abre debates sobre temas que las interesan especialmente, y no te rías de sus opiniones por peculiares o extravagantes que puedan parecer. Anímalas a contar experiencias personales en un ambiente en el que esté garantizado el respeto personal y la crítica suave y constructiva.

Ayudarlas a centrarse y ser más objetivas retándolas a buscar soluciones a los problemas que plantean. En general, debemos dar al error una orientación positiva. Ayudarlas a “arriesgar”, no esperar respuestas rápidas, dar tiempo a la contestación.

Escuchar pausadamente a las alumnas, pues están transmitiendo inquietudes, datos y experiencias que se pueden utilizar para mejorar las clases y su eficacia. El ambiente relajado y de cooperación es preferible a la tensión y competición.

Sonríe. Una sonrisa las tranquiliza más que cualquier otra cosa y esto las permite pensar con mayor claridad. Las niñas, al ser más empáticas y solidarias (características relacionadas con la oxitocina y los estrógenos) suelen preferir el trabajo en grupo, como un equipo. La ayuda entre iguales las ayuda a ganar confianza en sí mismas, lo que a su vez favorece un mayor rendimiento y una mejor y más profunda comprensión de la materia.

En educación infantil y primaria es necesario poner a la disposición de las alumnas lápices de muchos colores, para que los utilicen en sus trabajos escolares de manera creativa. Las niñas necesitan “estampar” su personalidad y preferencias de modo visible. En educación secundaria hay que seguir permitiendo la utilización de colores para subrayar y personalizar sus apuntes y escritos, pero poco a poco hay que ir ayudándolas a utilizar los colores de una manera más “templada” y más centrada en el estudio serio.

Permitir a las niñas ser “profesoras por un día” y que ocasionalmente evalúen el trabajo de sus propias compañeras. Esto elevará su autoestima al sentirse útil. Mantener el diálogo alumna- profesora siempre que sea posible; es mejor que dar una lección magistral unidireccional.

En la realización de exámenes son preferibles las preguntas de desarrollo que las pruebas tipo “test”. Las niñas tienen, por lo general, un pensamiento inductivo -comienzan con el análisis de detalles para llegar a la conclusión general y holístico, tienen en cuenta los factores que rodean la cuestión-. Los exámenes tipo test no les permiten desarrollar plenamente esas capacidades, al exigir el uso de un pensamiento deductivo y escueto.

No es recomendable hacer preguntas en las que la respuesta haya de ser simplemente “Si” o “No”, “correcto” o “incorrecto” sino aquellas en las que sean respuestas desarrolladas. Darles tiempo para responder a las preguntas, incluso cinco o seis minutos para pensar y tranquilizarse. El estrés provocado por las prisas y la tensión las bloquea y aturde.

///// Boletín No. 7 · 2010 · pg. 2

///// Contacto : eba@alced.net

///// www.alced.net

///// Boletín No.7 · 2010· pg. 3


ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE CENTROS DE E DUCACIÓN DIFERENCIADA

Entrevista con

Leonard Sax Fundador de la Asociación Nacional para la Educación Diferenciada Pública. Autor de El Género Importa http://www.educaciondiferenciada.com

La investigación sobre las diferencias neurológicas y cognitivas entre sexos ha estado virtualmente proscrita durante décadas, y ahora parece que vive una especie de renacimiento. ¿Cree que podemos esperar nuevos descubrimientos en los próximos años?

Desde luego. Hay muchas cuestiones que sólo nos estamos empezando a preguntar. Incluso los resultados de las investigaciones realizadas en la última década no se conocen demasiado. Está claro que nos encontramos al principio de una nueva era.

Usted asegura que en los niños las habilidades matemáticas y la inteligencia espacial se desarrollan antes, mientras que lo mismo ocurre en las niñas cuando nos referimos al lenguaje. Supongo que en dichas afirmaciones caben muchísimas excepciones.

Por supuesto. Dejando a un lado cuestiones educativas, también hay chicos a los que no les gusta jugar al fútbol y prefieren coser, y chicas a las que no les gusta coser y optan por jugar al fútbol. Son lo que llamamos niños atípicos desde una perspectiva de género, y debemos tomarlos seriamente en consideración porque tienen sus propios riesgos. Por ejemplo, un chico que prefiere coser a jugar al fútbol tiene muchas más probabilidades de padecer alergias y asma, o una depresión severa en sus años de adolescente debido a las situaciones de aislamiento y acoso escolar que casi con seguridad va a sufrir en la escuela. A estos chicos les va mucho mejor en los colegios diferenciados que en los mixtos, donde suelen ser los rechazados de la clase. Por supuesto hablamos de escuelas diferenciadas bien gestionadas, donde sus responsables sepan manejar correctamente las diferencias entre sexos y dentro de cada sexo. Los chicos atípicos desde el punto de vista del género tienden a tomarse más en serio los estudios, así que pueden ser de gran ayuda para otros compañeros con problemas, lo que permite reforzar su autoestima. ///// Boletín No. 7· 2010 · pg. 4

Entrevista publicada en MAGISNET

Según sus datos, la Educación mixta está consiguiendo que cada vez menos chicas estudien carreras científicas y menos chicos encuentren su vocación en las humanidades o en el arte. Una paradoja en toda regla. ¿La Educación mixta contribuye a asentar la opinión de que determinadas áreas son para las chicas y otras para los chicos? La Educación mixta parte de una premisa: la asimilación. Pon a dos grupos, A y B, juntos y cada vez se parecerán más uno a otro. Esto no ha funcionado. El hecho es que en las escuelas mixtas muchas chicas, no todas, perciben el mensaje de que la informática es un asunto de chicos. Y esto resulta aún más evidente entre los chicos, ya que un chavo de 15 años no quiere bajo ningún concepto que se le tilde de homosexual por apuntarse a clases de dibujo o historia del arte. Dichos estereotipos pierden en buena medida su razón de ser en los colegios diferenciados.

¿Está de acuerdo con los argumentos de la vieja escuela a favor de la educación diferenciada? Ya sabe, las distracciones, las hormonas adolescentes, el ligue…

Desde luego que no. Es lo que se decía hace 20 años, pero la idea ha quedado completamente superada desde un punto de vista empírico. Lo que hemos averiguado recientemente es que si separas a los niños con 6 años conseguirás enormes avances académicos en ambos sexos, pero si lo haces a los 16 años, los progresos serán mucho menores. La hipótesis de las distracciones y las hormonas durante la adolescencia suena muy sugerente, pero carece por completo de validez científica.

¿Hay quien sugiere que usted trata de revestir de ciencia lo que en el fondo son planteamientos religiosos o morales? No en los EEUU. Es la clase de pregunta que me hacen los periodistas extranjeros, ya que fuera de mi país es habitual que la Educación diferenciada esté asociada a la Iglesia Católica. Me preguntan si es ésta la que financia mi asociación, y la respuesta es tajantemente no. Recibo muchas críticas en los EEUU, pero la mayoría provienen de grupos feministas que nos acusan de querer volver al pasado, a aquellos tiempos en los que las escuelas de chicos recibían más dinero y atención que las de chicas. En absoluto queremos volver al pasado. Muy al contrario, lo que pretendemos es avanzar hacia un futuro libre de ideas preconcebidas.


Revista Virtual 7 | ALCED