Page 1

ALBORADA INTERNACIONAL

Revista peruana de arte y cultura Año 1 - No. 2. Lima, noviembre de 2009. Director fundador: Óscar Colchado Lucio Directora: Patricia Colchado Mejía (Alemania) GRUPO ISLA BLANCA NTERNACIONAL Marco Chandía (Chile) Isaac Goldemberg (EEUU) Antonio Melis (Italia) Eduardo González Viaña (EEUU) Carlos Arroyo (Suecia)

CONTENIDO Editorial Carta LITERATURA INFANTIL-JUVENIL Y PLAN LECTOR. En el centenario de su nacimiento: Vigencia de Carlota Carvallo en la literatura peruana. El Humor en la literatura infantil. Entrevista La lectura en voz alta es la mejor inversión en el futuro de un niño.

Pájaro de fuego ediciones

Entrevista a Óscar Colchado Lucio.

Pedidos por internet: librosperuanos.com

Testimonio de una docente. Propiciando la lectura en el aula: Leer por placer.

Lugares de venta: Ideas Integradas Jr. Ica 435. Of. 202. Lima Telf. 4264785

La educación en la historia de los pueblos

Río Santa Editores. Chimbote. E-mail: riosanta13@hotmail.com Telf.: (043) 327710 Precio: 10 nuevos soles (nacional) 10 dólares (extranjero). Incluye portes. Dirección de la revista: colchadowitzel@aol.com oscarcolchadolucio.blogspot.com

Encuesta. ¿Qué están leyendo en los Colegios? La creatividad personal, una capacidad para dinamizar la comprensión lectora Gestor del Proyecto “Poesía Joven”: Manuel Medina y la poesía escolar. Reseñas/Plan Lector REGIONAL

Remembranzas del grupo literario Isla Blanca de Chimbote. Articulo de Wilfredo Cornejo Ybargüen fundador del grupo. 1


Yo vi brotar una isla nueva en el mar esmeralda de Chimbote Victor Hugo Romero otro de los fundadores del grupo Isla Blanca Anota sus recuerdos. Cipriano fue como un hermano Una nota en homenaje al más antiguo Impulsor de las grabaciones musicales en chimbote. El color en el espíritu perdurable de Julio León. Homenaje a un genial artista plástico ancashino fallecido en Madrid. El Hueco de la Vela Noticias culturales del puerto de chimbote El mar en los ojos de la niña Buenaventura Un capitulo de la novela de Teófilo Villacorta Cahuide ganadora de la version 2009 de la Derrama Magisterial NACIONAL Cartas inéditas de César Vallejo. Eleodoro Vargas Vicuña: de la cotidianidad a la penetrante simbología. De Luis pardo a Felipe Pinglo. Tras los pasos de Luis Pardo Oquendo y su generación. INTERNACIONAL Rómulo Monte Alto nos visita Entrevista a Daniel Alarcón

2


EDITORIAL La revista Alborada cumple este año, 2009, 40 años de su fundación. En efecto, en 1969 en el floreciente puerto de Chimbote, el entonces joven estudiante y escritor en ciernes, Óscar Colchado Lucio, la creó por iniciativa propia, movido únicamente por motivos de difusión cultural y de creación artística. Era la época en que el mencionado puerto vivía el vértigo de la sobreexplotación pesquera y se convertía en atractivo caldo de cultivo para sociólogos y creadores: Denis Sulmont, Gustavo Gutiérrez y J. M. Arguedas, entre ellos. De este modo, Alborada avanza a casi un número por año, en formato oficio, e impresa todavía en mimeógrafo. Entrevistas a importantes actores de la cultura peruana, pero también la colaboración de una gran variedad de creadores y pensadores nacionales, es lo que caracteriza a sus páginas. Con toda la madurez ganada, en 1977 los editores instituyen una de las agrupaciones decanas de la literatura nacional: el Grupo de Literatura y Arte “Isla Blanca”. Durante ese tiempo se capta el espíritu de los trastornos nacionales y se vive los asuntos políticos con pasión e intensidad. Tal característica marca con creces la orientación ideológica del Grupo, y será a través de Alborada que veremos cómo esta orientación se plasma en los terrenos estético e investigativo. De ello hablan muy bien sus números dedicados a temas específicos, iniciados a mediados de la década del 80, como la literatura erótica, infantil, social, esotérica, lúdica, amorosa, histórica y andina, entre otras. En la difícil lucha que ha significado hacer cultura durante los años del oscurantismo dictatorial, Isla Blanca vio mermada la aparición periódica de Alborada (apenas un número entre setiembre de 1990 y enero de 1998). No obstante, en los últimos años la revista ha sabido sobreponerse iniciando la reconquista del terreno perdido. Dentro de esta tarea, surge una nueva e importante etapa: la aparición de la edición número 1 de Alborada Internacional (julio, 2009). Dirigida por Patricia Colchado Mejía desde Alemania, el comité editor de esta revista está conformado por: Marco Chandía (Chile), Isaac Goldemberg (EEUU), Carlos Arroyo (Suecia), Antonio Melis (Italia) y Eduardo González Viaña (EEUU). Mientras que su rico contenido combina información, estudios y creación de índole nacional e internacional. A partir de este año de 2009, una nueva aurora se abre para Alborada: La Internacionalidad.

3


CARTA 23 de Julio 2009 Centre Culturel Péruvien A Óscar y Patricia Colchado

Alborada Internacional Estimados Oscar y Patricia. Nos es muy grato dirigirle la presente en nombre del CECUPE (Centre Culturel Péruvien de Paris) para felicitarlos por la reciente publicación de la nueva versión de Alborada, Internacional. Conociendo la calidad de la primera versión nacional de Alborada y el excelente rol que tiene en la difusión de la cultura, nos complace el saber que esa nueva edición por dirigirse a un público mucho más amplio y prometiendo una repercusión importante en el mundo cultural internacional, colocará al Peru en un lugar importante. El CECUPE no puede sino enorgullecerse de ello y desearles un éxito total en ésta nueva aventura. El CECUPE (Centre Culturel Péruvien de Paris) fundado hace 23 años, tiene como objetivo único el dar a conocer la cultura y el patrimonio peruanos en Francia. Es hoy el actor mayor en ese campo. Realizamos 25-30 eventos por año los que cuentan con un público compuesto por más de la mitad de personas francesas y amantes de nuestro Perú. Nuestras actividades cubren ámbitos muy variados de la cultura peruana: literatura, historia, arte, arqueología, ciencias sociales, música, ciencias de la tierra, etc. La acción del CECUPE es benévola así como el trabajo de su Junta Directiva. Nuestro deseo ha sido de no solicitar financiamientos exteriores o institucionales lo cual ha permitido preservar nuestra independencia de acción durante éstos 23 años. A pesar de las limitaciones que aquello acarrea, el resultado ha sido muy positivo. En efecto los actores de la cultura peruana han respondido siempre positivamente a nuestras solicitudes y los eventos se realizan con personas de una gran calidad. Le rogamos extienda nuestra felicitación a todo el equipo que colabora enAlborada Internacional. Un saludo muy cordial.Yolanda RIGAULT Presidenta 48 Allée de la Blancharde

91190 Gif sur Yvette – FRANCE +33-1 60 12 14 05 +33-6 70 37 61 30 E-mail: yolanda.rigault@wanadoo.fr www.cecupe.com

4


LITERATURA INFANTIL - JUVENIL Y PLAN LECTOR _______________________________________________

En el centenario de su nacimiento:

VIGENCIA DE CARLOTA CARVALLO EN LA LITERATURA PERUANA Escribe Roberto Rosario Vidal

Carlota Carvallo de Núñez (1909-1980) fue la escritora más prolífica y vigorosa de la literatura infantil peruana. Le correspondió junto con Francisco Izquierdo Ríos (1910-1981) sentar las bases pedagógico - literarias de la literatura infantil. Esto no significa que fueran (Francisco Izquierdo y Carlota Carvallo) los primeros escritores de libros para niños. En el artículo denominado Proceso de la literatura infantil, difundido el año 2002, proponíamos cinco etapas de la Literatura Infantil en el Perú: Pioneros (1929-1939), Consolidación (1940-1950), Continuadores (1950-1960), afianzamiento (1960-1970) y Generalización (1980...) En este proceso se considera Pioneros a la escritora limeña Alida Elguera Mc Parlin, autora del libro de cuentos “Juguetes” (1929); al poeta Luis Valle Goicochea, que publica en 1933 “Las canciones de Rinono y papagil” y al poeta y educador Abraham Arias Larreta, autor de “Rayuelo” (1939). 5


En la etapa inmediata que denominamos período de Consolidación (19401950), los escritores inician contactos con otros colegas y se integran en asociaciones existentes. Escriben ensayos y artículos que cimientan la literatura infantil. Aquí encontramos en primera línea a la escritora limeña Carlota Carvallo de Nuñez y al pedagogo y narrador sanmartinense Francisco Izquierdo Ríos; a la poeta limeña Catalina Recavarren de Zizold y al educador y poeta chancayano Jorge Ortíz Dueñas. Dentro de este proceso, que abarca las dos terceras partes del siglo XX. Carlota Carvallo de Núñez ocupa lugar cimero en el panorama de la literatura infantil, tanto por la calidad de su obra como por la autenticidad de sus personajes, extraídos del alma popular, del universo andino y costeño, de las raíces mismas del folklore y por la sencillez de su lenguaje exquisitamente literario. Debo confesar que no conocí personalmente a Carlota Carvallo, pero mi espíritu se nutrió con su obra literaria a muy temprana edad a través del libro Rutsí, el pequeño alucinado (1957), que distribuía gratuitamente el Ministerio de Educación Pública en las escuelas estatales. La joven artista Cota Carvallo (como se la conocía familiarmente en los cenáculos capitalinos) quien ya había recibido elogiosos juicios críticos por sus pinturas, con Rutsí, el pequeño alucinado inaugura con éxito su faceta de escritora, ganando el primer puesto del Segundo Concurso Literario Latinoamericano que el año 1942 organizó la editorial Farrar & Rinehart de Nueva York. Las aventuras de este geniecillo selvático, quedaron grabadas en mis recuerdos infantiles con tanta alegría y añoranza como el libro de lectura Pancho, que también distribuía el Ministerio de Educación. Tiempo después llegaría a mis manos El pájaro niño, publicado por la editorial de don Juan Mejía Baca (1958), libro ganador del concurso de literatura infantil convocado por el diario El comercio, que compila diez cuentos agrupados bajo los títulos: Cuentos del mar, El tiempo en los cuentos, Los animales maravillosos y La música en el cuento. Cuando el año 1968 el poeta ancashino Abdón Dextre publica una Antología de Poesía Ancashina Joven, en la que incluye poemas míos, en calidad de invitado -por no haber nacido en el departamento de Ancash-, Cota Carvallo que por entonces era Subdirectora de la revista ALPHA, tuvo la gentileza de valorar mis primeros trabajos literarios. Posteriormente iría conociendo sus nuevas publicaciones, sus trabajos pictóricos, sus artículos e inclusive, importante material literario inédito que atesoré durante mucho tiempo y que considero que ha llegado el momento de dar a conocer en esta oportunidad. La autora y su tiempo Carlota Carvallo Wallstein nació en Lima el 26 de junio de 1909. Fue hija de don Armando Carvallo Argüelles, peruano de ascendencia portuguesa y doña Eugenia Wallstein Muller, de nacionalidad húngara. Reside en Huacho, hasta los diecisiete años de edad. En esta ciudad costera ubicada doscientos kilómetros al norte de Lima, recibe sus primeras lecciones de música y algo de

6


pintura, que cultivó el resto de su vida. Huacho, por entonces era una apacible aldea que divisaba el mar por el Oeste y a las campiñas de Hualmay, Santamaría, Huaura y un poco más adentro El Ingenio y Sayán, por el Este. En las playas de Carquín y Végueta, pescadores artesanales tendían redes que platinaban en las noches, repletos de peces de diversa especie: La niñita linda se quedó dormida, una mañanita muy cerca del mar. ¡Cállense las olas, dejen de bramar, que la niña linda se puede asustar! ¡Que se calle el viento, deje de soplar, que la niña linda, dormidita está! Callen las gaviotas, dejen de graznar, que la niña linda se va a despertar! ¡Que bramen las olas, viento, echa a soplar, graznen las gaviotas, la niña se va!

(La niña y el mar) En el valle de Huacho se cultivaba algodón, caña de azúcar, vid y productos de pan llevar. De las serranías de Cajatambo (Oyón, Gorgor, Huancapón, Churín, Mallay y Naván) bajaban tubérculos y granos con los que se completaba la dieta familiar. Huacho era entonces un puerto terrestre donde confluían usos y costumbres de la costa y la sierra y, sin duda, en las apacibles noches de luna, se entablaban prolongadas tertulias familiares en torno al fogón de la cocina. Maravilloso ambiente en el que las tradiciones orales, mitos y leyendas, así como la historia de los ancestros, era revisada desde el inicio de los tiempos. En los artículos publicados por la autora en la revista Urpi, en repetidas oportunidades relata su experiencia de vida en el apacible pueblo costero, colindante con las pródigas campiñas de Hualmay, paseos a pie y en caballo, recuerdos de personajes, relatos, tradición oral, recuerdos. Su esposo, don Estuardo Núñez, secretario perpetuo de la Academia Peruana de la Lengua, dice: “Carlota Carvallo pasó su infancia y parte de su adolescencia en Huacho, en contacto con la campiña, las plantas, las flores y los animales, hombres mujeres del campo, oyendo sus cantos y cuentos, observando sus costumbres y lo más típico de su vida. Sólo hizo algunos (años) de escuela primaria y dos o tres años de media, de modo y un tanto

7


informal, pues ella prefirió estudiar atendiendo a la vida, a los hombres en sociedad y leyendo libros de literatura y de historia que encontró en su hogar. Logró así una formación autodidacta”. A los 17 años de edad, el año 1926 se establece en Lima con su familia. Se matricula en la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde se gradúa como pintora con los mayores honores el año 1932. Fue alumna de los maestros Daniel Hernández y José Sabogal. Como pintora ocupó un alto sitial en el ejercicio de la plástica, siendo galardonada el año 1952 con el Gran Premio Nacional “Ignacio Merino”. El distinguido muralista y Director de la Escuela de Bellas Artes de Lima Juan Manuel Ugarte Elespuru, describe de esta manera a Carlota Carvallo: “Fue Cota, un espíritu singular. Su extraordinaria personalidad hacía gala de una fantasía tan rica de contenido artístico y plena de humanidad, tan sugerente en su cuasi febril capacidad imaginativa, que bordeaba en lo premonitorio…” El 27 de diciembre de 1934, a los 25 años de edad, contrajo matrimonio con el escritor Estuardo Núñez. Fueron testigos del matrimonio el pintor José Sabogal y el educador José Antonio Encinas. Tiene siete hijos (cinco varones y dos mujeres) nuevo motivo de inspiración de su obra literaria: poesía, cuento y teatro, todo con destinatario a la niñez que tanto amó y a quienes orientó todo su potencial creativo. En esta época el niño todavía era concebido como un adulto pequeño, la psicología infantil hacía pinitos, el derecho de menores era una utopía y la literatura infantil, consecuentemente, estaba relacionada a la didáctica, más que con la literatura. De allí que las obras de Carlota Carvallo, Francisco Izquierdo Ríos, Abraham Arias Larreta, Catalina Recabarren, entre otros, se consideraban obras menores, géneros menores. El Perú soportaba la dictadura de Augusto B. Leguía, “el oncenio" (1910-1930), período oscuro de nuestra historia como tantas otras épocas en las que nos tocó soportar la opresión militar, caldo de cultivo de movimientos reivindicativos y revolucionarios que buscaban alternativas de libertad y democracia. Se escuchan las voces de los estudiantes que toman el mensaje de Manuel González Prada (1848-1918) “Viejos a la tumba, jóvenes a la obra”, tras leer sus libros Pájinas libres, Horas de lucha y el discurso del teatro Politeama. Entre ellos sobresale José Carlos Mariátegui (1894-1930), quien funda la revista Amauta en 1926 desde donde enarbola propuestas a favor del indigenismo y analiza la problemática social en sus Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana. El año 1928 funda el Partido Socialista en Perú. El movimiento político de Mariátegui ejerce gran impacto en la cultura de la época, influencia que hereda el maestro José Sabogal (1888-1956), líder de la escuela indigenista, quien a su vez influye con su pensamiento y estilo de sus pinturas en sus discípulos, entre ellas Carlota Carvallo, Julia Codesido, Teresa Carvallo, Leonor Vinatea Cantuarias, Alicia Bustamante Vernal y Carmen Saco. Los escritores y artistas aspiraban que sus obras interpreten al país, compartiendo el lema "peruanicemos al Perú".

8


Valoración crítica La literatura infantil es un logro importante de nuestro tiempo. En el siglo XX despega la literatura para niños en el Perú. Inspirada principalmente en la labor tesonera de Carlota Carvallo. En la década del ochenta se crea la Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil (APLIJ), se inician los Encuentros Nacionales de Escritores en diversos departamentos del Perú, tribunas donde se analiza y difunden las obras de los autores clásicos y se motivan nuevas vocaciones literarias. Se publican suplementos literarios, antologías y progresivamente, algunos de los reacios escritores y críticos literarios, se relacionan con el grupo de escritores, bibliotecarios, ilustradores, dramaturgos y ensayistas que promueven la literatura infantil como género literario. Entonces los libros de Carlota Carvallo de Núñez, son objeto de importantes juicios críticos que dimensionan su obra como alta literatura. Don Estuardo Núñez dice: “Sus cuentos (de Carlota Carvallo) revelan un estilo propio, una manera muy personal de manejar el idioma, una forma de expresión sencilla y digna, que no por ser accesible a la mente infantil sea escasa en contenido estético”. En otro acápite agrega: “Logró encontrar los rasgos de un lenguaje particular, que no siendo vulgar ni pobre, es fácilmente asimilado en su rico contenido. Sus asuntos trasuntan, con la cuidadosa expresión artística, el culto de la imaginación, conjugando la fantasía y la realidad, lo humano y lo folklórico”.(Prólogo de: Carlota Carvallo 1909-1980. Bibliografía. Biblioteca Nacional del Perú. 1990). Francisco Izquierdo Ríos en el libro Literatura Infantil en el Perú (1969), dice: “Es Carlota Carvallo una de las más fecundas y calificadas escritoras de literatura infantil en el Perú”. Danilo Sánchez Lihón se refiere a la obra de Carlota Carvallo en Literatura infantil magia y realidad (1996) de la siguiente manera: “Destaca en ella una prosa limpia y sin rebuscamientos ni falsos atuendos, con una naturalidad extraordinaria en los diálogos. Sus creaciones tienen un sustrato muy peruano pues su ambientación se da en realidades muy propias del país. Sus relatos no se deslizan en una superficie fácil ni suave sino sobre abismos del alma humana, y en ellos se ensaya siempre un descenso a profundidades de alucinación, de pavor y de miedo”. El poeta Jesús Cabel, nos hace llegar la siguiente apreciación sobre Carlota Carvallo de Núñez: “Toda la obra narrativa de Carlota Carvallo está imbuida de los contrastes que presenta la literatura oral de las diferentes regiones del país, la que maneja diestramente y poetiza en momentos claves. Sus personajes no resultan extraños al paisaje sino ha sabido amalgamarlos en una formidable unidad de texto y contexto. Y, como trasfondo mágico, emerge una peruanidad narrada en su primitiva pero amorosa forma: el paisaje agreste y total con su gente bulliciosa pero esperanzada. Carvallo es ya, no solo una de las forjadoras de la narrativa infantil en el país sino 9


una de sus clásicos más aleccionadores y conmovedores de la historia de la literatura infantil peruana. Amadeo Delgado Pastor, director de la Colección Escolar Peruana del Ministerio de Educación Pública, en el prólogo de la primera edición de Rutsí, el pequeño alucinado, que denomina NOTICIA y firma con las siglas A.D.P. ,comenta de esta manera el primer libro de esta extraordinaria escritora: “Esta ausencia de antecedentes literarios sirve para resaltar su calidad y prestancia intelectual, pues, careciendo del estímulo que significa una producción juzgada y fácilmente convertible en punto de referencia para la autocrítica, realiza la hazaña de situar su nombre al lado de consagradas figuras de nuestras letras”. Más adelante agrega: “Rutsí, el pequeño alucinado, destaca junto a un estilo fluido y elegante, hasta cuatro condiciones primarias que ameritan la labor intelectual de la autora, a saber: Amplio conocimiento de la geografía, la historia y el folklore peruanos; presencia de una sana emoción nacionalista; auténtica vocación literaria, y sensibilidad pedagógica”. En la tesis La contribución de la cuentística de Carlota Carvallo a la literatura infantil peruana, para graduarse como doctor en filosofía en la Universidad de Texas, David D. Hefling, dice: “Carvallo estableció un importante precedente con Rutsí, novela juvenil casi única en la literatura infantil peruana. Logró mostrar que se podía adaptar el folklore peruano de las tres regiones geográficas de su país y tejerlos en una creación fresca y original. En esta novela, se notan las categorías principales de la cuentística”. Pese a que ha transcurrido más de medio siglo desde la su publicación, Rutsí, el pequeño alucinado, es la novela que mejor se adentra en el alma infantil, en la psicología del niño peruano, no solo de la selva, sino también de la costa, en sus confrontaciones con personajes de la alta sociedad, como de los más humildes asentamientos humanos. Rutsí es un niño vivaz, curioso, perceptivo, que conduce al lector a un peregrinaje instructivo, vivencial por las tres regiones del país, conociendo, descubriendo la forma de vida que compara con su propia existencia. Capta lo positivo, desecha lo inconveniente, se nutre del folklore, fomenta el amor por la naturaleza y se rebela ante la injusta prisión de animales selváticos en medio del tráfago de la ciudad. La aventura termina en un trágico accidente. Rutsí deja el cuerpo físico del niño ingenuo y bondadoso y vuelve a ser el geniecillo travieso que gasta bromas a los bufeos, pero tiene la esperanza de que el hombre egoísta e injusto de las ciudades que ha conocido, algún día llegue a la perfección. Sobre Oshta y el duende, el escritor Jorge Eslava opina en un artículo publicado en el diario El Comercio: “Es un cuento de raigambre popular, vinculado a las fábulas quechuas: un niño es encargado por su madre a cuidar el rebaño y queda solo por primera vez en las alturas de la puna, a merced de las astucias del zorro y de la ferocidad del puma”. “Narrado con un lenguaje de dicción oral, una acertada estructura y los elementos mágicos propios del relato popular, al que se ha añadido una impronta fantástica: un viaje a través del tiempo, que le pone un toque rotundo de modernidad”.

Obras

10


En la Biblioteca Nacional del Perú se encuentran ocho registros bibliográficos:  Carlota Carvallo 1909-1980. Bibliografía. Biblioteca Nacional del perú 1990.  Cuentos de Navidad. PEISA. Lima, 1970.  Cuentos fantásticos. Universo (s/f).  El Amaru y otros cuentos del Perú. ENCAS. 1976.  Oshta y el duende, y otras historias. Quipu,1999.  El pájaro niño y otros cuentos. Editorial Juan Mejía Baca. 1958.  Rutsí, el pequeño alucinado. Ministerio de Educación Pública, 1947.

     

En la Biblioteca de la Universidad Mayor de San Marcos se hallan seis registros: La niña del espejo y otros cuentos. 1990. El Encuentro (s/f). Un recuerdo del pintor Enrique Camino (s/f). El tío Francisco (s/f), Rutsí, el pequeño alucinado. 1947. El papel de la literatura infantil. 1967. En ninguna de las bibliotecas citadas figuran sus obras de teatro, ni las publicaciones que mencionamos a continuación:

 El niño de cristal. Escuela Nacional de Arte Escénico. ENAE. Teatro escolar. 1955.  La tacita de plata. ENAE. 1955.  Florisel. Servicio de publicaciones del Teatro Universitario de San Marcos. Piezas de teatro escolar. 1972.  El arbolito y otros cuentos. 1962.  Víspera de Reyes. La Mariposa de cristal. Suplemento literario del Diario La Prensa, a cargo de Roberto Rosario Vidal, con ilustraciones de Jesús Rojas Rivadeneira.. 1983. Galardones A mérito de su infatigable labor creadora, Carlota Carvallo de Núñez recibió innumerables galardones, siendo los más importantes:  1943: Primer Premio por Rutsí, el pequeño alucinado, otorgado por la editorial Farrar & Rinchard.  1944: Primer premio de Teatro Escolar por la comedia de títeres “La tacita de plata”, conferido por el Ministerio de Educación Pública.  1948: Segundo Premio de Teatro Escolar para maestros, por la obra “El niño de cristal”. Ministerio de Educación Pública.  1955: Primer Premio de Teatro Escolar por “El valiente Oshta”. M.E.P.  1956: Primer Premio de Cuentos por la obra: “La soledad de Timoteo”. Diario La Crónica.  1958: Primer Premio de Cuentos Infantiles por la obra “El pájaro niño”. Diario El Comercio.  1959: Primer y Segundo Premio de Teatro Escolar por las obras: “Florisel” y “Extraña visita”. Otorgado por el Teatro Universitario de la Universidad de San Marcos TUSM.  1964: Premio extraordinario Doncel por la obra “Ojo de plata” otorgado en el marco del IX Congreso de IBBY. Primer Premio por la obra “Cuentos peruanos”, presentado en la Campaña por una buena literatura para niños”, realizada en Buenos Aires. Y Primer Premio por la obra: “La niña del espejo” en un concurso organizado en Argentina. 11


 1965: Premio Doncel de cuentos infantiles por el libro “Oshta y el duende”. Madrid.  1967: Primer Premio de Teatro Escolar por la obra : El monigote de papel. TUSM.  1972: Premio Nacional de Fomento a la Cultura “José María Eguren” en el área de Literatura Infantil por el libro “Cuentos de Navidad”.  1979: Primer Premio del Concurso de Teatro escolar con el trabajo: Talismán”. TUSM. Primer Premio por el cuento “ La flor del tiempo”, otorgado por Journal do Brasil y la Fundación del Libro Infantil y Juvenil. Promoción literaria Carlota Carvallo de Núñez con sus obras de teatro, poemas y cuentos, desde el año 1947 cuando publica la novela “Rutsí, el pequeño alucinado”, hasta sus últimos días, fue la principal animadora de publicaciones, instituciones y movimientos culturales que tuvieran que ver con la literatura infantil. Madre ejemplar, maestra por excelencia, escribió sin descanso para alimentar el espíritu de sus hijos en épocas precedentes a la generalización de los medios de comunicación, que mal empleados, alejan cada vez más a la juventud de la maravilla de información y conocimientos que encierran los libros. Carlota Carvallo fundó en 1974 la revista URPI, suplemento infantil del diario La Prensa, donde publica cuentos, poemas y artículos sobre lugares turísticos del país. Esta revista es considerada como la mejor publicación para niños de todos los tiempos. Se publicaron 47 números. Según la opinión del poeta, escritor y crítico Danilo Sánchez Lihón " Urpi constituye hasta el presente la experiencia más sobresaliente en lo que toca a revistas infantiles para niños; opinión que es consecuencia de las siguientes consideraciones: “a) En ella se presentaban creaciones literarias de niños de todo el ámbito nacional, quienes enviaban composiciones así como correspondencia, las mismas que en la mayoría de casos se publicaba, b) Se presentaban dibujos de niños en impresión a todo color, c) Se enseñaban manualidades, así por ejemplo: cómo hacer una serie de objetos útiles al hogar y a la educación, pero con materiales caseros, d) Se da a conocer el país mediante una sección titulada "Viajando por el Perú." e) Se presentan amenidades, inventos, se organizan certámenes de dibujo y pintura para niños, f) Se presentan vidas de hombres ilustres, tiras cómicas, páginas sobre ciencias; es decir, todo lo que de algún u otro modo tenga que ver con la formación y desarrollo del niño, g) Se logra la colaboración permanente de los escritores más destacados de literatura infantil, entre otros: Carlota Carvallo, Francisco Izquierdo Ríos, Rosa Cerna Guardia, h) Se logra un excelente desarrollo gráfico con la participación del plantel más estacado de dibujantes para niños: Rosario Núñez, Jesús Ruiz Durand, Julia Nobuko. i) Se logra movilizar a los niños y hacerlos participar en este órgano informativo cuyo significado mayor es el dejarnos casi la evidencia de que su hechura era obra colectiva de los niños y algunos adultos”. Carlota Carvallo fue también Sub. Directora de la revista Alpha, de la Asociación de Amigos del Arte. Participa en la “Campaña por una buena lectura para el niño”, en Buenos Aires (1964); en el IX Congreso Internacional del Libro Juvenil en Madrid, donde la proclaman Presidenta de la Sección Peruana de la Organización Internacional del libro Juvenil IBBY, adjunta a la UNESCO y en el X Congreso Internacional de la IBBY en Lubjana (Yugoslavia) en 1966. Interviene como Jurado del Premio Internacional Hans Cristian Andersen, en París en 1967; en la Bienal de Ilustraciones para niños (Bratislavia 1971), y el Concurso Juan Volatín, auspiciado por la Municipalidad de San Isidro en 1969. Forma parte de la “Mesa redonda sobre Literatura Infantil en el Perú”, organizada por la Casa de la Cultura del Perú (1970). Es expositora en el forum “Importancia del libro infantil”, organizado por el 12


ICPNA en 1974. Y participa en el “Seminario de Literatura Infantil” organizado por la Universidad San Cristóbal de Huamanga en 1978. Carlota Carvallo de Núñez fue un espíritu inquieto, emprendedor y sensible a todas las formas del arte y la literatura, Sin embargo el denominador común de su obra fue siempre la infancia, luego la juventud. Explotó la magia y la fantasía del mundo andino, selvático y costeño, sin descuidar la interpretación de la realidad peruana que se refleja en sus narraciones, que hacen gala de su profundo conocimiento e identificación con el Perú en toda su extensión, razas y cultura. Creó obras dramáticas, épicas y líricas e inclusive compuso canciones que entonan los niños en las escuelas, sin saber que la autora es Carlota Carvallo: Una flor de la cantuta en el río se cayó, púsose contento el río y su olor se lo llevó. Una flauta del pastor en el río se cayó, púsose contento el río y su música llevó. El llanto de una niña en el río se cayó, púsose contento el río y cristalino se volvió. El llanto y la cantuta y la flauta del pastor, pusieron contento al río y ya no les devolvió. En julio de 1975 participa en el “Festival de la canción infantil” desarrollado en el marco de la Feria del Hogar con dos canciones seleccionadas: Las vocales, cuyo texto no hemos encontrado, en cambio si forma parte del libro inédito del que nos ocuparemos más adelante el poema Una niña vendrá: Una niña linda vendrá a nuestra casa antes que en los campos se dore el maíz. antes que maduren los frutos del mango, y cante en las tapias el tuctupillín. Y olerá su carne como la magnolia y será morena como el capulí y tendrá los ojos como la vicuña y el cuerpo tan fino como el colibrí. Todos cuidaremos a la niña linda hasta de la brisa que la pueda herir le haremos la cuna, cogiendo en el campo plumas de las aves, flores de jazmín.

13


También fue autora del ensayo “El papel de la literatura infantil” (Serie “El niño en el Perú” Volumen 9, Lima 1967), que publica el Consejo Nacional de Menores, estudio en el que manifiesta: “|Se ha llegado al convencimiento de que la buena literatura infantil no es solamente un pasatiempo sin importancia, sino una verdadera necesidad, que en algunos casos puede tener categoría artística, considerándola como una modalidad de la gran literatura”. La opinión de Carlota Carvallo, siendo una de las escritoras de obras para niños más importante y estando informada sobre las tendencias literarias de su época, deja entrever que puede haber literatura infantil que no reúna la calidad de obra artística. Afirmación justificada, en tanto que le toca vivir en una época en la que se iban decantando conceptos que más tarde ella misma se encarga de entregarnos con más lógica. En la década del setenta, los conceptos de niño y familia todavía no tenían el nivel de comprensión de la actualidad (Se tenía que explicar en qué consistía la inimputabilidad de los menores. Por qué no se les podía calificar como delincuentes juveniles y sus actos no debían catalogarse como delitos. En pocos años se evolucionó el concepto de familia Discutiendo en talleres sobre el binomio madre-niño, control de la natalidad, paternidad responsable, estudios de género…). Hasta los inicios de la década del ochenta algunos medios de comunicación empelaban todavía la palabra delincuente, refiriéndose por igual a actos antisociales cometidos por niños o adolescentes. El año 1969, Francisco izquierdo Ríos, en La literatura Infantil en el Perú, aclara que la literatura infantil en principio debe reunir el requisito de ser obra artística y en consecuencia brindar goce estético y satisfacción espiritual al niño. Se deslinda de esta manera la confusión entre texto de lectura y literatura, tema que todavía en nuestros días algunas personas no diferencian. Más adelante, en el mismo ensayo, Carlota enmienda la propuesta inicial cuando dice:

14


“El cuento infantil ha de ser ágil y ameno. Debe encausar la imaginación, e inclinar la sensibilidad hacia las cosas bellas. Inculcar comprensión y amor hacia la humanidad y los pequeños seres que nos rodean”. A Carlota Carvallo le toca vivir en una etapa en la que el concepto de niño, si bien es cierto que ella lo tenía claro, en la generalidad de las mentes era preciso reafirmar: “Sólo acercándonos con amor a él, podremos llegar a penetrar a su mundo, que no es “un mundo del adulto en pequeño”, sino un mundo propio, maravilloso y distinto”. Luego recomienda: “Escribir para niños es penetrar en inmundo maravilloso, olvidando ese lastre que significan los conocimientos adquiridos y experiencias vividas…Es ponerse al nivel espiritual del niño, para lo cual hay que asumir una actitud de completa inocencia y deslumbramiento ante el universo, como si lo contempláramos por primera vez…” En una entrevista efectuada por diario El Comercio, Carlota Carvallo expresa su filosofía acerca de la importancia de la literatura infantil autóctona: “Creo que el cuento desempeña un papel muy importante en la educación. Los héroes que alimentan la fantasía del niño deben surgir de su propio ambiente y no de literaturas extranjeras. El arquetipo que hay que imitar, el héroe que debemos admirar, todos aquellos personajes que nos son más tarde tan familiares y queridos, deben surgir de nuestra historia. Tenemos en nuestro rico folklore magníficos elementos aún inexplorados”. Carlota Carvallo fue una artista completa. Fue pintora, compositora, narradora, poeta, ensayista, pero su labor artística preponderante fue sin duda la creación literaria para niños. Hubiera querido formar legión de escritores, de gente sensible que escriba como ella para los más pequeños, pero probablemente la comunicación entre los escritores no era fácil. Hemos mencionado su participación en la organización de instituciones culturales y de publicaciones. Pese a Presidir la Sección Peruana de la IBBY no logró aglutinar a escritores que en Lima y en distintos departamentos del Perú escribían hermosas páginas literarias para niños, como el mismo Francisco Izquierdo, Catalina Recavarren, Rosa María Rojas, Jorge Ortíz Dueñas, Germán Baush Bedoya, Alida Elguera y Luis Valle Goicochea, entre otros coetáneos suyos. Sabemos que hizo esfuerzos denodados por difundir su arte y los conceptos sobre literatura infantil. En febrero del año 1978 viaja a Ayacucho para participar en un Seminario de Literatura Infantil, organizado por la Universidad “San Cristóbal de Huamanga”, sin embargo su predica, la semilla de su trabajo al parecer no cayó en terreno fértil, como lo demuestra un trabajo de investigación realizado por los profesores Marcial Molina, Carlota Flores, Juan Osorio, entre otros, el año 1982: “Vistos los resultados, el panorama resulta desalentador. Los niños de Ayacucho leen poco. Su nivel de información es más bien de corte oral. Conocen algunos cuentos clásicos porque les han sido relatados en el hogar o en la escuela, pero no han tenido acceso directo a los libros”. Quien sabe haya sido el reconocimiento de esta realidad, la motivación que ha convertido en nuestro tiempo a la Universidad de Huamanga, en una de las sedes más importantes de eventos culturales referidos a la promoción de la cultura, principalmente de la literatura para niños y jóvenes. Recién al dejar de existir Pancho Izquierdo y Carlota Carvallo, a comienzos de la década del ochenta, surge el movimiento aglutinador de escritores que escriben para niños, en torno a la Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil (APLIJ). Institución que nace a raíz de la celebración del Año Internacional del Niño, que promueve la publicación de la Antología “La barquita de papel”, la organización del Primer 15


Encuentro Nacional de Escritores de Literatura Infantil y la publicación de la Antología Nacional de Literatura Infantil. Sin duda este es un merecido tributo a la obra iniciada por Carlota Carvallo y su contemporáneo Francisco Izquierdo. Obra inédita La obra literaria publicada de la escritora Carlota Carvallo de Núñez, como puede apreciarse en los registros bibliográficos existentes, comprende principalmente narraciones y obras de teatro escolar. Poco se ha comentado de sus trabajos en verso, quien sabe porque no fueron publicados como libro y sólo fueron apareciendo de manera dispersa en el suplemento especializado para niños Urpi, del diario La prensa y en otras revistas. Varios poemas todavía se mantienen inéditos. Pero es preciso dar a conocer cómo es que llegó a nuestro poder un importante poemario de la escritora Carlota Carvallo de Núñez, mucho antes de que se comiencen a difundir. Ocurrió así: Entre los años 1974 y 1976, cuando laborábamos en el Ministerio de Educación, convocamos a dos Concursos Regionales de Literatura Infantil. A uno de estos eventos debió enviar Carlota Carvallo su poemario. Lo más probable es que envió el año 1974, porque entonces todos los poemas eran inéditos, requisito establecido en las bases. Intervinieron como miembros del Jurado Calificador, representantes del Instituto Nacional de Cultura y del Ministerio de Educación. Recuerdo sólo que entre ellos se encontraba el escritor Eleodoro Vargas Vicuña. El ganador del concurso convocado en 1974 fue el escritor Chancayano Jorge Ortiz Dueñas. Los trabajos no clasificados de ambos concursos quedaron en dicha institución. Años después, abocados en una investigación, revisamos dichos archivos que se encontraban en el sótano del antiguo Ministerio de Educación (Parque Universitario). Fue cuando hallamos algunos cuentos y un manojo de poemas de la escritora Carlota Carvallo. Es preciso aclarar que es errónea la afirmación de algunos estudiosos que afirman que dichos trabajos fueron presentados al concurso que convoqué el año 1979, cuando yo era Coordinador de Cultura de la Comisión de Celebración del Año Internacional del Niño. Tampoco es cierto que “los poemas publicados (por la revista Runakay) fueron recopilados de varias fuentes, pues ella había publicado en diferentes revistas”. Los poemas fueron proporcionados por el autor del presente estudio, reservándome algunos poemas que todavía son inéditos. El material original está mecanografiado por la autora en papel copia tamaño oficio y comprende treinta y nueve poemas y dos cuentos. El manojo de poemas carece de una página liminar, por lo que no tiene un título que dé nombre al libro. Pero en la última página se encuentra un índice antecedido del título: POESIAS PARA NIÑOS. Los poemas están numerados en el siguiente orden: 1. ¡Ah los niños! 2. Los ruiseñores nocturnos 3. Cuando sea grande 4. La cuculí 5. ¡Ah niño mío! 6. La niña y el mar 7. El pájaro y la estrella 8. El cielo es azul 9. ¿En dónde está? 10. Linda mariposita 11. ¿Por qué no vienes? 12. Una niña vendrá 13. Mientras duerme la nenita 14. Ocho palomitas 16


15. Muchachitos 16. La lluvia 17. Uno, dos y tres 18. Ahí viene el viejo 19. Niñita serrana 20. Si viene la avispa 21. La niña estrella 22. Estoy cuidando al sol 23. Cantaban las gotas 24. El caballo blanco 25. El río 26. Florecita blanca 27. Michirrita 28. Los burros tienen zapatos 29. Costa, sierra y montaña 30. La mosquita (*) 31. La chinchilla (*) 32. La gallinita blanca 33. El gallito de las rocas 34. El guanaco y la vicuña 35. La muca (*) 36. El monito y el perezoso 37. La prima Rosita(*) 38. Manolín 39. Me llamo Cándido Los poemas marcados con asterisco (*) fueron publicados por el autor de este artículo en la “Antología Nacional de Literatura Infantil” (1984) fuente de la que se han servido varios autores, tal es el caso de los escritores Saniel Lozano y Luzmán Salas en el libro “Literatura Infantil y Educación” y César Toro Montalvo en la “Antologìa general de la poesía infantil” (Como lo reconoce el autor en el prólogo). También fueron publicados en la revista Urpi, selección a cargo de Rosa Cerna Guardia, en el libro de lectura de Santillana, y en la separata 62 de la revista Runakay, con la introducción del poeta Jesús Cabel, que incluye poemas proporcionados por nosotros. Estos poemas bien podrían conformar un libro. Son poesías adecuadas para niños entre seis y diez años de edad. Los temas son diversos, siendo en mayor número los referidos a animales (Ruidos nocturnos, La cuculí, El pájaro y la estrella, En dónde está, Ocho palomitas, Si viene la avispa, El caballo blanco, Michirrita, Los burros tienen zapatos, La gallinita blanca, El gallito de las rocas, El guanaco y la vicuña, El monito y el perezoso). Algunos a personajes son niños: Cuando sea grande, ¡Ah los niños, ¡Niño mío! , La niña y el mar, Por que no vienes, Una niña vendrá, Mientras duerme la nenita, Muchachitos, ¡Ahí viene el viejo!, Niñita serrana, La niña estrella, Manolín, y, Me llamo cándido. El lenguaje es sencillo, adecuado al nivel de comprensión de los niños. Los versos son libres, poco apegados a la métrica o a la rima. En determinados poemas se emplea onomatopeyas (Cantan las gotas y Gallinita blanca). De acuerdo con la categoría Poesía para niños y Poesía sobre niños, encontramos que casi todos los poemas, con excepción de los poemas 1 (¡Ah los niños) y 5 (¡Niño mío!), pueden considerarse poemas para niños. Los poemas 1 y 5 estarían dentro de la categoría Poesía sobre niños. Algunos poemas abusan de diminutivos: Linda mariposita (mariposita, casita). Mientras duerme la nenita (Nenita, blanquita, chiquitita, cunita, azulitos, cositas, suavecitas, finitas, rosaditos). Manolín (Manolín, 17


niñito, toditito, pobrecito). Florecita blanca (Florecita, mamita, chiquita, blanquita, nochecita). El gallito de las rocas (Pajarito, monito, gallito). Al final del folder se encontraban dos cuentos: “Víspera de reyes”, que fue publicado en 1983 en el suplemento “La mariposa de cristal” del Diario La Prensa, que dirigían la señora Alicia Bustamante de Salazar Larraín y Roberto Rosario Vidal. En esta serie también publicamos el cuento El girasol de Rosa Cerna Guardia y Arca de papel, de Jesús Cabel. La Mariposa de cristal sólo tuvo tres números, debido el cierre del diario La Prensa. El cuento inédito de Carlota Carvallo títulado La tinya, con el subtítulo: Cuento del folklore peruano, narra la historia de una laguna encantada que cubre un pueblo que trató mal a un mendigo. Es un relato de origen folklórico que con algunas variantes se cuenta en diversos lugares del Perú. La tinya fue publicada en Urpi, Suplemento infantil del diario La prensa. El 8 de febrero de 1975. Esta publicación posterior al concurso donde fue presentado previamente, como trabajo inédito, demuestra que el manojo de poemas que encontramos data del año 1974. Alguna vez nos preguntamos ¿Cual fue la fuente de inspiración de la escritora Carlota Carvallo de Núñez, quien empleó con destreza todos los géneros literarios, que plasmaba con pinceladas artísticas que parecían bordonear una guitarra, la naturaleza, la vida, la flora, la fauna, las riquezas minerales, el folklore, la historia? Su principal inspiración sin duda fue el amor por los niños y el profundo conocimiento del alma de los peruanos. Solo una persona que ama puede describir sus sentimientos con la sinceridad que aflora con claridad y sencillez. Su fuente de inspiración fue además el Perú, su patria, nuestra patria que debemos aprender a amar como nos enseñó a hacerlo Carlota Carvallo.

Al celebrarse el presente año 2009 el centenario del nacimiento de Carlota Carvallo de Núñez, es oportuno publicar sus obras completas, comenzando por sus poesías para niños, que todavía se mantienen inéditas como libro. Sería el más importante reconocimiento de su obra y hermoso presente para los niños, destinatario recurrente de su amor traducido en poesía. Carlota Carvallo de Núñez falleció el 29 de marzo de 1980, pero su obra literaria la mantiene viva en nuestra memoria y juguetea con los niños, deleitándolos con los personajes fantásticos que ha creado.

POEMAS DE CARLOTA CARVALLO El cielo es azul El cielo es azul y verde el mar y negras son las noches sin luna ni estrellas, y blancas son las nubes y amarillo el sol. En el mundo que hizo Dios,

18


todo tiene algún color y verlo es maravilloso. Es rojo el clavel y blanco el jazmín, moradas las violetas, rosado el geranio, azul las campanillas, dorado el girasol. En el mundo que hizo Dios. todo tiene algún color y verlo es maravilloso. Niñita serrana Niña de las punas, niñita serrana, que vas caminando, detrás de tus llamas. En tus ojos negros se esconde una pena ¿Por qué estás triste mi niñita buena? Tal vez lo que quieres es ir a la escuela, saber esas cosas que en ella se enseña. Dile a tu mamita -¡Yo quiero aprender, tener muchos libros que pueda leer! Si otra vez te encuentro mi niñita buena, quiero verte alegre, camino a la escuela.

La cuculí Palomita de los montes palomita cuculí, tienes un canto tan triste ¿Qué es lo que te hace sufrir? Escondida entre los sauces que dan sombra a mi jardín, me repites largamente tu cantito ¡Cuculí! ¿Por qué no cambias de tono? ¿Por qué no lo haces por mí. y hoy me cantas algo alegre, palomita cuculí?

Costa, sierra y selva En mi tierra hay tres regiones y todas ellas bonitas: La costa con sus playitas y sus campos de algodón. La sierra con sus paisajes sus blanquísimos nevados, los andenes cultivados

19


en solitarios parajes. Y la selva verde, inmensa cual gigantesca maraña. En ella está la riqueza y esperanza de mañana.

LOS RUIDOS NOCTURNOS En LA noche hay ruidos De aves y de insectos, Yo paso las horas Escuchando atento. Cantan las chicharras Con sus organillos Y rasgan guitarras Los pícaros grillos. Los sapos le croan A su novia luna, Grita la lechuza En su torre oscura. Al llegar el día Todos enmudecen ¿A dónde se han ido? ¿Por qué no aparecen?

CUANDO SEA GRANDE Cuando se grande Voy a ser soldado. -Yo seré abogado -Yo seré doctor. -Quiero ser maestro -Y yo carpintero -Voy a ser obrero -Yo seré pintor. Todos cuando niños Quieren ser famosos Ricos poderosos ¡Vivir, disfrutar! Pero han olvidado Desear que los hombre Encuentren niveles De vida mejor. Que no hay en el mundo Ni pobres ni ricos Que todos alcancen ¡La paz y el amor!

¿EN DONDE ESTA? ¿En dónde está el pajarito? En el cielo ¿No mamá? El gusanito en la tierra Y el pececito en el mar. Y el hombre ¿Dónde vive?

20


-El hombre en todo lugar El hombre vive en la tierra, En el cielo y en el mar. OCHO PALOMITAS Ocho palomitas blancas Se pusieron a volar Y hasta la luna llegaron En la noche de San Juan. Y la luna traicionera Dejó a las ocho pasar, Pero sólo sus plumitas Se pudieron regresar. Y por eso están los campos Blancos, blancos como azahar Y dicen en la nevada De la noche de San Juan. ESTOY CUIDANDO AL SOL Estoy cuidando al sol Para que el sol no se mueva Pues si se mueve el sol Ya no tendremos sol bueno. Los pajaritos cantan Y hay brisa alrededor Y estoy feliz mamita Porque ha salido el sol. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------BIBLIOGRAFIA POESÍA 1. CARVALLO DE NÚÑEZ, Carlota. Poesías para niños. Prólogo de Jesús Cabel. Guadalupe (La Libertad). Runakay Ediciones, 1986. 30 pp. 2. LOZANO ALVARADO, Saniel. Ronda de Luna, ronda de miel. Trujillo, Editorial Libertad EIRL, 1995. 120 pp. CUENTO 1. CARVALLO DE NÚÑEZ, Carlota. El pájaro niño. Lima, Librería Editorial Juan Mejía Baca & Editorial Nuevos Rumbos, 1958. 93 pp. 2. _________ . El arbolito y otros cuentos. Lima, Biblioteca de Literatura Infantil, 1962. 128 pp. 3. _________ . Cuentos fantásticos. Ilustraciones de Charo Núñez de Patruco. Lima, Editorial Universo S.A., (1969). 43 pp. 4. _________ . Cuentos de navidad. Ilustraciones de Charo. Núñez de Patruco. Lima, Ediciones Peisa, 1970. 93 pp. 5. _________ . Víspera de reyes. Lima, la mariposa de cristal (revista infantil de la Prensa), 1983. (16 pp.). 6. _________ .La niña del espejo y otros cuentos. Lima, Ediciones el Monigote de papel, 1990. 107 pp. 7. NIERI DE DAMMERT, Graciela. Cuentos infantiles del Perú. Prólogo de Carlota Carvallo de Núñez. Dibujos de Elsa Villanueva. Lima, Talleres Gráficos P.L. Villanueva S.A. 1964. 119 pp.

NOVELA 1.

CARVALLO DE NÚÑEZ, Carlota. Rutsi, el pequeño alucinado. Lima, Ministerio de Educación Pública, 1947. 219 pp.

TEATRO 1. INDACOCHEA P., Matilde. Teatro y radio-teatro escolar. Lima, Editorial San Antonio, 1965. 139 pp. 2. _______ . Manos de madre. Lima, Editorial San Antonio, 1965. 12 pp. 3. RAÉZ, Ernesto. Teatro para niños. Lima, Ediciones Retablo de Papel, 1974. 176 pp. 4. SOTELO, Aureo. Teatro escolar popular. Lima, Editorial Inkari, (1979). 209 pp. 5. ______. Teatro para niños y jóvenes. Lima, Ironyodla Editores, 1996. 278 pp. 6. UGARTE CHAMORRO, Miguel A. Juegos, canciones, dichos y otros entretenimientos de los niños. Arequipa. Tipografía Portugal, 1947. 96 pp.

21


7.

________. Teatro escolar. Lima, Prensas del Ministerio de Educación Pública, 1946. 173 pp. (Incluye: Carlota Carvallo de Núñez, Tomás Baca, Enrique Herrera Gray y Ángel Mori Revoredo entre otros).

ENSAYO 1. BARRANTES, Emilio. El niño y nosotros. Lima, Ediciones Rikchay Perú, 1979. 149 pp. 2. BARRIOS GONZALES, Ruth Alina. Lectura y adolescentes. Lima, Concytec, 1990. 126 pp. 3. CABEL, Jesús. Literatura Infantil en el Perú/debate y alternativa. Lima, Amaru Editores, 1981. 154 pp. 4. ________. Literatura Infantil y juvenil en el Perú/análisis y crítica. Lima, Centro de Investigación de la Literatura Infantil Juvenil del Perú, 1984. 135 pp. 5. CARVALLO DE NÚÑEZ, Carlota. El niño y la Literatura infantil. Lima, Consejo Nacional de Menores 1967. 6. FLORES SCARAMUTTI, Carlota. La literatura Infantil Ayacuchana. Ayacucho, U.N. San Cristóbal de Huamanga, 1982. 57 pp. 7. __________. Reflexión y crítica en torno a la literatura infantil. Prólogo de Manuel Pantigoso. Ilustraciones de Leonil Pantigoso. Lima, Jahnos Impresores, 1984. 215 pp. 8. HEFLIN, David .D. Tesis : La contribución cuentística de Carlota carvallo a la literatura infantil peruana. Texas, University. 1991. 289 pp. 9. INDACOCHEA P., Matilde. Literatura infantil. Lima, Imprenta Editorial «San Antonio», 1968. 252 pp. 10. IZQUIERDO RÍOS, Francisco. La literatura infantil en el Perú. (Ensayo-antología). Lima, Ediciones de la Casa de la Cultura del Perú, 1969. 90 pp. 11. LOZANO ALVARADO, Saniel E. (y) SALAS SALAS, Luzmán G. Literatura infantil. Cajamarca, Editora e Imprenta El Sol 1977. 183 pp. 12. _________. (y) SALAS, Luzman. Literatura infantil y educación. Lima, Centro de Investigación de la Literatura Infantil y juvenil del Perú, 1985. 222 pp. 13. MALDONADO DE MIRANDA, Soledad. Evolución de la Poesía Infantil peruana. Arequipa, Tipografía Miranda, 1988. 31 pp. 14. _________. El contenido social de la literatura Infantil Peruana Contemporánea. Arequipa, Tipografía Miranda, (1988). 17 pp. 15. ROSARIO, Roberto. La literatura infantil en la educación inicial. Lima, UNICEF, 1984. 149 pp. 16. _________. (y) TUPIÑO, Berenice. La poesía infantil en la educación inicial y básica. Lima, Centro de Estudios del Menor 1990. 110 pp. 1. SÁNCHEZ LIHÓN, Danilo. Lenguaje y expresión de los niños. Lima, Ediciones Retablo de Papel , 1974. 250 pp. 2. ________. Literatura infantil. Lima, Ediciones Inti, (1983). 36 pp. 3. ________. Literatura infantil/magia y realidad. Lima, Instituto del Libro y la Lectura, 1986. 218 pp. 4. El Comercio. La más bella cuculí. Jorge Eslava. 5 de julio del 2009.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------Roberto Rosario Vidal Presidente de la Academia Peruana de Literatura Infantil y Juvenil. Presidente Fundador de la Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil (APLIJ). Es autor de libros en prosa y en verso (La casa de Cleofé. El trotamundos. (Argentina). Shica Shica de Limón. La Villa Carmela (Venezuela). El Topo Tito. La Barquita de papel (INAPROMEF). Antología Nacional de Literatura Infantil (INABIF). Literatura Infantil en educación Inicial (UNICEF). Literatura Infantil en Educación Inicial y Básica (CONCYTEC). El tesoro de Kitakaiteri, leyendas asháninkas. Lámpara de minero, cuentos. Organizó del Primer y Segundo Parlamento Nacional de Niños. Fue miembro de la Comisión Nacional del Año Internacional del Niño. Miembro de la Comisión Revisora del Código de Menores. Representante del Perú ante el Instituto Interamericano del Niño (Uruguay). Expositor en eventos sobre Literatura y la problemática de la infancia en universidades del Perú, Bolivia, Uruguay, Bulgaria y España. Premio nacional de Literatura Infantil. E mail: rrosario101@hotmail.com

22


IEP DIVINO CORAZÓN DE JESÚS 63 años al servicio de la Niñez y Juventud

Estimulación Temprana ( Niños de 2 años ) Educación Inicial – Primaria - Secundaria Amplio Local, personal docente titulado, con experiencia y permanente actualización. Departamento Psicológico. Servicio de enfermería. Laboratorios de Ciencias y Computación. Talleres deportivos y artísticos José Correa Nº 351 – Los Chalets Paramonga. Barranca - Lima Perú Telf: 236 – 0645

Somos tu mejor opción

23


EL HUMOR EN LA LITERATURA INFANTIL Desde antiguo, el humor ha constituido no un ingrediente más en la vida cotidiana de los hombres, sino un componente esencial en su salud y bienestar. La literatura y la literatura infantil no pueden carecer de este importante y valioso elemento. En este artículo, la autora nos revela y nos sustenta por qué es importante y vital saber reír con la literatura Escribe Sara Montalván Arteta ¿Vale la pena ver el mundo con buen humor? [1] Si la respuesta a esta interrogante es afirmativa, la literatura infantil puede y debe hacer mucho para que nuestros niños lo logren. Su misión, entre otras, será iluminar el camino de nuestros niños en el mundo del humor, dándoles un soplo de alegría a sus vidas. Y a ver el mundo de manera humorística mediante la literatura se aprende de la manera mas obvia: leyendo por placer. Pero, ¿es esto necesario? ¿No son los niños felices y alegres por naturaleza? ¿No es la infancia la edad de esos años maravillosos? La infancia, como nos dice la doctora Sylvia Puentes de Oyenard, [2] esa edad de oro plena de paz, inocencia y alegría no es más que un mito, una metáfora inventada por los adultos que ven al infante como un ser feliz, porque carece de responsabilidades, pero olvidan que ese mismo niño está sometido en forma constante a la disciplina, deseo y conveniencia de los mayores. Roald Dahl nos dice al respecto que si quieres “recordar cómo es vivir en el mundo de los niños, tienes que poner las manos y las rodillas en el suelo y vivir así por una semana. ¿Que encontrarás al ver hacia arriba? Gigantes a tu alrededor quienes estarán diciéndote todo el tiempo qué hacer y qué no hacer” [3] Entonces, la misión de la literatura infantil será convertir el sufrimiento de los niños, en pompas de jabón o raspadillas de limón, sus miedos en un mundo lleno de soles, su corazón ansioso en un bosque de luciérnagas, será pintar sus sombras con los colores del arco iris con amor y con humor. Sólo al género humano le es dada la posibilidad del humor, la vivencia de lo cómico. El hombre es el único ser vivo que ríe; su inteligencia y su condición le dan la posibilidad de ver el mundo desde la comicidad. Reír y hacer reír, reírse de uno mismo, llorar de risa, ver el lado cómico de la situación, son expresiones que ilustran la noción del humor y de lo cómico como una manera de concebir la realidad, como una forma de construir el mundo. [4] Y este es el camino que invitamos a transitar porque estamos convencidos de que la risa puede vencer hasta la desesperanza, y para producirla y transmitirla mediante la palabra se requiere de buen humor.

24


Entendemos como buen humor (con referencia a las personas y a lo que dicen, escriben, dibujan, etc.) a la cualidad consistente en descubrir o mostrar lo que hay de cómico o ridículo en las cosas o en las personas con o sin malevolencia [5] El humor es pues, siguiendo esta definición una actitud en acción que posee una sola dirección- la positiva- y una finalidad cómica. Con la risa sana, es decir con la risa sincera y abierta, podemos eliminar bloqueos emocionales, físicos, mentales, sanar nuestra infancia, como proceso de crecimiento personal. Podemos crear un espacio para estar con uno mismo, vivir el aquí y el ahora, estar en el presente (ya que cuando reímos es imposible pensar) nos ayuda a descubrir nuestros dones, abrimos horizontes, vencemos nuestros miedos, llenamos de luz, de fuerza, de ilusión, de sentido de humor, de gozo y aprendemos a vivir una vida positiva, intensa, sincera y total. La risa es una de las actividades más propiamente humanas. Es uno de los sentidos fundamentales que hay que ejercitar todos los días. Nos caracteriza diferenciándonos definitivamente de los animales. Esto hace que algunos autores vean en la risa la marca del espíritu, de la espiritualidad humana. En cuanto a los temas que se pueden abordar en la literatura infantil cargados de buen humor consideramos que no existen limitaciones. El humor es buen compañero de relatos de aventuras, el policial, el misterio, del cuento fantástico, con humor hasta podemos enfrentar el mal. Situaciones dramáticas pueden abordarse desde su perspectiva. La experta en Literatura Infantil , la uruguaya Dinorah Polakof de Zaidensztat [6] nos dice que el humor es utilizado en el cuento infantil como catalizador, como una táctica que permite dar vuelta una situación, distinguir en ella los elementos que eviten que se tome a lo trágico” y pone como ejemplo el libro “Pedrito el greñoso” de Heinrich Hoffmann donde se demuestra la ambigüedad de lo cómico ya que todos los episodios son dramáticos en sí mismos, pero tal es la exageración y tanto el humor que el joven lector, comprende de inmediato que se trata de un chiste. En la lectura humorística, cada lector se vuelve actor, puesto que bastará una sonrisa para entrar en complicidad con las fantasías del relato, desentrañando el sentido del mensaje, que será único, personal e intransferible [7] Para Graciela Gallelli, el humor aparece en la literatura a posteriori de las obras clásicas como una creación que se distancia de los textos oficiales y ortodoxos. [8] Así nació en la Grecia clásica, la parodia junto a la comedia y fueron muy populares los relatos pícaros. A partir de allí el largo camino que la actitud humorística ha recorrido ha pasado desde parodiar epopeyas y personajes, ironizar sobre diversas situaciones en la antigüedad; poner de manifiesto actitudes erradas, moralizar y educar, manifestar el ingenio y agudeza verbal, exaltar el goce epicúreo de la vida en la edad media; resaltar lo ameno o lo amargo de la vida, mostrar la vida del pícaro, exaltar el vivir docto, mostrar el valor curativo y terapéutico del humor (Rabelais: Pantagruel) en el renacimiento; mostrar aspectos desde la mirada del gracioso (Cervantes: Quijote) jugar con el lenguaje (Shakespeare), en el período barroco; parodiar e ironizar situaciones y personajes (Moliere, Voltaire, Moratín) en el siglo XVIII; mostrar situaciones desde un humor amargo o irónico, contar la autobiografía 25


con humor (Mark Twain, s. XIX), exagerar, ironizar situaciones y personajes, jugar con el lenguaje, mostrar situaciones cotidianas, en el siglo XX. El sentido del humor es un valor en alza, el espacio que ese humor ocupa en la literatura infantil es cada vez mayor; desde el nonsense de Alicia hasta las trasgresiones de Roal Dahl (autor que para muchos niños es sinónimo de lectura ya que el mismo escritor era un apasionado por convertir a los niños en lectores y consideraba que para eso “los libros no deben ser aburridos, deben ser graciosos, excitantes, maravillosos… libros que los enganchen en la lectura ofreciéndoles la clase de historias que ellos realmente quieren leer [9] -o las poesías disparatadas de María Elena Walsh, en los que el texto es un deleite fónico y semántico, cosquilla y risa al mismo tiempo [10]; para los escritores peruanos Javier Arévalo y Gustavo Rodríguez [11] si un libro puede llegar a tener el mismo significado que el “recreo”, sinónimo de libertad y diversión para cualquier chico en edad escolar, y ocupar un lugar en cada casa así como existen el televisor, el nintendo o la pelota, entonces nacerán nuevos lectores. El encuentro del niño y la sonrisa está cada vez más presente y es que no en vano se conoce desde hace siglos la importancia de la risa y el sentido del humor. Hace más de cuatro mil años, en el antiguo imperio chino, había unos templos donde las personas se reunían para reír con la finalidad de equilibrar la salud. En la India también se encuentran templos sagrados donde se puede practicar la risa. En las culturas ancestrales de tipo tribal, existía la figura del “doctor payaso” o “payaso sagrado”, un hechicero vestido y maquillado que ejecutaba el poder terapéutico de la risa para curar a los guerreros enfermos. Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa, algo que ha sido científicamente demostrado al descubrir que el cortex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír. Reírse incrementa la autoestima y la confianza en personas deprimidas, supone un refuerzo inmunológico, corta los pensamientos negativos, elimina el miedo y ayuda a minimizar los problemas, reír antes de acostarse fatiga el cuerpo y combate el insomnio. Víctor Hugo decía que la risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. En los últimos años se ha avanzado mucho en la aplicación de la risa como terapia. Pensamos de otro lado que la risa es el camino más corto entre dos personas, y eso es lo que deseamos cada vez que entregamos un libro de cuentos o de poesías a un niño, llegar a él, acercarnos a él, que haga suya la historia y que entre en complicidad para siempre con la lectura, porque le gusta, porque le divierte, porque le entretiene. Porque le entregamos libros o le contamos cuentos orientados a promover la risa mediante recursos lingüísticos que alteran o quiebran el orden natural de los hechos o sucesos, o deforman los rasgos de los personajes, porque jugamos con el lenguaje para producir lo cómico para ironizar, para exagerar, para parodiar, para producir equívocos, malentendidos, repeticiones. Pero ese material de humor que le entregamos a nuestros niños, debe permitir a su vez una mirada amplia de todo su universo, no nos podemos centrar en un personaje o en un solo género, por más que nos

26


fascine a nosotros, la variedad debe garantizar el cotejo que permita a los niños elegir propuestas y formarse como lectores comprensivo-críticos. Por todo lo expuesto, no nos cabe duda que sí vale la pena mirar al mundo con buen humor. Podemos aseverar que reír y hacer reír mediante la literatura es una propuesta saludable, no hacerlo es nocivo tanto para nuestra salud corporal como para la emocional. Contar cuentos a nuestros niños acerca del hombre y del mundo que lo rodea jugando con el lenguaje, exagerando situaciones y personajes, hará que formemos lectores que aprenderán con placer, lectores que verán el mundo con humor, es decir aprenderán a ver la vida de un modo positivo. Estaremos así, como padres, abuelos, maestros, escritores, ilustradores, cuentacuentos, titiriteros o desde el lugar que nos toque desempeñar en sus vidas, garantizándoles dos derechos consagrados por la Convención sobre los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Estaremos garantizando su derecho a leer y su derecho a la diversión. Bibliografía º

to

[1] Roberto Faggiari “El humor en el cine y en la escuela”. Boletín ADEP N 14 Año 5 .Buenos Aires 2007 [2] Puentes de Oyenard, Sylvia.-El niño y su mundo en El niño y la poesía. Pág. 8 Montevideo, 1997, A.U.L.I. [3] Roald Dahl. - Biography. The oficial Roald Dahl website. º

[4] Norma Salles- “El humor en la escuela es una propuesta seria”. Boletín ADEP N 14 Buenos Aires 2007. [5] Ibíd.- Op cit. [6] Polakof de Zaidensztat,Dinorah.-“La importancia del humor en la Literatura Infantil” Boletín AULI 32. Pág.18 Montevideo, 1998 [7] Puentes de Oyenard, Sylvia.-“El humor, un nuevo protagonista” en El cuento mensaje universal. Pág. 44 Montevideo 1994. º

[8] Graciella Gallelli.- “La Literatura de Humor a través de la historia.” Boletín ADEP N 14 Buenos Aires 2007 [9] Roald Dahl.- op.cit [10] Sibbald, K.M..-“Las traducciones espirituales de Maria Elena Walsh”. Boletín A.U.L.I 29 y 30, Pág.72, Montevideo 1994 [11] Diario El Comercio-“Escritores peruanos impulsarán lectura de libros en los colegios”. Lima, 19 de marzo de 2007, Pág. A11. ___________________________ Dra. Sara Montalván Arteta, Escritora nacida en Lima. Abogada de profesión, con estudios de post grado en Uruguay. Experta en literatura infantil iberoamericana y universal, titulada en la Cátedra Juana de Ibarbourou de Uruguay. Es autora del poemario Eso sí que si y del libro de cuentos Las aventuras del gallito Luis. Ha publicado cuentos en revistas de Uruguay, Perú y Chile. El año 2007 fue incorporada como miembro correspondiente de la Academia Uruguaya de Literatura Infantil.

27


LA LECTURA EN VOZ ALTA ES LA MEJOR INVERSIÓN EN EL FUTURO DE UN NIÑO ENTREVISTA A ANNETTE LANGEN

Annette Langen nació en 1967 en Leverkusen (Alemania) y tuvo la suerte de crecer en una familia de libreros. Desde entonces, los libros nunca la han abandonado. Se formó de librera, completando una pasantía de edición y seguido de un curso de publicación en la Universidad de Harvard (USA). Trabajó durante casi 10 años como lectora en una editorial de libros infantiles en Munster. Paralelo a su trabajo como lectora, se dedicaba a la escritura. Su primer libro para niños fue publicado en 1989. Hasta la fecha cuenta con más de 70 títulos. Sus libros más conocidos son sin duda las Cartas de Félix (1994), traducidos a 29 idiomas y publicados en lenguaje Braille. Las Cartas de Félix fue premiado en 1995 como “libro de gran valor educativo”, que contribuye al entendimiento y solidaridad internacional. Y así como Félix, el pequeño conejo, protagonista de sus historias viaja por muchos países, sus libros conquistan el mundo. En los Países Bajos fueron honrados con “La

28


pluma de plata", en 2005 recomendados por la familia imperial japonesa y por el Ministerio Coreano de Educación. En el 2006 su libro Félix con los niños del mundo fue elegido en Austria como el libro favorito del año. El 2007 en la Feria Libro de Jerusalén, Félix desempeñó un papel muy importante, ya que sirvió de mediador entre los niños árabes y judíos. La autora es una activa promotora de la coexistencia pacífica y fortalecimiento de la alfabetización en las escuelas. Su labor ha sido galadornada por la Alianza para la Democracia y la Tolerancia y la Cancillería del Estado de Renania de Norte-Westfalia.

Alborada: ¿Qué libros de literatura infantil han marcado especialmente su infancia? Annette Langen: Oh, son demasiados para enumerar, ya que he crecido en una familia de libreros con incontables libros a mi alrededor. En todo caso, el libro de ilustraciones Mi burro Benjamín; Lottie y Lisa de Kästner; historias de Los niños de Bullerbyn y Miguel el travieso de Astrid Lindgren. Muchas de las novelas de Frederica de Cesco. Alborada: ¿Desde cuándo escribe?, y ¿qué significado tiene para usted la escritura? Annette Langen: Ya desde mi época de escolar me gustaba escribir. Mi primer libro se publicó en 1989. Me encanta esto, cuando de una idea se va formando poco a poco un libro. Cuando empiezo a escribir un nuevo libro, me imagino el argumento, los personajes de la historia tan detallados que los veo con mucha vida delante de mí. Alborada: Cuando uno empieza a escribir, se traza ciertos objetivos. ¿Cuáles son los suyos? Annette Langen: Deseo alcanzar algo, que tiene existencia. Y tengo más bien la impresión, que los libros que escribo solo para mí son los mejores. Alborada: ¿De dónde recoge usted las buenas ideas para sus historias?, ¿se deja inspirar por personas de su vida diaria? Annette Langen: ¡Gracias! Mis libros nacen de muchas observaciones, recuerdos y vivencias. Normalmente las ideas para mis libros se producen en mi hogar. Por ejemplo, La vaca refunfuñona la descubrí cuando mi hija se encontraba en la mitad de „los terribles dos años“; a mi último libro Das Zappeltappel me trajeron mis niños apadrinados de la escuela Yorckstraße in Solingen. Ellos me contaron de un chiquitín alborotador que los molestaba y los distraía durante la clase. Alborada: ¿Cómo surgió “Felix“, el personaje más conocido de sus libros? Annette Langen: Las “Cartas de Felix“ las escribí antes de tener a mis hijos, ellas contienen tres puntos autobiográficos:

29


—De recién nacida me obsequiaron un conejo de peluche, que para mí era muy real e importante, como solo lo puede ser un peluche, sin embargo no se fue solo de viaje. —Por eso yo era y soy, con razón, muy aficionada a los viajes... —Y cuando era escolar tuve muchos amigos por correspondencia de todas partes del mundo, a las que también visité. Muchas de mis impresiones aparecen nuevamente en las cartas de Felix. Alborada: ¿Qué tanto de niño hay todavía en la adulta Annette Langen? Annette Langen: ¡Una gran porción! Yo creo que sin eso no se podría escribir ningún libro para niños. Alborada: ¿Cuál es su visión acerca de la Literatura Infantil y Juvenil en su país? Y ¿qué importante es para usted la lectura? Annette Langen: Creo que lo ideal sería, que los libros sirvan como un medio de transporte (de pensamientos, ideas) y conmuevan el alma. Si yo no tengo tiempo de leer, siento que me falta realmente algo. Quizá un consejo a todos los padres: La lectura en voz alta (el contar cuentos), en mi opinión, es la mejor inversión en el futuro de un niño. Da mucho y garantiza únicamente cosas positivas. Me parece lamentable, que en Alemania solo el 30% de las familias continúe la tradición de la lectura en voz alta. Alborada: ¿Qué tan importante es para usted el contacto con sus lectores? Annette Langen: Cuando padres e hijos me escriben, lo significativo que son mis libros para ellos, este es el mejor premio que como escritora me puedo desear. Alborada: ¿Qué mensaje desea transmitir a los niños a través de sus libros? Annette Langen: Una unión pacífica y de gran valor entre grandes y chicos o entre personas de diversas culturas. Esperanza (también a los padres) y una dosis extra de buen humor en sus vidas diarias. Entrevista traducida del alemán y realizada por: Patricia Colchado Mejía

30


ENTREVISTA A ÓSCAR COLCHADO LUCIO

Dos autores destacados de literatura infantil, Jorge Eslava Calvo y Óscar Colchado Lucio se reúnen por primera vez en esta entrevista. Eslava como entrevistador y Colchado en calidad de entrevistado. Eslava es reconocido por su valioso trabajo narrativo-testimonial Navajas en el paladar y por otros trabajos de ficción narrativa infantil. Colchado, igualmente, tiene una profusa narrativa con personajes andinos ya conocidos en nuestra literatura para niños.

Entrevista Jorge Eslava ¿Qué recuerdos conservas de tu infancia y adolescencia? ¿La gente y el paisaje de la sierra fueron trascendentes en tu formación? Nací junto al caudaloso río Santa, en Ancash, entre las cordilleras Blanca y Negra. Ese cielo profundamente azul (Ancash significa azul) debe haberme marcado muy fuerte. Porque yo en los Andes viví sólo hasta los cinco años. Después mis padres me trasladaron al litoral, a ese mar de gaviotas y crepúsculos del puerto de Chimbote donde transcurrió mi adolescencia y gran parte de mi juventud. ¿En qué año te radicas en Chimbote? ¿Fueron años de luchas sindicales y definición política? ¿Cómo influyen en tu pasión literaria? Llego a Chimbote alrededor de 1952. Desde el primer momento de mi llegada al puerto fui testigo de las contradicciones sociales que allí se daban. De las luchas de los habitantes de las barriadas, donde los migrantes serranos pugnábamos por levantar un rancho de esteras en propiedades del Estado y

31


cómo este reprimía con la policía que les metía fuego a las precarias viviendas. Aún quedan en mi memoria, el llanto de las mujeres y los niños. Después, la matanza de obreros siderúrgicos en el puente Gálvez. Julio Ortega y Antonio Salinas (seudónimo de José Antonio Palacios) han contado en sendos poemas y relatos esos momentos dolorosos. Yo sólo era un niño cuando oía tronar las balas de la policía en el puente Gálvez. Y ahora con el paso del tiempo, veo que se impregnaron muy fuerte en mi alma. En una segunda etapa de mi vida literaria, debo registrar todo eso. ¿Qué participación tuviste en la fundación del grupo literario Isla Blanca? Fui uno de sus fundadores. Surgió por el imperativo de darle una fisonomía cultural del puerto, que era una ciudad olvidada por el Estado en el aspecto cultural (y en todos los aspectos), pero que muy bien se embolsicaba para el erario nacional el producto de los miles de toneladas de harina de pescado que exportaba siendo Chimbote por entonces el Primer Puerto Pesquero del Mundo. A pesar de tener una población grande, no gozaba de una Universidad. En ese contexto surge Isla Blanca dando recitales, conferencias, editando libros, plaquetas de poesía y cuento y su revista literaria Alborada/Creación y análisis. ¿Cómo nace tu preocupación por escribir para niños? ¿Fue el ejercicio docente? Aparte de un corazón adulto, tengo un alma de niño que no me deja. La literatura infantil brota en mí en forma natural. Tal vez mi ejercicio docente influyó de manera inconsciente.

Tú empiezas a publicar literatura infantil en la década de los ochenta, cuando no se había desatado el boom editorial y mediático de ahora. ¿Cuáles eran tus propósitos artísticos y pedagógicos? ¿Cómo fue recibida tu obra de entonces? Mis obras, gracias a Dios, siempre fueron bien recibidas, desde el primer libro. No me animaban ni me animan propósitos pedagógicos. Dejo simplemente que mis historias sean sobre todo literatura y gusten a lectores de cualquier edad.

32


Has cultivado por igual la "gran narrativa" como el "género para niños". ¿Qué diferencia una forma de otra? ¿La dos te exigen similar dedicación? Escribo sobre los sueños que se instalan en mí. No busco deliberadamente mis temas ni la edad de mis lectores. Mi literatura brota según los seres cotidianos fantasmales o muy extraños que me visitan. Cholito en los andes mágicos está nutrido de numerosos mitos y cuentos populares. ¿Cómo concibes y (re)elaboras tu literatura infantil con valioso material popular? Recorro el país y converso con la gente de los lugares que visito. Leo el material de literatura étnica que hallo a mi paso. Y luego hago como Homero que concatenó los mitos, leyendas e historias griegas, le puso su propia fantasía y los urdió en una sola trama y produjo lo que produjo. Yo imagino una extraordinaria película con esa novela. ¿Lo has pensado? Tiene todos los ingredientes para ser una película dinámica, profunda y provocadora. Siempre he pensado (y soñado) con una buena película sobre Cholito, con todos los recursos modernos de la tecnología cinematográfica. Aunque, te diré que ya existe una filmación hecha por el Instituto de Teleducación del Perú que fue malamente difundida en el canal 7 y posiblemente –según el convenio del INTE- enviada a los otros países del Grupo Andino. Con un magro presupuesto para dicha producción, el INTE no pudo hacer gran cosa. Para Cholito en la ciudad del río hablador hay una elaboración más compleja, articulada con varias voces y cosmovisiones. ¿Qué tanto trabajo te costó imbricar estas percepciones? Cholito en la ciudad del río hablador es parte de mi experiencia de profesor en un colegio del Agustino. Sí, me dio bastante trabajo esta novela. Desde hurgar leyendas precolombinas del litoral hasta articular, como dices, esas voces y cosmovisiones. En la misma novela hay, de manera notoria, un afán por reunir los graves problemas que golpean a la capital. ¿Fuiste consciente de querer mostrar las lacras sociales de Lima? Sí, pero sobre todo esta novela es la historia de los migrantes andinos que nunca terminan de aceptar como su hábitat la capital y viven extrañando su tierra, aun cuando algunos sienten que progresan económica o socialmente o terminan absorbidos por ese monstruo del que habla Congrains.

33


TESTIMONIO DE UNA DOCENTE

PROPICIANDO LA LECTURA EN EL AULA: LEER POR PLACER El siguiente testimonio es una prueba patente de que cuando un profesor o profesora asume el reto de convertir en lectores a sus alumnos no solo se enriquecen estos, sino también los docentes. La profesora Orbegoso inició en un conocido colegio de Paramonga el reto de incentivar en sus alumnos, la lectura de escritores peruanos con el añadido de contar con la presencia de los autores en las aulas de su plantel. El resultado, feliz por cierto, se narra en las siguientes líneas. Escribe Ana María Orbegoso*

En el año 2004 fui convocada por una Empresa de Servicios Educativos de la ciudad de Barranca -Región Lima– para implementar un Proyecto educativo que tenía como finalidad mejorar la calidad del servicio que brindaba. Convencida de que la lectura es un eje fundamental, esbocé el trabajo en dos perspectivas: sensibilización a los profesores para cambiar la idea LEER POR LEER por la de LEER POR PLACER y propiciar en los alumnos la lectura de una serie de libros de corte regional, considerando como autor emblema a Oscar Colchado Lucio, por la variedad de obras de corte regional dirigidas a niños y jóvenes. Cabe anotar que en Barranca radica gran cantidad de personas de origen ancashino. Este proyecto tuvo acogida por parte de los profesores y alumnos quienes a lo largo del año escolar hicieron muy populares a los CHOLITOS, que no sólo fueron leídos con gran vehemencia, sino que fueron llevados a representaciones teatrales y a plasmar a los personajes en pinturas y esculturas. Este proyecto culminó con la visita del autor al colegio, lo cual permitió a los alumnos, profesores y padres de familia entablar un diálogo enriquecedor, lamentablemente no hubo continuidad en esta empresa pero sí fue un ensayo para el desarrollo de un Plan Lector mucho más completo que comenzó en enero 2006 en la IEP Divino Corazón de Jesús. Desde el 2006 en la IEP Divino Corazón de Jesús de Paramonga, junto con los profesores del nivel inicial, primario y secundario y de manera especial con la Lic. Gladys Cochachin Rosales, profesora de Comunicación, comenzamos a trabajar un Plan Lector que se caracteriza por: 1. Preferencia por la Literatura peruana y en lo posible regional. 34


2. Selección de autores especializados en Literatura Infantil y Juvenil. 3. Libros en su mayoría de corte narrativo: cuento, novela y novela breve. 4. Libros de presentación atractiva y de bajo costo.

En el diseño del Plan Lector se vio por conveniente iniciar con tres pasos previos: 1. 2. 3.

Preparación de los profesores. Sensibilización al padre de familia. Motivación a los alumnos de inicial, primaria y secundaria.

Para la preparación de los profesores se consideró la realización de talleres a cargo de destacados profesionales como la Lic. Carmen Zúñiga quien se encargó de dar el nuevo enfoque en la enseñanza – aprendizaje de la lecto escritura; la Mag. Maritza Valle Tejeda quien puso las bases para la selección de nuestras obras para los más pequeños y el Dr. Eduardo de la Cruz Yataco, quien nos dio las técnicas para la Creación literaria y razonamiento verbal. En cuando a la sensibilización a los padres de familia, se les programó charlas, exhibiciones de libros y cuentacuentos; eventos que contaron con una nutrida asistencia. La motivación a los alumnos fue una tarea permanente y se basó en la selección de obras de acuerdo a la edad e interés de los niños y jóvenes. Se intercaló con cuentacuentos, visita de escritores, adaptaciones de las obras del plan lector, a pequeñas piezas de teatro para ser representadas en las actuaciones programadas: Día de la Madre, aniversario del colegio, Día del Padre, etc. y además conversatorios con los autores leídos. A mediados del mes de junio 2006, como parte de nuestro proyecto convocamos a un encuentro de escritores, evento que contó con la asistencia de: Oscar Colchado Lucio, Marco Polo Bendezú, Oswaldo Reynoso, Oscar Araujo, César Vega Herrera, Arturo Vergara, nuestros invitados abordaron temas muy importantes como Literatura ancashina, creación literaria, estrategias para motivar la lectura, el valor de la palabra, el teatro como motivación en niños y jóvenes etc. Este evento traspuso las fronteras de nuestra institución educativa, ya que participaron profesores de diversas 35


instituciones educativas de Paramonga. Nuestros niños y jóvenes pudieron conocer, preguntar y adquirir libros con el privilegio de ser autografiados por los autores.Al iniciarse el año escolar 2007 y evaluando nuestro Plan lector, se propuso: 1. 2. 3. 4.

Reforzar nuestras obras, incorporando autores valiosos que podrían visitarnos y entablar un acercamiento con nuestros alumnos. Programar con mayor frecuencia los Cuentacuentos para el nivel inicial y primaria. Incorporar a nuestro Plan lector títulos de obras peruanas de teatro. Continuar con nuestros talleres para profesores y motivación permanente a padres de familia.

5.Entrelazar nuestro Plan lector a la labor tutorial. En el desarrollo de nuestras propuestas contamos con el valioso y desinteresado apoyo de la Mag. Maritza Valle Tejeda- Presidenta Nacional de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil (APLIJ), ella visitó muchas veces la dulce tierra Paramonguina y su labor no se circunscribió al colegio Divino Corazón de Jesús sino que también se convocó a instituciones educativas estatales del distrito de Paramonga y los anexos del valle de Pativilca. También recibimos la visita de la Dra. Raquel Soto de Vega, destacada escritora que impactó en nuestros jóvenes con su libro “Incienso y Retama”- Crónica de una despediday sus charlas a padres de familia en temas importantes relacionados con la salud y el aprendizaje. No podemos olvidar la participación del Lic. Jorge de la Flor Herrera quien se unió a nuestra causa con sus charlas preventivas de las Ludopatías.

Nuestra propuesta se vio fortalecida con la fundación de la Filial Paramonga de la APLIJ – LIMA y es en este marco que la IEP Divino Corazón de Jesús propone que el Encuentro Nacional de Literatura Infantil y Juvenil del año 2008 se realice en Paramonga. Con la aceptación de dicha propuesta cerramos el año escolar y con ello, un gran compromiso que lo asumimos todos los profesores. El 2008 nos sorprende con el gran compromiso de ser sede del 28 Encuentro de Literatura Infantil y Juvenil “Eduardo de la Cruz Yataco”, el cual se realizaría entre el 3 y 8 de setiembre siendo necesario motivaciones fuertes a todos los profesores, alumnos, padres de familia, autoridades, empresarios, 36


comerciantes etc., lo cual se consiguió. El ir y venir de los directivos nacionales de APLIJ – Lima fue muy frecuente y aprovechada para reforzar nuestro plan lector y además nuestros alumnos pudieron conocer a destacados escritores. El encuentro fue todo un éxito y permitió a los pobladores de Paramonga disfrutar de una puesta de teatro LA PAPA Y PARMENTIERE del reconocido dramaturgo paramonguino Áureo Sotelo Huertas y conocer a muchos escritores ya leídos como Enrique del Águila, Aquiles Hinostroza, Cronwell Jara, María Esther Castillo, Eliana Argote, Marcial Molina, Virginia Mayorga, Oscar Espinar La Torre, etc. El impacto del 28 Encuentro, permitió que el teatro a través del elenco de la Universidad Ricardo Palma hiciera varias presentaciones en Paramonga y Barranca y se pudieran apreciar Las Tres Etcéteras del Libertador y Don Dimas de la Tijereta. Al ingresar a nuestro cuarto año de aplicación de nuestro Plan Lector hemos reforzado nuestra lista básica de libros y con mucho beneplácito vemos que nuestros alumnos han mejorado en la Comprensión lectora así como nuestros pequeños de primer grado de primaria se han iniciado mucho antes de lo previsto en la lectura globalizada, comprendida y apreciada. Hemos planificado el contar en el segundo semestre con aulas ambientadas de acuerdo a la obra y autor en especial en los primeros grados de primaria y el de recopilar toda la creación literaria de los últimos años para hacer una publicación demostrando así que alumnos lectores conlleva alumnos creadores, con la consecuente mejora de la educación. Con lo expuesto anteriormente, queda demostrado: 1. La lectura se constituye en un eje fundamental para innovar el proceso educativo. 2. La lectura integra a muchos agentes educativos que muchas veces pasan inadvertidos como el caso de instituciones civiles que pueden apoyar decididamente en la mejora de la calidad. 3. El proceso educativo es ameno y grato a niños, jóvenes y adultos. 4. La lectura de escritores peruanos permite fortalecer la identidad nacional.

*Ana María Orbegos Grau de Vásquez Profesora de Educación Secundaria (UNMSM) Diplomada en Dirección y Gestión Educativa(EDYGE- IPAE) Ex Coordinadora de Curso (CEPREUNALM).Actual Directora de la IEP Divino Corazón de Jesús -Paramonga. Tambien fui Directora del Colegio Peruano Chino Diez de Octubre- Sede San Miguel CEPRE UNALM ES LA PRE DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA LA MOLINA

37


38


LA EDUCACIÓN EN LA HISTORIA DE LOS PUEBLOS En la antigüedad, la educación era pública, pragmática y moral. Se aprendía a ser hombre útil y hombre de bien. ¿En qué momento y por qué la educación se malogró? ¿Tal vez cuando comenzó a privatizarse? En el siguiente artículo el autor ensaya respuestas urgentes para un sector en crisis permanente Escribe Héctor E. Guerrero Risco Si para empezar, recorremos el modo cómo se enseñó a niños y jóvenes en la antigüedad de cada pueblo, nos encontramos ante un hecho sorprendente: los antiguos eran mejores pedagogos que los modernos, en numerosos países, entre ellos el Perú. En efecto: La enseñanza desde el principio fue utilitaria y moral; fue utilitaria porque se centró en que el menor de edad debería aprender el oficio del padre tanto para ayudarlo como para continuar en él durante su adultez. La enseñanza desde el principio fue utilitaria y moral Los antiguos quechuas se cuidaron de que sus hijos estuvieran siempre ocupados para evitar que el ocio propiciara los vicios que la imaginación del joven pudiera desarrollar y adquirir. El propio Inca emitía directivas en ese sentido. Las ocupaciones eran de acuerdo a su edad, la siembra, espantar los loros de las mazorcas de maíz, cosechar los productos, el pastoreo del ganado, aprender el manejo de los quipus, los elementos de la ingeniería hidráulica, de caminos, de la construcción y del manejo de las armas para la defensa, entre otras ocupaciones. En el antiguo Egipto, era importante seguir los pasos de sus padres con el aprendizaje de niños y jóvenes de los oficios: de agricultor, de comerciante, de pastor de ganados, de la hidráulica, de la metalurgia, de las artes de la momificación, de la pintura, de la arquitectura, de la milicia, del culto divino, entre otras muchas ocupaciones. Los escribas en particular, se cuidaron de que sus hijos se perfeccionaran en el oficio, para tener una existencia sin padecimientos por la escasez, instándolos a practicar un código moral que los haría dignos del aprecio y de la consideración de los mayores, en especial de aquellos a los cuales servían. ”El pobre hombre ignorante, cuyo nombre nadie conoce, es como el asno abrumado por la carga y guiado por el escriba” rezaba un proverbio del antiguo Egipto. Desde la más remota Antigüedad los egipcios sentían verdadera veneración por el saber, no por puro saber, sino porque el escriba, hombre instruido,

39


ejercía autoridad sobre las demás clases sociales y tenía la anhelada posibilidad de ocupar una función del Estado. Desde la más remota Antigüedad los egipcios sentían verdadera veneración por el saber “El sabio instruido está repleto, gracias a su saber. ¡Qué feliz es su vida, comparada con la del campesino! Mirad y ved lo que sucede al que tiene que vivir de la tierra: el gorgojo destruye la mitad de la cosecha, y el hipopótamo, la otra mitad. Los campos están llenos de ratones, las langostas invaden la tierra, los gorriones comen los granos. ¡Pobre campesino! Y luego llega el escriba para cobrar el impuesto. Sus acompañantes van provistos de palos. “Dadnos el grano”, dicen. Y si no hay grano, apalean al campesino y lo meten en prisión. Su mujer y sus hijos también son encarcelados en su presencia” Amenemope, “escriba real del trigo” (año 2.000 a de JC) escribió un libro sapiencial para su hijo “el benjamín de todos” con recomendaciones para bien vivir: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

¡Tiende la mano al hombre que te pida...! “Agradarás a Dios, si reflexionas, antes de hablar a un hombre encolerizado” “¡No te vengues del que te odia!” “¡Ten en cuenta los designios de Dios!” “¡Arrójate a los brazos de Dios y abatirás al enemigo con tu humildad y tu dulzura!” “¡No codicies los bienes ajenos, antes sé justo en todo aquello que emprendas!”, “Dios concede el sentido de justicia a los que ama” “¡Sé compasivo con los pobres y con los extranjeros!” “Dios prefiere al que honra a los pobres, a aquél que lleva a las nubes a los poderosos de la Tierra”.

En Grecia, el aprendizaje no fue distinto, pero sí fue más sofisticado. Existían establecimientos especiales para la formación de las jóvenes y de los jóvenes; el gineceo para las mujeres y el androceo para lo varones. Los adultos recibieron lecciones prácticas de discernimiento y arte, sea en la Academia de Platón o en el Liceo de Aristóteles, así como en los talleres de escultura, de cerámica, de formación gimnástica y de estudio de la estrategia y de la política. Los filósofos practicaban el arte de la reflexión y del diálogo con sus discípulos en la Academia, en el Liceo o de modo itinerante, como el caso de los peripatéticos. Aristóteles propugnó la instrucción pública a cargo del Estado para que llegue a todo el pueblo y no sea privilegio de unos pocos. “La educación debe ser necesariamente única, la misma para todos, bajo una dirección común y no abandonada a la discreción de cada particular como se viene haciendo en nuestros días, en los que cada cual dirige la educación de sus propios hijos y les da la enseñanza que conveniente juzga”. 40


Aristóteles propugnó la instrucción pública a cargo del Estado para que llegue al pueblo y no sea privilegio de pocos “Como todos los miembros del cuerpo social tienen idéntico fin, la educación debe ser una a y la misma para todos. Esto demuestra que debe ser pública y no privada. Lamentablemente ha prevalecido el principio contrario y cada padre ha educado a sus hijos separadamente en las doctrinas que ha creído adecuadas. Sin embargo, lo que es común a todos todos debe ser aprendido en común; el ciudadano se debe no a sí mismo, sino al Estado”. Estado” “Son dignos de elogio en este punto los hombres de Lacedemonia, que dan a la educación de sus hijos gran trascendencia y hacen que siempre sea pública”.

Lo que es común a todos debe ser aprendido en común Respecto a los temas: “En la educación se considera hoy, cuatro partes diferentes: letras, gimnasia, música y a veces pintura y gramática” (Aristóteles LA POLÍTICA Libros Cuarto Cap. XII y Quinto Cap. I y II) Aristóteles que vivió a mediados del siglo IV a de JC. advierte la sola existencia de educación privada, y propugna la educación pública como una necesidad para la formación de los ciudadanos que intervendrán en la vida pública; esto es como piezas importantes ntes del Estado. Señala el acierto de los lacedemonios en este sentido de preocuparse por la educación pública. Sin embargo, fue la educación privada, impulsada por el interés de los padres, que alienta el sentimiento del amor a sus hijos, como fue el caso del rey Filipo de Macedonia que contrató los servicios del propio estagirita para educar a su hijo Alejandro; es decir el sistema privado, y no el público de Esparta, el que dio los mejores ejemplares de la filosofía eterna, que han hecho de Atenas y no d de Lacedemonia, la cuna del pensamiento filosófico que encaminó a Occidente por la vía de la libertad, de la ciencia, del arte y de todo lo que el mundo de

41


hoy disfruta, como su consecuencia, debido a la alianza de esos fundamentos básicos de toda creación humana. Con lo que quiero expresar que, sea cual fuere el pueblo de la antigüedad que examinemos, como lo fuera también el de la China del confucianismo en que los funcionarios se escogían escrupulosamente por el mérito y no por la influencia; la educación tuvo un fin práctico: hacer que los menores sean expertos en alguna ocupación honesta, como contribución familiar y para asegurar su futuro. No conozco cuándo Atenas implantó el sistema lacedemonio de educación pública, si es que lo hizo; pero sí sé que la educación masiva se implanta, por necesidad de catequesis, con la inauguración del sistema colectivo de ekklesía, en griego, asamblea, tanto para la difusión de la doctrina cristiana como para la práctica de los ritos de la nueva religión. Este sistema, público, masivo, se difundirá por el resto de Europa con la instauración de las escuelas y de las universidades que, de alguna manera, representaron la resurrección en el mundo cristiano de la antigua sinagoga, que se ocupaba del estudio colectivo de las escrituras judías, así como la adopción de normas prácticas para la vida que originaron el Talmud. En la práctica, se ha deformado el fin de la educación al crear un espécimen “lleno de humo” pero “bueno para nada” La educación de hoy, en muchos países todavía, mantiene su carácter masivo de ekklesía, que sustituyó al pragmatismo natural, para exhibirlo, con la pomposa pretensión de transformar a cada individuo en una suerte de enciclopedia ambulante que contenga en su “computadora” cerebral la mayor cantidad posible de “conocimientos” para que alguna vez se sirva de siquiera alguno de ellos. A esta persona se le tiene por culta, aunque se desconozca para qué. Lo que sucede es que, en la práctica, se ha deformado el fin de la educación al crear un espécimen “lleno de humo” pero “bueno para nada”; porque aparte de no aparecer como un completo ignorante en todos los asuntos del saber, más es lo que presume que lo que contiene, porque sabido es que tanto estudio casi no le sirve para “maldita sea la cosa” como se suele decir cuando se advierte la vacuidad de los pueblos.

El Autor Héctor E. Guerrero Risco (Cajamarca, 1926). Hizo sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal. Estudió pedagogía en la Universidad Católica de Lima, letras y humanidades en la Universidad de Trujillo. Se recibió de abogado en la Universidad de San Marcos. Como escritor cultiva principalmente el teatro y el ensayo pedagógico.

42


Encuesta

¿QUÉ ESTÁN LEYENDO EN LOS COLEGIOS? EN EL DIVINO CORAZÓN DE JESÚS DE PARAMONGA: Quinto de primaria 1. Tradiciones Peruanas, de Ricardo Palma (Antología). 2. Tras las huellas de Lucero, de Óscar Colchado Lucio. 3. cuentos de Abraham Valdelomar.

Sexto de primaria 1. De pistachos a sacaojos, de Gladis Flores. 2. Río encantado, de Arnaldo Panaifo Texeira. 3. L reina de los mazapanes, de Ketty Álvarez.

Nosotros priorizamos autores peruanos. Ana María Orbegoso Directora

43


Institución Educativa “Isabel Chimpu Ocllo” UGEL 02 SMP.

PROYECTO

“Leo, me divierto y aprendo” RELACIÓN DE OBRAS

GRADO Primer Segundo

Tercero Cuarto

Quinto

Bimestre I

Bimestre II

Bimestre III

Sangre de Campeón (Cuahtemoc S.)

Gotita (Arturo Bolivar)

El lugar más bonito de mundo. (Thomas B. Allen)

Amigo se escribe con H. (María Fernanda Heredia) La fuerza de Sechid ¿Porqué a mí? (Valéira Piassa P.) Crepúsculo (Meyer, Stephenie)

Sin cadenas (Cuahtemoc S.)

Templado Por favor vuelve a casa. (Christine Nöstlinger) Crepúsculo (Meyer, Stephenie)

Marianela Por amor Karen Mc. Combie Camila

Estas son las obras que se han leído en clase todos los días durante 20 minutos utilizando diversas técnicas por grado. En este tercer Bimestre estamos leyendo las lecturas mencionadas en el cuadro. Luego de terminada la lectura los alumnos elaboran un trabajo como parte de la producción que puede ser un juego didáctico, un libro virtual en el caso de los alumnos de quinto año y/o organizadores virtuales, entre otras cosas. Para el cuarto bimestre está programado para el primer año Cholito en los Andes mágicos. Gracias,

Lic. Violeta Rodas Salinas

44


OBRAS LITERARIAS POR GRADOS - PERMANENTE PLAN LECTOR 2009 – I.E. 1267-Casa Huerta La Campiña. Chosica - Lima Docentes: Gladys Huamán de Falconí Luz Marisol Crespo Tintaya Dally Gallardo Lucas 1º SECUNDARIA 1. Tras las huellas de Lucero de Óscar Colchado Lucio 2. Cholito en los andes mágicos del Perú de Óscar Colchado Lucio. 3. 36 Estampas sin bendecir de Maynor Freyre. 4. Esopo de Cronwel Jara. 5. Todos sobre duendes de Gladys Flores Heredia 6. El vuelo del ave mítica” –Narraciones de Lambayeque 7. Cholito en busca del carbunclo Óscar Colchado Lucio. 8. Almas en pena de Gladys Flores Heredia. 9. El fabricante de deudas de Sebastián Salazar Bondy 10. La tierra de los niños pelados de Graciliano Ramos SEGUNDO GRADO 1. ¿Quieres ser mi amiga? De Galet Fink y Mervet Akram Shában. Editorial Everest 2. Cholito en busca del carbunclo de Oscar Colchado Lucio- Editorial SantillanaAlfaguara 3. Cuentos de la selva de Horacio Quiroga- Editorial Panamericana 4. La ciudad de los Nictálopes de Tania Tynjala- Editorial Grupo Norma 5. Aventuras de un niño de la calle de Julia Mercedes Castilla- Editorial Grupo Norma 6. El diablo y la botella de Robert Luis Stevenson de Editorial Norma 7. Seis veces Lucas de Lygia Bojunga de Editorial Norma 8. Zinkoff, el inútil de Jerry Spinelli de Editorial Norma TERCER GRADO 1. 2. 3. 4. 5. 6.

Los ojos del perro siberiano de Antonio Santa Ana- Grupo Editorial Norma Colmillo Blanco de Jack London Editorial Panamericana La llamada de la Selva de Jack London- Editorial Panamericana La Metamorfosis de Franz Kafka – Editorial Grupo Norma Montacerdos de Cronwell Jara Cholito en la ciudad del río hablador de Oscar Colchado Lucio- Editorial Alfaguara- Grupo Santillana 7. Un grito desesperado de Carlos Cuauhtémoc Sánchez 8. La casa amarilla de Carlos Rengifo – Grupo Editorial Norma

45


CUARTO GRADO 9. Los ojos del perro siberiano de Antonio Santa Ana- Grupo Editorial Norma 10. Colmillo Blanco de Jack London Editorial Panamericana 11. La llamada de la Selva de Jack London- Editorial Panamericana 12. La Metamorfosis de Franz Kafka – Editorial Grupo Norma 13. Cholito en la ciudad del río hablador de Oscar Colchado Lucio- Editorial Alfaguara- Grupo Santillana 14. El gato negro y otros cuentos de Edgar Allan Poe Editorial Grupo Norma 15. Un grito desesperado de Carlos Cuauhtémoc Sánchez 16. La casa amarilla de Carlos Rengifo – Grupo Editorial Norma 17. El fugitivo de Terence Blacker – Editorial Grupo Norma

46


LA CREATIVIDAD PERSONAL, UNA CAPACIDAD PARA DINAMIZAR LA COMPRENSIÓN LECTORA HILDA NEYRA La solución novedosa de problemas, la capacidad de problematizar la información recibida, las preguntas interesantes, la elaboración propia del conocimiento… son formas de expresión creativa, que deben ser estimuladas en el contexto escolar. Mitjáns 2005: 14

Uno de los aspectos que conviene considerar es la dificultad que enfrentan los maestros para desarrollar la capacidad de comprender textos, esta problemática crítica y acuciante de la educación peruana se encuentra contemplada y expresada no solo en las evaluaciones y percepciones cotidianas, sino que, incluso, ha sido identificada por docentes en investigaciones recientes, así como en organismos internacionales dedicados a evaluar la problemática educativa. Visto de esta forma, somos conscientes de la limitada capacidad de la mayoría de los niños peruanos en el nivel básico. A esto podemos agregar una investigación reciente; la evaluación hecha a niños del 2do grado de primaria del colegio I.E. 20181 de San Luis en la ciudad de Cañete (2005)1, se desprende que sólo el 30% de 34 alumnos eran capaces de responder en forma creativa preguntas de tipo inferencial, análisis y enjuiciamiento, notándose así una grave deficiencia que debe ser tema de análisis y discusión por los docentes y especialistas en el tema. De la misma forma, según los estudios realizados por Bazán M. (2001)2 podemos saber que un 54% de los estudiantes peruanos no alcanza a realizar las tareas de lecturas más sencillas, requeridas para ubicarse en el Nivel 1 de acuerdo a los estándares establecidos por la prueba internacional PISA3. Se 1

AIJA, J. (2004) Retraso lector y Comprensión Lectora, un estudio descriptivo en los niños del 2º grado de primaria del Centro Educativo Nº20181 de San Luis de Cañete, Lima. Tesis inédita para la obtención del Título de Profesora. Instituto Superior Pedagógico Público “San José María Escrivá”. D.S.N. nº 49-84-, Cañete, Perú. 2

Bazán, M. Relación entre la capacidad de concentración y el nivel de comprensión lectora en niños del 4 grado de Primaria del Centro Educativo La Molina USE Nº06, Lima Metropolitana, 2001. Tesis inédita para la obtención del Título de Magíster en Educación. Universidad Femenina Sagrado Corazón. Lima-Perú. 3

La prueba PISA está dirigida a evaluar tres dimensiones de la alfabetización lectora, entre ellas: los procesos, los contenidos y los contextos. De esta forma consiste en obtener información de la comprensión, el empleo y la reflexión a partir de textos escritos, con el fin de alcanzar las metas propias que conlleven a desarrollar el conocimiento. “Según este enfoque, el acto comprensivo que implica la lectura, además de suponer la habilidad para recuperar el significado literal del texto, implica la habilidad para obtener información del texto, saber cómo

47


observa que nuestros estudiantes muestran serios problemas para utilizar la lectura como una herramienta eficaz para ampliar sus conocimientos y destrezas de aprendizaje. Cabe señalar que ante los resultados, el Ministerio de Educación (2004), determinó las medidas de emergencia educativa que presentan la comprensión lectora, como un objetivo fundamental del quehacer educativo, pues se considera que ayuda a fortalecer las habilidades para crear, discriminar, diferenciar y enjuiciar críticamente; estas capacidades cognitivas son fundamentales para el desarrollo de los aprendizajes y saberes. (Pinzás 2001:39). En consecuencia, el descuido de las habilidades lectoras en las aulas, puede implicar en un futuro, limitaciones para articular la investigación y el aprovechamiento de los diferentes materiales escritos, así como de otras oportunidades de aprendizaje que puede presentar el proceso de transición al mundo laboral. Ante ello, podemos resaltar el aporte de Valles (2005:50), quien afirma: “Desde la perspectiva escolar, disponer de competencias lectoras es fundamental para el aprendizaje, y numerosas dificultades son explicadas por la carencia o insuficiencia de habilidades para leer comprensivamente”. Frente a este panorama desalentador, nuestra mirada esperanzadora se torna a la creatividad, que puede ser vista por el maestro como una valiosa oportunidad para emerger un cambio que posibilite desarrollar otra dirección pedagógica, que conduzca a nuevos métodos didácticos, con la finalidad de aprovechar los rasgos de la personalidad creativa de los niños, para el desarrollo de las habilidades cognitivas y socioafectivas, (Ferreiro 2008: 110). Éstas intervienen en el proceso lector relacionando variables atribuidas a la tarea lectora que pueden representar una estimación subjetiva causal en relación al éxito y fracaso en el rendimiento escolar. (Romero et al. 2001: 24). Visto de esta forma, la creatividad según Mitjáns (2004: 14), representa una demanda social cada vez más emergente en el campo educativo, porque promueve personas capaces de insertarse con éxito en contextos complejos, ambiguos y cambiantes. De esta forma, será capaz de establecer soluciones novedosas a los problemas, fomentar actitudes creativas en el proceso de producción de conocimientos que constituyen la base para la capacidad de aprender a aprender, tan valorizado hoy como competencia y objetivo educativo. (Mitjáns 2005:14). Es esta competencia creativa la que constituye dos criterios que son relativos, estos son: la novedad y el valor (Mitjáns 2005:13). Es así que comprendemos que la capacidad de producir algo valioso y nuevo debe ser una consigna del maestro en la escuela. Ampliando el punto anterior, es necesario que el docente pueda establecer procesos y condiciones para fomentar las acciones creativas necesarias en el proceso lector. Un concepto moderno de creatividad propuesto por Mitjáns (2008:61), se sustenta en los estudios hechos en Cuba sobre personalidad y creatividad, que permitió analizar la creatividad como un proceso psicológico complejo constituido a partir de contextos culturales de utilizarla, comparar y contrastar la información, deducir inferencias y reflexionar sobre los mismos por medio del análisis, la evaluación, la crítica y la ampliación de las afirmaciones realizadas”. Esta cita se encuentra en el texto: “La evaluación de la alfabetización lectora de PISA y el rendimiento de los estudiantes peruanos”. Ministerio de Educación. Unidad de Medición de la Calidad Educativa. Lima 2004.

48


interrelaciones. De esta forma, se privilegia la complejidad de la constitución psicológica individual (Mitjáns 2008:62). En este sentido, la creatividad en el proceso de aprendizaje tiene una individualidad que debe ser atendida por el docente en la enseñanza de la comprensión lectora. De esta forma, dado que la lectura es un proceso básicamente personal, podemos reconocer que para su eficacia, dependerá de las características individuales del lector para lograr comprender lo que lee a través de subprocesos que interactúan entre sí, relacionando los procesos cognitivos y el interés entre la interacción del texto y el lector. Ante esta afirmación podemos agregar el aporte de Condemarín (1999: 200), quien sostiene: “Enseñar comprensión es un proceso dificultoso, pues es lograr que los estudiantes aprendan a formular sus propias preguntas y a estructurar su propio pensamiento, de modo que puedan llegar a ser independientes”. Visto de esta forma, podemos reconocer que la comprensión lectora es un proceso complejo que se basa en subprocesos tales como la decodificación, la automatización el reconocimiento de palabras, vocabulario, conceptos previos y memoria. (Borrero 2008, Benda. et al. 2006, Alonso 2005). En sentido más profundo, Garcia Mandruga et. al. (2006: 36), agrega: “La comprensión consiste en la construcción individual de diferentes niveles de representación mental del texto y estas están íntimamente ligadas con los conocimientos disponibles del sujeto con las inferencias que realiza”. Los diferentes modelos cognitivos coinciden en postular que el proceso de comprensión, tanto del discurso oral como de los textos escritos, da lugar a la construcción de alguna forma de representación mental que es en general entendida en términos de un modelo mental del texto (Just y Carpenter, 1980; Kintsch, 1988; Glenberg, Kruley y Langston, 1994; entre otros). Por otro lado, en un afán de enriquecer más el significado de la comprensión, Graesser, Singer y Trabasso (1994) apelan a la noción de “armonía”. Esta se logra en grado mayor cuando hay coherencia global para comprender el texto y compatibilidad entre los tres componentes: el autor, el texto y el lector. De ser así el lector será capaz de generar buenos resúmenes, hacer inferencias que son relevantes y correctas y plantearse buenas preguntas. (García Mandruga et al. 2006:37). A lo expuesto podemos agregar que la comprensión lectora, según León (2003: 40), implica: “El esfuerzo que realiza el lector por comprender aquello que lee. Esta búsqueda del significado dirige las metas del lector que, realizando un procesamiento profundo trata de establecer la coherencia local y global del texto que contribuye al modelo mental que se representa durante la lectura y que implica posibles inferencias”. Siguiendo a León (2003: 40), considerando esta perspectiva construccionista defendida principalmente por Graesser y cols. (Graesser, Bertus y Magliano, 1995; Graesser y cols., 1994; Singer y cols., 1994). El lector asume un esfuerzo por la búsqueda del significado, basándose en el sistema cognitivo como un generador durante el procesamiento lector. De esta forma, según León (2003:41), el proceso de comprensión lectora se acomoda a tres supuestos: 1. La meta del lector: el lector construye un significado del texto que está dirigido a satisfacer sus objetivos como lector, ya sean generales o específicos en relación a la tarea lectora.

49


2. El asumir la coherencia: el lector intenta construir un significado del texto local y global que pueda ser coherente4. De ser así, las inferencias que el lector realiza sobre el texto base, sirve para brindarle sentido y puede ser trascendente. 3. Brindar explicación: el lector intenta explicar las acciones, sucesos y estados referidos al texto. De esta forma, busca razones que justifiquen esas acciones y hechos. Muchas veces establece planteamientos frente a la propuesta del autor. Ante esta propuesta, reconocemos el rol protagónico que cumple el lector, y reconocemos el riguroso tratamiento pedagógico que debe asumir el docente frente a la tarea lectora, ya que deberá plantear o generar objetivos y metas frente al texto (Monereo 2002: 192). De esta forma, deberá estar preparado para formular preguntas como: ¿Por qué leemos el texto y qué pretendemos?. En referencia al texto, se pueden dar inferencias conectando los conocimientos previos con la información actual y finalmente puede organizar la información con la intención de establecer planteamientos personales. Analizando la complejidad que presenta el proceso lector y los aspectos revisados, el docente puede reconocer en esta problemática configuraciones subjetivas que intervienen y son consideradas desde la creatividad y personalidad. (Mitjáns 2008:5). Estas deben ser vistas desde la interrogante: ¿Cómo desarrollar la creatividad en los alumnos y de ser así de qué forma puede contribuir en la comprensión lectora?. Según la propuesta de Mitjáns (2005:14) para lograr desarrollar la creatividad en los alumnos la propuesta metodológica debe estar orientada en dos fases:  Primera: clarificar qué se pretende alcanzar y cuáles pueden ser los indicadores de su consecución que pueden orientar el trabajo en el aula. Si nos detenemos en la primera fase, podemos clarificar las acciones y dirigirlas en diversas disciplinas y campos del conocimiento, de esta forma podemos: - Realizar preguntas interesantes y originales. - Promover la problematización y el cuestionamiento de la información. - Reconocer contradicciones y plantear hipótesis ante problemas a resolver.

4

Al respecto, el proceso de construcción lectora establece una representación semántica que incluiría dos niveles: un primer nivel microestructural o «texto base», en el que se representa directamente toda la información contenida en el texto y que implica el logro de la coherencia a nivel local; y un segundo nivel macroestructural, que representa ya el significado global del texto. Esta macroestructura se construye estratégicamente por la aplicación de tres macrorreglas: selección, generalización y construcción. Estas macrorreglas son los procesos cognitivos que unen las proposiciones microestructurales y en ellos interviene el conocimiento previo del lector y los objetivos de la tarea. Las macrorreglas pueden considerarse como «procesos inferenciales» que permiten reducir, reponer y representar globalmente la información proporcionada por el texto (Kintsch, 1988).

50


Es fácil reconocer que todos estos procesos cognitivos se encuentran incluidos en la comprensión lectora. De esta forma podemos recordar el aporte de Rodari (1995: 201), quien afirma: “La mente creadora en el proceso lector, siempre está activa, siempre hace preguntas, descubre problemas en donde otros encuentran respuestas satisfactorias, maneja conceptos sin dejarse inhibir por el conformismo. Todas estas actividades se manifiestan en el proceso creador de la lectura”.  Segunda: Definir las estrategias y las acciones que pueden contribuir a ello. Esto implica una transformación creativa en el trabajo pedagógico en relación a los contenidos y actividades escolares. De ser así según (Mitjáns 2005:15) el docente deberá enfatizar en un sistema de actividades y de comunicación. El primero está dirigido al desarrollo de los recursos personales creativos que el alumno puede producir a partir del descubrimiento y la solución creativa de los problemas. Será importante en las actividades, la dosificación del tiempo. El segundo tiene estrecha relación con el clima positivo y motivante que pueda fomentar el docente mediante vivencias creativas en el aula, que permitan respetar la individualidad del alumno. Cuando nos referimos al carácter único e individual, nos formulamos la pregunta ¿Qué características tiene un niño creativo? Para responder esta pregunta debemos reconocer, siguiendo a Mitjáns (2005:17); Mitjáns (2008:58), las “configuraciones creativas” propias de cada sujeto, estas pueden ser: - Alto grado de motivación en su aprendizaje, como tendencia orientadora de su personalidad. - Fuerza individual de autovalorización que activa la superación. - Clara direccionalidad con respecto a sus expectativas futuras. - Son capaces de enfrentarse a situaciones o problemas desagradables. - Demuestran curiosidad intelectual. Reconociendo algunas características distintivas y desde el enfoque cognitivo que plantea la comprensión lectora. Una de las formas de fomentar la creatividad lectora es a través de las preguntas, pues encierran un gran potencial cuando se ajustan a un nivel adecuado, además generan y producen un efecto positivo para el aprendizaje (Cairney 2003:47). Al respecto Condemarín explica: «Las preguntas juegan un papel importante en el desarrollo del lector pues sirven de modelo para que los estudiantes aprendan a formular sus propias preguntas […] El propósito de enseñar a los estudiantes a formular sus propias preguntas no es solo para que seleccionen o retengan información, sino para enseñarles a pensar y comprender ante un texto» (1999:200). De ser así el docente deberá desarrollar habilidades para hacer preguntas provocativas y sugerentes (Mitjáns 2005:17), revertir el error en connotación positiva. Desarrollar la habilidad para percibir y estimular los avances, entre ellos: la perseverancia, audacia e independencia. Será necesario en ocasiones, detectar las necesidades y problemáticas individuales, intentando sensibilizarse en la escucha y ponerse en lugar del otro. De ser necesario deberá comunicarse y trabajar con los padres en forma asertiva, reflexiva y horizontal. Finalmente, podemos reconocer que el asumir la creatividad y la innovación como objetivos, valores y metas organizacionales Mitjáns (2005:21), dependerá 51


de la identificación de las barreras que limitan la creatividad en las aulas y en el compromiso de la organización educativa. Estoy segura que no es imposible reconocer, valorizar, estimular y premiar la expresión creativa; especialmente en el ámbito lector, si es que usamos todas las vías posibles, estableciendo canales de solución que faciliten el trabajo individual con el alumno, docentes y la organización educativa. El momento es ¡ahora!. BIBLIOGRAFÍA AGUADO, G, ZAZU. Et. Al. (2007). Mejora de la Comprensión Lectora mediante el entrenamiento en la construcción de inferencias. Revista Educativa Pulso. Universidad de Navarra. ALONSO, J. (2005). Claves para la enseñanza de la Comprensión lectora. Revista de Educación. Universidad Autónoma de Madrid. AIJA, J. (2004) Retraso lector y Comprensión Lectora, un estudio descriptivo en los niños del 2º grado de primaria del Centro Educativo Nº20181 de San Luis de Cañete, Lima. Tesis inédita para la obtención del Título de Profesora. Instituto Superior Pedagógico Público “San José María Escrivá”. D.S.N. nº 4984-, Cañete, Perú. BENDA, A. Et. Al. (2006) Lectura Corazón del Aprendizaje. Bs. As. Bonum. BORRERO, L. (2008) Enseñando a leer: Teoría, práctica e intervención. Editorial Norma. Colombia. CÁZARES, F. (2000) Estrategias cognitivas para una lectura crítica. Editorial Trillas. México CAIRNEY, T. (2002). Enseñanza de la Comprensión Lectora. Editorial Morata. Madrid. CONDEMARÍN, M. (1990) La lectura: Teoría, evaluación y desarrollo. Editorial Andrés Bello. Santiago de Chile. GARCÍA MADRUGA. et. al. (2006) Comprensión lectora y memoria operativa. Paidós. Buenos Aires. MITJÁNS MARTINEZ (2005) La creatividad en la escuela: tres direcciones de trabajo. Universidad de Brasilia. Serie Construir, Desconstruir, Reconstruir. Vol I. MITJÁNS MARTINEZ et. al (2008) La creatividad un bien cultural de la humanidad. Editorial Trillas. México. MITJÁNS MARTINEZ (2008) La psicología en la transformación educativa. Universidad de Brasilia. Psicol. Am. Lat. N13. México. MONEREO, Ch. Et. Al. (1998) Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Editorial Graó. España. MUÑOZ J. (2004) El pensamiento creativo. Editorial Octaedro. España. LEÓN J. (2003) Conocimiento y discurso. Claves para inferir y comprender. Editorial Pirámide. Madrid. PRIESTLEY, M. (1996) Técnicas y Estrategias del Pensamiento Crítico. Editorial Trillas. México. RODARI, G. (1995) Gramática de la Fantasía. Editorial Colihue. Buenos Aires. RODARI, G. (1995) Cuentos para jugar. Editorial Santillana. Colombia 1995. GONZÁLEZ REY (1997) Epistemología cualitativa y subjetividad. Sao Paulo, EDUC.

52


ROMERO F. Et. Al. (2001) Prácticas de comprensión lectora. Estrategias para el aprendizaje. Editorial Alianza. Madrid.

HILDA NEYRA REÁTEGUI Educadora y Psicopedagoga. Doctorado: Psicopedagogía. Universidad Pontificia Católica de Buenos Aires, Argentina. Maestría: Psicopedagogía. Universidad Andrés Bello. Santiago de Chile. Maestría: Estudios concluidos. UNMSM-UCSS con apoyo de la Embajada del Brasil. Especialista en modificación de conducta y Terapia de familia (PUCP) y Segunda Especialidad en Educación Superior (PUCP).

53


Gestor del Proyecto "Poesía Joven"

MANUEL MEDINA Y LA POESIA ESCOLAR Por Diómedes Morales Salazar P. En términos generales, Manuel, ¿cuál fue el objetivo principal para fundar el Proyecto de Poesía Joven para los estudiantes de Trujillo? R. En principio era, y continúa siendo, el hecho de que los jóvenes tenga esta experiencia creativa. En los colegios la literatura no se explora por el ámbito de la creatividad, básicamente aquello que se ha denominado Plan Lector consiste exclusivamente en que los jóvenes revisen con cierto criterio técnico, un análisis de novelas y cuentos, muy pocas veces poesía, y realizan una especie de evaluación con los criterios curriculares de la educación convencional. Y con el Proyecto de Poesía Joven tratamos de explorar la otra parte, para que los jóvenes tengan una experiencia con el lado creativo. En ese sentido, el objetivo fundamental es hacer que los jóvenes puedan tener esta experiencia directa con la creatividad literaria, en el ámbito poético, porque creemos que esto viene a formar, a complementar un poco más aquel aspecto eminentemente teórico de los centros educativos. Es por eso que en el Proyecto, que ahora cuenta con 35 colegios, de diferentes distritos, (tenemos colegios de Trujillo, El Porvenir, La Esperanza, Laredo, Moche, El Milagro, Salaverry, etc.), que están trabajando justamente en el ámbito de la producción literaria. Poesía Joven tiene ya seis años en actividad y los jóvenes, a través de un proceso formativo en los talleres de creación y eventos descentralizados con frecuencia mensual en la Casa de la Emancipación y los distritales con frecuencia semanal, pueden poner en práctica todo su talento literario y desarrollar al máximo este lado creativo que es fundamentalmente la dimensión en la cual se mueven los objetivos básicos del Proyecto Poesía Joven. P. Durante la existencia del Proyecto Poesía Joven, ¿cuáles son los mejores poetas que han producido los Grupos Literarios Escolares? R. Un gran porcentaje de jóvenes han llevado a la poesía a lugares que nosotros ni siquiera imaginábamos, que vienen trabajando desde que de alguna manera la tocaron o la descubrieron un poquito más debido al Proyecto de Poesía Joven, desde el año 2003. Hay jóvenes que terminaron la secundaria, entraron a la universidad, e incluso la primera promoción que tuvimos el 2004 ya está en este momento prácticamente terminando su carrera literaria. Y tenemos abogados, ingenieros, médicos, que están terminando su carrera profesional pero que continúan en el ejercicio literario, poético. Hay un grupo de jóvenes que de estos seis años quieren dedicarse a la carrera literaria propiamente dicha, pues han ingresado a la carrera de educación en la universidad para especializarse en literatura, pues han visto en ella un modo de

54


vida, al margen de su ejercicio profesional, porque quieren seguir trabajando en el ámbito de la producción literaria. Eso nos llena de satisfacción, porque el objetivo fundamental del Proyecto no es crear escritores... P. ¿Sino...? R. El objetivo es que todos los jóvenes que vienen cada año, que son alrededor de 300, que comparten con nosotros todas las semanas conversaciones, eventos, publicaciones, etc., es que ellos principalmente tengan una experiencia eminentemente creativa y espiritual a través del arte de la poesía. Si ellos, luego de esta experiencia que dura un año, quieren continuar con su ejercicio literario, obviamente, serán lo suficientemente consecuentes para llevar esto que es, a la vez hermoso y entrañable, también difícil. Ellos tendrán toda la fuerza y toda la determinación de seguir escribiendo para publicar en algún momento y entrar a formar parte del círculo de intelectuales literarios del departamento. P. Esta experiencia creativa, que dura un año, ¿no crees que ha permitido también la creación de muy buena poesía a lo largo de estos seis años, puesto que ahí están las antologías editadas anualmente para demostrarlo? R. Hay cuatro antologías, y preparamos ya la quinta antología para el próximo mes. Entiendo que esta poesía que vamos obteniendo a lo largo de estos años formativos, es una poesía inicial. La literatura, lo sabemos quienes estamos imbuidos en ella, es una carrera que se va forjando con los años, con las décadas. Yo pienso que la buena literatura se va macerando con la experiencia de la vida, con todo lo que podemos percibir, asimilar, etc., de todo lo que nos rodea. Y estos jóvenes que están en el Proyecto tienen en promedio trece, catorce, quince años, la mayoría... P. ¿Pero a esa edad empezamos la mayoría de poetas, no? R. Por supuesto. Pero por eso me parece que es el punto inicial, el primer escalón a efectos de mirar a la poesía con otros ojos. Como les digo a los jóvenes cuando vienen: En el colegio, en alguna clase improvisada de composición, el profesor de literatura con sus máximas buenas intenciones, dice escriban un poema a tal cosa, a la bandera, a la independencia, a la navidad, etc., y de alguna manera genera que los jóvenes puedan expresar de alguna manera, en forma libre, sus emociones. Aquí en el Proyecto tratamos de ser un poquito más profundos con respecto a ese proceso creativo en un poeta, y tratamos de mirar la poesía pero ya por dentro. Cuáles son los ejes creativos, los ejes temáticos, los ejes emotivos, que mueven a un autor a generar un buen poema, y darle la dimensión de obra de arte...

55


P. En todo caso, ¿podemos entender que el Proyecto de Poesía Joven se ha creado para complementar la educación literaria que se imparte en los centros educativos? R. ¡Claro que sí¡ Pensamos que desde la Municipalidad venimos aportando con un granito de arena, desde la Sub Gerencia de Cultura estamos trabajando arduamente para efectos de que efectivamente esto sea un complemento a los postulados demasiado teóricos que se desarrollan en los centros educativos. Pensamos, modestamente, que la literatura no se debería impartir con esas estrategias obsoletas que siguen en vigencia en los centros educativos. Me parece que en literatura debemos trabajar estrategias un poco más innovadoras, a efectos de que los jóvenes puedan leer con entusiasmo, que puedan buscar los libros con pasión, y que realmente puedan sentir la literatura, porque si vamos a exigirle a un joven que lea, analice o cree una composición, un poema, un cuento, con exigencia, con presión, de alguna manera chantajeándolo con una nota, creo que todo este universo bello, profundo y encantador de la literatura, se convierte en una tortura. P. Esa tortura, a la que te refieres, Manuel, lo entiendo yo, por supuesto desde una visión externa a la actividad que ustedes desarrollan, que la mayoría de profesores que enseñan literatura, todavía se basa fundamentalmente en la poesía romántica, clásica, de soneto, verso y rima; y ahora, pues, por lo menos desde 1950 a nuestros días, se escribe en verso libre, ¿no crees que esta contradicción está motivando estas desavenencias literarias en los centros educativos? R. Mira, yo lo tengo más o menos claro, porque pienso que vamos mirando los resultados año a año, vamos conversando los resultados con los profesores de comunicación (antes eran los profesores de literatura), en el problema del lenguaje; pero yo tengo mucho respeto por la poesía clásica, pienso que los jóvenes también deberían tener, así como descubrir a los clásicos de la vanguardia literaria del siglo XX, asuntos tan experimentales como Joyce, Octavio Paz, Pablo Neruda, el enorme Vallejo, etc., me parece que los clásicos literarios con métrica, con rima, con estructura clásica, son fundamentalmente también para la formación. Yo no concibo una formación completa de un joven que ama la poesía, o que está interesado en todos estos asuntos, que solamente tenga una visión vanguardista de lo que es la poesía. Me parece que para ser un buen vanguardista, primero, por lo menos hayamos visto a los franceses del siglo XIX, y parte del XX en Latinoamérica, en un movimiento hermosísimo, importantísimo que se crea con Rubén Darío, en el Perú con José Santos Chocano; los poetas clásicos, como Quevedo, por ejemplo, aquellos sonetos maravillosos de Jorge Manrique, el mismísimo Gustavo Adolfo Bécquer, me parece que es toda una tradición literaria clásica fundamental, importante, y eso también se toca en los talleres que tenemos en

56


el Proyecto Poesía Joven. Es decir, es importante experimentar, ¡claro¡, el aspecto intelectual, el aspecto de la forma, ya que tenemos el Internet a la mano, tenemos el cable, tenemos la televisión con 200 canales, es un mundo que va muy rápido con la tecnología... P. Yo preguntaba esto, Manuel, porque se dan casos verídicos. Por ejemplo, un estudiante equis, no digamos ya del centro de Trujillo, pero sí de los distritos, que como integrante de estos grupos literarios es aficionado a la poesía clásica, a esos poemas como "Reír Llorando", "Yo Pido Para Mi Madre", "Las Abandonadas", etc., etc., que además de declamarlas escriben también en ese estilo, ¿no te parece, pues, que es ya un método retrógrado de crear poesía? R. Permíteme redondear la idea. Yo pienso que sí, en efecto, hay chicos que, yo hablaba de los que están más inmersos en las actividades literarias, que deben necesariamente conocer a los clásicos. Los jóvenes que tienen su primera experiencia creativa en el colegio, y que tienen profesores que no tienen la suficiente preparación literaria para efectos de, a la vez de demostrarle un clásico también saber asesorarlos o guiarlos por la lectura de los vanguardistas, obviamente no tenemos en el aparato educativo profesores con todo ese bagaje. Son muy pocos en realidad, los profesores que investigan, que leen, y que aman la literatura, aún siendo profesores de comunicación. Es un problema grande, estructural, terrible.. En ese sentido, obviamente, el alumno llega al aula y el profesor que solamente conoce una partecita de la poesía del siglo XX y generalmente de aquellos poemas que suenan bonito, que tienen su rima y que se declaman en casi todas las actuaciones, etc., se va creando un prejuicio, y en efecto, muchos de los jóvenes que vienen a nuestros talleres vienen pensando que la poesía tiene esa fisonomía, y cuando van descubriendo otra cosa se dan cuenta de que en realidad es un prejuicio escribir de ese modo. Yo creo que fundamentalmente esto responde a la falta de conocimiento y de apertura (y sobre todo de amor) que tenemos los que de alguna manera estamos frente a los jóvenes estudiantes, y no les sabemos mostrar un panorama general, y sobre todo con una buena estrategia para que los chicos puedan desarrollar al máximo su potencialidad creativa y sus conocimientos de la literatura. P. Finalmente, Manuel Medina, ¿qué mensaje les podrías dar a los profesores de la provincia de Trujillo que enseñan literatura en los centros educativos? R. Con absoluto respeto, unas modestas palabras de un joven escritor trujillano que ama la literatura, el tema de la creación literaria, los libros, la lectura; yo, no como docente, porque no lo soy, he tenido que fungir de profesor, ahora, con estos chicos que visitan los talleres, les diría a los profesores de comunicación, que enseñar, guiar, a los jóvenes en esta dimensión profunda y hermosa que

57


es la literatura, fomentar los hábitos de la lectura, es algo realmente importante y de gran responsabilidad. Si yo voy a mi salón, como profesor, y solamente voy a pensar en darles todo aquello que me exige la currícula escolar y voy a evaluar con notas y a mis criterios cualitativos les voy a colocar un número, un código para saber realmente si este alumno está preparado en el ámbito literario y este otro no, creo que cometemos un gran error. Yo entiendo todas las ataduras del sistema, entiendo todos los reglamentos y las estipulaciones del Ministerio de Educación, pero los que estamos muy cerca del tema de la literatura sabemos que leer un libro, escribir un poema, un cuento, pertenece a ámbitos mucho más subjetivos, y yo pediría a los profesores que cuando estén frente a la clase, hagan que sus alumnos se enamoren realmente de los libros y, si se puede, del hecho de poder plasmar en un papel lo que ellos sienten, o lo que quieren decir. La literatura es algo realmente hermoso que yo creo que en una situación de tal especialización, que estamos viviendo actualmente, donde se le da más importancia al aspecto del razonamiento matemático, al razonamiento lógico, en las pruebas superiores de estudio, creo que el aspecto básicamente del arte, de la literatura, viene a complementar la formación de un joven en esta etapa de su vida. Entonces, yo pienso que la literatura es importantísima, pero hay que asumirla como tal, como una dimensión profunda, como una dimensión en la cual tenemos que sacar lo más profundo de uno y obviamente, como tal, pienso que aquellas estrategias que se utilizan para otros cursos realmente no serán tan válidas para poder hacer que el joven se enamore de los libros y de todo este mundo hermoso que es la literatura.

58


59


RESEÑAS/PLAN LECTOR El ratón que deseaba volar y otros cuentos, de Felipe Estupiñán Palacios Carlota Yauri Causo Quienes escribimos cuentos para niños estamos plenamente convencidos de que buscar el tema adecuado para crear la fantasía y atrapar a los niños en la lectura, requiere dedicación, paciencia y, sobre todo, hurgar en nuestra alma por ese niño juguetón que fuimos alguna vez y que, pese a los años, aún se mantiene vivo. Iniciar la lectura de El ratón que deseaba volar (Ornitorrinco, 2008) no es solo abrir una caja de música o ingresar en un mundo colmado de magia y de alegría, sino también, es una prueba de que la diversión y la enseñanza de valores en los niños, como son: la unión, la solidaridad, la tolerancia, la amistad, la autoestima y el respeto hacia los demás, pueden caminar de la mano perfectamente. “El ratón que deseaba volar” es el texto que da título, a una selecta reunión de diez cuentos en los cuales la mayoría de los personajes son animales, y los escenarios son el bosque y la selva, a excepción del cuento “El gato Amadeus”, que tiene la presencia humana y el escenario es la ciudad. Estos diez cuentos han sido escritos con un lenguaje expresivo y natural, que ha dado como resultado una prosa fluida que atrapa al lector desde un inicio, para hacerlo reír, imaginar, meditar y soñar. En cada uno de los animales no solo están representados los defectos de los hombres, como son: la arrogancia y la prepotencia, sino también las actividades que realizamos los seres humanos, como por ejemplo: cuidar un

60


jardín, preparar la comida, atender a un enfermo, bailar, tejer una chalina o bordar. Todos los cuentos son hermosos, pero para esta ocasión he elegido seis de ellos para comentar pues, a la vez, son mis favoritos. En “El elefante refunfuñón” nos encontramos frente a un elefante colérico, prepotente y mal educado que abusa de su tamaño y de su fuerza para fastidiar a las hormigas; pero, pese a su vulnerabilidad y pequeñez, las hormigas se unen e idean un plan para vencerlo haciéndolo reír, demostrando de este modo que la unión hace la fuerza y que las batallas de la vida no siempre las gana el más fuerte, sino aquel que sabe actuar con ingenio. “El devorador de rosas” es la historia de la osa Florinda, que vivía orgullosa de las rosas que cultivaba en su jardín. Pero un mal educado jabalí entraba todas las noches a su jardín a comerse sus rosas que con tanto esmero cuidaba. El comportamiento del jabalí molestaba mucho a la osa Florinda, y sin perdida de tiempo ideó una estrategia para darle una lección. En este relato podemos apreciar cómo la feminidad de la osa, representada a través del cuidado de las rosas, vence al jabalí, que actúa como un destructor de la naturaleza y de la vida. En “Un cantor desafinado” está representada la petulancia con la que muchas veces actuamos los humanos a través del mono Carmelo, que se consideraba un cantante de voz prodigiosa, cuando en realidad era pésimo para el canto. Cierto día, se encuentra con cuatro lagartos hambrientos, el mono Carmelo les ofrece una canción para salvar su vida, pero su voz es tan mala que los lagartos se desesperan. Carmelo les pide otra oportunidad y los lagartos aceptan. Para suerte de Carmelo, aparece un pajarito que le ofrece su ayuda desinteresadamente. Carmelo se presenta nuevamente ante los lagartos y abre la boca simulando cantar, mientras que el pajarito canta en su lugar. Carmelo logra salvarse y decide cambiar de actitud. “El oso bailarín” es el cuento que más me ha gustado porque es muy musical. Aquí descubrimos que la música es sinónimo de vida. El personaje principal es el oso Goloso, quien debido a un golpe en la cabeza no puede dejar de bailar cada vez que escucha el trino de los pájaros. Debido a esta situación, le pide ayuda al león Leonidas, quien luego de conocer el problema de Goloso emite un decreto de silencio en la selva, tornándose la vida de todos los animales, melancólica, vacía y monótona. Ante este incidente, Goloso regresa donde el león Leonidas para pedirle que levante el decreto. Los pájaros vuelven a cantar y, al regresar la música, retorna también la alegría de vivir. “El ratón que deseaba volar” es Basilio, quien, para lograr su cometido llega a la caverna de unos murciélagos y les cuenta su deseo. El jefe de los murciélagos acepta enseñarle, para lo cual Basilio es sujetado por los hombros y elevado en el aire. Pero luego lo sueltan y Basilio cae al suelo, siendo víctima de las burlas de los murciélagos.

61


Todos somos únicos y especiales. Todos poseemos habilidades y características distintas, que nos hacen ser inigualables; por lo tanto debemos aceptarnos y querernos tal como somos. En “La cabellera del león” el león Leonidas es víctima del mono Monchito, conocido en la selva por sus bromas pesadas. Monchito le hace creer al león Leonidas que está perdiendo pelo, colocando mechones sobre su almohada todas las noches sin que Leonidas se dé cuenta. Cuando el mono Monchito le revela la verdad, Leonidas se enfurece, sin embargo sabe mantener la calma, cambiando un gesto de furia por una sonrisa. Luego le da una lección a Monchito para que aprenda a respetar a los demás y no ser tan fastidioso. Como podemos apreciar, cada uno de los relatos trae consigo una moraleja, pero entregada con una fina ironía, gracia e ingenio. Haber elegido animales, como personajes principales de los cuentos, ha sido un gran acierto, pues no solo les encanta a los niños, sino que también enriquece su imaginación. El ingenio del autor está presente en cada una de las soluciones a los problemas que enfrentan los personajes. La gran imaginación y profunda sensibilidad de Felipe Estupiñán han dado como fruto un libro valioso, cargado de musicalidad, diversión, de enseñanza y de personajes lúdicos. Cuando nos sentamos a escribir lo hacemos simplemente porque nuestra necesidad de crear es inmensa, dejándonos llevar por nuestra intuición, y por ese deseo de entregar a los pequeños lectores un libro que a la vez sea un amigo eterno, cuyo mensaje les quede impreso no solo en la memoria, sino también en el alma y el corazón. Felipe Estupiñán, ha logrado esa meta con este precioso y divertido libro para niños. * Carlota Yauri Causo (Lima 1970) Narradora infantil.

¿Y para qué leer un periódico de ayer? (aquí la respuesta) Omar Aliaga Loje Debo confesar que las primeras ocasiones en que vi a César Olivares merodear por los vetustos y malolientes recintos de la Facultad de Educación y Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Trujillo, no imaginaba que era poeta. Con su ligera melena y su ligero bigotito tenía un look parecido al del entonces futbolista aliancista Frank Ruiz. No pasó sin embargo mucho tiempo para que lo viera mandarse con tremendos textos en las célebres veladas poéticas realizadas en el Teatrín de Humanidades de la facultad, donde, en medio de una atmósfera lúgubre y casi dark debido a las 62


velas y al recinto en sí, el buen Pibe –como se le conocía en la U a Olivares– destellaba con versos desgarrados de estudiante que escribe desde el último asiento del micro, con el ladrido de los perros chuscos como música de fondo. Eran, no obstante ello, poemas bruñidos con talento y esmero los que leía en esos recitales. Tuvieron que pasar unos diez años para afianzar la amistad con César Olivares. Cuando él ya se había convertido en un ejemplar docente de Lengua y Literatura y en un poeta que celebraba sus últimos días como inédito. Fue así, con los codos empinados sobre una mesa de un bar de la impredecible avenida 28 de Julio, y en compañía del entrañable (peso pesado) Jorge Tume, que el Pibe me hizo el desafío: –Estoy dispuesto a quitarte la chamba. Era, desde luego, un “eufemismo”. Lo que en otras palabras me decía el poeta era que quería incursionar en la prensa, y más precisamente en la escrita (sí, ya sé que es redundante decir prensa escrita). Quería, en definitiva, ser también un escritor de periódicos. –Voy a joderte, compare –insistía el Pibe. Y fue así que empezó todo. Toda la historia de este libro, es decir. A César Olivares siempre le inquietó el toqueteo con la prosa. De hecho, ha escrito y publicado excelentes poemas en prosa. Pero también se ha sentido reiteradamente seducido por ese género del periodismo que lo ejercen con maestría los literatos: la crónica. Es que Olivares, como tantos otros poetas de polendas (pienso en alguien de por aquí nomás cerca: Toño Cisneros; o en alguien de por allá, más lejos: Victoriano Cremer), ven a la crónica del mismo modo en que ese hombre casado ve a la deslumbrante mujer que no olvidará jamás y por la que jamás tampoco dejará a su esposa con la que se matrimonió. Dígamoslo con todas sus letras: los poetas que hacen periodismo ejercen la más cínica bigamia. Claro que, al igual que en otros casos, sólo la practican aquellos que son capaces de darse abasto para estos dos amores, quienes logran complacer tanto a una como a otra. El que puede, puede. Y César Olivares sí puede. Al César lo que es del César. Personalmente me enorgullezco de haber ayudado a incluirlo como columnista semanal del diario Correo, edición Trujillo. Allí, donde algunos nos hemos abocado con narices y todo (por eso del olfato periodístico, claro está) a la persecución de la noticia impactante del día, a la corruptela que hay que destapar, al internamiento de retinas sobre amarillentos documentos que han de revelar alguna verdad oculta por los poderosos, entre otras minucias que pueden ayudar un poquito a limpiar la política pero que jamás trascenderán la vida misma; allí precisamente, donde el desencanto es telón de fondo, es vital una prosa como la de Olivares. El poeta siempre va a estar por encima de lo cotidiano, o en todo caso, va a darle una mirada a esta cotidianeidad desde su privilegiado lugar de testigo de su tiempo, para decirlo en palabras de Sábato. Durante los últimos meses Olivares ha logrado así oxigenar semana a semana, sábado tras sábado (que es el día en que sale publicada su columna

63


“Jeremiadas” en el diario Correo) la monótona mediocridad a la que – admitámoslo– está sometida el diarismo, máxime en estos tiempos en que la prensa ha perdido el respeto por la palabra escrita. Este respeto –como dice Kapuczinsky– se perdió precisamente cuando el periodismo se hizo más “técnico” y se divorció de la literatura. Cuando el periodismo perdió a sus mejores plumas para reclutar a periodistas egresados de las facultades de ciencias de la comunicación en donde les inculcaron que manejar una cámara o aplicar cierta teoría de la comunicación era lo importante a la hora de hacer prensa. Nada que ver: el buen periodismo siempre se nutrió de literatura. Y a veces también viceversa. Este libro es una perfecta muestra de cómo la literatura puede salvar a un diario o a periódico de su condición de efímero. César Olivares reúne aquí veintiún crónicas que tienen la virtud de refutar con sólidos argumentos esa sentencia de Héctor Lavoe cuando canta “Y para qué leer un periódico de ayer”. En estos textos breves, concisos pero embellecidos como los más bellos poemas escritos por este vate trujillano, discurre el testimonio de un hombre que siente, ama, odia, tiembla, lee, desea, bebe, escribe y vuelve a escribir. Con títulos tan sugerentes como “Tuve miedo y me regresé de la locura”, “La belleza del oso”, “César Vallejo, te odio con ternura”, “Y cómo es contigo”, “Un parcito nomás y nos vamos”, “El neonazi andino”, entre otros, Olivares nos devuelve la más refinada ironía, la burla elegante que hace de sí mismo y también de su entorno, así como su serio compromiso con las letras, que son, al fin y al cabo, su razón de ser. Prueba de esto último son las sinceras palabras dedicadas a la desparición de los escritores Alejandro Romualdo y Mario Benedetti. Tampoco deja de hacerse presente, desde luego, el testimonio del escritor y del poeta ante esas cuestiones simples y trascendentales de esta vida. César Olivares ha abierto, con Jeremiadas, una nueva puerta como escritor. No me ha quitado la chamba, es cierto, porque para buena o mala suerte él ya tiene un espacio ganado en la docencia y yo en la prensa. Pero sí se ha birlado algo más valioso aún: un creciente número de lectores y admiradores que ahora esperan cada texto suyo como si de un maná se tratara.

La orgía inmóvil, o una mirada al futuro Macedonio Villafán Broncano Pasado, presente y futuro son partes indesligables de un proceso. La literatura como fenómeno cultural ligado a una sociedad, no escapa de este rasgo fundamental. Hay una tradición, una escritura anterior, unos poetas, unos textos; o cuando hay ciertos elementos, líneas o denominadores comunes de esa escritura podemos hablar incluso de tendencias, épocas o corrientes. Los

64


escritores –sean narradores, poetas o dramaturgos– no nacen pues literariamente en un espacio fundacional donde hay que empezar de cero, como unos astronautas que acaban de aterrizar en un nuevo planeta y tienen que crearlo todo. Sobre esa tradición se erige un presente que puede ser continuidad o renovación con respecto a ella, y a la vez se vislumbra un futuro que asimismo podrá ser continuidad o renovación de lo que hoy es el presente. Si fijamos como hito el año del cambio de milenio, 2000 –por ahora un criterio arbitrario–, cuando hablamos de poesía en Ancash, el pasado inmediato implica publicaciones y autores de los 40 años anteriores; dentro de estos podríamos subrayar los nombres de Marcos Yauri (quien sigue publicando libros de poemas además de novelas), Rosa Cerna, Román Obregón, Juan Ojeda, Abdón Dextre, Livio Gómez, Efraín Rosales A., Enrique Cam, Oscar Colchado, Mario Luna, Yehude Collas, Jaime Guzmán, Dante Leeca, Gonzalo Pantigoso, entre otros. El presente podrían significar los nombres de Manuel Cerna, Ricardo Ayllón, Javier Morales, Patricia Colchado, Omar Robles, Fred Acosta, Wilder Caururo, para citar a los poetas más visibles con libros publicados; también lo es Tania Guerrero con sus poemas y su revista Aspermia. De once de ellos seleccionamos poemas para la antología A mar y nieve (Lluvia, 2000), en que trazamos además, algunas coordenadas del quehacer poético en Ancash. Algunos elementos podrían sernos útiles para vislumbrar los vestigios del futuro en la poesía ancashina: Hay publicaciones, espacios académicos, compañeros de ruta, vínculos y otros medios. Las publicaciones no sólo son medios de difusión, también agitan las aguas; en tal sentido han jugado y siguen jugando un rol importante Asterisco, Alborada, Aspermia, Kordillera, Ars verba, Tiempo kinto y Kastillo de umo, a los que se suman Simone, Letra libre, Bohemia santiaguina, Mundo cachina, A grietas, Casa de Asterión, entre otros. Los espacios académicos son principalmente en Ancash la Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo y la Universidad Nacional del Santa; en la capital es la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Los compañeros de ruta, en este caso son los que viajan en el vagón vecino del género narrativo. Otros medios son el internet, las revistas en páginas web, su blogs personal, etc. Esto posibilita que los jóvenes se movilicen sea

65


materialmente o por el canal de la virtualidad desde la aldea local a la aldea global –para estar a tono con el lenguaje de la globalización–, y establecer contactos y diálogos con poetas de Lima y otros países. Sobre la base de los factores citados podríamos vislumbrar los vestigios del futuro con todos los riesgos que ello conlleva. En general podemos afirmar que el futuro se muestra promisor de aquí a los cinco o diez años siguientes. Los jóvenes tienen pasión, fuerza e inteligencia. Nacidos en la década del 80, los poetas comprendidos en La orgía inmóvil. 15 poetas, andan por los veintitantos y están llegando a la edad de la madurez cronológica; pero ante todo se asoman a una madurez poética. Tienen una gran conciencia del arte literario acaso por su cercanía con el mundo académico; son exigentes. La ingenuidad o la ignorancia no va con ellos. Se vislumbra el nacimiento de una nueva generación. Su poesía busca insertarse en un proceso más nacional que regional. Han nacido y crecen bajo el signo de la globalización, lo cual los lleva también a la cosmopolitización. Su universo temático abarca diversidad de temas como la existencia, la muerte, la soledad, la angustia, la pobreza; también incluye lo erótico, evidentemente las huellas de Carmen Ollé o de Rocío Silva Santistevan se dejan notar en las muchachas. Su construcción del lenguaje es bastante elaborada, aunque también puede ser desembarazada y espontánea. Algunos van hacia la búsqueda de nuevas formas de expresión, de un nuevo lenguaje, con nuevas perspectivas. * Macedonio Villafán Broncano (Ancash, 1949). Escritor, crítico literario y catedrático universitario en la Universidad Nacional de Ancash Santiago Antúnez de Mayolo. En 1987 obtuvo el Premio COPÈ de cuento (Tercer Premio), y en 1997, el primer puesto del Premio Nacional de Literatura Quechua de la Universidad Federico Villareal. Es autor del libro Los hijos de Hilario (1999).

Poemario reflejado por su espejo Ítalo Morales El pretexto de abarcar el sueño/espejismo como metáfora de lo imposible, evasión y búsqueda no es nuevo en la poesía contemporánea. Desde Borges hasta ciertas referencias de Octavio Paz, ya la vigilia ha sido un acto de conciencia insoportable. El poemario Sin camino ni espejo (Ornitorrinco, 2009), de Víctor Guillén, acude a varios registros que intentan atrapar lo racional y envolverlo en la caparazón de un lirismo sui generis, lleno de opacidades y silencios, que transitan desde la territorialidad de lo intangible hasta la fractura de lo temporal.

66


No es gratuito que el poemario refiera continuamente signos que revelan el tiempo: minuto, hora, acabamiento hasta el juego de palabras que hurgan más allá la contemplación que termina en la nada. En un poema expresa: “Fui de un mañana / seré de un pasado / hoy sin mañana ni pasado / en que dejo mi habitación”, o también dice: “Desde mi sillón espero / el tiempo desligado de la carne”. Estos matices recorren el poemario en un proceso erosionado que se estrella contra los espejos de lo acabado. El yo lírico desde ese “sillón” (continuamente reiterado) que es lo real, asume desde un ojo avizor la fragilidad, lo sensible, y en este caos retiene las opacidades de un tiempo incuestionable que solo acaba en desolación. El primer poema retiene en gran parte la síntesis del libro y expresa los siguientes versos: “No nos reconocemos sino cuando / callamos como un trombón enfermo (…) de todo lo que dejo atrás / y en lo que es a perpetuidad / desde el ojo abierto y contemplador”. La mención además al trombón (10 veces en el libro) refiere la evasión como respuesta a la nada, al deterioro. El lenguaje del poemario presenta un universo fragmentado, escenas desrealizadas que el yo lírico capitaliza en una búsqueda incesante de a armonía. ¿Cómo se explica esta noción opositiva y qué relación existe entre las palabras que designan un mundo des-realizado y el yo lírico? Creemos que el yo lírico se regodea en una subjetividad que elimina toda referencia a lo externo, tomado éste en función pragmática. El lenguaje está absolutamente despragmatizado y tiene una autorreferencialidad que celebra su propia búsqueda irracional del infinito. Las imágenes siguen un orden ascendente y descendente, a veces caótica, que sugiere una dialéctica u ósmosis ininterrumpida: elipsis de un vértigo que solo corresponde a la órbita de lo no vivido y lo imposible. Entre la corporalidad (camino) que será el signo de lo real que calcina los últimos escombros referidos al sillón, el cuerpo (temporalidad), y el espejo (signo subyacente de irracional), hay un puente que comunica las pulsaciones en un festín de versos retóricos, que se encabalgan frenéticos, plenos de anticonceptos, huidas sin retorno, carcomidos por el signo de lo fugaz. El poemario Sin camino ni espejo celebra desde el lirismo fraccionado por el reflejo de lo racional, la huella borrada del espejo: la ausencia, la nada y el silencio. Es una eterna sublimación de la palabra que no tiene nada de transmental como decían los formalistas rusos, sino que construye un discurso poético contemporáneo, anclado en los límites de las luces y las sombras. * Ítalo Morales. Docente y narrador. Autor de los libros de cuentos: El aullar de las hormigas, Camino a los extramuros y Destierro de Abel.

67


REGIONAL ______________________________________ REMEMBRANZAS DEL GRUPO LITERARIO ISLA BLANCA DE CHIMBOTE Wilfredo Cornejo Ybargüen Era un verano de 1969 en el Puerto de Chimbote, a dos años de funcionamiento oficial de la Escuela Normal Indoamérica , en la cual nos encontramos muchos jóvenes estudiantes de Pedagogía ,imbuidos del entusiasmo por la Literatura y el Arte ,decidimos formar un Grupo Literario con el nombre de Isla Blanca en homenaje a la hermosa isla que se yergue frente a la ciudad de Chimbote. Elegimos nuestra Junta Directiva : Presidente Oscar Colchado Lucio, Vicepresidente Wilfredo Cornejo Ybarguen, Secretario .Augusto Zárate Cerna, Tesorero Edwin Palacios Morales y como Vocales elegimos a Neri y Maguiña. Todo ello se realizó con mucho entusiasmo y gran expectativa, con el fin de escribir y editar una Revista cuyo nombre decidimos que sea ALBORADA en alusión al amanecer del Grupo. Eran los años de auge de la pesca en el puerto de Chimbote, que alcanzó a convertirse en el Primer Puerto Pesquero del Mundo, por la abundancia de la anchoveta en el mar peruano. El puerto de Chimbote era pestilente pero bello por su paisaje; y es que la existencia de treinta y cuatro fábricas de harina de pescado funcionaban al mismo tiempo echando humo por todo el puerto e impregnándose el olor hasta en la ropa, eso era manifestación plena de trabajo y ganancia para los obreros ,capataces ,lancheros, muellanos, choferes, transportistas y ganancia de los inversionistas y exportadores como Luis Banchero Rossi y otros. El puerto de Chimbote, estaba en constante y acelerado crecimiento sin planificación alguna. La migración del campo a la ciudad se hizo muy habitual, por la llegada de muchas familias en busca de trabajo. Era impresionante ver el movimiento de salida y entrada en el mar de innumerables bolicheras, lanchas y chalanas dedicadas a la faena de la pesca. Las bolicheras al retornar a la hermosa bahía de Chimbote, venían rebosantes de pescado e innumerables aves marinas festejaban la llegada al puerto, de las embarcaciones, revoloteando alegremente en torno de la nave; porque allí venían sus alimentos para ellos también. Era una verdadera fiesta sobre las aguas y el bullicio de sus cantos graznidos o ruidos, al que acompañaba el ritmo acompasado de las olas del mar. Allí estuvimos, allí crecimos, amando al arte y la literatura en medio de rudos pescadores, bolicheras llenas de anchoveta y las fábricas de harina de pescado que inundaban con bocanadas de humo y gases a la ciudad de Chimbote, pujante y laboriosa . Era muy hermoso apreciar durante el día, barcos de distintas nacionalidades que arribaban al puerto izando sus banderas y esperando el turno para anclar en los muelles; procedentes de Inglaterra (Liverpool), Grecia, Italia, Noruega, Japón, España, Portugal, Holanda, Alemania y otros países. Estos barcos traían mercaderías diversas, cigarrillos finos, licores, telas y otros; en tanto 68


que, cargaban sus grandes bodegas con sacos de harina de pescado. De esta labor se encargaban los estibadores y cientos de muellanos (cargadores de sacos), guiados por el winchero que levantaba las lingas (cada docena de sacos de harina) al interior de las bodegas. También estaban atentos el Tarjador (controlador y veedor de las cargas que se internaban en cada linga al barco); y el cosedor de sacos, con aguja e hilo en mano, corría tras un saco roto que perdía harina durante la mala maniobra en el embarque. Era un trajín de cientos de trabajadores, pescadores, estibadores, lancheros, muellanos, choferes, canillitas, y vendedores ambulantes que llevaban los otros tipos de pescado a los distintos mercados del puerto como la central,21 de Abril, El Carmen, Miramar o El Progreso. Durante la noche el puerto seguía en movimiento, las fábricas de harina de pescado seguían produciendo, los barcos anclados en la bahía dejaban notar sus luces reflejados en las aguas del mar y una serena quietud podía sentirse junto al vaivén rítmico de las olas; entre tanto, en las calles del puerto, cientos de bares y cantinas estaban atestados de parroquianos bebiendo cerveza y otros licores además del infaltable cigarrillo. Cientos de pescadores celebraban las ganancias y faenas logradas en el trajín de los días. Así se podía apreciar que en tan solo una cuadra de la calle Leoncio Prado funcionaban diez cantinas, atendiendo a sus clientes beodos y otros porteños también .En cada cantina se dejaba escuchar cumbias, salsa, guarachas boleros ,canciones de Leo Dan, Rafael, Lucho Barrios, Iván Cruz, La Sonora Matancera, Los Embajadores Criollos Los Morunos, etc. etc. Habían preferencias por las canciones de Carmencita Lara, Maritza Rodríguez y los boleros de Ana Melba, los Pasillos ecuatorianos, y algunos huaynos del ande peruano. En muchas de estas cantinas los Patrones de Lancha, ordenaban al dueño del establecimiento a cerrar la puerta, a fin de ser atendidos con exclusividad. Ocurriendo que, hacían apuestas con sus ganancias y los billetes, eran usados para hacer cigarrillos y fumarlos con o sin tabaco. Por otro lado Chimbote crecía sin control ni planificación, era un reflejo de la imprevisión y el desorden, por la explosión demográfica. Surgieron numerosos barrios, Como El Acero, San Pedro, El Progreso, El Carmen.21 de Abril, Miraflores, Arriba Perú, Miramar, La Florida, La Libertad, El Trapecio, 27 de Octubre, 1ro de Mayo, Villa María, etc. Era un movimiento dinámico de gente laboriosa de todas partes del Perú; en especial del norte y la sierra de Cajamarca La Libertad, Ancash y centro y sur del territorio nacional. Por algo fue escenario de una de las novelas sociales más famosas de José María Arguedas: El Zorro de Arriba El Zorro de Abajo. Cuando una lancha retornaba de una buena faena, se cuenta que el Patrón de Lancha y sus trece tripulantes luego de recibir una buena paga, se dirigían a cualquier cantina y ordenaba al propietario que cierre las puertas, a fin de iniciar la juerga bebiendo tragos de todo tipo su cubilete en mesa y piqueos al gusto del cliente. Así se iniciaba la celebración de la buena jornada, gracias a la abundancia de peces, en especial la anchoveta. En el intervalo de los brindis, bocanadas de humo de cigarrillo echaban al aire por doquier, hasta que venía la apuesta de enrollar los billetes de mayor valor para convertirlos en cigarrillos y fumarlos hasta su extinción, era un alarde de vanidad y vicio juntos en el ego del pescador. DE LA BONANZA A LA CRISIS Y EL OCASO 69


El boom de la pesca en el puerto de Chimbote, sufrió su peor revés, cuando desapareció la anchoveta en el litoral peruano, materia prima para la elaboración de harina de pescado para exportación. Se ausentaron los grandes barcos que anclaban en la bahía.Pararon las bolicheras en todo el puerto, ubicados en hileras como fantasmas. Se apagó el bullicio del puerto tanto de las aves como de la gente que cada mañana, trajinaba en las calles como en el muelle. Se acabó la cadena generadora de trabajo y producción. Vino la desocupación masiva, el hambre y los conflictos sociales. Miles de pescadores se convirtieron en vendedores ambulantes, de chupetes, golosinas, raspadillas y otras ocupaciones precarias. PICSA Astilleros con sus dos mil trabajadores entraron en huelga y formaron diversas ollas comunes en los diversos pueblos jóvenes del puerto, agravando así la situación económica. En las calles de Chimbote, en los mercados, en los techos de las iglesias y otros edificios públicos, aparecieron los PELICANOS, hermosas aves de largo y bolsudo pico, amigo inseparable de los pescadores en las lanchas y bolicheras, convertidos en enormes pájaros fruteros, ahora deambulaban con su caminar lento, torpe e inseguro por falta de alimento por las calles del puerto exponiéndose al peligro de la muerte, por choferes indolentes o distraídos que los aplastaban sin piedad en las pistas dejándolos muertos. Cierto día observé, que en los techos de la Iglesia de Miramar, se habían posado en fila varios pelícanos, se les notaba exhaustos, tristes, hambrientos peleándose entre ellos por un pedazo de pollo o pescado que hallaban a su paso. Era un triste final, para el ave símbolo de las faenas pesqueras en el puerto de Chimbote. Así Chimbote vivió un drama social muy patético

EN CUANTO A EDUCACION Y CULTURA Chimbote, por entonces, contaba con los Colegios Nacionales San Pedro, Politécnico del Santa y la Inmaculada, solo de mujeres. Parroquial Mundo Mejor, CEP Cervelló y otros. Del nivel de Educación Superior, solo existían la Escuela Normal Marianista y la Escuela Normal Superior Indoamericana, siendo su Director el Prof.Neptalí Ramírez Amaya de Paiján, Trujillo. Es aquí donde muchos estudiantes de Pedagogía, nos hicimos amigos y buscamos la afinidad por la poesía y la Literatura, recogiendo escenas de la vida citadina para convertirlos en letras, poesía y mensaje. Trabajábamos la Revista alborada con muchas inquietudes y esperanzas, en que nuestro mensaje debía llegar a la mayor cantidad de lectores posibles. En ese trajín, nos sorprendió el gran terremoto de 1970, pereciendo 70 mil muertos en total. Las ciudades de Chimbote, Casma y Huarmey en escombros, sin energía eléctrica ni agua. Del mismo modo, el Callejón de Huaylas sufrió los embates de la naturaleza y la furia del Huascarán que sepultó Yungay y Ranrahirca, bellos pueblos del Callejón de Huaylas. A pesar de estos episodios dramáticos, la tarea literaria del Grupo continuó, teníamos razón de hacerlo, por cuanto publicaciones nacionales como Los Cuadernos Trimestrales dirigido por Antonio Corcuera, nos lanzaba retos a proseguir. Entre otras tareas, nos fijamos en realizar recitales y encuentros literarios en diversos lugares de la región, empezando por los pueblos más inmediatos a Chimbote: San Jacinto, Nepeña, Casma, y la Prov. de Trujillo. Hasta entonces, ya se habían integrado a Isla Blanca, nuevos miembros como Víctor Hugo Romero, muy locuaz y comunicativo. Víctor Raúl Plasencia de voz 70


y verso pausado. Miguel Rodriguez Paz, chimbotano neto, con sus poesías de corte social. Jaime Aranda joven sociólogo y crítico. Salamandra, pintor y dibujante de trazos fuertes. Antonio Palacios, poeta joven que alternó nuestras inquietudes en Chimbote, pero viajó a París desde donde nos escribió sus nostálgicas cartas a Oscar y al suscrito. Corto tiempo después supimos de su muerte. Cierto día estival, el Grupo Literario Isla Blanca, se atrevió poner los pies en la hermosa Isla Blanca que luce su silueta ,cargado de salitre y guano dejado por los cientos de aves que se posan en el lomo de la hermosa isla frente a Chimbote, nos embarcamos en una chalana desde el muelle viejo , navegamos una hora y media, con el vaivén de la frágil nave, de izquierda a derecha y viceversa y el bullicio de las gaviotas, guanayes, alcatraces y pelícanos, que al parecer festejaban nuestra osadía . La fresca brisa del mar cubría nuestros rostros , salpicado de gotas saladas del mar .Durante la travesía , todos los de a bordo escribimos poesías y mensajes al mundo la lanzamos al mar, con la esperanza de que nuestro mensaje de paz, amor y libertad, llegaría a otros confines del mundo, donde habrán poetas y poesías para cantar a la humanidad. Este fue a no dudarlo, uno de los momentos más gratos en la historia del Grupo literario, que todos lo recordamos con nostalgia. ya que llegamos a la Isla, sus aguas cristalinas dejaban ver la arena, las piedrecillas multicolores, conchas, caracoles, moluscos, retazos de madera y el murmullo de las aguas al chocar con las rocas. Iniciamos el ascenso hacia el lomo de la isla, aspirando un cargado olor a úrea y azufre propio del guano de la isla, fatigado pero alegre, seguimos subiendo hasta lograr la cima o lomo de la hermosa isla, desde donde se podía divisar el puerto de Chimbote a lo lejos, sus calles sus edificios y el perfil del puerto. Debo contar, que mientras contemplábamos extasiados el paisaje, diminutas garrapatas nos habían trepado nuestros pantalones y empezaban a picar nuestra piel tenaz e incesante mente, obligándonos a volver al agua y ponernos a salvo de estas sabandijas, antes que lleguen más arriba de nuestras rodillas y nos deje privados de ardor y picazón. Al concluir el recuerdo de estos pasajes vividos en el puerto de Chimbote, con los integrantes del Grupo Literario Isla Blanca, fundado hace cuatro décadas, rindo homenaje a todos los integrantes, que se encuentran en diversas latitudes del Perú y el extranjero, con la firme convicción y la esperanza de que otros poetas seguirán aunándose para proseguir en la gran tarea de luchar por la cultura y el arte. Abrazos y saludos a todos.

WILFREDO CORNEJO YBARGUEN Miembro fundador del Grupo Literario Isla Blanca. Chimbote. PERU

71


YO VI BROTAR UNA ISLA NUEVA EN EL MAR ESMERALDA DE CHIMBOTE (TESTIMONIO) Escribe: VICTOR HUGO ROMERO

DEL ANCHO RIO AL INMENSO MAR... ¡Quince años viví en nuestra selva! Quince años que pasaron raudos, mientras la pasé trabajando, investigando, haciendo amigos, viajando de la ciudad al monte, del tupido monte, al escondido río; sufriendo poco, queriendo mucho, encariñándome con la buenísima gente de las selvas del Ucayali, el Marañón, el Amazonas. Y al culminar un ambicioso proyecto educativo, la sede central me dio a elegir entre cuatro nuevos destinos: Tumbes, Tacna, Ayacucho y Chimbote. Un duendecillo entrometido me susurró al oído: “Vitocho, elige Chimbote, no te arrepentirás”. A los quince días, luego de liar bártulos y despedirme de entrañables amigos (Juanito, Javier, Humberto, Roger, “Chispa”, “El Greco”, Pepino Duller ( siguen muchos etcéteras) dejé atrás Iquitos, Capital Fluvial del Universo, (Roger Rumrill dixit) y abordé una nave de “Aeropeor”, que previa escala en Lima, me trajo hasta un aeropuerto rodeado de suaves dunas, envuelto en áspera fragancia a anchoveta y fresca brisa marina: Estaba en Chimbote, Primer Puerto Pesquero del Universo. Se iniciaba el verano de 1977.

PRIMA NOCHE BAHIANA Esa noche de sábado, era yo un simple huachito deambulando por calles de un puerto desconocido. No conocía absolutamente a nadie. En el restaurante donde cené, me sumé a un sexteto de marinos extranjeros, tan foráneos como yo. Me invitaron vino, juntos recorrimos el centro de la ciudad. Yo invité las cervezas. Más tarde me llevaron a conocer su barco. Eran mercantes chilenos. Tenían abundante vino sureño. Charlamos de todo, pero a pedido del capitán, “nada de temas políticos”. ¿El motivo? En un viaje anterior, estibadores italianos les habían “sembrado” entre los fardos, pasquines insultantes contra la dictadura de Pinochet. ¡Pobres! El ejército intervino el barco. Estuvieron en un tris de terminar con sus huesos en las mazmorras del tirano. Por suerte, lograron finalmente aclararlo todo, mas no quedaron curados del gran susto. Después me informaría de secuestros, torturas y fosas comunes donde sepultaron a gentes que fueron sus conocidos. Fueron tan amables conmigo… Me invitaron a sumarme a sus filas de hombres de mar.

72


Habría aceptado de no ser que me esperaba chamba inaplazable dos días después. FELIPE Y CESAR, MIS PRIMEROS AMIGOS. En mi nueva función de Especialista en Educación de Adultos, de la Zona de Educación de Chimbote, el profe Felipe García Velásquez, dueño de un corazón tan grande que no cabía en su pecho, me dio posada en su pensión y en su cuarto de soltero. Y otro querendón, Cesitar Huerta Cruz un loco buena gente como jamás conocí, consiguió que EMADI me diera casa en tiempo record. Y viéndome solitario como ave errabunda alejada de sus congéneres me consoló: “No estarás solo por mucho tiempo Romerito, pronto retornará a Chimbote Óscar Colchado, un escritor con el que estoy seguro pegarás migas, ya verás”. Era verdad. Al poco tiempo, el aludido llegó. César hizo las presentaciones. Desde el saque de bola, la amistad de Óscar provocó en mí, muy grata impresión, por su sencillez, su calidad humana... Al conocer su obra literaria y su labor de solitario promotor de cultura con su revista “ALBORADA”, admiré su persistencia, su notable calidad de escritor. Intercambiamos experiencias, sueños, inquietudes. Me invitó a colaborar en las páginas de su revista. Tan regalada me parecía la vida, en este bello puerto, (el precio de un kilo de choclos, cebollas o papas, en Iquitos, equivalía... ¡A diez kilos de esos productos en los mercados de Chimbote! Ni hablar, de la baratura de peces y mariscos). De inmediato hice señales de humo, (¡Caray! Olvidé traer mi manguaré). Chabela mi mujer y mis pequeñitos Patty y Huguito vinieron pronto a hacerme compañía. ¡UNA ALBORADA VI NACER UNA ISLA NUEVA! No pudo ser más auspicioso, ese Verano en Chimbote. Óscar me iba presentando, uno a uno, amigos escritores, cada quién, dueño de un sello personal e irrepetible. El primero fue Miguel. Miguelito Rodríguez Paz, abogado de profesión y poeta de toda la vida. No olvido, no olvidaré, la intensidad y altura de su… ”Hay un puerto llamado absurdo...” Luego, Pedro Luna Coraquillo, el inquieto, desbordante y simpático Pietro. Su simpatía radicaba en su alegría de vivir, su chispa, su terca informalidad. Nunca se sabía si hablaba en son de broma o en serio. Además de poeta y compositor, oficiaba de “buen cantor, guitarrista y chupacaña” Bohemio a tiempo completo, salvo cuando compartía su tiempo con nosotros, en el urgente afán de formar un grupo literario. (¡Ah, Pietro querido...! Enterados de su reciente desaparición, Oscar y yo sentimos hondamente, que al morir Pietro, parte de nosotros moría también irremediablemente…). Luego estreché, otra tarde bahiana de ardiente sol y refrescante brisa, la mano de Wilfredo Cornejo Ibarguen. Compañero de Oscar, en las aulas de la Normal Indoamericana, Willy fue otro de los poetas convocados a integrar el grupo literario aún sin partida de bautismo. Luego de reunirnos, primero en la caseta de una carpintería y depósito de madera, del buen Orlando Conti, jirón Leoncio Prado; luego en el taller de escultura de un primo de Colchado de la

73


avenida Pardo; en la casita del director, redactor, editor y distribuidor de “Alborada” en una calle fronteriza al Colegio”República Argentina”. Finalmente, una tarde de febrero del 77 -a eso de las cuatro- los cinco amigos nos dimos cita en el célebre bar restaurant Venecia, de la calle Bolognesi (bar célebre, porque allí solían reunirse el nunca olvidado Lucho Banchero Rossi y sus amigos). Oscar nos habló de las satisfacciones, los tropiezos, las experiencias gratas que vivieron como timonel y grumete de su “ALBORADA”. Ahora nos invitaba a subir a cubierta y participar solidariamente en sus ediciones futuras. Los convocados expresamos total compromiso. Hicimos un brindis por tan emotiva circunstancia. Y... el nombre a elegir? Buscamos una idea inspiradora en el techo del bar. Alguien propuso “Isla... y otro completó” Blanca? Todos a coro... ¡Isla Blanca!: Grupo Literario “ISLA BLANCA” Luego el diseño del logo o ex libris. Borroneamos algunos esbozos. Fue aceptada mi propuesta: El perfil de una isla enmarcada por un cielo diáfano, y cinco gaviotas volando sobre un mar tranquilo. Un manifiesto escrito días más tarde, -difundido un cuarto de siglo después por diversos medios- forma ya parte de nuestra historia grupal, manifiesto que ha sido cumplido con creces por los “chalaneros” fundadores y los subsiguientes. Hablo del querido Marco, el enjuto y buen Félix, los entrañables Jaime, Víctor Raúl, Pedro, Salamandra, Gonzalito, Brander... Nuestra, así empezamos a llamarla Nuestra “Alborada” creció en difusión, tiraje, lectores, nuevos colaboradores de prestigio y mantuvo la calidad que Oscar le diera inicialmente. Las originales ilustraciones de Pedro. Salamandra y especialmente de Pepo Arias contribuyeron a elevar la calidad gráfica de la revista. Cada número abordó una temática específica. Fue así, que alcanzaron gran notoriedad nuestras Alboradas Lúdica, Social, Histórica, Amorosa y Erótica, entre muchas otras. Raudos, como potros desbocados han volado los años. Al cumplir un cuarto de siglo en febrero del año 2002, el Grupo Literario Isla Blanca recibió el homenaje, el reconocimiento de la comunidad chimbotana y de La Universidad Nacional de El Santa por su contribución a la cultura regional y nacional. Hoy que ALBORADA, la cuarentona revista que un juvenil Oscar Colchado Lucio diera vida allá por los lejanos años setenta, se internacionaliza. Un renovado impulso la catapulta más allá de nuestras fronteras. Y aunque se crea que vivimos el crepúsculo de nuestra existencia, proponernos nuevos sueños, nuevas tareas, es lo que realmente se llama VIVIR. Es estar presentes y expresar nuestra palabra, es renovar aquel sueño que una tarde del 77 quedó expresada en aquel manifiesto cuya vigencia goza de fresca lozanía. Conociendo el gran empeño que Óscar pone en todo lo que emprende, no dudamos que ALBORADA INTERNACIONAL logre el éxito que su calidad merece. ¡Felicidades! ¡Nuevos éxitos Oscar, Patricia, Giovana, Jaime y demás amigos!

74


CIPRIANO FUE COMO UN HERMANO JORGE ÁLVAREZ

En estas líneas testimoniales, el autor vuelca sus sentimientos y su memoria acerca de Manuel Cipriano Espinoza gran coleccionista de música quien fuera de suma utilidad para la gente de teatro en Chimbote, pues con su gran repertorio de melodías diversas, solventaba todas las presentaciones de los mejores grupos teatrales de la provincia. Quien esto escribe es justamente hombre de teatro del elenco teatral "Kareta" de la Universidad Nacional del Santa y gozó de la amistad y la calidad generosa de don Cipriano, quien ahora se encuentra en la gloria reservada a los escogidos. Para estas notas, el autor buscó presuroso, entre recortes de diarios que guarda entre libros viejos y viejas revistas, artículos que escribía para el diario "La Industria de Chimbote" bajo el título de "Crónicas entre candilejas" “ahora que la trompeta de Daniel Cortez Belupu nos marcara en el cementerio su temprana partida hacia el espacio silencioso donde habitan las almas nobles.”

Esto se nos ocurrió escribir el domingo 3 de diciembre del año 2000 Uno de los elementos técnicos de importancia en el montaje de una obra teatral es el sonido, cuya finalidad es dar la ambientación adecuada a los sucesos que ocurren en cada escena o acto dramático. Cuando hablamos de sonido nos estamos refiriendo tanto a la música que pueda requerir la acción a representarse, como a los efectos sonoros, llámese caídas de agua, carreras de caballos, sonido del mar, sonido de camiones, trenes, o aullidos de animales y otros efectos que desde luego son innumerables. El elenco teatral "Kareta" de la Universidad Nacional del Santa, ha tenido la suerte de contar con una persona que cubra este requerimiento técnico básico para la realización de sus obras, desde su creación, allá por el año de 1996 y gracias a ello es que sus montajes han sido y son del agrado de la gran mayoría de espectadores. “Hacía algunos años, mientras transitaba por el jirón Pizarro, pudimos observar una fachada con la figura de una enorme cinta cassette para grabadora, con el nombre de Manuel Cipriano Espinoza” Profe ¿Donde Conseguimos música clásica española para la obra?

75


Camila era la responsable del sonido e iluminación de la obra de allí su inquietud por contar con la referida música, había recorrido diversos centros de grabaciones en Chimbote y no logró encontrarla. “Era el nombre de un caballero sin coraza ni espada; que con el tiempo llegamos a conocer a cabalidad.” -No te preocupes, yo me encargo -Dije a Camila. Hacía algunos años, mientras transitaba por el jirón Pizarro, pudimos observar una fachada con la figura de una enorme cinta cassette para grabadora, con el nombre de Manuel Cipriano Espinoza, el apellido era totalmente nuevo para nosotros, pensamos que se trataba de algún egocentrista, un personalista, de algún exhibicionista de los que por desgracia abundan en nuestro país; pero para felicidad y alegría. No era ninguno de estos, sino simple y llanamente era el nombre de un caballero sin coraza ni espada; que con el tiempo llegamos a conocer a cabalidad. Un buen día o sea un día bueno, no uno de esos tantos "buenos días" que repetimos cotidianamente en los desayunos, en el discurrir de las mañanas y cuando la norma de Carreño nos obliga, tuvimos la ocasión feliz por cierto de solicitar los servicios profesionales de aquel ciudadano que empezaba a peinar canas. “Nos atendió con la simplicidad del mundo, y con la gentileza más trasparente, su voz nítida y clara -considerada la mejor voz comercial de Chimbote- se hizo remanso cristalino de sinceridad y confianza.” ¿Me puede Ud. grabar este cassette? -Con mucho gusto joven. Nos atendió con la simplicidad del mundo, y con la gentileza más trasparente, su voz nítida y clara -considerada la mejor voz comercial de Chimbote- se hizo remanso cristalino de sinceridad y confianza. Encontrar la amabilidad y la cortesía por los recodos de la sociedad, en estos tiempos de crisis económica y moral, es como buscar una aguja en un pajar, en estos tiempos donde campea el odio, el rencor, la discordia, la ofensa, la picardía, la injuria, el egoísmo; encontrar un trato así, resultaba realmente sorprendente. Era difícil tratar de Ud. a una persona amiga nuestra, amiga del recordado Augusto Ferrando, de Juan Ramírez Lazo, de autoridades, políticos, gerentes, empresarios, obreros, periodistas, locutores, etc. etc. era ofenderla o era como colocarnos nuestra propia camisa de fuerza, o nuestra propia reja y condenarnos a no ser más sus amigos, porque él no aceptaba la etiqueta figurativa, ni el hábito de monje que llevan algunos, ni menos los falsetes de los cantos de sirena, porque él es simple y trasparente, es como el agua que a cualquier vasija se amolda sea ésta de barro o de metal, porque él no necesita acartonarse dentro de un terno para encuadrar su personalidad. 76


“Era difícil tratar de Ud. a una persona amiga nuestra, amiga del recordado Augusto Ferrando, de Juan Ramírez Lazo” Aparte de estos valores personales de los que está revestido, no hemos podido encontrar en Chimbote y toda la provincia del Santa una persona que posea tan variable colección musical de los más apartados rincones del mundo y de los ritmos más diversos y sofisticados que nuestra mente pueda imaginar; una hermosa colección tanto de discos de larga duración de 45 y 33 RPM así como cintas magnetofónicas, cintas de video y cintas cassettes, toda esa exuberante pinacoteca que está puesta al servicio del teatro, para felicidad de los teatristas, que anhelan contar siempre con el respaldo incondicional de este hombre que brinda un apoyo de hermano. “No hemos podido encontrar en Chimbote y toda la provincia del Santa una persona que posea tan variable colección musical de los más apartados rincones del mundo y de los ritmos más diversos y sofisticados que nuestra mente pueda imaginar” Para este ciudadano que tiene el corazón en la mano y que el mundo tiene como hermano de las flores hagamos un ramo y decirle: ¡Felicidades señor Cipriano! Se inspiró Camila emocionada porque había conocido la fuente de donde salía la música y los efectos sonoros de las obras de "Kareta". Así es como recordamos a nuestro buen amigo Manuelito Cipriano, aquel ser humano que los fines de semana por las tardes, con la benevolencia de su corazón recibía a los Wachestafer, "el cuervo" Dr. Julio Fournier, "don Pepito" José Gutiérrez Blas, "tío baldo" Teobaldo Arroyo Icochea, "Al cejas" Fernando Montenegro Centurión, a don Alfredo López Aguilar, Alejandro Torrejón, Jorge Baca Luna y tantos otros personajes del mundo de la política y el periodismo como de la música y allí estaba el inconfundible Daniel Cortez (primera trompeta del Perú) aquel a quien Manuelito lo cogiera del cuello para increparle su osadía de cobrarle una cuentita diciéndole entre ajos y cebollas "que a los amigos no se les cobra ningún préstamo, carajo" ante esto a Danielito sólo le quedó sonreír y asimilar la clase y nunca más ajustar cuentas con los amigos.

77


EL COLOR EN EL ESPIRITU PERDURABLE DE JULIO LEÓN El 9 de octubre se cumplirá un año en que el maestro Julio León estuvo con nosotros, y con una vana, pero perdurable ilusión, esperaremos que vuelva a cumplir con la muestra programada en la galería de la municipalidad de Miraflores; pero lamentablemente nunca más volverá. Julio dejó existir, a causa de un tumor cerebral, el 27 de junio de este año, y cuyos restos fueron sepultados en un panteón de Madrid. Aquella ocasión, sería la última vez en que nos encontraríamos. Fue en la apertura de la muestra denominada “Formas y Colores de los Maestros” que se realizaba en la galería del CAFAESE, donde también participaba él con una estupenda obra. Y fue la primera y única vez que, luego de la ceremonia, discurrimos al tradicional bar Superba para enfrascarnos en una tertulia inacabable, como las botellas de cerveza que iban llenando la mesa, acompañados por un grupo de escritores y artistas. (Nada hacía presagiar que se iría tan pronto). Luego, con ese desbordante entusiasmo que le brotaba a flor de piel, nos anunciaba sus proyectos, como la muestra que aludo al inicio, para la cual ya había separado la galería con anticipación. Era extraño ver a un pintor forjado bajo un sistema de vida rigurosamente formal, compartir la bohemia hasta entrada la madrugada, pero al mismo tiempo nos llenaba de emoción porque disfrutábamos de su experiencia artística efectuada en algunos países de Europa y América, y, como siempre, no desaprovechaba la oportunidad para exhortarnos a seguir trabajando para impulsar la pintura, no obstante a las contingencias adversas de esta insensible sociedad. En esas circunstancias despedimos al maestro Julio León, con la ilusión de volvernos a encontrar este año; pero dos meses más tarde, a raíz de un casi inadvertido dolor de cabeza, sufriría un desvanecimiento, y al acudir al médico le diagnosticarían un tumor cerebral, y cuyo periodo de vida sería demasiado corto. Azucena (su esposa) me llamó desde Madrid para comunicarme la terrible noticia; angustiada y con cierta resignación me comunicó el tiempo de vida que le quedaba. Esa noticia, más las fotos con su estado deprimente, que empezaron a circular a través del Internet me conmovió sobremanera al punto que sentí que estaba perdiendo a un familiar cercano. Había conocido a Julio hace 25 años atrás, cuando ingresé a Bellas Artes. Yo era un jovenzuelo buscando una orientación en ese sendero inextricable del arte y de la vida dura en una ciudad como Lima. Julio era profesor de dibujo en Bellas Artes y tenía su taller en un departamento del segundo piso de un edificio ubicado en la calle Rufino Torrico en pleno centro de Lima, donde además tenían su atelier los maestros Alberto Dávila, Ángel Chávez, Galdos Rivas y Milner Cajahuaringa. No recuerdo en que circunstancias llegué a dar con Julio, fue tal vez por sus enseñanzas de dibujo en Bellas Artes o por la afinidad terrígena que nos unía. Lo cierto que yo ya frecuentaba su taller; y no sólo me dejaba verlo trabajar por sobre horas, sino que, al ver mi situación precaria, permitía quedarme a dormir. Previamente, con mucha generosidad, me brindaba la cena en uno de los restaurantes donde acudían esos grandes maestros. Es así como me fui familiarizando, sobre todo con esa tenacidad que se imponía al momento de 78


trabajar: además de enseñar dibujo en Bellas Artes, laboraba como docente en el colegio San Julián de Barranco y en el Instituto de diseño Grafico de Lima. Además había montado un taller donde ofrecía servicios de enmarcado y la elaboración de catálogos con la técnica de la serigrafía. Corría el año de 1985, yo ya me encontraba en la Escuela de Bellas Artes de Huaraz, y Julio llegaba con un impresionante proyecto artístico: el “I Salón Andino de las Artes Plásticas de Ancash” que reunía pinturas y esculturas de los artistas más representativos del Perú y Latinoamérica, incluyendo los grandes maestros. Incluso tuvimos la oportunidad de observar un grabado original de Picasso. Era una exposición que no tenía nada que envidiar a toda esa parafernalia que montan las bienales nacionales e internacionales. Además, este evento –cuya calidad no se vuelve a repetir hasta el momentotuvo el apoyo de las autoridades estatales y de la empresa privada. Se difundió en los medios más importantes del Perú, y Julio León fue condecorado por ser el artífice e impulsor de tal acontecimiento. Ya en 1989 el maestro llega nuevamente a Huaraz. Como siempre visita la Escuela, ésta vez para comunicarnos que viajaría a Madrid a realizar una exposición. Aquella vez sostuvimos una intensa conversación, y en medio de la charla -como ya era costumbre- me obsequió un juego de pinceles. Luego, ya no lo volví a ver sino hasta después de 14 años. Pero en ese tiempo supe que se había ido a radicar a Madrid, y que luego de realizar sus estudios de doctorado en La Universidad Complutense creó la Fundación Arteamérica de Madrid, institución con la que anualmente organizaba exposiciones de Arte Iberoamericano, donde muchos peruanos, bajo su generoso auspicio, pudieron viajar a España. Estando en la madre patria, logra obtener la nacionalidad española y empieza a desarrollar una incansable actividad de promoción y difusión de nuestra cultura, recibiendo reconocimientos de diversos ayuntamientos, siendo difundidos por diversos medios televisivos y escritos de Madrid. A continuación detallo la trayectoria de un maestro que supo imponerse ante la modernidad europea, para seguir firme con su planteamiento estético de origen andino, y la frescura y luminosidad de sus colores supieron compatibilizar con su espíritu indomable:

79


DATOS BIOGRAFICOS Nació el 1 de Julio de 1952 en Yungay - Ancash. ESTUDIOS: Primarios en Yungay - Ancash (Perú) Secundarios en el Instituto Industrial Nº 40 de Caraz 1964 - 1968. ESTUDIOS SUPERIORES: Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú - Lima. 1970 1975 graduado en la Especialidad de Dibujo y pintura. Estudios de Formación Docente en la Escuela de Bellas Artes del Perú, 1983/84 graduado como Profesor de Artes Plásticas en 1985. Post Grado en Didáctica de las Bellas Artes en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid 1991/92. DISTINCIONES HONORÍFICAS: I Mención Honrosa de Pintura Promoción 1975, de la ENSABAP. (Lima) I Premio Concurso Nacional de Pintura Festival de Ancón - Lima 1983. Diploma del Festival Internacional de Folklore ciudad de Cádiz, España, por los 10 años de cooperación cultural, 2003. ACTIVIDAD DOCENTE: Ex Profesor en distintos Colegios Secundarios de Lima desde 1976: Colegio Particular San Francisco de Borja de San Borja, Colegio Augusto B. Leguía de Puente Piedra, Colegio San Martín de Porras, CEP. San Julián de Barranco. Ex Profesor de Diseño Gráfico en el Instituto Superior de Diseño Gráfico de Lima. Ex Profesor en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú desde el año de 1986 - 1990.

80


ACTIVIDADES DE PROMOCIÓN Y REPRESENTACIÓN CULTURAL EN EL PERÚ: Desde el año de 1974, siendo aun estudiante de Bellas Artes, participaba activamente en la organización de exposiciones y salones de arte, es así que fue elegido integrante de las Comisiones del V, VI, VII, VIII, y IX, Salones Nacionales de las Artes Plásticas, Lima - Perú de la Asociación Peruana de Artistas Plásticos del Perú. Promotor y Coordinador General del I y II Salón Andino de Las Artes Plásticas de Ancash, 1986, 1988. (Huaraz) Secretario de Prensa de la Asociación Peruana de Artistas Plásticos (ASPAP), 1979 - 1982. Delegado de la ASPAP (Asociación Peruana de Artistas Plásticos del Perú) a la Comisión Oficial para la formulación del proyecto de la Ley General del Artista, R.S. 053-86-JUS. Secretario General de la ASPAP, Asociación Peruana de Artistas Plásticos, 1988 - 1990. Delegado a La XII Asamblea y Congreso de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos de La UNESCO, realizada en Madrid. (1988) Fundó y Presidió la Asociación de Artistas de las Bellas (2006 -2007) ACTIVIDADES DE PROMOCION Y GESTION CULTURAL EN EUROPA Ex Secretario General de la Casa del Perú de Madrid, 1992 - 1993. Ex Director de “Iberoamérica Sala de Arte”, Madrid. Director de la Revista Cultural "TEXTURA" Madrid - España. Director General del Grupo SERVIART. Empresas AJ SERVIART S.L. - J.L. Artservi S.L. - Artes Gráficas Nazca S.L., y LECOART S.L. Promotor Cultural del Arte y Artesanía Iberoamericana en España, desde el año 1991, mediante exposiciones, muestras y ferias. Fundador y Director General de ARTEAMERICA, Feria de Arte Iberoamericana de Madrid, versiones 1998, 1999 Creador de la Fundación ARTEAMERICA Fundador de la Casa de la Cultura Peruana de Madrid Julio de 2002. Se desempeñó como presidente y promotor de la Red Europea de Casas de la Cultura peruana. Representante del Municipio Metropolitano de Lima ante el Ayuntamiento de Madrid (2003 - 2006). Fundador y Director General de la “Feria Vale un Perú” de Promoción del Perú en España- Junio de 2005 Recinto Ferial de la Casa de Campo de Madrid. ACTIVIDAD ARTÍSTICA Desde que inicio sus estudios en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú el año de 1970, paralelamente a sus prácticas académicas, realizaba sus obras libres con una fuerte inspiración en su mundo andino, así participo en exposiciones colectivas, con la asociación de Escritores y Artistas Ancashinos “Fogata” que organizaba unos Festivales Culturales en Homenaje a su Región, los 31 de Mayo (72, 73, 74, 75), acogidos por la ANEA (Asociación Nacional de Escritores y Artistas).

81


EXPOSICIONES INDIVIDUALES EN EL PERÚ 1976 Galería de Arte 715. Lima - Perú 1977 Serie "PAISAJES, ESTRUCTURAS Y TRANSPARENCIAS". Galería de Arte ASPAP, Lima - Perú. 1981 Serie "YUNGAY 81" Sala de Arte Garden. Lima - Perú. 1982 Serie "ANDES ANCASHINOS" Galería ASPAP. Lima - Perú. 1984 Serie "ANCASH" Muestra Itinerante: Huaraz, Caraz, Carhuaz. (Perú) 1984 Serie "CORDILLERA BLANCA NEGRA" Galería de Arte Miraflores. Lima - Perú. 1985 Serie "ANDE Y CIUDAD" Galería de Arte Miraflores. Lima - Perú. 1986 Serie "IMÁGENES Y PAISAJES DE ANCASH" Galería de Arte 715. Lima - Perú. 1988 Galería América 92. 1989 Sala de Exposiciones de AMTEX. Lima - Perú 2004 Octubre. ”Homenaje a Yungay en su I Centenario”, Congreso de la Republica y en el Club Ancash. 2005 “30 años en el Arte”, Galería Pancho Fierro de la Municipalidad de Lima. EXPOSICIONES INDIVIDUALES EN EUROPA 1990 Serie "PINTURAS 90" Sala de Exposiciones del Centro de la Artesanía de España y América. La Orotava - Tenerife. (España) 1990 Sala de Exposiciones del Centro Cultural y de Estudios Salvador Allende de Madrid. 1990 Serie "AMÉRICA EXISTE" Sala de Exposiciones del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias. Tenerife - España. 1991 Serie "ANDEAMERICA" Sala de Exposiciones Luis de Ajuria Anea. Vitoria - España. 1992 Sala de Exposiciones de la Caja Provincial de Guadalajara. (España) 1992 Serie “Tupac Amaru Razones de una Estirpe” Sala de exposiciones de la UGT de Madrid. 1993/96 Serie "MÚSICOS DE AMÉRICA" Sala de Exposiciones del Muelle de las Carabelas de Huelva. (España) 1994 Serie "MÚSICOS DE AMÉRICA” Iberoamérica Sala de Arte. Madrid - España. 1996 Sala de Exposiciones del Museo Antropológico de Madrid. (España) 1998 Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Villalba del Alcor - Huelva, España. 2004 Serie “Músicos de América 2004”, Sala de Arte de la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz, España.

82


EXPOSICIONES COLECTIVAS DE ARTE EN EL EXTRANJERO Desde 1985, ha participado en innumerables exposiciones colectivas en el extranjero entre las que destacan: 1985 Festival Internacional de las Artes, Palais des Congres de Montreal – Canadá. 1986 "Raíces Andinas en el Arte Contemporáneo" Instituto Italo - Latinoamericano. Roma - Italia. 1986 Sala Picasso Nueva York USA, Sala de Exposiciones del BCV, Caracas Venezuela. 1987 “Presencia Andina en la Pintura Peruana" Sala de Arte de la Sociedad de Arte del Fondo Monetario Internacional, Washingtón DC. USA, Sala de Exposiciones de la Universidad George Masson Arlintón, USA. 1990 XVIII Certamen Nacional de Pintura de la Caja de Madrid, Galería Casarrubuelos de Madrid (España). 1991 Exposición de Artistas Españoles, Húngaros y Peruanos, Sala de Exposiciones de la Fundación Pirineos. Madrid - España. 1992 Pintura Iberoamericana, Sala de Exposiciones del Monasterio de San Juan - Burgos. (España) 1993 Artistas Iberoamericanos, Sala de Exposiciones del Conservatorio Municipal de Música de Viveiro - Lugo, España. 1996 Artistas Peruanos, Sala de Exposiciones del Centro Cultural Raimundo Villaverde de Aluche. Madrid - España. 1997 ARTAMERICA 98. I Feria de Arte Iberoamericano de Madrid, Recinto Ferial de la Casa de Campo de Madrid. 1998 Exposición “Paisajes de Doñana” Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Almonte - Huelva. (España) 1999 “ARTEAMERICA 99”. II Feria de Arte Iberoamericano de Madrid. 2000 Artistas Iberoamericanos, Museo López Villa Señor de Ciudad Real, España Exposición Colectiva, Arte del Nuevo Mundo Galería Mora Ochando Miraflores de la Sierra - Madrid. Arte de América, Arte Peruano Contemporáneo Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Linares. Arte del Nuevo Mundo” 25 Artistas Iberoamericano Sala de Exposiciones de la Casa de la Cultura de San Lorenzo del Escorial. Madrid España. Arte del “Nuevo Mundo” 25 Artistas Iberoamericanos, Sala de Exposiciones Gran Teatro del Ayuntamiento de Manzanares. (España) Exposición Arte de América, 40 Artistas Latinoamericanos, Sala de Exposiciones del Centro Cultural Rigoberta Menchú del Ayuntamiento de Leganés. Madrid - España. “Espacios Significantes” Arte Iberoamericano Contemporáneo (36 artistas iberoamericanos) Sala de Exposiciones de la Fundación Díaz Caneja de Palencia. 2002 “Visión del Sur” Arte Contemporáneo peruano, Sala de exposiciones Arco de Santa María del Ayuntamiento de Burgos. “Visión del Sur” Arte Contemporáneo peruano, Sala de Exposiciones de la Casa del Inca Garcilaso de la Vega. Sala de Exposiciones del Colegio Medico de Madrid, en Homenaje al Perú en sus 181 Aniversario, presentación de la Colección de Arte Peruano Contemporáneo de la Fundación Arteamérica (25 de Julio al 2 de Agosto). Museo de la Nación del Perú Homenaje a la Escuela de Bellas Artes del Perú. 83


Arte del Nuevo Mundo, Arte Iberoamericano Contemporáneo, Sala de exposiciones del Centro Cultural Príncipe de Asturias de Madrid. Sala de Exposiciones del Palillero del Ayuntamiento de Cádiz, “Arte de América”. 2003 Sala de Exposiciones “Aniceto Marinas” del Ayuntamiento de Brunete Madrid. 2005 “Perú en el Arte” Exposición colectiva. Sala de Exposiciones del Palillero del Ayuntamiento de Cádiz.

VIAJES DE ESTUDIO: EUROPA Y AMERICA 1991, 1992 a Tenerife, Islas Canarias al Centro de Documentación de la Artesanía de América y España, Tema de estudio Arte Popular Iberoamericano, (Para tesis para la U. Complutense de Madrid) “Perspectivas Didácticas del Arte Popular para el sistema educativo de América y España”. Viaje de estudio al Perú, Huancayo, San Jerónimo, Cochas Chico, Cochas Grande, Catacaos, Arequipa, Cuzco Barrio de San Blas, visita a los artesanos, Antonio Olave, Edilberto Mérida, y Sra. De Hilario Mendivil. Viaje a Centro América, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, productores artesanales de cada zona. Red de Turismo de Guatemala. Visita a todos los Museos de arte, artesanía, etnológico, botánicos y Centros Culturales de España. Visita a los museos de sitio, como, Altamira, Atapuerca, Romanos de Mérida, Sagunto, Niebla, la Alambra de Granada, la obra completa de Gaudí en Barcelona. Visita permanente al conjunto de Centros Culturales, Museos de España y Europa Conocedor de las Rutas turísticas tradicionales, alternativas, ecológicas, rurales, de la península y las Islas Canarias - España, etc.

TEOFILO VILLACORTA CAHUIDE

84


EL HUECO DE LA VELA JOSÉ REYES CARRANZA

La actividad artística y literaria porteña, especialmente en este último quinquenio, sigue en curso ascendente. Sin embargo, la dispersión y falta de direccionalidad de las instituciones promotoras debilita sus metas y no logra articular un movimiento orgánico integrado capaz de generar dinámicas y concepciones que promuevan cultura desde la óptica de conceptos esenciales como identidad y desarrollo. En este contexto, el Centro Cultural Centenario, con impulso del sector privado, las universidades Nacional del Santa, San Pedro y ULADECH Católica, son las entidades que –todavía de manera tibia- alientan y facilitan sus instalaciones para el quehacer cultural del puerto. Con una visión más clara de su compromiso deben mejorar sus resultados y potenciar su actividad en beneficio de sectores más amplios de la población. Otras experiencias de persistente trabajo creativo y de promoción cultural destacables son las que realizan Paulino Meléndez, desde la Biblioteca Municipal César Vallejo; Ricardo Ayllón, Augusto Rubio, Jaime Guzmán y Víctor Hugo Alvitez desde la actividad creativa, editorial y “bloguera”. A manera de inventario cultural de Chimbote, esta sección reseñará las más importantes actividades de cada periodo previo a la salida de ALBORDA Internacional.

VII Desembarque Cultural en Santa El Desembarque Cultural es uno de los más ambiciosos programas de Extensión y Difusión Cultural de la Universidad Nacional del Santa (UNS). El 5 de agosto, en el marco de la festividad del Señor Crucificado de Santa, se realizó el VII Desembarque, al aire libre, a un costado de la Plaza de Armas. La numerosa caravana artística integrada por estudiantes, docentes y empleados de la UNS presentó danzas de la región y del país, ejecutó música del recuerdo, criolla, folclórica y rock; así como teatro, declamación, mimo y artes marciales; actos que despertaron el interés de la población y motivaron su generoso aplauso.

85


Cine club El Cine Club del Centro Cultural Centenario (CCC), a partir del jueves 6 de agosto presentó un ciclo de películas alemanas con la cooperación del Instituto Goethe, de Lima. Los filmes del mes fueron: Emmas Gluck (La suerte de Emma), de Sven Tadicke; Ping Pong, de Mathías Luthardt; Nirgendwo in Afrika (En un lugar perdido del África), de Caroline Link, y Urban guerrillas, de Neco Cecik. El CCC debería revisar los métodos y medios que utiliza para sustituirlos por otros más eficaces de captación de aficionados al buen cine. Y para influir en la formación de una cultura cinéfila cada filme debería ser analizado por un animador para luego dar paso a una rueda de opiniones de los asistentes. Interesantes y hermosas películas como “En un lugar perdido del Áfrika” están siendo desaprovechadas por falta del uso pleno de recursos que permite el cine club.

La Cofradía del Norte Rodolfo López Ávila, Róger Cevallos Guerrero, Zina Morello de Cereginno, Russebelt Guerra Carranza, Joshua Eléspuro Saavedra, José Zeta Huertas (Piura); Juan Carlos Ñañaque (Chiclayo); Fernando Chang Rodríguez, Francisco Mauricio Ortiz, Juan Navarro Sánchez (Sullana); Wílmer Lalupu (Catacaos) y Olivera Canalires (Serbia), tomaron por asalto nuestras playas y con sus hermosos lienzos inundaron de luz y color las grises tardes del puerto. La muestra pictórica, inaugurada el 13 de agosto, permaneció abierta hasta el 1 de setiembre y fue auspiciada por la Municipalidad Provincial de Piura y el CCC.

En su trabajo creativo los artistas plásticos norteños se nutren del legado histórico y artístico de tallanes y vicús, ancestrales culturas de la costa norte, y de las corrientes estéticas modernas. Ellos son parte de la Asociación Regional de Artistas Plásticos de Piura y Tumbes, fundada hace 17 años, y tienen como objetivos “la defensa del arte moderno, los intereses morales y materiales de los artistas plásticos y sus derechos a la libertad de expresión y creación”. La Galería de Arte del CCC tiene como coordinador a Santiago Machado, reconocido artista plástico chimbotano.

Concierto de quena Danzas Polacas

de

PPK

y

En el Centro de Convenciones de la ULADECH Católica, la Asociación Cívica de 86


Chimbote (A.C.CH), el 14 de agosto presentó, con bombos y platillos, el “Gran Concierto de Gala” del flautista y ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, que demostró estar más interesado en su campaña presidencial que en su “carrera” artística. PPK, consciente de sus limitaciones artísticas, rehuyó el piano y como ejecutante de quena traversa demostró que es un excelente astrofísico, no obstante el buen acompañamiento del cuarteto de cuerdas que dirige Hernán Valdivia. Con apoyo de la Asociación Cívica, el día previo a su “concierto”, PPK se reunió con empresarios, en la Cámara de Comercio, y con jóvenes universitarios en el auditorio de la Municipalidad. En un exceso de protagonismo, que distorsiona los fines de la institución que preside, Gilberto Armijo en repetidas ocasiones presionó al público para que de pie ovacionara al ejecutante. El recital terminó por deslucirse cuando en un rapto de éxtasis Hugo Armijo le pidió a su “amigo” PPK que lo acompañara con la quena para hacer el ridículo como chabacano cantautor. La noche fue salvada por la destacada participación del pianista trujillano Gerardo Chávez y la joven soprano chimbotana Verónica Electo que deleitaron al público con “El cóndor pasa”, de Daniel Alomía Robles; mientras que el niño Christian, “El Ruiseñor de Trujillo”, nos sorprendió con “O sole mío” y “Torna a Sorrento”. Finalmente, el trompetista porteño Daniel Cortez Belepú interpretó “Concierto de Aranjuez”, baladas de Paúl Anka y cerró la noche con el clásico porteño “A Chimbote canto yo”.El 25 de agosto la A.C.CH.ofreció al público esta vez un espectáculo folclórico de calidad. Presentó al Grupo de Danzas y Música Popular de Polonia. La fuerza telúrica, color, ritmo y plasticidad de los y las jóvenes bailarines/as cautivó al público espectador al son de las danzas: Lachy Sadeckic, Krakowiak Oriente, Mozur y Chetmskie. Fueron amplia y merecidamente ovacionados/as.

A corazón abierto por partida doble Jorge Álvarez Bocanegra, “El Chonta”, destacado director y actor teatral, mimo y declamador de fecunda y larga trayectoria artística en Chimbote y otras ciudades del país, el mes de agosto ofreció dos extraordinarios recitales. El 20 de agosto lo hizo en el CCC, ocasión en la que presentó su hermoso CD con poemas de Chocano, García Lorca, Gonzalo Rose, Vallejo, Machado y Becker, entre otros, y el acompañamiento musical de Julio Escalante. El Chonta, con la fuerza interpretativa y la plasticidad escénica que lo caracteriza, arrancó el entusiasta aplauso del público al recitar “El seminarista de los ojos negros”, “Penas y alegrías del amor”, “Las oscuras golondrinas”, “Pedro Rojas”, “Carta a María Teresa”, “Los guapos”, “El duelo del mayoral”, “La casada infiel”, “Los Heraldos Negros” y “Masa”. El 25 de agosto, esta vez en el auditorio de la Universidad San Pedro, volvió a conmover a los asistentes con su variado repertorio de poemas clásicos. Luego de la ovación con la que fue premiado, José María Huamán, rector de la universidad San Pedro, le otorgó diploma y medalla de reconocimiento por su destacada labor cultural. El recital fue complementado por la interpretación 87


teatralizada del poema épico “Canto Coral a Túpac Amaru”, del poeta Alejandro Romualdo, por estudiantes de la IE El Señor de la Vida. Cerró la noche artística el tenor Robert Lozada León que interpretó “La donna é mobile”, de Guiseppe Verdi, y “La Pampa y la Puna”, de Carlos Valderrama, con acompañamiento de la orquesta de cámara de la UNS dirigida por Daniel Cortez Belepú.

Margot Palomino la víspera delDía de las Culturas Nacionales En un ambiente de expectativa, la noche del 21 de agosto, víspera del Día del Folclore, revalorado ahora como “Día de las Culturas del Perú”, en el CCC la conocida intérprete nacional Margot Palomino ofreció su hermoso concierto “Cantos Andinos”, con el magistral acompañamiento del guitarrista Javier Cárdenas. Vistiendo el clásico atuendo ayacuchano su melodiosa voz arrancó cálidos aplausos de los espectadores. El ambiente festivo se avivó al escuchar “Flor de retama”, dedicada con mucho cariño al pueblo de Chimbote. Esta noche de canto, música y poesía Margot Villavicencio nos sorprendió por su amplio conocimiento de nuestra realidad cultural, pues entre canción y canción hizo apropiadas menciones de personajes y hechos narrados por Arguedas en “El zorro de arriba y el zorro de abajo”, recordó a Mariátegui y aludió a escritores ancashinos como Carlos Eduardo Zavaleta, Oscar Colchado, Ricardo Ayllón y Augusto Rubio, entre otros, a la vez que cantó temas ancashinos como “El Obrero”, de Jacinto Palacios, y ponderó la intensa actividad artística de Pastorita huarasina y la Princesita de Yungay. Gracias inolvidable Margot.

INC-Chimbote El 22 de Agosto, por la noche, el Instituto Nacional de Cultura-Chimbote, también presentó una interesante programación de música y danzas folclóricas, con la participación de artistas y grupos locales. De esta institución se espera una actividad constante de promoción cultural y de preservación de nuestro legado arqueológico, permanentemente saqueado y/o destruido, incluso por entidades como la Municipalidad Provincial del Santa, cuya alcaldesa ni siquiera pestañeó al ordenar la demolición del muro pre-inca, en el asentamiento humano Tres Estrellas, desenterrado por las excavadoras de la municipalidad cuando estas nivelaban los arenales del lugar en el que se pretende construir un mercado al que los comerciantes del P.J. El Progreso se niegan a trasladar por considerarlos inapropiados y estar en litigio.

88


Miscelánea El 7 de agosto el CCC y Ornitorrinco Editores presentaron el libro de poesía Sin Camino ni Espejo, de Víctor Guillén, poeta que por primera vez abandona Lima para un acto de esta naturaleza. Los comentarios estuvieron a cargo de los escritores Ricardo Ayllón e Italo Morales. El 28 de agosto, al mediodía, el Colectivo Local “Para que no se repita”, con motivo del VI Aniversario de la presentación del informe de la Comisión de la Verdad, organizó un acto de conmemoración en la verma central de la Av. Pardo, frente a la Plaza de Armas, en la que representantes de organizaciones sociales y familiares de los “desaparecidos de Santa” demandaron del gobierno el pleno cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad. Por la noche de ese mismo día el CCC presentó al grupo de Teatro Kareta, de la UNS, bajo dirección de Jorge Álvarez, que puso en escena la obra “A patear la basura”, de Guillermo Gentile. El día 29, por la mañana, en la Sala Infantil de la Biblioteca César Vallejo se exhibió “La telaraña de Charlotte”. La noche del mismo 29, en el Centro de Convenciones de la ULADECH Católica se presentó la Orquesta Sinfónica Juvenil de Trujillo, por el segundo aniversario de dedicación de la Catedral a la Virgen del Carmen y a San Pedro Apóstol. El día 30, en el mismo lugar, el obispado de Chimbote realizó la II Jornada de Diálogo “Chimbote ama la Vida”. El 4 de setiembre, el Grupo de Literatura y Arte Isla Blanca, el CCC y Ornitorrinco Editores, bajo la coordinación de Paulino Meléndez, presentaron el libro “Apuntes para una historia de Chimbote”, de Orlando Carrasco. El comentario crítico de la obra corrió a cargo de Francisco Vásquez Carrillo, y el autor hizo también una amplia explicación de su trabajo de investigación y fundamentó su teoría acerca del origen moche del nombre de Chimbote (Chimpeapteh).

89


EL MAR EN LOS OJOS DE LA NIÑA BUENAVENTURA

Relato de TEÓFILO VILLACORTA CAHUIDE La vida, alrededor del mar, en un tiempo convocó tanto a lugareños como a migrantes de la sierra. Fue la época de oro de dicha actividad que convirtió al Perú en el primer productor de pescado en el mundo. En el presente relato, el autor nos muestra una visión del mar y de las labores que a sus orillas desempeñan los hombres que viven de él. Los acontecimientos muestran las diversas facetas de la sobrevivencia a las orillas del mar y las diversas artimañas que usan para conseguir las mayores ganancias, aun a costa del fraude y la viveza y el ingenio criollos. El autor, quien es también artista plástico, demuestra un estilo impecable, diáfano no exento de belleza y poesía.

4 La niña Buenaventura había visto cruzar la ribera -donde ahora existían más chalanas- a un muchacho que por su típica e invariable apariencia, llamaba poderosamente su atención. Con sus cabellos rigurosamente hirsutos y su contextura delgada, parecía luchar contra la fuerza del viento. Sus pasos escrupulosos pero ágiles, denotaban la fragilidad de una gaviota. La ropa que cubría su cuerpo, tenía un color que se confundía con la tierra, pero resaltaba ese bulto inviolablemente negro, que llevaba siempre al hombro. Su constante paso por la caleta, había sido advertido por algunos viejos pescadores, quienes sabían además que se llamaba Lucio, y que, luego de cruzar la extensa loma, se internaba en los acantilados, donde además de mariscar, se consagraba al revoleo del lenguado, que luego transportaba en ese bulto azabache con que la niña Buenaventura lo veía pasar todas las tardes. El cholo Lucio había dejado la pala para siempre, con esa silenciosa rebeldía con la que se resistía a los mandados de su padre cuando le obligaba a regar o desyerbar los surcos de su sementera, allá en la campiña de Cuzmo. Se había enterado por intermedio de unos chacareros, quienes los domingos practicaban su afición a la pesca, que podría vivir de esa actividad con cierta comodidad, sin romperse el lomo de sol a sol, tragando polvo y sofocándose con el calor. Un buen día decidió, con sus ahorros, comprar algunos rollos de cordel grueso y unos anzuelos grandes, por que el lenguado era la codiciada especie para quienes pescaban en los acantilados o en las playas. Así es cómo este 90


muchacho de hablar pausado pero enérgico, engrosaba la fila de los que exploraban el mar como una actividad más de supervivencia. A diferencia de otros, él no abastecía al obeso comprador. Su espíritu rebelde presagiaba la explotación a la que sería sometido sigilosamente. Vendía su pescado a los restaurantes que se levantaban al borde de la panamericana. Para ello tenía que atravesar las empinadas lomas, llegar a la carretera y esperar el camión que lo trasladaba. Ese esfuerzo le retribuía mucho más dinero. Algunos habían pensado en seguir esa rentable maniobra. Aunque últimamente el gordo estaba empleando algunos mecanismos para que no siguieran tal camino. Por ejemplo, a los que capturaban la mayor cantidad de peces, les prometía dar un porcentaje de toda la venta, ya sea en víveres o en dinero en efectivo. Y ante los reclamos de que la venta por docena les resultaba menos provechosa, y la exigencia de una balanza para ser más justos, les había prometido traer, por lo pronto, una Romana, para pesar incluso los peces pequeños que antes eran descartados. En efecto, la vieja carreta ingresaba con el aviso estruendoso de su vieja bocina. Esta vez, en medio, junto al mástil que sostenía el altavoz, un hombre alto, moreno y macizo, en pie y con los brazos extendidos, le confería un aire procesional. El objetivo era mostrar las pesas que el negro traía colgadas de los dedos. Mientras el relincho del caballo se mezclaba con el áspero anuncio, los pescadores se congregaban al lugar donde se había levantado una ramada para protegerse del calor. El hombre levantaba los costales de pescado con la Romana haciéndola crujir. Los pescadores esperaban que el marcador llegase al dígito mayor, pero, curiosamente, la romana no tenía ningún número, ni esas delgadas líneas que señalaban los miligramos: habían sido limadas por orden de este embaucador. Y frente a los reclamos, anunciaba con una expresión convincente, que las férreas manos del moreno estaban acostumbradas a calcular el peso exacto, y para variar, con la conchudez exacta decía que lo que éste decidiera era el peso a pagar, porque para el colmo, era infalible. El japonés, con toda su prudencia, era quien más reclamaba. La niña que disciplinadamente llevaba las bolsas de pescado, observaba con una fiscalización activa. Sentía henchir su cuerpecito de ira y tenía ganas de blasfemar a ese grotesco personaje que engullía, con zapatos y todo, a su padre. Pero las niñas no lanzaban palabrotas, deberían portarse bien. Y se quedaba ahogada en su impotencia. El padre advertía su frustrada rebelión, y la distraía recordándole la propuesta de llevarla a pescar. En cierta ocasión, al cholo Lucio le comunicaron que los restaurantes ya no recibirían más pescado, porque tenían suficiente reserva, y porque además, los escasos comensales que llegaban en algunos camiones, habían disminuido. Y no tuvo otra opción que ofrecer su mercadería a ese gordo del cual ya conocía su manera amañada de hacer negocio. Mas la aparición de esa 91


Romana sin los números, desde ya le resultaba infame. Una madrugada, un viejo reloj a cuerdas con su ruidosa alarma lo hizo salir de su cabaña. Somnoliento, tomó el camino hacia la playa. La fuerte iluminación de una luna prematuramente clara, lo había precipitado más, y no tuvo tiempo de ver con precisión los números que marcaban las manecillas del reloj. Atravesó la Panamericana y, desde un viejo camión, unos pescadores le gritaron: “¡Loco!” debido a la evidente apariencia de su traje, el mismo que había usado innumerables veces en el campo, y por más que le había dado varias refregadas, tenía ese color terroso. Algunas zonas gastadas por el tiempo, le daba esa apariencia vesánica. Pero habría de verlo algunas veces acicalado, con el único traje que guardaba celosamente en una caja vacía de conservas; los domingos, saliendo con una camisa blanca impecable, con unos pantalones sugestivos de color guinda y el cabello lustrosamente limpio. Aquella palabra que le lanzaron al unísono ya la había escuchado en otras ocasiones. De manera que le restó importancia y continuó caminando. Después de un breve esfuerzo llegó a la playa. Recorrió la húmeda arena dejando que las olas cubrieran sus pies con su blanca espuma. Se había quitado las sandalias desde que tocó la arena, y aquellos pies al hacer contacto con el agua parecían adquirir mayor fortaleza, debido a su andar vertiginoso. En pocos minutos llegó al acantilado, donde había dejado unos huesos de pelícano en forma de cruz, como una visible contraseña. En ese lugar había un túnel por donde unas olas estallaban arrasando con todo lo que encontraba a su paso, cuando la mar embravecía. Algunos pescadores, entre ellos Lucio, habían estudiado su cadencia y arremetida, y lograban ponerse a buen recaudo antes que reventaran. Pero otros inexpertos provenientes de las alturas, habían irremediablemente sucumbido, y sus cuerpos, desde entonces, reposaban en las profundidades para siempre. Y esa cruz con huesos de pelícano, era además un silencioso homenaje a los caídos en esas aguas. “Mataserrano”, así la bautizaron algunos, por la constante tragedia de inexpertos pescadores bajados de la sierra. Lucio examinó la integridad de la cruz. Se sentó a estudiar el movimiento de la marea. Unos piqueros saltaron desde el acantilado tratando de evadir los chispazos de agua. Cuando constató que todo era favorable, enganchó la carnada en el anzuelo de acero forjado. “Número ocho”, corroboró su tamaño, medida precisa para no dejar escapar los lenguados. Desplegó un poco de cordel, revoleó con violencia y lo lanzó lo más lejos que pudo. La piel azul del mar recibió aquella trampa con unos destellos de agua que salpicaron a una gaviota que pasó husmeando. Se ubicó al borde del acantilado y comenzó a jalar su cordel de manera sincronizada. Continuó jalando hasta que su señuelo brotó cerca de una marea de espumas. Levantó la carnada, la revisó y lo lanzó otra vez. Luego de unos minutos, cuando intentaba jalar nuevamente, sintió un leve tirón. No cabía duda, era la típica picada del lenguado. Había que esperar y estar alerta. Cuando calculó que el pez había tragado por completo, inclinó su cuerpo hacia atrás y tiró fuertemente hasta que el anzuelo logró engancharlo. El cordel se estiró, pero Lucio empezó a desplegarlo rápidamente, hasta que el pez se detuvo, y otra vez continuó jalando, y otra vez se detuvo, y otra vez siguió jalando. Luego de luchar con el constante jaloneo, logró llevarlo al arrecife menos elevado, y con la ayuda de un gancho, levantó ese lenguado de aproximadamente cinco kilos, que no dejaba de protestar agitando su aplanado cuerpo. 92


Después de ese lugar, donde además abundaban los mariscos, Lucio tenía otro guarique que le reportaba mejor suerte. Pero la situación estéril, confirmaba su mala racha. Había tirado su cordel repetidas veces y no había logrado atrapar ni un pequeño lenguado. Definitivamente aquel no era un buen día. Acostumbrado a llevar entre veinte y treinta kilos de lenguado, esta vez no había sido su día de “golpe”. Exhausto, decidió regresar. En el trayecto pensaba, con una mezcla de alivio y picardía, cómo contrarrestar la actitud mafiosa del gordo, a quien obligadamente tenía que vender su pescado. Un fulgor de alegría se delineó en su fatigado rostro, al descubrir la sorpresa que le iba a dar. Mientras avanzaba calculando la hora en que llegaría la vieja carreta, escuchó entre el murmullo de las olas, la extraña voz de una niña, pero no se inquietó, porque pensó que tal percepción era producto del cansancio y el aturdimiento. Cuando llegó a la cima, se detuvo. Observó la caleta y, antes de cruzar, decidió descansar en ese recodo donde algunos turistas acampaban en verano. Dejó el costal sobre la arena y se metió al agua con los pantalones remangados. Y cuando se disponía a sacar el agua con el cuenco de las manos, escuchó nuevamente la voz de la niña. Se detuvo sorprendido pero dispuesto a llevar a cabo su plan que urdió durante el trayecto. Regresó a la playa, sacó el lenguado del costal y procedió a llenar por la boca una cantidad de arena mojada hasta incrementar el peso considerablemente, y otra vez la voz de la niña, que se prolongó con perturbadora nitidez, lo hizo temblar. Sin embargo, tuvo un momento de lucidez para entender la negativa de su acto. Pero era tarde para retractarse. Estaba obstinado en engañar al negociante por quien sentía mucho repudio. Después de esa acción ilegal, se echó el costal al hombro y se apresuró en cruzar la playa. A su vez, desde la puerta de su cabaña, la niña Buenaventura veía la intencionada acción del cholo que, por encima de todo, le resultaba gracioso. Cuando Lucio llegó a la ramada, encontró un ambiente mucho más movido. Los pescadores celebraban la llegada de una carreta innovada. El comprador, continuando con el ingenio de seguir embelesándolos, había colocado un impresionante toldo rojo, y por aquella vieja bocina, salía ahora la quejosa voz de un bolero, gracias a un ingenioso aparato contenido en un cajón de madera, donde un delgado eje hacía girar unos discos de carbón, y éstos, al contacto de una aguja, emitían la hermosa melodía, cuyo volumen se debilitaba cuando un esmirriado muchacho dejaba de girar la manezuela. Pero lo que más les impresionó fueron las botijas de chicha que venían camufladas en unos cobertores de tela. “Chicha huarmeyana -alardeaba el gordo- la misma que ha bebido Raymondi, el sabio italiano”, y al compás de la música les iba repartiendo en unas vasijas de arcilla. Cuando la tomaron sintieron ese gustillo dulzón que les proporcionaba su textura suave. El gordo, sentado al borde de su carreta, gozaba de la felicidad reflejada en sus rostros. Habían improvisado una fiesta. Y grandes y chicos disfrutaban la sagrada bebida de los incas. La pequeña Buenaventura había reservado un poco 93


para llevar. No faltaron algunos pasos improvisados de baile, en tanto aquel muchacho se esforzaba operando la manezuela. El gringo Going, debido a su gran hermetismo, se negó asistir. En una oportunidad alguien aseguró que guardaba una exquisita bebida y que el sabio italiano le había dejado la última vez que se hospedó en su cabaña, “Mejor que whisky de mi tierra”, le habían escuchado parangonar. Pero el gordo no bebía. No bebía de su propio veneno, como dirían. Sin embargo, el rostro sancochado y esa panza exagerada era producto de muchas borracheras que se daba en las afueras de Huarmey, en un viejo antro, donde acudían algunos pescadores de mayor rango. Era consciente que su conducta reservada, transmitía respeto y autoridad. En el fondo sentía la complacencia de tenerlos cautivos. Y estaba seguro que así llegasen otros compradores, como se rumoreaba, los atraparía brindándoles esos momentos de placer. ¿No era acaso los inicios en que los pescadores, con el tiempo, se sumirían a esa vorágine de juerga interminable, de mujeres y alcohol, sin importarles el futuro? Para algunos no era más que el momento de un placer efímero, donde gozaban mucho. Otros, perturbados por la bebida, inconscientes, mostraban un fervor inaudito: lo abrazaban, lo felicitaban, lo halagaban como el buen hombre, el que les daba trabajo y los hacía vivir felices, según el momento, sin faltarles nada. Lucio fue muy prudente, y no recibió un solo vaso de chicha. Después de vender su lenguado, se limitó a observar. Sabía que en cada acto de ese hombre, aparentemente afable, había un fingido afán de usufructo. La tarde caía sobre ese vapor de felicidad, formando graciosas siluetas que desaparecían con la emanación de la oscuridad. Al día siguiente, el aspecto sosegado de la caleta se interrumpía con el grito de unos pelícanos. En el interior de las cabañas, los pescadores se desperezaban de ese sueño mágico adonde fueron arrastrados. Increíblemente, la chicha no les había causado ningún malestar. Amanecieron con mucha lucidez para reintegrarse a sus labores. Entonces, en más de un poblador, despertó el interés por conocer su procedencia. El tío Herminio fue el que más se interesó, porque desde que la probó con ese paladar de fino catador, comprobó su alta calidad, y se propuso indagar sobre el proceso de su elaboración. TEÓFILO VILLACORTA CAHUIDE es un escritor y artista plástico nacido en Huarmey, Ancash. El fragmento que hoy le publicamos corresponde a la novela del mismo nombre que obtuvo el segundo puesto en el concurso de la Derrama Magisterial del presente año.

94


ÁLBUM DE FOTOS DE VICTOR HUGO ALVÍTEZ Las siguientes fotos corresponden al puerto de Chimbote

ATARDECER

PESCADORES ALISTANDO BOLICHE

95


BOTES EN LA BAHÍA

BOTE VARADO

96


DE PASEO EN EL MAR SERENO DE LA BAHÍA

CREPÚSCULO

97


FIESTA DE SAN PEDRITO EN EL MAR

98


Victor Hugo Alvitez. Cajamarquino, radicado en Chimbote, es un gran promotor cultural . Ejerce la docencia en la universidad del Santa. Como poeta ha publicado varios libros, siendo el mรกs conocido Huesos Musicales. Dirige varias revistas culturales.

99


NACIONAL _______________________________________________________________

CARTAS INÉDITAS DE CÉSAR VALLEJO Estas dos cartas que el notable poeta peruano César Vallejo remitiera a su hermano mayor, Víctor, inauguran una sección llamada Documentos rescatados. En estas misivas el lector comprenderá que el amor que Vallejo sentía por su familia, en especial por sus padres y hermanos, no era únicamente producto de la inspiración poética, sino que lo unía a sus seres queridos un entrañable afecto y un espíritu fraterno y solidario que sólo puede encontrarse en su poesía más intensa. Además, las cartas revelan que Vallejo, no era poeta de ensoñaciones líricas, sino que estaba anclado en la realidad diaria y muy enterado de los problemas cotidianos, y que sus preocupaciones eran muy pragmáticas.

1ra carta Trujillo, 6 de Noviembre de 1912 Sr. Víctor C. Vallejo Santiago de Chuco Mi querido hermanito: Recibí su atenta de 28 de octubre pasado que tengo el placer de dar respuesta. En los dos correos pasados no le he más escrito porque tanto yo como Nestítor hemos estado enfermos en cama. Nestítor desde hace 15 días enfermo en cama fuera de San Juan, y solamente hoy se halla mejorado, aunque todavía está en cama; este ha sido el motivo por el que no le ha escrito, pues desde el 16 ha estado enfermo. Con don Arturo he hablado respecto al asunto de “Cunguay”, quien me manifiesta que en este correo va para informe donde suceda la solicitud, porque tiene seguridad que estando él de por medio, aquel no se meterá; y caso que así fuese, con el informe no se puede nada, porque si el informante pretende no firmarlo, tendrá que solicitarlo también como particular de la Beneficencia y porque en este caso, el informe siempre se concreta a decir “ha muerto o no ha muerto”. Caso de que nadie se meta, dice don Arturo que saldremos siempre triunfantes porque le ganaremos acá en la Beneficencia. Por otro lado este es el mejor trámite que se puede dar a la solicitud; otro cualquiera sería más moroso y difícil. Me dice también don Arturo que el Procurador de la Beneficencia Pública le ha manifestado que el trámite corrido

100


en la solicitud es el único que se le puede dar, y que sin él no se puede solucionar la solicitad. Sin tiempo para más, se despide su hermano que le ama y espera sus letras. César

2da carta Trujillo, 18 de julio de 1912 Sr. Víctor C. Vallejo Santiago de Chuco Mi querido hermanito: El sábado llegué a esta ciudad sin novedad, donde me hallo en unión de mis hermanos Nestítor y Miguelito, con buena salud y anhelamos que usted se encuentre bien en compañía de nuestros papacitos y hermanos todos. Estamos gestionando para ver si conseguimos matricularme en la Universidad de esta ciudad, para no perder el año del todo. Hoy o mañana veremos el resultado, y en el correo siguiente ya le avisaremos. Respecto a Nestítor, le diré que ya se encuentra restablecido de salud enteramente, después de la fiebre que tuviera en el mes anterior; por esto no es posible su viaje a esa por ahora, por que talvez más sufriría con las peripecias del viaje tan molestoso de 2 días, que estando acá, donde ya van a comenzar las vacaciones del primer semestre en el Colegio y la Universidad, y entonces estará más descansado para restablecerse más. Yo había pensado reemplazarlo en San Juan, ahora mismo, pero discutiendo el punto, no creemos aceptable eso por ahora, sino más bien el siguiente año que Nestítor ya curse el último año de Jurisprudencia para graduarse de Bachiller en esa Facultad. Como repito, hoy no se puede hacer la sustitución tanto por que razones poderosas no la permiten, cuanto por que Nestítor está bien ahora. Deseamos que ustedes todos gocen de la fiesta con tranquilidad, que otro año ya, veremos si la pasamos juntos. Salude Ud. a Manuelito, y en nombre de Nestitor y el mío, reciba un abrazo de cariño que le envía su hermano que le ama. César

NOTA.- Cartas manuscritas, autografiadas, según envío de Francisco Javier Delgado Benites a Jesús Cabel. Las mismas fueron entregadas públicamente, en original, por Domingo Ruiz Benites al Alcalde de Santiago de Chuco, el 15 de abril del 2009.

101


ELEODORO VARGAS VICUÑA: DE LA COTIDIANIDAD A LA PENETRANTE SIMBOLOGÍA En este articulo, el autor ensaya una aproximación completa al narrador Eleodoro Vargas Vicuña, ubicándolo dentro del denominado movimiento neoindigenista que se inició hacia 1950 con autores como el mencionado y con CE Zavaleta. Vargas Vicuña, reúne las cualidades que lo hacen digno representante del Neoindigenismo, entre las cuales sobresale la de traer a la narrativa una visión más entrañable y más vivencial de la problemática del indio, lo que consigue a través de la manipulación de técnicas literarias propias del modernismo y de las vanguardias. Escribe VIDAL GUERRERO TAMARA I. MÁRGENES: EL NEOINDIGENISMO Tomás Escajadillo (1994: 55-78) en su texto La narrativa indigenista peruana propuso periodizar al desarrollo del indigenismo en tres etapas, a saber: indianismo, indigenismo ortodoxo y neoindigenismo. En lo que corresponde al último, gravitante en la década del cincuenta o a partir de él, Escajadillo propone cuatro rasgos indubitables para el establecimiento de aquella tendencia que los tradujo en las siguientes características: a. El empleo de la perspectiva del realismo mágico, que permite revelar las dimensiones míticas del universo indígena sin aislarlas de la realidad, con la que obtienen imágenes más profundas y certeras de ese universo, en palabras de Cornejo Polar (1995). b. La intensificación del lirismo como categoría integrada al relato. Puntualiza que sólo es una intensificación porque con la publicación de La serpiente de oro dentro de los espacios del llamado indigenismo ortodoxo ya había desplegado ese poder poético que lo diferenció a Alegría de muchos narradores a nivel incluso de Latinoamérica. c. La ampliación, complejización y perfeccionamiento del arsenal técnico de la narrativa mediante un proceso de experimentación que supera los logros alcanzados en este aspecto por el indigenismo ortodoxo. Aquí destaca la labor de Zavaleta y Vargas Vicuña. d. El crecimiento del espacio de la representación narrativa en consonancia con las transformaciones reales de la problemática indígena, cada vez menos independiente de lo que sucede a la sociedad nacional como conjunto. Es importante remarcar que Escajadillo precisa que la aparición de la vertiente neoindigenista al interior de la generación del 50 y en la que incluye a Zavaleta, Vargas Vicuña y al segundo Arguedas (Los ríos profundos, La agonía de Rasu 102


Ñiti); lo concibe como una transformación orgánica del indigenismo ortodoxo. Por otro lado Cornejo Polar (Ibid) precisa que es importante añadir el concepto de heterogeneidad en la formación de estas literaturas. No cabe duda que a partir del siglo XX hay una transición del Indigenismo al neoindigenismo ampliando los recursos técnicos. Por otro lado es importante considerar el contexto de surgimiento del término neoindigenismo en una época con cambios en las estructuras socioeconómicas y literarias. Entre 1940 y 1980 más de un millón de personas migran a Lima (Star, 1991:70), destacándose notoriamente la decadencia del sector terrateniente. Por su parte José Matos Mar en su libro Desborde popular y crisis del estado (2005: 35-36) comentando su primer desborde en la década del cincuenta sostiene: “En el agro, el campesinado se incorpora masivamente al proceso popular. A las huelgas de las haciendas algodoneras y azucareras se suman los intentos de recuperación de tierras y enfrentamientos con los grandes terratenientes en Cusco, Puno y Cerro de Pasco. Los nuevos sectores urbanos, progresistas y no progresistas, compiten por el voto y el apoyo político de las masas citadinas de origen rural... En las ciudades, la nueva población migrante, de origen campesino, desarrolla luchas paralelas. A las invasiones de tierras en la sierra, acompañan grandes invasiones de predios urbanos en la capital y ciudades principales, dando lugar al crecimiento desmesurado de barriadas y asociaciones vecinales. Sus pobladores reclaman viviendas, títulos y servicios básicos. Las asociaciones distritales proliferan en la capital. Empieza a evidenciarse la organización de un nuevo movimiento obrero, cuya dirección tiende a alejarse de la influencia de las dirigencias políticas tradicionales renuentes a enfrentarse con el sistema social y económico imperante”. En el campo narrativo, Antonio Cornejo Polar (1980, I) habla de dos corrientes que comienzan en los años cincuenta: una neoindigenista y la otra neorrealista (1995: 296-297). Al mismo tiempo que hay un conflicto por el poder dentro de las clases dominantes hay una lucha por una posición dominante dentro del campo de la producción cultural. El neoindigenismo va a implicar una apertura, en el campo del mundo referencial, como una materia para la construcción del mundo representado. Cornejo Polar (1980) señala que en el dinámico, violento e incompleto proceso modernizador, ya no será sólo la imagen del indio la que se intente construir, sino la del andino en general; sobre la base del efecto social de las migraciones andinas. II. PARATEXTO: LECTURA DE LA CRÍTICA Hay un evidente descuido de la crítica hacia la obra de Eleodoro Vargas Vicuña. Los manuales, historias y glosas repiten las mismas apreciaciones con algunos matices donde un adjetivo más o menos define las apostillas. Sólo para mostrar comentamos a algunos de ellos: a) Estuardo Núñez (1965) ubica a Eleodoro Vargas en la etapa neo-objetivista y argumenta que hay un cambio de la realidad, una nueva manera de expresar las cosas concebidas y una preocupación que no sólo se traduce en la búsqueda de nuevos asuntos (lo que ya era acicate y oficio de los anteriores regionalistas) sino en la utilización de nuevos procedimientos expresivos. Los recientes cuentistas –comenta- ensayan mirar la realidad desde ángulos 103


diversos, lo cual supone la aplicación de fórmulas distintas de expresión y el choque con fórmulas convencionales y tradicionales, que produce el consiguiente efecto, a veces desconcertante, sobre los lectores. Comentando Nahuin, dice: “Vargas Vicuña ha realizado una experiencia lingüística de proyecciones incalculables en la nueva narrativa”. Destaca que superó el lenguaje regional de los indigenistas, ha logrado un lenguaje raigal, vislumbrado en Alegría y en Arguedas, llevado a mayores proyecciones por Vargas Vicuña. Y termina diciendo que lo están estudiando pero no cita quienes ni desde qué ángulo. b) Antonio Cornejo Polar (1980) en un apartado que titula La narrativa: neoindigenismo y realismo urbano fija el contexto de la producción literaria durante los años cincuenta y señala que esas dos son las orientaciones de la literatura. Ya comentando el neoindigenismo remarca que con Arguedas se produjo una realización plena de esta vertiente. Citando a otros representantes manifiesta que Vargas Vicuña, Zavaleta, e incluso Félix Huamán Cabrera, junto a Scorza también pueden estar considerados dentro de esta tendencia. En el caso de Vargas Vicuña destaca su apertura simbólica hacia lo universal, pero, muy visiblemente, a partir de un enraizamiento en lo regional y en sus especificidades socioculturales. Remarca que la obra de Vargas es corta pero que posee una hermosa cuentística. c) Ricardo González Vigil (1984) En un apartado que titula Renovación del indigenismo destaca que la visión del mundo indígena ahora se da desde adentro y hay un proyecto de retratar la totalidad del país teniendo como eje el componente indígena y el proceso de mestizaje del “nuevo indio”. Esa visión desde adentro, afirma, que implica el nacimiento del Realismo Maravilloso en el Perú. Esta plasmación cabal, dice Ricardo, se da con Eleodoro Vargas Vicuña y Carlos Eduardo Zavaleta en su relato El cristo Villenas (1956). Comentando a nuestro autor enfatiza que ha desplegado una atmósfera poética muy similar a la del mexicano Juan Rulfo. Asimismo, señala que Vargas Vicuña ha ensayado una “quechuización” del español, presagiando la labor de Arguedas a partir de Los ríos profundos. El autor, sin duda, ignora la estancia de Vargas Vicuña en México, los primeros cuentos escritos hacia 1950, la coincidencia de las publicaciones de Rulfo y Vargas, y los mundos representados disímiles. d) Miguel Gutiérrez (1988) en un texto polémico y teñido de fuerte presencia ideológica caracteriza a la generación del cincuenta como la etapa de la modernización del cuento, La herencia recibida, Los magisterios de Joyce, Las novelísticas norteamericana y francesa, Influencia de Kafka y al lado titula a La narrativa rural dentro de la narrativa realista. En esta última tendencia están Zavaleta y Vargas Vicuña. Refiriéndose a este último destaca el uso del lenguaje como sustento básico de Nahuín. Luego manifiesta que es el mayor artífice de la lengua de la narrativa peruana, tanto que ha creado una manera de narrar (con todos los peligros que ello comporta), cuya huella se nota, en mayor o menor grado, por ejemplo, con Gonzáles Viaña, Félix Huamán Cabrera o Cronwell Jara. Lo pone al lado de Rulfo porque ambos escritores coinciden en haber forjado un lenguaje -sintaxis, prosodia, estilo– capaz de revelar desde adentro y en toda dimensión humana al campesinado, sin apelar a los recursos del regionalismo y cancelando la separación entre el narrador y el mundo representado. Luego, retornando a las polémicas sostiene que es 104


improbable que Arguedas haya influido en él porque Vargas Vicuña avanzó más en la superación del regionalismo. Asimismo, enfatiza que Vargas Vicuña es un narrador exclusivamente lírico o un poeta que se valió de la forma narrativa para escribir sus más logrados relatos, que dan cuenta de un mundo rural mestizo de pequeños propietarios, o más bien de minifundistas, donde sin embargo aún perdura la tradición comunitaria, como en los valles de Tarma o el Mantaro. Más adelante insiste en hacer un paralelo con Arguedas y Rulfo y censura que algunos de sus cuentos no tengan la fuerza de Nahuin y termina señalando que los últimos relatos tienen muchas divagaciones y la prosa otrora poemática ahora es pueril, confusa y errática. e) James Higgins (2006) fija el referente externo de la obra en 1950 señalando que la sociedad peruana experimentaba un proceso de cambio socioeconómico con la industrialización de la costa de los años 40 y 50. Así se produjo una migración masiva del campo a la capital y otras ciudades. Destaca que se desarrolló una narrativa urbana y rural donde la profesionalización de la actividad literaria fue una constante. Ya comentando a los representantes, en el caso de Eleodoro Vargas Vicuña destaca a su grupo como que rehúyen la denuncia social directa para insinuar el atraso del campo de manera más sutil. Sus relatos, comenta, evocan un mundo al margen de la historia, donde la vida del campesinado ha cambiado poco a lo largo de los siglos. Narrados desde dentro, por un narrador que pertenece a la comunidad que describe, crean un efecto de oralidad. No se hace concesiones al lector en la forma de descripciones o explicaciones del contexto sino que presenciamos los hechos tal como los percibe el narrador. Por otra parte, aunque el lenguaje se basa en el habla popular de la sierra, ha sido reelaborado artísticamente y adquiere un inusitado poder poético. Luego hace un recuento de los cuentos que más lo han seducido. f) Washington Delgado (1975) sostiene que Vargas Vicuña junto a Zavaleta inoculan nueva sangre al realismo indigenista. Destaca que en la forma usa frases coloquiales provincianas, de refranes y dichos, de frases circunstanciales y fórmulas de saludo, de nombres comunes y apelativos socorridos. Enfatiza la poesía presente en la narrativa y rasgos de la literatura griega. Concluye señalando que hay siempre una atmósfera mítica en los relatos de Eleodoro. g) Manuel Baquerizo, Oswaldo Reynoso, Carlos Eduardo Zavaleta, Esperanza Ruiz y José Antonio Bravo presentan sus textos desde la siempre sentida memoria del testimonio, desarrollan un apesadumbrado obituario donde exaltan la imagen de escritor, ciudadano, amigo y confidente. Por otro lado, los que se dedican a la reflexión de la obra son Oscar Araujo que fija su análisis en el relato Taita Cristo donde por momentos hace decir al texto lo que nunca, al parecer quiso decir, como cuando sostiene que la sexualidad es producto del sincretismo que vivió la sociedad peruana. Carlos Orihuela Espinoza, por otro lado, desarrolla su artículo sobre la estructura del cuento de Vargas Vicuña. También Marcos Yauri Montero fija su atención en el cuento El desconocido y halla una crisis de identidad. (Todos estos autores publican en La casa de cartón de OXY, 1997).

105


h) Marcial Molina Ritcher (Caballo de fuego, 2002) desarrolla un artículo débil sobre la filiación neoindigenista de Vargas Vicuña, plagado de márgenes y datos biográficos. En síntesis, los comentarios destacan su filiación neoindigenista o vertiente de la narrativa rural, enfatizan su carácter poemático de la prosa, dicen que cancela a su manera el indigenismo documental, ortodoxo y ha ensayado un interesante foco narrativo al eliminar la distancia entre el locutor y la materia narrada o el mundo representado. III. INTRATEXTO: LECTURA DE LA DIEGESIS NARRATIVA Eleodoro Vargas Vicuña ha publicado Ñahuin (1953) que conforma ocho cuentos, Taita Cristo (1963) que comprende ocho relatos y El cristal con que se mira (1975) que reúne cinco relatos. Todos ellos fueron reunidos y publicados en ediciones Milla Batres en 1975. También publicó poesía como Zora, imagen de poseía (1959), Cántaro de agua enamorada (1997). Sin duda, Eleodoro Vargas Vicuña es un autor textual que convierte a su locutor en un dialogante directo de las prácticas culturales del mundo campesino. Sus relatos trasuntan un universo que está por encima del indigenismo y neoindigenismo. No le preocupa la denuncia social sino la revelación del mundo campesino mediante un lenguaje en el más alto lirismo. Es un admirador de la realidad andina, un esteticista de la cotidianidad, un prosista magistral, artista del cuento breve, humanizador, fabulista, mágico y cotidiano. Cuando leemos a Icaza, Alcides Arguedas, a Alegría e incluso al mismo Arguedas (en su primera etapa) notamos una fuerte presencia del pintoresquismo de la literatura indigenista de aquel narrador funcional. En cambio, Vicuña muestra el subdesarrollo del campo y evoca la vida trágica del campesino con una asombrosa concisión que devela que nuestra posición en el mundo es una eterna lucha donde la muerte es una presencia constante. En su bello y raro libro Nahuin hay una omnipresencia de la muerte, la desgracia y la tragedia. Los relatos más intensos Esa vez del huayco y Sequía nomás develan el duro azote de la naturaleza pero vista desde la interioridad de sus locutores. Los narradores autodiegéticos rumian su existencia, degluten su destino y se amparan en la predestinación. No exigen nada, tampoco son conformistas, sino razonan sobre su condición. Pese a que la muerte ronda por doquier ellos lo asimilan, simulan y hasta juegan con ella como en Velorio o El traslado donde la muerte es amiga, consejera y cuando nos lleva a su reino los relatos más espectaculares son En tiempos de los milagros y Ese don Aguilar donde la muerte convive con la vida. La publicación de Tayta Cristo confirmó esa predilección por el mundo campesino, por la concisión en el relato y por la prosa poemática de su primer libro. El tema de la muerte nunca se eclipsó, pero salieron otros temas más polémicos como la identidad en Tayta Cristo y El desconocido, el incesto en el cuento En la altura y el drama de la vida en La Pascualina y el Pobre negro. En el relato La Pascualina se observa la alteridad entre el uno y el otro o el solar frente a la choza como propone el maestro Gonzalo Espino, mientras que en Pobre negro se humaniza a los animales y vence la perseverancia.

106


La muerte tan obsesiva en los relatos también puede estar presagiando ese mundo agónico del telurismo habitado como en Comala sólo por almas, y el desarrollo de la sociedad avistando la modernidad. Los narradores siempre son autodiegéticos, ofrecen una confesión desde la experiencia de la población, son locutores que a veces son impersonales que dan el testimonio del campesino desde dentro. Otro aspecto relevante en todos los relatos son el desarrollo del dato escondido, la tensión, las frases y pensamientos cortos, a veces, refranes populares que no buscan como dice Washington Delgado, demasiadas abstracciones o frescos al estilo de la épica. Aunque de menor aliento lírico y simbólico El cristal con que se mira sintetiza los temas, los focos narrativos, ubica a la tensión diegética siempre en una atmósfera cotidiana y con olor a pueblo, a campo, a cosecha, a ritos y también a creencias. IV. ANÁLISIS DE UN TEXTO: a) El texto: TAYTA CRISTO b) Aproximaciones al texto: El relato refiere la historia de un padre anciano, cargador de la Cruz de Mayo y un hijo que debe reemplazarlo. El referente interno de la obra nos presenta a un pueblo reunido para participar del viernes Santo de Semana Santa. El padre, Alejandro Guerrero tras treinta y nueve años de prestar servicio al pueblo como cargador de una de las andas en la procesión se resigna a ser reemplazado por su hijo Lizardo, consolándose con la idea que al menos el honor de la familia ha de perpetuarse. Pero el joven a quien todos miran es vencido por el peso del anda, deshonrando a la familia ante el pueblo y al pueblo ante los espectadores. El padre vuelve para reparar la falta, comprometiéndose a cargar solo la pesada cruz. En ese intento, cuando se dirige al puquial del pueblo fallece. La gente se lamenta, los curiosos se burlan y la esposa y la madre sollozan. La configuración discursiva del relato está plagada de tensiones diegéticas en lo formal y tensiones discursivas en el contenido. El inicio del relato tiene una cotidianidad desesperante, el lector en su horizonte de expectativa intuye un fresco de reflexiones durante la Semana Santa. Pero en esto radica el fabuloso dato escondido al que Vargas Vicuña es proclive. En la siguiente secuencia ayudado por insuperables sumarios con avances de cangrejo analéptico y proléptico, con retrospecciones y anticipaciones, nos enteramos que Alejandro deberá ser reemplazado por su hijo Lizardo. Surge otro dato escondido cuando el universo diegético nos anuncia que para ser cargador hay que ser maduros incluso esta práctica está asociada a lo sexual (Su manera también ha cambiado. Hasta enamora) Los temores o triunfos del hijo no se expresan discursivamente. Hay sí un ambiente por momentos hostil, plañidero, maternal y lleno de expectativa. Las elipsis implícitas avanzan el relato con absoluta naturalidad como en las siguientes secuencias: 107


Allí están ya los dispuestos para la carga... Cierto es que los jóvenes se preocupan por el de la Virgen... Los muchachos maduros están interesados en Lizardo... El cielo como al revés... La Juliana madre, está mirando con sus ojos contenidos... Por otro lado, el cronotopo bajtiniano nos anuncia la presencia de chicas, la procesión, los extraños pero también el enfrentamiento cultural más trascendente. El anciano cede el paso a su hijo como quien desea perpetuar la fama del padre y a partir de él la fuerza del pueblo. La semana santa y la procesión por momentos queda de lado para dar paso a la actuación de Lizardo, la presencia de las chicas anuncian la lujuria, varios subalternos aparecen como una dipsómana, un tullido y muchos forasteros que desean comprobar la fuerza y valor del pueblo. Cuando fluye la diégesis el viernes santo es neutralizado y el interés, otrora desplazado ocupa el lugar central. A saber, las miradas lujuriosas de los más jóvenes, los contactos físicos con las chicas, la coquetería de ellas, la envidia de los jóvenes mayores frente a Lizardo, el orgullo del padre; en suma, una serie de sentimientos hegemónicos que han desplazado al fervor religioso. El padre cede al hijo para ver el coraje, el valor y la hombría de su hijo, “su proyección”. Si invertimos la jerarquía se advierte una confrontación de lo nuevo y lo viejo, entre lo europeo y lo nativo, hay un deseo explícito de superponer el sincretismo frente al atavismo. Pero lo nuevo no soportó ni dos horas y el pueblo no pudo prolongar su valor con el hijo. Cuando se produce la muerte se da un singulativo espectacular, hablan las chicas, habla la madre, la abuela, el padre, cuchichean los extraños. Se da una espectacular iluminación de personajes como señalaba Kundera. La sexualidad que también era signo de fortaleza se neutraliza: - Mas cuando las chicas se fijan, de reojo y animan a uno como quien da. - Así pues no pudo ser hombre esta vez. - Quizás en la otra. Las muchachas alzan la voz junto con las viejas. Es un canto no para la virgen, sino para sí mismas, para animarse, para no volver a verlo cómo sufre, cómo se duele, si ya no está muerto. Si volvemos a invertir la jerarquía podemos decir que la presencia de la cultura europea es avasallante y sólo puede ser vencido o neutralizado por alguien que lo hizo por treinta y nueve años. Pero ahora el pueblo avista una derrota porque ni lo nuevo ni lo viejo vencen. Así todos materializan su derrota. Sin embargo a la luz de la cosmovisión se percibe una pacarina como origen y fin de la vida. Por eso cuando Alejandro decide cargar la cruz se suscita este diálogo:

108


- Para dónde –fue la primera palabra que inició un movimiento... - Para Jatun cequia –fue la otra palabra. Lo mismo hubiera sido decir para el Molino o para Tingo donde también hay puquiales. Sin duda, el origen y el destino de la vida se sintetizan en un solo hombre que los debe sacar de la deshonra. Pero la muerte prematura y la no llegada a la meta puede estar mostrando los proyectos truncos, la imposibilidad del regreso o el desarrollo inexorable de las sociedades. De ahí que el texto no rechace el sincretismo sino la formaliza y aboga por una reflexión en términos de identidad. Otra lectura perversa como aparece en El club Dumas de Arturo Pérez-Reverte sería ésta: que el padre puede estar representando al sacrificio de Cristo y el hijo acaso a la sociedad. El conflicto entre lo viejo y lo nuevo, la periferia y la hegemonía es de vieja data, ya Octavio Paz en Los hijos del Limo planteaba que si lo clásico es lo que se impone en el tiempo lo moderno es su contrapartida que irrumpe a modo de ruptura pero, el asunto es que de tanta ruptura ésta se ha transformado en tradición. Tal vez será por eso que lo viejo y lo nuevo declinan en el relato cerca del origen de la vida como enraizándose la idea que lo inmutable debe permanecer. 6. BIBLIOGRAFÍA BÁSICA:  CORNEJO POLAR, Antonio (I). “Historia de la literatura del Perú Republicano”, en Historia del Perú, Tomo VIII, Barcelona, Mejía Baca, 1980. o CORNEJO POLAR, Antonio (II). La novela indigenista. Lasontay, Lima, 1980.  CORNEJO POLAR, Antonio. ”Literatura peruana e identidad nacional: tres décadas confusas”. En Perú 1964-1994: Economía, sociedad y política, ed. Julio Cotler. Lima, Instituto de Estudios peruanos, 1995.  DELGADO, Wáshington. Historia de la literatura Republicana. Ediciones Rikchay Perú, 1980.  DELGADO, Wáshington “Vargas Vicuña: una subyugante intensidad poética”. En prólogo a Ñahuin. Editorial Milla Batres, Lima, 1975.  ESCAJADILLO, Tomas G. La narrativa indigenista peruana. Mantaro, Lima, 1994.  ESCOBAR, Alberto “La literatura peruana”. En Letras peruanas, Lima, Año II, No 6 Abril-junio, Lima, 1952.  GONZALES VIGIL, Ricardo “La narrativa peruana después de 1950”. En Lexis, Vol VII, Nro 2, 1984.  GUTIERRE Z, Miguel La generación del 50: Un mundo dividido. Sétimo ensayo, Lima, 1988.  HIGGINS, James. Historia de la literatura peruana. Universidad Ricardo Palma, Editorial Universitaria, Lima, 2006.  MATOS MAR. José. Desborde popular y crisis de estado. Veinte años después. Fondo Editorial del Congreso del Perú, primera reimpresión, Lima, 2005.  NUÑEZ, Estuardo La literatura peruana en el siglo XX. Editorial Pormaca S.A. de C.V., Lima, 1965. 109


 STAR, Orin “Antropología en el Perú”. En Cultura antropológica II, EEUU, 1991.  VARGAS VICUÑA, Eleodoro. Ñahuin. Editorial Milla Batres, Lima, 1975. REVISTAS: La casa de cartón de OXY. Revista de Cultura II Época, No 13, Lima, 1997. Caballo de fuego. Revista peruana de literatura y arte. II Época, No, Huancayo, Mayo 2002

110


DE LUIS PARDO A FELIPE PINGLO

Si algo hermana a Luis Pardo, el epónimo bandolero, con Felipe Pinglo, el epónimo compositor, es que ambos fueron rebeldes ante la eterna injusticia humana. Uno desde una trinchera, la de las acciones, el otro desde la de la música y el arte, ambos a su modo se levantaron contra el abuso que siempre ha ejercido una burguesía despiadada contra los seres desposeídos. En esta deliciosa crónica que tiene mucho de diálogo y de comunicación epistolar, Darío Mejía e Igor Calvo intercambian revelaciones tiernas y humorísticas PRIMER TEXTO DE DARÍO MEJÍA Felipe Pinglo Alva y su vals "Mendicidad", 75 años después Luego del oncenio del presidente Leguía (1919-1930) la ciudad capital del Perú había crecido en cerca de 100,000 habitantes, teniendo, según el censo del 13 de noviembre de 1931, realizado en Lima, Callao y sus alrededores, 272,742 habitantes (la ciudad de Lima), mientras que Miraflores tenía 25,972, Barranco 13,987 y el Callao 69,800 habitantes. Si la clase media se consolidó muy bien durante ese período, el desempleo, en Lima, era alto y siguió creciendo durante los primeros años de la década de los 30. Según lo señala Jorge Basadre en su obra "Historia de la República del Perú", el número de desocupados inscrito en la Junta Departamental de Lima Pro-Desocupados fue de 13,302 en 1931, 19,053 en 1932 y 20,619 en 1933. La desocupación estaba en aumento. Como una de las principales causas de la mendicidad es la falta de empleo, que conduce al hambre y miseria, el número de mendigos en Lima iba también en aumento durante la década de los 30. Bajo este contexto es que Felipe

111


Pinglo, al ver una persona mendiga, crea su hermoso vals Mendicidad, que cumple 75 años de haber sido compuesto por el inmortal bardo criollo, donde describe el drama social por el que atraviesan las personas que se dedican a mendigar, como último recurso para poder sobrevivir. Felipe Pinglo, al ver una persona mendiga, crea su hermoso vals Mendicidad, que cumple 75 años de haber sido compuesto Felipe Pinglo acostumbraba visitar mucho la calle Mercedarias en los Barrios Altos donde solía hacer música con sus amigos, quienes hacían bailar las paredes de adobe del Callejón del Fondo, que quedaba en dicha calle, y que era el lugar donde solían reunirse los hermanos Díaz, Augusto Ballón, Guillermo D'Acosta, "el chino" Ernesto Soto, Pedro Espinel y el Trío Mercedarias que, por ese tiempo, estaba conformado por Samuel Joya (que vivía en el Callejón del Fondo), Jorge Gonzales y Nicolás Enríquez. La noche del 10 de agosto de 1934, después de haber estado deleitándose haciendo música, Felipe Pinglo y sus amigos deciden comer algo para recuperar fuerzas, por lo que entran al restaurante Mercedarias de la calle del mismo nombre sin saber que esa noche, en el restaurante aquel, se escribiría una de las páginas más bellas del cancionero peruano. El cronista Gonzalo Toledo, en El Comercio del 13 de octubre de 1992, contó que una vez en el restaurante Mercedarias, Samuel Joya se pidió una copa de pisco de entrada y es en ese momento cuando una anciana se acerca a la mesa donde se encontraban Pinglo y sus amigos pidiéndoles una limosna. Impactado por el aspecto de la viejita menesterosa, Pinglo le dio una moneda de medio sol y al retirarse la anciana el Maestro se queda pensativo, así que dirigiéndose a uno de los que atendía en el restaurante, que también se llamaba Felipe, le pide una hoja de papel en blanco, pero éste le alcanzó un manojo de servilletas de papel y, ante la sorpresa de sus amigos, comienza a escribir los versos de un nuevo vals que engrandecería a la canción criolla. El vals Mendicidad había nacido esa noche, añade nuestro cronista. En el diario La Crónica del 31 de mayo de 1945, Juan Rasilla Moreno (Juramo), amigo de Pinglo, contó que Felipe Pinglo con su conjunto Mercedarias estrenó el vals Mendicidad en un concurso de cantores y guitarristas llevado a cabo en el cine Buenos Aires de los Barrios Altos. El grupo Mercedarias ganaría las medallas de oro del concurso aquel. Juramo también señaló que el Maestro, muy apenado, le comentó al final del concurso de que la mayoría de los concursantes habían interpretado música internacional, a pesar de ser todos ellos muchachos criollos. Sin embargo, Pinglo tenía la seguridad de que no estaba lejano el momento en que nuestra música habría de pasar las fronteras de la patria, cantándose y tocándose en los grandes salones y lugares de abolengo. Después de la muerte de Pinglo, Samuel Joya empezó a componer canciones y el Trío Mercedarias cambiaría sus integrantes. En la portada de la edición No. 1116 de "El Cancionero de Lima", de 1936, sale publicada una foto del Trío 112


Mercedarias integrado, en ese entonces, por Nicolás Enríquez, Arnulfo Valdivieso y Ernesto Soto, quienes venían actuando con éxito en teatros, cines y Radio Dusa. En la edición No. 1357 de "El Cancionero de Lima" se comenta que se recordaba cinco años de la muerte de Pinglo y que el lunes 12 de mayo de 1941 se presentó la revista titulada "Melodías de Pinglo", con libreto de Aurelio Collantes. En dicha revista se escenificaron cuatro de las composiciones de Felipe Pinglo, siendo una de ellas "Mendicidad". Los Trovadores del Perú grabarían el vals Mendicidad, lo mismo que Jesús Vásquez, siendo interpretado por muchos criollos que lo sumaron a su repertorio porque es uno de los valses más representativos del cancionero criollo, y que ha pasado a la inmortalidad. Hoy en día, la obra de Felipe Pinglo es reconocida en el Perú y el extranjero, siendo el Maestro considerado como el mejor compositor de música criolla que haya existido hasta el momento en territorio peruano.

Mendicidad (Vals Peruano) Felipe Pinglo Cubierto de harapos, la faz macilenta, el pobre mendigo limosnea un pan; implorando siempre la bondad ajena, a todos les pide una caridad. Camina encorvado, cual árbol añoso, es prueba viviente de tanta crueldad con que el mundo azota a distintos seres para la ignominia de su bacanal. ¿Quién es? No se sabe, su ayer es misterio. ¿De dónde ha venido? Jamás lo dirá. Rayando la aurora sale diariamente a esperar que el mundo le prodigue el pan: "Señor, señorita, niño, una limosna" pide con voz llena de angustia mortal y un "Dios se lo pague" que llega hasta el alma es el mejor fruto de nuestra bondad. Tal vez en su infancia gozó de grandezas, quizás vivió alegre en su pubertad,

113


hoy, que ya declina su triste existencia, vive, porque vive de la caridad. Mendigo sin nombre tu tragedia afrenta a este mundo vano, artero y falaz. Tú, con tus miserias y con tus harapos vales más que el oro que el mundo nos da. (Versión publicada en "El Cancionero de Lima" No. 1305 y No. 1328) ACOTACIÓN DE IGOR CALVO Gracias Darío, gracias Julio, gracias jinrejinre@gmail.com por este valioso aporte para el conocimiento de nuestra cultura. Según nos contó cierta noche a mi hermano -el poeta César Calvo- y a mí, el desaparecido César Miró, tenía este la versión (que no he podido comprobar) de que Felipe, "el cantor y escritor de los pobres", era de ascendencia china: "Su apellido era Ping Lo", aseguraba. No conozco la base de esa afirmación de Miró (muerto a los 92 años), pero creo que algún asidero tendría. En todo caso, considero que la vida del bardo criollo amerita un estudio serio y profundo. Él es un pilar fundamental en la música peruana. Chabuca Granda consideraba que una de las primeras canciones "de protesta" contra el sistema que se escribió en el Perú fue "El Tísico", y en luego "El Plebeyo". Yo creo que es verdad. Muchas de las obras de Pinglo (o Ping Lo, según el autor de "Todos Vuelven" y "Malabrigo"), constituyen la denuncia insoterrable, verz, evidente, de la diferencia de clases y de su implícita confrontación. Es evidente: "Los de abajo" componen y musican, "los de arriba" bailan sin saber, sin oír, sin pensar. ¡Qué pena! Igor Calvo. RESPUESTA DE DARÍO MEJÍA A IGOR CALVO Hola Igor, Pienso que nuestro recordado escritor y poeta César Miró bromeaba con aquello de Ping Lo. El historiador Manuel Zanutelli escarbó muchos documentos y partidas para esclarecer el árbol genealógico de Felipe Pinglo. Zanutelli encontró que el abuelo de Felipe Pinglo nació en Sechura, Piura, y su abuela era piurana también. Se casaron en Lima en 1845 y tuvieron varios hijos que nacieron en Lima, siendo uno de ellos Felipe, el padre de nuestro bardo criollo. Años antes que "El Tísico" y "El Plebeyo", se entonaba en Lima el vals de protesta, o rebeldía, "Luis Pardo", conocido también como "La Andarita", cuya letra fue un extracto del poema de 11 décimas "El Canto de Luis Pardo", que fue publicado en 1909 en el semanario "Integridad" de Abelardo Gamarra. A pesar que "Luis Pardo" ya se entonaba mucho en los ambientes criollos de 114


Lima en 1911 y formaba parte del repertorio de Montes y Manrique, nuestro histórico dúo se abstuvo de grabarlo en New York cuando hicieron las primeras grabaciones de música peruana. El tema era considerado rebelde en su época y, quizás, Montes y Manrique quisieron evitarse problemas si lo grababan. Saludos Darío Mejía RESPUESTA DE IGOR CALVO Hola Darío: Agradezco tu valioso tiempo y la respuesta esclarecedora. Sin duda César Miró bromeaba, pero con tanta seriedad, que (hasta ahora, cuando mencionas la investigación exhaustiva de Zanutelli) yo consideraba incógnito el origen del bardo criollo. Nuestro muy notable, e injustamente relegado, escritor Enrique López Albújar, en su poco conocido libro "Los Caballeros del delito" (memoria analítica de las características psicológicas y métodos de acción de los más afamados delincuentes peruanos del siglo XIX y comienzos del XX) -escrita desde la perspectiva del criminalista y juez de provincias que también fue- dedica un interesante aparte a Luis Pardo Novoa, aquel mestizo con modos de Robin Hood, "el famoso bandolero", a quien matara el sargento Toro Mazote en una emboscada teñida de traición, el 5 de abril de 1909. La apología de Pardo, como protector de mujeres, niños y ancianos pobres, sobrepasa largamente el prontuario de sus delitos. El primero de ellos cometido cuando apenas tenía 11 años: Una venganza. Ultimó a tiros de Winchester a los dos hermanos Alvarado, asesinos de su padre, Pedro Pardo. Delitos no justificados por una infancia difícil -también perdió a su madre a los 12 añossi no por la observación cotidiana de muchas injusticias de hacendados contra campesinos, de mineros ricos contra obreros "topos". Tú mencionas "La Andarita"; así llamaba cariñosamente Luis Pardo a su mujer, que murió dando a luz. Andarita, flor serrana con olor a jazmín y hermoso color purpúreo. Era inevitable su trascendencia en una época de caudillos populares que surcaban el imaginario de la gente sencilla, como estrellas fugaces anunciadoras de un mejor porvenir. Se dice que Justo Arredondo puso la música y "El Tunante" la letra extractada del "Canto de Luis Pardo", escrito por Leonidas Yerovi. Esa es otra aseveración por averiguar. La revista "Integridad" acogió una letra levantisca, rebelde, que tocaba fibras sensibles. Versos escritos en primera persona, para que el personaje resultara más palpable, más real, más humano, más cercano a las ansias de justicia de un pueblo irredento; irredento, hasta ahora. Un fuerte abrazo, Igor Calvo.

115


Canto de Luis Pardo Ven acá mi compañera; ven tú, mi dulce andarita, tú sola, sola, solita, que me traes la quimera de aquella mi edad primera, que en el campo deslizada, junto a mi madre amada y de mi padre querido, era semejante al nido que hace el ave en la enramada. Ven, consuela al solitario que por jalcas y oconales, sin hallar fin a sus males, va arrastrando su calvario. Fue el destino temerario al empujarme inclemente, como por rauda pendiente, desde lo alto del peñón se desgaja algún pedrón que rueda y cae inconsciente. A mi padre lo mataron, mi madre murió de pena; ella, tan buena, ¡tan buena! ¡Ellos que tanto me amaron! Con ambos me arrebataron lo más que en el mundo quise. Pero aún la suerte me dice: "Ama, adora a una mujer", que hube también de perder... pues nací para infelice. De entonces, ¿qué hube de hacer? Odiar a los que me odiaron; matar a los que mataron lo que era el ser de mi ser; en torno mío no ver sino la maldad humana; esa maldad cruel, insana, que con el débil se estrella, que al desvalido atropella y de su crimen se ufana. Por eso yo quiero al niño; por eso yo amo al anciano; y al pobre indio, que es mi hermano, le doy todo mi cariño. No tengo el alma de armiño cuando sé que se le explota; 116


toda mi cólera brota para su opresor, me indigna como la araña maligna que sé aplastar con mi bota. Yo aborrezco la injusticia; yo quiero al que es desgraciado, al que vive abandonado sólo por torpe malicia; yo maldigo la estulticia de tanta gente menguada, porque al fin de la jornada, puesto que la vida es corta, la vida a mí qué me importa porque ¿qué es la vida? ¡Nada! De mi provincia las peñas y el viento de mis quebradas, me delatan las pisadas del que me busca en las breñas; hasta las ramas son señas que de la suerte merezco; ni me asusta ni padezco si alguien me mira altanero; yo soy como el aguacero, que al soplo del viento crezco. Brama, brama, tempestad; ruge, trueno, en el espacio, ¡Bendito sea el palacio de la augusta Libertad! Cielo, con tu inmensidad vas mis pasos amparando. El rayo me va alumbrando si viene la noche oscura, en medio de su negrura para seguir caminando... Llega la noche. En el cielo salta la luna serena; dentro del pecho mi pena parece hallar un consuelo; sobre el campo, blanco velo se extiende, y como visión, detrás de cada peñón parece ver a mi amada, que viene como escapada a buscar mi corazón. Cae la noche, en el cielo surge la argentada luna, triste como mi fortuna, 117


sola cual mi desconsuelo. A su luz beso el pañuelo que me dio a la despedida, que en su llanto humedecida besó ella con pasión loca y que guarda de su boca la huella siempre querida. Y me persiguen, ¡traidores! siempre fueron sin entrañas, les espantan mis hazañas que no son sino rencores. ¿Dónde están mis defensores? Para mí, nadie es clemente; detrás de cada peñón parece ver a mi amada, que viene como escapada a buscar mi corazón. Cae la noche, en el cielo surge la argentada luna, triste como mi fortuna, sola cual mi desconsuelo. A su luz beso el pañuelo que me dio a la despedida, que en su llanto humedecida besó ella con pasión loca y que guarda de su boca la huella siempre querida. Y me persiguen, ¡traidores! siempre fueron sin entrañas, les espantan mis hazañas que no son sino rencores. ¿Dónde están mis defensores? Para mí, nadie es clemente; nadie piensa, nadie siente, ¿Quieren matarme?, ¡en buena hora! Que me maten si es la hora, ¡pero mátenme de frente! (Tomado de internet)

118


TRAS LOS PASOS DE LUIS PARDO En el centenario del más grande bandolero peruano Ricardo Vírhuez Villafane

Hace 100 años, en 1909, murió Luis Pardo Novoa, el famoso bandolero ancashino que robaba a los ricos para asistir a los pobres, y cuya vida despertó pasiones encontradas, odio, admiración, libros y películas en los primeros años del agitado siglo pasado. Esta noticia por sí misma no tendría ninguna importancia, de no ser porque la figura justiciera de este ser de carne y hueso ha pasado a los terrenos de la más desaforada leyenda dentro de la cultura popular peruana, casi al modo del famoso Robin Hood anglosajón. Acaso podamos comprender mejor la vida insufrible de Luis Pardo si constatamos que su abuelo, natural de Huaraz y homónimo suyo, fue un hombre áspero y aventurero, de decisiones rápidas y dos veces alcalde de Chiquián, distrito donde más tarde nacería el legendario bandido. También el padre de Luis Pardo fue otro aventurero feroz, hombre rico que participó en las montoneras caceristas en su lucha contra Piérola, se autonombró gobernador de Cajatambo y murió baleado durante un enfrentamiento con un cura terrateniente, a quien logró matar a balazos. Luis Pardo nació en Chiquián el 19 de agosto de 1874 y fue el primero de cinco hermanos. Desde que quedó huérfano a los once años, su vida se convirtió en un acto de rebeldía permanente. A los veinte años se enroló en las huestes montoneras de los caceristas y descendió por las serranías de Ancash. Al llegar a Barranca, en 1899, su destacamento tuvo un sangriento combate con los soldados gobiernistas de Piérola, quienes los derrotaron y tomaron prisioneros. Luis Pardo fue uno de ellos. El parte de combate lo calificó de "Capitán de húsares" y fue llevado a cumplir prisión en una cárcel de Lima. Salió poco tiempo después, gracias a los amigos e influencias de su abuelo, y regresó a Chiquián sin caballos, fusiles ni gloria. Luis Pardo se había casado joven, pero el matrimonio no le satisfacía. Se enamoró de una muchacha a quien sin miramiento alguno raptó e hizo suya. Más tarde agredió a un par de mujeres que le recriminaron por su conducta disipada y padeció la primera denuncia que lo obligaría a huir lejos de su pueblo. Pero Luis Pardo parecía condenado a las bellas artes de la expropiación. Atacó a un acaudalado terrateniente, quien lo denunció ante la gendarmería. Durante una fiesta, mientras toreaba y enamoraba displicentemente, los gendarmes lo tomaron preso. Pero esa misma noche el futuro bandolero huyó por el techo excesivamente modesto para él y se ganó la merecida fama de no aguantarle las pulgas a ninguna prisión, porque siempre, desde entonces, logró escapar de todas las cárceles adonde llegó a parar. Los años posteriores sólo fueron un conjunto de hechos que han perdido ya su carácter rigurosamente histórico. Luis Pardo, siempre solo, pocas veces acompañado por amigos de confianza, atacó las propiedades de los poderosos de las sierras ancashinas, huanuqueñas y liberteñas, y lo que se llevaba en bienes lo repartía entre la gente humilde y más necesitada. Pero no lo hacía en

119


silencio. Se rodeaba de una atmósfera especial que volvía el acto dadivoso en todo un acontecimiento. Hombres y mujeres pobres empezaron a amarlo y a pronunciar su nombre con respeto. Su fama de bandolero justiciero iba pareja a su otra fama de mujeriego y conquistador. Al pueblo adonde llegaba armaba fiestas y borracheras fenomenales, y se daba el lujo de elegir a las muchachas de su preferencia sin que éstas opusieran resistencia. No comprenderíamos las inexactas, numerosas y hasta inverosímiles hazañas de Luis Pardo sin la intervención fabuladora de los mismos gamonales, quienes enrostraban al bandolero todos los delitos cometidos en la región, aunque ello lo convirtiese en una persona ubicua e intemporal. Hasta que apareció la figura regordeta de un singular y oscuro mayor, Toro Mazote. Desde Lima se le había encargado la dirección represiva contra Luis Pardo. Pronto los resultados se convirtieron en macabras evidencias. Toro Mazote y sus gendarmes prepararon una red de información cuyos métodos priorizaban la tortura, el asesinato selectivo y la coacción sicológica brutal contra quienes consideraba amigos, conocidos y familiares del bandolero. Pero no fue Toro Mazote y su sangriento grupo los que atraparon a Luis Pardo. El bandolero, huyendo hacia la costa, pasó por Cajacay y Raquia y se detuvo en compañía de un amigo apellidado Gamarra. Era el 5 de enero de 1909. Un gamonal lo vio, dio aviso a las autoridades, soliviantó al pueblo y fue esa multitud de enfervorizados campesinos pobres, embriagados con el aguardiente de los poderosos, la que rodeó a Luis Pardo y lo acosó en una gruta sobre el río Tingo, puente de Chaplián, en el distrito de Marca (frente al actual distrito de Antonio Raymondi-Raquia). Sin municiones, herido y sabiéndose perdido, Luis Pardo y su amigo se rojaron a las torrentosas aguas del río. Una pedrada de un campesino le impactó en la cabeza. Y mientras las aguas lo arrastraban, siete balas se le incrustaron en el cuerpo. Los enojados pobladores recogieron río abajo los cadáveres y los llevaron al pueblo. Allí, ante la presencia de la muerte, los ánimos se calmaron. Un alférez recién llegado vio los cuerpos exánimes, sacó el revólver y disparó contra el pecho y la cabeza de Luis Pardo. Los mismos pobladores que antes lo atacaron, defendieron ahora su cadáver. Estaban armados y por eso las autoridades retrocedieron ante el intento de deshonrar a los muertos. Toro Mazote arribó enojado por no haber sido de la partida, pero se dio el lujo de castigar y apalear a quienes derramaban una lágrima por el bandolero, prohibiendo su sepultura para escarmiento. Sin embargo, los amigos y familiares de Luis Pardo desacataron la orden y lo sepultaron en un acto de dolor y rebeldía que nadie se atrevió a interrumpir. El nombre de Luis Pardo alcanzó un inusual estatus legendario. Surgieron los poemas, huainos, mulizas, pasacalles, chuscadas y valses en honor del bandolero que robaba a los ricos y defendía a los pobres. Su figura se rodeó de un aura de romanticismo lo suficientemente profundo como para permitir su ingreso en el arte y la literatura. El puente de Chaplián se llama ahora "Puente Luis Pardo", lo mismo que algunas calles de Lima y provincias y diversas asociaciones campesinas y culturales. Su perseguidor, Toro Mazote, siguió viviendo de la tortura, las muertes y violaciones. Pronto le llegó la sífilis. Se internó en un hospital donde sufrió el desprecio de todo el mundo. Murió recién con una dosis de morfina que un médico asqueado se atrevió a suministrarle. 120


Luis Pardo, ahora, no sólo es motivo para la literatura y las artes. También nos hace pensar sobre la legitimidad de sus expropiaciones. También, lamentablemente, sobre la irónica suerte de los héroes muertos a manos de quienes amó y defendió a costa de su propia vida. Pese a los años transcurridos y a la muerte, Luis Pardo sigue siendo un héroe de nuestro tiempo. No un héroe oficial, ese que los gobiernos inventan en honor de corruptos y militares, sino un héroe sumergido en lo más profundo de la conciencia popular, lugar donde descansa a pesar del tiempo y a pesar de los olvidos. Murió en Marca Hace poco visité el lugar donde murió Luis Pardo. Se encuentra en Marca, en el caserío de Colina. En la parte inferior de este poblado, a orillas del río que divide Marca con el distrito de Antonio Raymondi, existen abrigos rocosos, pero la cueva donde se escondió Luis Pardo ha desaparecido con la construcción del actual puente de cemento. Desde esos abrigos pedregosos Luis Pardo se arrojó al río. En la actualidad, el puente "Luis Pardo" nos muestra todo el paisaje. En enero de 2009, en Chiquián, se celebró el centenario de la muerte de Luis Pardo. Una delegación de artistas viajó a Chiquián para participar en el 17º Encuentro de Escritores Ancashinos, evento que llevó el título de “Centenario de la muerte de Luis Pardo”. Los chiquianos, orgullosos de su hijo predilecto, realizaron diversas actividades, de la que una de las más impresionantes fue acudir masivamente a la tumba de granito de Luis Pardo, entre danzas, pasacalles y huainos que recordaban su valor y su profunda identificación con su pueblo y sus alegrías.

121


OQUENDO Y SU GENERACION Carlos Meneses

LOS PRIMEROS AMIGOS Debió haber sido al finalizar 1923, aquel despiadado año para Oquendo, cuando conoció al poeta Xavier Abril. Ambos eran de la misma edad, y muy pronto identificaron sus pensamientos (11). Abril, como Oquendo, no había llegado aún al libro, pero ya —el primero—había colaborado en alguna revista literaria. Y fue, precisamente él, quien introdujo al puneño en el círculo de jóvenes intelectuales que frecuentaba. La amistad se debió haber promovido `en los patios de la Universidad de San Marcos. O tal vez, simplemente, por la frecuencia de verse en los silenciosos salones de lectura. Pero muy pronto se hizo sólida, ya que tuvo el constante alimento de la coincidencia de características estéticas y políticas. Poco tiempo más tarde, el mismo Abril le presentó a otro joven poeta de entonces, Enrique Peña Barrenechea. Cuando esto ocurrió debían ya correr los primeros meses de 1924. Y sería en este mismo año cuando haría amistad con otro hombre similar a él en años, el huanuqueño Adalberto Varallanos. La dolorosa soledad de Oquendo empieza a quebrarse ante la presencia de esa gente joven que le tiende la mano. Mas, su pobreza, no se rompe y sigue demoledoramente enhiesta. Por lo tanto, su hambre, sus fatigas, su continuo mudar de techo y todas las preocupaciones inherentes a la falta de medios no se habían detenido.

EL NUENO AMBIENTE Cuando Oquendo de Amat es introducido en ese ambiente literario limeño —posiblemente en el otoño de 1924— traído de la mano por Abril y Peña Barrenechea, el Perú ya ha comenzado a vivir momentos vibrantes en el ambiente literario, motivados por la llegada de los "ismos". Hay, en ese año, todavía cultores del futurismo y leves huellas del expresionismo alemán, pero, indiscutiblemente, la "doctrina" poética que predomina es lo que podría llamarse el pre-surrealismo, ya que en 1924 aún no se han acallado los ecos de Dadá. Sin embargo, muy pronto *serían muchos los seguidores de las nuevas tendencias y, sobre todo de Bretón, que, justamente ese año, ha de culminar su primer manifiesto, naciendo oficialmente el Surrealismo. Pruebas demostrativas del entusiasmo despertado por estas novísimas corrientes son los libros de poesía publicados por César Vallejo (Trilce, 1922), Alberto Hidalgo (Química del espíritu, 1923) y José Luis Velásquez (Perfil de frente, 1924). En el aspecto político el país sufre las consecuencias de una rígida y absurda administración, encabezada por el presidente don Augusto B. Leguía, quien frena ímpetus de la juventud intelectual y los empuja, con su represión, a 122


una desesperada clandestinidad, cuando no termina por eliminar el problema expulsando del país a los cabecillas. Justamente es al finalizar ese año cuando la dureza del régimen alcanza su punto culminante al desbaratar, por medio de la violencia, las reuniones y manifestaciones obrero-estudiantiles, que tienen como triste epílogo la deportación de los principales dirigentes de la U. P. y de la Federación de Estudiantes. Esta Lima que ve el "nacimiento” de Oquendo de Amat poeta es una ciudad llena de artificios, tendente a mirarse sólo en los frívolos espejos de la Europa de la "belle époque", rechazando de plano todo lo no epidérmico. Mostrándose totalmente indiferente a las ideas que algunos intelectuales (José Carlos Mariátegui, principalmente) importan de Europa.

LOS ACTORES DE ESA GENERACIÓN El conocimiento de Oquendo por parte de los demás integrantes del ambiente literario —excepción de Xavier Abril y Peña Barrenechea— no ocurre muy rápidamente. Se puede deducir por las fechas que algunos mencionan al respecto. Por ejemplo, Adalberto Varallanos debió haber trabado amistad con Oquendo, a finales de 1924 o principios de 1925. Y Armando Bazán, Esteban Pavletich, Blanca Luz Brum, Magda Portal, Juan José Lora, Serafín del Mar y otros, dentro de 1925. En 1926 conoce a Rafael Méndez Dorich, Francisco Xandoval, Jorge Baladre, y —a quien sería decisivo en su vida— José Carlos Mariátegui. También, dentro de ese mismo año 1926, tuvo amistad con muchos otros poetas e intelectuales, tales como Angela Ramos, Gamaliel, Churata, Alejandro Peralta, Nazario Chávez Aliaga, Jorge del Prado, Blanca del Prado, Luis de Rodrigo, Guillermo Mercado y una larga lista de nombres más debido a que frecuentaba la mayoría de las redacciones de revistas literarias limeñas. No tuvo muchas relaciones con integrantes de generaciones anteriores, pero sí muy sólidas con los pocos que conoció, como Manuel Beingolea. Otro aspecto no del todo claro es el referente a sus colaboraciones, que parecen iniciarse sólo en 1926. Sin embargo, tuvo sobradas posibilidades de hacerlas un año antes, pues conocía a quienes dirigían revistas efímeras de un solo numero , como Hangar y Flechas. La primera colaboración, de las publicadas por Oquendo, que se conoce pertenece a la revista "La Sierra", que en el número 4 ofrece el poema "Obsequio". Y, posteriormente, son varias las revistas que traen los trabajos del puneño: "Poliedro", dirigida por Armando Bazán; "Rascacielos", por Serafín del Mar; "Amauta", por José Carlos Mariátegui; "Mercurio Peruano", y, tal vez, otras más (12).

EL MAESTRO En los años veinte son muchas las revistas que aparecen en Lima. La mayoría de efímera duración. No todas con la solidez apropiada como para atraer a los más distinguidos cultores del vanguardismo peruano. Después de

123


"Colónida", de Valdelomar, nada de ese nivel había vuelto a surgir. Solamente en 1926 se publicaría otra revista digna del momento, y lo suficientemente importante como para dejar una profunda huella; "Amauta" fue esta publicación, que dirigió José Carlos Mariátegui, y en torno a la cual se agruparon poetas, escritores y artistas señeros, y cuya vida solamente se quebró con la desaparición de su director. Mariátegui, nacido en 1895, mutilado desde 1924, obligado por tal razón a utilizar un carrito de ruedas, contaba con el afecto de muchos jóvenes estudiantes, como Xavier Abril, Adalberto Varíllanos. Esto aparte de sus acérrimos partidarios, de los valientes seguidores de las ideas que impartía. Fue posiblemente Xavier Abril quien promovió la oportunidad del nacimiento de la amistad entre Mariátegui y Oquendo. Esto debió ocurrir al finalizar 1925. El primero era un de treinta años, invalido, tenaz, de gran lucidez mental y uno de los mejores intérpretes de la realidad del Perú de aquellos momentos. El otro era un tímido y débil joven de veinte años, que escribía poemas y algo había atisbado del panorama político. A la presentación siguieron otras reuniones, nuevas charlas proyectando la aparición de "Amauta". Posiblemente, tras esas sustanciosas tertulias, Oquendo iría sintiendo no solamente el entusiasmo, sino la necesidad de profundizar en conocimientos socio-políticos. En estudiar la doctrina de Marx. En tener una apreciación clara, definida, de los acontecimientos que lo rodeaban. El proceso fue lento, pero el poeta, que en ese 1925 escribiría casi todos los poemas de la segundo parte de su libro (13), no se daría pausa en el aprendizaje de esta otra doctrina.

REVISTAS LITERARIAS Desde los veinte años Oquendo de Amat empieza su familiarización con las revistas literarias. Es, precisamente, con las gentes que integran esas redacciones con quienes sostiene largas y nocturnas charlas en distintos cafés y lugares públicos de Lima. "Flecha" es la primera de esas revistas que, como dice Esteban Pavletich, agrupaba a un conjunto de jóvenes en la pensión de la calle Serrano, donde vivía Magda Portal, Federico Bolaños, Serafín del Mar, el propio Pavletich, y a donde iban, para tratar asuntos relacionados con la publicación, Xavier Abril, Armando Bazán, Alejandro Peralta, Oquendo de Amat y muchos otros. Se sabe, por referencias de Rafael Méndez, que el poeta puneño integró la redacción de la revista "Hurra", aunque no parece haber colaborado en el único número que apareció en 1927. Sí publicó y fue activo gestor de la revista “Jarana”, también perteneciente a 1927. En cambio, de aquella otra revista, que menciona Esteban Pavletich, "Celuloide", dedicada al cine, y que publicara juntamente con Adalberto Varallanos (14), nada en concreto se conoce. Todo esto demuestra que aunque Oquendo pertenecía a los más cercanos colaboradores de "Amauta", aun cuando no fuera de los más asiduos en cuanto a publicaciones, mantenía contacto con otros grupos, y su entusiasmo lo llevaba a formar parte de otras redacciones, o intentar la aventura de una nueva revista, tal el caso de "Jarana" y "Celuloide", por ejemplo.

124


Desde luego que nuestro poeta debió haber sentido una gran devoción por "Amauta", ya que esta revista no surgía como una publicación literaria más. José Carlos Mariátegui pretendía una orientación que en lo literario estuviese a tono con los últimos acontecimientos europeos, aunque sin posponer lo propio, lo autóctono. Y políticamente resultara un órgano de clara tendencia antiimperialista, aunque este aspecto, en algunos casos, cediese ante la importancia del plano estético. A "Amauta" podían llegar poetas, escritores, artistas, que no comulgaran con los ideales de su director y Sus principales colaboradores, pero la línea que Mariátegui le imprimía a su publicación era envolvente, y fue eso lo que sirvió de criba, de tamiz, y lo que, en definitiva, acercó o alejó a muchos. La primera colaboración de Oquendo en la célebre revista de Mariátegui fue en su número 2, del mes de ) octubre de 1926, con "Poema del manicomio” que escribiera en 1923. Y que permite reconocer con facilidad que aun el surrealismo no ha hecho impacto en sus versos, como sí sucedería en su producción de 1925.

OTRAS AMISTADES El solitario Carlos Oquendo de Amat, aquel adolescente que caminaba sin compañía por las calles limeñas en 1922, se veía, cuatro años después, rodeado de muchas personas conocidas. Varias de ellas convertidas en entrañables amistades, que él supo corresponder. Pero, fundamentalmente, aquel problema de su imposibilidad de comunicación había desaparecido. Era, por lo tanto, frecuente ver su figura atildada en cafés, donde se realizaban tertulias. En bibliotecas. En las salas de teatro o de pintura, y en cuanto lugar le fuera propicio para el cambio de opiniones. Si bien es cierto que siempre se mencionan su timidez y su pobreza, en cambio sus relaciones amistosas avanzaban, hasta el extremo que Méndez Dorich llegara a decir en una oportunidad, que Oquendo contaba con amigos en las redacciones de todos los periódicos y revistas de Lima. No obstante su contumaz timidez, José Varallanos lo describe como un gran conversador, que, rompiendo con esos diques de contención tan acusados en su personalidad, se lanzaba a discurrir sobre literatura o a reflexionar sobre la realidad política del país. Uno de los principales amigos del puneño, con el cual podía compartir su ideología política, empezó a ser —a partir de 1927— Adalberto Varallanos, hombre ligeramente mayor que Oquendo, de pluma fina e infatigable, que incursionó tanto en el periodismo como en el ensayo, la crítica, la narración y la poesía. Varallanos, ya antes de 1927, se había convertido en uno de los más representativos críticos literarios limeños y, posiblemente, en uno de los pocos buenos conocedores de la moderna literatura europea. Ya ha quedado dicho que, junto con Oquendo, fundó la revista "Celuloide” que posiblemente aparecería una sola vez. Aparte de Manuel Beingolea, a quien debió conocer en torno a 1925, Oquendo hizo amistad con otros hombres de mayor edad que él; ya no contemos a José Carlos Mariátegui, con quien se halla muy extrechamente 125


ligado, pero sí a Pablo Abril, hermano de Xavier. O a Ricardo Peña Barrenechea, hermano de Enrique. Posiblemente también tuviera alguna amistad con José María Eguren y conociera, pero sin intimar, a varios de los integrantes del grupo de César Vallejo, como Alcides Spelucín, por ejemplo. Como el poeta Alberto Guillén Oquendo, lejano primo del puneño, o los hermanos More, sus paisanos; Federico, bastante mayor que el poeta, y Ernesto, aproximadamente de la misma edad. Pero de todas sus amistades no pertenecientes a su generación la más duradera, la más honda, debió haber sido la del escritor Manuel Beingolea, quien durante muchos años se había arrogado la misión de alimentar a Oquendo. Méndez Dorich cuenta que, tras meses de proporcionarle dinero o alimentos, llegó un día en que el viejo y bondadoso escritor no estuvo en condiciones de hacerlo, y, a la salida de su trabajo, en la biblioteca del Senado, no atinó sino a comprar dos chancays y dos pepinos, y cuando encontró a Oquendo-, que lo esperaba en un bar cercano, le dijo, mostrándole una libretita que sacó del bolsillo: "Son apuntes de mis gastos mensuales. Te los voy a leer: gasto de casa, 300 soles; lavado, 25 soles; ropa, 100 soles; putas, 80 soles; Oquendo, 195 soles, lo que hace un total de 700 soles; yo gano 650, de modo que tengo que robar 50 para cubrir mi presupuesto, y además tengo que gorrear el tranvía para movilizarme. Como tú comprenderás hay que resolver esta clamorosa situación. Tu lunch, en adelante, habrá de ser de una franciscana frugalidad. En lugar de los cafés con leche, los apanados y la media docena de panes que acostumbras engullir y que yo pago con gusto, aunque con dificultad, vamos a cambiarte el menú en media docena de chancays y dos jugosos pepinos. Comes primero los bizcochos y después la fruta. El zumo de esta hará que la harina se infle en tu estómago y te sentirás lleno, harto. Habrás matado la necesidad y nuestro problema habrá quedado resuelto." Méndez Dorich continúa el relato diciendo: "Oquendo, con una vocecilla de falsete, sólo pudo responder: 'eres injusto, Manuel, pero no me dejas otra alternativa y no tengo más remedio que aceptar.’.”

FLORECIMIENTO La generación anterior a la de Oquendo, aquella capitaneada por Valdelomar, bajo la égida de "Colónida", o aquella otra de "Balnearios", que promovía Bustamante y Ballivián, ya habían rendido sus mejores frutos entre 1915 y 1922. Aún hay otro núcleo de escritores y poetas antes de llegar a aquel en que se incluye a Oquendo. Por ejemplo, en Arequipa, los integrantes de "Aquelarre", y en Trujillo, los que se reunieron con Vallejo, tomando como centro de actividades el diario "Norte". También, como anteriores al grupo generacional del puneño, se debe considerar hombres no muy mayores de edad, pero que al haber comenzado a publicar muy pronto, se les suele situar en etapa anterior, como Hidalgo, Velásquez, Guillén y el propio César Vallejo. El torrente de los ismos, que, en Europa, arrasó muy rápidamente con gran parte de sus opositores, y que en América Latina tuvo un proceso más lento, en el Perú solamente se afianza después de 1925. Los esfuerzos de los jóvenes poetas ya citados (Vallejo, Hidalgo, Velásquez) sólo alcanzarán resultado positivo al concretar sus obras de años posteriores. En ese 1925, Parra del Riego publica en Montevideo poemas con acentos más futuristas que surrealistas ("Carnaval" e "Himnos del cielo y de los ferrocarriles") y J. J. Lora da a conocer sus "Dianidas", que ya muestran algunos elementos propiamente surrealistas.

126


Pero no toda la joven generación de los veinte se halla emocionada con la aparición de Dadá y, luego, con aquella eclosión que determinó el surgimiento del surrealismo. Hay hombres mucho más atentos a la tradición e incluso a lo folklórico. Son, también, muchos los que tratan de adoctrinar a través del verso. En general, lentamente, van apareciendo los frutos y tejiéndose un vasto panorama, en el que se entrecruzan nuevas y viejas corrientes y en el que se escuchan voces empecinadas en expresar su emoción social. Oquendo, en esos momentos de tan copiosa producción, ya había finalizado sus Cinco metros de poemas, aunque, a decir de muchos, habría corregido hasta 1927, y el libro aparecería el último día de 1928. Posiblemente, como dice Pavletich, sería el primero de los de su grupo que llegaría al libro. Los demás intentos de sus contemporáneos —entre 1925 y 1927— o no corresponderían a una fuente vanguardista o resultarían intentos fallidos en cuanto a la calidad. Solamente después de 1927, o a partir de 1928, cuando en realidad circuló el libro de Oquendo de Amat, surgieron otras muestras de surrealismo en el Perú, tales como "Cinema de los sentidos puros", de Enrique Peña Barrenechea (1928). Pero, indudablemente, que lo más ceñido a esa corriente poética es la novela —poema de Martín Adán, "La casa de cartón” que también pertenece a 1928. La producción se sigue enriqueciendo en los últimos años de la década de los veinte, con poemarios que no solamente tienen preocupaciones estéticas, sino de tipo social, como "Seis poemas de la revolución", de Esteban Pavletich, publicado en México en 1927. Julián Petrovick, con su "Naipe adverso", en 1930; Serafín del Mar, con "Los espejos envenenados". O poesía indigenista, no exenta de los sellos —aunque fueran diluidos— de surrealismo, por ejemplo: "Ande", de Alejandro Peralta; "Un chullo de poemas", de Guillermo Mercado; "Parábolas del Ande", de Nazario Chávez Aliaga; "El hombre del Ande que asesinó a su esperanza", de José Varallanos.

POESÍA POR METROS Carlos Oquendo de Amat había comenzado a escribir poesía en sus años de estudiante de Secundaria. Pero de los poemas que perduran, el más antiguo data de 1922. por lo menos esa es la fecha más remota que se conoce. Cuatro de los poemas publicados en su único libro llevan como fecha 1923. Mientras que los catorce restantes son de 1925. Desde 1925, en que ha terminado los poemas que incluirá en el libro, Oquendo busca la forma de solventar los gastos que demanda la edición. Está descontado que él no puede realizar ningún desembolso; su situación ha sido siempre precaria y lo poco que puede ganar, o los exiguos ingresos por atención de sus amigos, sirven para cubrir situaciones más elementales. Piensa entonces en una suscripción a priori, que amigos, conocidos y amigos de amigos podrían realizar. Y la idea tiene acogida. Aun cuando lo seguro es que la suscripción se llevó a cabo, existe la versión que Oquendo ganó un premio con su libro, premio otorgado por la Municipalidad de Lima, en ese 1927, y que con el dinero obtenido financió, o terminó de financiar, la edición. Hay vagos rumores de que los originales

127


fueron llevados a la imprenta en los meses de primavera de 1927, y que al no poder cubrir los gastos demandados por la imprenta, el libro solamente pudo salir a la calle casi al promediar 1928. No ha quedado del todo claro lo referente a este su¡ generis poemario. Sea una u otra la fórmula, lo cierto es que el poeta precisó del sacrificio — una vez más— para que pudiera aparecer uno de los libros más brillantes de nuestra poesía. Cinco metros de poemas, del tamaño un octavo, era una larga tira de -papel —no llegaba a los cinco metros, que tal vez había sido el propósito del autor—plegable. De ahí que el poeta utilizara la advertencia tan precisa y tan vanguardista para sus lectores: Abra el libro como quien pela una fruta, el grafismo de la sentencia es concluyente.

LA PRODUCCIÓN RESTANTE Aparte de los dieciocho poemas contenidos en el libro, Oquendo sólo produjo —es al menos lo que se conoce-- seis poemas más. Tres de ellos debieron ser escritos después de Cinco metros de poemas, y se publicaron en "Amauta". Los otros tres pertenecen a diferentes épocas. "Lluvia", por ejemplo, aparece publicado en "Mercurio Peruano", en 1926, y debió haber sido escrito con todo el conjunto de poemas que, en el libro, llevan fecha de 1925. "Nueva crítica literaria", que, aunque obedece a lo dispuesto por el título, bien podría ser considerado como otro poema, se publicó en "Rascacielos", en 1926. Y aquel poema fragmentado, que recordara el poeta Peña Barrenechea, debió ser de su primera etapa. Se ha hablado siempre de otros poemas, como aquel señalado por Méndez Dorich, "París”, pero no se ha llegado a encontrar ni publicación ni originales que lo comprueben. Parece sumamente difícil que entre 1927 y 1929 solamente hubiera escrito tres poemas como toda producción. Y que la base de su breve obra la cumpliera a los veinte años de edad. Sólo cabe suponer dos cosas. O que tras la aparición de su libro empezó a decaer su amor a la poesía y se sintió atraído por la política, o que sí produjo tanto como en años anteriores, pero destruyó o guardó la gran mayoría, posiblemente, ya no satisfecho de los nuevos frutos de su pluma.

EL DURO OFICIO DE VIVIR A aquel triste y estrecho departamento de la calle Paruro, en Lima, donde vivió con su madre, después que falleciera el doctor Oquendo Álvarez, siguió otro departamento similar, donde vivían sus parientes. Y, luego, muchas pensiones, donde el poeta buscaba refugio. Eran pensiones donde solía llegar a altas horas de la noche, para dormir hasta el mediodía. Cuando no, casas de amigos, como la ya citada de Méndez Dorich, en Barranco, donde, por espacio de un año —1927, según el propio Méndez—, estuvo alojado. En una oportunidad, su viejo y buen amigo Beingolea le consiguió una pensión barata, a la que Oquendo se dirigió muy 128


satisfecho. Pero el escritor limeño recibió la llamada telefónica del dueño de la pensión, quien le confesó sus dudas acerca de Oquendo, temiendo que fuera un mal pagador, pues, como equipaje, solamente contaba con un cuello y una corbata, y el dueño de la pensión, alarmado, dijo a Beingolea: "Es todo lo que tiene, y los veo colgando de una repisa." De modo que exigió del garante el pago de dos meses adelantados. Méndez Dorich, que es quien refiere esta anécdota, concluye diciendo que Beingolea, haciendo un gran esfuerzo, cubrió la cantidad demandada. Con respecto a las pensiones frecuentadas por Oquendo, Eduardo Calvo Araujo, que fuera muy amigo del poeta, ha mencionado una jugosa anécdota, que deja ver la aguda picardía, indudablemente, producida por la necesidad. Se cuenta que Oquendo, que vivía en una pensión cercana a la plaza San Martín, con mayor exactitud, colindante con lo que es hoy el cine Metro, fue notificado por la dueña, quien en vista de que ya adeudaba una cantidad apreciable, le rogó que recogiera sus cosas y se fuera. El puneño, que no podía cubrir lo adeudado, acepto, entre triste y desorientado, pero casi de inmediato tuvo una luminosa idea, y le pidió a la señora visitar la pensión por las noche sólo unos cuantos minutos, a lo que la pensionista accedió. La razón de este pedido de Oquendo no era otra que poderse filtrar hacia la casa del nuncio apostólico a través de una puerta de la pensión que comunicaba con la casa de ese personaje, a la sazón ausente de Lima. Se dice que Oquendo durmió varias noches en ese mullido y cómodo lecho. Entre los amigos que más frecuentaba por aquel 1926, que resultó una de sus etapas más angustiosas, figura Jesús Burga, autor del poemario "Antorchas de Bizancio", a cuya casa el puneño solía ir prácticamente todos los días, ya a la hora del almuerzo, ya de la comida. Fue en una de esas visitas cuando Carlos halló a la familia Burga sumida en una dramática situación. Un hermanito menor de su amigo se había sentido mal y, de inmediato, se había llamado al médico, quien desde el principio dijo que se le había llamado muy tarde. Méndez Dorich relata: "El asunto en concreto surgió cuando Burga llamó a un médico, de nombre Camacho. Para que atendiera a su hermanito menor, que sufría meningitis. El médico, parece que con demasiadas ínfulas, dijo que lo habían llamado demasiado tarde, que eso era un gran descuido y que él nada podía hacer. El facultativo había sido llamado en cuanto se le declaró la enfermedad al niño, de modo que no había tal tardanza. En esas circunstancias llegó Oquendo a casa de Burga, y, al enterarse de lo acontecido, se dirigió a la mayoría de los diarios capitalinos, en donde contaba con muchos amigos, e hizo publicar la defunción del mencionado médico, a cuya casa llegaron aparatos florales, tarjetas de condolencia y visitas de pésame. Oquendo había dicho después: 'Es necesario vengarse siempre de los malos profesionales.' ." A lo que Méndez añade: "Así era Oquendo, se indignaba ante la falacia y prosopopeya, ante la incompetencia y vanidad de las gentes, y siempre actuaba de forma parecida." Aun cuando persiste su condición de tímido, no se podrá negar que la actitud ante el despotismo del médico fue completamente decidida, y remarca un comportamiento agresivo, aun cuando se haya producido en forma muy aislada. Burga, Beingolea. Barbota, un pariente de su madre, que parece solía venir de .Puno a Lima con alguna frecuencia, así como el poeta Schiaffino, que trabajaba en la Municipalidad limeña, fueron, además de sus amigos, en gran parte sus protectores. Desde luego que, de todos ellos, hay que distinguir a Manuel Beingolea, mayor que Oquendo en treinta años, y quien,

129


prácticamente, se convirtió en el padre o en el hermano mayor. No sólo se le verá al escritor y humorista tratando de salvar el atormentado estómago de Carlos, sino buscándole peor donde dormir o —ya más adelante— preocupándose por su salud. Hasta parece que fue de los que ayudó a cubrir los gastos del viaje que hizo a Europa, aun cuando no era partidario de que su protegido se marchara del Perú. Beingolea habría conocido a Oquendo en 1923, casi simultáneamente a la amistad surgida entre el poeta y Abril. Y el primer motivo de acercamiento podría haber sido el comprobar Beingolea que Carlos era hijo del diputado puneño, a quien había conocido. Méndez Dorich, para dar una dimensión de la intimidad existente, menciona que el limeño le llamaba "cabeza de mango" a su joven amigo. Pero el tratamiento entre ambos, aun cuando mediaban tres décadas de diferencia, era muy de igual a igual. Y Beingolea, por lo general muy festivo al hablar, sentía una gran admiración por el puneño. RELACIONES INTERNACIONALES Por muchas informaciones se sabe que Oquendo de Amat, en 1928, año en que apareció su libro —que principalmente circuló entre los amigos— era ya conocido en el extranjero. En muchas oportunidades se le ha presentado como encerrado en su pequeño núcleo de amigos, apenas conocido por unos cuantos de Lima y en Puno, e, incluso, haciendo notar la indiferencia con que se pudiera haber visto su obra por aquellos años. Pero la realidad demuestra que entre 1928 y los primeros años de la década siguiente había publicado poemas fuera del Perú, había mantenido correspondencia con hombres de letras de otros países y, sobre todo, las revistas en que había publicado —seguramente, también su libro— habían llegado a manos de poetas y críticos extranjeros. La revista "Avance", de La Habana, que dirigía Juan Marinello, publicó dos de sus poemas: "Campo" y "Puerto", los dos pertenecientes al libro Cinco metros de poemas, y ambos en agosto de 1928. Se ha podido comprobar, que en Chile —Santiago o Valparaíso— también se habría publicado alguno de sus poemas. Lo efectivo, con respecto a Chile, es que Oquendo sí era conocido por poetas de aquel país, tales como Gonzalo Rojas y Braulio Arenas, así como otros que pertenecían a la agrupación surrealista "Madrágora" . En México contaba con algunos amigos a quienes no conocía personalmente, pero con quienes se escribía. Eran poetas adscritos al "Estridentismo". Nada se sabe con respecto a amistades que pudiera haber tenido con los movimientos vanguardistas de Argentina, en especial los que puso en marcha Borges a su vuelta de España. Y, en cuanto a sus relaciones con Bolivia, más parece que son de carácter político que literario, ya que muchos de los hombres de letras de los años veinte, al ser consultados, han respondido que no conocían al puneño.

130


NOTAS (11) El propio Xavier Abril, en su carta del 30 de marzo de 1969, me decía: "Mi identificación con Oquendo, como poeta, fue mayor que con ningún otro de mi generación." (12) Luis Monguió estudió este aspecto. (13) De acuerdo a la indicación de Cinco metros de poemas, estos textos fueron escritos en 1925, pero testimonio de muchos amigos de Oquendo afirman que los corrigió entre 1926-27. A ese proceso de pulimentación se refieren, entre otros, J. Varallanos y Méndez Dorich. (14) No obstante, Esteban Pavletich da como fuente de esa información el Diccionario Enciclopédico del Perú, Ed. Juan Mejía Baca, tomo II, bajo la dirección de Alberto Tauro.

CARLOS MENESES (Lima, 1930), cuentista, novelista y ensayista, radica desde hace muchos años en Europa. Pese a todo el tiempo fuera del país, sigue teniendo como inspiración su experiencia en Lima que empezaba a cambiar. “Boby estuvo aquí” es su más reciente novela en las librerías peruanas.

131


INTERNACIONAL _________________________________________________

RÓMULO MONTE ALTO NOS VISITA En el número anterior (el primero) de Alborada Internacional, el escritor brasileño, nacido en Belho Horizonte, Rómulo Monte Alto, nos deslumbró con un artículo muy revelador: “El último baile del huacsa Arguedas”. En esta ocasión, Rómulo estuvo en el Perú y tuvimos la ocasión de entrevistarlo. Estuvo visitando la Feria del Libro y se dio tiempo de conocer nuestro mayor legado histórico: Machu Picchu. En esta entrevista revela importantes inquietudes y proyectos. Rómulo, estoy muy contento de que hayas vuelto al Perú nuevamente. Dinos, ¿cual es ahora la motivación de tu visita a nuestro país?. Bueno. Ante todo, quería conocerte, Óscar Colchado, porque desde el año 2001, cuando tu sobrino me llevó 2 libros, Rosa cuchillo y Cordillera negra, en Belho Horizonte, me interesó tu obra, pero estuve haciendo una tesis y no pude darle toda la atención al tema, pero ahora estoy como profesor en la universidad federal y trabajando con literatura y traducciones y pensé retomar mis estudios andinos, pero sobre todo esa narración andina posterior a Arguedas, que se desarrolla en el puerto de Chimbote que es uno de los paisajes desde donde se puede pensar la literatura. Eso es lo que me trae al Perú. Se que has estado rondando por la feria del libro. ¿Qué libros interesantes has visto? Bueno, la feria siempre da un poco de lo mismo. Las ferias por mayores que sean, siempre ofrece la literatura de siempre, como los clásicos. Bueno, hay algunas conferencias interesantes, algunas películas, pero te confesaré que lo que busco especialmente no lo encontré ahí. Quizá sea porque me faltó dar una vuelta más, pero desde luego la feria está estupenda. Como va la literatura por Brasil, ¿que nuevas figuras destacan en la novela, en el cuento o en las artes? Bueno yo leo más literatura hispanoamericana que netamente brasileña. Uno no consigue dedicarse a todo, pero siempre se estudia las obras de Machado de Assis, Guimaraes Rosa. El año pasado se celebraron los 100 años del nacimiento de uno y la muerte del otro. Pero evidentemente hay muchos

132


escritores, hay mucha temática, pero te confesaré que no estoy muy enterado de eso. Lo que veo es que Guimaraes va cobrando más dimensión, mayor importancia. Es un escritor que abarca una época y tal vez constituye un muro para los nuevos escritores, debido a su gran calidad. Yo diría que no, lo que pasa es que Guimaraes es escritor para escritores, lo que no sucede por ejemplo con Borges para la literatura argentina, o Neruda para Chile, porque Guimaraes funda un léxico, se crea su propia literatura, una manera muy propia de escribir y nadie lo ha remplazado, nadie se ha acercado a lo que creó Guimaraes. Es un tipo bastante sui generis. Es como un enigma yo creo, pero yo ubiqué siempre a Guimaraes junto a Rulfo a Arguedas y a Roa Bastos, hombres que buscan la palabra original. Los 4 tenían esa obsesión, Rulfo tal vez menos. La capacidad que tiene Guimaraes de trabajar con el lenguaje es asombrosa. Guimaraes fundó algo muy propio. ¿Se les considera a esos escritores que has nombrado como los escritores del anti-boom...? Exactamente … Es decir, que tienen raigambre telúrica y su espíritu brota de la raíz misma de nuestro continente. Lo que no ocurre con los escritores latinoamericanos cosmopolitas. Y se piensa que el realismo maravilloso es una corriente, yo diría más bien que es un espíritu, algo que es inmanente al ser latinoamericano. Entonces, yo pienso que esa literatura no va a desaparecer porque no es simplemente una tendencia. No evidentemente que no, teniendo una perspectiva histórica tiene una raigambre bastante popular, bastante interiorizada en la gente, en los escritores, pero yo creo que hay escritores que se mueven en torno a un mercado que exige, que demanda valores universales, uno usa lo latinoamericano, el elemento local quizá como terreno para sus exploraciones y su discurso, algunos escriben hablando al individuo mismo, otros escriben al continente entero, algo que no me toca de alguna manera, ese realismo que encuentro por ejemplo en Rosa cuchillo, que se desarrolla entre 2 o 3 mundos, y el lenguaje que va a intentar recrear esos mundos, eso me parece que siempre ha tenido vitalidad en la literatura, eso lo encuentro hasta en García Márquez que estuvo a la cabeza del boom, algunos cuentos suyos que son realmente fantásticos. Si claro pero la narrativa de GGM que revela lo popular en América Latina es un poco más occidental, quizá porque el lugar donde vivió GGM está junto al Atlántico, mirando hacia occidente y toda esa herencia, ese legado cultural él lo ha trasmitido. En GGM no se nota esa esencia, esa raigambre indígena, aunque hay elementos desde luego, pero menos de lo que encontrarías en Arguedas. Ahora te cuento que en Brasil hay algo bastante interesante que es la reedición de obras indígenas. Se están editando libros no sólo de gramática sino de 133


culinaria, de literatura, gentes que están volviendo a estudiar y se están redituando sus historias y con gran demanda de conocimiento. Yo leí la introducción de uno de esos libros y son obras que están dirigidas a médicos, profesores y todo el que quiera estudiar la cultura machacali y todo el que quiera acercarse al mundo machacali. Se quiere que la gente tenga otra perspectiva de ese conocimiento al que se está acercando, porque si alguien quiere aproximarse de qué manera se puede hacer. Yo lo veo estupendo, cómo se esta recuperando, cómo no ha muerto, ese conocimiento está vivo, cómo entender esos cuentos antiguos, cómo entender esas historias, así como el Popol vuh, me parece lindo que haya otra racionalidad que pide su lugar, que reclama su historia. Mario Vargas Llosa plantea que eso no es racional y hay que abandonarlo. Yo leí que decía que hay que abandonar las tribus. Yo creo que para ser modernos también podemos ser colectivos y no sólo individuos como plantea MVLl, me parece que su reto no es ese. O.C.L.

134


ENTREVISTA

DANIEL ALARCÓN: LA PASIÓN DE ESCRIBIR O LA HISTORIA DE UN MIGRANTE

Daniel Alarcón es en la actualidad uno de los escritores peruanos que goza de mayor difusión internacional. Sus novelas y sus cuentos se leen en Estados Unidos, su lugar de residencia habitual, Europa y otros países, incluyendo el Perú, claro. Además es un apasionado periodista que colabora con medios de todo el mundo y como diría Borges, se maneja con fluidez y elegancia en inglés y español. Hace poco estuvo en el Perú y conversó con Alborada. En esta entrevista hace importantes revelaciones de carácter cultural, social y literario. Su visión y opiniones son las de un migrante latino en un país desarrollado, lo que lo hace un hombre de dos o más mundos y, por ello mismo, un privilegiado observador de la realidad de nuestro tiempo.

135


¿Puedes contarme un poco sobre tu vida? Yo nací en Lima, en 1977, de padres peruanos, madre limeña y padre arequipeño. El año 80 por cuestiones de trabajo, en una oportunidad que tuvo mi padre, migramos a EEUU, yo me crié en una zona rural de las más pobres del país, que se llama Alabama, está en la parte sur, como a 3 horas de Atlanta, y siempre me acuerdo del comentario de García Márquez, que leí en una entrevista donde mencionaba que Faulkner era un escritor latinoamericano. Y siempre pienso en eso porque Faulkner creció en Mississippi y yo crecí en Alabama que son 2 estados vecinos que comparten mucha historia y mucha cultura, muchas tradiciones, y pienso que si Faulkner pudo ser escritor latinoamericano yo también. Yo crecí allí hasta los 18 años y a esa edad me fui a estudiar a Nueva York. Digamos que mi relación con el Perú siempre ha sido muy familiar. La cultura del sur, la gente de esta región, es mucho más abierta, hay mucha cultura oral, hay la costumbre de contar chistes, cuentos, historias, yo me sentía bastante raro porque la gente del sur, sea blanca o sea negra, sus abuelos, sus bisabuelos, están muy arraigados a la tierra, en ese sentido se parecen al Perú. En cambio en ciudades como Nueva York, Los Ángeles, nadie se siente nativo, nadie es de California, en San Francisco el 70% de la gente viene de fuera. El sur en cambio es una zona que no recibió mucha migración, no es como Nueva York que recibió italianos y polacos, no es como Miami, lugar de latinos. Ahora, eso ha ido cambiando poco a poco. Yo me acuerdo que cuando era niño hablar español era como emplear un idioma secreto, en cambio ahora sí hay mucha presencia latina, mexicanos sobre todo. Históricamente, el negro y el blanco han vivido en mundos paralelos pero muy separados, con una separación asaz violenta. Cuando yo crecí me acuerdo que había negro y blanco pero no había marón, la gente que no encajaba directamente en esas dos categorías, o sea latinos como yo o hindúes, chinos, árabes, la gente los miraba muy raro, era como si dijeran: negros entendemos, blancos entendemos, pero esa gente qué es. Digamos que ahora el ámbito cultural ha cambiado porque ha habido nueva migración de latinos y hay mas gente del norte hay muchos casos por ejemplo en ciudades como Atlanta que se ha convertido en una meca de negros, porque como Nueva York es una ciudad demasiado cara están regresando al sur. “Yo me sentía raro porque la gente del sur, sea blanca o sea negra, sientes que son del sur” Dime, como te trata la crítica literaria limeña, y los intelectuales limeños sobre todo. Las críticas siempre han sido buenas. Siempre yo me he beneficiado de la curiosidad de la gente, yo estoy bastante consciente de eso, que más allá de la calidad literaria que es a lo que uno apunta, mi situación particular de ser peruano en EEUU, me convierte en un objeto de curiosidad para la gente limeña en general, y eso a mi no me fastidia, y noto que tengo mucha presencia en los medios justamente por eso. ¿Crees que hay celo en alguna gente porque te ven joven, triunfante? ¿Crees que hay quienes te cierran espacios, aquí en Lima? 136


Debe haber, quizás, gente con celos. ¿No los has percibido? No. Yo más bien creo que como yo escribo allá y publico allá, no me ven como alguien que compite con ellos, entonces en realidad me tratan bien. Yo no me puedo quejar de las notas que han publicado sobre mí, sería mezquino hacerlo. Siempre siento el cariño de los lectores. “Mi situación particular de peruano en EEUU, me convierte en objeto de curiosidad para la gente limeña” ¿Cómo ves en EEUU la a producción literaria, artística, de los migrantes? El caso de EEUU es muy interesante porque la fuerza cultural de EEUU viene directamente de sus inmigrantes. La historia misma de EEUU es la de un país políticamente establecido y fomentado por migrantes, tanto migrantes forzados como la población africana que han tenido muchísimo impacto cultural ya que su producción en cuando a música, literatura, cine es importantísima. ¿Que obras recuerdas de literatura negra? A autores como Tom Morrison, ganadoras del premio Nobel, el autor del hombre invisible, cineastas. ¿Pero autores que en su literatura y en su arte se note la migración? Bueno, pero es que el negro es migrante forzado de África y luego en otros casos cuando después de la guerra civil se abren las posibilidades de que los negros viajen y es muy semejante a lo que pasa en el Perú con la reforma agraria en que el campesino peruano se libera de ser atado a la tierra de que la que no es dueño y migra a la costa. Ese proceso que sucede en el Perú sucede en EEUU, los negros cuando termina la esclavitud van al norte. Todas las ciudades importantes de cultura negra, Nueva York, Chicago, Washington, esas comunidades vienen después de la guerra civil “La fuerza cultural de EEUU viene directamente de sus inmigrantes” ¿Como te va con el trabajo en la revista Etiqueta negra? Es un proyecto al que le tengo muchísimo cariño. He estado trabajando en Etiqueta ya cinco años, pero por motivos personales, principalmente por trabajo, tengo una novela que debo acabar, a partir de agosto de este año voy a separarme de la revista temporalmente. Danos una primicia, más o menos de que va a tratar tu novela, o dónde esta situada. No me gusta hablar de las novelas que no están acabadas... La novela trata de la migración, tiene que ver con una vida como la mía: mis hermanos nacieron en EEUU y yo nací en el Perú, siempre me he imaginado cómo hubiera sido 137


eso si nos hubiéramos quedado en el Perú, mis hermanas tendrían ese derecho de migrar o viajar y yo no. Es como una visión imaginaria de esa situación familiar. Me cuentas que acabas de volver de los Andes, dime como te ha ido, ¿estás investigando?,¿que estas haciendo? Investigando formalmente no, yo he ido más bien por amistad, por cariño, hay una familia de coronguinos y una comunidad de coronguinos a los que me siento muy cercano, muy identificado, y me han acogido, me han cuidado con muchísimo cariño, y estos últimos 10 años yo he tratado de ofrecerles lo mismo, entonces por eso siempre voy a recordar estos días que he pasado en Corongo y más de una semana en Ancash como mi segunda visita a este pueblo, la primera fue en el 2008 cuando grabé un documental de radio para la BBC de Londres sobre la migración andina a Lima, salió un documental de tres cuartos de hora, fue la primera vez que había hecho algo así, y la primera vez que conocí el pueblo de Corongo, ocurrió en diciembre de 2007, muy diferente al de ahora. En épocas de fiesta estos pueblos renacen, cobran vida, se llenan de gente, y se ve ese cariño y ese arraigo que tiene el coronguino hacia su tierra. Me conmueve y me inspira, no como yo que me siento tan desarraigado. Los arraigos que yo tengo con diferentes ciudades o pueblos son muy efímeros, son como procesos imaginativos porque yo tengo un cariño hacia Lima que es pura imaginación, tengo un cariño hacia Oakland y hacia Nueva York que es la ciudad donde me he hecho hombre o adulto, que son también una mezcla de hechos concretos y una vida imaginaria. Nueva York siempre existe en mi cabeza como un punto. Arequipa es otra ciudad que yo le tengo mucho cariño, mucho afecto, pero no es necesariamente por haber vivido sino más bien es por que cada vez que voy noto algo que me inspira, me da un toque de chispa que termina creciendo de manera que siempre lo tengo presente. “En épocas de fiesta estos pueblos renacen, cobran vida, se llenan de gente” Tú siempre estás con proyectos. ¿Trabajas para alguna entidad que te auspicia? Bueno yo siempre estoy como mucha gente, muchos periodistas, buscando contactos con editores, buscando que alguna revista se interese por algún artículo mío. En este caso, estoy escribiendo un texto sobre piratería de libros en el Perú, para una revista Británica. Tengo una posición bastante simbólica pero bonita en la California Berkeley como investigador, en el centro de estudios latinoamericanos, que más bien significa que doy un par de charlas allí al año, y si bien no es una cátedra formal me permite accesos a archivos y ciertos beneficios dentro de una comunidad intelectual como la de Berkeley, que es una gran universidad, pero yo en esencia soy escritor de ficción y para eso no necesitas ningún título institucional ni académico, simplemente necesitas un poco de tiempo, disciplina y ser un poco terco y no rendirte ante la pagina en blanco.

138


¿Y ya te es posible vivir exclusivamente de la literatura? ¿Dedicar tu tiempo completo a la literatura y no distraerte en labores como periodista, u otras actividades? De que sea posible quizás sí lo sea, pero me gustan mucho el periodismo, la crónica, o sea 7 años trabajando en Etiqueta negra no es por las puras. Etiqueta es en esencia una revista de crónicas y he escrito varias para la revista y disfruto de ese proceso. ¿Me dices que además de la novela vas a publicar otro libro de cuentos? ¿Donde te sientes más cómodo, en el cuento o la novela? Yo espero que lo mío sea la novela y eso lo digo como lector, a mí más me gusta leer novelas que cuentos, pero hay algo muy seductor en el cuento, y es la perfección, yo no creo que exista la novela perfecta pero sí existen cuentos perfectos. De los materiales que te quedan de las novelas ¿haces cuentos? Si, en esta colección que voy a publicar, que se llama El rey siempre está por encima del pueblo, hay un par de cuentos que salen de la novela que estoy trabajando ahora, cuando yo me los planteé al comienzo me los imaginé como si fueran textos de novela y saltaron de la pagina y se convirtieron en otra cosa. Eso suele suceder.

139


¿Te fijas plazos para tus libros? No el plazo que tengo es cuando se me acaba la plata. Y como tengo ese trabajo universitario y el trabajo del periodismo, he postulado para un par de becas. Realmente lo que tengo que fijarme es eso porque de algo tengo que vivir. Pero en cuanto al proceso creativo me preocupaba más. Ahora yo veo que todo viene a ser trabajo, o sea esta conversación que tenemos me sirve, ir a Corongo aunque sea indirectamente, me sirve. La novela se escribe cuando se escribe, el cuento sale cuando tiene que salir. Uno sigue trabajando nunca siento que estoy de vacaciones, incluso cuando estoy de vacaciones. Para mí lo más bello de ser escritor es que todo viene a ser material, parte del trabajo. Veo que trabajas mucho la frase ¿o te sale espontáneamente? En inglés mis primeras versiones son rápidas y luego voy corrigiendo puliendo, y trabajo el texto muchísimo. En las traducciones siempre estamos apretados de tiempo porque es una negociación, digamos entre cuanta atención le prestas a la forma y cuanta al contenido, es la negociación básica de una traducción, es lo más difícil, y casi siempre opto por el contenido. La composición de tus textos es un tanto metafórica. Se nota que tratas de no entrar al terreno del realismo. ¿Piensas que los realistas son muy localistas? No, de ninguna manera yo diría eso. Yo pienso que en mi caso por ejemplo mis cuentos ambientados en ciudades latinoamericanas obviamente la ciudad referente es Lima, pero como me ha tocado viajar tanto y como yo veo que muchas ciudades de Latinoamérica se parecen a Lima, y muchas ciudades a nivel mundial se parecen a Lima, tengo total libertad para incorporar detalles de otros lugares a esta ciudad, y luego eso crea un ambiente desconcertante para el lector, le parece Lima pero no es o no le parece el Perú y eso me gusta: la literatura que es desconcertante requiere que el lector esté atento. ¿Como te va con lectores aparte de Lima? En Estados Unidos sé que tienes bastante receptividad. ¿ y como te va en otras latitudes? La novela fue muy bien recibida- Se publicó en Alemania, en Francia; próximamente en Italia, en Portugal, en Brasil, en Holanda, en Grecia; en Inglaterra tuvo también muy buena recepción y la prueba es que me siguen llamando, por ese lado estoy muy contento. Lo que si creo es que las novelas en el mundo tienen mayor apertura que los cuentos. ¿Tienes idea de cuantos ejemplares has vendido? No. ¿Unos 50 mil? Ni idea. “Me gusta la literatura desconcertante, que requiere que el lector esté atento” 140


¿Y acá en el Perú que tal? Me ha ido bien, han salido 3 ediciones. Hasta sé que me han pirateado. ¿Qué editorial o editoriales van a publicar tu nuevo libro? Acá en el Perú este libro lo va a publicar Planeta, en EEUU con Collins, en Francia con Michelle, en Alemania con Bach, en Italia con Gressolli. Yo tuve mucha suerte, mira yo cuando tenía 22 años un editor de una revista fue mi profesor y le gustó lo que yo escribía y me recomendó un agente y este agente me ha ayudado. De modo que tengo en Nueva York un agente que maneja esas cosas, lo cual es un alivio porque manejar contratos es un poco desagradable y te quita algo de energía intelectual para enfocarte en lo tuyo. ¿Y cuanto gana un agente? En EEUU el agente cobra el 15% del contrato sobre el adelanto, él no ve las ventas. En EEUU siempre dan adelanto. ¿Cuál es tu canon literario? Bueno comencé con los rusos, siempre comenzar con los rusos para mí fue importante: Tolstoi, Dostoievsky, los cuentos de Chejov. ¿Por qué te interesan los rusos? Bueno, debo confesar que el único ruso que sigo leyendo es Chejov. De vez en cuando agarro una novela de Dostoievsky, pero los menciono siempre porque forman el primer piso de mi base literaria, las primeras lecturas que me movieron, que me conmovieron, que me inspiraron y me obligaron a sentarme a escribir a los 16 años; por eso siempre los menciono, pero no pienses que en la mesa de noche tengo La guerra y la paz porque no es así, es más, la última vez que la leí no me gustó. ¿Por qué no te gustó? Me pareció una novela inflada, sin disciplina estructural, muy desordenada, hay pasajes larguísimos, y en esos casos yo como lector moderno me aburro. Ahora, una novela como Crimen y castigo ha envejecido mucho mejor y es más sicológica y mucho más moderna, Los hermanos Karamazov también, cuando se pone filosofía siempre es en el marco, en el contexto de la historia, no por separado, un ensayo sobre Dios. Cuando Dostoievsky habla de filosofía siempre se agarra de la mano del personaje, en cambio Tolstoi se pone a dar un sermón. Pero Chejov es sumamente moderno para mí es un gran escritor y sus cuentos y sus obras de teatro son bellísimas. Y de los escritores del anti boom: Rulfo, Roa Bastos, G Márquez, Fuentes, ¿te entusiasma alguno de ellos? Sí, para mí Borges es a quien más leo, aunque no veo mucho a Borges en lo que yo escribo. Pasé una etapa hace 15 años donde leí mucho a Garcia 141


Márquez, no he leído a Roa Bastos, hay textos de Clarice Lispector que me parecen buenísimos, textos de V argas Llosa extraordinarios, Arguedas estupendo. “Chejov es sumamente moderno para mí es un gran escritor” ¿Que libro de MVLl te gusta más? Para mí Conversación en la catedral es fundamental. ¿Que tiene Conversación en la catedral que no tengan los otros libros? Lo que me impresionó en esa novela es como maneja el tiempo. Eso se ve en La casa verde y se ve en otras novelas, pero fue la primera vez que yo vi esa técnica que es el manejo simultáneo de varios tiempos a la vez, con mucha destreza. Yo siempre he dicho y lo repito que MVLl es para mí un gran estructurador, y esto puede ser deficiencia mía en el idioma, pero yo no leo a VLl subrayando frases, asombrado de la belleza de su prosa, como si me ocurre con Pedro Páramo. Yo termino un capitulo de VLl y me quedo impresionado con su técnica; su manera de estructurar una novela me parece inigualable. Y para terminar dinos algo sobre la revista Macondo: Fuguet, Paz Soldán, que forman parte de una corriente que estaba contra lo real maravilloso. No siento ninguna necesidad de estar en contra de esa tendencia, para nada. Ahora lo que sí me parece mal -y esto es más por el lado gringo viendo y produciendo literatura en el ámbito americano-, es que se nota todavía que las editoriales norteamericanas no han renovado su visión hacia América Latina, entonces siguen pensando que todo comienza con GGM y termina con GGM, y GGM tiene muchos imitadores malos y muchos de estos malos imitadores publican en inglés y reciben contratos absurdos para publicar textos que son copias malas de GGM y yo creo que GGM es un gran escritor y no se merece los seguidores que tiene. Lo que yo quisiera hacer, con la poca influencia que tengo en el ámbito literario norteamericano, es abrir espacios para otras voces que escriben con otras tendencias, con otros estilos, con otra óptica, para que en EEUU haya una visión un poco más compleja de América Latina. Yo creo en el hombre latinoamericano como ser dinámico, la cultura de América Latina hace 50 años era muy diferente a la actual, y en 52 años puede ser otra Cien años de soledad que tiene más de 40 años, pero sigue siendo por su calidad y su contenido una novela totalmente relevante pero no es la única y no es la única forma de narrar el ámbito. Por supuesto que los mitos tienen vigencia dentro de la literatura latinoamericana y no solo la nuestra, la literatura árabe por ejemplo se nutre de sus mitos, incluso la literatura de árabes que escriben en inglés. El ser humano en general cuenta historias y crea mitos. Yo no separo al hombre moderno del hombre tradicional, los hombres globalizados tienen sus propios mitos comenzando con el capitalismo mismo que es un mito, Obama es un mito, el progreso es un mito, creamos historias para hacer que nuestro mundo tan confuso tenga sentido. El hombre hipereducado, hiperglobalizado, no es muy diferente al campesino tradicional peruano, andino. Pero sí, yo no me pondría a especular cuál sería el futuro de la literatura 142


latinoamericana o norteamericana o europea o africana, lo único que puedo decir al respecto es que los mitos siempre van a ser relevantes. “Yo creo en el hombre latinoamericano como ser dinámico” Finalmente, ¿cuando volverás al Perú? Estoy publicando una novela grafica, un cómic.Yo viajo en la quincena de agosto, luego regreso en noviembre para publicar este libro que es una adaptación en cómic de un cuento de mi primer libro Ciudad de payasos. En realidad lo que yo he querido hacer trabajando con una artista como Cecilia Alvarado que es una trome, es traer un cómic para adultos, o sea usar el lenguaje visual pero para contar una historia más madura, más urbana, más compleja. Y bueno, está saliendo bien. Esto va a salir por Alfaguara.

O.C.L.

143

Revista Alborada 2  

Conociendo la calidad de la primera versión nacional de Alborada y el excelente rol que tiene en la difusión de la cultura, nos complace el...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you