Page 1

Sirviendo a Dios con responsabilidad. Organizando el servicio a Dios en la iglesia local. Por el Pastor Aberto Malisani

6

5) Reglas sobre el planeamiento de del servicio a Dios en la iglesia local (proyectos) Conceptos que debemos tener en claro al momento de realizar el plan anual de la iglesia: • La iglesia es de Dios y no es mía. Nunca debo actuar como si la iglesia fuera mía, o como si los recursos de ella son míos. • Yo sirvo “a Dios” en la iglesia, y no estoy sirviendo a mis deseos y sueños personales. Por ello, debo aprender a buscar los deseos de Dios para su iglesia y poner en segundo lugar mis planes, sueños y ambiciones personales. (debo aprender a diferenciar “mi llamado” de mis pasiones y mis sueños) • Los problemas espirituales siempre deben tener prioridad sobre los demás problemas (ante todo, somos una familia espiritual y no club social). • La evangelización no es un problema, ni una responsabilidad. Es un DEBER. • Las decisiones, nunca son unipersonales. La iglesia no es gobernada por un solo hombre, sino que es gobernada por los ministros ordenados.

Tres Leyes sobre el desarrollo de proyectos en la iglesia:

1) Planeamiento. En dos etapas: primero la elaboración de las metas y luego los pasos que se deben dar hasta llegar a la meta propuesta.

2) Desarrollo / Ejecución. Siempre se debe tener claro cuales son los pasos previstos para llegar a nuestra meta, controlando constantemente nuestro proyecto original para no dar pasos que desvíen nuestros esfuerzos y recursos.

3) Evaluación. Debe ser utilizado como una herramienta y no como un arma.

Comunidad Cristiana de Copenhague 2009

Departamento Hispano de “Kirken i Kulturcenter”


Sirviendo a Dios con responsabilidad. Organizando el servicio a Dios en la iglesia local. Por el Pastor Aberto Malisani

5

4) Debemos aprender servir a Dios con sabiduría. Lc. 14: 25 al 33 Si servir es una obligación, entonces debemos entender que cuales son las cosas que el servicio demandará de nosotros. Los costos del servicio, deben estar siempre presentes en nuestras mentes.

a) recursos. En la historia del cristianismo en varias ocasiones se levantaron sectas que declararon que nada era más importante que servir a Dios y que se debía dejar “todo lo demás” (la familia, el trabajo, las riquezas, los amigos, etc) para dedicarse exclusivamente al servicio de Dios. Pensaban que de esa forma “abandonaban” su vieja vida para tener una nueva vida en Cristo. (mal entendían versículos bíblicos como 2 Co. 5:17). Literalmente morían para todos, para vivir separados (encerrados) para Dios. NO ES la voluntad de Dios que “abandonemos” todo lo que nos rodea para servirle, sino que debemos aprender a ser “luz y sal” en medio de este. No debemos aislarnos del mundo, sino que “en medio” del mundo ser luz. (Ser impermeables al los principios y valores del mundo, pero viviendo en medio de ellos de forma que nuestras vidas glorifiquen a Dios). Mt. 5:14 Todos los seres humanos tenemos recursos propios. (Hacer una lista de recursos). Todos los hijos de Dios debemos aprender a poner nuestros recursos a disposición de Dios (significa que Dios lo utilice como el quiere y cuando el quiere)

b) tiempo Ef. 5:16. El “tiempo” es un bien que tiene muchísimo valor. La gente trabaja recibe salario por su tiempo. Descansa (gasta tiempo) para poder tener mas fuerzas en el tiempo que viene. Perdemos tiempo en cosas que nos agradan por la simple razón de que nos esto nos da placer. Ecl. 8:6 (a) Todos los seres humanos, mientras tienen vida, son administradores de su propio tiempo. Ecl. 9: 11; 3:1 al 11 (a) La biblia en muchas ocasiones describe a Dios como el dueño y Señor del “tiempo”, pero la verdad es que muy pocas veces utilizamos nuestro tiempo para Dios, para servirle y para adorarle. Sal. 145: 2, 34:15

c) Administrando bien nuestros talentos y dones para la gloria de Dios. 1 Ped. 4: 10 y 11 J.S. Bach firmaba todas sus obras con las iniciales SGD (lat. Soli Glori Deo = La gloria solo para Dios) y muchas de sus obras perdidas se reconocieron por frases como: “… esta obra esta escrita para la gloria de Dios y el recreo (disfrute) del espíritu. 1Co. 10:31 ¿Qué son los talentos y dones? (hacer una lista de talentos y dones en la pizarra). Todo ser humano esta provisto de algún talento y este debe ser utilizado como herramienta para glorificar a Dios. Pero, ¿Qué es glorificar a Dios? (meditar en la respuesta). ¿Dios necesita de la gloria que le brindan los seres humanos? Sal 50.

Comunidad Cristiana de Copenhague 2009

Departamento Hispano de “Kirken i Kulturcenter”


Sirviendo a Dios con responsabilidad. Organizando el servicio a Dios en la iglesia local. Por el Pastor Aberto Malisani

4

La manera en que las dos formas de servir a Dios (la general y la especifica) se complementan entre sí debe de ser respetada. No es sano que una persona comience a realizar un servicio ESPECIFICO, si primero no ha aprendido a servir a Dios de la forma GENERAL. ¿De que forma puedo encontrar mi servicio especifico? Como hemos dicho “algunos” reciben un llamado directo y específico de Dios. Esto acontece de formas diferentes, algunas veces de formas espectaculares y sobrenaturales: visiones (como Saulo y Moisés), ángeles (como Maria, la madre de Jesús), sueños como José el padre Jesús, etc… Pero muchas veces (la mayoría de las veces) sucede de forma común: Dios habla al corazón (como Ananías) Pero, ¿Qué pasa si Dios no me ha hablado de forma especifica para realizar un servicio especial? He hablado con personas que se sienten tristes y desilusionados por jamás han tenido experiencia sobrenatural en el llamamiento al servicio. Algunos sienten que son “un tipo secundaria de hijos de Dios”, que utiliza a otros y ellos que no son verdaderos siervos de Dios porque no han sido llamados a un servicio ESPECÍFICO a través de una experiencia sobre natural. Hay muchas formas de encontrar el servicio específico en el que podemos servir a Dios, ya que Dios No hace acepción de personas. (debemos convencernos de esta verdad) Primero debemos estar dispuestos a encontrarlo y deseosos de descubrir cual es el deseo de Dios para nuestras vidas. Aquí están algunas ideas para encontrar tu lugar especifico para servir a Dios: 1) Debemos estar atentos a las necesidades del momento. Hch. 6:1; 1 Tim. 1:3 y 4 2) Debemos estar atentos a las preocupaciones de nuestro corazón. Hch 17: 16, 34. (16: 6 al 10). Es decir: Si es que hay que te molesta o te irrita dentro del servicio, entonces este “mal estar” podría provenir de parte de Dios. 3) Debemos estar atentos y dispuestos para ofrecer los talentos y dones para Dios la obra de Dios los requiera. Hch 9: 36 al 46 Debemos saber que cuando estamos dedicados a servir a Dios de forma GENERAL, muchas veces no queremos servir de una forma ESPECIFICA. Pero, recuerda que Dios tiene un plan particular para cada uno de nosotros y solo seremos verdaderamente felices cuando logramos vivir de la forma que Dios quiere para nosotros.

Comunidad Cristiana de Copenhague 2009

Departamento Hispano de “Kirken i Kulturcenter”


Sirviendo a Dios con responsabilidad. Organizando el servicio a Dios en la iglesia local. Por el Pastor Aberto Malisani

3

3) ¿En que debo de servir y como debo servir a Dios? Cuando pensamos en la verdad de que TODOS debemos ser siervos de Dios, hay una pregunta que nace naturalmente: ¿En que debo servir a Dios? Muchos se asustan y tienen miedo cuando piensan en esta pregunta debido a que tenemos pensamientos preconcebidos con respecto al tema (conceptos arraigados en nuestras mentes). Un ejemplo es que muchos pensamos que “servir a Dios” es solamente “predicar en el púlpito los domingos”. Es bueno aclarar que la predicación del mensaje del evangelio es un requisito fundamental para todo discípulo (pero hay muchas formas de predicar, sin tener que utilizar el púlpito de la iglesia). La predicación no es un servicio EXCLUSIVO de los pastores y NO ES la UNICA forma de servir a Dios. Resumiremos esta sección diciendo que podemos a servir a Dios de dos maneras diferentes, pero estas formas de servir son complementarias entre sí. Primero veremos la FORMA GENERAL de servir a Dios (quiere decir que es “en general” para todos los creyentes) Todo creyente debe aprender que: ü Predicar y hablar de Cristo es una obligación de todo hijo de Dios ü Llevar una vida ejemplar de forma que nuestro vivir agrade a Dios y sea un testimonio vivo para los que no creen. ü Diezmar y ofrendar para la obra de Dios. ü Cuidar del necesitado y ayudar a los que sufren. ü Visitar a los enfermos y a los que están en la cárcel. ü Ser un buen marido (una buena esposa) ü Ser una buena Madre… (continuar la lista preguntando a los asistentes y anotar en la pizarra) Segundo, también la Biblia nos habla de un llamado especifico, una forma ESPECÍFICA Y EXCLUSIVA que algunos creyentes reciben departe de Dios. En la Biblia encontramos muchos ejemplos donde Dios llama a personas para realizar servicios específicos para él: Moisés Ex. 3: 1 al 10; Bezaleel y Aholiab Ex. 31: 1 al 11; Josué Nm. 27: 18 al 23 Pablo Hch 9:3 al 31; 11: 19 al 26; 13:1; etc… En líneas generales podemos decir que cuando Dios llama a alguien para servir en un servicio especifico, Dios lo capacita. También, en líneas generales, los llamados específicos casi nunca son de forma inmediata y urgente. Primero Dios pone el llamado en el corazón, luego hay un tiempo de preparación y luego la confirmación de nuestro llamado por parte de los demás.

Deseo

Tiempo de preparación

Comunidad Cristiana de Copenhague 2009

Confirmación

Acción

Departamento Hispano de “Kirken i Kulturcenter”


Sirviendo a Dios con responsabilidad. Organizando el servicio a Dios en la iglesia local. Por el Pastor Aberto Malisani

2

2) Diferencia entre “creyente” y “discípulo”

Mt 28:19 y 20 En el ambiente cristiano estas dos palabras deberían de ser sinónimos unas de otra. Y aparentemente lo son. Pero en la práctica no es así. Creyente: es el que cree y acepta un mensaje. Discípulos: es una persona que vive bajo la disciplina, la educación y corrección de un maestro. La palabra creyente, ha cambiado mucho en su aplicación desde los tiempos de Jesús hasta ahora y muchas veces se aplicado incorrectamente su traducción en la Biblia como si estas dos fueran sinónimos. El creyente de nuestros días es la persona que ha aceptado y cree que: Dios existe, Dios le ama, Dios envió a Jesús a morir por sus pecados Y lo acepta y lo cree. Dentro de este concepto que recién describimos, se puede entender al creyente como una persona que es “adepto y partidario” (adherido a la política) Jn. 6: 47 al 69 Pero entre creer y ser discípulo hay mucha diferencia. Hch. 2: 41 y 42; 4:4; 6:1 Podemos decirlo así: El creyente se gana; el discípulo se hace. Las personas que responden positivamente a una invitación en un esfuerzo evangelístico no pueden ser contadas como discípulos de Cristo, sino como personas interesadas en conocer más de Dios. Billy Graham dice que: …“cuesta diez por ciento de esfuerzo ganar a una persona para Cristo, pero cuesta noventa por ciento hacer que permanezca en la fe” Creyente

Proceso

Discípulo

Acepar el mensaje de salvación (ser creyente) es solo el comienzo del camino para llegar a ser un discípulo. Yo no puedo ser discípulo, si no me dejo moldear, corregir y enseñar. Yo no puedo ser discípulo, si no decido someterme a mi mismo bajo la “disciplina” (educación) de un maestro terrenal (somos discípulos de Cristo, pero debemos tener maestros terrenales) Yo no puedo ser un discípulo, si voy emigrando de iglesia en iglesia, de pastor en pastor buscando “crecimiento espiritual”.

Comunidad Cristiana de Copenhague 2009

Departamento Hispano de “Kirken i Kulturcenter”


Sirviendo a Dios con responsabilidad. Organizando el servicio a Dios en la iglesia local. Por el Pastor Aberto Malisani

1

¿Quiénes deben servir a Dios y porque?

1) Todos estamos llamados a vivir sirviendo a Dios Es una verdad divina que Dios se hizo hombre (Emanuel) y que él vino a salvar al ser humano de la condenación. Jn 3:16; 1 Tim. 1:15 al 17 La vida que debemos llevar después que hemos aceptado el llamado a la salvación demanda mucha responsabilidad de nuestra parte. En lo sucesivo debemos tener una vida que agrade a Dios y alejados del pecado. Ro 6: 3 al 11. En nuestros días, podemos ver muchos que viven sus vidas practicando esta filosofía: ü Yo creo que Cristo vino al mundo a morir por mis pecados, para salvarme de la condenación. ü Si yo acepto esta verdad (que es por gracia) y soy salvo. ü Como fruto de aceptar la salvación, vendré a la iglesia todos los domingos por el resto de mi vida. ü Alabaré a Dios, cantaré y daré mis ofrendas (algunos mas iluminados también dan sus diezmos) ü Y ya está. NADA MÁS debo esperar a morir para irme al cielo!!!! Pablo dice en Ro 14: 7 al 9 que somos de Cristo y nuestra vida es de Cristo. En 2 Cor. 5: 14 al 20 encontramos que Pablo, mientras defiende su ministerio delante de personas que estaban atacando su paternidad sobre la iglesia de Corinto, nos revela una gran verdad diciendo:…. Por todos murió y los que viven, ya no vivan para sí (mismos), sino para aquel que murió y resucitó por ellos. En Ga. 2: 20 esta sintetizado lo que debería de ser la filosofía de vida del verdadero creyente en Cristo Jesús. Al recibir este regalo tan grande (la salvación) debemos entender y asumir que morimos juntamente con Cristo. Morimos para nuestra vieja vida que estaba llena de propósitos vanidosos, llena de odio envidias, celos peleas, etc… para recibir una nueva vida en Cristo Jesús. (soy nueva criatura) Pero no recibimos una nueva vida para vivirla como nosotros queremos o deseamos, para administrarla según nuestras ambiciones y anhelos. Al necesitar de la obra de Cristo para salvación de nuestros pecados, esta demostrado que somos incapaces de administrar nuestras vidas nosotros mismos. Somos incapaces de vivir una buena vida alejados de Dios. Y puesto que somos incapaces de vivir una buena vida sin Dios, al recibir a Cristo debemos vivir sirviéndole y agradándole a él. La nueva vida que Cristo Jesús me regala no es mía. Es de él. Muchos piensan (o en la práctica lo demuestran) el Pastor o los lideres de la iglesia son quienes deben servir a Dios (porque han recibido un llamado especial de Dios y le pagan para eso), pero la Biblia enseña que todos hemos sido hechos sacerdotes de Dios. 1 Pe. 2: 9 y 10 Debemos aclarar este punto diciendo que: El llamado al servicio no es una manifestación especial que Dios tiene para personas especiales en un momento especial, sino que TODOS somos llamados a vivir una vida sirviendo a nuestro salvador y Señor.

Comunidad Cristiana de Copenhague 2009

Departamento Hispano de “Kirken i Kulturcenter”

Calling to serve  
Advertisement