Page 1

1914-1918

1 Penny. Reino Unido 4 En 1860, la Reina Victoria mandó modificar el Penny. Éste pasó a acuñarse en bronce en vez de cobre lo que se conocería como el “Bun Penny”. Además, a la Diosa Britannia sentada mirando hacia la derecha, le añadió la “Unión Jack” en el escudo y un tridente que representaba a la Royal Navy. Este diseño se mantendría hasta 1970.

PRIMERA GUERRA MUNDIAL Nunca en la historia de la humanidad, la muerte de un solo hombre ha provocado un conflicto mundial en el que se vieron implicadas 32 naciones, cubrió más de la mitad del planeta, afectó a 60 millones de soldados y provocó la muerte de más de 10 millones de personas. La historia del pasado siglo es una sucesión de tensiones, provocaciones, enfrentamiento de ideas y ambiciones que, casi siempre, han conseguido que las cosas quedaran como antes. Eso sí, dejando algunas decenas de millones de muertos por el camino.

La Primera Guerra Mundial, que también se llamó Gran Guerra o Guerra de Guerras, cuando no se podía saber la que vendría 25 años después, fue el resultado de algunos conflictos latentes desde el siglo anterior: reivindicaciones de minorías

oprimidas y de trabajadores mal pagados, exigencias nacionalistas, revanchas por los conflictos anteriores… A pesar de que Europa parecía vivir su mejor momento, la guerra se esperaba desde hacía tiempo y solo faltaba una excusa para iniciarla. Fue la culminación de dos o tres generaciones de crisis, de pequeñas guerras, de años de recelos y sentimientos codiciosos. Estalla la guerra Tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, príncipe heredero del imperio austrohúngaro en Sarajevo (ver recuadro) por un nacionalista bosnio (28 de junio de 1914), el gobierno de Viena exigió humillantes concesiones a Serbia, cuyo gobierno había acogido al asesino. Rusia apoyó a Serbia enfrentándose a los austriacos, los alemanes

apoyaron a Austria y Francia a su aliada Rusia. Gran Bretaña hizo lo propio con los franceses y así, en poco más de un mes, las principales potencias europeas se vieron arrastradas al conflicto. Se crearon dos grandes bloques rivales, los «Aliados»: Francia, Gran Bretaña, Rusia, Serbia, Bélgica, Canadá, Portugal, Japón, Estados Unidos (desde 1917), así como Italia, que había abandonado la Triple Alianza… y hasta 28 países y la coalición de las «Potencias Centrales», integrada por los Imperios Austrohúngaro, Alemán y Otomano, acompañados por Bulgaria. Al comienzo de la guerra los dos bandos trataron de obtener una victoria rápida mediante ofensivas fulminantes. Los franceses agruparon sus tropas en la frontera con Alemania, los alemanes tenían un plan mucho más ambicioso que permitiese,

gracias a la rapidez de un movimiento de contorno por Bélgica, sorprender a las tropas francesas y marchar hacia el este de París y luego enfrentarse a las fuerzas enemigas y empujarlas hacia Suiza.

definitivo de los planes anteriores a la guerra. Mientras tanto, Austria-Hungría fracasó en su intento de tomar Belgrado y Rusia invadió Prusia Oriental, pero los alemanes los retuvieron en Tannenberg.

El comienzo del plan trascurrió perfectamente para el Reich. Sus tropas avanzaron sobre Bélgica el 4 de agosto, posteriormente derrotaron al ejército francés en diversas batallas. Semanas después estaban ya situados en el río Marne, donde chocaron con el Cuerpo Británico y el ejército francés, quienes frenaron el avance alemán. La derrota germana frustró el plan original y acabó con las expectativas de una conflagración breve, marcando el abandono

Una vez fracasados los primeros intentos de conseguir una victoria rápida por cualquiera de las partes, todos supieron que el desenlace iba a tardar en llegar. Esta era una guerra en buena parte basada en los sistemas napoleónicos, con cientos de miles de soldados en cada bando, con kilómetros y kilómetros de alambradas de púas como principal arma defensiva, con palas que cada soldado llevaba al hombro para cavar trincheras en la tierra como mejor sistema

Atentado en Sarajevo El error de un conductor provocó el inicio de la Primera Guerra Mundial. El conductor llevaba en un recorrido festivo al príncipe heredero del Imperio Austrohúngaro el archiduque Francisco Fernando y a su esposa de visita a la capital de Bosnia, una de sus provincias. La equivocación en el camino hizo que parara el coche

5 50 Marcos. Alemania

Una de las principales consecuencias de la I Guerra Mundial para Alemania fue la hiperinflación que fue afianzándose de forma progresiva en la sociedad. En 1919, con la guerra recién terminada el nivel de precios aún era sólo 2,6 veces superior al de 1914, y la calidad de los billetes (papel e impresión en grabado) era aún notable.

descapotable y que el joven Gavrilo Princip, de 19 años, pudiera subirse a él y disparar un tiro a bocajarro al príncipe y otro a la princesa, Sofía Chotek. Era el 28 de junio de 1914 y parecía un día radiante en Sarajevo. Princip y sus cómplices eran bosnios, pertenecían a la organización secreta “Mano Negra” y se proponían liberar Bosnia de AustriaHungría y unirse a Serbia, la nación hermana en la que se hablaba la misma lengua eslava. Los austrohúngaros estaban convencidos de que Serbia había acogido y adiestrado a los asesinos y decidió dar un escarmiento para evitar que croatas, eslovenos y otros grupos de los Balcanes se unieran a sus deseos de independencia.

Viena envió un ultimátum a Belgrado, tras asegurarse el apoyo de Alemania. La falta de cumplimiento de una de las clausulas menores, que afectaba al juicio de los conspiradores, fue la excusa para la declaración de guerra y los primeros bombardeos sobre Belgrado. La guerra había comenzado y un mes después afectaba a toda Europa.


contra las granadas y obuses, con el empleo de miles de caballos como sistema de transporte y, en ocasiones, de ataque. La utilización de aviones, avanzada la guerra, cambió un poco las cosas, pero la aviación apenas servía para lucirse los ases del aire y crear mitos. Sólo el uso de pequeños carros de combate por parte de británicos y franceses permitiría desnivelar el equilibrio. El frente occidental se convirtió en una guerra de trincheras, en una sucesión de avances y retrocesos por ambos bandos, en un conflicto de desgaste en el que la tozudez de los generales hacía que conquistar una colina llena de barro suponía la muerte de miles de jóvenes soldados. La guerra oculta en el mar Mientras esto ocurría en los llanos y montañas del viejo continente, en el mar se libraba una batalla silenciosa que sería determinante. Gran Bretaña trató de imponer un bloqueo marítimo a los Imperios Centrales, utilizando sus grandes flotas navales; por su parte, los esfuerzos de los Imperios Centrales se centraron en romper el

bloqueo propio y establecer otro más efectivo del Reino Unido y Francia. Los alemanes, que contaban con una importante flota de submarinos, intentaron interceptar las rutas de aprovisionamiento entre América y Europa. Un incidente en el mar comenzó a calentar la tensión en Estados Unidos y a animar su entrada en el conflicto: el torpedeo del transatlántico Lusitania en el que murieron 124 americanos. Pero el principal motivo para su entrada en la guerra fue el descubrimiento de un plan secreto alemán que animaba a los mexicanos a sembrar la discordia con sus vecinos del norte y, caso de ganar la guerra Alemania, les permitiría recuperar los territorios de Arizona, Alta California y Nuevo México. Estados Unidos declaró la guerra a Alemania el 6 de abril de 1917.

5 1 Franco. 1931. Bélgica; 10 cts. 1925-26. Holanda; 30 cts. 1929-42. Italia; 1 Penny. 1912-1913. Reino Unido; 10 Heller. 1908. Austria La Gran Guerra dejó entrever las diferentes personalidades de algunos de los monarcas europeos. Alberto I tomó el control personalmente de las tropas de su país al estallar la contienda. Guillermina, supo mantener la neutralidad a pesar de sus estrechas relaciones comerciales con Alemania y el sentimiento de antipatía hacia Reino Unido por las anexiones a Sudáfrica tras las Guerras Boer. Víctor Manuel III, durante esta guerra, se atuvo generalmente a su papel constitucional e intentó aumentar su popularidad estableciéndose cerca del frente. Mientras Jorge V, debido al rechazo popular a los alemanes, hubo de cambiar el nombre de la dinastía Sajonia-Coburgo-Gotha por el de Windsor, que pasó a ser el nombre oficial. Finalmente, Francisco José I, criado en la Paz Armada, murió en medio de la contienda evitando así ver el desmoronamiento de su Imperio.

La guerra se había ido extendiendo a todo el mundo. En el frente oriental europeo, los alemanes llevaron al principio la iniciativa. Rusia oponía grandes ejércitos, pero mal organizados, sin formación, armas ni equipos.

5 10 Dinares. 1920. Yugoslavia 50 Para. 1913. Montenegro

Teniendo en cuenta que el primer sello, “The Black penny”, fue emitido en 1840, en la época de la I Guerra Mundial, los motivos representados en la filatelia de los países con Casas Reales eran aún bastante monótonos. Fundamentalmente la imagen del monarca (en este caso Pedro I y Nicolás I) o la familia Real y en algunos casos alegorías, escudos reales o monumentos históricos.

Alemania ocupó Rumania y llegó hasta el golfo de Riga. El frente oriental estuvo en constante movimiento y no conoció el drama de las trincheras. Durante todo el conflicto, los británicos fomentaron la sublevación de las tribus árabes para perturbar a los turcos otomanos. En esta misión destacó el célebre oficial T. E. Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia. 5 10 millones de marcos. Alemania

Para hacer frente a las indemnizaciones fijadas en el Tratado de Versalles, se emitió dinero sin límite. Los billetes puestos en circulación por el Estado hicieron subir los precios y la moneda sufrió un incremento de su valor nominal sin correspondencia con su poder de compra real. En 1923 el nivel de precios era de 726.000.000.000 respecto a 1914.

En febrero de 1917 estalló la Revolución Rusa (ver páginas siguientes) y en octubre la revolución bolchevique, que tomaron el control total y firmaron el armisticio con los imperios centrales. El Reich aprovechó esta victoria para enviar casi todo su ejército oriental al frente occidental e intentar obtener una victoria rápida antes de la llegada masiva de los estadounidenses. Japón había entrado en la guerra del lado de los aliados el 23 de agosto de 1914. Las tropas japonesas ocuparon las posesiones alemanas en las islas Carolinas y Marianas. Mientras tanto, en el Pacífico también hubo movimientos aunque no batallas de importancia.

El comienzo del fin Reforzados por las tropas provenientes del frente Este, los alemanes pusieron todas sus fuerzas en su última ofensiva que comenzó el 21 de marzo. Pero, mal alimentadas y cansadas, las tropas alemanas no pudieron resistir la contraofensiva de Foch y se quedaron a 120 km de la capital gala. El General Foch comandó sus tropas francesas y estadounidenses hacia la victoria, en la segunda batalla del Marne; los primeros tanques británicos entraron en combate y la superioridad aérea aliada fue evidente. Era el principio del fin para los Imperios Centrales. En los Balcanes, las tropas francesas atacaron las líneas búlgaras en Macedonia. Después de pocos días de lucha, Bulgaria comprendió que no podía hacerles frente y pidió el armisticio. Turquía estaba al límite de sus fuerzas y no pudo contener a los británicos que habían tomado ya Jerusalén y Bagdad y avanzaban hacia Anatolia; además la derrota búlgara comprometió a Constantinopla. Franceses y británicos ocuparon el Oriente Próximo e Iraq y el Imperio Otomano también

se rindió. Los italianos derrotaron a AustriaHungría en Vittorio Veneto. Este hecho marcó el descalabro del ejército imperial, y la monarquía de los Habsburgo se hundió, incapaz de oponer nada al avance aliado por los Balcanes. El Reich estaba en una situación desesperada: se había quedado sin aliados, su población civil sufrió draconianas restricciones, su ejército estaba al límite, sin reservas y desmoralizado. El 8 de agosto un ataque aliado cerca de Amiens tuvo éxito y rompió el frente germano: los aliados penetraron en Bélgica. El Alto Mando alemán pidió al brazo político iniciar inmediatamente negociaciones de paz. Cundió la convicción de que la guerra está perdida. Wilson proclamó que Estados Unidos sólo negociaría con un gobierno alemán democrático. Tras una revolución obrera en Berlín, el Kaiser huyó a Holanda; el gobierno de la nueva República alemana firmó el armisticio de Rethondes el 11 de noviembre de 1918. La guerra había terminado con la victoria de los Aliados y en el camino habían quedado más de diez millones de muertos.


1917

El último Zar

LA REVOLUCIÓN RUSA La Primera Guerra Mundial puso en evidencia la escasa preparación de Rusia, sus dirigentes y su ejército para afrontarla. El rápido avance alemán había arrinconado a los rusos y había provocado millones de muertos. A finales de 1916 el Parlamento tuvo el valor de protestar por las chapuzas del Gobierno. El zar Nicolás disolvió el Parlamento y comenzó a crecer el descontento. En febrero de 1917, los trabajadores comenzaron una huelga y realizaron diversas manifestaciones. Se ordenó a los soldados que dispararan a los manifestantes, pero éstos se negaron. El ejército se estaba poniendo del lado del pueblo y abandonaba al zar. En marzo, Nicolás II firmaba el acta de abdicación en su tren decorado con sedas cuando trataba de regresar a Petrogrado (San Petersburgo) pero se vio bloqueado por el ejército. Mientras, Lenin y Trotsky, uno en Zurich y el otro en Nueva York, planeaban su regreso a Rusia para encarrilar una revolución que no era la suya y darle todo el protagonismo a los bolcheviques, una de las facciones de los comunistas rusos. En la noche del 6 de noviembre de 1917, los hombres de Trotsky y algunos soldados se apoderaron de todos los puntos clave de Petrogrado y crearon un “Congreso de Sóviets” con Lenin en la presidencia, León Trotsky como comisario para el Exterior y Josef

Stalin como comisario para las Nacionalidades. El 3 de diciembre de 1917 se firmó un armisticio con las potencias centrales, con lo que se granjearon el apoyo de los soldados, los campesinos y los obreros.

sociales de la Revolución tienen su origen en siglos de opresión del régimen zarista sobre las clases bajas, aproximadamente un 85% del pueblo ruso formaba parte del campesinado, oprimido por las clases superiores y el propio régimen.

La facilidad con que se implantó la Revolución Rusa hay que buscarla en diversas causas. En lo económico, se debió en gran medida a la mala gestión del zar, sumada a la Primera Guerra Mundial. Más de quince millones de hombres se unieron al ejército, que dejó un número insuficiente de trabajadores en las fábricas y las granjas. El resultado fue una escasez generalizada de alimentos y materias primas. Los obreros tuvieron que soportar terribles condiciones de trabajo, incluyendo jornadas de doce a catorce horas y bajos salarios. Las causas

Aunque la posterior propaganda soviética presentó la toma de poder como un levantamiento popular, en el que la toma del Palacio de Invierno, equivaldría a la toma de la Bastilla por los franceses y, ateniéndose al calendario juliano todavía utilizado por los rusos, le dieron el nombre de “Revolución de Octubre”, en realidad no se trató de una verdadera revolución, sino de un golpe de Estado dado en el momento oportuno y en el que, curiosamente, tuvieron un

6 3 Rublos. Rusia

El rublo se implantó de forma definitiva junto con la creación del Imperio Ruso en el siglo XVI a la llegada de Iván IV el Terrible. El rublo apenas perdió su valor desde su aparición hasta la Revolución Rusa en 1917 gracias al control autocrático de los zares. Esta es la última serie de billetes de 3 rublos que se emitió bajo el reinado de Nicolás II, último zar de Rusia.

Aunque la historia y la mitomanía reciente han hecho de Nicolás II y su familia unas figuras atractivas, especialmente por lo morboso de sus asesinatos y el misterio en torno a Anastasia, en realidad el último zar ruso es una de las figuras más débiles e inútiles de la Historia. Simpático, culto, fiel a su deber y enamorado del orden en la intimidad, era en realidad indeciso, autoritario y especialmente servil con la zarina Alejandra Feodorova, una persona limitada, fanática y entrometida que fue realmente la dueña de los destinos del país y del régimen. La mala gestión de la Primera Guerra Mundial fue el desencadenante del descontento de la población y del estallido de la Revolución Rusa.

papel fundamental los alemanes que facilitaron la llegada de Lenin desde Suiza a Rusia. La primera tarea emprendida por los “bolches” fue la exterminación de todos los miembros de la anterior familia gobernante y no se anduvieron con chiquitas. Fusilaron y traspasaron con bayonetas al zar y a la zarina, a sus hijos, a tres sirvientes y a su perro, los descuartizaron, los sumergieron en ácido y los enterraron en tumbas poco profundas y sin nombre. Duques y nobles fueron igualmente asesinados. La Guerra Civil rusa La mayoría de los terratenientes había huido del país y luego comenzó a hacerlo la clase media. También gran número de socialistas y comunistas que no habían sido lo suficientemente hábiles como para unirse a los bolcheviques. Después de octubre de 1917, muchos miembros del Partido Socialista Revolucionario y anarquistas se opusieron a los bolcheviques a través de los soviets. Cuando esto falló, provocaron varias revueltas en una serie de sucesos llamados la «Tercera revolución». Estos movimientos, que exigían una extensa variedad de demandas y carecían de una efectiva coordinación, fueron finalmente aplastados durante la Guerra Civil. La Guerra Civil rusa, que estalló en 1918 tras un breve periodo después de la Revolución de Octubre, trajo muerte y sufrimiento a millones de personas de ambos bandos sin importar su postura política. Los contendientes eran denominados, por un lado, los «rojos», comunistas y revolucionarios, y, por el otro, los «blancos», fuerzas contrarrevolucionarias organizadas por altos mandos del antiguo Ejército Ruso, en torno a los llamados Ejércitos de Voluntarios. Además de aquellas viejas capas de la población que veían perder sus privilegios o posición social, o se veían beneficiados por el anterior sistema, los blancos recibían el apoyo de potencias extranjeras tales como el Reino Unido,

5 25 Pennia. Finlandia

Estados Unidos, Canadá, Francia, Japón, Polonia o Turquía, que intervinieron activamente en la contienda mediante el envío de material, recursos, aparato logístico o numerosos contingentes de tropas. Aunque la Revolución no hizo expandir el comunismo como un efecto inmediato, le dio a otros países convulsos del tercer mundo un ejemplo a seguir. Décadas después, el modelo filosófico/ gubernamental tomaría renovada notoriedad a medida que la U.R.S.S, convertida en un estado totalmente socialista y en una superpotencia económica y militar, se enfrentara a los Estados Unidos en la Guerra Fría.

En 1808 Rusia, el Zar Alejandro I, se anexiona Finlandia, creando el Gran Ducado hasta que el 6 de Diciembre de 1917, poco después de la revolución bolchevique, declara su independencia. Para consolidarla el país hubo de sufrir una breve pero cruenta guerra civil. En esta acuñación en plata pertenece a la última serie con el águila bicéfala, el escudo de armas de los Romanov.


1927-1950

LA GUERRA CIVIL CHINA

Al revés de lo que ocurría en la India británica, China no fue nunca un país colonizado, aunque no por ello dejaba de ser un mito su independencia nacional. El país, de antiquísima cultura y el más poblado del mundo, a principios del siglo XX se estaba desintegrando. Los chinos no veían con agrado ni a los invasores blancos ni a su dinastía manchú, incapaz de llevar a cabo la más insignificante reforma. Sabían que para progresar debían seguir el ejemplo de Japón.

En 1911 una revolución implantó en Nankín un gobierno republicano y Sun Yat Sen fundó el partido Kuomintang (KMT), o Partido Nacional Popular, del que terminaría como líder el general Chiang Kai-chek quien intentó transformar la tradicional sociedad china. Paralelamente a los esfuerzos del Kuomintang, tras la Primera Guerra Mundial y bajo la influencia de la Revolución Rusa, se había ido formando el Partido Comunista Chino (PCCh) a comienzos de la década de 1920, bajo el mando de su líder Mao Tse-tung. Durante varios años ambas facciones pugnaron por hacerse con el poder. Comienza la guerra civil En abril de 1927, tras apoderarse de Shanghai, Chiang atacó por sorpresa a los comunistas de

aquella populosa ciudad, reprimió las huelgas con un baño de sangre y purgó la administración y el ejército chinos de todos los comunistas y elementos radicales. En poco tiempo Chiang Kaichek logró concentrar los poderes del Estado en sus manos e implantó la dictadura en toda China.

Pero el comunismo no estaba dispuesto a dejarse eliminar con tanta facilidad. En varias provincias grupos guerrilleros y resistentes empezaban a organizarse bajo la dirección de Mao que se proponía hacer triunfar en China las doctrinas leninistas-stalinistas, aunque por vías distintas a las de Stalin. Considerando que el proletariado obrero era demasiado débil aún para proporcionar una base sólida al movimiento, Mao se propuso comenzar por la organización de las masas rurales, que constituían el 85% de la población y, gracias a ellos, Mao pudo salvar a su reducido ejército de guerrilleros. No obstante, en 1934 les fue ya imposible resistir en Kiangsi, y entonces Mao emprendió con 100.000 seguidores su célebre “Larga marcha”. Casi diez mil kilómetros de desierto, zonas pantanosas o nieves eternas, resistiendo las repetidas ofensivas de las tropas de Chiang Kai-chek y soportando hambre y epidemias. En su

retirada, el ejército comunista confiscó propiedades y armas de los señores y terratenientes locales, reclutando además a campesinos y pobres, consolidando así su atractivo entre el pueblo. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, los dos partidos acordaron suspender las hostilidades y formar un Segundo Frente Unido que concentrase todas sus energías contra los japoneses. Sin embargo la alianza fue tan solo nominal. Tras la guerra el general George Marshall llegó a China, tomando parte en las negociaciones para un cese de las hostilidades entre el KMT y el PCCh, pero poco consiguió. Con el fracaso de las conversaciones de paz se volvió a un estado de guerra a gran escala. Los comunistas llamaron a esta etapa Guerra de liberación.

La Crisis del Estrecho de Taiwán Tras su derrota en la Guerra Civil, Chiang Kai-shek y algunos cientos de miles de soldados nacionalistas, junto a dos millones de refugiados, principalmente del Gobierno y del mundo de los negocios, huyeron de la China continental hacia la isla de Taiwán (Formosa), proclamando Taipéi (Taiwán) como capital provisional de la República de China y siguió presentando a su gobierno como única autoridad legítima en China. Durante los últimos años de la Guerra Civil china se comenzó a ver lo que sería una norma en las décadas siguientes: el enfrentamiento larvado entre la U.R.S.S. y Estados Unidos apoyando a una u otra parte de los conflictos. La U.R.S.S. estuvo desde el comienzo del lado de Mao y sus comunistas; Estados Unidos defendió a Chiang aunque no estaba dispuesto a ir muy lejos. China se anexionó Tibet por ser una antigua provincia china. Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países occidentales se apresuraron a reconocer la nueva China insular

5 70 Yuan. 1949. R.P. China

Emisión conmemorativa del 22º aniversario del Ejército de Liberación del Pueblo con Chu Teh, Mao Tse-tung y las tropas con banderas.

6 10 Yuan. R. China y 30 Yuan. R.P. China. 1949

Sun Yat Sen, era considerado el Padre de la China moderna por ambas facciones. Este mismo sello, aunque emitido por la R. China se usó también sobreimpreso por la R.P. China.

Finalmente el Partido Comunista alcanzó la victoria total. El 1 de octubre de 1949, Mao Tsetung anuncia la proclamación de la República Popular China. Se procedió a una reforma total de la política, la economía e incluso la mentalidad del pueblo chino. En 1953, se inicia el primer plan quinquenal chino y en 1954 Mao es elegido presidente de la República, cargo que dejó en 1959 a favor de Liu Chao, aunque conservó el poder efectivo hasta su muerte.

y tardarían veinte años en aceptar la nueva realidad. En general se esperaba la caída del Gobierno nacionalista como consecuencia de una invasión comunista de Taiwán. Pero la situación cambió completamente a raíz de la invasión de Corea del Sur por tropas norcoreanas en enero de 1950, dando lugar a la Guerra de Corea. Estados Unidos no podía permitir una victoria comunista sobre el KMT y el presidente estadounidense Harry S. Truman dio orden a la VII Flota de los Estados Unidos de bloquear el estrecho de Taiwán y evitar cualquier posible invasión comunista. En los años siguientes tuvieron lugar escaramuzas intermitentes en zonas costeras del continente, pero la poca disposición estadounidense a dejarse arrastrar a un conflicto de mayor entidad dejó a Chiang Kai-shek lejos de poder “reconquistar el continente”, como gustaba de repetir constantemente. Se produjeron hasta tres situaciones de crisis en el estrecho de Taiwán, pero finalmente las cosas quedaron como en 1950.

1 Sho. Tibet 4

5 10000 Yuan. 1949. R. China

El primer lugar donde el uso del papel moneda fue popular fue en China en el siglo IX durante la dinastía Tang. Sin embargo, en 1455 lo abandonaron por problemas de hiperinflación. Curiosamente, casi 500 años después, este billete con el rostro de Chiang Kai-chek pertenece a un momento de hiperinflación en la China de la Guerra Civil.

Tras siglos de dominio chino, el Tibet gozó de una independencia de “facto” desde la caída del emperador Pu Yi, en 1911 hasta que en octubre de 1950 tiene lugar la trascendental batalla de Chamdo, en la que el ejercito comunista, tras vencer la resistencia, entra en Lasha. Desde 1840 a 1932 las monedas del Tibet fueron acuñadas a mano.


1936-1939

50 ptas. España 4

LA GUERRA CIVIL española La España del primer cuarto de siglo había desarrollado su industria aunque de forma tímida y parcial y mejorado su producción agrícola, beneficiándose de la neutralidad durante la Primera Guerra Mundial. Pero igual que todos los demás países tuvo que padecer las dificultades económicas, financieras y sociales de la postguerra.

Congregaciones Religiosas y la ley de Reforma Agraria. En 1934 estalló una revolución de tipo social en Asturias y en Barcelona se proclamó el Estado Catalán; ambos movimientos fueron repelidos con tropas traídas desde África. En las elecciones de febrero de 1936 triunfó el Frente Popular y Manuel Azaña sustituyó a Alcalá Zamora en la presidencia de la República.

El rey Alfonso XIII a través de Antonio Maura intentó una “revolución desde arriba” que afrontase la reforma de la administración, el fin del caciquismo local y la solución a las reivindicaciones laborales y políticas, pero con escaso éxito. De 1923 a 1930 el general Primo de Rivera pretendió sostener el régimen monárquico mediante una dictadura militar de tipo paternalista. Tuvo algunos éxitos y emprendió un ambicioso programa de obras públicas.

Clima de violencia Durante varios meses los bandos se radicalizaron y a una violencia se respondía con otra y tanto uno como otro recurrieron sin vacilar al atentado político. Entre febrero y julio de 1936 se produjeron grandes disturbios en la calle, contabilizándose centenares de tiroteos y decenas de muertos, además de asaltos a iglesias, partidos políticos o periódicos.

En las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 triunfaron los partidos republicanos en las grandes ciudades y la monarquía se derrumbó por si sola. El Rey partió al exilio y en España se proclamó la Segunda República. En los años siguientes se aprobaron dos leyes que, a la larga, serían la manzana de la discordia que llevara a la Guerra Civil: la ley de

El 14 de abril de 1936 se produce el desfile de conmemoración del Quinto aniversario de la República, presidido por Manuel Azaña. Durante el paso de la Guardia Civil, los abucheos y los disturbios fueron abundantes, y horas después se produce la muerte del alférez De los Reyes durante una trifulca. Su entierro constituyó una excusa para que la derecha se echase a la calle para protestar efusivamente y en las

trifulcas resulta muerto Andrés Sáenz de Heredia (primo de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange), y una muchedumbre, al observar cómo el teniente José del Castillo Sáez de Tejada dispara a un joven tradicionalista (carlista), enfurece e intenta lincharlo. Tanto el joven como él necesitaron atención médica. Días después, el 12 de julio, muere asesinado mientras pasea tranquilamente por la calle. Y a la madrugada siguiente, en represalia, un grupo de Guardias de Asalto, al no encontrar en su casa a Gil-Robles, secuestran y matan a José Calvo Sotelo, quien era miembro de las Cortes y líder de la oposición al Frente Popular y había sido ministro de Hacienda durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Este crimen convenció de la necesidad de dar el golpe de Estado a los militares que aún estaban indecisos, entre ellos Franco, que estaba dirigido por Mola y contaba con el apoyo de la Falange y de los movimientos conservadores y católicos. El levantamiento acababa de comenzar. Estalla la Guerra Civil El golpe de Estado fue cuidadosamente planeado, entre otros militares, por los generales José Sanjurjo, Emilio Mola y secundado por

25 cts. España. 1934 4 Hasta la Guerra Civil, la República sólo acuñó dos monedas. Una de ellas son los 25 cts. de cupro-niquel, acuñados en Madrid, cuya emisión empezó en 1934. En ella aparece una mujer con una rama de olivo que representa a la “nación soberana”. 25 cts. España. 1937 4 La nacional, también de cupro-niquel y acuñada en Viena, creada por decreto en 1938, circuló hasta 1951. Se considera una de las monedas más perfecta de la época por la dureza del metal y su proceso cuidado. En el anverso se ven el yugo y las flechas falangistas y la inscripción “2º Año Triunfal”.

La marca al agua es doña Isabel Pantoja, mujer de Velázquez, según el retrato hecho por el pintor. Hasta abril de 1933, en plena República, no comenzaron a circular. Al comienzo de la guerra civil estaban en circulación todos los de numeración sin serie y hasta el número “A 7.780.000”. Los restantes, hasta la serie “E”, circularon sólo en el bando republicano y no fueron reconocidos por los nacionales.

Francisco Franco. El general Sanjurjo debería haber sido el futuro Jefe de Estado pero murió en accidente de aviación al trasladarse a España desde Portugal, donde estaba exiliado. El pronunciamiento se inició en Marruecos de forma precipitada ya que sus planes fueron descubiertos, y se propagó pronto a diversas guarniciones españolas en numerosas capitales de provincia: Sevilla, Granada, Córdoba, Salamanca, Zaragoza, Burgos, Valladolid y Galicia. Excepto casos aislados, las zonas donde fueron más votadas las candidaturas de derechas en las elecciones de febrero de 1936, y encontró resistencia donde la victoria electoral correspondió al Frente Popular, como en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y otras grandes ciudades donde la insurrección es aplastada sin miramientos bajo la acción conjunta de obreros, soldados y fuerzas de Guardias de Asalto creadas por la República, a las que se sumó, en algún caso, la Guardia Civil. El Gobierno, sorprendido, reaccionó intentando parar la sublevación y convencer por teléfono a los diversos jefes militares, pero las masas obreras, encuadradas por partidos y sindicatos en milicias, se movilizaron imponiendo el reparto de armas y sometieron a los núcleos militares de las principales ciudades. A los pocos días la situación era de franca división del país y auténtica guerra civil, con un movimiento de revolución obrera en la zona gubernamental republicana. Y las grandes potencias europeas se vieron, en cierto modo, implicadas en una lucha que,

más allá del enfrentamiento entre dos bandos españoles, representaba el adelanto de una guerra ideológica que vendría entre 1939 y 1945. Los países extranjeros ayudaron, más o menos, a sus bando afines: Alemania e Italia a los “nacionales” y Rusia a los “republicanos”. Los beligerantes pusieron a prueba en España nuevas armas y métodos tácticos que serían aplicados luego en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. El frente de la guerra permaneció inestable durante algún tiempo. En otoño de 1936 las fuerzas nacionales amenazaron la capital y podrían haberse hecho con ella y, probablemente, acortado mucho la guerra, pero fueron contenidas y, al parecer, Franco prefirió consolidar sus fuerzas en el norte del país (y también a él mismo como jefe de la sublevación), por lo que se estableció un


primavera llevada a cabo por los nacionales en Aragón, que les permitió la salida y dominio del Mediterráneo. frente de trincheras que duró hasta el final de la guerra. En la primavera de 1937, las tropas republicanas consiguieron algunas victorias efímeras y la temporal ocupación de Teruel, mientras los nacionales presionaban en el frente cantábrico. Fue en aquella época cuando en una incursión aérea sobre la ciudad vasca de Guernica, el 26 de abril de 1937, la Luftwaffe inauguró las devastaciones de la moderna guerra aérea. El desarrollo de la Guerra En 1937, la lucha reviste en general un carácter de tanteo por ambos bandos y a lo largo de todos los sectores, a excepción del frente norte, cuya batalla clave fue la de Bilbao. Sólo en Belchite hubo intensa actividad de las fuerzas republicanas, tratando de aliviar la presión adversaria que se ejercía sobre Santander y los últimos reductos republicanos del frente norte. En 1938, liquidada la temporal toma de Teruel, el hecho más significativo fue la ofensiva de

De marzo a julio de 1938 se llevó a cabo la operación Aragón-Mediterráneo, que constituyó una carrera al mar y significó la partición del territorio republicano en dos zonas desiguales. Más tarde se entabló la batalla del Ebro, campaña de desgaste, lucha de material y masa de maniobra, que fue decisiva ya que acarreó la caída de Cataluña en mes y medio y decidió el resultado de la guerra. El 5 de marzo de 1939 se sublevaron en Madrid contra el Gobierno central, cuya sede oscilaba entre Albacete, Valencia y… Francia, un grupo de políticos y militares que, en nombre del “anticomunismo” entonces tan de moda en Europa, intentaba pactar con las ya victoriosas fuerzas nacionales, pero la idea se convirtió en una lucha interna que duró ocho días y terminó sin acuerdo y con una especie de rendición de los comunistas en la que se prometía que no habría represalias, pero el jefe militar Barceló y el comisario Conesa fueron fusilados y millares de comunistas encarcelados por los juntistas. La resistencia había terminado y el día 29 de marzo

las tropas nacionales entraban en Madrid. El 1 de abril de 1939 terminaba la guerra civil con la derrota de los republicanos, después de 33 meses de sangrientas luchas fraticidas en las que perecieron cientos de miles de españoles, muchos de ellos fruto de revanchas entre la población civil y casi un millón se vio obligado a refugiarse en el extranjero. Las consecuencias de la Guerra Civil han marcado en gran medida la historia posterior de España, por lo excepcionalmente dramáticas y duraderas: tanto las demográficas (aumento de la mortalidad y descenso de la natalidad que marcaron la pirámide de población durante generaciones) como las materiales (destrucción de las ciudades, la estructura económica, el patrimonio artístico), intelectuales (fin de la denominada Edad de Plata de las letras y ciencias españolas) y políticas (la represión en la retaguardia de ambas zonas -mantenida por los vencedores con mayor o menor intensidad durante todo el franquismo- y el exilio de los perdedores), y que se perpetuaron mucho más allá de la prolongada posguerra, incluyendo la excepcionalidad geopolítica del mantenimiento del régimen de Franco hasta 1975.

5 1 pta. España

Desde los tiempos de la guerra civil, se acusó la escasez de moneda metálica. Por ello se utilizaron billetes para denominaciones bajas. La situación se prolongó hasta 1954-55, en que el Banco de España pudo poner en circulación suficientes monedas de 1 peseta para satisfacer la demanda. El anuncio para su retirada de circulación se publicó con fecha 17 de diciembre de 1971.

5 30 cts. 1954. España 1938. España

Franco con capa y al fondo el Castillo de la Mota de gran significado para el régimen por su vínculo con Isabel “La Católica” hasta el punto que se lo regaló a Isabel Primo de Rivera para la sección Femenina de la Falange. A la derecha, alegoría de la República.

La Batalla del Ebro La Batalla del Ebro fue la más dura, larga, demoledora y decisiva de cuantas hubo en la Guerra Civil española. Y tal vez, también, una de las más innecesarias, pese a que su resultado decidió, finalmente, el de todo el conflicto. A finales de 1937, las tropas de Franco dominaban todo el norte de España, habían fundido el cinturón de hierro de Bilbao y recuperado las fábricas de toda Vizcaya, habían tomado Santander y hecho suyas las minas asturianas. También el mundo había presenciado todo el horror de una guerra entre la población civil, con el bombardeo de Guernica por la Legión Cóndor. En febrero de 1938 cayó Teruel y el 15 de abril las tropas nacionales llegaron al Mediterráneo, en Vinaroz (Castellón), partiendo en dos el territorio controlado por los republicanos. Franco presionaba sobre Valencia y, en general, todo Levante, pero no parecía tener prisa por acelerar el resultado. A la vista de la situación, el general Vicente Rojo, jefe del Estado Mayor Central republicano, diseña un plan para obligar a

los nacionales a distraer fuerzas del ataque a Valencia y así aliviar la situación del ejército de Levante y, por otra parte, ganar tiempo de cara a las potencias europeas democráticas para que no reconocieran el gobierno de Franco. Rojo proyecta un ataque frontal de sus tropas, situadas en el margen izquierdo, contra las nacionales, en el derecho. Una locura en un frente de 60 kilómetros cruzando un río caudaloso entre las localidades de Mequinenza (Zaragoza) y Amposta (Tarragona). Iniciaron el cruce del Ebro el 25 de julio de 1938 en tres puntos, pero sólo consiguen el éxito parcial en dos de ellos quedando parte de su ejército aislado en bolsas. La inexplicable ausencia de la aviación republicana durante los primeros días provocó en parte la no consolidación de posiciones. Una ingeniosa maniobra nacional que permitió abrir las compuertas de los embalses de Tremp y Camarasa, situados aguas

arriba en la provincia de Lérida, provocó una gran crecida del río que arrastró hombres, camiones y pasarelas que saltaron por los aires, tanto por la fuerza del agua como por el choque de troncos con explosivos adosados lanzados por las fuerzas nacionales. Durantes los cuatro meses siguientes se sucedieron una serie de ofensivas y contraofensivas, batallas encarnizadas y combates en los que las dos fuerzas se masacraron entre sí. Una encarnizada guerra de desgaste en la que harían uso de todos los medios aéreos y terrestres disponibles. El ejército republicano, desmoralizado, con menos medios y sin suministros terminó por sucumbir y Franco consiguió abrir una brecha para entrar en Cataluña. Barcelona caería en enero de 1939. El 16 de noviembre, tras la voladura por los republicanos del puente de hierro de Flix, en su retroceso, finalizaba la batalla del Ebro. Diezmado el ejército republicano y con la frontera francesa cerrada desde el mes de junio, la derrota total se produciría en poco más de cuatro meses.


1939-1945

3 6 cts. 1969. EE.UU.

II guerra mundial Entre 1939 y 1945, por segunda vez en la historia y en menos de un cuarto de siglo, el mundo se vio envuelto en una guerra a escala mundial. Durante los años veinte y treinta del siglo XX, las democracias europeas asistieron al ascenso del fascismo, pero no supieron como frenarlo. Tal vez estaban demasiado ocupadas atendiendo sus asuntos internos y no querían, de nuevo, ver lo que sucedía fuera de sus fronteras. El 1 de septiembre de 1939, tras anexionarse Austria y Checoslovaquia y asegurarse la no intervención de la Unión Soviética, las tropas alemanas entraban en Polonia y dieron comienzo a la Segunda Guerra Mundial. Tras la invasión, Inglaterra y Francia declararon la guerra a Alemania.

El 22 de junio de 1941 Hitler ya había invadido toda la Europa continental, excepto España, Suiza, Suecia, Yugoslavia y Grecia. Contra todo lo previsto, el nuevo primer ministro de Inglaterra, Churchill no quiso firmar la paz tras la derrota de Francia. Y Hitler fracasó en su intento de forzar la mesa de negociaciones mediante los bombardeos aéreos de Gran Bretaña. El mismo 22 de junio, Alemania emprende la “Operación Barbarroja” invadiendo Rusia, pero aquí no es posible un avance tan rápido y sus tropas se quedan atascadas por el crudo invierno sin preparación para soportarlo. En las mismas fechas, Japón ataca la flota norteamericana en Pearl Harbor y Estados Unidos entra en la guerra. El conflicto alcanza dimensiones mundiales.

Hitler dirigió la guerra invadiendo por sorpresa mediante una combinación de ataques aéreos con rápidas ofensivas de unidades motorizadas. Cuando los alemanes atravesaron Bélgica y Holanda en apenas unos días se encontraron con una Francia indefensa que todavía confiaba en las trincheras de la línea Maginot.

El comienzo del fin En el año 1942, los alemanes renuevan su ofensiva sobre Rusia hasta que en noviembre de ese año el ejército alemán es completamente rodeado y aniquilado en una de las batallas más cruentas de la historia. Los alemanes comenzaron su retirada destruyendo cuanto había en el camino.

5 1 Penning y 4 Penning. 1941/1944. Alemania

El “Führer” y la “Swastica” la maquinaria de propaganda de Goebbels utilizaba todos los medios a su alcance. La filatelia era uno más.

General de cinco estrellas, fue el organizador del desembarco de Normandía en 1944. En 1959, fue el primer presidente de los EE.UU en visitar España, dando un espaldarazo al régimen dictatorial del General Franco.

El 10 de julio de 1943 los británicos y los norteamericanos desembarcan en Italia y casi un año más tarde, el 6 de junio de 1944 tiene lugar el desembarco aliado en Normandía. Con él, británicos y americanos abren un segundo frente en el oeste. Es el comienzo del fin para el ejército alemán. Estaba claro desde hacía tiempo que Alemania no podía ganar la guerra pero ningún general pensó en destituir a Hitler y establecer negociaciones con los aliados. Siguieron sacrificando a sus soldados fieles a su juramento al Führer. Sólo el oficial Stauffenberg y un grupo de cómplices intentaron el atentado el 20 de julio de 1944 pero salió mal y los conspiradores fueron fusilados. Los alemanes siguieron luchando hasta que los rusos tomaron Berlín. El 30 de abril, Hitler se suicida en su bunker y el 8 de mayo el almirante Dönitz firma la capitulación incondicional de Alemania que yacía bajo humeantes ruinas.

Sólo la rendición de Alemania y el final de la guerra permitió al mundo descubrir el acto más repugnante de los nazis, aparte de la propia contienda: el exterminio sistematizado de los judíos. Seis millones de ellos, además de gitanos, discapacitados, homosexuales… fueron asesinados a lo largo de los casi 6 años que duró la contienda. Pero los japoneses aún siguieron luchando a pesar de que los americanos les fueron arrebatando cada una de sus nuevas posesiones pero la rendición final se veía lejos. Sólo la decisión de Truman de lanzar la bomba atómica el 9 de agosto de 1945 sobre Hiroshima y Nagasaki y la total destrucción de estas ciudades y sus habitantes hizo ver a Japón que todo estaba perdido. Unos días después capitulaba, con lo que se ponía fin a la Segunda Guerra Mundial. Sesenta millones de personas no vivieron para celebrarlo.

5 50 Drachmas. Grecia

3 3 cts. 1945. y 6 cts. 1970. EE.UU.

5 100 Rupias. Burma

Moneda de Invasión Japonesa emitida por los japoneses para trasladar el coste de la guerra a los territorios conquistados. Estos invadieron Burma en Enero de 1942. En 1943 se instauró un gobierno títere que se mantuvo hasta la segunda campaña aliada en 1944 aunque la rendición no tuvo lugar hasta Agosto de 1945.

3 5 cts. Canadá La escasez de níquel forzó a Canadá a acuñar esta denominación en una aleación de latón llamada “Tombac”. Ante la posibilidad de confusión con la moneda de 1 cto. la hicieron dodecagonal y con la V de victoria en el reverso hasta 1945.

Aunque se denominó periodo de entreguerras, estas no cesaron en Europa, Grecia y Turquía se vieron involucradas en un conflicto entre los años 1919-1922. Esta curiosidad notafílica tiene su origen en el conflicto. El estado Griego era incapaz de obtener recursos ni por impuestos ni por préstamos e inventó un sistema “La dicotomización del Drachma” por el cual todos los billetes iban a ser cortados por la mitad, literalmente. Una mitad para ser usada como moneda de uso corriente con la mitad del valor nominal y la otra mitad se retenía a cambio de un préstamo al 6,5% por 20 años.

Como no podía ser de otra manera, la filatelia estadounidense emitió sellos conmemorativas de dos sucesos que no podrían existir el uno sin el otro: La contribución de los hombres que prestaron su servicio a EE.UU. en especial a los prisioneros de guerra y los desaparecidos en combate y las series conmemorativas la Victoria aliada llenas de simbolismo, la liberación de París con el arco del Triunfo al fondo y la toma de Iwo Jima el 23 de Febrero de 1945, en el Monte Suribachi, inmortalizada por la fotografía de Joe Rosenthal.

1 cts. EE.UU. 4 El centavo de 1943 fue una variedad de la moneda acuñada en acero con una capa de zinc debido a la carencia de cobre. Es la única moneda estadounidense de uso regular que puede ser atraída por un imán y que no contiene nada de cobre.


1948-1991

guerra fría Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial produjeron un cambio de la geografía política del mundo mucha más radical que el de la primera posguerra. Europa quedó dividida en dos partes, una de ellas bajo la hegemonía de Estados Unidos y la otra bajo el dominio soviético; Francia y Gran Bretaña quedaron reducidas a potencias de segundo orden; Japón recuperó su existencia como una especie de protectorado de Estados Unidos; China, donde estalló la revolución maoísta, obtuvo por primera vez en el siglo la independencia nacional plena; India, a su vez, se liberó de la dominación inglesa y creó en 1947 un estado soberano; en Asia y en África comenzaron las luchas de liberación anticolonial que concluirían a mediados de los años sesenta con el fin del Imperio portugués. La historia no había conocido nunca unos cambios internacionales tan profundos en tan breve periodo de tiempo.

del comunismo que se dio entre 1989 (caída del Muro de Berlín) y 1991 (golpe de estado en la URSS). Este enfrentamiento tuvo lugar a los niveles político, ideológico, económico, tecnológico, militar e informativo.

El nombre de “Guerra Fría” se ha dado al larvado enfrentamiento entre las dos potencias triunfadoras de la Segunda Guerra Mundial, con ideologías e intereses bien distintos, Estados Unidos y Rusia y cuyo enfrentamiento, aunque generalmente pacífico, estuvo al borde del desastre en varias ocasiones. Tiempo hubo para ello, ya que duró desde el final mismo de la guerra en 1945, hasta el fin de la URSS y la caída

Así pues, la guerra fría fue una incesante preparación para la imposible guerra caliente y las superpotencias apoyaron su soberanía en el hecho de ser las únicas capaces de desencadenar un gran holocausto sin retorno. Las dos potencias se enfrentaron en las guerras de Corea y Vietnam, pero por tácito acuerdo se limitaron a batallas convencionales sin volcar en ellas todo su poderío.

Armarse para vivir en paz La guerra fría constituyó una novedad absoluta en la historia de las relaciones internacionales por su naturaleza, sus modalidades y sus efectos. En otras épocas, las guerras frías habían sido la antesala de las guerras “calientes”, finalmente combatidas por Estados o alianzas de Estados. Sin embargo el desarrollo del armamento nuclear por ambos bandos marcó diferencias definitivas. Un conflicto con este tipo de armamento a escala masiva habría convertido la victoria de una de las partes en una catástrofe irremediable para toda la humanidad, sin distinción entre vencedores y vencidos.

5 20 Xu. 1976 y 12 Xu. 1980. Billete: 200 Dong. 1987. Vietnam

5 6 cts. 1971 y 8 cts. 1973. EE.UU.

Ambos personajes ocuparon un papel determinante en la guerra de Corea, si bien MacArthur fue depuesto por el 33º Presidente por sus críticas públicas sobre su política.

Debido al culto a la personalidad que el gobierno comunista de Vietnam le rinde, Ho Chi Minh ha alcanzado una estatura casi divina, con su imagen en los billetes de todas las denominaciones, en sellos y su retrato en lugar prominente en muchos edificios del gobierno. Cuando seis años después de su muerte, los comunistas derrotaban a los invasores estadounidenses, los tanques llevaban una pancarta: “Tú siempre marchas con nosotros, Tío Ho”.

También se abstuvieron de intervenir en enfrentamientos menores. Estados Unidos no participó en la insurrección de Berlín oriental de 1953, en la invasión de Checoslovaquia de 1968, o en el golpe de Estado en Polonia en 1981; por su parte, los soviéticos abandonaron a su destino a los insurgentes comunistas de Grecia en 1948, se opusieron a todo intento revolucionario en la Italia de la posguerra e hicieron oídos sordos a las ayudas pedidas por el gobierno de Salvador Allende en Chile en 1973 en el golde de Estado de Pinochet apoyado por los norteamericanos.

5 15 Kopeks. 1991. URSS

Al contrario que Trosky, asesinado por Ramón Mercader por orden de Stalin, Lenin, muerto en 1924, y por supuesto la iconografía de la revolución de Octubre, siguieron siendo utilizados como elementos propagandísticos por el régimen soviético. En la misma línea, el movimiento 26 de Julio, Camilo Cienfuegos y el “Che” Guevara, muertos en 1959 y 1967 respectivamente, cumplieron el mismo rol para el régimen castrista.

En Cuba, a un paso de los Estados Unidos, errores de cálculos hicieron que la victoriosa revolución de Fidel Castro contra el régimen corrupto de Fulgencio Batista, que no tenía en principio una impronta comunista, y que fue respondida con un intento a toda prisa y sin preparación de derrocamiento de Castro, con la célebre invasión de Bahía Cochinos en 1961, auspiciada por John F. Kennedy, tuvo como resultado que Cuba se arrojara a la alianza comunista con todas sus consecuencias. La tensión aumentó el año siguiente y es,

El asesinato de John F. Kennedy

5 4 Kopecs. 1967. URSS; 3 cts. 1979 y 5 cts. 1988. Cuba

Momentos de tensión La falta de visión de las grandes potencias, o su arrogancia creyendo dominar a los Estados más pequeños, crearon momentos de tensión y situaciones irreversibles no deseadas. Así ocurrió en la Yugoslavia de Tito que tomó el poder con sus propias fuerzas y a quien Stalin no logró dominar, renunciando a una invasión militar que habría sido demasiado peligrosa y permitió que la Yugoslavia comunista se convirtiera en un país no alineado en ninguno de los bloques.

El 8 de diciembre de 1991, los presidentes de Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron el Tratado de Belovesh que declaró la Unión Soviética disuelta . Tras 30 años emitiendo la misma serie de monedas, la de 1991 sería la última acuñada con la hoz y el martillo.

Aunque sus inicios en la presidencia de Estados Unidos fueron un tanto frustrantes, con el fracaso de la invasión de Cuba en Bahía Cochinos y la posterior “crisis de los misiles”, nunca un presidente, quizás hasta Obama, había despertado tanta ilusión en su pueblo y en el resto 6 5 cts. 1964. EE.UU “… y el resplandor de esa llama podrá en verdad iluminar el mundo” Discurso de la toma de posesión de JFK. 20/01/1961

del mundo. Agilizó la Administración, combatió junto con su hermano Robert las desigualdades sociales y la discriminación racial y logró un acuerdo con la Rusia de Krushchov y otras muchas naciones por el que se prohibían las pruebas nucleares. Cuando aún no había cumplido tres años de gobierno, su popularidad era inmensa, su horizonte político era prometedor y no se dudaba de que sería reelegido presidente en 1964. En vísperas de aprobar un decreto limitando la influencia y privilegios de los grandes industriales y financieros, John F. Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 cuando recorría en su coche descapotable la ciudad de Dallas. Su asesino también fue muerto unos días después y el misterio del complot y de los intereses que hubo detrás del crimen ha quedado sin resolver. Cinco años más tarde, a punto de conseguir la nominación demócrata, moría también su hermano Robert.


3 50 Meticais. Mozambique

La guerra fría también llegó al continente africano. La guerrilla contra la metrópoli portuguesa iniciada en 1960 desembocaría en la independencia que dio lugar a su vez a una guerra civil que terminaría en 1992 entre el FELIMO, marxista, que alcanzó el poder tras la independencia, apoyado por la URSS y Cuba y el RENAMO, apoyado por Sudáfrica.

La mayoría de naciones y gobiernos surgidos tras la descolonización en Asia, África y América Latina trataron de zafarse de la presión de elegir el bando pro-capitalista o pro-comunista. En 1955, durante la Conferencia de Bandung, decenas de países del Tercer Mundo acordaron mantenerse al margen de la dinámica de la Guerra Fría. Este consenso se plasmó en la creación del Movimiento de Países No Alineados en 1961. Como resultado de la aparición de un nuevo factor en la Guerra Fría, estadounidenses y soviéticos moderaron sus políticas y trataron de acercarse a estos nuevos países neutrales (sobre todo en caso de países clave como India o Egipto) de una manera menos agresiva que la sostenida hasta entonces.

3 10 cts. 1969 y 8 cts. 1973. EE.UU. En el año 1969, en Enero, Johnson dejaba su cargo, dejando atrás la escalada bélica en Vietnam y Neil Amstrong, en Junio, pronunciaba la celebérrima frase “Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la Humanidad”.

Tratados de no proliferación Durante las décadas de 1960 y 1970, tanto estadounidenses como soviéticos trataron de adaptarse a un nuevo esquema de relaciones internacionales en el que el mundo no

La carrera espacial Uno de los campos que más se benefició con la Guerra Fría fue el área de la tecnología. En un principio no fue más que una campaña de imagen para desarrollar el programa de misiles balísticos intercontinentales. En 1957, los rusos lanzaron el Sputnik, primer artefacto humano capaz de alcanzar el espacio y orbitar el Planeta. Los Estados Unidos entraron en la carrera lanzando el Explorer I en 1958, pero la Unión Soviética consiguió

probablemente, cuando más cerca han estado las dos grandes potencias del enfrentamiento nuclear. La prevista instalación de misiles soviéticos en la costa cubana, apuntando a territorio americano, provocó el despliegue de la flota estadounidense y el bloqueo de la isla. Tras tensas negociaciones entre Kennedy y Nikita Krushchov. Finalmente la marina rusa con sus misiles dio media vuelta.

dar un paso gigantesco, al lanzar en 1961 la nave Vostok 1, tripulada por Yuri Gagarin, el primer ser humano en ir al espacio y regresar sano y salvo. El propio presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, prometió enviar estadounidenses a la Luna antes del fin de la década. La misión Apolo 11 consiguió realizar con éxito su tarea y Amstrong y Edwin Aldrin se convirtieron así en los primeros humanos en caminar sobre otro cuerpo celeste.

5 8 cts. 1972. EE.UU.

Los “Peace Corps” fueron creados en 1961 por JFK. Formados por voluntarios, servían a su país en el extranjero en misiones de paz.

estaba claramente dividido entre dos bloques opuestos. Tras la superación de la posguerra de la II Guerra Mundial, los países de Europa Occidental y Japón alcanzaron un crecimiento económico sostenido, estrechando el margen que los separaba de los Estados Unidos. Como consecuencia de la crisis del petróleo de 1973, y la unión de los países tercermundistas en organizaciones tales como la OPEC o el Movimiento de Países No Alineados, países tradicionalmente sumisos encontraron un lugar para favorecer sus intereses frente a los de ambas superpotencias. El Tratado de No Proliferación Nuclear fue un consenso para evitar la proliferación de armas nucleares, firmado el 1 de julio de 1968. Este consenso fue alcanzado por la necesidad de regular la creciente escalada nuclear de diferentes países que reducía la seguridad de todo el planeta, multiplicando el riesgo de accidentes o uso no autorizado de este tipo de armas, o su uso en conflictos locales que podrían ser globales a través del mecanismo de escalada nuclear. Todavía habrían de venir momentos de tensión como la invasión de Afganistán a finales de 1979, al que calificaron como el “Vietnam soviético” o la revolución de Jomeini en Irán, o el enfrentamiento entre Irán e Irak, pero

en todos ellos las dos grandes potencias mantuvieron el equilibrio. Curiosamente el intérprete más resuelto del recrudecimiento de la guerra fría, habría de ser el que consiguiese la gran pacificación entre ambos bandos. El presidente norteamericano Ronald Reagan fomentó una cruzada contra lo que denominó el “Imperio del Mal” y proyectó una política de rearme a gran escala, incluyendo la llamada “Guerra de las Galaxias” con la programación de un sistema para proteger el territorio estadounidense de un posible ataque de misiles. Con la beneficiosa llegada al poder de Mijail Gorbachov en plena época de decadencia acelerada del sistema soviético en 1985 se recuperó la distensión y, más tarde, con la caída entre 1989 y 1991 de los regímenes comunistas de la Europa oriental y la disolución de la URSS, hechos tan repentinos como imprevistos, acabó la Guerra Fría por la desaparición de una de las superpotencias. El mapa geopolítico del mundo experimentó una drástica transformación que dio a los Estados Unidos, vencedores del largo conflicto que había enfrentado a las grandes potencias en el terreno político y económico, una posición de primacía indiscutible. El mundo podía vivir en paz, ¿hasta cuándo?

5 500 Afganis. 1979. Afganistán

Emitido por el gobierno comunista, apoyado por la URSS, que regía Afganistán durante la Guerra Civil. Muestra una escena tradicional de un jinete jugando al típico juego local, el Buzkashi. Que consiste en llevar el cuerpo sin cabeza de una cabra a la línea de fondo del campo rival.


La guerra de Iraq

LA GUERRA DEL GOLFO Una impensable mezcla de islamistas y reformistas logró echar de su trono de Pavo Real al Sha de Irán que había sido un tirano pero también un reformista. El temible y estricto ayatolá Ruhollah Jomeini convirtió el país en otra tiranía gobernada por hombres que creían conocer la voluntad de Dios. Jomeini animó al pueblo de Iraq, su vecino, a derrocar a Saddam Hussein, otro tirano pero no tan influenciado por el islamismo. Saddam atacó Irán en 1980 convencido de un rápida victoria, pero las cosas no salieron como esperaba y durante más de ocho años mantuvieron una guerra interminable, con lanzamiento de misiles a las ciudades, utilización de jóvenes suicidas, armas químicas, etc. La guerra no cambió las cosas y provocó un millón de muertos. Saddam siempre pensó que se había ganado el reconocimiento de Occidente por haber contenido la expansión del islamismo. Sin apenas descanso, el 2 de agosto de 1990 se lanzó contra un enemigo más débil, Kuwait, reivindicando viejas posesiones territoriales y

supuestos abusos del emir. En realidad buscaba sus inmensas reservas de petróleo con las que saldar sus deudas de la guerra anterior y, tal vez, continuar su avance hacia Arabia Saudita y hacerse dueño del gran tesoro oculto bajo las arenas del desierto. Tenía a su disposición el cuarto mejor ejército del mundo y su invasión fue un paseo militar. En un nuevo error de cálculo Saddam pensó que Estados Unidos no intervendría en el conflicto, pero el presidente George H. W. Bush decidió proteger el suministro de petróleo y frenar el precio de la gasolina. Al frente de una coalición de 34 naciones Estados Unidos afrontó lo que Saddam denominó “la Madre de todas las batallas” con su operación “Escudo del desierto” y luego “Tormenta del desierto” en las que puso a prueba sus modernas armas “inteligentes” que permitían acertar con un misil en el agujero de una chimenea a kilómetros de distancia. Para la batalla, la coalición había logrado reunir un ejército de 680.000 hombres, 2.000 carros de combate y una flota de 100

La humillación que soportó Estados Unidos tras el salvaje ataque a las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 y su retrasmisión en directo a todo el mundo, exigía una rápida respuesta hacia sus instigadores y los países que, supuestamente, los habían protegido. Entre ellos estaba Iraq que, en definición de George W. Bush, constituía el «eje del mal», junto con Corea del Norte e Irán. Eso y la sospecha de tener gran cantidad de armas químicas (en parte suministradas por los propios Estados Unidos para su guerra contra Irán veinte años antes) desencadenó la invasión de Iraq entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003, respaldados por fuerzas británicas y pequeños contingentes de

barcos de guerra entre los que había seis portaaviones, además de un impresionante despliegue aéreo de al menos 1.800 aviones. El contingente norteamericano estaba formado por 415.000 soldados. Primero destruyeron las comunicaciones iraquíes; después, en solo cien horas hicieron trizas sus tanques y derrotaron de forma aplastante a las tropas iraquíes. Por razones que todavía no están claras, los vencedores no intentaron tomar Bagdad y arrestar a Hussein. El 28 de febrero de 1991 Iraq se rindió y aceptó las condiciones impuestas por las Naciones Unidas. En ese momento las fuerzas francesas de la 6ª División acorazada se hallaban a sólo 150 kilómetros de Bagdad. Al final del conflicto, la coalición internacional informó de la pérdida de 378 soldados y unos 1.000 resultaron heridos. Los iraquíes se llevaron la peor parte ya que sus bajas oscilaron entre los 25.000 y 30.000 muertos. En su retirada los iraquíes incendiaban los pozos de petróleo de Kuwait.

Australia, Polonia, Dinamarca y una veintena de países, pese a la oposición de la ONU. La batalla duró mes y medio y en ella se emplearon las armas más sofisticadas. Esta vez sí se ocupó Bagdad y las principales ciudades del país. La coalición angloestadounidense perdió 173 soldados y los iraquíes sufrieron entre 4.000 y 6.000 muertos. A partir de entonces el gobierno estadounidense comenzó a poner en prácticas una serie de medidas encaminadas a instaurar un nuevo gobierno de transición y control en Iraq. Sin embargo, la resistencia iraquí estaba lejos de ser completamente doblegada y se sigue viviendo en el país una oscura guerra civil.

5 1986. Iraq

29 centavos. 4 1991. EE.UU.

En este sello vemos una de las características de los sellos en la época de Sadam, su preferencia por las fotografías sobre los clásicos dibujos o grabados.

Emisión conmemorativa de la celebérrima Operación Tormenta del Desierto.

5 1/4 dinar.1968-1992. Kuwait

Debido al robo de billetes de ciertos números de serie (para este billete con el prefijo del 54-68) por las tropas Iraquíes, después de 1991 Kuwait declaró todas las emisiones anteriores a la invasión sin valor. Entre 1992 y 1994 se volvieron a emitir todos los billetes con el mismo diseño pero con el número de serie en rojo.

5 50 dinar. 1994-1995. Iraq

En el reverso se ve un puente de dos pisos, el Puente de Saddam en Bagdad. Éste fue destruido por un misil inteligente en la Guerra del Golfo. Una imagen de la explosión aparecía en un informe del General Swarzkoff. Un coche se ve cruzando el puente antes de ser partido en dos. Se cuenta que el General llamó al conductor “el hombre vivo con más suerte”.

Edita: IMPACTO Coleccionables S.L. • ISBN: 978-84-613-3685-2 • Textos: Enrique Sancho • Diseño y maquetación: ZAC

1990-1991

2ª GUERRA MUNDIAL  

2ª GUERRA MUNDIAL