Page 1


Habían pasado muchos años desde la última vez que visitó la casa de campo de sus abuelos. Aunque algunas cosas ya no estaban, la casa seguía estando tal y como Ada la recordaba.


Una niña seguía sus pasos. Su rostro le resultaba familiar. Insistía en jugar pero Ada deseaba seguir con su recorrido y evitar a su inesperada compañera.


Una niña seguía sus pasos. Su rostro le resultaba familiar. Insistía en jugar pero Ada deseaba seguir con su recorrido y evitar a su inesperada compañera.


Pronto se dio cuenta de que persuadirla sería una tarea difícil. Era muy insistente. Ada ya era mayor para esos juegos y no le apetecía.


¡Vamos, ven! Mira lo que te estás perdiendo – decía la niña.

¡Vamos, ven! Mira lo que te estás perdiendo – decía la niña.


Una solo veĂ­a juego, otra su ropa sucia pero ninguna vio lo que se acercaba.


Entonces sucediรณ.


Después de tal alboroto, las dos niñas solo podían reír. La bandada de pájaros les había lanzado al sueDespués de tal dos niñas podíanrecordando reír. lo, sorprendiéndolas. Adaalboroto, pudo al finlas disfrutar de esesolo momento, lo mucho que le encantaba rodar por el suelo y jugar.

La bandada de pájaros les había lanzado al suelo, sorprendiéndolas. Ada pudo al fin disfrutar de ese momento, recordando lo mucho que le encantaba rodar por el suelo y jugar.


– Ojalá pudieras quedarte – dijo Ada. – Prometo no olvidarme de ti – se despidió sonriente la niña.


"La Visita" ALBA FLORES  

Maqueta álbum infantil ilustrado.

"La Visita" ALBA FLORES  

Maqueta álbum infantil ilustrado.

Advertisement