Issuu on Google+

Tales de Mileto :

Heráclito de Éfeso:

Parmènides :

Soy Tales de Mileto, y escribo esto porque quiero  contar mi experiencia durante el gran verano del  557 a. C ,ese gran verano, ¡ El verano de nuestras  vidas! , grandes pensadores como yo, reunidos en  los juegos Olímpicos , en Olimpia, la maravillosa  ciudad, donde los Juegos Olímpicos enorgullecían  las almas de sus habitantes y hacían de la ciudad, la  más brillante de toda Grecia.

Soy Heráclito de Éfeso, o tan solo, Heráclito,  conocido como “El oscuro de Éfeso”, filosofo  griego.  Nací en Jonia en el año 535 a.C. (Turquía).

Soy Parmènides de Elea , un pensador perteneciente  al grupo presocrático. Nací en el 530a.C en Elea, que es una colonia  griega al sur de Magna , Grecia.

Me encontraba escribiendo el libro “sobre la  naturaleza” cuando recibí un pergamino, en el cual  me invitaban a acudir a los juegos Olímpicos de  Olimpia, en los cuales me reuniría con los  pensadores presocráticos.  Estaba indeciso, no sabía que hacer, ya que en la  carta me informaban de que mi gran amigo  Pitágoras no iba a asistir, ya que estaba enfermo. Finalmente, decidí asistir y así podría comentar  cosas en su honor y enseñar cosas que el me había  enseñado como: la clasificación de los números o su  propio teorema. 

Hace pongo me convocaron a acudir a los juegos  Olímpicos de Olimpia, y sin pensar acepte, la  decisión fue correcta, ya que al reunirme con los  demás pensadores puede mejorar teorías y añadir a  las que ya tenía.

Este verano el grupo de pensadores presocráticos  íbamos a estar en los juegos Olímpicos , que mala  suerte , que nuestro gran amigo Pitágoras no  pudiera acudir por culpa de una gripe, claro, se pasa  las noches estudiando matemáticas y habría cogido  frío, una lástima porque a mi me hubiera gustado  que me enseñara alguno de sus teoremas ,y que me  contara historias sobre los números , o me recitara  poesías o al gran Homero,  un gran tipo este  Pitágoras que aparte de manejar de una manera  sobre natural los números , escribía poesías que te  hacían soñar. Pero bueno , le escribí cartas durante  ese verano, para que viera que en Olimpia nos  acordábamos todos de él y para hacerle saber que  nada más acabaran los juegos iríamos a hacerle una  gran visita a Samos , la isla en la que el vivía. Aparte de a Pitágoras yo también eché de menos mi  casa Mileto situada en las orillas del mar Egeo , ese  mar en el que en algunos descansos de mis estudios  de astronomía y matemáticas me gusta bañarme.  Realmente ese fue el mejor verano de nuestras vidas  , porque pudimos compartir conocimientos entre  nosotros , aprender más cosas , ver los maravillosos  juegos Olímpicos , y disfrutar de la maravillosa  ciudad de Olimpia.

Por lástima falto nuestro amigo Pitagóras , que nos  podía a ver enseñado grandes teoremas, y escribir  alguna de sus poesias. No me hacía gracia que fuera Heraclíco porque no  me caía demasiado bien por aquel entonces, pero  pese a eso , la experiencia fue fabulosa.

Pasaron 2 meses y llegué a Olimpia, allí me reuní  con mis amigos Tales y Parménides, dentro del  grupo de pensadores, donde comentamos nuestras  teorías.  Allí mi frase “Si no esperas lo inesperado no lo  reconocerás cuando llegue” se hizo famosa, aunque  también di a conocer otras como… “De todas las  cosas, la más antigua es Dios, porque no fue  creado”. etc.… Cuando mi viaje por Olimpia acabó, me llevé un  gran recuerdo y muchas nuevas experiencias para  poder mejorar mis teorías. Espero poder ver a  Pitágoras pronto y asistir con él a otros juegos  olímpicos.  

 



Triptico