Page 1

2.3.3 La selva tropical africana

La selva ecuatorial se extiende como un cinturón a lo largo del paralelo cero en los continentes americano, asiático y africano. En África comprende las regiones costeras de África occidental, siguiendo la línea litoral del golfo de Guinea hasta Sierra Leona, y luego a través de las tierras bajas del África Central, donde forma una gran masa forestal asociada a la cuenca del río Congo, que recubre casi totalmente los países de Congo, Camerún, Gabón y República Centroafricana, entre las latitudes 8 N y 8 S. A la altura de Ghana y Togo hay una ruptura, donde las sabanas irrumpen hasta el mar separando la porción occidental del núcleo principal. La presencia de grandes lagos (como el Victoria), del valle del Rif y de los macizos montañosos de Kenia y Ruwenzori en la parte oriental de África suponen cambios climáticos que impiden el desarrolío de la selva. Para describir los factores «no vivos» (abióticos) de un ecosistema como la selva, no podemos hacerlo sin tener en cuenta el resto de los factores, pues todo está interrelacionado. La radiación en esta parte del planeta es muy intensa (los rayos del sol inciden casi verticalmente). El fotoperíodo (duración del día respecto de la noche) es más o menos invariable durante todo el año y el clima no conoce la estacionalidad; mantiene unas temperaturas constantes de 24º a 28ºC, y una humedad elevada, con precipitaciones de 2.000 a 4.000 mm anuales. y hasta 7.000 en algunas regiones. No obstante, al alejarnos del Ecuador va apareciendo una estación seca, que progresivamente provoca la sustitución de la selva por la sabana. Estas condiciones climáticas, óptimas para el crecimiento de las plantas, están a la vez propiciadas por ellas. Sin vegetación, las lluvias serían muy escasas y las temperaturas mucho más elevadas. En una formación exuberante como ninguna otra, puede extrañar el saber que sus suelos son pobres, muy pobres. Con una considerable profundidad (hasta 10 m), un pH ácido. en general, y un elevado contenido en óxidos de hierro y aluminio, responsables del color rojizo característico, los suelos del bosque ecuatorial tienen una gran carencia de nutrientes y de materia orgánica. La selva es un sistema en el que todo se aprovecha, y los nutrientes no están en el suelo, sino inmovilizados en forma de biomasa. Cuando una hoja o el cuerpo de un animal cae al suelo se despliega una rapidísima acción descomponedora que le hace desaparecer rápidamente. Por eso no da tiempo a que haya reservas en el suelo. A este sistema de equilibrios finamente regulados que permite la vida a más de la mitad de las especies del planeta se ha llegado después de millones de años de evolución y después de una sucesión de modelos cada vez más eficaces. Y utilizamos la palabra eficacia porque la selva es el ecosistema más eficiente del planeta, en cuanto al uso de la energía (la del sol), producción de biomasa (madera sobre todo) y aprovechamiento de los recursos del medio (todo se recicla y se pone en movimiento en organismos). Con la misma

cantidad de radiación solar, la selva es la formación más capacitada para dar lugar a más madera y vida a más organismos. La conquista evolutiva de esta eficacia supuso la adopción de una complejidad cada vez mayor, que se traduce, en primer lugar, en una sorprendente diversidad: más de la mitad de las especies del mundo viven en las selvas ecuatoriales; en una hectárea de terreno nos podemos encontrar con más de 140 especies distintas de árboles (más que en toda Euro-

Especies amenazadas De especie abundante a reducir su población a no más de cuatrocientos individuos, el gorila de montaña hubiera desaparecido de no ser por la valentia y la vida de personas como Diane Fossey. Pies y manos a modo de ceniceros, cabezas como trofeos, la muerte de estos animales llenó muchos bolsillos. La belleza ha sido la condenación de muchos otros animales, como el leopardo, comercializado por su piel inigualable. Muchas aves ven reducidos sus efectivos para servir como pájaros de compañía en Europa o America del Norte; los loros grises, las aves más «habladoras», son perseguidos sin tregua, robados sus huevos y sus crías. A las serpientes pitón se las busca para conseguir su piel y su carne. Miles de especies de animales y plantas (se desconoce a más de la mitad) se pierden debido al deterioro que sufre la selva. Muchas otras desaparecerán simplemente por ser hermosas, agradables o interesantes. 146


pa) y el número de insectos distintos se escapa a nuestra imaginación. La diversidad de la selva africana, no obstante, es un poco menor que la de las selvas amazónica o asiática. Para que tantos organismos puedan vivir sin pisarse el terreno debe haber una estructuración también compleja. Y la hay. Las plantas presentan una estratificación que permite diferenciar al menos cuatro pisos en la vertical, desde las copas de árboles de 50 metros hasta los pequeños helechos. Cada piso presenta diferentes características de iluminación y humedad y es morada de diversas especies de animales, bacterias, plantas parásitas. hongos... Las cadenas alimentarias son largas y ramificadas: desde la planta que con la energía del sol fabrica materia viva hasta las bacterias y hongos que descomponen el cuerpo de un águila coronada, se ha pasado por una gran cantidad de organismos. La energía de la vida, iniciada por el sol, ha mantenido en el mundo vivo a más seres que en ningún otro ecosistema hasta diluirse en la descomposición con el mundo inerte. También hay complejidad en las relaciones de parasitismo, depredación, distintos tipos de simbiosis entre las especies,

Algunos datos • Se estima que cada cuatro años se pierden más de 550.000 kilómetros cuadrados de bosque húmedo, una superficie superior a la de España. • Los bosques tropicales sólo cubren un 7% de la superficie terrestre; sin embargo, albergan más de la mitad de las especies vegetalés y animaies conocidas y, entre éstas, un 80% de los insectos y un 90% de los primates. • La mitad de los principales productos que se cultivan en el mundo son originarios de los bosques tropicales. • Aunque hasta el presente sólo se han estudiado las propiedades medicinales de menos del 1% de las especies vegetales, el 25% de los medicamentos que se consumen en Estados Unidos contienen substancias activas extraídas de plantas. Se estima además que unas 1.400 variedades forestales podrían ejercer una acción anticancerosa. • Anualmente se talan 50.000 kilómetros cuadrados de bosques tropicales cerrados. Aunque sólo se aprovecha entre el 4 y el 10 % de los árboles talados, tras el desmonte un tercio de los suelos quedan desnudos y expuestos a la erosión. • El 80 % de las tierras forestales pertenecen a los Estados. • El 40 % del volumen y el 32 % del valor del comercio de maderas tropicales que se realiza en el mundo corresponden a Europa. • Más de la mitad de la madera tropical importada por los paises europeos se destina a la construcción y a la carpintería. El resto se utiliza esencialmente para fabricar madera contrachapada, muebles, embalajes y pilotes imputrescibles. Datos tomados del «Informe especial sobre la conservación de bosques tropicales” preparado por el Fondo Mundial para la Naturaleza 147

así como en los sofisticados sistemas sociales de las «hormigas legionarias» o de los primates (las selvas albergan al 90 por 100 de nuestros «parientes») . En medio de esta naturaleza exuberante y sorprendente, no podemos olvidar a una de sus criaturas más destacadas: el hombre: ashantis, fang, pigmeos, etcétera; miles de años de vida humana en consonancia con la naturaleza, y dentro de ese hermoso equilibrio dinámico generador de vida que es la selva ecuatorial africana.

¿Por qué la selva es tan importante? Lo que hasta hora hemos visto puede. tal vez, despertar en nosotros un sentimiento de admiración: pero, aparte de su belleza, lo interesante de su funcionamiento, la perfección de sus sistemas reguladores y el que nuestros sucesores deban tener las mismas oportunidades que nosotros de disfrutar apreciando todo esto, hay muchas más razones para defender la selva: Reserva genética.– Las selvas albergan más del 50 por 100 de las especies. Muchas de ellas aún no han sido estudiadas y podrían extinguirse para siempre antes de conocer sus propiedades farmacológicas, biológicas o económicas. Reguladora climática.– Cuando los rayos solares inciden sobre el suelo desnudo, se produce un reflejo que devuelve el calor a la atmósfera: cuando inciden sobre una superficie arbolada hay una absorción de la mayor parte de la radiación y el albedo (que así se llama esa radiación reflejada) disminuye. Además, las selvas mantienen inmovilizada en su biomasa (madera sobre todo) impresionantes cantidades de carbono: su destrucción implica la vuelta de este carbono a la atmósfera en forma de CO2 (dióxido de carbono), principal responsable del efecto invernadero que está calentando el clima de la Tierra. Cuando llueve sobre un bosque, éste devuelve por evapotranspiración (efecto aditivo de la evaporación y la transpiración ) el agua a la atmósfera y


provoca nuevas lluvias. Si llueve sobre terreno ,todos sabemos que sólo hay erosión y empobrecimiento. Protectora de unos suelos frágiles, que sólo pueden ser soporte de un ecosistema evolucionado como la selva. Es muy frecuente hoy la sobreexplotación de estos suelos, tras la que, irrecuperables, dan lugar a un desierto rojizo y estéril. Depuradora y reguladora de los cursos de agua.– Mantiene limpias las aguas de los ríos y manantiales y evita las inundaciones por las grandes lluvias. La materia orgánica y otros contaminantes son eliminados por los organismos y las raíces de las plantas mantienen la estructura de un suelo capaz de absorber grandes cantidades de agua. Estabilizadora del clima mundial.– No sólo afectan, en cuanto a lluvias y desertización, a la región en la que están. La enorme masa forestal de las selvas ecuatoriales afecta al clima mundial. Gerald Durrel decía que las selvas son como el abrigo de la Humanidad, y si se le quita, morirá. A medida que perdemos superficie de selva, el «ecosistema mundial, se va deteriorando en estabilidad y capacidad de respuesta. Etica. – Hay también razones éticas para conservarla, como la supervivencia de tantos animales y plantas «compañeros de camino” en esta Tierra. Hábitat de seres humanos.– No podemos olvidarnos de los hombres, hermanos nuestros, cuya vida depende de las plantas. animales y entorno de la selva. No podemos olvidarnos de la extinción a que se están viendo sometidos los pigmeos. Rentabilidad.– La conservación de la selva paralela a la explotación agrícola supone una mayor rentabilidad que su expolio a corto plazo hasta la destrucción .

obliga a los campesinos pobres a invadir la selva y a explotarla sin darle ocasión de recuperarse), el incremento de la población rural e inadecuados conocimientos sobre el uso de los suelos arrastran a los frondosos bosques ecuatoriales hacia su desaparición y a los habitantes de estas zonas a la pobreza más absoluta. Países como Costa de Marfil han pasado de tener treinta millones de hectáreas de bosque a cuatro y medio. La mayor parte de la superficie selvática del mundo está en los países más endeudados. El intento desesperado de pagar esta deuda se traduce en una explotación indiscriminada de todos sus recursos, aun a sabiendas de que supondrá la ruina del mañana. El bosque ecuatorial es necesario para la vida en la Tierra. Pero, ¿debemos exigir a Brasil, «propietario” de la mayor deuda externa del mundo, que no corte sus árboles? ¿Debemos dejar morir de hambre a los campesinos por crear reservas que beneficien económicamente sólo a unos pocos?

Revista Mundo Negro nº 333 -juliol/agost 1990

Por qué desaparece la selva? Las talas incontroladas de árboles para obtener rápidos beneficios, la ambición de las grandes compañías responsables de los cultivos de exportación, el mal reparto de la tierra (que

Avance del desierto 1983 1984 fueron los años de una de las más terribles sequias que ha sufrido el Sahel. La causa de estas sequías cada vez más fuertes, después de serios estudios, se ha visto que es la deforestación, en este caso la desaparición de los bosques de Costa de Marfil y Nigeria: Los bosques devuelven a la atmósfera gran parte de la lluvia que reciben, restableciendo el ciclo del agua. En un bosque denso, el 25% del agua de lluvia se va por escorrentía al mar y el 75% vuelve a la atmósfera. En un suelo degradado se pierde al mar el 75% y sólo vuelve a la atmósfera el 25%. La deforestación de Fouta-Djalon, donde nacen los ríos Niger y Senegal, supuso que el Senegal pasase de tener un caudal de 24.000 millones de metros cúbicos a 7.000 millones. En la desertificación se establece un círculo vicioso muy difícil de interrumpir: deforestación, menos lluvias, más desforestación y desierto, que avanza en el mundo a una velocidad de 200.000 Km2 al año.

Ejemplo de cadena alimenticia La energía del sol entra en el ecosistema a través de los vegetales. El árbol es alimento del jabalí, este del leopardo y el leopardo de los buitres y de los descomponedores, que permiten que se ponga en funcionamiento, a través de las raíces de los árboles, un nuevo ciclo. De este modo la materia se recicla. Sin embargo, la energía se irá perdiendo en cada paso hasta la descomposición, momento en que para iniciar un nuevo ciclo es preciso el aporte de más energía, que las plantas toman del sol a través de la fotosíntesi. El aprovechamiento de la energía será mayor cuanto más largas sean las cadenas alimentarias (la misma cantidad de energía será capaz de mantener vivos a más organismos). La selva cuenta con las más largas y complejas cadenas alimentarias del planeta. 148


Què pots fer-hi tu? • Reduir el consum de productes de fusta tropical. • Evitar la compra de productes elaborats amb fusta tropical -taules, cadires, prestatges, portes, finestres, ornaments, etc., quan no existeixi la garantia o certificació que la fusta emprada ha estat obtinguda sota criteris de respecte vers la conservació dels ecosistemes forestals tropicals. • No comprar productes elaborats amb caoba procedents d’Àfrica o Brasil, ja que aquests productes no tenen garanties sobre els mètodes d’extracció emprats. La major part de la caoba exportada pel Brasil, per exemple, és extreta il·legalment d’àrees protegides i de reserves indígenes. • Reduir el consum innecessari de productes de paper, ja que això està ocasionant la pèrdua i destrucció de boscos tropicals per tal d’introduir-hi plantacions amb espècies de creixement ràpid que aporten matèria prima per produir pasta de paper. • Davant del dubte, és millor optar per fustes alternatives no tropicals, si és possible d’espècies autòctones del nostre país, que potenciïn el sector forestal espanyol de fustes dures. • Enviar un escrit a l’Asociación de Importadores de Madera (AEIM) o al Ministerio de Comercio y Turismo, exigint mesures de control i de certificació de la fusta procedent dels països tropicals, indicant que en cas contrari, refusareu de comprar productes que hagin estat elaborats amb fusta tropical sense garanties. - Ministerio de Comercio y Turismo. Dirección general de comercio exterior. Subdirección general de control, inspección y normalización del comercio exterior. Paseo de la Castellana, 162 – 28071- Madrid - Asociación de importadores de madera (AEIM) C/ Flora, 3 – 28013 - Madrid • Informar els amics i coneguts de totes aquestes qüestions.

A C T I V I TAT S : 1. Resumeix en cinc punts la importància de conservar les selves tropicals. 2. Dibuixa una cadena alimentària formada per: herba, bacteris descomponedors, lleons, zebres, voltors, hienes i gazeles. Indica les relacions alimentàries entre ells amb fletxes i contesta: • Quins canvis es produirien a l’ecosistema si l’home acabés amb tots els lleons? • Qui resultaria afectat si un canvi climàtic eliminés la vegetació? • Què passaria si l’home hi introduís un gran ramat de vaques? • Quina funció fan els voltors i les hienes a la sabana? • Què passaria si desapareixessin tots els bacteris descomponedors? 3. Enumera algunes de les causes per les quals la selva pot arribar a transformar-se en una sabana o estepa, i més tard en un desert. 149

Selva africana  

Selva en África

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you