Issuu on Google+

C.4 ❱ EL FARO

amqueretaro.com / Viernes 5 de julio de 2013 / AM

De Pájaros y Guitarras: Céleste Boursier-Mougenot ››Las obras de Boursier se caracterizan por la

utilización del espacio y la sonoridad del mismo Alan Estefan Torres a.estefan@siithinktank.org

INSTALACIÓN

Céleste Boursier-Mougenot es un artista y compositor francés nacido en Niza en 1961. De 1985 a 1994 fue el compositor de la compañía de teatro Pascal Rambert. A pesar de haber tenido educación formal como músico en 1990 de-

cide dar el salto a lo que ahora caracteriza su trabajo: instalaciones sonoras acústicas a gran escala y ambientes que se centran en las fuerzas de la naturaleza y el ritmo de la vida diaria para producir nuevas formas de arte y música. Extrayendo el ‘potencial musical’ de diversas situaciones, crea obras en donde el sonido y el movimiento se unen con la arquitectura y el espacio del lugar. Los sonidos que podemos apreciar como

››Entre su trabajo se incluyen instalaciones que

naturales (arrastrar una silla o el motor de una automóvil) se convierten en piezas musicales en las instalaciones de este artista francés. Sus obras acompañan el ritmo fisiológico de nuestra vida y nuestro ser, exaltando la belleza de sonidos que normalmente pasan desapercibidos por nuestra conciencia logrando encerrarnos en un mundo en donde podamos apreciar la belleza de las ondas sinusoidales que nos ro-

dean en lo cotidiano. Su trabajo esta basado en el del compositor Norteamericano John Cage, siguiendo con la tradición de la composición natural y el ruido como generador de música, siendo ésta una sucesión de sonidos ordenados. La combinación del color, el espacio y el sonido hacen que entrar a una instalación realizada por este artista francés sea una experiencia que inunda los 5 sentidos y logre generar

una reflexión acerca de lo minúsculos que somos ante el mundo. Entre sus obras más destacadas se encuentran: Zombiedrones, From here to ear, Recycle, Harmonichaos, videodrones y Prototype pour Index.

Vea ahora el video escanea este código amqueretaro.com

Comedia y crítica social en Salón Danzombie Irma Caballero

TEATRO ???

01

completamente irreal. “La idea es que, tomando como pretexto a los zombies, aprovechamos para hablar de muchas cosas que estaban ocurriendo en 1994, y que siguen pasando ahora. Finalmente es una dinámica que continúa, tomando en cuenta la gran mezcla de identidades que tenemos en México y que, milagrosamente, funciona”, comentó Alonso Barrera, director de la obra. La comedia de los zombies, además de hablar de la relación entre mexicanos de diversas clases sociales, establece un paradigma en el que se reacciona ante las situaciones peligrosas y que, a fin de cuentas, únicamente va ocultando o disfrazando la noción de lo que se supone esta bien y lo que no. “1994 fue un año de sospechosismo, en el que se recuer-

Idealistas, soñadores o necios...

sumergen al espectador en un paisaje sonoro

From Here to Ear, una de las obras más representativas del artista francés A propósito del especial del rock, está obra del artista francés consta de generar un “lugar dentro de un lugar” en donde los espectadores entran a un aviario en donde previamente fueron instaladas guitarras eléctricas conectadas a amplificadores sobre tripiés. Sobre las guitarras se colocan semillas o agua, aunado a esto llenan de ramas el lugar y sueltan diversos tipo de aves que empiezan a posarse sobre las cuerdas, generando ruido que en unión con su piar, envuelven al espectador en una experiencia única: El rock de la naturaleza.

Asistimos a la obra de teatro que se está presentando durante todo el mes de julio, viernes y sábados, en “La Fábrica”, Salón Danzombie. Es una comedia escrita y dirigida por Alonso Barrera, con las actuaciones de Manuel Naredo, Cristóbal Ramírez, José Remis, Olivia Lara, Cristina Valenzuela, Bony “Bonito” Barrera y Karim Aarun. La obra es una crítica social de los acontecimientos ocurridos en 1994, cuando la sociedad se vio inmersa en situaciones políticas y económicas que marcaron el rumbo de nuestro país. El nombre de la obra, Salón Danzombie, viene de las salas de moda, sobre todo en el D.F., donde se va a bailar danzón, y de este fenómeno muy de boga de los zombies, quienes dan el pretexto para justificar una historia llamativa, irreverente, divertida y sangrienta. La obra comienza en una madr ugada del año 1994, donde 6 personas: la delegada, el buen pastor, el pinche chaparro, la chava buena, el diputado y el Jr., llegan al “Salón Danzón”, tratando de protegerse de la epidemia Z (de zombie), que ataca al país. Durante su refugio se va desarrollando la trama en los que se refleja el México actual. A lgunos de los capítulos hacen alusión a eventos impor tantes que ocurrieron, como la gripe porcina, conocida después como AH1N1, y el EZLN. En otros aluden a personajes, instituciones y situaciones que salen muy a menudo en los medios a nivel nacional, como son el equipo América, Telmex, el Papa argentino, el movimiento 132 y hasta Big Brother. En uno de los capítulos donde hablan de las elecciones dan su versión de la democracia haciéndola ver como algo

Así de sencillo

da, por un lado el caso Colosio, y por otro al Chupacabras, hechos que siendo tan disímbolos como la contundencia de un asesinato y el rumor de un ser inexistente, hicieran que la soberanía nacional pendiera de un hilo”, mencionó Barrera. La obra, que llevó cinco meses de preparación, lleva dos en cartelera, y ha dejado un buen sabor de boca a quienes han asistido, ya que la estructura de la misma permite a los espectadores formarse una idea de las condiciones sociopolíticas, dejando entrever que el objetivo, además de entretener, es hacerlos reflexionar. Alonso Barrera logra su objetivo con esta obra: presentar hechos reales de la historia de nuestro país para que se conozcan y se piense en ellos y, al mismo tiempo, hacer reir y divertir.

Alejandra Uhthoff

E

n estos tiempos donde parece que hemos perdido los anhelos y la esperanza, creo que es tiempo de hablar de ideales y sueños… y de necedades. Mi buen amigo y escritor destacadísimo, Jorge F. Hernández, escribió en su columna semanal “Agua de Azar”, la frase: La imbatible necedad de la esperanza, palabras que resonaron dentro de mí a tal grado, que se la pedí prestada y me la apropié para definirme. Muchos pueden pensar que tener un ideal y ser idealista es ser loco como Don Quijote; que los idealistas son los soñadores que toman los molinos de viento por gigantes y hablan de ínsulas, Vestiglos y Endriagos. Tener ideales, como decía Alber Casal Castel, no es poblar de ilusiones la cabeza. Tener un ideal consiste en descubrir una realidad posible en nuestros sueños y luego lanzarse a convertir ese sueño en realidad. Los que viven de sueños y quimeras son utópicos. Son el polo opuesto de los materialistas que viven atados a la tierra y cuya preocupación consiste mayormente en comer, dormir, reproducirse y creerse que “son” en base a las necesidades que la publicidad hace creer que debemos tener para “ser”. La santa locura de Don Quijote no estaba en lo absurdo de sus ideas, sino en que se sacrificó por ellas. La santa locura de Domingo Faustino Sarmiento no estaba en que soñó la grandeza de su patria argentina cuando ésta se encontraba en el abismo de la tiranía, sino en que forjó aquella grandeza. Soñó y realizó. Por su parte, el Gran Simón Bolívar, Libertador de Libertadores, se dedicó a convertir en realidad sus sueños de “iluminar las tinieblas del horror con la luz de la civilización y la educación”. En esto consiste un ideal. El ideal no se separa de la realidad. Más bien, el que tiene un ideal es el que vislumbra una mejor verdad. El ideal es un sueño susceptible de convertirse en realidad. El idealista es quien sueña y ambiciona; quien no pierde la esperanza. Se alcanza el éxito o se llega a la meta convirtiendo los sueños y ambiciones en realidad. Pero parecería que ya no hay muchos idealistas, que los malos tiempos nos acobardan; que los problemas nos agobian, que estamos tan ocupados arreglando los desórdenes del presente que ya no creemos hacer posible losdeseos del porvenir. Todavía hay, y creo que son muchas, las personas idealistas. No todos los inventos se han patentado, no todos los libros se han escritos, no todas las obras de arte se han creado… Por eso, no perdamos la esperanza,  esa confianza en que ocurra o en lograr algo que se desea, no dejemos de ser necios para perseguir nuestros ideales. Tracemos la ruta para llegar a dónde queremos llegar, con valentía, con optimismo, con creatividad y siendo fieles a nosotros mismos. Ahora más que nunca, hace falta gente necia, idealista y soñadora.

›› La esperanza es 02 1 La obra de teatro Salón Danzombie habla de la relación entre mexicanos de diversas clases sociales ante situaciones típicas en nuestro país. 2 Personajes, instituciones y costumbres muy mexicanas, como el América o Big Brother son parodiadas en la obra./fotos: Gerardo Nieto

el sueño del hombre despierto ❰ ❰ Aristóteles


De Pájaros y Guitarras: Céleste Boursier-Mougenot