Page 1

Colegio De Educación Infantil Y Primaria Rafael Pérez Del Álamo

NUESTROS PRIMEROS TEXTOS

Grupo: 6º Nivel Diciembre 2010

¡Enhorabuena! Espero que hayáis disfrutado haciéndolos y que no sean los últimos


TEXTOS POR ORDEN ALFABÉTICO:

Carol... y el internado Coral, la princesa del mar El caso del perro y del millonario italiano El chico perdido El espiritu del campanario El gato que quiso volar alto El gato y el ratón El león y su venganza El misterio de aleta gigante El mundo del cielo El Ninja y los tres perros El niño abusón El niño defecto El rey León La isala embrujada La llamada en la casa del terror La llave misteriosa Rapuncina Vacaciones de verano Vacaciones misteriosas


Carol... y el internado La historia trata de una niña llamada Carolina de 12 años. Como era una niña muy traviesa sus padres decidieron llevarla a un internado. La niña cuando se enteró de ese suceso se puso a llorar.Y sus padres le dijeron que parase de llorar, que eso le pasaba por haberse comportado tan mal. Al llegar al internado la niña se sorprendió de tantas niñas como había. Cuando subió a su cuarto en el que estaría seis meses, había dos niñas, llamadas Amaya y Julia que eran hermanas. Amaya era morena con los ojos azules y delgadita, y Julia era rubia con los ojos marrones. Bajó al comedor donde estaban Carol y Amaya, sus amigas. Ellas se comían las comidas que no le gustaban a Carolina. Cuando llegaba la noche a Carolina no le gustaba dormir sola porque le daba miedo. Carolina empezó a subir de nota. Amaya y Julia le ayudaban a estudiar ya que a Carolina no le gustaba nada, nada estudiar. Y se comportaba mejor en clase y era mas obediente. A los seis meses, un día antes de que sus padres vinieran a por ella, estaba muy, pero que muy nerviosa y sus amigas tristes por que sabían que se iba a ir Carolina. Y llegó el día de despedirse de sus amigas. Se despidió y cuando vio a sus padres salió corriendo a abrazarlos. Al final Carolina le demuestra a sus padres que es mas obediente y estudia mucho mas. Todo gracias a Amaya y Julia. Sara Díaz Ramírez


Coral, la princesa del mar. Un día, en el fondo del mar, una pequeña sirena había nacido. Su padre, el rey Tritón, la llamó Coral. Coral era una niña de pelo sedoso y marrón madera, de ojos verdes brillantes y de labios carnosos. Coral tenía 9 hermanas: Asia, Lin, Acua, Yena, Siera, Dina, Tina y las gemelas, Susa y Melisa. A cada una cuando nacieron, le otorgaron un don. A Coral se le dio el don del canto. Quien escuchara aquel magnífico canto, se quedaba hipnotizado por tal susurro. En una cueva vivía una bruja llamada Matria, con serpientes eléctricas a sus órdenes. Matria, tras una bola de cristal lo veía todo. Coral hablaba con los delfines, los peces, las estrellas de mar, los cangrejos, los caballitos de mar... Un día, Matria entró en el castillo del rey Tritón y le robó su tridente y llena de furia, convirtió al rey en una planta horrorosa. Coral al enterarse de lo ocurrido, fue al castillo y entró. La bruja Matria estaba sentada en el trono del rey Tritón y sin darse cuenta, Coral le quitó el tridente. Matria ordenó a sus serpientes que le atacaran pero Coral, con su canto, las hipnotizadas y les dio la orden de acabar con la bruja. Coral venció a la bruja Matria y el rey Tritón volvió a ser normal. Desde entonces a Coral se la conoce como “ la princesa de los siete mares ”. Marta Guerrero Mancilla.


El caso del perro y del millonario italiano La familia Remes iba de vacaciones a Italia. Siempre llevaba a su perro al que le tenía un especial cariño ya que se lo encontró abandonado en su puerta. Le pusieron el nombre de Amigo. Un día iban por la calle cuando se encontraron a un famoso millonario, Bruno Baldo. Y como le gustó el perro decidió comprarlo, pero sus dueños no querían venderlo así que decidió llevárselo sin que se enteraran. Los dueños pegaron muchos carteles por la desaparición de Amigo. Bruno los vio y decidió devolvérselo aunque se quedó muy triste. Amigo tuvo 2 perrillos, que los dueños decidieron repartir: uno se lo quedarían ellos y con el otro no sabían que hacer, pero al ver a Bruno por la televisión le vieron algo muy raro como si estuviera triste. Le preguntaron que le pasaba y le dijo que había perdido a su mejor compañía: Amigo. Los dueños decidieron que se lo darían al millonario Bruno Baldo si les juraba que nunca más secuestraría a los perros por mucho que le gustasen. Bruno aceptó pero le dijo a la familia Remes que fueran todos los veranos de vacaciones a su mansión para ver a Amigo. Al verano siguiente cuando la familia Remes trajo a Amigo lo dejaron allí porque ellos tenían que trabajar y no tenían quien cuidara de él. Unos ladrones entraron en la mansión, pero Amigo los vio y corriendo avisó a Bruno. Fue a ver que pasaba y los vio. Rápidamente llamó a la policía mientras tanto los ladrones se llevaron a Amigo pero su cachorro mordió a los ladrones y salieron corriendo. Los ladrones se encontraron a la policía y los metió en la cárcel. En cuanto a Amigo lo llevaron al veterinario porque los ladrones lo hirieron y tenía una grave herida.


La familia Remes al ver lo que Bruno había hecho por Amigo decidieron dárselo. Al mes siguiente Bruno y la familia Remes celebraron el cumpleaños de los cachorros gemelos cuyos nombres eran: Quinqui y Luna. Al cumpleaños invitaron a todos los vecinos y amigos de Bruno. Cuando llegaron celebraron el cumpleaños y al ver lo tristes que estaban por no estar con Amigo, Bruno decidió dárselo pero no había forma de convencerlos. Así que les propuso una cosa: que se fueran a vivir en la mansión. Ellos aceptaron pero pensaron que perderían el trabajo. Bruno trato de convencerlos, pero de pronto se les ocurrió una idea contratarlos en su mansión como sirvientes. Bruno no quería que eso ocurriera así que decidió que le daría empleo en unas de sus fábricas más importantes del país, ya que era un millonario. Ellos aceptaron pero con una condición ellos aportarían dinero en los gastos de los perros.

FÁTIMA MONTOYA Y CRISTINA SÁNCHEZ


EL CHICO PERDIDO Era un día soleado y una familia estaba de vacaciones en Madrid. Fueron el hijo y el padre a ver un partido del real Madrid. El hijo y el padre que se llamaban Mario y Antonio, llegaron al Santiago Bernabeu. Mario, que era el hijo, fue al servicio. Al salir del servicio ambos habían quedado en el bar. Cuando llegó el hijo al bar miró para ver si estaba su padre y se encontró que no estaba. Entonces se preocupó y empezó a buscarle por la zona de trofeos, la grada... Como él no tenía entradas espero a que acabara el partido. Cuando acabó era muy difícil encontrar a su padre por que salía mucha gente a la vez. Mario estaba muy cansado de tanto buscar y paró. Cuando ya empezaba anochecer y Mario no tenía un lugar donde dormir, ni cenar. Un hombre que pasaba por allí le dijo: – Qué te pasa muchacho? – Nada, que he perdido a mi familia y no tengo ningún lugar donde dormir. – ¿Te quieres venir conmigo? – Vale Cuando ya estaban en la casa del hombre que era muy rico y tenía una casa muy grande con un jardín, piscina, sala de juegos... Entonces se alegró un poco pero en el fondo el estaba triste por su familia Al día siguiente se despertó y se fue al jardín donde había unos niños y por la puerta de rejas ve a su padre y grita: – – – – – – – –

¡Papa! Qué, hijo Hola papá, he estado preocupado todo este tiempo Y yo ¿Qué haces ahí? Pues nada un hombre me ha recogido. Pues dile que nos vamos. Bueno. Que nos vamos, que visto a mi padre. Vale ¡Adiós!

Cuando su padre y él llegaron a su casa vio a su madre y el se puso muy contento. Ya estaba muy feliz cuando vio a su familia y ya todo llegó a la normalidad.

Enrique Gallego Velázquez


EL ESPÍRITU DEL CAMPANARIO Érase una vez un espíritu que vivía en un campanario. El espíritu tenía muchos años a pesar de su apariencia infantil. Y esta es su historia. El fantasma no siempre fue un espiríritu también fue niño. Uno al que siempre le gustaba ir al campanario paara ver el atardecer pero un día subiendo las escaleras se cayó y su espíritu se quedó allí viendo el atardecer, hasta que pasaron los quinientos años y de pronto todo el cielo resplandecía y un pequeño ángel bajó de arríba y le díjo, que para ír al paraíso de una vez por todas tenía que conseguír que un niño se cayera en los mismos escalones que él, para que ocupara su lugar, y el aceptó. Al cabo de unos días un grupo de chicos entraron en el campanario pero el espiritu no se atreviò a hacerlo porque le daba pena .Al día siguiente un niño entroó por la puerta pero no venía solo, venía con una niña , subiendo las escaleras el fantasma al ver el cariño que se guardaban, no pudo hacerlo. El espíritu estaba triste porque no era capaz de hacer la condición que le dijo el ángel. Al atardecer de un nuevo día los chicos vinieron otra vez y el espíritu no pretendia hacer nada porque no se atrevía. Pero ocurrió que uno de los tablones de las escaleras no se mantenia intacto y la niña al pisar se cayó pero el niño la cogió de la mano y dijo en voz alta: -No te soltare yo te amo. Entonces el fantasma al oirlo ayudó al chico para subír a la niña y salió de aquel apuro.


Al día siguiente el espíritu estaba muy triste porque no podía ir al paraíso pero en ese momento el mismo ángel que bajo hace unos días le díjo: -Tu condición no has cumplido pero has salvado el amor de una pareja y has ocupado un lugar en el paraíso.

Gema Montosa Molina


El gato que quiso volar alto EÉEÉrase una vez un gato que se llamaba Jack que veía mucho los pájaros, además le gustaría volar como ellos. Un día se fijó en uno de ellos y vio que tenía en las manos plumas. Se le ocurrió coger plumas y atárselas a las manos. Vio que el campanario de la iglesia estaba muy alto, se subió y se tiró. Como todos sabemos los gatos no vuelan, y... ¡zas!, cayó como es normal. Estaba muy mal herido. Unos gatos muy chicos que pasaban por ahí lo vieron y como estaba muy mal y le lamieron las heridas y lo llevaron a un lugar seguro. Cuando despertó no sabía lo que había pasado, se despertó dentro de una caja. Pasaron varias semanas y lo volvió a intentar. Yendo para ya había delante de la iglesia una niña que tiró una cesta un poco rota. La cogió y cuando estaba apunto de subir a la iglesia se encontró cuatro globos. Tuvo una idea, los ató en la silla, se subió al campanario y antes de saltar apareció una cigüeña que le dijo: – Si saltas lo lamentarás. El gato no le hizo caso y saltó. Cuatro pájaros que pasaban por ahí le pincharon los globos y cayó. El pobre no duro ni diez segundos, ¡zas!, Un hombre que pasaba por allí lo cogió y se lo llevó a su casa donde le curó las heridas. Luego estaba en un cojín y soñó con la cigüeña diciéndole “el que algo quiere algo le cuesta”.

Despertó, el hombre le puso comida y leche pero el ideó un plan de huída. Era meterse por la chimenea e irse por el tejado. Pero él no podía levantarse, estaba muy mal herido.


Sólo le quedaban cinco vidas, está caída fue más dolorosa, tardó más de diez semanas en curarse. Dentro de ese tiempo intentó escapa r, se subió a la chimenea, se escapó por el tejado y saltó sin hacerse ningún daño. Se le estaba ocurriendo una idea para saltar. Fueron los gatos chicos para ayudarle. Muchas ideas dijeron pero ninguna le gustó. De repente dijo uno: que tal ponerte una manta y saltar. El dijo que de acuerdo, bueno, iré a saltar.

Cuando fue se encontró en el contenedor al lado de la iglesia un parapente roto. Él arregló la tela que estaba rota. Se subió, salto y se pusó a volar como los pájaros. Vinieron los pájaros que les pincharón los globos e intentarón pinchar la tela pero estaba rota. El gato disfrutó su recorrido, y a los gatillos los adoptó el hombre y todos fueron felices.

Jesús Morente Martínez


El gato y el ratón Había una vez un gato que se llamaba Bartolillo y el ratón se llamaba Zape. Se llevaban muy mal y un día se pelearon y entonces se hartaron de palos uno al otro. Al día siguiente ninguno se podía mover y por eso llegaron a enterarse de que se habían pegado. La mama del ratón le preguntó que si la pelea fue con Bartolillo y el le dijo que si. La mama del ratón pensó que no era conveniente estar peleados con ellos porque en un momento dado se los podían comer. Así que la madre del ratón fue a la casa del gato a hablar con la madre del gato para decirle que se habían peleado, que ella no querían que se peleara con zape porque ellos eran muy buenos vecinos y ella quería que entre las dos madres planearan algo para que ellos dos hicieran las paces.

A la madre de Bartolillo le pareció buena idea y empezaron a pensar que podían hacer, y dijo la madre del gato: - ¿Por qué no le decimos cada uno a nuestro hijo pues que al que le pegaste esta muy grave y tendrán que llevarlo al hospital porque no se puede mover? Y así procuraremos que los dos se preocupen y cuando se vean y se den cuenta de que los están bien se alegraran y se pedirán perdón. Y así sucedió y siguieron siendo amigos y no volvieron a darse mas palizas porque entendieron que hablando las cosas era mucho mejor.

José Luis Castilla García


El León va a la Guerra Erase una vez... un león que decidió vengar a su padre. Llamó a sus ministros y les ordenó que proclamaran el siguiente edicto: "El rey León ordena que todos los animales de este bosque se presenten mañana para ir a la venganza. Nadie puede faltar." Los súbditos se presentaron puntualmente y el león comenzó a dar órdenes: "Tú, elefante, que eres el más grande y con la trompa más larga, llevarás la artillería y las provisiones de todos. Tú, zorra, que tienes fama de ser tan astuta y escurridiza, me ayudarás a estudiar los planes de guerra para contrarrestar los movimientos del enemigo. Tú, mona, que eres tan ágil y trepas a los árboles con tanta facilidad, serás mi vigía y observarás desde lo alto los movimientos del enemigo. Tú, oso, que eres tan fuerte, ágil, terrorífico y grande escalarás los muros fortificados con tu grandes garras y llevarás el desconcierto a las filas de nuestros enemigos." Entre los convocados estaban también el asno y el conejo. Al verlos, los ministros sacudieron la cabeza: "Majestad, el asno nos parece poco apropiado para la venganza; tiene fama de ser animal miedoso y vago" El león observó detenidamente al pollino y, dirigiéndose a sus consejeros, les dijo: "Su rebuzno es más potente que mi voz; por lo tanto, permanecerá cerca de mí y será mi altavoz de órdenes." A continuación señalaron al conejo: "De todos modos, éste, su majestad, que es mucho más miedoso que el asno, deberéis mandarlo de vuelta a su casa" Una vez más, el león tomó su tiempo para reflexionar. Se volvió al conejo y le ordenó: " Tú, que siempre vas por delante de tus enemigos, has aprendido que, para salvarte, debes correr más rápido que nadie, por tanto serás mi emisario y, así, los soldados recibirán mis órdenes como un rayo, ¡No!¡Más rápido que el rayo!" Dicho esto, se dirigió a todos en estos términos: " Todo el mundo puede ser útil en la venganza de mi padre, si cada uno participa en el esfuerzo común según sus posibilidades."

Miguel Rey López y José Carlos Gómez Rodríguez


EL MISTERIO DE ALETA GIGANTE … Ar, ar, ar, ar, un gran pirata soy. Ar, ar, ar, ar, por el tesoro voy... Estaba nublado y había niebla. Jack no encontraba la forma de cruzar el Triángulo de las Bermudas sin perderse en aquel lugar del océano tan temido por los piratas de agua salada como él. Jack estaba junto a su tripulación. No era una tripulación temida pero tenían grandes planes para el futuro. Nuestro joven amigo quería ser capitán. Estaban a bordo del Sunami, un barco más bien pequeño pero que les servía para hacer grandes planes. Jack, era cosciente del peligro que había en aquellas aguas. “Barba espesa”, el capitán, no razonaba mucho y quiso adentrarse en el Triángulo de las Bermudas con aquella niebla. Estaba oscureciendo, la tripulación se encontraba en los camarotes. Jhonny, el delfín, que así lo llamaban por su capacidad de saltar más que nadie en el agua, estaba contando la historia de Aleta gigante: una mezcla de tiburón blanco, ballena asesina y calamar gigante de tres cabezas. Nadie creía en la existencia de aquella bestia devoradora de hombres pero en ese instante el barco se movió bruscamente. Todos salieron a cubierta rápidamente. Nadie vio nada, excepto Axeil que estaba en el mástil. Pudo contemplar una sombra bajo el barco. !Era Aleta gigante! La extraña bestia saltó por encima del barco pero... desde ese momento no se conoce más de la historia. Muchos creen que la cazaron, otros que murieron en el intento pero en los pueblos piratas se cuenta la leyenda de que el Sunami todavía merodea como un fantasma por el Triángulo de las Bermudas advirtiendo a las tripulaciones ingenuas del peligro que hay en aquellas aguas. ELADIO JESÚS GONZÁLEZ MANCILLA


EL MUNDO DEL CIELO Esta tarde ha venido Marina la prima de Lucía . Ella y su prima Marina siempre van a una casa en ruinas, más bien las ruinas de una casa. -¡Mira Lucia! He encontrado una especie de llave. - Que rara, ¿de qué será? - Mira tiene una especie de botón. Marina le da al botón y en lo alto de unas escaleras medio derrumbadas aparece una gran puerta de madera muy extraña y con adornos muy curiosos. Al principio Lucía y Marina se asustan pero al final deciden entrar en la puerta. Durante unos segundos no se ve nada al pero al cabo de unos instantes logran ver que están en un enorme salón. Lucía y Marina se quedan asombradas hasta que ven a un niño, pero tiene unas cosas muy raras en la ropa que parecen alas. De repente el niño las ve y les dice: -¡Vosotras no pertenecéis a este mundo!¡Tenéis que iros! Al oírle se extrañan y se preguntan a sí mismas si de verdad están en otro mundo o es que el niño las quiere asustar. -¿Y cómo se supone que vamos a volver? - Pregunta Marina. -Y yo que seé si sabéis venir deberíais saber volver. - Responde él. - Abel, sigue con tus cosas y deja de hablar solo. - Dice otra voz desde otra sala. -Vale. - Dice el niño.


- ¿Qué te llamas Abel. Pregunta Lucía. - Sí, pero tenéis que iros antes de que os vean. - ¿Y quién nos va a ver? - ¡Ellos! De repente unos lobos se abalanzan sobre ellas dejando que unos hombres parecidos a la policía las coja y las llevan por unos pasillos mientras Abel las sigue por detrás de los lobos.

Los extraños agentes de policía las conducen hasta una gran puerta bellísima. -Entrad, la reina decidirá lo que hacer con vosotras. Lucía y Marina entran por la gran puerta a una sala donde se encuentran con la reina. -Vosotras sois las que habéis encontrado la llave del mundo del cielo. -Si majestad. - Responde Marina. -Habéis entrado en el mundo del cielo. -Entonces que sois ángeles. - Pregunta Lucía extrañada. -No, somos gente normal que vive en otro mundo diferente al vuestro y que al cabo del tiempo nos salen alas. - Responde la reina. Después de hablar con la reina decide que si consiguen traer a Lidia, la perrita de la reina, que se escapó en los campos celestiales dejara que se vayan.


Los guardias las llevan a los campos celestiales donde comienzan a buscar a Lidia. -¡Esa es Lidia! Estoy segura. -Grita Lucia señalando a una perrita que tiene una L en el collar. -Ya la cogo yo. Responde Marina.

Ya han pillado a Lidia y se dirigen al castillo de la reina. Cuando llegan a la sala donde se encuentra la reina esta se asombra al verlas con Lidia en las manos. -¿Como habéis atrapado a Lidia? Es el animal más rápido del reino, nadie ha conseguido atraparla nunca. -Tenemos un truquito. -Responde Lucía. Y es que por casualidad Marina llevaba la merienda en su mochila y le ofreció a Lidia la mortadela de su bocadillo si dejaba que la cogiera y un animal no se resiste a la tentación de la comida. -Vale, podéis iros pero la llave la tenéis que esconder y será un secreto que no podréis contar. Lucia y Marina se despiden de la reina y de Abel y se van. Cuando llegan a la Tierra esconden la llave y se van a su casa. Han visto el coche de la madre de Marina llegar a su casa y se tienen que ir. Al llegar se despiden y Marina se va. Lucía se dice a si misma: -Creo que el próximo fin de semana iré yo a su casa a ver si descubrimos una ciudad subterranea.

Sara Peinado Mestre


EL NINJA Y LOS TRES PERROS Un ninja tenía dificultades a causa de un gato que había decidido compartir su casa. Un amigo le dijo: -¿Necesitas un perro? Buscó uno en la ciudad y lo encontró. Era un perro impresionante, guapo y fuerte. Pero el gato era mas inteligente que el perro y se burlaba de la increíble fuerza del perro. El ninja compró un segundo perro que era muy astuto. Desconfiado, el gato solo aparecía cuando el perro se dormía. Entonces le trajeron al ninja un perro del mejor templo de China. El perro tenía aspecto distraído, flojo y parecía siempre soñoliento. El ninja pensó:”Este perro no me librará del gato”. Sin embargo el perro siempre soñoliento e indiferente, dejó de inspirar precauciones al gato que paseaba junto al perro sin hacerle caso. Un día sin que el gato se diera cuenta el perro atrapó al gato. Un día al ninja le dió por mirar la guarida del gato y se dió cuenta de que había tenido una cría, pero como se dio cuenta que la cría estaba recién nacida la pudo coger y decidió matarla, pero se arrepintió y decidió dársela al templo de china porque le había dado al perro que atrapó al gato. Y al final, el ninja se quedó con el perro de mascota, y allí nunca más se arrimó un gato. MANOLO MONTORO MALAGÓN Y NACHO LLAMAS GRACIA


EL NIÑO ABUSÓN Había una vez un niño que se llamaba Rodrigo y era un abusón, se peleaba siempre en la escuela, tenia manía a un niño llamado Rodolfo, le tenia manía porque decía que su nombre empieza por R y que no podía empezar por R, por que le daba coraje. Un día Rodrigo se encontró con Rodolfo, Rodrigo iba con su madre y no le pudo hacer nada pero Rodolfo no se pudo aguantar y le contó a la madre de Rodrigo que le pegaba todos los días.

Al día siguiente Rodrigo le dijo a Rodolfo : – Por haberte chivado a mi madre te pegaré. Rodolfo le contestó: pues llamaré a mi hermano y te pegará y tu no podrás impedírmelo. Por la mañana Rodrigo tenía mucho miedo de que el hermano de Rodolfo le pegara. – No ibas a traer a tu hermano, – Sí, pero no ha podido, – Así que te podré pegar. Rodrigo empezó a correr detrás de Rodolfo hasta que llegaron al parque y se escondió en el cuarto de baño de las niñas, y por causalidad había tres niñas y lo echaron a patadas. Rodrigo le dijo: -no corras que al final te pillo, je, je, je. Rodolfo vio por sorpresa a la madre de Rodrigo y vió todo lo que le hizo Rodrigo. La madre se lo dijo al padre y le castigó y ahora no puede salir, excepto para la escuela.


Al cabo de los días le quitó el castigo y ya podía salir, y un día vio a Rodrigo y lo espíó. Rodolfo se escondió en un arbusto y vio que amenazaba a otros niños además de a él. Rodrigo vio a Rodolfo, se acercó al arbusto, y no lo pudo ver. Rodolfo fue al bar donde trabajaba su padre, y contó todo lo que le hacía Rodrigo. El padre le dijo: ¿por qué no me lo dijiste antes? Podría haberte ayudado. Y ese abusón no te hubiera vuelto a amenazar. El padre de Rodolfo denunció a Rodrigo. Cuando se enteró Rodolfo fue en busca de su padre y le dijo: pero por qué lo has denunciado, por todo lo que te ha hecho seguro que te podrás vengar. Dos años después Rodrigo cumplió 18 años, y ya se metía menos con la gente, pero un día vio a Rodolfo y le quería pegar pero Rodolfo se paro todos los puñetazo de Rodrigo y al final fue el abusón del barrio. Y así acabo todo, Rodolfo al final fue el abusón y Rodrigo ya no fue el abusón.

Salvador Fernández Ortíz y Rubén Mateos Fajardo


EL NIÑO DEFECTO Érase una vez un niño al que su madre le estaba siempre regañando. Eran él y otros dos hermanos. Los otros dos siempre sacaban buena nota pero el siempre sacaba suspensos. El niño tenía a su madre negrita, no le hacía caso ni hacía los deberes. Ellos vivían en Madrid con sus abuelos y su padre. El padre trabaja en una oficina de jefe. El niño de pequeño le gustaba escribir y leer con sus hermanos. Y cuando se fue haciendo más mayor ya no le gustaba tanto antes. El niño pasó de secundaría y después, a bachillerato y así sucesivamente. Pero el niño siempre al final del año lo sacaba todo aprobado por los pelos y algunos exámenes

también aprobados

por los pelos. El niño siguió creciendo y mejorando en los exámenes pero no hacía los deberes. El maestro explicaba y él no le hacía caso porque estaba siempre jugando con los lápices a hacer pirámides. El no quería dar religión ni catequesis pero sus padres si querían. Por lo tanto


el niño siempre se perdía las clases de religión. Sus padres estaban hartitos de él porque él lo tenía todo y no sabía apreciar nada. Un día lo vio su madre estudiando y haciendo los deberes. Su madre se lo dijo a su padre. Le preguntaron que que es lo que le pasaba y dice él niño que ya se había dado cuenta de lo que es tenerlo todo y no saber apreciar nada. Sus hermanos se quedaron sorprendidos. Al día siguiente el niño llegó a su casa con los exámenes aprobados con un diez. MARIA LOPEZ LORCA


EL REY LEÓN El rey león es el rey de la selva y todos los animales le temen pero si alguno intenta matarlo caerá. El león tiene muchas manadas por todos los lados y tienen un territorio, ellos cazan a los animales que estan en manadas. Un día un león joven se enamoró de una leona que no estaba sola, estaba con mas leonas. El león joven era el hijo del rey leon que llamó a su hijo para ir a cazar y se fueron a unas tierras muy lejanas de su territorio. Cuando volvieron trajeron una cebra y un bufalo. El joven tenía una herida en la pierna y cuando se la curó fue al territorio de las leonas, que no estaba muy lejos, y se llevó con él la mitad de la cebra y se la dio a las leonas. Pero él no encontraba a la que quería y esperó un rato y entonces vino con su madre la leona. El león joven y la madre ya se conocían. La leona ya lo quería y el también pero a la madre no le caía bien el padre. Por la noche fue el joven león con su familia: tenía tres hermanos que vivían en una cueva enorme. En cambio los otros vivían en cuevas mas pequeñas. Los padres del león joven intentaron convencerles para que se casen. No convencio al padre y la madre dijo que hiciera una prueba y si la pasaba le dejaba casarse con ella. Al día siguiente comenzó la prueba. La prueba era pasar por el valle de 2km con lobos, después el río y las hienas, y si salía vivo se casaría. Comenzó por los lobos, después el río y al fin llegó a las hienas. Estaba muy herido pero fue muy valiente y acabó terminando la prueba tirado en el suelo muy herido. El padre de la leona le felicitó y le dijo que nadie había salido de ahí vivo, eres el único. Al fin llegó la boda y todo salió bien.

Christian González Piqueras


Había una vez, cerca de las costas de Andalucía, un castillo, muy antiguo con telarañas, polvo y en un lugar solitario donde vivían dos niños, Evaristo y Tamara que no tenían padres. Era día de Navidad y tocaba hacer el árbol navideño pero antes de hacerlo Tamara dijo: - Hoy hace un año que desaparecieron nuestros padres y estamos solos un día tan especial. Evaristo respondió: - Si, estamos solos y somos muy pequeños vamos a intentar buscarlos. Primero fueron a pasar una noche de navidad los dos juntos con una gran cena. Fueron en busca de sus padres por la isla. Evaristo y Tamara se prepararon para ir en busca de sus padres, pero estaban muy cansados de buscar y se iban a rendir cuando vieron detrás de la roca donde estaban sentados un papel en el que decía: “Si queréis encontrar a vuestros padres tenéis que encontrar el tesoro que hay en la isla embrujada; para llegar a ella tendréis que encontrar la pista que hemos dejado.” Los niños muy preocupados pero felices fueron en busca de ese gran tesoro. Al cabo de un tiempo ya habían recorrido toda la isla y todos sus rincones excepto una cueva en la que no entraron porque parecía no haber


nada; pero al final al ver una luz entraron. Había una preciosa piedra con una pista. Los niños leyeron la pista y la descifraron cosa que no pudieron hacer los bandidos. Los bandidos como están controlando a los niños fueron a por ellos y le dijeron a Evaristo y a Tamara que le dieran el tesoro pero los niños dijeron que ellos no lo tenían que el verdadero tesoro era el amor, la felicidad, la confianza… Los bandidos se dieron cuenta de que ese era el mayor tesoro al ver a los niños esforzándose tanto y teniendo que hacer ese duro trabajo de averiguar la pista de la isla embrujada; así que los ayudaron, al ver que tenían razón. Al final cuando se encontraron con sus padres los bandidos muy arrepentidos se disculparon y los niños tuvieron una feliz cena de Navidad todos estos prósperos años con sus padres.

Paula Romero García Gema María Lozano Espejo


LA LLAMADA EN LA CASA DEL TERROR Era sábado cuando Lucy, Sandra, Javier y Antonio se bajaron en la parada del autobús al lado de la gasolinera. Ya era de noche, sus padres les llamaron pero no contestaban a los móviles porque los tenían apagados. De repente, Sandra dio un grito: – ¡Que te pasa! - Le dijo Antonio, pero Sandra no tuvo que contestar, todos vieron lo que pasaba. Detrás de la tienda de la gasolinera se alzaba una casa enorme casi en ruinas. Al tejado le faltaba casi la mitad de las tejas y casi todos sus ventanales estaban rotos. Podrían haberse ido, podrían no haberse metido en más problemas, pero la tentación de explorar esa casa no la pudieron resistir. Y decidieron entrar para ver lo que había dentro. Cuando entraron se cerraron las puertas y vieron que había una galería de espejos. – ¡Ahhh! Se escuchó un grito. Vieron pasar una sombra blanca, seguramente de algún alma perdida. Asustados decidieron correr hasta la puerta más próxima. Pero no deberían haber entrado ya que dentro les esperaba una sorpresa un tanto desagradable. Allí dentro estaban, esparcidos por el suelo los cuerpos inertes de tantos que habían entrado en la mansión y no habían logrado salir. Ellos se asustaron e intentaron salir,pero las puertas no se abrían.


Unas manos gigantes se acercaban cada vez más a ellos e intentaban atraparlos. Pero, de repente, Javier tuvo una idea. La viga maestra de la casa tenía la madera podrida y él aún conservaba la pequeña hacha que había comprado en la tienda de souvenirs durante su viaje de estudios. Entonces, con mucha agilidad esquivó los dedos que intentaban cogerlo y rompió la viga pudiendo salir antes de que la casa se derrumbara, pero... quién sabe si los fantasmas u espíritus de aquella casa aún siguen rondando por ahí.

Ana Elena Lizana Serrano Mirella Martínez Rodríguez


La misteriosa llave Era de día, la maestra de religión estaba explicando las características de los cristianos cuando de pronto se abre la puerta . Era la secretaria que venía a decirle a la maestra que saliera un momento a fuera. Cuando la maestra se fue alguien entró y dejó un paquete encima de la mesa. Tenía la cara tapada con un antifaz y la voz muy grave y decía que se lo diésemos a Pepe. Los niños estaban un poco asustados porque era muy extraño. Cuando Pepe volvió a la clase los niños le contaron que había venido un hombre muy extraño que decía que le diesen el paquete. Pepe lo abrió y vio una llave. No era una llave cualquiera, era de color gris muy oscura, tenía un símbolo y una forma muy extraña. Él la dejó allí encima de la mesa cuando todos se fueron a casa. Era de noche, alguien entró a la clase de 6º y de pronto vio la llave. Era el hombre, el creía que los niños lo habían guardado en un sitio más seguro, ya que era la llave que abría el portal al mundo opuesto, es decir, que todo era lo contrario al mundo normal. Al llegar la mañana el director abrió la puerta pero antes de abrirla se dió cuenta que la puerta estaba forzada y que alguien había entrado; más tarde fue a abrir la clase de 6º y esa clase también estaba abierta. Cuando llegó la maestra de inglés el director le dijo que tuviera mucho cuidado ya que se había encontrado la clase de 6º abierta. Bueno, después los niños vieron al hombre que trajo la llave y se empezaron a asustar y de pronto se oyó tocar la puerta de la clase. La maestra de inglés como no sabía quien es lo dejó pasar... era el hombre pero también había alguien más ¡era el maestro Pepe! Él le dijo a la maestra de inglés que si podía salir un momento de la clase y cuando salió el maestro le dijo a todos que estuviéramos muy atentas a lo que nos iba a decir el hombre.


Hola me llamo Sanay, vengo de un planeta muy lejano, igual que el vuestro pero opuesto. Os aviso de que en mi planeta están conspirando para conquistar el vuestro y que los dos pertenezcan a un solo rey, el rey Danay que intenta hacer que vuestro mundo sea igual que el nuestro aunque ya sabéis que son opuestos. Os dí esa llave para que intentarais abrir el portal de los dos mundos y que pudierais conseguir que los dos mundos sigan igual que son ahora. En ese momento salieron de la escuela con permiso del director y fueron al monte más alto de Loja a entrar en el portal mágico pero antes tenían que adivinar un acertijo: “Unos supervivientes estaban en un avión pero cuando estaban en el pico de los Pirineos se estrellaron ¿donde los enterrarían, en España o en Andorra?” Estuvieron pensando unos minutos adivinó:

hasta que la inteligente Laura lo

– ¡ Claro ya se que es, si eran supervivientes no podrían haber muerto! Cuando se abrió el portal los niños, el maestro y Sanay entraron dentro. Llegaron al mundo opuesto y se pusieron en marcha hasta llegar al castillo del rey. Mientras Sanay les estaba contando como pudo llegar Danay a ser rey: el mandó a unos hombres que mataran a nuestro antiguo rey dándoles 1.000 rosues (que en nuestro mundo son los euros) y así murió nuestro rey. El era bueno, amable, siempre hablaba bien de vuestro mundo porque era el único que había viajado allí. Pero ahora lo importante es que Danay salga del castillo real y lo más importante que ya no sea mas rey. Pasaron por una provincia llamada Danagra ( que en nuestro mundo sería Granada) sin saber nada sobre el rey Danay pero de pronto a Sanay se le puso un periódico que estaba volando en la cara y al leer se enteró


de que el rey Danay había ido hace unos minutos al mundo normal. – Jooooo, ahora tenemos que dar la vuelta y volver al portal ¡Con lo que me duelen las piernas! dijo Sanay. Cuando volvieron al mundo normal todos los edificios tenían un pico en el que se veía la letra D. – Ya no podemos hacer nada vuestro mundo ahora es de Danay, dijo Sanay. A Carlos se le ocurrió una idea: – Si ha podido poner así los edificios tendrá alguna bola mágica que controle todo, pero si rompemos esa bola jiiiii ¡todo volverá a ser como antes y Danay se quedará metido en un frasco! Se fueron directos a la biblioteca que es donde se refugiaba el malvado Danay, llegaron allí y el rey Danay estaba tumbado comiendo uvas. Y entonces todos fueron corriendo a por la bola. Entonces Laura la cogió después se la pasó a Sanay, él se lo pasó a Rocío hasta que al final la bola cayó al suelo y Danay se metió dentro del frasco automáticamente. Y al final todos fueron felices y no comieron perdices. Bueno así acaba la historia hija mía; decía la madre. ¡En realidad todo había sido un cuento que le contó a Lorena su madre!

Marta Esther Ortiz Cobos


RAPUNCINA Había una vez (bueno la fecha exacta es ayer) una pareja que iba a tener un bebé pero cuando nació el bebé una bruja muy guapa le dió un chocolate que hizo que le creciera mucho el pelo. Los padres, para que sus amigos no se rieran, la encerraron en una torre con una ventana pero sin puertas. Cuando los padres de la chica querían subir a verla, ella tiraba su melena para trepar por ella. Por desgracia la chica no veía bien y cuando pasó un hombre feo y gordo la chica lo confundió con el príncipe azul de otro cuento; la chica se asomó y dijo: -Príncipe, mi nombre es Rapuncina, trepad por mi cabello para rescatarme. Entonces el hombre trepó pero como pesaba mucho se cayó con Rapuncina que se clavó una zarza en los ojos, dejándola ciega. Entonces Rapuncina dijo: -No os preocupéis por mi ceguera yo os quiero igual, decidme: ¿Os casaréis conmigo? Como Rapuncina era muy guapa el hombre no se negó y vivieron felices pero no comieron perdices.

Olga Mª Matogo Miranda Elena Perez Gonzalo


VACACIONES DE VERANO Era un día en una casa unos niños estaban haciendo las maletas porque se iban a ir de vacaciones una semana a la playa. !Estamos muy contentos¡. Cuando llegaron estaban muy felices pero cuando estaban preparados para meterse en la no playa vieron que no había nadie. Comoe no se podían meter en la mar los niños se cabrearon mucho y se fueron a un hotel de alrededor que alquilaron. Los niños estaban llorando todo el rato. Una noche se le ocurrió una idea a Javi: la de irse a bañar en la playa por la noche sin que se dieran cuenta y también se llevó a su hermano pequeño, Lucas. Cuando estaban en la playa se metieron muy adentro y una medusa le picó a su hermano, pero Javi no tenía muchas fuerzas para llevarle hasta la orilla.


Cuando sus padres se levantaron eso buscaron en el hotel pero no los encontraban. Al padre se le ocurrió la idea de ir a buscarles a la playa. El padre se metió en la playa, pero allí no estaban; al rato de buscarlos se salió para buscar en la orilla y allí los encontró. Al cabo de un rato, se despertaron y les prometieron que nunca lo volverían a hacer. Después se fueron al hotel, allí se vistieron, y al atardecer fueron todos juntos a ver la apuesta de sol.

ANDREA LÓPEZ ARAGÓN


VACACIONES MISTERIOSAS Un día caluroso empezaban las vacaciones de verano un poco extrañas para Mauricio porque tenía un presentimiento extraño de ese día que podría ser maravillosoa. Comenzó siendo raro con la tele, empezó a parpadear diciendo “Vas a morir” . Él se quedó sorprendido pero no se asustó. Después con el libro de la escuela, todas las hojas estaban en blanco menos la última que ponía “vas a morir”. Ahí se asustó de verdad y entonces se lo dijo a su madre. Su madre fue a ver el libro y tenía todas las hojas escritas y no decían “vas a morir”. Ella castigó a su hijo tres días por haberla engañado pero el replicó que eso que había visto era verdad. Pasaron los tres días y su madre le quitó el castigo pero todavía pasaba algo misterioso y Mauricio se dio cuenta lo que ocurría en su msg, tuenti, facebook y correo electrónico, en todos ponía: “vas a morir, vas a morir”. Él se creía de que por una vez existían los fantasmas y ahora si se asustó demasiado y se lo dijo a su madre y lo vio y ella le dijo: – ¿Así que tenías razón hijo? – Si mamá, por fin me has escuchado. Cuando la madre se dio cuenta fue en busca de la policía y ellos ya se encargarían de este tema. Estuvieron investigando el caso durante tres días pero no encontraron nada y llamaron a los padres de Mauricio. Ellos ya estaban preocupados porque se metían con su hijo por internet. Llevaron el problema a los tribunales y también empezaron a ver ese asunto de la broma.


Al día siguiente, Mauricio iba a comprar carne para el almuerzo pero hubo un detalle: en todos los carteles ponía “vas a morir” y el nombre del muchacho. Él llego a su casa sin la compra y su madre le pregunta asustada: – ¿Hijo por qué no tienes los mandados? S – Porque en todos los carteles ponían “vas a morir” y mi nombre. Contesto el muchacho llorando desconsoladamente. Los padres ya no sabían que hacer habían recurrido a todo menos al profesor. Ellos llamaron al maestro para contarle lo que estaba ocurriendo. El dijo que no sabía nada de lo ocurrido. Y Mauricio pensó en el niño que le caía peor de toda la clase porque se metía con todos los niños de la escuela. La madre fue a la casa de aquel muchacho. El padre de Mauricio le preguntó: – ¿Su hijo es el que se está metiendo con el mío? – No, creo que no. - Respondió la madre defendiéndose. Fueron a la habitación del niño para ver si estaba haciendo esa broma.

Jesús Calvo Campaña

Nuestros primeros textos 2  

Realizado por el alumnado de 6º