Page 1


Licenciado

en Comunicación Audiovisual por la UMA, fotógrafo freelance, novelista y poeta, Suso Millán (Hellín, 1973) ultima en la actualidad la novela Mr. Chulimangui y el mono que doblaba servilletas, sobre la experiencia que le ha supuesto vivir y trabajar en Londres.

Además, acaba de publicar su primera

novela, Aquella noche junto a todo; trabaja en diversos proyectos que aún no han visto la luz, como En busca de Widmark, Jamás volveremos a Damasco, Noche de caos, y también en su obra más ambiciosa, la trilogía Soul.

Su relato, Prístino, fue premiado y publicado online gracias al Proyecto Sherezade de la Universidad de Manitoba que elige cada mes dos cuentos entre escritores de habla hispana del mundo.

Nunca se sintió preparado para enfrentarse a la poesía, pero de alguna manera, la vida fue entregándole todos y cada uno de los versos que vas a leer a continuación. Los ha moldeado con sus manos torpes para entregártelos junto a su alma deshilachada…


Título Dice la noche... Autor: Suso Millán © Suso Millán 2013 Prólogo: ©Ramón Alcaraz García 2013 Diseño portada: ©Álvaro Moldes 2013 Ilustraciones interior: ©Luisa Navarrete 2013 Edición eBook: Alacena Roja www.alacenaroja.blogspot.com www.alacenaroja.com Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este libro sin permiso previo por escrito del autor. Primera edición Junio 2013 –CeutíDepósito legal: MU-738-2013 ISTC: A022013000004E02


dice la noche... suso millรกn

vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com


Agradecimientos A Luisa Navarrete. Por su entusiasmo. Por sus cuadros, desde los que entiendo todo lo que amo. Su ayuda incondicional. Por extender la poesía, a pesar de todo. La mía, en este caso. A Ramón Alcaraz. Por sus palabras. Por su orientación. Por su visión. Su amabilidad y su desinteresado apoyo. Por ponerle a este poemario todo el azul que pudo reunir. A Álvaro Moldes. Por destrozar todo lo que toca con su creatividad y, en medio de eso, acordarse de mí. A Yolanda Sáenz de Tejada. Por hacerme creer que también hay un hueco en el bosque para mí. A Iria Villahermosa. Porque me arranca sonrisas que me duran un mes cuando comenta mis textos. Porque me contagia su ilusión crepuscular. A Mariló Góngora. Porque desde Sevilla me envía su luz y sus revisiones.


Prólogo Cuando comencé a leer por primera vez el poemario de Suso Millán, me vino a la memoria un poeta del renacimiento español: Francisco de la Torre. Quien conozca su obra sabe que para esa lógica asociación bastaba sencillamente el título de este poemario, porque la noche es uno de los elementos recurrentes en su poesía, y aún más la noche como confidente, a lo que podemos añadir la invocación del yo poético a los elementos de la naturaleza para que sean testigos de sus emociones, de sus vivencias y sentimientos. Dice la noche es, en principio, una personificación, que contrasta la parte misteriosa y sombría de la noche con la apertura de un diálogo, de una “luz sonora” que se abre al lector en sus páginas con ese Dice… inicial. La noche es lo insondable, lo perdido, lo dormido…; pero también es el descanso, el olvido, el sueño… Es una frontera que es final y al mismo tiempo inicio de cada existencia, como si en cada ciclo diario una vieja vida terminase y renaciese una nueva existencia. De ahí que la noche también es posibilidad, re-


novación, futuro, y hemos de estar atentos a todo lo que nos pueda expresar. En el poemario, además de la noche, también son recurrentes otros elementos líricos como la luz, el azul, el agua, la posibilidad, los cristales, las palabras, los sueños, la luna, las manos, el olvido… Y así se va trazando un recorrido vital y sensorial entre la realidad y los recuerdos, entre las sombras y la luminosidad, entre la existencia y los sueños. Todo se ubica en la penumbra que delimita la ausencia, la verdad, la memoria, lo inexistente y lo real. Dice la noche es un poemario equilibrado en forma y contenido, que nos muestra a un poeta que se declara de “dedos atormentados” y “manos torpes”; pero que es ya consciente de que se aleja de la inicial claridad de la luz recién nacida para declararse visceral y reivindicar como deseo para sí mismo la madurez del otoño. Cada madrugada es un destino, y la poesía es voz de la memoria que sacude y sobrecoge a lo oculto, a las sombras, a la noche. Es un cierre que abre; que une las líneas del pasado, del futuro y del presente para invitarnos a transitar, como lectores viajeros, caminos que nos esperan en la noche que libera al poeta y que nos atrapa. Como dice el poeta:


“Todo tarde o temprano tendrá un significado, y podré entregártelo junto a todas mis dudas…”. La reminiscencia a Francisco de la Torre queda también perdida en la memoria literaria y el paso de los siglos; Dice la noche es un poemario de actualidad, propio en forma y contenido de nuestro tiempo, una voz la de Suso Millán que se revela fuerte y original, una voz personal que habla por boca de la noche para desvelarnos sus confidencias. Ramón Alcaraz García


vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com


Para todo aquel que haya sentido alguna vez la noche en sus manos‌


mi desorden

Delicias cristalinas como la Luna en las copas de los ĂĄrboles se condensan en el cielo a resultas de la lluvia, y es que en el mar no cabe un pedazo mĂĄs de azul, y nadie sabe quĂŠ hacer con el resto de mis sueĂąos.

15


16


puede que…

Puede que después de todo tus ojos sigan siendo trágicamente míos, que la noche trace aún tu límite como el verde en el agua de mar; como la sombra que escapó de tus miradas. Puede que el diseño de tu silencio no sea más oscuro que ir de un extremo al otro de la tormenta, o intentar abrochar el vientre del frío, esperando el instante de luz que va a ser capaz de desbordarlo todo. Puede que mi noche ya no sea más tu noche, que mis manos ya no vayan a estar en las tuyas,

17


ni siquiera en los sueños en los que te prometí un horizonte con el que atrapar la vida, como si todo acabara de comenzar, o apenas el sonido que se acumula en la lluvia, con la que pensaba rodearte… Puede que los años hayan pasado para retener el olvido, y puede que yo ya no sea lo que le falta a tu risa, que tus rupturas ya no sean las mías, pero vacío es todo el amor que no es como la ola que comienza dentro del mar, en lo más profundo, para azotar los pies de los niños que se bañan en la calma del verano. Puede que yo ya me hubiera acomodado a la curva de tu espalda y tú al dibujo de mi pecho, sin siquiera habernos tocado, 18


pero todo esto no es sino como las lågrimas que se aflojan al fondo del silencio, ese en el que vivo ahora mientras contemplo cómo la madrugada ya no abre el proyecto del Mundo‌

19


I

Me lancĂŠ a soĂąar una noche de lluvia, que tu bruma llamĂł a mi ventana.

20


21


sin duda

Algún día seré todos esos hombres sentados en los bancos de todos los parques, de todos los espacios. Miraré las grietas en mis manos, hundidas e irremediables como una forma de entender la vida. Pasarán, como yo ahora, los que corren y no se detendrán, como yo no me detuve, y su día y el mío crecerán, como lo hace la duda ante el miedo.

22


Habrá pocos destellos de su pelo, enredados en mis ojos; mis ojos de antes. El juego seguirá con las mismas reglas, o con otras parecidas, pero ya todo será vivirse o no humilde, magnífico; logrado. Aquella brisa, donde tú colocabas todos los nombres con los que me imaginabas, ya no soplará en mi oído, yo no estaré para escucharla…

23


24


sentido

Largo es el ĂĄmbito del azul frente a la maĂąana desnuda. Delicias de luz y fuentes, nacaradas y mimosas trenzas de agua.

25


la noche es de cristales

La noche es de cristales, quebrada; de parte a parte. La noche me hace sentir de corcho, como un hilo de pólvora mojada. Te he buscado en todos los comienzos, pero la mayoría de ellos no tenían forma, ni conmigo ni sin mí, inevitablemente azules. Ahora están por todas partes: en el metal de las palabras, cuando la vida estalla donde todos se abrazan menos yo,

26


yo mismo, el de siempre, que sigo jugando a extender la sombra que hace temblar‌

27


28


Soy tan pequeño aquí a lo lejos, agarrado a tu recuerdo, (haciendo trizas todo lo que acude a mi paso), y a los amaneceres cosidos con trampas. No obstante hay un lugar en el día, que te lleva donde respiras el aire que a mí me ahoga, y sabes cómo es mi lamento porque lo vuelves tuyo, cuando soy capaz de mostrarte mi deseo invadido. Luego llega el recuerdo con el que intento mantenerme en la nada de los hombres

29


que han estado contigo, que han sido afortunados en tu piel. De las mujeres que me prefirieron a la calma de la noche, que anhelaron las tardes atropelladas en mis brazos. De todos aquellos que nos acercaron y que existen a pesar de ti y de mí, como arena que se instala en la sal del mar, para volcarse luego en las manos de los niños. Hoy siento que llegaste como la brisa que desgasta las uvas en primavera, y hay aún algo de mi olor en alguno de tus sueños, como lo hay tuyo en algunos de los míos, sobre todo cuando despierta la vida, algo que no va a cambiar, aunque la noche deje de manejar sombras…

30


IV

Las palabras brotan una vez mĂĄs por si solas. DespuĂŠs, llega el silencio, y la noche, no es mĂĄs noche, aunque uno apague todas las bombillas de la ciudad...

31


deja…

Estabas atada al contorno de mis brazos. Así lo sentía cuando la mañana nos acariciaba, desde lo lejos… A veces todo es tan sólo más lejos… Un nombre en mis labios mientras el azul se hacía pedazos en las ventanas, universalmente expresivo, que permite temblar… Te confirmo que el caos va a seguir en todas partes, pero también que el vacío no es sino un algo disponible para el todo. Sé que estás diseñada con la emoción. Con el aliento que se posa por fin

32


en las cosas inolvidables; entre la sangre y el oscuro retorno de las mareas... Deja que la noche siga quebrada si quieres, pero no le pidas a la Luna que deje de ser la Luna‌

33


vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com

34


en esta vida sólo encontrarás lo que busques…


vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com


Ă?ndice


vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com


Índice

Agradecimientos ....................................................................................7 Prólogo ............................................................................................................9

mi desorden ........................................................................................... 15 puede que… ......................................................................................... 17 I ......................................................................................................................... 20 sin duda .................................................................................................... 22 sentido ........................................................................................................ 25 la noche es de cristales ................................................................ 26 tú ..................................................................................................................... 29 IV ..................................................................................................................... 31 deja… ......................................................................................................... 32 pretensiones de recuerdo sin alas .............................................................................................................. inevitable .........................................................................................................


mentiras............................................................................................................ creación ............................................................................................................. rumbo a ti ........................................................................................................ la última noche ............................................................................................ ésta es mi poesía ...................................................................................... estival.................................................................................................................. poema del hombre que se extravió en la lluvia ............... seguro de algo............................................................................................ tardes con mi abuelo ............................................................................. V .............................................................................................................................. resignación ..................................................................................................... noche aún........................................................................................................ luchando .......................................................................................................... irremediable .................................................................................................. ahora .................................................................................................................. III ............................................................................................................................. gigé ....................................................................................................................... II...............................................................................................................................


aqu铆 ..................................................................................................................... invierno .............................................................................................................. diluyendo la niebla .................................................................................. borrasca............................................................................................................ inc贸gnitas......................................................................................................... inspiraci贸n ....................................................................................................... mensaje ........................................................................................................... la forma del pasar .................................................................................... lluvia de nuevo............................................................................................ sin t铆tulo ............................................................................................................ sin todo aquello... ...................................................................................... alternancia ..................................................................................................... a ..............................................................................................................................


vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com


Este libro (e-book) se terminó de editar al cuidado de Alacena Roja ─Edición Digital─ en Ceutí, 7 de Julio de 2013


vista previa del libro

puedes descargar el poemario completo en

www.alacenaroja.com


Libros publicados por Alacena Roja -

Porque nunca fue suyo

-

(Fernando López Guisado) Los círculos concéntricos

-

(Alejandro Céspedes) Flores en la cuneta

-

(Alejandro Céspedes) Antología Poética

-

(Elvira Daudet) Así es la vida

-

(Manuel Lacarta) Instantáneas de un rostro infinito

-

(José Elgarresta) Monólogos

-

(José Elgarresta) La virgen

-

(Jerónimo Múñoz Palma) Impar

-

(María Góngora) Los planetas de Holst

-

(Santiago González Carriedo) Allá ellos tan entrañables

-

(José Luis Campos) Poemas Plagiados

-

(Esteban Peicovich) Borges el palabrista

-

(Esteban Peicovich) Cien mil palabras

-

(Esteban Peicovich) El ocaso de Perón (Esteban Peicovich)


Dice la noche  

Vista previa del poemario de Suso Millán, se puede descargar íntegro en www.alacenaroja.com

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you