Page 1

LA PifSA Familia* Broineliáceas - Ananas comosua

1.

ORIGEM.

América del Sur, en una zona comprendida entre el Sur del Bref$ll« norte de Argentina y el l^raguay.

Se conoce esta especie con los . o m b r e s de pifia, anan&s, pifia tropical, pifia americana.

Pertenece a la familia de las BromeliS-

ceas (Subclase Monocotiiedóneas).

£1 género Ananas tiene un género vecino que es el Fseudo-Ana ñas.

Estos dos se distinguen de los cbros géneros de esta familia,

por el hecho de que el "fruto" es un Slncarpo (compuesto por la coalescencia de los frutos individuales, de las brScteas subyacentes y del eje de la inflorescencia) al paso que en los otros géneros, los frutos individuales quedan libres.

Entre las especies, podemos citar:

Ananas comosus -

Comprende todas las variedades que actual

mente se cultivan comerclalmente,

^^.^T^XTAT

UNIVERSIDAD NACION.MBIBLIOTECA CENTRAL


Ananas erectifolius -

Con proUfaraclón de bulblllos en la base

del fruto, de protuberancias en la base de la planta y de coronas en la parte superior del fruto.

Hojas erectas y rígidas, con una espi-

na larga terminal.

Ananas ananassoidos curvadas hacia el suelo;

Hojas largas y angostas, espinosas y

fruto pequeño con yemas (frutos individua-

les) protuberantes, carne blanda acida, pedúnculo largo y de poco diámetro.

El género Pseudo-Ananas tiene un slncarpo que cuando está ma^ duro presenta una minúscula cabellera de brácteas en forma de esca^ mas.

Ausencia total de bulblllos en su oase, presencia de estolones

en la base de la planta.

Los principales países productores de pifia son:

Hawai, Tai-

landia* Brasil, Malasia, Méjico, Puerto Rico, Formosa y África del Sur,


2.

BOTÁNICA DE LA PLANTA DE PINA.

Planta herbácea perenne;

después de la recolección del fruto,

las yemas axilares del tallo prosiguen su desarrollo y forman una nueva planta semejante a la primera y a s í seguir por varias generaciones, pero en la práctica no resulta rentabie ir más allá de las dos o t r e s cosechas.

Tomando cerno ejemplo la variedad Cayena liaa« que es la nnás importante mundial mente, se puede anotar:

La planta adulta mide de 1.0 - 1.20 metros de alto;

ancho

1,30 - 1.50 m e t r o s .

Hojas dispuestas en el tallo en forma de roseta.

Rafees adventicias y superficiales.

Tallo o pedúnculo que sostiene el fruto;

éste es compuesto de

un slncarpo, rematado por un£ corona.

Rebrotes que pertenecen a diferentes tipos, según su punto de Inserción a ia planta.


4

>

Tallo * Formm de inM« Ue 2S - 30 eme* de Uvfo» por eme del merieteiT^o termina!*

^)

riojaa

-

Le plante adulte preeente

pueetee en roeete»

F o r a e típica de canaloo» lo que eu-

menta eu rigidez y permite qae le plMit

recogiendo en

Mi beee toda precipiteelón que ee produzca» inclueo ita elmple rocío, obtenga pro<recho de le máe débil q^ue poeda prodxicirae ¡.or escaea que «ee.

La ep&dermia euperior ccmxprende una cutícula uniíorme / liea.

Le epidermie inferior eet¿ finanoente ee triada j r ¿

cubierta por una ceroeldad blanco-plateade ^ e ee eepere ffcilmeate.

Eeta ee encuentre conetltuíde de THcomae,

excrecenciae de eélulae muertae <«Keepto en la feMie de ta ptante, en que ^^rmanecen vi^ae)« en forma de sombrilta. •ureM. eaei enteramente cuanáe lio. 1

trleecnas

I

^

iter

papel importante en la ebeorci6n del agua o de lee aolu*

*-


e i o n ^ nutritivas, pero no los que recubren la cara infer i o r del resto de fa hoja.

Satos r e t i e n m « s • • p t e l o de

aire en el fondo de los surcos, en los qptm # • nallan loca lisadoA los estomas, y pnsdMi, por el contrario^

influir

grandemente» en la economía dsl agua rie la platea* rsflejando ademes la lúa, eon lo fus protegen a la plsMs d s • n «KSsse ds luminosidad.

£1 Interior de la hoja, aparte de varias capas de células subepldérmicas, está lleno de dos tipos de tejidos t

los

tejidos acufiíeros (que se encuentran bajo la spldermis S£ perior) y el meséfllo.

Los tejidos acufferoB sea muy típicos de las BromeUéceas y constituyen el depósito de agua de la planta.

Ocupan

por término medio cerca de la mitad del ¡rrosords la hoja.

Dichos tejidos estén formados por ¿raodaa céhilaa ds

tipo empallsada que contienen usa aastanela mnellaglnosa qtts hace el oficio de eaponja.

Cuando las células s e va

cfsn del agua i ^ e contienen para suministrarla a la planta cada ves que ésta no recibe por aprovisionamiento exterior la que necesita, aquellas se contraen como un acor deén, p*ro recuperan su voUSmen normal cuando 1» situj^


6

ci6n se normaliza.

La presencia de este tejido esponjoso

explica la gran resistencia que est^ planta ofrece a la s £ quía.

^^

R^fc^s "

Son adventicias.

Pueden extenderse (horizontal

mente) hasta dos metros cuando el

edio es favorable;

s e extienden principalmente por la capa de los 15 centímetros del suelo;

se encuentrar algunas a los 30 centí-

metros de produndidad y muy excepcionalmente a 60 centí metros o m e s .

d)

Pedúnculo, Inflorescencia y Fruto -

Las flores son auto-

estériles, por lo que los óvulos no quedan formados,

pero

por polinización cruzada puede producirse fecundación y formación de semillas redondas, pequefias y d u r a s .

Las características del fruto se anotaren en otro capítulo.

2.1

Variedades.

Aunque el fruto casi nunca tiene semillas y comercialmen te la pifia se propaga vegetativamente, existe gran númer o de variedades provenientes de selecciones individuales.


En Colombia [jueden identificarse más de 10 (ICA),

La

tendencia en cada región de dar un nombre diferente a la misma variedad, hace coincidir dos o m i s variedades con el mismo nombre o dos o más nombres para una mis ma variedad.

2.1.1

Cayena.

Es la variedad m¿s extensamente cultivada en los países productores de pifia y produce aproximadamente el 80% de la cosechs mundial.

Se le

conoce también como Cayena lisa, debido a que no presenta espinas a lo largo de los bordes de las hojas, excepto algunas en la base y en la punta.

£1 fruto es de tendencia cilindrica.

Hojas

color verde oscuro con manchas pardo-rojizas, anchas (6.5 cm^. máximo), moderadamente largas (80-100 c m s . ) , en número de 60 - 80 por planta. El fruto es cilfndrioo, bayas planas de 2.5 cm. de dlámetrc^ color madurez.

aranja rojizo al llegar a la

La pulpa es de color amarillo pálido

al amarillo dorado;

alto contenido de azúcar,

buen sabor, peso aproximado 3 Kgs.


2.1. 2

Perolera.

Muy cultivada en Santander, Caldas, Rlsaralda y Valle del Cauca.

Carece de espinas.

vegetativo corto, de buena calidad.

Período

Se considera

como un clon de la Cayena.

2.1.3

Castilla.

Muy cultivada en la región de Barbosa (Antioquia). Hojas sin espinas.

Fruto semejante al de la P e -

rolera.

2.1.4

Castilla Blanca.

Llamada también Plamba.

Se cultiva principal-

mente en la región de Mariqíiita (Tolima), tas vigorosas, hojas sin espir^ais. je de sólidos solubles.

Plan-

Alto porcenta-


9

2.1.5

Hartona.

(Cambray - Barbada).

Común en la región del Dagua (Valle del Cauca), hojas con espinas;

plantas vigorosas, fruto gran

de de forma cónica (liasta 9 libras),

2.1.6

Española Roja.

(Cubana, is.ey. Red Spanish).

Hojas color verde oscuro con tinte rojizo en la banda central, muy largas (1.20 metros) con e s pinas (corrientemente).

Fruto con 3 - 4

libras,

ojcw graiKlss y rectangulares, color rojizo al ma durar;

pulpa blanca a amarillo pálido, jugosa, S£

bor agridulce.

2.1.7

Cabezona.

Fruto de forma cónica, de los mes grandes cono cidos (10 - 14 libras).

Planta grande, vigorosa,

hojas anchas, venas profundas, tiene espinas, hjo Jas color verde cenizo.

Es una variedad triplol

de, 3 n = 75 cromosomas.

El color del fruto

al madurar es amarillo anaranjado; co-amarillenta.

pulpa blan-


10

CARACTERÍSTICAS DEL FRUTO DE ALGUNAS VARIEDADES DE PIÍlA (PALMIRA - VALLE) - (ICA)

CARACTERlSriCA

CASTILLA

P e s o en g r a m o s Eje,

Long. en Cnns. 2 0 . 5 0

PERULERA CAYENA

PíAIViHA Castilla Blanca

3.112.00

3.171.00

1,936.00

22.00

33.50

17.90

D i á m e t r o medio, Cms.

13.80

14.10

15.00

13.30

D i á m e t r o basal, Cms.

12.60

12.70

14.50

10.70

D i á m e t r o apical, Cms.

9.80

S.40

8.50

8.50

D i á m e t r o del eje (corazón) C m s .

2.80

3.10

2.00

2.00

amarilla

amarilla

C o l o r a c i ó n pulpa

amarilla

blanca

Sólidas Solublea %

Acidez % Jugo % Fibra %

13.90 0.650

13.20 0.640

10.80 0,610

14.1 0.660

47,47

51.231

31.70

54.41

2.46

3.15

5.8

2.38


8

BASE DE LA CORONA PLANTA SENCILLA

11

co

T-l

d

O

o • o

o o

• o

m

0

Q

0.

s í

VOLCA- BASE MIENTG DEL FRUTO %

»—1

AXILAS DE LAS HOJAS

t—1

M W Q O Q

<;

t-

05

Oi

o

O

O

03

l-<

o

CO

to

1-4

• *

esi

N

co 1

a

O

w

-Y-

OT

> O w Q OT O w i—4

tí di

Q <; t-i

tí <; >

eo

IfD

lO

lO

W 00

O) 1-H

«5

CO C«J 1

OJ T-l

3 d OT <3 U

CASTILLA BLANCA PÍA MBA)

PEROLE RA

>

Vi

HARTONA O DE 1 AGUA

s

o

FLORACIÓN A COSECilA

§

CM

SIEMBRA A FLORACIÓN

W Q < tí

m 03


12

3.

CUMA Y S Ü Í : L O .

8.1

Temperatura.

La más apropiada oscila entre 16 y 32'C, ccm una media anual de 23*C.

En Colombia se cultiva a diferentes tem

peraturas, pero una misma variedad observada en localidades con diferentes temperaturas, difiere en su apariencia y calidad.

Con menores temperaturas el fruto tiende

a s e r más pequefio y ¿cldo.

La planta no puede sobz*evi-

v i r a las heladas, su crecimiento se retarda tanto más euanto más baja es la temperatura media.

3.2

Vientos.

Los vientos fuertes perjudican la fruta cuando ésta está bien desarrollada, doblan el pedúnculo provocando caída o acostado de la fruta.

3.3

Humedad.

La planta de pifia tiene características especiales para 8£ brevivir a las sequ&s y puede crecer con 600 mm. de


13

lluvia anual.

Sin embargo, el óptimo para un adecuado

crecimiento es de 1.000 a 1.500 mnu al afio^ bien repar tidos.

La deficiencia de agua lluvia se puede suplir con riegos. Estos se deben íxacer preferentemente por aspersión j de corta duración, pues el riego por surcos podría ocasionar pérdidas de agua <pie se infiltre en las capas profundas.

Si el suelo tiene mal drenaje y se enciiarca fácil-

mente, es preferible que la planta sufra un poco por falta de agua y no un exceso de la misma, que le causaría dallo.

Zonas cálidas y húmsdast

gran desarrollo follar,

hojas

más blandas, el número de bulblllos producido es generalmente escaso y la anomalía genética "Collar de hijos" (Colar of Slips) está menos marcada que cuando las plaoi tas crecen en temperaturas m á s bajas.

En esta misma zona, los finitos suelen s e r voluminosos con bayas planas* pulpa coloreada que, al llegar a la completa miadurez se vuelve translúcida;

es muy azuca-

rado y poco ácido (por lo cual no s e acostumbra a e s p e -


14

r a r , en general, a que esté del todo maduro para r e c o lectarlo).

La corona es muy voluminosa y muy sensible

a la podredumbre.

Zonas de temperatura baja:

Planta menos desarrollada;

hojas estrechas, rígidas, más cortas, corona firme y pe quefia.

Número de bulblllos suele s e r generalmente m a -

yor y la mutación "Collar de hijos" adquiere su forma más marcada.

El fz*uto en general es más pequefio, sus

bayas más prominentes, pulpa más opaca y menos coloreada, mientras que la epidermis (piel) lo es m á s ;

po-

see una fuerte acidez y su contenido en azúcar e s poco, al igual que su perfume y aroma.

3.4

Lu minos id ad.

Influye notablemente en la coloración del fruto.

En las

regiones de liuninosidad débil, el fruto queda "apagado") sometido a una iluminación normal, presenta un aspecto "brillante" que es muy deseado cuando el fruto s e destina a s s r vendido fresco.


IS

SI se c(Mijugan una luminosidad importante con una tempe ratura media relativamente baja, ae obtteas MI general «na hsraaoss coloración ds la i^el, q^e ss matixa de un rojo más o ra«Bos pronunciado.

Pero también un» ilumlnacióo demasiado iitfsnsa puede ocaaimar, por recalentamiento de los tejidos ds la epidermis, qusmaduras superficiales o Internas del fruto que pttsása dspreclarlo g<ravemente, incluso despaés de cicatrisadas.

3. i

Snslo.

La pifia ss adapta a distintas condiciones de suelo;

sin

•aobargo^ los suidos Itvlsaos eon un buen drenaje son los msjores.

En suelos tesados es posible cultivar la pifia

^ s m p r s que estén Msn drenados y liisii airsMios haata la profundidad de las raíces de la pUla*

La rsseción del suelo debe ser preferiblemente ácido, pH 4.5 a 6.0.

La aptitud de la j^fla para adaptarse a di

versos suelos pero bien drenados, ha llevado a pensar ^ s si cultivo es indicado para suelos pobres; así se la


16

ve crecer en t i e r r a s de ladera, con buen drenaje pero erosicmadas.

Cuando se establece una plantación en sue-

los de pendiente, ésta debe hacerse siguieuv o las curvas de nivel.

3. 5.1

Nutrición.

Ensayos hechos en otros lugares (Hawai), indican que una producci&x de 83 toneladas por hectárea, extrajo el cultivo 578 Kgs. de N., 127 Kgs. de P2O5 y 1.648 Kgs. de K2O.

Algunos síntomas de deficiencia en pifia son:

3. 5.2

Nitrógeno.

Clorosis del follaje, que corrientemente comienza por las hojas más viejas. y planta raquítica. do.

Crecimiento lento

Fruto pequefio y muy colorea^

Escasez de bulblllos.


17

3. 5. 3

Potasio.

Plantas raquíticas.

Color amarillento.

Hojas

cortas y estrechas con porte abierto y en el centro del limbo aparecen pimtuaciones o manchitas decoloradas que se van extendiendo después a toda la hoja.

Fruto pequefio, poca acidez y sin

perfume alguno.

3. 6.4

Fósforo.

Follaje de color veirde oscuro matizado de azul. Porte erecto.

Hojas largas y estrechas «lya ex-

tremidad apical se necrosa progresivamente en las más viejas.

La carencia se p>resenta princi-

palmente en los suelos más ácidos (fósforo no asi milable).

3. 5. 9

Hierro.

Coloración pardo amarillenta típica de las nojas. Se diferenci:! de la de nitrógeno porque aparecen más rápido.


18

Para la deñciencia de hierro se recomienda aplicar Sulfato ferroso al 2% en solución cada 2 m e ses.

También ha dado buenos resultados aplica-

ciones de 8 libras de Sulfato ferroso en 100 galo nes de agua (Puerto Rico).

En cuanto a fertilización se refiere se recomiendai

análisis foliar y de suelo (buenas ayudas);

encalado a suelos con ph 4. O o menor de 4 . 0 ; no aplicar nitrógeno antes de la plantación;

du-

rante período tíe desarrollo, aplicar N - K.

Se recomienda además 1 1/2 de potasa para una de nitrógeno (proporción K - N).

Si la fruta va

para consumo fresco, aumientar .otasio para m e j o r a r consistencia de la pulpa y la coloración de la corteza.

Para frutos fres coa i 14

g r s . N/planta

19

g r s . K/planta

^


19

Para frutos para conservas; 8 -14

g r s . de N/planta

10-20

g r s . de K/planta

0-5

g r s . de P ÂŤO J planta

Para 50.000 xnatas s e r Ă­ a : 400-800 Kgs. de N. 500-900 Kgs. de K2O 250 Kgs. de P2O5 Magnesio:

1/4

Ăł 1/2 de la cantidad de potasio.


20

4.

PROPAGACIÓN.

Se liace comerclalmente por ría asexual;

por retofios o hijos.

1)

De Corona, que salen ce la parte superior del fruto.

2)

De las axilas de las hojas.

3)

Básales, que nacen a lo largo del pedúnculo floral o en la base de la pbcRta.

4)

Retofios de la base de la planta.

4.1

Eetofic» de Corona.

La corona debe s e r una por fruto y sencilla.

En algunos

casos se presentan coronas múltiples y coronas fasciadaa. Estos fenómenos no son hereditarios pero algunas varied£ des más que otras, son sensibles a ellos y pueden s e r afectadas por condiciones de clima.

Las siembras con material de corona tienen la ventaja que quedan muy homogéneas, pero e s difícil conseguir e s te material porque las frutas se mercadean regularmente con la corona.

Además, este brote tiene un ciclo natural

más largo que los otros empleados para la propagación.


21

Ss usa bastante cuando "sot»ra"

oíando la fruta se utlli-

sa para las conservas.

A» 2

Retoltos Básales.

Algunos á9 éstos nacen a veces muy pegados a Is bass del fruto y alteran el desarrollo del mismo y oo se ds* b«a propagar por la ¿«idsBeia a tjnuMUsitir sste carácter ÜMlWMMble.

Sslos rstoflos varían en N* de 9 a 8» aunq^* algunas varisdades como la Castilla Blaooa, gsnsralrosaf tienen «no sólo.

£o otros paísss s s coeocsn con el nombro de SUps o bul billos y constituyen el material más usado para propagación ya qpis es de fácil coMasenci^ y seleccioimndo un. poco el material, las slesftliras ^pasdsa stomogénsss.

También por ests msdfto las j^Umtss duran monos Umaa^ pm»m «sapesar a producir.

Por to g«ieral, el tiempo do»

de la sismlNna hasta la floración en Palmira para 4 varl¿ dades es ds 19 a 18 lassss* al usar «stos broMS*


aa

4.3

Retofios de las Axilas de las hojas.

Se conocen :on el nombre de Sucker y Chupón.

Se desa-

r r o i i n a partir del tallo principal en la axila de una hoja, • a aAmero al momeirto de la cosecha es variable s s g t e la variedad y en algaai« ao s s aprecia hasta m « i e s d e s pués de r e t i r a r el fruto.

ISstes brotes son más rrandes que loa de corona y basalea y producen máa rápidamente que ellos.

Sin emi^argOb

su númex>o es limitado y laa diferencias en desarrollo son marcadas, por lo que es uifícil conssguir una cantidad su ficiente y iiomogénca [>ara la siembra.

Además s s t o s bro

tes, al alejarlos en ÍA planta originan un afio después p a r ta ds laa poateriores vosschas.

4.4

Retejos de la Base de la planta.

Llamadoa Ratoon y Cuarjele.

Nacen separados del tallo

principal y sirven también [^ara aaegurar laa posteriores eoiiSfihas, danJo fruto dsspoés de un a t o ds cossehado el fruto anterior.

Su número también es variaUe.


23

4.9

Tallos como semilla.

Cuando ae requiera aumentar al máximo una variedad* se puede usar para la propafl^dón un tallo que no haya pro^tecido.

Se le quitan completamente las iiojas al tallo y se corta loi^tudinalmente eo 4 cuartos, suprimiendo el tejido iní£ rior q¡ue forma el ángulo, hasta dejar Usa la superficie. Se dejan secar los cuartos unos 3 días y hiego se siembran horisontalmmte en un semillero hasta ^ e las yemas desarrollen brotes.

Luego se corta la parte corres^

pocdlente a cada plantica y se siembran en un umbráculo hasta que alcancen el desarrollo requerido para llevarlas si campo.


24

i.

SIEMBRA.

Aunque los retoflos suelen durar, en buenas condiciones de a l macenamiento, más de 3 meses, us conveniente sembrarlos lo más pronto posible.

Se seleccionan lo.} más vigorosos y se recomienda

quitarles las aojas en los 2 ó 3 centímetros de la base con el fin de descubrir las raíces y las yemas, permitir un mejor contacto de ellas con el suelo y una mejor acción del insecticida que se usa par a el control de la cochinilla.

5.1

Distancias de Siembra.

Variables en cada región.

Se recomienda una población

densa porque se reducen las pérdidas de agua al producir sombra, se aumenta el rendimiento total y se obtiene una frutr. de un tamafio miás apropiado y uniforme.

En Colombia se recomiendan Surcos Dobles a 30 x 55 x 90 c m s .

30 c m s . *« Distancia entre olantas en una fila. 55 c m s . * Indica la altura del triángulo o distancia entre filas del surco doble.


25

90 c m s . « Indica la anchura del callejón entre dos filas doblas.

Con estas disian<das caben 46*000 mstas aprcneimadamente en 1 hectárea y s s puede e s p e r a r en la primera cosecha una producción de 90 a 80 toneladaa/Ha.

H* plantas • i ^ ^ ^ ^^ A L » Longitud del lote A • Anchura del lote 1 • Distanci» enere centros de surcos

iublss

s • Distancia entre plantas de laa hileras.

m pisntas . 1 0 0 ^ ^ 4 ^ . (49. 88?) colinos. ^'^^ "-^ 45.S7f7

Aunque la planta s s coosidera perenne, comerclalmente ao ae deja un cultivo u.ik% allá oe ia 3a, coaeciía.

I^s

l a t e r o s de poda y guía de las plantea, después de la 2a. y 3a. c o a e ^ a van haciéndose más difíciles y costosas, por lo que es conveniente iniciar una nueva alambra. Sin embargo^ en algunas á r e a s de Colombia donde s e cul tiva pifia, como en la zona de Dagua (Depto. del Valle),


29

se conocen cultivos con cerca de 40 afios (también en Ba£ kosa« Antioquia).

9.1

Manejo del Cultivo.

Las raíces pueden desarrollarse en una extensión de 1.80 mta. s i la distancia de siembra lo permite, pero no alcsnssn naucha profunoioad y une gran proporción ae encuentra cerca de la superficie.

£1 control iuecánico de

laa malssas dalla el sistenaa radicular, per lo que e s me jor r e c u r r i r a otros métodos.

La primera eoseeha s s forma de 12 a 30 meses desDués de la siembra sobre el tallo del brote (^e s e plantó;

la

2a. un afio desi[més aproximadamente y así sucesivamente.

Después ce la primeru cosecha, muy a menudo l e s fmtos se inclinan y .ueden sufrir dafio por el sol» por lo que resulta conveniente cubrirlos con paja.

T r e s a cinco mesas después de la floración* es posible que loe frutos estén aptos para la cosecha.


27

El cambio de color de las yernas del frutos rillo. Indican el jrrs^lo de maduración.

hacia el anaa

Sin embargo, con

algunas variedades y cuando el fruto tenga que enviarse a distancias considerables, puede cosecharse cuando está completamente desarrollado y antes de que la yema se ha jra puesto amarilla.

También es posible obtener frutos de determinado tamafio y en la época requerida con la aplicación de estimulantes para la floración.

Se han ensayado:

Carburo de Calcica

ANA, Acetilenc^ Etileno, etc.

Uno o dos meses después de recogida la cosecha, s e q ^ tan del tallo viejo los brotes sobrantes para asegurar poe teriorm.ente otra cosecha.

Debe dejarse un brote erecto

y preferiblemente de igual desarrollo, de las axilfts o de la base, convenientemente localizado para conservar el sisteme, de siembra,

5.3

Control de malezas.

Herbicidas m á s usados.


28

5. 3.1

Gesaprin.

2 1/2 Kg. de i . a / H a .

Aceptable control en gra-

míneas aunque bajo para hoja ancha.

5.3.2

Karmex.

4 Kg. de i . a . / H a .

Control aceptable para male

zas de hoja ancha.

Fuede presentar amarillamlento por s e r algo fito tóxico cuando se aplica en dosis altas o cuando s e hacen tratamientos muy frecuentes.

5.3,3

Hyvar X.

1 Kg. de i. a . / H a .

Tuvo un control de malezas

de hoja ancha y angosta ('urante 7 mese».

5.3.4

Simbar.

2 Kg. de i. a. / Ha.

Ha controlado 'malezas de ho

ja ancha y gramíneos por 7 1 / 2 - 8

meses.

Ha


28

ejercido algĂşn control sobre el coquito (Ciperus rotundas).

5.3.5

Ametryne (Gesapax).

8 - 1 0 libras/Ha. meses.

i ara plantaciones de 6 - 7


30

6.

RECOLECCIÓN.

La madurez en la recolección depende del destino que tenga la fruta:

para fabricación de conservas se cosecha maduro con cualida

des de sabor y color óptimas;

pero si el fruto se destina a exporta

ción o mercadeo como fruta fresca, deberá s e r recolectado con la debida anticipación [¿ara que su madurez total no se produzca hasta el momento en que haya de s e r ofrecido al consunúdor. natural se evitará recolectarlo demasiado verde:

Como es

no tonaará colora-

ción alguna satisfactoria y por su calidad mediocre, se castigará su precio en el mercado.

La coloración de la piel es habitualmente lo que sirve de indicación para juzgar si ima pifia está o no madura, pues por s e r el fruto el resultado de la coalescencia de las bayas o pequefios frutos individuales que lo componen, la madurez de la pulpa y su coloración externa se producen progresivamente.

Una y otra comienzan

por la base del fruto y luego se van extendiendo i}or él hasta llegar a la cima.


31

9.1

Madurez aparente.

Se basa únicamente en la altura que alcanza la coloración del fruto (práctico y sencillo).

9.1.1

Se puede clasificar a s í :

Madures aparente N^ 1.

Frutos clasificados de "madurez incipiente":

co-

mienzo de coloración amarillo-naranja en la base del fruto.

9.1.2

Madurez aparente H*- 2.

Frutos clasificados "semi-maduros":

coloración

que se extiende desde la base del fruto hasta la mitad de su altura.

9.1.3

Madurez aparente N^ 3.

Frutos clasificados "niaduros":

el límite de la

zona coloreada sobrepasa la mitad del fruto.


32

Cuando la producción ae deatina a la fábrica, el momento o punto de corte exige menoa detallea.

No obstante, esen

eialmente interesa aeguir la evolución en la maduración de los frutos, efectuando tanteos regulares en la plantación.

9.2

Para la llamada "fruta de embarque"* la madurez se conoce aaí;

9.2.1

Las brácteas de los ojos inferiores se arrugan y s e secan.

6.2.2

Los ojos inferiores s e aplanan y se abren.

9.2.3

Se presenta un ligero cambio de color en los ojos de la base.

Esta fruta se denomina "Shipping green" y tiene menoa sabor y menos aroma que la madura completamente.

Entre nosotros s e cosecha mal, en cualquier momento y mezclando pifias de distinto grado de maduradóiu

£1 eos

tal de fique es el empaque conmSn, que trae graves conste


33

cuenclas en cuanto a pérdida de los frutos por magulladuras.

Para la clasificación de la pifia por tamafio, s e utilizan números pares:

6-d-12-16-18-etc.

Tamafio de las cajas

(de cartón son las más utilizadas) es de 12" x 1 0 ^ ' ^ 36" y también la llamada media caja:

9.3

1/2"

12" x 10 '

x 18".

Cosecha y transporte del fruto.

La recogida prof^amenie dicha se efectúa empufiando firmemente la corona con una mano y recostando el fruto sobre la planta o pié madre, lo que le quiebra y aepara del pedúnculo a r a s del fruto.

Luego ae la sujeta y s e

tuerce bruscamente la corona para arrancarla,

sujetándo-

la por au base para obtener un ccvte limpio y sin operar torsión, pues podría a r r a n c a r s e o quedar adherido a ia corona arrancada

un trozo de pulpa y esto daría origen

a putrefacción del fruto.

Los frutos salen de la explotación a "hombro", o en ce£ tos sobre ia cabeza, según las costumbres de cada reglón, utilizando sacos, cestos, cajas» e t c . , con ayuda de muías


34

o empleando máqulnaa con brazos con correa sin fin trana portadora (de 16-18 metros aproximadamente), que carga los frutos directamente a los camiones.

6.4

Frutos destinados a la exportación en fresco.

Para aaegurar que los frutos lleguen en buen estado a au destino (después de un viaje de unos 10-15 días), es indispensable, incluso cuando han sido recolectados antes de llegar a su completa madurez, que no hayan sufrido machacamiento o abolladura alguna antes de ponerlos en las cajaa.

Se sigue el acarreo tradicional en cestos acolchados. También en cajas de distinta capacidad (10-20 frutos) y con la máquina de correa transportadora, pero guardando laa debidas precauciones para no lastimar los frutos. Con la variedad E^ipafiola Roja (resistente) no es necesario tantos cuidados.

El obrero va recolectando el fruto:

secciona o corta el

pedúnculo con ayuda de un cuchillo» a pocos centímetros de la base del fruto y luego lo empacan con sumo cuidado.


35

7.

ESTIMULANTES DE LA FLORACIÓN EN PllÍA.

Las razones por las cuales se utilizan estimulantes de la flora^ ci&n en el cultivo de la pifia, son entre o t r a s :

7.1

Adelantar la fecha de recolección.

7.2

Obtener frutos de tamafio pequefio en fechas determinadas.

7.3

Evitar una estación perjudicial para calidad ce los frutos.

7.4

Limitar los efectos de una estación seca prolongada.

7. 5

Obtención de ima cosecha al mismo tiempo.

7.6

Facilitar la utilización de mano de obra.

7.1

Productos utilizados.

Se usan el Acetileno* Carburo de Calcio, Acido alfanaftalenoacétlco (ANA), Ácidos Indoleácetico, Indolebutírico^ Clorofenoxiácetico, Etileno, etc.


39

7.1.1

ANA.

Modo de preparar la soluclónt

En un cilindre graduado se echa un gramo de A.N.A., más 10 ec. de alcohol etílico, más 2 ce. de NaOH (ouaado s s usa la sal no es neeeearlo alcohol sino únicameoKe agua)*

Se diluye a 1.000 ce. (1 litro); ésta es la solución madre, la cual puede ser manlenlife Uen tapada en un refrigerador por «nos cuantos meees.

Uso: Se diluye una parte de Mita aolución en 100 partee de agua y de esta nueva scdneléii se aplican 25 ce. por planta.

Se pueden tratar unas

4.000 plantas con un gramo de ANA cuando se hace la apUcación Individual.

7.1.2

Método del Carburo de Calcio*

A una caneca de 55 galonea* con tapa de rosca* se le echan 30 gaiooss de agiui limpia a la más


37

baja temperatura fue se pueda (más soluble)* ss agregan 12 omws de Carburo de caldo envuelto en un papel y se cierra inmediatamente.

Se ha-

ee girar la caneca a uao y otro lado por 1-2 hor a s para que svoludoae el gas acetileno y se mésele bien con el agua (CaC2 * 2ij30 Caaa ^ Ca (OU)2). salga el gas;

1^

Luego ae destapa para que

lo qus qaeda es una mezcla de

acetileno coa agua.

Con eeta mésela se llena la bomba aepersora de eapalda y ae aplican 2-3 onxaa pat planta al cogollo,

A la bonü» se le quita la boquilla asper-

sera y el agitador (para evitar golpes - explosión)*

El gas q|ae pueda eeeapax«e de la eaaeea es infla mable y puede aer e«pleeivo.

No encender fóafo

ros ni (temar.

7.1.3

Método del Etileno.

Se usan para ests osee sfalpes espedales de apli cadto:

el sistema consiste en saturar el agua

eoa el gas de etileno.


38

NOTA:

En todos los casos mejor no usar bombas asper-

aoras fabricadas con cobre.

Las aplicaciones mejor hacer-

las en las horas de la noche. Otro tratamiento que se puede utilizar es para aumentar e l peso de los frutos;

el ANA* cuando se usa a razón de

100 ppm,* 2 meses antes de la recolección, aumenta el rendimiento en un 12-20^.

La calidad disminuye un poco

en cuanto a sabor y otras c a r a c t e r í s t i c a s .

7,2

Tiempo entre el tratamiento y la recolección. Tan pronto como se ha efectuado la aplicación de la solución de acetileno, el merlstema terminal interrumpe la formación de hojas y comienza la de inflorescencia.

Por t é r -

mino m^xlio la inflorescencia aparece una semana después de haber efectuado el tratamiento con ANA, con acetileno 40-45 düas.

Un lapso de tiempo entre la aplicación de la hormona y la recolección* depende de varios factores: del clima, del des a r r o l l o ée la planta en el momento del tratamiento, de la variedad (más rápido en Española roja que en Cayena lisa). En promedio se gastan entre 5 y 7 m e s e s .


39

8.

ALMACENAMIENTO Y TRANSPORTE FRIGORÍFICOS.

Ojalá no pasar más de 24 horas entre la recolección y la colocación del fruto en una atmósfera refrigerada. tienen su remolque refrigerado especial.

Se usan vehículos que

Estos remolques varían en

capacidad.

La temperatura óptima para el transporte es de 7 a 8*C,

A

temperaturas más bajas, algunos días después de que el fruto imya vuelto a ia temperatura ambiente, se comprueba un pardeamiento del corazón, de origen no parasitario, e incluso cierto deterioro en los tejidos de la pulpa (dafio fisiológico).

Si la temperatura es de 12-13'C, la maduración evoluciona con rapidez y el transporte en estas condiciones tendría que s e r considerado cuando menos im mal necesario.

La preparación del fruto para empacar como fruta fresca, cluye:

in-

suprimir brácteas de la base del fruto, cortar pedúnculo a

unos 2 centímetros de su base, cepillar, si las hubiera, colonias de cochinillas y desinfectar la sección del pedúnculo, los puntos de a r r a n que de bulblllos e incluso, si fuera preciso, la base del fruto.


40

9.

UTILIZACIÓN DE LA PINA.

Se consume como fruto fresco en la misma zona, puede s e r ex^ portada a mercados distantes, o puede s e r dedicada a fabricación de conservas para la producción de rodajas principalmente.

El zumo

(jugo) y la conapota son considerados, casi siempre, com.o subproduc tos de dichas fabricaciones y el salvado (torta) y alcohol, asu vez, como de éstas últimas.

El Fruto F r e s c o :

El fruto de la pifia fresco es muy apreciado

en lodos los países tropicales: te acida es muy refrescante.

su pulpa jugosa, sabrosa y ligeramen Es consumido tanto en forma de bebi-

da como de postre natural o m e z d a d o con otras frutas.

El jugo contiene casi todas las sustancias nutritivas* es un alimento energético.

Un vaso de jugo (150 ce.) aporta por término medio unas 150 calorías al organismo, lo que, por su contenido de azúcar, le clasifica inmediatamente después del jugo úe uva.

El contenido de azúcar del jugo es m^uy variable (de acuerdo al medio en que la planta ha vegetado, la variedad, etc.) y oscila en g£


41

neral entre un 12 y 15%.

(Un 667a aproximadamente del azúcar está

en forma de sacarosa y un 34% en forma de azúcares reductores, glucosa y fructuosa). riación:

Su moderada acidez está también sujeta a va-

expresada en ácido cítrico oscila alrededor de 0.6% (de cu^

yo porcentaje un 87% está representado por ácido cítrico y un 137o por el á d d o mállco).

Cenizas* 0.40 - 0.60fa del peso total;

son ricas en bases,

principalmente potasio, al que siguen, por partes iguales corrientemente, calcio y magnesio.

Las vitaminas presentes son numerosas. una buena fuente de Vit. A* Bj

y Vit. C.

El jugo de pifia es

No contiene Vit. D.


42

10.

PLAGAS.

10.1 Cochinilla flarinosa (Chinche Harinosa). Dysmicoccus (Pseudococcus) brevipes.

Homoptera - Pseu

dococcidae.

Es un insecto pequefio, de color gris claro que está cubierto por una sustancia blanca harinosa formada por finí simos hilos de cera producidos por el mismo insecto.

Se localiza de preferencia entre la raíz, el cuello de la raíz y las axilas de las hojas, pero se le puede encontrar también en el fruto y la corona de éste.

Casi siempre

las cocüinillas están asociadas con hormigas que se encargan de protegerlas de sus enemigos y de diseminarlas por el cmpo.

Se considera la plaga más importante de la pifia.

Afecta

las plantas chupando savia y transmite o causa la grave enfermedad llamada Traqueoverticilosis, la cual puede naa t a r la planta.


43

Se recomienda desinfectar los colinos que se van a s e m b r a r sumergiéndolos por unos segundos en una solución de malation al 17o (13 ce. de ivialation del 577>> en 1 litro de agua).

También se usan contra la cochinilla:

Roxión (507o) :

2 ce. por 1 litro de agua.

Malation (57%) : EkatÍJi (207«) :

2 ce, por 1 litro de agua. 5 ce. por 1 litro de agua.

Se deben controlar además, las hormigas.

10.2 Acaro de la base de la hoja.

Sligmaeus

floridanus.

Acariña - Tetranychldae.

Es un acaro pequefio de color marrón, muy activo, que forma colonias m.uy numerosas en la base de las hojas, en las cuales chupa savia.

Como consecuencia de su ata

que las hojas se van secando^ la planta se atrasa e inclu sive puede naorir.


44

Se controla con:

Tedión V-18 : Keltane :

250 ce. en 100 litros de agua,

190 gramos en 100 litros de agua.

Roxión (507o) :

300 ce, en 100 litros de agua.

Se recomienda repetir la aplicación a los 30 días.

10.3 Picudo de la Cafia,

Rhyncophorus palniarum. Coleóptera - Curculionidae.

Es un cucarrón negro hasta de 4 centímetros de longitud, muy fuerte, que presenta un pico largo característico y que vuela a gran velocidad.

En pifia se le ha encontrado

ocasionalmente haciendo dafio.

Los cucarrones comen frutoa muy maduros o los que nan sido lesionados.

Para su control no ha sido necesaria la aplicación de insecticidas.

Se recomienda no dejar frutos en pudrlclón en

el campo, no dejar madurar demasiado l a s pifias en el cu^ livo y no aporrear o lesionar el fruto en las plantas.


45

10.4 Polilla Perforadora del fruto.

Tecla sp. Lepidóptera - Lycaenidae

La larva de este insecto es la que causa el dafio.

Alean

za hasta 2 centímetros de longitud y es de color amarillo con manctias oscuras en el dorso. huevos en los frutos. pa de la fruía.

Lia mariposa pone sus

Laa larvas penetran y dafian la pul

Alrededor del orificio de enerada aparece

una exudación gomosa característica que sirve para deter minar la presencia del insecto.

Como consecuencia del

dafio y de la posterior entrada de hongos, muchos frutos se pudren.

Se recomienda aplicar uno de los siguientes Insecticidas:

Malation (577*) : Sevin {B6%) :

2 ce, por litro de agua.

1 gramo por litro de agua.

La última aplicación de insecticida se puede hacer hasta 20 días antes de la cosecha.

«


46

11.

ENFERMEDADES.

11.1 Enfermedad de Wüt (Marchit&umiento).

Se manifiesta por una rápida desecación de la planta, ori ginada por oí ataque de cochinillas.

Esta enfermedao se

encuentra muy extendida por todo el mundo y su control constituye uno de los principales probleíaas en ei cultivo.

Se atribuye:

unos a toxinas por transmisión que "(laeen

las cochinillas y otros a v i r u s .

11.2 Podredumbres del Corazón* Raíces (semillas).

Hongos iriuy extendidos en todos los pafaes causan esta en fernaedad, especialmente en suelos de mal drenaje.

Las

especies encontradas son:

Ph.

Plytophthora parasítica,

cinnamomi y I'jlytíiium sp.

La pudrici&n suele comenzar generalmente por el corazón de la roseta, a la que llegan los hongos transportados por el agua de deslizamiento* las salpicaduras de agua o t i e r r a debidas a las fuertes precipitaciones o como consecuen cia de escardas (desyerbas) periódicas y mal heci>a8.


47

Los hijos de corona son más delicados y más sensibles que los otros tipos de retofios (especialmente si las cotonas tienen roseta muy abierta).

El primer síntoma caracteríistico de la enfermedad* comsiste en una decoloración de las hojas, que cambian del verde al amarillo* primero, y luego al rojo acompañado de un pardeamiento de los extremos.

Lue^o se observa que, a consecxiencia de una podredumbre fétida de la base de las hojas, la planta se debilita;

la

zona en descomposición es blancuzca y se halla rodeada por una franja de c d o r pardo* que no tarda en extenderse a toda la base de la planta.

La infección puede quetbr limitada a las r a í c e s , en cualquier edad de la planta.

El deterioro del s Istema radicu-

l a r ocasiona la marchitez progresiva de las plantas.

Para su control se recomienda:

Mejorar el drenaje, con-

trol de nemátodOB y otros parásitc» qxie abren entrada a los hongos, desinfección de semilla (caldo bórdeles u otros fungicidas comerciales), "curar" las semillas dejan-


48

dolas secar un poco antes de sembrarlas (8 días aproxima demente).

11.3 Podredumbre negra de la fruta.

Tielaviopsis (Ceratostomeiia) paradoxa.

Este hongo causa podredumbres en reíoños, ¿1 ^ailo* las hojas y el fruto.

Es un "hongo de herida", por lo que no puede penetrar en la planta má¿i que por alguna perforación de la epidermis.

La base de los retoños separados del pie-madre y la s e c ción del pedúnculo del fruto recolectado son las clásicas puertas de entrada para este hongo, al que se considera responsable de los dafios durante el transporte.

Ea fácil reconocer la presencia del hongo en el fruto por el olor dulzón característico que desprende la zona atacada y por el color gris oscuro que, según el de las espor a s , toma diclia zona en desconiposición.


49

Algunas medidas convenientes para evitar la contanaineción en los frutos* son:

1 - Evitar toda posibilidad de rcacbacemiento (golpes). 2 - Desinfectar la sección del pedúnculo y los utensilios empleados para este uso: 2.1 - Con ácido benzoico diauelto en alcohol al 2% (por s e r inaoluble en agua), o más sencillamen te preparando una mezcis s s c s con polvo talco* en la proporción de 1-3, que ae aplica con ayu da de un pincel. 2.2 - Con Salicilamida de sodio al 1% que tiene la ventaja de que no deja traza alguna. 2.3 - Con Ortofenilfenato ''e Sodio. 2.4 - Otra naedida que puede dar resultado consiste en baflar el fruto en una emulsión cerosa con algún fungicida (2, 3, 5, 6 tetracloronitrobenc£ no en dosis de 150 p p m . ) . ; 3 - Reducir cuando se pueda el tiempo que separa la reco lección y la puesta del fruto en atmósfera

refrigerada.

4 - Transportar los frutos a una temperatura lo más pro xüna posible a los 8"C. 5 - Cosechar la fruta después tíe que haya secado el rocío de la mañana.


50

6 - Poner la fruta perada sobre la corona para que el sol le dé al corte (pedúnculo) y lo seque un poco. 7 - Uaax- abono aleo en potasio.

11.4 Ciras pudriciones del fruto.

11.4.1

Fuiígosas:

Podredumbre pardt,

y Füsarlum monillfoz'me.

11.4.2

Bacteriales.

l^enicillium sp.

test  

prueba de texto

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you