Issuu on Google+

TALLER DE TEORÍA: CONCLUSIÓN FINAL REPLANTEANDONOS LAS TIC

GRUPO 13 AITZIBER MOLINUEVO MAITE OCHOA DE ERIBE SARA PINTER ESTIBALIZ VALENCIA


REPLANTEANDONOS LAS TIC En los últimos años las tecnologías de la comunicación han dominado nuestra sociedad de forma casi repentina. Vivimos rodeados de ordenadores, smarthphones, tablets, reproductores de MP3, ebooks… son parte de nuestro día a día. Podríamos incluso decir que para muchos de nosotros se han convertido en imprescindibles. Cada vez somos más dependientes, nos despertamos y lo primero que miramos es nuestro Whatsapp, desayunamos leyendo los titulares desde nuestros Twitters y publicamos en Instagram una foto de nosotros camino al trabajo o universidad. Parece mentira pero poco a poco estos aparatos se han convertido en nuestros mejores amigos y compañeros de viaje. Hemos llegado hasta el punto de diagnosticar una fobia a estar desconectados: la nomofobia. Esta última es el caso extremo del apego hacia los teléfonos móviles. Lleva al pánico, el ansia y la desorientación de quién depende de estos aparatitos, hasta hacerlos sentir inmovilizados. Siendo conscientes de esto, ya que esta dependencia es algo que, en cierto nivel, vivimos en nuestra propia piel, al principio de este curso nos posicionábamos totalmente en contra del uso de las TIC en las aulas de Educación Infantil. No renegábamos de las tecnologías, tan solo de su uso en edades tan tempranas. En nuestra opinión, dedicar el tiempo escolar a esto, hacia que los niños se perdiesen la increíble oportunidad de conocer el mundo real. Como bien nos dice Pierre Laurent, trabajador de Microsoft, en el artículo sobre la Waldorf School de Silicon Valley “la pantalla perturba el aprendizaje y disminuye las experiencias físicas y emocionales”. Algunos genios de la informática, incluso, han inventado programas con los que obligarse a uno mismo a permanecer desconectado de internet y del mundo digital. Sin embargo, una vez realizado este taller de teoría de las TIC y conocidos diferentes ejemplos de sus usos en E.I., nos hemos dado cuenta de que aquella opinión estaba formada desde nuestro desconocimiento. Antes de escuchar las diferentes opciones que ofrecen las TICs, teníamos una idea preconcebida en la que los niños enredaban y jugaban con tablets, pizarras electrónicas y ordenadores. Esta idea cambió desde el momento en que conocimos Pelikula Proiektua, de la escuela Zubieta. La idea que nos presentó María Herrador nos pareció una manera bonita de trabajar con niños tan pequeños, introduciendolos en el mundo de la tecnología pero sin dejar de lado las competencias clásicas como lenguaje (narraciones, audios etc) o la motricidad fina (haciendo los dibujos). Otro ejemplo que nos ha gustado mucho es el proyecto de cuentos que hicieron en la escuela Ispaster, donde los niños de primaria, de forma voluntaria, crearon dos cuentos (Arto Lapurra y Txanton Peperri) utilizando programas como Photoshop para colorear. Por otro lado, tenemos que decir que antes de realizar este taller ya conocíamos el concepto de “Eskola 2.0”, aunque lo veíamos simplemente como una sustitución en las aulas de los libros de texto tradicionales por portátiles con los que trabajar los mismos contenidos. Sin embargo, leyendo el artículo de Correa, J.M., Losada, D. y Fernández, L. “Políticas educativas y prácticas escolares de integración de las tecnologías en las escuelas del País Vasco”, hemos podido conocer que tras esa imagen superficial del


proyecto hay un gran esfuerzo por crear iniciativas relacionadas con infraestructuras, formación de profesores, contenidos, programas… y un largo etcétera para la introducción de las TIC en las aulas. En resumen, podríamos decir que nuestro punto de vista ha ido evolucionando a medida que hemos conocido la realidad que acompaña a este tema que está tan de actualidad. Aunque seguimos sin querer posicionarnos totalmente a favor, puesto que, si bien entendemos que las TIC forman parte del mundo actual y que hay buenas maneras de introducirlas en el aula de infantil, seguimos creyendo que la prioridad está en que los niños puedan explorar sintiendo, manchándose, corriendo... en definitiva: viviendo.


Replanteandonos las tic