Issuu on Google+

Lugares de Tránsito. Diseño de identidad visual. Aitor Méndez. Madrid, marzo de 2010. Versión 7. 22 de septiembre de 2011.

451 Ventura de la Vega, 13 28014 Madrid 451@e451.net www.e451.net


451. 2

Introducción. Lugares de Tránsito es un programa de residencias para artistas en el que trabajarán por parejas sobre un mismo territorio. Para el lector que establece un primer contacto con el proyecto LDT y con este trabajo de diseño de identidad copio a continuación un resumen de los puntos que lo definen tal como vienen en los documentos originales. • Visibilizar espacios culturales y proyectos artísticos vivos en Iberoamérica más allá de los tradicionales centros de producción cultural. • Posibilitar, con un carácter estable y permanente en el tiempo, encuentros bilaterales a partir de la consolidación de redes de colaboración y el intercambio y exhibición de experiencias entre las comunidades artísticas de Iberoamérica y Estados Unidos • Descentralizar el hecho artístico y su consumo mediante el empoderamiento de nuevos circuitos culturales, el fomento de discursos plurales y la multiplicidad de geografías artísticas. • Reforzar la educación artística y fomentar la participación del público en los procesos culturales a través de nuevos métodos de trabajo.


451. 3

Lugares de Tránsito. El nombre del proyecto es suficiéntemente explícito. Gira entorno al espacio, más concretamente al lugar entendido como un territorio sutraído a las fuerzas deshistoricistas insataldas en las sociedades contemporáneas, cuya consecuencia más evidente es la producción de una subjetividad normalizada. El nombre parece hecho a la medida de un proyecto que explora las posibilidades del lugar, en oposición al “no lugar”, expresión acuñada por el antropólogo Marc Augé que designa aquel lugar (generalmente entendido como de tránsito. Augé propone como ejemplos aquellos espacios que no dejan terreno para la experiencia más allá de la programada por la misma estructura como pueden ser los centros comerciales, lobbys de aeropuertos o restaurantes de comida rápida) en el que no pueden leerse las las señas de identidad ni la historia de sus habitantes. Lugares impermeables a la acción humana que se ve incapaz de erosionar el entorno dejando su huella. La acción de los participantes en el proyecto, intervenir sobre el territorio, constituye un intento de trasladar el propio espacio desde un lugar a otro poniendo en funcionamiendo un proceso de resig-


451. 4

nificación que puede entenderse también como un tránsito, pero no un tránsito a través de los distintos territorios, sino más bien un tránsito donde el propio espacio de intervención se desplaza desde un “no lugar” a un “lugar” (o, símplemente, desde un lugar a otro).


451. 5

Identidad y alteridad en la disciplina del diseño gráfico. El diseño de identidad es con bastante frecuencia el intento de esconder, contradiciendo en la práctica un consenso que lo asocia con la representación (nuestro logotipo debe representar algo que se supone, objetivamente, que hay). Desde este punto de vista sería más correcto hablar de diseño de alteridad porque en un entorno competitivo el diseñador debe señalar aquellos valores que distinguen, que diferencian el objeto de su trabajo de aquellos otros a los que se opone. La práctica cotidiana nos ofrece numerosos ejemplos en diseño de identidad asépticos, neutros y con vocación universal que, queriendo operar en muy diversos terrenos y parecer aceptables en casi cualquier ámbito. Una vocación, si se quiere, de seducción, que impide el uso de toda seña de identidad porque cada lugar en el que uno se posiciona te excluye automáticamente del resto. En la práctica, por tanto, es habitual observar un intento por esconder, más que por revelar y esto constituye un denominador común a una mayoría de los trabajos de diseño de iden-


451. 6

tidad. Entonces, si hablamos de ocultar, hablamos de identificación, de algo común al conjunto de trabajos y podemos volver a recuperar, sólo por pura casualidad, la expresión “diseño de identidad”. En este trabajo, en oposición a la práctica habitual, trataremos de revelar más que esconder y para ello seguiremos dos estrategias diferentes. Por un lado ofreceremos una literalidad vacía, una representación casi infantil del título del proyecto en la que poder proyectar toda la complejidad del modelo conceptual que uno quiera y por otro la puesta en marcha de un proceso de producción gráfica distribuida que explico más adelante.


451. 7

Literalidad y dualidad. Lugares de Trรกnsito.


451. 8

Literalidad. El signo gráfico que representará al proyecto es una traslación más o menos literal del nombre “Lugares de Tránsito”. Es, por tanto, una simbolización pictográfica. Dos espacios conectados por un acceso, dos epacios transitables. Dualidad. Esta formalización gráfica señala también una dualidad presente en el planteamiento formal o metodológico del proyecto: Dos participantes deben cooperar y operar sobre un mismo espacio y conseguir una producción consensuada.


451. 9

Gráfica distribuida. Esta es la expresión con la que designo una metodología para la producción gráfica que tiene como eje central la posibilidad de construir una representación gráfica de forma colectiva. Si recopilamos las directrices que encauzan los distintos trabajos de diseño de identidad podemos encontrar en todos ellos una intención omnipresente: generar un mensaje unívoco y coherente a lo largo de todos los soportes y contextos en los que el trabajo opera. Siguiendo esta directriz los diseñadores, en connivencia con los gestores de las compañías, instituciones y proyectos para los que trabajamos, elegimos aquellos atributos que debemos comunicar (o esconder) y establecemos normativas, más o menos rígidas, para conseguir una producción gráfica consistente en distintos entornos sin que el mensaje se altere. Esta actitud esconde un deje autoritario y conduce a un mayor grado de ficcionalización debido, por un lado, a que estas entidades no tienen una forma, no están constituidas de forma unívoca y coherente, sino que son la suma de una com-


451. 10

plejidad de elementos que cambian y se modifican recíprocamente en constante evolución. La identidad se forma en la confluencia de una miríada de aportaciones periféricas. Por tanto, al representar gráficamente una entidad compleja y, explícitamente, tratar de expresar siempre lo mismo, nos alejamos del escenario objetivable introduciendo un elemento ficcional: “esto que veis aquí representado es así, tal como se representa y siempre igual”. Pero lo cierto es que no es así en absoluto e incurrimos, entonces, en una premeditada e interesada teatralización. Por otro lado, las decisiones pueden ser más o menos arbitrarias o interesadas y siempre existe la posibilidad de utilizar significantes cosméticos, que no responden ante una realidad consensuada. Todo esto, sin embargo, no ha impedido que la práctica del diseño de identidad se construya en base a este modelo porque es sin duda el más eficaz en cuanto a la consecución de un objetivo fundamental en este ámbito: la reificación de estos sistemas sociales complejos que llamamos empresas o instituciones y su encerramiento en un mismo significante. La ex-


451. 11

presión unívoca no sólo expresa los mismos valores en todo los ámbitos, además da cuenta de la vocación de control que debe regir a todo proyecto “exitoso” y la sujección explícita de todo el sistema a una instancia superior en la jerarquía de la organización. En otras palabras, se trata de reflejar que todo está bajo el control de los dispositivos de mando. Intentando establecer una ética de la disciplina del diseño (en esta categoría de diseño de identidad) surge la pregunta ¿Es intrínsecamente malo alejarse de la realidad de la forma en la que habitualmente lo hacemos al ejecutar un trabajo de diseño de identidad? Es difícil hacer una valoración contundente. En primer lugar hay que entender que la función simbóloca es así. El sígno “gato” no da cuenta de la complejidad del animal con todas sus peculiaridades y, sin embargo, resulta un signo útil para designar, sin más, a su referente: el gato. Dicho de otro modo, no designa la peculiaridad de su referente sino la generalidad de su referencia. Los logotipos operan de forma similar (representan todo un sistema complejo con un signo) y esto no debería ser un problema. Sin embargo, aquí subyace una


451. 12

cuestión de orden social. Aquellas organizaciones que tratan de huír de una jerarquía centralizada integrando sistemas de decisión horizontales no tendrían por qué usar necesariamente una representación gráfica que es reflejo de una estructura centrarizada, de una jerarquía piramidal. Para este tipo de entidades, el diseño de identidad debería tener, como objetivo, reconocer y poner en valor las aportaciones de todos los componentes del proyecto. La relevancia de este objetivo va más allá del mero reconocimiento de las aportaciones periféricas, ya que lo que realmente subyace aquí es el intento de subvertir la representación de las jerarquías y, por tanto, subvertir esas mismas jerarquías. Se trata de admitir que la propia gráfica, cuando se expresa desde un proyecto periférico que opera desde dentro de la estructura, se expresa en los términos de ese proyecto periférico que, por tanto, deja de serlo y pasa a ser central. En segundo lugar, uno podría pensar que las entidades para las que trabajamos no se diferencian en mucho de las personas. Imaginemos un mundo en el que todos dicen la verdad, aquello que se les pasa por la cabeza. Las relaciones humanas,


451. 13

se desestructurarían, de modo que perseguir una descripción fiel de lo que somos no es un objetivo útil. Desde este punto de vista ¿no deberíamos permitir que las empresas, instituciones y proyectos para los que diseñamos identidad hagan lo mismo sin levantar tanto revuelo? Para responder esta pregunta hay que señalar algunas características del individuo de las que carecen las organizaciones sociales. Las personas tenemos, por ejemplo, un mecanismo regulador que se sobrepone a las decisiones lógicas producidas en el cortex. Este mecanismo emocional, el sistema límbico, disociado en parte de la parte lógica, puede contradecir las conclusiones que ofrece el cortex para la resolución de un problema concreto. Por ejemplo, gracias a él podemos ponernos emocionalmente en el lugar del otro, empatizar, y tomar nuestras decisiones motivados por ello. Un regulador que permite mantenernos relativamente despreocupados de las decisiones lógicas que se producen en el juego de cooperación y competicion que es la vida cotidiana. Este mecanismo regulador empático no está presente en las empresas, que actúan motivadas por el interés particular y, por tanto, cualquier representación gráfica de su identidad es un constructo que uno


451. 14

debe poner bajo sospecha porque su construcción obedecerá exclusivamente a estos intereses particulares. Podemos decir, arriesgando una metáfora interdisciplinar, que las empresas, al carecer de este mecanismo, tienen una personalidad psicopática. Las entidades para las que trabajamos los diseñadores no tienen sistema límbico que vele por el interés general y su primer objetivo es su propia sostenibilidad. Por tanto, en la medida que el juego de reciprocidades no las penalice, incurrirán en los abusos que tengan oportunidad de ejecutar, si con ello algo ganan. Por tanto, cabe plantearse la posibilidad, aunque sólo sea en el campo de la investigación, de proponer una metodología de trabajo para la producción de identidad gráfica que trate de recuperar un grado mayor de “verdad”, que se aleje del sesgo exclusivista que supone la aplicación de un criterio único, el del diseñador o el gestor de la entidad, recuperando la posibilidad de reflejar en la gráfica la aportación a la identidad global de las pequeñas identidades locales que la constituyen.


451. 15

Lo que intentaremos aquí es ensayar qué ocurre al construir la identidad gráfica de un proyecto (LDT) tratando de dar voz a todas sus partes siendo, a la vez, conscientes de que perderemos algo por el camino ya que los objetivos de representación clásicos de un trabajo de diseño de identidad, id est, univocidad, pregnancia, rotundidad, índice de lectura, etc. estarán peor atendidos pero, eso sí, en favor de la constelación de valores que hemos definido a lo largo de este documento.


451. 16

El modelo. Para establecer un método es preciso establecer un modelo consensuado de lo que son estas entidades que queremos representar y el modelo del que parto es la definición de sistema que se ofrece desde la filosofía de la ciencia (en el paradigma complejo) y también en la filosofía del lenguaje), que es similar.1 Desde estas definiciones se presentan con claridad tres ejes constitutivos que dan cuenta de lo local, lo global y la relación entre los dos dominios (en complejidad corresponderían a los principios hologramáticos, dialógicos y de recursividad). De esta idea quiero rescatar de forma sencilla lo que nos atañe en relación al diseño de identidad: todo sistema tiene una parte común, aquello que lo hace reconocible como tal y una mul1. “Sistema es una totalidad organizada, hecha de elementos solidarios que no pueden ser definidos más que los unos con relación a los otros en función de su lugar en esa totalidad” Ferdinand de Saussure (1931) o la de Mario Bunge que describe composición, entorno e interrelación “Sistema Σ es una terna ordenada [C(Σ), E(Σ), S(Σ)] en la que: 1) C(Σ) (composición de Σ) representa el conjunto de partes de Σ. 2) E(Σ) (entorno o medioambiente de Σ es el conjunto de aquellos elementos que, sin pertenecer a C(Σ), actúan sobre sus componentes o están sometidos a su influencia. 3) S(Σ) (estructura de Σ) es el conjunto de relaciones y vínculos de los elementos de C(Σ) entre sí o bien con los miembros del entorno E(Σ)


451. 17

titud de expresiones locales o contextuales diferentes entre sí, excluyentes (dialógicas). Así, el objeto del trabajo de diseño, la entidad, también tiene un denominador común, una identidad hologramática, que derrama su influencia sobre los múltiples contextos locales de los que se nutre poniendo en funcionamiento un proceso recursivo. Consideramos esta parte de la identidad el tronco vertebrador y también la parte impositiva y autoritaria que tiende a la ficción pero que, por otro lado, atiende a los objetivos de reificación que antes comentábamos. Por tanto, diseñamos un elemento gráfico iterativo a lo largo de las múltples expresiones o aplicaciones de la gráfica. Además establecemos un ámbito y un método de intervención sobre este tronco común. El trabajo de diseño vertebral puede ser intervenido desde diferentes ámbitos dentro el proyecto, aportando así sus señas de identidad locales a la gráfica global, estableciendo un díálogo entre ambas.


451. 18

El elemento vertebral, hologramรกtico y autoritario.


451. 19

Elementos locales. El elemento vertebral es un espaco vacĂ­o que puede ser intervenido. Ofrezco algunos ejemplos posibles, aunque las posibilidades son infinitas.


451. 20


451. 21


451. 22


451. 23


451. 24

La intervenci贸n local puede ser todo lo invasiva o parasitaria que se quiera, aunque se propone como norma la recuperaci贸n del espacio funcional en los casos en los que sea necesario (siguiente p谩gina)


451. 25 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque pretium molestie rhonLorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque pretium molestie rhoncus. Pellentesque habitant morbi tristique senectus et netus et malesuada fames Malesuada fames ac turpis egestas. Aenean dignissim tristique sem quis gravida. Donec dapibus metus vel nisi gravida dapibus. Quisque sed nisi vitae libero ornare laoreet. Phasellus sed turpis arcu, at vehicula velit. Ut porttitor venenatis eros id laoreet. Suspendisse vitae dapibus dui. Praesent ac enim nec augue bibendum laoreet. Vestibulum convallis velit sed sem placerat nec pulvinar ante feugiat.


451. 26


451. 27


451. 28


451. 29


451. 30


451. 31


451. 32


451. 33


451. 34

Esta concepción del trabajo de diseño deja la puerta abierta a la integración del cambio en los proyectos locales de forma que las intervenciones pueden añadir o quitar elementos a medida que los proyectos evolucionan generando una historia gráfica de cada proyecto. A continuación, un ejemplo hipotético.


451. 35

25 NOVIEMBRE 2010


451. 36

2 DICIEMBRE 2010


451. 37

2 DICIEMBRE 2010


451. 38

15 DICIEMBRE 2010


451. 39

25 NOVIEMBRE 2010

2 DICIEMBRE 2010

2 DICIEMBRE 2010

15 DICIEMBRE 2010


451. 40

Logotipo completo.


451. 41

Posibilidades del logotipo. Puede jugar un papel cuando sea necesario en la organizaci贸n de la jerarqu铆a de informaci贸n.


451. 42

Normativa. Para conservar una semiótica coherente a lo largo de las distintas representaciones gráficas, que revele consistentemente la jerarquía (un elemento vertebral unificador y las diversas intervenciones locales proporcionando dos niveles de lectura claramente diferenciados) la intervenciónes locales se construirán con dos tipos de recursos: • Líneas finas (el grosor exacto dependerá finalmente del soporte y la tecnología de reproducción, pero su aspecto, la sensación general que desprenden debe ser equivalente a la de los ejemplos ofrecidos).


451. 43 โ€ข Imรกgenes pixeladas con 1 bit x pixel de profundidad (se traduce en blanco y negro, sin gradiente de gris). De esta manera conservamos dos niveles de lectura con dos niveles de detalle que definen los dos niveles jerรกrquicos.


451. 44

Tipografía. Tratamos de reforzar, con la elección del tipo, el carácter de proyecto, de algo que aún está en estado de planificación, sin concluír. La tipografía Tstar tiene vocación de plantilla, con el aspecto de los caracteres rotulados en los proyectos de arquitectura.

ABCDEFGHIJ abcdefghijk 1234567890


451. 45

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]

ABCDEFGHIJKLMNÑOPQRSTUVWXYZ 1234567890.,;:¡!”·$%&/()[]V


451. 46

Composici贸n de texto. La norma general ser谩 alineaci贸n en bandera a la derecha y un interlineado de 120 % del cuerpo de texto..

Ilis eum inctatius sequis molor ma prere consed que doles sumquid quatior ibusdae re num quodigenia elentur, occae is exereprate delende praturi tatempo repraep tatiisi none dem landi odis ant re net ommolest, inus ut intem quistib ernatemque sim dollabo repelest omnis suntiatestin eici omnimilis abo. Ficipicil illitiu sandam reris ea dolupta nobit lauditia cusandae cus ea siminvelecae sitatibus ut escipis dolupta vendign ihilit et eniaepudae quiamus danimus atisciae ad et undam quatem dolessunt dus, quat alibus re dolupitio temporit, inum, sae. Ped qui que lites si debis earchicit odi dendus sant opta quis es sintus, same nonemoluptae occabore, quiam, sam eum nis is re vent pa plant, tem fuga. Me es sunt.


451. 47

TSAR Medium c. 10/12 Composici贸n en columnas

Ilis eum inctatius sequis molor ma prere consed que doles sumquid quatior ibusdae re num quodigenia elentur, occae is exereprate delende praturi tatempo repraep tatiisi none dem landi odis ant re net ommolest, inus ut intem quistib ernatemque sim dollabo repelest omnis suntiatestin eici omnimilis abo. Ficipicil illitiu sandam reris ea dolupta nobit lauditia cusandae cus ea siminvelecae sitatibus ut escipis dolupta vendign ihilit et eniaepudae quiamus danimus atisciae ad et undam quatem dolessunt dus, quat alibus re dolupitio temporit, inum, sae. Ped qui que lites si debis earchicit odi dendus sant opta quis es sintus, same nonemoluptae occabore, quiam, sam eum nis is re vent pa plant, tem fuga. Me es sunt. Um con corio. Uda dolore sit iur ra pella sequunt ectatem nost in consequasin ne earciamus mpore volupta tiuntiur aciumquo cum fugit, ute es aspis que arum am hariandus ex earciamus aut lanto veliquatur asperovid ut laut dolores tibus. Veribusciet quo to imus dit doluptat quis rem hic to derferitam, ilit, intis es acepero dolup-

tatur, niet illupistio exceptat. Quias quis aut derfero is ressi nos num aut lis aut explitatibus aut rem vendandebit, to to volorumquam si qui non nos eos ea expernatest am faccabo. Ignate que etur saperro et quassimus adi omnimus quam voloriscit voluptia veniate aut mintisto dictur? Sandit ra voloreperis dolor maximintotae del invenimin con con reptissit rerfera sitassit lab ipid quoditiorum lam et parum cum quas doluptatasim qui utent libus, que voluptur se int paritaspere, omnis dolorem facidelignia dia vernatiis earum cum qui autas ium ex es nam remolor ectoratem unt a illaut volupta tecusaped et qui temo cume serspeditiae del ius ipsam idebis et harciur ab im rCum dicipsus moluptia voluptat. Pudigenimusa santem et por sam, nonse volorum et vellam quiatiis arumet quidus andit prem voluptaquiae volupid que eum fugia volupta quistecto et, quamet que ab invenectia dit quis volorem re, quis cor sa voluptam eum inctur magnat et ut ut late con cus aut landamendae. Ut dus milibustia quis sernam eum restio tem quae nonsed essin con re volenem quost ut esti voluptassus et

vel min eum et officatus, enia voluptatias et, sunt remoloria nobitatur seni consequi optaspe eiur reperepe s earciamus incidi sita doluptat ab iumet quid mini dolore dolora id mosanimusam, ipsunto et veliberciisi dit adiaecum ipsunt. Gias molluptae. Ectum iditem nonsenimin rest, cus, cus nos nullorecto del ma evelesed quid moluptassit dem eius essiti berspe vel ex esto et dis magnihit volest, coratium qui berum quias santo quam quos eosse que volorepe por re, te volora qui autem autempe distiis nus et quisimi, sinit lautati onsequi con pratus se ipsam ipsumque num dis perchil itemquae quamentest, eosam acest et acea saerum quas vellisqui aut pa nos aut aut lam volum sit, que volupta tatatus sum haritii scillescia nos ea ducipsam facidernatem volorro doluptate exped quia dollore nissinvent enim rempeles aliquam deribus duci as apitass equiae porerspero iderum nonseque pliquodi de plictaspid quunduntotas siminvella quuntiorum voluptas sa aborenda doluptatus el excepro de nus everum remporum que lab ipsantota destius ma es et aut quodi dolorit atusci-

tatur sae es molesti dolorestio ma pliqui dolum eiumquat quia que porecuptat as mincia etus magnatur ad molor abo. Ut et, sed que voluptiis qui sa consed unt quas seque nimoditiaspe voluptatur rempori tiorect oritam eosserro iumqui con et lit ulpa qui bearchi lleseque et ut quunt, optio ilibus maxim eatio. facilibus dolumquatur? Sum dolecto blaccum ratem. Ed molendi caborit assitat issequate et faccus dendae. Eni doles pre veritem facero consequis dem que voluption peligen dernaturem. Nobitibus. Gia nis porum fuga. Ximus volorum iur? Qui doluptatur, ut ut modit, quae. Mus, id mossitatem aute dolupti nullende voluptae eum repelescimus recabor reptatem est, aut occuptat iduscienis ut quam, sitiustrum nobis et remo dis autenda estius. Et unt lamusam, aut haribus, sitiam fugit ear rem ium et quo consequ isitae sum doluptium quos ea nullabo reperrum iur maximi, ut aut exp nullende voluptae eum repelescimus recabor reptatemedit es a quiandigent am ipsande si sequod cil idel ex etur? Quias ent.


451. 48

Se podrĂĄ utilizar versales para titulares. En este caso podemos ver la forma de relacionar el texto con el sĂ­mbolo de LDT.

ILIS EUM INCTATIUS SEQUIS MOLOR MA PRERE CONSED QUE DOLES SUMQUID QUATIOR IBUSDAE RE NUM QUODIGENIA ELENTUR, OCCAE IS EXEREPRATE DELENDE.

Ilis eum inctatius sequis molor ma prere consed que doles sumquid quatior ibusdae re num quodigenia elentur, occae is exereprate delende praturi tatempo repraep tatiisi none dem landi odis ant re net ommolest, inus ut intem quistib ernatemque sim dollabo repelest omnis suntiatestin eici omnimilis abo. Ficipicil illitiu sandam reris ea dolupta nobit lauditia cusandae cus ea siminvelecae sitatibus ut escipis dolupta vendign ihilit et eniaepudae quiamus danimus atisciae ad et undam quatem dolessunt dus, quat alibus re dolupitio temporit, inum, sae. Ped qui que lites si debis earchicit odi dendus sant opta quis es sintus, same nonemoluptae occabore, quiam, sam eum nis is re vent pa plant, tem fuga. Me es sunt. Um con corio. Uda dolore sit iur ra pella sequunt ectatem

nost in consequasin ne earciamus mpore volupta tiuntiur aciumquo cum fugit, ute es aspis que arum am hariandus ex earciamus aut lanto veliquatur asperovid ut laut dolores tibus.

cum qui autas ium ex es nam remolor ectoratem unt a illaut volupta tecusaped et qui temo cume serspeditiae del ius ipsam idebis et harciur ab im rCum dicipsus moluptia voluptat.

Veribusciet quo to imus dit doluptat quis rem hic to derferitam, ilit, intis es acepero doluptatur, niet illupistio exceptat. Quias quis aut derfero is ressi nos num aut lis aut explitatibus aut rem vendandebit, to to volorumquam si qui non nos eos ea expernatest am faccabo. Ignate que etur saperro et quassimus adi omnimus quam voloriscit voluptia veniate aut mintisto dictur? Sandit ra voloreperis dolor maximintotae del invenimin con con reptissit rerfera sitassit lab ipid quoditiorum lam et parum cum quas doluptatasim qui utent libus, que voluptur se int paritaspere, omnis dolorem facidelignia dia vernatiis earum

Pudigenimusa santem et por sam, nonse volorum et vellam quiatiis arumet quidus andit prem voluptaquiae volupid que eum fugia volupta quistecto et, quamet que ab invenectia dit quis volorem re, quis cor sa voluptam eum inctur magnat et ut ut late con cus aut landamendae. Ut dus milibustia quis sernam eum restio tem quae nonsed essin con re volenem quost ut esti voluptassus et vel min eum et officatus, enia voluptatias et, sunt remoloria nobitatur seni consequi optaspe eiur reperepe s earciamus incidi sita doluptat ab iumet quid mini dolore dolora id mosanimusam, ipsunto et veliberciisi dit adiae-

cum et, quamet que ab invenectia ipsunt. Gias molluptae. Ectum iditem nonsenimin rest, cus, cus nos nullorecto del ma evelesed quid moluptassit dem eius essiti berspe vel ex esto et dis magnihit volest, coratium qui berum quias santo quam quos eosse que volorepe por re, te volora qui autem autempe distiis nus et quisimi, sinit lautati onsequi con pratus se ipsam ipsumque num dis perchil itemquae quamentest, eosam acest et acea saerum quas vellisqui aut pa nos aut aut lam volum sit, que volupta tatatus sum haritii scillescia nos ea ducipsam facidernatem volorro doluptate exped quia dollore nissinvent enim rempeles aliquam deribus duci as apitass equiae porerspero iderum nonseque pliquodi de plictaspid quunduntotas siminvella quuntiorum voluptas


451. 49

Proyecto Santo Domingo. Signo 1.


451. 50

Proyecto La Habana. Signo 1.


451. 51

Proyecto Maracaibo. Signo 1.


451. 52

Proyecto Maracaibo. Signo 2.


451. 53

Proyecto Maracaibo. Signo 3.


451. 54

Proyecto Maracaibo. Signo 4.


451. 55

Proyecto Maracaibo. Signo 5.


451. 56

Proyecto Maracaibo. Signo 6.


451. 57

Proyecto Maracaibo. Signo 7.


451. 58

Proyecto Maracaibo. Signo 8.


451. 59

Proyecto Miami. Signo 1.


451. 60

Proyecto Miami. Signo 2.


451. 61

Proyecto Miami. Signo 3.


451. 62

Proyecto Miami. Signo 4.


451. 63

Proyecto Miami. Signo 5.


451. 64

Proyecto Miami. Signo 6.


451. 65

Proyecto Miami. Signo 7.


Lugares de tránsito (7)