Issuu on Google+

sergio dĂ?az estrada

hoy me reconcilio con el sol

1

aire libro


Sergio DĂ­az Estrada

Hoy me reconcilio con el sol

Aire Libro


Consuelo El sabor del vino aĂąejo es el pan de cada dĂ­a Para estar tan olvidados parecemos muy felices.

4


5


Sandra Sandra estรก bajo la luna Su sangre de Tauro, alimento sensual, vierte el amor venusiano Se me adormecen las penas cuando la escucho cantar.

6


7


Contemplación Y estaré en la contemplación No en el mar bravío sino en el mar Estarás donde yo esté Y serás como te quiero En tu cuerpo está el velero y en mi voz el horizonte Te amaré en un mar pequeño donde nadie nos inunde La inmortal patria de Safo nos envuelve los sentidos Para entonces seré el dueño de los brotes de tu trigo Probaré tu cuerpo inútil cuando entremos en la barca y el recuerdo del mar muerto no nos vuelva a molestar Pasará la tarde lenta cuando el sol sea regente y la luna nos encuadre olvidando un cuerpo astral Marineros protectores bellamente desprovistos en su desnudez hermosa Me amarás con sed de verbo cobijado por la luna Si te asomas desde el mar yo no te capturaré, mantendré tu libertad me ahogaré para ser tú, mostraré mi luz al sol y serás como te quiero.

8


9


Celeste Celeste está bajo un cielo florido Donde las flores son estrellas Con puntos celestes intermedios Las líneas van achurando huellas, mientras la flor interrumpe a la flor. El manto celeste muestra formas de la luna Luna media parece ser Luna negra es media luna en la pintura Luna oscura que es la cuna de las flores Luna nueva que influencia a ver la cuna de la espera Porque el sol se está escondiendo Pero mira tras el manto Tras el manto luna llena, luna blanca lo acompaña Y lo espera con estrellas y planetas más pequeños Un cometa lo saluda y le da la bienvenida Y espirales decoran los espacios en blanco Pero no se interponen entre la luna y el sol Más abajo está Celeste Entre tablas cruzadas, guitarra y maderas añejas. Astillas decoran el piso, Las líneas son como cortinas que bajan del cielo florido. Y la alfombra espiral cubre la viruta del suelo El sol acompaña a Celeste. La luna y los otros planetas preguntan por mantos de flores.

10


11


Conquista He de seguirte hasta el exilio de tu aflicción Pálida faz que al contemplarme me impide dudar si te conozco o no Quiero abrazarte. Imprudente, cierro las fronteras tras mi paso y consigo tu quejido frágil El tierno frío de tu cuerpo acusa tus ganas y entregas tu existencia a mi calor.

12


13


Amnesia Está apoyada en el balcón, Sumida en su dulce soledad E inmersa en sueños hermosos. Qué blanca inquietud juega en sus pensamientos Resurrección que ignoramos Como una bruma inofensiva que no nos permite reír y tampoco llorar Porque nada deja recordar.

14


15


Decadencia El gris de la casona encierra olor a té Y las luces del otoño no calientan al ocaso El olor de mi perfume lucha por llegar a ti Para luego, en la noche, escapar a algún lugar Los perfumes de la calle se me vienen a la boca La humedad de la mañana nos contrae la razón Y las luces de otros ojos me modelan como arcilla.

16


17


Esperaré Esperaré hasta marcar tus pasos otra vez Esperaré hasta que el sol se encienda en mi piel Esperaré hasta que el sol te alcance, y ya no avances sin mis pies Esperaré hasta marcar tus pasos otra vez Esperaré hasta sentir las marcas en mi piel Esperaré hasta besar la luna otra vez Esperaré hasta llevar tu cuerpo y ni hablarte de quién fue Esperaré hasta marcar tus pasos otra vez.

18


19


Exposición Manipulación de mi agrado Crueldad sin par en la búsqueda interminable Raspadura de un efecto ingenuo Incierto estampido en medio de la tarde lenta La lentitud que acelera en medio de la tarde La sucia y tibia esperanza de aguantar hasta que pase Y si pasa lo sabré Lo sabré aunque no pase Lamiendo la humedad desde mi propio ser, sin miedo a levantarse Sin miedo a recogerse, la ayuda puede siempre La ayuda que te empuja y te rehúye siempre quiere Metido dentro de ti siempre queda algo aparte Tomando una caricia te desinflas en reposo Prefieres acostarte entre la brisa rubia y fresca Siempre expuesta a extinguirse o ensuciarse Metida en las narices, ensuciada se guarece Tiernamente la envoltura sacudida Mientras huele la fragancia, la fritura Contraída, retorcida como entonces Para luego esparcirse divertida en tu sangre.

20


21


Fragilidad Un hada toc贸 tierra y encendi贸 el amor en dos mujeres Pero luego choc贸 con un silencio y el amor se diluy贸.

22


23


La bruja Las palabras que me diste no las quise para mí Las dejé como testigos de un amor que sigue mudo. Y mi llave finalmente cerrará tu gran secreto Un tormento contenido en el mejor de tus sueños Porque en el peor de ellos tampoco quiero quedarme Entre el sol y la luna hoy me quedo con el sol Tu luna se ha adentrado en lo espeso de mi jungla Tu luna se ha encontrado cara a cara con lo mío Tu luna articuló cerca de mí un lenguaje mágico. Perforas mi mirada con la luna y me encandilas Abriendo cada espacio que cerraba a tu esperanza. Dejaste entreabierta mi reserva de memorias Me agobias sonsacando a cada instante algo escondido Me metes en tu luna socavando en torno mío. Los puentes que tejiste solo aguantan tus pisadas Rastreas con tu magia huellas que llegan a mí. En pugna por besar mis labios pétreos te transformas Te amoldas como arcilla y endureces vanamente Tu invitación se agrieta Tu llanto te deshace Diluyes tus decretos La invasión termina. 24


25


La rosa Inspiración artística sin límites dentro de su naturaleza y libertad acongojadas Lealtad mal entendida para otros y conmigo Musa mitológica, pagana, irreverente. Se me acerca y toma nota Me pregunta y se entretiene No renuncia a conocerme y se arriesga a chocar con mis barreras Sin querer dañar a nadie, toma fuegos en sus manos y los hace renacer, mas también puede apagarlos. Toma lo divino por humano sin creer equivocarse Ve la luna entre dos fases y entre lunas me rodea Tierra fértil cubierta por las hojas, decoradas por la rosa y aires de melancolía Construyendo un bello nido dentro del paisaje inerte, Al quererte no comprendo lo que admiro de tu entorno Desconozco la bravura del que te ha hecho la guerrera Escalera al cielo esperas inventando una misión Quiero ver si te desnudas y te entregas a tu esencia, renunciando a la conciencia que te da remordimientos y te llena de concreto causándote dolor y llanto. Y te arroja al polvo estéril que está lleno de rastrojos y envolturas desechadas que no causan ya ni pena. El corcel alado vuelve espantando a tus demonios, que se alejen de tu puerta y no finjan más afectos ni te mientan en lo interno donde es más fácil mentirte. Cada uno de tus pétalos lo regalo a la persona que con su mirada fuerte se presente en tu vida, te bendiga en un abrazo aliviando tiernamente tu necesidad de amor. En la causa verdadera estará tu cometido que te premie con justicia impregnándote de luz. 26


27


La sirenita Totalmente enamorada de una vida que no entiende La importancia del futuro no parece atraerla Las propuestas de lo oscuro pueden intentar perderla En su temprana resoluci贸n de hacer algo distinto Nada opaca nunca el brillo que de su pasi贸n provoca.

28


29


Luz de otoño Una luz que nace en el otoño para danzar un trazo de energía que ilumine el invierno y las otras estaciones Y con alma de mujer inspiras corazones Los cuales dan por fruto creación en torno tuyo Cual el fruto que tú entregas por amor a tu escoger.

30


31


M谩gica en mi infancia M谩gica en mi infancia, Trozos de papel para el rostro inerte que cobraba vida al ver c贸mo hablaban sus juguetes. Postura apacible y mirada inquieta siempre dispuesta a sentarse en el suelo. Me despert贸 tempranamente avivando mi voz y otros talentos.

32


33


Mente en blanco Blancas cortinas, blancas de sol Blancas de luces, blancas de flor del jardín de la abuela Blancas que vuelan sin ningún temor De negro encendido de blanco El blanco de cuentos viajeros que vienen de mentes pasadas En pasos que entre aguaceros se cubren vestidos de blanco. Historias contadas por viejos y viejas de blanca memoria Memorias de aquellas que quedan por fuerza, cariño o cultura Tan blanca era aquella cortina, podía encender el lugar Lugar que sin ella era frío. Y el blanco escogido no era escondido, estaba bien puesto Caliente y viviente en calor que te anima y no quiere quemar No es fuego en cocina, tan solo cortina o paño en el pan Y harinas muy blancas Que envuelven la magia de aquella persona Gustosa en blanquear los olores con polvos, manjares y dulces Con leche y manteca, En dato y receta plasmada en papel.

34


35


Negación Cada mañana partían sin vida Cada mañana partían en luto Cada mañana les cubría el velo Cada mañana creían morirse Cada mañana renunciaban al sol Cada mañana el sol les pedía Cada mañana la vida era en vano Cada mañana les dominaba el sueño. Morbosidades descalzas rondaban una mañana Morbosidades curiosas esperaban la mañana Morbosidades en secreto que temían a la mañana Morbosidades en complicidad contra la mañana Morbosidades que se refugiaban antes de la mañana Se enredaban en los sueños para tapar cada pasión Anidaban en la causa todo intento de salida Escapaban de su encanto mas sin ganas de escapar Se entregaban en lo idílico sin aparentar lo verdadero La hipocresía les dominaba por miles y miles de años.

36


37


Jesús Te percibo en amarillo Con las hojas cayendo a tu lado Y el café deshaciendo tus llagas La corona desecha por flores Y el aroma de otoño curando tu herida.

38


39


Acoso Tu risa es delatora, Tus ojos bajaron dos veces, Mi pecho quedaba oprimido, Y los meses crecieron por dentro Pero el mar no fue contemplado por ambos, Me ofrecerías tu amor, recibirías mi llanto Y anclada cerca de mí, nadie podría moverte. Extraño los abstractos de que te hiciste dueña. Robaste mis verdades pintando un cuadro crudo Que será testigo de lo que causaste. Rastreas mis pisadas enviando a tus demonios Olores te delatan y rompo las cadenas, Huyendo de los dioses que impones con tu miedo. Y la magia de tu arcilla se deshace ante mi muro.

40


41


Desierto Cuencas de barro que retienen tu quebranto Cuentos viajeros que arrebatan tus vivencias Tanta paciencia que contuvo tu lamento Pero la espera doblegó tu espalda herida Mira la vida que ha dejado tu esperanza Mientras te ignora va iniciando su partida Tiembla y caen las hojas, llega la tierra adueñándose del viento Cubre tu tiempo adueñándose del luto Duerme tu manto reposando bajo el barro Cuencas de barro van juntando más lamentos. Hila el quebranto Libera tu juramento Se te ve volando, ignorando otras presencias, disfrutando del alivio escapando de la pena que acabó aquí con tu vida.

42


43


Hoy me reconcilio con el sol Hoy me reconcilio con el sol Me quité las máscaras, todo acabó Bastarán las ganas para respirar y la vía estrecha no molesta más a mi alma Botaré el muro que no acabó con mis sueños, sólo los durmió. Taparé el avance de tu luna en mí Y mi vida al viento va a escapar lejos, lejos de acá Manecillas del reloj Hoy mi canto se escapó.

44


45



Hoy me reconcilio con el sol_Sergio Díaz Estrada