Issuu on Google+


隆Hola! Muchas gracias por leer, y a todos quienes nos han seguido en "Delirios con Zakumi" y han pedido la versi贸n PDF :3 Abrazos y buena semana. En lo personal, me siento muy contenta con la recepci贸n de este proyecto, lamento no poder seguir en amor-yaoi, pero los problemas personales y la falta de tiempo me lo impide. Si quieren aportar, escribir cartas, enviar dibujos, etc, siempre seran bienvenidos y muy apreciados . Dissclaimmer: Hunter x Hunter pertenece, integramente, a su autor Yoshihiro Togashi. Las imagenes ocupadas en esta publicaci贸n son propiedad de sus respectivos autores. Esto esta realizado sin fines de lucro. Se prohibe su venta. Se recomienda compartir con lectores de yaoi que ya conoscan a la autora (xD)


Fanfics (por Zakumi) Titulo: Asignatura Pendiente


Capitulo 1: Recuerdos bajo la lluvia Un chico de 18 años corría por entre la lluvia hasta el aeropuerto. Hoy era el día en que volvería el amor de su vida, tal como le había prometido hace 3 años, en ese mismo lugar. Tenia la convicción de que el volvería. Que por fin podrían estar juntos, sin que nadie se los prohibiera. Estaba totalmente empapado y también sentía ganas de llorar, pero de alegría, había esperado tanto tiempo el día. :::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Era un día de clases normal en el instituto san Giovanni. La clase de lenguaje e idiomas no empezaba nunca. ¿La razón? La profesora no aparecía, por lo tanto la sala entera era un bullicio. Solo había un alumno que se preocupaba por la profesora. - vamos Gon...échale una miradita....-le decía Killua mientras trataba de mostrarle una de sus revistas hentai - no Killua...es que acaso no te preocupa que la profesora machi no aparezca-oh! Vamos....si esa vieja lo único que hace es gritarnos.-¡QUE PASA AQUI!- dijo una voz que a todos los hizo quedarse callados y volver a sus pupitres....era el director Netero – es increíble que jovencitos de 15 años no puedan estar


solos ni diez minutos. Bueno, haré como que esto no paso...Suspiro de alivio general - presten atención- siguió hablando el hombre – debido a nuestro increíble prestigio internacional, la señorita Machi se ha ido de intercambioCaras de felicidad - y tenemos el privilegio de recibir al maestro mejor evaluado del instituto Möller de Francia, así que recibamos al señor Hisoka.Entro un hombre alto, de piel nívea, ojos celestes y rasgados y cabello pelinaranja. -bien. Los dejo en sus manos- dijo el director y se fue. Todos los jóvenes miraban con cara de completa sorpresa al nuevo maestro. - buenos días....espero que nos podamos llevar bien.- dijo el hombre con un acento que dejo a varios con cara de pregunta – porque no me agradaría dejar repitiendo el año a todos- lo ultimo lo entendieron claramente y mas aun al ver esa mirada asesina clavada en ellos. La sangre se les congelo a varios y hasta deseaban de vuelta a la profesora Machi. Killua bufo molesto si antes no entendía nada, ahora menos Gon solo miro al nuevo maestro y por alguna razón se entretuvo en mirarle la boca....es que era linda... ::::::::::::: Sonrío al recordar...mientras se ocultaba debajo de un árbol, llovía a cantaros. Aun podía recordar la primera vez que le había hablado. :::::::::::::: La clase era la más odiada por todos. Primero porque debido al acento del maestro muy pocos lograban realmente entenderlo bien, y segundo porque les daba miedo, era sin duda demasiado estricto, no perdonaba retrasos ni equivocaciones. Gon sin embargo sentía una extraña admiración por su maestro, le encantaba verlo y sobre todo cuando hablaba, y lo que le llamaba tanto la atención era su cabello naranjo ¿o sus ojos?, y es que era tan diferentes a todos los demás, hasta su aroma era exquisito y atrayente. Y es que era tan lindo... ¿lindo? se pregunto a si mismo. Y luego golpeo su cabeza contra el pupitre. Lindo no era el adjetivo que buscaba ¿o si? ¡Maldición! y es que se sentía tan confundido por culpa del hermoso profesor Hisoka... ¿hermoso? trato de ocultar mas aun la cara en el pupitre pero le fue físicamente imposible... El maestro miro cada uno de los movimientos del pelinegro, y a penas toco el timbre, mientras todos salían rápido del salón, se le acerco. Gon tomo sus libros y sintió una mano blanca en su hombro ¿la muerte talvez? No. aun peor.


- señor freecs...necesito hablar con ustedEra el maestro Hisoka mirándolo fijamente con sus ojos celestes... Killua al ver eso salio veloz como el rayo, no seria cosa que a el también le quisiesen regañar, ademas no quería ser testigo del homicidio. Gon solo pudo asentir y seguir al profesor hasta su oficina, al sentir la puerta cerrarse casi se muere, era como una sentencia de muerte. - bien. Usted es mi alumno más responsable, al parecer. - dijo el pelinaranja sentándose en el escritorio y revisando unos papeles- así que quería pedirle si quiere ser mi asistente. Gon miro al maestro y suspiro, había pensado que lo regañaría por...bueno, por cualquier cosa, así que solo sonrió. - si profesor... será un gusto ayudarle– dijo :::::::::::::::::: La lluvia se detuvo así que aprovecho de echar a correr nuevamente, pero debido al frío se detuvo a comprar un café, lo contemplo un rato, y se sonrojo recordando las manos del maestro junto a las suyas. ::::::::::::::::::: Como su asistente, tuvo que ir a la oficina esa tarde. Por alguna extraña razón se sentía enfermo, ¿talvez eran los nervios? Todo el cuerpo le temblaba, aunque eso tal vez era por culpa de la lluvia que caía, que hacia que el frió se calara hasta en los huesos. - permiso –dijo y entro. Hay estaba el pelinaranja hojeando unos libros, pero apenas alzo la vista, Gon agacho la cabeza. No quería mirarlo a los ojos. El maestro solo suspiro y le paso unas hojas que estaban encima y le pidió que por favor las ordenara por el número que salía abajo. Gon intentaba concentrarse pero teniendo al maestro al frente, viendo su boca y sus ojos, sobretodo sus ojos, se quedo un rato así mirándolo hasta que sintió la mirada del otro sobre el... y su infantil corazón se acelero tanto, probablemente por el hecho de haber sido descubierto infraganti, así que avergonzado solo volvió a mirar los papeles. - hace frío... ¿quieres un café?- ofreció Hisoka levantándose del escritorio -si....muchas gracias...- dijo aun sin despegar la vista de los papeles, fue entonces cuando vio las manos de su maestro sacando todos los papeles que tenia en frente.


-así será mejor....no querrás ensuciarlos- le dijo y luego dejo la taza con café humeante sobre la mesa, Gon estaba tan nervioso que tomo con sus manos la taza, y... -¡auch! – obviamente se quemo. - no hagas eso, podrías hacerte daño.-advirtió el pelinaranja y tomo con cuidado las manos del pequeño. Gon se sintió totalmente en el paraíso, sus manos blancas eran frías, pero le agradaban. - ¿ya estas mejor, Gon?-pregunto aun sin soltarle las manos. Al escuchar su nombre dicho por esa voz solo pudo sonrojarse. Lo cual el otro noto de inmediato y le soltó las manos. -no me mire como si fuera su enamorada, jovencito.- reprocho en tono de burla que a Gon lo hizo pensar. - ¿enamorada?- susurro - pues claro...un joven tan atractivo como usted debe tener pareja.- había dicho ¿atractivo? Se pateo mentalmente, pero guardo la compostura, el era el profesor. - pues no lo se.-dijo Gon ocultando el sonrojo –pero a veces siento...que si estoy enamorado.-ya veo... ¿y que sientes?- pues...-confía en mí, no se lo diré a nadie-pues es algo extraño...cada vez que me mira....tiemblo...me mareo....y siento como que muero...pero si no me mirara....entonces si me moriría- trataba de explicarse el pequeño pero le era tan difícil si justamente la persona que le hacia sentir eso lo estaba escuchando. Trago saliva -vaya...si estas enamorado Gon...-respondió el pelinaranja con su preciosa voz- pero aun eres muy joven para preocuparte tanto por el amor, por ahora deberías preferir los estudios- cla-claro... maestro- al escucharlo hasta tartamudeo. - bien....me alegra que me tengas confianza....ahora trabajemos....- Hisoka noto lo incomodo de la situación.


:::::::::::::::::::::::: Se bebió el café y pudo sentir como el calor recorría su cuerpo. Miro a su alrededor aun le faltaban muchas cuadras ¿talvez debería tomar un taxi? Volvió a mirar la calle intransitada y no había nada. Suspiro, tendría que seguir caminando. Paso por el frente de la heladería... :::::::::::::::::::: El día viernes era el día favorito de todos, tanto alumnos como profesores, esa tarde Gon no tenia que ayudar a su maestro pero solo quería verlo así que lo espero al final de su clase. El pelinaranja lo miro extrañado, gon había salido hace dos horas de clases. -vaya, ¿que haces Gon? Creí que estarías con tu novia – le dijo en tono de burla mientras cargaba su maletín y le miraba de reojo. - yo....no...- Gon no sabia que decirle después de todo no tenia ninguna excusa para estar ahí a esa hora – eh....es que no quería salir solo...- mentira boba. -cálmate... ¡era broma! - le dijo Hisoka asombrado de la cara de espanto del quinceañero¿quieres que te acompañe? tengo que ir a una librería de por aquí cercaGon solo asintió, no sabia que le pasaba a su cuerpo pero no podía hablar. Se sentía tan raro caminando con su maestro. Entraron a la librería. El pelinaranja pago y le dirigió una mirada furtiva al muchachito, es que le parecía adorable. Salieron del lugar. Era uno de esos días calurosos muy extraños en el mes de junio. - ¡uf! que calor hace, ¿porque no vamos a tomarnos un helado?- ofreció el mayor tratando de ver alguna reacción en el otro, o siquiera una explicación, porque no entendía que hacia en el liceo a esa hora. - yo...- fue lo único que alcanzo a decir antes de sentir la mano del otro apretando la suya, mientras corrían.-vamos...por aquí cerca venden algunos deliciososY es que a pesar de haber llegado hace tres meses nada más, pues conocía algunos lugares de la ciudad. El era un hombre que se adaptaba fácilmente a los lugares. Llegaron al lugar y se sentaron en uno de los asientos más alejados, y ocultos, de la heladería, a pesar de lo vacía que estaba. Comenzaron a comer helado. Gon solo saco un poco con la cuchara, y antes de comerlo quedo analizando la situación, acaso eso era una ¿cita? Se sonrojo, al parecer se le estaba volviendo costumbre sonrojarse delante de su maestro. El pelinaranja lo miro algo curioso. El estudiante se sorprendió y se llevo el helado a la boca manchándose la nariz.


-mmm....jajajaja- el francés comenzó a reírse. Esa era la primera vez que se reía, ante los ojos del pelinegro, y esa risa en vez de enojarle le gustaba.-ah...perdóname...es que te ensuciaste la nariz....- y dicho con ese acento francés sonaba aun mas sublime para sus oídos. Pero al analizar las palabras le dio vergüenza y busco una servilleta, pero ¡sorpresa! No había ninguna. El francés viendo que no había nadie y que no había servilletas se acerco lentamente al muchachito. Gon solo pudo quedarse quieto y mirar los ojos del otro, y es que le parecía tan lindo. -así esta mejor- susurro el pelinaranja y, sin saber porque fuerzas malignas era impulsado solo pudo ocurrírsele una forma de limpiarlo, le lamió la nariz. El pelinegro se sintió demasiado feliz, y asombrado. El maestro pensó racionalmente. - ¡oh! lo siento, creo que lo mejor es irnos.-comento alejándose, poniéndose de pie, olvidando por completo el hecho de comerse el helado que había dejado a medias. Gon solo asintió mientras pensaba que eso había sido perfecto. Que su profesor Hisoka era perfecto. ::::::::::::::::::::::::::: Y es que en realidad lo era, por lo menos para el, y mientras mas recordaba cosas mas rápido quería llegar al aeropuerto, aunque todavía faltaban dos horas para su llegada. Pero estaba tan ansioso. :::::::::::::::::::::::


Capitulo 2: beso

:::::::::::::::::::: Comenzó otra vez una suave llovizna, Al parecer el clima estaba alborotado y confundido, Tanto como el primer beso. :::::::::::::::::::: Esa tarde cuando fue a la oficina de su maestro pudo escuchar como discutían el director y el maestro. Trato de no escuchar. Pero lo que alcanzo a filtrar fue algo de que no podía irse cuando el quisiera y que tenia que hacer clases hasta fin de año. El director salio dando un portazo, entonces Gon prefirió entrar en silencio. El pelinaranja se veía enojadísimo mientras miraba por la ventana, gon trato de devolverse por donde había entrado pero... - justo necesitaba hablar con usted. -dijo el mayor volteándose – tengo un problema. - si...dígame... - me confundes. - yo....no entiendo señor Hisoka- respondio trémulo. - Tengo muchas razones para no decirte esto, pero creo que lo mejor es aclararlo. tu eres un jovencito bastante atractivo, dulce y tierno, me agradas mucho. pero no es bueno ni correcto que me esperes al salir del liceo, ni que vengas sin que yo te llame. - es que...usted me...gusta-


El mundo pareció detenerse. Sobretodo para aquel hombre de mirada celeste, es que realmente se sentía confundido, el pequeño le agradaba y de una forma mucho mas explicita que el hecho de su relación maestro-alumno. Es que le parecía un ángel. Y el se veía como un demonio, porque sin duda eran muchas las razones que los separaban, pero mas que nada la edad. - eso no esta bien, Gon -, trago saliva algo nervioso -, yo no puedo gustarte....soy tu profesor- eso no me importa...- ademas soy mayor que ti- tampoco...- y soy hombre... ¿es que acaso no te da asco pensar en besarme?- después de decirlo se percato, ¿le había dicho que lo quería besar? ¡Por dios! ¿Es que no podía quedarse callado? - ¿besarlo?- pregunto Gon sonrojándose – yo jamás he besado a nadie, pero estoy seguro de que usted no me daría asco.El pelinaranja solo pudo abrir la boca pero no dijo nada. ¿Que podría decir? Ademas ¿porque seguir negándolo? el jovencito le parecía hermoso. - ¿estas seguro de lo que dices?- no era primera vez que algún alumno le salía con una confesión así, pero era la primera vez que a el le complacía el saberlo. - si...yo...LO AMO....-cerro los ojos con fuerza intentando confesarse de una vez por todas. El profesor se acerco lentamente arrinconándolo contra la puerta, el pelinegro solo pudo quedarse quieto y observar el perfecto rostro de su maestro, esos mechones traviesos que caían en su frente, y esos ojos celestes tan diferentes a los suyos. Gon estaba rojo sentía el corazón a mil por hora, y mas al sentir ese aliento tibio contra el. -¿estas bien?- pregunto Hisoka algo preocupado por la cara del menor, posando su mano en la frente del chico– estas rojo pero no tienes fiebre – deslizo un dedo por la frente hasta la nariz, y luego hasta los rosados labios del moreno, acariciándolos con cuidado. Ya no podía contenerse, se había acercado demasiado.– eres muy lindo – -¿me podría besar?...por favor- pidió Gon cerrando los ojos y estirando la boca. No tenía la más mínima idea de nada. Era demasiada la tentación. Trato de calmarse. Trato de no pensar en siquiera la posibilidad, pero su cuerpo fue mas rápido y paso de largo del tratar. Rozo su nariz con la del pequeño. Y poco a poco atrapo los labios del moreno. Gon sentía la cara ardiendo. Pero comenzó a gustarle. Sintió la presión de la otra boca, y una lengua que la recorría pidiendo permiso para entrar. Permiso que autorizo. Apenas abrió la boca pudo sentir la lengua de su maestro, era tibia y lo recorría por completo, incluso jugaba con la suya intercambiando saliva.


Y aunque no sabia como dar un beso, su boca se movía sola y llena de ansiedad, pidiendo que jamás terminara. Pero tenía que respirar... Se separaron un poco. Hisoka lamió una pequeño hilillo de saliva que escapaba de la comisura de los labios del, ahora, agitado y sonrojado Gon que, aun, tenia los ojos cerrados. Así que no pudo resistir la tentación y le dio un beso en la nariz, ocasionando que abriera sus ojos canela, que tanto le gustaban del pelinegro. -¿te gusto?- si...profesor...- solo dime Hisoka...ahora no estamos en clases- si....- trago saliva – ¿me daría otro beso?- desde hoy todos los que quieras... Gon::::::::::::::::::::::::: Había llegado por fin al aeropuerto. Miro el reloj, .aun quedaba tiempo. ::::::::::::::::::::::::


Capitulo 3: propuesta inocente

Su celular comenzó a vibrar, miro el número: era Killua. Killua Zaoldyeck, su mejor amigo, al cual le debía muchas cosas, y una de ellas fue la primera noche con el profesor... ::::::::::::::::::: Esa noche Gon tuvo que pedirle un gran favor a Hisoka: quedarse en su departamento. La respuesta del otro fue un absoluto silencio, pero al escuchar las razones solo pudo asentir, aunque por dentro, lo menos que quería era estar tan cerca del pelinegro. Porque conociéndose tan bien, como se conocía, era capaz de violarlo. Sacudió la cabeza. Solo era pasar la noche ahí, nada más.


Gon le agradeció por la ayuda. es que Killua ese día le dijo que necesitaba estar a solas en el departamento que ambos compartían ¿para que? Pues, el albino no le había explicado nada, solo lo vio con esa misma cara de gato que ponía cada vez que leía sus revistas hentai, y pues prefirió no saber el porque. Y ahora estaba allí. Con una camisa roja de su maestro como pijama, obviamente le quedaba grande, lo cual para la vista del original dueño de dicha prenda, era realmente adorable. Pero aun así, trataba de no mirarlo mucho. Tomo una almohada y una frazada del armario. - dormiré en el sillón – le dijo mientras trataba de evitar el más mínimo contacto. - te molesto... ¿verdad? – pregunto el pelinegro viendo las acciones del francés. - no....no es eso... ¿a que viene la pregunta?- que desde que estoy aquí no me has besado...ni siquiera me hablas...y que ahora prefieras dormir en el sofá...y no aquí...-...-¿que podía responder? eran buenas razones para creer que le molestaba, además que llevaba largo rato de espaldas para no tentarse. Recién llevaban unas tres semanas juntos, y nada pasaba más allá de un beso. Es que ¿un niño de 15 años y un hombre de 28? se mordió el labio. Gon era tan inocente, y sin saber se había metido a la cueva del lobo. - Hisoka...-murmuro el pelinegro sentado en la cama, obligando al pobre maestro a voltearyo...quiero dormir junto a ti....Una palabra más, y el pelinaranja se iba a morir. ¿Acaso sabia lo que le estaba diciendo? ¡Ah! como le gustaría que Gon fuera mayor, para no sentirse tan contrariado. Y es que en el papel de ingenuo el pelinegro cumplía más de alguna de sus locas fantasías. Volvió a morderse el labio, podía ser tan vulgar, pero que más podía pensar. Enseñarle cosas, hacerlo suspirar, esa loca idea del maestro y obviamente de su alumno “preferido” ¡ah! si Gon supiera como se emocionaba al pensar tantas barbaridades. - por favor –dijo el moreno en una especie de suplica, que lo hizo dejar de pensar en tantas opciones.-dime algo - ... -¿que le respondo?, ¿Que lo quiero violar?,¿No?,¿Que? - es...que yo....estoy acostumbrado a dormir solo.-fue lo único que se ocurrió decir. El pelinegro solo miro de reojo esa era una excusa extraña. –bien, buenas noches - viendo la oportunidad de irse debido al silencio del otro. No lo iba a pensar mucho, era eso o... ¡mejor no pensar en esa cosas! ¡Ah! siempre pensando en tantas cosas...incorrectas. Se acostó en el sofá. Suspiro. Se cubrió con la frazada. “maldito niño torturador” Es que hacia volar a su mente, lo volvía loco, de solo pensar en recorrer esa piel, de saborearla...de... ¡ah! Otra vez volvió a pensar en hacerlo suyo, y es que estaba adicto a su aroma, pero “es solo un niño”. Imaginarlo sudando, en sus brazos, gimiendo y...


- ¿que hice para ganarme tu desprecio?- dijo el pelinegro interrumpiendo los insanos pensamientos del mayor que trataba en un vano intento hacerse el dormido- se que no estas dormido...- esta bien...no estoy durmiendo...pero...tú deberías estar en la pieza...- intento socorrerlo irónicamente de el mismo. - te molesto tanto... es que... ¿no me quieres?- yo...no he dicho eso...pero es tarde...- me voy a acostar solo si me das un beso...- se removió tiernamente - ... - “torturador y chantajista”- solo un beso...y te vas a acostar- le amenazo falsamente, para luego hacer con su mano un movimiento elegante, indicándole que se le acercara. - si...te prometo que no hare nada malo- ... - “me gustaría poder decirte lo mismo” pensó mientras se sentaba y recibía el tímido beso del otro. Lastima que ese beso solo lo hizo tentarse. Tomo por la cintura al menor y lo sentó en sus piernas, perdiendo todo el autocontrol, deslizo una mano por debajo de la “pijamacamisa” y sintió esa piel suave y tersa...esa piel que jamás nadie había tocado. El deseo se apodero de su cuerpo. Intensificó el beso introduciendo su lengua. Gon sintió las manos del otro recorriendo su cuerpo ¡le gustaban tanto! Detuvo el beso, analizando la situación. - quiero estar siempre contigo- susurro Gon con las mejillas rosadas, y los ojos entreabiertos. Esa petición tan inocente...y tan sugestiva. Comenzó a besarle el cuello, saboreando esa piel tostada, mientras sus manos inquietas comenzaban a desabotonar la camisa del pequeño para poder seguir lamiéndolo. “autocontrol” se repetía una y otra vez. Pero Gon no le ayudaba mucho suspirando y diciéndole lo mucho que le gustaban sus caricias. Lo tomo en brazo y lo llevo hasta la cama. Talvez si lo dejaba acostado luego podría volver a concentrarse en dormir... ¡que mentira más grande! Solo quería seguir besándolo. El pelinegro estaba agitado, y solo quería más cariños por parte del otro, así que aunque el otro lo deposito en la cama no se soltó. Obligándolo a acostarse junto a el. Es que el pequeño no entendía que había de malo en dormir juntos. Siempre Killua le había dicho que cuando dos personas dormían juntos era porque se amaban, aunque como en ese momento lo llamaron por teléfono y no pudo escuchar la explicación morbosa y, detalladamente explicita que el otro quería decirle, no conocía los otros detalles de “dormir juntos”.


El otro solo pudo pensar en cualquier cosa, tratando de ignorar las sensaciones y las ganas que provocaba el otro en su cuerpo; llevo una mano hasta el abdomen del pequeño, con la intención de abotonarle la camisa, pero al sentir su piel, solo logro dirigir la mano hacia uno de los morenos pezones y comenzar a presionarlo mientras veía al otro suspirar. ¿Talvez...solo acariciarlo un poco mas, no era tan malo? Llevo un dedo a la boca del pequeño, quien lo lamió, una vez mojado, lo puso en el pezón del pequeño otra vez y comenzó a apretarlo. -mmm...aaaw...- se quejo Gon al sentir eso Ya era tarde. El pelinaranja comenzó a recorrer otra vez con su lengua el cuerpo del pequeño, desde el cuello al ombligo, mientras presionaba los botoncitos morenos del otro. Esas sensaciones eran algo completamente nuevo, para el menor, que sentía su cuerpo ardiendo y que su bóxer le apretaba. El mayor deslizo una mano por la pierna del pequeño, acariciando desde la pantorrilla al muslo, haciéndolo estremecer. - me gustaría hacerte el amor- le susurro en el oído, ya sin poder contener la excitación que sentía. Gon solo sintió las manos del otro en su trasero y se sonrojo aun mas -pero no puedo...- el francés se controlo lo mas que podía en ese instante. - ... ¿Por qué no?- pregunto inocente, el otro que no tenia la menor idea de ha que se estaba refiriendo. El pelinaranja solo se asombro: 15 años; ¿es que acaso no le habían explicado en biología? ¿No les hacían clases sobre la sexualidad, los preservativos...o algo así? O... ¿Gon no era tan inocente como el pensaba? - ¿tu...sabes lo que me estas pidiendo?- dijo curioso - pues...no...Pero quiero estar contigo de todas las formas en que pueda...- tan agitado y tan tierno, estaba tan lascivamente tierno y húmedo. -...- “torturantemente sugestivo e inocente”- es que aun eres muy pequeño...- no tan pequeño...¡¡ah!! No te justifiques para abusar de tu alumno” se reprendía el mismo - ¿y cuando entonces me Haras el amor?- pregunto cargado de esa inocencia que parecería un milagro de la ciencia... -...pues cuando - “ahora” – cuando tengas 18 años....- pero faltan tres años....- dijo aburrido. - pero...solo así podrás disfrutarlo, si te lo hago ahora te va a doler. - “también le va a doler cuando tenga 18” seguía contradiciéndolo su propia conciencia


- y... ¿por que duele?- ... - “una acción vale mas que mil palabras”- pues...- Gon seguía con la misma cara que ponía cada vez que exigía una respuesta - haremos algo, que se le parece...- dijo mientras le quitaba el boxer dejando escapar la erección del pelinegro “justo lo que necesitaba”- necesito que te relajes...y no te avergüences- pero...- sintió la mano del otro masajeando suavemente su miembro de arriba a bajo – awww... ¿que haces?-....- “masturbarte”- emm... ¿nunca te habías hecho esto?- no...Aaaw...se siente...raro...- ...- “debí suponerlo, si nunca había dado un beso siquiera” acelero la mano – y ahora ¿te gusta?- Ammm...si...aaaw...- realmente lo estaba disfrutando y sentía una lucha en su interior, y mas aun al sentir la lengua del otro en la punta de su miembro. Continuo subiendo y bajando con su boca hasta que el otro acabo en ella... - lo...siento...yo...awww...no...- trataba de disculparse mientras el otro se limpiaba un poco la boca -ah...no te preocupes...eso es lo que quería...- tomo con cuidado las piernas del moreno y las levanto- ahora vamos a jugar un poco mas...- y se dispuso a abrirle las nalgas y comenzar a lamer la entrada del otro. Gon sentía la saliva tibia del otro, y solo quería más. Todo iba perfecto hasta que... -¡ay!... ¡me duele!...El pelinaranja había introducido un dedo - lo siento... ¿quieres que te moje mas?- pregunto en un tono totalmente erotizado “contrólate...contrólate” -...siContinuó lamiendo la entrada unos minutos más.... -tienes la colita mas exquisita que he probado- le dijo antes de volver a introducir el dedo –y la más estrecha también...- aaaw...se siente incomodo...- relájate, te va a empezar a gustar, confía en mi. -comenzó a lamerle la oreja.


- aaaw...mmm.....si...se siente bien...-dijo entre jadeos aforrándose como podía a la cama, moviendo sus caderas gracias a la mano del francés. Quien al escucharlo comenzó a mover el dedo con cuidado - ¿quieres mas?- le mordió la oreja – mi bebé- se lo dijo con mucho cariño, jamás había tenido a alguien tan frágil entre sus brazos. - aaaw...si...quiero mas...ahhh...- realmente quería sentir mas Le introdujo el Segundo dedo pero esta vez ya no se sentía tan placentero… - ahhh... ¡me duele!- soltó una lagrimas refugiado en el pecho del otro. Hisoka retiro los dedos con cuidado y los lamió. - ¿ahora entiendes porque hay que esperar? así que dejaremos esto pendiente- elevo al menor hasta donde pudiera ver sus rostro y le beso la nariz. - si...pero me gusto mucho...- el dolor se le paso por un momento. - ya lo se...pero ya veras que cuando estés listo te gustara mas- “y no me sentiré tan pervertido”- ahora a dormir...- lo dijo dándole otro beso. Definitivamente había pasado una prueba de autocontrol demasiado grande. Y vería si podía pasar la noche sin violarlo. :::::::::::::::::::::: Aun recordaba el dolor que tuvo en la madrugada, y según Hisoka: eso era la nada misma comparado con lo que el quería hacerle Y de nuevo volvió a acordarse de Killua, cuando por fin le había explicado los detalles más morbosos de “hacer el amor” :::::::::::::::::::::


Capitulo 4: ¿es malo? ::::::::::::::::::::::::::::::::::: Y es que talvez a cualquiera le parecería mentira, y hasta una estupidez, que un jovencito de 18 años estuviera en el aeropuerto esperando a un hombre que se había ido hace tres años. ¿tres años? ¿Quien podría ser tan iluso? Solamente Gon freecs que lo amaba y que sabia la verdadera razón por la que se había ido... ::::::::::::::::::::::::::::::::::: Las vacaciones de invierno ya habían llegado, extrañamente killua no le dijo nada cuando el pelinegro le pregunto si podía pasar unos días con su familia; en realidad con su profesor pero como el pelinaranja le dijo que no le contara a nadie nada, pues ni killua podía saberlo. Y es que el albino ya tenia algunos planes con su novio, que tampoco quería que alguien se enterara así que tampoco se lo dijo a Gon, y pues le pareció excelente idea. Ambos se miraron felices y sin saber que habían planeado lo mismo: pasar unos días con sus amadas parejas respectivamente. Así que como era el viernes antes de las esperadas vacaciones, Gon fue a la oficina de su maestro. - Hisoka... ¿podría pasar contigo unos días?... ¿si?El pelinaranja estaba recién tomándose un café y no pudo evitar escupir un poco por la impresión. - Gon...ya hablamos de eso...si alguien nos ve...estaremos en problemas...- pero...- dijo el pelinegro jugando con sus dedos- es que...yo quiero despertar contigo otra vez...Al francés se le vinieron las imágenes de la única noche que habían pasado juntos -creo....que mejor no...- “es demasiada tentación”- porque... ¿si alguien te ve? - pero...y como ese Día nadie nos vio...- pues...- “¿que puedo decir a eso?”- ademas, killua necesita privacidad por unos días.-


- ....-“¿privacidad? ¿Y para que?” - y... en las vacaciones, varios compañeros salen a otros lugares - ...- tenía tantos buenos argumentos ¿Por qué le había enseñado a debatir a los alumnos esta semana?- ¿si? ¡Por favor! - esta bien...- dijo resignado, además Gon lo miraba de esa forma tan compradora, tan tierna y sumisa, que le convencía de cualquier cosa – espero que no sea una mala idea :::::::::::::::::::::::::::: Y ahora que lo pensaba...Se arrepentía de ello ::::::::::::::::::::::::::::: Ya solo quedaba una semana de vacaciones.... - bien, killua me voy a ir por unos días...vuelvo el domingo....- dijo Gon con su bolso - espera....esta muy oscuro que vayas solo...te acompañare- etto....killua... no me gustaría molestarte- no es molestia...Salio resignado y con algo de angustia, era obvio que el albino querría ir a dejarlo al aeropuerto, y exactamente a ese lugar no iba - Gon...- ¿si, killua?- tu sabes que por ahí no se va al aeropuerto... ¿verdad?- pues...En ese momento aparecieron unos 10 tipos con mascaras... - killua zaoldyeck...- dijo uno de ellos que parecía ser el líder – te estábamos esperando....joto mal parido...El albino solo lo miro desafiante y le dijo en tono de burla - no sabia que hoy día había una convención de idiotas....- ¡cállate maricón de mierda!- lo abofeteo – no nos agradan los de tu tipo Gon solo vio el golpe, estaba bastante shockeado.


- ¡ey!-dijo otro tomándolo por la muñeca- mira... ¡aquí hay otro!- no le hagan nada... ¡cabrones!- dijo el albino golpeando al tipo – el no tiene nada que ver-¿como que no?- dijo un enmascarado- este es el que se acuesta con un profesor... - ¿enserio?- dijo otro- ahora que lo veo bien.... ¡tienes razón!...yo lo vi un día con un viejo en la heladeríaGon solo abrió los ojos asombrado, jamás creyó que alguien los hubiese visto, y aun no entendía que iba a pasarles. Killua miro a Gon... ¿acaso eso era cierto? Un golpe al albino lo hizo concentrarse en el verdadero problema... -bien...mierdas.... ¡no queremos maricones en nuestra ciudad!Comenzó una golpiza, patadas, insultos y demás, uno de los tipos quedo mirando al pelinegro y lo jalo del pelo. - lastima que seas homosexual - dijo una chica de la banda- eres bastante lindo...- le dio un beso a la fuerza y luego lo dejo caer al suelo. Gon recibía los golpes mientras miraba al albino aun peleando más allá, miro su mano ensangrentada con su propia sangre. Sentía que le costaba respirar, trato de hablar pero solo escupió otro poco de sangre. Killua tampoco estaba muy bien...pero a pesar de todo igual se defendía. Cuando creyó que moriría, sonó una patrulla de los policías. Los tipos dejaron de golpearlos para huir, pero antes de eso... - cuídense maricones...que hoy día han tenido suerte... y no piensen en denunciarnos...a nadie le preocupan un par de homosexuales muertos – Y solo entonces se fueron.... -¿estas bien?- Killua se acerco a Gon con cuidado... -creo...que si...killua... ¿que fue todo eso?- se limpio la sangre de la boca. - pues...solo un grupo de idiotas homofóbicos que abundan en esta mediocre ciudad- ¿homofóbicos?-Gon... ¿es cierto lo que dijeron?-pues...si...killua...yo-no te preocupes...yo también tengo un novio- ¿enserio?...y...- no te preocupes...yo no se lo diré a nadie. Pero tu y el profesor, eso es mas peligroso, se


podría ir hasta preso. -¿porque?- su niñez inocente se veía truncada por la noticia. -porque eres menor de edad y porque es tu profesor; en cambio yo y Kurapica tenemos una edad parecida...- dijo con orgullo, para luego ayudarle a caminar con cuidado. -mmmm...ya veo...así que se llama Kurapica- le molesto el pelinegro, sacando su emoción por saber que el albino no lo miraría mal por estar con un hombre. -¡oh, se me salio! Bueno, vamos a casa para que podamos revisarnos, siento que estos idiotas me quebraron una costilla – intento sonreírle para no provocarle mas miedo al moreno.

El pelinaranja miro el reloj ¿porque Gon no había llegado? Sentía una increíble angustia. En eso sonó su teléfono... -alo... ¿hisoka?-jugaba con el cable, algo nervioso. -si, soy yo; dígame.- saco su formalidad profesional. -soy yo...Gon...-si ya se...tontito...reconocería tu voz en cualquier parte...porque es como el suspiro de un ángel- se lo dijo porque sabia que se pondría nervioso, le encantaba la forma en que su voz lo cohibía. -....- Gon se sonrojo al escuchar eso y killua se aguanto la risa, ya que estaba escuchándolo todo también- bue-bue...bueno...yo te llamaba para decirte que no podré ir...- tartamudeó.


-mmm...esta bien, pero ¿por que? ¿Te ha pasado algo? - el francés se notaba preocupado -ee.....- no sabia si mentir o no- no...No es eso...es que no puedo viajar...ahora porque es tarde...enserio me encantaría ir...pero es solo por eso- pero te envió un taxi y listo...- así de simple se solucionaba todo. -...- killua le hizo una seña mientras escribía en un papel, supuestamente para ayudarlo, pero decía “estas atrapado”, y seguía con ganas de reírse. Gon solo le miro con algo de enfado y comenzó a ver que podía decirle al maestro- pues...- ¿o es que hay algo que no me has contado aun? ...- inquirió el mayor, por el silencio del otro. - ... - killua seguía mostrando el papel cuando derepente alguien toco la puerta - es que...veras...Hisoka...no me gustaría molestarte...- excusa barata, sabia que no le era ninguna molestia. El albino fue a abrir la puerta y recibió a un jovencito de 17 años, rubio y de ojos azules que al verlo lo único que hizo fue.... -¡OH! ¡Por dios! ¿Quien te golpeo? - gritar preocupadísimo por su pareja. Gon sintió el escalofrió antes de la llamada de atención. - ¿a quien golpearon?-pues...veras....Hisoka....em...creo que se va a cortar la llamada-si te atreves a cortar la llamada...iré yo mismo a buscarte...- amenazo por celular, odiaba las mentiras, ademas que se había preocupado demasiado por el grito. -mmm...- no sabia que responderle. Mas atrás estaba el rubio con un botiquín que fue a buscar al baño tratando de desinfectar las heridas de killua, que a manotazo limpio intentaba alejarse. -esta bien...te iré a buscar...- dijo Hisoka y colgó Gon dejo caer el teléfono ¿que podría decirle ahora? corrió al baño para verse: tenia el labio partido, la ropa aun sucia y con sangre, por suerte los golpes estaban preferentemente en sus piernas, estomago y antebrazos. Así que decidió bañarse. Cambiarse ropa. Y ver que podía inventar por el labio roto. Killua finalmente se dejo curar un par de heridas, y le explico todo al rubio. Volvió a sonar el teléfono. Gon de inmediato contesto. - ya llegue...estoy afuera de tu edificio...esperándote en un taxi...-le dijo el profesor


rápidamente y colgó. Tomo su bolso con cuidado, le dolían los moretones, se despidió de Curapict, al cual le agradeció que le ayudase con lo del labio, y de killua. Bajo y se subió al taxi. No hablaron de nada hasta que llegaron al departamento del francés. - y bien....ahora si...quiero escuchar toda una explicación....- dijo el pelinaranja sentándose en el sofá – oye...ya que hay calefacción...no crees que la bufanda esta de mas...- dijo tratando de quitársela... - ¡no!- se defendió el otro agachándose lo cual fue muy sospechoso - mmm...esta bien...- le dijo haciéndose el desinteresado...pero a penas Gon bajo la guardia se la quito- que ingenuo eres....- y entonces se fijo...- ¿Quién te hizo eso? - ¿eso que?- eso- dijo tocándole el labio con cuidado. - pues...un grupo de homofóbicos- ¿ah?- eso me dijo killua...- esta bien...pero aun no entiendo...Gon tuvo que explicarle todo y pensó que talvez el otro se enojaría. - pero... ¿estas bien?- dijo preocupado levantándole con cuidado la polera y el poleron solo para ver los golpes- mi pobre niñito....mira como te dejaron....hay que denunciarlos- no...No se puede...Kurapica nos dijo que si hacíamos eso tendríamos que decir que somos homosexuales...- ...- “no había pensado en eso”- pues tiene razón...mmm...pero entonces desde ahora tendremos muchísimo cuidado, no saldrás tarde, y solo nos veremos una vez al mes, y...- ¡no quiero!- interrumpió Gon algo indignado- ... yo tampoco...pero es por tu bien...- miro el reloj eran cerca de la medianoche – bien. ¿Vamos a dormir, si? - si...- se dejo llevar en un abrazo por el otro hasta la cama. Una vez acostados el profesor abrazo con cuidado al pequeño a su cuerpo.... -ay...me duele...- e susurro despacio para no molestarlo.


-mmm entonces primero tendremos que hacer algo - le quito con cuidado la ropa- ahora cierra los ojos...- dijo para luego comenzar a besar con cuidado todos los moretones del otro. - ay...mmmm...ya....no...Ahh me dan cosquillitas- dijo Gon olvidando el dolor y tratando de no reírse muy fuerte -así me gusta...cuando te ríes...-le dio un beso en los labios – no hay nada que adore mas que tu sonrisa...-......- se sonrojo - y... ¿te gusto la magia?- le dijo en tono de burla - ¿magia?- claro...-le volvió a dar más besos- ¿y que más sabes hacer “mago” Hisoka?- muchas cosas que algún día te mostrare...- “no empieces a pensar esas cosas” se dijo de inmediato – mmm...pero ahora a dormir...-siempre....que dices eso...me da sueño- ¿ves? ¡Mas magia!- se rió al decirlo -mmm...-el pelinegro se acomodo con cuidado en el pecho del otro y antes de dormirseHisoka... ¿es malo ser homosexual?- le pregunto :::::::::::::::::::::::::::::::::::: Y ahora que faltaba tan poco para volver a verlo. Aun podía recordar su respuesta: “No...No es malo...lo malo es que exista gente que discrimine por ello...que discrimine a las personas por amar...” ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Capitulo 5: “Decisiones” ::::::::::::::::::::::::::::::: Gon observo el reloj...realmente estaba a punto de odiarlo, aunque eso sonara cómico e imposible, pero el dichoso objeto avanza tan lento. Y solo faltaba unos 30 minutos. ¡30 insignificantes minutos! se mordió el labio. ::::::::::::::::::::::::::::::: Las vacaciones de invierno ya habían pasado. Era el primer día del segundo semestre. Se respiraba impaciencia en todo el liceo, realmente todos estaban de acuerdo en que dos miserables semanas de vacaciones, no eran suficientes para el gran estrés que significaba estudiar en un instituto con prestigio internacional y excelencia académica y bla bla bla...cosas que realmente a ninguno les preocupaba demasiado ¿porque? porque esa mañana, como era de esperarse, las malas noticias se habían encargado de expandirse. Todos sabían que a “dos estudiantes” del san Giovanni los habían atacado un grupo de homofóbicos. Por un lado había quienes decían que se lo tenían merecido, otros defendían, y exclusivamente cuatro personas estaban con un manojo de nervios. Porque si el “rumor” ya había llegado, era cosa de tiempo para que todos descubrieran la identidad de los dos. El más nervioso era un pelinegro de pelos pinchos que por poco se va de espaldas cuando escucho a sus compañeros hablando pestes sobre la homosexualidad, lo cual fue sospechoso en todo el sentido de la palabra. Por lo que después killua lo tuvo que abofetear en el baño para que dejara de delatarse solo. Las clases y todo había transcurrido normal, mientras se desarrollaba una investigación, para poder finalizar con el “problema”. Una mañana de octubre la clase de lenguaje e idiomas se vio interrumpida, el director Netero llamo a Hisoka a su oficina. Por suerte killua le piso el pie a Gon para que no fuera a descontrolarse, así que ahora todos estaban trabajando con una guía, supuestamente, porque en realidad todos estaban más ocupados en seguir chismoseando y jugando a los detectives. En la oficina del director, el pelinaranja estaba escuchando atentamente todo lo que el otro decía. - bien, es por ello que he tenido que inmiscuirme en estos asuntos...realmente a mi no me interesa la condición sexual de los estudiantes...lo que si me ha preocupado es que... “alguien” me ha dicho que el joven Freecs tiene una relación amorosa con...- trago salivausted – Hisoka solo lo miro fríamente talvez por el hecho de estar asombrado o disimulando...el director lo miro fijamente para captar algún tipo de expresión o...alguna pista...


- creo...realmente que usted esta muy mal enterado...el joven Freecs es mi asistente...un excelente alumno...y yo como el profesor que soy...jamás podría estar involucrado con el...va en contra de la ética profesional, y de la moral- respondió seriamente aunque por dentro sabia que cada palabra era falsa....que todo lo que había dicho le importaba muy poco... - lamento mucho si lo he ofendido con la pregunta...pero el informante insistió en que era cierto...y ademas muchos estudiantes lo apoyaban...realmente...nuestro liceo jamás había tenido un rumor tan....escandaloso- el director realmente estaba contrariado - yo no puedo trabajar en un ambiente laboral así...discúlpeme pero...no puedo creer que un hombre como usted se dedique a escuchar los rumores de “personas” envidiosas...o que se yo...-lamento mucho haberlo ofendido...pero el problema es otro...el joven Freecs corre peligro mientras siga el rumor...ya me he enterado de todo lo que paso...- ¿Cómo ha dicho?- que ya me entere...además yo sé perfectamente quienes son los alumnos involucrado en el atentado...y créame que pagaran su actitud homofobica... he hablado con sus padres y ellos están de acuerdo con su actitud lo cual me parece muy triste...porque nosotros inculcamos la tolerancia y el respeto...bueno el problema es que ellos insisten en que debo expulsar a killua Zaoldyeck y a Gon Freecs por su condición... – - usted no haría algo tan descabellado...supongo- pues hable con los Zaoldyeck y al ser una familia tan influyente...pues quede de manos atadas...ademas ellos aseguran que su hijo es heterosexual...y sobre el otro estudiante he tratado de hablar con su padre pero es casi imposible...ademas que varias personas me han asegurado que el esta con un hombre mayor...y eso es un delito...es por eso...que creo debería informar a las autoridades e insisten en que es usted-...- y por lo que usted me ha dicho eso es falso.. ¿verdad?- pospuesto- “que es verdad” - en ese caso...usted podría ayudarme...con este problema...ya que esta involucrado...de forma accidental... tengo dos opciones...o expulsar al alumno o...- yo renunciare- interrumpió Hisoka casi de inmediato – si yo no estoy en el liceo, ya no tendrán como levantar calumnias ni tampoco seguirán incluyéndome en las habladurías...ademas hasta donde conozco al estudiante...me niego a pensar en la posibilidad de que sea cierto todo lo que dicen...- usted esta seguro de ello...-


- le doy mi palabra de que el joven no es nada de lo que se dice...ya vera como dejaran de hablar apenas yo me haya ido...- estima bastante al joven al parecer...-es lo que haría por cualquier alumno – -ya veo...entonces venga esta tarde para poner la fecha de termino de su intercambio y lamento mucho todo lo que ha pasado...El director Netero seguía hablando sobre muchas cosas, sobre razones, sobre puntos moralistas, éticos y profesionales que al francés no le preocupaban lo mas mínimo. En este momento sentía el corazón partido a la mitad, por un lado sabia perfectamente que era lo correcto. Que debía irse, pero ¿que haría con el amor que le tenia a Gon?¿como podría explicarle?¿entendería?


Capitulo 6: “reencuentro”


Aun podía recordar todo lo que había llorado. Todo lo que había dicho. Realmente se había portado horrible. Sin tomar en cuenta los sentimientos del otro. Sin pensar en lo mucho que a Hisoka le costaba separarse de el, por suerte todo esos tristes recuerdos se borraron cuando escucho por el altavoz que el vuelo desde Francia ya había llegado. Su corazón estaba a punto de estallar, realmente valía la pena todo...todo lo que había pasado este tiempo. Un hombre alto de cabello anaranjado y mirada celeste se encontraba recogiendo su maleta. Realmente había traído poca ropa porque, bueno, tres años era mucho tiempo. Talvez Gon ya lo había olvidado, ademas que debían viajar de vuelta a su país al día siguiente porque solo había conseguido un permiso administrativo. Gon miraba atento a todas las personas que avanzaban por el aeropuerto tratando de reconocerlo, porque estaba seguro de que Hisoka cumpliría su promesa. Que volvería y jamás nadie los podría separar. Sentía que el tiempo otra vez avanzaba despacio...como si estuviera tratando de crearle mas angustia a su ya desesperada espera. Es entonces que el pelinegro lo encuentra, y a pesar de los años, lo reconoce. Sabe que es el. Levanta su mano para saludarlo, indicándole que esta ahí, que lo esta esperando. El francés ve aquella mano, por entre la gente que avanza haciendo casi como un mar, agudiza la vista. Y lo distingue. ¡Es ÉL! es él mas alto, mas hermoso aun de lo que recordaba, mas anatómicamente desarrollado. Camina lentamente pensando en que es un sueño, como muchos que ha tenido desde hace años en los cuales siempre que lograba alcanzarlo, tocarlo, se esfumaba, obligándolo a despertar, a darse cuenta de que solo era un maravilloso sueño...y a mirar el calendario, y contar los días. El jovencito no podía moverse, talvez por la inmensa alegría o simplemente por el hecho de que temblaba, no sabia realmente la razón pero tenia miedo. Miedo de que ese hombre que avanzaba ya no lo quisiera y que hubiese vuelto solo para decírselo a la cara, porque talvez ya había encontrado a otra persona, porque talvez había cambiado, Porque talvez...todas esas noches en que soñaba con su llegada habían sido en vano, tantas noches esperándolo pero solo llegaba la madrugada y podía verse ahí llorando... llorando porque solo era un sueño. Y ahora. Todo se resumía a unos metros. Exactamente a tres metros de distancia. Tres años en tres metros. Hisoka no sabe que le pasa a su cuerpo pero debe detenerse, y tratar de respirar. Ambos están frente a frente, mientras la multitud avanza ajena a la historia de ambos, ajena al amor de aquellos dos, ajenos en un viene y va casi hipnótico e interminable.


Se miran a los ojos. Y ya no les importa el mundo. El pelinaranja avanza por fin recobrando un poco de su conciencia. Deja la maleta en el piso y lo abraza, cerrando sus ojos con fuerza, pensando en que si es un sueño. Pues no quiere despertar. Gon siente los brazos del otro, siente su aroma...su aroma tan embriagante que, durante todo este tiempo no ha podido olvidar, siente el corazón del otro palpitando y sabe que es real, sus ojos comienzan a nublarse y no puede evitar las lagrimas. El otro solo lo escucha sollozar...y aunque tiene deseos de seguir con los ojos cerrados, los abre como quien despierta del sueño más profundo y hermoso del subconsciente, se agacha un poco para quedar frente a frente, ya que a pesar del tiempo Gon sigue siendo un poco mas bajo. - te amo y jamás volveré a dejarte – le dijo mientras le secaba las lagrimas con mucho cuidado- porque al final la distancia no importa...son solo kilómetrosEl pelinegro sintió que su corazón se aceleraba, y debido a ello, avanzo un poco para pegar sus labios a los de su amado, pero al cortar el beso solo pudo sonreír mientras cerraba los ojos. Sentía que todo se ponía negro y que su cuerpo se desvanecía. El francés alcanzo a sujetarlo...Gon se había desmayado.


Capitulo 7: “despertar”

Gon se removió suavemente para darse cuenta de que estaba acostado. se sentó sobresaltado. -“¿acaso volví a soñarlo?”- pensó casi de inmediato pero mirando a su alrededor...- “¿donde estoy?”- por fin despiertas...me tenias asustado...- dijo una voz inolvidable, con un acento refinado. -...-el pelinegro se froto los ojos, mirando al francés de facciones oníricas que con toda calma se había acercado y que ahora le acariciaba el rostro...- es verdad...- susurro antes de abrazarse al otro y volver a sentir su calor. - claro...que es verdad...aunque tu eres un maravilloso sueño-volviste...volviste...para quedarte por siempre conmigo....¿verdad?-


- más o menos...- ahhh...entonces- lo empujo un poco – has venido a reírte de mi...tu dijiste que me amabas y que no...- shhh...-le puso el dedo sobre los labios para hacerlo callar, aun recordaba lo inquieto que era el pelinegro y la verdad es que un poco de risa estaba a punto de escapársele- Gon escúchame..¿.si? yo he vuelto a buscarte... – -¿buscarme?- si, quiero compartir mi vida entera contigo...en mi país...se que es algo complicado...pero prometo que si no te gusta Francia...nos iremos a otro lugar...para mi será mi nacionalidad el lugar donde tu estés...- yo...- estaba realmente feliz y asombrado...no sabia como responder porque a decir verdad...jamás había pensado en esa posibilidad...aunque era bastante lógica- mañana debo irme al mediodía...en el instituto Möller aun no se terminan las clases y me conseguí un permiso...así que...bueno...-¡si!- grito por fin – quiero irme contigo...solo debo ir a ordenar mi ropa...despedirme de Killua...de Curapict...y...y...y....- sigues siendo igual de inquieto...- dijo el pelinaranja antes de abrazarlo – extrañaba eso...Media hora después, ya estaban llegando al edificio. - ya llegue!- dijo Gon felizmente al entrar a su departamento compartido con el albino, pero extrañamente no había nadie. Solo una nota de despedida, la cual se apresuro en leer. Hisoka que había entrado en silencio solo lo miro- ... con razón me llamaba...- ¿estas bien?-si...es solo que...no pude despedirme de Killua ni de Curapict...porque ambos huyeron...hace unas horas atrás...- ¿huyeron?- es que ha pasado tanto en estos años...pero digamos que los Zaoldyeck no toleran la condición de Killua...y bueno a el no le interesa seguir con su familia si ellos no lo entienden...así que...se fue...para ser feliz... – - entonces... ¿por que estas triste? No me gusta verte así...- es que... y me dice que ambos botaron su celular porque...alguien podría rastrearlos...y si algo malo les pasa...su familia...ademas no me despedí...-


-cálmate...- lo abrazo a el y le dio un beso en la frente- cuando dos personas de verdad se aman, las cosas siempre resultan bien...y estoy seguro de que los volverás a ver...Y ahora estaba allí en la cama, extrañamente inquietos y sin dormir, porque a su mente llegaba aquel recuerdo de aquella primera noche, miro de reojo hacia la puerta el maestro estaba tarareando algo en francés desde el baño, porque se estaba duchando para poder relajarse; el viaje en avión había sido largo y agotador. Y mañana volvería a viajar esas diez y tantas horas sentado. De solo pensarlo sintió una especie de escalofrió, es que siempre le había parecido tan incomodo el viajar en avión. Salio del baño con bata y secándose el pelo con una toalla, aun tarareaba algo incomprensible para Gon pero, sinceramente, en ese momento lo que menos le importaba era la canción del otro. Y es que Hisoka con el pelo mojado .pegado a su rostro lucia tan perfecto así, mojado y feliz, se sonrojo tanto que sentía la cara ardiendo. Acción que no paso desapercibida por el otro que se sentó en la cama... - si quieres puedes ducharte...te ayudara a dormir...Gon lo miro atentamente y es que recordó de inmediato lo primero que le gusto de el: su boca. Que al hablar parecía bailar en las comisuras, de una forma hipnótica, cuando por fin entendió lo que le había dicho, solo se puso más rojo y se metió al baño.


Capitulo 8: “te amo”

Gon salio del baño en pijama y realmente la ducha lo había relajado un poco. Se acostó en la cama nuevamente. Sentía las sabanas algo frías. Miro hacia el pelinaranja que estaba con la bata aun, mientras buscaba un pantalón de pijama para dormir. Por suerte lo encontró, así que muy pronto también se acostó. Apago la luz, por la ventana se colaba la luz de la luna que ofrecía un ambiente casi mágico. -bien, ya todo esta listo...- dijo el francés rodeándolo con sus brazos para luego besarlo lentamente con toda la ternura del mundo – buenas noches.- ......Hisoka...hay algo que aun no has cumplido...- dijo Gon haciéndolo abrir los ojos y mirarlo nuevamente -¿Qué cosa?-pregunto curioso mirando al pelinegro totalmente sonrojado gracias a la poca luz... - es que....tu...- jugaba con sus dedos pensando seriamente en si era el momento o no... - tú sabes que puedes decirme lo que quieras...- tu...yo....eehh...--


Hisoka lanzo una carcajada risueña –que lindo eres...mmm...pero no comprendo nada...- hazme el amor...- dejo salir el otro haciendo al otro tragarse la risa y lo que estaba a punto de decir- es que....ya tengo 18 años...Solo lo quedo mirando y es que se veía igual a aquel pequeño al que había tocado por primera vez. Se veía igual de nervioso, sonrojado, inocente, igual de perfecto, de hermoso. Lo beso con calma mientras deslizaba una mano por su espalda, y es que había pensado mucho en ese momento. Pero no quería que el otro fuese a pensar que era lo único que quería hacerle ahora. Con cuidado coló la mano por la pijama del otro y toco su piel tan tibia, tan suave. Esa piel que era SU segunda piel para recorrer, pero el menor se sobresalto un poco y se alejo. -yo...lo siento...es que...- no te disculpes, Gon- es que...yo...- mmm...mi pequeño...yo entendería si ...bueno...ya ...es que tres años es mucho tiempo...bueno...a mi no me importa si no es tu primera vez...- trato de consolar el otro atribuyendo aquella razón a la reacción del otro... - tonto...- dijo molesto – yo...aun...soy...- se puso mas rojo – virgen....- y es que le daba algo de pena... - lo siento, realmente no quería ofenderte...-es que...lo que pasa es que...quiero que me...- cálmate, no es necesario avanzar tan rápido...yo puedo esperar hasta que estés cómodo...-pero yo no...Yo no quiero esperar mas...es solo que...- ¿tienes miedo?- ...- era justo lo que le pasaba pero le daba vergüenza reconocerlo, pues parecería un niño...y ahora solo quería demostrarle al otro que ya no era aquel pequeño...que estaba listo...que... - es normal...- interrumpió el silencio con su voz – pero de verdad, eso puede esperar...mi bebé...-...- le había llamado bebé...algo de su orgullo se resintió un poco, así que aprovechando las defensas bajas del otro tomo una de sus manos y metió por debajo de su pijama para que el otro lo acariciara.-ya no soy un bebé-


El pelinaranja solo sintió su piel suave otra vez...así que se deslizó con total calma para quedar sobre el -para mi siempre serás un bebé, Gon...aunque tuvieras veinte años...- quito la mano para comenzar a desabotonarle la camisa del pijama - pero solo MI bebé...Gon se sonrojo por el comentario...pero sin duda era bastante obvio...los separaban 13 años...y siempre serian 13 años de diferencia... Hisoka comenzó a besarlo lentamente mientras lo sentaba en la cama...entonces beso tiernamente sus hombros para terminar de quitarle la camisa...luego volvió a recostarlo y siguió hábilmente depositando besos desde el cuello hasta el ombligo... El pelinegro estaba totalmente excitado...y le encantaba el “juego”, cerró los ojos mientras sentía los suaves labios del otro en toda la extensión de su piel...provocándole miles de corrientes eléctricas a través de ella... El francés volvió a besarlo mientras lentamente acariciaba sus morenos pezones...que se endurecieron al contacto...reacción que el otro aumento lamiéndolos sensualmente provocando un pequeño jadeo del otro...los presiono con sus dedos solo para verlo arquear su espalda... Le gustaba verlo así...tan...vulnerable...volvió a lamerlos paro ahora los presiono con sus labios y hasta los tironeo un poco...


-aaaw...aaaw...- ¿te gusta?- pregunto traviesamente mientras se acomodaba entre sus piernas dejándolo sentir lo excitado que también estaba - aaaw...si...Hisoka...-ya solo podía hablar entrecortadamente - entonces...talvez quieras que...- se acerco a su oreja y la mordió lentamente –te haga mas cariño...- si...aaaw...- y es que ya no podía negarse a nada...su cuerpo, su mente y su corazón solo estaban fusionados en un deseo...el de entregarse... Se alejo lentamente y comenzó a bajarle el pantalón junto al boxer solo para descubrir la erección del otro...la acaricio lentamente mientras jugaba introduciendo su lengua en el ombligo del pelinegro...luego se volvió a deslizar y beso la punta de su miembro... Para ese momento Gon ya sentía todo su cuerpo ardiendo... El otro le acomodo suavemente las piernas, alzándolas un poco para poder lamer su entrada...tratando de ser lo mas cariñoso que pudiera...sin duda, Gon merecía que se dedicara largo rato a ello. Pues le había prometido que no le dolería...aunque sabia que algo de dolor habría pero seria lo menos posible. Se detuvo para acercarse nuevamente a su oído mientras rozaba la punta de su dedo en la húmeda entrada del otro. - aaaw... Hisoka...aaaw...- va a dolerte un poquito.- le susurro tiernamente– pero prometo que será muy poco...- y le introdujo el primer dedo... - mmmm...aaaahhh...ay...- ¿duele mucho?- no...Ahhh....si...ahhh...yo puedo soportarlo...AhhhVolvió a besarlo jugando con su lengua con total pasividad, moviendo su dedo en su interior...introduciéndolo y sacándolo al igual que la lengua en la boquita del otro, al mismo tiempo, y en sincronía, ahogando poco a poco los pequeños quejidos. Luego introdujo el segundo dedo...sintió como todo el cuerpo del otro volvía a tensarse. - si te duele mucho...podemos parar...- ofreció conteniendo las ganas de hacerlo suyo que tenia. Y es que lo primordial para el era que Gon se sintiese cómodo, tampoco iba a obligarlo a seguir.


- mmmm...aaaahhh...mf...mffm...Dejo la mano quieta en su interior y deslizo la otra a la erección del menor, masajeándola con cuidado mientras comenzaba nuevamente a mover sus dedos. - aaaahhh.....aaaahhh...Gon comenzó a relajarse gracias a las caricias del otro y apretó las sabanas mientras trataba de respirar... Hisoka saco sus dedos con cuidado y soltó suavemente su miembro. Volvió a bajar y lamió nuevamente su entrada ensalivándola aun más. - aun sigues sabiendo exquisito...- le dijo en tono juguetón mientras Gon por su parte solo tenia los ojos entreabiertos y se veía adorablemente sonrojado. El pelinaranja se quito su pantalón y se acomodo entre sus piernas. Sujetándole las caderas un poco. no quería lastimarlo o que Gon se lastimara solo por moverse bruscamente. Rozo lentamente su miembro por la dilatada y mojada entrada del otro, para luego ponerla en posición. - te amo...-le dijo antes de empujar suavemente sus caderas a las del otro, logrando entrar de a poco, haciendo al otro soltar lagrimas debido a la intromisión y un claro grito de dolor. Soltó las caderas del pelinegro para llevar sus manos hasta las manos del otro y permitirle que las apretara...haciéndole ver que estaba ahí... - te amo...Gon...– comenzó a besarlo nuevamente dándole tiempo de que se acostumbrara...a penas sintió que el menor se relajaba nuevamente y que soltaba un poco el agarre de sus manos...con delicadeza comenzó a embestirlo lentamente... -aaaw...aaaw- el pelinegro tenia la vista nublada y solo podía gemir despacio, sin duda esa era la mejor experiencia que había tenido en su vida. No había comparación con ningún otro momento de felicidad. Este era único y anhelado. lo había esperado tanto tiempo y era tal y como soñaba, soltó las manos del francés y se aferro a su cuello... Hisoka lo envolvió suavemente por la cintura con un brazo, mientras que con el otro se dedico a mantenerle las caderas alzadas, para luego comenzar a aumentar la velocidad paulatinamente, así como Gon aumentaba los gemidos. Respiraba con fuerza para no quejarse no quería interrumpir los gemidos del otro, es que como en mas de una oportunidad había dicho, la voz dulce del otro era como el suspiro de un ángel, y escuchar a un ángel lleno de placer era algo demasiado hermoso. El vaivén fue cada vez mas hipnótico, y cada movimiento mas profundo. Dio el último movimiento, acabando en su interior, mirándolo atentamente, apreciando el sublime instante en que Gon pasaba de ser un niño a ser un hombre.


Fue tanto el placer del menor que no pudo contener algunas lágrimas, mientras sentía su primer orgasmo completo, y culminaba mojándose mas, acabando. Hisoka solo beso su frente mientras sacaba suavemente su miembro de la entrada mojada, húmeda, dilatada y tibia, que se desbordaba un poco de su esencia. se recostó suavemente y volvió a abrazarlo... Gon no supo mas, pues estaba tan cansado que se durmió...mientras sentía la tibia piel del otro contra la suya... Despertó solo para descubrir que todo el cuerpo y “especialmente” cierta parte le dolía mucho. -¡ay!- dijo sentándose - bonjour! ya era hora que despertaras...mi amor...- dijo el francés sentado calmadamente en una silla cercana a la cama -¡ay! ¿Que hora es?- las diez...- ahhh... ¿Porque no me despertaste antes?-¿como podría hacerlo? te ves precioso durmiendo...agotado por el placer- ...- se puso rojo de inmediato -¿te duele mucho? – - un poquito...- bueno...eso te pasa por tentarme...yo prefería esperar...- le dijo sentándose en la cama- por lo menos...hasta haber llegado a Francia...ahora vas a viajar en el avión con toda la colita adolorida- se volvió a reír de esa forma tan encantadora y tan molesta también - mph...-bufo molesto- si me duele es por tu culpa...- tanto te duele...mi bebito...lo siento...realmente trate de...- es broma...en realidad...me gusto mucho...-se volvió a sonrojar – pero igual me dolió un poquito....hasta llore –eso ultimo lo dijo de forma casi inaudible - mmm...eso es de lo mas normal...pero ya veras como te acostumbraras muy pronto a ser uno conmigo...y bueno el placer esta tan cerca del dolor que muchas veces se llora de alegría –


- ¿ser uno? ¿Llorar de alegría?- claro...cuando estamos juntos...el mundo entero nos da la espalda...y podemos amarnos- Hisoka...realmente te amo...y ¡hablas tan lindo!- por algo soy un maestro de lengua e idiomas tan reconocido...¿no lo crees?...ademas...- lo destapo- ve a bañarte...ya son las diez treinta, niñito flojo.Miro por la ventana del avión, a aquella ciudad que había sido una testigo silenciosa de una hermosa historia de amor. De un amor que sobrepasaba el tiempo, la distancia y la opinión del mundo. Por su parte el francés solo suspiro y lo contemplo largo rato, sin duda Gon era el amor de su vida, y por todo lo que le quedaba de vida, su principal objetivo seria recuperar el tiempo perdido. - mi amor...deberías aprovechar de dormirGon solo sonrió y se recargo en el asiento dándose vuelta para mirar al pelinaranja antes de cerrar sus ojos. Era el momento de borrar malos recuerdos y concentrarse en un futuro. Un futuro junto al hombre que amaba...


隆Gracias Por leer! Proxima edici贸n: Kurapika "El Refugio" Una historia con Zombies


Zakumi House 3