Issuu on Google+


21 de Septiembre de 2010

Sexualidad

39

"Desnudate conmigo" el nuevo libro de Sandra Lustgarten que revela "todo" Las dudas en el área de la sexualidad han cambiado en los últimos tiempos en forma significativa, lo que antes era imposible de aceptar hoy es un tema que implica una solución rápida y concreta, de hecho se perdieron las tabas y se aboga por una sexualidad placentera y sin oscurantismos. Abrir las puertas a nuestra intimidad suele ser algo sumamente complejo, ante todo buscar la persona idónea con quien revelarse y que inspire la confianza para hacerlo y que sepamos que tendrán la respuesta que no nos haga volvernos hipocondríacos ni sugestivos al respecto y este es el aspecto más laborioso, porque sin duda nadie sabe con exactitud si la indicación al trauma será la correcta y con la sexualidad no se juega. Ya no existen diferencias de género para consultar, hombres y mujeres llegan con diferentes frustraciones en el ámbito de la sexualidad para mejorar su calidad, Algunos la primer consulta disfrazan el sentimiento que les produce su dificultad o llegan alegando síntomas hasta que abren su secreto y pueden exteriorizar el sufrimiento. Aparecen entonces relatos de toda índole, intensamente promiscuos o alarmantes en cuanto a lo que padecen en un área que queda como altamente prohibida. Así es como escribo mi tercer libro “Desnúdate Conmigo”, con confesiones directas de los momentos más íntimos de mis pacientes y con la intervención adecuada en cada caso para llegar al nudo de la cuestión. Lo que me gustaría remarcar es que ningún especialista debe sabotear deseos incestuosos ni debe oponerse a la decisión legítima de identificación sexual de sus pacientes sí no es una causa que le procura un daño a su personalidad y modo de vivir la vida del paciente. Los pacientes desnudan su alma, sus creencias, sus inclinaciones, sus promiscuidades y piden de modo a veces no manifiesto la autorización implícita para poder seguir incursionando en sus elecciones de goce sexual, esto se resalta debido a que formamos parte de una sociedad represora y que discrimina muchas veces sin importar las consecuencias, una sociedad que mira más para afuera que para sí mismos. Hoy en día hubo una evolución respecto a la manera de sentir y vivir el sexo en la mujer y esto aunque en algunos aspectos tiene un aspecto crítico en otros tiene ventajas y

virtudes en cuanto a la calidad de la sexualidad .Esto a permitido sacarse los tapujos de encima y consultar frente a las dificultades que impiden disfruten del sexo, las causas y consecuencias de la infidelidad, los conflictos en el ámbito de la pareja, la dificultad de comunicación y diálogo y la falta de experiencia sexual, la pérdida del deseo, las angustias relativas a la imposibilidad de gratificación, etc. En el libro aparecen historias reales vivenciales desde el relato, con una idea aproximada del sufrimiento real que acongoja al paciente que pide ayuda, pero sin duda no puede ser absolutamente idéntico a la situación vivida en consulta porque existe un abismo en lo que se experimenta transferencialmente y contratransferencialmente en sesión y lo que se puede transmitir. Las dudas son de diversas índoles y van desde lo más natural hasta lo más obsceno y promiscuo , en todos los ámbitos existen deformaciones, en cuanto a las formas de experimentar el sexo, en cuanto a lo que es insano y lo que es normal, a lo permitido y lo prohibido y la excusa para la consulta aparece cuando algo toca el límite entre lo permitido y lo prohibido, lo transgresivo a veces confunde y se transforma en un motivo para pensar en que algo está enfermando la personalidad. Las historias contadas son solo partes que pueden ser vividas

por cualquiera y eso hace que el lector se identifique con

aquello que alguna vez pudo haber experimentado y no tenga idea de cuál es el problema que tiene, porque le pasa, cual es la razón o la explicación. En mi libro cualquier manera libre de amor es una forma sana de expresión, el problema radica en aquellas cuestiones que limitan la libertad sexual, así como también en aquello que atenta contra la salud psíquica y emocional, o lo que destruye el amor o la sanidad mental. Pero el mensaje primordial y con esto termina la obra es que el sexo mas sabroso, el más enriquecido, el sexo más sano es el sexo con amor, es único e inigualable, es perfecto desde donde se mire. Lic. Sandra Lustgarten Psicóloga Sexóloga



America Hoy #506 2