Page 60

LA MEMORIA HISTÓRICA DE LA COFRADÍA DEL ESPÍRITU SANTO Y NUESTRA SEÑORA DEL SOCORRO DE VALENCIA

Señora del Rosario pueda argüir derecho prelativo memorable que a el de mi parte, mediante a que no se encuentra ni aún imaginariamente la más leve fuerza, medio, punto ni razón en que le substancie ningún medio para que se pueda superlativamente anteriorarse, ante sí, queda por la hasta aquí visto en estos autos, que mi parte es legítimo acreedora a los tres títulos principales de su prelativo puesto, porque la caloriza lo primero su distintivo título y advocación: lo segundo, la real confirmación de su instituida Cofradía: y lo tercero, la antigüedad de su fundo, como lo verifica, uno, y todo, la Real Cédula, que es la que presento en debida forma, para que en su asunto se glose, y vea la mente de su Sacra Real Majestad (que Dios guarde) en que nos deja libres de todo prejuicio a dicha santa Cofradía; antes sí, como Nuestro Católico Monarca impulsa su real celo, ha que por el mayor de dichas santas cofradías se aumente nuestra católica fe y reducción de los infieles, para que se agreguen por tan santo camino, al amparo de Nuestra Santa Iglesia, en cuya atención se debe despreciar uno y otro motivo en que se imagina el derecho que se le pretende agregar a la expresada Cofradía de Nuestra del Rosario porque no obstan las razones expresas que en dichos autos se verifican, así en la respuesta de dicho Doctor Don Luis Joseph de Vargas, porque aunque es verdad como confuso que las Sinodales de este Obispado en el lugar citado por dicho Doctor manden que todos los Curas de las Santas Iglesias Parroquiales imiten y hagan imitar las observaciones de la Iglesia Catedral de la ciudad de Caracas, esto es en cuanto a la realidad potísima y no en imaginario discurso, porque si en dicha ciudad de Caracas el goce prelativo a las demás Imágenes de Cofradías y fuera de ellas es en realidad y sin ningún confuso, porque en dicha ciudad de Caracas no hay Cofradía del Espíritu Santo con

real aprobación instituida de tan antiguo e inmemorable tiempo como lo es mi parte, no le gozara, porque aquí es el reparo de la disposición citada de dichas sinodales porque se le daría a el Espíritu Santo como una de las tres personas de la Santísima Trinidad, lo prelacía, e inviolable por todas razones, y no le prefiriese dicha imagen de Nuestra Señora de Concepción además que es digno reparo que siendo la imagen a quien se pretende dar derecho en prelacía de Nuestra Señora del Rosario porque así lo autentifica su distintivo por hallarse con rosario y niño en la mano, distintivo muy aparte de el de Nuestra Señora de la Concepción por lo que es muy claro agravio que dicha Cofradía de mi cargo ha recibido en dársele la preferencia a dicha Cofradía del Rosario, quien por lo expositivo carece de razón y justicia por hallarse sin instrumentos necesarios mejorables a los de dicha mi parte, ni razones convincentes que le derriben de su derecho legítimo, en cuya atención se ha de servir vuestra majestad en méritos de justicia declarar el agravio que dicha Cofradía de mi cargo ha recibido, aposesionándole en el grado que por sí, sus méritos y títulos goza, para que por este medio quede sabida la misma vindicta pública en el mismo lugar en donde se le hizo el agravio a dicha mi parte, por lo que fue, es y será, y en dicha procesión quedaremos entendido, sabidos y advertidos, el lugar o puesto que compete a dicha mi parte, sirviéndose vuestra majestad manda que en ninguna manera se agregue la Real Cédula que dejo presentada, lo que se hará que por el presente Notario se me entregue para tenerla separada, como uno de los principales bienes de dicha mi parte; por todo lo cual y haciendo el pedimento más útil y necesario a favor de dicha mi parte. A vuestra majestad pido y suplico se sirva haber por presentada dicha Real Cédula, diferir a mi 60

Boletin Academia de Historia  
Boletin Academia de Historia  
Advertisement