Page 38

LA VALENCIA CATÓLICA Y LA EMANCIPACIÓN ENTRE EL DESCONCIERTO: FIDELIDAD O LIBERTAD

Año de sangre y muerte fue el año 1814 para los moradores de Valencia. Se sucedieron terribles enfrentamientos entre españoles y patriotas. El 21 de febrero se realiza el combate llamado ‗de la Laguna de Valencia‘ donde los patriotas tratan de enfrentarse al asturiano José Tomás Boves, en el punto fortificado de La Cabrera. El 15 hubo lucha en el Hervor, el 16 en Los Naranjos. El 1 de abril se combate en Yuma, el 2 en esta ciudad con triunfo para los patriotas (…) El 25 de junio Boves y su gente se internaron en la casa del Conde de Tovar, convertida en hospital de los heridos patriotas, a quienes mataron (1984: 2122). En ese mismo año, el Pbro. Narvarte le participa al arzobispo Coll y Prat del logro de la reconciliación de la Iglesia de San Francisco, manifestándole que el convento estaba sirviendo de hospital. En este ambiente de revueltas, de contrastes y contradicciones, el Pbro. Ramón José Windevoxhel [23] le comunicaba al arzobispo de los atropellos cometidos por el tirano Boves a su familia y el despojo de sus bienes. Asímismo, el Pbro. Juan Antonio Hernández de Monagas narraba al arzobispo los trabajos que pasó junto con las niñas de su colegio por haber tenido que huir a los campos por los atropellos de las tropas enemigas, y escribía que ―el señor Boves ha

hecho mucha estimación de mis colegialas y monjas y las ha protegido‖. El Pbro. Narvarte vuelve a escribir al arzobispo y le manifestaba que todos los clérigos y las colegialas de la ciudad ―han sido tratados con el mejor modo a la entrada del señor Boves a dicha ciudad‖. El 5 de enero de 1814, había llegado el arzobispo Coll y Prat en visita pastoral a la Iglesia parroquial de Valencia. Los curas rectores Juan Ignacio Diez Velasco y el mencionado Narvarte lo reciben con su comitiva. El arzobispo había salido de Caracas el 20 de diciembre del año recién fenecido, transitando por los pueblos de Antímano, San Pedro, El Concejo, La Victoria, San Mateo, Cagua, Villa de Cura de Aragua, Maracay, San Joaquín de Mariara, Guacara y Los Guayos. Como costumbre de esta visita fue informado de los pormenores del movimiento pastoral de la comunidad parroquial. El arzobispo concede a la comunidad católica 80 días de indulgencia [24]. A pesar de la pacificación de la Iglesia de San Francisco, mencionada arriba por el Pbro. Narvarte, la Corona premia al convento con el título Real, el 18 de mayo de 1818; y vale la pena leer la transcripción de la Cédula Real donde se muestra la resistencia a los cambios de la emancipación:

[23] En 1814, el Pbro. Ramón José Windevoxhel presenta terna para el beneficio de Sacristán Mayor de la Iglesia Matriz de Valencia al arzobispo Coll y Prat. Según la historiadora Luisa Galíndez había sido párroco de Nuestra Señora de Candelaria de Valencia en 1848, y era hermano del Pbro. Martín Windevoxhel. El 12 de mayo de 1852, aparece como cura de la Iglesia parroquial de San Pablo en Caracas. Fue sepultado en Valencia, el 20 de septiembre de 1893. [24] Nos el Dr. Dn. Narciso Coll y Prat, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica Arzobispo Metropolitano de Caracas y Venezuela. Por las presentes concedemos ochenta días de Yndulgencia a los fieles, por cada vez que devotamente rezaren una Salve ante la Ymagen que representa el Misterio de la Anunciación de Ntra. Sra. titular de esta Yglesia parroquial, en cuya Altar mayor se venera. Otros ochenta días, por cada vez que se rezare una Salve ante la Ymagen de escultura de Ntra. Sra. del Socorro. Otros ochenta días, por cada que vez que se rezare una salve ante la Ymagen de escultura de Ntra. Sra. del Rosario. Otros ochenta día, por cada vez que se rezare una Salve ante la Ymagen de escultura de Ntra. Sra. del Carmen. Otro ochenta días, por cada vez que se rezare un credo, o el trisagio ante la Ymagen de escultura que representan el Misterio de la Santísima Trinidad. Otros Ochenta días, por cada vez que se rezare un credo ante la Ymagen de escultura de Ntro. Sor. Jesuchristo crucificado. Otros ochenta días, por cada vez que se rezare un credo ante la Ymagen de escultura de Jesús en la Columna. Otros ochenta días, por cada vez que se rezare un Padre Nuestro y Ave María ante la Ymagen de escultura del Patriarca Señor San José. Ochenta días, por cada vez que se rezare un Padre Nuestro y una Ave María a las Benditas Ánimas del Purgatorio, ante el cuadro que las representa. Y otro ochenta días, por cada vez que se rezare un Padre Nuestro y una Ave María ante la Ymagen de la gloriosa Virgen y Mártir Sta. Bárbara. La qual y todas las antedichas se veneran en sus respectivos Altares de la sobredicha Yglesia parroquial. Y damos licencia para que las enunciadas gracias puedan denunciarse en la forma acostumbrada. Dada en Nuestro Palacio Arzobispal de Valencia, a ocho de Enero de mil ochocientos catorce. Narciso, Arzobispo de Caracas. Por mandato de su Ilma. El Arzobispo mi Señor, Juan José Guzmán, Secretario. (Libro de Gobierno Nº 3. Años 1814-1824, folio 2 vto.).

38

Boletin Academia de Historia  
Boletin Academia de Historia  
Advertisement