Page 1


Puede leer solamente algunas páginas de nuestra revista

Para leer todo el contenido suscríbase. Misioneros Combonianos Calle 42 nº. 13-50 Tel. 245 47 54 Bogotá sinfronteras@combonianos.org.co


Editorial

Cuidemos nuestra Casa Común

D

edicamos el tema de este mes a reflexionar sobre la necesidad de una ética de cuidado del planeta, ya que el próximo 22 celebramos el Día de la Tierra y el 24 la fiesta de la Pascua de Resurrección, en que profesamos que Jesucristo hace nuevas todas las cosas, incluyendo la Creación (cf. Rom 8, 18ss ). Efectivamente, Cristo vino a salvar al mundo; no sólo a las personas que lo habitan. Pierre Teilhard de Chardin decía que intentaba formular una cristología que fuera suficientemente amplia para incorporar al Cristo Total, ya que Cristo no es sólo un acontecimiento antropológico, sino también un fenómeno cósmico. “La resurrección trajo a nuestro mundo un nuevo poder, una nueva organización de las cosas, una nueva esperanza y algo tan radicalmente novedoso que sólo puede compararse con lo ocurrido en la creación inicial, cuando al principio comenzó el universo”, señala Ron Rolheiser. La crisis actual del medio ambiente y la situación precaria del planeta se han convertido, actualmente, en un tema ético para la humanidad. Nuestra civilización no vive en armonía con la Madre Tierra, sino que, en general, mantiene una relación agresiva y destructiva. Desde la perspectiva de la fe, la creación es a la vez don de Dios y responsabilidad humana. Estamos llamados a dar gracias al Creador y a asumir responsablemente el cuidado del don que recibimos. Los obispos de nuestro continente afirman, en el documento de Aparecida, que la creación es el reflejo de la sabiduría y la belleza del Logos creador (DA, 470). Subrayan que la creación es nuestra Casa Común, el espacio donde Dios realiza su alianza con la humanidad. Nuestro continente posee una de las mayores biodiversidades del planeta y una rica socio diversidad representada por sus pueblos y culturas (DA 83). En América Latina y El Caribe, se está tomando conciencia de la naturaleza como una herencia gratuita que recibimos para

proteger, como espacio precioso de la convivencia humana y como responsabilidad cuidadosa del señorío del hombre para bien de todos. Sin embargo, somos testigos como esta herencia gratuita se convierte ahora en herencia frágil frente la invasión de los intereses económicos poderosos que explotan los recursos naturales de una forma irracional y rapaz (DA 471). La riqueza natural del continente experimenta hoy una explotación irracional que va dejando una estela de dilapidación, e incluso de muerte, por toda nuestra región. En todo ese proceso, tiene una enorme responsabilidad el actual modelo económico que privilegia el desmedido afán por la riqueza, por encima de la vida de las personas y los pueblos y del respeto racional de la naturaleza (DA 473). Por eso, como profetas de la vida, debemos insistir que en las intervenciones sobre los recursos naturales no predominen los intereses de grupos económicos que arrasan irracionalmente las fuentes de vida, en perjuicio de naciones enteras y de la misma humanidad (DA 471). Los obispos nos invitan a todos los discípulos misioneros a descubrir el don de la creación, sabiéndola contemplar y cuidar como casa de todos los seres vivos y matriz de la vida del planeta (DA 474). Alabar a Dios significa poner fin a la depredación irracional de los bosques, especialmente de la Amazonia; de los deshielos de la Antártida y los Andes y los efectos desastrosos que esto tendrá dentro de pocas décadas (DA 87). También nos proponen que busquemos un modelo de desarrollo alternativo, integral y solidario, basado en una ética que incluya la responsabilidad por una auténtica ecología natural y humana, que se fundamenta en el evangelio de la justicia, la solidaridad y el destino universal de los bienes (DA 474). Practicar e incentivar una ética del cuidado del planeta es una tarea de todas y todos los bautizados, llamados a proclamar el Evangelio de la vida y a construir un mundo mejor para todos. ISF

Todos los discípulos misioneros estamos llamados a descubrir el don de la creación, sabiéndola contemplar y cuidar como casa de todos los seres vivos y matriz de la vida del planeta.


Panorama mundial MUNDO

Cristianos: Perseguidos y olvidados

S

e dice que fue un fundamentalista islámico quien asesinó al padre Ragheed Ganni en 2007 gritándole antes de asesinarlo, “Te dije que cerrases la Iglesia, ¿Por que estás aquí todavía?”. Esta escena fue recordada por el cardenal Seán Brady, arzobispo de Armagh, Irlanda, el pasado 16 de marzo, en el evento de lanzamiento de la edición 2011 del informe de Ayuda a la Iglesia Necesitada sobre los cristianos oprimidos por causa de su fe. Este año el volumen se titula Perseguidos y olvidados. La reflexión del cardenal Brady respondió a un discurso del arzobispo Bashar Warda de Erbil, Iraq. El discurso del arzobispo Warda dio la respuesta a la pregunta inquietante del asesino. “Los iraquíes, dijo, son gente que ha experimentado un sufrimiento inmenso pero a la vez son muy fuertes, resistentes y están preparados para reclamar su derecho a existir”. Arrojando luz “El manifiesto y agresivo sentimiento anti-cristiano que es privado y público es evidente en Iraq sin embargo no se limita a este país”, declaró. “Se encuentra a lo largo y ancho de todo Oriente Medio, a través de Asia. Se puede encontrar en África y de manera creciente se puede encontrar en aquellos que una vez fueron los países cristianos del Occidente de Europa”. El cardenal habló de la clara y convincente evidencia de que la Cristiandad está “siendo desarraigada agresivamente de Oriente Medio, las mismas tierras que la vieron florecer por primera vez”. Pero, a la vez señaló la “menos clara” y “menos sangrienta agresión en Occidente, que está

Escombros de una iglesia después de un atentado en Iraq .

poniendo a la Cristiandad bajo la amenaza de un “ateísmo grave” –no del tipo de la antigua Unión Soviética, dijo el prelado–, sino que “hay un nihilismo que está recientemente de moda que niega insistentemente cualquier verdad que provenga de la fe”. El cardenal continuó diciendo: “A través de Europa y a través del mundo occidental, a los cristianos se les pregunta: ¿Por qué estáis aquí todavía?”. “Esta pregunta fundamental que gritó el supuesto asesino del Padre Ganni hace cuatro años en el norte de Iraq no ha desaparecido”. “También quiero sugerir que deberíamos reconocer que existe una guerra cultural que se libra en Occidente como otra que se libra en Oriente Medio”, prosiguió el cardenal. “Quizás no hay derramamiento de sangre y quizás hay diferentes reglas de compromi-

so, pero lo que está en juego es lo mismo, es decir, los derechos de los cristianos de reunirse en público y profesar su fe de palabra y de obra”. “Y seamos claros, los cristianos tienen todo el derecho de estar ‘aquí’: a reunirse en una plaza pública, transmitir la fe a sus hijos y proclamar al mundo la verdad cristiana sobre la dignidad de cada ser humano y el infinito amor de nuestro Dios misericordioso”. El cardenal Brady describió la misión de Cristo en la tierra como la de reconciliar al hombre con Dios. “El mandato permanente de la Iglesia es continuar esta misión, este proceso de reconciliación y de curación de los espíritus y sociedades rotas”, afirmó el cardenal. “La misión en la tierra de la Iglesia de Cristo es curar al mundo, llevar a la gente y a los pueblos al reino de Dios”. (Zenit, ISF)


MUNDO

Beatificación de Juan Pablo II, el Papa misionero

En una ceremonia celebrada recientemente en Kingston, Jamaica, organizada por el Consejo de las Iglesias de Jamaica y por el Consejo de Iglesias del Caribe, las Antillas han sido designadas como sede de la próxima Convocatoria Internacional Ecuménica por la Paz, un encuentro ecuménico sobre la paz que se celebrará del 17 al 25 de mayo. La Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en agosto en Madrid (España), será una actividad sostenible y respetuosa con el medioambiente, 100% natural. Para compensar las emisiones directas de dióxido de carbono producidas durante los actos se comprarán créditos de carbono en 5 proyectos, uno por cada continente.

J

uan Pablo II, uno de los Papas más misioneros de la historia de la Iglesia será beatificado el próximo 1 de mayo. Su carácter itinerante y su espíritu misionero le llevaron a viajar incansablemente por el mundo. Realizó 104 viajes apostólicos. De esos, 18 fueron a América Latina y 14 al continente africano, del que visitó un total de 42 países. Además, escribió la encíclica misionera Redemptoris Missio y bajo su pontificado se celebró en 1994 el I Sínodo Africano, con el lema La Iglesia en África y su misión evangelizadora hacia el año 2000: Ustedes serán mis testigos. COLOMBIA

Población awá logra la restitución de tierras

T

ras un largo proceso de gestión 150 familias de la étnia awá lograron la restitución de 127 hectáreas de tierra en el municipio de Ricaurte al sur de Nariño. El proceso fue acompañado por las Hermanas Lauritas y por diferentes organizaciones entre las que se cuenta el Secretariado Nacional de Pastoral Social con los proyectos Isep (Seguridad alimentaria y construcción de paz). ISF

A comienzos del mes de enero Benedicto XVI aprobó el milagro de la curación de la monja francesa Marie Simón Pierre, que padecía de un parkinson en estado terminal (la misma enfermedad que tenía Karol Wojtyla); este milagro ha abierto paso a la definitiva proclamación de la beatificación de Juan Pablo II. La celebración en la Plaza de San pedro será presidida por el Papa el próximo 1 de mayo, primer domingo después de Pascua, dedicado a la Divina Misericordia, en cuya víspera, el 2 de abril de 2005, Juan Pablo II había regresado a la casa del Padre. ISF

Siete ediciones iniciales con un total de un millón doscientos mil ejemplares y contratos firmados con veintidós editoras de todo el mundo. Son los números del libro de Benedicto XVI Jesús de Nazaret - Desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección. El volumen se pre sentó la tarde del 10 de marzo en la Oficina de información de la Santa Sede. A principios de marzo, la representación diplomática de Colombia ante la Santa Sede organizó el foro Juan Pablo II y su huella en Colombia 25 años después, coincidiendo con el aniversario de su visita a tierras colombianas. Más de 400 niños han muerto desde noviembre en el norte de Nigeria debido al envenenamiento por plomo. Las minas de oro de la región de Zamfara son las causantes de la contaminación, según informó la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias Nigerianas. La Onu denunció que otros 400 niños murieron el año pasado debido a la extracción de oro en yacimientos ilegales a cielo abierto. En Burundi más de 4.2 millones de personas sufrieron diversos grados de malaria en el 2010, lo que supone la mitad de la población, según datos del Ministerio de Salud Pública y Lucha contra el Sida. La malaria, provocada como es sabido por un mosquito, es la primera causa de hospitalización de muertes en el país, según dijo la ministra Sabine Ntakarutimana. En Colombia en 2010, 174 defensores y defensoras de derechos humanos sufrieron agresiones según un informe del Sistema de Información de Agresiones contra Defensores y Defensoras de Derechos Humanos del Programa No Gubernamental de Protección a Defensores de Derechos Humanos Somos Defensores.

www.combonianos.org.co

Consulte todos los días las noticias en nuestra página web: www.combonianos.org.co


Panorama mundial AMÉRICA LATINA

Personas mayores, la revolución silenciosa

E

n América Latina y el Caribe, las personas de edad suman alrededor de 57 millones, 10 por ciento de la población total. En el lapso de cuatro décadas, su número se habrá más que triplicado, alcanzando 186 millones, lo que representará una cuarta parte de los habitantes de la región. Se trata de una revolución silenciosa –como lo ha afirmado las Naciones Unidas–, que por la velocidad sin precedentes y el contexto de desigualdad en el que se produce, tendrá serias consecuencias para el desarrollo, las políticas públicas y los derechos humanos. Estudios realizados por el Celade –División de Población de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y Caribe)– concluyen que en la actualidad existe una enorme dispersión respecto a los derechos de las personas mayores en la doctrina internacional de los derechos humanos, lo cual deriva en ambigüedades para su reconocimiento y dificultades para su promoción y protección por parte de los estados, los actores internacionales y la sociedad civil. Frente a este diagnóstico, varios países de la región proponen ampliar la protección y vigilancia de los derechos de este grupo social por medio de un

tratado jurídicamente vinculante, tal como en su momento ocurrió con las mujeres, los niños y las personas con discapacidad. Una convención, afirman, es hoy un instrumento necesario para dotar de máxima prioridad a las personas mayores y para clarificar los principios de derechos humanos que deberían orientar las leyes, políticas y programas de desarrollo en contexto de cambio demográfico. (Cepal, ISF)

COSTA DE MARFIL

Miles de desplazados

E

n Man (al oeste del país), las infraestructuras sociales y económicas, que ya estaban convalecientes desde 2002, están sufriendo un daño enorme a causa de la violencia que ha estallado por la crisis política derivada de la negativa del presidente en salida, Laurent Gbagbo, a reconocer la victoria de Alassane Ouattara, en la votación presidencial del 28 de noviembre de 2010. “En la diócesis de Man, a 586 km de Abidján, la ciudad de Duékoué ha sido escenario de Manifestante anti-Gbagbo cerca de un control de carretera en la región de Abobo Abidján. enfrentamientos entre diversos grupos étnicos en la semana del 3 al 8 de enero” di- personas desplazadas, de las cuales 15 mil en la jo Mons. Gaspar Beby Gneba, Obispo de Man. “Los misión católica de Santa Teresa, de los salesianos. En la actualidad, muchos desplazados han alenfrentamientos han provocado diversos daños materiales, la pérdida de vidas humanas y ha creado canzado a sus familiares en el sur de Costa de numerosos movimientos migratorios internos y ex- Marfil, pero todavía hay más de 22 mil personas ternos”. En particular, “sólo en Duékoué tres luga- desplazadas en los centros de Duékoué”, explicó res han acogido desde el inicio a más de 30 mil Mons. Gneba. (Fides, ISF)


COLOMBIA

Más desarrollo, menos armas

Shahbaz Bhatti, el único ministro cristiano de Pakistán, titular de la cartera para las Minorías Religiosas, fue asesinado a tiros en Islamabad el pasado 2 de marzo. Goodluck Jonathan, presidente de Nigeria, firmó la ley que duplica el salario mínimo mensual de los trabajadores tanto del sector público como del privado. El nuevo sueldo mínimo es de 18.000 naira, unos 125 dólares. El Centro Popular para América Latina de Comunicación-Cepalc y Mur-Colombia, en ocasión de la conmemoración del 8 de marzo, con el apoyo económico del Fondo de Solidaridad Ecuménica del Consejo Mundial de Iglesias, han presentado el libro Violencias contra las mujeres, ¿un camino de nunca acabar? Monseñor Fidel León Cadavid Marín tomó posesión de la Diócesis de Sonsón-Rionegro (Colombia), el pasado 19 de marzo.

E

l 24 de marzo se realizó en Bogotá, en la sede de la Conferencia Episcopal, el lanzamiento de la Declaración de la Sociedad Civil Colombiana sobre Reducción de la Violencia Armada y Promoción del Desarrollo. Esta Declaración fue elaborada por la Campaña Colombiana Contra Minas (Cccm), la Red Nacional de Iniciativas por la Paz y Contra la Guerra (Redepaz), la Comisión Colombiana de Juristas (Ccj), el Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), el Secretariado Nacional de Pastoral Social (Snps/Cáritas Colombiana) y el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud). Con la firma de esta declaración se busca el compromiso individual y conjunto para trabajar en la identificación y construcción de mecanismos que contribuyan a la reducción efectiva y duradera de la violencia armada, promoviendo el desarrollo y la construcción de paz en Colombia. ISF MUNDO

Proteger niños de la calle

L

os cien millones de niños que viven en la calle tienen derechos fundamentales que deben ser respetados y protegidos por los Estados y por la población adulta en general, dijo la Alta Comisionada de la Onu para los Derechos Humanos. Durante su participación en un debate dedicado a las garantías de los niños que celebró el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay alertó sobre la gran cantidad de menores que carecen de un hogar y advirtió que la cifra estimada podría estar muy por debajo de la realidad puesto que no existe un método adecuado para cuantificar a esta población. ISF

Ante la beatificación de Juan Pablo, que tendrá lugar el 1 de mayo, se ha lanzado en Facebook (www.facebook.com/vatican.johnpaul2) una página dedicada a él, con audios y videos. El arzobispo Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo de los Obispos, presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede los Lineamenta de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se celebrará en el Vaticano del 7 al 28 de octubre de 2012, con el tema La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana. El cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, presentó la iniciativa conocida como el Patio de los Gentiles. Se realizó en París, del 24-25 de marzo. Fueron días de diálogo entre creyentes y no creyentes. Mons. Silvano M. Tomasi, observador permanente ante la Oficina de la ONU en Ginebra, intervino durante la XVI sesión ordinaria del Consejo de los Derechos Humanos, sobre la cuestión de la educación y la libertad de conciencia. El prelado subrayó la preocupación de la Santa Sede por la defensa del “derecho humano a la libertad de religión en el contexto de la educación y en relación con ella”. Las Naciones Unidas, van apoyar Sudán del Sur para establecer estrategias en el sector educativo. El 92 por ciento de las mujeres del nuevo país (será proclamado independiente el 9 de julio) no sabe leer ni escribir, y únicamente el 27 por ciento de las niñas van a la escuela.


Panorama mundial JAPÓN

Santa Sede envió ayuda

B

enedicto XVI envió una donación de 100 mil dólares a la Conferencia de Obispos Católicos del Japón para ayudar a las víctimas del terremoto y el tsunami que azotaron la isla el pasado 11 de marzo. Mons. Anthony Figueiredo, del Pontificio Consejo Cor Unum, encargado de las obras de caridad del Papa, señaló que lo ocurrido en Japón es “una vasta tragedia” que se suma al tsunami de 2004 en Asia, el terremoto y las inundaciones en Pakistán y el devastador terremoto de Haití en enero de 2010. “Obviamente se necesita ayuda material y concreta. El Papa envió esta suma a la Conferencia de Obispos japoneses porque esta es la forma más rápida en que los fondos puedan llegar a las diócesis más afectadas”. El número de fallecidos, al cierre de la edición, alcanzaba las 9.811 personas, mientras otras 17.541 se encontraban desaparecidas. ISF

Imagen de la destrucción causada por el terremoto y el tsunami en Japón.

LIBIA

“La guerra no soluciona nada”

COLOMBIA

Marcha contra la discriminación

E

l Vicario Apostólico de Tripolí, monseñor Giovanni Innocenzo Martinelli, manifestó su oposición a las acciones militares aprobadas por las Naciones Unidas (resolución 1.973). El pasado 20 de marzo, Francia y Gran Bretaña realizaron ataques aéreos para proteger la zona de exclusión en Bengasi. Estados Unidos lanzó misiles desde sus barcos. “La guerra no resuelve nada. No sé cómo terminará esta nueva guerra que despierta recuerdos tristes en el pueblo libio sobre su pasado reciente. Sigo repitiendo que es necesario que cesen las armas y se inicie de inmediato una mediación para resolver la crisis pacíficamente”, señaló Mons. Martinelli. Monseñor Martinelli asiste también a 2.500 migrantes eritreos que huyeron de su país y se han quedado bloqueados en Libia. ISF

Huyendo de un ataque en Libia.

Participantes en la marcha.

E

l pasado 21 de marzo, Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, se realizó en Bogotá una marcha en la que participaron centenares de personas. Se reivindicó, a través de consignas y pancartas, una Colombia democrática, sin exclusión racial y donde el Estado implemente políticas públicas diferenciadas para eliminar la pobreza y elevar el nivel de desarrollo humano de las poblaciones afrocolombianas e indígenas. En el Año Internacional de los Afrodescendientes, se hizo un llamado a los gobiernos, instituciones públicas y a la sociedad civil para visibilizar la historia y los valores culturales de los pueblos afrodescendientes, estableciendo fondos, mecanismos de cooperación y políticas públicas que fortalezcan el ejercicio de sus derechos humanos, la organización social, las oportunidades laborales, el acceso a la educación y su empoderamiento ciudadano y político. ISF


Huellas

Dra. Consuelo Vélez C.

Pontificia Universidad Javeriana

C

elebramos en este mes la Semana Santa, tiempo propicio para recuperar lo esencial del Evangelio porque en momentos como estos, donde algunas personas abandonan la Iglesia católica bien para participar de otras Iglesias o simplemente para vivir su religiosidad de manera privada sin referencia a una comunidad eclesial, conviene preguntarnos cómo ofrecer lo realmente genuino del Evangelio, lo central del reinado de Dios anunciado por Jesús, lo que en verdad cuenta a la hora del seguimiento. Porque hay muchas cosas que no son esenciales y se convierten en pesadas cargas como decía Jesús a sus contemporáneos hablando de los maestros de la ley y fariseos: “Preparan pesadas cargas muy difíciles de llevar y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas. Todo lo hacen para aparentar ante los hombres por eso hacen muy anchas las cintas de la Ley que llevan colgando y muy largos los flecos de su manto. Les gusta ocupar los primeros asientos en los banquetes y los principales puestos en las sinagogas, también les gusta que los saluden en las plazas y que las gente les diga: maestro” (Mt 23, 4-7). No están lejos de esa realidad –por duras que suenen estas palabras– algunos ambientes eclesiales donde todo es lujo, protocolo, etiqueta, títulos nobiliarios, formalidad litúrgica, ostentación de poder, juicios condenatorios sobre diversas realidades. Gracias a Dios existen también ambientes donde todo es sencillez, apertura, acogida, calidez, vida que rebosa y solidaridad verdaderamente vivida. Por eso en esta Semana Santa donde volvemos a recordar los misterios centrales de nuestra fe, podemos hacernos preguntas que nos conecten con lo esencial del misterio que celebramos. ¿Por qué matan a Jesús? ¿Cómo vivió su muerte? ¿Qué significa su resurrección para nosotros? Para responder hemos de mirar el evangelio y recuperar la vida histórica de Jesús pero no como mero recuerdo que más o menos todo el mundo sabe, sino para preguntarnos a fondo cómo su actuar debe marcar el nuestro y cómo su vida –real, palpable, cotidiana– deber dirigir nuestra vida cristiana. Lamentablemente nos quedamos muchas veces en el Cristo de la fe, es decir, en el Jesús resucita-

do, –sin duda, sentido y plenitud de nuestra fe– pero olvidándonos del Jesús de la historia. Y es ahí donde se deforma nuestra vida cristiana pensando que basta con participar en la liturgia y pedirle al Cristo glorioso por todas nuestras necesidades sin revisar las demás instancias de nuestra vida (lo político, cultural, social, económico), creyendo que Él no tiene nada que ver con eso. Pero ese Cristo glorioso no se puede separar del Jesús de la historia quien nos invita a meternos en el corazón del mundo preguntándonos, por qué hay injusticia, desigualdad y muerte, por qué la política no responde al bien común, por qué la Iglesia no da un testimonio más claro de los valores del reino, por qué aún no es verdad en todos los ambientes –incluido el eclesial–, una participación igualitaria sin discriminaciones por sexo, raza, credo, etcétera. El Jesús de los evangelios anunció incansablemente el reino de inclusión, de rechazo a todo poder, a toda riqueza, a todo honor. Y confirmó sus palabras con sus acciones. Todos los milagros no son prueba del poder divino sino signo palpable del amor de Dios. Jesús curó a los enfermos no porque tuviera conocimientos privilegiados, sino porque la enfermedad era concebida en términos de castigo divino y exclusión de la comunidad. Derribó las mesas de los mercaderes del templo no porque no practicaran correctamente la liturgia, sino por practicar un culto discriminatorio donde la fraternidad no era el elemento convocante. En otras palabras, Jesús se ganó la muerte por tener una fe capaz de denunciar lo que no es reino y de proponer con su propia vida lo que en verdad agrada al Señor: “Romper las cadenas injustas, desatar las amarras, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo” (Is 58,6). Que al recordar los misterios dolorosos de la vida de Jesús no los espiritualicemos de tal manera, que desvirtuemos lo esencial de nuestra fe. Por el contrario que encontremos en ellos la audacia y la valentía suficientes, para dar testimonio del evangelio vivo, de ese que se inclina por los pobres, del que opta por lo sencillo, del que renuncia a toda ostentación y poder, del mismo porque el que Jesús dio la vida, evangelio esencial que realmente vale la pena vivir y anunciar. ISF

El Cristo glorioso no se puede separar del Jesús de la historia, quien nos invita a meternos en el corazón del mundo preguntándonos, por qué hay injusticia, desigualdad y muerte.


Elementos antropológicos fundamentales para comprender el matrimonio y la familia

P. Jaime Restrepo

Dir. Sección Familia C.E.C. pjaimerestrepo@cec.org.co

E

n el artículo anterior se analizaron algunos elementos antropológicos para comprender el matrimonio y la familia. Por supuesto que, lo escrito no es suficiente, hay que avanzar y profundizar otros aspectos de importancia en este ámbito de la antropología. Vamos a insistir en este tema, porque en el común de mucha gente, hablar de matrimonio y familia es asumir un valor propio de una religión determinada o como pretenden los defensores de la ideología de género, negar la institución natural, y dejarla como el fruto de una construcción social o la imposición de unas determinadas formas culturales. Es importante que profundicemos los contenidos antropológicos que nos permiten entender que el matrimonio y la familia es una institución natural, que brota de la realidad misma de las personas, que no podemos reducirlas a unos argumentos religiosos o a una simple construcción social, sin fundamento en la identidad propia de los individuos. Analicemos otros fundamentos antropológicos.

1

Dimensión relacional. “No es bueno que el hombre esté solo”. Desde el principio el hombre ha sido creado para entrar en relación con otro diferente a él, pero de su misma naturaleza. No ha sido creado para vivir solo,

sino para hacerlo en función de otro, en el cual encuentra un interlocutor, y por medio del cual se descubre varón y mujer. Desde su creación, el hombre es un ser para los demás, con los demás, toda su existencia está orientada hacia los demás. Su vida es ser reflejo de la comunión existente en la Trinidad. Esta comunión toma forma en la familia, comunidad de amor y de entre-

ga, donde las personas se descubren a sí mismas y se reconocen como seres en relación. “La índole social del hombre demuestra que el desarrollo de la persona humana y de la propia sociedad están mutuamente condicionados. La vida social no es, pues, para el hombre sobrecarga accidental. Por ello, a través del trato con los demás, de la reciprocidad de servicios, del diálogo con los hermanos, la vida social engrandece al hombre en todas sus cualidades y le capacita para responder a su vocación” (GS, 25). Esta experiencia de ser-conlos-demás constituye el fundamento antropológico esencial para entender la vocación del ser humano a la vida matrimonial y familiar. Nace en el interior de la persona, no es el fruto de una construcción cultural. Nacemos inclinados a convivir, a entrar en comunión y no sólo como un dato de la naturaleza, sino también como un desafío para construir comunión. El matrimonio y la familia requieren una buena base de formación personal en el ámbito de la relaciones y a la vez contribuyen a la realización personal en este aspecto importante de la vida de las personas. Las buenas relaciones, la comprensión, la valoración del otro, la cercanía, la aceptación de los demás, son valores fundamentales para construir una buena familia. Esto lo da la naturaleza y lo cultiva la inteligencia humana.


Familia Abierta

2

Complementariedad–reciprocidad. Estos dos aspectos hay que considerarlos íntimamente vinculados, cuando se habla del matrimonio. La complementariedad tiene que ver con la identidad del varón y de la mujer. Dos seres creados en igualdad de circunstancias pero diferentes en su modo de pensar, de obrar, de sentir y de amar. Pero la diferencia no es para la competencia, ni para la división, sino para la complementación, para buscar la integridad y la totalidad del ser humano expresada en su diferencia de género. Esta complementariedad no debe entenderse sólo desde el punto de vista sexual, sino que abarca toda la persona, todo el ser en sus capacidades y potencialidades. La búsqueda del varón por parte de la mujer y de ésta por parte de aquél no es por un interés utilitarista, para emplear al otro a mi favor, sino que es una atracción que involucra la totalidad de la persona, es el otro (varón-mujer), que me atrae, me enriquece y me construye como ser humano. Por su parte, la reciprocidad tiene que ver con la mutua donación. La búsqueda sincera del uno por la otra y viceversa, es una di-

námica en doble dirección, da y recibe, recibe y da. El enemigo de esta dinámica es el egoísmo, pues la persona sólo se busca a sí misma y reduce al otro, al nivel de un objeto, ya sea para el placer, para el tener o para el dominio. Aquí es donde se equivoca mucha gente al pensar en el proyecto de vida llamado matrimonio y familia. En este punto de nuestra reflexión tenemos que referirnos a la familia como educadora en el amor. A veces los padres se equivocan en el proceso educativo de sus hijos, cuando los forman únicamente dándoles todo lo que pidan y haciéndolos centro de todo cuidado y atención. Las nuevas generaciones se forman en la mentalidad de creer que ellos son únicos y poco tienen para ofrecer y compartir, todo lo piden para ellos y se olvidan de los demás. Este estilo debe corregirse, pues se le hace un gran daño a la persona, haciéndola incapaz de pensar en el otro, valorarlo, respetarlo y ofrecerle lo que se tiene. Un buen matrimonio y una buena familia se proyectan desde la formación integral en el hogar y en las comunidades educativas. ISF

u Inscriba a sus seres queridos, vivos o difuntos, en la Obra del Redentor para que participen de los frutos espirituales de una misa diaria. Con su donativo contribuirá a la proclamación del Evangelio en todo el mundo. u La Obra del Redentor fue fundada por san Daniel Comboni y ha sido aprobada por los Papas como un apoyo para ayudar a la formación de los futuros misioneros. Inscripción anual: 10.000

Informes:

Misioneros Combonianos Calle 42 -13 50 Bogotá Tel. 245 47 54


Eduardo de la Serna

Presbítero, doctor en Teología

E

s sabido que el movimiento que surge a partir de la muerte y resurrección de Jesús nace en el seno mismo de Israel. Jesús era judío y también lo eran sus primeros seguidores. Pero no es menos cierto que este grupo percibió que tenía una novedad (“vino nuevo”, Mc 2,21-22 y paralelos; Mt 26,29; “enseñanza nueva”, Mc 1,27; “mandamiento nuevo”, Jn 13,34; 1 Jn 2,8; “nueva alianza”, Lc 22,20; 1 Cor 11,25; 2 Cor 3,6; Heb 8, 8; 9,15-20; 12,24; “camino nuevo y vivo”, Heb 10,20; “nueva masa” 1 Cor 5,7; “nueva creación”, 2 Cor 5,17; Gal 6,15; “vida nueva”, Rom 6,4; “nuevo espíritu”, Rom 7,6; “hombre [humanidad] nuevo”, Col 3,10; Ef 2,15; 4,24; “nuevo nacimiento”, Jn 3,3.7; “nombre nuevo”, Ap 2,17; 3,12; “nueva Jerusalén” Ap 3,12; 21,2; “nuevos cielos y nueva tierra”, 2 Pe 3,13; Ap 21,1; “un canto nuevo”, Ap 5,9; 14,3 porque hace “nuevas todas las cosas”, Ap 21,5). Ahora bien, ¿qué tan nuevo es todo lo que tenemos? Porque podía ser totalmente nueva de modo tal que lo antiguo ya hubiera caducado, podía ser una novedad meramente cosmética o una novedad que aportara una nueva mirada a lo que se venía viviendo. No todos en el grupo de los seguidores de Jesús estaban de acuerdo en el grado de novedad que tenían. Algunos miraban más la continuidad, otros más la novedad. Veamos un ejemplo sencillo. El antiguo Israel tenía unas escrituras. Poner todo y sólo el acento en la novedad significaría que esas escrituras no son nuestras, que no tienen nada que decir. Sin embargo, fue frecuente señalar que esas escrituras se habían cumplido, por lo que había a su vez una continui-

dad y una novedad. Destaquemos –entre paréntesis– que ese es uno de los riesgos al hablar de nuevo Testamento ya que si hay uno nuevo, eso indica que el antiguo ha perdido todo su valor. Por eso muchos prefieren primer testamento, o escrituras judías o sencillamente nueva alianza ya que alianzas puede haber varias, no así testamentos (téngase también en cuenta que en griego alianza y testamento se dicen con la misma palabra).

En escritos anteriores vimos que Pablo, por ejemplo, se sabe y se piensa a sí mismo como judío. La novedad radica en que los no-judíos son invitados a incorporarse a la alianza que Dios hizo con Israel al aceptar (fe) a Jesucristo. Por eso llama a la Iglesia, “el Israel de Dios” (Gal 6,16). Sin embargo, las relaciones entre lo que a partir de la destrucción de Jerusalén será el judaísmo oficial (los rabinos, que eran fari-

Comunidad cristiana presidida por Clemente Romano, finales del siglo I.


q Depósito Bancario (remito comprobante) E-mail: Teléfono:

Forma de Pago: q Cheque que adjunto

Departamento: Ciudad:

Dirección:

Nombre:

grupo se empieza a dar a sí mismo ministerios. Como ahora vemos, también se empieza a dar, a sí mismo un cuerpo, lo que llamamos doctrina. Es interesante notar, por ejemplo, que el término doctrina (en griego didaskalia) aparece casi con exclusividad en los escritos de los discípulos de Pablo que se remontan a fines del siglo I o comienzos del siglo II (en las cartas a Tito y la 1 y 2 a Timoteo, 4, 8 y 3 veces respectivamente). Es que ante la novedad, ellos quieren evitar “falsas doctrinas” (1 Tim 1,10; 4,1; 2 Tim 4,3) y confirmar la “sana doctrina” (1 Tim 4,6.13.16; 2 Tim 3,10.16; Ti 1,9; 2,1.7.10). Una de las características principales de la búsqueda de la propia identidad es saber quiénes somos, qué decimos, qué ideología nos nutre. Y también cuáles no son nuestras. Es muy interesante notar que precisamente a partir de esta reflexión el cristianismo empieza a poder hablar de ortodoxia y de herejías, y de que tales o cuales son verdaderos o falsos maestros (1 Tim 6,13). Sobre este trasfondo, reflexionado cada vez más profundamente por los seguidores de Jesús, se empieza a ir fundando una reflexión, y empiezan a escribirse muchos de los escritos del Nuevo Testamento. Sobre esto volveremos en escritos posteriores. Los primeros cristianos tenían claro que seguían a Jesús, y para seguirlo bastaba dejarse acompañar por los primeros padres, los apóstoles. Pero desaparecidos estos, y en el medio de situaciones de conflicto y de búsqueda de la propia identidad, los cristianos comenzaron a profundizar su identidad mirada como camino, y a reconocer los caminos que no los conducían a la meta, que es Cristo. No podemos menos que recordar lo dicho por el papa Benito XVI: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (DCE, 1). ISF

Deseo suscribirme a la(s) revista(s) publicada(s) por los Misioneros Combonianos:

seos) y el grupo de Jesús se empiezan a fracturar. Unos y otros se reclaman a sí mismos como el verdadero Israel y –obviamente– miraban a los otros como falsos. Es lógico pensar que esta mutua separación a su vez conllevó una reflexión sobre la propia identidad. “Somos Israel, pero ¿en qué sentido? ¿Qué decimos de nosotros mismos?” Esta reflexión sobre la propia identidad a su vez llevó a ver a los otros, los que no son. Es en este contexto donde va a surgir, más tarde, la palabra cristianismo, para distinguirse de judaísmo. El primero en usarla fue san Ignacio de Antioquía, en la primera parte del siglo II. Al ir estructurándose, como vimos en nuestro artículo anterior, el

q Iglesia Sinfronteras (11 números al año): 26 mil pesos q Aguiluchos (11 números al año): 17 mil pesos q Iglesia Sinfronteras + Aguiluchos: 40 mil pesos

CUPÓN DE SUSCRIPCIÓN

Biblia y misión

No enviar dinero en sobres, sino hacer los depósitos siempre a nombre de Misioneros Combonianos - Bogotá (Ver cuentas en la página 3). Enviar siempre el recibo de giro o depósito a nuestra dirección: Misioneros Combonianos Calle 42 Nº 13-50 – Bogotá. Sin este comprobante no podemos saber con exactitud quién es la persona que nos ha hecho el envío. Si le es más cómodo, puede hacer llegar la fotocopia de la consignación al fax: 1-2454763.


REPORTAJE

Ni単as descansando en el centro de las salesianas en Secunderabad, India.


Niña del hogar.

Uno de los barrios pobres de la India.

a amarillenta foto que tiene la Hna. Crocetta Thomas en un estropeado folder muestra una diminuta niña con un sucio vestido. Su enmarañado y ondulado cabello asemeja unos hilos enredados. Swathi, entonces de cinco años, miraba fijamente a la cámara con la combinación de hostilidad y confusión, sus manos aparecen débiles y a un costado de su diminuto cuerpo. Delante de mí está la misma niña. Swathi tiene ahora ocho años, está vestida con un limpio y blanco uniforme de colegio, corbata roja y un elegante chaleco color turquesa. Ella está leyendo –deletreando, pero leyendo al fin y al cabo– en inglés. Su limpio y oscuro cabello está peinado con dos trenzas. Ella luce ágil, sana, con la vista alta y sonriente. La Hna. Crocetta sonríe también. “La misma niña –dice ella– sólo en circunstancias diferentes. Esto es: nosotros proveemos circunstancias diferentes”. En Secunderabad, ciudad tecnológicamente avanzada, en el sur de la India, las hermanas salesianas, como la hermana Crocetta, trabajan rescatando niñas de los barrios pobres, de la mendicidad, a los rechazados de la sociedad, a los más pobres de los pobres. Muchas de ellas han sido sexualmente explotadas o abusadas, algunas vendidas como prostitutas, tan pequeñas como Swathi cuando fue rescatada por las hermanas.

En la tradición de su santo fundador, Don Bosco, quien dedicó su vida a los pobres y a los jóvenes menos favorecidos, las tres hermanas, que viven aquí, y las cuatro que viven en el convento cercano, luchan contra la invencible suerte a la que están condenadas 500 millones de indianas; las más vulnerables entre éstas son las niñas y las mujeres jóvenes, todo esto parece un interminable ciclo de pobreza. Un día visité a las salesianas en la pequeña Navajeevana (Lugar para una Nueva Vida), allí había 75 niñas en la residencia. El número podría elevarse a 100; una noche tuvieron 125. A pesar de lo reducido de los cuartos, las hermanas siempre encuentran lugar para acoger a las niñas que les llevan. Ellas conocen las alternativas: las calles o la pobreza de los lugares administrados por el gobierno donde la comida es escasa (aunque se supone que ellas deben recibir alimento diario generalmente no sucede así), los cuartos son apenas un poco más limpios que aquellos de los barrios de donde ellas vienen, y los golpes y los abusos sexuales que sufren las niñas por parte de los trabajadores proliferan.

L

Adoptando un día de nacimiento y un nombre La ciudad de Hyderabad –como otras ciudades importantes en la India, especialmente aquellas con

larga presencia de negocios occidentales– están tratando de erradicar el trabajo infantil. Trabajadores del gobierno patrullan las calles durante el día con el fin de encontrar niños que no estén en el colegio. Medidas bien intencionadas como esta son insuficientes por falta de refugios, escuelas y hasta los más básicos servicios sociales. Fue en este contexto que las salesianas entraron en escena, hace casi cuatro años, cuando ellas ingresaron en el National Child Labor Project. Sabiendo que los refugios gubernamentales podrían ser un poco menos habitables que la vida en los slums, ellas hicieron una arriesgada promesa: recibirían la mayor cantidad posible de chicas. “Algunas no sabían ni sus nombres; ellas habían gastado su vida entera en las calles, en los slums”, explica la Hna. Margaret Yedanapalli, una robusta y enérgica religiosa quien habla tan rápido como una adolescente, aunque tiene 62 años. “Muchas no sabían su edad. Nosotras les miramos sus dientes y tratamos de fijar una fecha aproximada (la pérdida de los dientes de leche es un indicador), y damos a cada una fecha de cumpleaños, y si lo necesitaban un nombre”. Ella abre el libro de registros y aparece el número 963 que corresponde a la última entrada. Este es el de Shanti, quien fue traída solo una hora antes. Noso-


tros permanecíamos en las escaleras en tanto que los oficiales del gobierno traían a Shanti a las hermanas. El olor de esta pequeña abarcaba unas 20 yardas –desde la parte baja de las escaleras hasta arriba–, donde las hermanas Crocetta y Margaret la estaban esperando. Shanti no quería estar aquí. “Ella es la que proveía dinero a la familia”, afirma la hermana Crocetta. “Ella quería regresar y pedir ayuda a su madre, que es soltera y con quien vive en un barrio periférico. Ella podría ganar un dólar diario clasificando botellas de plástico, latas, trapos, material reciclable”. Cuando le preguntamos si ella también, alguna vez, había sido una mendiga, Shanti indignada nos miró, dándonos a entender que “no”. “Ella está orgullosa de estar ayudando a su madre; ellas son muy pobres; esto es todo lo que ellas podían hacer para sobrevivir”, asegura la hermana Crocetta. Muchas de las niñas, como Shanti, son reclamadas, eventualmente, por un familiar o un pariente cercano, quien debe obtener una orden de la corte y prometer enviar a la niña a la escuela; este es un noble deseo, “sin embargo muchos de ellos no tienen casa, dinero, ni comida. Hay muchos niños a los que vemos a cada rato regresando de trabajar en el local de té, mientras a otros los vemos pidiendo en las calles para sobrevivir”, afirma la hermana Alice Chacko, superiora del cercano convento y escuela. Algunas de las niñas son consideradas como huérfanas absolutas porque sus parientes han muerto, muchos de sida o de enfermedades relacionadas con el alcohol. Otras son hijas de prostitutas; probablemente serán ofrecidas como niñas prostitutas para que de esa manera tanto madre como hija puedan sobrevivir. Otras eran hijas ilegítimas o fueron simplemente abandonadas en la estación del tren o bus por sus familiares, quienes no podían sobrevivir por sí mismos y mucho menos sostener a una niña. Algunas madres vienen, y con lá-

Hermana consolando las niñas que llegan por primera vez al centro. grimas en sus ojos, entregan a sus hijas, cuando su nueva pareja, que desea sólo varones en la casa, no acepta a las niñas. La fe no trabaja de esa manera Dependiendo de donaciones, recibiendo alguna entrada de sus escuelas y la escasa ayuda del gobierno, las salesianas de Secunderabad esperan, día tras día, que la comida que hay en su alacena alcance para todas las niñas. “De algún modo, con la gracia de Dios, ninguna queda con hambre” afirma la hermana Crocetta, de 61 años, quien es la superiora del orfanato. “Hubo noches en que fui a la despensa y lloraba. Pero, enton-

ces, quién sabe cómo, había lo suficiente. Si nosotras hubiéramos tenido que planear exactamente lo que teníamos y lo que era necesario para alimentarlas nos hubiéramos vuelto locas. La fe no trabaja de esa manera. Ella sonríe, como lo hace a menudo, tratando de ver por encima de sus gafas. “He aprendido”. Durante la semana con las hermanas de Secunderabad jamás las escuché quejarse o reclamar acerca de la precariedad de su situación. Ellas parecían más divertidas que preocupadas, sin saber quién podría ser traído y sin saber cuántas de ellas estarían para las comidas, ni cuántas


necesitarían un par de zapatos o medicina. Algunas niñas llegaban con malaria, tifoidea o tuberculosis; anemia o malnutrición y brotes en la piel y es casi seguro encontrar también infecciones respiratorias. En 1842, don Bosco acogió a un niño pobre, un muchacho de las calle. Hoy, su institución tiene 25 mil sacerdotes en todo el mundo quienes cuidan de niños y jóvenes y 15 mil hermanas quienes trabajan con niñas y jóvenes mujeres. Caminando en los barrios pobres Así como la hermana Crocetta, la hermana Margarita y yo caminamos a través de Nagavaigunta, un barrio pobre cerca de Vidyanagar, respirando el aire contaminado que nos afectaba los pulmones, entretanto una multitud de niños nos rodeaba. Las hermanas entraron a las chabolas construidas con plástico impermeable, adentro encontraron pedazos de madera, cartón, latas de metal y cualquier cosa que pudiera ayudarles a mejorar su vivienda. Es aquí donde su trabajo comienza. Muy fácil será para ellas ver algunos de esos niños en las

camionetas del gobierno algún día. “Nosotras queremos que la gente nos conozca como sus amigas, solo queremos lo mejor para estas chicas. Pero, para ellas la educación es un lujo que no pueden siquiera considerar. Cada chica es

Swathi (5) rescatada de la prostitución.

Paul Wilkes con Reena, niña rescatada de las mafias.

una potencial fuente de ingresos, clasificando basuras, mendigando, y algunas en otras actividades de las cuales se sienten avergonzadas para admitirlo”. Son traídas a las hermanas, quienes les proveen seguridad en lugares que aunque son reducidos son al menos más limpios y donde pueden dormir y alimentarse mejor. Además, reciben ayuda para conseguir un cupo en el colegio. “¿Estas mujeres aman a sus hijos menos que las mujeres indias de clase media?”, pregunta la hermana Crocetta. “Este es nuestro trabajo. Ayudar a las madres pobres a mirar más allá de las necesidades del día, mostrarles que solo a través de la educación pueden sus hijos tener la esperanza de una mejor vida. Los mismos niños se tienen que convencer de ello. Ellos disfrutan de la libertad de las calles, donde pueden pedir limosna y conseguir dulces o comprar alcohol o una botella de tinta para inhalar, la cual los hace sentirse mejor”. Estas hermanas no arden en fervor evangélico solo para conseguir conversiones. El tipo de cristianos con los cuales ellas laboran, son dentro del gobierno de India, predominantemente hindú, los más olvidados. “Nosotras tratamos de ser madres, hermanas y amigas de las chicas”, dice la hermana Margarita. “Primero, debemos ganar su confianza, solo entonces ellas estarán de acuerdo en permanecer con nosotras, ir al colegio, para intentar mejorar sus vidas. Algunas se convierten en católicas, pero esta no es nuestra principal meta. Yo no creo que Dios nos llame a nosotras para trabajar en los barrios pobres solamente con el propósito de que las chicas se hagan católicas. Él nos pide un cuidado amoroso por ellas. Y esto no sólo significa darles un techo y una comida. Significa amarlas como nuestras niñas. Muchas no han tenido la experiencia de este tipo de amor. Esta es la clase de amor que las va a levantar, transformar y dar esperanza. Sin amor, ellas estarían viviendo situaciones parecidas a las que tenían antes de venir con nosotras”.


Y la vida de ellas continúa. Cinco chicas de Navajeevana se han casado consiguiendo buenos esposos y buenos trabajos. Oportunidad para una nueva vida Las chicas nuevas que son llevadas a Navajeevana, no son llevadas inmediatamente al colegio. “Si nosotras las enviáramos a colegios distantes, sería la última vez que las veríamos”, dice la hermana Crocetta. Una vez las niñas se han estabilizado y han crecido, las enviamos al colegio público, donde la instrucción es en telagu, la lengua local. Las más jóvenes, que tienen mejores oportunidades de aprender el inglés, son enviadas al Auxilium School, de propiedad de las salesianas a pocos kilómetros de camino. Una buena educación en inglés, tanto en primaria como en bachillerato, es una realidad exclusivamente privada en la India. Algunas iniciativas empresariales no religiosas utilizan el nombre de santos o instituciones eclesiales con el fin de atraer estudiantes, porque sa-

ben que la educación católica tiene mejor reputación que las escuelas no católicas. Las hermanas podrían fácilmente llenar sus clases con estudiantes con mejores condiciones económicas, “pero esto no iría en línea con el carisma de nuestro fundador”, dice la hermana, Rosily Theckanath, directora del Auxilium School. “Nuestro trabajo es con los pobres; nosotras no lo hemos olvidado”. A diferencia de otros colegios católicos en la India que ofrecen una buena educación a las clases media y alta, con altas mensualidades, las hermanas, en ésta, que es una de las seis provincias salesianas en India, donde operan 18 colegios, desde pre-kínder, hasta bachillerato, hacen caso omiso a las demandas del mercado. “Nosotras podríamos enviar a nuestras chicas de la calle a colegios de clase media, pero el trauma de sus vidas, la dificultad en el aprendizaje de una lengua extranjera, sería algo que ellas no podrían resistir” dice la hermana Crocetta. “Sin importar el lugar de

donde vienen, todas van al colegio”, añade, y “nosotras estamos al final de cada día para acogerlas y escuchar sus experiencias, ofrecerles un refrigerio y ayudarlas con sus tareas. Nosotras somos su familia”. Después de la cena, usualmente arroz y vegetales al curry, llega la hora de la recreación, pero como el orfanato está localizado en un pequeño edificio en la Krishnanagar road, una calle muy transitada, la hermana Margaret lleva las niñas afuera a través de una puerta lateral. Forma un círculo con las niñas, y haciéndose como ellas, alegremente danza con las niñas en esa parte polvorienta de la calle, parando momentáneamente de tiempo en tiempo, por la gran cantidad de bicicletas y automóviles que pasan por allí. Después de rezar el rosario, las niñas van al último piso del edificio y se recuestan en esteras, las cuales están dispuestas una después de la otra. Todas las niñas están a salvo, todas tienen alimento, al menos, por un día más. ISF


2011 – Año Internacional de los Afrodescendientes En México, aunque presentes hace más de 500 años, se tiene la idea de que la población afro no existe. No entran en las estadísticas oficiales. Por eso, se están planteando reformas legislativas para su inclusión, de manera que los pueblos afromexicanos, inmersos frecuentemente en la pobreza extrema, reciban el apoyo de los programas sociales. un pueblo en las montañas de Veracruz. Este pueblo tuvo gobierno propio, aunque por muy poco tiempo. También se fundaron palenques como La Sabana y Coyula en lo que es Huatulco. Luz María Montiel ha documentado cómo las minas y los ingenios fueron dos generadores de rebeliones esclavas durante este tiempo.

Historia La mayoría de los mexicanos ha crecido creyendo que no hay población negra en México. Sin embargo, la presencia de africanos y sus descendientes aparece en las crónicas desde 1519 con Hernán Cortés. Se dice que con él viajaba Juan Cortés, un negro a quien los nativos creyeron dios por el color. Se dice que Pánfilo Narváez también estuvo acompañado por un negro en su viaje de 1520. En México, al igual que en Perú, la explotación de plata constituyó zonas con gran cantidad de población negra, especialmente de sudaneses, congos y bantúes, quienes tenían experiencia en la producción de armas de hierro y joyas de oro y cobre. Algunos autores señalan inclusive que México era para aquel entonces la cuarta ciudad con mayor cantidad de esclavizados, recibiendo entre 1521 y 1639 la mitad de los esclavos transportados al hemisferio. El punto de entrada de los esclavizados era Veracruz. De allí se extendieron a diversos

Situación de los afrodescendientes

rumbos, asentándose principalmente en las costas de Guerrero, Oaxaca y Veracruz. En el Estado de Oaxaca, los morenos están asentados sobre todo en los distritos de Jamiltepec y Juquilla, limitando con el Estado de Guerrero. La situación de los negros y sus descendientes, sobre todo en los siglos XVI y XVII oscilaba entre el cautiverio total y la libertad ganada al huir. En 1537 se registra la primera rebelión de negros en la capital del virreinato y en las minas aledañas. En 1540 se da cuenta de dos rebeliones adicionales. En 1609 Gaspar Yanga se escapó de la esclavitud y fundó San Lorenzo de los Negros,

Para las estadísticas oficiales la población afromexicana no existe. No obstante, se habla de un porcentaje estimado de población afromexicana que va del 3 al 9 por ciento del total de la población. Unas 200 mil personas de origen africano viven en la capital en condiciones de marginación y discriminación, según un informe de la Coordinación Jurisdiccional perredista en la Cámara de Diputados publicado a inicios de 2011. El diputado César Flores Maldonado, indicó que los afromexicanos “no entran en los parámetros” de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). “Cuando se pregunta si son chontales, tlapanecos, mazahuas, triquis o cualquier otra etnia, responden que no y por ende no son inscritos en programas de apoyo al empleo, vivienda, alimentación o salud”, denunció el legislador. ISF


Testigos

Opción por los afromexicanos Hna. María Julia Pérez Misionera comboniana

E

Puerto Escondido, México

n México hay más de cinco millones de afrodescendientes, para la mayoría de sus compatriotas desconocidos e ignorados. Aunque para un país con más de 100 millones de habitantes pueden pasar desapercibidos, no sucede lo mismo para las misioneras combonianas. Surgió en nosotras un fuerte deseo de interesarnos más por ellos y decidimos visitar y conocer los lugares donde se encuentran, en los estados de Guerrero y Oaxaca. De acuerdo con monseñor Eduardo Carmona, obispo de Puerto Escondido, y algunos párrocos, una hermana y yo empezamos a ir unos días al mes para conocerlos, con la intención de abrir más adelante una comunidad entre ellos. Disfrutamos de sus raíces africanas que se manifiestan en la acogida, la alegría, la generosidad. Son muchas sus necesidades: evangelización, formación, apoyo en sus proyectos, derechos humanos… Aunque poseen una tierra fértil, rica en frutas y verduras, hay mucha injusticia en la venta de sus productos ya que los intermediarios y los comerciantes se quedan con la mayor tajada. Los días que estuvimos con ellos los convocamos a un encuentro que iluminamos con la Palabra y, según sus necesidades, con el diálogo y la reflexión. A los niños les ofrecimos catequesis, juegos y cantos. A los jóvenes fue difícil reunirlos porque la religión les dice poco debido al abandono, las sectas y la droga. Debemos seguir buscando alternativas para ellos. El último pueblo al que fuimos estaba muy cerca del mar. Nos levantábamos muy temprano e íbamos a la costa para ver salir el sol y aprovechar el magnífico paisaje para rezar. En esas visitas ex-

Mujer afromexicana en el mercado. perimentamos claramente la sabiduría popular que posee esta gente y encontramos muy positivo el diálogo con ellos, pues al escuchar y saber lo que piensan nos introducen en su ambiente y nos hacen experimentar realidades completamente desconocidas para nosotras. En uno de los viajes monseñor Carmona nos invitó a participar en la asamblea diocesana. Para nosotras fue un encuentro muy interesante porque nos permitió conocer mejor la diócesis y sus desafíos, luchas, logros y esperanzas. Éramos más de 300 personas, la mayoría laicos, lo que nos infundió una gran esperanza.

El obispo nos invitó a participar en una manifestación de apoyo a las comunidades del Valle de Santiago de Jamiltepec, en el Paso de la Reina, donde algunos empresarios y el gobierno están tratando de hacer una gran represa para producir electricidad para los países vecinos, sin tener en cuenta el desastre ecológico que sufrirán estos pueblos. Mons. Carmona nos invitó a respetar la creación; dijo que son necesarias actitudes serias y responsables para guardar un equilibrio ecológico y prevenir el calentamiento global. Luego, todos los presentes firmamos un manifiesto rechazando la Presa de la Reina. ISF


Chispazos

TE QUEDAS, SEÑOR

Te quedas, Señor, En el pan, para calmar nuestra hambre espiritual Y, cuando te vemos partir y repartir así la hogaza, vemos que nos amas hasta el extremo que tu Cuerpo, se desangra y se derrama en sangre, para que, nosotros tus amigos, tengamos asegurado alimento en nuestro caminar. Te quedas, Señor, Y, al quedarte entre nosotros, lo haces como el que siempre sirve y se da. Como el que, arrodillándose o inclinándose nos indica que el camino de la humildad es el secreto para llegarnos hasta Dios y para mitigar penas y sufrimientos. Te quedas, Señor, Con un amor tremendamente asombroso nos enseñas el valor de la fraternidad

la clave para vivir contigo y por Ti. La llave para, abriendo la puerta de tu casa contemplar que, el interior de tu morada, está adornado con el color del amor y con la entrega de tu Sacerdocio o con el sacrificio de tu vida donada. Te quedas, Señor, Para que, sin verte, te adoremos en tu Cuerpo en tu Sangre. Para que, al llevar el pan hasta tu altar, nos acordemos que es signo de tu presencia. Para que, al repartirlo entre los necesitados, comprendamos que es sacramento de tu presencia. Te quedas, Señor, Y nos dejas un mandamiento: ¡Amaos! Y nos sugieres un camino: ¡El servicio! Y te quedas para siempre: ¡La Eucaristía! Y eres, sacerdote que ofrece Y eres, sacerdote que se ofrece por toda la humanidad. Gracias, Señor.


Salir y aprender a contemplar son dos características fundamentales para el joven que se siente llamado por Dios a ser misionero más allá de las propias fronteras.

H

ace unos meses estuve con un grupo de aspirantes combonianos celebrando la Navidad con la comunidad cristiana de una zona petrolera del país. La experiencia generó unas situaciones típicamente misioneras que yo resumo en doce desafíos, los cuales voy a trabajar con nuestros lectores a partir de este mes confiando que puedan iluminar la vocación misionera de muchos jóvenes que nos escriben. En esta primera entrega presento los dos primeros desafíos: El salir geográfico versus salir de sí mismo y el contemplar para poder ver. El salir Cuando Jorge Benavides se sintió llamado a ser misionero debió enfrentarse a dos realidades: la que dejaba en Boyacá al lado de su familia con su trabajo en la finca y la que ahora acogía en la gran ciudad, en Medellín, dentro del postulantado comboniano. Sabía que después iría a Perú y así fue. Sin embargo no sabía después cuál era su destino y terminó llegando a Brasil donde actualmente termina sus estudios para ser sacerdote misionero comboniano. Desde que estudia para ser misionero hasta sus últimos años, el comboniano hace muchos viajes. Por eso el primer aspecto de su vocación misionera es el salir. Salimos de los lugares que nos son familiares para ir a otros totalmente desconocidos. Para los Misioneros Combonianos el salir geográfico implica cambiar de país y de continente, de cultura, de comidas, de idioma, de clima y de usos horarios. A veces eso es costoso pero otras veces es emocionante: por la aventura, el experimentar otras cosas, conocer a gente nueva, aprender, enriquecer la propia vida con experiencias que no cualquier persona de nuestro entorno puede vivir. No obstante, a los que somos de Latinoamérica nos cuesta más ese desarraigo físico que sufrimos de nuestra familia y nuestra tierra. Somos muy afectivos por naturale-

P. Luis Alfredo Pulido Misionero Comboniano

za y fácilmente creamos apegos, sanos a veces pero que nos dominan en otras. Eso, sin embargo, no ha dificultado para que vivamos ese mismo calor afectivo en otras zonas de la tierra a donde vamos. El viaje geográfico es con todo eso más fácil que el otro: salir de nosotros mismos. Cuando viajamos llevamos con nosotros todo un equipaje que, al fin y al cabo, es mucho más de lo que llevamos en la maleta: llevamos lo que creemos, lo que somos, nuestros miedos, nuestras experiencias anteriores, nuestra mentalidad, lo que nos enseñaron. Todo este equipaje nos sirve como referencia para poder vivir y comportarnos, pero también nos puede obstaculizar para poder entender la realidad de los demás y caminar con ellos. Para Jorge, salir de sí mismo implicó dejar de ver las cosas en blanco y negro y empezar a acoger otros matices de la vida que fue descubriendo en la gente y la sociedad de Medellín, de Perú y ahora de Brasil. No significaba dejar a un lado su identidad de colombiano, ni su amor al campo, ni su formación cristiana anterior, sino purificar, contrastar, enriquecer, acoger y aportar con espíritu crítico en la construcción de sí mismo y de la gente con la que vive. Tuvo que dejar su autosuficiencia para aprender portugués y entonces vivió ese desafío como un niño que aprende a hablar. Pero le enseñó a ser más humilde, a saber escuchar, a saber caminar con los otros, a ir sin prisa, a gozar el momento día a día. Aprender a contemplar para poder ver Cuando Jorge llegó a Sao Pablo –ciudad del sureste de Brasil– llegó con


su equipaje. Eran sus maletas, pero también sus prejuicios e ideas acerca de la gente de ese país. Le habían dicho que Brasil era sinónimo de carnaval y zamba, de morenos y tugurios. Él vio la gente, leyó su historia, escuchó sus conversaciones. Sin embargo, seguía siendo el turista del momento, hambriento de la novedad, de paisajes y monumentos, de lo fantástico y exótico, y cuidadoso al mismo tiempo de equivocarse o de ir a sitios peligrosos. Con el tiempo tuvo que entrar en las vidas de aquella gente, en la cotidianidad de sus tugurios salpicados de droga, prostitución y delincuencia. Pronto se unió a la causa de los Campesinos sin Tierra, una asociación que busca que grandes terratenientes devuelvan sus tierras robadas. Hace poco viajó a la parte norte de Brasil para estar con los indígenas en zonas muy alejadas de cualquier vida moderna. Sabía que iba como enviado de Jesucristo, como misionero comboniano y eso implicaba actitudes que en nuestra vida moderna y urbana cuestan más: escuchar, permanecer, orientar, caminar con lentitud, saber esperar el momento deseado, insistir, perseverar, leer el corazón, llevar de la mano y luego soltar. Fue entonces cuando dejó de ver para empezar a contemplar. Ver, significa permanecer como espectador, leer unas estadísticas y noticias, observar desde mis propias seguridades y seguir siendo igual. El ver es fugaz y es casi por accidente, por inercia. En cambio contemplar es detenerse e ir más adentro de lo mirado, es usar otros sentidos; los del corazón, es procesar a la luz de Dios y del Evangelio lo que aquella persona o situación me interpela, me demanda. La realidad, la vida de la gente nos parecerá o muy normal o algo muy diferente de lo que acostumbramos. En ambos casos necesitaremos leer estas situaciones para poder ver más profundo, o sea, para contemplar lo que a simple vista de turista no puede ser contemplado. Ver, como misionero, sig-

nifica alcanzar cierta profundidad en el conocimiento de la realidad, significa entender un poco más, significa poder distinguir la presencia de Dios en tal acontecimiento, persona, gesto o palabra. Y para poder ver necesitamos unas gafas que nos ayuden a “ver”. Necesariamente me estoy refiriendo a Jesús, a su vida, a su enseñanza. Jesús vivió intensamente los dos desafíos misioneros de hoy. Hizo un viaje geográfico a través de toda Palestina. Desde Belén hasta Jerusalén, desde la querida Betania donde estaban sus amigos hasta la explosiva Nazaret donde tenía muchos adversarios. Tuvo que salir de sí mismo en el Monte de las Tentaciones, y cuando lo buscaron para coronarlo rey e incluso en la soledad de Getsemaní en el impulso de no querer beber el

cáliz de su pasión. Ante los pobres, los pecadores, los poseídos por malos espíritus Jesús no estaba como quien ve y critica sino como aquel que contempla y acoge. El contemplar de Jesús le permitió desentrañar las injusticias reinantes en la sociedad de su tiempo porque sabía ir más adentro de las apariencias y porque vivió en carne propia el drama de su pueblo. Estos dos desafíos terminan enriqueciendo la vida de quien los vive. Jorge es hoy feliz de ser boyacense y colombiano entre el pueblo del Brasil que le ha acogido. Todavía debe aprender mucho, pero dejó ya la puerta abierta para seguir saliendo de sus autosuficiencias y nacionalismos y para contemplar (desde adentro) lo que otros simplemente ven (desde afuera). ISF

Para más información Chicos P. Luis Alfredo Pulido Calle 42 No. 13-50 – Bogotá Tel.: 1/ 2454754 Celular: 310 276 42 78 E-mail: comboniano@hotmail.com http://comboniano.blogspot.com

Chicas Hna. Esperanza Quezada Calle 78C sur No. 17F-23 Barrio Buenos Aires Ciudad Bolívar – Bogotá Tel. 1/791 2830 E-mail: cheparanza@hotmail.com


Misión sin fronteras

Pbro. Óscar Múnera Ochoa Director del Centro Nacional Misionero – CEC

L

a Misión Continental fue una propuesta que nos hizo el papa Benedicto XVI desde la V Conferencia de Aparecida, para ponernos en estado permanente de misión. Ya está en marcha en nuestra Iglesia. En Colombia se han dado pasos importantes. Se creó un Consejo para la Misión Continental, coordinado por un gran misionero, monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, arzobispo de Tunja. Se ha hecho una propuesta de trabajo para todo el país en varias etapas: • Etapa 1: Sensibilización general de todos los colombianos. • Etapa 2: Formación de animadores de la misión, que a la vez son evangelizados y evangelizadores. • Etapa 3: Misión con los grupos prioritarios: pequeñas comunidades, asociaciones • Etapa 4: Misión sectorial. Con educadores, comerciantes, empresarios, empleados oficiales, etc. • Etapa 5: Misión territorial, en el ámbito parroquial, sector familia, organizaciones comunitarias, instituciones educativas. Se fijaron unos criterios: • La Misión Continental refuerza el Plan de pastoral de cada jurisdicción evitando ser un programa paralelo. • La Misión Continental Busca la máxima participación de los laicos. • La Misión Continental fortalece la centralidad de la Palabra y el sentido de comunidad eclesial. • La Misión Continental utiliza al máximo las tecnologías actuales de comunicación. • La Misión Continental está acompañada con intensas campañas de oración en todos los niveles. • La Misión Continental llega a todos los estamentos de la sociedad, para que a partir del conocimiento de su realidad se comprometan en la transformación de la misma. • La Misión Continental tiene momentos y signos celebrativos comunes en el ámbito diocesano, regional y nacional. Para lograr esta noble tarea de hacer discípulos y misioneros a todos los bautizados de las Iglesias Particulares se han sugerido algunas estrategias:

• Visitar todos los hogares de las jurisdicciones, para lo cual se sugiere un pequeño equipo de aproximadamente cuatro personas, formado por un adulto, dos jóvenes y un niño, quienes, con una guía, harán las visitas a todos los hogares, llevando el tríptico, la oración y demás elementos que se consideren necesarios. • Crear desde las jurisdicciones , parroquias, grupos y comunidades, los grupos animadores de la misión. • Realizar una ceremonia de lanzamiento de la misión a escala diocesana, parroquial y sectorial para que todos se involucren y se den cuenta. Benedicto XVI quiere que América Latina, con esta Misión, haga de sus hijos bautizados unos verdaderos discípulos en estado permanente de misión. ISF


Preguntas

P. Francisco Niño Súa

Canciller de la Arq. de Bogotá francisconino@javeriana.edu.co

¿En qué consiste concretamente la nueva evangelización?” (Etelvina R. – Tunja). Aunque la expresión ha sido bastante criticada, es necesario recalcar que la nueva evangelización, nada tiene que ver con volver los ojos atrás para pretender restaurar un pasado arcaico. Para entenderla, conviene quizá recordar lo que decía Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi nº. 22: “No hay evangelización verdadera mientras no se anuncie el nombre, la doctrina, la vida y las promesas, el misterio de Jesús de Nazaret Hijo de Dios”. Y más adelante en el nº. 27: “La evangelización tiene que contener siempre una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios, vivo, muerto y resucitado, se nos ofrece la salvación a todos los hombres, como don de gracia y de la misericordia de Dios”. “La evangelización no debe limitarse al anuncio de un mensaje, sino que pretende alcanzar y transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad que están en contraste con la Palabra de Dios y con su designio de salvación” (EN 19). Se exige evangelizar “–no de una manera decorativa, como un barniz superficial, sino de una manera vital, con profundidad y hasta en sus mismas

raíces- la cultura y las culturas del hombre en el sentido rico y amplio que tienen sus términos en la GS (n. 53)” (EN 20). La Nueva Evangelización, por tanto, es encarnar el evangelio en las culturas de los pueblos, no como una mera adaptación externa, sino como una íntima transformación de los auténticos valores culturales mediante su integración en el cristianismo y el enraizamiento del cristianismo en las diversas culturas (cf. RM 52-54). La nueva evangelización es llegar al mundo de la comunicación que está unificando a la humanidad, es transformar la nueva cultura urbana global, es lograr el compromiso por la paz, promover la justicia, defender los derechos humanos, construir la civilización del amor. La nueva evangelización es urgente porque “enteros países y naciones, en los que en un tiempo la religión y la vida cristiana fueron crecientes y capaces de dar origen a comunidades de fe viva y operativa, están ahora sometidos a dura prueba e incluso alguna que otra vez son radicalmente transformados por el continuo difundirse del indiferentismo, del secularismo y del ateísmo” (ChL 34). La nueva evangelización es la forma en la que hoy en día se reitera lo que Pablo VI escribió hace casi 40 años: “Evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar” (EN 14). ISF

Iglesia sinfronteras abril 2011  

Revista católica misionera Iglesia sinfonteras de abril 2011. Tema central: ética del ciudado del planeta.