Issuu on Google+

3 PARITARIAS EN PROVINCIA Y CIUDAD AUTÓNOMA

Página 4 y 5

PAGINAS 8 y 9

LA VOZ DE LOS COMPAÑEROS

EDITORIAL página

PRIMER PLENARIO DE DOCENTES EN LUCHA

FRENTE AL AJUSTE: ¡ORGANIZACIÓN Y LUCHA!

página 7

Las políticas de los gobiernos de Cambiemos, tanto a nivel nacional como de las provincias, trajeron un comienzo de año para los trabajadores con una creciente intranquilidad acerca de nuestras condiciones laborales y de vida, que agravan aún más los procesos de pérdida de poder adquisitivo de nuestros salarios y de estabilidad laboral producidos durante los gobiernos kirchneristas. (sigue)


La principal preocupación como trabajadores en general pasa hoy por la renovación de nuestros contratos de trabajo, por cómo hacer para llegar a fin de mes o, en los casos más graves, por cómo conseguir empleo después de haber sido despedidos, en un contexto de creciente recesión. Frente a esto, la negociación de los valores salariales en mesas paritarias es desplazada a un segundo plano por el gobierno, cual si fuera un reclamo de lujo, justificando como un “mal menor” las reducciones de salario que sufrimos todos los trabajadores frente a una inflación anual mayor al 40%, y con tarifazos en todos los servicios públicos. Mientras tanto, los partidos gobernantes acuerdan el reendeudamiento y la transferencia descomunal de recursos del estado a los sectores más concentrados del capital nacional e internacional. No obstante esta política de revancha patronal, gremios como los de aceiteros y bancarios consiguieron una paritaria cercana a un 40% en un solo pago con retroactividad al 1° de abril y al 1° de enero respectivamente, mostrando de esta manera que con decisión de las conducciones gremiales se puede alcanzar mejores condiciones de vida. En las escuelas, el paisaje sigue siendo desolador. Se suman nuevas condiciones de precarización del derecho a la educación a las ya históricas como el deterioro edilicio, la baja remuneración salarial de docentes y auxiliares, la falta de materiales de estudio, la reducción de los cupos del servicio alimentario de los comedores, etc. En el marco actual de ajuste y recorte del gasto público, los docentes nos vemos en la necesidad de salir a buscar más horas de las que hasta el momento tenemos o sumarle un cargo más a los dos que ya trabajamos. A esto se agrega el impedimento económico para continuar sosteniendo como es habitual con nuestro bolsillo determinadas condiciones de aprendizaje de nuestros niños y estudiantes, más allá de asumir que la responsabilidad es indelegablemente del

Estado; un ejemplo claro es el del precio sideral de las fotocopias, sobre todo para los profes de secundaria, o de los materiales necesarios para los niveles de inicial o de primaria. La imagen de nuestros niños y estudiantes no es muy diferente: sus familias tienen cada vez más dificultades para comprarles útiles y materiales; vienen con más hambre y necesidad de contar con la alimentación de los comedores; no cuentan con los recursos para pagar el transporte -mientras el boleto estudiantil convertido en ley, gracias a la lucha de los docentes, estudiantes y organizaciones sociales, no ha sido reglamentado ni por el gobierno de Daniel Scioli ni por el de María Eugenia Vidal-; o que muchos pibes se ausentan, por tener que buscar changas para colaborar con la economía familiar.

EL AJUSTE DE VIDAL: ARROZ Y FIDEOS EN LOS COMEDORES DEL GBA Frente a este panorama, son numerosas y muy fuertes las respuestas que se están generando a partir de la organización de los trabajadores. El clima de “normalidad” que presentó el macrismo alrededor del comienzo de clases, principalmente a través del blindaje mediático que recibe, esconde que, en casi la mitad de las provincias, el ciclo lectivo comenzó con paro y otras medidas de lucha. Actualmente, a más de 80 días de iniciadas las clases, son varias las


provincias que no lo han hecho –Tierra del Fuego- o que el escenario de conflicto sigue en pie y sin solución a la vista –Santa Cruz y Santiago del Estero-; en tanto los docentes se han plantado (en Tierra del Fuego con el conjunto de los trabajadores del estado) en contra de las reducciones salariales brutales que intentan imponer los gobiernos provinciales (en algunos casos sin paritaria y con “aumento” del 10%) y de otras medidas que cercenan nuestros derechos adquiridos (aumento de la edad jubilatoria, implementación del presentismo). En la provincia de Buenos Aires, la disputa que protagonizaron nuestros compañeros auxiliares de escuelas, que no pudieron ser quebrados a pesar de la bochornosa resolución 142/16 que habilitaba la tercerización de servicios de maestranza en las escuelas, fue un ejemplo importante en el que la docencia bonaerense comienza a verse reflejada para enfrentar las políticas disciplinantes aplicadas en todos estos casos por los gobiernos del PRO y el Frente Para la Victoria, tales como descuentos salariales, represión física y criminalización de la protesta. En el conjunto de las provincias, la adhesión de más del 80% de los docentes al Paro Nacional del 4 de abril convocado por la CTERA y sus sindicatos de base, ponen de manifiesto el descontento y la decisión de reclamar por nuestras condiciones laborales. Sin embargo, en tanto medida aislada, ese paro no puede torcer el brazo a los gobiernos nacional y provinciales,

ROBY Y SUS DIFICULTADES CON LA PALABRA PARO…

y sostiene las prácticas entreguistas de la Lista Celeste que conduce la Central y la mayor parte de sus sindicatos, que ha pactado la reducción del valor real de nuestros salarios y los aumentos mayoritariamente en negro. Al cierre de estas líneas la docencia bonaerense, con la Multicolor a la cabeza, obliga a la burocrática conducción de Roberto Baradel a llamar a parar en toda la Provincia. Lo hace desde su oficina el lunes 23/5 y a las 10.00 de la mañana sin asambleas ni organismo en el que la docencia se pueda expresar. El libreto del burocratón está cantado de antemano: si moviliza no para (19/5) y si para no moviliza (24/5). Frente a esta política tardía y timorata de la lista Celeste será la docencia quién imponga el rumbo. Desde Docentes en Lucha apostamos a la construcción de un plan de lucha nacional contra el ajuste y por los derechos de los trabajadores ─entre ellos el derecho a la educación─ a partir de la discusión en las escuelas, con nuestros estudiantes, sus familias y toda la comunidad. En ese sentido es de vital importancia el papel de las listas sindicales opositoras, como la Multicolor en Buenos Aires y CABA, porque necesitamos conducciones gremiales claramente comprometidas con la clase trabajadora, en lucha por la defensa de una educación pública y popular, al servicio de los trabajadores y los sectores oprimidos por el capital. Listas que empujen a las conducciones sindicales a la calle en la mayor unidad y por el triunfo de las luchas docentes, y del conjunto de los trabajadores, en todo el país.


PARITARIAS 2016 PROVINCIA DE BUENOS AIRES Los distintos gremios aceptaron la propuesta salarial del gobierno de María Eugenia Vidal que implica 34.6 % de aumento salarial, por lo que avisaron que el lunes 9 de febrero comienzan las clases normalmente en la provincia”. De esta manera los medios de comunicación anunciaron con bombos y platillos la primera victoria que la conducción Celeste de Baradel y compañía le dio al gobierno de Macri. Como se viene repitiendo cada mes de febrero antes del inicio del ciclo lectivo, los medios de comunicación siguen con su postura de castigar a los docentes por reclamar, según ellos, un aumento salarial. Este año debido a la protección mediática que el macrismo tiene en los medios han hablado de alumnos REHENES, de GUERRA DOCENTE, LOS DOCENTES COBRAN DOS SUELDOS Y NO VAN A TRABAJAR. Por esos días se hablaba de la salida del default, de la derogación de las leyes de Pago Soberano y Cerrojo, que implicaría el endeudamiento externo por unos 15.000.000.000 de dólares. Esta fabulosa masa de recursos se le sumaria a las medidas ya tomadas a favor de grandes empresarios, como la devaluación y la eliminación de retenciones a grandes sectores. El nuevo gobierno tenía entre manos la idea, hoy fáctica de un AJUSTE que pegaría de lleno a los trabajadores en su conjunto, como se ve día a día en la inflación que licua los salarios, ya sea como despidos o tarifazos, esto con el regalo que la Ministra de Seguridad nos hizo de un protocolo anti piquete para reprimir la protesta social. Con la anuencia de la conducción del FGDB las paritarias fueron una puesta mas en escena de la Burocracia sindical y el nuevo gobierno de CEOs. En resumidas cuentas después de idas y venidas, entre gallos y medias noches, y después de una “consulta” a las bases, por demás reñida y sospechada, se acepto que los docentes que recién se inician perciban un salario de $9.801, en el mes de agosto de este año. Cabe aclarar que en esos días el diario que apoya a Macri, Clarín, anunciaba en tapa que en el mes de enero una familia tipo (matrimonio con dos hijos) necesitaba unos $16.318 para cubrir los gastos de la canasta básica de consumo.

Es menester recordar que la primer oferta de Vidal fue de un 25%, que tuvo que desestimar luego de la presión de los docentes de los y estatales en el paro y movilización del 24F, en donde se doblegó al oficialismo a dar un insuficiente 9,6% más. Hoy con los ajustes que se dieron en el marco del “Sinceramiento”, ese porcentaje ya fue absorbido por la inflación, mientras que la conducción de la Celeste sigue mirando y no convocando a asambleas extraordinarias en donde se debata democráticamente qué medidas tomar en el marco de una situación asfixiante para los trabajadores docentes. El silencio de la burocracia sindical hasta hoy deja que se naturalice que un maestro de grado tenga que trabajar dos cargos para poder así llegar a cubrir esa tan mentada canasta de consumo, canasta que hoy primeros días de mayo alcanza a los $20.000, sin tener en cuenta que los trabajadores están alcanzados por el impuesto a las ganancias. Como es sabido, el salario docente se compone en gran medida por un alto porcentaje de sumas y bonificaciones que no computan en la antigüedad y por ende en los cómputos jubilatorios. La lucha por el respeto al escalafón docente y al no pago de sumas en negro, es una de las tantas entregas que la conducción de Baradel y Yasky dejaron de lado hace tiempo. Es tiempo entonces de tomar esa lucha, es tiempo de exigir una remuneración que sea igual a la canasta básica de consumo, es el momento de ponernos de pie y pelear por la reapertura de paritarias.


PARITARIAS 2016 CIUDAD DE BUENOS AIRES En la Ciudad de Buenos Aires, el aumento salarial ofrecido a los docentes por el gobierno de Macri cobrado en el sueldo de marzo- significa un incremento real del 19 al 23% según la antigüedad del trabajador de la educación, y se expresa fundamentalmente en dos sumas que se perciben en negro: el FONAINDO y el nuevo adicional APD2016. En agosto, el sueldo en blanco aumentará 25% y se cobrará la segunda cuota de incremento que se expresará nuevamente en el FONAINDO y también en la suma de material didáctico que siempre se paga en negro. Esta oferta en cuotas y en negro fue aceptada por la mayoría de los sindicatos de la CABA y además de estancar la escala salarial, impuso una pauta muy inferior a la brutal inflación y al tarifazo que sufrimos todos los trabajadores. Sin embargo, este no es un problema estrictamente económico, es una cuestión política ya que las paritarias docentes son paritarias testigo que repercuten en el resto. De esta forma, las conducciones celestes de orientación kichnerista permitieron el fortalecimiento del gobierno de Macri; la negativa a un plan de lucha docente a nivel nacional es una victoria política del gobierno nacional en su intención de aplicar el atroz ajuste hacia los trabajadores. Este año, ocho provincias no iniciaron el ciclo lectivo y el conflicto se extendió hasta principios de abril en Mendoza, Jujuy, Tierra del Fuego, Santa Cruz, Córdoba y Santiago del Estero. Recién el 4 de abril los docentes fuimos convocados al primer paro nacional, una medida tardía en función de lo que sucedía en las provincias como es el caso de Mendoza, en donde se intentó cerrar la paritaria por decreto. Para la docencia en su conjunto, el paro realizado a 9 años del asesinato de Carlos Fuentealba fue más que significativo por el recuerdo del compañero que murió a manos del estado represor. Sin embargo, resultó un paliativo para descomprimir la situación de descontento que se vive en las escuelas debido no sólo al aumento insignificante acordado sino también a las pésimas condiciones de nuestras escuelas, al recorte de las viandas escolares, al cierre de los programas socio-educativos, entre muchos otros motivos. En la Ciudad de Buenos Aires la ausencia de un plan de lucha concreto se evidencia también en los “acompañamientos” que realizó la conducción celeste de UTE –gremio mayoritario de los docentes- frente al paro de ATE Nacional del 19 de abril, y ante la movilización convocada por las cinco centrales obreras el 29 del mismo mes. En ambas ocasiones, la UTE llamó a cese de actividades y no a paro docente, quitándole de esa forma contundencia a la necesaria unidad del conjunto de los trabajadores para realmente –y no sólo discursivamente- luchar y frenar la política anti-obrera del gobierno macrista. A su vez, las luchas reivindicativas docentes están perdiendo peso a partir la burocratización de las instancias en las que las bases deberían tomar decisiones. En los plenarios de delegados/ afiliados de UTE, más allá de que se presenten mandatos de las distintas escuelas, no se vota a partir de estos, sino por cantidad de presentes el día del plenario, a partir de una “unificación” dudosa de lo planteado en los mismos. Durante el último plenario de la UTE, el único en el año y una vez más convocado entre gallos y medianoche, nos encontramos con una mayoría de mandatos de las escuelas que rechazaban el acuerdo salarial, unos pocos que lo defendían y un tercio de mandatos que rechazaban el acuerdo y proponían el no inicio de clases y un plan de lucha sostenido. Lo significativo de este último plenario es que por primera vez la dirección de UTE -que sostenía las dos primeras mociones-, se vio obligada a tomar en cuenta los mandatos llevados por los delegados de la Multicolor y debió incluirlos dentro de las propuestas a votar. Por eso el no inicio y el plan de lucha estuvieron dentro de las mociones pero fueron rechazados una vez más por quiénes sostuvieron la gobernabilidad del macrismo en la Ciudad de Buenos Aires durante los últimos ocho años, bajo el argumento de que son las bases las que no quieren parar. La burocratización de los plenarios, el inicio de clases en tiempo y forma y la ausencia de un plan de lucha implica un salario real docente deteriorado en relación al aumento de los precios en la canasta básica y del tarifazo macrista.


Fortalecer y profundizar el frente Multicolor en UTE Docentes en Lucha considera que la conformación de la lista Multicolor para la disputa en las elecciones sindicales 2015 es un paso trascendental para la recuperación del sindicato; así como también lo es haber llevado una posición común al plenario 2016 para ofrecer una alternativa a la burocracia celeste en el marco de las paritarias. En este sentido nuestra agrupación docente considera necesario fortalecer y profundizar el espacio multicolor convirtiéndolo en un frente permanente de organización y de lucha de los trabajadores de la educación de la Ciudad de Buenos Aires. Para esto planteamos tres tareas concretas para el 2016: Ante el avance del proyecto de evaluación externa hacia los docentes es necesaria una campaña común de información y concientización de las consecuencias de dicho proyecto. Más aún, la lucha contra la evaluación externa tiene que darse en el marco de una disputa por el sentido de la educación; educación desde y para la clase trabajadora. Esta pelea la tenemos que dar, no podemos regalarle el sentido de la educación a los funcionarios estatales como hizo la conducción celeste. En función de la coyuntura de elección de delegados y la campaña de la conducción del gremio a votar delegados celestes, tenemos que hacer una campaña unitaria de elección de delegados que respeten la democracia de los trabajadores y luchen consecuentemente contra el ajuste macrista. ¡Salgamos ya como Multicolor a recorrer escuelas para elegir delegados de la UTE! Frente al escepticismo de los afiliados de la UTE ante su conducción que se expresa tanto en la identificación de quienes dirigen el sindicato con el sindicato mismo como en procesos de desafiliación, tenemos que hacer una campaña de afiliación al sindicato que se desmarque de la idea de sindicato de servicios y que plantee claramente que los docentes tenemos que afiliarnos para recuperar la UTE para la lucha de los trabajadores.

Desde el mes de noviembre de 2015 desde Docentes en LuchaCABA venimos desarrollando en coordinación con los compañeros de Trabajadores Docentes de Base-Lista Roja una serie de encuentros abiertos a docentes de diferentes niveles con vistas a problematizar diferentes aspectos de nuestra tarea en las aulas, nuestras condiciones salariales y de trabajo. El primero de los encuentros giró en torno a la consigna “Escuela para quién y para qué”, el segundo adoptó la modalidad de taller y consistió en el análisis del recibo de sueldo docente en CABA. Venimos de concretar el tercero de los encuentros en el que trabajamos en la problematización de los mecanismos de evaluación de la tarea docente y de la lógica productivista-neoliberal que está detrás de estos. Vamos proyectando la realización del cuarto encuentro en el mes de agosto. Entendemos que la

unidad no puede ser consigna que se proclama sino práctica que se desarrolla desde abajo, con el conjunto de nuestros compañeros y junto a las agrupaciones con las que existe un punto de acuerdo fundamental: no hay nada que esperar que no salga de nuestra propia organización como trabajadores. Profundizar este programa de actividades, multiplicarlo y difundirlo es la tarea a la que estamos abocados. Una dirección sindical acostumbrada a negociar a espaldas de nuestras problemáticas y a ponerle paños fríos a la bronca, tiene la necesidad objetiva de mantenernos en el desconocimiento y en el silencio. Cada compañero que incorpora herramientas para pensarse como protagonista suma un paso en el proceso de recuperación de nuestra herramienta sindical. Ese es nuestro desafío.


PRIMER PLENARIO GENERAL DOCENTES EN LUCHA San Martín, 7/5/2016 RESOLUCIONES En un escenario de despidos masivos en todo el país, de recrudecimiento represivo, de profundización del ajuste hacia los trabajadores y de vaciamiento de la educación pública. Y mientras las cúpulas sindicales de las tres CGTs, las dos CTA y la burocracia Celeste en CETERA, UTE y SUTEBA miran para otro lado o actúan priorizando los intereses de proyectos políticos patronales como los del FPV o el FR, desde la agrupación sindical Docentes en Lucha, resolvemos: -Apoyar el conjunto de las luchas de los trabajadores contra el ajuste, los despidos y la represión. -Fortalecer el frente Multicolor contribuyendo al proceso de recuperación de nuestros sindicatos docentes de manos de la burocracia Celeste. Promover la democratización y participación activa de las bases docentes, desarrollando conciencia de lucha y unidad de la clase para enfrentar el ajuste y el vaciamiento de la escuela pública. -Exigir que ningún docente cobre menos que el costo de la canasta básica y que todo el cobro sea

en blanco. -Denunciar la profundización de la precariedad laboral y pedagógica ligada a la segmentación y privatización progresiva del sistema educativo. -Intervenir activamente, promoviendo la organización desde las bases y la lucha contra las autoridades responsables en cada una de las innumerables problemáticas de la escuela pública, sus docentes, los auxiliares, los estudiantes y el territorio en el que se inscribe, ligados al abandono y el vaciamiento presupuestario (situaciones de no cobro, deterioro de infraestructura y comedores, falta de insumos, falta de cobertura de cargos, abusos de directivos, violencia escolar, etc.) -Generar instancias democráticas de participación, desarrollando los reclamos y conflictos necesarios para enfrentar el ajuste en la más amplia unidad junto a los demás trabajadores del establecimiento y la comunidad. -Elaborar nuestra propia formación como trabajadores y disputar el sentido de las jornadas pedagógicas, orientándolas hacia una concepción popular de la educación.


LA VOZ DE LOS COMPAÑEROS

En momentos en que el ajuste que se cierne sobre los trabajadores pega con dureza; en momentos en los que las conducciones burocráticas de las centrales y de nuestros sindicatos son renuentes a salir a luchar para frenarlo; en momentos en los que la escuela es cada vez más una caja de resonancia de la realidad social; en momentos como estos, se vuelve perentorio sacar a la luz el debate sobre cuál es el papel que debe jugar el delegado de escuela. El delegado ha sido históricamente quien ha representado a sus compañeros en su centro de trabajo. En el sector privado, por poner un ejemplo, en las fábricas es quien se enfrenta con los abusos de los capataces o encargados en pleno proceso productivo, quien defiende los derechos colectivos de su sector en la negociación con las patronales por sus condiciones de trabajo. En este sector de la producción se hace más nítido quién es el que le impone al trabajador el ritmo con el cual desarrollará su tarea y qué productividad se espera de él. Aquí el delegado aparece como una barrera natural que erigen los trabajadores para resistir los abusos y evitar ser super explotados. En el caso de los trabajadores de la educación pública las cosas no son muy distintas pero existen algunas particularidades que debemos atender. Como parte del sector público, el delegado docente tiene como sus patrones a los funcionarios gubernamentales y la burocracia de la dirección de escuelas. Y suele encontrar en el personal jerárquico de su escuela a la representación cotidiana de estos últimos. Sin embargo, se trata en este caso de un rol ambiguo ya que los directivos son trabajadores que viven de un salario y que ejercen una función docente a igual título que cualquier educador. Su papel de representante de la burocracia estatal esta puesta más bien exteriormente, mediante la presión que sobre él ejercen los inspectores o supervisores y sobre estos últimos, a su vez, por parte de los funcionarios. Existen muchos casos de verdaderos compañeros docentes que, cumpliendo con funciones jerárquicas dentro de la escuela, no sólo no se adaptan al rol de capataces que de ellos demandan la burocracia estatal, sino que priorizan siempre la solidaridad con sus compañeros de trabajo, desempeñando un papel invaluable en la organización gremial de la escuela. Por otra parte, en cuanto a las tareas docentes, sabemos por experiencia que la actividad que

cotidianamente desenvolvemos dentro del establecimiento escolar tiene múltiples dimensiones. Dimensiones que van desde el salario, el edificio, el comedor escolar; pasando por la relación con el resto de los docentes y el equipo directivo, el vínculo con los inspectores o supervisores, las reuniones institucionales; y siguiendo con las reuniones de padres, el intercambio con la comunidad, el contacto con los alumnitos sean éstos niños o estudiantes secundarios. Todas estas dimensiones van configurando en el andar de todos los días relaciones de las más diversas: desde el salario que no alcanza al edificio que se cae a pedazos y los cupos de comedores que no dan cuenta de la cantidad, cada vez más grande, de chicos que necesitan del comedor. Estos son ejemplos que parecen de lo más normal en el desenvolvimiento de un día en una escuela pública. Como muestra vale un botón suele decirse, pero ¿debemos acostumbrarnos los docentes a dar clases en esas condiciones? ¿Acaso no nos formamos para educar? Decimos desde el vamos que de normal no tiene nada que una escuela que se encuentra funcionando con estas características. Sin embargo, oímos decir en los pasillos, en los patios, en las salas de maestros o profes, que la cosa está así de difícil y que hay que arreglarse como uno puede. Vemos bajar cataratas de resoluciones desde la inspección o supervisión que nos conminan a desarrollar nuestra tarea a cualquier precio. En algunas ocasiones, nos sentimos desilusionados porque el equipo directivo se olvidó que alguna vez dio clases y siguió las directivas “desde arriba” sin oponer tan siquiera un balbuceo.


Frente a la naturalización de que la escuela pública es un lugar que funciona de cualquier manera debemos decir NO! Quien debe encabezar esta tarea es el delegado de escuela, quien habla en nombre de sus compañeros. El delegado debe ser quien intervenga y organice a la escuela frente a una situación que pueda interrumpir el normal desenvolvimiento de nuestra tarea: desde un compañero sin cobrar a un chico sin comer; reclamando por un vidrio roto o frenando a un directivo que quiere abusar de su autoridad; denunciando una situación de indefensión de un niño o armando un fondo de lucha para una familia que se quedó sin trabajo. En la mayoría de los casos, los problemas que atraviesa la escuela pública están directamente vinculados a decisiones políticas de las autoridades de turno, particularmente las relacionadas con falta de presupuesto para educación, lo que redunda en deterioro de salarios de docentes y auxiliares, condiciones edilicias, obra social, comedores, etc. También aquellas generadas a raíz de la vulneración de derechos sociales básicos de la población, como el acceso al agua, la vivienda, la salud, trabajo, a un medio ambiente sano, etcétera; o por situaciones de sometimiento a violencia policial o institucional permanente. La escuela pública por supuesto no escapa a esta realidad social, más bien la refleja de forma amplificada. Estas problemáticas sociales, que se manifiestan a diario en situaciones de violencia escolar y dificultades objetivas para el proceso de aprendizaje, afectan de manera directa el desarrollo de nuestro trabajo y atentan contra un adecuado contexto de enseñanza. Estos problemas de fondo no pueden por supuesto resolverse exclusivamente desde la organización y la lucha que se desarrolle desde el ámbito educativo, pero exigen respuestas por parte de la escuela en tanto institución, como pueden ser, el gabinete escolar, equipos pedagógicos, cobertura de cargos, etcétera, que de no ser garantizadas por las autoridades, pueden y deben ser exigidas por los trabajadores organizados. En síntesis, las principales dificultades de la escuela pública tienen responsables concretos y sus soluciones dependerán en mayor o menor medida de acciones colectivas que apunten a exigir respuestas políticas. Pero ¿Es el delegado un superhéroe que lucha solo por la escuela? Por supuesto que no. Su tarea consiste fundamentalmente en generar las condiciones para que estos problemas de la escuela encuentren un ámbito de discusión y resolución colectiva, comenzando con los trabajadores del propio lugar de trabajo, tanto docentes como

auxiliares, pero apostando a extender los canales de articulación con la comunidad en su conjunto y con trabajadores de escuelas cercanas o afectadas por la misma situación. Se trata entonces, fundamentalmente, de transformar los problemas y situaciones de malestar en reclamos y estos, a su vez, en conflictos y procesos de lucha que puedan desenvolverse en la mayor unidad posible junto a todos aquellos afectados por el deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores y el vaciamiento de la educación pública; o sea, junto a todos los castigados por el ajuste. Para esto hace falta, por un lado, ejercitar la práctica periódica de asambleas con docentes, o pequeñas reuniones por turno en las que los trabajadores puedan visualizar la necesidad del abordaje grupal de los problemas de la escuela; por otro, establecer una comunicación permanente con nuestros compañeros auxiliares y otros sectores más o menos organizados de la comunidad y el territorio de la escuela: padres, referentes vecinales, trabajadores de fábricas cercanas, etc. Además, es importante tener presente que el delegado de escuela forma parte de una estructura organizativa más amplia: el sindicato. Cada delegado puede y debe comunicar en forma constante a éste último las problemáticas y conflictos que surjan en la escuela, buscando o exigiendo si hiciera falta, el apoyo y el sostén de su dirección para afrontarlos. El cuerpo de delegados de cada distrito es la correa de transmisión de las demandas concretas que se elaboren desde la escuela hacia los órganos centrales del sindicato. Debe ser, por lo tanto, el motor principal de las acciones que emprendan los docentes democráticamente organizados. Por eso mismo la burocracia Celeste tiende a despreciar su función, ya que la concibe como una competencia a las facultades de la dirección. Prefieren en cambio invertir el verdadero rol del delegado, desvirtuándolo y convirtiéndolo en un apéndice de la conducción y un simple comunicador de sus directivas y posiciones en las escuelas. Se hace fundamental, entonces, en el camino de recuperación y democratización del sindicato, seguir impulsando y desarrollando al máximo, desde la oposición Multicolor, los cuerpos de delegados, entendidos como instancias genuinas de democracia sindical en las cuales los mandatos, elaborados por los compañeros organizados en las escuelas, logren sintetizarse para encarar desde allí, en la mayor unidad posible, la lucha contra el ajuste, en defensa de la escuela pública y por una educación en manos de los trabajadores.


La Conducción de SUTEBA se vio obligada a salir a pelear. El argumento falaz esgrimido, al momento de aceptar el ofrecimiento de aumento salarial y en cuotas hecho por la gobernadora Vidal, por parte de la conducción celeste de que la docencia “había votado a Macri y que no estaba dispuesta a parar” quedo deshecho. La voluntad de los trabajadores de la educación de utilizar sus herramientas legítimas para defender nuestras conquistas se manifestó a lo largo de todo el año, como por ejemplo en las movilizaciones convocadas el 29 de abril, o en la adhesión a las medidas convocadas por los Suteba Multicolor, incluso en distritos donde conduce la celeste. La presión de los Suteba Multicolor, pero fundamentalmente la que ejercieron trabajadores de la educación desde las bases lograron forzar a la conducción de Suteba a salir de su pasividad y a salir a la calle a movilizarse con el conjunto de los estatales a La Plata el 19 de Mayo, a convocar al paro del 24 de mayo y ahora a movilizarse el próximo 2 de junio en el marco de la movilización convocada por las 2 CTA. Esto demuestra dos cosas: El poder que tenemos como trabajadores de presionar sobre nuestra conducciones sindicales y el error político de la celeste al regalarle el inicio de clases y garantizarle la paz social a Vidal hasta ahora. Creemos que es necesario plantear los desafíos que tenemos como trabajadores en esta etapa. En primer lugar es nuestro deber como trabajadores resistir al ajuste de Vidal en provincia, que no pasa solo por una paritaria a la baja, o el retraso en el cobro de nuestros compañeros, o por la reducción de los cupos de comedores, o la entrega de comida en mal estado, sino que pasará por atacar nuestras conquistas históricas como trabajadores, como queda de manifiesto en la nefasta Ley de Emergencia Administrativa, que precariza y flexibiliza las condiciones de trabajo de todos los trabajadores estatales. En segundo lugar, creemos que debemos impulsar acciones que tiendan a la recuperación de mas seccionales hoy en manos de la Celeste, para ponerlas en manos del conjunto de los trabajadores de la educación. Es por eso que creemos que nuestro deber como agrupación debe ser impulsar y acompañar los más amplios procesos de unidad basados en acciones concretas de lucha en todos los distritos. Por último debemos ser concientes que la única manera de Derrotar al Ajuste es participando, en todas las instancias de discusión y lucha, organizándonos más y más en el Sindicato. Defendiendo nuestros derechos como trabajadores escuela por escuela.

-Viva la unidad de todos los trabajadores estatales. -Abajo la Ley de emergencia de Vidal. -Reapertura de paritarias ya. Basta de ajuste en educación. -Unidad de todos los sectores opositores para recuperar Suteba. -Frente al ajuste: Unidad, Organización y Lucha!!!


Ley de Emergencia Administrativa ¿En qué consiste y como afecta a los trabajadores Estatales de la Provincia? VIDAL TE AJUSTA SONRIENDO En el marco de las políticas de ajuste que se llevan a cabo en el País y en las Provincias (Véase por ejemplo el caso de Tierra del Fuego o de Santa Cruz) independientemente de que estas estén administradas por aliados del PRO o por el FPV, en nuestra Provincia, en momentos que se realizaba la multitudinaria y contundente marcha de Estatales el pasado 19 de Mayo la Legislatura Bonaerense, con el voto de las Bancadas de Cambiemos, El Frente Renovador, el FAP y Bloques justicialistas escindidos del FPV, convirtió en Ley este proyecto presentado por la gobernadora Vidal. Esta nueva ley rea un sistema que agiliza los procesos de Licitación en la provisión de bienes y servicio y flexibiliza el régimen de contratación del personal por parte del Estado durante un año.

Y LOS TRABAJADORES RESISTIMOS LUCHANDO

En sus artículos 25 y 26 la presente Ley autoriza a los Ministros y autoridades de órganos descentralizados a contratar personal en carácter transitorio para funciones que personal de Planta no puede cumplir. Estos contratos no generan derecho a prórroga ni crearán una relación de dependencia laboral. Una vez finalizado el contrato, el trabajador deberá finalizar las tareas a su cargo sin derecho a remuneración adicional alguna. Con la sanción de esta ley, la Provincia desconoce los derechos conquistados por los trabajadores, tales como la estabilidad laboral y la remuneración ante despidos, promoviendo el trabajo en negro en la administración pública, en oposición a los derechos legales y constitucionales conquistados por la lucha de los trabajadores.


Moreno

Jornadas de Formación sobre el Estatuto del docente. Durante los días 18 y 30 de mayo se desarrollaron las Primeras Jornadas de Formación sobre el Estatuto Docente, organizada por las agrupaciones La Bordó y Docentes en Lucha de Suteba Moreno. En la primera de ellas se discutió en torno al Estauto del Docente de la Provincia de Buenos Aires, desde la perspectiva de que el mismo es una herramienta que consagra

nuestros derechos como Trabajadores de la Educación y que la misma es resultado de la lucha y que su defensa frente al ajuste se garantizará de esa manera. La segunda jornada estuvo dirigida a todo lo pertinente al Ingreso a la Docencia, temática clave para los futuros trabajadores de la Educación que se están formando. Agradecemos la importante

participación de las Compañeras y Compañeros Docentes y de las Compañeras y Compañeros Estudiantes de ISFD 21 de Moreno. Así mismo, agradecemos al Instituto por permitirnos utilizar sus instalaciones y especialmente al gran trabajo de los compañeros de Docentes en Lucha y La Bordó del distrito de Moreno. La formación es una herramienta clave para ejercer la defensa de nuestros derecho, la unidad es la mejor herramienta para recuperar los sindicatos y ponerlos en manos de los trabajadores. Decimos cada vez más convencidos: Frente al Ajuste, Unidad, Organización y Lucha. Los Trabajadores de la Educación nos formamos para enfrentar el ajuste


Revista Docentes en Lucha N°3