Issuu on Google+

Publicaci贸n patrocinada por los PROYECTOS SUMAMAD - QUINAGUA y ANDESCROP


Contenido

C

Pág

Presentación Antecedentes y Objetivos

2

16 de mayo Simposio: “La Quinua: ¿ Sostenible Ahora y Después?” Paranínfo UMSA 17 de mayo, Coloquio Mesas de Trabajo Fac. Agronomía

3

Resumenes de Exposiciones Magitrales Proyecto ANDESCROP

4-8 9

Manifiesto del Simposio - Coloquio

10-12

Resultados del Coloquio La Quinua: ¿Sostenible - Ahora y Después?

13-15

Resumenes de Posters Temáticos Proyectos - Fac. Agronomía UMSA

16-17

Proyecto SUMAMAD-QUINAGUA- McKNIGHT

18-19

P

PRESENTACIÓN El Simposio – Coloquio La Quinua: ¿Sostenible Ahora y Después?, realizado entre el 16 y 17 del pasado mes de mayo, ha sido organizado por la Facultad de Agronomía de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), como miembro institucional del Comité Nacional del Año Internacional de la Quinua (AIQ), con el propósito de realzar a esta planta única, excepcional y sorprendente por sus cualidades nutricionales y adaptación a condiciones medioambientales extremas como las del Altiplano andino, como un aporte a la celebración del AIQ, declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La UMSA, siendo una institución académica y de desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación, no ha dejado de lado las investigaciones en este cultivo milenario y otras especies agrícolas andinas subutilizadas, habiendo generado mucha información y conocimientos en sus diferentes institutos, en tópicos como la etnobotánica, agrobiodiversidad, bioquímica, mejoramiento genético, ecofisiología, manejo, conservación y fertilidad de suelos, agroclimatología, sistemas de producción orgánica, sanidad vegetal, nutrición y alimentación, socioeconomía, transformación, comercialización, mecanización, etc. Sin duda, la ocasión ha servido para mostrar lo que hace la Universidad para su pueblo y sociedad, permitiendo el fortalecimiento de la articulación entre las instituciones del Estado, la sociedad civil, las universidades, organizaciones de productores, comercializadores y exportadores, para que en Bolivia se generen verdaderas políticas de protección de su agrobiodiversidad, la producción sostenible, la se-

guridad alimentaria nacional, el comercio justo y de apoyo a los productores, siempre acompañadas por las actividades de investigación e interacción social, papel principal de las casas de estudios superiores. La presente publicación se realiza con la finalidad de difundir los resultados del seminario y del coloquio, así como divulgar los avances de los proyectos en curso en la quinua en la Facultad de Agronomía. La organización y realización de este evento, ha significado un esfuerzo institucional muy importante, con la participación de nuestros docentes investigadores expertos en sus diferentes especialidades y con nivel de doctorado en su mayoría, equipos de logística conformados por los estudiantes de nuestra Facultad, personal administrativo, tanto de nuestra unidad como de la administración central de la UMSA y el apoyo incondicional de la máximas autoridades universitarias. El financiamiento ha sido posible gracias a los proyectos QUINAGUASUMMAMAD, McKNIGHT,ANDESCROP, la UNIDAD DE POSTGRADO y PETAENG. A todos ellos va nuestro agradecimiento, así como a las instituciones, organizaciones y personas que han participado activamente, para que el simposio – coloquio sea todo un éxito.

Ing. M.Sc. Hugo BOSQUE SANCHEZ

Decano de la Facultad de Agronomía UMSA

Antecedentes y Objetivo A 1.- ANTECEDENTES

nes son positivos para los agricultores, según muchos expertos estos no serán sostenibles La quinua debido a sus cualidades nutricionales en el tiempo, porque precisamente por la gran importancia que se le ha dado a este grano, en ha sido reconocida como alimento del futuro para la humanidad, y por las gestiones del gobierno nacional la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha declarado el 2013 como el Año Internacional de la Quinua (AIQ), lo cual muestra que su importancia ha sobrepasado los límites de su lugar de origen y su expansión a otras latitudes ya es un hecho. En el país, el boom de la quinua ha significado un crecimiento acelerado de áreas de cultivo sin una planificación adecuada, lo que está provocando problemas conexos en todo el sistema de producción, principalmente porque ha dejado de lado la tradicional complementariedad con la crianza de camélidos y el establecimiento de los cultivos en laderas. Los riesgos inherentes a los productores están relacionados con la reducción muchas regiones del mundo ya se están implede los rendimientos, crecimiento de la de- mentando programas de producción comercial. manda de mercados internacionales, con el Estos y otros problemas requieren ser analizados consiguiente incremento de precios, lo que profundamente entre los actores relacionados repercute directamente en la reducción de la ac- con el rubro quinua, para proponer acciones que cesibilidad del poblador nacional a este producto. conduzcan a los gobiernos locales, departamenSi bien los ingresos que generan las exportacio- tales y nacionales, a generar políticas y estrate-

gias que permitan una sostenibilidad de la gran cadena productiva que constituye la quinua. Bajo este contexto, la Facultad de Agronomía de la Universidad Mayor de San Andrés, como miembro del Comité Nacional del Año Internacional de la Quinua, en el marco de sus actividades institucionales, ha determinado coadyuvar esta celebración a nivel mundial con la organización del Simposio y Coloquio: LA QUINUA: ¿SOSTENIBLE AHORA Y DESPUÉS?.

2.- OBJETIVO El objetivo principal de este evento fué intercambiar los resultados de las actividades investigativas que se han realizado tanto en la U.M.S.A como en otras Instituciones en torno al cultivo de la quinua (Chenopodium quinoa Willd.), y con la participación de los asistentes, generar un debate sobre el futuro y la sostenibilidad de este cultivo milenario en nuestro país y la situación del mismo en otras latitudes del Planeta.


6 1

16 de mayo:

Simposio “La Quinua: ¿Sostenible - Ahora y Después?”

En instalaciones del Paraninfo de la Universidad

Mayor de San Andrés y con la asistencia de respresentantes de varias instituciones dedicadas al trabajo con el grano de la quinua, se llevo a cabo el Simposio: “ La Quinua: ¿Sostenible - Ahora y Después?, con rotundo éxito de asistencia (más de trecientas personas) y con un balance positivo por parte de la comisión organizadora. Durante esta jornada y luego de las palabras de inauguración a cargo del señor Decano de la Facultad de Agronomía Ing. M.Sc. Hugo BOSQUE SANCHEZ y el Viceministro de Desarrollo Rural Sr. Victor Hugo VASQUEZ, se dió paso a las Exposiciones Magistrales en las que participaron, renombrados expertos de distintas áreas y que fueron la base para establecer el Coloquio y la realización de mesas temáticas de la jornada del día viernes 17 de mayo. Bajo este contexto, el evento fue propicio para presentar varios de estos trabajos, provenientes del Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Recursos Naturales (IIAREN) de la Facultad de Agronomía, el Instituto de Investigaciones Químicas (IIQ) el Instituto de Investigaciones en Biología Molecular y Biotecnología (IIBMB) de la Facultad de Ciencias Puras y Naturales, SELADIS de la Facultad de Medicina, Nutrición y Tecnología Médica. A su vez participaron otras instituciones y organizaciones relacionadas con la temática de la quinua,

como la FAO, el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), el Viceministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario (VDRA) del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), la Fundación para la Promoción e Investigación en Productos Andinos (PROINPA), la Asociación Nacional de Productores de la Quinua (ANAPQUI) entre otras. EXPOSICIONES: Programa de Recursos Genéticos y el Programa Nacional de Quinua VDRA – INIAF - Ing. M. Sc. Juan José VICENTE e Ing. Ph. D. Sergio MOREIRA. Política exterior de protección de la quinua Cancilleria del Estado Plurinacional de Bolivia Lic. Cintia VARGAS AMURRIO. La Política de la FAO sobre el Cultivo de la Quinua en la Región Andina y Avances de la Implementación del Centro Internacional Ing. Ph.D.Crispím MOREIRA - FAO-Bolivia La quinua Real en el Altiplano Sur de Bolivia FAUTAPO-COMPASUR Ing. David SORAIDE LOZANO. Investigaciones en Suelos y Fertilidad FAC. AGRO – UMSA -Dr. Vladimir ORSAG y Ing. Ph. D. Roberto MIRANDA. Investigaciones en Biodiversidad y Semillas Ing. Ph.D. Alejandro BONIFACIO FAC. AGRO – UMSA. Investigaciones químicas en la quinua FCPN – UMSA - Ing. PhD. Mauricio PEÑARRIETA. Antioxidantes Fenológicos y Selénicos en quinua

7 1

17 de mayo:

FCPN – UMSA - Ing. PhD. Juan Antonio ALVARADO. Investigaciones en biología molecular de la quinua FCPN – UMSA - Dra. Isabel MORALES. Distribución e importancia de las plagas en el cultivo de la quinua Fundación PROINPA Ing. MSc. Reinaldo QUISPE. Investigaciones bromatológicas en la quinua SELADIS-UMSA - Dra. Maria TORREZ. El entorno socio-económico de la producción de quinua FAC. AGRO – UMSA Ing. MSc. Edwin YUCRA.

Crispím MOREIRA Representante de la F.A.O. en Bolivia

Coloquio: Organización de mesas temáticas de trabajo El segundo día de este importante evento fué dedicado a la realización de Mesas Temáticas de Trabajo, en las cuales participaron miembros de todas las organizaciones invitadas de acuerdo a su experiencia, para poder aportar en el área de su interes. TRABAJO EN MESAS TEMÁTICAS MESA DE TRABAJO 1 MANEJO DE SUELOS – AGUA – CLIMA MESA DE TRABAJO 2 PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD – PATENTES – DENOMINACIÓN DE ORIGEN MESA DE TRABAJO 3 SEGURIDAD ALIMENTARIA Y SOCIO-ECONOMÍA MESA DE TRABAJO 4 INNOVACIÓN DE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN DE LA QUINUA Una vez concluido el trabajo en las mesas temáticas,se procedió a la presentación de los resultados de cada una de ellas en plenaria, en el auditorium de la Facultad de Agronomía, logrando así tener resultados muy importantes para la elaboración de los documentos que son presentados en esta publicación de la Facultad de Agronomía.


R

Resúmenes de Exposiciones Magistrales

Producción de biofertilizantes para quinua con bacterias fijadoras de nitrógeno

Isabel MORALES-BELPAIRE

Guillermina Miranda-Torrez2, Virginia Mendez-Pinaya1, Carolina Morales-Arias2, Elizabeth Elliot-Portal1, Ivan Justo-Chipana1 1Instituto de Biología Molecular y Biotecnología- Carrera Biología-UMSA 2Instituto de Ecología-Carrera de Biología-UMSA

La creciente demanda

para la quinua ha llevado a una fuerte presión sobre los suelos de las zonas productoras causando, entre otros, pérdida de fertilidad por extracción de nutrientes. El nutriente de mayor influencia sobre los rendimientos de quinua es el nitrógeno, que puede ser aportado mediante abonamiento con estiércol. En algunas zonas, sin embargo, la disponibilidad de estiércol es escasa, por tanto son necesarias alternativas de producción de abonos orgánicos ricos en nitrógeno. Una de ellas es la utilización de microorganismos fijadores de nitrógeno. Para esta finalidad, se han aislado varias cepas de bacterias diazotróficas a partir de suelos donde se cultiva quinua. Las seis cepas estudiadas con mayor detalle mostraron ser bacilos y la identificación molecular permitió clasificarlas como pertenecientes a las familias Bacillus y Paenibacillus, con una cepa perteneciente al orden Rhizobiales. Las cepas BBAR001 y BBAP001 mostraron capacidad de producir ácido indolacético y BBAP001 presentó capacidad para solubilizar fósforo. Se determinó además que varias cepas podían crecer en medios de bajo costo como ser “infusión de suelo” y alguna fuente de carbono, ya sea sacarosa o infusión realizada con material vegetal. En las pruebas realizadas para determinar el mejor material o “carrier” a ser utilizado para el almacenamiento y transporte de las cepas, así como la inoculación de las semillas, se observó, para un almacenamiento prolongado de las cepas estudiadas, que humus y aserrín son buenos materiales y que el almacenamiento debe hacerse a 4°C o a temperatura ambiente (alrededor de 18°C). Las cepas estudiadas mostraron efecto positivo sobre la longitud de raíz de plántulas de quinua. Los resultados de la parcela experimental mostraron un efecto positivo de la combinación de estiércol y de la cepa BBAR001 sobre diámetro de tallo, longitud de panoja y altura de panoja.

Política Nacional y Estrategia de Investigación en Quinua Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) Juan José VICENTE Sergio MOREIRA

la quinua, que contribuyan a la productividad y rentabilidad de la especie, para cumplir las mel Instituto Nacional de Innovación Agrope- tas institucionales dentro del marco de las pocuaria y Forestal, creado mediante DS 29611, líticas nacionales y sectoriales, en beneficio del tiene entre sus competencias administrar el Sis- productor agrario y de la población boliviana. tema Nacional de Recursos Genéticos agrícolas, pecuarios, acuícolas y forestales, bancos de ger- Dentro del Programa Nacional de Recursos moplasma y centros de investigación, constitu- Genéticos la colección de quinua incluye inforyéndose en instancia de investigación acredita- mación de la caracterización agromorfológica, da, en el intercambio científico y tecnológico, a caracterización molécular, multiplicación y renivel nacional e internacional, relacionadas con generación de accesiones próximas a sus regiotemas agropecuarios y forestales. nes de origen, monitoreo de viabilidad de semiEn este marco, el INIAF se encuentra ejecutan- llas y la promoción de recursos genéticos. do el Programa Nacional de Recursos Genéticos, dentro del cual se encuentra el Banco Nacional Por otra parte se está priorizando el sistema de de Germoplasma de Granos Altoandinos, con documentación de la colección en función a las una colección que incluye más de 3100 acce- actividades de manejo y conservación de recursiones y el Programa Nacional de Investigación sos genéticos. en Quinua.

E

3. Validación de prototipos de mecanización de las labores culturales, cosecha y postcosecha de la quinua. 4. Producción de semilla básica de quinua, de ecotipos demandados por los productores. 5. Caracterización de campo de ecotipos prospectivos.

El INIAF le ha dado énfasis a la investigación en quinua a través de un Programa Nacional Estratégico de Investigación y del manejo de la colección de germoplasma de quinua más grande del mundo. Sin embargo, dado que el INIAF recién ha iniciado sus actividades dentro de los Programas Nacionales de Investigación, los logros se han circunscrito a la definición de manera participativa de líneas de investigación, de Dentro de las actividades del Programa Nacio- Planes de Implementación de Programas y de El Programa Nacional de Recursos Genéticos nal de Quinuas se ejecutan 5 subproyectos: los Subproyectos dentro de estos programas. tiene como objetivo general optimizar la gestión de los Recursos Genéticos de la agrobiodi- 1. Optimización del manejo de la fertilidad La investigación en quinua se está realizando versidad para facilitar su acceso y uso, fortale- del suelo bajo sistemas de producción tradicio- en coordinación con aliados estratégicos, para cer los programas de investigación. aprovechar los conocimientos existentes, y en nal y agricultura mecanizada de la quinua. el marco de las necesidades identificadas por El Programa Nacional de Quinua tiene como 2. Manejo ecológico de plagas insectiles los propios productores mediante un enfoque objetivo general desarrollar tecnológias orien- de la quinua. de investigación participativa. tadas al manejo integral del agroecosistema de


LA FERTILIDAD DE LOS SUELOS EN EL INTERSALAR Y SU MANEJO Propuesta de manejo sostenible Vladimir ORSAG CÉSPEDES, Roberto MIRANDA CASAS, Magali GARCIA CÁRDENAS

La Quinua (Chenopodium quinoa Willd.) es un gra-

no andino, con elevado contenido proteico (14%), siendo uno de los principales cultivos que generan además, ingresos económicos a los agricultores del Altiplano Sur de Bolivia. este cultivo se desarrolla en condiciones de bajas temperaturas, precipitación pluvial y fertilidad de suelos, siendo sus rendimientos bajos (450 a 650 kg/ha). La superficie cultivada entre Potosí y Oruro llega a 134,000 ha (Página 7.bo), sin embargo los rendimientos van reduciéndose de 0,8 ton/ha para 1980 a 0,5 ton/ha el 2010 (Fundación Milenio, 2013). Asimismo, el gobierno boliviano está promocionando el cultivo y tiene como meta llegar a 1000000 de ha. La mayor producción de quinua, se la realiza en el Altiplano sur de Bolivia, esta región se caracteriza por presentar una amplia fluctuación térmica (García, 2008), déficit hídrico en la mayor parte del año, suelos con bajos contenidos de materia orgánica y nitrógeno total (Cárdenas, 2008; Geerts, 2008; Orsag, 2010; Miranda, 2012) y aplicación de estiércol no descompuesto. Bajo estas condiciones, si bien la quinua se desarrolla, no logra alcanzar su máximo rendimiento. Estudios realizados por la Facultad de Agronomía, han demostrado que si es posible incrementar el rendimiento por unidad de superficie, aplicando niveles de abonamiento orgánico y láminas de agua en momentos críticos de su fase desarrollo, sin embargo para lograr este aumento de la productividad, es necesario contar también con un buen manejo del cultivo, control de plagas, manejo del agua, estiércol, semillas y suelo. Por otro lado, la masificación del arado de discos en la preparación del suelo (León y Pacosaca, 2011), ampliación de la frontera agrícola (Vallejos, 2010; León y Pacosaca, 2011), disminución de los periodos de descanso y otros deberían ser motivo de preocupación dentro de una visión para una producción sostenible y con-

servación de nuestros recursos naturales a mediano y largo plazo. A la fecha son dos las causas externas que están haciendo que se incrementen las áreas de cultivo. El mercado y el cambio climático. El precio de tonelada de quinua se encuentra por encima de los 3000 USD, lo que está motivando que productores del altiplano central y norte estén interesados en este cultivo. Con respecto al cambio climático, algunos autores sostienen que las planicies pueden ser cultivadas o son cultivadas por el aumento de la temperatura (Laguna, 2013). En todo caso, trátese de cambio climático o mercado, la realidad es que se seguirán incrementando las áreas de cultivo, siendo necesario desarrollar y aplicar tecnologías sostenibles para la producción orgánica de este cultivo en estas zonas tan frágiles del altiplano boliviano, en base a una investigación continua e integral. En estos trabajos de investigación según Orsag (2010), se debería dar énfasis a la validación de algunas alternativas como el manejo de la fertilidad del suelo a nivel parcelario y predial, en base al manejo del estiércol, rastrojos, coberturas vegetales, biofertilizantes (Morales, 2012), manejo de plagas y enfermedades y otros como la labranza mínima y la incorporación de prácticas conservacionistas como barreras vivas o muertas, cortinas rompe vientos, manejo de praderas y otros en el territorio de la comunidad. Todo esto con el propósito de mejorar los rendimientos y de conservar los recursos naturales (suelo, agua, cobertura vegetal, fauna), para las futuras generaciones. El manejo sostenible debe ser responsabilidad de los productores, instituciones como las universidades, ONGs privadas y autoridades nacionales y gubernamentales. Sin embargo todos estos esfuerzos puntuales y aislados no serán posible, si no existe apoyo decidido por parte de los gobiernos y otros para la investigación agrícola y pecuaria, y así poder alcanzar la ansiada revolución productiva y soberanía alimentaria.

DIVERSIDAD GENÉTICA Y ETNOBOTÁNICA DE LA QUINUA Alejandro BONIFACIO

Docente Fitomejoramiento - Fac. Agronomía -UMSA La diversidad genética de la quinua se expresa en el hábito de crecimiento, color de planta, forma de panoja, densidad de panoja, color del grano entero y lavado, precocidad, resistencia al mildiu, tolerancia al granizo, rendimiento, tamaño de grano, peso hectolitrico, presencia de saponina, contenido de almidón, tamaño de gránulos de almidón, contenido de proteína, contenido de zinc y hierro entre otros. El origen de la diversidad genética en la quinua se atribuye a varias fuentes, entre ellos las mutaciones, poliploidía, recombinación genética, transposición, paramutación y la participación de grandes civilizaciones. La diversidad genética de la quinua está conservada en el banco de germoplasma ex situ a cargo del INIAF, bancos in situ en comunidades que son centros de diversidad. Además, se cuenta con la colección PROGRANO de Facultad de Agronomía-UMSA, colección de trabajo, germoplasma élite, variedades revaloradas, variedades seleccionadas y mejoradas en la Estación Experimental Choquenaira. La quinua es de día largo y soleado en etapa vegetativa y de día corto en etapa reproductiva, baja humedad relativa del medio ambien-

te y humedad almacenada en el suelo (Waña jaqi según el saber local). Las zonas de producción son el altiplano Sur (intersalar) y su zona de influencia, Altiplano Central, Altiplano Norte y valles interandinos (Norte y Sur), donde se cultivan ecotipos y variedades adaptadas por milenios. Últimamente, se tiene nuevas zonas de producción conocidas como zonas de transición (del intersalar a planicies, del Sur hacia el Centro, del Centro al Norte y estrechamiento del Norte), dando lugar a la ampliación de la frontera de la quinua favorecido por el calentamiento global y la mecanización en la preparación de suelo y siembra. Dicha ampliación de las zonas de producción implica movimiento de variedades de zona a otra con consecuencias evidentes de desadaptación de variedades que se traducen en mayor ataque del mildiu, deficiencias en llenado de grano, menor rendimiento, etc. Todo esto conduce a la necesidad del acompañamiento técnico y tecnológico para orientar la adaptación de variedades, lo que podría ser factible mediante la introducción dirigida, selección artificial in situ, mejoramiento genético, control fitosanitario, manejo agronómico apropiado y buscando rendimientos medios a superiores en lugar de altos rendimiento en razón de los riesgos ambientales derivados de la variabilidad y

cambio climático. Los cambios que se sienten son la ausencia de nevada, retraso de lluvias, alta temperatura diurna. Todo esto ofrece ooportunidades y desafíos, siendo la oportunidad para producir, procesar y comercializar quinua orgánica, quinua libre de gluten, de alta calidad nutritiva e inocua. En cambio, los desafíos son la sostenibilidad de la producción en tiempo y espacio, la adaptación al cambio climático, adaptación de variedades al manejo mecanizado entre otras. Con respecto a la semilla y pureza varietal, actualmente se tiene semilla local en su mayor parte (aquella producida por el propio agricultor y es parte de la producción del grano de consumo o comercial), semilla seleccionada que proviene de plantas seleccionadas en campos de productor y semilla certificada o formal y orgánica. Sin embargo, se observa la ausencia de programas de apoyo real al productor de semilla que tiene que afrontar las dificultades derivadas del cambio climático y la reducción de la fertilidad del suelo. Finalmente, la etnobotánica de la quinua encierra una diversidad de conocimientos y prácticas sobre variedades y usos en cada zona y en cada ocasión. A manera de ejemplo, sobre el color de planta se tiene wila kayuni, willa lluquni, para color de grano willa, k’illu, chiara, janq’u, chañu, quytu, para la forma de panoja chhuxll y chhama, para la presencia de saponina muxsa jupa y jaru jupa, para ciclo productivo jisk’a, jach’ y taypi o tantiyu, para la calidad de grano tunqu jupa, grano, aku jupa entre otras denominaciones.


CONTRIBUCIONES AL DESARROLLO DE COMPONENTES PARA EL MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS DEL CULTIVO DE LA QUINUA (MIP-Quinua) Reinaldo QUISPE T. r.quispe@proinpa.org; Fundación PROINPA, Regional Altiplano

Los insectos plaga clave del cultivo de la quinua, el complejo “ticona” y polilla de la quinua causan pérdidas del 25 al 30% del rendimiento. Pérdidas que se acentúan más en la producción orgánica por la escasa tecnología eficiente para su manejo.

La Fundación PROINPA, a través del Área de Manejo Integrado de Plagas, ha llevado a cabo trabajos de investigación práctica para desarrollar componentes para su manejo. En este esfuerzo participaron instituciones de investigación del exterior (USDA-EEUU, PherobankHolanda), miembros de organizaciones de productores (ANAPQUI, CADEQUIR), técnicos de Municipios (ViachaLa Paz, Salinas GM-Oruro), entre otros. Los componentes para el Manejo Integrado de Plagas del cultivo de la quinua (MIP-quinua) desarrollados fueron los siguientes: 1) identificación de los insectos plagas, con la ayuda de especialistas del USDA, EEUU, se ha logrado identificar cinco especies del complejo “ticona”; Copitarsia incommoda Walker, Helicoverpa gelotopoeon (Dyar), Agrotis andina Köhler, Dargida acanthus (HerrichSchaffer) y Helicoverpa atacamae Hardwick, de las cuales las dos primeras fueron catalogados como plaga clave, la primera para el Altiplano Norte y la segunda para el Altiplano Centro y Sur. Asimismo, la polilla de la quinua colectada en las zonas productoras del país corresponde a la especie Eurysacca quinoa Povolny. 2) determinación del ciclo de vida del complejo “ticona”, la biología de las dos plagas clave de “ticona” fue determinada bajo condiciones de Laboratorio del Centro Quipaquipani, Viacha, La Paz, (20 ± 3 °C, 50 ± 5 % HR) alcanzando su desarrollo en 68.5 y 143.5 días, promedio, para C. incommoda y H. gelotopoeon, respectivamente. 3) identificación de los controladores biológicos (parasitoides, predadores y entomopatogenos), los parasitoides de la polilla de la quinua, recolectados del altiplano central y sur del país, han registrado porcentajes de parasitismo natural importantes (15 al 45 %) por la acción de conjunta

de nueve especies, de las cuales siete corresponden al orden Hymenóptera de las familia Braconidae (Meteorus sp., Apanteles sp., Microplitis sp.), Ichneumonidae (Deleboea sp., Venturia sp., Diadegma sp.) y Encyrtidae (Copidosoma sp.); y dos al orden Díptera de la familia Tachinidae (Phytomiptera sp. y Dolichostoma sp.). Los parasitoides asociados al complejo “ticona” fueron las avispas Ammophilla sp., Sphex sp. y una mosca Tachinidae (en proceso de identificación). En cambio, los predadores asociados a E. quinoae y al complejo “ticona” fueron Caenotus inornatus, Notiobia anisotarsus y Notiobia leevis bolivianus y un Carábido (en proceso de identificación). Por otro lado, en el altiplano norte y centro se registró el entomopatogeno VPN (Helicoverpa armígera?) produciendo epizootias naturales en larvas de H. gelotopoeon, a diferencia del Altiplano Sur donde no se ha podido registrar este fenómeno. 4) determinación del nivel de daño económico para la polilla de la quinua, una de las principales pautas para la toma de decisiones para el manejo de los insectos es el nivel de daño económico (NDE), el cual fue determinado para la polilla de la quinua, a través de los procedimientos de Pedigo y Rosset, con el uso del insecticida Piretro fue de 7 y 8 larvas por planta y con el uso de Lambdacialotrina (insecticida Karate) fue de 6 y 4 larvas por planta para condiciones de Altiplano Central (Jalsuri, La Paz) y la variedad de quinua Jacha grano. 5) distribución geográfica del complejo “ticona”, los adultos, provenientes de larvas de “ticona” colectadas en las localidades de Konani, Caracollo, Toncori, Rancho Grande (Altiplano Central), Challapata, Sevaruyo, Quillacas, Vegalvinto, La K’asa, Pacocollo, Salinas de Garci Mendoza, Chita, Chacala, Escara y Colchani (Altiplano Sur), durante la campaña agrícola 2009-2010 y 2011-2012, fueron identificados como, H. gelotopoeon, en las comunidad de Konani, Kulli Kulli Alto (Altiplano Central), Chacala, Papaya y Copacabana (Altiplano Sur) se registró también la presencia de H. atacamae. Además, en Romer Cota, Quipaquipani (Altiplano Central) y Lacaya (Altiplano Norte) están presente C. incommoda. 6) desarrollo de feromonas para el complejo “ticona”, producto del trabajo conjunto entre especialistas del PHEROBANK, Holanda y de PROINPA, Bolivia, fueron desarrollados dos feromonas sexuales para el complejo “ticona” H. gelotopoeon y A. andina.

Para lo cual se estableció una cría masiva del complejo “ticona”, en laboratorio de Quipaquipani (La Paz, Bolivia), para el envio continuo de pupas y glándulas excretoras de feromonas extraídas de hembras vírgenes a Holanda, para formular concentraciones de feromona con ayuda de técnicas cromatografías, posteriormente estas formulaciones fueron evaluados en campos de quinua de los Altiplanos Norte, Centro y Sur del país. Finalmente, se logró sintetizar la feromona apropiada para las especies H. gelotopoeon y A. andina, las cuales actualmente están disponibles y en uso por los productores de quinua del país. 7) diseño de prototipos de trampas para feromona, para ayudar en la evaluación, validación y adopción de las feromonas fue necesaria desarrollar prototipos de trampas apropiadas para nuestro contexto, desde el empleo del bidón de plástico con agua hasta llegar a recomendar la trampa amarilla para la captura de “ticonas” de la quinua, la cual permite mejorar la eficiencia de la feromona sexual, y está formado por una tapa plástica, el sujetador de la feromona, perturbador de vuelo transparente, embudo para captura de adultos que no permite su escape y un envase de material reciclado para colectar los especímenes capturados. 8) evaluación de productos para el control de plagas de la quinua, para el control oportuno de larvas de “ticona” y polilla de la quinua se han evaluado la eficiencia de varios productos permitidos en la producción orgánica del cultivo, destacando el extracto del ajo castilla (Allium ampeloprasum), el ecoinsecticida Acaritop y finalmente el bioinsecticida Entrust (Spinosad). 9) diagnóstico de la entomofauna asociada de plantas adyacentes al cultivo de la quinua, B. campestris (Mostacilla), Malva sp. (Malva) y B. andicola (Muni muni) por la diversidad de la entomofauna benéfica asociadas a ellas muestran ser promisorios para el fomento de controladores biológicos de los insectos plagas del cultivo de la quinua en el Altiplano Central. Finalmente, se viene recomendando una estrategia de manejo ecológico de plagas de la quinua (MIEP-quinua) de tres componentes: Feromonas para el control de los insectos adultos del complejo “ticona”, aplicaciones preventivas con Acaritop dirigidas para el control de larvas pequeñas de ticonas y la polilla de la quinua, y aplicaciones de control con Spinosad (Entrust) dirigidas a larvas de mayor tamaño y además cuando hayan sobre pasado el NDE.

ANÁLISIS FÍSICO - QUÍMICO, NUTRICIONAL Y QUÍMICO DE 10 VARIEDADES DE QUINUA DE LA ALTIPLANICIE BOLIVIANA - SELADIS, IIAT y IIF Lic. Ph. D. Maria TORREZ El objetivo ha sido valorar bromatológica, química y nutricionalmente nuestras variedades de quinua del Altiplano sur de Potosí y Altiplano norte de Oruro. Este trabajo permitió valorizar las propiedades nutricionales y caracterización física y química de 10 variedades de quinua propias de nuestra región, lo cual permitió promocionar mucho mas a nuestras variedades para su comercialización y exportación para el mercado internacional, gráfica que muestra la subida de toneladas de exportación de quinua 2000 al 2007 constituyéndonos en el primer país exportador de quinua en el mundo. Los resultados de este estudio mostraron que las variedades de quinua contienen macronutrientes como proteínas hasta un 17% como es la variedad “AJARA” y son mayores respecto a los estudios realizados en variedades peruanas. También se demostró que este grano contiene los aminoácidos limitantes de los cereales como la lisina y el triptófano, así como sus contenidos de vitaminas y minerales. Este estudio permitió tener resultados de las características químicas, bromatológicas y nutricionales de la quinua propia de nuestra región que sirvieron de base para la promoción

de este alimento fuera de nuestras fronteras. CARACTERIZACIÓN FÍSICA-QUÍMICA DE TRECE ECOTIPOS DE QUINUA REAL DEL ALTIPLANO SUR DE BOLIVIA (M. Sc. Arturo REYNAGA) El objetivo ha sido realizar la caracterización física de los granos, análisis bromatológicos, propiedades funcionales como la determinación del granulo de almidón, contenido de amilasa para las pruebas de aplicaciones agroindustriales de la quinua. Los resultados y conclusiones a las que se ha llegado han sido: 1) dependiendo el uso industrial o domestico que se le quiera dar a los granos de quinua aprovechando sus propiedades funcionales tecnológicas, 2) los almidones pueden servir como espesantes, estabilizantes, adhesivos en alimentos fluidos fríos puesto que el contenido de amilasa y amilo pectina vs temperatura pueden incrementar sus propiedades de índice de absorción de agua y 3) el tamaño de los gránulos de almidón (pequeños en la quinua también favorece a la hidratación. EFECTO DE LA RADIACIÓN UV SOBRE CULTIVOS ANDINOS

Un manejo no adecuado de los recursos disponibles (de por sí finitos y ahora escasos) está llevando a la confrontación de la humanidad con el medio am-

biente, lo que hasta el momento ha conducido a la degradación de éste. Una de estas variaciones ha sido la liberación de enormes cantidades de compuestos como los Cloro-fluoro-carbonos (CFCs) que se creyeron inocuos, pero que al final demostraron no serlo. El daño producido por los CFCs sobre la capa de ozono está muy bien documentado (WMO, 2000). Entre los organismos que son más vulnerables a las variaciones de la radiación solar están los vegetales, principalmente por su incapacidad para desplazarse a regiones con condiciones de irradiación más favorables. Además está el hecho que las plantas viven de la captura de la radiación solar (para el proceso de fotosíntesis) por lo que están diseñadas para recibir la mayor dosis posible de esa radiación. El conflicto viene en el hecho que mientras la planta optimiza su capacidad de recepción de luz también aumenta su vulnerabilidad ante la radiación ultravioleta que acompaña a la luz solar visible. Un exceso de radiación ultravioleta, en especial la del tipo UVB (con longitud de onda entre 280 y 320 nm) produce alteraciones en el proceso de fotosíntesis y, por tanto, en el desarrollo de la planta. El objetivo es establecer el efecto de la Radiación Solar UV sobre cultivos andinos: caso quinua. Este trabajo se encuentra en pleno proceso de ejecución.


Metodologías para la determinación de capacidad antioxidante y la determinación polifenoles en quinua y cañahua J. Mauricio PEÑARRIETA Carrera de Ciencias Químicas, Instituto de Investigaciones en Productos Naturales Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia Food Technology, Faculty of Engineering LTH, Lund University, PO Box 124, S-221 00 Lund, Sweden.

En una selección de alimentos Bolivianos, colectados a diferente altitud sobre el nivel del mar,

se midió la capacidad antioxidante y se identificaron y cuantificaron los principales compuestos fenólicos. Para este fin, se utilizaron métodos espectrofotométricos y cromatografía líquida de alta resolución (HPLC). La capacidad antioxidante total (TAC) se midió con los métodos, ABTS (2,2’azinobis (3-etilbenzotiazolina-6-sulfónico)) y FRAP (poder antioxidante de reducción de hierro). El contenido total de flavonoides (TF) se medió por el método basado en la formacíon de complejos de aluminio. Los compuestos fenólicos totales (TPH) se evaluaron por el método Folin & Ciocalteu. Los compuestos fenólicos fueron medidos por HPLC en fase reversa. Quinoa (Chenopodium quinoa Willd) y Cañihua (Chenopodium pallidicaule Allen), granos andinos que crecen a diferente altitud presentaron valores considerables en términso de actividad antioxidante y en particular la Cañihua presentó ocho compuestos antioxidantes importantes identifcados como, galeato de catequina, catequina, ácido vanílico, kaempferol, ácido ferúlico, quercetina, resorcinol y 4-metilresorcinol. En frutillas silvestres (Fragaria vesca) colectadas a considerable altitud el TAC y el contenido de ácido elágico presentaron valores altos en comparación con frutillas cultivadas. En base a los resultados obtenidos, se puede concluir que estos granos andinos son importantes fuentes de antioxidantes.

LA QUINUA REAL EN ALTIPLANO SUR DE BOLIVIA David SORAIDE LOZANO

Fundación FAUTAPO. david.soraide@fundacionautapo.org ; solorzano101@yahoo.es

Antecedentes: A partir de la gestión 2009, el Programa COMPASUR - FAUTAPO asumen una experiencia

en el Altiplano Sur de Bolivia, bajo un enfoque generado por experiencias de productores basado en la producción biointensiva sustentable, La producción biointensiva se sustenta en las normas comunales, conocimientos técnicos y ancestrales que son practicados por los productores de quinua. El objetivo es fomentar la producción sostenible de la Quinua Real, bajo el enfoque de producción biointensivo en el Altiplano Sur de Bolivia. Este enfoque de la producción biointensiva actualmente está siendo asumido en 10 municipios de los departamentos de Oruro y Potosí por productores de quinua. La metodología para su evaluación, toma en cuenta los siguientes aspectos: Ubicación de parcelas (conocimientos locales de los productores de cómo distribuir sus parcelas en cada gestión agrícola dentro su comunidad). Conocimiento del manejo de bioindicadores, (predicciones por comportamiento de plantas, animales y astros que previenen riesgos climáticos para la producción de quinua). Control de equilibrio Quinua – Camélidos, para contar con fuentes de materia orgánica (estiércol), para el manejo de abono en sus diferentes estados como ser sólidos (compost) y líquidos (bioles). Manejo de fuentes de agua para riego, (utilizando riego suplementario en caso que sea necesario), manejo de semillas (precoces y semi precoces). De manera práctica en un estudio de caso, con el enfoque de producción biointensiva en la comunidad de Pacocollo – Salinas Garci Mendoza, el productor Felipe Janco en la campaña 2011 – 2012, considerando aspectos de producción biointensiva: barbecho en el momento oportuno, uso de bioindicadores, abonamiento con estiércol 10 Tn/ha cada 2 años para mantener la fertilidad del suelo, selección rigurosa de la semilla, control preventivo de plagas y cosecha oportuna, obtuvo en la producción 45 qq/ha, relacionando con un testigo de producción extensiva se obtuvo 15 qq/ha. Asumiendo estos resultados un productor que necesita obtener ingresos entre 40.000 a 50.000 Bs/año, para cubrir necesidades básicas de su familia debe produciendo entre 80 a 100 qq de quinua/año, con producción biointensiva este volumen se logra con 4 a 5 hectáreas de superficie, mientras en la producción extensiva, la misma cantidad de quinua se logra entre 10 a 12 hectáreas, lo que significa reducir entre un 60 a 70% el uso de recurso suelo.

Palabra Clave: Producción biointensiva; producción orgánica.


POLÍTICA EXTERIÓR DE PROTECCIÓN DE LA QUINUA Cintia VARGAS AMURRIO - CANCILLERIA

La

idea del Año Internacional de la Quinua surge en base a dos objetivos principales: Promover que la Quinua es un alimento natural con un alto valor nutritivo, reconocer que los pueblos indígenas andinos, mediante sus conocimientos y prácticas tradicionales del Vivir Bien, en armonía con la naturaleza, han mantenido, controlado, protegido y preservado la Quinua en su estado natural, incluidas sus numerosas variedades cultivadas y locales, como alimento para las generaciones actuales y futuras. El proceso de negociación inicio en octubre de 2010, mediante el proyecto de resolución A/C.2/65/L.16. superando cada uno de los requisitos considerados para el nombramiento de “año internacional”, planteados por organizaciones internacionales. Con el apoyo del GRULAC, la 141° Sesión del Consejo de la FAO, tomó nota de la iniciativa de Bolivia sobre el Año Internacional de la Quinua Pese a la resistencia de los países desarrollados la 37° Conferencia de la FAO, adoptó su resolución 15/2011 de 2 de julio de 2011 que solicita a la Asamblea General, adoptar una resolución que declare el 2013 como el Año Internacional de la Quinua. Para el efecto se realizaron gestiones de alto nivel, tanto del Canciller David Choquehuanca; Ministra de Desarrollo Rural Neme-

sia Achacollo y el Presidente Evo Morales. y como una estrategia necesaria para la consololidación de esta idea, Bolivia introdujo la Quinua en todos los procesos regionales e intergubernamentales para conseguir su apoyo. NAM, G-77,UNASUR,MERCOSUR y Asociados,CELAC, Iberoamérica, Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas y otros. La Asamblea General de las NN.UU. aprobó la Resolución A/RES/66/221, el 21 de Diciembre de 2011, que proclama el 2013, como el Año Internacional de la Quinua. La Resolución tuvo 21 copatrocinadores. Argentina, Australia, Azerbaiyán, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Georgia, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Seychelles, Uruguay y Venezuela.  Posteriormente se sumaron Brasil, Cuba, Filipinas, Guyana, Irán, y Liberia. LOS EJES CENTRALES DE LA RESOLUCION DEL AIQ: La quinua es alimento natural con un alto valor nutritivo. Los pueblos indígenas andinos, han preservado la quinua en su estado natural de acuerdo a sus conocimientos y prácticas tradicionales de vivir bien, en armonía con la naturaleza. La biodiversidad de la quinua contribuirá a la segu-

ridad alimentaria, la nutrición y la erradicación de la pobreza. Las actividades del año aumentaran la conciencia del público sobre las propiedades nutritivas, económicas, ambientales y culturales de la quinua. Es así que se decide declarar el 2013 Año Internacional de la Quinua y se invita a la FAO facilitar la observancia del AIQ, en colaboración de los Estados, las organizaciones de las NN.UU. así como los pueblos indígenas y las ONGs. Las actividades del AIQ deben sufragarse con fondos de contribuciones voluntarias. Exhorta a los gobiernos y organizaciones internacionales a que hagan contribuciones voluntarias, así como del sector privado. El 144° Consejo de la FAO, realizado en Roma – Italia, el 11 de junio de 2012 , el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, nombró al Presidente Evo Morales, Embajador Especial de la FAO para el AIQ. Actualmente la cancilleria hace un muy importante trabajo apoyando, promocionando y promoviendo todas las actividades gubernamentales y privadas que esten encaminadas a hacer de este nuestro grano, una grán alternativa para paliar la escasez alimentaria en nuestras regiones y en nuestro planeta.

CUANTIFICACIÓN DE LOS COMPUESTOS ANTIOXIDANTES FENÓLICOS Y SELENIO EN QUINUA (Chenopodium quinoa Willd.)

Milthon CHOQUE JUCHANI J. A. ALVARADO KIRIGIN

La

tanto para pobladores rurales, como para áreas urbanas. El propósito del estudio fue cuantificar la capacidad antioxidante de compuestos fenólicos y el contenido de selenio en granos de quinua por técnicas de espectrometría UVvis y AA-GH realizadas en laboratorio con muestras colectadas en las gestiones 2009 a 2010, de la región del Altiplano centro-andino boliviano (zonas Norte, Central y Sur); comprobando que existe una equiparidad entre los Ensayos utilizados FRAP – ABTS (R2=0.9883); FRAP – DPPH (R2 =0.9781); FRAP – Fenoles totales (R2=0.849); ABTS – DPPH (R2 =0.9838); ABTS – Fenoles totales (R2=0.7535) y DPPH – Fenoles totales (R2 =0.9344), para lo cual se utilizó un análisis de varianza (ANVA) al 95% de significancia. El contenido de selenio en quinuas supera los valores de 0.01 – 0.50 mg Se/kg de muestra propuestos por Kabata-Pendias (2000), teniendo los valores obtenidos un rango entre 0.13 - 1.01 mg por Se/kg muestra seca. Se requiere también mencionar que Marschner (2002), indica que las concentraciones de selenio en plantas cultivadas en suelos no seleníferos presentan un rango de 0.01 – 1.00 mg Se/kg de muestra. Por otra parte el selenio en suelos presenta valores de 1.44 - 2.41 mg Se/kg de muestra seca, y se encuentra dentro de los valores propuestos por Kabata-Pendias (2000) con un rango de 0.10– 2.0 mg Se/kg muestra.

relación entre el consumo de frutas, cereales y granos en la salud humana ha sido un punto focal de la investigación alimentaria, buscar compuestos de origen vegetal que proporcionen salud y vitalidad al consumidor. Siendo estos alimentos fuente de compuestos bioactivos, pueden prevenir algunos de los procesos implicados en el desarrollo de tejidos cancerosos, arterioesclerosis, choque cardiovascular, efectos de la obesidad, según se expresa en una serie de reclamaciones de efectos positivos sobre la salud humana. Esas reclamaciones han seguido protocolos establecidos por países de las Comunidades europeas, Estados Unidos, Japón, etc. Un grupo de compuestos: vitaminas, minerales, polifenólicos, colorantes naturales y enzimas denominadas antioxidantes bloquean el efecto dañino de los radicales libres. Entre esas sustancias está el selenio. La quinua (Chenopodium quinoa Willd.), planta alimenticia ya domesticada por la Cultura Chiripa (3500 a.n.e.- 100 de n.e., en una fase anterior a Taypicala), aparte de que procede de uno de los centros de origen de biodiversidad alimentaria de Bolivia, de la cuenca lacustre endorreica del Altiplano Andino central y de vasta dispersión geográfica, la quinua es reconocida por sus grandes virtudes; entre ellas, su alto va- Palabras clave: Quinua, Chenopodium quinoa; lor nutritivo, su tolerancia a factores climáticos Chenopodiaceae; grano andino, Antioxidantes como la sequía, helada y su adaptación a eco- fenólicos. Flavonoides. sistemas o ambientes de gran altitud; es un cultivo de mucha importancia económica y social,


PROYECTO ANDESCROP El proyecto ANDESCROP es una iniciativa conjunta entre la Facultad de Agronomía de la Universidad Mayor de San Andrés, la Facultad de Ciencias de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y la Fundación para la Promoción e Investigación de Productos Andinos - PROINPA, financiado por el Gobierno danes a travez de DANIDA, que viene contribuyendo con la investigación y la generación de conocimiento para proponer alternativas a algunos de los principales problemas de producción, manejo y comercialización de seis cultivos andinos: quinua (Chenopodium quinoa Willd.), tarwi (Lupinus mutabilis Sweet), cañahua (Chenopodium pallidicaule Aellen), ajipa (Pachyrhizus ahipa (Wed.) Parodi), papa nativa (Solanum sp.) y oca (Oxalis tuberosa Mol.). El proyecto a su vez, contribuye a fortalecer las capacidades de investigación de las instituciones involucradas y la formación de estudiantes a nivel de Licenciatura, Maestría y Doctorado. Los trabajos de campo se realizan aplicando técnicas de investigación participativa en comunidades del Altiplano Norte, Altiplano Centro, Altiplano Sur y los Valles Inter-Andinos de Bolivia para la generación de conocimiento, la promoción y fortalecimiento de los agricultores andinos. El proyecto tiene un enfoque multidimensional para la solución de los problemas que atañen a los cultivos andinos; está organizado en tres componentes, cada uno es ejecutado con investigadores especializados. C1: Riqueza de la agrobiodiversidad Este componente recopila y sistematiza información acerca del conocimiento tradicional y su rol en el manejo y conservación local de los recursos genéticos y la dinámica y flujo de las semillas (granos, raíces y tubérculos andinos). 1.1 Recursos genéticos y etnobotánica Con la participación de agricultores se ha realizado la colección de 23 especies y 192 variedades locales de papa, quinua, oca, isaño, papalisa, ajipa, tarwi, haba, arveja, cebada y avena. Asimismo, se efectuaron caracterización agromorfológicas en las mismas comunidades. Se ha realizado la recopilación y sistematización de la diversidad de cultivos y de los conocimientos tradicionales asociados a la agrobiodiversidad entre ellos: agroecosistemas locales, festividades, ritualidades, bio-indicadores y usos tradicionales y no tradicionales de la agrobiodiversidad en comunidades del Altiplano Norte, Centro, Sur del Valle inter-andino; con la identificación de poblaciones de quinua silvestre, papa silvestre, tarwi silvestre y cañahua silvestre. La colecta fue de semilla de 7 especies y 49 poblaciones silvestres de quinua, papa y tarwi. Durante el primer año del proyecto, se efectuaron actividades de planificación. Para el tercer año se espera elaborar catálogos de agrobiodiversidad y conocimientos tradicionales y una estrategia de conservación in situ, además de la entrega de material colectado a los bancos de germoplasma. 1.2 Semillas Se efectuaron estudios y recolección de información sobre el flujo de semillas de papa nativa, oca y tarwi en el Altiplano Norte, de quinua en el Altiplano Centro y de quinua real en el Altiplano Sur. Estas actividades se realizaron a través de entrevistas a informantes clave en las comunidades para conocer el flujo y dinámica local de aprovisionamiento y manejo de las semillas, formas de intercambio tradicional. Así también, se efectuó la colecta de información mediante visitas a ferias comunales. Se realizaron multiplicaciones de semillas de variedades priorizadas de papa, quinua, tarwi y cañahua. La multiplicación de las variedades para el segundo año de ejecución del proyecto consistió en 7 variedades de quinua en el Altiplano Sur (3496 kg), una variedad de cañahua Illimani (110 kg), una variedad de papa nativa (1024 kg) y oca (1242 kg) para el Altiplano Norte. Por su parte, para el Altiplano Centro se multiplicó semilla de papa variedad Waycha (2300 kg). La multiplicación de esta semilla ha sido realizada en parcelas de agricultores de las zonas del proyecto y esta semilla se ha incorporado al flujo local de semillas. La sistematización de estas actividades así como la multiplicación, manejo y evaluación de los cultivos serán publicados y difundidos a agricultores de las comunidades a través de talleres participativos. C2: Sistemas de agricultura orgánica Este componente monitorea la fertilidad del suelo, realizando experimentos en sistemas de producción de quinua en el Altiplano. Asimismo, en base a conocimiento local se desarrollan y prueban mecanismos y estrategias locales in situ para el control de plagas como ser la identificación de enemigos naturales de las plagas y el uso de bioindicadores, también se emplean y ensayan Bio-insumos para restaurar la fertilidad del suelo los cuales por el momento muestran resultados positivos en quinua y papa. 2.1 Agricultura orgánica Los trabajos de evaluación de la fertilidad son desarrollados en las comunidades de Villa Patarani (Altiplano Central) y Saitoco (Altiplano Sur). Con el fin de identificar y mejorar la fertilidad de los suelos, análisis físicos y químicos fueron realizados a suelos de parcelas donde se desarrollaron los experimentos de abonamiento orgánico y riego deficitario. Asimismo, debido a que el nitrógeno total, no es un indicador muy sensible a las aplicaciones de abono orgánico, en la comunidad de Villa Patarani, se introdujo Tarwi en asociación con papa con la finalidad de cuantificar el aporte del nitrógeno en este suelo. En el segundo año se llevaron a cabo trabajos para determinar el nitrógeno mineral (NH+4, NO-3), bajo condiciones de campo y a diferentes niveles de abono orgánico asociados con bioinsumos, para determinar la eficiencia de este compuesto en la mineralización de la materia orgánica. A raíz de la caracterización química de los suelos, se determinó que el nitrógeno total, es un elemento, cuya concentración en estos suelos es de 0.03 a 0.09%, por tanto una de las estrategias para mejorar las condiciones de fertilidad es el uso de biofertilizantes, razón por la que se utilizó niveles de estiércol en un experimento con cultivo de quinua. 2.2 Manejo del cultivo Los trabajos se desarrollan en el Altiplano Norte (Jutilaya, Chojasquia y Canllapampa), Centro (Villa Patarani, Catavi, Romer Cota, Kolluhuma, Quesería y Culli Culli Bajo) y Sur (Saitoco, Chacala). Para conocer los sistemas y las formas de manejo de los recursos naturales, en el primer año del proyecto se recopiló la información de acuerdo al trabajo de línea de base en cada zona acerca de las prácticas de manejo tradicional que se aplican en cada región. Para el tema climático, el trabajo enfocó en la recopilación de las prácticas tradicionales utilizadas para enfrentar fenómenos adversos y los usos de bioindicadores para la siembra. En el tema de fertilidad de suelos se dio énfasis a la recopilación de las formas de manejo tradicional del cultivo y producción de abono orgánico. Para el tema de manejo de la fertilidad de los suelos se realiza la evaluación de la pérdida de la fertilidad por erosión eólica en el Altiplano Sur en el sistema de producción de quinua. Estos trabajos continúan en proceso habiéndose observado diferencias en las épocas evaluadas, además de claros procesos de saltación. 2.3 Manejo de la sanidad de plantas Las actividades de este subcomponente se vienen desarrollando en las comunidades de Carabuco, Cariquina Grande, Jutilaya, Chojasquia y San Pedro de Punama correspondientes al Altiplano Norte; Kolluhuma, Romercota y Culli Culli del Altiplano Centro y Anquioma para el Valle Inter-Andino. Entre los avances del subcomponente se lograron fortalecer los conocimientos de 23 agricultores de Jutilaya con la realización de 9 sesiones de capacitación sobre el control de plagas del cultivo de la papa, empleando la metodología de las Escuelas de Campo de Agricultores (ECA’s). Se realizó el diagnóstico de insectos plaga del cultivo de oca, en las comunidades Chojasquia, Jutilaya, Cariquina Grande y San Pedro de Punama, donde se identificaron dos insectos plaga del cultivo Aristidius tuberculatus (Gorgojo de la oca) y Systena sp. (Gusano de la oca). Asimismo, en el cultivo del tarwi las especies Anthonomus sp. y Feltia sp., fueron las plagas clave del cultivo en Carabuco. En cambio, en el cultivo de ajipa, Bemisia tabaci y Cariedes icamae fueron catalogados como los insectos plaga clave del cultivo en la comunidad de Anquioma. Para el manejo de las plagas del cultivo de la quinua, se vienen desarrollando los componentes Manejo Integrado de Plagas de quinua, donde se estableció que las parcelas de quinua en descanso son la principal fuente de infestación de la polilla de la quinua, seguidas por las parcelas de papa. La trampa tipo “Embudo” con feromona fue la más eficiente con un 63.4% en la captura de ticonas adultas, en comparación a la trampa tipo “Bidón” que presentó un 36.7%. En Culli Culli Alto y Romer Cota la población larval de ticonas está siendo regulada por el entomopatógeno VPN Helicoverpa armígera (58.7%). En cambio, larvas de la polilla de la quinua están siendo controladas por un complejo de 5 parasitoides (Copidosoma sp., Meteorus sp., Deleboeae sp., Venturia sp. y Phytomiptera sp.). De la misma forma, se determinó que entre las malezas adyacentes al cultivo de la quinua las especies Brassica rapa (Mostacilla), Malva sp. (Malva) y Bidens andicola (Muni muni), por la diversidad de la entomofauna benéfica asociadas a ellas, podrían ser promisorias para el fomento de controladores biológicos de las plagas del cultivo de la quinua en Romer Cota. C3: Seguridad alimentaria y socio economía Este componente efectúa estudios de las diferentes cadenas de valor de cultivos objetivo, así como las potencialidades de inserción de pequeños productores a mercados formales, tales como las compras públicas para el desayuno escolar. Este componente comprende dos subcomponentes: 1) Seguridad alimentaria y 2) Socio-economía, los mismos que están en proceso de sistematización de la información.


Simposio y Coloquio – La Quinua: ¿Sostenible – Ahora y Después? MANIFIESTO La Facultad de Agronomía de la UMSA en el marco del Art. 89 de la Constitución Política del Estado referente a la Autonomía Universitaria, reconoce y apoya las Políticas de Desarrollo Productivo del Estado Plurinacional de Bolivia dirigidas a garantizar la Seguridad y Soberanía Alimentaria de los bolivianos y bolivianas. También se enmarca en el Art. 21 de la Ley 144, por medio del cual el Estado Plurinacional de Bolivia, a través del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), reconoce el rol estratégico de las Universidades a través de sus Facultades de Agronomía en el proceso de desarrollo, innovación productiva y tecnológica en el marco del Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (SNIAF). Siguiendo estas líneas los investigadores de la Universidad Mayor de San Andrés, técnicos e investigadores de diversas instituciones, productores, Fundaciones y ONG’s han participado en el Simposio y Coloquio – La Quinua: ¿Sostenible – Ahora y Después?, celebrado el 16 y 17 de mayo de 2013, en instalaciones de la Facultad de Agronomía y de la UMSA. Luego de un análisis somero de los resultados de las mesas de trabajo del mencionado coloquio, el equipo investigativo de quinua de la Facultad de Agronomía ha preparado el siguiente documento que manifiesta nuestra preocupación ante la problemática discutida en el evento: A pesar de sus limitaciones edafoclimáticas, el Altiplano es uno de los centros de origen de muchas especies y variedades, destacando entre ellas, la quinua (Chenopodium quinoa Willd.), cultivo de muy elevada calidad nutritiva y que fundamentalmente tiene la capacidad de producir proteína de alta calidad en condiciones que para otros cultivos sería imposible. Entre las numerosas variedades y ecotipos de quinua, destaca la conocida Quinua Real, que es cultivada desde hace miles de años en el Altiplano Sud de Bolivia, por lo que se ha adaptado a su clima frígido y seco, y a aprovechar la gran cantidad de radiación que se recibe bajo estas condiciones para producir un grano de alta calidad. Los pobladores de esta región semiárida y frágil, fueron perfeccionando en el tiempo sistemas de producción sostenible de quinua, con labranza conservacionista (remoción mínima) de suelos de baja fertilidad natural y muy susceptibles a la erosión eólica e hídrica, combinada con la rotación de suelos, cultivos en mantas, y periodos de descanso, que les permitieron conservar sus recursos naturales (suelos, cobertura vegetal y agua). Todo lo anterior estuvo complementado con la ganadería de camélidos, la que proveía el estiércol, fertilizante fundamental para proporcionar nutrientes a este importante cultivo que gracias a este aporte, produce proteína de muy alta calidad. Localmente se observa que al presente, el atractivo precio del grano, está motivando a la ampliación de la frontera agrícola en grandes extensiones del Altiplano Boliviano, especialmente del Sud, en muchos casos con ayuda de la mecanización (desde la preparación del suelo, cosecha, trillado y otros). Estas circunstancias están provocando además la disminución de los periodos de descanso y sistemas casi de monocultivo, incremento de plagas y enfermedades, menores rendimientos que en el corto y mediano plazo afectarán principalmente a la fragilidad de este sistema y su deterioro irreversible. El Gobierno Boliviano está consciente de la importancia nacional y global del grano y motiva su mayor producción y es evidente que los pobladores del Altiplano han resguardado este alimento por miles de años, para situarlo a nivel mundial como grano importante en este momento de crisis alimentaria mundial, a disposición del planeta por sus grandes cualidades nutritivas. Sin embargo, la Universidad considera que es también obligación gubernamental y también de la comunidad internacional ofrecer respuestas a las limitaciones productivas de este grano que ofrece una fuerte potencialidad para ayudar en la lucha contra el hambre global. A cambio de otorgar al mundo este potencial proteico, los Andes y el cultivo requieren de alternativas para producir eficientemente en las condiciones únicas del Altiplano, utilizando eficientemente los insumos que los productores puedan otorgarle, los que surgirán de investigaciones que finalmente posibiliten su producción sostenible y así sus pobladores sigan produciendo en el siglo XXI con sistemas menos agresivos al medio ambiente. La declaración del Año Internacional de la Quinua a nivel mundial, está permitiendo difundir aún más las grandes bondades que tiene este producto para la alimentación humana, y por lo tanto está motivando, a nivel global, un interés inusitado por este cultivo. Varios países del mundo y sus gobiernos están apoyando a sus investigadores con importantes medios económicos y tecnología de punta para qué busquen variedades que se adapten a sus propias condiciones edafoclimáticas en varios casos muy diferentes a las de origen. No sería, entonces nada extraordinario que a mediano plazo, se cultive quinua en otros países lejanos a los Andes, quedando la interrogante si esta situación podría poner en riesgo el mercado para la quinua boliviana y la economía de sus productores que pese a producir grano de alta calidad lo hacen con rendimientos menores por las mismas limitaciones productivas inherentes a sus zonas. El Gobierno Boliviano ha expresado su interés en ampliar la frontera agrícola para producir más quinua hasta quizás un millón de hectáreas. Sin embargo, esta magnitud no muestra que las áreas productivas existentes podrían hasta triplicar su productividad con ligeros cambios en los sistemas productivos. Así, se podría producir la misma cantidad de grano que en el millón de hectáreas en una fracción de esta extensión, en forma sostenible y con una adecuada rotación y manejo de suelos, agua, clima y semilla. De esta manera se evitaría dejar grandes extensiones de suelos frágiles expuestos a los agentes de la erosión eólica e hídrica y climática y se produciría igual o mayor cantidad de grano. Es altamente probable que ampliar indiscriminadamente la extensión productiva sin un adecuado manejo del sistema, desequilibraría aún más el sistema quinua-ganadería-alimento que antes funcionaba adecuadamente, conociendo además que el monocultivo siempre ha conducido a un fuerte ataque de plagas, enfermedades, menor resistencia a elementos productivos adversos y por eso ha sido abandonado en casi todo el mundo. Adicionalmente y siguiendo la actual lógica de nuestro estado, la Universidad considera que la producción de quinua debería contar con un adecuado ordenamiento territorial, basado en alternativas validadas para una producción sostenible en el Altiplano, con adecuado manejo de la fertilidad del suelo a nivel parcelario, predial y familiar, y siguiendo la integración del territorio comunal, enriqueciendo esta gestión con la incorporación de prácticas agronómicas, mecánicas y biológicas de última generación pero adaptadas a producir y vivir bien. Es importante entonces que el gobierno a través de sus institutos y las Universidades del país unan esfuerzos para definir necesidades, estrategias y líneas de investigación a corto, mediano y largo plazo en base a un fortalecimiento mutuo que coloque a los Institutos nacionales (específicamente el INIAF) como referentes y guías de la investigación nacional en quinua, y a las Universidades como brazos de trabajo investigativo local y departamental. Por ello, estos institutos deben contar con independencia y estabilidad institucional de tal manera de liderar y guiar la producción agropecuaria, como sucede en otros Institutos de investigación agropecuaria en Latinoamérica, buscando llenar los intereses de los productores nacionales. Por tal motivo es de extrema importancia que el gobierno destine fondos para una investigación continua y seria sobre el cultivo, en base a investigadores institucionalizados y permanentes con una alta capacitación en universidades nacionales e internacionales, apoyo con infraestructura y medios suficientes. La Universidad también considera que la comunidad internacional tendría que apoyar a estas iniciativas que buscan la producción sostenible de la quinua por parte de los agricultores que la cuidaron en forma anónima desde hace muchos siglos para ayudar ahora al planeta. Así se evitaría que este cultivo siga la misma suerte de otros que se originan en los Andes pero que al presente son producidos por grandes agricultores de países industrializados, dejando a nuestros productores con rendimientos marginales pues las variedades que se desarrollaron (con los genes de los Andes) son solo aptas para las condiciones de esos países y no se adaptan a la eco-fisiografía de los Andes. Es en este punto que la Universidad considera que también es imprescindible la participación del Estado Boliviano para defender nuestra diversidad genética (en este caso de la quinua) y que se cuente con la Denominación de Origen con el derecho a tener la prioridad productiva por el trabajo que llevaron nuestros agricultores durante siglos para mantener el cultivo. Dentro del marco productivo orientado a la soberanía alimentaria específicamente productiva de la quinua, el Estado Plurinacional de Bolivia debería declarar a las instituciones académicas como Unidades Estratégicas para la investigación científica, garantizando la asignación de recursos exclusivamente para el desarrollo de ciencia y tecnología respecto al cultivo de quinua, con la finalidad de garantizar su producción sostenible y la Seguridad y Soberanía Alimentaria, en alianzas y bajo el seguimiento del INIAF, como órgano rector de la investigación científica agropecuaria nacional.


Quinoa Cropping: Sustainable now, but later?

DECLARATION The Faculty of Agronomy UMSA, under the Article 89 of the Constitution regarding university autonomy, recognizes and supports the Productive Development Policy of the Plurinational State of Bolivia aimed at ensuring food security and sovereignty of Bolivians. It is also part of the Article 21 of Law 144, by which the Plurinational State of Bolivia, through the National Institute of Agricultural and Forestry Innovation (INIAF) recognizes the strategic role of Faculties of Agronomy for development, production and technological innovation under the National Agricultural and Forestry Innovation System (SNIAF). Following these lines, researchers at the Universidad Mayor de San AndrĂŠs, technicians and researchers from various institutions, producers, foundations and NGOs have participated in the Symposium and Colloquium - Quinoa: Sustainable - Now and Later?, held on 16 and 17 May 2013, in the premises of the Faculty of Agronomy and UMSA. After a brief analysis of the results of the working groups of the aforementioned symposium, the team of researchers on quinoa of the Faculty of Agronomy prepared the following document expressing the problems discussed at the event: Despite its edaphoclimatic limitations, the Altiplano is one of the centers of origin of many species and varieties, one the most important being, quinoa, that basically has the ability to produce high quality protein under conditions that would be impossible for other crops. Among the varieties and ecotypes of quinoa, stands the Quinoa Real, which is grown for thousands of years in the South Altiplano of Bolivia, so it is adapted to frigid, dry climate and takes large advantage of the large amount of radiation received under these conditions to produce a high quality grain. The residents of this semiarid fragile region improved over time, sustainable production systems with conservation tillage of low fertility, susceptible to wind and water erosion soils, combined with soil rotation, and fallow periods, which allowed to conserve the natural resources (soil, vegetation and water). All this was supplemented with camelid livestock, which supplied the manure, fertilizer nutrients essential to provide this important crop. Locally it is observed that at present, the attractive price of the grain, is encouraging the expansion of the agricultural frontier in the Altiplano, especially the South, in many cases with the help of mechanization (from land preparation, to post-harvest). This also causes reduced fallow and monoculture, increased pests and diseases and lower yields that affect the fragility of this system and might lead to its irreversible decline. The Bolivian government is aware of the national and global importance of grain and motivates their increased production. It is clear that farmers of the Altiplano have safeguarded this food for thousands of years to make it available in this period of global food crisis. However, the University believes that it is also the duty of the government and international community to provide answers to the constraints on the grain production that provides strong potential to help fighting against global hunger. In exchange for giving the world such potential, the Andes and the crop need for alternatives to produce efficiently under the unique conditions of the highlands, making efficient use of inputs that producers can give, which will come from research that eventually will enable sustainable production and that the local inhabitants continue to produce in the XXI century with systems less aggressive to the environment. The declaration of the International Year of Quinoa, is allowing worldwide spread of the great benefits that this product has for human consumption, and therefore is encouraging, overall, an unusual interest in this crop. Several countries of the world and their governments are supporting their researchers with important economic and technology support to seek varieties that are adapted to their own soil and climatic conditions in some cases very different from the origin. Then, it would not be a surprise that in the medium term, quinoa will be growing further afield to the Andes, leaving the question whether this situation could jeopardize the production for Bolivian farmers who produce the high quality grain but with lower yields due to the production limitations inherent to the Altiplano. The Bolivian government has expressed interest in expanding the agricultural frontier to produce more quinoa to perhaps one million per hectare. This magnitude does not show that existing production areas could even triple productivity with slight changes in production systems. So, the country could produce in one million hectares the same as in a fraction of this extension, sustainably with proper rotation and soil management, water, climate and seed. This will avoid leaving large areas of fragile soils exposed to wind water and climate erosion and producing equal or greater amount of grain. It is likely that expanding production without adequate management, will further unbalance quinoa-livestock system, knowing well that monoculture always led to attacks of pests, diseases, reduced resistance to elements production side, and therefore has been abandoned by almost everyone. Additionally, following the logic of our State, the University believes that the production of quinoa should have regional planning, based on validated alternatives for sustainable production in the Highlands, with appropriate management of soil fertility at plot level, farm and family, following the integration of communal land, enriching this management by incorporating top-level agronomic, mechanical and biological practices adapted to produce and live well. It is important then that the government through its Research Institutions and the Universities join forces to define needs, research strategies and short, medium and long term plans, based on a mutual reinforcement that places national Institutes (specifically the INIAF) as a reference to guide national research in quinoa, having Universities as research arms seeking to fill the interests of domestic producers. For this reason it is extremely important that the government allocate funds for continued and serious research on the crop, based on institutionalized and permanent highly trained researchers and good support for infrastructure and resources. The University also believes that the international community should support these initiatives aimed at sustainable production of quinoa by farmers who cared for the crop so anonymously for many centuries to help the planet now. This would prevent the crop follow the same fate as others that originate in the Andes but at present are produced by large farmers in industrialized countries, leaving our producers with marginal returns as the varieties that were developed (with the genes of the Andes) are only suitable for the conditions of those countries and do not adapt to eco-physiography of the Andes. It is at this point that the University believes that it is essential the participation of the Bolivian State to defend our genetic diversity (in this case of quinoa) with the establishment of the Guarantee of Origin with the right to have the priority for production in exchange to the productive work that our farmers did for centuries to keep the crop alive.


DÉCLARATION SUR LA QUINOA APRES LE SYMPOSIUM ET COLLOQUE DU 16 ET 17 MAI, 2013 La Faculté d’Agronomie – UMSA sous l’article 89 de la Constitution en ce qui concerne l’autonomie des universités, reconnaît et soutient la politique de développement productif de l’État Plurinational de la Bolivie visant à assurer la sécurité et souveraineté alimentaire des boliviens. Font également partie de l’article 21 de la loi 144, par laquelle l’État plurinational de Bolivie à travers de l’Institut national d’Innovation agricole et forestier (INIAF) reconnaît le rôle stratégique des universités à travers leurs Facultés d’Agronomie dans le processus de développement, de l’innovation productive et technologique dans le cadre de Système nationale de l’innovation agricole et Forestière (SNIAF). Suite à ces lignes, les chercheurs de l’Universidad Mayor de San Andrés, des techniciens et des chercheurs de diverses institutions, des producteurs, des fondations et des ONG ont participé au Symposium et Colloque - Quinoa: ¿Durable - maintenant et plus tard?, tenue les 16 et 17 mai 2013, dans les locaux de la Faculté d’Agronomie et UMSA. Après un brève analyse des résultats des groupes de travail du colloque mentionné ci-dessus, le quinoa équipe de chercheurs de la Faculté d’Agronomie a préparé le suivant document qui exprime notre préoccupation pour les problèmes discutés lors de l’événement: Malgré ses limites édaphoclimatiques, le haut plateau des Andes (l’Altiplano) est l’un des centres d’origine et domestication de nombreuses espèces et variétés, dont les plus importants, le quinoa (Chenopodium quinoa Willd.), Plante de très haute qualité nutritive et a essentiellement la capacité à produire des protéines de haute qualité dans des conditions qui seraient impossibles pour d’autres cultures. Parmi les nombreuses variétés et écotypes de quinoa, se montre le célèbre Quinoa Real (de real – « reél » et non « royal » comme on connait souvent) qui est cultivé depuis des milliers d’années dans l’Altiplano sud de la Bolivie, de sorte qu’il s’est adapté au climat froid et sec, et profiter de la grande quantité de rayonnement reçu dans ces conditions de produire un graine de haute qualité. Les habitants de cette région semi-aride et fragile, ont été améliorés au fil du temps durable des systèmes de production de quinoa avec le labour de conservation (terrassement minimale) des sols peu fertiles et très sensibles à l’érosion éolienne et hydrique, combinée à la rotation des sols , les cultures de couvertures, et les périodes de repos, ce qui leur a permis de conserver leurs ressources naturelles (sols, la végétation et l’eau). Tout cela a été complété par l’élevage des camélidés, qui ont fourni les engrais, les éléments nutritifs des engrais essentiels pour fournir cette importante culture grâce à cette contribution, produit une protéine de très haute qualité. Localement, on observe que le présent, le prix attractif de graine, encourage l’expansion de la frontière agricole dans l’Altiplano bolivien de vastes zones, en particulier le Sud, dans des nombreux cas avec l’aide de la mécanisation (de la préparation des terres, la récolte, le battage). Ces circonstances sont en provocant plus la diminution des périodes de repos et des systèmes quasi de monoculture, l’augmentation des ravageurs et des maladies, la baisse des rendements à court et à moyen terme affectent principalement la fragilité de ce système et de son déclin irréversible. Le Gouvernement Bolivien est conscient de l’importance nationale et mondiale du graine et motive l’augmentation de leur production car il est évident que les habitants de l’Altiplano ont préservé cet aliment depuis des milliers d’années, à placer dans le monde entier comme principal graine en cette période de crise alimentaire mondiale, à la disposition du monde entier pour ses grandes qualités nutritionnelles. Cependant, l’Université considère qu’il est également du devoir du gouvernement et de la communauté internationale à fournir des réponses à ce graine qui offre un fort potentiel pour contribuer à la lutte contre la faim dans le monde. En échange de l’abandon du monde cette protéine potentiel, les Andes et le culture a besoin croissant de solutions pour produire de manière efficace dans les conditions uniques de l’Altiplano, en utilisant des intrants des producteurs efficacement à accorder, de la recherche qui a fini par émerger permettre une production durable et ses habitants continuent à produire dans le XXI siècle avec des systèmes moins agressifs pour l’environnement. La déclaration de l’Année internationale du quinoa dans le monde entier, est de permettre la propagation des grands avantages que proposent ce produit à la consommation humaine, et est donc encourageant, dans l’ensemble, un intérêt inhabituel dans cette culture. Plusieurs pays du monde et leurs gouvernements soutiennent leurs chercheurs avec l’importance économique et de la technologie pour le faire rechercher des variétés adaptées à leur propre sol et les conditions climatiques dans certains cas très différents d’origine. Il n’y aurait alors pas étonnant que le moyen terme, le quinoa est cultivé un peu plus loin dans les Andes, en laissant la question de savoir si cette situation pourrait compromettre le marché pour le quinoa bolivien et l’économie de ses producteurs qui malgré faire produire le graine de haute qualité, les rendements sont inférieurs pour les mêmes limitations productives inhérents à leurs zones. Le Gouvernement Bolivien a exprimé son intérêt d’agrandir la frontière agricole pour produire plus de quinoa à peut-être un million d’hectares. Toutefois, cette ampleur ne montre que les secteurs productifs existants pourraient même tripler la productivité avec de légères modifications dans les systèmes de production. Ainsi, il pourrait produire la même quantité de graine à un million d’hectares en une fraction de cette extension, de manière durable et avec une bonne rotation et la gestion des sols, de l’eau, le climat et les semences. Cela permettra d’éviter de laisser de vastes zones de sols fragiles exposées aux agents d’érosion par le vent et l’eau et le climat et produire montant égal ou supérieur de graine. Il est très probable que la propagation d’agrandir indistinctement la production sans un bon fonctionnement du système, le système serait déséquilibré pour le relation quinoa-élevage-alimentation qui avant fonctionnée correctement, en plus, en sachant bien que la monoculture a toujours conduit à une grave attaque de ravageurs, maladies, résistance réduite d’éléments productifs indésirables et donc été abandonné par presque tout le monde. En plus, suivant la logique de notre état actuel, l’Université estime que la production de quinoa doit avoir suffisamment de terres, fondée sur des alternatives validées pour la production durable dans les Haute Plateaux, avec une gestion appropriée de la fertilité des sols au niveau de la parcelle, ferme et sa famille, suite à l’intégration des terres communales, enrichissant cette gestion en intégrant les pratiques agronomiques, mécaniques et biologique de dernier développement, mais apte à produire et à bien vivre. Il est donc important que le gouvernement à travers leurs institutes et universités de la nation unissent leurs forces pour définir les nécessités, les stratégies de recherche et lignées de recherche à court, moyen et long terme marche sur un renforcement mutuel qui met les instituts nationaux (en particulier l’INIAF) comme une référence et un guide national de recherche dans le quinoa et universités comme composante de travaux de recherche au niveau local et départemental. Par conséquent, ces instituts doivent avoir l’indépendance et la stabilité institutionnelle afin de diriger et orienter la production agricole, comme dans d’autres instituts de recherche agricole en Amérique Latine, en cherchant à combler les intérêts des producteurs nationaux. Pour cette raison, il est extrêmement important que le gouvernement donne des fonds pour la recherche continue et sérieux sur la culture, sur la base de chercheurs institutionnalisée et permanente avec une haute formation dans les universités nationales et internationales, soutien avec les infrastructures et ressources suffisantes. L’Université en plus considère que la communauté internationale doit soutenir ces initiatives en visant une production durable du quinoa par des producteurs qui sont occupés de manière anonyme pendant de nombreux siècles pour aider la planète aujourd’hui. Cela permettrait d’éviter que le quinoa de suivre la même chance que les autres qui sont originaires des Andes, mais à l’heure actuelle sont produites par les grands exploitants dans les pays industrialisés, en laissant nos producteurs avec des rendements marginaux comme les variétés qui ont été développés (avec les gènes des variétés des Andes), puis sont adaptés aux conditions de ces pays et ne s’adaptent pas à l’éco-physiographie des Andes. C’est à ce moment que l’Université considère qu’il est essentiel la participation de l’État bolivien pour défendre notre diversité génétique (dans ce cas, le quinoa) et obtenir la Dénomination d’origine avec le droit de priorité productif à un travail par menant nos agriculteurs depuis des siècles pour maintenir la culture. Dans le cadre productive orienté à la souveraineté alimentaire précisément productive de quinoa, l’État Plurinational de Bolivie devrait déclarer des établissements universitaires comme unités stratégiques pour la recherche scientifique, en assurant l’allocation des ressources exclusivement pour le développement de la science et de la technologie pour la culture de quinoa, afin d’assurer leur production durable et la sécurité souveraineté alimentaire avec des alliances et avec la suite de l´INIAF, en tant qu’organe directeur de la recherche scientifique agricole nationale.


R

Resultados del Coloquio – La Quinua: ¿Sostenible - Ahora y Después?

Viernes 17 de mayo, 2013 – Con la participación de las instituciones invitadas y la Facultad de Agronomía - U.M.S.A “denominación de origen” pues no se repiten en ningún punto del planeta. MT-1: MANEJO DE AGUA SUELO Y CLIMA Moderadores: Ing. Roberto Miranda, Dr. Magali García FORTALEZA

• Se cuenta con vasta información proveniente de investigaciones sobre producción, manejo y comercialización de la quinua. • La zona tiene un clima muy adecuado para producir quinua de calidad que da lugar para consolidar la Denominación de Origen de “quinua de altura”. • En Bolivia existen gran cantidad de potenciales proveedores de materia orgánica que puede usarse como compost para optimizar el uso de nutrientes y fortalecer la producción orgánica, lográndose una situación donde todos ganan.

OPORTUNIDAD

• El momento actual es una oportunidad para consolidar alianzas estratégi cas orientadas a apoyar a los productores. • La creciente demanda de quinua motiva a aprovechar mejor las condiciones ambientales que ocurren en las zonas. • Con adecuado manejo del suelo y agua disponible la potencialidad productiva podría triplicarse.

DEBILIDAD

• El contenido de materia orgánica en los suelos del Altiplano es menor al 1 % con una concentración de 0.05% de N total en los suelos de los cuales solo el 5% es asimilable por las plantas. Esta es una de las razones para que actualmente el rendimiento de quinua tenga un promedio de 600 kg/ha. y el reto sería alcanzar 1500 kg/ha. • La proteína que se exporta con la quinua, proviene del poco Nitrógeno existente naturalmente en los suelos del Altiplano, lo que combinado con la única exposición de radiación del altiplano se convierte en proteína de alta calidad y barata para otros mercados. • Pocos servicios de laboratorio de suelos y poca información al respecto. • No existen alianzas estratégicas entre la Universidad, gobierno y sociedad para avanzar en este punto. • Reducida práctica de campo en las Universidades para aprovechar las fortalezas y difundir los logros, por ejemplo la cantidad y momento adecuado de aplicación de agua y fertilizantes. • No se hace esfuerzos por aumentar los rendimientos y se sigue produciendo marginalmente. Si se produce más solo es por mayor extensión, y no por mejores rendimientos. • No existe un control ambiental ni promoción de mejores prácticas para evitar contaminación por ejemplo en la pos cosecha (lavado de saponina)

AMENAZA

• Los gobiernos permiten la pérdida de las investigaciones que hacen las Universidades hacia países foráneos especialmente de países desarrollados. • Los profesionales dejan el área de conocimiento por falta de condiciones y apoyo para ejercer. • Las Universidades dependen de recursos para hacer investigación edafoclimática. • Las condiciones productivas del Altiplano podrían perder su cualidad única si no se explora alternativas productivas con mayor tecnología que mejoren los rendimientos.

CONCLUSIONES

• Es fundamental orientar los trabajos hacia optimizar el uso de recursos económicos, académicos y socio productivos a través de la conformación urgente de alianzas estratégicas entre estos autores. • Promover más investigaciones sobre el mejor manejo del suelo, preservando los ecosistemas. • La investigación sobre quinua debe dejar de ser parte solamente del mundo académico y difundirse a los usuarios. • Debe elaborarse una normativa sobre el uso de agroquímicos y sobre la producción orgánica desde la pre-siembra hasta la pos cosecha. • El monitoreo agroclimático debe ser de fácil acceso a los productores corroborado con indicadores locales de manejo del cultivo. • Si es posible producir quinua orgánica con tecnología adecuada. • Se debe buscar la forma de aprovechar al máximo las condiciones productivas únicas que son disponibles en el Altiplano Boliviano y que facilitarían la

• Es vital impulsar el uso eficiente del agua limitada de las zonas productivas a través de cosecha de agua, represas comunales, pequeños sistemas de riego, para aplicar agua al cultivo en sus momentos críticos sin abusar de los recursos limitados. • Debe buscarse fuentes alternativas de abono orgánico como el reciclaje de la gran cantidad de basura orgánica de las ciudades. • Debe promoverse el uso de tecnologías disponibles como el análisis y las imágenes satelitales para recrear información climática histórica que ya se ha perdido y para monitorear la producción en zonas donde no existe ni existirán estaciones meteorológicas. • Debe explorarse alternativas productivas sostenibles y tecnológicamente avanzadas para lograr una producción orgánica con mayor eficiencia edafoclimática.

MT-2: PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD - PATENTES - DENOMINACIÓN DE ORIGEN Moderadores: Dr. Félix Mamani, Ing. Juan Pablo Rodríguez

FORTALEZA

• Existen una inmensa cantidad genética en las variedades manejadas y en los parientes silvestres de a quinua en la zona andina. • Existen bancos de germoplasma que conservan la agrobiodiversidad. • Existe suficiente conocimiento y manejo tradicional para la conservación de la agro biodiversidad. • Los agricultores manejan y hacen uso de la variabilidad genética.

OPORTUNIDAD

• Hay una tendencia a valorar la agrobiodiversidad de la quinua. • Muchas variedades pueden tener mucho valor en el mercado (colores, tamaños, etc.). • Con el incremento del precio, los agricultores podrían estar más dispuestos a invertir en tecnologías y semilla certificada. • Ahora es cuando es posible y factible lograr la certificación de “Denominación de Origen”, por la motivación del Año Internacional de la Quinua.

DEBILIDAD

• No existe apoyo institucional para fortalecer el manejo de la agrobiodiversidad ni normativa local para el uso del material genético de los Bancos de Germoplasma. • Aunque existe un mercado potencial de semillas, los productores de semillas no cubren la demanda. • Las Universidades no fomentan ni orientan a sus Egresados hacia centros de industrialización. • Se subvalora la importancia de las pequeñas unidades productivas existentes en otras zonas productivas además del Altiplano Sud e intersalar, siendo que en muchos casos estas cubren el mercado nacional (altiplano norte y Valles).

AMENAZA

• Ampliación de la frontera agrícola que hace perder nichos agroecológicos • Pérdida progresiva de variedades. • Derechos de propiedad de semillas muy vulnerables. • Contrabando sin control tanto de la producción como de la semilla para ser utilizada en otros países. • Falta de estrategias para manejo y conservación in situ. • Remplazo por otros cultivos en zonas que antes mantenían agrodiversidad.

CONCLUSIONES

• La biodiversidad de quinua en Bolivia proporciona una fuente de variabilidad para procesos de mejoramiento que no debe desaprovecharse. • Uno de los peligros es la Introducción de variedades mejoradas con propiedad de alguna entidad concreta, lo que requiere de una legislación protectiva urgente de parte del gobierno. • La ampliación de la frontera agrícola implica monocultivo y a la vez la pérdida de la agrobiodiversidad local manejada por los agricultores, por lo que debe fomentarse la obligatoriedad de contar con claustros protectivos en todos los ecosistemas.


• Las estrategias para el manejo de la biodiversidad requieren de la urgente coordinación entre las instituciones, locales, académicas y actores sociales para su manejo y conservación apropiada. • El compromiso institucional e involucramiento coordinado entre todas las instituciones proveerá el manejo, uso y conservación de la agrobiodiversidad de parte de todas las instituciones. • Para el manejo de la biodiversidad es necesario el compromiso serio entre todos los actores, por lo que el INIAF debe tomar el liderazgo y buscar la legislación para lograr la obligatoriedad de participación. • El Centro Internacional de la Quinua debe contar con una adecuada regulación para tener una protección de la propiedad genética de las variedades locales. • Se debe solicitar urgentemente a las autoridades bolivianas que se establezca la normativa para la conservación de recursos genéticos vegetales y animales en el país como lo tienen los países vecinos, pues la normativa existente no está completa y esto es a veces usado malintencionadamente. • El Año internacional de la Quinua debe servir para fortalecer el cultivo por parte de los agricultores locales y de la Denominación de Origen y menos para fomentar a que se fortalezca su productividad fuera de la frontera andina.

MT-3: SEGURIDAD ALIMENTARIA Y SOCIO ECONOMÍA Moderadores: Ing. Moisés Quiroga, Ing. Edwin Yucra FORTALEZA

• El país cuenta con un “Grano de oro” de alto valor nutritivo que apoyará tanto a la seguridad alimentaria como al desarrollo de las comunidades que lo producen y del país. • Se cuenta con capacidad para la producción orgánica y con conocimientos ancestrales. • Existen muchos avances en su conocimiento científico y productivo. • El valor nutritivo del cultivo está fuertemente relacionado con las condiciones edafo-climáticas del Altiplano.

OPORTUNIDAD

• Mercado externo consolidado y creciente con muy buen precio por el producto, gracias a varias mesas de negocios nacionales e internacionales. • Amplia potencialidad para la producción orgánica. • Existencia de diversidad de variedades con diferencias nutricionales en varios ecosistemas. Esto tiene el potencial de adaptar el cultivo a otras zonas del país. • Existencia de mercados crecientes para otros productos derivados de la quinua.

DEBILIDAD

• Escasa difusión e implementación de políticas para la producción, comercialización y consumo de quinua. • Poca planificación en el sector de producción de quinua para fomentar su cultivo sostenible en otras áreas con potencial productivo. • Poca capacidad organizativa de nuevos productores. • Poca información de cualidades nutritivas de la quinua en la población. • Falta de conocimientos en comercialización. • Falta de generación y transferencia de tecnología. • Escasa interacción entre el gobierno y la universidad en cuanto a investigación y extensión.

POTENCIALIDADES

• Desarrollar estrategias para ser el primer país exportador de un producto orgánico a gran escala. • Conservar la biodiversidad mediante la creación de bancos de germoplasma en los lugares de producción. • Promover el consumo interno para luchar contra la desnutrición. • Generar líneas de investigación de nuevos productos en base a quinua y derivados. • Incrementar la producción de manera sostenible.

RIESGOS

• Existe el riesgo de perder los derechos de propiedad de los recursos genéticos de la quinua en favor de otros países, por la interacción con Centros Internacionales que tengan su propia legislación. • En caso de no aprovechar la coyuntura mundial de valorización del cultivo se corre el riesgo de perder al cultivo como en el caso de otros cultivos andinos como la papa.

DESAFÍOS

• Lograr una política de estado para el comercio exterior soberana y sostenible para la quinua. • Postular políticas específicas para la alimentación nacional a través de acciones internas que promuevan y garanticen el consumo. • Mantener y fomentar el aprovechamiento de la biodiversidad. • Fomentar el consumo nacional de la quinua a través de subvenciones diferenciadas. • Lograr la Denominación de Origen para proteger al cultivo boliviano. • Difundir la verdad sobre la quinua en todas las delegaciones diplomáticas que a veces no conocen los detalles productivos. • Esto debe ocurrir de tal manera que las Universidades departamentales apoyen la producción en sus departamentos, así las pequeñas unidades del Altiplano Norte, Central y Yungas serán revalorizadas. • Nuestro gobierno debe fomentar una adecuada transmisión entre los canales de conocimiento de detalles productivos hacia las delegaciones del país en el exterior que harían una gran diferencia y que al saberlos reducirían la mala propaganda que se está ejerciendo contra el cultivo en el exterior. Por ejemplo sería muy interesante dejar de conocer al grano como pseudocereal pues no presenta estas características.

LIMITACIONES

• La subvención podría fomentar el contrabando, por lo que debe contar con una adecuada planificación. • El precio es muy difícil de controlar por su gran demanda exterior. • Falta de transmisión entre los canales de conocimiento de detalles productivos que hacen una gran diferencia y que al saberlos reducirían la mala propaganda que se está ejerciendo contra el cultivo en el exterior. • Los eventos sobre quinua se repiten y sacan similares conclusiones pero la situación productiva ha cambiado muy poco en los últimos 10 años por eso los rendimientos no han subido, solo se produce más porque hay más hectáreas en producción. • La falta de definición taxonómica del cultivo y la indefinición de su categorización lleva a una errónea propaganda externa sobre el cultivo confundiéndolo con los cereales, cuando una de las principales virtudes es no compartir con ellos el contenido de gluten y su mucha mejor cualidad proteica, por lo que una adecuada definición ayudaría al cultivo.

AMENAZA

• Algunas políticas están orientadas al extractivismo. • La promoción externa podría fomentar una mayor producción para exportación, reduciéndose el mercado nacional. • Muchos productores desean dejar de producir otros productos para dedicarse a la quinua, lo que en un momento pondría en riesgo la soberanía alimentaria pues la diversidad de cultivos disponibles se reduciría. • La dependencia climática provoca vulnerabilidad y alto riesgo de pérdida del cultivo. • Existe una creciente competencia de países vecinos y lejanos que además se lleva la quinua a través del contrabando. • Posible pérdida de derechos de origen (derechos de propiedad?) en beneficio de otros países. • Mala propaganda externa por desconocimiento de la gran variabilidad de ecosistemas productivos o incluso por mala intención velada. Mesas de trabajo temáticas: Aulas de la Facultad de Agronomía, UMSA.


MT-4: INNOVACIÓN EL SISTEMA DE PRODUCCIÓN DE LA QUINUA Moderadores: Dr. Vladimir Orsag, Ing. Fernando Gutiérrez, Ing. Zenón Martínez FORTALEZA

• Experiencia de instituciones no gubernamentales en exportación en transformación comercialización mercado. • Demanda a interna de mercado. • Conocimiento ancestral. • Ya se han desarrollado maquinarias locales para la producción de quinua. • Existe el INIAF como centro de innovación, lo que debe aprovecharse. • Existe mucha demanda de producción de Quinua orgánica, lo que ayuda a motivar la inversión en el cultivo. • La Universidad juega un rol importante en el desarrollo de la quinua.

OPORTUNIDAD

• Conocimientos externos y experiencias en producción sostenible de otros países en cultivos similares. • Demanda externa de granos andinos. • Creación del centro internacional de la quinua. • Al presidir el comité internacional de la quinua tenemos apoyo en el desarrollo de la cadena productiva. • Alianzas estratégicas en diferentes actores externos. • Posicionamiento de Bolivia como el país de mejor calidad de producto. • Mayor demanda de quinua para platos exóticos internacionales.

DEBILIDAD

• Escasa infraestructura e inversión para el desarrollo de innovaciones de la cadena productiva de quinua y para procesos investigación e innovación. • Sistemas de producción y ampliación la frontera agrícola sin mucha sostenibilidad. • Insuficiente capacitación en producción de quinua. • Falta organización campesina e institucional en procesos de innovación tecnológica. • Erosión de conocimientos ancestrales sobre gestión de quinua. • Insuficientes programas (Investigación y difusión) en manejo integrado plagas. • Falta apoyo a nuevos emprendimientos de apoyo a la producción. • No existe institucionalización de cargos de investigadores para desarrollar programas de investigación. • Falta de un plan de innovación de largo plazo. • No existe apoyo a la pequeña y mediana empresa en temas de transformación e innovación de quinua. • Falta de tecnologías de manejo post cosecha. • Falta de un laboratorio con certificación acreditado por países externos. • Insuficiente mecanismos para el cumplimiento de la normativa ambiental para la producción quinuera. • Falta de definición de roles de las instituciones estatales y no estatales. • No existe una clara clasificación taxonómica en informal del cultivo.

AMENAZA

• Cambio climáticos. • Pérdida de biodiversidad (erosión genética). • Países con mayores recursos económicos y tecnológicos para desarrollar innovación en quinua a corto y mediano plazo. • Contrabando Bolivia – Perú. • Bancos ex situ en otros países con capacidad de promoción de recursos genéticos. • Producción e introducción de quinua transgénica.

CONCLUSIONES

• El cultivo de la quinua no cuenta con suficiente apoyo ni promoción tecnológica para enfrentar los nuevos riesgos que se le presentan. • El cambio climático podrá imponer muchos riesgos que no son adecuadamente analizados.


Resumenes - Posters Temáticos, Proyectos Facultad de Agronomía - UMSA CAMBIOS EN LOS SISTEMAS PRODUCTIVOS DEL ALTIPLANO BOLIVIANO. Y QUÉ DE LA QUINUA? Magali GARCIA, Edwin YUCRA, Jere GILLES

La agricultura del Altiplano Boliviano se caracterizaba por su diversidad para minimizar el riesgo climático en el que la quinua era un cultivo estratégico. El sistema ha cambiado en las últimas décadas, por factores climáticos, sociales y productivos. El Proyecto QUINAGUA-SUMAMAD en este trabajo explora las razones para estos cambios y el incremento de la vulnerabilidad climática inherente. TENDENCIAS CLIMATICAS: Los registros climáticos desde 1970 muestran no significativa disminución de la precipitación entre Oct. a Dic.. Las Tmax aumentaron en toda la zona. Las Tmin también aumentaron en el Altiplano Norte y Central, pero muestran un leve descenso en el Altiplano Sur, sugiriendo una mayor sequedad lo que puede deberse a cambios en los sistemas de producción, con pérdida de la cobertura vegetal que reduciría el vapor de agua atmosférico. CAMBIOS EN EL CONOCIMIENTO LOCAL: La resiliencia de la agricultura andina usa una amplia red de conocimientos locales la que se está debilitando por su pérdida. Los resultados sugieren que esto ocurre por factores principalmente socioeconómicos, entre los que el clima tiene menor importancia. Entonces el impacto socioeconómico y de mercado puede afectar en la vulnerabilidad del sistema tanto o más que las tendencias climáticas. También las percepciones locales muestran que las mayores pérdidas productivas no se producen por el clima sino por el ataque de plagas y enfermedades. CONCLUSIONES: Las mejores condiciones climáticas en el Altiplano Norte y Central han contribuido al cambio del sistema productivo en el que la diversidad de la rústica quinoa casi ha desaparecido remplazada por cultivos más comerciales. En el Sud, el sistema incrementa su contenido de quinoa, pero podría estar debilitando su ecosistema por el cambio de sistema de labranza ampliamente reportado por lo que el entorno productivo está sufriendo problemas como mayor sequedad y ataque de plagas y enfermedades. Las amenazas climáticas por heladas, han disminuido pero no han desaparecido y la sequía podría tener un mayor impacto debido a las altas temperaturas y al retraso de la época de lluvias. Las pérdidas en el sistema por pestes, podrían estar aumentando por las mayores temperaturas que dejaron de ser una limitación empeorando por la tendencia al monocultivo. En todas las zonas tanto por la elevación térmica como por la influencia socio-económica, se pierde diversidad y conocimiento local y esto junto a la variabilidad climática aumentarán la vulnerabilidad al impacto del cambio climático. Los resultados muestran la fuerte necesidad de un sistema de extensión y amplia investigación agrícola participativa con bases integrales y muy flexibles para encontrar respuestas para problemas que integrados provocarán mayor vulnerabilidad que lo que sugiere su estudio aislado.

USO DE AQUA CROP PARA DERIVAR PROGRAMACIONES DE RIEGO DEFICITARIO. Magali GARCIA, Edwin YUCRA El contar con guías claras para el riego deficitario (RD) puede ayudar en la agricultura, a incrementar la productividad del agua de los cultivos. Para elaborar estas directrices, los modelos de cultivos ayudan a evaluar el efecto conjunto de distintos estreses ambientales sobre el rendimiento del cultivo. Para ello estos deben estar validados adecuadamente. El Proyecto QUINAGUA-SUMAMAD realizó experimentos sobre la factibilidad del riego deficitario durante cuatro años e los cuales sacó las siguientes conclusiones: 1. Una estrategia bien planeada de riego deficitario (RD) consiste en usar la mitad del agua que se requiere para riego completo (RC), estabilizando un rendimiento entre 1.2 y 2.0 Mg/ha. 2. El estrés hídrico debería ser mitigado durante el establecimiento de la planta y las fases reproductivas (floración y llenado temprano de grano) por medio del RD requiriendo hasta 70 mm en un año húmedo y hasta 140 mm en un año seco. 3. Si se mejoran las condiciones agronómicas en campo, los rendimientos a secano podrían sustancialmente incrementarse en años húmedos, pero en años secos, los rendimientos continuarán siendo bajos sin RD. 4. El cambio de las prácticas agrícolas, requiere de la aceptación cultural y económica de los agricultores locales. 5. Cuando se definen nuevos enfoques tales como el riego deficitario, se deben conducir estudios adicionales para investigar las estrategias de los agricultores hacia el riesgo agrícola y la aceptación de nuevo métodos agrícolas. Para plasmar en resultados usables, se utilizó el modelo AquaCrop validado para quinoa, para simular el desarrollo del cultivo para largas series de datos climáticos históricos. Posteriormente se realizó un análisis de frecuencia en los niveles intermedios de biomasa simulada al principio de la etapa crítica de crecimiento, durante la cual se aplicará el riego. Desde el comienzo de la etapa crítica del crecimiento en adelante, se simularon condiciones de tiempo seco y se obtuvieron frecuencias óptimas de riego para evitar el estrés hídrico durante las etapas sensibles y para garantizar la productividad máxima del agua. Los resultados se resumieron en gráficos de fácil lectura, para ser utilizados en políticas, extensión y el uso entre los agricultores.


Resumenes - Posters Temáticos, Proyectos Facultad de Agronomía - UMSA Entorno Social-Económico y Seguridad alimentaria de la Quinua (Chenopodium quinoa Willd.)

Edwin YUCRA Introducción.

En los últimos diez años, la quinua ha jugado y juega un rol muy importante en la sociedad, la economía y la seguridad alimentaria de las comunidades del Altiplano Boliviano, debido a la demanda internacional por sus valor nutritivo, ocasionando que los precios de quintal de quinua, que a inicios del año 2000 de Bs 80.00, subiera a Bs. 800.00 en la actualidad. Este aspecto, ha influido para que casi 6.000 productores cultiven quinua en diez municipios del Altiplano Sur, y otro similar en el Altiplano norte y Central, generando ingresos familiares e incrementando la superficie de producción de 35.907 hectáreas en el 2000 a 92.000 hectáreas en el 2012. Objetivo. Mostrar la dinámica de las fuerzas de capital del medio rural para la seguridad alimentaria, ante el movimiento de la quinua, como estos influyen en la apropiación de las tecnologías, para mejorar la producción y externamente las diferentes dinámicas de la comercialización. Desarrollo. El estudio fue en comunidades productoras de quinua del Altiplano Sur y Central, y tres ferias principales de comercialización. A través del seguimiento in situ con trabajos de tesis de licenciatura, levantamiento de información mediante encuestas y talleres participativos, visitas y entrevistas a intermediarios comercializadores de quinua. Resultados. La evaluación de tres tipos de productores (Figura 1) determinó que el productor quinuero, con Capital humano (Conocimiento, habilidades, salud), tiene un índice de 0,53. El Capital natural (terreno propio, terreno con quinua, diversidad de quinua) 0,4. El Capital social (acceso a crédito, participación en la comunidad, información de mercado, uso de indicadores naturales para pronóstico del clima) 0,45. El Capital físico (uso de riego, materia orgánica, tractor, control de plagas, rendimiento de 553 kg/ha,) 0,75. El Capital Financiero (número de llamas, ovejas y tierras en descanso) 0,57. En efecto en sus sistemas productivos, los productores quinueros generaron 10300 Bs. de beneficio neto anual, frente a los 10200 Bs. generados por los productores ganaderos y solamente 4080 Bs. de los agricultores de subsistencia. (Cusicanqui, 2011) La Adopción de tecnología desarrollada para mejorar la productividad de quinua, tropieza con dificultades en la apropiación, el estudio de caso para riego deficitario, mostro que en el altiplano central, los productores que poseen mayor superficie de tierra podrían decidir regar quinua; sin embargo, ellos preferirán aplicar riego al cultivo de papa u hortalizas lo cual resulta lógico ya que ellos consideran que la quinua es un cultivo resistente a la sequía. El estudio también evidencio que la edad y el nivel de educación influyen positivamente en el uso de tecnologías de riego. Sin embargo, ello dependerá de la percepción del potencial comercial del producto y por supuesto de la disponibilidad de agua para riego (Taboada, 2012). La identificación de los canales de comercialización en las tres ferias principales, presenta muchas variantes que están en función al número de agentes que participan en el canal y del tipo de producto transformado que se ofrece en el mercado consumidor, Se logró identificar seis canales, desde el productor hasta el consumidor, solo en uno el productor llega con el 6% de su producción al consumidor, un 26% es exportado, un 11% llega a las tiendas en las ciudades y 49% por contrabando, trasladados al Perú (Desaguadero vía botes), Argentina, Chile y otros (Sarco, 2011). Conclusiones: El incremento de la producción de quinua principalmente es por la subida de su precio, que ha cambiado los capitales de fuerza dentro de los sistemas productivos, en algunos casos afectando a otros como es el caso de la ganadería camélida. Por otra parte dinamizo la comercialización ocasionando poca disponibilidad en el mercado local. El incremento del rendimiento bajo la adopción de tecnologías sostenibles, podría ser posible con la participación juvenil y con mayor nivel de educación, pero estará muy relacionado con el potencial comercial.

USO DE BACTERIAS FIJADORAS DE NITROGENO CON DIFERENTES NIVELES DE ABONAMIENTO ORGANICO EN EL CULTIVO DE QUINUA (Chenopodium quinoa Willd.) Hugo Huaycho¹; Erland Molina¹; Freddy Cadena¹; Ana Quispe¹; Isabel Morales²; Hugo Bosque ¹ Proyecto ANDESCROP-Universidad Mayor de San Andrés Facultad de Agronomía. ² Facultad de Ciencias Puras y Naturales de la Universidad Mayor de San Andrés. Actualmente la quinua es considerada un alimento altamente nutritivo. Por lo cual se busca obtener una mayor producción a futuro sin dañar el medio ambiente y evitar empobrecimiento del suelo. Por lo tanto los productos denominados Biofertilizantes, (bacterias fijadoras de nitrógeno), es una alternativa promisoria, ya que estos están constituidos por organismos naturales presentes en el suelo. El presente trabajo de investigación evaluó y comparo el uso de bacterias fijadoras de nitrógeno con diferentes niveles de abonamiento orgánico en el cultivo de quinua (Chenopodium quinoa Willd.). La investigación se realizó en dos zonas; cantón Villa Patarani, Provincia Aroma del Departamento de La Paz y Saitoco comunidad perteneciente a la Provincia Ladislao Cabrera del Municipio de Salinas Garci Mendoza del Departamento de Oruro Bolivia. Se utilizaron dos cepas de bacterias: Rizobial y Pseudomonal (bacterias fijadoras de nitrógeno) a diferentes dosis de abonamiento usando 6, 3 y 0 Ton /Ha esto con el fin de determinar cual Bacteria y a que dosis de abonamiento es más eficaz para la fijación de nitrógeno. El tratamiento T9 (Pseudomonal con 6 ton/ha de estiércol) mostro mejor comportamiento agronómico por obtener la mayor media, de 31,7 cm de altura y 0,57 cm de diámetro de tallo, esto se debe a que la bacteria aumento él porcentaje de nitrógeno en el suelo. Así mismo el tratamiento T1 (testigo) mostro la menor media, de 14,8 cm de altura y 0,28 cm de diámetro de tallo. En el conteo de bacterias fijadoras de nitrógeno (Pseudomal y Rizobial) mediante medio de cultivo solido se determinando el numero de colonias al inicio, mitad y final de la campaña. Donde las dos bacterias aumentaron en número de colonias donde la bacteria Pseudomonal presento mayor cantidad de colonias en el final de la cosecha con nivel de 6 Ton/Ha a razón de 26 colonias / caja petri. Por los consiguiente se determino que la Bacteria fijadora de nitrógeno Pseudomonal presento mayor desarrollo en el suelo e incremento el porcentaje de nitrógeno en el suelo mejorando el rendimiento en las plantas de quinua.


PROYECTO QUINAGUA – SUMAMAD APOYADO POR LA FUNDACION McKNIGHT El Proyecto QUINAGUA-SUMAMAD fue postulado a partir de una iniciativa conjunta de investigadores de la Facultad de Agronomía de la UMSA y de la Katholieke Universiteit Leuven de Bélgica. Esta iniciativa fue posteriormente enriquecida por el gobierno Flamenco de Bélgica quienes, a través de UNESCO financian el Proyecto Internacional SUMAMAD dentro del Programa Man and Biosphere. Este proyecto surgió como iniciativa de científicos bolivianos deseosos de dar respuesta a las necesidades poco exploradas de manejo edafoclimático adecuado de la quinua. Adicionalmente, también ha recibido el apoyo de la fundación McKnight para explorar detalles de manejo climático de las comunidades productoras. El gran crecimiento de la producción de quinua en respuesta a la también creciente demanda, representa para Bolivia una gran oportunidad y, a la vez potencialmente, un problema para el medio ambiente y los niveles de nutrición entre la población local. Sin embargo, potencialmente se avizora un problema ambiental, si acaso no se toman algunas medidas para garantizar la producción sostenible en el tiempo. Los altos precios y la demanda en todo el mundo han puesto una presión sobre el sistema de producción, y esta ha alentado algunas prácticas ambientales detrimentales y el alto interés por producir el cultivo muchas veces con desconocimiento de sus características y necesidades productivas. A pesar de ello el cultivo de la quinua representa una gran oportunidad para miles de familias que habitan el Altiplano Boliviano y de hecho ha traído bienestar para muchos productores que no encuentran en otro cultivo los beneficios económicos de la quinua. Por otra parte la propaganda y la difusión sirvieron también para alentar el interés de la población e instituciones bolivianas para fomentar su consumo, evidenciándose un fuerte incremento del interés de las familias bolivianas para incorporar la quinua en su dieta habitual. En el sistema productivo, el manejo del agua y la fertilidad se constituyen en elementos fundamentales para el desarrollo de cualquier cultivo. En el caso de la quinua, esta ha demostrado ser una especie muy resistente a limitaciones de agua y nutrientes, mostrando su rusticidad, sin que ello signifique un aumento en su rendimiento si no se dan las condiciones ambientales adecuadas para su producción. Esta rusticidad se expresa, por tanto en rendimientos marginales. Adicionalmente, en los últimos años ha surgido una nueva preocupación relacionada al impacto del cambio climático en el sistema productivo, lo cual ha ameritado nuevas investigaciones cuyos resultados son parcialmente presentados en el presente documento. Fueron realizados más de 30 trabajos de investigación en los últimos cinco años, en temas referidos al manejo de agua y fertilidad de suelos para lograr la máxima eficiencia productiva. A partir de los resultados encontrados y para mantener la sostenibilidad de la producción de quinoa, el manejo adecuado del suelo y el agua debe ser una prioridad, así como una toma de conciencia de las limitaciones y potencialidades que ofrece el clima único del Altiplano Boliviano. Teniendo en cuenta que el objetivo es producir más granos de quinua utilizando menos agua y con un buen programa de fertilización, las siguientes consideraciones globales podrían ser tenidas en cuenta:

a)

Clima:

- De acuerdo a los resultados obtenidos, las bajas temperaturas en las zonas productivas alargan el ciclo vegetativo del cultivo el cual en muchos años se extiende más allá de la época de lluvias. Esto aumenta el riesgo de pérdida de la cosecha o por lo menos una disminución del rendimiento. Por ello y considerando que las comunidades dependen de la lluvia para iniciar el periodo de cultivo, los esfuerzos podrían orientarse a lograr en forma estable un aporte de agua como riego deficitario y/o suplementario antes de la siembra para modificar y/o ajustar el ciclo del cultivo para la temporada de lluvias locales y reducir las posibilidades de pérdida de cosechas por heladas tempranas. - La falta de lluvia y los veranillos no afectan de gran manera en las fases iniciales del cultivo una vez que este se ha establecido. Sin embargo debe evitarse la falta de agua durante y después de la floración hasta el estado lechoso de grano. Un pequeño aporte de riego suplementario durante los veranillos en estos periodos pueden significar una importante diferencia de rendimientos. - Se ha evaluado que a pesar de la diferencia de temperaturas, de ecosistemas y de variedades, el cultivo requiere acumular alrededor de 1600 GDD (Tbase = 1⁰C) para desarrollarse, lo cual provee un indicador de la duración del ciclo vegetativo para planificación de nuevos cultivos en zonas de expansión o para evaluación en las ya existentes. - Los trabajos de downscaling estadístico con la aplicación del modelo LARS-WG bajo el límite del modelo ECHAM 5 muestran que el incremento térmico disminuirá significativamente el riesgo de heladas en el Altiplano Central pero no así en el Altiplano Sud (Figura 1) donde las heladas todavía afectarían fuertemente el desarrollo del cultivo. Adicionalmente la probabilidad de enfrentar años secos durante la fase inicial de la época de lluvias se incrementaría en el futuro, no siendo clara la tendencia en la época pico de lluvias. Bajo estas condiciones el déficit hídrico será mayor en el futuro pues las mayores temperaturas se traducirán en más evapotranspiración la que no será compensada con más lluvia. Es entonces más importante aún que se consideren alternativas de riego deficitario y/o suplementario al inicio del cultivo y de apoyo en la época de máximo desarrollo.

a)

b)

c)

d)

Figura 1. Tmin diaria promedio (líneas negras) con el rango de una desviación estándar de la población para a) y b) periodo histórico; y c) y d) 2045-2055 en las estaciones de (izquierda) Patacamaya y (derecha) Río Mulatos en base a información generada por el modelo LARS-WG.


b)

Manejo de fertilidad del suelo

Para asegurar un suministro suficiente de nutrientes para los cultivos, es de extrema importancia el mantener un buen equilibrio de nutrientes en el suelo. A pesar de resultar bastante obvio, se ha determinado que la gran demanda de nitrógeno de la quinua para producir la proteína de elevada calidad que es característica del cultivo, empobrece fuertemente a los suelos ya pobres del altiplano si estos no son adecuadamente manejados. El cultivo tiene la capacidad de extraer la poca reserva nutricional de estos suelos en los que otros cultivos, no sobreviven. Por ello, la pérdida de nutrientes del suelo debe ser minimizada, y la eficiencia de la adición de nutrientes maximizada con el fin de evitar un agotamiento de la fertilidad del suelo. La remoción de nutrientes con la cosecha es inevitable, por lo que, para aumentar la producción de quinua en forma sostenible, es de extrema importancia el trabajar con fertilización. Sin embargo, muy pequeñas cantidades de estiércol incorporado sólo afectarán en el aumento del trabajo de campo en los sistemas de producción desmotivando a los productores a invertir en estas enmiendas. Por otra parte, en el caso del aporte de estiércol a la zona, la aplicación inmediatamente antes de la siembra provoca una fuerte ineficiencia en el uso de nutrientes por parte del cultivo. La razón se encuentra en una combinación de bajas temperaturas del aire y del suelo que retardan fuertemente la mineralización del estiércol y que los microorganismos del suelo que van a transformar el Nitrógeno total en Nitrógeno disponible inicialmente entran en competencia con la planta tanto por el mismo Nitrógeno como por la humedad del suelo produciéndose una deficiencia artificial de agua y Nitrógeno. De esta manera cuando la planta requiere de los nutrientes para crecer y producir no encuentra ni agua ni esos nutrientes y cuando estos están disponibles ya la planta no puede utilizarlos.

a)

b)

Figura 2. a) Relación de dosis de aplicación de estiércol y rendimiento en grano, b) Tasa de mineralización en función de la dosis de aplicación de estiércol. Por lo mencionado, los resultados sugieren que: - Para que la aplicación de estiércol produzca resultados significativos, la tasa de aplicación debe estar entre 15 y 20 Ton/ha, lo cual garantizará la máxima eficiencia de uso de nutrientes con la máxima productividad y la máxima relación Beneficio/costo. Adicionalmente esto garantizaría el mantenimiento de la fertilidad y buena estructura del suelo, reduciendo su riesgo de futura erosión especialmente eólica. - Es también importante tener claro que se requiere un adecuado balance hídrico de suelo para garantizar la disponibilidad de agua en el suelo especialmente en los periodos críticos del cultivo, pues esto garantizará la mineralización del nitrógeno y el mejor uso de los nutrientes. De esta manera se vuelve a visibilizar la necesidad de considerar el riego deficitario y/o complementario no solo para enfrentar los riesgos climáticos sino también para optimizar el uso por parte de la planta, de los nutrientes aplicados. - El momento de la aplicación de fertilizantes es también de máxima importancia especialmente si se trata de fertilización orgánica. La aplicación de estiércol al momento de la siembra provocará resultados detrimentales del rendimiento del cultivo pues el nitrógeno no estará disponible cuando la planta lo necesita y además su mineralización se convertirá en una competencia por la reducida cantidad de agua en el suelo. El mejor momento para aplicar nitrógeno al suelo se constituye en aproximadamente 50 a 70 días antes de la siembra para que el Nitrógeno se encuentre totalmente liberado para el momento en que la planta lo necesite. También existe la alternativa de aplicar compost ya descompuesto que pudiera acelerar el proceso de descomposición o también para utilizar residuos domésticos en la fertilización del cultivo. - Dado que la disponibilidad de estiércol y materia orgánica en el área rural es cada vez más limitada, se aconseja explorar la posibilidad de establecer alianzas estratégicas con centros urbanos con el fin de preparar compost con residuos orgánicos provenientes de los centros poblados. - Finalmente es necesario buscar alternativas a la fertilización orgánica. Dado que la necesidad de Nitrógeno es muy alta para el cultivo de quinua y que las fuentes de abono orgánico son cada vez más reducidas, el trabajar con combinaciones de fertilizantes orgánicos y minerales podría ser una opción para comercializar el producto en zonas con criterios no estrictos sobre la agricultura orgánica, ecológica y otros. Los detalles técnicos de las investigaciones antes descritas se encuentran disponibles en la Facultad de Agronomía de la UMSA, Proyecto QUINAGUA-SUMAMAD-McKNIGHT.

Responsables de Edición:

Hugo Bosaque S. Decano de la Facultad de Agronomía Magalí García, Edwin Yucra, Roberto Miranda PROYECTO SUMAMAD - QUINAGUA - McKNIGHT Ruben Trigo, Juan Pablo Rodriguez, Freddy Cadena PROYECTO ANDESCROP Carmen del Castillo - Docente UMSA. COMISIÓN A.I.Q. 2013 Vladimir Orsag - Instituto de Desarrollo Regional Felix Mamani - PROGRANO Carlos Mena - Estación Patacamaya Moises Quiroga - IIAREN

Boris Salas N. N. Consultor en Marketing y Publicidad Aneida Antequera, Marlene Garcia, Justina Condori - Administración Fotografía: Erick Loza, Hugo Huaycho, Juan Pablo Rodriguez, Erland Molina, Proyectos UMSA Agradecimientos especiales a todo el personal administrativo, docentes y alumnos de la Facultad de Agronomía por su excelente trabajo en la organización de el Simposio - Coloquio y esta publicación.



Simposio y coloquio "La quinua ¿Sostenible - Ahora y Después?"