Page 1


Editorial

Portada edición No. 22 “Sin título”, (fragmento) Óleo. Hermann Ayerbe Propiedad: Familia Plazas Serrato

“Todas las alegrías de la vida que tú tienes ¡Oh Mazda! los goces que fueron, los goces que son y los que serán, Tú los distribuyes a manos llenas en tu amor a nosotros” Obras Selectas. Tomo I Rabindranath Tagore Después de nueve meses de no estar en los puestos de revista y en manos de nuestros amigos lectores, salimos con mucha paciencia para aceptar el debacle del presupuesto para su edición. Esperamos que las Instituciones no nos olviden y acepten nuestras propuestas de publicidad para seguir en la continuidad. Como todo el año estamos en la conmemoración de los 400 años de nuestra” Villa de la Limpia Concepción del Valle de Neiva” y este volumen no se había editado para manifestar algunas palabras sobre su efemérides, deseamos que nos apropiemos desde ya de nuestra ciudad, por una cultura ciudadana, desarrollo económico y un perfecto embellecimiento, donde el visitante y nosotros los que vivimos en ella nos sintamos orgullosos por su acogedor encanto como buen vividero-. En cultura ciudadana, respetar al otro y los espacios públicos (no transitar bicicletas ni motos en las vías peatonales y otros aspectos). En Economía, que haya participación y solidaridad para “Guadual”. Óleo. Adolfo Suaza. todos y no unos pocos (grupos económicos). El caso de Comfamiliar del Huila y la Cámara de Comercio de Neiva, que participen con solidaridad. Y en el Medio Ambiente, sembremos arboles y jardines (en los parques), pero cuidándolos, porque ellos, los arboles, no tiene pies para ir a tomar agua, lo mismo las plantas ornamentales. Por favor a la Alcaldía, que esto sea un hecho, ya se darán cuenta en Curitiba (Brasil) en su visita en estos días, ejemplo a nivel latinoamericano en ecología y transporte, ya lo he visto en fotografías que me envía mi hermana Constanza, que vive allá hace 18 años con su familia. En portada está el artista Hermann Ayerbe, por su incondicional apoyo con una obra de propiedad del Dr Guillermo Plazas Alcid. En páginas interiores tenemos la reseña del último libro de poemas del catedrático Javeriano Luis Carlos Herrera Molina en sus 85 años de vida. Los textos sobre el Concurso de Literatura 2012(cuento, poesía y ensayo) que realiza la Secretaria de Cultura y Turismo del Huila. A Illia Collazos, desde Buenos Aires (Argentina) con sus textos prometedores en la literatura huilense. Los textos sobre el taller “Memorias del agua” que nos dictó a los periodistas Andrés Jácome. Ah! y el texto de Ademir Agudo, que estaba ausente, y los poemas de Felipe García Quintero, desde Popayán. La Alcaldía de Neiva, la Secretaría de Cultura Municipal y las Empresas Públicas de Neiva, nos tienen vetados. Las Empresas Públicas, nos dieron vueltas por un mes. Nos hicieron presentar la propuesta y los documentos y en última instancia no nos aprobaron para este volumen No. 22. Falta de mucha seriedad. ¿Qué estarán pensando nuestros dirigentes, considerando que contamos con sus apoyos para fomentar el periodismo cultural? Agradecemos a las empresas que nos apoyan. Sigan leyéndonos y publicando para continuar. Por el servicio a la luz. Luis Carlos Figueroa Director Miembro CNP Huila

Director Luis Carlos Figueroa Consejo Editorial Betuel Bonilla Rojas Carlos Andrés Figueroa B. Luis Felipe Figueroa B. Luis Humberto Salazar Moreno Impresión Editora Surcolombiana S.A. Coordinación Administrativa Fotografías Martín Borrero U. Colaboradores Illia Collazos Méndez Luis Carlos Herrera Molina Felipe García Quintero José Ademir Agudo Omar Ardila Murcia Miguel Polanía Eduardo Tovar Murcia Betuel Bonilla Rojas Contacto Calle 6 No. 4-71 Apto. 402 Hotel Neiva Plaza. Neiva - Huila Cel. 300 693 3328 E-mail: agorasalom@yahoo.es eventosneiva@yahoo.com @figueroaluiscar Skype: luis.carlos.figueroa1

www.agorasalom.com www.issuu.com/agorasalom


Ciudades sombrías ¿Y qué se hizo todo, papá? Más allá de viento vespertino Cuerpo y mente Dios te salve María Las piscinas de los niños de Neiva, en los años 60’s a 80’s Pinturas de Hermann Ayerbe Rodrigo Arenas Bentacourt Atención consciente, la plenitud de la experiencia Rabindranath Tagore Eventos

4 6 7 9 11 12 14 17 18 21 28

Illia Collazos Méndez. (Neiva, 1993). Estudia Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Escribió el libro “Un día de aquellos”, 2006.

Omar Árdila Murcia ( ). Estudio Filosofía, Derecho, Literatura y Estética Audiovisual. Libros escritos: Alas del viaje en un Instante, 2005. Primer Puesto en el Concurso de Literatura, Poesía 2012. Secretaria de Cultura y Turismo del Huila.

El contenido de los texto es responsabilidad del autor, por tal motivo Ágora salom no se responsabiliza de las opiniones y juicios expresados por los colaboradores.

San Agustín, declarado por la UNESCO como patrimonio histórico de la humanidad.

Iglesia de El Caguán, Neiva - Huila.

José Ademir Agudo. (Neiva,1964). Lingüística y Literatura Universidad Surcolombiana. Poeta. Ganador del concurso de poesía 1993, realizado por la Secretaria de Cultura y Turismo del Huila. Escribió el libro “Hechizo del verano”.

Felipe Garcia Quintero. Nace el 25 de septiembre de 1973 en Bolívar, departamento del Cauca, Colombia. Ejerce la docencia y la investigación académica como profesor Asociado del programa de Comunicación Social de la Universidad del Cauca, Colombia. Ha realizado estudios de Literatura, Crítica Cultural, Filología Hispánica y Antropología. Como estudiante y escritor residió temporadas en Quito, Madrid y México.

Luis Carlos Herrera Molina. (Agrado, Huila. 1926). Especializado en Literatura y Doctorado en Filología Románica, con la tesis”José Eustasio Rivera, poeta de Promisión”. Catedrático de la Universidad Javeriana. Fundador de la revista Signo y Pensamiento de la Facultad de Comunicación Social, Universidad Javeriana. Libros : José Eustasio Rivera, obra Literaria. Edición critica 2009, Poetas de nuestro tiempo. Especialista en Ética de la Comunicación, Cine y Tv. Periodista.

Miguel Polanía. (Pitalito, 1961). Ejerce la critica de Arte y Periodismo. Columnista habitual. Libros escritos: Gotas de Roció, Sótano en el Cielo. Premio Nacional de poesía “Ciro Medina”,2011.

Eduardo Tovar Murcia. ( ). Estudio Literatura y Comunicación Social Universidad Surcolombiana. Primero Puesto en el Concurso de Literatura 2012, Cuento. Organizado por la Secretaria de Cultura y Turismo del Huila.

Betuel Bonilla Rojas (Neiva, 1969). Escritor y profesor universitario. Licenciado en Lingüística y Literatura por la Universidad Surcolombiana. Especialista en Docencia Universitaria por el convenio Coruniversitaria-Universidad de La Habana. Candidato a Magíster en Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Fotografía Joaquín Perdomo


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Gobernación Del Huila

Cuento

Secretaría de Cultura y Turismo

Concurso de Literatura 2012 Cuento “Humberto Tafur Charry” Primer Puesto

El inminente adiós El dolor no nos sigue: camina adelante. Antonio Porchia zar la empresa o en los múltiples asados a los que asistían en casa de sus comesde hace media hora el hombre pañeros de trabajo. En principio el hombre no tenía planeado serle infiel, desde observa dormir al niño en su cuna luego, pero fueron más persuasivas las desde el vano de la puerta. La escasa luz cantidades abundantes de licor y de caride la habitación es proveída por una pequeña lámpara con forma de payaso; de cias que Adelaida le proveyó esta noche ella se desprende una especie de sedide viernes en que decidieron salir junto a mento lumínico entre rojo y naranja. Por sus compañeros de oficina para relajarse más que lo intenta, el hombre no se atreluego de la ardua semana de trabajo. ve a entrar. Siente palpitar su corazón, El arrepentimiento sobrevino, pero casi lo escucha palpitar. Todavía está exfue demasiado tarde. Antes de que amacitado. No acaba de entender qué pasó. neciera el hombre se levantó de la cama Sabe que la suya no fue la mejor decisión con la borrachera y el cargo de concien“pero muchas veces las alternativas se cia todavía en la cabeza. Cuando llegó a reducen a un único camino”, piensa. Tal casa su mujer comenzó a gritarlo, a ofenvez, de algún modo incomprensible para derlo, a marcarle el rostro con las uñas. él, lo que ocurrió debió ocurrir. “Trayectoria del Río Nilo”. La prueba de la infidelidad se manifestaPapiro original. El Cairo, (Egipto). ba fulgurante en el aroma a mujer, en el De otro modo no se explica que su mujer hubiese insistido tanto en presiopañuelo, en su cuerpo amoratado. Pese narlo cada vez más con la misma historia, hasta llevarlo a ac- a la evidencia, el hombre no soportó los reclamos. Los tragos y tuar. Más de una vez le había advertido que su carácter dócil un sentimiento de profunda indignación se manifestaron en su tenía límites, que por favor cambiara de actitud si quería que ánimo y no toleraron más las acusaciones, así fueran fundadas. su matrimonio durara tanto como prometieron hacerlo el día en Entonces respondió de la peor manera. que se casaron. Pero ella insistió, cada mañana, cada tarde, Ahora el hombre avanza hasta su hijo mientras se apoya cada noche, siempre con lo mismo: que Adelaida era su aman- en la cuna: la piel tersa, mullida, cubierta de una leve pelusa. te. Algo que, en principio, no era cierto. Por momentos el infante se chupa el labio inferior con el de arriba como si tuviera el regazo materno entre las encías. No sabe Pero llegó a serlo. Hoy qué hacer mientras lo observa dormir. Se limpia el sudor que le platina el ceño y enseguida extiende la mano hacia el pequeño. Fue tan profunda la convicción que su mujer tenía acerca La consternación que siente cuando lo acaricia es proporcional del adulterio que simplemente él, ante la testarudez y la conti- al llanto que empieza a caer de sus ojos una vez se da cuenta núa retahíla, decidió justificar los celos y las acusaciones con que lo toca con la mano todavía impregnada con restos de sanactos. Desde luego, no podía negarlo: entre Adelaida y él siem- gre ―una pátina escarlata, casi negra―, que le embadurna el pre había existido una tensión elocuente, un juego de miradas cachete izquierdo al bebé. difícil de ocultar ante los ojos siempre atentos de su mujer quien, Ese contacto con la sangre de su madre acaso sea el últien más de una ocasión, había advertido las insinuaciones entre mo acercamiento que el bebé tenga con ella, piensa. los dos, bien en las reuniones anules que acostumbraba organiO eso está por verse. Eduardo Tovar Murcia

D

•••

3


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Poesía Gobernación Del Huila Secretaría de Cultura y Turismo

Concurso de Literatura 2012 Poesía “José Eusatasio Rivera” Primer Puesto Omar Ardila Murcia

Ciudades sombrías La Calle del olvido , Todas las tardes recorro la misma calle Minotauros. de ado colm rinto labe el me adentro en Del muro brotan las palabras; las rejas se abren de los fantasmas. y todas las voces se vuelcan a la plaza El “hombre de la calle”, estupefacto, (vilipendiado, se adentra en la oquedad de su cuerpo su último aliento. olvidado, transformado) para confiarle , Todas las tardes me recorre la misma calle socava la herrumbre de mis pasos. De los ojos que me miran, e surge un desplazamiento hacia mi carn ; calle otra de ro viaje que me hace desposeído, vuelto sombra de la mirada.

“¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga?” Jorge Luís Borges

La ciudad de la angustia ume, todo ha En esta esquiva ciudad que me cons por donde quedado reducido a una enorme ventana, ntarme leva : se fuga la única ilusión que me sostiene olpara ldas de esta arraigada silla y caminar de espa to recin al trajo vidar el extravío del tiempo que me . del cuerpo abofeteado por la crueldad la vida era un En esta ciudad de nadie, aprendí que óviles mis inm interminable sueño, donde persistían as. ejad huesos frente a todas las puertas desp

Todas las tardes, explorar la misma calle. otro habitante desolado, se aventura a

La ciudad y su sombra

s. Habitantes de la nada han arios que recorren las interminables hora solit pos cuer los en acog lto asfa de as Tonelad perdido su noche inaban las rondas de los niños? ¿Dónde quedaron esas sonrisas que ilum Yo soñé una ciudad sin sobresaltos

la noche: las mujeres piel de cas le abre sus puertas a las sombras de vece a rre, reco te día a día que ad Esa ciud que no saben si ya bebieron la as de las máscaras y los ancianos ebrios fisur las n igue pers que estis trav los maleón, última copa. del poema, y todos vendrán a ti te construiré una morada en los virajes yo ad, ciud e éram “esp r: deci e suel Alguien nido de la luz!”. tuorias, sin cruces, sin espadas... ¡Serás con coronas de laurel; sin ofrendas mor s del próximo degollado. grito los para a de la música, sin armadur lado otro al a tinad amo inúa cont ad La ciud a su complemento en la palabra a de una mirada, mientras el poema busc enci inoc la en den pier se que s acio – Esp sigilosa de las piedras –. cio. que alguien espera el murmullo del silen Avizoro una ciudad sobresaltada, en la

4

•••


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Poesía

Las puertas de la ausencia uida Reconstruí la noche sobre mi piel derr les. y las horas fueron todas igua El alba brotó como un espejismo y los pájaros extraviaron su cántico. hacerlas mi familia, Quise juntar las auras de los muertos y a destruirlas. guid ense y quise volverlas padre-madre , y ésta fue mi plegaria: nada la de Luego recibí una advertencia del sol Voy a ascender junto a la nueva jornada van a ser sombra de los ancestros vuel que rlos voy a seguir mis pasos y a deja ritual de la vida. voy a traslucir mi energía sagrada en el – De la vida en silencio ...de la vida hecha puerta –. para abrirle otras puertas a la ausencia

dra”. “El disco rojo persiguiendo a la alon , Óleo. Juan Miró ero. colección privada Fernando Bot

Espejos de niebla jos de niebla Alguien pregunta con ilusión a los espe to de las doncellas errabundas huer el en n si las rosas ya no se marchita dados de aguas malolientes si los “caminos reales” ya no están inun ones con su guillotina de fuego si en los sueños ya no aparecen los drag ntes del silencio si la palabra ya no le teme a los interroga su sangre los mansos animales ten vier no ya eos si en los engalanados colis s de gloria con sus armas nucleares y si los tiranos ya no avanzan henchido tir ni a espejos (que no han aprendido a men Después de un prolongado silencio, los s. los temores irresuelto encubrir las malas noticias) confirman rompe los espejos de niebla. Entre sollozos y exaltaciones, alguien

Pseudónimo: Alex Mar

•••

5


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Cuento

¿Y qué se hizo todo, papá? Betuel Bonilla Rojas —Papá, ¿qué es esto? —¿Dónde lo encontraste, mija? —Allí, papá, cerquita de la base donde hacen las naves espaciales. Pero, ¿qué es, papá? —No sé, mija, alguna vez leí que habían encontrado otro, que fue hace como quinientos años. Decían que era el esqueleto, los restos de un Prochilodus magdalenae. Lo llamaban popularmente bocachico, y al parecer la gente acostumbraba comerlo con algunas cosas que daba la tierra. Donde leí, decía que era un manjar, que se sacaba en redes de los ríos y que ponía millones de huevos de los cuales nacían más bocachicos.

cho tiempo. ¿Cómo decirte? Parece que el lugar que ahora ocupan las bases de las naves espaciales era antes ocupado por los ríos. Dicen que llevaban mucha agua —luego te explico qué era el agua—, y que pasaban cerquita de las ciudades. Dicen que la gente se metía en ellos a bañarse, que allí vivían muchos peces, entre ellos el bocachico. —¿Y cómo eran los ríos, papá?

—¿Ríos? ¿Qué son los ríos, papá?

—Parece que eran largos, muy largos. Incluso algunos alcanzaban a atravesar un país entero, o muchos países —luego te explico qué era un país—. Dicen que viajaban por algo que llamaban cauce, y que a veces la gente se moría por bañarse en ellos. Se morían para siempre y de verdad, no como ahora. También dicen que eran curvos, que viajaban y se movían muy rápido, que iban a parar al mar. En resumen, mija, los ríos eran como las serpientes, pero más largos.

¬—Los ríos también existieron hace mucho, pero mu-

—¿Serpientes? ¿Qué son las serpientes, papá?

Chiva. Artesanía de Cecilia Vargas Muñoz.

6

•••


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Más allá del viento vespertino Luis Carlos Herrera Molina, S.J. He recibido el siguiente trabajo poético del catedrático de la Universidad Javeriana como una contribución en los 400 años de la fundación de la ciudad de Neiva y celebrando sus 85 años de vida. Editado en Diciembre del 2011.

Prólogo ¿Qué es Poesía? Un día el poeta Porfirio Barba Jacob, iluminado “En la infantilidad de la mañana, cuando el viento riega efluvios de Dios en la pradera”… Nos sorprende con esta pregunta: ¿Qué es poesía? Y él mismo se responde: “Es el pensamiento divino hecho melodía humana”. Siempre he creido en la potencia de la palabra poetica que tiene una capacidad infinita de sugerencia. “El

Poeta invitado

pensamiento divino hecho melodía humana”, para mi, es Jesús de Nazaret, el verbo de Dios hecho carne en las entrañas de una virgen. Es Jesús, quien se expresa en parábolas tan bellas y en lenguaje tan hondo y tan sencillo que podemos afirmar: es Él, la verdadera poesía. En ÉL, a cabalidad, se cumple la definición que Barba Jacob hace de poesía. Khalil Gibrán decía en cierta ocasión: “Yo me consideraba poeta, pero cuando estuve ante jesus, en Betania, me di cuenta de lo que es cargar un instrumento de una sola cuerda, delante de quien maneja todos los instrumentos… Porque en su voz había la risa del trueno y las lágrimas de la lluvia y las danzas alegres de los arboles en el viento, y desde que me di cuenta que mi lira no tenia las memorias del ayer, ni las esperanzas del mañana, abandoné mi lira y me refugié en el silencio… Pero siempre, al atardecer, estaré atento, con mis oídos, y escucharé al poeta que es Rey de todos los poetas … Jesús, el hijo del Hombre”.

•••

7


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Siempre me he repetido que no es fácil definir la poesía. La palabra viene del griego “Poieo”, crear, engendrar… Gustavo Adolfo Becquer hace un intento de definición y señala a la mujer como encarnacion de lo que intenta definir :”Poesía eres tú”. Más explicita y profunda es la intuición de Porfirio Barba Jacob. Penetra en el misterio con un toque moderno de lo místico y lo transcendental y nos obliga a profundizar sobre la relación entre la mistica y la poesía. Karl Rahner, S.J., nos puede dar una luz: “Mistica, dice, es la respuesta a esa voz que llama al hombre a trascender …Voz misteriosa que engendra en nosotros un inquieto caminar hacia Dios y una ansia de buscarlo sin pausa, por todos los caminos. Hay que buscar a Dios en la contemplación y, mientras estemos en la brega, hay que ser contemplativos en la acción… El cirstianismo es una tensión humana y suprehumana. Por eso, hay que buscar a Dios siempre y en todo. Donde quiera dejarse encontrar. Algo parecido sucede en el camino que el poeta emprende bajo la inspiración. Algo así como la cara humana que es la más honda revelación del ser. Una rosa se olvida, su color, su per-

fume, su efímera belleza… Se escapan de la red del lenguaje. Quizás nos dejan una lección profunda: por cultivar las rosas, conocí las espinas… Es la inmensa lección de su efímera belleza. Se nos escapa como la mariposa. Nos sentimos frustrados al pretender decir en palabras su misterio inexpresable en ese imposible que llamamos poesía. Añadiria para el hombre de hoy, que es necesario intentar un sentido más hondo en la posibilidad de la palabra. En su fuerza poderosa para sugerir el sentido de toda creatura, para penetrar el misterio del cosmos. Para ir más allá del mundo sensorial: “Todas las cosas tienen su misterio”, afirmaba Federico García Lorca, y añadia que “La poesía es el misterio de las cosas”. Es posible, por consiguiente, que a pesar de todos los esfuerzos, nos quedamos sin entender qué es posía…Es la palabra potente, digo yo, para expresar lo indecible que nos lleve a trascender. Me atrevería a sugerir con sencillez que “poesía”es un intento de apertura hacia el absoluto y, ante su misterio, con toda verdad podríamos exclamar, como lo hizo Becquer: ¡Poesis eres Tú!. En todo caso, con total sinceridad, atrevámonos a empezar el camino: “Siempre estamos de viaje: somos los peregrinos que mirando en silencio el mar y su oleaje, a Dios vamos buscando por todos los caminos y en Él nos encontramos al terminar el viaje. Estatuilla encontrada en Villavieja, Huila.


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Relatos

Cuerpo y mente Le gustó su frialdad, su indiferencia, su agresividad y temperamento decidido. Habría de haber salido ofendida de abía olvidado el gato, ronroneaba pasándose en medio allí, pero sólo pudo soltar una risita. —No vengo a contarte el final. de sus piernas para hacerle saber que lo había aban—Pero sí a alardear— le interrumpió, y esta vez la miró donado durante toda la mañana. Quiso redimirse sirviéndole leche caliente. Ella también se sirvió un gran vaso, necesi- fijo a los ojos— ¿María verdad? Asintió. taba dormir y quizá bañarse para relajar los músculos con —Facultad de Filosofía y Letras. agua tibia. Ella sonrió ampliamente. El vapor empañó el espejo y también la ventana que —¿De dónde me conoces?— Preguntó. daba directo al balcón, se observaba a sí misma borrosa en Él se encogió de hombros, parecía no prestarle atención, la imagen húmeda, palpando cada parte de su cuerpo para sentirse real y no parte de un sueño que empezaba a olvidar. otra vez dirigía su mirada a las páginas del libro. —Eres María. ¿Hacía cuánto nadie la Sí, era María. La de tocaba? Resbaló el jabón las mil y una noches. La entre sus muslos, luego atípica chica que no rayalo reemplazó por sus dedos tibios moviéndolos ba en lo popular pero tamen la misma secuencia, poco en lo desapercibida, tensando hasta el último la novia y la amante, la dedo de sus pies... Nada, amiga de todos y de nadie. Debía haber supuesabsolutamente nada sintió. to que alguien le habría El placer hacía parhablado sobre ella. te de su vida pasada, de —¿Y qué sabes de aquella en la que alguna María? vez había despertado Él soltó un suspiró tal tanto en tan distintas pervez alterado por la intesonas, hasta que un día rrupción de esa mujer que “Vera Sergine Renoir”. Óleo. Auguste Renoir. harta de ser un cuerpo Colección privada Fernando Botero. parecía insinuarse en una ajeno decidió aprender a conversación banal, pero amar. Y entonces lo encontró, disperso entre la gente con que para ser despreciablemente sincero le atraía. Entonces la mirada clavada en un libro, tomando a sorbos chocolate cometió el error de girarse completamente hacia ella y recocaliente y tostadas. rrerla de pies a cabeza, se sentaba muy cerca de él con los —Patrick Süskind— Le dijo. brazos cruzados en su regazo, en posición defensiva y las Él la miró por cinco segundos, luego volvió la vista al libro piernas recogidas cómodamente en el sillón. sin contestar. Era evidente que no estaba muy acostumbra—Supongo que lo mismo que tú sabes de mí. do a la presencia de una desconocida que viniese a hablarle Ella arqueó una de sus cejas en señal de sorpresa. de textos. Aquella no era la respuesta esperada. Le tomó trabajo penSu voz la sorprendió de repente, parecía provenir de al- sar qué decirle para no perder su posición dentro de la egogún cajón guardado en lo profundo de su cabeza, hablán- céntrica conversación. Le gustaba… le había mirado primedole al oído: ro las piernas que las tetas y eso era una buena señal. —Si vienes a alardear sobre lo tanto que has leído El —Apenas sé que te gusta la literatura alemana. Perfume y a contarme el final, mejor no lo hagas. No tengo —En realidad sólo me gusta Patrick. Éste —dijo seintención de prestarte atención. ñalando el libro ya cerrado y apartado— y El contrabajo. Illia Collazos Méndez

H

•••

9


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

–Sus pómulos se enrojecieron de repente y María no pudo evitar acercarse un poco más para mirarlo, olerlo, quizás tocarlo– Yo… no sé si es lo que esperas pero, ¿te gustaría salir un día de estos? Sorprendida por la prontitud de la propuesta, sonrió segura de sí misma. —Un día de estos. Sí, definitivamente le había amado. Hasta el último momento, incluso cuando le insultó tres años después escupiéndole en la cara tantas verdades que le dolían incluso en el presente. Él quizás no solamente ya no la amaba, de pronto la odiaba con la misma intensidad con la que un día la quiso. Salió de la ducha consciente de que el calor del agua tibia no había logrado el efecto esperado, se tiró encima de la cama, desnuda y húmeda aún y se decidió por tomarse un par de pastillitas de loratadina para conciliar el sueño. Esperó pasando los canales de televisión rutinariamente hasta que el cansancio o las pastillas hicieran el efecto. La esperaba junto a las escaleras, con una rosa amarilla de mal aspecto medio marchitada por el sudor de sus manos nerviosas. Sonrió apenas la vio y casi trotó para encontrarse con ella. —María– Dijo. Su nombre le sonó como un susurro y una vez más se sorprendió de la profundidad de su voz que parecía vibrar dentro de su cabeza. —¡Gracias!– Dijo agarrando la flor sin saber qué hacer con ella el resto de la noche. No le parecía que rosas y cine fueran una buena combinación. Faltaba media hora para la función así que tuvieron bas-

tante tiempo para charlar, hablaban del futuro, de la graduación aún lejana, de los viajes que querían hacer, de la cantidad de hijos que les gustaría tener, él quería tres: dos niñas y un varón y ella quería uno, uno solo y quería que fuera lo que tuviera que ser. —¿Te has dado cuenta de lo infantil y vacía que es esta conversación?– Le preguntó a María acercándosele al oído. —El futuro. No, no es vacío, tal vez infantil pero en lo absoluto vacío. La miró fijo a los ojos. ¿Cómo podía estar sola aquella mujer? ¿Qué hombre podría resistirse a fascinarse con ella? —Estás a punto de besarme –dijo sin el mínimo atisbo de vergüenza– y te recomendaría que lo hagas rápido porque va a comenzar la película. Ahora la adoraba… Sus manos la agarraron por el cuello y se fundieron en su cabello, le besó con avidez hasta perder la respiración y ahogarse en la humedad dulce de sus labios. De todos los recuerdos tenía que venir ese, la noche más perfectamente ridícula que hubiese tenido y el primer beso con el hombre de su vida. Había creído tanto en el amor y en todas sus formas, que ignoró por completo lo vertiginoso y peligroso que podría llegar a ser. Pero Fernando nunca había sido un peligro para María, más bien ella había sido el peor error para él. El ronroneo de su gato, pegado junto a su vientre con la cabeza guardada entre sus piernas la fue arrullando lentamente. Sólo Dios sabía que no quería despertar hasta que los recuerdos que la atormentaban se disipasen. Nunca… nunca debió haber ido a esa tumba.

Dios te salve... María H

acía siete años que asistía sin falta a la misa dominical, y no porque se considerase una persona increíblemente piadosa y de fe, sino porque la culpa le carcomía el alma y aquellos mordiscos dolorosos hacían eco en su vida misma. La paz de la iglesia, el sermón bíblico junto con los cánticos de alabanza eran una buena medicina, similar a lo que sería la heroína para un drogadicto. Participaba de todo aquello que podía en su parroquia, dirigía la sinfonía de los domingos que preparaba con su piano de cola en la madrugada del sábado, limpiaba y organizaba el altar antes de cada eucaristía y en algunas ocasiones asistía como oyente a los grupos semanales parroquiales. En lo único que se sentía

10 • • •

incapaz de participar era de la comunión. Cada vez en cada domingo que llegaba el momento de la comunión después de dada la “paz”, ella tomaba asiento y trataba de entretenerse cantando; le era imposible no recordar la razón por la que desde hacía siete años no comulgaba, y a veces se preguntaba si todas las personas que acudían a comer “del cuerpo y de la sangre” tenían la conciencia tranquila y el alma tan limpia, se preguntaba insaciablemente si aquellas personas no habían tenido antes en la cena discusiones con sus esposos(as), hijos o hasta con un primo lejano. Se respondía a si misma que sí, que era muy probable que aquellas personas gozaran de los problemas y los errores más cotidianos y perdonables, pero


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

“Guitarra”. Óleo. Martha Vega.

ninguno se acercaría a su error. Más allá de cualquiera de sus interrogantes, le apenaba la idea de no poder nunca más hacer esa fila larga y lenta para recibir un pedazo de pasta desabrido que se pegaba al paladar. Recordaba la sensación desde aquella primera vez que la había probado, tenía aproximadamente diez años y vestía un largo y pomposo vestido blanco, con arcos en los hombros y encajes en la espalda, sobre su cabeza había una corona de flores naturales y un peinado que le habían hecho desde muy temprano y aplacado con todas las cantidades de gel y laca para que durara todo el día, el dolor de cabeza era insoportable. Ese día casi cabalgó para probar por primera vez la ostia y le sorprendió su sabor a vino, pero por lo demás desabrida y frígida pasta. Así era todo en su vida y así había sido también su matrimonio, esperó por tanto tiempo aquel día y llenó de expectativas ese momento que dado el instante de dar los votos, improvisó el más insípido de los discursos y puso en el dedo de su novio un anillo que años después él mismo sacaría del propio anular para devolvérsela. Ya no sentía dolor al recordar, es más, desde hacía mucho tiempo nada le dolía, ni las ausencias, ni las citas incumplidas, ni las llamadas nunca hechas, ni las cartas nunca recibidas… se había acostumbrado a la desilusión de la manera en que un niño se acostumbra a dejar el biberón por la sopa. Sopa que ella misma había dejado por fideos y ensaladas, llegaba a los treinta años y se había prometido desde que tenía dieciocho que al llegar a esta edad luciría como si tuviera veinticinco. Y no es que le sentaran mal los treinta, dado a que su piel era morena y el sol no la ajaba y las arrugas no se le notaban, pero intentaba mantenerse en forma para po-

der vestir la misma ropa que a sus veinte y tantos años. La edad nunca había sido una dificultad para ella, desde niña le ponían más edad y ahora que había llegado a la madurez, cada vez le ponían menos. Sus ojos se detuvieron de repente en un hombre que hacía un mes y dos semanas no comulgaba, justo ahora se levantaba para meterse en la fila. “El acto de la reconciliación”, pensó, y recordó cuando confesó su pecado, su error, su karma: el sacerdote la miró directo a los ojos como si viajara a través de ellos y pudiese ver a esa misma mujer que se confesaba cometiendo tal acto imperdonable. —Sabes que no te puedo dar la Absolución. No, no lo sabía. Aunque lo sospechaba. —Sí, Padre. El Sacerdote no pronunció las palabras de absolución recomendadas, sino que en cambio hizo una oración invocando palabras que no logró comprender y al final le ordenó una penitencia que para en ese entonces a María le parecía incumplible. —Debes prometer venir sin falta cada domingo a Misa a esta o a cualquier Parroquia a la que quieras asistir. No te diré durante cuánto tiempo, hazlo hasta que encuentres la paz. Que Dios te bendiga hija. El hombre había regresado ya a su asiento y se postraba de rodillas para iniciar una oración. Su postura le recordaba a la imagen de su ex marido pidiéndole perdón, también de rodillas pero no en oración. Le decía que le perdonara, porque él nunca le perdonaría a ella. “Su error, maldito error”. Era prohibido maldecir en la Iglesia, se recordó. El Padre volvió a su puesto e inició una oración hacia la María Santísima. Dios te salve María… •••

11


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Crónica Crónica realizada para el taller “Memorias del Agua”, organizado por el Banco de la República, Área Cultural, y dictado por el periodista Andrés Jácome Suescún.

Las piscinas de los niños de Neiva, en los años 60 a 80 En estas épocas, los ríos Magdalena, las Ceibas y las quebradas del Venado y Río del Oro fueron para los niños y jóvenes de Neiva sus mejores piscinas. Luis Carlos Figueroa

Río Magdalena

E

n 1961 yo tenía 7 años, vivíamos en el barrio de Los Mártires de Neiva en una casa de la familia Flórez, ubicada en la Carrera 1 con calle 11. Era bella, antigua y de bareheque, con un amplio patio que tenía un gran árbol de palo de cruz, ese que da una maseta color rojo intenso y de hojas alargadas verde biche. Su cocina estaba ubicada al fondo del patio que comunicaba a la casa con un empedrado. La entrada principal era un portal de puerta de dos alas amplia con casucha de teja de barro y una pared gruesa que iba hasta el final y que en la parte superior tenía tejas de barro y un piso de piedra que cubría la salida y entrada del portal y con pasto que salía por entre las piedras. Hoy día existe esta vivienda, queda a dos cuadras del río Magdalena, por tal motivo yo y muchos niños más solíamos bañarnos en el río los días de vacaciones y los sábados y domingos; confluían cantidad de infantes de estos sectores; los barrios Mártires, Bonilla, El Hoyo, El Centro, San Pedro, etc. Eran chicos de diferentes edades que llegábamos y nos desvestíamos y quedábamos completamente peladitos y así nos bañábamos; en este tiempo se usaba el pantalón corto. Eran momentos de gran alegría y furor. Subíamos hasta un peñón que había a la altura de la Calle 10 y nos lanzábamos hasta llegar a la playa en que dejábamos las ropas y donde estaba ubicado el embarcadero (donde los pescadores dejaban sus canoas). El peñón era peligroso, quien no sabía nadar corría el riesgo de tragarse sus aguas y peor, no salir de ellas.

12

•••

“Casa Cra. 1 Calle 11 barrio Mártires, Neiva”. Fotografía. Luis Carlos Figueroa.

El chorro principal llevaba hasta la playa donde se ubicaban las canoas (embarcadero) y al llegar había que sostenerse fuerte de las canoas, el que no lo hiciera era arrastrado por el río y tenían que acudir a su rescate, había riesgo de ahogamiento. Eso me paso a mí, en alguna oportunidad seguí de largo arrastrado por la corriente del río, aguas abajo unos pescadores en canoa me sacaron de las mechas, ya iba tomando agua de tanto intentar sujetarme de algo, tratando de respirar, chapaleando en busca de auxilio. En ese momento a uno le pasan muchas cosas por la cabeza. Sólo pensaba en llegar a la gran playa con mucha piedra a la orilla donde el río baja de caudal, pero aparecieron los pescadores, los que me devolvieron la vida. Los canoeros me dejaron en ese playa y más tranquilo me dirigí hacia donde estaban mis amigos. Todos me preguntaban: ¿Qué paso?, ¿por qué siguió de largo? Les contesté que no me ganó la corriente y que no pude sostenerme, pero que más da, ya había pasado el susto. Al rato nos botamos nuevamente al río, era la felicidad. En esas épocas de aventuras acuáticas me enseñó a nadar un amigo de nombre José Numar Ra-


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

mírez, él también vivía cerca del Magdalena y era un gran nadador, su papá era su mentor porque pescaba, y José Numar fue su ayudante, por eso perfeccionó su nado, cuyo estilo quiso replicar en mí.

Las lecciones Para aprender a nadar nos botábamos del peñón, los que sabían caían después de nosotros y nos daban instrucciones, la corriente nos sacaba e íbamos aprendiendo; el éxito se daba con las repeticiones, horas y así se pulía el estilo hasta que el cansancio aparecía. Este lugar tenía un inmenso remolino, a veces nos clavábamos ahí y la experiencia era tormentosa, una serie de vueltas salvajes terminaba cuando el mismo fenómeno ribereño nos sacaba. Había que ser experto y diestro para salir, pero el chapuzón lo justificaba. Luego de las lecciones básicas: flotar, bracear y pelear contra los remolinos, se pasaba a la segunda lección que casi se convertía en el acto de graduación: pasar al otro lado del río a nado. Debido a su inmensidad -era muy ancho y correntoso- asumíamos el riesgo, éramos valientes. Nos lanzábamos unos diez, nos echábamos la bendición y los que vivían la experiencia por primera vez eran rodeados por todos para que llegaran y si se quedaba lo impulsábamos con las manos por las nalgas. En la otra orilla, llamada La Isla, se sentía la felicidad. Los juegos de playa aparecían, castillos de arena, el enterrar a los amigos, compartir. El regreso era más fácil, más tranquilo. La corriente nos conducía plácidamente al otro lado, haciendo uno que otro esfuerzo, hasta hablábamos sin descuidarnos, había que hacer los movimientos propicios para llegar a donde queríamos. En épocas de creciente no nos bañábamos, era peligroso. El río bajaba con mucha agua, turbio y arrastraba leña y palos grandes, hasta animales. A veces sacábamos leña con una gambia, una horqueta de madera con un lazo delgado y largo por una de sus puntas. Amontonábamos la leña, la llevábamos para la casa y ya seca servía para cocinar en el fogón. Había días que llevaba dulces y galletas al río que me regalaban en comestible ‘La Rosa’, una empresa muy conocida a la que mi madre le lavaba la ropa a su administrador y yo se la entregaba en su oficina. Hacía el aseo de la bodega y a cambio me regalaba dulces y galletas, de esos que los dan por vencidos pero que estaban bien,

“Canoas, río Magdalena”. Fotografía. Luis Carlos Figueroa.

eran consumibles. Los dulces venían en un papel transparente, eran cuadraditos y de tres sabores. Las galletas Wafer de vainilla venían en tarros gigantes que se acababan muy rápido. Éramos muchos y el apetito era voraz luego del chapuzón. A los 14 años cambió la modalidad. Ya el miedo no existía y buscábamos mayores desafíos. Aparecieron los neumáticos para tirarnos desde la parte de arriba del río Magdalena, en carpetas, cerca de Bavaria. Nos lanzábamos y jugábamos por todo el trayecto hasta llegar al sitio de salida que era la calle 12 de Neiva. Los amigos de esta época eran los Díaz: Miguelito y Milciades, hijos de un gran pescador y que tenían una canoa de las rústicas. También los Díaz Polanía: José Luis, Alfredo y Libardo. Los Ramírez: Carlos y Julio. Víctor Garrido (hijo del ‘Chimbero’) que muy poco lo dejaban salir, pero un gran jugador de fútbol de mucha calidad técnica. Tito Vargas (‘El Negro’), cuñado de mi hermano mayor, también buen jugador; Hugo Cortés y Octavio Andrade, ya faContinúa página 16 llecidos y Elkin, quien al •••

13


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Pinturas de Hermann Ayerbe Miguel de León

H

ermann nació en Pitalito un primero de enero, y como todo laboyano, lleva en su corazón el acto creativo y lo plasma con fuerza en pinturas que conmueven y viven con nosotros. Su trayectoria comenzó antes de graduarse en la Escuela de Bellas Artes de Bogotá en 1986. Por eso, la obra que hoy presenta es fruto de su dedicación durante muchos años, producto de su encuentro consigno mismo. Una búsqueda que es el punto de partida en la construcción de otra mirada, de un estilo propio que le da su sello. Es el esfuerzo y el recorrido, en diversos escenarios y que le ha dado reconocimientos como: Escudo Ciudad de Pitali-

14

•••

to, exaltando la labor profesional, Seleccionado, Museo de Arte Vial —Pitalito, Seleccionado Museo de Arte Contemporaneo— del Huila y Mención de Honor, Secretaría Departamental de Cultura del Huila. No en vano, ha estado en dos Salones Nacionales de Artistas en los años 2004 y 2005, además su obra ha recorrido varios Salones regionales, incluso su vida artística comenzó en el IV Salón Regional de Tunja en 1984, en exposiciones internacionales, avaladas por el Ministerio de Cultura y la Secretaría Departamental de Cultura y que llevan nombres hermosos como Árbol de la Abundancia, Navergante Azúl en Verde, La Nube en el Espejo Azul, Lo Verde del Sol Rojo, entre


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Artista invitado

otros. Las pinturas en diversos formatos que Hermann realiza, salen de los paisajes del Valle de Laboyos, responden a una idea de estructura esencial que se desarrolla en la dinámica del cuadro y alrededor de eso hay un planteamiento de color, un problema de una cierta violencia y tensión y muchas veces hay una cosa dramática.

autor, al encuentro de su ansiedad creativa. Pintura con ritmos diversos, en donde líneas de fuerza buscan crear efectos dinámicos en medio de grandes atmosfera. Su dinámica, el movimiento que no cesa, muestra un constante trabajo profundo e intenso que no quiere parar, para evocarnos, para guiarnos en los grandes y cargados formatos.

En todo caso, al artista parece importarle poco lo abstracto o la forma por la forma, son más bien formas de color o una ordenación de colores, o una tensión de líneas, pero de todas maneras el artista busca la posibilidad de crear un canto a la naturaleza, un mensaje a la preservación de vida, a la recuperación del medio ambiente, antes de que todo ese verde dé paso al rojo catástrofe. La obra de Hermann Ayerbe surge de la lectura personal del espacio vital donde ha transcurrido su vida. Alguna vez le escuchamos decir: “El paisaje me dotó de un lenguaje propio que llenó mi interior”, por eso, su obra son paisajes abiertos en donde la estructura se destaca por el buen uso de los elementos técnicos. Pero por encima de todo, el manejo del color, con una marcada limpieza en la saturación, nos introduce a ese mundo personal del

El espacio verde de Hermann es ante todo, y sin lugar a dudas, un espacio del color pictórico, único y espontáneo. Su última serie de pinturas, lo confirma como uno de los artistas representativos de la plástica regional. Con “Espacio Verde en Rojo”, como denominó su nueva obra pictórica, “Hermann Ayerbe intenta explicar la majestuosidad del entorno natural que le dio la inspiración y le alimentó, como musas proféticas, su instinto creativo” como diría en la presentación de sus pinturas en la Casa Fiscal del Huila en Bogotá. En su obra, combina distintas tonalidades del verde, que embellece el paisaje laboyano, contra ese rojo terrible que poco a poco se proyecta en el horizonte, como un manto apocalíptico, que se extiende victorioso sobre montes y veredas.

•••

15


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

parecer vive en Villavicencio y tiene una venta de dulces. Juntos integrábamos un gran equipo de fútbol.

Viene página 13

También pescábamos sardinas. La mañana se pasaba imperceptible porque existía la paciencia para pescar lo que permitía atrapar una sarta de pequeños pececillos que se convertían en nuestro botín. El lugar de la pesca era donde dejábamos las ropas. Lo hacíamos con anzuelos y nylon y una pequeña varita improvisada que nos servía para lanzar el anzuelo lejos, a veces se enredaba el anzuelo y teníamos que desvestirnos y entrar al río. Desenredarlo resultaba tedioso, había que lanzarse al agua y aguantar hasta encontrarlo. La carnada eran lombrices de tierra y budín. Las lombrices se encontraban en lugares húmedos, la pista era seguir la huella del barro húmedo que comen, una especie de raya delicada en la superficie. El budín (pedacitos de pan blandito) eran deliciosos, costaban cinco centavos. Justamente era el budín el preferido de las sardinas y eso se veía en la pesca. Cuando llegábamos a casa con el botín alegrábamos a nuestras mamás que luego nos recompensaban con un buen caldo o tostaditas.

Río Las Ceibas Por estos días vivía en el barrio Las Granjas en la calle 30 con avenida 26. Esta vez el sitio de baño era el río Las Ceibas en el charco que le llamaban Del Soldado, por quedar cerca del Batallón Tenerife. Para llegar había que atravesar un potrero grande, donde hoy está ubicado el barrio Cambulos, hasta la carrilera del tren y tomar un corto camino hasta encontrar el charco, que era muy visitados por los jóvenes de Neiva de los barrios circunvecinos.

Quebrada el Venado Además del baño, cerca al Venado nos atraían las guayabas, en las orillas de esta quebrada había gran cantidad de palos de guayaba que cargaban mucho fruta. Sorprendía la cosecha. Muchos jóvenes con canastos y costales recogían la fruta, era tan buena la cosecha que alcanzaba para todos. El plan duraba un día y el almuerzo era guayaba. El sitio estaba retirado del barrio de Las Granjas, a una hora de camino, hoy cerca del barrio Galindo. La

16

•••

única advertencia para nuestros baños y recolecta de frutas era la pringamoza, una planta mediana de hojas grandes con pelusa que al contacto generaba la más incómoda rasquiña. De la guayaba me queda la receta de la mermelada casera que preparaba mi mamá, mi abuela y mis tías.

Quebrada de Río del Oro En los años setenta los amigos del barrio Calixto Leiva teníamos unos 18 años. Genaro Díaz, Arturo Rivera, Víctor Abel Alarcón, Los Muñoz, Los Fierro, Los Cuellar, etc. El paseo predilecto era al charco de Paso Ancho, sobre la quebrada de Río del Oro, en la parte de arriba, al oriente de Neiva. El trayecto duraba unas dos horas a trote desde Calixto Leiva. Llegábamos sudados a bañarnos al charco, la quebrada tenía en esta época ya poca agua, pero unos buenos bañaderos. En algunas oportunidades pasábamos la noche y regresábamos al otro día, el sitio de refugio era una enramada grande hecha para secar ladrillos. La quedada resultaba dispendiosa, los zancudos eran la gran amenaza contra el sueño. En algunas otras oportunidades, estudiando en el Instituto Técnico Superior me iba con mi compañero de estudio Edwin Millán a este sitio, llevábamos frutas como aguacates y bananos y un libro sobre Gautama, el Buda. Era una bella experiencia, hacíamos contacto con la naturaleza, respirábamos buen aire en la mañana, nos bañábamos y hacíamos una buena lectura espiritual de esoterismo. A este lugar solían ir jóvenes y familias de muchos lugares de Neiva, como el barrio del Estadio, Altico, Centro, etc. Nadie se sentía inseguro, todo era tranquilo, sólo se robaban la ropa al menor descuido. Estos paseos se hacían hasta los años ochenta, por la misma contaminación de las aguas negras. Comenzaron las invasiones de predios y el río se volvió lavadero de ropas y botadero de basura. Así se acabaron los paseos al Río del Oro y a los otros ríos y quebradas. Hoy no se puede transitar por estos sitios, son zonas marginales de estratos bajos, inseguros, y las aguas están contaminadas. Hay mucho por hacer pero poca voluntad para recuperar los sitios que llenan mi memoria de nostalgia, aquellos en donde se vivieron retos que nos hicieron hombres y que hoy están desapareciendo.


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Escultor

Rodrigo

Arenas Betancourt

Sus obras escultóricas más sobresalientes en Neiva Guillermo Garzón Romero

Cacica La Gaitana (1972-1974)

Monumento a la epopeya de la cacica, bronce y acero de 21 mtrs de alto y 21 mtrs de ancho. Ubicado en la vía Circunvalar, Calle 4 a orillas del rio Magdalena.

Monumento a los Potros (1985-1986)

Homenaje al poeta y escritor José Eustasio Rivera. Bronce y concreto de 3.50 mtrs de alto y 5 mtrs de ancho. Ubicada en la Calle 15 con Carrera 3. Sin duda alguna estas dos obras del maestro Rodrigo Arenas Betancourt son por su monumentalidad y representación las de mayor importancia en los 400 años de nuestra ciudad de Neiva. Arenas Betancourt nació en Fredonia (Antioquia) en el año 1921. En 1938 realizo estudios en la Universidad de Antioquia. En 1939-1941 estudia en la escuela de bella artes de la Universidad Nacional de Colombia.

En 1944 estudia en la Academia de San Carlos (México). En 1947-1948 estudia en la Escuela Libre de Artes (La Esmeralda, México). Realizó viajes de estudio por las zonas arqueológicas de Mexico, Centroamérica, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, en distintas épocas. Es el escultor mas conocido de esa tendencia nacionalista inaugurada por Rómulo Rozo y Luis Alberto Acuña, integrantes de la generación de los “Baches”. Artistas de gran interés en la primera parte del siglo XX. Su producción fue muy abundante; sus obras más importantes se encuentran en México, Estados Unidos y Colombia. Puede llamarse el escultor oficial del país. Todos los monumentos conmemorativos más importantes de los últimos años han sido realizados por este escultor. Bolívar desnudo, en Pereira; Córdoba en Río Negro; Lanceros del Pantano de Vargas en Paipa; y la Cacica la Gaitana, en Neiva. Estas obras como otras para empresas privadas, por ejemplo: La vida, del Centro Suramericana de Medellín, se caracterizan por su impresionante monumentalidad, la reiteración de algunas formulas o maneras y la composición desarticulada, posiblemente su obra más interesante sea, El Prometeo, de la Universidad Universitaria de Ciudad de México (1951). Neiva, 400 años de su Fundación, sin la realización de obras conmemorativas de importancia. Además de los actos protocolarios oficiales que se hagan jornadas de aseo, una buena presentación es definitiva para vender la ciudad a propios y visitantes. Todos los elementos constitutivos de la ciudad, materiales o inmateriales, dicen de las condiciones de vida de la comunidad. Este gran escultor muere en el año de 1995.

“Monumento a Los Potros”. Carrera 2 Avenida La Toma, Neiva. •••

17


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Atención consciente, la plenitud de la experiencia José Ademir Agudo

P

onga atención, porque poner más atención puede transformar su vida. Hablaremos de “la atención”. Más preciso aún, de “la atención consciente”. Empiece por recordar las muchísimas ocasiones en que, durante los años escolares, recibió “llamadas de atención” por parte del docente de turno, pretendiendo que esa cosa caprichosa y escurridiza llamada “nuestra atención”, fuera dirigida hacia su explicación, su tema, su persona, y se dejara de divagar en cualquier cosa diferente a la clase. Incluya los llamados de atención de nuestros padres, de los superiores, incluso de los amigos. Gracias a la atención, más de un premio nos dieron y más de un pescozón. ¿Hay acaso alguna cosa que se pueda hacer medianamente bien sin la ayuda de la atención? En verdad hay muchas cosas que son “inconscientes”, y no parece –apariencia nomás- que se hagan tan mal. Respirar, por ejemplo; caminar, también; pensar, porque a toda hora estamos pensando, así no nos demos cuenta. En general las funciones básicas vitales se cumplen de manera automática, sin atención, sin hacernos conscientes de ello. Hay otras muchas cosas, en cambio, que no se pueden realizar sin la concentración de la atención,

18

•••

como estudiar, por ejemplo, o realizar un trabajo específico, no sea que cortando leña o machacando un clavo, para ser simples, le falte a uno la atención. Así pues, hay cosas que se realizan de forma “automática”, es decir, sin una atención consciente, y cosas que necesitan que la atención se dirija como un foco, como un haz que concentra una energía o una luz sobre una cosa, para que se ejecuten bien. A veces se necesita concentrar la atención durante el tiempo en que dominamos una acción, como conducir un auto, tocar un instrumento, escribir en el teclado sin mirar las teclas, montar en bicicleta; una vez dominado la ejecución de la tarea, ésta se vuelve automática en gran proporción. De cualquier forma, gracias a la atención, ya sea ella automática o consciente, se desenvuelve uno en el mundo con cierta dirección y precisión. Ella es definitivamente una protagonista importante del universo consciente, algo así como la linterna que ilumina en las sombras el camino que se elige seguir. No poca cosa. Ahora, siendo tal su importancia, ¿qué tanto es lo que sabe acerca de la atención? ¿Recibió alguna vez una información específica sobre lo que es la atención, cuántas clases de atención hay –si hay


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

más de un tipo de atención-, cómo reconocerla, cómo opera, cómo cultivarla, cómo manejarla? Como docente que soy, se supone que tengo algún interés adicional en la atención, teniendo en cuenta su papel fundamental en el proceso de aprendizaje, y que la mayor parte de la energía del docente en clase se la gasta llamando la atención de sus estudiantes distraídos o inquietos. Aun así, debo confesar que el tema ni siquiera me lo mencionaron durante los diez semestres de estudio universitario, mucho menos en los años escolares básicos. Uno supone que el aprendizaje sobre la atención se da por sí mismo, que no necesita ser aprendido o enseñado. Crasa omisión.

“Escultura”. Fernando Botero.

El criterio más común en la educación asimila el prestar atención con la inmovilidad física. Hay un grito que de niños es común escuchar en la escuela y en la casa: ¡estese quieto, preste atención! ¿Puede la inmovilidad física garantizar que se preste atención a algo? Obvio que no. Cualquiera puede dar fe de lo que es estar quieto, mirando directo a alguien que le habla sin siquiera escuchar lo que aquel dice, mientras

la mente divaga en espacios que no coinciden ni en tiempo ni en espacio con la presencia física del oyente. O de estar haciendo una cosa, pero pensando en cualquier otra u otras. Como una doncella montaraz, la atención corre detrás del mínimo destello mental, y suele ser presa fácil de las trampas de la ilusión. Hasta aquí, es evidente la importancia de la atención en el campo cognitivo, relacionado con el aprendizaje, el conocimiento, los procesos perceptuales, selectivos, de decisión y de ejecución. Pero la atención juega también un papel primordial en la vida emocional y afectiva de los seres humanos, un universo aún más desatendido por la educación. La atención es, a no dudar, el primer indicador de afectividad en el mundo de las relaciones con los objetos y los sujetos. Tómese como ejemplo la célebre cantaleta de la novia o la esposa al novio o marido del “usted ya no me quiere, usted ya no me presta atención”. El nivel de atención resume, en ecuación lineal, la motivación, el interés o la necesidad manifiestos hacia cualquier persona o cosa. Lo emocional, parafraseemos a Daniel Goleman, está ligado a todas las actividades humanas. Los estados emocionales no pueden desligarse de ninguna percepción o reacción que se genere como respuesta de cualquier tipo de situación, y está demostrado que tienen mayor prioridad en las decisiones que los indicadores de inteligencia razonable. Que un problema se haga grande o pequeño, que trasnoche o deje dormir una preocupación, depende de la forma como ésta se perciba. Que se explote iracundo ante la mínima provocación, destrozando relaciones y creando ambientes negativos, o que se establezca un ánimo equilibrado y ecuánime frente o los hechos, depende de la capacidad de mantener una atención despierta –consciente- en todo momento sobre uno mismo. Una atención consciente siempre diferenciará la reacción irracional de la respuesta reflexiva. Entre el energúmeno intolerante y el dueño de sí mismo oscilan como en un péndulo del destino la tragedia y la serenidad. Resultados visibles causados por el analfabetismo acerca de la atención: Dispersión y reactividad (alelados y violentos). Consecuencias: Bajo rendimiento académico o productivo -por despistados, distraídos, elevados-; incontrolables niveles de ansiedad, -por tensión, angustia, fatiga-, en suma estrés •••

19


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

o depresión inmanejables; agreguemos ira, intransigencia, intolerancia, agresividad, conflictividad, violencia. La atención está ubicada en el corazón mismo de todos estos aspectos, como elemento seleccionador, regulador, y que señala la última dirección de percepciones y actos. Hasta ahora, en nuestro medio, no se ha brindado a este tema la importancia que merece, ni en la educación formal de niños y jóvenes, ni en la formación personal que se necesita como adultos. Hay en cambio experiencias enriquecedoras en USA y en Europa que están aplicando técnicas específicas para el manejo de la atención en áreas como la educación, la salud y el trabajo. La ciencia neurológica y la psicología se están ocupando con la debida seriedad del tema y han encontrado en las técnicas ancestrales de la meditación la herramienta más apropiada para el aprendizaje del manejo de la atención y sus correlacionadas habilidades para focalizar la concentración y normalizar las emociones. Estudios científicos –la Universidad de Massachusetts es líder en ello- con más de 30 años de seguimiento evidencian que estas técnicas, que se caracterizan por su simplicidad y su eficacia, aplican con éxito en terapias complementarias para el manejo del estrés con enfermos de cáncer y otras enfermedades terminales, en el tratamiento del estrés laboral ligado al rendimiento productivo y en el mejoramiento del rendimiento académico y el ambiente social en la escuela. La técnica de la meditación que se está aplicando en este sentido se conoce con el nombre de mindfullness, que se traduce al español como atención plena o consciencia plena. Aprender a estar atento conduce

20

•••

en últimas a ganar cada vez más consciencia de lo externo y de lo interno, a estar más presente, a tener en cada momento una experiencia más plena, a ser capaz de poner en cada acción lo mejor de uno mismo. En el fondo no es otra cosa que tener, instante tras instante, un sentido más profundo al establecer una relación más íntima y armónica con el mundo, con los demás y con uno mismo. Se requiere, claro está, de disciplina y trabajo, porque no es un asunto especulativo ni esotérico, no se trata de una poción mágica. Se trata de aprender a trabajar con la mente sobre la mente misma, de realizar día a día un proce-

“El Gelder Sekade de Amsterdam en invierno”. Óleo. Claude Monet. Colección privada Fernando Botero.

so de creciente observación sobre lo que pasa adentro y afuera de uno mismo. ¿Alguien buscaba en otra parte la llave de la felicidad? Es hora de empezar a prestar atención a la atención. (Para mayor información sobre la técnica de meditación de atención plena, aplicada en la escuela, en el trabajo, en la salud, o a nivel personal, comunicarse con José Ademir Agudo al celular 3106986625).


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Biografía Ciencia Cósmica

Rabindranath Tagore Luis Carlos Figueroa

N

ace en Calcuta (India) el 06 de Mayo de 1861 y muere en Santiniketan (Bengala) en 1941.En el 2011 se cumplieron 150 años de su natalicio. Nace en una familia muy distinguida e influyente de Bengala. Pertenece a la casta superior de los Brahmanes. Su abuelo el príncipe Dwarkanath, había sido el organizador de la Brahma Samaj (Congregación de Dios), secta religiosa fundada en 1928.

Amante, Tránsito, Fugitiva, Pájaros Perdidos, libros todos ellos de poesía. El cartero del rey, El rey y la Reina, Malini, El rey del salón oscuro y Sacrificio, todos ellos dramas. Cielo de la primavera, y Chitra, poemas líricos. Mashi, La hermana mayor y Las piedras hambrientas, libros de narraciones breves.

En 1901, después de un segundo viaje a Occidente, en cuyo transcurso estuvo en Inglaterra y América, fundó en su tierra natal una escuela que denominó “Vicrabharati” (la voz universal) noble y fecunda iniciativa que Tagore, cruelmente herido en sus efectos Creció en una independencia familiares, pretendió llevar el dosalvaje a pesar de su distinguido loroso vacío a través de la aproxinacimiento, sujeto a los mandamación con los jóvenes alumnos tos de los criados. Su infancia lo a sus propios ideales de vida, el pasa en su casa inmensa en la contacto directo con la luz, el aire que vivía toda su familia con sus ramificaciones. y la naturaleza, el trabajo manual, el progreso intelectual y moral y un sano desarrollo físico, eran las prinA los 10 años ya escribe versos en cipales normas de la Institución. En Bengalí, no demasiado malos ante mayo de 1922, es convertida en el asombro de la gente. Es enviaUniversidad Internacional centro de do adolecente en 1877 a estudiar Tagore con Albert Einstein. estudios filosóficos de oriente, sus leyes en Inglaterra. De regreso, a la India publica en Calcuta su primer libro de versos “Pra- clases son al aire libre, se profesa el amor a la naturaleza, bhat-Sangit” (cantos de amanecer). A esta obra, siguen a la alegría universal y se adora a Dios. otras: Tragedias, poemas escritos al bengali y traducidas al inglés por él mismo: Luna Nueva, colección de deli- Fue uno de los dirigentes de la india en su época en el cados poemas cuyo protagonista es un niño; El Jardine- campo de la religión y la política, principalmente en la inro, poemas amorosos; Ofrenda Lírica (Gitanjali), ciento dependencia de Inglaterra. Mereció el titulo de Sir en 1915 tres poemas ungidos de serena alegría, optimismo, obra , que lo devolvió en 1919 ante las sangrientas medidas publicada en 1913 y que le mereció el Premio Nobel de del gobierno inglés para sofocar las revueltas del Literatura en el mismo año; La Cosecha, Regalo de un Pujab. Fue famoso con su conferencia en Zurich el

•••

21


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

10 de Junio de 1921, titulada ”Choque entre el Este y Oeste”. En 1925 estuvo por primera vez en Italia en donde volvió con más tiempo en 1926. Estuvo también en Japón, Asia Oriental, EE.UU y Suramérica. En 1930 pronunció en Oxford una serie de conferencias que fueron publicadas en 1931. La universalidad de la doctrina religiosa de Tagore proviene de la visión panteísta del universo descripta en los Upanisad y elaborada por los grandes maestros del sistema filosófico de “Vedanta”. En la práctica, defiende la observancia de la suprema ley del amor que debe triunfar en la humanidad.

Grupo de Ciencia Cósmica. Gruta de la Rosa Mística. Cosquin (Córdoba, Argentina).

1

Fue tu voluntad hacerme infinito. Este frágil vaso mío tú lo derramas una y otra vez, y lo vuelves a llenar con nueva vida. Tú has llevado por valles y colinas esta flautilla de caña, y has silbado en ella melodías eternamente nuevas. Al contacto inmortal de tus manos, mi corazoncito se dilata sin fin en la alegría, y da vida a la expresión inefable. Tu dádiva infinita sólo puedo cogerla con estas pobres manitas mías. Y pasan los siglos, y tú sigues derramando, y siempre hay en ellas sitio que llenar.

22

•••

Publicamos el primer y segundo verso de Gitanjali (Ofrenda Lírica) poema con que ganó el Premio Nobel de Literatura en 1913.

2

Cuando tú me mandas que cante, mi corazón parece que va a romperse de orgullo. Te miro y me echo a llorar. Todo lo duro y agrio de mi vida se me derrite en no sé qué dulce melodía , y mi adoración tiende sus alas, alegre como un pájaro que va pasando la mar. Sé que tú te complaces en mi canto, que sólo vengo a ti como cantor. Y con el fleco del ala inmensamente abierta de mi canto, toco tus pies, que nunca pude creer que alcanzaría. Y canto, y el canto me emborracha, y olvido quien soy, y te llamo amigo, a ti que res mi Señor.


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

y las Artes, Tierra de Promisión.

XIII BIENAL NACIONAL Y I INTERNACIONAL DE NOVELA ‘JOSÉ EUSTASIO RIVERA’ La Fundación para la Enseñanza y Promoción de los Oficios y las Artes, Tierra de Promisión (Ley 42 de 1988), con el apoyo del Municipio de Neiva (Acuerdos 052 de 1996 y 052 de 2009), se han integrado para exaltar la memoria del novelista y poeta huilense José Eustasio Rivera, autor de La Vorágine y de Tierra de Promisión, para lo cual convocan a todos los escritores de lengua castellana, a presentar sus trabajos en la XIII Bienal Nacional y I Internacional de Novela José Eustasio Rivera. 2. Las obras pueden enviarse hasta el martes 3 de julio de 2012 como máximo, por correo certificado, y el fallo se dará a conocer el viernes 12 de Octubre de 2012. La decisión del Jurado es inapelable, y en ningún caso el premio se declarará desierto.

Obras recibidas en la convocatoria de la XIII Bienal Nacional y I Internacional de Novela José Eustasio Rivera. Nombre de la obra

seudónimo

Procedencia

1. Ante el tirano Lio Orfeo Cartagena. 2. Matame sin morir Guiseppe Balsamo Fresno.(Tolima) 3. Madrigal de los reptiles Zenodro Condor Bogotá. 4. Las valijas del tiempo Telesforo Pluma Itagui.(Antioquia) 5. El brujo de San Agustín Loncho Castelblanco Magangue. 6. Colcha de retazos. Sin seudónimo Mocoa. 7. Crujir de huesos, rechinar de dientes. Beroso Cartagena. 8. Del cielo vengo, al cielo voy sin seudónimo Medellín. 9. Metal Riff para una sirena varada. Sin seudónimo Medellín. 10. Soñando los amores de Manuelita y don Simón Sin seudónimo Popayán. 11.Marejada. R.R Santa Marta. 12.Cumbia para un inglés. Sin seudónimo Cali. 13.Muy jóvenes para morir. Sin seudónimo La calera / Cund. 14. La travesia de violeta. J.C No indica 15. La pianista sin seudonimo Venezuela. 16. La búsqueda. Sin seudónimo Bogotá 17. Valle del Cauca, Tierra de Promisión Ocar Cali. 18. Uno y medio. Sin seudónimo Bogotá. 19. La taquillera. Jacobus Bogotá. 20. Una noche casi te abro la puerta sin recordar que estabas muerta. Ibagué. 21. Tigres alegres, los tres. Manolte Barranquilla. 22. Psicopata. sin seudónimo Bogotá. 23. La libertad sublime. Abuelito. Medellín. 24. La llama de tus ojos. Sin seudónimo Medellín. 25. Gentes que se quieren tanto. Testigo auditivo México. 26. Tres maletas rojas Carvalo y cia. Bogotá. 27. El olor del bigote de Stalin. Felix Maria. Popayán. 28. Oppidum:la historia genial Zdenica Bogotá. 29. No llames al ausente. Sin seudónimo Medellín 30. Pitalito amor. Arturo Bogotá 31. La flojera de la lengua. Sin seudónimo Bogotá. 32. Asamblea permanente. Dino Gamett Pereira. 33. Los asesinos. Augusto. Bogotá. 34. Cuando vuelvas. Joika Bogotá. 35. Ansia de poder sin seudónimo Bogotá. 36. El gran masturbador. Roger Rodríguez Tunja. 37. La fiesta del tío. Federico D’anuncio Sogamoso. 38. Dimitri, un amor de media noche sin seudónimo Floridablanca (Santander)

Nombre de la obra

seudónimo

39. Un camino hacia la escurridiza felicidad- sin seudónimo 40. Y volvió a su tierra. Sin seudónimo 41. La mujer de billete. Sin seudónimo 42. El bar de las mujeres cebolla. Godofredo Encinar. 43. Triptico del desamparo. Sin seudónimo 44. La azarosa búsqueda. Fran Croll 45. Shighamantha Malateo Inpoluto 46. El frio del olvido: veneno en las venas Oilegor 47. Dialogo desconectado. Tijuana. 48. Cerveza. Sin seudónimo 49. La soledad de los suicidas. Sin seudónimo 50. Anastasis. Tomas 51. La cicatriz en el espejo. Sin seudónimo 52. Ltinerarios de la sangre. Melissa Dirrell 53. El demonio de la sierra. Sin seudónimo 54. Café. Joselo 55. Mensajeros del condor. Griselda 56. Rumor de voces. Arturo de Lorris 57. La casa de los amores imposibles. Hemasan 58. Thur… y otras prostitutas. Fer-Fer-Pal 59. La noche de las hienas. Sin seudónimo 60. Te encontré en tierras yaguar sin seudónimo 61. El cielo de París. Homero Simpon 62. Agua de alacranes. Sin seudónimo 63. Magdalena de indias. Sin seudónimo 64. Amazonas de nuestra esperanza. J.T.J sano 65. El cuello del cisne. Rumbero. 66. Soliloquio. Ciclope. 67. La dama otoñal Luis Emilio 68. Las furias Pedro calderón lanchero. 69. Antes de que caiga la noche. Philipus Nervia 70. Tarde llega el alba. Enrique posada. 71. Confiteor Deo. Sin seudónimo

Procedencia Sabanagrande. Espinal. Florencia. España. Argentina. Bogotá Bogotá Bogotá. Jamundi. Bogotá España. Bogotá. Popayán. Bogotá Ibagué. Francia. Bogotá. Bogotá Popayán. Cartagena. Bogotá. Pasto. Bogotá. Bogotá. Manizales. Chia. Chile. Bogotá. Neiva. Popayán Neiva. Bogotá. Neiva.

Nota: 6 (seis) obras no se consideraron por no haber presentado la versión digital de la obra, como lo exige la convocatoria. Otra obra está pendiente de recibirse con un documento de la empresa Envíos 472, con fecha 30 de junio. Enviada por Berlin L’awrence de Estados Unidos. La constancia se firma en Neiva a los (6) días del mes de julio de dos mil doce(2012).Guillermo Plazas Alcid, Camilo Francisco Salas Ortiz, Germán Palomo García, Guillermo González Otálora, Félix Ramiro Lozada Flórez.

FUNDACIÓN TIERRA DE PROMISIÓN Calle 18A No. 7A-14 • Teléfono: -8- 865 25 16 GUILLERMO PLAZAS ALCID Director Ejecutivo Calle 5 No. 5-124 • Antiguo Club del Comercio • Neiva – Huila – Colombia •••

23


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Poemas Felipe García Quintero

Res I. La vaca muerde la hierba y su aliento estremece la luz del polvo lunar. Temblorosa es la música entre sus patas, hondo el respirar del viento. La cola que aparta las moscas flota, rema.

II. La vaca llama a ser vista por sus grandes ojos abiertos. La lentitud y no la hierba es lo que cavila en la paciente sombra. Tiento la tierra que la junta al cielo. Montaña de sólo aire el pensamiento donde se despeña el silencio.

III. Arriba en la montaña, inmóvil, una vaca sola pasta. A su sombra mis ojos buscan refugio. La vaca mística de la infancia sobre el llano alto, casi en las nubes. Un poco de ese fulgor toca mis manos, sólo entonces, en cada piedra, el horizonte nuevo.

24

•••

“Peras”. Óleo. Stella de Salazar.

La cabra Como Umberto Saba, he hablado a una cabra. Y como hoy yo mismo, estaba sola en el prado, atado, como ella también de noche, a un viejo laso, ahíto de hierba. Bañado por la lluvia, igual, balaba. Ese su balido, como ahora el poema, era fraterno a mi dolor. Será porque yo hablé primero que la cabra entonces se acalló. Y porque el dolor es eterno, dice el poeta, tiene una sola voz y nunca cambia. Mi voz escuché al gemir de la cabra solitaria.


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Astro del triste

Cielo vertical

La felicidad de un hombre triste no consiste en reír. Poca la risa lo alegra.

El viento sucede. La llama en su silencio estalla. De azul a rojo el mar ocurre. La tierra espera, siempre erguida. La realidad deshecha en sus murallas. Suceder de los elementos en la fuga de la voz.

Y puede no estarlo, sentirse alegre cuando ríe. Aunque pertenezca, la risa siempre es ajena al cuerpo que asalta. Mientras dura su música, todo el aire del tiempo, como el temblor del eco en el aire, es un latir eterno. La felicidad de un hombre triste está en su silencio. Esa flor suya que todo marchita.

Con amor de piedra El pájaro mira el cielo cautivo en el agua. Gota a gota lo rompe. Y a sorbos el reflejo de las alturas. Al tornar la mirada del aire —ese volver al aire la mirada— llenos de sed sus ojos tiemblan.

“Arriero”. Escultura en soldadura. Jaime Mora.

•••

25


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

COMUNICADO DE ELECTROHUILA A SUS USUARIOS Electrohuila S.A E.S.P. se permite informar que la firma Maxi - Eléctricos y Reingeniería - Maxinge S.A.S. ha venido efectuando “asesoramiento” y representación a los usuarios del servicio de energía eléctrica para la presentación de peticiones en diversos municipios del Departamento del Huila por lo cual cobra una remuneración económica. La Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios –SSPD en ejercicio de sus funciones de vigilancia y control realizó auditoria detallada para cada uno de los reclamos presentados por Maxieléctricos, concluyendo: “... no se evidenciaron errores que pudieran dar curso a acciones de control por parte de la Superintendencia Delegada para Energía y Gas”. “... el reclamo esta sustentado en tarifas erradas que no son las publicadas por la empresa...” “Se sustenta equivocadamente la reclamación en tarifas de nivel de tensión diferentes a las de conexión del activo, además de incluir valores de contribución y alumbrado público que no tienen sustento, ...” “... no fue procedente adelantar investigación por violación a lo establecido en la resolución CREG 082 de 2002, ...” (Rad. SSPD 20122200307501 de 11-05-2012., subrayado fuera de texto) Recordamos a nuestros usuarios que sus peticiones pueden ser presentadas en las siguientes oficinas sin ningún costo, verbalmente o por escrito, de manera directa o a través de las personerías municipales con las que nuestra empresa tiene un contacto directo: Neiva Garzón Pitalito La Plata

Carrera 18 calle 9 esquina, Edificio El Saire B. Calixto leyva Calle 8 No. 7-54 Barrio Centro Calle 19 sur No. 3-05 Barrio Solarte Calle 10 No. 6-20 Barrio San Rafael

ELECTROHUILA S.A E.S.P. 26

•••


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Recomendados

1

2

4

5

7

8

3

6

9

1

10

Lanzas y Letras. Uverney Quimbayo C. Director.

Álvaro “El Pájaro” Sánchez Silva, 30 años en la política del Huila. Jorge Elíecer Peña Artunduga. 2 Tolima: Desarrollo Político e Institucional. Álvaro Cuartas Coymat. 3 Va por ti, Juana. Gerardo Cuéllar Rodríguez. 4 Arder no ha sido luz. Santiago Cepeda Rebollo. Tertulia Literaria. 5 La responsabilidad civil en el Derecho de Familia. Diego Omar Pérez Salas. 6 Mi Compañero. María Prestes. Ed. Anita Garibaldi. 7 Bibliotecas Públicas del Huila. Henry Rubiano Daza. 8 Poetas de estos y otros lares. Antología Poética Cuatrotablas. 9 Graciliano Ramos. 3er. Concurso Internacional de Monografías. Ensayos Premiados. 10 Juan Gil. José Eustasio Rivera. Altazor Editores.

Signo y Pensamiento. Facultad de Comunicación Social Universidad Javeriana. Fundador Luis Carlos Herrera.

El Centenario del descubrimiento científico de la Cultura Agustiniana. Gabriel Calderón Molina.

v A finales del semestre pasado se realizó en la Universidad Cooperativa de Colombia de Neiva los grados del Diplomado en Derechos Humanos y Medio Ambiente a 30 Comunicadores de Aspehu, Círculo de Periodistas y el CNP Huila. Auspiciado por la Universidad Cooperativa, Ecopetrol, Cam y la Fundación del Alto Magdalena. Después del evento se ofreció una copa de vino y una comida en el Restaurante Gran vinos. v El 02 de febrero se celebraron los 130 años de nacimiento de James Joyce (Dublín,1882-Zurich 13 de enero de 1941) y 90 años de la publicación de la obra “Ulises”. Novela del mileno en el 2000. v Se celebraron los 400 años de la fundación de la Villa de la Limpia Concepción del Valle de Neiva, (24 Mayo 1612-2012). Dentro de los eventos importantes se realza la acuñación de 400 monedas con la imagen del poeta y escritor José Eustasio Rivera y la edición de 6 tomos de la Historia General de Neiva. v En el mes de diciembre del 2013 se estarán cumpliendo 100 del descubrimiento del Parque Arqueológico de San Agustín. Esperamos que el comité organizador realice eventos con mucha presencia nacional e internacional. v El 06 de Marzo cumplió 85 años de vida nuestro ilustre escritor y Nobel de Literatura Gabriel García Márquez (Aracataca, Magdalena 1924), quien reside en México D.F. v Se realizó el Taller de Crónica ”Memorias del Agua” organizado por el Banco de la República y Aspehu, dictado por el periodista Andrés Jácome Suescún. Participaron varios comunicadores. Su finalidad es seleccionar unas crónicas para una Antología Nacional. v Fue invitado por la Universidad Northeastern Illinois, Chicago. EE.UU. Departamento de Lenguas, el escritor huilense Betuel Bonilla Rojas a dictar una conferencia sobre el Cuento Latinoamericano y un Taller sobre Escrituras Creativas a la comunidad hispana. v Concurso de Novela y Cuento organizada por la Cámara de Comercio de Medellín. Plazo de entrega de trabajos el 30 de Noviembre 2012. Consulta:www.camaramedellin.com. (cultura cámara). Opción tel. 4444408 Medellín. v En el IV Salón BAT(Arte Popular) se recibieron 1650 obras.Cuenta con el apoyo de Ministerio de Cultura y otras instituciones. Se escogieron 370 obras. Estas se de Arte Contemporáneo del Huila). v Cinexcusa, se celebrará del 24 al 28 de septiembre en la Universidad Surcolombiana y otros espacios culturales de Neiva. Dentro de la programación está la exposición de fotografía del mexicano Armando Herrera y varias proyecciones de cine. v A finales del año se estará entregando la Biblioteca Pública del Banco de la República en Neiva. (Carrera 5 Calle 6 esquina). Neiva era una de las pocas ciudades de Colombia que no tenía Biblioteca del Banco. La capital del Huila necesitaba urgentemente este lugar con todos los requisitos y reglamentaciones. Bienvenido este espacio de la cultura. v A partir del 12 de Julio hasta finales de agosto se realizó en Neiva los 14 Salones Regionales Sur. (Exposición Región Entre Líneas y por Fuera de la Margen) en el MACH. Biblioteca Departamental. v El IV Congreso de Historia se celebrará del 08 al 12 de octubre en el Centro de Convenciones José Eustasio Rivera. Coordinado por el Licenciado Willian Fernando Torres Silva. Universidad Surcolombiana. v El Club de Cine Cinergia, inicia ciclos de cine de varios directores a partir del 14 de septiembre en la carrera 6 entre calles 10-11 de Neiva. Hora 7 p.m. película “La chaqueta Metálica” de Stanlic Kubric. Dirige: Carlos Andrés Barragán, Carlos Polanía y Oliver Lis. • • ••• 27


Psicología, arte y cultura. Un puente hacia la luz

Eventos

Cumbre Nacional de Presidentes Seccionales del Colegio Nacional de Periodistas. Congreso de la República de Colombia, Junio 1 de 2012 Salón Boyacá. El Huila estuvo representado por su presidente Sr. José Amado Leyva.

El escritor huilense Betuel Bonilla Rojas quien fue invitado por la Universidad de Northeastern Illinois, Chicago EE.UU a dictar la conferencia sobre el cuento latinoamericano y un taller sobre escrituras creativas.

Grupo de niños de la Fundación “La Casa del Niño” ubicada en el barrio Galindo. Aparecen su directora Ingrid Rico con sus auxiliares Bertha Peña y Elsa Sánchez en las terapias de estimulación neural que les realizaron a todos los niños.

Grupo de niños de la Fundación “Los Niños Primero” ubicada en el centro de Neiva. Aparecen con su directora Gloria Inés Montero, la psicóloga y auxiliares en las terapias de estimulación neural que se les realizaron a todos sus niños.

28

•••

Premio de Periodismo Reynaldo Matiz. 9 de febrero de 2012 restaurante Los Cerros Neiva. De izquierda a derecha: Fernando Charry, Susana Vargas, Belén Alarcón, Lus Carlos Figueroa y Aldemar Macías.

En casa de la familia Sánchez en el mes de junio de izquierda a derecha: Gustavo Sánchez, Gustavo Sánchez Jr., Clara Eugenia Prado Figueroa, Henry Prado, Carlos Andrés Figueroa Bonilla, Marcela Gil y Fernando.....

El día 29 de agosto en la Clínica Palermo de Bogotá nació la niña Emilia Figueroa Gil, hija de Carlos Andrés Figueroa Bonilla y Marcela Gil. Felicitaciones a sus padres, familiares y amigos por la llegada de esta bella bebé.

El Centro Comercial San Pedro Plaza, restaurante Pipe Parilla, aparecen Clara Eugenia Prado Figueroa, Sofía Egan Prado, Luis Felipe Figueroa Bonilla y Lina Prado Figueroa, compartiendo una comida por su llegada de Palm Beach, Florida, de Clara Eugenia Prado y su niña.


Profile for LUIS CARLOS FIGUEROA

Agorasalom_22  

Revista Cultural

Agorasalom_22  

Revista Cultural

Advertisement