Page 23

Esta

pseudociencia

tiene

otra

ramificación,

desgraciadamente cada vez más habitual, en los procesos de selección de algunas empresas. Piden a los candidatos que escriban a mano un texto y el grafólogo analiza la personalidad para saber si es lo que la empresa está buscando o no. Esto puede significar que una empresa contrate o no contrate a alguien dependa de la opinión de una persona que dice ver tu personalidad en cuánto subes las ‘eles’ o dónde pones los puntos de las ies. Por supuesto que en ninguno de los estudios realizados

mediante

doble

ciego

(ni

los

participantes ni los investigadores conocen si los análisis

son

reales

o

son

placebos)

han

demostrado ninguna efectividad más allá de la mera probabilidad de acierto que hay por azar. Hay otra modalidad relacionada con la grafología que afirma que cambiando la manera de escribir se puede llegar a modificar la personalidad. No hace falta decir que si lo anterior no es más que charlatanería, no hay ninguna evidencia que demuestre que se pueda cambiar la forma de ser escribiendo de manera diferente las mayúsculas o cambiando tu firma. Y aún así, si vamos a una librería grande se pueden ver varias decenas de libros que tratan el tema. Negocio… ¡cómo no!

Portada de libro sobre grafología

Javier Bautista 23

Ágora Pinto n.015  

Revista digital con la actualidad de Pinto

Ágora Pinto n.015  

Revista digital con la actualidad de Pinto

Advertisement