Issuu on Google+


Noche de verano

Por primera vez, me miraste a los ojos fijamente y me preguntaste con una voz suave y lenta: que era lo que yo sentía por ti… lo único que pude hacer fue agachar la mirada y quedarme en silencio, tú me cogiste la mano con fuerza y dijiste que con mi silencio lo decía todo, y que era mejor decir lo que llevaba por dentro antes de aguardarlo para que nadie lo pueda escucharlo. Por primera vez después de tanto tiempo mi corazón se comprimió y mis lágrimas comenzaron a salir por lo frustrado que estaba por no a verte dicho lo que querías escuchar, fue el momento más largo que allá vivido en esa noche de verano. Me preguntaste por que lloraba y con una voz quebrada dije, que era por impotencia al no poderte decir lo que querías escuchar… las estrellas del horizonte me acompañaron en mi dolor esa noche, nos quedamos en silencio por unos minutos y después de un momento se escucho un ruido a lejos; y tú me reclamaste porque tenía que hacer las cosas difíciles… si era tan fácil decir lo uno lleva por dentro, pero a mí no se me hace fácil eso respondí. No sé si esa noche de verano me abras odiado o simplemente te habrás hecho la idea que nada de eso había sucedido, tus ojos reflejaban nostalgia de que las cosas no salieran como tu habías querido que salieran. Me soltaste mi mano y te diste media vuelva porque ya habías tomado la decisión de alejarte de mí, la luz de la luna te ilumino tu camino ese camino que por primera vez te guió hacia donde esta yo… yo por mi parte no supe que hacer y solo te vi como te ibas alejando lentamente, y mi corazón me reclamaba por no a verte dicho cuanto tu valías para mí pero la razón de tanto confusión era que siempre había escrito lo que sentía y nunca le había dicho a una persona frente a frente lo que sintiera por ella. Cuando estabas punto de voltear la esquina para que las cosas que habían pasado esa noche de verano fueran un recuerdo, tome por primera vez una decisión que no me arrepiento, corrí hacia dónde estabas y te agarre tu mano con fuerza, y te mire fijamente a los ojos… Tu, por tu parte me miraste y comenzaste a llorar sin control, y preguntaste que hacia aquí si las cosas están hechas y no había nada que se pudiera cambiar pero por que tenía que hacer esto… yo te respondí, que no era mi intención


lastimarte pero lo único que quería decirte; era todo lo que llevaba por dentro y nunca me había atrevido a decirte… que era lo único que me mantenía vivo todos los días y lo que realmente sentía por ti era amor, y no quería que nada o nadie son tenga que alejarnos. Te abrase fuertemente y con un beso profundo sellamos le principio de una nuevo comienzo, en esa noche de verano la luna y las estrellas nos hicieron compañía… todo lo que paso ese día lo recuerdo muy bien como si hubiera pasado ayer, pero hoy me encuentro solo y no sé donde estas después de un tiempo te alejaste de mi sin decirme nada; pero yo todavía no pierdo la esperanza que muy pronto nos volveremos a encontrarnos para así por fin pueda estar con ti por toda la eternidad. AGES


Noche de verano