Issuu on Google+

10. AREQUIPA / EL COMERCIO

SÁBADO 2 DE MARZO DEL 2013

ESPECIAL INFORME

El primer día de colegio en el recuerdo de tres arequipeños A propósito de la vuelta al colegio del próximo 4 de marzo, un empresario, una política y un destacado estudiante recuerdan las anécdotas de las fechas de reinicio de labores más memorables de sus vidas. FOTOS: JULIO ANGULO

ALUMNO APLICADO. El empresario Reynaldo Roberts (68) recuerda que era como un niño viejo. “No era travieso, ponía orden y me disgustaba que mis amigos desobedecieran en masa”, asegura.

JORGE MALPARTIDA TABUCHI

E

l inicio de un nuevo año escolar generaba sentimientos encontrados en el corazón del escolar Reynaldo Roberts Billig. Por un lado, este retorno a las aulas significaba reencontrarse con sus amigos de colegio San José, luego de casi tres meses de vacaciones, pero, por otra parte, el reinicio de las labores marcaba el fin de los paseos por las playas de Mollendo –balneario adonde su familia se trasladaba durante todo el verano– para reinsertarse a la disciplina educativa de los sacerdotes jesuitas y a la rutina de levantarse temprano de lunes a viernes. “No poder dormir hasta tarde era una gran molestia. No sentía ansiedad por volver a las obligaciones escolares, pero existía un entusiasmo por saber qué había cambiado durante esos meses en la vida de mis amigos. ¿A dónde viajaron? ¿Quién consiguió enamorada? Eso te motivaba a ir a las clases”, recuerda ahora a sus 68 años el gerente general de la empresa importadora de automóviles Roberts Resersur. Durante la primaria, Roberts fue un alumno regular y sufría para agarrar a tiempo el bus que lo venía a recoger a las 7:30 a.m. para ir al colegio, pero las cosas estarían por cambiar. Aún está en la memoria de Roberts ese primer día de clases de 1956, cuando se trasladaron del antiguo local de la calle Melgar hacia las nuevas instalaciones del colegio en la avenida Alfonso Ugarte. Tenía 11 años y estaba por comenzar el primer año de secundaria en un edificio lleno de canchas deportivas. En este renovado local comenzó a interesarse por el curso de Historia, dictado por Juan Julio Wicht (el rehén voluntario durante la toma de la residencia del embajador japonés) y las matemáticas. La disciplina, puntualidad y la responsabilidad fueron ganando terreno

NO PIERDE EL TIEMPO. La consejera regional Yamila Osorio (27) aprovechaba sus vacaciones escolares para estudiar inglés.

BUENA EXPERIENCIA. A pesar de los ambientes hacinados de su colegio, el alumno Julio César (13) conoció a profesores talentosos que motivaron sus estudios.

premio excelencia durante los cinco años de primaria y hasta llegó a llorar cuando sacaba un 19 de nota. El estudio constante la volvió una perfeccionista. Por ejemplo, cuando tuvo bajas notas en ortografía, decidió dedicar sus vacaciones de verano a leer tratados de reglas de ortografía. Su constancia fue tal que se convirtió en campeona provincial de esta materia.

Roberts fue un alumno regular y sufría para agarrar a tiempo el bus que lo venía a recoger a las 7:30 a.m.”.

Desde muy pequeña, Yamila Osorio decidió que quería ser la primera del salón. Y lo consiguió”.

Julio César Tapara comenzó su primer año en un edificio en ruinas que no tenía suficientes aulas”.

en la mente de Reynaldo hasta que en los últimos años de secundaria terminó con el primer puesto de la promoción. La chancona de la clase Cuando a los cinco años Yamila Osorio Delgado pisó por primera vez un aula de colegio, no lloró. Por más que estaba lejos de sus padres y del calor de su hogar, el afán por aprender a leer eliminó los miedos y las ganas de salir corriendo hacia los brazos de su abuelita, Denise, quien la había llevado de la mano a ese primer día de clases. “Tenía la ilusión de sentirme como una persona grande, quería aprender a leer para estar a su altura en las conversaciones y opinar como ellos. La verdad es que era una metiche de primera, así que me memorizaba las palabras para que creyeran que ya había aprendido”, dice la actual consejera regional por la provincia de Camaná. Recién al siguiente año, en el colegio Señor de Luren de su ciudad natal aprendería a leer, pero ese no sería el fin de sus aspiraciones académicas. Desde muy pequeña, Yamila decidió que quería ser la primera del salón, así que se puso la consigna de ganar en todo lo que pudiera. Llegó a ser el

Oportunidad para campeonar Julio César Tapara Tejada, quien obtuvo el segundo puesto en la Olimpiada Nacional Escolar de Matemática (ONEM) en el 2012, comenzó su primer año en el Colegio Independencia Americana en un edificio en ruinas que no tenía suficientes aulas para albergar a sus 1.030 alumnos. “Solo había dos pabellones para que estudiásemos, así que nos distribuyeron en dos turnos. A mí me mandaron al 1ero E de la mañana”, cuenta este niño de 13 años que este año entrará a segundo de media y espera convertirse en el campeón de su categoría en la ONEM de este año. Ahora este pequeño espera con ansias este nuevo año académico porque le han prometido que comenzará las labores en nuevas aulas.

A ESTUDIAR DE VUELTA AL COLEGIO

Este 4 de marzo, según datos de la Gerencia Regional de Educación, alrededor de 360 mil estudiantes y 13 mil docentes retornarán a las aulas en los centros educativos de Arequipa. DAÑOS POR LA VIOLENCIA

Según la psicóloga Elizabeth Benavides, no solo los niños sobreprotegidos pueden no adaptarse al colegio, sino también aquellos que provienen de ambientes de violencia. “No quieren estar en el colegio porque se sienten inseguros y creen que, en su ausencia, el agresor puede abusar de su madre o padre, según sea el caso”, señala. ADAPTACIÓN

El proceso de adaptación a un nuevo colegio normalmente debe durar entre uno a tres meses. De prolongarse este período, es necesario buscar la ayuda de un especialista. ASÍ LO DIJO

“A veces los buses que vienen de Socabaya no recogen a los escolares y me demoro como 45 minutos en llegar al colegio desde mi casa”, cuenta apenado el estudiante Julio César Tapara Tejada. En su primer día de clases solo espera que ningún cobrador lo trate mal ni lo haga viajar colgado de la puerta del vehículo como si fuera un bulto.

EL CRUCIAL PRIMER DÍA

La sobreprotección puede ocasionar temor en los niños La psicóloga Elizabeth Benavides de Montero, especialista en niños y adolescentes, indica que durante los primeros días de clases los niños sienten ansiedad y miedo a lo desconocido cuando por primera vez se alejan de sus padres para ir al colegio. “Depende mucho del temperamento de los niños y si son muy sobreprotegidos. Sin embargo, es recomendable que haya un proceso de adaptación previo (de una semana aproximadamente) para que no le choque de golpe este cambio y se acostumbre”, explica. La especialista considera que los niños que generan problemas durante los primeros días de clases con comportamientos desesperados y gritos para que no los dejen solos pueden generar grandes molestias en los otros compañeros. Esto puede traer como consecuencia que el menor que tenga esas conductas conflictivas sea víctima de ‘bullying’. En el caso de los adolescentes, existen también problemas de adaptación cuando se ingresa a una nueva escuela, ya que se tiene miedo a no conseguir amigos.


diario el comercio