Page 5

CONFESIONES

dates from hell

“Un chico que conocí en línea estaba tan egocéntrico que no había lugar para mí en la mesa. Me preguntó si me había gustado su reloj de $20,000 que le habían regalado de cumpleaños. Además, presumía ser mejor que cualquier otro. Le preguntó a unas señoras que estaban junto a nosotros que si hacíamos bonita pareja y dijeron que sí, su respuesta: ‘¡Qué suerte tienes de haberme conocido!’. Bye por siempre”.

–MONI, 25

5

COSMOPOLITAN

“Me llevó a un restaurante justo fuera del campus de la universidad. Después de la comida, se dio cuenta de que olvidó su billetera y no aceptaban la tarjeta que yo tenía. Tuvimos que esperar una hora para que mis roomies fueran a prestarnos dinero para pagar por la comida”.

–MONSE, 21

“Todo iba bien, quedamos en salir por unos drinks el viernes por la noche y él se ofreció a pasar por mí. Salí tarde del trabajo, le dije que si nos veíamos en el bar, pero él insistió en que no. Me arreglé rapidísimo, y cuando llegó me seguía maquillando. Dijo: ‘Ugh, pinche vieja, cómo se tarda…’. Obvio, ya no hubo cita”. –MARIELA, 31

“Nuestra primera cita fue un domingo y al parecer su idea de romance era llevarme a su iglesia familiar, donde estaban tratando de romper el récord de más cantos en una hora. Lo peor fue tener que conocer a su mamá y todas sus tías que sólo con la mirada me juzgaban al mencionar que no era cristiana”.

–DIANA, 27

“Fui por tacos con un chico que realmente me interesaba. Terminamos en su casa viendo una película en la cama y después de haberse comido una docena, escuchaba como su estómago rugía. A la mitad de la peli eructó tan fuerte y no fue para disculparse, sino se sonrió y dijo: ‘Mejor afuera que adentro’. No hubo un beso de despedida”.

–SANDRA, 24

Profile for agatailustraciones

Cosmopolitan Magazine Proyect  

Cosmopolitan Magazine Proyect  

Advertisement