Issuu on Google+

Sentencia Habiéndose formado por el teniente coronel de ejército don José Mateo Corvalán, el proceso que antecede, contra el ex - coronel don José Antonio Vidaurre, ex - teniente coronel

don José Antonio Toledo, los

ex - capitanes don José Santiago Florín, don Narciso Carvallo, don Raimundo Carvallo, don Daniel Forelius, ex – tenientes don Carlos Ulloa, ex – cabo de serenos Luis Ponce, capitanes don Juan Drago, don José María Diaz, don Domingo Díaz, don Luciano Piña. Los ayudantes don Manuel Pérez, don José del Carmen Ovalle, los tenientes don Manuel Antonio Sotomayor i don Francisco Ortiz, los subtenientes don Manuel Muñoz Gamero, don Pedro Robles, don Domingo Hermida, don Pedro Arrisaga, don Francisco Salamanca, don José Antonio Campos, don José Tomás Ahumada, ex – comandante del Resguardo don Agustín Vidaurre, mayor don Victoriano Martínez, capitán don Ramón Solís Obando, los tenientes don José María Vergara, don Matías Aguirre, los subtenientes don José Santos Lucero, don Manuel Fernández i don Manuel Ulloa, sarjento Hilario Lagos, distinguido don Narciso Guerrero, capitán don Vicente Beltrán, tenientes don José Antonio Espinosa, don José Antonio Chavarría, guarda Bernardo Pumarino, los mayores don Manuel Blanco, don Francisco Javier García, don José Antonio Sosa, capitanes don Gregorio Murillo, don Eusebio Gutierrez, don José María Tenorio, don Pedro Morán, don Juan de Dios Ugarte, tenientes don Manuel Gana, don José María Silva Chavez, don Alejos Jimenez, subtenientes don José Sanhuesa, don José Ampuero, don José María Morales i don José Solano, ex – gobernador de Casablanca don Pedro Garretón, i paisano Santiago Gomara, judiciados del delito de sedición i


asesinato del Sr. Ministro de la Guerra don Diego Portales, i del ciudadano don Manuel Cavada, en consecuencia de la orden inserta por cabeza de él, comunicada por el señor general en jefe del ejército restaurador i héchose por dicho señor juez fiscal relación de todo lo actuado al consejo de guerra de oficiales jenerales, celebrado el día de la fecha en casa del señor gobernador militar, coronel don Ramón de Cavareda, que lo presidió, siendo jueces los señores coroneles don Agustín López, don Nicolás Maruri, los tenientes coroneles don Patricio Castro, don Pedro Angulo, don Mariano Rojas, i don Felipe Margutti, i asesor en calidad de auditor el juez de letras de esta ciudad don José Antonio Álvarez, todo bien examinado i oídas las defensas de sus procuradores, ha condenado el consejo i condena a los reos ex – coronel del rejimiento de Maipo don José Antonio Vidaurre, ex – teniente coronel don José Antonio Toledo, ex – capitanes don Santiago Florín, don Narciso Carvallo, don Raimundo Carvallo, don Daniel Forelius, ex – teniente don Carlos Ulloa i ex – cabo de serenos Luis Ponce, a que sean pasados por las armas a las doce del día de mañana, i en consideración a no haber verdugo que ejecute la de horca prevenida por ordenanza en el artículo 26 del tratado 8.° título 10; que sean embargados los bienes de don José Antonio Vidaurre, don José Antonio Toledo, don Narciso i don Raimundo Carvallo i don Santiago Florín, para indemnizar los perjuicios irrogados a la caja del estinguido rejimiento Maipo, por ser probado que entre éstos se han repartido de sus caudales; que la cabeza del ex – coronel Vidaurre, sea cortada i puesta en una picota en la plaza de Quillota, donde perpetró la rebelión, i la del ex – capitán don Santiago Florín, sea cortada i puesta del mismo modo en el camino


frente al lugar donde fue aprehendido, con mas su mano derecha que deberá colocarse en el cerro del Barón, como autor del asesinato del señor ministro de la Guerra don Diego Portales i del ciudadano don Manuel Cavada, que los despachos del citado Vidaurre i los de Florín, si pudiesen ser habidos, sean quemados en la plaza de Quillota, al pie de la picota, por la persona que a falta de verdugo haga sus veces. I en atención a que la enormidad de sus crimines les constituye de hecho degradados, saldrán al patíbulo sin ninguna de las honrosas insignias militares que puedan equivocarlos con los que la visten para mayor gloria de la patria. Que los capitanes, don Juan José Drago, don José María Díaz, don domingo Díaz, don Luciano Piña, los ayudante, don Manuel Antonio Sotomayor, i don Francisco Ortiz, los subtenientes don Manuel Muñoz Gamero, don Pedro Robles, don domingo Hermida, don Pedro Arrisaga, don Francisco Salamanca, don José Antonio Campos i don José Tomás Ahumada, sufran la pena de muerte, con arreglo a la lei citada, pero atendido a que el escesivo número de individuos que deben sufrir la misma pena presentaría un espectáculo demasiado cruento i teniendo presente los principios de clemencia i benignidad que rijen al gobierno, que

se

suspendan

momentáneamente

los

efectos

prevenidos

terminantemente por la lei de 2 de febrero de este año i se eleve una consulta al supremo gobierno a fin de que su los juzga oportuno, en uso de las facultades extraordinarias de que se halla revestido, conmute la pena capital por la que estimare conveniente.


Que a don Agustín Vidaurre sufra la pena de diez años de destierro fuera del territorio de la república, con pérdida de su empleo, en consideración a lo que contra él arroja el proceso. Que el mayor don Victoriano Martínez, el capitán don Ramón Solís Obando, los tenientes don José maría Vergara, don Matías Aguirre, los subtenientes don José Santos Lucero, don Manuel Fernández, don Manuel Ulloa, sufran la pena de seis años de destierro fuera del territorio de la república, con pérdida de sus empleos, en conformidad al artículo 48 del tratado 8.° título 5, de las ordenanzas jenerales. Que el sarjento Hilario Lagos, sea destinado por dos años al presidio ambulante, i el distinguido don Narciso Guerrero, sufra la pena de servir en el ejército por diez años en clase de soldado raso. Que el capitán don Vicente Beltrán, los tenientes don José Antonio Espinosa i don José Antonio Chavarría, i el guarda Bernardo Pumarino, sufran la pena de perder sus empleos, recojiéndoles a los tres primeros sus despachos para su cancelación. Que los mayores don Manuel Blanco, don Francisco Javier García, don José Antonio Sosa, los capitanes don Gregorio Murillo, don Eusebio Gutierrez, don José María Tenorio, don Pedro Morán, don Juan de Dios Ugarte, los tenientes don Manuel Gana, don José María Silva Chávez, don Alejos Jiménez, los subtenientes don José Sanhuesa i don José Ampuero, en atención a haberse separado de los amotinados antes de la acción, i de haberse invitado a otros para separarlos, sean puestos en libertad, e igualmente al alférez José María Morales i el teniente de milicias don José Solano.


Que don Pedro Garretón i Santiago Gomara, sean puestos en libertad, dando por compurgada su falta con el tiempo de prisión que han sufrido. I por lo que respecta a los prófugos se adelante el proceso, llamándoles por

edictos

i

pregones,

para

en

caso

de

no

comparecer,

sean

sentenciados en rebeldía. Que el vicario Castrense don Juan José Uribe, sea juzgado en el primer consejo que se celebre para juzgar a los que posteriormente deben serlo, por no haberse hallado presentes cuando se ha verificado este. Que se pase oficio al Supremo Gobierno para que en virtud del contenido de la carta que corre a f. 6 escrita por el senador don Diego Benavente al ex – coronel don José Antonio Vidaurre i demás datos que contra la conducta de aquel arroja el proceso, proceda del modo que halle por conveniente. Valparaíso i julio 3 de 1837.- Ramón Cavareda.- Nicolás Maruri.Agustín López.- José Patricio Castro.- Mariano Rojas.- N. Margutti.Pedro Angulo.

----------------------------- 0 -----------------------------


Sentencia Juicio Diego Portales