Issuu on Google+

COMUNICADO A LA COMUNIDAD NACIONAL

El principio del fin de la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena La Asociación de Profesores de la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena, por la preocupación histórica y presente por el “proceso de transformación curricular en el sistema educativo panameño y, en particular, por la re composición del Plan de Estudios del Bachillerato Pedagógico, previo a considerar tal situación en detalle, plantea la pertinencia de hacer una síntesis y reflexión sobre la función histórica de esta importante entidad educativa. La augusta escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena fue creada con la misión de formar maestros(as) que necesita el país en el marco de una política de Estado. Esta sagrada misión la ha venido cumpliendo fiel y eficazmente hasta el día de hoy y lo va a seguir haciendo en el futuro para beneficio de todos, aunque en la actualidad, algunos crean y, en consecuencia, pretendan acabar con ella. En estos momentos, la escuela Normal necesita y demanda de sus mejores hijos y amigos la más firme voluntad para salir en su defensa contra aquellos que por carencia de conocimientos, complicidad, falta de carácter y de principios, así como por intereses creados pretender apagar la luz que por 74 años ha iluminado la nación panameña (histórica luz del llano). En los últimos cinco años, a partir de 2007 se han venido realizando jornadas de lucha que buscan salvaguardar la misión de nuestra “Alma Mater”; lucha en las cuales han participado de manera decisiva y valiente nuestros estudiantes y profesores; orientados por la búsqueda del bien común, condición necesaria para garantizar a cada panameño y panameña un futuro mejor. Así como se preservó la prelación en los nombramientos de maestros, también se elevo, a pesar de fuerzas adversas, su nivel académico a una licenciatura; así mismo tenemos el deber de seguir la lucha por la creación de la Universidad Pedagógica de Veraguas, con sede en la Escuela Normal; noble y necesaria aspiración del pueblo de Veraguas. Sin embargo, hoy está en peligro, debido a que fuerzas retrogradas que imperan en el MEDUCA así lo desean. La baja matricula que ha tenido la escuela en los últimos años, ha sido el argumento cierto y esgrimido por quienes quieren acabar con la histórica misión de formar maestros para dar origen a un improvisado nuevo plan de estudios, denominado “Bachillerato Pedagógico Bilingüe Tecnológico”, hibrido curricular que carece de un estudio científico, de un diagnóstico básico a través de variables involucradas en la formación inicial de docentes. Esta grave deficiencia que, algunos en la planta central del MEDUCA y en la propia escuela, quieren remediar de manera subjetiva y simplista “quitando horas aquí para ponerlas allá” (método de ensayo y error) como si con ellos se pudiera superar su congénita deformación La Asociación de profesores de la Escuela Normal J.D.A. preocupada por el proceso de recomposición del plan de estudio del Bachillerato Pedagógico, propone a todos los actores de la comunidad educativa a realizar un amplio debate y consulta, sobre las medidas que apresuradamente se vienen tomando y que a nuestro juicio ponen en peligro el futuro de esta institución, situación que hemos venido advirtiendo desde el año pasado. Consideramos que no se puede aceptar esta propuesta por las razones siguientes. 1-Desde el punto de vista metodológico hemos sugerido que cualquier transformación en el bachillerato debe ser el resultado de una evaluación curricular del mismo en donde se demuestren las fortalezas y debilidades del proyecto curricular, para poder tomar las medidas de ajuste o reemplazo de los elementos constitutivos, y no bajo el concepto de eliminar horas o agregar horas a un determinado curso, haciendo prevalecer el interés individual por encima del interés de la formación docente para impactar el sistema educativo. Sin embargo, lejos de atender dicho planteamiento la dirección de la Escuela Normal tomó la decisión de anular la Comisión Técnica Multidisciplinaria de Planes y Programas integrada por 32 docentes con suficiente experiencia acumulada en 16 años, en el proceso de transformación académica de esta prestigiosa institución. 2- La actual propuesta esta totalmente divorciada de la misión y visión para la cual fue creada la Escuela Normal,¿ cuál es? la formación de los docentes del nivel primario en Panamá, ello se refleja claramente en la estructura del plan de estudios cuando el área científica junto con el área


humanística asumen el 66.6% de la carga horaria, frente a un 26.7 % para el área pedagógica, lo que demuestra un híbrido que no es ni Bachiller en Ciencia, ni Bachiller en Letras, pero menos Bachiller Pedagógico Bilingue Tecnológico . Advertimos que esta propuesta no se acerca en nada a la visión de transformar la Escuela Normal, en la Universidad Normal Pedagógica de Panamá, promesa que hizo la señora ministra al inicio de su mandato; la situación anterior queda aún más evidente cuando en un documento firmado por la Directora Nacional de Curriculum y Tecnología Educativa, se advierte: ”en relación con las asignaturas del área científica, se apunta a dotar al egresado de los conocimientos científicos y prácticos, de las competencias básicas que le suministren la fortaleza y confianza para incursionar en ofertas educativas externas al entorno de la docencia”. Lo anterior significa que no prepararemos bachilleres pedagógicos bilingüe tecnológicos, para continuar la carrera de licenciatura en el nivel primario, que ofrece el I.PS, si no para las universidades, no es acaso éste el principio del fin de la gloriosa Escuela Normal J.D.A. Además queremos saber si la comunidad educativa esta de acuerdo con la idea de eliminar la función histórica de la Normal, si este es un bachiller más con un cambio cosmético de nombre, vale preguntarse si será atractivo para alumnos (as) que residen en otras provincias. 3-La responsable de la Dirección Nacional de Curriculum y Tecnología Educativa, señala además entre sus argumentos lo siguiente, ”Este bachiller es el único de la transformación que por su naturaleza debe tener una plataforma Humanística. Entonces, hay que repartir la carga horaria en estas dos áreas: La humanística y la pedagógica”. Invitamos a los proponentes del proyecto a que revisen los planes de estudios de otros bachilleratos de la “transformación”, y observarán que en todos aparece el área humanística, lo que significa que este no es el único, pero el problema no es este, sino que está, en la triangulación de elementos. 4-Cuando se diseña una oferta curricular técnicamente es obligatorio triangular, visión-misión de la Institución educativa, perfil de formación o rasgos de competencias deseado en el egresado y la malla curricular; ello debe dar como resultado la denominación de la oferta académica, para lograr la coherencia en el diseño y la pertinencia social que éste debe tener en función de la demanda requerida por la sociedad. Si observamos la actual propuesta, no vemos esa triangulación que haga coherente los elementos enunciados con la denominación del bachillerato y menos con la demanda social de formar un docente con nuevas características para dar respuesta los graves problemas académicos del sistema educativo nacional desde la formación docente. 5- La propuesta de plan de estudios finaliza su denominación en tecnológico, cuando en el plan de estudio solo aparecen con un 6.7% de la carga horaria, situación que pone en evidencia varias interrogantes :a) ¿ para que la inversión del Estado en remodelar los talleres polivalentes ?,b)¡ Cómo aprendieron los actuales alumnos (as) la tecnología de la información y comunicación ?,si en el bachillerato actual no tienen carga horaria, ¿ que concepción tenemos sobre el uso de las tecnologías en el proceso pedagógico?, si hay que asignar horas para aprender tecnología de la información ,¿ cuáles son las asignaturas que deben ceder horas, según la experiencia acumulada en los últimos años? 6- La discusión original giro en torno a buscar alternativa para fortalecer la Escuela Normal y su visión de convertirla en la Universidad Normal Pedagógica y evitar el reajuste de los docentes que por razones de baja matrícula, se verían afectado;¿Qué ocurre ahora?. Tenemos un grupo de docentes que serán afectados con esta oferta, y se abandona por completo el proyecto original, por el cual hemos luchado en los últimos años, en aras de contribuir con el mejoramiento de la educación nacional. Por esta y otras razones proponemos rechazar este “proyecto”, e iniciar un proceso de rescate del proyecto original de transformar el bachiller, en función de convertir esta Institución en la Universidad Normal Pedagógica J.D. Arosemena, para el mejoramiento de la formación inicial de los docentes y salvemos nuestra responsabilidad histórica como docentes formadores de formadores. Santiago, 24 de Agosto 2012


El inicio del fin de la Escuela Normal Juan D Arosemena