Page 11

Orlando Cerrutti, Antonio Blanco y Javier Ramos, entre otros”. De los profesores más queridos por los exalumnos de ingeniería, al que la doctora Matos recuerda con mayor nitidez es a Gualberto Montero. El ingeniero Montero, como lo llaman hasta ahora, dictaba el difícil curso de Dinámica, por el que muchos estudiantes repetían la misma materia más de una vez. Por ello, en las fiestas anuales de la especialidad, los alumnos solían dedicarle una canción: “Ingeniero Montero, que antes era tan sincero, ahora se ha vuelto tranquero”, recuerda sonriente la vicerrectora de ESAN mientras la entona. Una de las actividades más esperadas por los estudiantes de aquella época, dentro de la Semana de Ingeniería, era la recordada “búsqueda del tesoro”, que se realizaba por todo Lima. “Se armaban gru-

2.

pos y las pistas eran problemas de física, química y matemática, las cuales te llevaban a otra pista”. El premio no le importaba tanto a los participantes, sino el sentido de aventura entre los miembros del grupo para recorrer toda la ciudad en búsqueda del anhelado tesoro. “Resolví una pista que me llevó hasta la playa La Herradura, allí nos dieron un mensaje que debíamos decodificar. Por ejemplo, nos pedían llegar con un calendario del año 1960 y gritando una arenga. Al final todo terminaba en fiesta en lo que era la antigua biblioteca”, recuerda con nostalgia. El 2008 fue un año muy especial para la doctora Matos. Su tesis doctoral en la ESADE Business School de Barcelona fue elegida la mejor del año. Su preocupación por la etiqueta del Perú como país de piratas la llevó a realizar un estu-

dio sobre propiedad intelectual e investigación. Al inicio, con la directora asignada, tuvo muchas confrontaciones por el exceso de corrección de cosas al detalle, pero después el apego entre ambas propició el inicio de una gran amistad. “Era una mujer muy perfeccionista. Me corrigió hasta la cantidad de espacios que había dejado después del punto seguido. Me quedé muy sorprendida. Al final desarrollamos una relación muy sólida”. En el 2018 la doctora Matos se tomará un año sabático. Viajará por diversos países para conocer nuevos procesos tecnológicos vinculados a la innovación. “La idea es que con el know how que obtenga se pueda desarrollar en Lima un hack de innovación. El Perú tiene todo el potencial para convertirse en un país líder en la materia por la cantidad de emprendedores que habitan aquí. Desde mi tesis doctoral he pensado en esto”, finaliza con su inseparable sonrisa.

Como ingeniera me siento muy feliz y realizada con la instalación del Fablab en la ESAN”

11 BRÚJULA

Brújula Noticias N° 42  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you