Page 1

Monitoreo de Medios AECID Colombia 15 de Mayo de 2012 1. Contexto colombiano -

-

Conflicto armado/seguridad: “Severá”, 10 años tras la masacre de Bojayá (El Tiempo). Economía: Sin arancel, desde uvas hasta motos de EE. UU. (El Tiempo). Acuerdo. TLC con la UE entraría en vigencia el 15 de septiembre de este año (Publimetro). Política interior: Guerra política por la paz (Revista Semana). Derechos Humanos: “Justicia no es negociable cuando se trata de los peores crímenes” (El Espectador).

2. Relacionadas con España -

Noticias de España de trascendencia en Colombia o en la región: Los vaticinios de Krugman sobre Europa (La República). Empresas españolas en Colombia o en la región: 40,6 por ciento (El Tiempo). Telefónica móviles suscribe crédito (El Tiempo).

3. Cooperación Española en Colombia -

-

AECID: Centro Cultural Español, una inversión en el limbo (El Tiempo). El país como escuela (El Espectador). Otros actores de la cooperación española: “La crisis de los Derechos Humanos se incrementa” (La Patria).


1. Contexto colombiano

Tema

Medio

P谩gina-Secci贸n

Conflicto armado/seguridad

El Tiempo

5 - Hacer

Fecha 15.05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

Economía

El Tiempo

2 – Primer Plano

Continúa

Fecha 15.05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

Economía

Publimetro

12 - /

Fecha -03-2012


Tema

Medio

Página-Sección

Política interior

Revista Semana

32 – Nación

Continúa

Fecha 14.05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

Derechos Humanos

El Espectador

10 – Entrevista

Continúa

Fecha 15.05.2012


2. Relacionadas con España Tema

Medio

Página-Sección

Noticias de España de trascendencia en Colombia o en la región

La República

42 – Opinión

Fecha 15.05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

Empresas españolas en Colombia o en la región

El Tiempo

10 – Economía

Fecha 14. 05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

Empresas españolas en Colombia o en la región

El Tiempo

10 – Economía

Fecha 14.05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

Sociales

El Tiempo

13 – Sociales

Fecha 14.05.2012


3. Cooperación Española en Colombia

Tema

Medio

Página-Sección

AECID

El Tiempo

16 – Saber – Bogotá

Fecha 15.05.2012


Tema

Medio

Página-Sección

AECID

El Espectador

Opinión

Fecha 15.05.2012

El país como escuela Por: William Ospina No se sabe qué es más inquietante, si el colapso de la infraestructura vial del país como consecuencia de los sucesivos gobiernos y de los acumulados inviernos, o las emocionadas giras del gobierno firmando tratados de libre comercio con todo el mundo.

Golpeada como está la producción agraria, desestimulada como está la industria, vacilando como está la restitución de tierras, y del todo inexistente el proyecto productivo que debería acompañarla, ¿qué será lo que estamos pensando venderle al mundo entero? ¿Con los recursos obtenidos por la producción de qué estaremos pensando comprar lo que los otros países sí producen? Nos dirán, claro, que con los recursos de la minería en auge. Como estamos vendiendo el subsuelo a término fijo y a gran escala, se supone que pronto seremos más prósperos que Venezuela y que Arabia Saudita, y tendremos con qué comprar todas esas cosas que les encantan a nuestros gobernantes y a nuestra sofisticada clase dirigente. Pero lo que más se escucha hoy en Colombia son las alarmas por la política minera. No porque este país, como cualquier otro, no tenga razonable derecho a explotar sus reservas de minerales, de hidrocarburos, sino por todo el equilibrio natural que está en juego, el bienestar de las comunidades que debe ser preocupación prioritaria, y porque es fácil ver que en el río revuelto de la improvisación y la corrupción las grandes multinacionales pescan a su amaño. Se diría que, salvo los gobernantes, todo el mundo adivina las consecuencias. Desde los campesinos que padecen la explotación del oro con mercurio y cianuro, los habitantes de las bahías del norte que lentamente ven cubrirse el agua con la capa de tizne de la contaminación carbonífera, los pescadores que intentan vender sus peces de espinazo fosforescente y los pueblos que se vienen abajo por la inestabilidad de los suelos, hasta los funcionarios que advierten la imposibilidad de controlar los manejos de las grandes empresas explotadoras y los que denuncian su embudo de descomunales ganancias y


exiguos tributos, todos saben que la feria de las minas puede convertirse en otra hojarasca arrasadora como la que García Márquez retrató en sus novelas, y temen que la historia de Colombia se repita, como suele ocurrir, en espirales de violencia y de ruina. Ojalá por lo menos Colombia Humanitaria esté logrando ayudarle a la población damnificada a sortear la catástrofe de los inviernos sucesivos, aunque me temo que a pesar del generoso esfuerzo de los funcionarios que le dieron ejemplo al mundo en la reconstrucción del Eje Cafetero, gracias a una acertada política de manejo ágil e independiente de los recursos, ahora el óxido de la maquinaria burocrática no les permita responder con suficiente rapidez a los millones de dramas simultáneos que genera en Colombia la abundancia de agua. El gobierno tan entusiasta en tratados y tan pródigo en garantías para la explotación del subsuelo, porque no se piense que vulneramos “la confianza inversionista”, trata de responder también a los males de la extrema pobreza de un modo harto discutible. Se dice que Colombia tiene en la indigencia un 10 por ciento de su población. Ello significa que están en el último pozo de la miseria humana cuatro millones y medio de personas: un millón de hogares. Si el gobierno ha prometido regalar en seis años cien mil casas, ello significa que novecientos mil de esos hogares, cuatro millones de personas, deben despedirse ya de toda esperanza. Las cien mil casas seguramente serán construidas por esas grandes empresas que tan favorecidas se ven por el rigor de las adjudicaciones oficiales. El regalo para los pobres no deja de ser un confite para los grandes constructores. ¿Pero no sería más inteligente, más audaz y más productivo poner a uno o más millones de personas, con la asesoría adecuada, con los mínimos recursos de suelos y de materiales, a construir sus propias viviendas? ¿Convertir ese esfuerzo constructivo en una labor pedagógica de calificación de mano de obra, una inmensa escuela de albañilería, carpintería, cantería, plomería, artesonado y ornamentación? Mejor que dar limosna es brindar la posibilidad de aprender. Hay instituciones como la Escuela Taller de Bogotá que podrían orientar un ejercicio de este tipo, porque han demostrado saber enseñar construyendo y ser capaces de formar talentos resolviendo a la vez dramas sociales. El Sena, y muchísimas otras instituciones, podrían vincularse a una


tarea semejante. Algo de eso tuvo el Forec, y éste podría convertirse en un proyecto social de grandes dimensiones. Pero los proyectos de grandes dimensiones a veces acobardan a los gobiernos. Y no lo entiendo, porque comprometerse a gobernar un país tan dramático y tan desafiante como Colombia es un proyecto de dimensiones casi delirantes.


Tema

Medio

Página-Sección

Otros actores de la cooperación española

La Patria

3 A – Regional

Fecha 12.05.2012

Monitoreo de Medios AECID Colombia 15 de Mayo de 2012  

Monitoreo diario de noticias AECID Colombia 15 Mayo de 2012, clasificado por categorías.