Page 1

Publicación internacional de los adventistas del séptimo día

Ju l i o 2 01 1

Por qué

creo en la

vıda

ETE NA 12

Serás

bendición

El camino hacia la iluminación 24

26

¡Nunca

más!


Ju lio 2011 IGLESIA

EN

ACCIÓN

Visión mundial ............... 3 Informe mundial

3 Noticias y perspectivas 10 Iglesia de un día

Panorama mundial 8 Un día de delicias

SALUD

N O TA

D E

TA P A

Por qué creo en la vida eterna

William G. Johnsson.................................................................... 16 No importa cuán buena sea la vida en la tierra, hay una mejor.

Las fabulosas fibras ................................. 11 Allan R. Handysides y Peter N. Landless

DEVOCIONAL

Serás bendición Erhard Biro................................................. 12 Dios llama a su remanente para que sea una bendición. VIDA

PREGUNTAS

BÍBLICAS

¡Nunca más! ................... 26 Ángel Manuel Rodríguez

ADVENTISTA

Conquistemos el temor Victor Samwinga ......................... 14 Prescripciones simples para vivir sin miedo.

ESTUDIO CREENCIAS

FUNDAMENTALES

Los cristianos no son perfectos…

Félix H. Cortez ............................................................................ 20 Una distinción que no podemos pasar por alto. DESCUBRIR

EL

ESPÍRITU

DE

El Espíritu Santo y la conclusión de la obra ........................ 27 Mark A. Finley

PROFECÍA

El conflicto de los siglos Un clásico cumple cien años Jerry Moon ......................... 22 La obra magna de Elena White ha cambiado corazones durante más de un siglo. SERVICIO

BÍBLICO

ADVENTISTA

INTERCAMBIO

MUNDIAL

29 Cartas 30 El rincón de oración 31 Intercambio de ideas

Stephen Chavez ........................................................................... 24

El rincón de las personas ................... 32

Publicado por la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

www.spanish.adventistworld.org

El camino hacia la iluminación

¿Cómo llegar a los casi mil millones de budistas del mundo?

2

Adventist World | Julio 2011


Iglesia en acción VISIÓN MUNDIAL Orar por las noticias

L

os titulares matutinos escupen el dolor de la noche anterior: «Naciones endeudadas buscan salvataje»; «Enfermedad misteriosa desconcierta a expertos»; «Revoluciones amenazan dictaduras». Los hechos implacables de guerra, pobreza y tristeza amenazan con destruir lo que Jesús nos prometió: «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo» (Juan 14:27). ¿Cómo hablar de vida abundante en presencia de tanto sufrimiento? Los creyentes quieren iniciar cada nuevo día con la confianza de Cristo, pero en cada amanecer hay una sombra que opaca nuestro gozo. Sabemos y escuchamos demasiado. Nuestros corazones quedan cargados por las noticias. Y si no hubiera solución para nosotros, no podríamos sino decir, como expresó Pablo, que «somos los más dignos de lástima de todos los hombres» (1 Cor. 15:19). Tener acceso al corazón de Dios pero no a su poder nos dejaría hundidos en el llanto. No obstante, Jesús también nos refirió «una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar» (Luc. 18:1). Cuando más tentados nos sentimos a desesperar, aun en las

noticias tristes, vemos un llamado persistente a orar. Recibimos las noticias del dolor humano no con indiferencia displicente, sino con la preocupación profunda de creyentes que saben que sus peticiones serán escuchadas y respondidas. Al orar, nos alineamos con el Cristo invencible, con sus propósitos y con su reino próximo. Lo que parece pura impotencia es, en realidad, nuestro más grande reclamo de su poder. «La oración mueve el brazo de la Omnipotencia –escribió Elena White hace más de un siglo–. El mismo Creador infinito, aquel que ordena las estrellas del cielo y cuya palabra controla las ondas del abismo, obrará en favor de su pueblo si este acude a él con fe. Contendrá las fuerzas de las tinieblas hasta que la advertencia haya sido dada al mundo, y hasta que todos los que la escuchen se preparen para su venida».1 Hoy lo invito a llevar todas las noticias ante el Señor; lo invito a interceder por los hambrientos, rogar por las víctimas, fortalecer a los justos, levantar a los perdidos. El que vino a predicar las buenas nuevas lo invita a seguir orando hasta que llegue la mañana en que solo habrá buenas noticias. – Bill Knott 1

Elena White, en Advent Review and Sabbath Herald, 14 de diciembre de 1905.

INFORME MUNDIAL

Junta del Colegio Superior Newbold una en Comercio y Administración Educacional, en la Universidad de New South Wales, Australia; y otra en Gestión de la Educación Terciaria, en la Universidad de Melbourne, Australia; y un doctorado en Educación de la Universidad La Sierra, Estados Unidos. «Al investigar hallamos que el Dr. Brown posee una comprensión excelente de los temas de educación superior –dijo Bertil Wiklander, presidente de la junta de la institución y de la División

D E

■ Philip R. Brown, un destacado educador adventista, es el nuevo rector del Colegio Superior Newbold, una institución adventista de Binfield, Bracknell, Inglaterra. Brown es actualmente vicerrector del Colegio Superior Avondale, en Australia, encargado de la enseñanza-aprendizaje y será el trigésimo primer rector en los ciento diez años de la institución. Brown recibió su título de grado en educación en Avondale; dos maestrías,

L A T E D

nuevo rector

F O T O G R A F Í A

designa

NUEVO RECTOR: Philip R. Brown es el trigésimo primer rector del Colegio Superior Newbold, en Inglaterra.

Julio 2011 | Adventist World

3


Iglesia en acción INFORME MUNDIAL

Transeuropea de la Iglesia Adventista–. También sabe trabajar para producir resultados y gestionar cambios. Hemos oído comentarios muy positivos de su estilo de gestión, caracterizado por la integridad, el profesionalismo y un equilibrio entre los proyectos y las personas a la hora de brindar dirección e inspiración». Por su parte, Brown expresó: «Estoy firmemente comprometido con la misión de la Iglesia Adventista. En particular, me entusiasma trabajar por la visión, misión, valores y contribución de Newbold a la identidad adventista en el mundo contemporáneo». El Colegio Superior Newbold es una institución adventista de educación superior acreditada por la Universidad Abierta y el Consejo Británico. El campus está ubicado en el poblado de Binfield, a unos sesenta kilómetros al oeste de Londres. –Informe de Miroslav Pujic, tedNEWS, y Adventist World

En evento de jóvenes en Alemania, 147 deciden bautizarse ■ El sábado 23 de abril de 2011, 147 jóvenes decidieron bautizarse en Mannheim, Alemania, durante el Congreso de Jóvenes en Misión 2011. En total, 547 de los casi 1800 participantes dijeron que dedicarían sus vidas al discipulado, 174 decidieron reconsagrarse a Dios, y 46 dijeron que responderían el llamado al ministerio. Tres fueron bautizados durante el evento; se espera que los demás se unan a la iglesia en los próximos meses.

4

Adventist World | Julio 2011

Arriba: UNIDOS EN EL COMPROMISO: Una gran multitud de jóvenes pasó al frente como señal de compromiso después del sermón del pastor Ted N.C. Wilson (en la plataforma), presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista, durante el congreso de Jóvenes en Misión. Izquierda: INTENSA CONCENTRACIÓN: Los jóvenes siguen la lectura bíblica durante la conferencia de Jóvenes en Misión llevada a cabo en Mannheim, Alemania, en abril de 2011. F O T O G R A F Í A S

D E Y I M

No es inusual que esto se produzca en un evento de jóvenes adventistas en África, el Pacífico Sur o Interamérica. Pero gran parte de Europa es considerada posmoderna y aun postcristiana; una región donde los jóvenes tienen poco tiempo para las religiones tradicionales de sus padres y abuelos. Según su sitio web, «el lema del Movimiento de Jóvenes en Misión es:

“Inspirar–Preparar–Enviar”. No solo se inspira y prepara a los jóvenes, sino que también se los envía. Y si queremos que así sea, tenemos que decirles dónde ir. En otras palabras, necesitamos proyectos misioneros locales y en el extranjero en los que puedan participar.


Esto es “Jóvenes en Misión”: son jóvenes que no solo hablan y sueñan sino que también salen a hacer una diferencia en el mundo». Y así fue: Los jóvenes salieron a las calles y tiendas de Mannheim, a los centros para personas sin hogar y a hogares de ancianos. Allí testificaron e hicieron bien a otros. Esta clase de participación incrementó el interés espiritual, lo que produjo las respuestas que se presenciaron el último sábado. Michael Dörnbrack es uno de los pastores adventistas que trabajó con los asistentes, y también es director de la escuela misionera Josías, en Isny, Alemania. Dörnbrack tuvo a su cargo los devocionales de la mañana. El pastor Ted N. C. Wilson, presidente de la Asociación General, estuvo con los delegados jóvenes, y manifestó que es un grupo al cual él se siente muy cercano. Wilson los desafió a ser embajadores de Cristo y añadió: «Dios los está llamando a la acción, a proclamar la Palabra de Dios en palabra y acción, [y] a ser embajadores de Cristo». Daniel Kindsvater un joven de diecinueve años de Müllheim, dijo: «Para mí, “Jóvenes en Misión” es un evento muy especial. Fortaleció mi decisión de ir al campo misionero durante una año después que termine la escuela secundaria. Recomiendo a todos los jóvenes adventistas que asistan a estos eventos». Otro participante de veintitrés años, Sebastian Naumann, de Leipzig, dijo: «Fue la primera vez que asistí. Fue increíble; superó mis expectativas.

Abundó en experiencias y contó con la maravillosa conducción divina». El evento se llevó a cabo en un complejo educativo con gimnasio, duchas, salones de clase y comedor. Los participantes durmieron en los salones de clase, se ducharon en el gimnasio, asistieron a talleres en el laboratorio y escucharon las predicaciones también en el gimnasio. Acaso fue un poco incómodo, pero también atractivo: la asistencia fue récord por quinto año consecutivo.

Junta de Misión Adventista efectúa revisión de sus planes ■ La recientemente formada Junta de Misión de la Iglesia Adventista mundial analizó planes para racionalizar las actividades misioneras de la iglesia, incluyendo la gestión de los misioneros y voluntarios de la iglesia. El análisis previo de las operaciones misioneras de la iglesia reveló un enfoque «fragmentado», que a menudo resulta en superposiciones administrativas. Los directivos de la iglesia aprobaron la formación de la comisión el año pasado, en un esfuerzo por coordinar las actividades mundiales de la iglesia y administrar mejor los recursos misioneros. Los líderes creen que las acciones de la Junta de Misión producirán operaciones más fluidas y eficientes. Entre las ideas analizadas durante la primera sesión de la comisión está la de centralizar las operaciones misioneras de la iglesia en la sede central de Silver Spring, Maryland, Estados Unidos. Ya se ha comenzado con la reestructuración inicial. Los

departamentos de Secretaría y Tesorería trabajaban en forma separada con los empleados interdivisiones y voluntarios, lo que producía duplicación de tareas, pero el proceso busca ahora el trabajo conjunto con Misión Adventista. Se está planeando que ambos departamentos tengan espacio físico más cercano el uno del otro, dijo Robert E. Lemon, tesorero de la iglesia mundial. A medida que avanza la reestructuración, se espera que el Instituto de Misiones Mundiales de la iglesia se traslade de su sede actual en la Universidad Andrews, en Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos, a la sede central de la iglesia. Los directivos dicen que han invitado a los tres integrantes del instituto a trasladarse a Maryland, pero no se ha comunicado si ellos planean aceptar la propuesta. Desde 1966, el Instituto de Misiones Mundiales ha colaborado con la transición entre culturas, de miles de misioneros y voluntarios y anualmente preparan hasta ciento veinte misioneros y sus familias a través de seminarios intensivos en diversos lugares del mundo. Los miembros de la Junta de Misión también recibieron un informe sobre los ministerios urbanos, uno de los grandes énfasis actuales de la administración de la iglesia. Este ministerio siempre ha representado un gran desafío, pero las actividades basadas en la comunidad están produciendo resultados, según Gary Krause, secretario asociado de la iglesia mundial y director de Misión Adventista.

Julio 2011 | Adventist World

5


Iglesia en acción INFORME MUNDIAL

Camporee de jóvenes reúne

veinte mil Conquistadores de

34países

Se desarrolla histórico evento bajo el lema «Conquistando gigantes». Alfredo García-Marenko, desde Ciudad de México

M

ás de veinte mil Conquistadores, líderes de jóvenes y voluntarios de 34 países del territorio de la División Interamericana (DIA) se reunieron entre el 19 y el 23 de abril de 2011 para participar de un camporee de seis días en la Ciudad Deportiva, en el corazón de Ciudad de México. El programa contó con momentos de camaradería e inspiración, oportunidades de alabanza y consagración, eventos donde se exhibieron las habilidades aprendidas en Conquistadores y una diversidad de actividades recreativas. La ceremonia de bienvenida y apertura del 19 de abril comenzó con un programa cultural de las entidades organizadoras. A continuación, se llevó a cabo un desfile de las delegaciones y sus líderes que, vestidos de uniforme de Conquistadores o trajes típicos, marcharon con banderas en representación de las 21 Uniones del territorio, terminando en la inmensa plataforma. Las ceremonias de apertura y clausura contaron con la presencia de autoridades locales y nacionales, entre ellos, Francisco Javier Sánchez Cervantes, jefe delegacional de Iztacalco, y Paulo Tort Ortega, titular de la Dirección General de Asociaciones Religiosas de México, en representación de Felipe

6

Adventist World | Julio 2011

Calderón, presidente del país. Ambos felicitaron a los Conquistadores por su contribución positiva a la comunidad y por el estilo de vida saludable que se refleja en sus valores cívicos y morales. Durante la primera reunión general, Israel Leito, presidente de la DIA, inauguró oficialmente el evento. «Ver a todos estos jóvenes que alaban al Señor, la pasan bien y aprenden a conocer mejor a Dios para conquistar sus gigantes, es algo que llena mi corazón de gozo», dijo. Oradores inspiradores

Entre los oradores invitados estuvieron Gilbert Cangy, director del Departamento de Jóvenes de la Asociación General (AG), Jonatán Tejel, director asociado del mismo departamento; José Vicente Rojas, director de la Secretaría de Voluntarios de la División Norteamericana; Baraka Muganda, ex director del Departamento de Jóvenes de la AG; Bernardo Rodríguez, ex director del Departamento de Jóvenes de la DIA; y Alfredo García-Marenko, ex director del mismo departamento y ex director asociado del Departamento de Jóvenes de la AG. Leito y Benjamín Carballo, director del evento, presentaron un breve mensaje conjunto en la ceremonia de clausura.

Cada orador desafió y ejerció un impacto en la vida de los Conquistadores al enfocar sus mensajes en diversos aspectos del lema «Conquistando gigantes». Al reflexionar en la experiencia, Stephanie Vivas, de 13 años y proveniente de la Unión Venezolana Antillana, dijo: «Lo que más me gustó fueron las sesiones plenarias y los mensajes, pero también la comida. Lo que no me gustó: las duchas y la escasez de agua. Pero el lema del encuentro fue perfecto, al enfocarse en los gigantes que tenemos que conquistar, que enfrentamos cada día de nuestra vida». Musical sobre el rey David

Más de cincuenta jóvenes actores de las iglesias de Ciudad de México, bajo la conducción de Javier Muñoz y Gina López, una destacada artista que se hizo cristiana, prepararon un musical sobre el personaje bíblico de David. Al final del evento, los delegados recibieron un CD con la música original de la obra. La música jugó también un papel destacado. Una orquesta de ciento treinta Conquistadores de la Universidad de Montemorelos y de otros clubes tuvieron a su cargo la maravillosa música de los programas sabáticos.


C O R T E S Í A

D E

L A

D I A / D A N I E L

G A L L A R D O

Arriba izquierda: ASISTENCIA RÉCORD: El Encuentro de Conquistadores de la DIA más grande de todos los tiempos reunió a más de veinte mil jóvenes. En una megaceremonia, más de mil de ellos recibieron condecoraciones por sus logros, y hubo 260 bautismos. Izquierda: A CONQUISTAR GIGANTES: Conquistadores de la DIA provenientes de 34 países participaron en ejercicios de marcha para exhibir sus habilidades y prepararse para conquistar gigantes. Arriba: RECONOCIMIENTO A EX DIRECTORES: (de derecha a izquierda) Israel Leito, Alfredo García-Marenko, Eliezer Meléndez y Bernardo Rodríguez reciben un tributo y un recuerdo con las 34 banderas de parte de Benjamín Carballo (izquierda), director del evento, por el legado combinado de más de 130 años de liderazgo joven y más de treinta años de servicio como directores de jóvenes de la DIA. Hilda Montero (no aparece en la fotografía) fue reconocida por su servicio como asistente de todos ellos. A L F R E D O

G A R C Í A - M A R E N K O / A D R I Á N

S O L

Megaceremonia de investidura

El sábado por la mañana, más de mil Conquistadores que ya habían cumplido los requisitos correspondientes recibieron sus condecoraciones en una impresionante ceremonia de investidura. Los candidatos, escoltados por los directores de jóvenes, ex directores, directores de clubes y Guías Mayores, cubrieron la inmensa plataforma y el pasillo central, y fueron rodeados por la expectante multitud que celebró sus logros. La multitud de más de veinte mil personas afirmó su decisión de conquistar todos los gigantes en nombre del Señor, exclamando en voz alta las palabras de Jeremías 20:11: «Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante». Ceremonias bautismales

En múltiples ceremonias planificadas de manera estratégica en cada

reunión vespertina y durante el sábado, fueron bautizados 258 Conquistadores. En el cierre del episodio final del musical, se bautizaron dos personas más –la madre del director y un amigo cercano– que se sintieron inspirados por el director y su ministerio por los jóvenes, lo que brindó un toque especial de testificación personal al programa de clausura. En la ceremonia de clausura, Leito animó a los participantes para que sigan comprometidos con Dios: «Concluimos este evento, pero estamos comenzando una vida de triunfo y victoria en Jesucristo. ¡En el nombre de Jesús conquistaremos gigantes!» Carballo agradeció a los que colaboraron para que el evento fuera un éxito, y entonces una impresionante demostración de fuegos artificiales concluyó con letras de fuego que revelaron el sorpresivo anuncio de que el próximo Encuentro

de Conquistadores de la DIA se llevará a cabo en la República Dominicana en 2017. Cobertura de medios y voluntarios

El Departamento de Comunicaciones de la DIA, realizó una esmerada tarea antes, durante y después del evento, para publicitar, preparar una producción profesional y presentaciones de PowerPoint, e informar de los eventos en vivo a través de Internet. Asimismo, se prepararon informes diarios, una galería de fotografías y videoclips publicados en su sitio web, Twitter y Facebook. El equipo de comunicaciones también preparó producciones de video con noticias diarias que presentaron a los asistentes al final de los programas vespertinos. GEMA, la casa publicadora adventista de México, publicó un boletín diario interno denominado El Vencedor. ■

Julio 2011 | Adventist World

7


Iglesia en acción PA N O R A M A MUNDIAL

día

Ted N. C. Wilson

Un

H

de

delıcıas

asta qué punto es el sábado una delicia para usted? A veces ¿ los adventistas somos acusados de ser legalistas por observar los Diez Mandamientos, en especial el cuarto. En algunos casos, hay feligreses que contribuyen a esta idea porque hacen muy

8

Adventist World | Julio 2011

J O N AT H O N

pesada la observancia del sábado, o dan la impresión de que es posible obtener la aprobación divina si nos negamos diversas cosas en ese día. Esta conducta nos retrotrae a la época de la nación judía, cuando el sábado llegó a ser una carga tan grande que en realidad ya no era un día de felicidad. El sábado debería ser una de las experiencias más alegres que podamos tener. Es un momento de liberarnos de las preocupaciones diarias; el cuarto mandamiento de la Biblia así lo revela. Dado que es la señal del poder creador de Dios y, por lo tanto, el sello distintivo del pueblo de Dios en el tiempo del fin, el diablo se opone con furia al sábado, buscando borrar su significado y minar el gozo que Dios quiso que sintamos en ese día. No hay nada que le guste más al diablo que incitar a los que guardan el sábado para que crean que es un medio para ganarse el cielo o, mejor aún, transformarlo en algo tan pesado y restrictivo que nuestros hijos lleguen a detestarlo. Pero cada momento de este día y no solo la adoración, debería ser una delicia. El sábado, que se extiende «de puesta de sol a puesta de sol», está diseñado para ser un santuario en el tiempo, por el cual somos rejuvenecidos. Si experimentamos el gozo del sábado, apenas podremos aguardar que llegue el mejor día de la semana.

I S A A C

Cómo hacer del sábado el día más especial


En sintonía con Dios

Al llegar el sábado cuando cae el sol del viernes, sentiremos la diferencia. Este es el día que Dios santificó, bendijo y separó de manera especial (Gén. 2:3). Tenemos que recordar esto y resistir la tentación de permitir que actividades extrañas se inmiscuyan en ese día, como por ejemplo los negocios personales. En el pasado, era más fácil evitar intromisiones en sábado, dado que solo había que apagar la radio o la televisión y dejar el periódico de lado. Pero ahora hay millones en todo el mundo que usan los teléfonos inteligentes los siete días de la semana. Sí, podemos usar las nuevas tecnologías para cosas buenas como leer versiones digitales de las Escrituras o la lección de Escuela Sabática, pero también se nos hace muy fácil conectarnos con cosas fuera de lugar y hasta impuras. Más que nunca tenemos la responsabilidad de impedir que otras cosas interfieran las delicias de ese día especial de comunión con Dios. Nuestras múltiples ocupaciones rara vez constituyen el camino divino hacia la santidad. Como me dijo cierta vez mi esposa: «Tienes que descansar de eso». No obstante, la observancia verdadera y alegre del sábado no significa tan solo desconectar la computadora o la televisión y decir: «Bueno, ahora vamos a dar comienzo al sábado». Este día especial no tiene que ver solo con lo que no hacemos, sino también con lo que hacemos. Implica dedicar de manera individual un tiempo para caminar con el Señor. Solo es posible santificar el sábado y considerarlo una delicia mediante una relación viviente con el Señor del sábado. Aunque mi relación con el Señor es muy personal porque es algo entre él y yo, todos los que interactúen conmigo

sentirán las implicaciones de la relación. Por ejemplo, en lugar de racionalizar el mandamiento y decir: «Bueno, como el sábado es un día de descanso, me abstendré de trabajar y saldré a comer a un restaurante», trataré, en la medida de mis posibilidades, de no hacer que otros trabajen y de ayudarles a que vean la belleza del sábado. Los que entren en contacto conmigo deberían conocer también algo de ese gozo y esa delicia que es el sábado. El propósito de ese día no es renovar tan solo a los creyentes. El verdadero objetivo del sábado es reconectarnos con nuestro Creador. En lugar de concentrarnos en acciones específicas, deberíamos ver ese día como un momento para estrechar lazos con Dios, con el mundo creado y con nuestra familia y seres queridos. Cuando lo hacemos, el sábado adquiere un significado nuevo y diferente. Llega a ser como un puente que conecta una semana con la otra y que nos recuerda de dónde venimos, por qué estamos aquí y hacia dónde vamos. Adoración y comunión

Es una maravillosa idea que las iglesias organicen seminarios acerca del sábado, donde se analicen maneras prácticas de lograr que sea un día de gozo, que involucre a las familias y promueva el crecimiento espiritual. La iglesia local juega un papel vital para que los miembros perciban la observancia de este día como una práctica legalista, o por el contrario para que la vean como un santuario en el tiempo. Dios nos creó, y nos ha dado la oportunidad de rejuvenecer nuestras vidas espirituales y físicas una vez a la semana al dirigirnos a él, que nos conoce mejor aun que nosotros mismos. Puede ser que alguien diga: «Mi experiencia espiritual es ir a caminar

por las montañas». Sí, es algo que podemos hacer de vez en cuando para renovar el cuerpo y el espíritu. Pero Dios colocó la comunión de los creyentes por una buena razón: necesitamos estar con los que comparten nuestras creencias y con aquellos a los que podemos ministrar. Para mí, uno de los mejores momentos del sábado es el estudio de la Biblia y la lección de Escuela Sabática. Aunque en muchas partes del mundo pueden verse cultos por Internet y programas religiosos televisados que son una bendición para muchos, estos encuentros virtuales jamás deberían reemplazar la asistencia a la iglesia. Todo adventista debería pertenecer a una congregación real. La Biblia nos dice que no dejemos de congregarnos (Heb. 10:25)”. Si perdemos la comunión con otros creyentes, también nos perderemos el aliento y la fortaleza que Dios tiene para la semana que vendrá. Los que simplemente van de una iglesia a otra, que van donde está el mejor predicador o los eventos más atractivos, no recibirán la plenitud de la bendición sabática. Aunque observar el sábado es una experiencia gozosa, no siempre resulta fácil. Para muchas familias con niños pequeños asistir a la iglesia y mantener a todos involucrados en la adoración puede resultar un verdadero desafío. Pero bien vale la pena el esfuerzo, porque es una inversión en el futuro eterno de los niños. La experiencia

Ted N. C. Wilson es presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista en Silver Spring, Maryland, EE. UU., y disfruta de los cultos sabáticos en su congregación local. Julio 2011 | Adventist World

9


Iglesia en acción INFORME MUNDIAL

Iglesia de un día Rampidal, Ecuador

sabática se desarrollará sobre los recuerdos positivos que les ayudemos a experimentar en compañía de otros creyentes. Las iglesias adventistas deberían ser lugares donde los miembros acepten con alegría a los niños, y donde no se piense que una breve interrupción de ellos es motivo de malestar o disgusto. Vamos a la iglesia a adorar a Dios y a tener comunión con los demás. Tenemos que apoyarnos mutuamente y animar a los que puedan estar pasando por alguna situación frustrante. Activos en la adoración

Aunque el sábado se relaciona con descanso, implica también participar de la adoración y en ella se debería involucrar activamente a la mayor cantidad posible de asistentes. La iglesia debería ser un lugar dinámico y activo, donde abunden las manos ayudadoras. Cada miembro debería hallar su «nicho», ya sea en el culto o durante los almuerzos compartidos o momentos de camaradería. Debería animarse especialmente a los jóvenes para que también participen. Cuando nos reunimos para adorar y estudiar la Biblia, tenemos la oportunidad de usar los dones que Dios nos ha dado tanto sea en la música, la enseñanza, el servicio y la hospitalidad. Compartimos lo que tenemos con los demás porque hemos recibido el don de la gracia divina durante esas veinticuatro horas benditas de la experiencia sabática. En este próximo sábado, invite a que el Señor del sábado sea el que lo guíe a experimentar todo el potencial que tiene ese día para el descanso, la adoración, el estudio y el servicio. Sin duda, es un verdadero día de delicias. ■

10

Adventist World | Julio 2011

E

n el Río Cayapas, en Ecuador, hay treinta y dos aldeas chachis, y durante dieciocho años el pastor Manuel ha estado trabajando para tener una congregación adventista en cada una de ellas. Hasta ahora hay cuatro congregaciones chachis y un templo: es una «Iglesia de un Día» construida por voluntarios de Maranatha en Rampidal, la aldea más accesible. Un grupo de veintiocho voluntarios, dirigidos por Audrey Whiting, de «Generación Joven por Cristo», voló a Quito, la capital del país, descendió cinco horas por las montañas en autobús, tres horas más río arriba en canoas motorizadas y otras dos en piraguas. La congregación había hecho arreglos para construir la iglesia sobre la cima de una colina que domina la aldea. Aunque la construcción llevó varios días, los voluntarios pronto llegaron a ser parte de la aldea: se bañaron en el río, jugaron al fútbol con los niños y devoraron incontable cantidad de plátanos fritos, horneados, hervidos y asados. Asimismo, cuando venía la lluvia, ayudaron a juntar las semillas de cacao puestas a secar y mataron muchísimos mosquitos todas las noches. Un equipo arrastró la estructura de acero de la iglesia colina arriba y construyó el templo. Otro cosechó cañas de bambú que transformaron en las paredes de la iglesia. Un tercer equipo organizó una clínica médica para la aldea y para todo el que hiciera el viaje de cuatro horas en canoa desde la aldea más cercana. Cierta tarde, el anciano de la iglesia local se paró en el medio del templo casi terminado y dijo: «Necesitamos bancos para la gente». Se dirigió entonces a la selva con su motosierra y, a la mañana siguiente, un equipo de voluntarios armó los bancos con tablones recién cortados de 60 cm por 3,60 m. Todo esto, sumado a siete bautismos, himnos a la luz de las velas, oraciones en múltiples idiomas, la dedicación de una iglesia y abrazos para todos, resultó en la primera congregación chachi en las tropicales selvas de Ecuador. «Iglesias de un día» es un proyecto en colaboración entre la Iglesia Adventista, Servicios e Industrias de Laicos Adventistas (ASI) y Maranatha Volunteers International. Estas historias llegan hasta usted gracias a Dick Duerksen, el «narrador» de Maranatha.


S A L U D

Las

M U N D I A L

fabulosas

fibras

Allan R. Handysides y Peter N. Landless

Me gustan mucho los porotos frijoles, pero me caen mal, porque me hacen sentir hinchado y con gases. He escuchado que son ricos en fibra, y que todos necesitamos más fibra. ¿Qué puedo hacer?

L

a fibra alimentaria es una parte importante y aconsejable de la dieta. La dieta occidental contiene muchos alimentos refinados y procesados, y el contenido de fibra ha disminuido. El Dr. Denis Burkitt escribió sobre el tema hace unos cuarenta años, y lo hizo sobre la base de su experiencia en África. En esos días, la dieta africana era rica en granos y legumbres que contenían grandes cantidades de fibra. Los bajos índices de enfermedades coronarias, diverticulitis y apendicitis fueron vinculados con la presencia de fibra en la alimentación. Los estadounidenses suelen consumir solo el cuarenta por ciento de la fibra recomendada. La mayor parte la reciben de la harina refinada, que refleja cuán inapropiada es la dieta occidental. La fibra se encuentra en frutas, verduras y legumbres o guisantes. Por lo general se habla de dos clases de fibra: soluble (que se disuelve en el agua), y la insoluble. La fibra insoluble da cuerpo a las heces porque absorbe el agua, suavizando y agrandando las deposiciones. La fibra soluble alimenta las bacterias intestinales, contribuyendo a la salud y a la función intestinal. Para medir sus beneficios, se necesita ingerir mayores niveles de fibra que los que se suelen consumir. El Instituto de Medicina recomienda veintiún gramos de fibra en las mujeres y treinta en los hombres mayores de cincuenta años. Las frutas y verduras recomendadas otorgan esta cantidad cuando van acompañadas de seis porciones diarias de granos integrales.

Es mejor consumir una combinación de fibras solubles e insolubles. Por ello, la manzana debería comerse con su cáscara, que brinda la fibra insoluble que se suma a la soluble de la pulpa. La fibra ayuda a reducir el riesgo de enfermedades coronarias, y por cada diez gramos (hasta llegar a los treinta recomendados), el riesgo de padecer un ataque cardíaco disminuye un catorce por ciento y el riesgo de muerte cardíaca, un veintisiete por ciento. La fibra tiende a reducir los niveles de colesterol, acaso porque liga las sales biliares, que están formadas por colesterol, forzando a que el hígado fabrique más sales y excrete más colesterol. Los que comen más fibra pierden más peso. Asimismo, se reduce la diabetes tipo II. El estudio Nurses’ Health 2007 mostró una disminución de veintiún por ciento del riesgo de sufrir diabetes de tipo II si se ingieren dos porciones extras de granos integrales por día. Es interesante notar que los que sufren de colon irritable no se benefician de la misma manera con la fibra, lo que sugiere que el componente neurogénico de esta afección es más dominante. Los que sufren constipación se benefician de la fibra, en especial cuando también beben más agua. Recomendamos ir aumentando de a poco el consumo de fibra de manera progresiva y deliberada durante varias semanas. Ahora bien, hablemos de su problema: Si remoja los porotos frijoles toda la noche, y entonces descarta esa agua y el agua que use para hervirlos, perderá gran parte de la fibra soluble. Como

esta fibra es la que alimenta las bacterias que causan los gases, verá que ya no le caerán tan mal como antes. Si aún no puede tolerar los porotos frijoles, puede consumir fibra en otros alimentos. Es mejor consumir fibras directamente de los alimentos que buscarlas en suplementos alimentarios farmacéuticos. La consabida avena con frutos rojos para el desayuno sigue siendo uno de los alimentos más saludables. ■

Allan R. Handysides es

ginecólogo certificado y director del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Peter N. Landless es cardiólogo certificado especialista en cardiología nuclear y director asociado del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General. Julio 2011 | Adventist World

11


D E V O C I O N A L

A

lan Weisman, en su exitoso libro titulado El mundo sin nosotros, describe cómo sería nuestro planeta si los seres humanos desaparecieran repentinamente. ¿Qué aspecto tendría la tierra? A primera vista, tendría un aspecto hermoso. No habría ruido de automóviles, máquinas y aviones. Las noches ya sin luces revelarían incontables estrellas. Las ciudades desaparecerían. Las ciudades costeras como Hamburgo y Ámsterdam serían inundadas, porque los diques se desintegrarían. Sus estatuas y monumentos serían lugares excelentes para albergar la vida marina. El túnel que une Francia con Inglaterra quizá sobreviviría unos miles de años antes de desplomarse. Pero aun cuando el sol dejara de brillar, quedarían vestigios humanos. Las muchas ondas de radio y televisión enviadas al espacio seguirían irradiándose por el universo. ¿Por qué nos fascina tanto imaginar el mundo sin nosotros? Quizá sea la pregunta subyacente: ¿Qué sucederá con nuestro planeta? ¿Quedará algún rastro de nuestra civilización? ¿Será que alguien logrará sobrevivir?

Serás Erhard Biró

bend

El remanente

Hace miles de años, cuando Noé y su familia salieron del arca, hallaron un mundo «sin nosotros». Cada paso revelaba un cementerio gigante; ellos eran los únicos sobrevivientes. Acaso Noé aún recordaba las burlas que había soportado durante ciento veinte años, y la terrible oscuridad mientras el arca navegaba en medio de la tormenta. ¡Habían sobrevivido por la gracia de Dios! Acaso Noé se dijo: ¡Los seres humanos jamás tenemos que olvidar esto! El tema de la supervivencia y el remanente aparece vez tras vez en las Escrituras. Leemos de José y su familia, de Moisés entre los juncos, de los israelitas junto al mar, de Josué y Caleb, de Rahab y su familia durante la conquista de Jericó, de Gedeón y sus trescientos hombres, de Elías, de los tres amigos de Daniel en el horno de fuego, de Jeremías, Baruc y Ebed-Melec en Jerusalén y de Esdras y los que regresaron del exilio. La lista podría continuar. No sé si ha notado que ninguno de ellos pertenecía a la mayoría. Eran «los otros». Por eso, me pregunto qué características en común tenían. Las características del remanente

Génesis 12:1-3 narra el llamado a Abrahán. Es el momento en que nació el pueblo de Dios. El Señor lo desafía a dar tres pasos: abandonar el lugar donde vive, depender completamente de Dios y, como resultado, ser una bendición para toda la humanidad. El llamado de Dios comienza con una orden a la que le sigue una promesa. Finalmente, termina con una bendición. Estos tres elementos son características claves del llamado divino. A

12

Adventist World | Julio 2011

menudo tendemos a reclamar las promesas divinas, y esperamos su bendición sin prestar atención a la orden que él nos dio. Abrahán perteneció a la décima generación después del diluvio. Los descendientes de Noé habían olvidado pronto las lecciones aprendidas durante la catástrofe. En Babel se mostraron en abierta rebelión contra Dios. La respuesta divina fue llamar a Abrahán. La motivación subyacente de los constructores de la torre de Babel incluía el intento de superar el trauma del Diluvio, darle la espalda al arco iris (es decir, despreciar la misericordia divina) y, unidos, determinar su propio destino. Los caminos de Dios son completamente diferentes. El remanente llamado por Dios está compuesto por los que se separan de manera definida de todo lo que los aparta de Dios. Abrahán fue llamado a desconectarse de su patria, su comunidad y su familia. La ciudad de Ur era una de las ciudades sumerias más antiguas. Su principal deidad era la diosa lunar Nanna. Las excavaciones confirman que era una cultura muy desarrollada, y que tenían diversos templos. Taré, el padre de Abrahán, adoraba a otros dioses (Jos. 24:2). ¿Por qué Dios le pidió a Abrahán que diera esos dolorosos pasos? Dios tenía que liberarlo de los vínculos con el pasado para entonces poder usarlo. «Fiel entre los incrédulos, incorrupto en medio de la prevaleciente apostasía, [Abrahán] se mantuvo firme en la adoración del único Dios verdadero» (Patriarcas y profetas, p. 117). A menudo pensamos que las cuestiones de estilo de vida son de importancia secundaria. ¡Pero con Abrahán, Dios comenzó enfatizando ese aspecto!


ıcıón Dios le prometió a Abrahán las mismas cosas que los que construyeron la torre de Babel habían querido lograr sin la ayuda divina. Abrahán habría de ser el fundador de una gran nación y tendría un lugar destacado en la historia de la humanidad. Hoy nadie recuerda los nombres de los que construyeron la torre de Babel, pero Abrahán sigue siendo honrado por millones de personas. Abrahán lo dejó todo. Las palabras de Dios eran lo único a lo cual podía aferrarse. ¡Tenía que depender de ellas! Abrahán fue «amigo de Dios» (Sant. 2:23), el padre de la fe (Rom. 4), y el antepasado de Jesús (Gál. 3:8, 29). ¡Notemos la influencia de una persona totalmente dedicada a Dios! Vale la pena confiar en Dios, aun cuando nos cueste hacerlo. También somos llamados

¿Es una excepción la historia de Abrahán? La «iglesia» de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento es la continuación y repetición de la historia de Abrahán. Siempre es un resto, una minoría la comunidad de los «llamados» (ekklesia), que continúa con el pacto que Dios hizo con Abrahán hace tanto tiempo. En Apocalipsis 12:17 leemos que el remanente del tiempo del fin guardará los mandamientos de Dios y prestará atención a las profecías inspiradas (el testimonio de Jesús), lo que provocará la furia de Satanás. Como adventistas, no creemos ser los únicos creyentes; creemos más bien que somos llamados para una misión específica en nuestro tiempo. Somos llamados para guardar los mandamientos

de Dios y mantener en alto la fe de Jesús. En la Biblia no leemos que Abrahán se ganó el llamado. Necesitó de la gracia tanto como nosotros. Abrahán no fue elitista ni distante. Se mostró considerado hacia los demás, más allá de la nacionalidad o religión de ellos. Y resulta sorprendente que también es descrito como un héroe imperfecto. Las Escrituras no pasan por alto los momentos vergonzosos en los que su fe falló ante el faraón y ante Abimelec. El llamado de Abrahán no perseguía ningún propósito egoísta. «Serás bendición […]. Serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Gén. 12:2, 3). En ocasiones Abrahán habrá sentido que estaba solo contra el resto del mundo. ¿No habría sido más fácil combinar algunos de los elementos y expectativas de las naciones circundantes y adaptarse mejor mediante la adopción de algunos de los rituales y costumbres de los cananeos que los rodeaban? Bien podría haber aducido que la misión requería esta «adaptación». Sin embargo, Abrahán no transigió. Al igual que Abrahán, el movimiento adventista es llamado por Dios para esparcir el evangelio eterno (Apoc. 14:6-12) mediante un estilo de vida claramente separado del mundo. Tenemos que vivir nuestra fe en Jesús con paciencia, como una invitación y advertencia al mundo que nos rodea (Apoc. 14:12; Heb. 11:13, 16). Dios nos recuerda cuál es nuestra misión en la vida: «¡Serás bendición! » (Gén. 12:2). La ira que el dragón (Apoc. 12:17) dirige contra el remanente es parte del gran conflicto entre Dios y Satanás. Al dragón lo enoja nuestro compromiso con las Escrituras, el culto familiar, los matrimonios felices y un estilo de vida basado en la Palabra de Dios. Le molestan nuestros cultos en la iglesia, la misión, los amigos, la observancia del sábado y la fe en Jesús. En particular, se siente airado cuando la iglesia de Cristo proclama la palabra profética que desnuda y predice sus estrategias. Jesús promete que la ira del dragón no tendrá la última palabra. Promete que las señales de radio y televisión que circulan por el espacio no serán los últimos vestigios de la presencia humana. Habrá una tierra renovada que será el centro del universo, el hogar del Dios eterno y de los que amaron y siguieron al Cordero (Apoc. 21:1-3). ■

Erhard Biro es presidente de la Asociación de Baden-Württemberg, con sede en Stuttgart, Alemania. Está casado con Elke y tienen tres hijos adultos.

Julio 2011 | Adventist World

13


V I D A

A D V E N T I S T A

Conquistemos el

e o m r t Cada día podemos ser victoriosos en Cristo

Victor Samwinga

E

l viaje de más de trescientos kilómetros en tren había estado marcado por el entusiasmo y la ansiedad. Pero esa noche, me senté en mi cuarto de hotel, sobrecogido por el temor. No era la primera vez que tenía miedo, pero apenas podía controlar lo que sentía. Acaso mi redacción no era tan buena. Quizá no estaba tan bien preparado. ¿Verían los examinadores algún valor en mi trabajo, o le darían el golpe de gracia? Me atormentaban esos y muchos otros pensamientos. En menos de dieciocho horas presentaría el examen más importante de mi vida académica: la disertación oral de mi título doctoral. La duda y el temor son una combinación fatal. Pueden llegar a paralizar a los cristianos y socavar su fe en Dios.

14

Adventist World | Julio 2011

Lo irónico es que había trabajado durante cuatro años en una institución de educación superior. Había supervisado y examinado tesis de estudiantes de grado y posgrado. Sin embargo, al contemplar la posibilidad de mi propio fracaso, ni siquiera mi educación y experiencia pudieron resguardarme del temor y la duda. Me sentía como un médico incapaz de curarse a sí mismo. La perspectiva de fracaso era demasiado grande: ¿Cómo le daría la noticia a mi familia y amigos? ¿Qué pensarían de mí si no lograba terminar mis estudios con éxito? ¡Qué pérdida de tiempo y energía después de tantos años de esfuerzo! Por cierto, necesitaba sentir que no estaba solo, que todo tendría un final feliz.

En busca de equilibrio

Los cristianos tienen que cuidarse del exceso de confianza, algo que afectó más de una vez a Pedro. Su experiencia es una advertencia para todos los que se sienten tentados a apoyarse en sí mismos cuando enfrentan los desafíos de la vida. Por otro lado, tenemos que confiar en que Dios es capaz y está dispuesto a cumplir lo que ha prometido. Por supuesto, la base de esa confianza no es algo que podamos hacer, sino el poder que Jesús nos da para ello. Esa noche, sin embargo, en lugar de concentrarme en el poder de Dios, estaba absorto en mí mismo, en lo incompetente que me sentía para el desafío que tenía por delante. Aunque es bueno ser consciente de las limitaciones


propias, es más importante superar esa instancia «echando toda […] ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de [nosotros]» (1 Ped. 5:7, RV60). Inspiración, ánimo y desafío

Sabía que para entonces mi suerte probablemente estaba sellada, porque había enviado la tesis meses antes. En consecuencia, el miedo no tenía sentido; lo mejor que podía hacer era esperar en Dios. Pero durante algunos momentos ese pensamiento se mantuvo lejos de mí. Sentí que debía releer el relato de cuando Pedro caminó sobre el agua (Mat. 14:25-33). Me preguntaba si hallaría algo nuevo en ese pasaje tan conocido. Al leerlo, sin embargo, me di cuenta que la experiencia de Pedro –el momento en que se hundió y clamó por ayuda– era una reprobación y un estímulo para mí. Con el permiso de Jesús, Pedro había salido del bote para caminar sobre el agua. No temía ni a la ley de gravedad ni al mar bullicioso. Pero tan pronto se concentró en el viento y las olas, su fe y su cuerpo comenzaron a sucumbir. Me di cuenta de que Dios me estaba hablando a mí, desafiándome a reflexionar en mi travesía hasta el momento y no en la enormidad del desafío que me aguardaba. ¿No había sido su providencia la que me había guiado para comenzar el doctorado seis años antes? Después de todo, vi el aviso que ofrecía una beca cerca de la fecha de cierre. Aunque parecía ser tarde, mi esposa me animó para que preguntara y, providencialmente, recibí la solicitud digital que completé y envié por correo electrónico ese mismo día. Entonces me ofrecieron una beca completa para hacer el doctorado. Dios había abierto esa puerta, justo cuando parecía que todas las puertas se habían cerrado. ¿Cómo podía, entonces,

dudar y temer ahora? Después de todo, al igual que Pedro, había salido del bote al agua siguiendo también la invitación de Dios. Seguro ya de que Dios no me dejaría solo, su presencia y su paz pronto llenaron mi corazón mientras me arrodillaba para orar antes de

ofreciéndonos oportunas perspectivas que nos permiten enfrentar con éxito las situaciones de la vida. Sufrimos gran pérdida cuando olvidamos la conducción y la providencia misericordiosa de Dios por nosotros en el pasado. Es esencial que reflexionemos en nuestra travesía espiritual individual,

La Palabra de Dios es una fuente eternal de sabiduría y ánimo. descansar. Entonces recordé que decenas de amigos y familiares en tres continentes estaban orando por mí. Cuando oramos, también estamos en sintonía con los que están orando por nosotros. Lecciones que aprendí

Al reflexionar en mi encuentro con el temor y el fracaso, aprendí varias lecciones: No está mal tener algunas dudas sobre nosotros mismos, siempre que esto nos lleve a buscar la ayuda divina. Lo contrario es un tipo de religión basada en los esfuerzos personales, que está caracterizada por la autosuficiencia y no siente la necesidad de depender de Dios de manera constante. Aunque el temor es una respuesta natural y emocional ante las circunstancias, puede llevar a la desesperación, «paralizando» a su víctima y por consiguiente socavando su fe en Dios. La educación y la experiencia son esenciales en muchas áreas, pero a menudo son insuficientes para ayudarnos a superar algunos de los desafíos de la vida. Solo un Poder que nos trasciende puede brindarnos apoyo suficiente en tales ocasiones. La Palabra de Dios, la Biblia, es una fuente eterna y fidedigna de ánimo y sabiduría. Los pasajes familiares de las Escrituras a menudo cobran vida,

porque esto aumenta nuestra fe y valor para enfrentar el futuro. Estos son los días en que puede decirse que «los hombres quedarán sin aliento por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra» (Luc 21:26). Y por cierto, Jesús se estaba refiriendo a algo más importante que dar o aprobar un examen. Muchos son acosados por temores a las inundaciones y los terremotos, la pandemia del SIDA, la posibilidad de un futuro económico incierto o la pérdida del trabajo. El antídoto para semejante temor y ansiedad es el don de la paz que solo Dios puede dar. Esa paz puede ser nuestra cuando permitimos que Jesús habite en nuestro corazón, y confiamos en las promesas que ya ha cumplido, como la que dice: «Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti» (Isa. 43:2). ■

Victor Samwinga es

profesor de la Universidad de Northumbria, Reino Unido, es escritor independiente y predicador laico. Junto con su esposa Lynn tienen tres hijos.

Julio 2011 | Adventist World

15


N O TA D E TA PA

Por qué

creo en la

vıda

ETE NA William G. Johnsson

L

os seres humanos se sienten cada vez más como un trozo de madera que flota a la deriva en un océano insondable. Tras ellos yace la eternidad de la nada, de la cual, por pura casualidad, emergieron hace millones de años. Frente a ellos está la eternidad de la nada hacia donde se dirigen después de breves años de vida. ¿Vida después de la muerte? ¡Ni soñarlo! Solo vivirán a través de sus hijos, nietos y descendientes. Pero yo creo en una vida futura. Creo que mi historia no termina con mi último aliento. Creo que esta vida es tan solo el comienzo. Lo mejor está por llegar. Mi creencia es mucho más que un deseo o una esperanza. En efecto, se apoya en cinco fundamentos:

EL PRIMER FUNDAMENTO:

Dios, no la casualidad

Mi pasado no es resultado de la casualidad, y mi futuro tampoco. En el musical La novicia rebelde, María entona una melodía que dice «nada viene de la nada, eso sería imposible». Nuestra razón se hace eco de ese sentimiento. Este mundo –con su increíble complejidad de ecosistemas, ritmos y estaciones, sus innumerables formas de vida en agua, tierra y aire– no es fruto de la casualidad. Lo mismo se aplica a nosotros los humanos, y a nuestras complejidades de cuerpo, mente y espíritu. Este vasto universo de estrellas, planetas, supernovas, quarks y agujeros negros es mucho más que «nada». La nada no pudo generarlo. El renombrado cosmólogo Stephen Hawking sostiene que el universo puede haberse originado de dos maneras:

16

Adventist World | Julio 2011

la gravedad o Dios. Pero eso nos lleva a preguntarnos: ¿De dónde vino la gravedad? ¿Por qué no proponer a Dios como la fuente de todo? Al observar la eternidad pasada, las opciones respecto de los orígenes se reducen a solo dos posibilidades: el naturalismo o el sobrenaturalismo. El primero afirma que todo lo que existió, existe o existirá se debe a la operación de leyes que conforman la trama misma del universo. No existe nada fuera de la naturaleza; suprime a Dios y a los milagros, porque alcanza con la naturaleza. Pero este enfoque no responde el hecho más básico: el universo existe. Nosotros existimos. ¿Cómo comenzó todo? En los últimos cincuenta años muchos astrónomos y cosmólogos han pasado a rechazar una explicación puramente naturalista de los orígenes. Sus estudios de probabilidad los llevan a concluir que el universo está coordinado con tanta perfección que las probabilidades están abrumadoramente a favor de la intervención divina. Acaso el ejemplo más notable de este cambio se encuentre en el destacado filósofo Antony Flew. Durante el siglo XX defendió el ateísmo, y se opuso a la existencia de Dios en diversos libros, artículos y conferencias. Sin embargo, siempre dijo que estaba abierto a las evidencias, y estas finalmente lo llevaron a abandonar su postura atea. En el libro There Is a God: How the World’s Most Notorious Atheist Changed His Mind [Hay un Dios: Cómo el ateo más influyente del mundo cambió de opinión] (HarperOne, 2007), Flew concluyó que «las leyes de la naturaleza y la vida, con su organización teleológica, y la existencia del universo, solo pueden explicarse a la luz de una Inteligencia que explique su propia existencia


Es mucho más que una vana ilusión. y la del mundo […]. [La evidencia] me ha llevado a aceptar a un ser de existencia autónoma, inmutable, inmaterial, omnipotente y omnisciente» (p. 155). Cuando Flew se refiere a la «organización teleológica» de la vida, tiene en mente el sentido de propósito que subyace al cosmos. Un Diseñador lo colocó allí y lo lleva hacia una meta y yo, como parte del cosmos, comparto el propósito del Diseñador. Mis orígenes no son casuales, sino que se basan en Dios. En consecuencia, mi futuro no es casual, sino que descansa en Dios. Hay otra vida después de esta.

EL SEGUNDO FUNDAMENTO:

La música

De todos los hallazgos que nos transportan más allá de nosotros, no hay nada más poderoso que la música. Aunque puede ser usada para alimentar nuestros bajos instintos, su empleo correcto nos eleva al trono mismo de Dios. La música es misteriosa. Aunque no tiene relación necesaria con el mundo, está profundamente arraigada en nuestra naturaleza humana. Surge en la infancia, y ocupa un lugar central en todas las culturas. El famoso neurólogo Oliver Sacks llama a esta propensión «musicofilia». En el libro que lleva ese título, cita a Charles Darwin sobre el enigma del origen de la música: «Dado que ni el placer ni la capacidad de producir notas musicales son facultades de alguna utilidad para el hombre […], tienen que ser considerados entre los más grandes misterios en su poder».1 La evolución no puede explicar nuestra devoción por la música, pero la Biblia puede hacerlo, porque nos dicen que la

música estuvo presente en el comienzo de la creación, cuando «alababan juntas todas las estrellas del alba» (Job 38:7). Y también estará presente cuando se resuelva el gran conflicto entre Cristo y Satanás, y los redimidos entonen el cántico de Moisés y del Cordero, y todo el cielo prorrumpa en melodías de alabanza y acción de gracias (Apoc. 15:2-4; 7:9). Mientras tanto, la música puede ser nuestra compañía constante, porque nos eleva y alegra el corazón. William Congreve lo expresó así: «La música calma a la bestia salvaje, suaviza las rocas y endereza el roble nudoso». Aunque sea inaudible, sigue resonando en nuestros oídos. No puedo imaginar la vida sin música. Este don divino es una parte esencial de mí. Impulsa mi ser, garantizándome que soy hijo de Dios y que él anhela que yo viva en su presencia para siempre, lleno de las melodías del cielo.

EL TERCER FUNDAMENTO:

La justicia

Al igual que la música, el sentido de justicia es esencial para el ser humano. Cuando alguien carece de un sentido del bien y el mal, decimos que es un enfermo mental. Lo

William G. Johnsson es ex editor de las

revistas Adventist Review y ADVENTIST WORLD.

Julio 2011 | Adventist World

17


Esta vida es solo el comienzo. Lo mejor está por llegar.

llamamos psicópata. La justicia tampoco puede ser explicada plenamente en términos naturalistas. Entendemos y sentimos la justicia porque fuimos creados a imagen de Dios, y Dios es justo. «El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?», preguntó Abrahán (Gén. 18:25). Así es. Si Dios es un ser inconstante y no podemos confiar en que hará justicia, estamos en problemas. El caos moral está a la orden del día, y cada uno se comporta a su antojo. Pero, como enfatiza la Biblia, Dios es fiel y su carácter no cambia: podemos dar por sentado que siempre hará lo correcto. En nuestro mundo quebrantado, la justicia escasea. La vida no es justa. Con frecuencia, los que tienen dinero escapan el juicio mientras que a los pobres, los marginales y extranjeros se les niega la justicia. El Señor del universo, el Santo, registra cada injusticia. El que ordenó a su pueblo que fuera justo y honesto en todo momento y que defendiera al pobre, al huérfano y al extranjero (Deut. 24:17) no permitirá que indefinidamente continúe este estado de «la verdad está en el cadalso y el mal entronizado». Por el contrario, «ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó» (Hech. 17:31). Creo en una vida futura porque la justicia lo exige: tiene que haber un juicio final. No solo lo exige mi sentido de justicia: también lo manda la naturaleza justa de Dios. Es por ello que el libro de Daniel describe una gran escena de juicio en la cual «vino el Anciano de días, y se hizo justicia a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino» (Dan. 7:22).

18

Adventist World | Julio 2011

E L C UA R T O F U N DA M E N T O :

Indicios de eternidad

Para la persona de fe, el cielo desciende aun en esta vida para darnos un anticipo de lo que vendrá: «¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios», exclama el apóstol Juan (1 Juan 3:1, NVI).2 Y sigue diciendo: «¡Y lo somos!» (vers. 1) Los escépticos y los incrédulos pueden argumentar contra la existencia de Dios y la vida eterna, pero para los que hemos aceptado a Jesús como Salvador y Señor, esto no significa nada. Tenemos en nosotros la respuesta: el mismo Jesús. La misma carta de 1 Juan expresa una y otra vez: «Sabemos […]. Sabemos […]. Sabemos […]». Esa seguridad alcanza el punto culminante hacia el final de la epístola: «Sabemos que el que ha nacido de Dios no está en pecado: Jesucristo, que nació de Dios, lo protege, y el maligno no llega a tocarlo. Sabemos que somos hijos de Dios, y que el mundo entero está bajo el control del maligno. También sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento para que conozcamos al Dios verdadero. Y estamos con el Verdadero, con su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la vida eterna» (1 Juan 5:18-20, NVI). Ya en esta vida Dios nos da indicios de la eternidad. Pero lo mejor será cuando Jesús vuelva y lo veamos cara a cara: «Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es» (1 Juan 3:2, NVI).


EL QUINTO FUNDAMENTO:

Jesús

Entre los incontables millones de niños nacidos en este planeta, uno se destaca sobre todos. Jesús de Nazaret, hijo de María, es el hombre de los siglos. Aunque Jesús nació en circunstancias humildes y murió joven, se lo considera la persona más influyente que haya vivido. Su vida de servicio amable y compasivo por los demás, y sus enseñanzas simples pero profundas, comunes pero eternas, han inspirado y siguen inspirando a un vasto número de hombres y mujeres que lo aceptan como el Hijo de Dios. Jesús vivió una vida que, aunque estaba arraigada en esta tierra, miraba constantemente el más allá. Habló de su existencia antes de su nacimiento, y de regresar al Padre cuando su tiempo se cumpliera. Se vio a sí mismo con una sola misión: revelar cómo es Dios y buscar y salvar a los perdidos. Enseñó y vivió las buenas nuevas del amor y la aceptación de Cristo por todos, y en especial por los pobres y marginales. El movimiento que surgió a su alrededor pronto amenazó a las autoridades religiosas, que se complotaron para librarse de él. Se salieron con la suya: un viernes por la mañana Jesús fue clavado en una cruz. A la tarde murió, y su cuerpo fue colocado en una tumba cavada en la roca. Su movimiento debería haberse desintegrado, y su nombre tendría que haberse perdido en la historia. Pero algo asombroso sucedió: ¡su cuerpo desapareció! Una gran

piedra cubría la tumba y los guardias estaban atentos; sin embargo, su cuerpo desapareció. Un hecho que hasta el día de hoy no tiene una explicación naturalista satisfactoria. Entonces, casi inmediatamente, comenzaron a circular informes de que estaba vivo. Jesús apareció ante sus más íntimos colaboradores en varias ocasiones, ante pocos o muchos. Ellos lo vieron, lo oyeron, lo tocaron; comió con ellos. Estaban absolutamente convencidos de que era el mismo Señor que habían conocido antes del Calvario. Y salieron a proclamar cerca y lejos, hasta alcanzar los confines de la tierra: ¡Jesús se ha levantado de los muertos! Los primeros registros del cristianismo, los documentos del Nuevo Testamento, vibran con la certeza de que Jesús conquistó la muerte. Varios de ellos fueron escritos por el apóstol Pablo, que no perteneció a los doce discípulos, pero a quien Jesús se apareció pocos años después de haber resucitado. Pablo resumió las buenas nuevas de esta manera: «Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, […] fue sepultado, […] resucitó al tercer día según las Escrituras» (1 Cor. 15:3, 4, NVI). Una palabra captura la esencia de Jesús: la vida. «En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad» (Juan 1:4, NVI). «El que cree en el Hijo tiene vida eterna» (Juan 3:36, NVI). «Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia» (Juan 10:10, NVI). La vida que Jesús ofrece es eterna tanto en calidad como en duración. Comienza ahora, cuando «lo recibimos» (Juan 1:12, NVI), porque pasamos de muerte a vida; porque estamos unidos a él, viviremos para siempre con él después de que este breve tiempo en la tierra llegue a su fin. Él nos asegura: «Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás» (Juan 11:25, 26, NVI). Acaso usted diga: «¡Palabras y más palabras! ¿Quién puede decir si esto es así?» Lo cierto es que podemos saberlo. Porque Jesús vive, podemos conocerlo. Puede ser nuestro Salvador, Señor y Amigo. Escuchemos otra vez a Pablo: «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí» (Gál. 2:20). Jesús es la razón última y más importante por la que creo en una vida después de esta. Somos criaturas de polvo, pero fuimos hechos para las estrellas. La eternidad late en nuestros corazones; fuimos creados a imagen de Dios y él nos quiere llevar a su hogar. Si no aceptamos su ofrecimiento, el cielo sufrirá una gran pérdida. Nuestro lugar quedará vacío en la gran mesa del banquete y lamentaremos lo que podría haber sido. Querido amigo, esta vida no es todo, hay vida en el más allá. Dentro de nosotros ya podemos sentir su música, percibir su atracción. Jesús, el Señor resucitado, nos llama al hogar. ■ Oliver Sacks, Musicophilia: Tales of Music and the Brain (Vintage Books, 2007), p.x. Las citas bíblicas han sido tomadas de la Nueva Versión Internacional Copyright © 1979, 1999 por Biblica, Inc. Usada con permiso. Todos los derechos reservados. 1 2

Julio 2011 | Adventist World

19


C R E E N C I A S

F U N D A M E N T A L E S

L

a calcomanía del vehículo proclamaba: «Los cristianos no son perfectos, tan solo perdonados». Cuando la leí, me sentí intrigado. ¿Somos en realidad «tan solo perdonados»? Esa definición teológica en realidad hacía dos afirmaciones, ambas verdaderas. Ningún ser humano (con excepción de Jesús) es perfecto. Es verdad también que Dios ofrece perdón gratuito sin excepción a todos los que aceptan a Jesús como Salvador. Pero me parecía que faltaba algo al mensaje de la calcomanía, en especial si lo acabamos de leer en un automóvil que nos cerró el paso con rudeza. ¿Es realmente «ser perdonado» lo único que identifica a una persona como cristiana, o lo único que importa en la vida cristiana? La Biblia parece señalar otros elementos. Recordemos Juan 10:10, que nos dice que Jesús vino a esta tierra y murió no solo para darnos perdón sino también vida, y vida en abundancia. En ese caso, la diferencia entre un cristiano y un no cristiano debería ir más allá del hecho de ser perdonados. Tendría que existir una diferencia notable en la clase de «vidas» que tienen, ¿no le parece?

NÚMERO 24

Los

tan solo

perd

cristianos no El ministerio

La respuesta que demos a estos interrogantes se relaciona en gran medida con nuestra comprensión del ministerio de Cristo en el Santuario celestial. Más que encargarse de nuestros pecados

Algunos creen que Jesús es tan solo el jefe de un muy eficiente sistema de desecho de los pecados del universo, que se encuentra en el Santuario celestial. ¡Jesús es mucho más que eso! Deshacerse de los residuos es esencial

para la supervivencia humana. Los gobiernos gastan grandes sumas de dinero para recolectar, transportar, procesar y reciclar o deshacerse de los desperdicios porque entienden que eso es esencial para la preservación del medio ambiente y la salud de sus ciudadanos. Dios también entendió desde el mismo comienzo que el pecado destruye la vida. Es por ello que, antes de la creación del universo, trazó un plan para que, de surgir, pudiera librarse del pecado para

El

ministerio de Cristo en el

S a n t ua r i o c e l e s t i a l

Hay un santuario en el cielo, el verdadero tabernáculo que el Señor erigió y no el hombre. En él Cristo ministra en nuestro favor, para poner a disposición de los creyentes los beneficios de su sacrificio expiatorio ofrecido una vez y para siempre en la cruz. Llegó a ser nuestro gran Sumo Sacerdote y comenzó su ministerio intercesor en ocasión de su ascensión. En 1844, al concluir el período profético de los 2300 días, entró en el segundo y último aspecto de su ministerio expiatorio. Esta obra es un juicio investigador que forma parte de la eliminación definitiva del pecado, representada por la purificación del antiguo santuario judío en el día de la expiación. En el servicio simbólico, el santuario se purificaba mediante la sangre de los sacrificios de los animales, pero las cosas celestiales se purificaban mediante el perfecto sacrificio

20

Adventist World | Julio 2011

de la sangre de Jesús. El juicio investigador pone de manifiesto frente a las inteligencias celestiales quiénes de entre los muertos duermen en Cristo y por lo tanto se los considerará dignos, en él, de participar de la primera resurrección. También aclara quiénes están morando en Cristo entre los que viven, guardando los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y por lo tanto estarán listos en él para ser trasladados a su reino eterno. Este juicio vindica la justicia de Dios al salvar a los que creen en Jesús. Declara que los que permanecieron leales a Dios recibirán el reino. La conclusión de este ministerio de Cristo señalará el fin del tiempo de prueba otorgado a los seres humanos antes de su segunda venida. (Heb. 8:1-5; 4:14-16; 9:11-28; 10:19-22; 1:3; 2:16, 17; Dan. 7:9-27; 8:13, 14; 9:24-27; Núm. 14:34; Eze. 4:6; Lev. 16; Apoc. 14:6, 7; 20:12; 14:12; 22:12).


son perfectos,

onados

Félix H. Cortez

de Cristo en el Santuario celestial siempre (1 Ped. 1:20). Es lo que denominamos el plan de salvación, y los tres miembros de la Deidad participaron plenamente en el proceso. Dios, sin embargo, no solo está interesado en recolectar y desechar nuestros desperdicios morales. No lo satisface ser tan solo el camión de la basura que pasa día por medio para ocuparse de nuestros pecados. Dios quiere erradicar el pecado. Es por eso que el ministerio de Jesús en el Santuario celestial ofrece no solo el perdón sino la posibilidad de una nueva vida revestida del poder divino. Nuevas bendiciones del pacto

El propósito del ministerio de Jesús en el Santuario celestial es garantizar que recibamos los beneficios de su sacrificio en nuestro favor. Ese propósito solo se cumple cuando, después de haber sido librados de la penalidad del pecado, somos también librados de la esclavitud de Satanás. Esas libertades están garantizadas por el reinado de Cristo a la diestra de Dios. Los gobiernos de este mundo protegen varios derechos individuales. El segundo párrafo del preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada en 1948, destaca cuatro libertades: libertad de palabra, de creencias, de la miseria y el temor, que es «proclamada como la

aspiración más elevada». El sacrificio de Jesús tuvo el propósito de proteger el derecho humano de ingresar en un nuevo pacto con Dios. Hebreos dice que como Sumo Sacerdote del Santuario celestial, Jesús llegó a ser el «fiador» (7:22) o «mediador de un mejor pacto» (8:6, 7). El nuevo pacto garantiza o promueve cuatro cosas: (1) Dios pondrá sus leyes en nuestra mente; (2) él será nuestro Dios; (3) todos conocerán a Dios; y (4) Dios perdonará nuestros pecados (Heb. 8:8-12). Ezequiel se refiere a las promesas de ese pacto de manera reveladora (véase Eze. 36:26, 27). Además de poner la ley en nuestro corazón (Jer. 31:33), Dios promete poner su Espíritu en nuestra vida. Ambas promesas se refieren a diferentes aspectos de la misma realidad. Al darnos su Espíritu, Dios nos da el poder de obedecer sus leyes (Rom. 8:1-4). Esas garantías nos liberan de la esclavitud al diablo e impiden que sigamos siendo sus esclavos.

de todo» (Heb. 1:2) y soberano del nuevo pueblo de Dios. Así como los países se benefician de tener un buen gobierno, los creyentes se benefician del gobierno de Cristo, porque reciben los beneficios de las victorias de Cristo sobre sus enemigos. Por ello, cuando Jesús pide bendiciones para nosotros, no está pidiendo al Padre un favor, sino reclamando los beneficios de su victoria para compartirlos con nosotros. Es por ello que Hebreos dice que necesitamos acercarnos con confianza al trono de Dios (4:16) y «en plena certidumbre de fe» (10:22). Puede que tengamos dudas sobre nuestra valía, pero jamás sobre la valía de Cristo. Aun así, no todos pueden acercarse a Dios con confianza. Solo los seguidores de Jesús se benefician de las garantías del gobierno de Cristo. Esto nos ayuda a entender un importante aspecto de la vida cristiana. Lo que determina nuestra idoneidad para recibir los beneficios del nuevo pacto no es nuestra capacidad de vencer el mal (Jesús ya lo ha hecho) sino nuestra fidelidad a Cristo. El punto esencial no es saber cuán fuerte soy, sino cuánto amo a Jesús. Cuando reflexiono en el ministerio de Cristo, no puedo sino pensar en lo contradictorio de nuestra situación. Tenemos promesas tan ricas y vivimos de manera tan lamentable. Deberíamos reclamar ahora mismo esas promesas. Me gusta como lo expresa Elena White: «Con la fe perseverante de Jacob, con la persistencia inflexible de Elías, podemos presentar nuestras peticiones al Padre, solicitando todo lo que ha prometido. El honor de su trono está empeñado en el cumplimiento de su palabra» (Profetas y reyes, p. 116). ■

Con plena confianza

Dios nos ofrece las garantías del nuevo pacto no porque sea nuestro derecho inalienable. Hemos renunciado a esos derechos cuando rechazamos su gobierno. Pero estos beneficios son un derecho inalienable de Jesús. Por su victoria, ha sido designado «heredero

Felix H. Cortéz es profesor de Nuevo Testamento y secretario académico de posgrado en la Universidad de Montemorelos, México. Julio 2011 | Adventist World

21


D E S C U B R I R

E L

D O N

D E

P R O F E C Í A

H

ace cien años, Elena White publicó la versión final de lo que muchos consideran es su libro más importante. «Estoy más ansiosa de ver una amplia circulación de este libro que de cualquier otro que yo haya escrito porque en El conflicto de los siglos, el último mensaje de amonestación al mundo es dado en forma más distinta que en cualquier otro de mis libros».1 El libro comenzó con una visión de dos horas que interrumpió un funeral en 1858.2 La primera descripción de esa visión tenía solo 219 páginas de 8,9 cm x 14 cm y llevaba el título Dones espirituales: El gran conflicto entre Cristo y sus ángeles, y Satanás y sus ángeles. Algunos podrían preguntarse por qué escribió esa versión tan abreviada y entonces la fue expandiendo en repetidas ocasiones durante cincuenta años.

El

conflicto de los sıglos

Jerry Moon

Un clásico cumple

Debido a la urgente necesidad del mensaje, se apresuró para que sus primeros libros llegaran a la prensa a pesar de algunas imperfecciones. Como se lo explicó a Urías Smith, editor de la Review, «Se me mostró hace años que no deberíamos dilatar la publicación de la importante luz que se me ha dado porque no esté preparada a la perfección […]. Se me mostró que debía presentar ante las personas de la mejor manera posible la luz recibida; y que entonces, a medida que recibiera mayor luz y usara el talento que Dios me había dado, tendría mayor capacidad para escribir y hablar. Habría de mejorar, perfeccionándolo todo lo posible, para que pudiera ser aceptado por las mentes instruidas».3

cien años

a una edición de 492 páginas, que en comparación era cuatro veces más extensa que el libro original. Poco después de la publicación de la edición 1884, la señora White pasó dos años en Europa (1885-1887). Al visitar los sitios históricos de la Reforma, decidió volver a escribir para que el libro fuera más atractivo para el público en general, y para mostrar la continuidad entre la Reforma Protestante del siglo XVI y el movimiento adventista. Escribió unas 190 páginas de material nuevo para la edición de 1888, lo que llevó El conflicto de los siglos a su tamaño final de 678 páginas en inglés. Cuando los editores le informaron en 1910 que las planchas de impresión de la edición 1888 estaban tan gastadas que había que volver a componer los tipos, ella decidió revisar y mejorar una vez más el libro.4

Ediciones posteriores

Durante los siguientes veinte años, Elena White escribió cinco libros más sobre historia bíblica, pero no fue sino hasta 1884 cuando expandió la cobertura de la historia postbíblica

22

Adventist World | Julio 2011

Uso de fuentes históricas

Un tema significativo de la edición 1911 fue el cambio de las normas literarias. En el siglo XIX, en los Estados F O T O G R A F Í A S :

C O R T E S Í A

D E L

PAT R I M O N I O

W H I T E


Unidos era común que los escritores seculares y religiosos reprodujeran libremente material de otros autores, con o sin referencias.5 Sin embargo, para adaptarse a las normas más estrictas del siglo XX, Elena White ordenó a sus asistentes editoriales que rastrearan e identificaran las fuentes de todas las citas de la edición 1888. Al hacerlo, sus ayudantes descubrieron que algunas citas eran fáciles de encontrar y verificar, pero otras no. Entonces, ella les dijo que reemplazaran las citas históricas de libros que ya no se publicaban por fuentes que fueran más accesibles, para que los lectores que así lo quisieran pudieran constatar sus afirmaciones en las bibliotecas públicas.6 Elena White quedó muy conforme con la nueva edición y le dio su decidida aprobación.7 Sin embargo, ese trabajo editorial en una obra que los adventistas consideraban inspirada hizo que surgieran preguntas sobre la relación entre sus visiones y el uso de las fuentes históricas. En una declaración aprobada específicamente por su madre, su hijo Guillermo White explicó: «Lo que ella ha escrito son descripciones de pantallazos de imágenes y de otras representaciones dadas [en visión]. Al […] describir […] lo que vio, ha usado claras y apropiadas declaraciones históricas para que el lector entienda bien las cosas que está tratando de presentar. Cuando era niño, escuché cuando le leía a mi padre La historia de la Reforma, de D’Aubigné […]. Ha leído otros libros históricos sobre la Reforma. Esto la ha ayudado a ubicar y describir muchos de los acontecimientos que le fueron mostrados en visión».8 Una experiencia de los años de Elena y su hijo Guillermo en Europa ilustra este punto. Guillermo recuerda que un sábado, en Basilea, «mientras le leía a mamá [la Historia del protestantismo de Wylie], ella me interrumpió y me dijo lo que seguía en las páginas siguientes, y otras cosas que ni estaban en el libro. Dijo ella: “Jamás las leí, pero esa escena me fue presentada una y otra vez”».9 Soprendido, Guillermo le preguntó: «¿Por qué no lo incluiste en el libro [El conflicto de los siglos?]» Ella respondió: «No sabía dónde ponerlo». A partir de esto Guillermo entendió que si bien sus escritos históricos se basaban en visiones, ella había usado obras históricas para identificar las conexiones geográficas y cronológicas de los eventos presenciados en visión.10

nota al pie que dice: «Este capítulo fue compilado por C. C. Crisler y H. H. Hall, y fue insertado en este libro con la aprobación de la autora».11 Aún mayores resultados

Se han impreso millones de ejemplares del libro, pero según su autora, sus resultados más grandes están en el futuro. «Los resultados de la circulación de este libro no han de juzgarse por lo que ahora se ve –escribió Elena White–. Leyéndolo, algunas almas serán despertadas y tendrán valor para unirse de inmediato con los que guardan los mandamientos de Dios. Pero un número mucho mayor que lo lea no tomará su decisión hasta que vea que los propios acontecimientos que han sido predichos están ocurriendo. El cumplimiento de algunas de las predicciones inspirará fe de que otros también ocurrirán, y cuando la tierra sea alumbrada con la gloria del Señor, en la hora final, muchas almas harán su decisión con respecto a los mandamientos de Dios como resultado de este instrumento».12 El conflicto de los siglos es único en su clase, porque constituye una conmovedora exposición de los fundamentos de la fe adventista. Se encuentra disponible en muchos idiomas y formatos, que en inglés incluyen ediciones condensadas, abreviadas y simplificadas. ■ Elena White, Carta 281, 1905, en El colportor evangélico, p.176. Elena White, Spiritual Gifts, vol. 2, pp. 265, 266; Arthur L. White, Ellen G. White: The Early Years (Washington, D.C.: Review and Herald, 1985), vol. 1, pp. 367, 368. 3 Elena White a Urías Smith, 19 de febrero de 1884 (Carta 11, 1884). 4 Arthur L. White, Ellen G. White: The Later Elmshaven Years (Washington, D.C.: Review and Herald, 1982), vol. 6, pp. 302-337. 5 George Callcott, History in the United States, 1800-1860 (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1970), pp. 134-136, citado en R. W. Olson, One Hundred and One Questions on the Sanctuary and on Ellen White (Washington, D.C.: Ellen G. White Estate, 1981), pp. 66, 67; véase también Francis D. Nichol, Ellen G. White and Her Critics (Washington, D.C.: Review and Herald, 1951), pp. 406, 407, citado en Jerry Moon, «Who Owns the Truth? Another Look at the Plagiarism Debate», Ellen G. White and Current Issues Symposium (Berrien Springs, Mích.: Center for Adventist Research, Universidad Andrews, 2005), vol.1, pp. 46-71. 6 Por detalles, véase Arthur L. White, Ellen G. White, vol. 6, pp. 302-321; «W. W. Prescott and the 1911 Edition of The Great Controversy», Documento del Patrimonio White, (Center for Adventist Research, Universidad Andrews, 1981); también disponible en línea en www.whiteestate.org; véase también Guillermo White, «The Great Controversy—1911 edition», Apéndices A y B en Elena White, Mensajes selectos, t. 3, pp. 494-514. 7 Elena White a F. M. Wilcox, 25 de julio de 1911 (Carta 56, 1911), reproducido en Arthur. L. White, Ellen G. White, t. 6, p. 336. 8 Guillermo White a «Our General Missionary Agents», 25 de julio de 1911. La aprobación que dio Elena White se encuentra en Elena White a F. M. Wilcox, 27 de julio de 1911 (Carta 56, 1911). 9 Guillermo White, «The Visions of Ellen G. White», 17 de diciembre de 1905, p. 4, Documento del Patrimonio White. 10 Ibíd.; véase también Jerry Moon, W. C. White and Ellen G. White: The Relationship Between the Prophet and Her Son (Berrien Springs, Míchigan: Andrews University Press, 1993), pp. 427-431. 11 Arthur L. White, Ellen G. White, vol. 6, p. 337. Clarence C. Crisler era el principal asistente literario de Elena White en esa época, y Harry Harvey Hall era un gerente de la Pacific Press. 12 Elena White, El colportor evangélico, pp. 178, 179. (La cursiva es mía). 1 2

Edición especial en español

Durante la traducción de El conflicto de los siglos al español, alguien mencionó que no se hacía mención a la Reforma en España. Cuando se le comentó a Elena White de esta omisión, ella pidió a sus ayudantes que compilaran un capítulo adicional para la edición en español. Como resultado, la edición en español tiene un capítulo más que en inglés. El capítulo 13, titulado «El despertar en España», tiene una

Jerry Moon enseña Historia Eclesiástica

en el Seminario Teológico Adventista de la Universidad Andrews, en Berrien Springs, Míchigan, Estados Unidos.

Julio 2011 | Adventist World

23


Stephen Chavez S E R V I C I O

A D V E N T I S T A

El

U

camino hacia la

iluminación

na cosa es comparar textos bíblicos cuando dialogamos con alguien que cree que la Biblia tiene autoridad. Pero, ¿qué decir cuando la persona que dialoga con nosotros sobre temas espirituales no cree que la Biblia sea inspirada? Ese es el desafío que enfrenta Scott Griswold, director del Centro de Estudios Budistas de la iglesia, con sede en Tailandia. Y aunque Griswold y los que trabajan en conexión con él están mayormente en países del sudeste asiático donde la mayoría de la población es budista (Tailandia, Birmania, Camboya, China, Sri Lanka, Vietnam, etc.), la filosofía budista está cada vez más presente en las sociedades occidentales.

¿Qué tienen para compartir los adventistas con los casi mil millones de budistas del mundo?

Aceptaron el desafío

El Centro de Estudios Budistas es consecuencia directa del plan de Misión Global votado en el Congreso de la Asociación General 1990. Los delegados al congreso reconocieron la necesidad de llevar el evangelio a los lugares del mundo donde no está presente la cosmovisión cristiana, y dieron el mandato que significó la creación de cinco centros que enseñan cómo interactuar con los budistas, hinduistas, islamistas, judíos y seculares/posmodernos. Scott Griswold y su esposa Julie han coordinado el trabajo del Centro de Estudios Budistas desde 2002. El matrimonio vive a unos noventa minutos al norte de Bangkok, cerca de Ayutthaya, Tailandia. «Queríamos estar entre los budistas, para poner en práctica lo que enseñamos a otros», dice Griswold. La mayoría de los budistas creen en el karma, la ley de cosechar lo que se

24

Adventist World | Julio 2011

Arriba: TRABAJO DE MENTOR: Enseñar a otros cómo reparar un caño constituye una oportunidad de mostrar la importancia de ser mentores. Izquierda: MOMENTO DE REFLEXIÓN: Scott Griswold, director del Centro de Estudios Budistas, dedica unos momentos para reflexionar sobre los desafíos y oportunidades que implica alcanzar a los budistas para Cristo.


siembra. Griswold señala que el concepto adventista del juicio se enfoca en un Juez de amor que ofrece el perdón y la salvación de la muerte eterna. «Todo lo que los budistas quieren llegar a ser mediante muchas reencarnaciones, Jesús está listo para dárselos por su misericordia y su gracia», dice Griswold. Esto es importante, pero nuestra conexión más profunda con el budismo es que hablamos de un evangelio que no solo perdona sino que transforma la vida. Esto va mucho más allá de la gracia barata que presentan muchos otros cristianos, que enseñan que somos salvos sin que importe lo que hagamos. Nuestra perspectiva del juicio es sustancialmente diferente porque enfatizamos el arrepentimiento y la transformación. Muchos budistas se abstienen de comer carne y del alcohol; una vez más, principios familiares para los adventistas, que brindan una buena conexión. Pero para Griswold, una de las conexiones más especiales se encuentra en el sábado. «Si los invitamos a experimentar el sábado, serán bendecidos por el tan necesario descanso físico y emocional –dice Griswold–. Sus relaciones familiares mejorarán porque dedicarán tiempo a estar juntos en ese día. Podemos invitar a sus familias a que se unan a las nuestras para pasar tiempo en la naturaleza y disfrutar de las lecciones que Dios ha colocado allí. Entonces podemos hablarles poco a poco del Dios Creador». El sábado conecta a los budistas con las ideas de paz y del rechazo al materialismo. Salvando la brecha

No obstante, ¿cómo podemos acercarnos en primer lugar a los budistas? Es raro que ellos asistan a reuniones de evangelización. Pueden asistir a la iglesia cuando los invita un amigo, pero los cultos son tan distintos para ellos que es improbable que lo hagan habitualmente. Según las investigaciones de Griswold, los budistas

responden básicamente a dos cosas: (1) el cuidado por la familia y los amigos, y (2) los relatos de experiencias personales de respuesta a la oración. Es decir que todo se reduce a adoptar el método de Cristo para alcanzar a las personas, según lo describió Elena White: «Solo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: “Seguidme”» (El ministerio de curación, p. 102). Como esta tarea no puede ser llevada a cabo en masa, Griswold reconoció la necesidad de multiplicar los obreros entre los budistas mediante un proceso cuidadoso de hacer discípulos. Y puso en marcha un programa de multiplicación de discípulos. Invitaron a algunas personas de seis países donde el budismo ejerce una gran influencia. Durante tres semanas vivieron en la misma propiedad, estudiando, trabajando, pasando tiempo y orando juntos. «Cubrimos temas tales como: “¿Cómo podemos nosotros llegar a ser discípulos de Jesús?” “¿Cuál es la relevancia de nuestro mensaje para los budistas?” “¿Cómo podemos alcanzar a los budistas?” Gran parte del programa consistió simplemente en enfatizar la dependencia en el Espíritu Santo y lo que eso significa». Aprender a multiplicar fue también un componente principal del tiempo que pasaron juntos. Y es interesante que esto surgió cierto día gracias a la rotura de un caño de agua. Griswold tomó a un voluntario y le mostró cómo reparar el caño. Entonces le dijo que le mostrara a un segundo voluntario cómo repararlo, y este a su vez le mostró el proceso a un tercero. «Pasamos por un proceso en el que cuatro generaciones transmitieron algo, y la última persona reparó el caño. Para mí, eso es lo que a menudo se nos escapa en nuestra iglesia –dice Griswold–. Sabemos cómo enseñar, cómo predicar,

cómo instruir. Pero no sabemos cómo discipular de una manera que se produzca la multiplicación». Griswold espera que los líderes, pastores y laicos que completen este proceso puedan estar mejor equipados para preparar a otros para alcanzar a los budistas. Está buscando gente que esté enfocada en Cristo y tenga el poder del Espíritu Santo. Discípulos convertidos y consagrados que sean líderes de familias llenas de amor. Quiere líderes siervos que puedan ayudar a satisfacer necesidades reales y tangibles, y gente que pueda usar historias y experiencias personales para comunicar las verdades bíblicas. Lo que es más importante, busca mentores que puedan movilizar y preparar a otros obreros. Griswold señala que después de más de cien años en Tailandia, la Iglesia Adventista solo tiene unos trece mil miembros en un país de casi setenta millones de habitantes. «Tenemos una sólida obra educacional y médica –dice–. Pero aún es raro ver que un número significativo de personas acepte a Cristo. Es un inmenso campo misionero». Esto se aplica también a otros países del sudeste asiático, en especial a los millones de budistas en la China, Japón y Corea. Griswold cree que Dios está por transformar esta situación. Ansía de todo corazón que los adventistas de todo el mundo contribuyan orando por los budistas y aprendiendo de qué manera llegar hasta ellos. ■ Si desea más información sobre el Centro de Estudios Budistas de Misión Global y recibir el boletín electrónico Prayers Among Buddhists [Oraciones entre los budistas], visite www.BridgesForMinistry.org.

Stephen Chavez es jefe de redacción de ADVENTIST WORLD. Julio 2011 | Adventist World

25


P R E G U N TA S B Í B L I C A S

la armonía cósmica universal e inalterable. La erradicación del sufrimiento y la muerte se expresa de maneras que expecado en la tierra nueva? cluyen su resurgimiento (Apoc. 21:4). Los redimidos «nunca más» saldrán del templo de Dios (Apoc. 3:12), no tendrán a pregunta que usted hace no es tan simple como parece. hambre ni sed (Apoc. 7:16) y sus nombres jamás serán Si la respuesta es negativa, entonces tenemos que borrados del libro de la vida (Apoc. 3:5). Dios y el Cordero ocuparnos del tema del libre albedrío. Si es positiva, serán alabados «por los siglos de los siglos» (Apoc. 5:13), y entonces el problema es que el sacrificio de Cristo no fue lo Cristo y su pueblo reinarán para siempre (Apoc. 11:15; 22:5; suficientemente poderoso para solucionar de una vez y para véase Dan. 7:14). «No habrá más maldición» (Apoc. 22:3; siempre el problema del pecado. El universo existiría bajo la cf. Nah. 1:9). No hay un solo texto bíblico que sugiera o sombra de otro conflicto inevitable. Bajo tales circunstancias, siquiera dé a entender que la nueva creación de Dios podría ¿podrían los seres inteligentes realmente disfrutar del cielo? A ser arruinada una vez más por el pecado. manera de respuesta, expre3. La seguridad en la cruz saré dos cosas que afirmamos y la libertad humana: Mi con claridad y, sobre esa base, sugerencia es que la cruz de haré algunos comentarios. Cristo inoculó al universo 1. El fin de Satanás, los contra un resurgimiento pecadores y el pecado: El del pecado. La expiación originador del pecado no es resolvió el problema cósmico eterno, y su reino tampoco; del pecado, y tiene el poder ambos tendrán un fin, que suficiente para impedir otro se producirá cuando Sataconflicto cósmico. Fue el nás lleve a cabo su ataque propósito divino «reunir final contra Dios y su puetodas las cosas en Cristo blo, y el fuego lo consuma […], así las que están en los (Apoc. 20:7, 10). Este es uno cielos como las que están en Angel Manuel de los acontecimientos más la tierra» (Efe. 1:10). Así lo Rodríguez importantes en la resolución hizo, y seguirá sosteniendo del conflicto cósmico. El todas las cosas en él por la originador del pecado y la eternidad (cf. Col. 1:19). rebelión y el instigador del Después de su resurrección, pecado dejará de existir, sin Cristo subió «al cielo, [y] dejar un vacío en el universo está a la diestra de Dios; y a que otro tenga que llenar. Debido a su corrupción absoluta, la él están sujetos ángeles, autoridades y poderes» (1 Ped. 3:22). presencia de Satanás en el universo es innecesaria. La seguridad futura del universo se basa en el significado de Una vez que el enemigo es borrado del universo, sus la muerte expiatoria de Cristo. De allí que será nuestro tema seguidores –los demonios y seres humanos rebeldes– no de análisis por la eternidad. Todas las criaturas inteligentes quedarán como extensión de su persona y poder. Ellos se someterán voluntaria y permanentemente al Señor como también caerán en el olvido, sin dejar rastro de su existencia resultado de la magnitud y la magnificencia del amor divino y corrupción. Los ángeles caídos enfrentarán a Dios como revelado en la cruz de Cristo. juez en el gran día del juicio, y experimentarán la muerte Elena White expresó: «El plan de salvación, que hará maeterna (cf. Jud. 6; 2 Ped. 2:4). La destrucción de los malvados nifiesta la justicia y el amor de Dios, brinda una salvaguarda también será radical y se llevará a cabo junto con la de eterna contra la deserción de los mundos no caídos, y de los Satanás y sus ángeles caídos (Apoc. 20:7-15). Malaquías que sean redimidos por la sangre del Cordero» (Signs of the expresó bien la idea cuando, al hablar de los malvados, dijo: Times, 30 Diciembre, 1889). ■ «No les dejará ni raíz ni rama» (4:1). Esta cirugía cósmica extrema destruirá permanentemente la anomalía del pecado en todas sus expresiones. 2. El reino eterno de Dios: Con la destrucción del Ángel Manuel Rodríguez, que hasta hace poco era director del enemigo y sus huestes, se restablecerá la soberanía del reino Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Asociación General, de Dios. Se da una visión de un mundo nuevo que asume acaba de acogerse a los beneficios de la jubilación. P R E G U N T A : ¿Surgirá

otra vez la rebelión y el

L

Nunca más!

!

26

Adventist World | Julio 2011


E S T U D I O

B Í B L I C O

El

anto E spír itu S y la

conclusión obra de la

Mark A. Finley

¿Se ha preguntado alguna vez de qué manera se predicará el evangelio al mundo entero antes de la venida de Cristo? El desafío es enorme. El mundo tiene miles de millones de habitantes; ¿cómo podrán ser alcanzados alguna vez con el mensaje de Jesús y la verdad bíblica? Desde el punto de vista humano parece imposible. A pesar de la radio, la televisión, la página impresa e Internet, nuestros recursos humanos son muy limitados para alcanzar a las masas. Pero Dios tiene un plan. Su mensaje de amor y verdad será predicado hasta los confines del mundo. En esta lección estudiaremos el plan de Dios para concluir su obra.

1. En el sermón memorable de Cristo sobre los eventos de los últimos días (Mateo 24), él menciona varios indicios de su regreso. ¿Qué señal final da Jesús a sus discípulos que anunciará que el fin está cerca? «Y será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin» (Mat. 24:14). El

del

será predicado en todo el

.

2.

Antes de ascender al cielo, Jesús les dio a sus discípulos la Gran Comisión e hizo una gran promesa. ¿En qué consistía la Gran Comisión? ¿Cuál fue su promesa? «“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Amén» (Mat. 28:19, 20). «Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra» (Hech. 1:8). La Gran Comisión:

discípulos a todas las

,

[…],

que guarden todas las cosas. La gran promesa: Recibiréis el

cuando haya venido sobre vosotros ; y me seréis

.

La comisión de Jesús de predicar el evangelio a los confines de la tierra va acompañada de su promesa de poder. Dios nos da el poder para que hagamos todo lo que él nos pide. Su gracia siempre es suficiente para la tarea que nos encomienda. Su Espíritu Santo capacita a los que avanzan por fe para compartir el amor de Cristo.

3. ¿De qué manera será terminada la obra de Dios en la tierra? ¿Qué promesas nos da Dios mismo sobre la culminación de su obra? «“No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu”, ha dicho Jehová de los ejércitos» (Zac. 4:6). «Porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra con justicia y prontitud» (Rom. 9:28).

Julio 2011 | Adventist World

27


Dios terminará la obra con

.

Y la terminará con justicia y

.

4.

Si Dios ha de terminar su obra por medio del derramamiento poderoso del Espíritu Santo, ¿qué papel cumplirá su pueblo? «Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía» (Zac. 10:1). «Sembrad para vosotros en justicia, segad para vosotros en misericordia; haced para vosotros barbecho, porque es el tiempo de buscar a Jehová, hasta que venga y os enseñe justicia» (Ose. 10:12). Dios nos invita a pedirle la

.

En Palestina, primero caía la lluvia temprana para hacer que la semilla brotara. La lluvia tardía ayudaba a madurar las cosechas. Sin la lluvia tardía, las cosechas languidecían en los campos. La lluvia tardía era esencial para que la cosecha fuera abundante. Tanto los escritores del Antiguo como del Nuevo Testamento usan el simbolismo de la lluvia para representar el derramamiento del Espíritu Santo (Joel 2:23-29; Sant. 5:7, 8). La lluvia tardía fue derramada sobre la iglesia naciente en Pentecostés para marcar el inicio de la iglesia cristiana. La lluvia tardía será derramada sobre el remanente de Dios en el tiempo del fin para completar la misión de Dios sobre la tierra.

5.

El apóstol Juan vio que el mensaje divino de la verdad para el tiempo del fin era proclamado rápidamente por toda la tierra. Describa a cada grupo que recibe el mensaje. ¿Cuán completa es la proclamación final? «En medio del cielo vi volar otro ángel que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los habitantes de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo» (Apoc. 14:6). El mensaje de Dios será dado a toda y

6.

,

,

. En otras palabras, a

.

¿Qué promesa asombrosa hace Dios sobre la manifestación final de su gloria?

«Porque la tierra se llenará del conocimiento de la Gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar» (Hab 2:14). «Después de esto vi otro ángel que descendía del cielo con gran poder, y la tierra fue alumbrada con su gloria» (Apoc. 18:1). La tierra se

del

de la

de Jehová.

¡Qué predicción maravillosa! La tierra será llena de la gloria de Dios. Su pueblo, lleno del Espíritu Santo, vivirá y proclamará su mensaje de gracia y verdad. Revelarán el amor divino en sus vidas y palabras. El mundo entero verá las demostraciones vivientes de la gracia divina en ellos. Oirán el mensaje de la verdad, que será proclamado de labios encendidos por el amor de Dios y de corazones llenos de su gracia. Ahora es el momento de buscarlo con todo nuestro corazón, para que también nosotros podamos ser parte de esta revelación final de su carácter al mundo.

Nuestro próximo estudio de la Biblia será sobre la vida llena del Espíritu. 28

Adventist World | Julio 2011


Intercambio mundial C A R TA S Sustentabilidad

«Lecciones de dos misiones», de Nancy Weber Vyhmeister (Abril 2011), me resultó muy interesante y destacó una verdad obvia: si uno quiere que un emprendimiento siga adelante, hay que contar con personas que sepan cómo hacerlo. Me gustan mucho esas verdades simples e incuestionables. Como señaló la autora, en el caso de las misiones, se requiere de la participación local en todos los niveles. Cuando los misioneros ya no están, los locales pueden seguir adelante con la obra. Por supuesto, no siempre es así, pero al menos hay buenas posibilidades de continuar con el proyecto. Sin el conocimiento y la experiencia locales, el proyecto está destinado al fracaso. Chris Malan Balwarra Heights, Nueva Gales del Sur, Australia

invertir en sus talentos. Un artículo de Hannah Beech en la revista Time sobre el desastre en Japón, titulado «Rising to the Challenge» (A la altura del desafío, 4 de abril de 2011), refleja sus pensamientos: «¿Pueden los jóvenes salvar a Japón? Después del sismo y el tsunami, están trabajando con ahínco y avergonzando a una dirigencia anquilosada». Si los jóvenes de Japón se sintieron motivados a ayudar después del terremoto, los jóvenes de nuestra iglesia, si se les da la oportunidad, sacudirán la tibieza de muchas iglesias. Tienen conocimientos y habilidades técnicas que nosotros no tuvimos. Hace poco, al asistir a un encuentro de asesoría de jóvenes en Maryland, me sorprendió ver cómo Areli Barbosa, director de jóvenes de la División Sudamericana, se comunicaba por Twitcam con unos jóvenes que estaban en una Semana de Oración. Enviaba mensajes de cinco minutos titulados «Minutos de Esperanza», para preparar a los jóvenes para el proyecto «Amigos de esperanza». Como lo expresa el artículo de Wilson: «No temamos innovar». Tenemos que crear oportunidades de servicio para este «ejército de obreros». Leo Ranzolin Estero, Florida, Estados Unidos Cambio de dirección

Se necesita energía y creatividad

Después de dedicar muchos años al ministerio joven, me resultó realmente inspirador leer el artículo «Jóvenes y preparados», de Ted N. C. Wilson (Abril 2011). Tiene razón al desafiar a los líderes para que incluyan a los jóvenes en el servicio significativo por la iglesia. No solo se necesitan mentores, sino que tenemos que confiar en los jóvenes e

Durante los últimos cinco años he perdido por completo mi dedicación y compromiso con el Señor, porque me he apartado de sus caminos. Hace poco he dado un gran pasado en mi vida. Estoy sediento de justicia, y he pedido la ayuda de Dios. El artículo de Elena White titulado «Velad y orad» (Abril 2011) ha tenido un impacto significativo en mi vida. Que el Señor siga bendiciendo este ministerio. Nathanael Nsana Lusaka, Zambia

Gratitud

Soy católico practicante. Hace poco leí Adventist World (Junio 2010). El contenido me inspiró y elevó espiritualmente. Artículos como «Convertido por un trozo de papel», de Kimberly Luste Maran, me hicieron pensar que el Señor ama verdaderamente a la humanidad y que su gracia de salvación es eterna. Los esfuerzos de evangelización que ustedes llevan a cabo en todo el mundo prueban que los adventistas son misioneros, y que llevan la verdad a los que no conocen la omnipotencia de Dios, haciendo una diferencia en gente de todas las razas. Adventist World es una revista de clase mundial. Inclúyanme por favor en su lista de correo. Agradezco a Dios por haberlos conocido. ¡Ojalá que sigan prosperando! Pedro S. Villasoto Quezon City, Filipinas Falta algo

Cada mes aguardo con ansias el nuevo número de Adventist World. Me entusiasma ver cómo Dios trabaja para dar su mensaje al mundo. Sin embargo, como misionólogo, estoy sufriendo el síndrome de abstinencia. Extraño realmente la sección «Ventana», que por mucho tiempo ha sido un punto destacado de la revista. Esta breve sección nos ayudaba a recordar la tarea de la misión adventista en los diversos países del mundo. Por favor, no disminuyan el enfoque misionero y los desafíos que enfrenta la iglesia para cumplir la comisión evangélica, que no es lo mismo que informar simplemente lo que está

Julio 2011 | Adventist World

29


Intercambio mundial C A R TA S Gracias por distribuir la revista gratuitamente. Me gusta porque me ayuda a saber que la venida de Cristo está cerca y a prepararme para encontrarme y vivir con él para siempre . –Ngala Kem Thang, Taungngu, Birmania. sucediendo en la Iglesia Adventista en el mundo. Una revista como Adventist World podría enfocarse fácilmente en la introspección y el ministerio interno a expensas del enfoque misionero, que es nuestra verdadera razón de existir. Aprecio sus esfuerzos de ser equilibrados, pero si se equivocan, es mejor que sea hacia el lado de la información e inspiración misioneras. Graeme J. Humble Papúa Nueva Guinea

Aliento para la vida

Me parece un milagro recibir cada mes la revista Adventist World. Gracias por distribuirla gratuitamente. Siento que es para mí una verdadera bendición. Me gustan sus coloridas portadas, las fotografías, y la calidad del papel con sus relatos, noticias y mensajes bíblicos. Me motiva física, mental y espiritualmente,

y me inspira a hacer más ejercicio y dormir más horas para tener una vida equilibrada. La revista me ayuda a responder preguntas difíciles, y a saber lo que está sucediendo en el mundo adventista, al leer sobre las obras y servicios del pueblo adventista. Por sobre todo, me gusta porque me ayuda a saber que la venida de Cristo está cerca y a prepararme para encontrarme y vivir con él para siempre. Ngala Kem Thang Taungngu, Birmania Los saludo en el nombre del Señor Jesucristo. La revista Adventist World me brinda mucho aliento. Dismas Wangila Masinde Kenia Cartas al editor; comuníquese a la dirección letters@ adventistworld.org. Las cartas deben hacer referencia a algún tema que haya aparecido en la revista; deben ser claras y al punto; de no más de 250 palabras. Asegúrese de incluir el título, la fecha de publicación y el número de página del artículo. Agregue también sus datos (nombre, ciudad o pueblo, provincia o estado y país). Por motivos de espacio y claridad, dichas cartas podrán ser editadas. Las que lleguen a tiempo tendrán más probabilidades de ser incluidas; no todas serán publicadas.

EL RINCÓN DE ORACIÓN Quiero alabar a Dios porque hace poco aprobé el examen para ser enfermera, por el que había pedido que oraran. Oro para que Dios siga bendiciéndome al solicitar trabajo en un hospital. Abelee, Filipinas Mi hermano está enfrentando muchas dificultades en relación con su fe y el sábado. Se ha separado de su familia y está sufriendo por esta situación. Oren por favor para que Dios obre en los corazones de los miembros de su familia. Tamara, Alemania Oren por favor por mi padre, que aún no es adventista; y también por mi suegro, que ha sufrido un accidente cerebrovascular. Thang, Birmania

30

Adventist World | Julio 2011

Que el Señor nos ayude con nuestra estructura de la iglesia de un día; oramos para que nos dé recursos para completarla. Aún estamos en las etapas preliminares. Mbalisi, Zimbabue Pido que oren por mi hijito de catorce meses, al que le han diagnosticado una afección que lentifica el desarrollo. Aún no se sienta ni gatea; tampoco camina o habla, y sufre de ataques leves. Alicia, Jamaica He tenido muchos problemas personales desde que era niña. Ningún profesional me puede ayudar. Soy HIV positiva. Oren por favor por mí, para que no muera sin la esperanza de ver a Jesús en gloria. Audrey, Zambia

Alabado sea el Señor por las oraciones respondidas. Mi hija ha encontrado trabajo, pero necesitamos que sigan orando por la familia. Tenemos muchos problemas, pero Dios los conoce a todos. Brigida, Estados Unidos Oren por favor por una mujer que asistió a un curso de nuestra comunidad judía. Ha estado buscando un grupo judío que crea en Jesús y siente deseos de pertenecer a nuestra comunidad. David, Argentina El rincón de oración; comuníquese a la dirección prayer@adventistworld.org. Pedidos de oración y alabanzas (agradecimientos por oraciones contestadas). Los mensajes deben ser breves y concisos; de no más de 75 palabras. Por motivos de espacio y claridad, podrán ser editados. Aunque oraremos por cada mensaje durante nuestras reuniones semanales, no todos aparecerán en la revista. Por favor, junto al mensaje agregue su nombre y su país de procedencia.


“He aquí, vengo pronto . . .”

INTERCAMBIO DE IDEAS

El

rostro ınternacıonal de nuestra ıglesıa Este mes una

lectora comparte por qué es vital la obra misionera.

N

uestra iglesia crece internacionalmente a pasos agigantados! Estamos alcanzando a más personas que nunca para Dios, y mi familia es prueba de ello. Somos una familia internacional. Mi esposo y yo nos convertimos al adventismo. Él creció en un hogar del sudeste asiático, de religión hindú; yo crecí dentro del trasfondo legalista de otra religión importante. Ambos llegamos al Señor después de luchar por otros caminos. La doctrina adventista se cruzó en nuestra senda en momentos y de maneras diferentes. Nuestra gran comisión como cristianos, según registra Marcos 16:15 («Id por todo el mundo y predicad el evangelio […]») es lo que nos otorgó una vida más plena en Cristo. Agradezco a Dios porque nuestra iglesia está comprometida con las misiones, y porque tenemos una creciente feligresía internacional. Jesús nos ve como estamos, pero también ve que podemos ser transformados en él. Como lo expresa Elena White: «El mundo es nuestro campo; aferrados con firmeza a Dios para recibir su fuerza y su gracia, podemos avanzar en el sendero del deber como colaboradores con el Redentor del mundo. Es nuestra obra esparcir la luz de la verdad y hacer progresar la obra de reforma moral para elevar, ennoblecer y bendecir a la humanidad» (Review and Herald, 2 de enero de 1879). El Señor no solo ha atraído hacia sí a mi familia sino a toda la iglesia del tiempo del fin. La obra misionera ha permitido que nuestra familia se una al Señor y también entre sí. Mi esposo y yo representamos a diversas naciones. Ese es el rostro de nuestra iglesia en la actualidad, y ese será también el rostro de la iglesia triunfante en el cielo. –Dra. Rebekkah Sax-Gupta, Mesa, Arizona, Estados Unidos

¡

Nuestra misión es elevar a Cristo, uniendo a los adventistas de todo el mundo en creencias, misión, vida y esperanza. Editor ADVENTIST WORLD es una publicación internacional de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, editada por la Asociación General y la División de Asia-Pacífico Norte de la Iglesia Adventista. Editor ejecutivo

Bill Knott

Editor asociado

Claude Richli

Gerente editor internacional

Chun, Pyung Duk

Junta editora

Ted N. C. Wilson, presidente; Benjamin D. Schoun, vicepresidente; Bill Knott, secretario; Lisa Beardsley; Daniel R. Jackson; Robert Lemon; Geoffrey Mbwana; G. T. Ng; Daisy Orion; Juan Prestol; Michael Ryan; Ella Simmons; Mark Thomas; Karnik Doukmetzian, asesor legal.

Comisión coordinadora de ADVENTIST WORLD

Lee, Jairyong, presidente; Akeri Suzuki; Kenneth Osborn; Guimo Sung; Glenn Mitchell; Chun, Pyung Duk

Jefe de editores

Bill Knott

Editores de Silver Spring, Maryland, EE.UU. Lael Caesar, Gerald A. Klingbeil (associate editors), Sandra Blackmer, Stephen Chavez, Wilona Karimabadi, Mark A. Kellner, Kimberly Luste Maran, Gina Wahlen Editores de Seúl, Corea

Chun, Jung Kwon; Park, Jan Mae

Editor en línea

Carlos Medley

Coordinadora técnica

Merle Poirier

Editor invitado Mark A. Finley Consultor E. Edward Zinke Asistente ejecutiva del editor

Rachel J. Child

Asistentes administrativos

Marvene Thorpe-Baptiste, Alfredo Garcia-Marenko

Servicios al lector

Merle Poirier

Dirección y diseño gráfico

Jeff Dever, Fátima Ameen

Consultores Ted N. C. Wilson, Robert E. Lemon, G. T. Ng, Guillermo E. Biaggi, Lowell C. Cooper, Daniel R. Jackson, Geoffrey Mbwana, Armando Miranda, Pardon K. Mwansa, Michael L. Ryan, Blasious M. Ruguri, Benjamin D. Schoun, Ella S. Simmons, Alberto C. Gulfan Jr., Erton Köhler, Jairyong Lee, Israel Leito, John Rathinaraj, Paul S. Ratsara, Barry Oliver, Bruno Vertallier, Gilbert Wari, Bertil A. Wiklander. A los colaboradores: Aceptamos el envío de manuscritos no solicitados. Dirija toda correspondencia a 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600, EE.UU. Número de fax de la oficina editorial: 1 (301) 680-6638 E-mail: worldeditor@gc.adventist.org Sitio Web: http://www.adventistworld.org/ A menos que se indique lo contrario, todas las referencias bíblicas pertenecen a la versión Reina Valera. Revisión 1995. ADVENTIST WORLD es publicada todos los meses e impresa simultáneamente en Alemania, Argentina, Australia, Austria, Brasil, Corea, Estados Unidos e Indonesia.

Vol. 7, No. 7

F O T O G R A F Í A S :

E D U A R D O

S O L A N A

J R . ,

A N D R E W

C

Julio 2011 | Adventist World

31


El rincón de las

MES

«Las verdades de la Biblia son lo suficientemente simples para que un niño chapotee en ellas, pero al mismo tiempo tan profundas que el buzo más experto jamás puede explorarlas a fondo».

¿EN QUÉ LUGAR DEL MUNDO SE ENCUENTRA?

F R A N C I A

DEL

W E G M U L L E R ,

CITA

NAS

A N N I E

PERS

E N V I A D A

P O R

–Brad Gorrell, durante la Escuela Sabática en la iglesia adventista New Haven, en Overland Park, Kansas, Estados Unidos

¡ÚNASE AL DIÁLOGO! Buscamos colaboraciones en las siguientes categorías: CITAS ADVENTISTAS (profundas o espontáneas; oídas durante los cultos, por ejemplo) VIDA ADVENTISTA (breves anécdotas, en especial del mundo de los adultos) FAMILIA DE DIOS (fotografías en JPEG de miembros participando de actividades de servicio comunitario, de adoración, musicales, etc.) Envíe su contribución a «The People’s Place», Adventist World, 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, Maryland 20904-6600, U.S.A. Fax: 301-680-6638; dirección electrónica: marank@gc.adventist.org. Incluya por favor su número telefónico. Las contribuciones no serán devueltas, ni se dará acuse de recibo. VIDA ADVENTISTA En nuestra iglesia de Tantallon, Nueva Escocia, no solo los niños sino también los adultos disfrutan cada sábado del momento de la historia para los menores. Pero el relato del pasado 26 de febrero de 2011 fue aún mejor gracias a la

respuesta inmediata, divertida e inesperada de uno de los niños. El relato aludía a una madre que le decía a su hija que sería bueno que como acto de bondad, enviara una carta a una adorable ancianita del vecindario, pero la niña no quiso hacerlo. En ese momento, la señora que contaba la historia hizo una pausa y

preguntó a los niños: «¿Qué les diría en esa situación la mamá de ustedes?» Sin perder un segundo, un muchachito de la primera fila gritó (imitando hasta en el tono de voz a su madre): «¡Cuento hasta tres: uno, dos, tres!» –Eileen Moores, Tantallon, Nueva Escocia, Canadá

RESPUESTA: En Nzerekore, Guinea, obreros de la iglesia posan con los nuevos camiones dados a ADRA Guinea por la comunidad de la Iglesia Adventista de Europa en 1996. Todos los vehículos representan a la agencia de recursos asistenciales, y tienen a ADRA hasta en las placas de la matrícula.

AW Spanish July 2011  

AW Spanish July 2011 official

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you