Huella Ecológica

Page 1


HUELLA ECOLÓGICA

El cambio climático nos afecta a todos C

omo director ejecutivo de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), he demostrado especial interés en educar sobre el cambio climático a través de conferencias, foros y entrevistas. También, como parte de las gestiones en la agencia, hemos comenzado proyectos que buscan mitigar los efectos del cambio climático. Hemos decidio enfocarnos y trabajar proactivamente para actuar hoy, ya que este fenómeno avanza en grandes proporciones, tanto a nivel mundial como en Puerto Rico. Algunas personas pensarán que el cambio climático es un fenómeno que nos les afecta a ellos, pero están muy equivocados, nos afecta a todos por igual. De la misma manera, todos debemos educarnos y actuar para prevenir mayores im-

Autoridad de Desperdicios Sólidos Sector el Cinco, PR-8838 km. 6.3, Río Piedras P.R. P.O. Box 40285 San Juan, Puerto Rico 00940-0285 787-765-7575 www.ads.pr.gov

2

pactos al planeta y a nuestra isla. Esta revista está dedicada exclusivamente a este tema tan importante. Hemos invitado a distintos colaboradores que con su experiencia han aportado interesantes ángulos sobre el cambio climático. También presentamos algunas entrevistas realizadas a personalidades que trabajan en pro de la educación. Nos interesa brindarles una herramienta educativa que puedan utilizar como recurso para el conocimiento y como referencia para el futuro. Además, confiamos que al leerla las personas decidan tomar acción y colaborar de alguna manera para mitigar los efectos del cambio climático, sea desde su casa, escuela, oficina, iglesia, comunidad o grupo ambiental.

Lcdo. Agustín Carbó Lugo Editor General Marilyn Vicens Coordinadora general Marielisa Ortiz Berríos Editora y diagramadora Franklin Graulau Arte y diseño

Hemos decidido enfocarnos y trabajar proactivamente para actuar hoy.

Hasta la próxima edición y feliz Navidad. Agustín F. Carbó Lugo Editor general

Basura en playa de Malaysia

Colaboradores Sara Justicia, Carlos J. Carrero Isatis Cintrón, Félix I. Aponte Eduardo Agostini, Ashley Pérez Dr. Juan L. Torres, Cristina D. Olán Camille Krawiec




Además de incorporar la implantación efectiva de las 3Rs, una de las acciones apropiadas para mitigar estos impactos es moverse hacia el desarrollo de energía renovable. (por Joshua Winchell, USFWS, CC)

Energía renovable ante el cambio climático Por Agustín F. Carbó Lugo

N

o cabe duda que los efectos del cambio climático son una realidad que esta generación está viviendo y se pronostica irá en aumento en las próximas décadas. Para nosotros, los que vivimos en el Caribe, debe ser alarmante que expertos en la materia aseguran con un alto grado de certeza que las áreas tropicales experimentarán mucho antes los efectos del cambio climático, mayormente por las influencias antropogénicas (efectos producidos por las actividades humanas). Hace unas semanas el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés)

concluyó que la influencia humana en el clima es clara y que el calentamiento en el sistema climático es inequívoco, atribuido al aumento sin precedentes de gases de efecto invernadero. Según el IPCC, el efecto de estos gases será el responsable

El clima es el mayor beneficiado ante el uso de la energía renovable. (por Bathroom Improvements, CC)

de efectos que perdurarán por muchos siglos con impactos irreversibles sobre la biodiversidad y ecosistemas del mundo entero. El dióxido de carbono (CO2) natural es un compuesto importante para el ciclo de vida. Junto al vapor de agua y otros gases, este gas de efecto invernadero contribuye, entre otras cosas, a que la Tierra tenga una temperatura tolerable. No obstante, la contaminación en exceso del CO2 antropogénico, mayormente producto de la quema de combustibles fósiles, es el mayor conductor al cambio climático. De los mencionados gases, las emisiones de CO2 representan más del 80% de los

5


HUELLA ECOLÓGICA

Una de las acciones apropiadas para mitigar dichos impactos es moverse hacia el desarrollo de energía renovable.

El Plan de Cambio Climático ha establecido como meta acelerar su liderato en la energía limpia. (por solarpowerforyou, CC)

contaminantes con efecto invernadero e impacto al clima planetario. A pesar que la comunidad internacional ha llegado a acuerdos vinculantes para garantizar reducciones a las emisiones de los contaminantes antes mencionados, lo cierto que es que los países mayormente responsables al aumento desmedido de estas influencias creadas por los humanos, no han ratificado dichos acuerdos y continúan promoviendo el uso de combustibles fósiles en el desarrollo de infraestructura energética. El Protocolo de Kyoto es el tratado internacional que busca reducir los gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global. Los Estados Unidos, aunque nunca han ratificado el Protocolo de Kyoto, finalmente parece estar en ruta para atacar el problema de los contaminantes asociados al problema de los cambios al clima. El pasado junio, el Presidente Barack Obama presentó

6

el Plan de Acción de Cambio Climático. Este consiste de una serie de órdenes ejecutivas que buscan reducir la contaminación de carbono, preparar a los Estados Unidos para los impactos del cambio climático, y liderar esfuerzos internacionales para atender el cambio climático a nivel global. El Plan establece que en los últimos años los eventos climatológicos son más extremos, presentando datos alarmantes relacionados a un aumento significativo en temperaturas e intensos y frecuentes incendios forestales, sequías e inundaciones. El impacto económico de estos extremos eventos climatológicos sobrepasa los 100 mil millones de dólares. A pesar que actualmente los Estados Unidos han logrado doblar fuentes de energía renovable en el sector solar y eólico, el Plan de Cambio Climático ha establecido como meta acelerar su liderato en

la energía limpia doblando nuevamente para el 2020 la generación de electricidad solar y por viento. Además de lo antes expuesto, el Plan considera acciones de adaptación al cambio climático mediante el desarrollo de infraestructura con mayor resistencia y la protección de sectores críticos de la economía como también de los recursos naturales. Igualmente el Plan Presidencial busca liderar esfuerzos internacionales que involucren a las grandes potencias económicas para avanzar prioridades climáticas claves en aras de mitigar los impactos irreversibles asociados al cambio climático. Sin dudas Puerto Rico no estará exento del cumplimiento de las iniciativas que se establecen en el Plan de Acción de Cambio Climático presentado por el Presidente Obama. A la luz de lo antes expuesto y considerando que el cambio climático es el problema ambiental más


HUELLA ECOLÓGICA grande e importante del Planeta, es necesario que Puerto Rico atempere sus políticas públicas al amparo de este Plan y trabajemos en la búsqueda de soluciones que nos ayuden a mitigar los efectos a dicho problema, al igual que adaptarnos a efectos inevitables que afectarán desde la agricultura hasta la infraestructura en las costas.

Además de incorporar la implantación efectiva de las 3Rs (reducción, reúso y reciclaje) para alcanzar significativas reducciones a la huella de carbono en aras de minimizar los efectos asociados al cambio climático, una de las acciones apropiadas para mitigar estos impactos es moverse hacia el desarrollo de energía renovable. Considerando la limita-

La energía renovable en vertederos ha sido implantada con éxito en otras jurisdicciones. (por faul, CC)

ción de terrenos con las condiciones idóneas para establecer fincas solares y/o eólicas, los terrenos que algún día fueron vertederos o sistemas de relleno sanitario pueden ofrecer una opción eficiente para establecer infraestructura capaz de generar energía limpia. El cierre de vertederos es altamente regulado, con requisitos federales y estatales de monitoreo y mantenimiento para mantener la integridad del sistema y evitar la contaminación de los recursos naturales que los rodean. Esto sin dudas representa un alto gasto recurrente a los titulares de estos sistemas cuyo periodo promedio de post-cierre es de aproximadamente 30 años y con usos bien limitados. Por lo tanto, visto desde un punto económico y ambiental, la ubicación de fuentes de energía renovable en estos lugares representa a los titulares de estos sistemas, ahorros en costos de mantenimiento y cumplimiento ambiental, además de ser fuente de ingreso por el arrendamiento a posibles desarrolladores y operadores de estas tecnologías limpias. No obstante, su mayor beneficio es hacia el clima. Esta alternativa de mitigación, que actualmente ha sido implantada con éxito en numerosas jurisdicciones, nos posiciona en ser parte de la solución al cambio climático ayudando a minimizar la quema de combustibles fósiles y sustituirla por energía limpia. El autor es director ejecutivo de la ADS.

7


La JCA está en vías de establecer normativas a los efectos de que los peticionarios de permisos reporten las emisiones de gases de invernadero. (foto por Mikael Miettinen, CC)

La Junta de Calidad Ambiental y el cambio climático Por Sara Justicia Doll

D

esaparición de playas, sobretodo en el litoral del noroeste de la Isla, debido a erosión. Calores extremos. Inundaciones súbitas que paralizan el tránsito en cuestión de pocos minutos. Corales blanqueados. Más casos de dengue. Tensión en las poblaciones de anfibios, como por ejemplo, nuestro coquí. Todos estos eventos que son visibles y tangibles a lo largo del año se relacionan al cambio climático,

8

un fenómeno que Puerto Rico al igual que el resto del mundo tiene que estar preparado para atender. Puerto Rico debe estar listo como país para enfrentar los escenarios que plantea el cambio climático y que se desarrollan frente a nuestros ojos día a día. En términos de planificación urge re-pensar el desarrollo de instalaciones en las costas. Vale la pena preguntarnos, ¿en dónde estarán los hoteles de la avenida Ashford, en Condado,

de aquí a varios años? Esto, si observamos que estructuras costeras que formaban parte del complejo hotelero La Concha, han desaparecido y algunos de sus pedazos están ya bajo el mar. Y, ¿qué pasará con infraestructura esencial como la termoeléctrica de Palo Seco, también a pocos pasos de la costa, en Cataño? Obedece también el pensamiento, ¿cómo vamos a garantizar a las futuras generaciones el disfrute de


HUELLA ECOLÓGICA

Puerto Rico debe estar listo como país para enfrentar los escenarios que plantea el cambio climático. rias iniciativas dirigidas a evitar la emisión de los gases que contribuyen al efecto de invernadero. Una de ellas está contenida en el artículo 9 de la Ley 416, mejor conocida como la Ley de Política Pública Ambiental. Dicho artículo establece una reglamentación específica en cuanto a la venta y manejo de refrigerantes en la industria de técnicos de refrigeración y aires acondicionados. Sustancias como los clorofluorocarbonos (CFC) contribuyen a afectar la capa de ozono en la atmósfera así como al efecto del calentamiento global.

En 2009 se desarrolló un estudio para auscultar el conocimiento de las comunidades costeras en el área oeste de Puerto Rico, referente al cambio climático. (primera foto a la izquierda muestra contaminación del aire, por Román TM, CC; en la segunda columna la primera foto un vertedero en Hatillo, por Madre Tierra Atabey y la segunda una inundación en los alrededores del Caño Martín Peña, por Proyecto ENLACE).

deportes recreativos alrededor de las poblaciones coralinas y arrecifes?, si sabemos que los corales están enfermos o muertos por causa del aumento en las temperaturas del mar, entre otras razones. Todo lo anterior nos plantea la necesidad de actuar, y actuar ya. Conscientes de ello, en la Junta de Calidad Ambiental (JCA), el Área

de Calidad de Aire, el Área de Calidad de Agua, el Área de Control de Contaminación de Terrenos, así como el Instituto de Educación Ambiental, tienen iniciativas dirigidas a combatir los efectos del cambio climático desde hace ya varios años. Según explicó la presidenta de la JCA, Laura M. Vélez Vélez, en el Área de Calidad de Aire existen va-

De igual manera, la JCA está en vías de establecer normativa a los efectos de que los peticionarios de permisos reporten las emisiones de gases de invernadero (GHG). Además, el Área de Calidad de Aire de la JCA se mantiene activamente actualizando los planes de trabajo a los requisitos de la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) en cuanto a los estándares de emisiones para las plantas termoeléctricas y que forman parte del Plan de Acción de Cambio Climático del Presidente Obama. “Además, en febrero de este año, el gobernador Alejandro García Padilla decretó cinco órdenes ejecutivas a los fines de atender el cambio climático. El Primer Ejecutivo ordenó a la Junta de Planificación finalizar y adoptar el Plan de Uso de Terrenos. Ordenó realizar un estudio de vulnerabilidad de la infraestructura pública ante el cambio climático y adoptar planes de adaptación. El Gobernador creó el Consejo de

9


HUELLA ECOLÓGICA

Niños siembran un huerto como parte de las actividades del campamento de verano Guardianes del Ambiente, de la Junta de Calidad Ambiental. (foto JCA)

Acción para la Sostenibilidad de Puerto Rico; ordenó la cuantificación de las emisiones de los gases de invernadero en Puerto Rico y la elaboración de un plan para la reducción de estas emisiones con el fin de acercarnos a la meta de carbón neutral. También, por su parte, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales fue instruido a realizar el Deslinde Nacional de la Zona Marítimo Terrestre. Así que vemos que desde temprano en el año la administración expresó un interés apremiante en atender el

En Puerto Rico, las inundaciones son algunas de las consecuencias del cambio climático. (foto 8 por Gonzalo, CC)

tema”, sostuvo la presidenta de la JCA. El Área de Control de Contaminación de Terrenos de la JCA trabaja activamente en llevar los sistemas de relleno sanitario de la Isla a cumplimiento ambiental. Uno de los requisitos para que estas instalaciones logren cumplir con la reglamentación estatal y federal es la instalación de un sistema de monitoreo de gases. Los sistemas de relleno sanitario, comúnmente conocidos como vertederos, generan metano como producto de la descomposición de la basura. El metano es un gas de invernadero. “En otros lugares del mundo instalaciones de esta naturaleza ya han instalado tecnologías que capturan el metano y lo convierten en energía. Nos deberíamos mover en esa dirección”, agregó Vélez Vélez. Cabe señalar que a principios de año, la presidenta de la JCA acudió a la Saint Thomas a insertarse en la discusión del Grupo de Protección de Arrecifes de Coral de la Región 2 de la EPA. Durante varios días científicos, EPA, agencias estatales con jurisdicción sobre los recursos naturales y el medioambiente y grupos, discutieron medidas de protección para las poblaciones coralinas, ecosistemas que evidencian daños, enfermedades y mortandad

relacionados a los aumentos de las temperaturas en el mar. Además de los planes de trabajo de las áreas técnicas de la JCA, el Instituto de Educación Ambiental constantemente ofrece charlas sobre el tema de cambio climático a escuelas, comunidades, entidades y clubes. “Durante el verano la JCA llevó a cabo del campamento Guardianes del Ambiente del cual se beneficiaron 65 niños y niñas, hijos de nuestros empleados. Todo el esfuerzo se dirigió a la conservación ambiental, cubrieron temas relacionados al cambio climático, a huertos caseros, al manejo sabio de los desperdicios sólidos y reciclaje. Todas las iniciativas mencionadas demuestran nuestro interés y compromiso con ofrecer a Puerto Rico el conocimiento y peritaje relacionado a este tema. Próximamente lanzaremos a nivel público una campaña de Diésel Limpio que también promueve la reducción de las emisiones de diésel que también contribuyen al calentamiento global”, concluyó Vélez Vélez. La autora es Gerente de Comunicaciones y Educación de la Junta de Calidad Ambiental.


Viajan a Polonia para trabajar por el cambio climático Por Marielisa Ortiz Berríos

O

cho jóvenes universitarios con diferentes intereses y experiencias educativas viajaron a Varsovia, Polonia, este pasado noviembre, para participar de la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático (COP19) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y ser portavoces de los puertorriqueños sobre este importante tema. A pesar del desconocimiento general y la ignorancia que existe sobre el cambio climático y sus efectos reales en Puerto Rico, este grupo de jóvenes-adultos mantiene una

preocupación y un compromiso real que los mueve a querer educarse, colaborar y ser entes activos en la Isla ante esta problemática climática mundial. Desde el 11 hasta el 22 de noviembre los universitarios, la mayoría perteneciente a la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras, vivieron una experiencia única donde aprendieron y recibieron un caudal de información sobre el trabajo que se está realizando en diferentes países para trabajar en la mitigación y adaptación del cambio climático.

Ashley Pérez, quien también participó en la conferencia del año pasado celebrada en Doha, Qatar como delegada del Capítulo Estudiantil del Sierra Club a nivel nacional, mencionó que este es el primer año que jóvenes universitarios participan de esta conferencia, sin ser representados por alguna otra entidad u organización. Pérez, estudiante de Ciencias Ambientales de la UPR, señaló que la importancia de la participación de Puerto Rico en estas reuniones es que el cambio climático tiene efectos diferentes en nuestro país por su condición de isla caribeña, que no

De izquierda a derecha: Ashley Pérez, Eduardo Agostini, Natalia Pagán, Mara Castro y Samantha Hosein, estudiantes universitarios que viajaron a Polonia a la Conferencia Internacional de Cambio Climático de las Naciones Unidas el pasado mes de noviembre.

11


La estudiante Samantha Hosein manifestó que lo más que le preocupa del cambio climático es la sustentabilidad ecológica de los ecosistemas, como estos corales blanqueados, y cómo se volverán a restaurar y desarrollar. (foto suministrada por DRNA)

tendría en Estados Unidos. Previo al viaje de este año y de su experiencia de haber participado en la reunión del año pasado, Pérez anticipó que este año se vislumbraba discutir nuevamente el Protocolo de Kyoto que se firmó en 1997 y llegó a su final en 2012, para al culminar la conferencia volver a firmar un nuevo documento. Pérez espera que con la participación del grupo este año, se continúe participando en años posteriores para mantener un rol activo. Además, interesa crear lazos con organizaciones ambientales de otros países. De su parte, Eduardo Agostini, quien estudia Ciencias Políticas en la Universidad Interamericana Metro, expresó que “siempre me ha interesado ver la dinámica de cómo todas las naciones se unen a atender este problema que es el cambio climático, porque es algo que

12

nos afecta como especie y al planeta”. Añadió que su interés principal en participar de esta reunión es “aprender las dinámicas, qué tipos de tratados legales, qué tipos de estrategias usan las naciones y los distintos representantes de estas para ver cómo nosotros en Puerto Rico, esta comunidad de 3.5 habitantes, cooperamos con esta colectividad global”. En cuanto a los temas que se discutirían en COP19, Agostini precisó que podrían ser los diferentes programas de reciclaje de las naciones, la cantidad de recursos naturales que se están extrayendo y el consumo de estos, y las reacciones adversas o negativas que estos tienen. “Estarán allí las mejores mentes para averiguar cómo podemos revertir este proceso, acortarlo y cómo podemos empezar a desarrollar nuevas estrategias, si las estrategias que estamos utilizando no

funcionan”, mencionó. Otra estudiante que participó de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, Samantha Hosein, manifestó que lo más que le preocupa del cambio climático es la sustentabilidad ecológica. “En términos de la restauración y renovación de los ecosistemas, cómo estos se mantendrán y continuarán creciendo y desarrollándose, porque tampoco regresarán a sus estados originales, y cómo la materia volverá a ser igual que antes, luego de ser destruida, especialmente en zonas tropicales”, indicó. La joven, quien estudia Ciencias Ambientales y Antropología en la UPR, también le interesa conocer cómo la especie humana interactúa con el ambiente. “Cómo lo utilizamos (negativa o positivamente) y cómo podemos integrarnos en una manera que podamos trabajar y continuar progresando, pero que nos poda-


HUELLA ECOLÓGICA mos beneficiar todos”, destacó. “Me gustaría ver cómo trabaja esta conferencia. Sería mi primera vez. Para ver conferenciantes de distintas partes del mundo, qué pasa en dichos países, y qué puedo aprender de ellos y lo que están haciendo, y venir acá y tratar de aplicarlo”, dijo Hosein. Entretanto, Natalia Pagán, también estudiante de Ciencias Ambientales de la UPR, comentó que su mayor preocupación en Puerto Rico es el mal manejo de los desperdicios sólidos. “Me preocupa mucho lo que es el factor basura y que continuamente para toda una vida se va a generar basura, eso es inevitable. Vivimos en una sociedad consumista y esa es mi mayor preocupación, y ahora más aún cuando están trayendo propuestas

En cuanto a los temas que se discutirían en COP19, Agostini precisó que podrían ser la cantidad de recursos naturales que se están extrayendo y el consumo de estos. (foto por Dawn, CC)

de plantas de incineración a Puerto Rico”, manifestó Pagán. La joven universitaria añadió que en Puerto Rico no se ha trabajado la jerarquía del manejo de los residuos correctamente. “Exhorto a la comunidad puertorriqueña a que se una a esta experiencia, nosotros vamos a regresar con mucho trabajo que hacer. Es responsabilidad de todos y lo más que nos interesa es poder integrar al gobierno, a los ciudadanos, a las empresas privadas y públicas, y trabajar como comunidad, porque así se pueden ver resultados positivos”, afirmó Pagán. El resto de los estudiantes que participarán de la conferencia son: Amira Odeh (Geografía), Alexis Rivera (Física), Amy Orta (Geografía) y Mara Castro (Biología Marina).

“Exhorto a la comunidad puertorriqueña a que se una a esta experiencia, nosotros vamos a regresar con mucho trabajo que hacer”. - Natalia

11


¿Qué es la Conferencia de las Partes sobre cambio climático? Por Ashley Pérez y Eduardo Agostini

E

l cambio climático es un problema ambiental de extensa magnitud que enfrenta el planeta. Desde 1992 la Organización de las Naciones Unidas ha dirigido las negociaciones sobre cambio climático. Estas se han ido intensificando hasta este momento que nos encontramos en Varsovia, Polonia donde da lugar la Conferencia de las Partes 19. Aquí las naciones designan negociadores para trabajar acuerdos y políticas públicas con el fin de combatir este problema global y encontrar estrategias de como remediarlo. En la cumbre de Río, también conocida como el “earth summit”, las naciones se comprometen con estabilizar los gases de invernadero a un nivel donde los seres humanos no estuviesen afectando los sistemas climáticos como la atmósfera a consecuencia de las emisiones producidas por varios sectores industriales. A ravés de los años hemos visto la ratificación del Protocolo de Kyoto, un acuerdo donde las naciones que se comprometieron, tienen que bajar sus gases de invernadero por un 5.2%, llevando los niveles de emisiones a lo que era en 1990. En 2007 se vio el “Bali Action Plan”,

14

Los jóvenes universitarios que participaron de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático en Varsovia, Polonia, este pasado noviembre. (foto suministrada)


HUELLA ECOLÓGICA una visión a largo plazo para cuando finalizara el primer término del Protocolo de Kyoto en 2012. En 2010 se llevó a cabo la conferencia en Cancún, México, donde se decide crear instituciones formales dedicadas a puntos clave, como la reducción de emisiones de carbón por países desarrollados como China y Estados Unidos y el financiamiento de los proyectos de adaptación y mitigación para países subdesarrollos. Además de las tácticas y estrategias que los países comenzarían a implementar. Finalmente llegamos al “Durban Platform” en 2011 con el propósito de unir a las naciones desarrolladas y las subdesarrolladas a formar un acuerdo que tomara lugar en 2015 y que se ejecutara para 2020. Básicamente de eso se trata la reunión en Varsovia este año, crear ese espacio donde las naciones formalicen este acuerdo que reúna los intereses de cada miembro. Algunos de los temas que fueron

discutidos en Varsovia, aparte de la plataforma de Durban, son la reducción de la destrucción de los bosques, agricultura, los mercados, adaptación, reportes de gases de invernadero, financiamiento de los proyectos, cómo trabajar con pérdidas de desastres naturales, el desarrollo de tecnologías, entre otros. Lo que sucede en estas reuniones es de suma importancia no solo para nosotros sino para las futuras generaciones. Estas negociaciones no solamente afectarán nuestro medio ambiente sino la calidad de vida que tendremos de aquí al futuro. Nuestro papel en estas negociaciones es de una sociedad civil que se define como un grupo que representa distintos sectores y distintos intereses. La conferencia estuvo repleta de sociedades civiles que representan los distintos movimientos en sus naciones. El propósito de esto es tener una representación más directa de los ciudadanos que componen estas naciones y sus respectivos ideales y metas. Tam-

bién sirve como un mecanismo de presión hacia los negociadores ya que estos deben tomar seriamente los distintos puntos que las sociedades civiles traen a la discusión. Concluimos que las negociaciones son una mezcla de muchos intereses individuales, que incluyen las naciones, gobiernos, ciudadanos, corporaciones y sociedades civiles. Todos en búsqueda de un acuerdo internacional que les dé las herramientas a ambos países desarrollados y subdesarrollados para enfrentar el problema del cambio climático. Parece ser muy sencillo pero al haber tantos intereses con distintas opiniones, lo hace un proceso largo y complejo. Solo podemos aportar nuestro compromiso a seguir discutiendo y buscar una solución que funcione para todos. Los autores formaron parte de la delegación de jóvenes en Varsovia.

Lo que sucede en estas reuniones es de suma importancia, no solo para nosotros sino para las futuras generaciones. El cambio climático es un problema ambiental de extensa magnitud que enfrenta el planeta. (foto por Cpt HUN, CC)

15


Conferencia sobre el clima concluye con modesto acuerdo Los críticos afirman que la ruta para 2015 permitirá a los mayores contaminadores fijar metas de reducción de emisiones insuficientes. (foto por Michael Miettinen, CC)

Por Democracy Now!

L

a conferencia sobre cambio climático de la ONU, realizada en Varsovia, Polonia, culminó el fin de semana con un acuerdo que continúa postergando medidas radicales para detener el calentamiento global. Los países acordaron como plazo 2015 para publicar sus metas de reducción de emisiones para el año 2020. Las metas luego serán utilizadas para lograr un acuerdo mundial a fines de 2015, cuando la cumbre de cambio climático se realice en Francia. La presidenta de la conferencia sobre cambio climático de la ONU, Christiana Figueres, sostuvo que, a diferencia del Protocolo de Kyoto, el próximo acuerdo mundial sobre clima debería ampliar la reducción de emisiones para incluir a los países en desarrollo. Figueres dijo: “Creo que es muy importante que veamos que lo que permanece incambiado es que los países industrializados, que tienen mayor responsabilidad histórica, deben liderar el proceso. Pero eso no significa que los demás no tienen obligaciones. La realidad es que cada país, grande o pequeño, cada sector, cada gran ciudad,

16

debe contribuir porque, de otro modo, no vamos a poder cambiar la trayectoria de los gases de efecto invernadero”. Los críticos de la actual hoja de ruta para 2015 afirman que esta permitirá a los mayores contaminadores del mundo fijar metas de reducción de emisiones insuficientes. En Varsovia, también se estableció un nuevo mecanismo sobre “pérdidas y daños” para brindar ayuda a los países afectados por el cambio climático. Sin embargo, los mayores contaminadores del mundo, entre ellos Estados Unidos, siguen rechazando las exigencias de que dicha ayuda sea considerada como compensación por sus emisiones históricas. El enviado sobre clima de Estados Unidos, Todd Stern, dijo que de cara a 2015, habrá cada vez más diferencias entre los países desarrollados y los países en desarrollo durante las negociaciones. Stern afirmó: “Mientras los países piensan en lo que sucederá en París, hubo diferencias muy claras en el modo en que los diferentes países concibieron la estructura de un acuerdo. En particular, con respec-

to a la división clásica entre países desarrollados y en desarrollo”. Durante la conferencia sobre cambio climático en Varsovia, delegados de países en desarrollo y docenas de grupos ambientalistas y de la sociedad civil abandonaron las negociaciones, en un acto sin precedentes, en señal de protesta contra la falta de acción de los países desarrollados. En una declaración, la organización ambientalista Amigos de la Tierra, sostuvo: “El único logro de la conferencia sobre clima más sucia de la historia es que la sociedad civil abandonó la cumbre e inició un efecto dominó en nuestros países, donde los ciudadanos comunes y corrientes se están sumando a la lucha por la justicia climática”.

En Varsovia también se estableció un mecanismo sobre “pérdidas y daños” para brindar ayuda a los países afectados por el cambio climático.


Los países acordaron publicar sus metas de reducción de emisiones para el año 2020. (foto por orvalrochefort, CC)


HUELLA ECOLÓGICA

¿Un cliché el cambio climático? Por Carlos J. Carrero Morales

H

ablar de cambio climático se ha convertido en un cliché de moda. Hoy al mencionar cualquier asunto ambiental en Puerto Rico el término cambio climático aparece de inmediato en la conversación. Todo es culpa del cambio climático. Y eso no está lejos de la realidad, pero ¿qué significa ese cambio del que todo el mundo hace referencia? En 2007, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático lo definió como “…cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial…” (Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico 20092010)

en serio. Al observar una imagen de Puerto Rico nos damos cuenta que buena parte o la mayoría de la población y el desarrollo urbano se encuentra en las costas. Muchas

la capacidad de enfrentar un evento natural o la capacidad de restablecerse? Además, ¿cuánto conocimiento tenemos sobre el cambio climático? En 2009 se desarrolló un estudio para auscultar el conocimiento de las comunidades costeras en el área oeste de Puerto Rico. Ese trabajo fue desarrollado por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) en colaboración con el Programa Sea Grant, el Centro de Investigación Social Aplicada (CISA) y el Centro Interdisciplinario de Estudios de Litoral (CIEL), de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez. Se realizaron 800 entrevistas en comunidades costeras entre los municipios de Isabela, Aguadilla, Aguada, Rincón, Añasco, Mayagüez y Cabo Rojo.

Pero saliéndonos de esa terminología científica, el cambio climático se refiere a las transformaciones en el clima que son causadas por las acciones de los seres humanos. Es decir, cómo las actividades que realizamos diariamente afectan el clima y la naturaleza a nivel mundial. De inmediato el pensamiento corre al asunto de cambios en la producción de energía, en la conservación del recurso agua o en el aire. Pero, y eso, ¿cómo nos afecta a nosotros en Puerto Rico?

La foto arriba presenta un área costera de la zona oeste con construcciones de residencias. En la siguiente foto aparece la misma imagen un tiempo después evidenciando el cambio en la marea.

De este estudio se desprenden varios resultados, en primer lugar que según la muestra, los residentes en las zonas costeras sí están conscientes del problema del cambio climático y el riesgo que esto representa para sus comunidades. La población espera una mayor acción de las agencias gubernamentales concernientes y están dispuestos a colaborar.

La realidad es que en nuestra Isla el concepto solemos pensarlo como algo muy distante. Pero el asunto es uno que debemos tomarlo más

de nuestras comunidades y urbanizaciones se localizan cercanas al mar o a algún cuerpo de agua. Pero, ¿tienen estas comunidades

Con la finalidad de adentrarnos un poco más en el tema, el Sea Grant y el CIEL continuamos consultando a tres comunidades costeras de Ma-

18


Esta foto muestra la construcción de una plazoleta en cemento justo al lado donde rompen las olas, en una playa de Aguada. Esto no solo es una apropiación ilegal de un espacio público, sino que incrementa el impacto del cambio climático, aumentando la vulnerabilidad por riesgo de erosión y la seguridad pública. (fotos suministradas)

yagüez. Estos conversatorios estaban dirigidos no solo a recabar el conocimiento de las comunidades, sino también a fomentar un diálogo sobre la capacidad de adaptación al cambio climático de estas comunidades. Este proceso recalcó la necesidad de información y el diálogo entre las comunidades, las agencias concernientes y del desarrollo de políticas públicas. Con este fin como norte, Sea Grant y el CIEL convocaron a un panel de expertos en 2012. Trece expertos entre científicos, académicos y representantes de agencias gubernamentales estatales y federales, participaron de este. Además, se consultaron otros once expertos adicionales para tener una mayor opinión especializada. El enfoque de esta consulta era sobre el cam-

bio climático, su efecto en Puerto Rico, la percepción y conocimiento de la población, y los retos que el tema presenta para nuestra Isla. Este proceso ha generado otros diálogos e iniciativas para el desarrollo de políticas públicas en torno al cambio climático. Paralelo a estas actividades, el DRNA ha liderado el proceso de creación del Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico, del cual Sea Grant y el CIEL también ha formado parte. Este consejo ha desarrollado el informe de evaluación de vulnerabilidad por el cambio climático. En este informe, un amplio grupo de expertos examinan los riesgos al cambio climático en términos geofísicos y científicos, ecológicos y socioeconómicos.

Como vemos se está dando un buen debate y se está tomando acción sobre el efecto del cambio climático en Puerto Rico. Aún queda mucho por hacer en términos de educación y apoderamiento de las comunidades costeras. El tema del cambio climático es uno que debe tomarse en serio y no como un cliché. Nuestra realidad de isla caribeña amerita que no solo nos preocupemos, sino que nos ocupemos. No es un asunto solo del gobierno, las comunidades deben o más bien debo decir debemos apoderarnos y tomar cartas en el asunto, informarnos, educarnos y ser más proactivos ante la realidad del cambio climático. El autor es planificador ambientalsocial del Sea Grant-CIEL.

19


Enlace Latino de Acción Climática:

Por Isatis Cintrón

E

l cambio climático es la mayor amenaza a la que se ha podido enfrentar el ser humano en toda su historia sobre la faz de la Tierra. Como bien ha enfatizado Lester R. Brown, lo que está en juego es el colapso de la civilización misma. Existen las herramientas para prevenir que esta crisis se convierta en una catástrofe, ahora falta crear la voluntad para utilizarlas.

Adelantando camino hacia la sustentabilidad

Enlace Latino de Acción Climática (ELAC) es un movimiento de base para apoderar a líderes puertorriqueños en pos de la mitigación y adaptación al cambio climático. Nosotros buscamos inspirar, educar y conectar las voces del pueblo para influir sobre la preparación holística de planes y estrategias de acción integrales ante el cambio climático en el contexto de cultura, educación y la justicia social. ELAC, fundada por El Puente y patrocinada por The Rockefeller Family Fund, The Scherman Foundation y The Winslow Foundation, es más que otra organización ambiental; nosotros buscamos resaltar el trabajo y los esfuerzos realizados por las diferentes organizaciones y agencias, relacionados a la resiliencia climática y buscar la manera de enlazarlos en un movimiento de acción climática. Este movimiento tiene que ser innovador y capaz de retar los prejui-

20

La energía renovable es una propuesta para mitigar los efectos del cambio climático. (foto por Philipe, CC)


HUELLA ECOLÓGICA

En ELAC creemos que la participación ciudadana fomenta nuevas ideas que conducen a políticas públicas sustentables.

Miembros de Enlace Latino de Acción Climática discuten proyectos de trabajo. (suministrada)

cios más profundos de la sociedad. Hasta ahora, los puertorriqueños no han asimilado la gran amenaza del cambio climático ni el costo de la inacción, por eso ELAC ha enfocado sus esfuerzos a capacitar la ciudadanía de una manera atractiva sobre cómo le afecta el cambio climático en su vida individual y qué acciones puede tomar para hacer la diferencia. Enlace Latino de Acción Climática quiere ser ápice en el desarrollo de estrategias innovadoras para lograr una transformación y crear un movimiento para resolver la crisis climática de Puerto Rico. De manera que la isla pueda ser el ejemplo para otras comunidades latinas en Estados Unidos. Como bien nuestro nombre hace alusión, trabajamos como un enlace entre los trabajos de las agencias gubernamentales, las organizaciones cívicas y las comunidades. Desde el inicio, nuestro norte fue fijado por las prioridades determinadas por un consenso entre más

de 200 líderes reunidos en El Encuentro, el pasado 28 de febrero de 2013, donde se lanzó la iniciativa de Enlace Latino de Acción Climática. Este evento también sirvió de escenario para la firma de cinco

infraestructura ante el cambio climático para la adopción de planes de adaptación y, finalmente, se decretó la cuantificación de los gases de invernadero de Puerto Rico y la creación de un plan para acercarnos a la meta de carbono neutral. En ELAC creemos que la participación ciudadana fomenta nuevas ideas que conducen a políticas públicas sustentables. Creemos en dar las herramientas para crear un movimiento de base y de masa. ¿Cómo lo logramos?

Lotipo de Enlace Latino de Acción Climática

órdenes ejecutivas relacionadas al cambio climático. Estas fijaban el límite tiempo para la delimitación de la zona marítimo terrestre, la finalización y adopción del Plan de Uso de Terrenos; además de crear el Consejo de Acción para la Sustentabilidad de Puerto Rico, se ordenó un estudio de vulnerabilidad de

(1) Concientizando a la población puertorriqueña sobre las realidades climáticas del país y las soluciones viables para mitigarlo y adaptarse a este. (2) Abogando por una planificación para efectos previsibles del cambio climático, empezando por la inclusión de sus escenarios en el Plan de Uso de Terrenos. (3) Entrenando, en conjunto a alianzas, para la preparación en casos de desastres naturales. (4) Apoyando proyectos de manejo y restauración de barreras costeras. (5) Planificando

21


HUELLA ECOLÓGICA

El proyecto Comunidad Sustentable evalúa la viabilidad de selección de distintas comunidades en Puerto Rico para desarrollar un plan de sustentabilidad como herramienta para la mitigación y adaptación al cambio climático. En la foto una inundación en los alrededores del Caño Martín Peña. (suministrada por Proyecto ENLACE)

un proyecto piloto interagencial e interorganizacional donde converjan recursos para delinear un plan de sustentabilidad de la comunidad para la comunidad. (6) Creando enlaces para poder sumar los diferentes esfuerzos para trabajar en equipo por el futuro de Puerto Rico. Dentro de los proyectos movidos por la fuerza y la pasión de nuestros voluntarios se encuentran: 1. Avance climático – Se busca mantener informada a la comunidad sobre políticas públicas emer-

22

gentes relacionadas a la mitigación y adaptación al cambio climático; así como darle seguimiento a las órdenes ejecutivas firmadas el 28 de febrero de 2013. Además, en conjunto con alianzas, se brindan talleres y entrenamientos para darle las herramientas necesarias a las comunidades para entender y prepararse ante el cambio climático. 2. ClimArte – Nuestra más reciente campaña busca inspirar a jóvenes a utilizar su talento para llevar el mensaje del cambio climático

haciendo expresiones públicas y llamativas utilizando el arte como motor y a la vez participar en una competencia. 3. Proyecto ENLACE – Intentamos identificar las iniciativas relacionadas al cambio climático para realizar un documento que incluya sus orígenes, obstáculos y planes futuros. De esta manera se facilita una red de contacto y colaboración que pueda promover el movimiento hacia la sustentabilidad en Puerto Rico. A largo plazo, esto serviría de punto de partida para desarrollar una red de voluntarios para la mano de obra sustentable del país. 4. Piloto Comunidad Sustentable – Sumando esfuerzos interagenciales e interorganizacionales para diseñar un plan viable desde una comunidad para Puerto Rico. Nos encontramos evaluando la viabilidad de selección de distintas comunidades para este gran proyecto que busca desarrollar un plan de sustentabilidad como herramienta para la mitigación y adaptación al cambio climático integral con los principios de justicia social, en el amplio rango que eso incluye. 5. Radio Climático – Proyecto en incubación con el propósito de traer expertos para discutir sobre las políticas públicas y soluciones viables para el cambio climático. En otras palabras, Enlace Latino de Acción Climática es una dirección totalmente nueva para el futuro sustentable de Puerto Rico, marcando y armando a la ciudadanía puertorriqueña para enfrentar el cambio climático. ¡Puerto Rico puede con esto y más, demostrémosle al mundo! La autora es coordinadora regional de ELAC.



Árboles de la Autoridad de Desperdicios Sólidos


HUELLA ECOLÓGICA

Agencias ambientales celebran una Navidad Silvestre Por Huella Ecológica

U

nos originales y hermosos árboles de Navidad adornan el vestíbulo del Edificio de Agencias Ambientales Dr. Cruz A. Matos, en Río Piedras, como parte de una iniciativa denominada Navidad Silvestre, donde cada una de las agencias albergadas desplegó su arte y creatividad reutilizando recursos de la naturaleza o elementos que anteriormente tenían otro uso.

Además, como parte de este proyecto navideño, la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), Junta de Calidad Ambiental (JCA), Compañía de Parques Nacionales (CPN) y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) se unieron en solidaridad y espíritu de colaboración para realizar donativos a organizaciones sin fines de lucro y educativas. Cada uno de los árboles presenta un significado particular y resalta alguna cualidad representativa de la agencia. Por ejemplo, el artista residente de la ADS, Franklin Graulau, con la colaboración del director del Área de Mercados, Reciclaje y Educación, Edgardo Romero, creó tres árboles reutilizando palés o paletas de madera que comúnmente se usan para transportar mercancía de un lugar a otro, mayormente en cantidades industriales. Estos palés traen a la Isla los materiales que comúnmente utilizamos en el diario vivir, como plásticos, metales, aluminios, papeles, etcétera, los cuales también pueden llegar a tener otro uso o ser reciclados.

Cada uno de los árboles presenta un significado particular y resalta alguna cualidad representativa de la agencia.

En este caso, Graulau destacó que estas paletas, que normalmente

25


HUELLA ECOLÓGICA pueden verse como algo ordinario, fueron convertidas en algo estético y hermoso, diseñando estos singulares árboles. Además, para adornar cada árbol, los cuales fueron pintados de blanco, se utilizaron unas bromelias silvestres cuyo nombre científico es Tillandsia. Esta planta normalmente vive pegada a árboles y troncos, pero no vive de ellos, sino que los utiliza para posarse. Es así como toma el agua que necesita del vapor en el aire o del rocío. “Es una hermosa planta silvestre, que va muy a tono con la misión de Navidad Silvestre. Al final tenemos un producto que cumple

Árbol de la Compañía de Parques Nacionales

con la misión y visión de nuestra agencia y con el sentimiento que debemos tener de conservación”, expresó el director ejecutivo de la ADS, Agustín F. Carbó Lugo. Por su parte, la CPN se integró a la filosofía de Navidad Silvestre, confeccionando un árbol con bambúas del zoológico de Puerto Rico Dr. Juan A. Rivero, en Mayagüez. Para el diseño y montaje del árbol se unieron una gran cantidad de empleados de diferentes áreas, demostrando el espíritu de colaboración y ayuda mutua que se pretende reflejar con esta gestión. El árbol

fue pintado de verde y como toque importante, incluye las figuras que integran el nacimiento de Jesús, el gran significado de la Navidad. Entretanto, la JCA elaboró un árbol que tiene varios significados. “Nuestro árbol se construyó con dos paneles de madera natural y tiene cuatro caras, representativas de las áreas principales de la Junta, presentes en el logotipo oficial de la agencia”, explicó la presidenta Laura Vélez Vélez. “Estas son: aire, agua, reino vegetal y terrenos”. El árbol puede apreciarse si el ciudadano le da una vuelta redonda. El DRNA también forma parte de la Navidad Silvestre con la presentación de su árbol de tintillo, utilizado en el pasado por los campesinos puertorriqueños, ya que era el más que se asemejaba al pino. Lo cortaban con mucho cuidado, pues el tronco y las ramas tienen


espinas, mientras que los adornos eran confeccionados con cartulina y papel crepé. Para la estrella, bolitas, lágrimas y campanitas utilizaban papel plateado obtenido de cajas de dulces y cajetillas de cigarrillos. Además, les colocaban cintas y lazos de tela. Y por último, les colocaban velitas de las usadas en las fiestas de cumpleaños y las encendían una sola vez, cuando la mesa estaba lista para la cena de Nochebuena. Algunas entidades que recibirán donativos por parte de las agencias son: MAVI, organización sin fines de lucro que sirve a personas con impedimentos significativos a la que ADS brindará unos certificados de regalo y el Hogar Niñito Jesús, donde viven 23 menores que están bajo la custodia del Departamento de la Familia.

Árbol del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales

Árbol de la Junta de Calidad Ambiental


HUELLA ECOLÓGICA

Misantropía y cambio climático Por Félix I. Aponte Ortiz

A

l momento que desarrollamos esta columna la prensa internacional y local daba destaque a la visita del ex-presidente norteamericano, William Clinton, invitado a participar en un foro para discutir asuntos sobre energía renovable y cambio climático. Mi impresión es que se le asigna más importancia a la presencia física en el País de este funcionario que al contenido y significado del tema sobre el que se pretende reflexionar. Independientemente del énfasis y el significado de la presencia del Clinton como persona en Puerto Rico, no tengo duda que el tema del cambio climático y su relación con la producción y consumo de energía es uno vital por las implicaciones que éste tiene para la seguridad del Planeta e igual de importante para nuestra seguridad personal. El creciente y peligroso calentamiento del planeta es producto, en gran medida, del uso de combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica y para la transportación. En la medida en que no se transforme el modelo de producción y consumo de energía proveniente de petróleo, carbón y gas natural, la viabilidad futura de la civilización humana estará irremediablemente comprometida. Esta aseveración es la conclusión indiscutible a la que la mayoría de los científicos y

28

profesionales al servicio de la humanidad han llegado, después de décadas de estudio. Pero, ¿por qué no se resuelve el problema? Pienso que se debe a que los políticos de todas las naciones no escuchan la inteligencia del pueblo, sino que más bien, parece que responden a los intereses de los carteles que reclaman ser propietarios de las fuentes de energía fósil. Muchos de estos intereses, representados por personas naturales y jurídicas, se comportan como misántropos, es decir, personas que no parece interesarles el bienestar de los seres humanos y la humanidad que éstos conforman en pueblos y naciones. El lucro y el poder prima sobre la seguridad y el bienestar del Planeta y de todos los seres vivos que en ella habitamos. A principios del pasado mes de julio, la Organización de Meteorología Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), publicó un importante informe sobre la situación del clima durante la primera década de este siglo. Este importante documento se titula The Global Climate 2001-2010: A Decade of Climate Extremes. La WMO destaca que la primera década del siglo 21 es la más caliente jamás registrada desde 1850 cuando comenzó el registro sistemático de parámetros climáticos. La primera década del siglo 21 mostró unos niveles mucho


HUELLA ECOLÓGICA más altos del promedio de la precipitación pluvial, incluyendo que el 2010 rompió el récord de lluvia de todos los tiempos. La década marcó, según el WMO, extremos dramáticos de condiciones del clima y del tiempo tales como la ola de calor europea del 2003, las inundaciones en Pakistán en el 2010, el impacto del Huracán Katrina en el 2005, el impacto del ciclón Nargis en Myanmar, así como sequías de largo tiempo en la cuenca del Amazonas, en Australia y el este de África. Aunque estos fenómenos se podrían explicar por una variabilidad natural del sistema climático, los científicos no tienen duda que el incremento en la concentración de los gases de invernadero producto de la quema de combustibles

fósiles, está afectando seriamente el clima, y consecuentemente, la vida, la propiedad y el bienestar de la población humana. Mientras estos procesos ocurren y la documentación científica parece abrumarnos demostrando la relación de causa y efecto de estos procesos, los dirigentes de las potencias mundiales responsables del problema, siguen posponiendo la formalización de una política pública internacional para mitigar la emisión de estos gases y propiciar la adaptación segura de la población a los cambios en el clima. Tal parece que los políticos están respondiendo a los misántropos de la energía fósil. Ojalá que la presencia de Clinton en Puerto Rico

Harris plantea que el cambio climático no es solo un asunto científico, sino político.

La Organización de Meteorología Mundial publicó un importante informe que detalla que la primera década del siglo 21 es la más caliente jamás registrada desde 1850. (foto por Gatica Figueroa, CC)


Las sequías de largo tiempo son consecuencias del cambio climático. (foto por Alim Riquelme Wolpat, CC)

reconozca la naturaleza política del problema del cambio climático; ojalá que pueda influir positivamente en la toma de decisiones sobre este tema a escala global. Ojalá no represente a los misántropos de los carteles de la energía fósil. Este problema de cambio climático y la actuación de los actores internacionales responsables de resolverlo está recogido en un excelente libro recientemente publicado por Paul Harris titulado What’s Wrong with Climate Politics and How to Fix It. Harris es un distinguido profesor del Global and Environmental Studies en el Hong Kong Institute of Education. El profesor Harris es una autoridad internacional en los temas de la política de cambio climático, de la gobernanza global ambiental y sobre la teoría de la normativa de las relaciones internacionales. En este libro reciente Harris plantea que el cambio climático no es sólo un asunto científico, sino

30

El creciente y peligroso calentamiento del planeta es producto, en gran medida, del uso de combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica y para la transportación. que es más bien un asunto político, cuya solución supone respuestas políticas. Plantea que los diplomáticos, a nivel internacional, cuando discuten el problema del cambio climático y sus terribles consecuencias para la humanidad, insisten en enfocarse en los intereses nacionales y no en los intereses de la población global. Señala que estos diplomáticos promueven los

intereses de corto plazo de actores (entiéndase corporaciones multinacionales) con conexiones cercanas a los gobiernos nacionales de las potencias económicas, dejándonos a todos nosotros, es decir, a todos los demás mortales nacidos y por nacer, en unas condiciones ambientales y materiales precarias que generaran una devastación de la vida de miles de millones de personas de las presentes y futuras generaciones. Estos “actores”, corporacionistas y sus diplomáticos, se comportan como misántropos porque muestran una carencia de ética y de moral social. Mantienen una inercia pasmosa a pesar de lo robusto del conocimiento científico y técnico sobre el peligro del cambio climático para la humanidad. Ciertamente son todos negligentes, para utilizar un adjetivo publicable. Harris explica en su libro, los factores que él entiende han impedido la formulación y adopción de una


HUELLA ECOLÓGICA política pública sobre el calentamiento global y el cambio climático. El primero es lo que denomina Cáncer de Westphalia. El autor alude a este espacio geográfico de Alemania donde a mediados del siglo 17 se logró la firma de varios tratados de paz donde culminaron conflictos bélicos prevalentes por décadas. Los Tratados de Paz de Westphalia fueron fundamentales para la reorganización de los estados nacionales europeos y la adopción de procesos de cooperación de los países en esa región. La historia señala que Westphalia fue fundamental para la adopción de una visión de desarrollo compartida de esos estados europeos

que en alguna medida hicieron viable la modernidad del desarrollo de esa región. Sin embargo, a pesar de que la comunidad actual europea impulsa un acuerdo político sobre cambio climático a nivel internacional, algunos entes como EE.UU. y China están socavando la aceptación de un acuerdo definitivo. Están operando como células de cáncer, que si prevalecen, dejarán sin “vida” a la humanidad. Derivado del primer planteamiento Harris propone el de la “Malignidad de los Grandes Contaminadores: EE.UU. y China. Estos dos países producen más de una tercera parte de los gases de invernadero que se generan en todo el Planeta.

Sin embargo, utilizan sus recursos diplomáticos en foros regionales e internacionales para impedir la formulación de acuerdos que resulten de interés para el bienestar de todas las naciones. El tercer factor que discute Harris es de la “Adicción a la Modernidad”. Existe una relación directa entre los niveles de contaminación de los gases de invernadero, la afluencia y el consumo de materiales y de energía, que junto a otros aspectos de los estilos de vida, crean un círculo vicioso de contaminación y degradación ambiental. Este modelo de “adicción a la modernidad” es el que están adoptando los países

Estas personas han tenido que recurrir a utilizar zancos para sus casas por las constantes inundaciones. (foto por Development Planning Unit, University College London, CC)


Estas personas buscan protegerse de los estragos del cambio climático levantando sus casas en zancos. (foto por Development Planning Unit, University College London, CC)

llamados en vías de desarrollo, particularmente China e India; estados que poseen una tercera parte de la población total del Planeta. Si el desarrollo de estos dos estados lograra elevar el consumo de materiales y energía de las potencias desarrolladas, la civilización humana colapsará. Plantea Harris que las potencias desarrolladas no deben alimentar y sostener esa “adicción” pues ésta no hace más felices a las personas que ya tienen satisfechas sus necesidades básicas, sino que a la larga lo que se está construyendo es una vida más miserable para la mayor parte de la población de la humanidad. El alza en el nivel del mar y las expresiones extremas del clima, son ‘efectos secundarios’

32

de esta “adicción” que nos hará a casi todos infelices. La problemática del cambio climático, según nos aconseja Harris y otros pensadores, requiere un acercamiento político donde la diplomacia se enfoque no en los intereses materiales particulares sino en el bienestar colectivo de la gente. Requiere una responsabilidad concertada pero diferenciada entre los países que controlan la mayor parte de la riqueza material y los países con mayor carencia de esos recursos. Supone la formulación de un acuerdo consecuente entre el bienestar en el ámbito internacional con los procesos y estilos de vida dentro de cada nación. Una cohe-

rencia entre política internacional y política doméstica. Según plantea Harris en su libro, la política internacional y doméstica debe ir dirigida a estimular la producción y el “consumo de la felicidad humana” y no de los bienes materiales. Esta felicidad sólo es posible a través de una vida plena que tenga como premisa la suficiencia de los bienes necesarios básicos para toda persona y la sustentabilidad ambiental del Planeta. Supone la promoción de una vida solidaria y austera. En esta visión no hay espacio para los misántropos. El autor es planificador ambiental y profesor.


Firman acuerdo para mitigar el cambio climático

El acuerdo persigue el desarrollo de proyectos de mitigación de cambio climático en vertederos cerrados o encaminados al cierre de operaciones. (foto por DFAT photo library, CC)

L

a Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), en conjunto con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Administración de Asuntos Energéticos (AAE), suscribieron en octubre un acuerdo de política pública dirigido a desarrollar proyectos de mitigación de cambio climático en vertederos y/o sistemas de rellenos sanitarios cerrados o encaminados al cierre de operaciones, mediante la implantación de proyectos de energía renovable tales como la instalación de fincas solares o de tecnologías de recuperación de metano. A partir de esta fecha, las tres agencias iniciaron la preparación de un

documento de Solicitud de Propuestas (Request For Proposals, RFP), disponible actualmente en la página de internet de la ADS (www. ads.gobierno.pr), para recibir las propuestas de los proponentes en lo que será un proceso transparente y de libre y justa competencia. Agustín Carbó Lugo, director ejecutivo de la ADS, dijo que “la Autoridad asume hoy un liderazgo necesario asegurándose de que, como País, nos encaminemos a reducir la quema de combustible fósil y a minimizar las emisiones de gases de invernadero”. El Titular señaló “la responsabilidad

que tenemos de hacer el mejor uso posible de los terrenos impactados en la Isla, como son los vertederos cerrados, así como de apoyar a los municipios a identificar medios para costear los gastos de cierre y mantenimiento adecuado de estos. Es por ello que con la firma de este acuerdo damos un paso al frente ofreciendo una visión práctica de futuro y una opción viable de progreso, desarrollo y sustentabilidad para todos”. El director ejecutivo añadió que “en la ADS entendemos que es nuestro deber contemplar responsablemente las especificaciones tecnológicas y de interconexión segura de

33


El RFQ busca cualificar a los mejores candidatos que puedan garantizar no solo el componente de energía renovable, sino el poder asegurar el cumplimiento ambiental en estos terrenos que ya han sido cerrados.

34

Arriba, el director ejecutivo de la ADS, Agustín Carbó Lugo, durante la conferencia de prensa ofrecida el pasado octubre para anunciar el proyecto. Le acompañan los directores de la AEE y la AAE. Al lado, el vertedero de Arecibo.

este tipo de proyectos, así como de su costo eficiente con la red eléctrica a precios competitivos en el mercado internacional de energía renovable. Por tanto, estaremos evaluando los vertederos que cumplen con las recomendaciones de estas agencias con peritaje y el Consejo de Confiabilidad Eléctrica, para así establecer los criterios que guiarán el proceso de los Solicitud de Propuestas”. Por su parte, José Maeso, director de la AAE, explicó que “este acuerdo nos permite sentar las bases para cumplir con nuestra misión y política pública, a la vez que generamos más empleos en la industria

de energía renovable, minimizamos nuestra contribución al cambio climático y logramos la estabilización de los costos energéticos”. Asimismo, el director ejecutivo de la AEE, Juan F. Alicea Flores, sostuvo que “la Autoridad de Energía Eléctrica respalda toda alternativa que represente una oportunidad para lograr reducir los costos de energía y cumplir con los requisitos federales de protección ambiental. Actualmente trabajamos en la creación de una estructura para viabilizar este tipo de proyectos y de esta forma convertirnos en un ente facilitador para el progreso de las fuentes renovables”.


Usar menos el carro y más la bicicleta, el tren o transporte colectivo ayudará a mitigar los efectos del cambio climático. (foto tomada en Melbourne, Australia por la organización 350)

Educando para hacerle frente al cambio climático Redacción Huella Ecológica

V

isto desde la perspectiva de un astronauta, el planeta Tierra es pequeño, frágil y finito ante la inmensidad del universo. De esta forma, la profesora María Juncos Gauthier trata de poner en órbita a las personas cuando les habla del cambio climático. Esta estrategia, explicada también en el antiguo documental Powers of Ten, lleva a las personas a entender la importancia de este fenómeno mundial.

Desde hace alrededor de cuatro años, Juncos Gauthier, quien es la directora del Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentable (CEDES) de la Universidad Metropolitana (UMET), es educadora voluntaria de The Climate Reality Project (TCRP), un proyecto del ex vicepresidente de los Estados Unidos y ganador del Premio Nobel de la Paz en 2007, Al Gore, para difundir información a la ciudadanía sobre el cambio climático y calentamiento

global, de manera entendible y asequible. La profesora Juncos Gauthier recordó que la punta de lanza de esta campaña fue el documental An Inconvenient Truth, que trata este tema de una manera profunda y explicativa. Destacó que antes las informaciones acerca de la realidad del clima no se comunicaban correctamente a las masas, y solamente a un grupo selecto pertene-

35


HUELLA ECOLÓGICA ciente a la política y la ciencia. La idea de hacerla disponible a todo el mundo fue hacer entender la urgencia de tomar medidas para reducir las emisiones de gases que causan el efecto invernadero, destacó Juncos Gauthier. The Climate Reality Project también surge con el propósito de preparar a un ejército de educadores en todo el mundo y así poder continuar difundiendo el mensaje en cada rincón del planeta. “El cambio climático es un fenómeno natural a través de los siglos, el problema es que los seres humanos han hecho que no sea paulatino. Lo hemos hecho en décadas y de forma acelerada, lo que ha ocasionado unos impactos severos al medio ambiente y las especies”, expresó la directora del CEDES. “El resultado es un cambio climático acelerado”. Como parte del trabajo voluntario con TCRP, Juncos Gauthier ofrece charlas en escuelas, universidades y otras instituciones. Para esto, la profesora ha asistido a seminarios en México y Estados Unidos donde

recibe la información directamente de Al Gore. Destacó que en Puerto Rico hay activas alrededor de ocho personas que también son voluntarias del proyecto. La educadora destacó que además se mantiene actualizada con todo lo nuevo a través de listas de correos internacionales e informaciones que recibe del Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico. Durante las charlas que ofrece, Juncos Gauthier presenta las siguientes recomendaciones a las personas, para que puedan llevar a cabo prácticas que ayuden a mitigar el cambio climático: 1- Educarse y leer información disponible, especialmente en internet 2- Apagar las luces 3- Cambiar las luces de incandescentes a fluorescentes o leed 4- Utilizar calentador solar 5- Utilizar la luz natural 6- Utilizar equipos Energy star 7- Adquirir equipos de alta eficiencia energética 8- Consumir menos (reducir) 9- Reusar y reciclar

10- Tomar acción (sembrar árboles, proteger árboles) 11- Usar menos el carro, usar el tren, ir a pie o en bicicleta 12- Solicitar a los alcaldes la creación de transportes colectivos 13- Brindarle buen mantenimiento a los vehículos 14- Si se compra uno nuevo comprar marcas eficientes en término de combustible o híbridos 15- Votar por los candidatos a la gobernación que tengan interés por el ambiente 16- No apoyar proyectos que promuevan el desparrame urbano y la deforestación de grandes extensiones de terreno 17- Apoyar iniciativas del gobierno para reducir la dependencia en los combustibles fósiles para generar energía y aumentar el uso de energía renovable como el sol y el viento 18- Apoyar iniciativas municipales que sean verdes, que promuevan el reciclaje y la reforestación 19- Apoyar iniciativas municipales para crear parques, humedales, bosques y terrenos agrícolas, áreas verdes

The Climate Reality Project también surge con el propósito de preparar a un ejército de educadores en todo el mundo y así poder continuar difundiendo el mensaje en cada rincón del planeta.

30

Cambiar las luces de incandescentes a fluorescentes o leed es una acción que podemos hacer desde nuestras casas para mitigar los efectos del cambio climático.


HUELLA ECOLÓGICA

Impactos del cambio climático Redacción Huella Ecológica

L

a Agencia de Protección Ambiental federal (EPA, por sus siglas en inglés) explica que el cambio climático puede causar impactos severos en áreas importantes como: la agricultura, los ecosistemas, los bosques, las costas, la energía, la salud humana, la sociedad, la transportación, los recursos de agua y la seguridad nacional. En el caso del sector agrícola, el propio calentamiento, las inundaciones y la sequía pueden reducir los rendimientos en los cultivos. Sin embargo, el calentamiento moderado y el dióxido de carbono en la atmósfera, pueden ayudar a las plantas a crecer rápidamente.

Asimismo, el cambio climático también puede dañar la infraestructura de transporte, con sus altas temperaturas, tormentas severas y mareas altas. Así también, océanos más ácidos y cálidos pueden alterar los ecosistemas costeros y marinos. El cambio climático podría poner tensión adicional a las zonas costeras ya estresadas por la actividad humana, la contaminación, las especies invasoras y las tormentas.

El cambio climático puede alterar también el lugar donde las especies viven y cómo estas interactúan entre sí, lo que podría transformar radicalmente los ecosistemas actuales. Los sistemas ecológicos montañosos y del ártico son particularmente sensibles a este fenómeno. De igual forma, el calentamiento puede afectar la calidad del aire y aumentar el riesgo a las enfermedades relacionadas con el calor. El aumento de la frecuencia y la fuerza de los fenómenos extremos, como las inundaciones, sequías y tormentas, amenazan la seguridad y la salud.

Es problable que este fenómeno climático promueva el aumento de la demanda de refrigeración en el verano y una disminución de la calefacción en el invierno. El aumento en el nivel del mar y las tormentas intensas más frecuentes podrían interrumpir la producción y suministro de energía. El cambio climático puede alterar la frecuencia e intensidad de los fuegos forestales y las plagas de insectos en los bosques. La productividad de los bosques podría afectarse debido a los cambios en las temperaturas, las precipitaciones y la cantidad de dióxido de carbono en el aire. En cuanto a la sociedad, este fenómeno tendría un mayor impacto en las personas que viven en zonas vulnerables y pobres, particularmente en niños, viejos y enfermos. Las ciudades también son sensibles a muchos impactos.

Los recursos de agua también podrían verse afectados debido a las temperaturas, los cambios en las lluvias y la elevación del nivel del mar.

Los recursos de agua podrían verse afectados también debido a las temperaturas, los cambios en las lluvias y la elevación del nivel del mar. Los cambios en el sector hídrico afectan a muchos sectores, incluyendo la producción de energía, la infraestructura, la salud humana, la agricultura y los ecosistemas.

37


Calentamiento global y los ecosistemas marinos y costeros de Puerto Rico

Uno de los ecosistemas más deteriorados en el mundo e

Por Dr. Juan L. Torres

¿

Qué es el cambio climático global y cuáles son los factores que influyen sobre este?

Cuando hablamos de cambio climático nos referimos a la variación en el clima global de la Tierra o en algunas regiones del mundo a través del tiempo. Esto describe los cambios en la variabilidad o el estado promedio de la atmósfera en escalas de tiempo que varían desde décadas hasta millones de años. Dichos cambios provienen de procesos naturales como, por ejemplo, las variaciones en la intensidad de la radiación solar que llega a la Tierra y las variaciones en la órbita

38

terrestre. Otros factores naturales que pueden contribuir al cambio climático son: las oscilaciones de los mares, el movimiento de las placas tectónicas y las erupciones de los volcanes. Pero también, el cambio climático global está asociado a factores causados por el hombre. A estos factores se les conoce como efectos antropogénicos. Uno de los factores más contundentes en la influencia que tenemos los seres humanos en el cambio climático y en la manera en que hemos contribuido a este fenómeno es el cambio en la composición de los gases en la atmósfera, parti-

cularmente aquellos efectos que se deben a la quema de combustibles fósiles. A partir de la Revolución Industrial, el consumo de combustibles fósiles ha elevado los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera de alrededor de 280 ppm a más de 370 ppm hoy día. Se proyecta que este aumento pueda alcanzar los 560 ppm antes de finalizar el siglo XXI. Más alarmante aún es el hecho de que nunca antes en la historia humana los niveles de CO2 habían alcanzado los niveles actuales.


HUELLA ECOLÓGICA

Cuando hablamos de cambio climático nos referimos a la variación en el clima global de la Tierra o en algunas regiones del mundo a través del tiempo.

entero, y muy especialmente en Puerto Rico, es el arrecife de coral.

Estudios realizados con catas de hielo demuestran que por los pasados 800,000 años los valores de CO2 se han mantenido entre 180280 ppm. Esto, en conjunto con el aumento en la producción de otros gases de invernadero como el metano y el óxido nitroso (N2O), pueden causar un aumento en la temperatura superficial terrestre entre 1.4o a 5.8oC (2.5o a 10.5oF) para el año 2100. Anterior a la quema de combustibles fósiles, ya los seres humanos impactaban el clima mediante el uso de las tierras y las actividades que se realizaban en esta: la irriga-

ción, la deforestación y la agricultura. Los cambios en el uso de tierras también provocan un aumento en la concentración de CO2 en la atmósfera. Además, esto no sólo cambió las reservas de agua que había en los lugares, sino que también pudo haber cambiado el albedo en algunas localidades al influenciar la cubierta del terreno y alterar la cantidad de luz que este absorbía. Estas prácticas agrícolas se continúan realizando y, junto a la quema de combustibles fósiles, contribuyen al cambio climático global. ¿Cómo ha sido la temperatura terrestre en los últimos 1,000 años?

Las variaciones en el clima terrestre no son solamente de ahora. A lo largo de la historia de la Tierra se han registrado cambios climáticos grandes. Sin embargo, desde el inicio de la Revolución Industrial a mediados del siglo XIX el clima terrestre ha sufrido cambios significativos mediados, casi en su totalidad, por causas relacionadas al ser humano. El calentamiento global: un evento actual o milenario El calentamiento global se refiere al observado aumento en la temperatura promedio de la atmósfera terrestre y de los océanos en

39


En la foto se muestra coral montañoso con blanqueamiento parcial a causa del cambio climático.

épocas recientes. La temperatura atmosférica cerca de la superficie terrestre aumentó alrededor de 0.6oC (1.1oF) en el siglo XX. Basado en estimados de la Administración Nacional de la Atmósfera y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), el año 2005 ha sido el año más caliente desde que se comenzó a medir la temperatura instrumentalmente a mediados del siglo XIX, excediendo el récord establecido en 1998. La opinión científica en general atribuye este calentamiento a actividades humanas, en especial, a los aumentos en la concentración de CO2, N2O y metano, los cuales actúan como gases de invernadero. ¿Qué son los gases de invernadero y cómo afectan el clima? Los gases de invernadero son componentes atmosféricos que ocurren naturalmente en la atmósfera. Entre los que ocurren naturalmente se en-

40

cuentran el vapor de agua, el CO2, el CH4, el óxido nitroso y el ozono. Algunas actividades humanas, sin embargo, aumentan los niveles de estos gases.

La gráfica muestra el aumento constante en la temperatura del planeta desde 1850 hasta el presente.

La Tierra recibe energía desde el Sol en forma de radiación. Parte de esta radiación es absorbida y calienta la superficie terrestre. Debido a que la Tierra es mucho más

fría que el Sol, esta irradia energía a longitudes de onda más grandes que las que irradia el Sol (a mayor longitud de onda, menor es la energía). Parte de estos largos de onda (radiación infrarroja) son absorbidos por gases de invernadero en la atmósfera. Los gases de invernadero al estar en la atmósfera también emiten radiación hacia el espacio y hacia la superficie terrestre. La porción de esta radiación que se emite hacia la superficie terrestre es lo que llamamos “el efecto de invernadero.” El mayor gas de invernadero natural es el vapor de agua. Este causa alrededor del 36-70% del efecto de invernadero, seguido del CO2 que causa entre 9-26%, el metano que causa entre 4-9% y el ozono que causa entre 3-7%. Otros gases de invernadero que aportan significativamente a dicho efecto son el N2O, el hexafluoruro de azufre, los


El calentamiento global se refiere al observado aumento en la temperatura promedio de la atmósfera terrestre y de los océanos en épocas recientes.

hidrofluorocarbonos, los perfluorocarbonos y los clorofluorocarbonos (CFC). Estos gases son compuestos que fueron utilizados ampliamente en la industria como refrigerantes, aceleradores y agentes solventes, entre otros usos. El uso de la mayor parte de estos compuestos ha sido prohibido por el llamado Protocolo de Montreal dado a los efectos dañinos que provocan en la capa de ozono. Los CFC, por ejemplo, tienen un largo de vida en la atmósfera de más de 100 años lo que les facilita esparcirse hacia la estratosfera. Una vez allí, la radiación ultravioleta rompe los enlaces de cloro lo cual, a su vez, acelera el rompimiento del ozono. Un solo átomo de cloro puede destruir miles de moléculas de ozono. La actividad humana eleva los niveles de gases de invernadero principalmente por la liberación de CO2 y otros gases como el metano. Al-

Colonia de coral de cerebro ondulado completamente blanqueada, entre dos colonias del coral de cerebro simétrico con coloraciones normales. Esta foto fue tomada en Guayanilla durante el evento de blanqueamiento de 2005.

gunas de las fuentes principales de gases de invernadero como consecuencia de la actividad humana incluyen: 1. la quema de combustibles fósiles, la deforestación y el exceso en la producción de cemento y en la construcción con este material aumenta las concentraciones de CO2, en particular al eliminar la vegetación, construir y no plantar nuevos árboles; 2. cultivos, uso de terrenos y cambios en los humedales, escapes de tuberías, y emisiones en lugares ocupados por rellenos que aumentan las concentraciones de metano atmosférico (muchos de los sistemas sépticos ventilados nuevos que mejoran los procesos de fermentación son grandes fuentes de metano atmosférico) y 3. el uso de CFC en sistemas de refrigeración y en sistemas de supresión de fuegos y procesos manufactureros.

La quema de combustibles aumenta los niveles de monóxido de carbono el cual se crea cuando los combustibles no son quemados completamente. A través de procesos naturales en la atmósfera, el monóxido de carbono se convierte eventualmente a CO2. El aumento de los gases de invernadero provoca el calentamiento de la superficie de la Tierra y, por consiguiente, el derretimiento de las capas de hielo cercanas a los polos. Al derretirse el hielo, las tierras o las aguas expuestas, las cuales son menos reflectivas que el hielo, absorben más radiación solar. Esto causa mayor calentamiento, el cual, a su vez, provoca mayor derretimiento de hielo. Estos cambios pueden aumentar también la frecuencia y la intensidad de eventos extremos como inundaciones, sequías, olas de calor, huracanes y tornados. También

41


Un aumento en el nivel del mar de 4m (13 pies) afectaría casi todas las ciudades costeras del mundo, con impactos catastróficos en el comercio y la economía mundial.

Aquí se muestra colonia de coral montañoso muerta en Los Pináculos, en La Parguera, Lajas.

se espera que el nivel del mar aumente entre 11-88cm en el próximo siglo. De tal forma, se produce un efecto de dominó en el que un evento trae como consecuencia el desarrollo de otros eventos. Otra de las consecuencias del aumento de CO2 es la llamada acidificación de los océanos. El pH del agua de mar ya bajó 0.1 unidades desde la Revolución Industrial y se espera que baje 0.5 unidades adicionales para el 2100, lo cual representa un nivel no visto en los mares desde hace millones de años. Esto

42

sería catastrófico para organismos marinos que poseen esqueletos de carbonato de calcio como los corales y otros importantes invertebrados arrecifales. La acidificación de los mares también podría afectar directamente el crecimiento y reproducción de los peces y el plancton, lo que implicaría una considerable disminución en los recursos pesqueros y pérdidas multimillonarias en la industria pesquera mundial. En términos humanos, aún cuando ocurra un aumento relativamente pequeño en el nivel del mar, esto puede causar que algunas plani-

cies costeras altamente habitadas se tornen eventualmente inhabitables. Por ejemplo, un aumento en el nivel del mar de 4m (13 pies) afectaría casi todas las ciudades costeras del mundo, con impactos catastróficos en el comercio y la economía mundial. Al presente, se ha predicho un aumento de 1m alrededor del mundo (3 pies) para el año 2100, pero también se ha predicho que el calentamiento global durante este tiempo puede causar cambios irreversibles en el sistema de glaciales de la Tierra lo que ultimadamente podría elevar el nivel


HUELLA ECOLÓGICA de este fenómeno. Por ejemplo, en Alaska, en 2005, ocurrió una de las epidemias más grandes de gastroenteritis, en este caso, causada por una bacteria llamada Vibrio parahaemolyticus, la cual ha sido atribuida al aumento en la temperatura de las aguas circundantes donde las ostras infectadas eran cosechadas. Por otro lado, un ambiente más caliente acelera la reproducción de los mosquitos, aumenta el número de veces que tienen que picar, prolonga su temporada de apareamiento y disminuye el periodo de maduración de los microbios que estos dispersan.

En este diagrama se representa y explica el efecto de invernadero en la Tierra.

del mar varios metros más durante el milenio. De hecho, se estima que alrededor de 200 millones de personas podrían verse afectadas con el aumento predicho en el nivel del mar. Tal aumento podría inundar millas cuadradas de tierras y una cantidad similar de humedales costeros, erosionar playas recreativas, exacerbar las inundaciones costeras y aumentar la salinidad de los acuíferos y los estuarios. Otras consecuencias incluyen: cambios

Colonia de coral de cerebro ondulado completamente muerta. En esta foto se puede apreciar que el esqueleto ya ha comenzado a ser colonizado por algas filamentosas.

en el rendimiento de la agricultura, la retirada de los glaciales, la extinción de algunas especies y el aumento en la amplitud de algunos transmisores de enfermedades como los mosquitos. La salud pública también se ve amenazada por el calentamiento global. La expansión de enfermedades al aumentar la amplitud geográfica de los vectores que las transmiten es otra consecuencia

Adicional a los cambios ambientales y a las consecuencias en la salud de los seres humanos, el calentamiento global trae consigo considerables efectos económicos y financieros. Se estima que el aumento en la frecuencia de eventos climáticos severos como huracanes, tornados, inundaciones, sequías, etc., acompañado por las tendencias actuales sociales puede costar al menos $150 billones cada año durante la próxima década. Estimados financieros indican que limitar las emisiones de carbono contribuye a la reducción de hasta el 80% del costo anual causado por ciclones para el año 2080. Hasta la

37


arrecifes en las islas caribeñas. La importancia ecológica de estos animales que forman estructuras calcáreas típicas (exoesqueleto de carbono de calcio) no puede ser menospreciada. Los corales, tanto duros como blandos, en su mayoría, viven en una relación simbiótica con unos organismos microscópicos unicelulares llamados dinoflagelados. Específicamente en el caso de los corales, esta relación existe con un grupo de dinoflagelados llamados zooxantelas. Dado que estos organismos tienen la capacidad de llevar a cabo fotosíntesis, muchas veces son clasificados como algas.

Los arrecifes de coral ofrecen un grato espectáculo panorámico para el ser humano, además de servir a plenitud como habitáculos para muchas especies marinas. (foto por DRNA)

fecha, el año 2005 ha sido el más costoso en los registros; sus pérdidas económicas se estiman en más de $200 billones con pérdidas en las aseguradoras de más de $70 billones. El comportamiento humano se encuentra estrechamente relacionado con este aumento en pérdidas. Por ejemplo, el impacto económico de estos eventos climáticos ha aumentado considerablemente ya que las construcciones costeras han aumentado, irónicamente, en áreas vulnerables expuestas al oleaje y a la erosión. De forma similar, el impacto económico de las inundaciones en Puerto Rico y en otros lugares del mundo resulta cada día mayor debido al desarrollo desmedido en áreas inundables

44

y al pobre manejo y a la escasa fiscalización por parte de las agencias pertinentes. Blanqueamiento de organismos marinos Otra consecuencia del calentamiento global en Puerto Rico es el blanqueamiento en los organismos marinos, por ejemplo, el blanqueamiento de los corales. Los arrecifes de coral ofrecen un grato espectáculo panorámico para el ser humano, además de servir a plenitud como habitáculos para muchas especies marinas. Estas estructuras ayudan también a disminuir la energía del agua y como consecuencia protegen la costa. Los corales son organismos marinos del fílum Cnidaria de los cuales existen aproximadamente 35 especies formadoras de

El tipo de relación simbiótica que tienen los corales y las zooxantelas se conoce como mutualismo ya que ambos organismos se benefician de esta relación. En este caso, los corales le proporcionan a las zooxantelas un ambiente relativamente seguro en el que pueden vivir dentro de los tejidos de los corales y las zooxantelas, en cambio, le proporcionan a los corales gran parte de los productos relacionados a la fotosíntesis, los cuales estos utilizan en su metabolismo. El mutualismo que existe entre los corales y las zooxantelas también existe entre las zooxantelas y otros organismos marinos. Otros cnidarios como algunas aguas vivas, anémonas, e hidrozoarios como los corales de fuego, también poseen zooxantelas y tienen una relación similar. Además, muchas especies de esponjas tienen zooxantelas entre sus células. La relación simbiótica entre corales y zooxantelas es en gran parte responsable de que muchas especies de corales puedan ser formadoras de arrecifes. Dicha relación les ayu-


da a los corales duros a formar el esqueleto de carbonato de calcio que forma sus colonias que, a su vez, componen la estructura primaria de los arrecifes de coral en los trópicos. Dado que el tejido de los corales es casi transparente, éstos deben sus llamativos colores en gran parte a los pigmentos tanto fotosintéticos como fotoprotectores que tienen las zooxantelas. El blanqueamiento de los corales, entonces, se refiere al evento donde sucede una de tres cosas: 1) el coral pierde las zooxantelas, 2) las zooxantelas pierden sus pigmentos o 3) una combinación de ambas. Por esto, vemos las colonias de coral blancas (de ahí viene el término blanqueamiento). También puede ocurrir blanqueamiento en otros invertebrados, sin embargo, el más conocido y estudiado es el que ocurre en los corales duros. El blanqueamiento puede ser ocasionado por diversos factores. Los más importantes son: los aumentos en la temperatura, la radiación ultravioleta y la sedimentación. También se han visto eventos de blanqueamiento en corales relativamente llanos luego del paso de huracanes y tormentas. Esto sucede como consecuencia de la abrasión producida por la resuspensión de sedimento durante las marejadas ciclónicas. Durante las últimas décadas se han registrado varios eventos de blanqueamiento masivos en todo el mundo, en especial en el Caribe. Hasta la fecha, los mayores eventos registrados ocurrieron en 1980, 1983, 1987-88, 1990, 1991-92 y 1998. Todos estos eventos tuvieron una causa común: en todos estos años se registraron temperaturas sumamente altas durante el verano y parte del otoño. En 2005 se produjo, probablemente, el evento de blanqueamiento masivo más gran-

La gráfica muestra las anomaías en temperatura a través de los siglos hasta el año 2004.

de que se haya registrado en la literatura científica. En el Caribe, cerca del 90-95% de las colonias de corales duros resultaron blanqueadas parcial o totalmente, incluyendo en Puerto Rico donde las observacio-

Durante el evento de blanqueamiento ocurrido en 2005, grandes áreas de arrecifes fueron afectadas en Puerto Rico. (foto por DRNA)

nes hechas por científicos y estudiantes graduados indican blanqueamiento de colonias tanto en

aguas llanas como en profundidades cercanas a los 45m (148 pies). Este evento duró hasta mediados del mes de noviembre y aunque muchas colonias se recuperaron, el porcentaje de colonias que murieron también fue alto. Durante el evento de blanqueamiento ocurrido en 2005, grandes áreas de arrecifes fueron afectadas en Puerto Rico. Una de estas áreas fue La Parguera donde prácticamente todos los arrecifes sufrieron sus consecuencias. Por ejemplo, el arrecife conocido como Los Pináculos, localizado al este del Cayo Turrumote, ha sido reconocido desde hace muchos años por tener una de las formaciones de coral montañoso con colonias (Montastraea faveolata) más impresionantes del Caribe. Sin embargo, casi todas las colonias de esta especie fueron blanqueadas durante 2005 y en la actualidad muchas han muerto al ser colonizadas, aparentemente, por algas verde-azules.

45


El blanqueamiento de corales muchas veces trae como consecuencia el debilitamiento de las colonias.

Hasta la fecha no se conoce a ciencia cierta si las zooxantelas salen de los tejidos del coral o si es el coral el que las expulsa durante eventos de alto estrés. Lo que sí sabemos es que una vez un coral se blanquea, pierde gran parte de la capacidad de supervivencia y eventualmente puede morir. De modo que se pueda distinguir entre una colonia de coral blanqueada y una colonia muerta, las Figuras 6 y 7 muestran colonias de corales blanqueadas total o parcialmente, mientras que la Figura 8 muestra una colonia de coral de cerebro ondulado muerta. Es importante recalcar que el hecho de que una colonia esté blanqueada no necesariamente significa que esté muerta. De hecho, en muchos casos los corales pueden recuperarse del blanqueamiento si las condiciones físicas y ambientales vuelven a su normalidad en un corto periodo de tiempo. El blanqueamiento de corales muchas veces trae como consecuencia el debilitamiento de las colonias. Por esta razón, aumenta su susceptibilidad al ataque de enfermedades como la Enfermedad de la Banda Blanca y la Enfermedad de la Banda Negra, entre otras. También disminuye la habilidad

46

competitiva de los corales lo que puede provocar un cambio en la estructura de los arrecifes. Esto, a su vez, provoca una disminución en su función protectora de costas al debilitarse la estructura primaria del ecosistema. Con el cambio climático global y, en especial, con el aumento en la temperatura, se estima que futuros eventos de blanqueamiento sean más frecuentes y más intensos que los antes mencionados, lo que puede poner en riesgo a muchos de los arrecifes de coral tanto en Puerto Rico como en otras partes del mundo. Uno de los ecosistemas más deteriorados en el mundo entero, y muy especialmente en Puerto Rico, es el arrecife de coral. La continua entrada de sedimentos terrígenos a la columna de agua marina sofoca y mata decenas de colonias de corales duros al año. A esto le sumamos los efectos detrimentales que produce el aumento en las temperaturas superficiales como consecuencia del calentamiento global, los efectos de la radiación ultravioleta y el aumento en la acidificación de los océanos como consecuencia del incremento del dióxido de carbono atmosférico. Los eventos de blanqueamiento masivos que se han registrado en la última década,

el cambio de comunidades dominadas por corales duros a fondos inhóspitos dominados por algas filamentosas y el aumento de los efectos del fenómeno de El Niño son sólo varias de las consecuencias del cambio climático global. Los arrecifes de coral, las praderas de hierbas marinas y los bosques de mangle son ecosistemas resilientes que han sobrevivido varios periodos de extinciones masivas. Sin embargo, el acelerado desarrollo costero, el desparrame urbano y las malas prácticas de urbanización y de agricultura han provocado una pérdida de estos importantes recursos de la cual probablemente no se volverán a recuperar. Al adoptar sencillos cambios en las actitudes individuales se puede contribuir a reducir los efectos del cambio climático y del calentamiento global en estos ecosistemas costeros. Nos concierne a todos transformar nuestros estilos de vida y asegurarnos un futuro más alentador. El autor es biólogo marino especialista en arrecifes de doral. Este artículo es una versión revisada del publicado en el número de septiembre de 2007 de la revista Marejada del Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico.


La comunidad científica ha llegado a un consenso en cuanto a la importancia de reducir el nivel de CO2 atmosférico y otros gases de invernadero. (foto por Woody H1, CC)

Esfuerzos para disminuir el cambio climático global Por Dr. Juan L. Torres, Camille Krawiec y Cristina D. Olán

L

a comunidad científica ha llegado a un consenso en cuanto a la importancia de reducir el nivel de CO2 atmosférico y otros gases de invernadero. Sin embargo, aunque disminuyamos el nivel de estos gases, vamos a experimentar los impactos del cambio climático. Por esta razón, los esfuerzos para disminuir los impactos del

cambio climático se dividen en dos categorías: adaptación y mitigación. Un factor a tener en cuenta es la relación entre el desarrollo tecnológico y los incentivos reglamentados: si los reglamentos pueden inducir un cambio tecnológico sustancial, entonces los costos de la mitigación se reducen. Los costos de la mitigación se estiman entre

$78 a $1,141 billones lo que sería entre 0.2-3.5% del Producto Bruto Doméstico (GDP, por sus siglas en inglés) mundial. Estos costos estimados se refieren a las reducciones logradas a través de permisos para mercadear emisiones cuando se les otorgan dichos permisos a los países contaminantes. Además, estos costos se pueden reducir al

47


Sembrar árboles, reciclar y limpiar áreas costeras y cuerpos de agua ayuda a mitigar los impactos del cambio climático.

considerar las relaciones entre los diferentes gases de invernadero y el impacto que puedan tener el desarrollo de nuevas tecnologías en las emisiones de dichos gases. Otro beneficio de mitigar el cambio climático global es la reducción en el impacto económico debido al aumento del petróleo. Existe una amplia gama de acciones que pueden llevarse a cabo para mitigar el calentamiento del planeta. Entre ellas podemos destacar: 1. reducción en el uso de energía Cada vez que alguien ve televisión, se entretiene con juegos electrónicos o con la computadora, prende una bombilla, usa el acondicionador de aire o cocina en el horno microondas, entre otras acciones, contribuye al aumento en el cambio climático global. ¿Por qué? La razón es sencilla: todos estos enseres utilizan energía eléctrica y la mayor parte de la producción de energía eléctrica en Puerto Rico y en casi todo el mundo proviene del consumo de combustibles fósiles como el petróleo y sus derivados. Un cambio en nuestras prácticas de consumo ayuda a conservar el planeta y puede contribuir a dismi-

48

nuir el cambio climático global y el calentamiento del planeta. 2. cambio de uso de combustibles fósiles con base de carbono a fuentes renovables de energía como lo son: la energía solar, la energía eólica, la energía geotermal, el biodiesel y la energía nuclear.

Otro beneficio de mitigar el cambio climático global es la reducción en el impacto económico debido al aumento del petróleo. 3. captura y almacenamiento del carbono – Es una iniciativa que pretende mitigar el cambio climático capturando el CO2 de fuentes grandes como plantas generadoras de energía y almacenarlo en un lugar seguro en vez de liberarlo a la atmósfera. 4. secuestración del carbono- Este es un proceso para remover el carbono de la atmósfera. 5. creación e implantación de impuestos relacionados al uso del

carbono. 6. reestablecimiento de áreas que funcionan como sumideros de dióxido de carbono como, por ejemplo, los océanos. 7. promover el control poblacional. 8. fomentar acciones que mitiguen los efectos del calentamiento a través de la política pública local, nacional y global. El Protocolo de Kyoto es un acuerdo internacional mundial diseñado y aprobado por muchas naciones para combatir el cambo climático global. El protocolo en sí es una enmienda a la Convención Estructural de las Naciones Unidas acerca del Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés). Los países acogidos y que ratifican este protocolo se han comprometido a reducir sus emisiones de dióxido de carbono y otros cinco gases de invernadero (metano, óxido nitroso, hexafluoruro de azufre, hidrofluorocarbonos o HFCs y perfluorocarbonos o PFCs) o a participar en intercambios de emisiones si estos mantienen o aumentan las emisiones de estos gases. El Protocolo de Kyoto entró en vigor el 16 de febrero de 2005 y fue ratificado por


La captura y almacenamiento del carbono es una iniciativa que pretende mitigar el cambio climático capturando el CO2 de fuentes grandes como plantas generadoras de energía y almacenarlo en un lugar seguro en vez de liberarlo a la atmósfera. (foto por Vattenfall, Interpress Service, CC)

166 países y otras entidades gubernamentales. A pesar que Estados Unidos se encuentra entre los principales liberadores de gases de invernadero, este país no ha ratificado el mencionado protocolo. En ausencia de política federal para incentivar métodos de reducción de emisión de gases de invernadero, algunos estados han tomado la delantera y han aunado esfuerzos para reducir la emisión de estos gases. En Estados Unidos, 28 estados poseen planes de acción climática desarrollados y nueve tienen metas de control de emisiones a nivel del estado. Estos nueve estados son: California, New Mexico, New Jersey, Maine, Massachusetts, Connecticut, New York, Washington y Oregon. Por ejemplo, el estado de Connecticut fue el primero en crear una ley estatal acerca del calentamiento global en 1990 en la que se requiere llevar a

cabo acciones específicas para la reducción de CO2 en la atmósfera. Por otro lado, la Ley de Vehículos de California y el Calentamiento Global requiere a los fabricantes de autos reducir las emisiones un 30% para 2016. El exgobernador Arnold Schwarzenegger firmó una orden ejecutiva en junio de 2005 en la que hace un llamado a reducir las emisiones de gases de invernadero en un 25% para 2020 y 80% para el 2050. El 27 de septiembre de 2006, se firmó en California la Ley de Soluciones al Calentamiento Global la cual establece igualar los niveles de gases de invernadero para 2020 a los niveles que existían en 1990. Esto representa una reducción significativa en los niveles de estos gases. ¿Qué otras cosas puedes hacer tú para contribuir? Puedes llevar a cabo multiplicidad de acciones para contribuir a la mi-

tigación del calentamiento global. Entre ellas podemos mencionar las siguientes: 1. Participar en el diálogo público referente al calentamiento global y demandar acción por parte del gobierno. 2. Comprar productos tomando decisiones inteligentes y no comprar a ciegas. 3. Reciclar – No solamente minimiza los desperdicios, sino también significa salvar una parte significativa de energía y recursos como los árboles. Por ejemplo, al reciclar papel, cartón, vidrio o metal, una familia promedio puede reducir las emisiones de dióxido de carbono hasta una tonelada anualmente. 4. Utilizar el transporte público. Esto normalmente reduce los tapones y el tiempo que pasas en tu carro. 5. Utilizar las bicicletas o caminar para llegar a los sitios cuando sea viable. 6. Promover el desarrollo de ciuda-

49


HUELLA ECOLÓGICA des diseñadas para peatones. Esto es parte del concepto llamado “Desarrollo Inteligente.” 7. Proteger los ecosistemas terrestres y acuáticos. Esto contribuye a la absorción del CO2 del aire. 8. Si necesitas comprar un producto eléctrico, entonces elige uno que tenga el símbolo de la Estrella de Energía (Energy Star, en inglés) los cuales usan menos energía, ahorran dinero, y ayudan a proteger el ambiente. 9. Si vas a comprar un carro, elige uno que sea eficiente en términos energéticos como, por ejemplo, un auto híbrido o si necesitas una camioneta entonces elige una que rinda más millas por galón. 10. Utilizar bombillas fluorescentes en vez de bombillas incandescentes. 11. Utilizar fuentes de energía renovable como la energía solar, eólica, geotermal o hidrológica.

El restablecimiento de áreas que funcionan como sumideros de dióxido de carbono como, por ejemplo, los océanos, ayudará a mitigar los impactos del cambio climático.

¿Por qué esperar más si lo podemos hacer hoy? El aumento en el nivel del mar y en las temperaturas, las consecuencias que el calentamiento global tiene sobre los organismos y la salud de los seres humanos y los efectos negativos sobre la economía son sucesos que provocan gran preocupación. Sin embargo, la preocupación por sí sola no resuelve el problema. Tomar acción y ocuparnos diligentemente de los retos que se nos presentan es lo que en realidad debemos hacer. Ante el cambio climático que enfrentamos, debemos tomar medidas de mitigación con respecto a este, reducir el uso de combustibles fósiles y las emanaciones de gases de invernadero, velar por el uso apropiado de los recursos marinos y costeros y minimizar la producción de desperdicios, entre otras medidas planteadas en este artículo.

Por eso, proponemos establecer un diálogo serio y constante acerca del cambio climático y sus consecuencias, lo que constituye una acción de vital importancia tanto a nivel local como a nivel de la comunidad global. En Puerto Rico, nos corresponde a todos involucrarnos en la toma de decisiones y acciones responsables y apoderarnos de los procesos que se llevan a cabo en favor del medio ambiente. Proteger los recursos naturales y asegurar un futuro con calidad de vida nos compete a todos. Los autores son biólogo marino especialista en arrecifes de coral, antropóloga y coordinadora de comunicaciones. Este artículo es una versión revisada del publicado en el número de septiembre de 2007 de la revista Marejada del Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico.

Otro beneficio de mitigar el cambio climático global es la reducción en el impacto económico debido al aumento del petróleo.


(ilustraci贸n por Robert Kandel, CC)