Issuu on Google+

Historias IndĂ­genas

Adrian Quijano


Cuento


Amor Indígena 

En la época de la colonia un español llego a el territorio pemón con 10 soldados a colonizar, en lo profundo de una selva se encontraba una pequeña colonia pemon en la que su cacique era muy hospitalario, este tenia una hermosa hija, la que fue guía de estos viajeros para conocer el territorio. En uno de los paseos el español cayó por un barranco y esta joven fue tras el, como se acercaba la noche y el cielo anunciaba lluvia se ocultaron en una cueva, allí pasaron la noche juntos y el español se dio cuenta de que sentía un profundo amor por esa chica . Esta le correspondió su amor y pasaron la noche juntos en un momento de magia y sentimientos encontrados.

A los pocos días el español libro una fuerte batalla con otro grupo de colonizadores en la que lastimosamente fue acecinado por defender a la indígena, esta llena de rabia lanzo una flecha al adversario de su amado, esta le dio una sepultura a su hombre y nunca volvió a amar como lo amo a el El amor no ve razas, ni colores, y si es verdadero dura millones de años Fin


Mito


El monstruo del mar 

Hace muchos años que el pueblo Guaiquerì teme a este monstruo, una vil serpiente de mas de 10 metros que habita en las costas de la isla de Margarita, se dice que esta bestia fue traída a esta parte del mundo por un barco colonizador , esta en ese momento era solo una pequeña culebra , pero con el pasar de los años se convirtió en un gran terror. Se dice que cuando una mujer joven ve a esta bestia la mata con su aliento, pocos se atreven a pescar hasta tarde porque en las horas cuando no hay sol, esta bestia puede salir a buscar alimento y carne humana para saciar su hambre.


Leyenda


La maraca del caos 

Hace mas de 1000 años existía un espíritu del mal que molestaba a los indígenas yanomami le dañaba sus cosechas, robaba y mataba el ganado y causaba que las mujeres no lograran tener un buen sueño. Un día el chama n de la tribu decidió enfrentar a este mal, viajo por ríos y selvas hasta que llego a la montaña donde el espíritu habitaba. La batalla fue dura, pero el chaman estaba preparado, de su bolso sacó un cajón de madera dentro estaba una maraca de piel de caimán y dientes de jaguar, dentro se agitaba un liquido viscoso y una esencia a flor de cayena, esta esencia impregnó al espíritu el cual quedo atrapado dentro de la maraca. Al volver a su tribu volvió a meter la maraca en su cajón y le contó al pueblo lo sucedido. Cuentan que hoy en día, quien mueva esa maraca de el cajón y la agite liberara la furia del espíritu, la misma furia que tenia cuando luchó contra el chaman.


Historias indígenas