Issuu on Google+

6

NAC IONA L

R E F OR M A - Miércoles 1 de Agosto del 2012

Asegura testigo que capos financiaron su campaña

Revelan que narco fondeó a Yarrington d Afirma un ex policía

en declaración a SIEDO que el ex Gobernador pactó con varios grupos REFORMA / Staff

Según una indagatoria de la PGR, el priista Tomás Yarrington Ruvalcaba habría financiado en 1998 su campaña política para llegar a la gubernatura de Tamaulipas con recursos del narcotráfico. Conforme los documentos de la PGR, a los que tuvo acceso REFORMA, en 1998 el político tamaulipeco habría encargado a Jesús Vega Sánchez, secretario de organización política del PRI y posteriormente presidente estatal del tricolor, sostener reuniones con presuntos miembros del crimen organizado, con el fin de recabar fondos para su campaña electoral. Para la campaña -en 1998, los presuntos narcotraficantes entregaron inicialmente tres maletas con 2 millones de dólares. Después hicieron cuatro entregas de 400 a 800 mil dólares cada una y tres más que van de 300 a 500 mil dólares, todo conforme los documentos ministeriales. De acuerdo con la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/012/2009, uno de los primeros contactos de Vega Sánchez fue Juan José Muñiz Salinas, “El Bimbo”, un ex mando de la Policía Ministerial y supuesto emisario de Osiel Cárdenas. La reunión entre ambos tuvo lugar en junio de 1998 en el restaurante La Mansión del Prado, en Reynosa. “Comentó (Vega Sánchez) en esa reunión a Juan José Muñiz Salinas ‘El Bimbo’ que Tomás Yarrington Ruvalcaba lo había enviado porque quería que se recolectaran fondos para la campaña electoral a gobernador del estado de Tamaulipas que había iniciado. “Tomás Yarrington Ruvalcaba (le envió) el siguiente mensaje: ‘No importa de dónde vengan los fondos y los compromisos que se tengan que pactar, nos urge el di-

Así LO dIjO

Tomás Yarrington Ruvalcaba (le envió a los capos del narco) el siguiente mensaje: ‘No importa de dónde vengan los fondos y los compromisos que se tengan que pactar, nos urge el dinero’”. “Óscar”, Testigo protegido

No te preocupes, Tomás está dispuesto a cumplir con los compromisos que se están adquiriendo, por algo me envió a mí su mejor amigo y hombre de confianza para realizar esta labor”. Jesús Vega

Coordinador de la campaña de Yarrington al enlace con diferentes grupos del narco, según consta en la averiguación.

nero’”, recuerda un ex agente policiaco que estuvo en la reunión y que desde este año es el testigo protegido “Óscar”, según consta en la averiguación. Conforme los dichos de este testigo colaborador de la DEA y la PGR, “El Bimbo” le habría dicho al enviado de Yarrington que recabarían el dinero, pero le inquirió sobre si tenía claro de dónde iban las aportaciones. Le recordó que era dinero del crimen organizado. “Por eso no te preocupes, Tomás está dispuesto a cumplir con los compromisos que se están adquiriendo, por algo me envió a mí su mejor amigo y hombre de confianza para realizar esta labor”, le dijo Vega a Muñiz Salinas, según consta en la averiguación. “El Bimbo” había llegado el 14 de febrero de 1998 como comandante de la Policía Ministerial, adscrito a Reynosa, y tenía de subordinado al ahora testigo colaborador. En ese entonces, varios grupos criminales coexistían en la frontera tamaulipeca y sobornaban a integrantes de corporaciones federales y estatales. Por ejemplo, “Óscar” dice que en Reynosa él cobraba sus “entres” a Esteban Rodríguez Olivera, jefe de “Los Güeros” de Tecalitlán, Jalisco, uno de los hombres más importantes del Cártel de Sinaloa, quien fue detenido en 2008 y extraditado a Nueva York, el año pasado. Pero también operaban otras organizaciones de Sinaloa y Chi-

huahua. De acuerdo con el testigo colaborador, después de la reunión con Jesús Vega Sánchez, “El Bimbo” se dio a la tarea de buscar recursos para el futuro gobernador y lo hizo por dos vías. Según los testimonios integrados en la averiguación, por un lado, se reunió con operadores de las distintas bandas del narcotráfico, y por otro convocó a los mandos policiacos estatales que le eran afines, para hacer una colecta de fondos ilícitos, con el objeto de aportarlos a la campaña del priista. “Muñiz Salinas ‘El Bimbo’ habló con Víctor Ortega Reza, quien pertenecía al Cártel de Juárez y trabajaba para Ramón Alcides Magaña ‘El Metro’; con Enrique Salinas -de quien se supo fue privado de la vida por Arturo Hernández ‘El Chaky’, gente de Vicente Carrillo Fuentes en Torreón, Coahuila-, quien trabajaba para Arturo Beltrán Leyva. “Con Esteban Rodríguez Olivera, que trabajaba para Ignacio Coronel Villarreal; con (Ezequiel) ‘El Flaco’ Quintero, quien trabajaba para Albino Quintero Meraz; con Alfredo, sin recordar sus apellidos y quien trabajaba para Vicente Carrillo Leyva, manifestándoles que necesitaba que juntaran dinero para la campaña a gobernador”, cuenta. Aparentemente, todos los traficantes reunieron un millón de dólares y se los hicieron llegar a Yarrington en la tercera semana de junio de 1998. El portafolio negro habría si-

do entregado por “Óscar” y Juan Carlos González Sánchez, primo del capo Jorge Eduardo Costilla Sánchez “El Coss”, a Jesús Vega Sánchez, en presencia de Yarrington, al final de un evento político en Reynosa. Yarrington y Vega se fueron en una Suburban roja, según se refiere en la averiguación. El expediente de la PGR dice que en el caso de la colecta con mandos policiacos, Muñiz Salinas “El Bimbo” consiguió aportaciones de Roberto de Jesús Medina Cano, comandante destacamentado en Nuevo Laredo y Gilberto Lerma Plata, mando en Miguel Alemán. También le ayudaron Humberto Torres Maldonado, asignado en Camargo; Pascual Fuentes, de Díaz Ordaz; Javier Aguilar Fuentes, comandante en Matamoros, y Guillermo Lerma Walle, entonces jefe de la policía estatal en Río Bravo. Hubo un narcotraficante que no participó inicialmente en la colecta que hizo “El Bimbo” a mediados de 1998 y era Osiel Cárdenas Guillén, quien había sido detenido unos meses atrás en Matamoros por el Ejército, según refiere el testigo. De acuerdo con “Óscar”, cuando Osiel escapó del arraigo domiciliario al que estaba sometido en el DF, se refugió en Reynosa. Allí lo fue a buscar “El Bimbo” para incluirlo en el fondo de aportaciones para la campaña de Yarrington. La primera entrega del capo fueron 500 mil dólares, mismos que entregó “Óscar” a Jesús Vega Sánchez en el estacionamiento del Hotel Residencial de Matamoros. En octubre de 1998, cuando Yarrington ganó la gubernatura, recibió un nuevo maletín con otro medio millón de dólares, conforme los testimonios de la averiguación. “Una vez que Tomás Yarrington asumió el cargo de gobernador... nombró como Procurador General de Justicia del estado a Jorge Max Castillo Treviño, quien se encargó de designar a los comandantes de la Policía Ministerial de su confianza para que siguieran apoyando al Cártel del Golfo en el trasiego de droga. “A Leopoldo Bello López (lo

d Acto de campaña de Yarrington en Ciudad Victoria en mayo de 1998.

Campaña cuestionada De acuerdo con un testigo protegido, el narcotráfico habría aportado recursos a la campaña de Tomás Yarrington por la gubernatura de Tamaulipas en 1998.

d Yarrington deposita

su voto en la elección interna priista para candidato a gobernador. Una elección cuestionada por sus propios rivales priistas.

d Yarrington fue Gobernador de Tamaulipas de 1999 a 2004. d Ganó la elección para gobernador el 25 de octubre de 1998 con 484,567 votos, el 53.66 %. d Antes, Yarrington compitió en mayo de ese año por la candidatura en un proceso interno priista en el que venció a Marco A. Bernal (51.8% contra 29.9 %). d En su momento, Bernal denunció que Yarrington gastó mil 200 pesos por voto en el proceso interno priista. También se registraron denuncias de que su antecesor, Manuel Cavazos, lo impuso como candidato.

d Conforme la declaración del testigo “Oscar” ante SIEDO, Juan José

Muñiz Salinas (centro) habría sido el enlace entre Yarrington y el narco. Después, fue Secretario de Seguridad en Reynosa. Hoy está preso.

designó) como director de la Policía Ministerial de Tamaulipas y como subdirector a Pascual Fuentes; como dirigente estatal del PRI a Jesús Vega Sánchez. A mediados del mes de marzo de 1999 Vega falleció de un infarto cerebral”, recuerda el declarante conforme está asentado en los documentos oficiales. El testigo protegido asegura que después el funcionario con el que se entendieron fue Jorge Max Castillo, el segundo procurador de Yarrington. Según el dicho de “Óscar”,

entre junio y diciembre de 1999 el Cártel del Golfo le hizo tres entregas de dinero a Max, cada una de entre 300 y 500 mil dólares, por medio de Pascual Fuentes, subdirector de la Ministerial. “El Bimbo”, considerado el artífice de los dineros ilícitos destinados a la campaña, fue capturado el 17 de abril de 2008 por el Ejército y hoy duerme en el Penal Federal del Altiplano. Tomás Yarrington huyó de México porque la SIEDO lo busca con una orden de presentación y localización.

Especial

Ligan en EU a Chapo con Rápido y Furioso

AsegurAN NArCOLAbOrAtOrIOs Militares desmantelaron el fin de semana dos laboratorios para la elaboración de drogas sintéticas en el Edomex. El sábado, decomisaron 174 kilogramos de cristal en Tlataya, mientras que el domingo aseguraron 3 mil 500 litros de químicos en Aculco.

WASHINGTON.- La red de suministro de armas de alto poder al Cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín “El Chapo” Guzmán, era el blanco principal de la fallida operación Rápido y Furioso, indicó un reporte del Congreso de Estados Unidos. “(Se) Intentaba desmantelar la red de tráfico de armas que abastecía al cártel mexicano de Sinaloa”, sostiene el informe. El reporte señala que entre los principales sospechosos a los que apuntaba el operativo estaba Manuel Celis Costa, al que identifica como líder de la red que suministraba armas a dos asociados al Cártel de Sinaloa. En 2010, los agentes federales detuvieron al traficante de armas, pero lo dejaron ir como parte de la estrategia de la operación. Acosta fue acusado de cargos de contrabando de armas has-

ta 2011. La Agencia para el Control del Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés) instruyó a los agentes a no confiscar armas y la Procuraduría de Arizona convenció a los distribuidores de armas a cooperar con información en tiempo real. Aunque se les aseguró que las armas serían decomisadas, eso fue falso, señaló el reporte. “La ATF y la Oficina de la Procuraduría en Arizona fallaron en considerar y proteger la seguridad de los estadounidenses y de los mexicanos, y de otros agentes policiales”, afirmó el presidente del Comité de Supervisión, el republicano por California, Darrell Issa. El informe, de 2 mil 359 páginas y elaborado por la mayoría republicana del Comité de Supervisión de la Cámara de Re-

presentantes, concluyó lo anterior al cabo de una investigación que incluyó la revisión de 10 mil documentos y unas 24 entrevistas. “Durante el verano de 2009, la Administración Obama creó una nueva estrategia para detener el flujo de armas ilegales de los Estados Unidos a los cárteles de las drogas mexicanos”, señaló el reporte titulado “La Anatomía de una Fallida Operación: Parte I de III”. “La operación Rápido y Furioso nació de esta estrategia. El plan de la administración cambió el énfasis en combatir a los cárteles de las drogas de enfocarse simplemente en confiscar armas a identificar las redes que las trafican, pero este esfuerzo tuvo un éxito mixto”. El informe sostuvo en ese sentido que cinco funcionarios de la ATF fueron responsables

de la comisión de traspiés, malos juicios y de una estrategia imprudente. Entre los funcionarios estaban el agente especial Michael Newell, el director en funciones Kennet Melson, el subdirector William Hoover, el director de la división de Phoenix William McMahion, y el director adjunto de operaciones Mark Chait. Desde el inicio de la pesquisa, los cinco fueron reasignados dentro de las filas de la ATF. Tanto la mayoría demócrata del Senado como la Casa Blanca han denunciado la investigación de los republicanos como un intento de anotarse puntos políticos en un año electoral, en lugar de reforzar la legislación que ayude a frenar el tráfico de armas a México. NTX


Revelan que narco fondeó a Yarrington