Page 1

El  inframundo  maya       Los    mayas  desarrollaron  una  complejísima  mitología,  plagada  de  seres  divinos  y  sobrenaturales,   cuyas  acciones  influían  de  forma  irremediable  en  la  naturaleza  y  los  seres  humanos.  Estas   divinidades  mayas  eran  seres  muy  poderosos,  aunque  no  omnipotentes,  pues  estaban  marcadas,   al  igual  que  los  hombres,  por  ciertas  limitaciones  físicas  como  la  sed  o  el  hambre,  que  sólo  podían   ser  satisfechas  mediante  la  acción  humana  (generalmente  mediante  sacrificios  de  sangre).  Pero   además,  el  panteón  maya  estaba  compuesto  por  deidades  sometidas  a  pasiones  semejantes  a  las   de  los  simples  mortales,  dando  rienda  suelta  por  ejemplo,  a  la  ira  o  la  rabia.   Uno  de  los  más  apasionantes  de  dicha  civilización  es  su  llamativo  interés  y  fascinación  por  el  “Otro   Mundo”,  en  torno  al  cual  tejieron  multitud  de  ritos,  creencias  y  costumbres.   LOS  DOMINIOS  DEL  INFRAMUNDO
   Para  los  antiguos  mayas,  la  muerte  no  era  el  fin  de  la  existencia,  sino  que  creían  que  el  alma  del   difunto  se  trasladaba  al  Inframundo  (llamado  Xibalbá  por  los  quichés).Este  “otro  mundo”  es,  en   definitiva,  la  región  de  los  muertos,  la  esfera  de  los  dioses  y  los  antepasados,  que  al  morir  se   convertían  ellos  mismos  en  divinidades.   El  inframundo  fue  descrito  en  el    libro  que  creo  el  consejo  maya  Popol  Vuh  ,  en  el  que  los  gemelos   Hunahpú  e  Ixbalanqué    recorren  un  escenario  siniestro  y  lleno  de  peligros.  El  Xibalbá  está   dominado  por  terribles  moradores.  Según  el  libro,  los  soberanos  del  Inframundo  son  Hun  Camé  y   Vucub  Camé  (Uno  Muerte  y  Siete  Muerte),  junto  a  ellos  descubrimos  siete  parejas  de  divinidades,   encargadas  de  acabar  con  la  vida  humana  en  la  tierra:   •   Ahalpuh  y  Ahalcaná  (Productor  de  pus  y  Productor  de  bilis),  tenían  la  función  de  “hinchar  a   los  hombres  y  hacerles  brotar  pus”.     •   Xquiripat  y  Cuchumaquic  (Lazo  corredizo  y  Jefe  de  la  sangre),  provocaban  “derrames  de   sangre  en  los  hombres”.       •  

Quicxic  (Halcón  de  sangre)  y    

•   Patan  (el  Cazador),  sorprendían  a  los  “hombres  en  los  caminos,  haciéndoles  llegar  la   sangre  a  la  boca  hasta  que  morían  vomitando  sangre”.  Y  así,  hasta  completar  la  lista  de  siete   parejas  de  dioses  dotados  de  nombres  sorprendentes  y  macabros.   Otros  textos  mayas,  como  el  Chilam  Balam  de  Chumayel  (El  Libro  de  las  cosas  ocultas),  mencionan   a  otras  divinidades  de  la  región  de  los  muertos.  La  denominación  más  habitual  es  la  de  Kisín,  “el   flatulento”,  apelativo  que  hacía  alusión  a  la  fetidez  que  emanaba,  propia  de  la  muerte.  A  pesar  de   ser  la  morada  de  los  difuntos,  el  Inframundo  no  era  una  región  “estanca”.  De  hecho,  los  mayas   creían  que,  en  ocasiones,  los  fallecidos  podían  regresar  al  mundo  de  los  vivos,  interviniendo  en  los   asuntos  de  éstos.    


Según  el  Popol  Vuh,  el  libro  de  mitos  mayas,  el  inframundo  era  una  auténtica  civilización  con   diversas  estructuras  que  incluía  un  consejo  para  los  Señores,  casas,  una  cancha  de  juego  de  pelota,   jardines  y  edificios  sagrados  que  indican  que  la  civilización  bajo  las  aguas  era  una  gran  ciudad.  Los   visitantes  tenían  que  sortear  grandes  obstáculos,  retos  y  trampas  antes  de  llegar.     ¿Para  que  eran  los  cenotes?         Los  Cenotes,  considerados  como  la  "Puerta  Sagrada  al  inframundo  Maya  o  Xibalbá,"  son  cuerpos   de  agua  conectados,  a  veces  creando  cuevas  o  pozos  abiertos.  Estos  lugares  mitológicos,  donde  la   "puerta  al  inframundo"  o  U'kux  Xibalbá,  La  puerta  de  entrada  a  la  otra  vida,  también  se  utilizó  para   reunir  material  para  sus  flechas,  piedra  caliza  para  cerámica  y  construcción,  y  para  obtener  agua.     ¿Como  era  el  inframundo?     En  varias  imágenes  del  inframundo  vemos  que  este  sitio  tiene  una  flora  y  fauna  muy  particulares.   Hay  árboles  cuyo  tronco  es  la  boca  del  monstruo  de  la  tierra;  hay  también  ríos  de  sangre  y  aguas   estancadas  sobre  las  que  reman  distintos  seres  de  la  noche,  tal  vez  conduciendo  en  una  canoa  las   almas  de  los  muertos  ante  los  señores  del  inframundo.  Esta  idea  se  corrobora  con  las  famosas   escenas  de  canoa  del  Entierro  116  de  Tikal,  Guatemala.  Son  cuatro  huesos  incisos,  un  par  de  ellos   muestra  una  canoa  con  dos  remeros,  que  por  los  glifos  Ak’b’aal  dibujados  sobre  su  cuerpo,  nos   hacen  pensar  en  personajes  que  se  dirigen  al  inframundo,  navegando  junto  con  varios  animales   sagrados:  mono,  iguana,  perico  y  un  perro  moteado.  El  segundo  par  lleva  a  estos  mismos  pasajeros   en  el  momento  en  que  la  canoa  se  hunde  o,  más  bien,  en  el  instante  en  que  ésta  entra  al  mundo   de  los  muertos.     Referencias:   http://quo.mx/2012/11/01/plus/el-­‐inframundo-­‐maya   http://cenotesycuevasmayas.blogspot.mx/   http://www.planetasapiens.com/?p=2896    


El inframundo maya  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you