Issuu on Google+

karen schwarz

La modelo reflexiona sobre el amor y la belleza y demuestra por qué se ha ganado un espacio propio en la televisión peruana K

aren Schwarz se despierta todos los días a las 6:30 de la mañana, llega al set de televisión y dos horas más tarde está lista para reemplazar a Sofía Franco en su bloque de espectáculos. Luego, antes de animar el programa “Yo soy” junto con Adolfo Aguilar a las ocho de la noche, seguramente apareció en algún comercial de la pantalla chica. Con toda esa rutina, es difícil creerle cuando dice que siempre soñó estar detrás de las cámaras. Karen estudió comunicaciones y quería dedicarse a la producción. El maquillaje, los tacos, los vestidos y las pasarelas solo los veía en las revistas y dice que no le llamaban la atención. Aun así, en el 2008, su madre le propuso postular a Miss Perú. “No, no… ¡No! Imagínate a mí con tacos. ¡Me muero!”, respondió ella. Sin embargo, al año siguiente la corona fue suya y representó al país en la edición de Miss Universo celebrada en las Bahamas. ¿Le debes mucho a Miss Perú? Todo lo que pensé que no quería hacer me ha ido sucediendo, pero si no hubiese ganado el concurso, jamás hubiese sido modelo. No tenía mucha confianza en mí misma y no me interesaba para nada la moda. Ahí me enseñaron a pintarme, a arreglarme... y así me fue gustando ese mundo. Gané actitud y mucha personalidad. Es como si en algún lugar hubiera estado escrito que yo debía estar frente a las cámaras. Cambiaste todo tu estilo. ¿No sentiste presión para verte de una determinada manera? Sí. En el pasado me han pedido que baje de peso o que reduzca las caderas, pero no me sentía bien así, la ropa me quedaba muy suelta. La verdad es que he aprendido a quererme como soy y estoy feliz con mi cuerpo.

Para continuar en Miss Perú tuviste que hacerte unas cirugías… Me pidieron que me hiciera una rinoplastia y que me aumentara el busto. Al principio, no quería; pensaba que tenía la nariz perfecta (risas). Pero si no lo hacía, debía retirarme del concurso, así que debí elegir. Ya habían pasado dos meses de preparación, estaba ilusionada, pensaba que podía ganar y me sentía un poco más femenina, así que solo dije “vamos para adelante”. ¿Te arrepientes? No. Pero cuando entregué la corona me saqué las prótesis del busto porque eran muy exageradas, no eran para mí. Las tuve durante el certamen porque las necesitaba para quedarme en él. Lamentablemente, en estos concursos tú no decides qué es belleza o perfección. ¿Qué es belleza para ti? Saber valorar lo que tienes. Creo que es importante entender que cada mujer es distinta, que cada una tiene su propia belleza y que esta no está en la delgadez. La confianza es básica. Yo sé que no soy lo suficientemente esbelta para ser una modelo de alta costura porque no cumplo con el estereotipo. Tengo un tipo distinto, pero me gusta y así me quiero mantener. Tienes claro dónde quieres encajar… Quiero ser yo misma y no iba a dejar de serlo solo por desfilar. Cuando un diseñador me llama, sabe perfectamente cómo soy. Además, la televisión apareció en mi vida, entonces he podido ir alejándome bastante de esa presión, de esa idea de que tienes que encajar en un mismo molde. (sigue)

En esta imagen, la carismática modelo que acompaña a Adolfo Aguilar en la conducción de “Yo soy”, luce un vestido Armani Exchange y aretes de Malika.

52

53


“Me pidieron que me hiciera una rinoplastia y que me aumentara el busto. Al principio no quería, pero si no lo hacía debía retirarme del concurso”.

Karen confiesa que le gustaría hacer un reality tipo “America’s Next Top Model”. “Quiero hacer un programa que ayude a las chicas a valorarse a sí mismas”, explica.

¿Harías una sesión de fotos sin maquillaje? No tendría ningún problema. Me encantaría salir con mi cabello liso, como realmente es. Pero eso sí, que me tapen las ojeras, que ahora son imposibles de manejar porque casi nunca duermo. Ese sería mi único pedido. LA VIDA EN TELEVISIÓN En el 2011, Karen sorprendió con su participación en la pantalla chica como modelo del programa “El último pasajero”, conducido por Adolfo Aguilar. Con el cabello rojo –igual que el bikini que usaba en algunos segmentos–, la ex Miss Perú corría, bailaba y saltaba de un lado para otro. “Tuve un poco de miedo porque no sabía cómo iba a reaccionar la gente al verme corriendo como loca, pero me encantó porque pudieron conocer cómo soy”, confiesa. Cuanto terminó el programa, sabía que algo más grande podía suceder. “Creo que muchos pensaron que ahí iba a quedar mi carrera, pero eso no estaba en mis planes”. Al año siguiente, se estrenó la versión peruana del programa europeo “Yo soy”. Una vez más, Karen y Adolfo compartieron cámaras, pero esta vez ambos lideran la conducción. Luego, debido al embarazo de Sofía Franco, la modelo obtuvo un contrato hasta el próximo mes de noviembre para ser conductora del segmento de espectáculos que Sofía tiene a su cargo. ¿El modelaje te siguió abriendo puertas? Decir que una cara bonita, un buen peinado y maquillaje no te abre las puertas, especialmente en televisión, es mentir. Pero en estos dos años creo que he demostrado que soy más que un cuerpo y un rostro. Me maté estudiando en la universidad y pienso que ahora es mi personalidad la que, en realidad, me está dando nuevas oportunidades. ¿La química con Adolfo también? Para “Yo soy” sí, porque lo que hago en el programa es un papel que no existe en otros países. Se inventó para darle más dinámica al formato y ha funcionado muy bien porque nos llevamos genial frente y detrás de cámaras. Existen varios rumores de que es más que solo una buena química Yo lo quiero un montón, siempre lo he dicho, pero solo como amigo. Pero sería el hombre ideal para muchas chicas. Además, no podría relacionar la parte laboral con la emocional. Imagínate llevar una pelea a la televisión. No sería justo para el público. ¿Estabas preparada para conducir un programa de espectáculos? Al principio, no. He tenido que ir aprendiendo cosas nuevas. Antes yo no veía televisión y ahora tengo que saber desde qué eventos suceden hasta cuáles son los chismes de la farándula. Estoy aprendiendo muchísimo. (sigue)

54

A la izquierda, la modelo lleva un vestido con encaje Armani Exchange y aretes de Malika. A la derecha, guapísima con unos tacones con pedrería Steve Madden, traje de Mentha & Chocolate y un anillo de pedrería de Malika.

55


“¡Nadie me cree, pero mi trabajo consume mucho tiempo! No le cierro las puertas al amor, pero no estoy buscando a nadie”. Beto Ortiz parece más feliz contigo que con Sofía en la conducción. ¿Te incomoda? Yo me mantengo al margen. No sé cuál será el problema que él tiene con Sofía y no lo quiero saber. Lo que sé es que ella regresa apenas termine mi contrato. ¿Qué se viene después para ti? Se puede hablar de una cuarta temporada de “Yo soy”, pero está en mis planes conversar con personas del canal o con Tv Producciones. Todavía no lo quiero hacer porque me daría más estrés del que ya tengo, pero sí veo algo nuevo en el futuro. ¿Quizás un programa propio? Me encantaría. He estado pensando en hacer algo que tenga que ver con lo mío, que es el modelaje. ¿Quién sabe? De pronto hacer un reality tipo “America’s Next Top Model”. Quiero hacer un programa que ayude a las chicas a valorarse a sí mismas. Descubrirlas. Trabajas prácticamente de lunes a domingo ¿Cuándo tienes tiempo para relajarte? Cuando me voy a dormir (risas). Extraño horrores poder dormir

hasta tarde un domingo. Ahora no lo puedo hacer porque, a veces, animo eventos en provincias, pero sé que debo aprovechar todo lo que tengo ahora, pues no sé cuánto tiempo más durará. Así como viene, también se va. ¿Se puede decir que tu trabajo complicó tu relación pasada? Tuve una relación de cinco años y él estuvo conmigo durante todos mis cambios, cuando recién fui elegida Miss Perú. Al principio yo me adecuaba a sus tiempos, pero luego los papeles cambiaron y eso fue complicado. Hace poco dijiste que no tenías tiempo para una relación amorosa. ¡Nadie me cree, pero mi trabajo consume mucho tiempo! No le cierro las puertas al amor, pero no estoy buscando a nadie. Si aparece, bien, pero tendría que ser alguien que esté seguro de poder llevar mi ritmo de vida. Entrevista: Adriana garavito Fotos: Vito Mirr Director de arte creativo y styling: Guillermo Álvarez Producción: Elefante Producciones Maquillaje y peinado: Gina Morales

En estas páginas, Karen se ve muy sofisticada con una blusa de bobos y un sentador pantalón con lentejuelas de Malika.

56

57


Karen Schwarz