Page 1


REPÚBLICA, GUERRA CIVIL Y POSGUERRA EN EL VALLE DE VILLAESCUSA ( 1931·1947)


Autor:

Fernando Obregón Goyarrola

Diseño y Maquetación:

Eva Bolado Castro

Edita:

Asociación para la Defensa del Patrimonio de Villaescusa

Fotomecánica:

S.F.

Impresión:

S.A.G.

J.

Martínez

ISBN:

84-609-2846-2

Depósito Legal:

SA- 1394-2004


DEDICATORIA

5

A mi abuela Aurora Ansorena Artiñano (1910-2004), que se crió entre Cuarnizo y Liaño, y vivió desde 1933 en Obregón, donde pasó la guerra. Fue la primera colaboradora de este libro con sus innumerables recuerdos tantas veces escuchados, pero lamentablemente nos dejó poco antes de su publicación.

También faltaron cuando ya estábamos terminando este libro otros cuatro colaboradores: Valentín Saiz Solana, de Liaño; José Pereda Arce de la Concha; "Liuca " Río Lavín y José Ruiz Obregón, ambos de Obregón, aunque el último rehizo su vida en Argentina después de la guerra, publica ndo en 1998 su autobiografía titulada "Un miliciano en la Pampa ". A ellos también les quiero dedicar este trabajo, así como a todos los demás colaboradores de este libro, más de un centenar de personas a quienes les tocó vivir su juventud o su infancia en el Valle de Villa escusa durante una de las épocas más duras de la historia española. Ellos son los que me lo han contado a mi, muchas gracias a todos .


AGRADECIMIENTOS

6

AGRADECIMIENTOS La realización de este traba-

LA CONCHA: - Felipe Alonso Crespo " Lipín " (1919)

jo sólo ha sido posible gracias a la

(As ti 11 ero)

colaboración de más de un centenar

- Asunción Fernández Solana (1927)

de personas, vecinas del Valle de

- Francisco Galván Martínez (1923)

Villaescusa y su entorno durante la época estudiada, y en su mayoría de avanzada edad. Son los colaboradores imprescindibles de este trabajo, a todos y todas queremos agradecerles su amabi 1id ad y su memoria, así como la paciencia y disposición que han demostrado ante nuestras preguntas sobre un tema tan espinoso . Sin sus testimonios nunca se hubiera podido reconstruir la historia reciente del valle con tanta precisión , ni elabo-

rar el listado que creemos completo

- José Luis Gutiérrez Gutiérrez (1921 ) (Puente Viesgo) - Pilar Haya González (1924) - José Humara Celorio (1921) - Nicanor Martínez Quintana "Ca nor" (1922) - Margarita Palacios Baños (1921) (Obregón) - José Pereda Arce (1910-2004) - Irene Puente García (1914) - Jesús Puente García (1919) - Manuel Puente García (1917) - Teresa Riancho Salcines (1928)

de víctimas mortales de la Guerra Civil en el municipio. Dado que la

LIAÑO:

mayoría nos ha pedido encarecidamente que no se identifiquen sus

- Luis Ansorena Artiñano (1916)

testimonios, lo cual es comprensi-

(Santander)

ble, nos limitamos a relacionar sus

- María Luisa Barquín Ansorena

nombres como reconocimiento a su

" Marilí" (1917) (Durango)

colaboración , pero sin que pueda

- Faustino Bedia Barquín (1917)

saberse lo que ha contado cada

- Alejandro Calvo Vecilla "Jandrín"

uno. Les hemos ordenado por pue-

(1929)

blos, según su domicilio en la

- Eugenio Carrera Álvarez " Nené"

época estudiada, el cual a veces es

(1935)

diferente del actua l, apareciendo

- Francisco Cortázar Rodrígu ez

éste entre paréntesis en tal caso.

(1916) (Guarnizo)


AGRADECIMIENTOS

7

- Francisca Dertiano Ruiz " Paquita"

- Carmen Rivera Sainz (1936)

- M anu el Diego Sainz (1934)

- Sara Saiz Sol ana (1928)

(Mali año)

- Valentín Saiz Solana "Tinín "

- María Escalante Osante " Uchi" (1917)

(1936-2004)

- Ángel Fraile Cedi ll a "Ge lito"

- Roberto Shallcrass Álvarez (1923)

(1932)

(Muriedas)

- Joaquina García Fernández

- Faustino Sol ana Santamaría

"Quina" (1937)

"Tinín" (1917)

- Anselmo García Liaño "Selmo"

- José M ª Solana Santamaría (1919)

(19 14) (Astill ero)

- Ánge les Viar Cuesta (1902)

- M ercedes García Quintana (1917)

- José M ª Zamaco na Ajuria " Mari "

- Narc isa García Quintana (1919)

(1922)

- Andrés Gómez Gutiérrez (1927) - Hipólito Larrañaga Solana " Poli"

OBREGÓN:

(1926) - José Larrañaga Solana " Pepe"

- Amadeo Aja Montes (1923)

(1922) (Santander)

(La Penilla)

- Ángel Lavín Abascal (1925)

- Joaquín Alonso López

- Encarnación Li año Agudo

" El Carbonero" (1918)

" Enca rnita " (192 1)

- Felipa "La Carbonera" (1922)

- Francisco Li año Carrera (1934)

- Aurora Ansorena Artiñano "Roris"

- Concepción Liaño Larrañaga

(1910-2004) (Santander)

"Conchita" (1920)

- Baltasar Castanedo de la Riva

- Francisco López Ruiz (193 1)

(1918) (Sarón)

(Somo)

- Francisca Castanedo de la Riva

- José Antonio M éndez Carrera

"Tita" (1920)

"Chiqui " (19 37)

- Josefa Castanedo de la Riva (1928)

- Ángel Obregón Pacheco (1913)

- María Castanedo de la Riva (1913)

- ~a rio s Preciado López " Ninis"

- Ana Cuesta Río "Anita" (1915)

(1918)

- Fernando Diego López (1927)

- Carmen Puente Liaño (1925)

(Revi ll a de (amargo)

- Pilar Quintana Saiz (1938)

- Celso Fernández Rivera " Nino" (1926)

- Pedro Vega Santa Cruz (1915)

- Joaquín Herrero Salcines (1917)


AGRADECIMIENTOS

8

- Manuel López Agüero "Cu rro "

VILLANUEVA-RIOSAPERO:

(1921) - Pedro López Agüero "Pedrín" (1928)

- Hil ario Aguinaga González (1913)

- Carmen López Santibáñez (1914)

- José Ajuria Ruiz " Pepe" (1934)

(Vi ll anueva)

(Guarnizo)

- Eugenio Martínez. Herrero

- Eustaquio Bolado Castanedo

"Gen io" (1926) (Sa ntander)

"Taquio" (1914) (Santander)

- Celestino Montes Muriedas

- Emilio Castanedo Cavia "Mi liu co"

"Tinón" (1916) (Parbayón)

(1928)

- Ana María Obregón Ansorena

- Luis Castanedo Cavia (1929)

(1935) (Sa ntander)

- Adolfo Cayón Castanedo (1921)

- Fernando Obregón Ansorena

(Liaño)

"Fernandito" (1937) (Santander)

- Elvira Cruz Bolado " Virina " (1930)

- Milagros Obregón Santiago (1909)

- Isabe l Cuesta Lavín "Isabelina"

- Francisco Río González "Paco"

(1913)

(1925)

- Domingo Diego Fernández

- Jesús Río González (1913)

"Mi ngo" (1923)

(La Penilla)

- Josefa Galván Bolado (1927)

- Ánge les Río Lavín "Lines"

- Eduardo Lastra Sainz " Nardo"

- Amelía Río Lavín "Liuca" (1922-2004)

(1923)

- Higin io Río Lavín "Giniuco" (1917)

- José Lavín Preciado (1924)

- Carmen Río Mijares "Carmina" (1919)

- María Lavín Preciado (1922)

- Esperanza Río Mijares (1917)

- Leopoldo Lavín Rodríguez "Poli" (1938)

- Pedro Río Mijares (1915)

- Natividad Lavín Torre "Natuca"

(Guarnizo)

(1926) (Ma li año)

- José Ruiz Obregón (1917-2004)

- Joaquín Martínez del Río (1927)

(Argentina)

(Parbayón)

- Emilio Santamaría García

- Ceci li a Maza Escalada ''Cilia"

"Mi liuco" (1943)

(1933)

- Manuel Santiago Río (1919)

- Marcos Maza Escalada

- Purificación Santiago Río "Pura"

"Marqui nes" (1920)

(1922)

- María Maza Escalada "Maruja" (1918)

- Manuel Vázquez Gutiérrez "Lolo" (1922)

- Celestino Mazón Colsa "Tinuco" (1928)


AGRADECIMIENTOS

- Filomena Pardo Varillas "Filo" (1929) 11

- Laureana Paúl Corrales Lauri

11

de los años 1935-1937; y al secretario municipal, Andrés Gutiérrez

(1 91 8) (Santander)

Septién , que compartió nuestra ilu-

- Francisco de la Riva Castanedo

sión por esta investigación y tramitó

" Paco" (1929)

la colaboración económica del

- Pedro Ruiz San Emeterio (1911)

Parlamento de Cantabria, al que

(Torrelavega)

también queremos agradecer su

- Julio Sainz Herrán (1925)

ayuda. A los responsables de los

(Maliaño)

registros civiles de otros muchos

- Manuela Saiz Echevarría

municipios en los que hemos estado

"Manolita" (1934) (Parbayón)

investigando, que casi siempre nos

- Hilario San Emeterio San Martín

facilitaron las cosas, a pesar de los

" Pancho" (1919)

problemas legales que plantea el

- Pilar Sierra Bolado (1925) (Liaño) 11

acceso a esa información. A Enrique

- Dolores Torre Merecilla Lola (1918)

Menéndez Criado, amigo y compa-

- María Varona Galván (1933)

ñero de estudios desde preescolar

- Victoria Vega Sainz (1918)

hasta la Universidad, actualmente a

11

punto de terminar su tesis doctoral Por último también quere-

sobre las víctimas de la Guerra Civil

mos agradecer a los miembros de la

en Cantabria, y con quien hemos

corporación municipal y personal

contrastado la información reunida.

del Ayuntamiento de Villaescusa

A otros muchos amigos que nos han

todas las facilidades que nos han

aportado información o nos han

dado para desarrollar esta investiga-

ayudado a localizar a testigos de la

ción en el archivo municipal, y en

guerra, y que por ser tantos es

particular a la secretaria del Registro

imposible nombrar aquí. Y por últi-

Civil, M ª Dolores Fernández

mo nuestro agradecimiento a Eva

11

Fernández Loli

11 ,

que nos ayudó a

Bolado Castro, autora del diseño y

encontrar y descifrar algunos docu-

la maquetación de este libro y de

mentos; a la concejala Maria Luisa

los dos anteriores.

Cavia Pardo "Marisa", que nos facilitó el libro de actas de la Agrupación Socialista de Villaescusa


11

"Primero en la escuela aprendimos la "Marcha Real", que era el himno de España antes de la República, la misma música que el himno actual, pero entonces tenía letra. Después con la República nos enseñaron el "Himno de Riego", también se cantaban mucho "La Internacional" y "joven Guardia", aquello de que somos hijos de Lenín y el comunismo ha de venir... Después llegaron éstos y a cantar todos el "Cara al sol" y "Yo tenía un camarada "... Todos esos himnos los he cantado yo, menos mal que el de ahora no tiene letra, no hace falta aprendérsela, sólo se tararea ... Primero todos con las manos juntas, rezando; luego con el puño levantado; y después con el brazo extendido ... Le zumba cojones lo que nos han hecho bailar en este país ... 11 (testimonio de un vecino del valle) .


ADVERTENCIAS

PREVIAS

12

ADVERTENCIAS PREVIAS

que saber lo que pasó, para que

DEL AUTOR

nunca más se vuelva a repetir. En segundo lugar, se trata de

A la hora de escribir sobre

una historia muy difícil de contar

un tema tan delicado como la

porque es una historia reciente,

Guerra Civil de 1936-39 es preciso

todavía viven algunos de sus prota-

hacer unas advertencias previas

gonistas, de manera que las visiones

para comprender este trabajo. En

e interpretaciones de la misma son

primer lugar que se trata de una his-

completamente antagónicas y, sobre

toria muy dura, de una ferocidad

todo, despiertan pasiones y odios

extraordinaria, sobre todo teniendo

irreconciliables. En algún momento

en cuenta que los escenarios y pro-

pensé que lo mejor sería no publi-

tagonistas nos resultan demasiado

car este trabajo hasta dentro de 20 o

cercanos; no es lo mismo escribir

30 años, el año 2036 podría ser una

sobre una guerra lejana que sobre la

buena fecha para publicarlo, cuan-

que enfrentó a nuestros familiares y

do se cumpla el centenario de la

vecinos. Al hacer el trabajo de

Guerra Civil y no quede ninguno de

campo entrevistando a las personas

los que la vivieron. Sin embargo, a

mayores del valle, más de una vez

sabiendas de las controversias que

alguien me hizo el comentario de lo

se puedan despertar, creo que la

bonito que era recuperar la historia

generación que vivió la guerra y la

local, y tuve que matizar que, sin

posguerra es la más interesada en

duda, es muy interesante rescatar

leer este libro, y que por lo tanto

esta historia del olvido ... pero que

hay que sacarlo ahora, dándoles la

de bonito nada. Es una historia llena

oportunidad de opinar, corregir y

de odios, muertes, venganzas, tortu-

discrepar a ellos que vivieron esos

ras, humillaciones, miserias, denun-

años tan duros. Estoy convencido de

cias, cárceles, hambre, etc. .. una

que la mayoría de los protagonistas

historia que sin duda sería para olvi-

van a estar disconformes con algu-

dar si no fuera porque la historia

nas de las cosas que aquí se dicen,

nunca se debe olvidar, siempre hay

es muy difícil que estén de acuerdo


ADVERTENCIAS

PREVIAS

13

con todo, y sobre todo que faltan

dos que se enfrentaron en la guerra .

detalles que ellos saben, y que en

Yo me referiré a ellos como republi-

algunos casos he preferido omitir.

canos y nacionales, a sabiendas de

Desde el principio decidí

que ambos términos son discutibles

que sólo recuperaría los nombres de

y confusos : hasta la guerra los repu-

las víctimas, nunca de los que hicie-

blicanos eran estrictamente los

ron las barbaridades que se come-

miembros de una corriente política

tieron en aquellos años, cuya divul-

no necesariamente de izquierdas,

gación no conduciría nada más que

diferentes de los socialistas, comu-

a remover rencores. Lo que es inevi-

nistas, anarquistas, etc ... y mayorita-

table es citar a protagonistas colecti-

riamente agrupados en vísperas de

vos que todavía existen con la

la guerra bajo el liderazgo de

misma identidad, como pueden ser

Manuel Azaña. Pero al iniciarse la

la Iglesia Católica, el PSOE, el PCE

contienda se empezó a hablar de

o la Guardia Civil , y cuya imagen

republicanos para englobar a todos

probablemente salga malparada

aquellos que defendían al Gobierno

después de leer esta historia. Son

de la República frente al alzamiento

entidades que actualmente merecen

militar, por lo cual el término adqui-

todo mi respeto, pero que cuentan

rió una doble significación. Yo lo

con una larga historia en la que hay

empleo indistintamente en ambos

tanto episodios muy brillantes y

sentidos, habitualmente en sentido

heroicos como otros de los que

amplio como defensores del

nadie puede sentirse orgulloso. En

Gobierno de la República, pero

este trabajo me he limitado a referir

también en sentido estricto como

lo que pasó en Villaescusa y España

miembros o simpatizantes de una

en aquellos años, sin ninguna inten-

corriente política que siempre se

ción de desacreditar a nadie.

caracterizó por su moderación, fren-

En tercer lugar deseo aclarar

te al radicalismo de anarquistas,

algunas cuestiones terminológicas,

comunistas o incluso socialistas. Ni

porque ni siquiera hay consenso a

que decir tiene que los desmanes y

la hora de nombrar a los dos ban-

excesos revolucionarios y represivos


ADVERTENCIAS

PREVIAS

cometidos durante la guerra por la

plantear la revisión de la terminolo,

FAI , las JSU y otras organizaciones

gía de la Guerra Civil. Hechas estas

de izquierdas horrorizaron a los que

consideraciones, creo que " republi-

eran republicanos en sentido estric-

canos" y " nacionales" son términos

to, y por lo tanto partidarios de la

tan consolidados y claros para todo

legalidad republicana, pero no de

el mundo, y sobre todo aceptados y

hacer la revolución. El término

no ofensivos para quienes se encua-

"nacionales" es todavía más discuti-

draron bajo esas denominaciones,

ble, y de hecho la terminología

que es la forma más adecuada de

franquista de la guerra es contradic-

referirse a ellos sin herir susceptibili-

toria por naturaleza: sin ir más lejos

dades. Por eso mismo evitaré otras

en Villaescusa los " nacionales" que

denominaciones muy extendidas

entraron en agosto de 193 7 eran

como " rojos " y "fascistas" o "faccio-

tropas italianas bajo cobertura aérea

sos", las cuales encierran una carga

de la Legión Cóndor alemana. Otros

peyorativa evidente, y sólo reprodu-

"nacionales" que afortunadamente

ciré entrecomilladas o en cursiva

no pasaron por aquí fueron los

para respetar la literalidad de los

" moros", los regulares marroquíes

testimonios orales y documentales,

de religión musulmana que, paradó-

que por otra parte reflejan distintas

jicamente, constituían la fuerza de

visiones de la guerra . Es cierto que

choque más temible de la "Cruzada

muchos excombatientes y simpati-

Española". Así pues, si quisiéramos

zantes republicanos se enorgullecen

ser estrictos, más que de " naciona-

de ser "rojos", pero también otros

les" habría que hablar de " interna-

muchos lo perciben como un cali-

cionales", lo cual a su vez podrían

ficativo injurioso que sufrieron

llevarnos a confusión con las famo-

durante los largos años de la pos-

sas "Brigadas Internacion ales" que

guerra1.

combatieron en auxilio de la República. En definitiva, no es el objetivo de este trabajo de ámbito local el

En cuanto a "fascistas", en sentido estricto lo eran los partidarios del régimen italiano de Mussolini, aunque es evidente que


ADVERTENCIAS

PREVIAS

15

el falangismo y el nacionalcatolicis-

con otras fuentes documentales y

mo españo les se inspiraron en gran

bibliográficas. Cuando terminó la

medida en el fasc ismo italiano y su

guerra mi madre todavía no había

simbología. Dado que actualmente

nacido, por lo tanto no viví aquellos

el término "fasc ista" se utiliza en el

años que corresponden a la genera-

99% de las ocasiones como insulto,

ción de mis abuelos. Pero después

y que hoy día es muy difícil encon-

de este trabajo creo modesta y sin-

trar a personas que se reconozcan

ceramente que estoy en co ndi ciones

como fascistas, no podemos utilizar-

de hab lar con autoridad de lo que

lo aquí más que entrecomillado o

pasó en Villaescusa en aq uell a

en los testimonios orales o docu-

época, por más que algu na vez me

mental es.

hallan replicado co n esta frase tan

Apenas he encontrado testi-

demoledora: ''¿ Tu que sabes de la

monios gráficos de la época corres-

guerra? ¡Si cuando aquello no habías

pondientes al Valle de Villaescusa,

nacido!".

por lo cua l casi todas las fotos antiguas corresponden a otros lu gares,

Fernando Obregón Coyarrola

convenientemente identificadas y

Obregón, septiembre de 2004

con la única finalidad de ambientar el texto en su momento histórico. Las fotos recientes de lugares significativos son mías y quieren faci litar la identificación de algunos escenarios citados en el texto. Por último quiero señalar que este trabajo es el resultado de más de un centenar de entrevistas a naturales y/o vecinos del Valle de Villaescusa que vivieron aque lla época en su niñez o juventud, co ntrastados sus testimonios entre sí y

En realidad el ca lificativo de "rojos ", aunque utilizado profusa y peyorativamente por el franquismo, procede de la revolución soviética de 7.97 7, que dio lugar a la formación del Ejército Rojo por Trotski. Los revolucionarios asturianos de octubre de 7934 también se autodenominaron "soldados rojos ".

1


PR EF ACIO

16

OCTUBRE (PREFACIO)

emboscada y desaparecen en las pro.;ximidades de Grado. Nunca se volvió

Octubre es un mes de reso-

a saber más de ellos, todo parece

nancias revolucionarias: Rusia en

indicar que fueron masacrados por

1917, Asturias en 1934 ... Los acon-

las tropas "moras" que venían con las

tecimientos sucedidos en octubre de

columnas gallegas. En ese mismo

varios años distintos, entre 1934 y

mes de octubre de 1936 la represión

1947, resumen toda una época en

republicana en la retaguardia llega a

el Valle de Villaescusa, una historia

su cénit: el día 11 unos desconocidos

muy dura y hasta ahora inédita que

se llevan a Manuel Liaño Sierra, veci-

se relata detalladamente en los capí-

no de Liaño y miembro de la CEDA;

tulos de este libro. En octubre de 1934 se

a la mañana siguiente su cadáver aparece calcinado en las proximida-

declara la huelga general en toda

des de Liencres. Dos semanas más

España, que en Asturias y algunos

tarde, el 26 de octubre, es Anselmo

otros puntos aislados se convierte

Torre Fuertes, párroco de Liaño, el

en revolución. En Villaescusa cien-

que recibe la temida visita; en este

tos de huelguistas se concentran en

caso le dieron el "paseo" en la carre-

el Ayuntamiento, colocan la bande-

tera de Zurita a Torrelavega.

ra roja en el balcón y obligan al

En octubre de 1937 los

secretario municipal a levantar acta

nacionales ya han entrado en

proclamando la república socialista .

Cantabria, las tropas republican as se

Al día siguiente llega ja Guardia

han retirado hacia Asturias, y allí se

Civil y de Asalto, y los revoluciona-

forma la 1ª Brigada Montañesa, que

rios se escapan a Peña Cabarga sin

resiste desesperadamente en la cél e-

que haya que lamentar víctimas. A

bre posición de Peña Lasa, entre el

cuenta de estos sucesos 22 vecinos

Puerto de Pajares y Villamanín

del municipio son condenados y

(León). En esos combates muere

encarcelados en el Penal del Dueso

Pascual Quintana Solana y resulta

durante 1 5 meses.

gravemente herido Francisco

En octubre de 1936, ya iniciada la Guerra Civil, 13 o 14 jóve-

Cortázar Rodríguez, ambos de Liaño; en las filas contrarias comba-

nes del valle que habían marchado

te Baltasar Castanedo de la Riva, de

como voluntarios al frente de Asturias

Obregón. El día 21 cae Gijón y se

en las filas republicanas, caen en una

hunde el frente del Norte, siendo


17

fusilado en las jornadas siguientes

López Ruiz "Joselón" , natural y

Victoriano Saiz Montes, vecino de

vecino de Socabarga, es acribillado

Villanueva. Mientras tanto en

a tiros por la Guardia Civil en una

Cantabria también se prodigan los

cueva próxima a Cabárceno, des-

fusilamientos: en Santander

pués de permanecer 1O años

Gregario García Navarro, de

"emboscado" en Peña Cabarga. Con

Obregón; en Torrelavega, Eloy

él mueren dos jóvenes hermanos de

Coterillo Liaño, de Liaño ... Decenas

Pámanes que habían huido unos

de miles de personas permanecen

meses antes al descubrirse que

encerradas en campos de concen-

albergaban en su casa al escondido.

tración repartidos por toda la

Todos estos hechos dan una

región, a la espera de avales que les

idea de lo que se relata en este

liberen, un consejo de guerra que

libro. Pero es preciso empezar a

decida su suerte, o la temida "saca"

contar la historia por el principio,

de cada noche, que termina en una

aunque resulte un poco árido o

cuneta o la tapia de un cemente-

incluso aburrido, analizando los

rio ... Son muchos los que inician

antecedentes de la guerra desde los

una vida de "topos" o "embosca-

inicios del siglo XX.

dos" en los montes huyendo de la represión franquista. En octubre de 1940, después de permanecer escondidos más de 3 años, son descubiertos en una cuadra de Liaño los "emboscados" Victoriano Saiz Ruiz y Anastasia Zubía Liaño; sus captores les llevan a un despoblado próximo a Santiago de Heras y les asesinan literalmente a palos. Dos meses antes su compañero Manuel Coterillo Liaño se anticipó a un destino similar suicidándose en Astillero. Finalmente, en octubre de 1947, el legendario escondido José


,, LOS ANTECEDENTES

,

\TULO 1


20 LOS ANTECEDENTES: LAS PRIMERAS DÉCADAS DEL SIGLO (1900-1931)

En vísperas de la Guei:.ra Civil, según padrón municipal de 31 de diciembre de 1935, contaba con una pob lación de derecho de 3.411

El Valle de Villaescusa, térmi-

habitantes, de hecho 3.385, ligera-

no municipal del mismo nombre, se

mente mayor que la actual, pero

localiza al

sur de la Bahía de

sobre todo mucho más joven, con

Santander, entre las localidades de

familias muy numerosas, como era

Astillero y Sarón, bañado por la Ría

habitual en aque ll a época. El muni-

de So lía y enmarcado por los relieves

cipio estaba articulado por las carre-

de

monte

teras actuales, es decir las proceden-

Carceña. Se trata de un municipio de

tes de Guarnizo y San Salvador que,

28 kilómetros cuadrados de exten-

unidas en Solía, forman una Y con la

sión , repartidos entre 4 pueblos que

que se dirige a Sarón por Villanueva

son los siguientes: Liaño, La Concha,

y Obregón. También recorría el valle

Villanueva y Obregón.

un ferrocarril ya desaparecido, el

Peña

Cabarga

y

el

Asti ll ero-Ontaneda, el cua l tenía estaciones en Liaño, La Concha y Obregón. Este es el escenario geográfico en el que se desarrolló la historia que narramos a continuación, empezando por sus antecedentes desde comienzos del siglo XX. Es evidente que los factores que condujeron a la Guerra Civil sobrepasan con mucho el ámbito regional , y no digamos el local , teniendo carácter nacional e incluso internacional. Aunque en las décadas que preced ieron a la guerra Cantabria hubiera sido una idílica

Retrato de Alfonso XIII, rey de España entre 1886 y 1931 , por Lianzló (Imágenes y recuerdos 1929-1940 La gran desilusión P 129)

Arcad ia de paz y fe licidad -que no lo fue-, la región hubiera sido arrastrada inevitablemente a una guerra de


LOS ANTECEDENT'ES 21

nacio-nal

mientas sociales que cuestionaban

con claras impli-

abiertamente el orden establecido

caciones inter-

durante siglos y la propia religión . El

nacionales. Sin

entorno de la Bahía de Santander,

embargo

es

debido a su proximidad a la capita l

impor-

y, sobre todo, a la presencia de

tante conocer

importantes yacim ientos mineros,

carácter

muy los

antece-

fue una de las zonas donde los cam-

dentes

locales

bios fueron más profundos y rápidos.

de

guerra

Por el contrario otras comarcas peri-

para entender

féricas de la región , como Liébana,

-que no justifi-

la cuenca del Nansa, Cabuérniga,

car- el desarrollo de la misma a esca-

Valderredible o el Alto Asón, perma-

la regional y local , así como las ten-

necerían en gran medida al margen

siones, los odios y la violencia que

de estos

se desataron. Por ello consideramos

mucho más recientes .

Sello municipal de Villaescusa durante la monarquía constituci onal de Alfonso XIII.

la

camb ios

hasta

épocas

imprescindible una caracterización de la zona estudiada en las décadas

LAS TRANSFORMACIONES ECO·

anteriores a la guerra, época en la

NÓMICAS: MINERÍA, INDUSTRIA

que se vivieron importantes transfor-

Y ESPECIALIZACIÓN LECHERA.

mac iones económicas, sociales y En los va ll es del entorno de

culturales.

la Bahía de Santander los principales Desde finales del sig lo XIX, la

cambios ll egaron de la mano de la

Cantabria que podríamos llamar tra-

minería. Los yacimientos de hierro

dicional, descrita e idealizada en

de Peña Cabarga ya habían sido

"Peñas Arriba" y otras novelas de

exp lotados en época romana, y des-

José María de Pereda, era una región

pués

habían

abastecido durante

completamente distinta. En pocas

sig los a las ferrerías loca les y a las

décadas

de

fábricas de caño nes de Li érganes y

Cantabria se había "modernizado",

La Cavada. Pero en la segunda mitad

caracterizándose como una región

del siglo XIX la minería del hierro

una

buena

parte

minera e industrial, articu lada por

experimentó un auge sin preceden-

ferrocarriles y carreteras, y con pre-

tes debido a la creciente demanda de

sencia creciente de nuevos moví-

la siderurgia británica y de otros paí-


22

ses europeos en plena Revolución

Minería en Peña Cabarga a comienzos del siglo XX (Ortega Valcárcel. José: Cantabria 1886-1986

Indu stria l,

Formación y desarrollo de una economía moderna.

produciéndose

en

p 135).

Cantabria una auténtica fiebre minera. Salvo excepciones, la iniciativa minera en nuestra región fue debida a

La población de los valles cir-

empresas de procedencia y capital

cundantes no era capaz de satisfacer

foráneos, británico y vizcaíno sobre

las necesidades de mano de obra de

todo, pues hasta el desastre colon ial

tantas minas, lo que generó una

de 1898 la burguesía santanderina

corriente inmi gratoria desde otras

dedicó preferentemente su atención a

comarcas cántabras y, en gran medi-

los negocios portuarios con las colo-

da, desde Castilla y León, con un rápi-

nias de Ultramar. El caso es que en

do incremento de la pob lación y unas

unos pocos años el entorno de Peña

transformaciones sociales muy impor-

Cabarga se convirtió en una de las

tantes a las que nos referiremos a con-

comarcas mineras más activas de

tinuación. En los primeros años del

innumerables

siglo XX, época dorada de la minería

explotaciones, planos inclinados, ferrocarriles y embarcaderos sobre las

del hierro en Cantabria, las minas de

rías, puesto que la práctica totalidad

(Peña

toda

España,

con

la cuenca de la Bahía de Santander Cabarga , y

Entrambasaguas,

del mineral se exportaba fuera de la

Camargo

región.

emp leo a más de 6.000 trabajadores .

Puente Arce)

daban


( o r') LOS ANITCEDE::- "FE:S

23 Paralelamente

Sin embargo las transforma-

también

se

ciones en el medio rural montañés

produjo una cierta industrialización

no sólo se produjeron en las zonas

en los valles del entorno de la Bahía

mineras, sino que la propia activi-

de Santander, ligada en parte a la

dad agrícola también experimentó

minería y a la especialización leche-

cambios decisivos. Desde finales

ra. Aunque el hierro cántabro se dedi-

del siglo XIX se produjo la especia-

có primordialmente a la exportación,

lización lechera de la ganadería

en los primeros años del siglo XX se

montañesa, quedando relegada a un

inauguró una importante industria

segundo plano la agricultura, pre-

siderúrgica, "Nueva Montaña", que se

dominante con

La

abastecía de las minas de (amargo y

vaca frisona holandesa desplazó a

cuyo nombre es bien expresivo del

las razas autóctonas, debido a su

espíritu de modernización reinante en

anterioridad.

mayor producción lechera, y los

esos

momentos

(La

Montaña

=

prados de siega se extendieron por

Cantabria). En Astillero hay que desta-

el paisaje de la región para poder

car la empresa "Bernardo Lavín",

alimentar a un creciente número de

dedicada a la fabricación de piezas

vacas. Las reparticiones arbitrarias

para las labores mineras. En cuanto a

de los montes comunales, que habí-

la especialización

an quedado deforestados en los últi-

comarca, tuvo su incidencia en la ins-

mos siglos, supusieron la privatiza-

talación de la multinacional suiza

ción y pratificación de nuevos espa-

"Nestlé" en La Penilla de Cayón en

lechera de

la

cios , construyéndose cabañas y

1905, y años más tarde la cooperativa

casas fuera de los asentamientos tra-

SAM en Renedo de Piélagos, así

dicionales, con un poblamiento

como otras empresas lácteas de

progresivamente

menor entidad, tales como la Granja

más

disperso.

Como veremos, estos cambios ten-

"El Henar", situada primero en Boo

drían también importantes conse-

de Guarnizo y desde 1931 en La

cuencias sociales, al generalizarse

Concha de Villaescusa. Por el contra-

en el medio rural

rio otras industrias se desarrollaron al

montañés la

peq~eña propiedad privada, y sien-

margen de la minería y la especiali-

do menos abundantes en Cantabria

zación láctea, sobre todo en el muni-

los jornaleros y las grandes propie-

cipio

dades predominantes en otras regio-

Eléctrica",

nes españolas.

Dolomíticos", etc. .. Y en Vioño de

de

(amargo: " Cros",

"Standard "Productos


24

Piélagos la "Cristalería Española", importante empresa dedicada a la

Primitiva fábrica de "Nestlé'' en La Penilla en 1.905 (Casado Cimiano. Pedro: Siglo y medio de historia de la industria lechera de Cantabria. P 19).

fabricación de vidrio. Aunque en Villaescusa sólo se instaló una indus-

mi hermano era de izquierdas ...

tria, la Granja "El Henar", fueron

(testimonio 1 .1 ).

11

muchos los vecinos y vecinas del valle que encontraron empleo en las

En definitiva, en las primeras

industrias de los municipios vecinos,

décadas del siglo XX el entorno de la

en particular en Astillero y en la

Bahía de Santander era una comarca

"Nestlé" de La Penilla.

de un gran dinamismo económico, en la que coexistían una importante

Yo entré a trabajar a La Penilla en el año 29; de Obregón íbamos tres, la de Agüero Rosario Fernández y yo; de Riosapero iban Martina y una hermana, Goriuca andando por el monte en albarcas. Fue cuando empezó el chocolate, envolvíamos las tabletas a mano, antes era sólo lechera. Llegamos a ser más de 600 trabajadoras a mi me echaron cuando entraron los nacionales no tenía ninguna mancha, pero como 11

1

11

11

1

1

1

actividad minera e industrial, con miles de trabajadores asalariados, y una destacada ganadería orientada a la producción de leche, que también ocupaba a miles de pequeños propietarios. En muchos casos se producía una doble dedicación laboral, siendo

muy

característico

de

Cantabria el " obrero mixto" que trabajaba en una empresa o mina y, en sus ratos libres y con ayuda familiar, mantenía una pequeña explotación ganadera.


LOS ANTECEDENTES

25 LA INMIGRACIÓN MASIVA

barrac on es o casas alquil adas, y

LIGADA A LAS MINAS:

sob revivi endo en co ndi c io nes d e

LOS "MAQUETOS".

gran preca riedad. Po r ell o compo nían un pro letar iado mu c ho m ás pro-

U n co nfli cto soc ial subya-

c li ve a la ideo logía soc iali sta o anar-

ce nte d urante décad as en la c uenca

q ui sta que los naturales d e la co m ar-

minera de Peña Ca barga fue el pl an-

ca,

teado por la in migrac ió n mas iva de

peq ueños p rop ietarios les hacía m ás

fam ili as caste ll anas y leonesas, qu e

co nservad ores y rece losos de las

v ini ero n a t rabaj ar en las min as

ideas revo lu c io nari as . Con indepen-

desde los úl timos años de l siglo XIX .

de ncia d e ideo logías, la ll ega da d e

En su mayoría los inmi gra ntes proce-

un alu v ió n de ge ntes fo ráneas a

dían de las prov in c ias de Palenc ia y

peq ueños nú c leos rurales d o nde la

Va ll ado lid , en meno r m ed ida tam-

soc ied ad tradi c io nal ape nas había

b ién v iniero n desd e las de Burgo s,

evo lu c io nad o di o luga r a una situ a-

Leó n, Zam o ra, Sa lam anca, etc. .. e

c ió n co m p letam ente nueva, reco r-

inc lu so algunos de l sur de la p ro pi a Ca nta b ria,

es

deci r

Ca mpoo

y

Valderredi b le. Fre nte a los habitantes

c uya

co nd ic ió n

habitu al d e

dá ndose en la mem o ri a co lecti va las co ndi c io nes infrahum anas en que sobrevivían los inmi grantes:

nati vos de los va lles mo nta ñeses, en su mayoría agri culto res y ga naderos

tura de saco sujeto co n un pa lo, que

"De Castilla vino una oleada tremenda de gente, los maquetos que llamábamos, no tenían donde alojarse, alquilaban cualquier sitio, dormían hasta 3 en una cama ... Vi vían en unas condiciones terribles, y 72 horas diarias trabajando en la mina ¡Q ué vida! En Bilbao son los que leva ntaron la industria, los malos trabajos no los querían los vascos, los hacían ellos ... (testi m o-

era co n lo ú ni co q ue ll ega ban a la

n io 1. 2) .

zo nal. Fu ero n mil es de ell os los que

l1

co n pequeñas pro pi edad es y fuertes vín cu los fa mili ares en la zona, los in m igrantes no te nían abso lutam ente nada más q ue su fuerza de trabaj o. Es mu y exp res ivo el ca lifi cat ivo despecti vo co n el que se les conocía hab itu alm ente

en

la

co marca,

" maq uetos", q ue hace referenc ia al "maco" o hatillo de ro pa co n envo l-

v ini eron a trabaj ar a las minas de Canta bri a y Vi zca ya, hac inándo se en

11

1

GARCÍA- LO M AS, Adri ano: El len-

guaje popular de la Ca ntabria m ontañesa . Santand er, 1966. Pp. 247 y 252.


26

Aspecto actual del edificio conocido como "El Cuartelillo", en Obregón. donde a comienzos del siglo XX vivían hacinadas varias familias mineras.

En Obregón vivían en el 11cuartelillo unas casas entre las 1 portillas del tren y el río1 allí vivían cuatro familias con un montón de hijos cada una1 hacinados todos allí, parece increíble ... (testimonio 1 .3). 11

11

11

11 Los del 11cuartelillo 11 esos sí 1 que pasaron hambre y necesidad1 no eran de aquí, tenían arriba el cielo y abajo la tierra 1 alguno estuvo en la cárcel por coger unas manzanas 11 (testimonio 1.4). La situación de superpoblación también dio lugar a algunos conflictos, e incluso hubo un crimen en Obregón en noviembre de 1905, todavía recordado casi un siglo después, si bien en este último caso los móviles tuvieron una componente pasional:

11Había dos tíos de tierra adentro que tenían atemorizado a todo el pueb/01 nadie se atrevía con ellos1 obligaban a la gente a convidar/es en la taberna ... Un día uno de aquí, pequeñajo é/1 se resistió: que no1 que no invito ... Los otros se pusieron pesados1 y el pequeño agarró un bolo y le sacudió con él a uno de ellos. Entonces varios mozos más del pueblo1 de aquellos cántabros antiguos1 grandones1 se unieron al pequeño y les dieron una paliza que no se les volvió a ver por Obregón. Se fueron como pudieron1 y dejaron de cobrar el jornal de la mina y todo 11 (testimonio 1 .5). 11Un doble asesinato en el pueblo de Obregón de Villaescusa causó gran conmoción en los alrededores. Los hechos se iniciaron cuando finalizó la relación sentimental que mantenía un joven trabajador de la mina1 Mariano Fernández1 con la hija de los dueños de la pensión donde se hospedaba. Debido al retraso en el pago de la mensualidad1 los dueños de la posada1 Ambrosio y su mujer Balbina1 reclamaron el dinero a Mariano 1 pero él se negó1 afirmando que durante su noviazgo había dejado grandes cantidades de dinero a la familia. Como venganza1 Balbina


LOS ANTECEDE

27 se opuso a devolverle el baúl que contenía todas sus pertenencias. Éste, en un arrebato, asesinó a las dos mujeres, entregándose horas más tarde en el cuartel de la Guardia Civil" ("El Diario Montañés"2). Este crimen tuvo 1ugar el 21 de noviembre de 1 905 a las 6 de la mañana , y las fallecidas fueron

Grupo de mineros en Lanestosa (Vizcaya) a comienzos del siglo XX (Etxebarria Mirones. Jesús y Txomin Tradiciones y costumbres de las Encartaciones. P. 265).

Balbina Rodríguez Álvarez, de 56 fundador

del

Partido

años, natural de León, y su hija

del

Josefa Lamas Rodríguez, de 18 años,

Nacionalista

natural de Cillamayor (Palencia).

encontrar las descalificaciones más

Según testimonios orales recogidos

increíbles hacia los " maketos"

en Obregón , el huésped que trabaja-

españoles, a quienes Arana conside-

ba en la mina pretendía a la hija de

raba culpables de todos los males de

los dueños de la pensión, pero ella

Vizcaya:

no le hacía caso, y él, por despecho,

vagos, avaros, navajeros, desaliña-

Vasco

cortos

de

se

pueden

=

inteligencia,

un día se levantó y apuñaló en la

dos, fanáticos o impíos y librepensa-

cama a la hija y a su madre.

dores, adúlteros, etc. .. Frente a ellos los "bizkaínos" fueron ensalzados

En realidad la situación fue

por Arana como inteligentes, labo-

bastante similar a la vivida en la

riosos, caritativos, nobles, aseados,

zona minera de Vizcaya en la misma

religiosos , hogareños, etc. . .3

época, si bien en Cantabria la reacción no fue un movimiento nacionalista y xenófobo como el impulsado por Sabino Arana en

la vecina

región , donde existían otros factores

" El Diario Montañés": Crónica de cien años. El Diario Montañés, 1902 / 2002. P. 3 1.

2

diferenciales a considerar, como eran el idioma o el resentimiento por la derrota carlista y la supresión de los fueros en 1876. En los escritos

Antología de Sabino Arana. Textos escogidos del fundador del nacionalismo vasco. Roger. Donostia -San Sebastián, 1999. Pp. 269-271. 3


LOS ANTECEDENTES 28 1

J

Sabino Arana acaso tuvo la osadía de pon er por esc rito lo que

preguntarles por esa época, pues

mu chos viz ca ínos pensaban de los

para las generac iones posteriores a la

" maketos", pero en los testimonios

Guerra Civil. Es difíc il determinar si

recog idos más de un siglo después

el término se ac uñó en la zona mine-

en el entorno min ero de Peña

ra de Vizcaya o aq uí, pero en cual-

Cabarga se rastrea n algunas percep-

qui er caso en nuestra comarca el

c iones similares de lo que supuso la

rechazo que se produjo al fe nómeno

inmi gra ció n castellana:

res ulta prácticamente desconocida

mi gratorio -que también lo hubo- no fue de ca rácter rac ial y lingüístico

"Los maquetos venían de Salamanca, Castilla .. . no tenían nada, hacían una casa con cuatro adobes, ellos fueron los que trajeron la tara, aquí antes sólo había labradores. Pero ya sabes, donde hay mina llega la ruina ... " (testimonio 1 .6).

como en Viz caya, sino más bien de tipo soc ial. Fu ero n abund antes los matrimonios entre inmi grantes y mujeres o ri ginaria s del valle, y para la época de la Guerra Civil ya hab ía un a segunda

ge nerac ió n nacida

aq uí, si bien las cri sis de empl eo en las min as en los años 20 y 30, y las propias sec uelas de la guerra, provo-

"Los de Castilla vienen a Cuarnizo y los descargan a pala ", era un dicho que se decía aquí de los maquetos, llegaban de Palencia, Zamora, todo por ahí... " (testimonio 1.7) .

caron el retorno de muchas fa mili as a sus reg iones de origen. Como veremos al anali za r la represión de los dos bandos en la guerra, sus víctimas mo rtales en Villaescusa fueron casi exc lu sivamente vec inos no originarios del muni cipi o, aunqu e no

En Guarnizo está la estac ión

necesariamente " maq uetos". Esto

del ferrocarril Palencia-Santander, en

nos ll eva a considera r que el arraigo

el que ll egaba n genera lmente los

fa mili ar en el va ll e resultó decisivo a

inmi grantes castell anos. En los valles

la hora de decidir la suerte de

del entorn o de Peña Caba rga tam-

muchas personas, ll eva ndo la peor

bién tuvo gran arraigo la palabra

parte las personas no originarias del

" maqueto", afo rtunad amente olvida-

muni c ipio, carentes de lazos fa mili a-

da y qu e só lo ha salido a relucir al

res qu e atenuaran el ri go r de la

entrev ista r a los vecinos mayores y

represión.


LOS ANTECEDENTES \ 29

La inmigrac ión de fa mili as

Los

CAMBIOS SOCIALES:

caste ll anas y leonesas no fue la úni ca

EL MOVIMIENTO OBRERO EN LAS

provocada por la minería, también

MINAS

hu bo otras mu cho menos releva ntes

AGRARIO.

y

EL

SINDICALISMO

en cuanto a su número, pero q ue se d istingui ero n por alca nza r un rápido

Las profundas transfo rm ac io-

protagoni smo soc ial en el va ll e. Por

nes económi cas experim entadas en

un lado hay que refe rirse a la inm i-

los últimos años de l siglo XIX y pri-

grac ión vasca, que tenía una larga

meras décadas del siglo XX produ-

trad ición en Ca ntabri a desde va rios

jeron cam bios soc iales de eno rm e

sig los atrás, pero siempre co n un

ca lado en los va ll es del ento rn o de la

carácter muy cualificado: maestros

Ba hía de Sa nta nder. En to rn o a la

fe rrones,

etc. ..

min ería y la indu stri a se fo rm ó una

Muchos de los vascos que se asenta-

clase obre ra que sobrev ivía en con-

ro n en el entorn o de Peña Ca barga lo

d ic iones de gran preca ri edad, por lo

comerc iantes,

hi cieron de la mano de la empresa

qu e pro nto se o rga ni zó pa ra reiv indi-

"Orconera", que ta mbién ex pl otaba

car sa larios más ju stos, red ucc iones

las m in as de Vi zcaya y favo rec ió el

en el ho rari o labo ral y mejo ras en la

desplaza mi ento de su personal a los

segurid ad en el trabajo.

yac imi entos de Peña Caba rga. En menor med ida también se asentaron en la zona algun as fa mili as de ori gen bri tá ni co, igualmente li gadas a la "O rco nera" -empresa bri tá ni ca - y a otras compa ñías mineras que ex pl ota ron la zona co n anteri o rid ad . Estas corrientes mi gratori as li gadas a la minería todavía se pueden rastrea r al anali zar los ape lli dos de la comarca: Ag uin aga, Echeva rría,

Aj u ri a, Larrañaga,

A nso rena, Orive,

Za macona, M c Lenn an, Shallcrass, etc. ..

"Cuando llovía las m inas no trabajaban, iba la gente andando a Cabárceno desde Liaño y San Salvado!'¡ y si llovía tocaba la sirena, para casa y sin cobrar. No había seguros de accidentes, ni de enfermedad, ni nada de nada.. . Si m oría alguno se hacía una suscripción para la viuda, no había más. Entonces se trabajaba muy duro, se cargaban trenes de mineral a paletadas, los capataces dando órdenes ... Aquello era horroroso, una explotación ... " (testimonio 1 .8).

1


r.

f\ffECEDENTES

30

La

agrupación

as ti lle reo se

integró en un principio a los obreros de la localidad y a los mineros de Peña Cabarga, pero con el tiempo éstos formaron sus propias agrupaciones en los respectivos pueblos de la cuenca minera. Así, en 1903 se constituyó en Cabárceno la agrupación mixta de obreros mineros "El Nivel",

El líder socialista Facundo Perezagua y otros compañeros organizadores del mitin celebrado en Astillero el 1 de septiembre de 1906 (Cuelo, Alonso: La minería del hierro en el Valle de Villaescusa. P. 14)

y en 1904 la agrupación "El Progreso"

en Obregón, la Agrupación Socialista de

Liaño,

y

la

agrupación

"El

Desengaño" en Pámanes.

Se gestó así un importante movimiento obrero de tendencia

Paralelamente se expandían

socialista en los pueblos mineros e

las Juventudes Socialistas, nacidas en·

industriales,

España

mientras

las

zonas

en

1903,

formadas

en

exclusivamente ganaderas permane-

Astillero y Cabárceno en 1904, y al

cieron casi al margen del mismo

año siguiente en Liaño y Obregón.

hasta la época de la República,

Teniendo en cuenta los miles de tra-

alcanzando en ellas mayor arraigo el

bajadores que había en las minas,

sindicalismo agrario de inspiración

estas organizaciones obreras tuvie-

católica. La rivalidad entre ambas

ron una afiliación bastante discreta,

orientaciones sindicales sería una de

pues sabemos que el 1 de noviembre

las mayores fuentes de tensiones en

de 1904 "El Nivel" de Cabárceno

el medio rural montañés, y en con-

tenía 155 afiliados, y "El Progreso"

creto en los valles del entorno de la

de Obregón 65 trabajadores. Por el

Bahía de Santander.

contrario sus iniciativas alcanzaron un gran poder de convocatoria, con

En 1899 nació la Agrupación

participación de miles de obreros, e

Socialista de Astillero, la tercera de

incluso de figuras relevantes de la

la región tras las de la capital y

política nacional como el fundador

Castro Urdiales, y punto de partida

del PSOE, Pablo Iglesias, que se des-

del socialismo en las minas de la

plazó a Astillero en 1911 para parti-

cuenca de la Bahía de Santander.

cipar en un mitin.


{'\

1(

LOS ANTECEDE:NIT 31

El que también se desplazó

publicado en " La Atalaya ", 28 de

en varias ocasiones a la cuenca

julio de 191 O). Años después, en

minera de Peña Cabarga fu e el

1918, se constituyó el Sindicato de

Ejército, con objetivos obviamente

Obreros Mineros Montañeses, que

bien distintos. En 1906 el Gobierno

agrupaba a todas las organizaciones

envió a las tropas para proteger a los

existentes en la cuenca minera, con-

obreros que no secundaban la huel-

siguiendo dos años más tarde la

ga declarada en las minas de Vizcaya

representación de más de 1 .700

y Cantabria :

obreros mineros : 450 de Cabárceno,

'Desde Camargo nos dirigimos a Cabárceno. Al pasar por Guarnizo nos encontramos al cuarto escuadrón del regimiento de Talavera. Los caballos ocupaban las cuadras de Facundo Barquín, José Pérez y Pablo Cañas, y los soldados se alojaban en las casas particulares. Otras fuerzas encontramos por el camino. Eran las del batallón de Arapiles, que se habían distribuido en la siguiente forma: plana mayor y una compañía en el Astillero; otra compañía en Liaño y Villanueva; otra en Obregón, y otra en Sarán " ("El Cantábrico", 1 de septiembre de 1906) .

300 de Astillero, 250 de Obregón, 200 de Camargo, 170 de Guarnizo, 1 70 de Liaño, 100 de Heras y 70 de Solares4. Los intentos de extender el sindica li smo socialista a los entornos campesinos de Cantabria fueron más tardíos, pero alcanzaron algunos éxitos en los años de la 11 República. En mayo de 1931 Matilde de la Torre fundó

las

Casas

del

Pueblo

Campesinas de UGT, embrió n de un movimiento socia li sta agrario que alcanzó cierta implantación en la zona centra l de la región y dio lugar a la constitución de algunas cooperativas campes inas, como la "Pablo Iglesias" en el va ll e del Miera. La

Cuatro años más tarde la

Federación Montañesa de Casas

cuenca minera fue nuevamente ocu-

Campesinas y Trabajadores de la

pa~a por el Ej ército ante un nuevo

Tierra ll egó a su cénit en la Guerra

conflicto obrero, desplegándose las

Civil, agrupando a unos 25.000 cam-

tropas por todos los pueblos del entorno

(véase

el

Apéndice

Documental , documento 1, artícu lo

4

CUETO ALONSO, Gerardo: El

Astillero minero. P. 156.


1t:OS ANTECEDENTES 32

no suponían más de 7.000. Sabemos

Nivel es la que ha organizado la • presente huelga, pero dicha sociedad no ostenta en realidad la representación m ás que de 30 o 40 socialistas significados inscritos en sus filas. Esa es toda su fuerza " ("La

qu e la secc ión de Li año se co nstitu-

Atalaya", 28 de julio de 19 10).

pes inos en la reg ión de un total de 75.000 afiliados a la UGT, si bien estos núm eros tan abultados se deben a la sindicación obligatoria durante la guerra, pues hacia 1934

yó el 25 de octubre de 1933, siendo socios

fundadores de la

Después de las interve ncio-

mi sma Isidoro

nes militares de 1906 y 191 O, al final

González Solana, siendo nombrado

del verano de 191 1 se desencadenó

presidente este último y secretario

otra protesta en Cabá rceno al secar-

Modesto Carrera Li años.

se las dos únicas fuentes de las que

Dioni sia

Zubía Li año e

se abastecía un pueblo cuya poblaA lo largo de todos estos co n-

c ión se hab ía multiplicado debido a

fli ctos se fue perfilando el pueblo de

la aflu encia de inmigrantes ll egados

Cabárceno como el principal foco

a trabaj ar en las minas. Las condi cio-

reivindi cativo del entorno de Peña

nes de insa lubridad en las que vivían

Cabarga , in c lu so por delante de

los mineros se hicieron insosteni b les

Astillero, que era el nú cleo más

al terminarse el agua; el 9 de sep-

poblado de la zona. Esta es la visión

tiembre de 1911 cientos de personas

que tenía del movimiento ob rero

se dirigieron en manifestación hasta

loca l el diario conservador sa ntande-

el Ayuntamiento de Penagos, situado

rino " La Atalaya ":

en La Helguera, y los incidentes que se produjeron a continuación se sa l-

"Éste (e l confli cto obrero) ha sido preparado en Cabárceno, donde está el foco de agitación de toda la comarca . Allí radican los santones, esos tiranuelos del comité que execran a la burguesía sin perjuicio de poner todo lo que está de su parte para cambiar de condición social, y hasta de m odo de pensar cuanto antes m ejor. La sociedad El

daro n con 5 muertos: un cabo de la Guardia

Civil

y

4

vecinos

de

Cabárceno. Ya en los años de la Rep úbli ca el sindi ca li smo agrario socialista también alca nzó espec ial arraigo en el Valle de Penagos a través de las Casas Ca mpesi nas, como han puesto de manifi esto el estud io

ls

MATEOS, Abdón : La contrarrevolución franquista. Pp. 22 y 94.


LOS

ANTE

' () 1 DE:NlrES

33 - , ~

........

11Liaño siempre se distinguió, era donde estaba la Casa del Pueblo1 había más tendencia a revoluciones1 ya se destacó en lo de octubre ... Como en Obregón1 por las minas ... En cambio La Concha y Villanueva eran otra cosa ... 11 (testimonio 1.10). En toda la cuenca minera de la Bahía de Santander el movimiento

La represión de las huelgas mineras correspondió habitualmente a la Guardia Civil, aunque en varias ocasiones llegó a intervenir el Ejército (Montero, Manuel: Historia del País Vasco. P. 169).

obrero fue esencialmente socialista,

monográfico de Abdón Mateos y

anarquistas trataron de extender su

algunos testimonios que hemos reco-

influencia en los primeros años del

gido

siglo con escaso éxito, aunque llega-

en

el

vecino

Valle

de

Villaescusa 6:

siendo minoritaria o testimonial la presencia de otras tendencias. Los

ron a celebrar varios mítines en Astillero en 1902. Posteriormente el

11En Cabárceno y Penagos eran muy revoltosos1 hacían unas huelgas de la Virgen 1 los mineros y los de las Casas Campesinas ... 11 (tes-

movimiento libertario, vertebrado desde 1911

por la Confederación

Nacional del Trabajo (CNT), fue aumentando

timonio 1 .9 ).

progresivamente

su

importancia, distinguiéndose frente a los socialistas por su negativa a par-

En el Valle de Villaescusa la

ticipar en el sistema electoral, así

minería del hi erro y el auge del

como por su predisposición a la

movimiento obrero caracterizaron

huelga y a la acción directa como

principalmente a los pueblos de

métodos de lucha. La Dictadura de

Liaño

La

Primo de Rivera contribuyó a delimi-

Concha y Villanueva , así como

tar nítidamente ambas visiones del

Riosapero, se conservaban bastante

sindicalismo, al ilegalizar y reprimir

al margen de estas transformaciones

a la CNT, mientras toleraba e incluso

y

Obregón,

mientras

sociales, manteniendo su carácter tradicional:

1

6

MATEOS, Abdón: op .cit, p. 26.


LOS ANTECEDENTES

34

colaboraba con los socialistas. En los

en Villaescusa el movimiento an.;ir-

años de la Segunda República la

quista no tuvo presencia hasta la

CNT experimentó un gran auge,

guerra, cuando se empezó a exten-

alcanzando su máxima afiliación al

der tímidamente la CNT, si bien se

estallar la Guerra Civil , cuando llegó

recuerda mucho más a la Federación

a tener 30.230 afi li ados en la región,

Anarquista Ibérica (FAI), cuyos inte-

de los cuales 20.175 pertenecían a la

grantes -ajenos al municipio- sem-

Federación Local de Santander y los

braban el terror a bordo de coches

restantes 1 0.055 estaban repartidos

que patrullaban por los pueblos a la

en los sindicatos de la provincia. No

caza de religiosos o derechistas sig-

obstante hay que tener de nuevo en

nificados. El único militante anar-

cuenta que en esos momentos se

quista de aquella época que hemos

impuso la sindicación obligatoria, y

localizado en Villaescusa era vecino

que muchos obreros y campesinos

de Liaño pero se afilió a la CNT en

apolíticos, e incluso de ideas dere-

Astillero, en el taller donde trabaja-

chistas, fueron afiliados a la central

ba, y nos ha confirmado que efecti-

anarquista como podían ser de cualquier otra.

vamente en Villaescusa el sindicalismo era socialista, que donde la CNT tenía implantación era en Astillero y

Otro factor de afi 1iación sería

Santander.

la movilización para la guerra, que dio lugar a que muchos jóvenes sin

En cuanto al sindicalismo

una ideología política clara, pero

católico, si en los ambientes mineros

comprometidos en la lucha contra el

siempre alcanzó un escaso arraigo,

fascismo, se alistaran a la CNT de

en la cuenca minera de la Bahía de

Cantabria. Esta formó varios batallo-

Santander fue prácticamente ine-

nes, por lo menos el 119, el 122 y el

xistente. La acción social católica

126, a uno de ellos le llamaron

nació a finales del siglo XIX, más

"Libertad", y en él se integraron, por

como reacción frente al socialismo

ejemplo, muchos de los que luego se

que como movimiento de inspira-

echaron al monte en la zona de

ción propia , amparado por la famosa

Liérganes, como "El Cariñoso" y su

encíclica papal en material social

hermano,

los

hermanos

Agudo,

etc. . .7 . Sin embargo todos los testimonios recogidos coinciden en que

7 CICERO, Isidro: Los torvos y fieros motivos de El Cariñoso. Pp. 215 y ss.


'

.[

LOS ANTECEDENTES

35

El obispo de Santander, José Eguino y Trecu, bendice las instalaciones de la cooperativa católica SAM en Renedo en marzo de 1932 (Casado Cimiano. Pedro: Siglo y medio de historia de la industria lechera de Cantabria. P 147). Abajo Marcial Solana fue uno de los impulsores de la acción social católica en Cantabria: fachada principal de su casa en La Concha. Rerum Novarum y, en Cantabria, por

valle y alcalde en dos ocasiones, así

el obispo Vicente Sánchez de Castro.

como diputado nacional elegido en

En los últimos años del XIX se crea-

abrí 1de 1 91 6 por el Partido Cató! ico.

ron los primeros círculos católicos de la región, datando de 1 898 el de Guarnizo-Astillero,

inmediato

al

Valle de Villaescusaª. El 8 de abril de 1912 se inauguró en La Concha el

Centro Católico de Villaescusa, que vertebró la acción social católica en el municipio ; después vendría la constitución de una cooperativa que concedía créditos, la cual llegó a hacer bastantes socios en el val le. Probablemente debió ser importante el respaldo de uno de los personajes mas destacados de la acción social católica en Cantabria, Marcial Solana González-Camino, vecino de

La

Concha, principal terrateniente del

BASTANTE SUMAZA, Fernando: La acción social católica en Cantabria . Círculos y sindicatos (7 894- 793 7). En Cantabria en la Historia Contemporánea. Nuevas aportaciones. Pp. 145-160.

B


- -- - - - - -

J,:==~l l=O=S=A=N=T=E=C=E=D=E=N=T=E=S~============== 36

Dos meses más tarde, el 4 de

tiéndase en pocos años en una de l¡:i.s

junio de ese mismo año, Marcial

empresas más importantes del sector

Solana recibía un homenaje por

lácteo. En Villaescusa también hubo

parte del Centro Católico Montañés.

algunos cooperativistas fundadores

Sin embargo su recuerdo en el muni-

de la SAM, como Ignacio Torre

cipio, obtenido de numerosos entre-

Escalante, de Villanueva, integrados

vistados, no es demasiado favorable:

a su vez en el Sindicato Agrícola de

"Don Marcial Solana se puso una vez a hablar en el Parlamento y se fueron todos, de lo pesado que era. Tenía dos carreras, era doctor en Teología, estaba muy preparado y tenía una fortuna , unos eucaliptales inmensos en Riosapero. Estaba soltero y en una ocasión le oí decir que su gran problema era su herencia, no tenía a quien dejárselo y al final se lo dejó todo al Obispado, al pueblo ni un céntimo"

destacado el párroco de La Concha,

Villaescusa, en el que tenía un papel

(testimonio 1 .11). El sindicalismo católico en Cantabria fue principalmente agrario .

En

1908

se

constituyó

la

Federación Montañesa Agrícola, que unos años más tarde agrupaba ya a

don Valeriana Benito. Esta inici ativa cooperativista y sindical agraria articulada en la SAM contó con la hostilidad de la izquierda regional por su vinculación católica, así como de la empresa " Nestlé", para la que representaba

una

seria

competencia ,

desarrollándose una serie de polémicas en la prensa de la época que envenenaron el ambiente político regional en los años anteriores a la Guerra Civil.

Uno de los primeros anuncios de la cooperativa católica SAM hacia los años 30 (Casado Cimiano. P: Siglo y medio de historia de la industria lechera de Cantabria. P 28). tk un;i !n:lh' pm.1 v .s.i ru sdo la <lti «1 'T.\.l."-\'dl'O('T fl.'. lh-r

:tlt'IH1.. \'

m \' ki.Jt'h'

medio centenar de sindicatos agrícolas. A finales de los años 20 cuajó la principal iniciativa de éstos en la

/

región , la constitución en 1929 de la cooperativa

SAM

(Sindicatos

Agrícolas Montañeses), la cual puso en

marcha sus

instalaciones en

Renedo de Piélagos en 1932, convir-

L

\l

l

11

11 ,¡

11


LOS ANTECEDENTES 1 37

LA REPERCUSIÓN DE LA GUERRA DE ÁFRICA.

Uno de los factores que más contribuyó a desprestigiar el sistema poi ítico

heredado

de

la

Restauración , a la Monarquía y al propio rey A lfonso XIII, fue la guerra de África. La presencia españo la en el norte de Marruecos era muy antigua, databa de cinco siglos y había

Cadáveres de soldados españoles en el camino de Annual a Monte Arruit (Marruecos) tras la masacre de 1921 (Villalobos. Federico El sueño colonial Las guerras de España en Marruecos Foto 33).

estado sujeta a diversos avatares,

reconocía el protectorado españo l

entre ellos distintos episodios bélicos

sobre el norte de Marruecos, mien-

para asegurar el control del territorio.

tras Francia co lo ni zaba el resto del

En 1909 se reanudó el confl icto tras

territorio. Sin embargo en 1921 los

un ataque a los obreros de la

rifeños se subl evaro n de nu evo,

Compañía Minera del Rif, cerca de

ahora liderados por el caudi ll o Abd-

Melilla, y uno de los destacamentos

el-Krim, y las tropas españo las reali-

españo les enviados a reprimir la

zaro n una torpe maniobra siendo

revuelta fue masacrado por los rife-

rodeadas y masacradas en Annua l y

ños en el Barranco del Lobo. La lle-

Monte Arruit, donde murieron unos

gada de las noticias sobre este desas-

9.000 so ldados españo les. La sa ngría

tre y el decreto de movilización de

continu ó durante varios años, pues

los reservistas provocaron manifesta-

Abd-el-Krim puso todo el Rif en pie

ciones contra la guerra en toda

de guerra y la propia ciudad de

Españ a, que en Barcelona se convir-

Melilla estuvo a punto de perderse.

tieron en huelga genera l revolucio-

El conflicto dio lu ga r a la consi-

naria y dieron lu gar a vio lentos

gui ente movilización de quintas

enfrentamientos con participación

envi adas a la guerra de Marruecos,

del

pero cada vez era mayor la impopu-

Ejército,

como

la

episodio

de

laridad de la guerra co loni al y de los

en

dirigentes políticos y militares, a los

Marruecos se estabi li zó en 1912, tras

que se acusaba de tener intereses

la firma de un convenio entre España

particulares en las minas del Ri f y de

y Francia, por el cua l el país vecino

incompete nc ia. A cuenta de la gue-

Barcelona.

" Semana

conocido

La

Trágica"

situación


J

LOS ANTECEDENTES

38

rra de África las fa mili as españolas

Alhucemas y ahí es donde se fue ,

vivieron años de incertidumbre y de

recupera ndo aquello. Un tío de

duelo en muchos casos, y el sistema

Picasso el pintor, el genera l Picasso,

político de la Restauración se erosio-

hizo una investigación de aquel

nó definitivamente. Se ini c ió una

desastre, descubriendo responsabili-

investigación sobre el desastre de

dades. Entonces el rey llamó a

Annual a ca rgo del general Pi casso, y

Primo de Rivera y vino la primera

se constituyó una com isión parla-

dictadura, no se vo lvió a saber del

mentari a para depurar responsabili-

expediente Picasso, si se llega a

dades, pero después de mu c hos

publicar se va la Monarquía a tomar

debates sus resultados no ll egaron a

por el culo" (testimonio 1 .12).

publicarse, pues el genera l Primo de Rivera dio un go lpe de Estado en sep-

"De aquí fueron un os

tiembre de 192 3 con el respaldo del

c uantos a la guerra de Melilla,

rey Alfonso XIII. A pesar de los

algun os murieron allí, ya no

muchos años transcurridos, todavía

recuerdo los nombres. Allí tuve yo

hemos recogido testimonios relativos

un herman o, Nardo, y un primo,

a esta lejana guerra coloni al entre

Romualdo Obregón, también estu-

nuestros informantes de mayor edad,

vo Paco Río . El difunto mi padre y

algunos de una lucidez extraordin ari a:

el difunto mi tío les habían pagado el quinto para que se quedaran

''La guerra de África fue

en Santander, pero después fueron

terrible .. . ¡Cuanta sa ngre costó a

y les llevaron a África. A llí lo

España! Los miles de soldados espa-

pasaron m alísimamente, les mata-

ñoles que murieron allí, les llevaba n

ban los moros, también había

a un matadero, pero había intereses

un as moras mu y buenas que les

mu y grandes: las minas del Rif Allí

daban comida y les escondían.

estaba metido Romanones, que era

De Melilla trajeron fiebres tifoide-

el que mandaba entonces ... Yo tenía

as, les costó mucho quitarlas .

entonces 12 o 13 años, pero se

A Nardo le tocaron las dos gue-

com entaba mucho lo de África, me

rras, la de África y la de aquí,

acuerdo de leerlo en los periódicos.

pararon la mina y a todos mis her-

El jefe de los rifeños era Abd-el-

manos y al marido les llevaron

Krim, después la primera dictadura

requisados a hacer trincheras " .

organizó el desembarco de

(Testimonio 1 .13).


LOS ANTECEDENTES

1

39

"Me acuerdo de cuando vino Jesús Bolado de la guerra de África, como si le estaría mirando, vino maluco el pobre, desnutrido, estuvo bastante en la cama, no se muy bien que tenía. De Villanueva no recuerdo quienes más fueron "

Cadáveres de soldados españoles en el camino de Annual a Monte Arruit (Marruecos) tras la masacre de 1921 (Villalobos. Federico: El sue1Jo colonial. Las guerras de España en Marruecos. Foto 33) 11

A la quinta del 21 le tocó

(testimonio 1 .15). La guerra se resolvería en 1925, gobernando Primo de Rivera, j con un desembarco masivo de las

la guerra de África, de Obregón fue-

tropas españolas en la bahía de

ron Francisco Río, Dionisia García,

Alhucemas y una serie de operacio-

Romualdo Obregón ... También fue

nes militares que lograron la derrota

un tío mío de Penagos, Salvador

y rendición de Abd-el-Krim. Esta

Lavín, abuelo de Eduardo, el alcalde

guerra de África, además del des-

que hay ahora. Me acuerdo de ir

prestigio que añadió a la Monarquía,

con mi madre por un caminuco a la

forjó en sus últimos años a toda una

estación, a recibir a los que volvían

generación de militares "africanis-

en el tren licenciados de la guerra

tas", autoritarios y partidarios de los

de África " (testimonio 1 .14).

métodos expeditivos empleados en

11

Regula~es marroquíes del Ejército de África desfilan antes de embarcar para la Península al inicio de la Guerra Civil (EL PAIS: 1936-1939 La Guerra de España. Fascículo 4, p. 52).


40

el protectorado de Marruecos. Una

1876 y los partid os po líti cos, y en ,? U

década después estos mi 1ita res afri-

lugar se creó un partid o único, la

canistas, entre los que se en contra-

Unión Patrióti ca, qu e recog ía a

ban Fran co, Sanjurjo, Mola, Goded,

diversos elementos de las derec has

Mill án Astray, etc. .. serían los prota-

reunidos en to rn o al poder militar y

gonistas de la subl eva ció n contra el

los prin cipios de " M onarquía, Patri a

gobi erno de la Repúbli ca, y el propio

y Reli gión ". Este go lpe de Estado

Ej érc ito

la

puso fin al peri odo hi stóri co co noc i-

Penín sul a con toda s sus unidades de

do como la Resta urac ión, ini ciado

choque ca racterísti cas (Leg ión , regu-

en 1876 co n la subid a al tro no de

de Áfri ca

pasa ría a

lares " moros", etc. .. ) para poner en

Alfon so XII y la procl amac ión de un a

prácti ca en la metrópoli la receta uti-

co nsti tuc ión qu e estu vo vigente casi

1izada

medio siglo.

en la guerra co lo ni al. Así

pu es, tampoco fu e ninguna ca su alidad qu e la Gu erra Civil se ini ciara

Tras el go lpe de Primo de

con el alzami ento de las tropas de Áfri ca9.

Rivera los ayuntami entos fu eron intervenidos por el poder militar, nombrándose nu evas corpo rac iones

LA DICTADURA D E RIVERA

Y

MONARQUÍA

EL

PRIMO DE

FINA L

DE

LA

(1923-1 93 1).

afin es al rég imen. En Vill aesc usa estos acontec imi entos nac ionales se tradujeron en el cese del alca lde, Herm eneg ildo Sa ra Co lsa, y su rele-

El 13 de septi embre de 1923

vo por el ex alca lde y ex diputado

Mi guel Primo de Rivera, ca pitán

católi co M arcial So lana Go nzá lez-

general de Cataluña, di o un go lpe de

Camino, qui en de nuevo fue nom-

Estado qu e fu e apoyado inmedi a-

brado alcalde el 2 de octu bre de

tamente por los capitanes generales

1923, en ses ión pres idida po r el

de las demás reg iones militares. El

co mand ante de la Gu ardi a Civi l

rey Alfon so XIII respaldó el go lpe y

Jorge Gon zá lez Hermos ill a (Li bro de

entregó el poder a Primo de Rivera,

ac tas

que constituyó un Directorio M ilitar

Vill aesc usa, ses ión de 2 de octubre

integrado por generales y pres idido

de 1923; véase el acta compl eta en

del

Ayuntami ento

por él mi smo, asumi endo el gobi erno de la nac ión. Se suspendi eron las Cortes, la v ige nte Con stitu ción de

VILLALO BOS, Federi co: El sueño colonial. Las g uerras de España en M arruecos. Pp. 279-280.

9

de


LOS ANTECEDENTES 41

el Apéndice Documental, doc umen-

1 .000 puestos de trab ajo, que vinie-

to 111 ). En rea lidad el mandato de

ro n a paliar en parte la grave cr isis

M arc ial Solana

de trab ajo ini ciada unos años antes.

sólo

duró

un os

meses, pues en fe brero de 1924 le

Pero esta apa rente mej o ría fue

sustitu yó Emilio Durante Fern ández,

fugaz , ya que las ca usas profund as

y a su vez éste cesó en abril de 1925,

de la crisis seguían ahí, la industria

dando paso a Antonino López M aza,

siderúrgica loca l no podía abso rber

que sería alca ld e hasta febrero de

toda la producción, y ésta seguía

1930, unos días después de que la

depe ndi endo de las flu ctu ac ion es

dimisión de Primo de Rivera pusiera

de la demanda ex teri o r. A fina les de

fin a la Dictadura .

1925 la emp resa " Minas de Heras" cesó definitivamente sus trabajos, y

La ll egada al poder de Prim o

al año sigui ente "O rcon era " tuvo

de Rivera co in c idi ó con un a react i-

que paralizar de nu evo los trabajos

vac ión del trabajo en las minas de

de extracc ión 10.

Peña Cabarga desde 1923, debido a

H eras". Co mo co nsec uenc ia de

De Primo de Rivera recuerdo que vino en persona a inaugurar el Ayuntamiento de Santa María de Cayón yo era un crío pero me acuerdo de eso de aquella visita

ell o, se crearo n en la zona más de

(testimonio 1 .16).

la demanda de hi erro de los Altos Hornos de Vizcaya, lo que supu so la reapertura de las in sta lac io nes de la " Orconera " y de " Min as de

El general Miguel Prnno de Rivera y los componentes del Directorio Militar que tomó el poder tras el golpe de Estado de septiembre de 1923 (8° EGB Miñón Sociedad P 306)

11

1

11

1

10 CUETO ALONSO, Gerardo; y O TROS : La minería del hierro en e l Valle de Villaescusa. Pp. 38-39 .


LOS ANTECEDENTES 42

obrero fue evolucionando hacia UJl decidido

enfrentamiento

co n

la

Dictadura que al principio no era tal , pues Primo de Rivera se mostró tolerante hacia los socialistas (PSOE y UGT), centrando la represión en el anarcosindicalismo

(CNT).

Otros

sectores sociales también se posicionaron en contra del régimen, destacando el rechazo que se extendió en los ambientes intelectuales y universitarios. En el propio estamento militar se extendió el descontento, y por fin en enero de 1930 Primo de Rivera presentó su dimisión al rey Alfonso XI 11.

Manifestación republicana en abril de 1931 enarbolando las imágenes de Galán y García Hernández. los "mártires de Jaca" (Imágenes y recuerdos 1929-1940. La gran desilusión. P. 141). Primo de Rivera realizó una

El rey Alfonso XIII encargó la formación de Gobierno a otro general , Dámaso Berenguer, el cual intentó recuperar la normalidad constitucional anterior, periodo conocido

política económica basada en el pro-

como

teccionismo y el fomento de obras

Villaescusa la alcaldía fue ocupada

públicas que paliaran el paro, obte-

de

la

nuevo

"dictablanda". por

Emilio

En

Durante

niendo éxitos importantes. Otro de

Fernández

sus grandes logros fue la pacificación

(febrero-abril de 1930), siendo susti-

del protectorado de Marruecos tras

tuido por César Agudo Serna, que

el desembarco de Alhucemas en

presidiría la corporación municipal

durante

unos

meses

1925 . Pero al mismo tiempo se

durante un año, hasta la caída de la

recortaron las conquistas sociales

Monarquía en abril de 1931 . Para

que habían sido alcanzadas con

entonces el descontento acumulado

mucho esfuerzo, con el aumento de

tras casi medio siglo de sistema elec-

la jornada laboral, recortes salaria-

toral amañado era enorme, y la

les, etc... Por ello el movimiento

Dictadura había terminado de des-


LOS ANTECEDENTES

1 43

prestigiar al rey. Las izquierdas se

dieron la victoria en las principales

agruparon, socialistas, republicanos

ciudades de España a la alianza

y catalanistas de izquierda aunaron

republicano-socialista: dos días más

sus esfuerzos en el Pacto de San

tarde, el 14 de abril, el rey Alfonso

Sebastián, y en Cantabria se constitu-

XIII partía camino del exilio, al tiem-

yó el Bloque Republicano Montañés,

po que se proclamaba la República

cuya presidencia honorífica ostentó

desde los balcones de diversos ayun-

el prestigioso doctor Madrazo, vete-

tamientos del país.

rano de la Primera República (18731874). En diciembre de 1930 la fallida sublevación republicana de Jaca seguida del fusilamiento de sus dos protagonistas, los capitanes Galán y García Hernández, repercutió en toda España: huelga general, incidentes, varios muertos ... En este clima de inestabilidad y descontento, el reinado de Alfonso XIII llegó a su fin. El 12 de abril de 1931 se celebraron elecciones municipales que

Tras el triunfo electoral de las candidaturas republicanas. Alfonso XIII abandona Madrid camino del exilio el 14 de abril de 1931 (Imágenes y recuerdos 7929-7940. La gran desilusión P. 142)


SEGUNDA

RE~ UBLICA: QURANTE1931 LA -36


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

46

CAPÍTUL02

republicano y de rechazo al rey eri

VILLAESCUSA DURANTE

las cal les de todas las ciudades, pero

LA SEGUNDA REPÚBLICA (1931-1936)

también en el medio rural:

de abri l, el rey Alfonso XIII partía

"Cuando se proclamó la República yo tenía 74 años, acababa de entrar a trabajar en la Granja "El Henar". Recuerdo que entraban los camiones de la leche dando vivas a la República, venían de recoger la leche y anunciando la proclamación de la República, un tal Victoriano Saiz: "¡Viva la República! ¡Ya se marchó el hijo puta del rey!" Este Victoriano era de ideas muy avanzadas ... " (testimo-

camino del exilio al interpretar los

nio 2.1 ).

El 12 de abri l de 1931 se celebraron en España las elecciones municipales más trascendentales del sig lo XX. La victoria de las candidaturas republicanas y socia li stas en los principales ayuntamientos del país produjo una situación inédita, desbordando el ámb ito municipal que en principio correspondía a los comicios . Dos días más tarde, el 14

resultados electorales como un voto de rechazo a la Monarquía. Al mismo tiempo era proclamada la

"La gente cantaba el himno de la República cambiando la letra :

República desde los balcones de diversos ayuntamientos del país, el primero el guipuzcoano de Eibar, viviéndose escenas de entusiasmo

Proclamación de la Segunda República en la Puerta del Sol de Madrid el 14 de abril de 1931 (BUP 3 Santillana: Geografía e historia de España y de los países hispánicos P. 276).


1

VILLAESC USA DURANTE LA

REPÚBLICA

1

47

"La República estaba cagando / y

midad a M odesto Vega como pres i-

no tenía papel / pasó por ahí

dente de la nu eva Junta Prov isio nal

A lfonsito / se limpiaron el culo con

Revo luc io nari a, la cual se com pro-

él (versión altern ati va de l " Himn o de Ri ego"; testimoni o 2.2) .

meti ó a ga ranti za r el o rden pú bli co

11

en el va ll e (Libro de actas del Ay untami ento de Vill aesc usa, ses ió n

En Ca ntabri a el triunfo republi ca no no fue tan abrumador y se

de l 15 de ab ril de 193 1; véase el acta co mpl eta

en

el

A péndi ce

en

Doc umental, doc umento V). Como

Santa nder y los restantes núcl eos

en tod a España, en Vill aesc usa el

urba nos, mientras en la mayoría de

ca mbi o de régimen se produj o sin

los muni c ipios rurales, entre ellos

v io lenc ia algun a, en tres días se pasó

Vill aescusa, vencían las candidaturas

de la M o narquía a la Repúbli ca, y el

monárqui cas

(véa nse los resultados

alca lde anteri o r no só lo ac udi ó al

electorales correspond ientes al muni -

nombrami ento de las nuevas autori-

cipio de Vill aescusa en el Apéndice

dades republi ca nas, sin o que vari as

pro duj o

prin c ipalm ente

semanas despu és rec ibi ó de éstas las

Documental, documento IV).

di eta s pendientes por sus v iajes efecLA

PROCLAMACIÓN

DE

LA

REPÚBLICA EN VILLAESCUSA.

tu ados a la ca pital por asuntos oficiales, po r impo rte de 40 pesetas de la época (Libro de actas.. . 1 7 de

Al día sigui ente de la proc la-

mayo de 193 1) .

mac ión de la Repúbli ca, a las 1 O de la mañana del 15 de abril de 193 1, se co nstitu yó en el Ayuntami ento de

Provisi o nal La Junta Revolu cion ari a, qu e en la sigui ente

Vill aescusa un a " junta provi sional

sesión pasó a denomin arse Comité

revo lu cion ar ia" integ rada po r los

Muni c ipal Revolu c ion ari o, y más

ca ndidatos de la ali anza republi ca-

tard e

no-soc iali sta: M odesto Vega Sol ana,

Ayuntami ento de Villaesc usa, ri gió el

Pedro Vali ente Igles ias, Edilberto

muni cipi o hasta la con stitu ción de la

F~ rn á nd ez

Lui s

nu eva co rporac ión muni c ipal , que

M artín ez, y Fidel Obregón Quintana .

tuvo luga r el 20 de juni o de 193 1.

Se rea li zó el traspaso de poderes por

Reunid os

parte del anterior alca ld e, César

Comi sió n Gestora, con excepción de

Agudo Serna, y se eli gió por unani-

Fidel Obregón, y los restantes ca ndi-

O rti z,

Santi ago

Comi sió n

los

Gestora

integ rantes

del

de

la


VILLAESCUSA DURANTE LA

2 ª REPÚBLICA

48

datos eleg idos en las elecc io nes de abril hasta sumar los 11 integrantes de la corporac ió n, se procedi ó a votar los ca rgos muni c ipales. La ca ndidatura derec hi sta impu so su mayoría co n 6 votos, fre nte a los 4 de la izqui erd a

y

un a

abstenc ió n.

Confo rm e a esta di stribu c ión fue elegid o alc ald e Primitivo Río A rce; tenientes de alcalde Felipe Crespo Cuesta y Faustino Li año So lana; y reg id o r síndi co Fern ando Ga lvá n Castanedo (Libro de actas ... 20 de juni o de 193 1; véase el acta completa en el Ap éndi ce D oc um ental, documento VI ). Dos meses más ta rd e se constituyeron las juntas administrativas de los puebl os del muni cipi o, actu alm ente ll amadas juntas vec in ales, quedando pres idi da la de Vill anueva po r Severi ano Castanedo; la de Obregón po r José Cayón; la de

Primitivo Río Arce. alcalde de Villaescusa durante la Segunda República (1931-1936). acompañado por su esposa (gentileza de sus hijos Francisco y Jesús Río González).

Li año po r Hipó lito Larrañaga; y la de La Concha por Baldomero Velasco

atribuir en gran medida la estab ili-

(Libro de actas... 20 de agosto de 193 1).

dad y relati va tranquilid ad co n qu e

LA

épocas más ag itadas de la hi stori a

se vivi ó en Vill aesc usa un a de las CRISIS

LABORAL

EN

LAS

MINAS: EL PARO OBRERO.

españo la. En nu es tro va ll e las tensiones se deb ieron más a los avatares de

La nueva corpo rac ión municipal pres idida por Primit ivo Río se

ti o nes loca les, todas de escasa tras-

mantuvo hasta 19 36, en coex istencia

cendencia sa lvo la grave situ ac ión

con los diversos gobi ern os de di stin-

labo ral que se vivi ó en las min as del

to signo qu e se sucedi eron

la po líti ca nac ional qu e a las cues-

en

muni cipio, con un a profunda cri sis

M adrid, y a esta corporac ió n hay qu e

de empl eo que no contribu yó prec i-


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

49

samente a rebajar la tensión. En rea-

Ayuntamiento, así como la vida pre-

lidad este prob lema tampoco fue un

caria de las Juntas Administrativas

asunto estrictamente local , sino que

(actuales juntas vecinales) que com-

afectó a toda España y a otros

ponen el mismo; se acuerda dirigir-

muchos países durante toda la déca-

se al Excmo. Sr. Ministro de la

da de los años 30, como consecuen-

Gobernación solicitando la subven-

cia de la depresión económica mun-

ción de la totalidad de 77.497,50

dial iniciada en octubre de 1929 con

pesetas para poder conjurar y aliviar

el famoso crack de la Bo lsa de

en lo posible la crisis de trabajo que

Nueva York. Tres años más tarde el

ha tiempo subsiste en este

número de parados en la industria de

Municipio, y poder con esto allegar

los países occidentales superaba los

recursos económicos a infinidad de

30 millones, lo que da una idea de la

familias de este término municipal

magnitud de la primera recesión

que actua lmente viven sumidas en

económica global, que fue uno de

la más espantosa y dramática mise-

los enemigos más dañinos y olvida-

ria " (Libro de actas ... 12 de marzo

dos que tuvo la Segunda República.

de 1932).

En

las

actas

municipales

del se

Otra de las medidas tomadas

refleja la preocupación de la corpo-

fue abrir una suscr ipción para finan-

ración por el paro obrero en las

c iar esos trabajos con los que se tra-

Ayuntamiento

de

Villaescusa

minas, tomándose diversas iniciati-

taba de crear emp leo, encabezando

vas para pa li ar la situación, entre

la

ellas la rea li zación de obras públicas

Villaescusa con 25 pesetas de la

de interés vecinal que al mismo

época (Libro de actas ... 26 de marzo

tiempo crearan puestos de trabajo:

de 1932). Ante el problema del paro

misma

el

Ayuntamiento

de

obrero y la miseria en que se encon-

" ... y teniendo en cuenta la

traban muchas familias humildes, la

necesidad de estas obras y a la vez

receta del Ayuntamiento, de la dere-

el número de 200 obreros parados

cha y de la Iglesia se basaba en la

existente en este Municipio, por ser

realización de obras públicas para la

em inentemente una comarca mine-

creación de empleo, las suscripc io-

ra, y a la vez los escasos medios

nes y la beneficencia, pero defen-

económicos con que cuenta el pre-

diendo en todo momento el orden

supuesto municipal de este

social estab lec ido. En la suscripción


SA..-OURANTE LA

REPÚBLICA

50

ab ierta en Villaescusa se di stin guió el

nadas. La refo rm a agraria emprend i_-

principal

valle,

da por el primer gob ierno republica-

M arcial Solana González-Camino,

no, pres idido por Manuel Azaña, no

propietario

del

ex alca lde y ex diputado cató lico

sólo encontró la oposición de los

que aportó la cantidad de 100 pese-

propi etarios y las derechas, sino que

tas de la época, cuad rupli ca ndo la

también defraudó los anhelos revo-

ca ntid ad apo rtada por el propio

lucionarios de muchos campesi nos

Ayuntamiento (Libro de actas ... 20

sin tierras, los cuales protagonizaron

de junio de 19 32). Otra suscripc ión

algunas revueltas reprimid as dura-

anterior, realizada en las Navidades

mente por las fuerzas de orden públi-

de 193 1 por dos vecinas de Li año

co: Castilbl anco (Badajoz), Arnedo

con autorizac ión del Ayuntamiento,

(La Ri oja), Casas Viejas (Cád iz), etc. ..

provocó la protesta de la Agrupación Socialista loca l y un enconado debate en el pleno municipal : 11

la autoridad de los conceja les de este Ayuntamiento ha quedado menoscabada y sin fuerza moral debido a la autorización que dio esta Alcaldía a dos señoritas del referido pueblo de Liaño para realizar una colecta con motivo de las Pascuas de Navidad" (L ibro de •• •

actas .. . 2 de enero de 1932). Frente a las suscripc iones y obras de ca ridad , co nsideradas parches a una realidad insostenible, la

En Ca ntabria el predominio del minifundio y la ex istenc ia de mu c hos

pequeños

propietarios

minimi zó

este co nfli cto ag rari o,

cuyas tensiones sin embargo ll egaron a sa lpi ca r la vida municipal del Valle de Villaescusa: 11

EI Conceja l Señor Santiago Luis, manifiesta que debe de en viarse un telegrama al Señor Ministro de la Gobernación protestando de los excesos de Arnedo, adhiriéndose a dicha proposición los conceja les señores Vega, Fern ández y Faustino Liaño " (L ibro

izquierda apostaba por la realización

de actas ... 23 de enero de 1932;

de reformas estru cturales que permi-

Arnedo es un pueblo de La Ri oja

tieran supera r las enormes desigual-

en el que la rep res ión de una

dades socia les que había en España,

revuelta ca mpes in a por la Guardia

una so lu c ión que inqui etaba mu cho a los secto res anteriorm ente mencio-

Civil ocasionó varios mu ertos en enero de 19 32).


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

51

"El movimiento anarco-sindicalista fue en 7933; cuando estuvimos en El Dueso por lo de octubre del 34 había allí presos de aquel movimiento, con ellos estuvimos y con nosotros salieron en febrero del 36. Eran casi todos de La Rioja, allí prosperó mucho y les cascaron con buenas condenas. Fue lo de Arnedo, luego vino lo de Casas Viejas, allí la Guardia Civil mató a una familia entera" (testimonio 2.3).

Propaganda anarquista llamando a la sublevación contra el Estado tras los sucesos de Casas Viejas (Cádiz) en enero de 1933 (Imágenes y recuerdos 1929-1940 La gran desilus16n. P. 168)

Les sacaron un cantar: Métete guardia de asa lto / si no quieres trabajar/ porque los guardias de asalto / nunca han trabajado / ni trabajarán " (testimonio 2.4). 11

11

LA CUESTIÓN RELIGIOSA Y

SU

TRASCENDENCIA POLÍTICA.

El tema del orden público fue uno de los que más quebraderos de

Desde el primer momento la

cabeza dio a los sucesivos gobiernos

Igles ia se enfrentó con el nuevo régi-

republicanos .

la

men, y en una fecha tan temprana

seguridad del nuevo régimen se creó

como el 1 de mayo de 1931 -apenas

un nuevo cuerpo policial, la Guardia

15 días después de la proclamación

d~ Asalto,

formada por hombres

de la República- el cardena l Segura,

escogidos por su fortaleza y por su

arzobispo de Toledo y primado de

supuesta fidelidad republicana, si

España, publ icó una pastoral que el

bien no opinaban lo mismo sus

Gobierno consideró promonárquica

detractores:

y antirrepub li cana.

Para

garantizar


""'

t..

o/ILLA f S~

?

· A DURANTE LA

REPÚBLICA

52 Así empezó una seri e de enfrentami entos entre el Gobi ern o y el cardenal qu e culmin aron con la expul sión de éste de España en junio de 193 1:

"Había por entonces un periódico que se llamaba "Nueva Ruta", recuerdo un dibujo que representaba al rey y al cardenal Segura en un avión; decía el rey al cardenal: ¡Cambia el rumbo, Segura, que ni en el cielo nos quieren!" Parece que lo estoy viendo el dibujo aquel... (testim oni o 2.5) . 11

11

Ese mi smo año se estab lec ió el matrimonio c ivil , el divorcio, la

En enero de 1.932 el Gobierno de la República decretó la disolución de la Compañía de Jesús en la foto los jesuitas abandonan España por la frontera de lrún (Romero. Luis: Cara y cmz de la República l93J.7936 P. 75)

to ria sagrada ... . Fu e c uando llegó la Repúb lica" (testim o ni o 2 .6) .

ense ñanza laica y la sec ul ari zac ió n

entre la Igles ia y el Estado republi ca -

En la época de la Repúb lica, e n unas eleccio nes que hubo (¿ la s ge nerales de 193 1

no . En concreto el tema de la ense-

o 1933? ¿las de feb rero de

ñanza laica y la retirada de los cru ci-

1936?), recuerdo una propaganda

fij os de las esc uelas fue uno de los

anticlerica l ate rrado ra, panca rtas con curas colga dos de un árbo l, yo era un niño y aq ue llo m e impactó mucho " (testim o ni o 2 .7).

de los cementeri os, lo cual termin ó de agri ar las deteri o radas relac io nes

qu e más enfrenta mi ento susc itó, dado el protagoni smo que desempeñaba la Igles ia en la ense ñanza:

EI crucifijo me acuerdo de verle quitar en la escuela de Obregón, vinieron dos hombres y quitaron el crucifijo, no se quiénes eran. También se dejaron de estudiar las lecciones de ca tecismo, his11

11

Si los curas y frailes sup iera n / la paliza que va n a lleva r / subirían al coro ca ntando / libertad, libe rtad, lib ertad ... " (ve r11

sió n altern ativ a del " Himn o de Ri ego"; testimoni o 2.8) .


VILLAESCUSA DURANTE LA

2'

REPÚBLICA

r 53

1

Por lo demás en Villaescusa

tuarios de los cristos de Gandía

no sabemos con certeza que se pro-

(Valencia), Limpias (Cantabria) y

dujeran actos violentos anticlericales

Piedramillera (Navarra)1. En el caso

con anterioridad a la guerra, aunque

del Cristo de Limpias, se trata de una

sí tenemos algunos indicios:

imagen de un realismo impresionante en la que, a partir de 1919,

11 • ••

referente a los daños

muchas personas aseguraron percibir

cometidos por los mozos de este

manifestaciones de vida tales como

municipio ''x e y", que el día 79 de

lágrimas, sudor o angustia.

febrero último destrozaron unos En los años siguientes las

cuadros llevándose un crucifijo propiedad de este Ayuntamiento, y en

parroquias de la región organizaron

vista de la propuesta hecha por la

innumerables

Alcaldía, y a fin de corregir estos

Limpias, las cuales sirvieron para

peregrinaciones

a

desmanes se acuerda imponer a

articular y movilizar a los cató li cos

dichos individuos la multa de diez

de la región frente a las movilizacio-

pesetas" (Libro de actas ... 25 de

nes también masivas realizadas por

marzo de 1933).

el movimiento obrero: manifestaciones, huelgas, etc. ..

El hecho de que se llevaran el crucifijo parece indicar que el epi-

Tenemos indicios de que las

sodio no fue una simple gamberrada,

parroquias de Villaescusa también

enmarcándose probablemente en la

participaron activamente en dichas

controversia sobre la retirada de los

peregrinaciones, aunque debido a

crucifijos de las escue las y centros

los años transcurridos no hemos con-

oficiales, que tantas pasiones desató

seguido localizar a ningún partici-

en uno y otro sentido. El antropólogo

pante en ellas. Sin embargo existen

norteamericano William A. Christian

algunos tes ti mon íos fotográficos de

ha puesto de manifiesto el importan-

las mismas en 1919 y el recuerdo de

te papel jugado en aquellos años por

un cantar alusivo y anticlerica l de la

las imágenes de la crucifixión como

época :

c~talizadoras de enormes movilizaciones de masas, estudiando en concreto las peregrinaciones multitudinarias que se organizaron a los san-

CHR ISTIAN, William A.: Moving crucifixes in modern Spain . New Jersey (EEUU), 1992. 1


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

54

establ es y co nso lidados en los año.s 20 y principios de los 30, lo que produjo un a bipo lari zac ión tremenda en la soc iedad españo la entre los cató li cos practi ca ntes y los q ue no lo era n. Esta situ ac ión es la que exp li ca -que no ju sti fica- el desaforado anticleri ca li smo desatado en la época de la Repúbli ca y durante la guerra, aunqu e sus antecedentes se remontan a los primeros años de l siglo XX.

Los

PROBLEMAS

DE

ORDEN

PÚBLICO.

Desde el mi smo día de la

Cristo de la Agonía de Limpias. cuyo santuario recibió peregrinaciones multitudinarias a partir de 1919 (Gran Enciclopedia de Cantabria. Tomo V. p. 128)

proc lamac ió n de la Repú b li ca, las auto rid ades

muni ci pales

de

Vill aescusa en todo momento mos-

'Dicen del Cristo de Limpias / dicen que suda, que suda / lo que suda es el dinero / en el bolsillo del cura (testimoni o 2.9) . 1

11

traron su preoc upac ió n po r el mantenimi ento del orden púb li co, reflejando sin d uda un se ntimi ento extend ido entre gran parte de la pob lac ión del va ll e, trad ic ionalmente conserva-

As í pu es, frente al mov imi ento ob rero, sus manifestac iones y sus

do ra y poco ami ga de manifestac iones e inc idencias:

sind icatos, la Igles ia favo rec ió las mov ili zac iones de este t ipo y fo mentó el sin d ica li smo y el asociacioni smo cató li co, fundándose en 19251927 la Acció n Cató li ca y su ra ma la Ju ventud Cató li ca. De esa manera el

AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE

VALLE DE VILLAESCUSA (SANTANDER}

pode r de movili zac ión de la Igles ia vin o a suplir en la ca ll e la ause nc ia de partidos po i íti cos de derec has

Escudo municipal de Villaescusa durante la Segunda República

Jj


VILLAESCUSA DURANTE LA

2º REPÚBLl;A

1 55

"En vista de las constantes y reiteradas transgresiones que se vienen cometiendo constantemente, no solamente a las órdenes y circulares emanadas del Gobierno Civil de esta provincia, si no que también a las ordenanzas municipales y bandos de buen gobierno de esta Alcaldía; se acuerda oficiar al Comandante del puesto de la Guardia Civil para que tenga a bien extremar la vigilancia en los pueblos de este municipio y poder contener los desmanes de las personas incultas que diariamente los vienen realizando de una manera descarada " (Libro de actas ... 2 de enero de 1932). Razones de orden público debieron ser también las que llevaron al Ministerio de la Gobernación a prohibir la celebración de la tradicional Fiesta del Trabajo el 1º de mayo de 1932, de lo cual se debatió en el pleno del Ayuntamiento de Villaescusa al recibirse una solicitud de autorización para celebrar una manifestación

por

parte

de

Agrupación, así como también al Sargento Comandante del Puesto de la Guardia Civil de esta demarcación " (Libro de actas ... 30 de abril de 1932). Aunque no se produjeran incidentes o desórdenes, las autoridades y los sectores más conservadores temían estas manifestaciones obreras, y por pacíficas que fueran las consideraban una provocación , posiblemente con algunos motivos para ello:

"Todos los años el 7º de mayo venían desfilando por la carretera con una bandera republicana, llegaban hasta nuestra casa, se paraban y cantaban "La Internacional". Mi padre se ponía malo sólo de verles:"¡Ya están ahí esos imbéciles ... !". Lo decía para los de casa, claro, ni se asomaba . Eran todos de Liaño, había uno que se llamaba Vega que cuando la guerra se escapó a Francia, mi padre no les podía ni ver... "(testimonio 2.10).

la

Agrupación Socialista de Liaño:

Por Gobierno

".. . se acuerda atenerse a la orden recibida del Señor Gobernador Civil de esta provincia, dando traslado de la misma a dicha

último republicano

el

primer acometió

también una reforma del Ejército que le puso en contra a amplios sectores militares, con un descontento que se manifestó rápidamente en el fallido


\/JLLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

56

LAS ELECCIONES DE

1933

Y EL BIENIO REPUBLICANO DERECHISTA.

Después del fa llido golpe de Estado, Azaña continuó gobernando un año más, hasta su dimisión tras la violenta represión de una nueva revue lta campesina en Casas Viejas (Cádiz) en enero de 1933. Las Cortes se disolvieron y en los meses de

Los generales Sanjurjo y García de la Herrán por las calles de Sevilla tras sublevarse contra el Gobierno de la República en ag osto de 1932 (Romero, Luis Cara y cruz de la República 1931-1935. P 83)

noviembre y diciembre de 193 3 se ce lebraron nuevas elecciones generales , siendo la primera vez que las mujeres pudieron ejercer su derecho

go lpe de Estado protagonizado por el

al voto en España. En esta ocasión se

general José Sanjurjo en agosto de

produjo un vue lco electoral, con vic-

1932 . En la trama estaban implica-

toria de la Confederación Española

dos diversos militares y dirigentes

de Derechas Autónomas (CEDA)

carlistas, pero su improvisación y

liderada por José María Gil Robl es.

falta de discreción dieron lugar a que

Le seguía en importancia el Partido

el Gobierno estuviera al corriente de

Radical, centrista a pesar de su nom-

los preparativos. Sanjurjo se sub levó

bre, y a cuyo líder A lejandro Lerroux

en Sevilla, pero los que le secunda-

fue

encargada

la

formación

de

ron en Madrid fueron capturados tras

Gobierno por el presidente Niceto

una breve lu cha, y el resto de las

Alcalá Zamora, dado que Gil Robles

guarniciones no se sumaron al golpe.

y la CEDA no mostraban un conven-

Esta intentona fue un auténtico pre-

cido republicanismo, lo cual fue

cedente de la que daría inicio a la

reiteradamente denunciado por la

Guerra Civi l cuatro años más tarde, y

izquierda.

se resolvió con diversas condenas que se diluyeron en una rápida amnistía,

Los dos gobiernos qu e formó

lo cual sin duda favoreció la partici-

Lerroux suces ivamente, y que co nta-

pación de muchos militares en el

ron con el apoyo parlamentario de la

alzamiento del 18 de julio de 1936.

CEDA, paralizaron las reformas que


VILLAESCUSA DURANTE LA

REP ' BUCA

57

habían sido emprendidas por la

esta situación el Ayuntamiento acor-

izquierda. Fue suspendida la Ley de

dó dar traslado al Gobierno Civil de

Reforma Agraria, y se amnistió a

Santander

y

de Trabajo (Libro de

a

la

Delegación

Sanjurjo y los restantes militares go l-

Provincial

pistas de agosto de 1932, con lo que

actas...

las tensiones sociales y políticas se

Desconocemos si la huelga se llegó a

agudizaron aún más. Tras las conce-

real izar y, en su caso, qué conse-

26 de mayo de 1934) .

siones auto nomistas del anterior

cuencias tuvo, pero indudablemente

Gobierno republicano, con la apro-

la situación no era precisamente

bación de un estatuto de autonomía

tranquila, como en toda España.

para Cataluña, Lerroux también se enfrentó a los nacionalismos periféri-

Los

cos,

1934.

y

los

diputados

catalanes

SUCESOS DE OCTUBRE DE

(excepto los de la Lliga Regionalista) y los nacionalistas vascos abandona-

La tensión acumulada estalló

ron las Cortes. El PSOE y la UGT se

a comienzos de octubre de 1934,

radi ca lizaron, mientras la CNT cre-

cu4ndo Lerroux formó su tercer

cía en el medio rural alimentada por

Gobierno, en el que dio entrada a 3

la desilusión causada por la reform a

ministros de la CEDA. Esta decisión

agraria, y por la extrema derecha

fue respondida con una huelga gene-

ga naba adeptos un nuevo partido,

ral

Falan ge Española, liderada por un

izquierda y los nacionalistas catala-

joven y brillante abogado, José

nes que con la CEDA dentro del

Antonio Primo de Rivera .

nuevo Gobierno las reformas inicia-

revolucionaria , al estimar la

das en 1931 serían enterradas definiEn Villaescusa la primavera

tivamente. Aunque la huelga general

de 1934 debió ser bastante agitada,

tuvo carácter nacional, en Asturias y

anticipando los sucesos que se pro-

en Cataluña se convirtió en levanta-

ducirían en el mes de octubre. El 25

miento contra la legalidad republica-

de mayo la Sociedad de Trabajadores

na, produciéndose incidentes de

de la Tierra de Liaño (UGT) remitió

enorme gravedad. En las cuencas

un escrito a la Alcaldía anunciando

mineras asturianas hubo una auténti-

la declaración de una huelga general

ca insurrección , siendo asaltados los

de trabajadores de la tierra en ese

cuarteles de la Guardia Civil y pro-

pueblo a partir del 5 de junio. Ante

clamada la "república socialista".


VILLAESC'uSA DURANTE LA

REPÚBLICA

58

Los revolucionarios asturia-

última

los violentos sucesos qe

nos lograron el control del centro de

Barruelo de Santullán. En Cantabria

la región, incluyendo Gijón, Avilés y

no se llegó a tanto, pero la huelga

casi toda la ciudad de Oviedo, pero

general duró 1O días, prodigándose

después de dos semanas de guerra

los enfrentamientos, asaltos, sabota-

sin cuartel tuvieron que claudicar

jes, etc. .. con un balance final de 11

ante el Ejército, que realizó una ver-

muertos. Estos sucesos se produjeron

dadera campaña militar para recon-

principalmente en los núcleos urba-

quistar Asturias, con un balance final

nos y zonas mineras: Santander,

de cientos de muertos y miles de

Torrelavega,

detenidos.

en

Reinosa, Las Rozas de Valdearroyo,

la

Renedo de Piélagos, etc... Desde

Cataluña

Mientras el

tanto

presidente

de

Valle

de

Buelna ,

Generalitat, Lluís Companys, procla-

Burgos llegaron tropas para mantener

mó el " Estado Catalán" dentro de la

el orden público y reprimir cualquier

" República Federal Española", lo

intento de sublevación, al tiempo que

que dio lugar a la intervención del

Cantabria servía como retaguardia en

Ejército y la suspensión de la autono-

las operaciones militares contra los

mía catalana por el Gobierno de

revolucionarios asturianos.

Lerroux. En otras regiones también se produjeron incidentes importantes, como en las cuencas mineras de León y Palencia , destacando en esta

La Revolución de Asturias tuvo en vilo a toda España en octubre de 1934: en la foto las tropas de López Ochoa entran en Oviedo (Romero, Luis: Cara y cruz de la República 1931-7936 P 152).


VILLAESCUSA DURANTE LA

'

~?

REPUBL:ICA

1

59

de octubre de 1934:

las que se decía que en Madrid los revolucionarios habían tomado por las armas seis Ministerios1 que las tropas de varias capitales se habían sublevado y que en todas partes había triunfado la revolución. Marchaban todos como un pequeño ejército1 llevando delante una bandera1 y fueron al Ayuntamiento1 a donde llegaron a cosa de las siete de la tarde 1'.

11 EI día 6 de octubre un día 1 más tarde de haberse declarado en la capital la huelga general revolucionaria1 algunos individuos del valle de Villaescusa formaron una partida y se metieron en las oficinas de la Orconera1 donde cogieron todas las armas que había 1 con sus municiones correspondientes. Después salieron al campo1 y a ellos se unieron núcleos de trabajadores de las minas y de otros oficios de los pueblos del valle1 formando un número de doscientos hombres1 que dando gritos de ¡viva la revolución social! fueron recorriendo las calles y los caminos1 entrando en todas las casas1 para que les fueran ef!tregando las armas que tuvieran los vecinos. Para que nadie tuviera duda de la verdad que ellos proclamaban1 repartieron unas hojas impresas1 en

Por los caminos iban llegando los revoltosos1 y el secretario1 teniendo miedo a una probable agresión por asalto a la Casa Consistorial1 buscó la manera de marcharse1 no encontrando para ello expedita más que una ventana que da a la parte trasera del edificio1 pero que por su mucha altura le hizo contenerse y esperar a los acontecimientos. Seguidamente penetró en el salón de sesiones un vecino llamado }osé Manuel López Gómez1 que alarmado de lo que por la calle ocurría y lo sucedido en algunas casas del Municipio1 donde como hemos dicho antes1 habían exigido a los vecinos las armas que tuviesen1 preguntó si había Guardia Civil en el pueblo1 contestándole el señor Núñez de Prado (el secretario municipal) que había sido concentrada

En

Villaescusa

la

huelga

general revolucionaria también fue secundada por cientos de manifestantes, produciéndose la ocupación del Ayuntamiento y la proclamación de la " república socialista" el 6 de octubre de 1934. Una crónica pormenorizada encuentra

de en

los

hechos

el

diario

se "El

Cantábrico" correspondiente al 20

11


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

60

en otros puestos y que en el pueblo no había fu erza alguna. Cuando el secretario se encontraba en e l archivo en busca de una gaceta, irrumpieron en el Ayuntamiento los revoltosos en número de 75 mientras los demás, armados de fusiles y pistolas, hacían sonar pitos y proferían grandes gritos. Uno de los que habían subido al Ayuntamiento cuando el señor Núñez de Prado salió del archivo le encañonó con una pistola y le dijo en tono imperativo: -¡A ver las armas que hay aquí! Se situaron en los escaños del sa lón de sesiones los que componían e l Comité revolucionario, y cuando se ca lmaron algo los ánimos, uno de ellos pidió al secretario el libro de actas de las sesiones, entregándoles aquel el libro borrador. Entonces le obliga ron por la fuerza a que se sentara en su m esa y escribiera el acta .. . (véase el texto compl eto en el Apéndi ce Documental, documen1

1

to Vil )".

"Como eran todos a redactar y no se entendían, el secretario les dijo que aquello era impresentable, y uno de ellos le dijo: Bueno m enos explicaciones; usted a redactar"; por lo cual el señor Núñez de Prado no volvió a decir una sola 11

1

palabra, limitándose a poner sobre. el papel lo que le decían los revolucionarios. Después colocaron una bandera roja en el balcón y se llevaron las llaves del Municipio, diciéndole al portero: "Tenga usted estas llaves, que usted va a ser el único empleado que no vamos a destituir". Ya había llegado la noche. Los revoltosos se marcharon al pueblo de Villanueva y allí registraron las casas del cura párroco, don Rafael Mauriz, y del médico, don Modesto Llorente Ayestarán, mientras el secretario huía aterrado hacia su casa. En el puente de Solía encontró a una patrulla de la Guardia Civil que protegía a varios operarios que arreglaba n los cables de la línea telegráfica, y le refirió lo que ocurría al cabo Iglesias, del puesto de Novales. Aquella noche los revolucionarios sembraron el pánico entre los pacíficos vecinos del valle, aunque no hicieron ningún acto de violencia ni contra las personas ni contra las propiedades. A la mañana siguiente el secretario municipal vino a Santander y dio cuenta en el Gobierno Civil de lo que ocurría, y después al comandante milita!'¡ por haberse declarado el estado de guerra.


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

61

Una hora más tarde llegó al pueblo de Vi llaescusa un camión de guardias de Asalto, que se limitó a hacer una docena de disparos al aire al entrar en el pueblo, lo que fue suficiente para que todos los revoltosos, sin excepción alguna, echaran a correr hacia unos montes cercanos, donde permanecen desde entonces, sin hacer el menor acto de hostilidad hacia el pueblo. Algunos, cansados sin duda de estar allí, y convencidos de que lo que ellos creían una realidad había sido un sueño, han decidido entregarse a las autoridades, y ayer ya se habían entregado, entre Santander y Villaescusa, veinte individuos. Otros han sido detenidos por la Benemérita y entregados al juzgado, que actúa con gran diligencia en aquel valle. Componen el juzgado

el digno juez don juan García Gavito, el recto fisca l don Antonio Orbe, el secretario señor Valdivielso y el oficial don Angel Gutiérrez. Como resultado de este lamentable suceso, que, afortunadamente, no ha producido en aquel laborioso valle más que unos cuantos sustos, hay ya en la cárcel de Santander varios detenidos. La Guardia Civil sigue dando batidas por el monte y cree que no tardará muchos días en aprehender a todos los revoltosos" ("El Cantábrico", 20 de octubre de 1934). Pedro Ruiz San Emeterio, de 93 años y una salud envidiable a pesar de los muchos años pasados en la cárce l y en la SNIACE, posiblemente sea el único superviviente de los protagonistas de aque l episod io en Villaescusa, y 70 años después

Ayuntamiento de Villaescusa. donde el 6 de octubre de 1934 cientos de manifestantes proclamaron la "República Socialista" y colocaron la bandera roja en el balcón.

nos cuenta el entusiasmo e ilusión con que participaron los jóvenes socia listas del valle en aquellos


·" '·~~~~l =V=I=L=LA~E=S=C=U=S=A~D=U=R~A=N=T=E~LA~2=ª~R=E=P=U=,B=L=I=C=A~~~~~~~~~~ 62

acontec1m1entos de octubre,

así

como otros detalles muy elocuentes:

"Se formó una gran manifestación desde Liaño hasta el Ayuntamiento de Villaescusa, cientos de personas, entramos dentro y pusimos la bandera roja del Sindicato Minero en el balcón. Obligamos al secretario municipal a levantar acta declarando la "República socialista " en Villaescusa, pero el secretario nos engañó, lo escribió en otro libro". "Apenas teníamos armas, a mi me dieron una pistola y munición, pero las balas no ajustaban en el tambor, eran más pequeñas, así que las envolvíamos en recortes de papel de periódico hasta que ajustaran . Imagínate que hubiera tenido que disparar... con eso queríamos hacer la revolución ". "Yo trabajaba en la Electra de Viesgo, y con otros compañeros habíamos convenido cortar el suministro a Santander esa noche, yo les expliqué cuáles eran las líneas de alta tensión que abastecían a la ciudad para que lo hicieran. Pero a la hora prevista, estábamos en un alto observando las luces de Santander y nada, no pasó nada, las luces seguí-

Pedro Ruiz San Emeterio. último superviviente de los sucesos de octubre de 1934 en Villanueva. en el frente del Escudo a principios de 1937 (gentileza de Pedro Ruiz San Emeterio)

an encendidas. Entonces pedí un voluntario para que me acompai'Jara, rápidamente se ofreció uno, y los dos fuimos corriendo hasta la estación de Guarnizo para sabotear una línea de alta tensión de 55.000 voltios. Arrancamos un cable de las vías y amarramos unas piedras, le dije al compañero cómo tenía que tirarlo para que se unieran dos cables de la línea, y que inmediatamente se tirara hacia atrás y cerrara los ojos ... Así lo hizo y aquello pegó un leñazo impresionante ... Así cortamos el suministro a Santander, si nos llegan a coger en aquel momento nos fusilan. Nunca se lo


VILLAESCUSA DURANTE LA

2'

REPÚBLICA

1 63

dije a nadie, ni siquiera a la familia , hasta que hace unos meses vino mi sobrino Pepe y se lo conté, se partía de risa, después de tantos años espero que no vengan a decirme nada por aquello ...

Ayuntamiento, con las banderas republicanas, delante de ellas iba una mujer con una bandera de la República, Ninfa se llamaba, era de Obregón " (testimonio 2.12).

11

Yo recuerdo que había ido con mi padre a segar más allá del cementerio de Villanueva y desde allí lo vimos, había mucha gente con banderas cantando La Internacional" en las escaleras del Ayuntamiento, mi hermano uno de ellos. A cuenta de aquello le detuvieron y estuvo preso en El Oueso bastante tiempo" (testimonio 2.13). 11

"Fuimos los últimos de octubre en entregarnos, llegó la Guardia Civil disparando, algunos se echaron al monte, los guardias tenían miedo de que se hiciera de noche, pensaban que igual les íbamos a atacar, ¿con qué ? Yo me fui a Barreda y me escondí en casa de unos familiares, pero alguien se enteró de que estaba al/~ por lo que al final, antes de que fueran a buscarme, me entregué a los guardias de Astillero, que me trataron muy correctamente, me tomaron declaración pero no me ofendieron ni de obra ni de palabra" (testimonio 2.11 ). También

hemos

recogido

otros testimonios de los sucesos de octubre de 1934 entre personas que entonces eran unos niños, pero que sin embargo recuerdan perfectamente algunas escenas revolucionarias:

De octubre del 34 recuerdo ver pasar por delante de casa a los de Obregón, bajaron por la carretera en manifestación hasta el 11

11

"Nosotros vivíamos en Solía, junto a los talleres de la 0rconera mi padre era ingeniero de la mina . Al estallar la revolución de octubre del 34 vinieron unas 50 personas y rodearon nuestra casa, les dirigía un tal Pereda, vivía aquí cerca, era una familia muy pobre, mi madre les atendía mucho. Venían buscando armas, mi padre tenía una pistola, pero al final les entregó dos escopetas, una inglesa que apreciaba mucho y otra mía de 72 milímetros, se las llevaron con la munición, la primera luego no apareció, la mía sí. También se llevaron las armas y la munición de la 0rconera fue todo a la vez. 11

11

1

11

11

1


VILLAESCUS~DURANTE LA

REPÚBLICA

64

Luego mi padre tuvo que ir a declarar como testigo al juicio, por eso tuvo miedo al esta llar la guerra, los ánimos estaban ca lientes" (testimo-

LA REPRESIÓN DE OCTUBRE: 22 VECINOS DE VILLAESCUSA PRESOS EN EL PENAL DEL DUESO.

nio 2.14). Ante la incapacidad de la vieja cárce l de Santander para aco-

"Había muchos rumores, recuerdo al abuelo y a mi tío "Tana" preparando las armas para defenderse, haciendo cartuchos con pólvora ... ¡Cuantos cartuchos hicieron! Luego para nada, a esconderse debajo de las tejas ... Vinieron que había que entregar las armas ... ¿Qué armas íbamos a tener, más que las escopetas de caza de mis tíos? Las municiones las metieron en una caja y las enterraron" (testimo-

de derechistas. El 27 de diciembre de

nio 2.15).

1936,

"Yo era un chiquillo, tenía 73 años, allí había cientos de personas, fuimos a casa de don Modesto Llorente a buscar escopetas, subimos la cuesta pero no llegamos a entrar, alguien dijo que venían los guardias por La Cotería y echaron todos a correr, eran cientos y huyeron al monte por dos guardias .. . A los pocos días les detuvieron, estuvieron presos hasta la amnistía del 36, pero al poco tiempo empezó la guerra ... " (testimo nio 2.16) .

que causó unos 70 muertos entre la

ger a varios cientos de personas detenidas por los sucesos revolucionarios de octubre en la región, se habilitó como prisión provisional el buque "A lfon so Pérez" , fondeado en el puerto de Santander. Este barco se haría trágicamente famoso dos años después, ya durante la guerra, utilizado en este caso por las autoridades republicanas para encerrar a cientos tras

el

bombardeo

de

Santander por la aviación alemana población civi l, la venganza se desencadenó sobre los presos del "Alfonso Pérez", siendo asesinados unos 160 de ellos en esa luctuosa jornada. Probablemente la idea de usar el "Alfonso Pérez" como prisión de derechistas durante la guerra fue de alguien que previamente sufrió encarce lamiento en el barco a raíz de los sucesos de octubre de 1934.

"El barco-prisión lo estrenamos nosotros, en sus bodegas estuvimos todos los revolucionarios de


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÜBL:ICA

1 65

Columna de detenidos por la Guardia Civil en la cuenca minera de Barruelo de Santullán (Palencia) tras los sucesos de octubre de 1934 (Imágenes y recuerdos 1929-1940. La gran desilusión P 176).

Así pues, en las bodegas del "A lfonso Pérez" estuvieron, entre otros muchos, los 23 hombres que fueron procesados por los sucesos de Villaescusa, entre ellos Pedro Ruiz

octubre. A mi, que me entregué al

San Emeterio y el concejal socialista

final, me llevaron primero a la cár-

Santiago Luis Martínez . En los últi-

cel de Santa María Egipcíaca, una

mos días de octubre fueron juzgados

cárcel inmunda en un antiguo con-

por el Tribunal de Urgencia, que

vento, con unas ratas así... (gesto

condenó a todos menos a uno,

muy expres ivo con las manos).

defendido por un abogado particular

Después del juicio ya estuve

1

que consiguió su absolución:

con los demás en el "Alfonso Pérez", antes de que hicieran una expedición con 46 de nosotros, la mayoría

"A las doce de la noche se reanuda (la sesión), leyendo el fallo

éramos de Villaescusa y Piélagos,

el magistrado ponente, señor

también alguno de Santander, y nos

Macho-Quevedo, por el que se con-

llevara n al Dueso" (testimonio 2.17;

dena a Dionisia Zubia, como jefe

Pedro Rui z San Emeterio) .

subalterno del delito contra la forma


1 VILLAESCUSA DURANTE LA

2'

REPÚBLICA

66

de Gobierno, a ca torce

ron envi ados al Penal del Du~so

años, ocho meses y

junto co n los de Piélagos y algu nos

un día de reclusión

de Santander, y permanecieron en

menor, y por el

dicha prisión durante algo más de 15

delito ilícito de

meses, hasta la am nistía decretada

armas de fuego, a

por el Frente Popular inmediatamen-

dos años de prisión

te después de ga nar las elecc iones

menor; a Andrés

Sello municipal de Villaescusa durante la Segunda República.

generales

de

febrero

de

19 36 .

Zubia, Anastasia

Mientras tanto la corporación muni-

Zubia, Porfirio

cipal de Villa esc usa mostraba su

H errán, Manuel

satisfacción por el restabl ec imiento

Coterillo, José Castro,

de la situación y su solidaridad con

Isidoro González y Antonio Pereda,

las fuerzas de seguridad del Estado,

como autores de un delito contra la

promoviendo un a suscripc ión popular a favor de éstas:

forma de Gobierno, a ocho años y un día de prisión mayor, y por la tenencia de armas, a dos años de

"Se acuerda por unanimidad

prisión menor; a Santiago Luis,

oficiar al Excmo. Señor Gobernador

Rica rdo Quintana, Simón Clemente,

Civil de esta provincia exteriorizán-

Eugenio Santos, lldefonso González,

dole la adhesión de esta

Ruperto Gutiérrez, Daniel Ca mpo,

Corporación y felicitándole a la vez

Félix Modino, Crisanto Fernández,

al Gobierno de la República por el

Isaac Lavín, Jesús Fern ández, Angel

acierto en la represión del pasado

Cosía y Pedro Ruiz, como auto res

movimiento revolucionario en todo

del delito contra la forma de

el territorio nacional ".

Gobierno, a ocho años y un día de prisión, y se absuelve libremente a Román Sainz. Además se decreta la

" ... una suscripción para allegar fondos con destino a las

disolución del Sindicato Minero

fuerzas del Ejército, Guardia Civil,

Montañés, Sección Liaño, con acce-

Asalto y orden público que han

sorias y costas por igua les partes"

intervenido en los últimos sucesos

("E l Cantábrico", 1 de nov. de 1934).

revolucionarios, y en su vista se acuerda por unanimidad abrir una

Como ya hemos ade lantado,

suscripción popular en todo el

los condenados de Villaescusa fue-

Municipio encabezándola este


VJLLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

67 El incremento de la tensión y

Ayuntamiento con la cantidad de cien pesetas " (Libro de actas ... 29

el miedo a raíz de los sucesos de

de octubre de 1934).

octubre dio lugar a que desde el Ayuntamiento se requiriera la preque

sencia permanente de la Guardia

entre los concejales presentes des-

Civil en el municipio, abriéndose

Es

muy

significativo

pués de los sucesos de octubre no se

una nueva suscripción para costear

encontraran los de izquierdas, con

sus gastos:

excepción del republicano Modesto

represalias y el deseo de poner kiló-

Seguidamente se acuerda formalizar el oportuno contrato privado entre este Ayuntamiento y los señores y entidades que precisamente han prestado su conformidad para contribuir a la suscripción para el sostenimiento del alquiler de la Casa Cuartel de la Guardia Civil de esta demarcación y que son hasta la fecha los siguientes: Granja EI Henar Don Joaquín Ruiz Corvera; Don Marcial Solana; Don Fernando Gutiérrez; Don Manuel Bustillo; Don José Fernández de la Reguera; Don José Quintana; Dª Milagros Ruiz; y Don Emilio Durante facultando al Señor Alcalde Presidente para que suscriba dicho contrato en la forma prevenida en estos casos'' (Libro de

metros por medio influyeran en su

actas ... 9 de septiembre de 1935).

Vega. De su compañero socialista Santiago Luis conocemos los motivos, ya que permaneció cumpliendo condena en El Dueso hasta la amnistía de febrero de 1936; a partir del pleno celebrado el 7 de marzo de ese año, Santiago Luis vuelve a aparecer en las actas municipales tras 1 7 meses de ausencia. Por el contrario el que desapareció en esas fechas de la vida municipal fue el secretario, Antonio Núñez de Prado, que tan hábilmente engañó a los revolucionarios de octubre, y que fue quien dio aviso al Gobierno Civil de Santander para que enviara a la fuerza pública a Villaescusa. Es muy posible que el temor a sufrir

11

11

11 ;

1

decisión de permutar su plaza con el secretario municipal de Ceberio

La lista de suscriptores es

de

muy significativa, incluyendo a los

Heredia, que le sustituyó en marzo

principales propietarios del valle, así

de 1936 (Libro de actas ... 30 de

como el médico (Bustillo) y el farma-

marzo de 1936).

céutico (Fernández de la Reguera,

(Vizcaya) ,

Benjamín

Beltrán


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

68

asesinado nada más esta ll ar la gue-

Región" para el reparto de juguetes

rra). Esta iniciativa pronto crista lizó

para los niños de los presos (acta de

en la construcción de un nuevo cuar-

8 de enero de 1936). Y es que en

tel de la Guardia Civil en Solía, estra-

Villaescusa había nada menos que

tégicamente situado casi en el centro

20 familias que tenían alguien preso

del valle y junto a los talleres de la

en el Penal del Dueso a cuenta de

"Orconera", dando protección a la

los sucesos de octubre, lo que sin

empresa asaltada por los revolucio-

duda contribuyó a elevar la tensión en el municipio.

narios de octubre del 34 . Este cuartel, que después sería cerrado y abandonado, fue derribado no hace muchos años.

LAS FUERZAS POLÍTICAS Y SINDICALES IMPLANTADAS EN VILLAESCUSA ANTES

Mientras el Ayuntamiento y

DE LA GUERRA.

las fami li as más pudientes del valle participaban de esta inquietud por el

Con anterioridad a la guerra

mantenimiento del orden público, la

los socialistas eran con diferencia la

izquierda se movilizaba en favor de

fuerza con mayor implantación en el

los presos por los acontecimientos

valle, en su doble vertiente política

de octubre. En el libro de actas de la

(PSOE) y sindical (Sindicato Minero y

Agrupación Socialista de Villaescusa

Sociedad de Trabajadores de la

de esta época son continuas las

Tierra, ambos de UGT), y también

referencias a los presos y a sus fami-

con su rama juvenil , las Juventudes

1ias

Socialistas, fundidas después con las

(Agrupación Socialista, actas de

1 7 de abril de 1935, 8 de mayo, 22 de mayo, etc. .. ), y se recuerda 11el

Juventudes Socialistas Unificadas

deber que tenemos de agenciar fon-

(JSU). Se trataba de un movimiento

dos para los que sufren por la revolución 11 (acta de 30 de diciembre de

ya maduro, con más de 30 años de

comunistas

dando

lugar

a

las

implantación en el municipio, y con

1935). Entre otras iniciativas se cita

importante representación en la cor-

un partido de fútbol jugado en los

poración

campos de Solía a beneficio de los

aunque nunca lograron la alcaldía

municipal

republicana ,

presos (acta de 5 de junio de 1935).

con anterioridad a la guerra. Sus

También apoyaron una iniciativa del

principales dirigentes locales eran

diario izquierdista santanderino "La

Dionisia Zubía Liaño, que se hizo


VILLAESCUSA DURANTE LA 2°REPÜBLICA 1

69

junto a la ca rretera a la entrada del pueblo, frente al "Salón Taborga", donde se desarrollaban habitualmente los mítines y actos políticos de las distintas fuerzas:

Eustaquio Tellechea Lujambio, presi-

"Cuando se proclamó la República fueron con banderas al Salón Taborga a hacer un mitin, había mítines cada 8 días en el Salón, venían los de izquierdas, los de derechas, todos ... Recuerdo a un tal Gil que decía: "La peseta va de precipicio en precipicio ... (testimo-

dente de la Agrupación Socialista de

nio 2.18).

Casa que albergó el "centro" o "casa del pueblo" de Liaño, sede de la Agrupación Socialista de Villaescusa hasta 1937, hoy un domicilio particular con la alcaldía al estallar la guerra;

11

Villaescusa desde agosto de 1936; Ed i 1berto Fernández Ortiz, secretario de la Agrupación y concejal; y el

Desconocemos el número de afiliados

que

pudo

tener

la

Luis

Agrupación Socialista de Villaescusa

Martínez. La Agrupación Socialista

en aquella época, si bien desde el

de Villaescusa comprendía todo el

inicio de la guerra no dejó de crecer,

término municipal salvo el pueblo

siendo muy significativo que en

de Obregón, que contaba con un

marzo de 1937 se pidieran a la

subcomité con autonomía propia .

Federación

Tenían una sede social o "casa del

150 carnés con sus correspondientes

pueblo" en Liaño, el "centro" que se

cupones de cotización. En cuanto a

también

concejal

Santiago

Socialista

Montañesa

llamaba, un edificio situado sobre la

la incidencia negativa de la guerra

carretera general frente a la escuela.

en sus filas, fueron varios los afi 1ia-

Por su parte el Subcomité Socialista

dos muertos en el frente, y también

de Obregón tenía otra "casa del pue-

bastantes los fusilados por el régimen

blo" que no llegó a concluirse por

franquista: el presidente Eustaquio

problemas económicos, estaba cons-

Tellechea ; el secretario Edilberto

truido el ed ificio pero faltaba de

Fernández;

rematar. Esta "casa del pueblo" o

Navarro, Francisco Ruiz, Victoriano

"centro" de Obregón se encontraba

Saiz, Anastasia Zubía, etc. .. Así pues, los

Gregario

García


1 VJLLAESCUSA DURANTE LA 2' REPÚBLICA

70 socia listas fueron numéricamente la

pero al estallar la guerra quedaron E?n

fuerza más represaliada en el munici-

gran medida eclipsados por la mayo-

pio, aunque también eran con mucho

ría socialista y anarquista, y también

la organización más importante.

por la fuerza emergente de los comunistas. En Villaescusa sabemos que,

La otra organización política

ya en la primavera de 1937, hubo

de izquierdas con implantación anti-

grandes tensiones entre Izquierda

gua en el valle eran los republicanos,

Republicana

liderados

por

Socialista, que denunciaba a un con-

Manuel Azaña, uno de los políticos

cejal republicano por supuesta des-

más destacados de la época. En las

lealtad al régimen:

a

nivel

nacional

y

la

Agrupación

elecciones municipales de abril de

1931 ya obtuvieron un respaldo importante en Villaescusa, accediendo a la corporación municipal su líder local, Modesto Vega Solana, primero como alcalde provisional y después como conceja 1. En 19 34 las diversas fuerzas republicanas de izquierdas se agruparon en Izquierda Republicana bajo el liderazgo de

"... y habiendo un concejal republicano que hace una propaganda incitando al pueblo a ir en manifestación en contra del régimen actual, y una campaña inicua en contra del Partido Socialista, y desacreditar la marcha de nuestra Agrupación, que tiene la representación en el Ayuntamiento ... "/"... y se proponga

Azaña, logrando un diputado por Santander en las elecciones de febrero de 1936, Ramón Ruiz Rebollo. Formaban parte del Frente Popular,

Mitin de Manuel Azaña, líder de Izquierda Republicana, varias veces jefe del Gobierno y, finalmente. presidente de la República (EL PAÍS 1936-1939. La Guerra de España Fascículo 2, p. 28)


VILLAESCUSA DURANTE LA

2ª REPÚBLICA 71

un voto de censura para el concejal

como Inocencia Aja; a ellos nos refe-

republicano" (Agrupación Socialista,

riremos en el capítulo 8. Al parecer

acta de 19 de mayo de 1937).

uno de los factores que favoreció el crecimiento del Partido Comunista,

Por el contrario la implanta-

además de su decisión y organización

ción del Partido Comunista era recien-

en la guerra y el respaldo de la Unión

te y testimonial en Villaescusa, se

Soviética, fue también la unificación

reducía a un pequeño grupo integrado

de sus juventudes con las socialistas,

por varios jóvenes vecinos de Solía y

dando

su entorno: Porfirio Herrán Delgado,

Socialistas Unificadas USU):

Antonio

Pereda

Álvarez,

Lorenzo

Antolín "Tinín "

a

las

Juventudes

Camilo

López Senra "Camilo el de Idilio", Villanueva ),

lugar

González Díez (de

"En el 36 se hizo la unifica-

(de

ción de las juventudes socialistas y

La

comunistas, se acordó por mayoría,

Concha) ... Varios informantes nos han

yo siempre he sido socialista y no me

hablado de esta "célula comunista", al

gustó pero tuve que aceptarlo. Carrillo

parecer conocida como el "Frente

fue elegido presidente y se llevó toda

Rojo de Solía". Algunos de ellos parti-

la directiva al Partido Comunista.

ciparon activamente en los sucesos de

Luego, en plena guerra, se deshizo la

octubre de

unificación en un congreso que se

1934, como

Porfirio

Herrán y Antonio Pereda, que fueron por ello condenados y encarcelados en El Dueso. La guerra diezmó a este grupo, muriendo en ella Porfirio Herrán

y

Camilo

López

Senra;

Lorenzo Antolín fue fusilado en 1940; y Antonio Pereda murió en el exilio francés. Durante la guerra y en los primeros años de la posguerra una nueva generación de jóvenes de Villaescusa y de otros municipios vecinos se integraría

en

el

Partido

Comunista,

llegando en algunos casos a alcanzar una gran relevancia en la clandestinidad y en la guerrilla antifranquista,

hizo en Valencia " (testimonio 2.19). Propaganda electoral del Partido Comunista. cuya implantación en Villaescusa se reducía a un pequeño grupo conocido como el "Frente Rojo de Solía" (/máge/les y recuerdos 7929-7940. La grail desilusión. P 167).


ILLAESCU'SA DURANTE LA

REPÚBLICA

72

Esas eran las orga ni zac iones

Por lo demás el recuerdo de

impl antadas en Vill aesc usa en lo que

los anarqui stas en la memo ri a hi stó-

a la izquierd a se refi ere, puesto que

ri ca del va ll e es siempre el mi smo, ya

los anarqui stas no estaban prese ntes,

co rrespo nd iente

al menos as í lo han afirm ado todos

"coc he de la FA I", a bord o del cual

los info rm antes preguntados y se

v iaj aba un grupo de mili cia nos aje-

a la guerra:

el

deduce de la doc umentac ió n que

nos al mun ic ipio, co n pañu elos rojos

hemos podido estudi ar. El úni co

al cuell o, los cuales se dedi caba n a

info rm ante que estuvo afili ado a la

sembrar el terror patrull ando po r los

CNT vivía en Li año pero trabaj aba

pu eb los a la caza de reli giosos y

en Astill ero, qu e era do nde se afili ó,

derec hi stas. Estas correrías, que al

en Vill aescusa no tenía n im p lanta-

principio deb ieron ser alentadas por

ción. Sabemos que, ya durante la

el Frente Pop ul ar para asegura r el

guerra, la CNT hi zo algunos afi li ados

contro l de la regió n, termin aron por

en el muni c ipio, en concreto en la

preoc upar ser iamente a los soc ialis-

plant ill a de la Granj a " El Henar", lo

tas de Vill aescusa, como refl eja su

que provocó un a gran inqui etud en

libro de actas:

el seno de la Agrupac ión Soc iali sta y de la UGT, qu e veían amenazado su mo nopo lio sindi ca l y, sob re todo, que denunc iaba n la trayectoria al pa recer sospec hosa de algunos de los nuevos ceneti stas : 11

existiendo el propósito de crear un comité de la CNT con individuos procedentes de la ju ventud Ca tólica, y que diversas veces han traicionado y saboteado las luchas socia les, la lucha que defendemos los trabajadores orga nizados en clase, siendo por ta nto elementos indeseables para la ca usa ... " (Agrupac ió n Soc iali sta, .. .

acta de 9 de septiembre de 1936).

"Se acuerda el comunicar a la Federación de Agrupaciones Socialistas de la Monta ña, con el fin de nom brar en este valle un servicio de policía para que in vestigue los coches que a altas horas de la noche paran en ciertas casas de este término municipa l" (Ag rupac ió n Soc iali sta, acta de 12 de mayo de 1937) . En lo que se refiere a las derechas, en vísperas de la guerra la formac 1o n

más

destacada

era

la

Confederac ión Espa ñola de Derechas Autónomas (CEDA), coa lición electora l liderada a nivel nac ional por José


VILLAESCUSA DURANTE LA

"Entonces el alcalde era Primitivo Río, eran famosas sus discusiones con mi padre. Aunque los dos eran de la misma idea, de la CEDA, mi padre le llevaba la contraria. Me acuerdo de un lema electoral, "a por los 300 11 (escaños en el Parlamento), palabras de mi padre" (testimonio 2.20). Otro partido derechista con cierta implantación en el val le,

11

Propaganda electoral de la CEDA con la imagen de su líder. José María Gil Robles (8º EGB Santillana: Sociedad 80 P. 135).

más significativa que numérica, era la Comunión Tradicionalista, es decir los carlistas y católicos inte-

María Gil Robles, y que en Villaescusa

gristas, que durante la guerra tuvie-

detentaba la alcaldía republicana bajo

ron

la presidencia de Primitivo Río Arce.

encuadrados en el

un

papel

Sabemos que la CEDA tuvo un cierto

embargo en abril de 1937 Franco

número de afiliados o simpatizantes

decretó

su

muy

destacado

requeté. Sin

unificación

con

la

en el municipio, en general de fami-

Falange y otras fuerzas derechistas,

lias católicas, si bien no debía haber

con lo cual la identidad de este

una organización consolidada, pues

movimiento político tan peculiar

era una formación muy joven, nacida

quedó diluida en el denominado

en 1933 de cara a las elecciones. La

Movimiento

guerra supuso su desaparición al inte-

nombre

grarse muchos de sus afiliados en el

Tradicionalista (FET) y de las JONS.

denominado Movimiento Nacional

Al tradicionalismo anterior a la

Nacional,

de

Falange

bajo

el

Española

con otras fuerzas derechistas. En ese

guerra se adscribían personajes de

periodo

republicana

gran relevancia en el valle, como

causó la muerte a uno de los militan-

el ex diputado y ex alcalde Marcial

tes

en

Solana González-Camino, el párro-

Villaescusa, Manuel Liaño Sierra,

co de La Concha don Valeriana

vecino de Liaño asesinado en octubre

Benito,

de 1936.

Llorente Ayestarán:

de

la la

represión CEDA que

había

o

el

médico

Modesto


74

11

Había dos médicos en Villaescusa cada uno con unas ideas: Manuel Bustillo era liberal Modesto Llorente tradicionalista ... Cada médico tenía su clientela de las mismas ideas los liberales con Busti/10 los católicos y tradicionalistas con Modesto Llorente casi todos ... Los dos médicos eran rivales y enemigos pero después de la liberación se dieron un abrazo estando en misa con don Valeriana, que también era tradicionalista; los dos habían sobrevivido a la persecución de la guerra .. . (testimonio 2.21). 1

1

1

1

1

11

ridad a la guerra, siendo un partid.o muy joven nacido de la fusión en 1934 de la Falange Española, fundada por José Antonio Primo de Rivera y Julio Ruiz de Alda en 1933, y las Juntas

de

Ofensiva

Nacional

Sindicalista (JONS), fundadas en 1931 por Ramiro Ledesma Ramos y Onésimo Redondo. Sin descartar que pudiera haber alguno más, el único "camisa vieja" (falangista anterior a la guerra) del que tenemos certeza en Villaescusa era Segundo Liaño, natural de Liaño pero domiciliado en Renedo de Piélagos, ya que trabajaba en la Vidriera de Vioño. Es

En cambio Falange Española

allí donde conectó con uno de los

de las JONS era prácticamente ine-

focos falangistas más activos, lidera-

xistente en el municipio con anterio-

do

por

Manuel

Hedilla

Larrey,

empleado de la SAM de Renedo que,

Manifestación de falangistas bajo el símbolo del yugo y las flechas tras la unificación entre Falange Española y las JONS en 1934 (Imágenes y recuerdos 1929-1940 La gran desilusión. P. 184)

después de la muerte de José Antonio Primo de Rivera, fue elegido nada menos que jefe nacional de Fal ange, si bien su resistencia a la unificación con los tradicionalistas decretada por Franco le condujo a la cárcel. Este grupo falangista de Piélagos fue muy activo en los años anteriores a la guerra, destacando en los sucesos de octubre de 1934, cuando Hedilla y sus camaradas colaboraron estrechamente con la Guardia Civil en la represión del movimiento revolucionario en Renedo y Vioño, patrullando ambos pueblos en coches partícula-


ViLLAESCUSA DURANTE LA

2'

REPÚBLICA

1

75

res, en uno de los cuales al parecer

de ellos murieron en la matanza del

también se desplazaron a Liaño en

barco-prisión "A lfonso Pérez" , eje-

alguna ocasión:

cutados en el frente aplicándoseles

"Segundo Liaño era de aquí pero vivía en Renedo, estaba colocado en la Vidriera. Ya era de Falange antes de la guerra, venía a votar a Liaño con escolta, le traían en un coche, la gente le tenía miedo, luego cuando se marchaba decían que le iban a matar... Cuando la guerra se escondió, después estuvo preso en el barco pero se salvó" (testimonio 2.22).

dios. En Villaescusa conocemos un

la "ley de fugas", o en otros episocaso seguro y otros dos posibles de miembros de Acción Católica víctimas de la represión republicana: el susodicho párroco de Liaño, asesinado en octubre de 1936; y los jóvenes Robustiano Gutiérrez Gutiérrez y Simón Fernández Solana, ambos de La Concha, fa ll ecidos los dos en circunstancias no ac laradas cuando se encontraban co n su batallón en Ontaneda en abril y mayo de 1937. Aunque no era una organizac ión política ni sindical, sino religio-

LAS ELECCIONES GENERALES

sa, al hablar de la diversidad de fuer-

DE FEBRERO DE

zas en vísperas de la guerra no se

VICTORIA DEL FRENTE

puede o lvid ar a la Acción Católica y

POPULAR.

su

rama

juvenil ,

la

1936 Y LA

Juventud

Católica, fundadas desde finales de

La dura represión desencade-

los años 20 e impulsadas localmente

nada sobre los revolucionarios y

Liaño,

huelguistas de octubre del 34 sirvió

Anselmo de la Torre, fundó la sec-

para unir a todos los partidos de

ción local en 1935 o 1936, y sabe-

izquierda de cara a las sigui entes

mos que también había algunos afi-

elecciones, las generales de febrero

liados de La Concha, pero al parecer

de

en otros pueblos del

por

los

párrocos . El

de

1936.

Los

republicanos

de

municipio

izquierda (Izqui erda Republicana y

como Obregón no existía todavía al

Unión Republicana), los socialistas,

estallar la guerra. Sus miembros fue-

los comu nistas y los nacionalistas de

perseguidos

Esquerra Republicana de Catalunya

durante los 13 meses de dominio

se presentaron coaligados en el

republicano en Cantabria, y muchos

denominado Frente Popular, en el

ron

particularmente


V!LLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

76

Primo de Rivera . En el Vall e de Villaescu sa no había un abanico tan grande de fuerzas políticas; el Frente Popul ar estaba fo rm ado bás icamente por el PSOE, co n represe ntac ión minoritari a de Izqui erd a Republicana, mientras el PCE tod avía no tenía suficiente implantac ión loca l, tal como quedó refl ejado en el debate para la composición de candidaturas para unas futuras elecc iones muni cipales que no se celebrarían nunca: 11

ll'AEllT

en vez de dos republica nos de

PODULAR Propaganda electoral del Frente Popular reclamando la amnistía para los presos de octubre de 1934 (Romero, Luis: Cara y cruz de la República 1931-1936. P. 227)

EI camarada M. Coterillo

prop one que se p onga un comunista izquierda p or creer tiene más fuerza" (Agrupac ió n Socialista, acta de 11

25 de marzo de 1936). 11

En el Frente Popular piden

q ue no se integraron los anarq ui stas,

dos ca ndidatos los republica nos, y el

si bien la promesa de un a amni stía

comunista dicen que no tiene organi-

para los presos po líti cos probabl e-

za ción, el camarada S. Luis dice que

mente arrastró a mu chos afili ados a

de la forma que está el valle se le

la CNT a las urnas a fa vo r del Frente

den los dos puestos; el camarada

Popul ar. En cambio las derec has se

Cosía dice que es necesario romper

presentaron desunidas: po r un lado

el Frente si no se conforman con un

el Bl oqu e N ac ional diri gido por José

puesto .. . (Agrupac ión Sociali sta,

Ca lvo Sotelo, qu e agru paba a monár-

acta de 1 de abril de 1936).

11

qui cos, tradicionali stas y la Lli ga de Catalunya; por otro lado la CEDA de José M aría Gil Robl es; y también en

El caso es qu e, en las elecc ion es

ge nerales

ce lebradas

en

so litari o Fal ange Españo la y de las

febrero de 1936, el triunfo fue para

JO NS,

el Frente Popul ar, que ganó en cas i

1iderada

por José Antoni o


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

77 1

toda España y obtuvo 272 diputados

Manuel Azaña (IR) como Presidente

frente a los 212 obtenidos por los

del

partidos de derechas. Sin embargo

Presidente de la República en susti-

Cantabria se vo lvió a distinguir como

tución de Ni ceto Alcalá Zamora, for-

un feudo de las derechas, que consi-

mando entonces Gobierno Santiago

guieron 5 de los 7 escaños que se

Casares Quiroga. En paralelo a estos

disputaban en la provincia, mientras

hechos, desde ese mismo momento

Gobierno

primero

y

luego

los 2 restantes eran para el Frente

se puso en marcha la conspiración

Popular: el socialista Bruno A lonso,

militar coordinada por el general

y Ramón Ruiz Rebollo, de Izquierda

Emilio Mola " El Director", la cua l

Republicana (IR). En Cantabria el

desembocaría meses después en el

Frente Popular venció en la capital y

alzamiento del 18 de julio.

en otros núcleos urbanos y zonas mineras, pero el resto de la región

A los pocos días del triunfo

votó mayoritariamente por las candi-

electoral del Frente Popular, éste cum-

daturas de derechas, siendo el peso

plió la promesa de amnistía para los

demográfico de estas zonas rurales

presos de octubre, que salieron a la

mucho mayor que en la actua lid ad.

calle. Los 22 de Villaescusa salieron

De esta manera la izquierda retornó

del Dueso y debieron ll egar en tren a

al Gobierno de la República, con

Astillero, donde fueron recibidos por una manifestación de gente que acu-

Simpatizantes de las izquierdas celebran en la calle el triunfo del Frente Popular en las elecciones generales de febrero de 1936 (Romero, Luis Cara y cruz de la República 1931-1936 P 239).

dió a homenajearles, según recuerda un vecino de Liaño que entonces só lo tenía 1O años y que acudió allí con los


VILLAESCUSA DURANTE LA

REPÚBLICA

78 chavales de la escuela. En Obregón

que en Cantabria causaron nada

también se recuerda que salió mucha

menos que 19 muertos y culminaron

gente a recibir a un vecino que venía de la cárcel:

el 3 de junio con el asesinato del director del periódico izquierdista " La Región" , Luciano Malumbres,

Uno de los que estuvo preso en Santoña por lo del 34 fue Algabira así le conocíamos aqu~ él se llamaba Simeón Clemente de la Fuente. Me acuerdo que venía de la cárcel y salió medio pueblo a recibirle bajó un tropel de gente donde el puente, a la entrada de Obregón (testimonio 2.23). 11

11

11

1

1

11

abatido por un pistolero falangista en un bar de Santander. Su entierro fue una tensa y multitudinaria manifestación de dolor, existiendo entre algunos sectores el temor a un posible asalto del Seminario de Corbán al paso del cortejo fúnebre camino de Ciriego, lo cual no sucedió2. Al go muy similar sucedió en Madrid, donde el teniente de la Guardia de

Por lo demás el ambiente siguió enrareciéndose; las "dos Españas" que pronto se enfrentarían

Asalto, José Castillo, simpatizante izquierdista, fue asesinado el 12 de julio por varios falangistas, y unas

a muerte en la guerra ya estaban níti-

horas después la represalia se dirigió

damente definidas:

contra uno de los 1íderes de la derecha española, José Calvo Sotelo, ase-

Recuerdo que en una ocasión subía por la carretera un camión con banderas republicanas, iban a hacer teatro a Sobarzo al pasar nos levantaron el puño, nosotras respondimos con la mano alzada, te puedes imaginar todo lo que nos llamaron ... " (testimonio 2.24). 11

1

sinado por un grupo de guardias de asalto . Estos crímenes, y en partic ular la muerte de Calvo Sotelo, se han señalado habitualmente como la chispa que encendió la guerra, pero lo cierto es que en aquellos momentos la conspiración golpista ya estaba en marcha desde bastantes meses antes, y además muy adelantada .

Esa primavera fue tremenda, debido a la violencia desatada por los

extremismos

de

derecha

e

izquierda. En toda España se prodigaron los atentados y los desórdenes,

2 MERINO PACHECO, Javier; y DÍEZ MARZAL, Carmen : La conflictividad en

Cantabria durante la primavera de 1936. Santander, 1984.


VILLAESCUSA DURANTE LA

2ª REPiJBUCA

1

79

implicados, tanto la Falange como la

Socialista Montañesa. por las arbitrariedades cometidas por dicha autoridad" (Agrupación Socialista,

CNT de Cantabria sufrieron la clau-

acta de 15 de junio de 1936).

Debido a la campaña de atentados en los que estuvieron

sura de sus locales por orden del Gobernador Civil

de

Santander,

También resulta muy signifi-

Manuel Ciges Aparicio, y las fuerzas

cativa, y premonitoria de lo que

del orden se incautaron de diverso

pasaría unos días después, la acusa-

armamento en los diversos registros

ción de la Agrupación Socialista a la

y detenciones que practicaron. Esta

Guardia Civil de connivencia con

previsora medida tendría repercusio-

elementos derechistas en la repre-

nes decisivas unas semanas después,

sión del movimiento obrero, ya

al iniciarse el alzamiento, pues los

experimentada en octubre de 1934:

falangistas montañeses se encontra-

Agrupación Socialista, que se hacen

"El camarada O. Zubía propone se de conocimiento a la Ejecutiva y se actúe y se proteste de que los obreros son perseguidos por la guardia de este puesto y que está en connivencia con los reaccionarios del valle ... 11 (Agrupación

eco del registro del domicilio de un

Socialista, acta de 11 de julio de

militante socialista por la Guardia

1936).

ron casi completamente desarmados, lo que facilitó mucho el control de la situación por las autoridades republicanas de Cantabria. En Villaescusa también se produjeron algunas incidencias, reflejadas en las actas de la

Civil: Sólo faltaba una semana para

haberse hecho un registro en casa del camarada S. Herrán por la Guardia Civil y creyendo uno deber de mirar por los afiliados a esta agrupación expone su protesta a la asamblea, por lo cual la asamblea cree conveniente adherirse a la proposición y pedir explicaciones a dicho camarada y protestar ante el Gobernador y ante la Federación 11

...

el inicio de la guerra ...


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

82

CAPÍTUL03

en uno u otro sentido. Es lo que

EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE 1937

sucedió en Santander, donde el coronel José Pérez García-Argüelles, jefe del

Reg imi ento

de

In fa ntería

Valencia nº 21 destacado en el cuarAunque tradicionalmente se

tel del Alta, también estaba impli ca-

ha señalado la fecha del 18 de julio

do en la co nsp iración y contaba con

de 1936 como ini cio de la Guerra

la ayuda de varios cientos de civil es

Civil , lo cierto es que el leva nta-

derec histas, principalmente falangis-

mi ento militar contra el Gobierno de

tas. Sin embargo el coronel tardó

la Repú bli ca comenzó la tarde del

varios días en decidirse a la espera

viernes 1 7 en el M arruecos españo l,

de un telegrama en el que debía reci-

extendiéndose en la mad ru gada del

bir la orden de tomar el control de la

sábado 18 a algunas guarni cio nes de

ciudad, el cual fue interceptado en la

la Penínsul a y Canarias. La sub leva-

oficina de Telégrafos por unos avis-

ció n triunfó en algunos lu ga res y fra-

pados militantes soc ialistas que,

casó en otros, y eso fue lo que pro-

obviamente, no se lo remiti eron. La

dujo la división de España en dos

indec isió n del coronel y la rápida

zo nas enfrentad as a muerte en un a

movilización

de

las

fuerzas

de

guerra fraticida. En muchos lu ga res reinó la incertidumbre durante varios días, hasta que se ac laró la postura de las tropas y fuerzas de segu ridad

Los generales Cavalcanti. Franco y Mola por las calles de Burgos al poco de iniciarse la Guerra Civil (Imágenes y recuerdos 1929-1940 La gran desilusión. p 352)


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

83 1

izquierda, así como la llegada del

resto del país, incluyendo casi todas

comandante José García Vayas desde

las principales ciudades y zonas

Santoña con fuerzas leales a la

industriales

(Madrid,

Barcelona,

República, frustró los planes de los

Bilbao, Valencia, etc. .. ) permanecie-

golpistas en Santander, y después de

ron fieles al gobierno republicano,

una semana de incertidumbre y ten-

aunque dentro de la zona republica-

sión , el sábado 25 de julio de 1936

na quedaron también algunos encla-

la intentona quedó definitivamente

ves sublevados, como Oviedo o el

abortada en Cantabria.

Alcázar de Toledo, los cuales resistieron todos los ataques hasta recibir

Contra todo pronóstico la región

se

mantuvo

fiel

a

la

refuerzos que levantaron sus respectivos asedios.

República , aunque incomunicada En esos primeros días las

con la capital de España por haber triunfado el alzamiento en las veci-

autoridades

republicanas

de

nas provincias de Burgos, Palencia y

Santander lograron controlar la prác-

León.

contrario Asturias ,

tica totalidad de la región, salvo

Vizcaya y Guipúzcoa también se

algún pueblo aislado de la zona de

mantuvieron del lado gubernamen-

Valderredible como

Por el

Espinosa de

tal , formando un alargado enclave

Bricia, y también dominaron algunas

cantábrico "rojo" totalmente aislado

zonas

del resto de la España republicana.

Palencia y Burgos . Tras los combates

En unos pocos días el país había

entre las columnas de milicianos

quedado dividido en dos mitades, en

enviadas sobre Aguilar de Campoo y

cada una de las cuales empezó la

Medina de Pomar, y las fuerzas

represión sobre todos aquellos consi-

falangistas castellanas que defendían

derados enemigos o sospechosos de

estas localidades, el frente quedó

simpatizar con el otro bando. Los

estabilizado durante un año al sur de

sublevados

Galicia,

la Cordillera Cantábrica. Los suble-

Castilla y León , Álava, Navarra, La

vados mantuvieron en su poder

R~oja, la mitad occidental de Aragón

Barruelo de Santullán , Aguilar de

incluyendo sus capitales, Extrema-

Campoo,

dura y Andalucía occidentales, las

Espinosa de los Monteros, pero los

Baleares

las

republicanos situaron sus posiciones

Canarias y el Marruecos español. El

muy cerca de estas localidades, lan-

controlaban

excepto

Menorca,

limítrofes

Sedano,

del

norte

Soncillo

de

y


NICIO Y - ESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

za ndo en lo sucesivo distintos ataques sob re ellas que en ningún caso lograron su objetivo. Así pues, en todo este sector el frente se mantendría estab ili zado co n muy pocos cambios durante más de un año, hasta la ofensiva nac ional de agosto de 1937 que condujo a la caída de Santander.

Carabineros y milicianos celebran el fracaso del alsa- 11 miento en Barcelona el 19 de julio de 1936 (EL PAIS : 7936-1939. La Guerra de España Fascículo 3. p. 33)

EL INICIO DE LA GUERRA EN EL VALLE DE VILLAESCUSA Y

LA

DESTITUCIÓN DEL ALCALDE.

1

1La guerra empezó el día del Carmen, se comentaba que habían matado a Calvo Sote/0 había rumores, que se iba a revolver una gorda, que algo iba a pasar. .. Era lo que hablaban las personas mayores, fue el mismo día del Carmen, eran rumores pero no se había revuelto todavía, era el ambiente ... (testimon io 3.1 ). 1

En Villaescusa mu chos info rmantes nos han relatado que la guerra comenzó el día del Carmen (16 de julio), fiesta en Obregón , dos días antes de la fecha oficia l del 1 8 de julio, y la víspera del alzamiento de

11

las tropas en Áfr ica la tarde del 1 7 de julio. Es posible que aq uel año la celebrac ió n del Carmen se trasladara al sábado 18 o al domingo 19, como suced ió en Revill a de Camargo, aunque algunos informantes aseguran que se mantuvo el jueves 16 y que

"El día 76 Mariano el pasiego" anunció en la mesa que habían m atado a Ca lvo Sote /o la víspera, vino la Guardia Civil y suspendió la verbena del Carmen, empezó la guerra ese día" (testimonio 3.2). 11

realmente lo que había eran rumores que se confirmaron unos días después. Así pues, el día del Carmen todavía no hab ía empezado la guerra pero no se hablaba de otra cosa, había mucha tensión en el amb iente y la Guardia Civil suspend ió la verbe na de Obregón:

11

EI día del Carmen ya se sabía algo, era la fiesta de Obregón, estuve en la verbena con mi padre, que era el alca lde, todo el mundo le sa ludaba ... En eso que llegan los guardias a las 2 de la mañana para mandar a la gente para casa, pero el


~· r r ) '1 EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DEJ 193'7'

85

alcalde dijo que no, que siguiera la gente divirtiéndose, que estaba todo tranquilo. En aquella época el alca/de era el amo, podía echar 25 pesetas de multa .... Cuando vinieron los guardias es que había miedo a que pasara algo, se temía algo ... " (testi-

quier caso nada fue igual después

monio 3.3).

la convivencia en el valle había dis-

del día del Carmen, recordado en el valle más que el 18 de julio. Hasta ese momento, y con la salvedad de diversas huelgas mineras y los sucesos de octubre de 1934, currido con normalidad, aunque la

"Estando en la romería del Carmen en Obregón, con una novia que tenía, me enteré del alzamiento en África; acompañé a la chica a su casa a Cayón y me fui rápidamente a Liaño a concentrarme con los compañeros" (testimonio 3.4). Lo mismo sucedió en el cercano Valle de Camargo, tal y como muestran los testimonios orales recogidos

por

Vicente

Fernández

Benítezl; la concurrida fiesta del Carmen en Revilla se celebró el domingo 19, y fue allí cuando gran parte de la población se enteró del inicio de la guerra. También algunos vecinos de Villaescusa nos han dicho que se enteraron

del

alzamiento en

el

Carmen de Revilla, como Celestino

tensión había ido aumentando progresivamente.

En

el

pueblo

de

Obregón, por ejemplo, la política se mezcló con el fútbol y las famosas "dos Españas" se reflejaron en la formación de sendos equipos de fútbol:

"Primero sólo había un equipo de fútbol, el "Obregón Sport", jugaban en el Prao de la Estación, alguna vez vino el Racing en el tren a jugar allí. Luego se separaron en dos equipos, uno por cada barrio: en El Pino estaba el Bataclán jugaban Va/erío, Luis Real, el presidente era Manolo Sainz ... El equipo del Barrio (Bº El Carmen) se llamaba "Barrio Sport" y el presidente era Clemente Río, el capitán Santos Peña, también jugaban Delfín Río, Julio Rivas, Albillo ... Tampoco eran todos del Barrio, algunos del Pino 11

11

1

Montes Muriedas, de Obregón, lo 1

FERNÁNDEZ BENÍTEZ, Vicente; y

que nos lleva a pensar que en este

OTROS : Historia y memoria colectiva.

pueblo se debió celebrar el jueves 16

La vida en el Valle de Camargo entre la 11 República y el primer franquismo . Pp. 182-184.

y en Revilla el domingo. En cual-


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

86 jugábamos con el Barrio. Ahí empezó el mal ambiente, a los del Barrio les llam aban "los ca rcas" porque iban a misa ... " (testimonio 3.5).

del "Bataclán ", los de l Barrio con el "Barrio Sport". Las m ozas íbamos a animar a grito vivo, entonces no había otra diversión" (testimonio 3.8).

"El fútbol dividió al pueblo: las chicas del Pino animábam os a los de l Barrio, que eran los de derechas, los de l "Bataclán" eran los rojos. Algunas mujeres nos insultaban por eso, otras m adres no querían ser de l "Bataclán" porque eran los rojos, y resulta que sus hijos juga ban en él. Allí fu e donde empezó a separarse la ju ventud de l pueblo, recuerdo un chico que al pasa r nosotras decía: ¡Cóm o huele a incienso !" (testimo ni o 3. 6).

Los bandos ya estaban perfi-

"Valentín Mier era de derechas, jugaba en el equipo del "Barrio Sport", eran "los carcas", él era de Liaño pero jugaba en Obregón, con los del Barrio. Del Pino estaban Va/erío Terán, Real que era el portero ... el "Bataclán" se llam aba, tenían en Obregón dos campos de fútb ol, el del Barrio estaba un poco en cuesta ... Muchos de los que jugaban eran de fu era, de los otros pueblos" (testimo ni o 3.7). "El "Bataclán" tenía el campo a la entrada de la mina, había mucha riva lidad, los del Pino

lados, la rivalid ad loca l y futbo lísti ca ya estaba mezcl ada co n la po líti ca: el Barri o del Ca rm en se di stin guía preferentemente como ga nadero y más co nserva do r, mi entras en El Pino, más cerca no a la mina, predominaban las izquierd as . Entre los di stintos pu eblos qu e conform an el vall e

tambi én

hab ía di fe renc ias

impo rtantes:

"Componen el Ayuntamiento de Villaescusa los pueblos de Liaño, Obregón, Villanueva y La Concha. El de Liaño, de m ayor población que los otros, se compone en su mayor parte de elem ento obrero, mineros y m etalúrgicos, y esta misma característica, aunque con alguna mayor proporción de censo la bra do1~ distingue también a los de Obregón y La Concha. Es pues, Villanueva, únicam ente, donde predomina el elemento campesino, que se ha caracteriza do siempre por su derechism o, en tanto que las otras loca lidades municipales, particularme nte Liaño y Obregón, se han marcado siempre con el signo contrario. Los elementos


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937 87

Nueva estructuración

obreros de estos pueblos son forasteros en su mayoría, y es quizá por esta circunstancia -fa lta de toda clase de vínculos locales- por lo que se sienten más agresivos y enconados en la manifestación de sus sentimientos político-sociales"2.

Ha quedado constituído el nuevo Comité de Guerra. !'ara la mejor y más homogénea iunci6n que requieren los gra ves momentos presentes, se ha dado nueva estructuración al Cerniré de Guerra que, desde anoche, quedó constituido de la siguiente forma:

PRESIDENCIA, Juan Ruiz, Gobernador civ il. GOBERNACION, Ramón Ruiz Rebollo. GUERRA, Bruno Alonso. MARINA, Mariano Juez. COMERCIO, Feliciano Leiza. INDUSTRIA, Valeriano González Puertas. COMUNICACIONES, Cipriano Gonzále z. TRABAJO, Antonio Ramos. Fll-J'ANZAS, Antonio Moya . AGRICULTURA, Ma:r ieno Ramos. JUStICfA, Teodoro O uijano. INSTRUCCION· PUBLICA, Jenaro de la Colina. ASISTENCIA SOCIAL Antonio Lavin Gautier. EXTERIOR, Manuel Ramos.

El estallido de la guerra terminó con la normalidad, las autori-

El n .levo Comi1é de Guerra, cn.•.e comenzará inmedia:amente una activísima y enérgica acruaci6ñ, quedó constiluído a las once de !a noche de ayer, bajo la presidencia del señor qobernador civil.

dades republicanas de Santander quedaron prácticamente incomunicadas con Madrid, y a los pocos días se formó un Comité de Guerra integrado por civiles y militares que se hicieron

cargo

de

la

situación ,

tomando medidas de urgencia. A escala local sucedió algo parecido, se formaron comités de defensa de la República que se hicieron con el poder efectivo y se movilizaron para la

lucha ,

formando

milicias

y

demandando armas. Inmediatamente comenzaron las incautaciones de coches, requisas de armas, detenciones de sospechosos de apoyar el alzamiento, etc ... con la consiguiente sensación de inseguridad, sobre todo para los derechistas y católicos conocidos. En el Valle de Villaescusa se debió formar un Comité similar, aunque todas

11

Composición del Comité de Guerra de Santander tras su reestructuración en septiembre de 1936 ("El Cantábrico", 15 de septiembre de 1936)

que en nuestro municipio eran básicamente el PSOE y la UGT, y en menor medida Izquierda Republicana (IR). En cambio el PCE apenas tenía implantación en el municipio, y sus escasos seguidores en el valle se unieron a los socialistas en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) . En cuanto a la CNT, este sindicato anarquista se mantuvo al margen del Frente Popular, pero a los pocos días de estallar la guerra llegó a un acuerdo de acción en común con la UGT. El que había sido alcalde de Villaescusa durante todo el periodo republicano, el derechista Primitivo Río Arce, persona bien considerada por el vecindario según ARRARÁS IRIBARREN, Joaquín:

las noticias que hemos recogido se

2

refieren al Frente Popular como tal,

Volumen V, pp. 617-618.

Historia de la Cruzada Española.


E ARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

88

todos los testimonios recogidos, fue

sieron, entre otras cosas, que el poder

pronto

Frente

local pasara de las corporaciones

Popular, aunque no sufrió represalias

municipales a las fuerzas del Frente

destituido

por el

de ningún tipo:

Popular, en el caso de Villaescusa principalmente los socialistas.

"Mi padre fue alcalde durante la República, pero no era de izquierdas, era de Gil Robles, de la CEDA. Cuando empezó la guerra le quitaron, le sustituyó Dionisia Zubía, de Liaño, que después se escapó al extranjero. Él mismo le trajo a casa en un coche y le dijo que no tuviera miedo, que no le pasaría nada. Con mi padre no se metió nadie, pero tuvo mucha precaución, había un ventanuco y cada vez que sentía llegar un coche estaba preparado para escaparse ... " (tes-

El

Comité de Guerra de

Santander hizo un llamamiento para controlar las acciones de incautación, requisa y detención que estaban llevando a cabo grupos de milicianos de las distintas organizaciones de izquierdas, y que ya habían causado numerosos incidentes y algunas muertes. Se limitó la circulación de coches y se advirtió severamente contra los actos de saqueo, pillaje o incendio. También se dispuso la vigilancia de ferrocarriles , carreteras y otros puntos de interés

timonio 3.9).

estratégico,

para

evitar

posibles

La destitución del alcalde

sabotajes por parte de elementos

generó discrepancias internas en el

simpatizantes del alzamiento. Pero a

seno

pesar de estas declaraciones de bue-

de

la

propia

Agrupación

Socialista local, reuniéndose una

nas intenciones, la represión se les

junta general extraordinaria el 24 de

fue de las manos desde el primer

agosto de 1936 en la que se aprobó

momento,

por unanimidad "detener a todos los

incontrolados empezaron a recorrer

y algunos grupos de

que están contra el régimen actual" y

la región en coches incautados en

también

Junta

busca de derechistas significados o

Villanueva

miembros del clero con las peores

(Agrupación Socialista, acta de 24 de

intenciones. Empezó a extenderse el

destituir

Administrativa

de

a

la

agosto de 1936). Y es que el estallido

miedo, y las personas que se sentían

de la guerra y el aislamiento de la

más amenazadas comenzaron

región con la capital de España supu-

tomar sus precauciones.

a


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO D E" 1937

89

bandera sui za, como record ando su

"Nada más empezar la guerra mi padre colocó en la terraza de casa una caña de bambú con la bandera británica, dando a entender que la casa y la familia estaban bajo protección inglesa. El doctor Bustillo, vecino nuestro, por las noches se pasaba por la pared del jardín para dormir en nuestra casa, tenía miedo de que vinieran a buscarle a la suya. También se escondió en casa tu tío Atanasia, nos estuvo siempre muy agradecido, en una ocasión llamaron preguntando por él y mi hermana que abrió la puerta, una niña pequeña, les supo decir que no estaba allí" (testimonio 3. 10).

neutralidad tanto frente a los republ ica nos como de ca ra a posibles bombardeos de los nac ionales. EL ASESINATO DEL FARMACÉU· TICO DE LA CONCHA Y LAS ÚLTI· MAS MISAS EN EL VALLE.

Un a de las primeras víctimas mortal es de la Guerra Civil en la reg ión

cayó

precisamente

en

Villaescu sa . El sábado 25 de julio de 19 36, ju sto un a sema na despu és de aquel 18 de julio, José Fern ández de la Reguera y Aguilera, de 50 años, viudo y padre de dos hijos, farmacéutico titular del muni cipio y vec i-

El recurso a un a bandera

no de La Concha, fue asesinado a

extranjera también fue uti 1izado por

tiros a la puerta de su casa. Eran alre-

la empresa suiza " Nestlé" en su fac-

dedor de las 11 de la noche, la far-

toría de La Penill a, en el vecino Valle

mac ia y domicilio del boticario esta-

de Cayó n. Durante el co nfli cto

ba junto a la ca rretera ge neral, en el Bº Las Carolinas, entre el matad ero

ondeó en sus instalaciones un a gran

municipal y el puente de Solía. No

11

Aspecto actual de la casa de La Concha donde fue asesinado el boticario José Fernández de la Reguera el 25 de julio de 1936.

era raro qu e alguien llamase a la puerta a esa ho ra preguntando por el boticario, pues éste se había distin1

guido por atender las urgen cias a cualquier hora. Aquella noche varios individuos

ll egaro n

requiriendo

auxilio para un supuesto herido, y cuando el farmacéutico abrió para prestarles ayuda, rec ibió varios disparos que le ca usaron la muerte.


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

90

Todos

los testimonios

recog idos

coinciden en destacar qu e el botica-

dijo que no quería volver a saber nada más de la política (testimonio 3.12). 11

rio era una excelente persona, que ayudó a mucha gente, a veces no

Este asesinato, además de

tenían dinero para pagar las medici-

desengañar a algunos republicanos y

nas y él boticario se las fiaba; algu-

poner en evidencia el descontrol de

nos incluso apuntan a que el inspira-

la situación, terminó de aterrorizar a

dor o ejecutor del crimen pudo ser

gran parte de la población , que se

precisamente alguien

qu e debía

veía en la diana de la represión

dinero al farmacéutico y aprovechó

izquierdista por el simple hecho de

la confusión reinante para deshacer-

tener una ideología derechista o ir a

se de esa deuda. En esos momentos

misa. Ese domingo 26 de julio de

no era difícil acusar a una persona

1936 fue el último día en el que se

de simpatizar con el alzamiento mili-

oficiaron misas en el valle, durante

tar y encauzar hacia él la violencia

1 3 meses exactamente no se volvie-

de los incontrolados. En cualquier

ron a celebrar. Y también fue el

caso este crimen causó una tremen-

momento en el que algunos de los

da conmoción en el valle, donde José

que se sentían amenazados tomaron

Fernández de la Reguera era una per-

la prudente decisión de marcharse o

sona muy conocida y apreciada.

esconderse:

11

Mataron al boticario, una buena persona, era un bendito, hacía favores a todo el mundo, las medicinas que se hacían entonces, a cualquier hora te atendía .. . (tes11

timonio 3.11). 11

Tu abuelo bajó en bicicleta al Ayuntamiento y se enteró de que acababan de matar al boticario en Solía. Volvió a Obregón andando, arrastrando la bicicleta, no podía dar pedales de la impresión y del disgusto que se llevó; llegó a casa y

11

Nosotros nos fuimos a los pocos días del asesinato del boticario, desde nuestra casa oímos los tiros; al día siguiente fuimos a misa a la casa de Las Encinas, a la capilla, nos reuníamos allí los vecinos de las cercanías, creo recordar que a pesar de todo también asistió a misa la hija del fallecido. El vicecónsul británico, Thomas Bates, residía en Astillero, era muy amigo de mi padre, a través de él salimos unos días después en un mercante inglés que vino a Astillero a cargar


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937 91

mineral, en ese barco nos llevaron hasta Cardiff Estuvimos en Inglaterra hasta el final de la guerra, yo estudié allí 3 años, aunque vinimos de vacaciones en el vera no del 38, después de que se liberara Santander" (testimoni o 3. 13) . "Cuando lo del boticario fue el último domingo que hubo misa en Vi llan ueva. El cura, don Rafael Mauriz, en cuanto terminó la misa se cambió, se vistió de paisano y marchó a esconderse a Santander, a pesar de que había un vecino de izquierdas que trataba de tranquilizarle asegurándole que no le pasaría nada" (testimonio 3. 14). 11

Propaganda incitando al alista.miento de voluntarios en el e1ército republicano (EL PAIS 1936-1939 La Guerra de España Fascículo 6. p 90).

MOVILIZACIÓN

diendo batallones progresivamente

PARA LA GUERRA Y LA MASA·

más organizados, siendo ll amadas

CRE DEL FRENTE DE ASTURIAS.

las quintas de jóvenes hasta la del 39

LA

PRIMERA

(nac idos en 1918), si bien tenemos Desde los primeros días de la

testimonios de que en algunos casos

guerra, las autoridades republi ca nas

tambi én fueron menores de edad

y las fuerzas políticas y sindi ca les de

que se escaparon de casa, siendo

izquierda comenzaron la moviliza-

despu és rec lamados por sus padres.

ción para hacer frente a la subl eva-

No todos los voluntarios se ali staba n

ción militar. Los partidos y sindi catos

co n entusiasmo revolucionario, al

formaro n mili c ias de vo luntar ios

parecer algunos lo hacía n porque

que, con mucho entu siasmo y muy

sabían que poco después tendría n

escaso arm amento y formación, se

que ir forzosos, y otros porque a los

dirigían a los frentes de combate. A

milicianos les pagaban 1O pesetas

estas co lumnas de mili cianos de los

diarias, 2 duros, qu e en aquel tiempo

primeros momentos les fueron suce-

era bastante dinero. Hay qu e tener


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

92

en cuenta que la neces idad era enorme, las familias muy extensas, y con

eres un cobarde, así fueron ... " (testimoni o 3. 16).

frec uencia los herm anos mayores se iban voluntari amente a la guerra para trae r algo de dinero a casa. Co n

En

Vill aesc usa

fuero n mu chos los jóvenes movili zados por

el ti empo tod as estas fu erzas se fue-

los repu b li ca nos en los prim eros

ron di sc iplinando fo rm ando el deno-

meses de la co ntienda, ya fueran

min ado

la

vo luntari os o forzosos . Además de a

Ej érc ito

Repúbli ca,

Po pul ar

de

a

los frentes de Burgos y Palencia, geo-

Ca ntabri a el XV Cuerpo del mi smo,

corres pondi end o

gráfi ca mente los más próx imos, un

mi entras el XVI y el XVII eran astu-

número mu y im portante de jóvenes

ri anos, y el XIV el deno min ado Ej ército de Eu zkadi .

fu e enviado al fre nte de Asturi as, en concreto al cerco de Ov iedo, do nde se combati ó mu y duramente en los

" Nos llamaron del

primeros meses de la guerra, arre-

Ayuntamiento, Elías M esones, nos

ciando la lucha al ll ega r el otoño. De

convenció para apuntarnos vo lunta-

nuevo Asturi as fue protagoni sta en el

rios, pero mi padre no me dej ó ir.

mes de octubre, como en el año 34,

Se fo rm ó un batallón, el 11 4, el

pero pa ra el Vall e de Vill aesc usa este

" Tercio Chico ", fueron vo lunta rios a

nuevo "octu bre rojo" asturi ano no se

Polientes, La Lora ... A otros les man-

deb ió a la revo lu ció n de los mineros,

da ron a Potes. D espués fueron lla-

sino a la sa ngre de rramada en los

mando p or quintas, al final fui for-

combates de l fre nte de Grado, una

zoso, hacia el mes de octubre o

tragedi a que se desa rro ll ó a más de

no viembre, Batalló n 105, nos man-

200 kil ómetros pero qu e casti gó mu y

daron al frente de Soncillo, a Torres A ltas" (testimoni o 3. 15) .

como veremos a continuac ión.

duramente

"A mi hermano el mayor y a

a nu estro muni cipio,

En los primeros d ías de la

otros chava les les llevó " N isio "

guerra

Z ubía, les ca lentó en la Casa de l

Asturi as había qu edado bajo co ntro l

Pueblo de Liaño, que si no tenían

republi ca no, con excepc ión de la

coj ones, que no va lían para nada ...

c iud ad de Oviedo y el cuarte l de

Claro, con 18 o 20 años te dicen

Simancas en G ijón, cuyas guarni c io-

eso y tienes que demostrar que no

nes secund aron el alzamiento. En

la

p rácti ca

totali dad

de


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

l937 93

Desde entonces los esfuerzos

Oviedo el coronel Aranda engañó a las autoridades republicanas presen-

de los republicanos asturianos se

tándose como "la espada de la

centraron en la conquista de Oviedo,

República " y poniéndose al frente de

completamente rodeada y que resis-

la situación. Dando Oviedo por

tió todos los ataques. Por el contrario

segura, 4.000 mineros asturianos se

la situación empezó a complicarse

dirigieron en trenes especiales hacia

para los republicanos, porque desde

Madrid y otros puntos de Asturias,

Galicia y el noroeste de León sendas

tras lo cual Aranda secundó el alza-

columnas nacionales avanzaban por

miento y controló la capital asturia-

el occidente asturiano en auxilio de

na, que enseguida fue rodeada por

los resistentes de Oviedo. El 27 de

una nueva fuerza de mineros. En

agosto ambas columnas enlazaron

Gijón el coronel Pinilla se sublevó

en el Puerto de la Espina, prosiguien-

con la Guardia Civil y resistió duran-

do su avance hacia el centro de la

te más de un mes asediado en el

región

cuartel de Simancas, que quedó des-

Grado el 15 de septiembre. Los com-

trozado . El 21 de agosto, cuando los

bates se fueron haciendo cada vez

asturiana, y entrando en

milicianos ya asaltaban sus ruinas,

más intensos, ante la posibilidad de

Pinilla se dirigió por radio al crucero

que las columnas gallegas enlazaran

nacional "A lmirante Cervera" para

con las fuerzas de Aranda sitiadas en

que disparara sus cañones sobre el

Oviedo y levantaran el cerco a la

cuartel , y de esa manera murieron

ciudad. En esa coyuntura hay que

los últimos defensores del alzamien-

situar el envío de refuerzos republi-

to en Gijón.

canos

11

desde Cantabria,

muchos

El coronel Aranda hizo triunfar el alzamiento en Oviedo y la ciudad se convirtió en objetivo preferente de los ataques republicanos en el frente del Norte (Sánchez Vicente, Pilar: Breve Historia de Asturias P 172)


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

94 cientos de milicianos, tal vez miles,

con las columnas gallegas venían

desplazados apresuradamente en

contingentes marroquíes que no

tren al frente asturiano para "parar a

habían dejado de asesinar y saquear

los gallegos" y lanzar un nuevo ata-

a su paso por los concejos de

que sobre Oviedo. Al

los

Allande, Tineo, Luarca y Cangas del

nacionales se salieron con la suya,

Narcea3; así pues, es bastante proba-

final

enlazaron con los defensores de la

ble que los autores de la matanza de

ciudad el 17 de octubre, mantuvie-

Grado fueran los regulares marroquí-

ron un pasillo de comunicación y,

es, famosos por su ferocidad en el

aunque Oviedo permaneció casi

combate y su desprecio a la muerte

rodeada durante otro año entero

ante la perspectiva de alcanzar el

hasta la caída del frente del Norte en

paraíso prometido en su religión:

octubre de 1937, los republicanos

"Morir aquí y resucitar en África " .

nunca lograron conquistar la ciudad. Algunos testimonios también El caso es que en los prime-

señalan que el militar que dirigía a

ros días de octubre de 1936 se com-

los voluntarios republicanos era sim-

batió encarnizadamente en toda la

patizante de los sublevados y les trai-

zona comprendida entre Grado y

cionó internándoles conscientemen-

Oviedo, los nacionales intentando

te en la zona enemiga, donde fueron

abrir un pasillo de comunicación

masacrados. Parece más probable

entre ambas poblaciones, y los repu-

que la catástrofe se debiera a la falta

blicanos tratando de impedirlo y de

de experiencia de los milicianos cán-

conquistar Oviedo de una vez por

tabros, unos chavales para los que

todas. Uno de esos días de octubre,

era su primer combate, y además en

probablemente el 5, un grupo de

un terreno que desconocían comple-

combatientes republicanos quedó

tamente. El caso es que entre los

rodeado cerca de Grado por las fuer-

desaparecidos parece ser que había

zas

columnas

14 vecinos del Valle de Villaescusa,

gallegas según algunos testimonios,

si bien otros testimonios elevan su

los "moros" según otros; en cual-

número a 16, 17, 20 o 21, cifras que

quier caso no se volvió a saber más

no descartamos totalmente, aunque

de ellos, probablemente murieron en

nos parecen exageradas:

nacionales,

las

la lucha o fueron pasados por las armas a continuación. Sabemos que

JULIÁ DÍAZ, Santos: Víctimas de la guerra civil. Temas de Hoy. Madrid, 1999. P. 209.

3


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937 95

"Nada más estallar el movimiento, Aranda mandó a los mineros en el tren a Castilla y luego se sublevó. Oviedo nunca lo tomaron, fueron muchos voluntarios contra las columnas gallegas y allí les cogieron. En lo de Asturias desaparecieron lo menos 8 de Villanueva: Isaac Lavín; el hermano de Miguel Agudo (Ramón Agudo); un hermano de Pepe el de !di/lo (Camilo López Senra); Valentín de la Riva Castanedo, primo carnal mío ... Se salvó Hilaría Castanedo, no se si hubo más que escaparon de aquella redada ... (testimonio 3.17). 11

"En Grao murieron 14 del ayuntamiento, me lo contó un hermano de Hortensia cuando estuve allí haciendo la mili después de la guerra. Me indicó el luga0 llegando a Grao a la derecha, en un cerro les rodearon, había una casa blanca ... Ventura Marcos escapó de la emboscada por una cuneta, era de la quinta del 36, después de la guerra desapareció de Obregón y no se volvió a saber de él" (testimonio 3.18). 11

11

"Los pobres que fueron nada más empezar la guerra, les llevaron y no les vieron más, el batallón completo, en el primer combate cayeron 6 o 7 de Villanueva: lsacín

(Isaac Lavín Torre); Valentín el de

Facia (Valentín de la Riva Castanedo), era vecino mío; Ramón Agudo ... Fue en Asturias, nada más ir... (testimonio 3.19). "De aquí fueron muchos voluntarios a Asturias, murieron una pila de ellos, más de 20, casi uno de cada casa, de Villanueva creo que eran 5 ... (testimonio 3.20). 11

En el cerco de Oviedo murieron varios de Liaño, de los 11

Milicianos en una trinchera durante la defensa de Madrid en el otoño de 1937 (EL PAÍS 7936-1939. La Guerra de España Fascículo 5, p. 66)


El. INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE 1937

96

Villanueva: Ramón Agudo

otros pueblos no se, pero de Liaño por lo menos 2 o 3. Fue sonadísimo

Trueba

lo de Asturias, hicieron hasta can-

"lsacín" (22), Camilo López Senra

ciones en su memoria, impresionó

"Camilo el de Idilio" (24) y Valentín

11

(25) ,

Isaac

Lavín

Torre

de la Riva Castanedo (23).

muchísimo (testimonio 3.21).

Obregón:

Aunque las cifras no están

(. .. )

Ángel

Modino

Luis

Salcines

claras para nada, como puede verse,

Martínez

y

la magnitud de la masacre salta a la

Obregón "lndi " (24).

vista. Después de investigar y preLa

guntar exhaustivamente a nuestros informadores, creemos que fueron

Concha:

Martín

Leal

Lastra (23).

13 o 14 los jóvenes del municipio Aunque todos murieron en la

que murieron en aquella trágica jornada, de ellos 6 de Liaño, 4 de

guerra, no es del todo descartable

Villanueva, 2 de Obregón y 1 de La

que algunos de ellos no cayeran en

Concha. Sin total seguridad hemos

Grado en aquella jornada, han pasa-

realizado una lista acompañando sus

do muchos años y los recuerdos se

edades entre paréntesis:

van

difuminando, y además en

Asturias también murieron muchos Liaño: Joaquín García Arce

combatientes cántabros en septiem-

(33), José Pérez Ruiz "Joselín " (20),

bre y octubre de 1937. No es fácil

Ricardo

(22),

aclarar estos extremos, incluso nos

Antonio Saiz Ruiz (24) , Eugenio

han llegado a decir que aquellos

Santos

muchachos murieron en la revolu-

Quintana Sainz

(20)

Solórzano Liaño (27).

Solana y

Victoriano

ción de Asturias de 1934, lo cual sí

Fuerzas leale~ a la República defendiendo la sierra madrileña (EL PAIS: 1936-1939. La Guerra de España Fascículo 4, p. 51 ).

11


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOS

descartamos totalmente. De todos

llevar unas pesetas a casa. En cual-

los caídos en la masacre de Grado el

quier caso,

la trascendencia de

único del que existe un acta de

tantas muertes juveniles en el valle

defunción, inscrita fuera de plazo en

fue tremenda, causando un inmenso

1948

dolor y avivando aun más los odios

en

el

Registro

Civil

de

Villaescusa, es Joaquín García Arce:

ya encendidos. En el libro de actas

natural y vecino de Liaño, 33 años y

de

casado, murió en el frente de Grado-

Villaescusa se recogen sendas men-

Asturias el 5 de octubre de 1936 a

ciones a los

consecuencia de heridas recibidas

el frente de Asturias 111 haciéndose un

en acción de guerra, cementerio

llamamiento desde el partido a todos

ignorado. Esa fecha nos permite

los afi 1iados para reforzar el frente de

suponer que fue la de la fatídica jor-

lucha (actas de 27 de octubre y 1 de

nada, y en lo que se refiere al

noviembre de 1936).

la

Agrupación

Socialista

de

11

camaradas muertos en

cementerio, al parecer todos fueron enterrados junto a unos castaños en

Las divergencias de nuestros

el lugar de la matanza. Probable-

informadores sobre el número de

mente el hecho de que Joaquín

caídos en Asturias nos hacen pensar

García Arce fuera el mayor de todos

que la censura propia de una situa-

los fallecidos y el único casado

ción de guerra debió tratar de ocultar

explica que se le inscribiera poste-

el número real de muertos, para no

riormente en el Registro Civil, para

desmoralizar a la población y favore-

poder regularizar la situación de su

cer las deserciones entre los que serí-

viuda ; los demás debieron morir sol-

an llamados a filas en lo sucesivo.

teros, y nadie se molestó en inscribir

Desde entonces el número de muer-

unas muertes sin aclarar en una

tos en los distintos frentes prosiguió

época en la que no era demasiado

su goteo hasta la ofensiva nacional

recomendable evocar la memoria de

de agosto de 1937, con su continua-

los " rojos" caídos en la guerra.

ción de nuevo en Asturias hasta la caída del frente del Norte en octubre

En real id ad, de los 13 o 14

de ese año; fue entonces cuando se

muchachos que cayeron en Grado

produjo la segunda oleada de muer-

muchos no debían tener una ideolo-

tes de combatientes republicanos de

gía definida, marcharon a la guerra

Villaescusa, de la que hablaremos

voluntarios por convicciones o por

más adelante.


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

98 NUEVAS

MOVILIZACIONES

DE

QUINTAS , DESERCIONES Y AUTOLESIONES.

Al parecer los que fueron a la guerra en la primera hornada, en el verano de 1936, lo hic ieron de forma voluntaria, algunos lo hicieron llenos de entusiasmo revolucionario y otros se dejaron convencer por Dionisia

Restos de fortificaciones de hormigón en el frente de La Lora, sobre el pueblo de Montecillo (Valderredible)

Zubía, Elías Mesones y otros dirigentes republicanos local es, que animaban a la lucha contra el fascismo . En el otoño ya se produjo la movilización forzosa de las quintas, y pronto empezaron las deserciones de jóve-

tomemos Burgos "; a mi madre, que se había quedado viuda con 6 hijos, le dijeron que iba a correr la misma suerte que el marido al que habían matado" (testimonio 3.22).

nes del valle que no estaban dispuestos a ir a la guerra, por lo menos con los republicanos . Probablemente las noticias llegadas del frente de Asturias contribuyeron a extender el rec hazo a la guerra, algunos de los prófugos se escondieron en las cercanías de los pueblos, y otros lograron pasarse por los montes a Burgos o Palencia, a la zona nacional:

"Yo tuve que ir a la guerra con 77 años, hicieron una leva y nos llevaron a fortificar. Luego me mandaron al Gran Casino del Sardinero, era un hospital de sangre, allí estuve 75 días y me ordenaron presentarme al comandante Somoza para reintegrarme al batallón. Me arriesgué y me fui en el tren para casa, allí estuve hasta que ya entraron los nacionales" (testimonio 3.23).

11

A mi padre le mataron en octubre y mi hermano Manolo se pasó a los nacionales a Burgos. Un día se presentó en casa el alca lde 11 Nisio 11 Zubía 1 veníq a por una foto de mi hermano para el día que 1

1

1

Desde muy pronto las filas republicanas de Cantabria estuvieron minadas por las deserciones, son muchos los testimonios recogidos de jóvenes que se escapaban del frente

11

y se volvían a casa a escondidas,

11


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

99

pues las distancias nunca eran exce-

ron a uno que se pasaba a los

sivas. Las autoridades republicanas

nacionales, eso dijeron, nos manda-

de Santander castigaban estos com-

ron desfilar a todos por la iglesia de

portamientos con cierta benevolen-

Las Bárcenas para que viéramos al

cia, pues eran tantos los jóvenes que

muerto" (testimonio 3.25).

huían que no podían encarcelarles a todos, además les necesitaban en los

Posteriormente en algunas

frentes de combate, por lo que nor-

unidades del

malmente se limitaban a reintegrar-

incluso se favoreció esta práctica

les a su batallón y vigilarles estrecha-

entre soldados sospechosos de perte-

mente. Lo que no se toleraba bajo

necer a la "quinta columna", para eli-

ningún concepto era pasarse al ene-

minarles con la famosa " ley de fugas".

migo, y fueron habituales los casos

De esto último y de ejecuciones en el

de soldados ejecutados por tratar de

frente hemos conocido algunos casos

cambiarse de bando:

referentes a vecinos de Villaescusa,

bando

republicano

los cuales tratamos en el capítulo "Estando en el frente de

siguiente, dedicado específicamente a

Espinosa de Bricia (Valderredible)

la represión republicana. También

desde las trincheras veíamos pasar

hemos recogido entre los vecinos

los camiones de los nacionales por

entrevistados en el valle varios testi-

la carretera de Burgos, estábamos

monios de jóvenes enviados al frente

muy cerca de ellos. Un chaval de

y que se autolesionaron para ser tras-

19 ai'íos de Cabezón de la Sal, hijo

ladados al hospital. Una práctica por

de una maestra, se intentó pasar al

lo demás muy habitual en todas las

otro lado, pero tuvo tan mala suerte

guerras, y que lógicamente siempre

que se perdió con la niebla y llegó

estuvo muy perseguida al ocasionar

otra vez a nuestras líneas dando

un doble perjuicio, ya que, además

vivas a España y a Franco. Le cogie-

de causar una baja en el frente, cau-

ron, le hicieron consejo de guerra y

saba un alta en el hospital:

le fusilaron inmediatamente " (testimonio 3.24).

" Llamaron a mi quinta hacia octubre o noviembre del 36, me

" Yo estuve con el Batallón

tocó en el Batallón 105 y nos man-

129 en El Mirador, en el frente de

daron al frente de Soncillo.

Espinosa de los Monteros . Allí mata-

Estuvimos en Torres Altas, allí sólo


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

100

estu ve unos pocos días, me pegué un tiro en la mano y me bajaron a Va ldecilla, allí estu ve hasta la liberación, justamente el 74 de agosto del 37 me daban el alta. Si se entera n que el tiro me lo di yo mismo me fusilan ... " (testimo ni o 3.26) .

dos. Casualmente don José estuvo de médico aquí en Obregón muchos años después y lo recordaron, era madrileño, 40 años más tarde salvó a mi madre, después de haber encubierto al hijo en la guerra. Le dijo que la próxima vez, si tenía que darse un tiro, que se pusiera una alpargata por medio, tenía el fogo nazo marcado de haberse disparado a quemarropa" (testimo nio 3 .27).

"Mi hermano "Tito" estuvo en Ruerrero (Valderredi b le) con el Batallón 17 O, se pegó un tiro en la mano para que le manda ran al hospital. Don José el m édico se dio cuenta y le encubrió, su deber era denunciarle pero no lo hizo, se arriesgó a que les fusilara n a los Propaganda republicana )lamando a la fortificación de los frentes (EL PAIS 7936-1931 La Guerra de España Fascículo 4, p. 59)

11

"Otro que se disparó para que le manda ran al hospital fue Antonio Terán, se pegó un tiro en el pie, luego se ponía un ga rbanzo en la herida para que no curara, para prolonga r la estancia en casa y que no le mandaran al fre nte, cada día lo tenía peor... " (testi mo ni o 3.28). Las técn icas de auto lesión no siempre eran las mismas, tenemos testimonios de que también se usaban otras más rudimenta rias y no tan efectivas:

"Estando en el frente de Espinosa de Bricia (Valderred ible) algunos se tiraba n desde el tejado de una paridera (caba ña) para romperse el brazo y que les bajaran a Va ldecilla, pero al caer encogían instintivamente el brazo y no se le rompían, recuerdo ver el espectáculo" (testim o nio 3.29).


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

1

101

"Me acuerdo que había uno venga a tirar unas piedras al aire y poner la cabeza debajo intentando que le dieran, como si fuera un futbolista con el balón. Entonces uno que lo estaba viendo dijo que le iba a ayudar y le pegó una pedrada que le dejó seco, pensábamos que le había matado, si que fue para el hospital, si... (testimonio 3 .30). 11

A lo largo de la guerra se siguieron realizando movilizaciones,

a fortificar, a Limpias, Ampuero, Marrón, Udalla, Rasines ... Los 78 años los cumplí al/~ fortificando. En la iglesia de Rasines nos quedábamos a dormir, un mando cogió los santos y los puso del revés, los dio la vuelta y los dejó de espaldas, no está bien pero fue un detalle que no se me olvida, por lo menos se salvaron ... Por allí estuvimos haciendo trincheras, nidos de ametralladoras, luego no se usaron, fue una desbandada" (testimonio 3.31 ).

y a última hora se hizo una leva que dejó prácticamente sin gente los talleres de la "Orconera" en Solía, pues se llevaron a los mayores de 16 años y hasta una edad indefinida. A estos movilizados de última hora no les llevaron al frente de combate, sino a fortificar a la zona del Asón, probablemente fuera ya en julio de 1937, tras la caída de Bilbao y poco antes de la ofensiva sobre Santander, cuando ésta

"Mi padre trabajó 40 años en la "Orconera ", iba todos los días andando desde Riosapero. A todos los de Solía les llevaron a fortifica1; la mina estuvo parada. A mi padre le llevaron a Limpias, después vinieron de retroceso a la SAM de Renedo, allí cayeron unas bombas y le hirieron algo, desde Renedo se vino para casa" (testimonio 3.32).

ya se veía venir: 11

"Yo era de la quinta del 40, pero hicieron una leva y me llevaron con 77 años, iban desde los 76 hasta más de 50, a mi padre también le llamaron del Ayuntamiento, pero les sacó Zubía (el alcalde Dionisia Zubía), a él y a Joaquín Haya, ya eran mayores y Zubía les mandó para casa. A los demás nos llevaron

Trincheras republicanas en el Pico Betayo (Castro Urdiales), aspecto actual.


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOST O DE 1937

102

LA

REVOLUCIÓN SOCIAL: INCAU·

establ ec ido. En algunos lugares hu bo

TACIONES DE EMPRESAS Y PRO·

ex peri encias inéditas de co lectiviza-

PIEDADES.

c ión de empresas o ti erras, abo li ción de la prop iedad pri vada y el dinero,

Desde el punto de vi sta hi stó-

etc. .. prin cipalmente en las zo nas de

rico, un o de los aspectos más intere-

predomini o anarqui sta. Po r el co n-

sa ntes de la Guerra Civ il fue la revo-

trario algun as de las fuerzas po líti cas

lu ció n soc ial. El estallido de la guerra

del Frente Popul ar, prin cipa lmente el

y la di visión de España en dos mita-

PCE, defendi ero n desde el prin cipio

des fu e seguido, en la zo na repu bli-

que la pri ori dad en esos mo mentos

ca na, de una situ ac ió n revo lu c iona-

no era hacer la revo lu ción sino ga nar

ri a que tu vo ca racterísti cas dife rentes

la guerra, lo qu e provocó se ri os

según el predomini o de las fuerzas

enfrentami entos intern os entre las

po líticas en cada regió n. Además de

fuerz as de izq uierdas.

las esce nas de quema de igles ias y co nventos, profusamente d ivul gadas

En el enc lave rep ub li ca no

despu és po r el franqui smo, la revo lu-

del norte la revo lu ción soc ial fue

c ió n

ex perim entada

en

algun as

zo nas de la Espa ña repu bli ca na fue mucho más all á y no se quedó só lo en los actos de rechazo al o rd en

Famosa foto de Robert Capa: soldados republicanos saludan puño en alto al salir de Barcelona en tren camino del frente (EL PAÍS: 1936-1939. La Guerra de España Fascículo 3. p 44)


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

103 1

mucho más comed id a que en otras

cual se enco ntraba el frente de

regiones como Aragón, Cata lu ña o

Burgos. Diversos testimonios recuer-

Valencia, debido sob re todo al pre-

dan que los trenes ca rgados de so l-

dominio soc iali sta en Ca ntabria y

dados subían por el valle a gra n

Asturias co n excepc ión de Gijón,

velocidad y sin parar en las estac io-

feudo de la CNT. Por su parte en

nes, para impedir posibles deserc io-

Vizcaya y Guipúzcoa los nac ionali s-

nes, y pitando constantemente para

tas vascos mantuvieron intacto el

avisar de su paso. En la tarde del 1 7

orden soc ial y la práctica reli giosa,

de novi embre de 1936 uno de estos

caso único en toda la España repu-

trenes sufrió un grave accidente en

bli ca na. En el País Vasco y Ca ntab ria

las inmediaciones de la estación de

no se efectuaro n exprop iac ion es,

Castañeda, al chocar con un ca rro

aunqu e las autorid ades se incautaron

ca rgado de eucaliptos qu e se había

de las emp resas más importantes y

quedado atascado en la vía. Como

estratégicas, así como todos los ban-

co nsec uenc ia del mismo fallecieron

cos y algu nas propiedades. Pero

al menos dos soldados y hubo otros

estas ini ciativas se debieron más a la

heridos de graved ad, quedando la

situ ac ión de guerra que a un ánimo

vía cortada durante varios días hasta

verdaderamente revo lu cio nar io con

que se pudo restablecer la circu-

intención de transfo rmar la soc iedad,

lac ión4.

y de hec ho el Gobierno de Euzkadi, que realizó algun as de estas inca uta-

En cuanto a la empresa mine-

ciones, era decididamente co nserva-

ra "Orconera", qu e no era española

do r en el terreno soc ial.

sino británica, no sabemos si fue incautada por las autoridades repu-

En lo que atañe al Vall e de

blican as, pero sí qu e las minas estu-

Villaescusa, una de las principales

vieron funcionando co n relativa nor-

emp resas in ca utadas por las autori-

malidad hasta el verano de 1937,

dades republi ca nas de Santander fue

tras la caída de Bilbao en poder de

la compañía del ferroca rril Astillero -

los nacion ales, cuando se hizo la

O ntaneda. Esta línea tenía una gran

última leva que obligó a su paraliza-

importa ncia estratégica, pues permi-

ción por falta de person al. Por lo

tía la comuni cac ió n de la capital provincial co n Ontaneda, al pi e del Puerto del Escudo, al otro lado del

VEG;\ HORMAEO-jEA, Pedro (de la); y GONZALEZ OBREGON, Julián: El ferrocarril del Astillero a Ontaneda. Pp. 222-223.

4


1

· ESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

demás el bloqu eo naval de la costa

te que nos haya podi do exp li ca r más

ca ntábri ca impedía la exportac ión

sobre este asunto, las úni cas refere n-

del mineral de hi erro extraído, que

c ias son contradi cto ri as sobre lo que

se fue ac umul ando fo rm ando un as

pasó co n la fáb ri ca durante la guerra:

pil as inmensas. En realid ad, en Vill aescusa la úni ca ini ciativa " revo lu c io nari a" de la que tenemos noti cia fu e el intento de inca utac ió n de la empresa láctea Granj a " El Henar" de La Co ncha por parte de sus trabajado res afi 1iados a la CNT. En rea lid ad, la impl antac ió n del sindi ca to anarqui sta en el muni c ipio era muy rec iente, y el alca lde y diri gente soc iali sta loca l Di o ni sia

"Yo entré a trabajar en la Granja EI Henar a los 14 años en 193 1. A l estallar la guerra enseguida m e llevaron, primero con los rojos y luego con los nacionales, pero después volví colocado, estu ve con los camiones de la leche. Cuando la guerra seguía la fáb rica trabajando, los rojos la trataron bien, hubo allí batallones dos veces, pero no tocaron nada" (testim onio 3.33). 11

11

1

Zubía no cesa ba de ac usa r a los nuevos afili ados cenetistas de ser enemigos del rég imen republi ca no y de la clase trabajado ra. En enero de 1937 la Agrup ac ió n Soc iali sta de

11

Entré a trabajar en la Gra nja EI Henar" en e l año 49, cuando la guerra estuvo cerrada, la robaron entera" (testi moni o 3.34). 11

Vill aescusa convocó un a reunió n de todas las directi vas agrupadas en la Casa del Puebl o de Li año para debatir este as unto y co nsultar a la

Sabemos que en la Gra nja trabajó un técn ico alemán que se

Federa c ió n

reco rd ado por vari os info rm antes; y

Soc ial ista

M o nta ñesa

marchó en vísperas de la guerra,

sobre el estado de las re lac iones co n

tambi én un vasco que desp ués fue

la CNT, evidenc iando una gran preo-

fu sil ado

cupac ió n por la ini c iativa anarqui sta

Eu staqui o Tell ec hea Luj ambio. La

en la Granj a " El H enar" (Agrupac ión

fa mili a Tell ec hea se establ ec ió en

po r

los

nac io nales,

Soc iali sta, actas de 28 y 3 1 de enero

Vill anueva unos años antes de la

de 1937; véase el texto completo de

guerra, cuando Eustaquio vino a tra-

la

A péndi ce

baja r a la Granj a, eran de Hern ani

D oc umental, doc um ento XI ). N o

(G uipúzcoa), y la mujer es record ada

hemos enco ntrado ningún info rm an-

po rqu e era mu y di vertid a, cuando

seg und a

en

el


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA G UERRA HASTA AGOSTO DE

1937

105

Granja "El Henar" de La Concha. cuya incautación por la CNT fue denunciada por los socialistas locales en enero de 1937 (Casado Cimiano. Pedro Siglo y medio de historia de la indus/1/a lechera de Cantabria. P 24) ll egaba al lavadero empezaba a co n-

Tras

la

entrada

de

los

tar chi stes y ocurrencias, las demás

nacionales Eu staquio Tell ec hea fu e

mujeres no podían lavar de la risa .. .

detenido, al parecer cuando trataba

A él algunos vec inos le recuerdan

de volverse al País Vasco; por lo visto

como jefe de la fábr ica, pero sabe-

en los informes del Ayuntamiento se

mos que también fue elegido presi-

advertía que no le dej aran habl ar en

dente de la Agrupación Socialista de

el jui cio, pues era tan buen orador

Villaescusa en agosto de 1936, debía

que convencería al tribunal ; el caso

ser un a persona bastante cua lifi cada

es qu e le fu sil aron en Ciriego el 6 de

y noto ri a:

mayo de 1940 :

"De Telechea se oía hablar mucho, era como el mandam ás, la gente de derechas hablaba mal de él, le echaba n la culpa de las cosas: "Eso es cosa de Telechea " - se oía decir" (testimonio 3.35).

"Uno de Bilbao que montó la Granja "El Henar", Te lechea se llamaba, era el jefe de la Granja, después alguien le vio cuando se escapaba para Bilbao, le mandaron apearse, le llevaron y le fusilaron " (testimonio 3.36).


'

E'.L IN CIO Y' OESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

106

En Vill aescu sa, además de las

bl e. Todo parece indi ca r qu e, más

comentadas, se die-

qu e un proyecto de co lectivizac ión

ron algunos pasos para desa rroll ar el

de la propi edad, lo que se buscaba

inca utac io nes

Dec reto de 7 de octubre de 1936 del

con esas incautac iones era casti ga r a

mini stro comunista Uribe, referido

los vec inos considerados enemi gos,

no a la co lectivizac ió n de ti erras,

por ell o desarro ll amos este tema en

sino a la expropiació n sin indemni-

el capítulo sigui ente, dedicado a la

zac ió n de fin cas de propi etari os

repres ión repu bli ca na. N o obstante

desa fectos al régimen republica no.

citamos algunos testim onios relati-

Para tal fin se preveía la constitu c ión

vos a la in ca utac ió n de la casa y

de unas juntas califica doras, muni ci-

fin ca del médi co de Vill anueva,

pales o provinc ial es, qu e debían

Modesto Ll orente Ayestarán, que se

envi ar al Instituto de Reform a Agrari a

había escapado por el monte a la

la relac ió n nominal de evadidos o

zona nac ion al de Burgos:

in surrectos.

Sabemos qu e en la

bre de 193 6), y qu e el denominado

"La casa de don Modesto Llorente la inca utaron para hacer las re uniones del Frente Popula0 allí también íbam os los críos a escuchar la radio, oíam os las canciones del Frente Popular. Primero éra m os "pioneros", después con los otros del Frente de ju ventudes " (testimo-

Comité Agríco la Loca l pres idido por

nio 3.37) .

Ag rupac ión Soc iali sta de Vill aesc usa se rec ibió un a comuni cac ió n del Frente Popul ar para nombrar representantes de una junta ca lificadora de tod os los propi etari os considerados desafectos al régimen (Agrupac ión Soc iali sta, acta de 4 de novi em-

el alcalde Di oni sia Zu bía se diri gió a algunos propi etari os requiriéndo les un a relac ión deta ll ada de sus fin cas y ganados (véase dos req uerimi entos en el Apé nd ice Documenta l, doc umento X). Lo que ya no sabemos es si las in ca utac io nes de fin cas y ga nados rea li zadas en el muni c ipi o se hi c iero n sigui endo el proced imi ento establ ec ido en el decreto o bien " por la v ía ráp ida", que es lo más proba-

"Se reunían en casa de don Modesto, por la noche tenían unas fiestas .. . Allí se emborrachaban y dormían todos juntos, también había mujeres metidas al/~ aquello era un desastre, de cada casa el mejor. .. Pedían comida por las casas para hacer esas fiestas, se llevaban los coches incautados ... " (testimonio 3.38).


"'1PI11 '-

n

EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO D f:J 19"3

107

FRANCIA

Menorca

o

"

Palma de Mallorca

lhiza

Las Dos Españas; Marzo de 1937

Tras la caída de Bilbao en

centraron en los que se distinguieron

de

a

políticamente o como católicos sig-

Cantabria de casi 200.000 refugia-

nificados, con independencia de su

dos vascos, las principales casas y

situación

fincas incautadas en el valle fueron

También se hicieron algunas requisas

destinadas a albergar a estos refugia-

y se controló la producción y distri-

dos: la de Marcial Solana en La

bución de alimentos, estableciéndo-

Concha (Finca Rosequillo), la de los

se un severo racionamiento:

junio

1937

y

la

llegada

social

o

económica.

Ruices en Villanueva, el convento de las Trinitarias también en Villanueva,

o no eran sospechosos fueron respe-

No dejaban llevar cosas a Santander para vender, lo requisaban y lo llevaban al Ayuntamiento. A Luisa le quitaron el carro y les echó una maldición : 0jalá se esboque y se caiga todo". Y se cumplió, la caballería se desbocó y se cayó el carro con todo ".

tadas, normalmente las represalias se

(testimonio 3.39).

etc. .. aunque en realidad la mayoría de los refugiados se alojaron en casas particulares que les acogieron voluntariamente. En general las propiedades de quienes no se comprometieron con la sublevación militar

11

11


E".L INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937

108

Registraban a los que subían al tren, Pena llevaba huevos y le dijeron que no los podía llevar a Santander, se los iban a quitar pero él se adelantó y los reventó todos antes de que se los cogieran (testi-

deo de Santander por la aviación ale-

monio 3.40).

vuelos de reconocimiento. Pasado el

11

11

mana el 27 de diciembre de 1936. Aquel día era domingo, hacía muy buen tiempo y todavía no se había producido ningún bombardeo en el entorno de Santander, sólo algunos mediodía, 18 aviones "Junkers" y

En Villanueva estaba el abasto, era un economato, lo llevaba Modesto Vega. Traían un pan blanco como la nieve, decían que era el trigo ruso, daban 700 o 200 gramos por persona. El último día lo saquearon en la desbandada republicana " (testimonio 3.41 ). 11

"Heinkel" aparecieron súbitamente sobre La Maruca y dejaron caer sus bombas sobre el Barrio Obrero y otros puntos de la capital , causando 65 muertos y media docena de heridos graves que fallecieron posteriormente. Muchos informantes recuerdan haber visto pasar a los aviones que

acababan

de

bombardear

OTRAS INCIDEN·

Santander y volvían hacia Burgos, y

CIAS DE AVIACIÓN RECORDADAS

todos los que dicen su número coin-

EN EL VALLE.

ciden en que fueron 18. El bombar-

COMBATES Y

deo se presenció desde algunas Desde el punto de vista de la

zonas elevadas de Villaescusa, se

memoria histórica, al hablar de la

escuchó en todo el valle e incluso

guerra son muchos los recuerdos

algunos informantes lo oyeron desde

sobre incidencias de aviac ión, las

Ontaneda:

cua les apenas tuvieron trascendencia en Villaescusa, aunque sí en los alrededores. En aquella época no era tan frecu ente ver volar aviones, y desde el estallido de la guerra se prodi garon los vuelos, sobre todo en el año 3 7. A veces no es fáci 1 situar eronológicamente los episodios que nos han relatado, pero el primero fue casi con toda seguridad el bombar-

EI día que bombardearon Santander mi padre estaba al/~ había ido al especialista porque estaba enfermo del pulmón, le llevó }esusón en el taxi. Me acuerdo que desde Villanueva se sintió el bombardeo de Santander, que jaleo allí con aquellos aviones alemanes, run-run-run, en casa que lloros, 11

11

11


')

1

'

.

1

EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOST0 DÉ'193"7

109

estaban bombardeando Santander y mi padre estaba allí... Afortunadamente no le pasó nada" (testimonio 3.42. Esa jornada fue la más sangrienta de toda la guerra en Cantabria pues, a continuación del bombardeo, masas enfurecidas que clamaban venga nza

asaltaron

el

barco-prisión

"Alfonso Pérez" y ejecutaron a unos

160 prisioneros derechistas encerrados en sus bodegas. Entre los asesinados estaba el esco lapio Alfredo Parte Saiz, que al estallar la guerra había sido expulsado con sus compañeros del colegio de Villacarriedo y se había refugiado en casa de unos parientes

Búsqueda de posibles supervivientes entre los escombros tras los bombardeos de la aviación nacional sobre Madrid (EL PAÍS: 1936-1937 La Guerra de España. Fascículo 5, p. 71 ).

en La Concha; allí fue detenido el 18 de noviembre de 1936, siendo encar-

mano a buscarle para darle su mere-

celado en el barco, donde murió en

cido; sin duda era una mujer de armas

aquella masacre.

tomar. Hubo algún otro que también 1

salió a buscar al 'faccioso": Otra

incidencia

aérea

recordada por varios testigos es el combate de cazas nacionales y republicanos que se desarrolló sobre Liaño y Parbayón, en el cual un avión ruso fue derribado y cayó en El Tojo,

a la parte de allá del Pozón de la Dolores en la finca del Medio El 11

11

1

piloto, que era republicano, se salvó saltando en paracaídas, pero al parecer una mujer de Parbayón creyó que era un "faccioso" y subió pistola en

En nuestra casa de Villanueva estaba el mando de los rojos como si fuera la comandancia estuvimos viendo el combate de los dos cazas y cuando derribaron uno aquel mando salió con dos pistolones y cogió la moto para allá ... Fue en cuenta de que el avión derribado era de los nacionales pero luego volvió con un cabreo tremendo porque era de los suyos (testimonio 3.43). 11

1

1

1

1

1

11


derribado un avión no identifi cado

ligeros, pero también eran más vulnerables, la aviación republicana siempre llevaba la peor parte" (testi-

hacia Carriedo, sucedió justo a la

monio 3.44).

Otro co mbate aé reo tuvo lu ga r sobre el Vall e de Cayón, siendo

un a de la tarde, cuando la sirena de la fábrica de La Penilla daba la hora.

El hec ho de que se produje-

No ten emos mayo res indi cios para

ran tantas inc idencias aé reas sob re la

fechar estos combates, pero proba-

zo na se debía a la ubicación del

blemente tuvieran lugar en la prima-

valle en el entorno de la Bahía de

vera de 1937, o tal vez ya en el vera-

Santander, y más en concreto a la

no, en vísperas de la ofensiva de

proximidad de dos campos de av ia-

agosto, cuando se intensifi ca ron los

ción preparados por los rep ubli ca nos

ataq ues de la av iac ión nac ion al

en la primavera de 1937. Estos cam-

sobre Cantabria.

pos se hi cieron con el objeto de dispersar la escuad rill a republicana de

"Los chava les nos divertíamos viendo los combates de aviación, veíamos pasar las "pavas", los trimotores italianos, las luchas entre los cazas, los 11 Fiat 11 italianos y los 11 moscas 11 rusos. Los cazas rusos m aniobraba n mu y bien, eran muy

Santander, hasta entonces con centrada en el aeródromo de La Albericia y por lo tanto muy vulnerable a los ataques enem igos. Uno de los campos estaba en Pontejos, en una marisma rellena sobre la Ría de Tij era ; el otro en Argom ill a de

Sesquiplano Polikarpov 1-15 soviético. vulgarmente llamado"Chato". tipo que equipó la mayor parte de las escuadrillas republicanas del Norte (Herrera Alonso. Emilio Guerra en el cielo de Cantabria. P. 56).


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE:

1937 111

Cayón, en la vega aluvial del río

Un hombre entonces vecino

Pisueña, entre el pueblo menciona-

del barrio La Ventilla, de Liaño,

do y los de La Encina y La Penilla;

inmediato a las marismas bombar-

además los republicanos hicieron un

deadas,

tercer campo de aviación simulado

estruendo es el primer recuerdo que

nos

co ntó

que

aquel

Sag~ales, entre

guarda en su memoria, tenía enton-

Sobarzo y El Arenal, con el fin de

ces 3 años y se le cayó todo el pelo

confundir a los aviones enemigos.

del susto, los médicos tuvieron que

en

la

llana

de

darle yodo para que le volviera a De los diversos episodios de

crecer, pues le había quedado la

av iación sucedidos sobre el valle, el

cabeza como una bombilla. Otro

más recordado es el bombardeo de

testigo nos dijo que los aviones que

las marismas de la "Orconera" en

dejaron

caer

las

bombas

eran

Solía por la aviación republicana, que

"Stukas" de fabricación soviética

no causó víctimas pero sí un susto

perseguidos por los cazas alemanes,

enorme . Al parecer ese día la escua-

y que en otra ocasión sucedió lo

drilla de La Albericia había partido

mismo

sobre

la

cantera

de

hacia el frente de Burgos para bom-

Peñacastillo. Lo que no podría decir

bardear las posiciones nacionales,

es si los aviones se dirigían a bom-

pero los cazas alemanes les salieron

bardear Burgos o al "Ce rvera" y

al paso. Los pilotos de la República,

demás barcos nacionales que blo-

para poder escapar, se deshicieron de

queaban la costa. Finalmente otros

su pesado cargamento de bombas

informantes que no presenciaron el

arrojándolas sobre las deshabitadas

bombardeo recuerdan haber reco-

marismas de Parbayón y Liaño, con el

nocido años después en la zona los

cons iguiente estruendo en el entorno.

cráteres causados por las bombas.

Desde Villanueva y La Concha se pre-

No hemos podido fechar con preci-

senció el bombardeo y, debido a la

sión este episodio, aunque pensa-

perspectiva y la cercanía, todo el

mos que debió suceder pocos días

mundo pensó que las bombas habían

antes de la entrada de los naciona-

caído

la

les, pues uno de los testigos nos ase-

"Orconera" en Solía, con la consi-

guró que ellos ya estaban refugiados

guiente inquietud hasta que se aclaró

en la Cueva de Momiján, y fue en

lo que había pasado y donde habían

los últimos días cuando la gente

caído realmente las bombas.

acudió masivamente a las cuevas.

sobre

los

talleres

de


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE 1937

1 12

Finalmente tuvi eron

lu ga r

en manos de los nac ional es, sobre

otras dos incidenc ias de aviac ión

todo del norte de Burgos y de la zona

recordadas por algunos de los entre-

pal entin a de Barruelo de Santullán.

vistados en el va ll e, como fueron el

Eran personas que lo había n perdido

bombardeo

de

todo, en muchos casos habían sufri-

Asti ll ero y el cruce de Sarón el 17 de

do la muerte de fam ili ares y ami gos a

agosto de 193 7, y la ca íd a de un

manos de los fa langistas, y en ell os

av ión alemán sobre H eras el 24 de

era norm almente mayor el deseo de

de

la

CAMPSA

septiembre del mismo año. Pero

venganza. Es probable que algunos

ambos episodios los relatamos en los

de estos refugiados castell anos se

capítulos 5 y 6, correspondientes a la

asentaran en Villaescusa pero no nos

ofensiva de agosto de 1937 y al fina l

consta, aunque sí sabemos que hubo

de la guerra respectivamente.

algunos en el vec ino Valle de Cayó n. De los que sí hay numerosos testi-

Los REFUGIADOS VASCOS y LA

monios es de los refugiados vascos,

1937.

pues desde los días previos a la caída

PENURIA DEL VERANO DE

de Bilbao en juni o de 1937 fueron Otro de los recuerd os que

mu c has

decenas

de

mi les

de

permanecen en la memo ri a de todos

refu giados vascos los que llegaron a

los vecinos mayores fue el de los

Cantabria huyendo de los nacionales.

refugiados vascos. En los primeros días de la guerra ya ll egaro n a Cantabria varios mil es de huidos del norte de Casti ll a, que había quedado

Refugiados de guerra espan9les en un pueblo francés próximo a la frontera (EL PAIS: 1936~1939 La Guerra de España. Fascículo 20. p. 307)

11


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

937 11 3

La situ ac ión de Cantabria se agravó enormemente con este aluvión de refugiados de gue rra, con una gran penuria de alimentos debida

al

bloqueo

marítimo

del

Cantábr ico por la flota nacional. Estos refugiados fueron acog idos por la pob lac ión con gran ge neros id ad, y en genera l todos los recuerdos que hemos recogido destacan los lazos de am istad que se crea ron entre los refugiados y quienes les aloj aron, con alguna excepc ión:

En nuestra casa hubo dos refugiadas vascas madre e hija eran de Portugalete, excelentes personas. Mi padre les dijo que estaban en su casa, que no les faltaría todo lo que pudieran darles. Allí estuvieron hasta que se produjo la desbandada hacia Asturias, una mujer vino y les dijo que cómo estaba n todavía a l/~ que todo el mundo se estaba embarca ndo en Santande0 que ya llegaban los nacionales ... Entonces cogieron las cosas nos despidieron corriendo y se fueron, no volvimos a saber nada de ellas 11

1

1

1

11

(testimoni o 3.45).

Nosotros tuvimos en casa tres fa milias vascas, los m aridos estaban en el frente, vinieron una madre con dos hijas, otra madre 11

Arriba: Propaganda del Socorro Rojo Internacional a favor de los refugiados de guerra (EL PAÍS: 19361939 La Guerra de España Fascículo 12. p 181) Abajo Pancartas llamando a la solidaridad de la población con los refugiados evacuados. (EL PAÍS 1936-1939 La Guerra de España Fascículo 21 , p. 324).


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE 1937

114

Aguirre y otras instituciones y organizaciones, principalmente municipales. En nuestro valle hemos recogido un testimonio que señala que el Ayuntamiento de Santurce se trasladó provisionalmente al pueblo de Villanueva:

Palacio de la Puente, en Trucíos (Vizcaya). a donde se retiró el Gobierno Vasco tras la caída de Bilbao en junio de 1937.

con hijas, y un matrimonio mayor. Igual traían dinero, el de Euskadi, pero no servía para nada, no había suministro. Los vascos no dejaron un caracol por las paredes, los limpiaban un poco, los hervían y los comían sin más lavado" (testim. 3.46).

11

"Los refugiados vascos estuvieron en el convento y en casas particulares, donde los Echevarría estuvo el Ayuntamiento de Santurce, estaban allí el alcalde, el secretario, otro que decían que era guardia municipal y se llamaba Hilaría ... Allí tenían el suministro, iba la gente a buscar víveres, es como si tuvieran allí el Ayuntamiento .. . Parecían buena gente, decían que en su pueblo no habían matado a nadie y luego nos enteramos que era verdad, debieron marchar en los últimos barcos que salieron ... (testi-

"Cuando los refugiado5 miraron todas las casas, unos se quedaron en casa de mi abuela, le quemaron todas las vigas del pajar en vez de ir a por leña. Otras refugiadas eran muy buenas, estuvo el Barrio lleno de refugiados" (testimo-

Cantabria miles se soldados vascos

nio 3.47).

pertenecientes

11

monio 3.48). Además de refugiados vascos, también se establecieron en al

denominado

Ejército de Euzkadi, encuadrado en No sólo se establecieron en

el Ejército Popular de la República

Cantabria decenas de miles de refu-

pero bajo el mando del lehendakari

giados, sino que con ellos también

Aguirre, cuyo gobierno se reunió por

vinieron el Gobierno Vasco presidi-

última vez en Trucíos. En Villaescusa

do por el lehendakari José Antonio

no tenemos constancia de la presen-


EL INICIO Y DESARROLLO DE LA GUERRA HASTA AGOSTO DE

1937 11 5

c1a de tropas vascas, pero sí en la

En cambio otras unidades

vecina localidad de La Penilla de

vascas defendieron tenazmente algu-

Cayón, en cuyo campo de fútbol

nas posiciones cántabras y asturia-

acampó un batallón vasco. Este

nas, como el Portillo de Su ano

hecho llamó mucho la atención , no

(Campoo de Suso), o el Alto de la

tanto por la presencia de tropas

Tornería (Llanes). Fueron muchos los

como porque los gudaris (soldados

refugiados vascos y castellanos que

nacionalistas vascos) traían capellán

murieron en Cantabria, tanto comba-

e hicieron allí mismo una misa de

tientes como civiles.

campaña. Sin duda los habitantes del Valle de Cayón se tuvieron que que-

En Villaescusa por ejemplo

dar estupefactos al ver comulgar

Eusebia Alberdi Gallastegui, natural

devotamente a los soldados del

de Yurreta (Vizcaya), 34 años, casada

Ejército Popular de la República,

y con un hijo, refugiada en Liaño y

cuando meses antes los "rojos" habí-

fallecida el 24 de junio de 1937 a

an asesinado a todos los sacerdotes

causa de una bronconeumonía.

del valle menos uno que se escondió, precisamente el cura de La Penilla. Es imposible determinar con exactitud el número de refugiados que hubo en Cantabria en el verano de 1937, aunque no parece exagerada la cifra de 180.00os. Al producirse la ofensiva de los nacionales sobre Santander, en su mayor parte siguieron

su

éxodo

hacia Asturias

o

Francia, o bien fueron apresados, rindiéndose en Santoña batallones enteros de las tropas vascas una vez que cayeron las últimas localidades de Vizcaya bajo su control.

s GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: La Guerra Civil. Capítulo de la obra colectiva Cantabria. De la Prehistoria al Tiempo Presente. Pp. 262-263.


f;;

E-;I;R t S10N REPUBLICANA y LA PERSECUCIÃ&#x201C;N RELIGIOSA


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

1 18

CAPÍTULO 4

grupos de milicianos comenzaron a

LA REPRESIÓN

recorrer los pueblos a bordo de

REPUBLICANA Y LA

coc hes incautados sembra ndo el

PERSECUCIÓN RELIGIOSA

terror entre los derechistas y los católi cos. Su labor teóricamente policial

Desde los primeros días de la

se mezc ló con el entus iasmo revolu-

guerra las autoridades republican as

cionario y el anticl erica li smo más

trataron de neutraliza r a todos los

feroz, co n resultados sa ngrientos y a

posibles simpatizantes de la subl eva-

la larga desastrosos para la ca usa

ció n militar, sobre todo en una

republicana.

región como Ca ntabri a, que electo-

Tribunal Popular de Santander ape-

ralmente siempre se había destacado

nas funcionó,

como un feudo de las derechas.

Repúbli ca quedó en manos de los

Cientos de personas fueron pronto

dirigentes loca les y de cuadrillas de

detenidas y encarce ladas por resultar

incontro lados, y el balance de 13

Mientras

tanto

la justicia de

el la

sospec hosas de apoyar el alzami en-

meses de represión republicana en

to, la Pri sión Provincial se quedó

Ca ntabri a fue de unos 800 muertos y

pequeña y se habilitó el barco

343 desaparecidos1.

"A lfon so Pérez" como cá rce l flotante. Pero la repres ión se descontroló desde el primer momento, ya que

GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: La Guerra Civil. Capítulo en la obra colectiva Cantabria. De la Prehistoria al Tiempo Presente. P. 263.

1

Ermita de Jesús del Monte (Praves. Hazas de Cesto), despoblado donde se prodigaron los "paseos" nocturnos durante los 13 meses de dominio republicano; decenas de personas fueron asesinadas en este lugar ~

.. ~,~

1"" .--

'

j]


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

119 1

Las víctimas más habituales

Montesclaros, e incluso fue fusilada

de la represión republicana fueron

la talla de la Virgen, patrona de la

los sacerdotes y demás miembros del

Merindad de CampooJ. Por el con-

clero, los afiliados a los partidos de

trario en otros municipios como los

(CEDA,

derecha

Falange

y

campurrianos

de

Campoo

Campoo de

Suso

de

Comunión Tradicionalista), los mili-

Enmedio,

y

tares y miembros de las fuerzas de

Campoo de Yuso, los propios tribu-

orden público sospechosos de desle-

nales franquistas de la posguerra

altad a la República, y los miembros

reconocieron que las autoridades

de una asociación de gran implanta-

republicanas locales tuvieron una

ción , Acción Cató li ca y su rama la

actitud moderada y de protección

Juventud Católica . En menor medida

hacia las personas de derechas4. Por

también fueron asesinadas personas

último en algunos municipios ni tan

distinguidas en los medios rurales,

siquiera se practicaron detenciones,

tales como médicos, farmacéuticos,

como en Entrambasaguass.

secretarios de ayuntamiento, etc. .. En todo caso la represión republica-

LA REPRESIÓN REPUBLICANA

na fue muy desigual, dependiendo

EN VILLAESCUSA: ASESINATOS

normalmente del radio de acción de

Y ATENTADOS FALLIDOS.

determinados grupos y del talante del comité o Frente Popular de cada

En el Valle de Villaescusa

localidad. Además de Santander

fueron 5 los vecinos asesinados

(199 muertos), los municipios de la

durante los 13 meses de dominio

región donde hubo mayor número

republicano . El primero de ell os el

de víctimas como consecuencia de

farmacéutico José María Fernández

la

fueron

de la Reguera, abatido a tiros a la

Reinosa (70 muertos), Los Corrales

puerta de su casa de La Concha el 25

de Buelna (62 muertos) y Torrelavega

de julio de 1936, y al que ya nos

represión

republicana

(51 muertos)2. En algunos municipios rurales de menor entidad el número de víctimas fue proporcionalmente mucho

más

elevado,

como

en

Valdeprado del Río (18 muertos), donde asesinaron a todos los frailes dominicos

del

santuario

de

2 3

GUTl~RREZ FLORES, Jesús: op cit, p. 263. GUTIERREZ FLORES, Jesús: Guerra civil en

una comarca de Cantabria: Campoo. Análisis de la represión republicana y de la represión franquista. Pp. 224-225 y 387. 4 GUTIERREZ FLORES, Jesús: op cit, pp. 232, 238 Y, 243.

s ARRARAS IRIBARREN, Joaquín: Historia de

la Cruzada Española. Volumen V, p. 620.


REPRESIÓN-REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

120

hemos referido en el capítulo anterior, por lo que no vamos a repetir aquí lo relatado. A partir de este asesinato el terror se apoderó de casi todos los derechistas y católicos del valle, a lo cual contribuyó la presencia de numerosos milicianos armados que, a bordo de vehículos incautados, recorrían los pueblos amenazadoramente. Las 4 víctimas restantes de la represión republicana en Villaescusa fueron otros tantos vecinos de Liaño, asesinados en distintas circunstancias que detallamos a continuación.

El segundo fue Manuel Liaño Sierra, de 44 años, que había sido jefe de estación en Liaño y se había

Manuel Liaño Sierra. ex jefe de estación de Liaño y miembro de la CEDA, detenido y asesinado en un descampado próximo a Liencres el 11 de octubre de 1936 (gentileza de su hija Encarnación Liaño Agudo).

significado como miembro de la CEDA y persona de sólidas convic-

duos que venían preguntando por él

ciones religiosas; con motivo de un

le detuvieron en Liaño y se le lleva-

episodio de anticlericalismo durante

ron con el pretexto de prestar decla-

la República, estuvo haciendo guar-

ración. Días después se supo que

las

había sido asesinado a tiros y que-

Trinitarias de Santander ante el temor

dia

frente

al

convento

de

mado cerca de Liencres la misma

de que fuera incendiado. No era

noche de su detención por unos pis-

periodista, pero también se había

toleros de Camargo, falleció el día 11

distinguido como corresponsal del periódico

católico

"El

Diario

hacia las 23 horas a consecuencia de disparos de arma de fuego6.

Montañés " y gran aficionado al deporte de los bolos, firmando las crónicas balísticas en dicho diario con el seudónimo de "Emboque". El 11 de octubre de 1936 dos indivi-

ARRARÁS IRIBARREN, Joaquín: op cit, volumen V, p. 618. Y LAMA RUIZ-ESCAJADILLO, Fernando (de la): op cit, p. 206.

6


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN

RE~IGIOSA 121

anteriormente había estado de párro-

Yo entonces era un crío, tendría 74 años, pero iba mucho con don Anselmo, le traté mucho. Era un hombre muy desprendido, lo daba todo, no comía por dárselo a los pobres. A los pocos días de empezar la guerra le acompañé a misa a la capilla de Las Encinas, debió ser la última misa que se hizo, a la vuelta nos dieron el alto unos milicianos desconocidos nos dejaron ir diciendo que iban a disparar, que no miráramos para atrás ... Entonces don Anselmo se escondió, cogió miedo porque le insultaban y perseguían: "Carca, te vamos a matar... Le acogieron en casa de César Agudo con todas las consecuencias tenían una pared mediana entre la casa y el tascón (pajar) un hueco cubierto, aunque registraron la casa no le encontraron. Al final decidió entregarse al alcalde, Dionisia Zubía, que le diera garantías, pero no sirvieron ...

co en La Hermida, y llevaba al frente

(Testimonio 4.2).

En concreto el lugar del

cri-

men fue un despoblado llamado Campolagua , situado en la carretera que une Mortera con Liencres, más cerca de este último pueblo, aunque algunos informadores nos dijeron erróneamente que fue en Peñas Negras, lugar habitual de "paseos" en

el

entorno de

la

Bahía de

Santander. 11

Manolo Liaño había sido jefe de la estación vivía muy cerca mío cuando le detuvieron yo estaba con él tenía que llevar un burro con verde y Manolo '' me acompañó. Entonces llegaron dos fulanos y se le llevaron para hacer una declaración, no se donde le mataron" 11

1

1

1

11

(testimonio 4.1 ). Dos semanas más tarde se produjo el asesinato del cura de Liaño, don Anselmo de la Torre Fuertes, de 35 años. Natural de un pueblo de León próximo a Veguellina de Órbigo,

11

1

11

1

1

11

de la parroquia de Liaño desde El

diciembre de 1934. En año y medio ya

26

de

octubre

don

se había distinguido por fundar las

Anselmo fue sacado de su casa al

juventudes de Acción Católica y cate-

atardecer

quizar los barrios más apartados del

Ayuntamiento, apareciendo

pueblo, todos los informantes coinci-

mañana siguiente su cadáver quema-

den en alabar a este sacerdote:

do en

y

conducido

al a la

la carretera de Zurita a


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

122 1

1

1

Torrelavega1. Como en el caso de

ejecución de mu chas person as. Sin

Manuel Liaño, la mayor parte de los

embargo algunos vivieron para con-

inform antes también señala Peñas

tarlo al interceder por ell os algú n

Negras como el luga r del crimen, sin

conocido:

duda es la siniestra fama de este luga r la que da pie a estas confusiones. Huelga decir que otros sacerdotes de la zona estuvi eron a punto de correr la misma suerte que don Anselmo, como el párroco de Obregón, que se salvó grac ias a que ya vestía de paisano y a que los vecinos del pueblo le encubrieron despistando a los que venían en su busca:

"Al empezar la guerra, don Luis se quitó la sotana y vestía de paisano, con una gabardina, pero seguía aquí en Obregón . Un día llegó un coche, venían preguntando por el cura, pararon donde el bar y preguntaron a un grupo que estaba allí, entre ellos Lucilo. Podían haberle denun ciado, lo tenían fácil, pero le encubrieron, les dijeron que el cura ya no estaba en el pueblo, que se había escapado hacía tiempo, y el coche se marchó. Si no le limpian ... " (testimonio 4.3). La llegada de un coc he, en una época en la que c ircul aba n muy pocos automóviles, y el requerimiento para prestar una declaración, fueron en muchos casos el prólogo a la

"El que estuvo a punto de morir varias veces fue mi cuñado Rodrigo Barquín. Estaba un día en Guarnizo, trabajando en un prao, cuando llegaron a buscarle en un coche los del Frente Popular de Renedo, que tenía que ir con ellos a prestar declaración. Fue a casa a cambiarse y subió al coche, resulta que el chófer le conocía, era de Guarnizo. En el cruce de la estación de Guarnizo, donde estuvo muchos años e l surtidor, había una guardia o control, habían colocado un confesionario de la iglesia como garita. Allí se subió al coche uno de Guarnizo que tenía la novia en Renedo y quería ir a verla, pero el coche tomó otra dirección, subió la Cuesta de la Morcilla y fueron por Escobedo al Alto de Peñas Negras. Allí le dijeron a Rodrigo que rezara, que le iban a dar el "paseo", pero el chófer y el de la novia, que también le conocía, estuvieron discutiendo con los otros para que no le mataran, intercedieron por él.

~ ARRARÁS IRIBARREN, Joaquín: op cit,

olurnen V, p. 618. Y LAMA RUIZ ESCAJADlLLO, Fernando (de la): op cit, pp. 191-1 92.


.

REPRESION REPUBLICANA Y PERSECUCI

óN

. )

RELICIOSA

123

Siguieron camino por Puente Arce y en Oruña volvieron a parar, ahora le querían tirar por la presa del molino, otra discusión y de nuevo le salvaron los dos de Guarnizo. Finalmente llegaron a Renedo, y allí le encerraron en el Frente Popular, los que le había defendido se fueron , uno a ver a la novia y el otro con el coche, parecía que ahora sí le había llegado la hora, y Rodrigo no dejaba de rezar a Santa Rita, abogada de los imposibles. Y otra vez se salvó, apareció por allí uno que durante años se dedicó a la venta ambulante con un burro, todas las semanas pasaba por Solía y Guarnizo, y Rodrigo le conocía porque paraba enfrente de casa, alguna vez habían tomado un vino juntos ... El caso es que este hombre ahora era alguien en el Frente Popular y le sacó de allí: ordenó que le liberaran y le llevaran en coche a su casa, y que no le pasara nada, y gracias a eso pudo contarlo" (testimonio 4.4).

éstos vivían junto a la estación del ferrocarril

Santander-Bilbao

y

alguien le reconoció desde el tren y le denunció. Le llevaron detenido al Ayuntamiento de Güeñes, desde allí le mandaron de nuevo a Santander y le encerraron en el barco-prisión "Alfonso Pérez", en la bodega número 2, donde sobrevivió a la trágica jornada del 27 de diciembre de 1936. Cuando empezó la matanza los presos que iban saliendo a cubierta recibían un tiro, pero en el momento de subir las escaleras y asomar arriba, Barquín recibió una patada en la cara, probablemente de alguien que le reconoció, y cayó de nuevo a la bodega, donde quedó tendido inconsciente. Gracias a esa patada "amiga" Barquín salvó la vida y no engrosó la lista de los muertos. Al

poco tiempo

unos

parientes

nacionalistas vascos consiguieron sacarle del barco y le llevaron a Vizcaya, donde estuvo haciendo fortificaciones en el famoso "Cinturón de Hierro", ideado para defender Bilbao del ataque de los nacionales,

No se terminó ahí la odisea

aunque luego no sirvió de nada.

de Rodrigo Barquín , vecino del Bº La

Estando allí Barquín consiguió esca-

Frontera, limítrofe entre Liaño y

parse por los montes y llegar a

Guarnizo.

Valmaseda, donde puso visitar a su

Después del episodio

relatado, Barquín se escondió en

hijo José Luis, misionero del Corazón

casa de unos parientes en La Cuadra

de María, que estaba gravemente

(Vizcaya), con tal mala suerte que

enfermo de meningitis y falleció al


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

124

poco tiempo. Otro fraile que le

ración que aprovecharon las circuns-

acompañó en sus últimas horas ase-

tancias para deshacerse de otros por

guró posteriormente a la familia que

los motivos más diversos: envidias,

José Luis estaba muy preocupado por

desengaños

la persecución que sufrían los reli-

comercial , deudas pendientes, etc ...

amorosos,

rivalidad

giosos en la España republicana

Una denuncia era suficiente para

-Vizcaya era una excepción- y que

poner a alguien en la diana de la

había pedido a Dios que se le lleva-

represión, y fueron muchas las vícti-

ra a él, pero que no le pasara nada a

mas de esas venganzas.

su familia, como así sucedió ... " Yo supe que estaba amenaSi nos hemos extendido tanto

zado porque me vino a avisar un

relatando las peripecias que sufrió

vecino que era del Frente Popular y

Rodrigo Barquín es porque ponen de

asistía a las reuniones del Comité de

manifiesto

Cuarnizo, que se hacían en la Casa

las

penalidades

que

sufrieron algunas personas víctimas

de la Generala. Este vecino me

de la persecución republicana en

advirtió de que en la última reunión

aque ll os 13 meses. Circunstancias

habían estado hablando de mi, que

similares vivirían otras personas a

si yo era un fascista, que sería el

partir de la entrada de los naciona-

próximo .. . Entonces hablamos con

les, sólo que en este caso el terror se

mi cuñado, que había sido republi-

prolongó durante 40 largos años. En

cano, para ver si podía hacer algo,

el Valle de Villaescusa, como en los

pero para entonces los republicanos

entornos rurales de toda España, los

ya no pintaban nada. Me aconseja-

lazos de familiaridad y vecindad ate-

ron que lo mejor es que me fuera a

nuaron en muchos casos la represión

otro sitio, fue justo cuando llamaron

de ambos bandos, existiendo nume-

a mi quinta y me marché, nos man-

rosos ejemplos de complicidad entre

daron a la zona de Reinosa y luego

personas de ideologías opuestas que,

a Valderredible 11 (testimonio 4.5).

a la hora de la verdad, antepusieron La cuarta víctima mortal de

la humanidad y la amistad y se arriesgaron para salvar otras vidas.

la

represión

Por el contrario también hubo casos

Villaescusa

en los que sucedió lo contrario, per-

Fernández, de 28 años, natural de

sonas que no merecen esa conside-

Guarnizo y casado en Liaño. Aunque

fue

republicana Ricardo

en

Gómez


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN REL1GIOSA

'125

cia con el Ayuntamiento. El alcalde Dionisia Zubía se presentó allí y obligó a varios de los jóvenes presentes a velar al difunto toda la noche en el cementerio de Liaño: " Ricardo (Gómez Fernández) trabajaba en Solía con mi padre; cuando le mandaron la nota para que se presentara en el

Paraje de La Cotería, entre Villanueva y La Concha, donde fue asesinado Ricardo Gómez Fernández el 1 de enero de 1937 cuando regresaba del Ayuntamiento

Ayuntamiento mi padre le aconsejó que no fuera, que corría peligro. Él dijo que cómo no iba a presentarse, que no podía dejar de hacerlo, y

algunas fuentes señalan que era

fue. Nada más salir del

miembro de la cooperativa SAM, de

Ayuntamiento le mataron, bajaba

orientación sindical católica, los tes-

por La Cotería y allí le mataron ... "

timonios orales recogidos indican

(testimonio 4.6).

que trabajaba en Solía y, en algunos casos, atribuyen su muerte a que su

" Los que mataron a Ricardo

cuñado era sacerdote . Al parecer el 1

Cómez rondaban por el

de en ero de 1937, día de Año

Ayuntamiento, les vi allí justo antes

Nuevo, en aquella ocasión no fue

del asesinato. Después me fui a

festivo, y Ricardo Gómez fue llama-

Villanueva y se oyeron los tiros, le

do al Ayuntamiento, pero una vez

habían matado en La Cotería, a la

allí

entrada de la Granja 11EI Henar" .

le

mandaron

volver

al

día

siguiente . Ya estaba anocheciendo,

Cuando vino 11Nisio 11 Zubía nos

eran las 6 de la tarde aproximada-

mandó ir a velarle al cementerio,

mente, y cuando Ricardo bajaba por

por la noche vino el hermano del

la carretera hacia Solía, a la altura de

muerto y se encaró con 11Nisio 11 :

La Cotería 3 individuos le dispararon

"Hijo de puta, le habéis matado

por la espalda causándole la muerte.

vosotros ... 11 (testimonio 4.7).

Muchos de los testimonios señalan que los pistoleros eran conocidos en

La quinta y última víctima de

el valle y que actuaron en conniven-

la represión republicana en el valle


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIG IOSA

126

fu e un joven del Bº La Cotera de

en el Registro Civil de Vill aescusa,

Li año, Cec ili a Ga rcía A rce, de 21 o

pero es record ada perfectamente po r

22 años. Al parecer "C ilio" se encon-

numerosos info rm antes . Le habían

traba arando co n la pareja mu y cerca

tirado al agua, fue mu cha gente a

de su casa y fue ases inado por un

verlo y se produj eron muestras abso-

vec in o al qu e ta mbi én se atribu ye su

lutam ente irres petu osas hac ia el

parti cipac ión en el crimen anteri o r.

difunto: "H a ca ído un pez, ha ca ído

Esta muerte la hemos co noc ido úni-

un pez" - se oyó gritar; algui en escu-

camente a través de los testimonios

pió al cadáver, otros le quitaron las

de una sobrin a y varios vec inos, pues

botas, se dijo que era "de por ahí arri-

no co nsta en el Reg istro Civ i 1 de

ba", tal vez de Vill aca rri edo o Selaya,

Vill aescusa ni en ninguna de las rela-

o bien de Puente Vi esgo. Sin embargo

c iones de " mártires" publi cadas, y

no tenemos noti c ias de perso nas

tambi én desconocemos la fec ha en

desa parec id as en esas loca lid ades

qu e se produjo . Ad emás nos resultan

con anteri orid ad a la ofensiva de

desconoc idos los móv il es del cri-

agosto de 1937, cuando desaparec ió

men, sobre todo teni endo en cuenta

Ju an Azpi azu Rui z, natural y vec ino

qu e un herm ano de la víctim a,

de Selaya, 39 años y soltero, el día 20

Joaquín G arcía Arce, fu e vi cep res i-

11

dente de la Agrupac ió n Soc iali sta de

por Se/aya sin que se haya vuelto a

Vill aescusa y marchó vo luntari o al

saber de é/

/0 llevaron las fuerzas rojas a su paso 11 •

fre nte co n los republi ca nos, muri enEsta desapari ción se prod ujo

do en la masac re de Grado (Asturi as) el 5 de octubre de 1936.

sólo 4 días antes de la entrada de los nacionales en Vill aescu sa, cuando ya

A estas 5 víctim as de la repre-

tod a la pobl ac ión estaba refugiada en

sió n en el vall e durante los 13 meses

las cu evas, por lo que no debe ser este

de dominio republi ca no hemos de

hombre el que aparec ió ases inado en

añadir 2 jóve nes de Li año ases inados

So lía, pues los numerosos info rmado-

en el frente, de los cuales habl are-

res qu e lo recuerd an lo habrían mani-

mos más adelante, y un desconoc ido

fes tado.

cuyo cadáve r aparec ió en el Puente

nac ionales, alguno de los que se

de So lía en fec ha que no hemos

mostró irrespetu oso con el fa ll ec ido

podido determin ar. El caso es que

tambi én pagó con la cá rce l algún

esta última muerte tampoco co nsta

comentari o :

Tras

la entrada de los


REPRESIÓN REPUBLI C ANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

127

"Estába m os en la carnicería y dijeron que había un muerto en el puente de Solía, que le habían tirado al agua. Bajam os a verle y allí estaba el cadáver, m e acuerdo que tenía puesta una bata de cuadros com o de anda r por casa . "Mira lo que ha madruga do este gachí" dijo una; luego, cuando llegaron los nacionales, la m etieron a la cárcel por decir eso, se conoce que la denunció alguien que la oyó" (testi moni o 4.8).

''Mi tío, Mauricio Cavia, era de derechas, com o trabajaba en la mina por la noche, por el día tenía tiempo y ayudaba mucho a las m onjas de Villanue va, segaba el jardín .. . Un a noche iba para la mina, a encender las m áquinas, y le tirotearon en e l cruce de Villanue va, se tiró al regato y le dieron por muerto. Siempre actuaban de noche, con nocturnidad, para que no les vieran, lo del boticario y lo de Ricardo C óm ez también fu e de noche" (testimoni o 4 .9).

También hubo en el vall e algunos intentos de ases inato diri gidos a personas de derec has y qu e res ultaron fa llidos, aunque la intención crimin al era más que ev idente:

Acantilados del Faro de Cabo Mayor (Santander). por los que fueron arrojados al mar decenas de derechistas montañeses víctimas de la represión re publicana.

"Ángel Sainz de la Ma za era director del Banco de Santander en Astillero, estaba aquí en Liaño, en Bofetán, receló de un coche que paraba y se escapó corriendo para casa, le dispararon pero no le alcanza ron .


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

128

Se valían de gente de fuera , el que denunciaba no daba la cara, venía el coche de la FA/, que no les conocía nadie" (testimonio 4.10).

la vez y no se volvió a saber nada de ellos. Tampoco podemos olvidar a otras dos víctimas de la represión

Además tenemos que recor-

republicana que tuvieron alguna

dar a otras víctimas de la represión

relación con Villaescusa: el fraile

repub li cana que, aunque domicilia-

Alfredo Parte Saiz, y el guardia civil

das y asesinadas en otros lugares,

Tomás López Solís. El primero era

habían

natural

nacido

en

el

Valle

de

de Cilleruelo de

Bricia

Villaescusa. Es el caso de Anton io

(Burgos), tenía 37 años y era padre

Luis García, natural de Villanueva y

escolapio, profesor del colegio de

vecino de Guarnizo o Astillero, 36

Villacarriedo. El 15 de agosto de

años y casado, que fue asesinado en

1936, "día de Valbanuz", los esco-

el Alto de Peñas Negras ((amargo) el

lapios

19 de agosto de 1936. También

expulsados de su colegio y conduci-

Francisco Carrera Pardo, vecino de

dos a Santander en un autobús para

Polanco nacido en La Concha en

prestar declaración, convirtiéndose

1883, y asesinado el 22 de octubre

el colegio en albergue para refugia-

de 1936 en Udíasª. Y Joaquín Genaro

dos

Riva, vecino de La Abadilla de Cayón

Debido a su cojera, al padre Alfredo

de

de

Villacarriedo

Barruelo

de

fueron

Santullán.

nacido en Villanueva en 1892, y

se

desaparecido el 1 7 de noviembre de

Concha en casa de unos parientes,

19369. En este último caso se cuenta

donde permaneció refugiado unos 3

que dos izquierdistas que le conocí-

meses. Finalmente fue detenido el

le permitió quedarse en

La

an, el entonces alcalde de Cayón

18 de noviembre y encarcelado en

" Pepe" Lavín, natural de Villanueva,

el barco-prisión

y José Cervera, vecino del mismo

donde moriría con gran entereza en

pueblo,

la espantosa matanza del 27 de

intentaron

defender

a

Genaro y evitar que se le llevaran; al

/1

Alfonso Pérez" ,

diciembre de 1936.

primero le echaron del coche, al segundo se le llevaron también, y al parecer los dos fueran despeñados juntos en el Faro de Cabo Mayor; el caso es que ambos desaparecieron a

LAMA RUIZ-ESCAJADILLO, Fernando (de la): op cit, p. 42. 9 LAMA RUIZ-ESCAJADILLO, Fernando (de la): op cit, pp. 88 y 158. B


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA j

129

" El fraile que dices no era de

El 1 de octubre de 1995 fue beatificado so lemn emente por el

aquí, era primo de los Riancho, de

papa Ju an Pablo 11 junto co n otros 1O

La Aldea, estaba escondido en su

mártires, estab leciéndose su fiesta

casa, me acuerdo algo de él, pero

litúrgica el

no se daba a ver. Le descubrieron y

22

de septiembre10.

Aunque es probable que la responsa -

se le llevaron, creo que le mataron

bi 1id ad de esta detención correspo n-

en el barco" (testimonio 4.12).

diera

al

Frente

Popular

de

Villaescusa, él era de Burgos, vivía

" El padre Alfredo Parte fue

en el co leg io de Villacarriedo y el

profesor mío en Villacarriedo, era

ases in ato se produjo en Santander.

cojo y andaba con una cachava. Le

Por ell o, ateniéndonos al criterio de

mataron en el barco como represa-

la vecindad, Alfredo Parte debe ser

lia por el bombardeo de Santander,

computado en la represión republi-

cuando volví al colegio después de

ca na de Villacarriedo, en cuya placa

la guerra me contaron que el padre

de los caídos "por Dios y por

Alfredo desafió a la muerte, al subir

España" figura, no así en la de La

a la cubierta del barco le dieron su

Co ncha. En Villaescusa su muerte

cachava y respondió que para morir

pasó

no le hacía falta ... " (testimonio

cas i

desapercibida,

pocos

entrev istados recordaban este episo-

4.13).

dio, aunque en Liaño también hemos El otro caso es el del guardia

encontrado a un antiguo discípulo suyo en el colegio de Villa carriedo:

c ivil Tomás López Salís, de 26 años, natural de Ciudad Real y vecino de

"Alfredo Parte era de Burgos,

Luena, casado y con dos hijos, que

pariente de mi padre, mi abuelo le

al parecer fue asesinado por un com-

tuvo escondido, estaba muy perse-

pañero cuando ambos estaban de

guido, no quiso cambiarse de casa y le cogieron. Le detuvieron y le lle-

10 ARRARÁS IRIBARREN, Joaquín : op cit, volumen V, p. 618. LAMA RUIZ-ESCAJADlLLO, Fernando (de la): Mánires de la

varon al barco, allí le mataron. Luego se habló de que le iban a beatificar, escribieron un libro sobre él, era muy buena persona ... " (testi-

Montaña en nuestra cruzada española de liberación 7936-37. P. 147. OBISPADO DE ¡ SANTANDER: Maniría y ruinas. La diócesis de Santander bajo la dominación marxista. Pp. 51-52. Y ODRIZOLA ARGOS, Francisco:

monio 4.11).

Cántabros testigos de la fe en el siglo XX. 1

Santander, 2001. Pp. 62-64.


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

130

servi cio en el paraje de La Garga nta

En cambio no es imputabl e a

(San Andrés de Lu ena) el 26 de

la repres ión republi ca na la muerte

marzo de 193 7. Lo que desconoce-

de M anuel Doce Sa rri , de 22 años,

mos es la vincul ac ió n de este hom-

natural y vec ino de So lía (Li año), que

bre co n Vill aescusa, en cuyo reg istro

según publi có Fern ando de la Lama

civil tambi én se inscribi ó su fa ll ec i-

fu e 11asesin ad o p o r las ho rdas m arx is-

mi ento: se señala qu e era vec ino de

ta s1111. Sin embargo en el Reg istro

Li año y que muri ó vi o lenta mente en

Civil con sta qu e su muerte se produ -

San Andrés de Lu ena en los últimos

jo en su domi cilio el 7 de enero de

días de abril o primeros de mayo de

1937 a ca usa de tuberculosis pulmo-

1936. Si la fecha fu era co rrecta aun

nar. Un vec ino suyo que le v isitó

no había empezado la guerra, es pro-

pocos días antes y as isti ó a su entie-

babl e qu e se tratara de un guardi a

rro lo recuerd a perfec tamente y lo

qu e estu v iera destin ado ante ri o r-

confirm a: M anu el Doce muri ó en la

mente en Villaescusa, en el cuartel

cama por enfe rm edad, aunque no

de Solía, donde viviría con su fa mi-

prec isa mente de tuberculosis. El de

li a, si endo despu és tras ladado a Lu ena.

Doce fu e el primer entierro civil - sin cura- al que as isti ó, no se le olvida. No es éste el úni co testimo ni o que

Otra posible víctim a de la

nos ha ll evado a retirar a Doce del

repres ión republi ca na fue El euterio

listado de v íctim as de la repres ión republi ca na:

Cas imiro Gutiérrez Lasaga, nac ido en Li año en 1902, so ltero, de profe-

1 1A M anuel D oce le pusieron

sió n tipógrafo, que muri ó en lu ga r indetermin ado el 1 de enero de

una esquela diciendo que le m ataron

19 3 7. Su muerte fu e in sc rita fuera de

los rojos. Mi padre se echaba las manos a la cabeza: 11¡Por Díos1 sí murió tuberculoso/11 (testimoni o 4.14).

pl azo por ord en del Ju zga do en 1951 , lo que nos hace sospechar qu e fu e v io lenta, aunqu e ta m b ién es posibl e qu e sucedi era en el fre nte, en

Tal vez sea poco elega nte

cualqui er caso este hombre ya no

desc ubrir públi ca mente las ca usas

debía ser vec ino de Li año ni debió

real es de la mu erte de este hombre,

morir en el vall e, pues ninguno de los informantes le rec uerd a.

LAMA RUIZ-ESCAJADILLO, Fernando (de la): op cit, p. 69. 11


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

131

pero queremos recordar que en la época en la que se publicó esa

l

esque la mu chas personas se enfren-

'

taron a consejos de guerra sin ninguna garantía procesal , en los que se les inculpaba de las muertes sucedidas en la zona durante el periodo republicano y eran habituales las condenas a la pena capital. Es posible que aquella esque la fraudul enta llevara al paredón a personas inocentes, de ahí que no tengamos ningún reparo en denunciar este tipo de situaciones, que por otra parte fueron bastante habituales: se atribuía a los "rojos" la muer-

._J._1 _I~ _( ) __ E .' \

e

;~

.'\ e5-·)D c:~ .::i

Ct!-sntan

cc n c;;rn d 0 pe '/or,' 11 ic ~:.::- s?.;;0n d8 buen:i tinh1", dadles un ti ro en la cabeza

*

Son los coba r des qu e <:n•1er:enan I~

at111ós fer2 cuan do mfls ri::ce:arlo ncs ~To c:!0 ~ " rt~i:-1 ~r~ y del

2s ·=,'. :i¡ re

!<:

..

~e

.

;' o;.:: :·r. o

te de algún familiar fa ll ecido durante la guerra para intentar acogerse a los posibles beneficios que se concedieran a los caídos del bando nacional:

pensiones,

medallas,

reconocimiento social y del régimen , etc. .. En nuestras investigacio-

La psicosis de quintacolumnismo en las filas republicanas llevó a publicar en la prensa anuncios como éste. donde se proponía abiertamente el asesinato de los sospechosos (EL PAÍS: 1936-1939. La Guerra de Espa1ia. Fascículo 19. p 299)

nes en los registros civi les también hemos encontrado algunas actas de

LA REPRESIÓN EN EL FRENTE:

defunción que tienen todo el aspec-

LA "LEY DE FUGAS".

to de corresponder a combatientes republicanos muertos en combate, y

A los 5 vecinos muertos por

cuyas fami li as les inscribieron fuera

causa de la represión republicana en

de plazo señalando que habían

Villaescusa es posible que hubiera

muerto " por Dios y por la Patria" ,

que añadir hasta 5 vecinos más del

etc. ..

municipio, los cua les pudieron ser ejecutados en el frente, en circunstancias no aclaradas pero que parecen verosímiles. Los republicanos


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELI G IOS A

132

mov il izaron en Ca nta bri a a mil es de

31 años, natural y vec ino de Li año,

jóvenes, muchos de los cuales eran

hijo de l docto r Bustill o, médico de l

de dudosa lea ltad a la Repúb li ca,

va ll e, al q ue servía de chófer.

aprovec hand o cualq ui er opo rtuni -

Ll amado a fi las con su q uinta por las

dad para pasa rse a los nacionales o

auto rid ades rep ub li ca nas, "Ge l ín "

bi en vo lve rse a sus casas y esconder-

fu e enviado al frente de Barruelo de

se, co n lo qu e las tro pas rep ub li ca -

Santull án (Palencia) , donde según

nas del norte estaba n minadas po r

una versión intentó pasarse a los

las dese rc iones. Además, desde qu e

nac io nales sin co nseguirl o, siendo

en octubre de 1936 el genera l M o la

fu sil ado en la cerca na loca lidad de

anun ció a los peri odi stas extranj eros

M ata de Hoz (Va ldeo lea) el 21 de

la ex istencia de un a fa mosa " q uinta

abril de 1.9371 2. Por el contrar io

co lumn a" de infi ltrados nac ionales

hemos recog ido un testi moni o que

en la zona enemi ga, se desató en las

sitú a su mu erte en Esp inosa de Bricia

fil as republi ca nas una auténtica ps i-

(Valde rred ib le), otro lu gar donde

cos is pa ra desc ub rir a sus inte-

hu bo fre nte y combates m uy duros

grantes. Cualquier denun cia o sospe-

prec isa mente en esos d ías.

cha podía costarl e la v id a a la persona señalada, y en el frente deta ll es

" Un compaf'íero acemilero

como no bl asfemar hab itu almente

que estaba con Gelín Bustillo en

11

11

eran considerados indi cios evidentes

el Batallón 720 nos d io la noticia de

de se r " de la q uinta co lumn a" :

su muerte, fue en Esp inosa de Bricia

"¿Quién es ese que nunca se caga en

en unos ba rraco nes, en el mismo

Dios? N o le perdá is de vista " .

p ueblo, fueron los revo ltosos de l 11

720 (testimoni o 4 .1 5). De los mu chos jóvenes del va ll e que fuero n a la guerra con los

Es pos ible que, después de

repu bli ca nos y no vo lv iero n, hay

ta ntos años, nu estro info rm ante se

indi cios de qu e 5 de ell os pudi eron

co nfunda de escenari o, pe ro es lo de

ser ejec utados en sus prop ias fil as en

menos, ya que confirma que "Ge lín"

apli cac ió n de la " ley de fugas",

fue asesi nado en el propi o bata llón.

cas ualmente 4 de ell os en la prim avera de 1937, entre fin ales de abril y junio . El caso más nombrado fue el de Ánge l Bu still o Regata "Ge lín", de

l (de 12 LAMA RL!IZ-ESCAJADILLO, Fernandola) : op o t, p. 38.


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

133

Todos los testi monios recogidos co inciden en qu e Ángel Bustillo era una persona in capaz de hacer daño a nad ie, que aq uell o fue un crimen imperdonable, y la mayoría de los que le conoc ieron dudan que

ran limpiado por traidor, si fuera verdad que querían pasarse no irían anunciándolo por ahí.. . Luego me enteré que tenía una denuncia del ayudante del comisa rio político, un hijo de puta " (testimonio 4. 17).

intentara pasarse a los nacionales. Parece más probable que ll egara con

Otro joven de Liaño que fue

malos informes del Ayuntamiento,

movilizado a la fuerza por los repu-

como hij o del doctor Bustillo, y le

blicanos y probablemente asesinado

ap li caran la " ley de fugas":

por sus antecedentes fami 1iares fue

"Don Va leriana Benito, el cura, y Ma nuel Bustillo, e l médico, los dos eran muy políticos, con ellos no se m etieron ... y fueron a matar al hijo de Bustillo, "Celín ", un angeluco" (testimonio 4.16).

conoc id o fa langista Segundo Li año

Vicente Puente Li año, sobrino del Carrera, que permaneció escondido hasta ser detenido y enca rce lado en el barco-pri sió n "A lfonso Pérez ". Vicente sólo tenía 18 o 20 años, le ases inaron "por se r sobrino de", le mató en Ram ales un vec ino suyo que También

es

posible

que

además tuvo la desfachatez de con-

Ánge l Bustillo fuera víctima de una

társelo a la fa milia cuando volvió del

trampa o prueba mortal por parte de

frente y le preguntaron angustiados

los com isar ios po líti cos de su bata-

por Vicente, como rec uerda su her-

ll ón, como la que logró eludir un

man a 67 años después.

av ispado vecino de Obregón destinado

en

el

frente

de

Soncillo

(B urgos):

En circunstanc ias similares pudieron morir dos jóvenes de La Concha, ambos de la quinta del 37 y

"En una ocasión vinieron dos soldados a decirme que esa noche se iban a pasar a los nacionales, que si m e pasaba con ellos ... Yo les dije que no, que tampoco diría nada pero que yo no me pasaba ... Si llego a decirles que sí m e hubie-

miembros de la Juventud Católica: Robustiano

Gutiérrez

Gutiérrez

"Tianín ", hijo del jefe de estación de La Con cha,

y Simón

Fernández

Solana. Según el testimonio de una hermana del segundo, ambos fueron ejecutados en su propio batallón en

1


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

1 )4

Ontaneda en mayo de 1937, pocos

interpretaciones. Pero ambas fami-

días después que "Gelín" Busti llo,

lias sospechan que los dos jóvenes

sin que en este caso hubiera lu gar

fueron asesinados por sus propios

para la disculpa de que intentaban

compañeros de batallón, entre los

pasarse a los nacionales, ya que

que había bastantes de Villaescusa

Ontaneda estaba alejada unos 20

que les conocían.

kilómetros de las líneas enemigas: Es posible que otro caso simi-

Con 75 días de diferencia murieron los dos, en una carta que mandó a casa Simón decía que lo veía veni1~ unos días antes habían matado a Tianín al poco le mataron a él, los dos eran de la Juventud Católica (testimonio 4.18) . 11

11

11 ,

11

lar fuera el de Ricardo Castanedo de la Riva, 21

años, del barrio de

Cabarga en Obregón, que estaba en el Batallón 106 y murió en Carranza (Vizcaya) el 27 de junio de 1937. Una refugiada vasca que llegó días después a Villaescusa le contó a su familia que, al pasar por Carranza de reti-

En estos casos no tenemos la

rada, vio a un muchacho herido que

seguridad de que sucediera así, pues

decía que era de Obregón; cuando

la muerte de Robustiano fue inscrita

sus familiares acudieron tiempo des-

en Santander el 30 de abril de 1937

pués a Carranza en busca de noticias

y se atribuyó a una herida de metra-

suyas les dijeron que había muerto y

lla gangrenada. Ello parece indicar

había sido sepu ltado en una fosa

que fue herido en el frente y trasla-

común. La familia sospecha que

dado a la Casa de Salud Valdecilla,

Ricardo fue rematado por los propios

donde moriría. Su familia supo que

republicanos, y de hecho era quinto e

había sido herido y le vieron en

íntimo

Ontaneda, apreciando que tenía un

Gutiérrez, de La Concha, del que se

disparo en la pierna, pero que no era

sospecha que también fue asesinado .

grave; sin embargo a los pocos días

En realidad es algo muy difícil de

su madre acudió a visitarle y le dije-

demostrar, y probablemente nunca se

ron que estaba muerto, sin más

sepa la verdad con seguridad.

amigo

de

Robustiano

explicaciones. En cuanto a Simón, falleció en Ontaneda el 19 de mayo

El que sí que murió en el

de 1937 a causa de "acción bélica",

frente al tratar de pasarse a los

lo cual ya deja la puerta abierta a

nacionales fue

un

hermano de


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

135 Gutiérrez

OTRAS FORMAS DE REPRESIÓN:

Gutiérrez "Ped rín " . Cuando estalló

CÁRCELES Y BATALLONES DISCI·

la guerra estaba en Madrid, que era

PLINARIOS.

Robustiano ,

Pedro

zona republicana pero estaba sepala

Los asesinatos ya relatados

Meseta Norte, en manos de los

constituyeron la cu lminación de la

nacionales. Pedro fue movilizado

represión republicana en el valle,

por los republicanos y, encontrán-

pero ésta fue mucho más amplia,

dose en el frente de Madrid hacia

siendo encarce lados varios vecinos

rada de Cantabria

por toda

principios de 1937, trató de pasarse

significados por sus ideas derechistas

a los nacionales, siendo descubierto

o confesionalidad católi ca. Estas per-

por un capitán que le mató inme-

sonas

diatamente. En este caso no parece

varias prisiones de Santander y en el

estuviero n

encerradas

en

que existiera una intención preme-

Penal del Dueso, en Santoña, si bien

ditada de asesinarle, simp lemente

la cárcel que acogió a la mayoría fue

se trató de la aplicación automática

el tristemente famoso barco-prisión

de una de las leyes básicas de la

"A lfon so Pérez", fondeado en el

guerra en cua lqui er ejército.

puerto de Santander. Como explica-

Barco-prisión "Alfonso Pérez"'. en el que los republicanos realizaron una matanza de presos derechistas tras el bombardeo de Santander el 27 de diciembre de 1936 (Saiz Viadera. José Ramón Crónicas sobre la Guerra Civil en Santander. P. 151.


1

REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

136

mos en su momento, tras los sucesos

Barquín volvió a nacer ese día, como

revolucionarios de octubre de 1934

ya hemos relatado pormenoriza-

este buque ya fue usado como

damente.

barco-prisión, y es bastante probable que al estallar la guerra la idea de recuperarlo con esa finalidad fuera de alguien que estuvo en él detenido en 1934. El caso es que desde el verano de 1936 en las bodegas del "Alfonso Pérez" se fueron acumulando prisioneros derechistas de toda la región , e incluso algunos de Arija y otros pueblos del norte de Burgos, hasta llegar a superar los 900 detenidos. Entre ellos hubo varios vecinos de Villaescusa, al menos tenemos constancia de que estuvieron allí presos el escolapio Alfredo Parte Saiz, al que ya nos hemos referido; el doctor Manuel Bustillo, méd ico del valle; el falangista Segundo Liaño, natural del pueblo de su apellido; y Rodrigo

Barquín,

vecino

de

11

En nuestra casa detuvieron a mi padre y a mis hermanos porque íbamos a misa, venían los curas a comer a casa, éramos de ese ambiente ... Vinieron varias veces por la noche a buscar a mis hermanos, pero ellos saltaban por la parte de atrás y se escapaban a }uenga, así varias veces hasta que al final dieron con ellos y les detuvieron, a mi padre también, le llevaron a Santander y estuvo preso en un convento. Mi hermano Atanasia estuvo en Santoi'ía, en El Dueso, sobrevivió comiendo peladuras de patata . Y mi cuñado Rodrigo en el barco, donde se salvó de milagro. A Floren y a Enrique les llevaron al frente, a la fuerza claro" (testimonio 4 .19). 11

11

Guarnizo afincado en los mismos límites con Liaño. En la tarde del 27 de diciembre de 1936, tras el bombardeo de Santander por la aviación alemana, una multitud enfurecida se dirigió al barco clamando venganza, realizándose a continuación una tremenda matanza en la que resultaron muertos alrededor de 160 presos, entre ellos el padre Alfredo Parte. Los restantes detenidos de Villaescusa resultaron ilesos, aunque Rodrigo

"Mi padre estuvo en la cárcel con los rojos, le detuvo su cuñado, no le dejaron ni coger una chaqueta ... También se llevaron a Venancio Rivas y a "Quico", los tres a la Prisión Provincial, pero antes estuvieron en la checa Neila, era un subterráneo, un sótano ... Luego les sacaron y les llevaron a la Provincial, mi hermana le llevaba comida pero no dejaban meterla,


137

otro lo comería, por eso dejó de ir. Les soltaron al llegar los nacionales, mi padre trabajaba para la Compai'íía de Aguas de Santander, la noche que salió de la Provincial vino un coche de la compañía, le llevaron a casa a cenar y después inmediatamente a trabajar, que estaba Santander sin agua " (testimonio 4.20).

la de los vivos ... ¡Qué angustia! ¡Qué mal lo pasamos hasta que apareció! (testimonio 4.21 ). A los jóvenes en edad militar que desde el principio ya eran considerados desafectos, generalmente se les agrupaba en batallones especiales o disciplinarios, cuyo cometido era construir obras de fortificación, nidos

"Yo tenía a mi padre preso en el barco, y a mi abuelo y mi tío en la provincial; iba todos los días a Santander a llevarles la comida en dos cestas, cada una con una tarjeta, porque no te dejaban verles, a veces saludaban por una ventana ... Nos comunicábamos con mensajes que pasábamos en una tartera de doble fondo, o en la ropa ... El día del bombardeo (27 de diciembre de 1936) me pescó a mi cerca de las estaciones, recuerdo a una mujer herida pidiendo socorro, luego salieron unos hombres con pañuelos y armados gritando que al barco, al barco ... Yo me escapé andando por las vías hasta Muriedas, con dos chicos que también tenían a su padre en la cárcel, decían que había caído una bomba en el patio ... Al día siguiente volvimos a ver lo que había pasado, mi padre no estaba en ninguna de las listas, ni en la de los muertos ni en

de ametralladora y trincheras en las inmediaciones de los frentes de combate. En estos batal Iones el trato era malo y las condiciones de trabajo muy duras, con el temor constante a ser asesinados, pues las miradas estaban puestas en ellos y oían constantemente la palabra "faccioso":

"Yo era de la quinta del 35, pero no fui al servicio porque estaba mal de la pleura. Cuando vino la Vestigios de un nido de ametralladoras circular construido en las Peñas de Penilla (Santiurde de Toranzo): muchos derechistas fueron obligados por los republicanos a realizar obras de fortificación similares.


PUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

138

guerra me mandaron a fortificar a Corconte, haciendo trincheras en La Vilga (llanura hoy ocupada por el embalse del Ebro), allí estuve con tu tío Luis. Dormíamos encima de un tascón de hierba, por la mañana nos levantaba el alcalde de barrio: "Facciosos, arriba .. .. ". Pasamos mucho miedo, recuerdo que los de Barruelo nos veían hablando a Luis y a mi y decían que éramos facciosos" (testimonio 4.22). "A mi padre le salvaron los bolos, le llevaron a fortificar y, por lo visto, llevaba unos informes muy malos del Ayuntamiento, eso le dijo el comandante que estaba allí, era de Reinosa o de por ahí, le conocía de los bolos y se portó muy bien con él, le dejó que volviera para casa" (testimonio 4 .23).

"Cuando llamaron a mi quinta me presenté en el Ayuntamiento y me enviaron al cuartel de Santander con una carta de "recomendación " que no debía abrir, y así lo hice. Al llegar al cuartel me encontré a un muchacho vasco que había sido compañero de estudios y que estaba haciendo la mili en aquella oficina. Se interesó por mi situación, abrió la carta y te puedes imaginar las "recomendaciones" que contenía: que era un faccioso de Acción Católica y cosas por el estilo ... Si no llega a ser por aquel muchacho y la carta termina en otras manos probablemente me hubiera costado la vida " (test. 4.24). LA REPRESIÓN DE TODOS LOS DÍAS EN EL VALLE.

Aunque La clasificación de los reclu-

hemos

dedicado

atención preferente a los qu e murie-

tas se hacía en función de los infor-

ron y estuvieron encarcelados a con-

mes que emitían sus correspondien-

secuencia de la represión republica-

tes ayuntamientos, de manera que

na, tampoco hay que olvidar a

un informe negativo suponía poner

muchas otras personas que también

al interesado en la diana de la repre-

sufrieron dicha represión de otras

sión republicana. Alguno de nuestros

formas. Otra de las prácticas represi-

entrevistados pasó por esa experien-

vas más extendidas en una región

cia, pero tuvo la suerte de que el

eminentemente ganadera como era

informe cayó en manos de un cono-

entonces Cantabria fue la requisa de

cido que le salvó:

las vacas a las familias consideradas desafectas:


('

R

.

~PUBLICANA Y PERSECUCIÓN

RELIGIOSA

139

A Felipe Obregón, que se había escondido en Bilbao, le llevaron todas las vacas. La mujer les pidió que le dejaran una para dar leche a los hijos y se lo negaron, le dijeron que ordeñara la burra" (testi11

monio 4.25).

"Aquí en Villanueva les llevaron las vacas a los Vega y a los Calvo, les arrasaron la cuadra .... De los Calvo había dos hermanos curas, uno de ellos, don Feliciano, estuvo escondido en el molino de Oruña, el otro también escondido por ahí. A las hermanas una vez las llevaron al Puente del Diablo y las amenazaron con los fusiles, para que dijeran dónde estaban, pero no las hicieron nada" (testimonio 4 .26.

Finca de Las Encinas. en La Concha, donde las autoridades locales del Frente Popular castigaron a las mujeres de Acción Católica y a algunos "señoritos" del valle obligándoles a sembrar patatas.

De simulacros intimidatorios de fusilamiento también hemos recogido otro testimonio todavía más escalofriante en La Concha:

"A Elías Miera le llevaron los rojos a Peñas Negras, le pusieron la pistola en el hombro, junto al cuello, y dispararon fuera; vino con el cuello chamuscado, traía los fogonazos marcados en el pelo" (testimonio 4.27). Otras represa! ias menores muy extendidas en la zona republicana fueron los trabajos físicos forzosos, con los que se castigaba a las personas que habitualmente no los hacían, caso de sacerdotes, monjas o señoritas de familias acomodadas:

"A las mujeres de Acción Católica las llevaron a sembrar patatas a la finca de Las Encinas, lo dirigía todo una de Villanueva, también llevaron a algunos hombres, a uno le amenazaron con que le iban a dar el paseo (testimonio 4.28).

"A una vecina que vieron rezando el rosario, Estefanía, la castigaron llevándola a la finca de Cilicío a la hierba " (testimonio 4.29).


f"fj

..,..

,..,

REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

140

"Nuestra casa la registraron, nos requisaron la cosecha, estábamos amenazados, a mi tía la hicieron ir a trabajar a la huerta de Las Encinas, con las señoritas, las de Corda/iza y otras" (testimonio 4.30). 11

A unos vecinos nuestros les obligaron a cambiar de sitio como siete carros de abono, de aquí para allá a pala, sólo por hacer daño, por joder nada más, no había ninguna necesidad de hacer aquel trabajo; mientras les tenían amenazados con un pistolón (testimonio 4.31 ).

vigilábamos las iglesias para que no las quemaran, yo entonces era un crío. Después, cuando empezó la guerra, los rojos registraron nuestra casa y me llamaron a declarar al Ayuntamiento. Me preguntaron que si había guardado las iglesias, les contesté de mala manera, y del bofetón que me dieron bajé rodando las escaleras del Ayuntamiento" (testimonio 4.32).

cosas y castigar a sus propietarios,

"Una vez se presentaron en casa a las dos de la mañana, venían a buscar sábanas para los refugiados del convento, resulta que mi padre había escondido las escrituras entre las sábanas y se las llevaron con ellas, iban dentro escondidas, luego lo descubrirían. Decían que las sábanas eran para el convento, para casa de ellas se las llevarían ... (tes-

así como mantener constantemente

timonio 4.33).

11

Las fami li as que se habían significado como católicas o derechistas sufrieron registros y requisas diversas, con la doble finalidad de conseguir gratuitamente todo tipo de

11

atemorizados a quienes pudieran pertenecer a la "quinta columna". Son numerosos los testimonios recogidos entre quienes padecieron esas intimidaciones:

"Lo del 34 (sucesos de octubre de 1934) me costó uno de los mayores sopapos de mi vida, quien me lo dio no te lo digo. Fue por haber guardado las iglesias en el 34 estaba Santander revolucionado,

"Los milicianos estaban todo el día llevándose mantas y enseres, se hinchaban a pedi"1 teníamos miedo y había que darlo todo, aquello fue horrible, que no vuelva " (testimonio 4.34).

1

"Los del Ayuntamiento se enteraron de que escuchábamos las incidencias de la guerra en una radio que teníamos en casa; vinie-


REPRESIÓN REPUBLICANA Y PERSECUCIÓN

SA

141

ron y nos la requisaron " (testimonio 4.35).

que estaba en buenas manos, pero que supiera que la radio seguía siendo suya ... " (testimonio 4.36).

Las requisas de radios fueron generalizadas, debido a que los vecinos captaban las emisiones de la zona nac ional para confrontar sus noti cias con las difundidas en la zona republicana, y ello ponía en peligro la moral de la población. Algunos informantes recuerdan las famosas charlas radiadas de Queipo de Llano desde Sevilla, que pusieron de manifiesto que la radio podía ser un arma poderosísima. En cualquier caso las noticias se difundían rápidamente, aunque siempre quedaba la duda de su veracidad:

"En casa teníamos una radio, cuando empezó la guerra oíamos las noticias de la zona nacional y venía gente a casa a escucharlas. Entre los que venían había una mujer que el marido era comunista, luego le contaba que había caído Sevilla, que los nacionales habían entrado en tal ciudad... El marido no se lo creía, decía que no era verdad. .. El caso es que al final nos requisaron la radio, pero algo después vino uno de izquierdas y le dijo a mi padre que su radio la tenía él, que no se preocupara, que él sólo la escuchaba y que la cuidaba,

"El Comillano" venía desde Liaño en bicicleta a trabajar a la mina, dejaba la bici en casa de una vecina y subía andando. Cuando se mató el general Mola en accidente de aviación (3 de junio de 1937) recuerdo que llegó a darle la noticia a esa vecina: "Rosuca, Rosuca, que se ha matado Mola ". Otro vecino que estaba allí y que no se hablaba con "El Comillano", el tío Gil, pasó a su lado sin mirarle y dijo: "Bueno es que se diga, y mejor que sea verdad" (testimon io 4.37). "EMBOSCADOS"

DERECHISTAS

EN EL VALLE DE VtLLAESCUSA.

El ambiente de terror que se desencadenó entre los derechistas y católicos dio lu gar a que muchos de ellos huyeran o se esco ndieran. Como en otras épocas de la historia, algunos se "echaron al monte", consiguiendo en algunos casos ll egar a la zona nacional de Burgos, como Modesto Llorente Ayestarán, médico de Villanueva , o Manuel

Liaño

Agudo, de Liaño, hijo del asesinado Manuel Liaño Sierra. Otros no se arriesgaron a cruzar las líneas del


PUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

142

frente y se ocultaron en Santander o, sobre todo, en Bilbao, una gran ciudad donde pasarían inadvertidos con mayor faci lidad ; fue el caso de Felipe Obregón Vega, de Obregón, que después de escapar a una visita de la FAI contactó con unos conocidos que le llevaron a la capital vizcaína. En otros casos algunos derechistas estuvieron "emboscados" en las proximidades de los pueblos, o bien

por el pueblo, que habían visto a Pedrón y así le cogieron. Fue unos 8 días antes de entrar los nacionales, le llevaron al Ayuntamiento, fueron los hermanos con él y no le pasó nada. Felipe Obregón también estuvo escondido cuando los rojos, luego marchó a Bilbao, pero antes estaba en una cabaña, le llevaba Agudo la comida" (testimonio 4.39). 11

11

1

escondidos en casas, pajares, cabañas, etc. .. con la complicidad de familiares y vecinos que les proporcionaban comida y les mantenían informados:

"Uno de los que estuvo escondido con los rojos fue Pedrón era primo de mi padre, se escapó de su casa y se escondió en un mato en Llordino, mi padre le llevaba comida. Después estuvo escondido en La Maza, en una casa, luego la radio "macuto" anunció que Pedro Río se había pasado a los nacionales, que estaba en Burgos" 11

11

1

(testimonio 4.38).

"Pedrón " estuvo escondido en el monte, le pescaron a última hora porque había unos chavales robando manzanas en lo suyo y salió "Pedrón" a llamarles la atención. Los críos lo fueron contando

"Cuando entraron los nacionales, "Manolo " López venía blanco como la cal, delgado, había estado escondido en Cayón cuando los rojos, luego fue de la Falange" (testimonio 4.40) .

"Aquí en La Concha hubo varios escondidos: Ángel Laso, Felipe Crespo ... Ángel estaba por donde la finca de don Marcial, yo le vi en alguna ocasión; "Lipín" no debió estar por aquí, no se donde se escondería ... Don Marcial Solana tampoco estuvo aquí. En cambio al cura la verdad es que no le tocaron, le veíamos pasear por ahí, le respetaron " (testimonio 4.41 ). "A Segundo Liaño, que era falangista, le detuvieron escondido en casa de un cuñado. Como no le encontraban se iban a llevar al


143

cuñado, él estaba esquilado en un laurel y entonces sa ltó del árbol y se entregó" (testimoni o 4.42). La ex istenc ia de hui dos y escondi dos durante este periodo no só lo es reco rd ada en la memo ri a de los mayores, sino que también aparece refl ejada en las actas de la Ag ru pac ió n Soc iali sta de Vill aescusa: "Se acuerda el mandar una

comunicación al subcomité de Obregón para que nos diga n quienes hay emboscados en Obregón" (acta de 21 de abril de 1937) . Ape nas unos

Vista actual del convento de las Trinitarias de Villanueva, que fue desvalijado tras la expulsión de las monjas al poco de comenzar la guerra, aunque las religiosas fueron respetadas. rep ub li ca nas y, sa lvo en el País

meses después la situ ac ión cam bió,

Vasco, di o luga r a un pos ic ionami en-

entraron los nac ionales y fueron los

to un ánime de la Igles ia del lado de

izq uierd istas los que tuv iero n qu e

los militares sublevados. Las igles ias,

"echarse al monte" .

conventos y demás edific ios reli gio-

LA

PERSECUCIÓN RELIGIOSA Y

frail es y mo nj as tuv iero n qu e acoger-

LA PROFANACIÓN DE LAS IGLE-

se en casas pa rticul ares, desencade-

SIAS Y ERMITAS.

nándose de fo rm a progres iva una

sos fueron cerrados, y los sacerd otes,

persecuc ión religiosa en toda reg la, La pro life rac ión de gru pos

la cual fin almente ca usó va ri os mil es

que se ded icaron a hacer la revo lu-

de muertos al clero español. Como

ción por su cuenta no só lo ensan-

hemos adelantado, la única excep-

grentó la Espa ña repu blica na, sino

ció n fu e el País Vasco, do nde el pre-

que asustó a mu chos españo les que

domini o del PNV gara nti zó en gra n

en prin cipio no te nía n mayo r aver-

medida el mantenimiento del ord en

sión a la Repúb li ca, incl inando sus

soc ial y la prácti ca re li giosa, de

simpatías hac ia los milita res subleva-

manera que las igles ias perm anec ie-

dos. La intolerancia reli giosa que se

ron abi ertas al culto con no rm alid ad,

desencadenó al ini ciarse la guerra

excepció n única en toda la España

fue otro gran error de las auto rid ades

republi ca na. La Igles ia vasca se


PUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

dividió en sus simpatías por ambos

Por lo demás todas las igle-

bandos, y por ese motivo las tropas

sias y ermitas del val le fueron profa-

franquistas también ejecutaron a

nadas y sufrieron daños desiguales

algunos sacerdotes vascos.

en su interior, aunque los edificios fueron respetados; en ningún caso

En Villaescusa las iglesias y

hubo incendios o voladuras de tem-

ermitas también fueron cerradas al

plos como sucedió en otros lugares

poco de iniciarse la guerra, así como

de la España republicana (véase el

el convento de las Trinitarias de

informe realizado al respecto por el

Villanueva, cuyas monjas fueron

Obispado

expulsadas. Algunas trinitarias fue-

Apéndice Documental , documento

ron acogidas en casas particulares

XV). Los daños más importantes se

de

en

Santander

las

en

iglesias

el

del pueblo, y otras se marcharon,

produjeron

pero ninguna resultó agredida. El

Obregón, Villanueva y Liaño, donde

de

convento fue desvalijado, hasta se

fueron destrozados casi todos los

llevaron las máquinas de los talleres,

retablos y quemadas la mayor parte

y a resultas de este saqueo meses

de las imágenes. En la iglesia de La

después la Agrupación Socialista de

Concha y las diversas ermitas se pro-

Villaescusa expulsó a dos afiliados

dujeron daños de menor entidad, tan

que participaron en el mismo, por

sólo fueron mutiladas algunas imá-

haberse quedado para ellos los efec-

genes y desaparecieron ornamentos.

tos incautados por la revolución:

Son muchos los testimonios recogidos sobre estos actos anticlericales,

11... el camarada presidente da a conocer el objeto de la convocatoria1 siendo ésta por una acusación sobre 11x 11 y su compañera 11 y 111 por reincidencia en la sustracción de objetos en el convento de Villanueva 1 por lo cual se acuerda la inmediata expulsión de esta agrupación de ambos ciudadanos ... (Agrupación 11

protagonizados en todos los casos por vecinos del valle y que causaron una gran conmoción, no sólo entre las personas más religiosas, sino incluso también entre otras que se manifestaban

agnósticas

o

de

izquierdas. Al parecer estos actos de vandalismo contra el patrimonio artístico y religioso tuvieron lugar a

Socialista, acta de la junta general

principios de noviembre de 1936, es

extraordinaria de 2 de mayo de

decir casi 4 meses después de empe-

1937).

zar la guerra.


,

,

1

REPRESION REPUBLICANA Y PERSECUC10N REL:FG10S

145

¡Qué lumbre! Las llam as subían más que el tejado1 no quedó nada (tes11

timonio 4.44).

11En Liaño quemaron todos los santos1 yo estaba segando y me mandaron a buscar un cordel para tirar las campanas1 era material para la guerra (testimonio 4.45). 11

En el libro de actas de la Agrupación

Quema de la iglesia de los jesuitas en el centro de Madrid en mayo de 1931. que supuso el inicio de la violencia anticlerical republicana (Imágenes y recuerdos 1929-1940 La gran desilusión. P 153)

11 En la iglesia de Villanueva echaron abajo los altares y quemaron todos los santos1 no dejaron uno vivo. Sólo se sa lvó el Cristo1 a Jesús le respetaron1 dijeron: 11Este es de los nuestros1 es el socialista más grande que ha habido 11. En cambio en la iglesia de La Concha no tocaron nada1 con don Valeriana no se metieron 11 (testimonio 4.43)13. 11 En la iglesia de Obregón lo sacaron todo a la calle1 los santos y el retablo que era una maravilla1 muy antiguo1 lo habían traído de la otra iglesia cua ndo se constru yó la nueva. Lo rompieron1 hicieron con todo e llo una pila y lo quemaron.

Villaescusa-Liaño

Socialista se

de

enc uentran

algunas refe rencias al respecto: en octubre de 1936 se aco rdó 11que sea

ordenado por quien corresponda para que se quiten todos los santos de las puertas y fachadas de las casas 11 pero se proponía 11que le sea entregada al camarada Presidente de la junta administrativa de Villanueva una llave de la iglesia de dicho pueblo1 con e l fin de poder arreglar y dar cuerda a dicho reloj1 por ser de provecho al pueblo 11. Ya en novi embre 1

se req uería al subcomité de Obregón para que procediera a retirar las campanas de dicho pueb lo (actas de 12 de octubre y 7 de noviembre de 1936).

13 En realidad el altar mayor de Villanueva también se salvó, probablemente no lo pudieron tirar debido a su gran tam año y por eso se salvaría, más que por una dudosa intención de respetarlo.


PUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

146

11

la revolución exigía silenciar para

Yo tenía entonces 73 años, un domingo vinieron varios de Obregón a Riosapero para quitar la campana de la ermita de Santa Lucía, a mi madre que la llamaban La Santa y a mi nos obligaron a colaborar. Yo tuve que coger el burro y llevar la campana y el yugo a Obregón, allí la basculé y la dejé donde me mandaron. En la ermita unas mujeres rompieron la cabeza a los santos, Santa Lucía y San Miguel, no hicieron más" (tes-

siempre el tañido de las campanas,

timonio 4.47).

Así como los daños en retablos e imágenes fueron desiguales, la retirada de campanas se realizó de forma sistemática con la intención de fundirlas para la fabricación de material bélico. Además el derribo de las campanas tenía un enorme

simbolismo,

pues

era

tocando las campanas como la Iglesia reunía a sus fieles; sin campanas la Iglesia perdía su capacidad de movilización de las masas,

11

11

de manera que fueron retiradas todas las campanas del valle.

En una sentencia emitida en un Consejo de Guerra celebrado

Aquí en La Concha la iglesia estuvo cerrada pero no la hicieron nada, únicamente tiraron el campanario. Había uno que decía que las campanas era lo que más le estorbaba, tirando la espadaña casi se cae y se mata, no entiendo porqué le molestaban tanto las campanas ... En cambio no quitaron una placa del Sagrado Corazón de Jesús que hay en la fachada. Con don Valeriana tampoco se metieron, estuvo diciendo misa en casa hasta poco antes de entrar los nacionales" (testimonio

de las campanas y la quema de las

4.46).

imágenes

11

tras la entrada de los nacionales a un vecino del valle acusado de participar en

hechos

similares en

Villanueva, se dice textualmente que: "El 7º de noviembre del mismo

año (7 936) obligaron a los jóvenes de la juventud Católica del pueblo a derribar las campanas e imágenes de la Iglesia, haciendo después un simulacro de función religiosa, en la que el procesado pataleó las imágenes, que posteriormente fueron quemadas ". Testigos de los hechos han confirmado el derribo en

la

iglesia

de

Villanueva, así como la parodia irreverente hecha por un vecino


REPRESIÓN REPUBLICANA Y

PERSECUC~PJlc 147

en ruin as, hasta ser reconstruido en 1951. La participación en estos actos anticlericales fue una de las más castigadas posteriormente por los tribunales militares franquistas , y bajo esa acusación y otras algunos vecinos del municipio serían condenados a muerte y ejecutados. Por

Imágenes religiosas mutiladas durante la guerra en Cartagena (Murcia); en Villaescusa se realizaron destrozos similares en la prácJica totalidad de las iglesias y ermitas del valle (EL PAIS: 1936-1939. La Guerra de España. Fascículo 17, p 265)

ejemplo

Gregario

García

Navarro " El Chicharrero" , presidente de la Junta Administrativa de Obregón y padre de familia muy numerosa, fusilado en el cementerio santanderino de Ciriego el 15 de

que se

octubre de 1937. Simplemente por

ponía en la hornacina de uno de los

haber colaborado en la retirada de

santos retirados y gritaba: ''Estos

las campanas de la ermita de Santa

son los santos de la tierra". En el

Ana de Liaño, unos chavales del

santuario de Socabarga al parecer

pueblo sufrieron después varios

distinto del

procesado,

también se obligó a personas de

años de cárcel; una vecina les

derechas a quemar los santos a

advirtió de que no lo hicieran, que

punta de pistola, si bien el edificio

Santa Ana era la mejor vecina que

fue respetado. Su ruina se produjo

tenía, que nunca había reñido con

posteriormente, a partir de los des-

ella y que les pesaría lo que estaban

perfectos ca usados en el tejado por

haciendo,

el famoso cic lón de febrero de

Posteriormente las iglesias y ermi-

1941, el del incendio de Santander.

tas se destinaron a diversos usos,

como

así

sucedió.

Después el cura de San Salvador y

tales como almacenes o alojamien-

Santiago se ll evó las tejas restantes

to

para retejar las iglesias de esos pue-

Batallón 11 O se alojó en la iglesia y

blos, quedando la de Socabarga sin

las ermitas de Obregón en agostó

de

tropas.

Por

ejemplo

cubi erta. Entonces las bóvedas se

de 1937, ya de retirada

derrumbaron y el santuario quedó

Santander:

el

hacia


PUBLICANA Y PERSECUCIÓN RELIGIOSA

En la iglesia y la ermita del Carmen estaban los milicianos, comían y dormían dentro, estaba todo ahumado, hacían la lumbre dentro. Cuando se marcharon quedó un miliciano muerto donde la iglesia, le llevaron al cementerio" (testimonio 4.48). 11

Además de estar perseguidos los sacerdotes y demás religiosos , y de haberse profanado y cerrado los templos, la práctica religiosa también fue reprimida, de manera que los católicos practicantes tenían que limitarse a rezar a escondidas en la intimidad familiar, y arreglárse las como podían cuando se producían determinadas situaciones: 11

Cuando nació tu padre (30 de junio de 1937) en Obregón no había cura para bautizarle, don Luis se había escapado para que no le mataran. Entonces no era como ahora, que esperan varios meses para bautizar a los niños, antes se les bautizaba nada más nacer por si acaso, morían muchos recién nacidos. Por eso a tu padre le dieron las aguas de socorro que llamaban, se las dio doña Eugenia, la madre de Titotín después, cuando ya libe11

11 ;

raron Santander, se le bautizó en la iglesia como es debido " (testimonio 4.49). Los entierros también eran forzosamente

civiles ,

ante

la

ausencia de sacerdotes:

"Los entierros se hacían sin cura, tampoco dejaban ir a la gente, no querían aglomeraciones, sería por si había bombardeos .... Sólo iban los que llevaban la caja al hombro y dos o tres más, de casa al cementerio y le enterraban sin más ceremonias. Así fue el entierro de mi padre, sin cura ni nada, se murió en el 37 con sólo treinta y tantos años " (testimonio 4.50). Así pues, el valle estuvo desatendido espiritualmente durante más de un año . El único sacerdote que permaneció en su domicilio sin ser molestado fue el párroco de La Concha , don Valeriana, que se paseaba por el pueblo vestido de paisano y celebraba misa en su casa, ya que la iglesia había sido cerrada. 11

Con don Valeriana no se metieron, era un viejuco, delgadín, parecía un cuervuco vestido


REPRESIÓN REPUBLICANA Y

PERSECUC~NP~ló

T-

sl 149

de negro, luego cuando la guerra vestía de paisano ... " (testimonio 4.51 ).

En

otros

lugares

de

la

España republicana en situaciones similares se llegaron a crear verdaderas redes clandestinas para prestar los servicios religiosos a domicilio a las personas que los solicitaban;

por ejemplo

en

Reinosa,

donde un niño de 11 años, sobrino de un sacerdote, repartía la sagrada forma por los domicilios, sin que nadie sospechara de un crío que recorría calles y portalesi4.

LAMA RUIZ ESCAJADILLO, Fernando (de la): op cit, pp. 18-20.

14


'T r . DE AGOSTO DE 1937 y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

r


.....,

A DE AGOSTO DE

1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

152

CAPÍTULOS

Después de esto el ataque sobre

LA OFENSIVA DE AGOSTO

Cantabria parecía inminente, pero

DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

los republicanos lanzaron una ofensiva de distracción en el frente de Madrid,

la

batalla

de

Brunete.

Como ya hemos visto, duran-

Finalizada a principios de agosto, y

te los 13 meses que Cantabria per-

con los restantes frentes estabiliza-

maneció bajo dominio republicano

dos, las tropas nacionales se prepara-

apenas se produjeron incidencias

ron para emprender la campaña de

bélicas en la región, hubo una repre-

Santander, y a continuación terminar

sión importante pero fueron escasas

en Asturias con el enclave republica-

las acciones de guerra. Los naciona-

no del Norte antes de que llegara el

les se centraron primero en pasar el

temido invierno.

Ejército de África a la Península y avanzar sobre Madrid, conquistando

COMIENZO DE LA CAMPAÑA DE

gran

SANTANDER.

parte

de

Andalucía

y

Extremadura. En los primeros meses también se hicieron con Guipúzcoa

Para la ofensiva de Santander

y el occidente asturiano, rompiendo

los nacionales reunieron algunas de

el cerco de Oviedo y reduciendo

las mejores unidades de las que dis-

notablemente el enclave republica-

ponían, incluyendo el cuerpo expe-

no del Norte. En otoño e invierno la

dicionario

lucha se centró en torno a Madrid,

Mussolini en ayuda de Franco, y

con duras batallas que elevaron la

también la Legión Cóndor alemana,

italiano

enviado

por

moral de los republicanos al fracasar

enviada por Hitler con la finalidad

todos los intentos nacionales de

de entrenarse en una guerra real. Las

tomar la capital. Por eso Franco

fuerzas falangistas castellanas del

desistió entonces de su propósito ini-

coronel Sagardía, que llevaban un

cial y decidió concentrar sus energí-

año

as en terminar con el frente del

Burgos y Palencia, fueron reforzadas

Norte. Nada más comenzar la prima-

con el envío de las Brigadas de

vera

de

Navarra, formadas principalmente

Vizcaya, una ofensiva larga y dura

por voluntarios carli stas bien prepa-

que culminó con la entrada en

rados, los requetés, con mandos muy

Bilbao el 19 de junio de 1937.

competentes y un gran ardor guerre-

empezó

la

campaña

sosteniendo

los

frentes

de


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

1

153

Frecce N ere (Fl ec has Negras), situada en el frente de Vi zcaya junto a la ,.._ ",..r¡, ""''P''"7*'* que b'U y tvdvsu

~

ha oa.idc.

M

~

~p;dtil"­

c.pw

¡Bi.bi.o ya es r-"'1!tr01 Loa honbrt• y *'~ de il

no w

•la Rk-

bel* -

-

die-~

· -intufóu

de Vjtcay1..

l...1libdtl ., ~~11 • •n~nca oon le• bn.aol. ~: oo fl'W\

~die 9115 bM,. . . .

ha Abk•

et'! IU"il a ~ ~.~­

ckw "*-"Clbtra.#1 • \.:. dieGgtlK.c

~

qtltt'lll ~ ~- loaeta N fir:. w

no·iutia l'>tR y

~

y acn,~~ p¿n

ju.eco. Btr.ta»-inm

.-. ~ ».

dr: los tnan.iltat. qt"t hch«ar,

na, que ju nto con la Leg ió n Cóndor alemana aseguraba el domin io de l c ielo por los nac ionales.

o.~ u1Jl.~* '

oom< >\el.U ¡uJ MI ~ •

.ooa.bfiot.b!.:-

dl4.~ lk ~ eie ~. ~aóo en ~

O<"apM.r..n Or la

costa, y la Aviac ió n Leg ionari a ita li a-

lilx.i•

a...hd . y tt-aii.z&dl 61ta. ot:w mochoa noc

rt.

~~.&oero*tode~~~par.~r

Frente a es tas fuerzas, la defensa de Sa ntander estaba encomendada a los cu erpos XIV y XV del

~a.o ,« W"·'f' <k- ,.("~

trt:t•

~i._...-., .:rot!k

tidier•do:.c dona.bll!

~I

f'nTUt

IK't.~. ~aron

a

día

?

n.l "~ ~

ha

'IOlb. llll! V n.tA:

t.n..:\.. .. a la """""'.;..·

n..

h....

:l

a.·¡¡ w::; <~~

,c:YT"•

¿Conf'"4.:.1 . ta.!

¡ F..#'.J.~ C!ll Ul n'T'"lr

M

\ ""e.J

incu."Ti<J m

\ ., !,a

~· u.t:

con imp«":·

Or '~ ~ ~1 ~r • !.u ntlu r.::a

«...

ju:1c~*

1..-•l)(!o

Mt ~¡>i•lo.

:·1u:-n.tns pan t1t.1:tt malv~

la &-....,,..~\

do> \"UltlltlOI h i:OI att'V'.:-.m.

it!gt. <k lo& qot l.M!:a llhoi-.

C'f'tl ·

M'Tmlt.cbbk.-.. ~.cm. {f~ ~k;' I~

:...i }i)'llt<"f'ia y n mur.-lo

m.a.ne;a.....,...i y

a~ ?

OOfTY'

Q-~or a

¿ ~ ~'ot'r.W.~

:-.a.a

r

\a

ll

lh~

de

C6 t:.a..1 ft'lp!WIÓ>

m\,l1\e((I«

q•J!'

!w:t'S '/ ¡:iiaa

atn'I

¡ \'~

;oocJ'!':'I

lt'ot...... :f,.

CnnÑ'W'lf'a.

pan pr(,i<t-6,' tt •

Ej érc ito Popul ar de la Repúbli ca, ahora bajo el mando del general M ari ano Gá mir Ullibarri . El primero de estos cuerpos era lo que qu edaba del Ejército de Euzkadi, cuyo mando ostentaba el propi o lehendakari José

lllroa!W*'{

A ntoni o Aguirre, estando despl ega-

] PENS ADL O : .

das sus tropas por la zo na ori ental de Octavilla arrojada por los aviones nacionales sobre Cantabria incitando a la rendición tras la caída de Bilbao en junio de 1937 (EL PAÍS: 1936-1939. La Guerra de España Fascículo 12. p. 185).

Ca ntabri a, cubri endo el frente de Vi zcaya, y un a división en la zona de Reinosa. El XV Cuerpo estaba fo rm ado mayo ritari amente po r tropa cá nta-

ro . En concreto se desp lega ro n 6 bri -

bra, y desp legaba sus 4 divi siones a

gadas navarras, 3 de ell as en la zo na

lo largo del frente cas tell ano, desde el

de Palenc ia refo rza ndo a la 2ª

Vall e de M ena hasta M atapo rqu era,

Bri gada de Castill a, y otras 3 en el

co n una ac usada profundidad en el

frente de Vi zcaya. Po r otro lado en el

secto r de Valderredibl e qu e se ría

fre nte de Burgos se situaro n las fuer-

hábilmente atenazado por la ofensiva

Truppe

nac ional. El di spositi vo republi ca no

Vo lonta rie (CTV), que contaba co n 3

se compl etaba con algunas fu erz as

div isiones baj o el mando del general

de reserva asturi anas, así como una

Basti co: la Littorio, la Fiamme N ere

ex igua avi ac ión di spersa por numero-

zas

itali anas

del

Ca rpo

(Ll amas Negras), y la XXIII de M arzo.

sos ae ródromos para difi cultar su

A ell as hay que sum ar la brigada

loca lizac ión y destru cc ión por los

ita lo-espa ño la con mando itali ano

nac ionales.


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

154

"El ejército fascista era disciplinado y tenía el auxilio de los italianos y los alemanes. Nosotros teníamos una fuerza sin medios, no había disciplina, el Comité de No Intervención nos hundió, no dejaban traer armas para la República, mientras los italianos y los alemanes traían de todo. Lo que no se es cómo pudimos aguantar tres años"

frente de Cataluña, pero como es lógico el Gobierno de la República se opuso rotundamente y le obligó a defender Cantabria. A los pocos días de iniciarse la ofensiva, cuando los nacionales ya habían roto el frente y avanzaban hacia Santander, los batallones de los nacionalistas vascos se replegaron hacia Santoña sin previo aviso y pactaron por su cuenta su rendición a las tropas italianas, un

(testimonio 5.1 ).

episodio de gran trascendencia sobre Además

de

la

tremenda

el que existen distintas versiones.

inferioridad republicana en aviación y artillería, el escaso interés demos-

La ofensiva nacional sobre

trado por el lehendakari Aguirre en

Santander se inició en la madrugada

la defensa de Santander sería otro de

del sábado 14 de agosto de 1937,

los factores determinantes del rápido

con un bombardeo incesante de las

hundimiento

posiciones republicanas que se ini-

republicano

en

Cantabria. Al parecer Aguirre se llevaba muy mal con los mandos militares de Santander y estuvo tratando de desplazar las tropas vascas al

Requetés de las Brigadas de Navarra avanzando hacia Bilbao al final de la primavera de 1937 (EL PAÍS 19361939. La Guerra de España. Fascículo 10, p. 152).

"ji .,~,.. ,

... ' ... .. ....

;,.~

..,.,~


1

LA O FENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENT RADA DE LOS ITALIANOS j 155

c ió a las 4 de la mañana y se pro lo ngó hasta las 8 de la tard e. La art ill ería, 200 ta nques y un ce ntenar de av io nes d ispararo n mil es de proyect il es sobre las líneas repub li ca nas, al t iem po q ue las tropas nava rras e ita1ianas se lanzaba n al ataque desde Pa lenc ia y Burgos. Las Bri gadas de N avarra to maro n a pri mera ho ra la c ima de Va ldecebo ll as y las c um bres

los ita lianos y los m oros por Soncillo, Quinta naentello, Caba ñas y Corconte, la brigada m otorizada italiana, también hubo una carga de caba llería .. . Yo crucé el río a nado, llegué a La Población y pasé la noche en un haya l, luego por el m onte hasta O nta neda, llevaba dos días sin com er y un dolor de muelas horroroso" (testim o nio 5.3).

de la Sierra de Híj ar, en la d iv isori a con Pa lenc ia, y ava nza ro n hac ia

Las

f uerzas

republi ca nas,

Re inosa, mi entras las fuerzas ita li a-

apl astadas po r el bom ba rd eo, apenas

nas de l CTV ro m p ían el fre nte burga-

pudi ero n res istir el ataque, y el lunes

lés en la zo na de So nc ill o y ava nza-

16 las Bri gadas de N avarra to maba n

ban hac ia El Esc udo y A rij a:

Reinosa mientras los itali anos vencía n la dura res istenc ia de la Brigada de

11

Nosotros estábam os en el fre nte de Soncillo, en Virtus. El 14 de agosto em pezó la ofensiva de los ita lianos, el capitán de la com pai'i ía ordenó la retirada al grito de "sálvese quien pueda ", y com enzó la desbandada . Nos retiram os por La Vilga

tes . De hecho El Escudo fue el úni co

(ll anura actualmente sume rgid a baj o

ca nas hi c ieron estragos en las fil as ita-

el em ba lse del Ebrot por la Sierra

lianas . Se co mbati ó durante 3 días,

del Escudo hasta Corrales, desde allí nos trajeron a Sa rán en un camión, escondidos debajo de un toldo para que no nos vieran los guardias de asa lto y nos mandara n de nuevo al fre nte" (testimo ni o 5.2).

hasta qu e fin almente los itali anos

"A mi la o fensiva m e pescó en Cilleruelo de Bezana, atacaron

Choque Santanderin a en el Pu erto del Escudo, co nquistado el día 17 co n un gran número de bajas po r ambas parpunto do nde hu bo ve rd adera res istencia, todas las laderas estaban atrincheradas y las ametrall ado ras republi -

co ron aron el alto del pu erto a costa de vari os c ientos de muertos, record ados po r una pirámide escalon ada levantada en aquel lugar:

"Los italianos rompieron el frente en la zona de Son cillo, bombardeo y cañonazos todo el tiempo,


LA OFENSIVA DE AGOSTO

DE

1937 Y

LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

156 1

1

nosotros no teníamos aviación ni nada, tuvimos que retirarnos al Escudo. Allí resistimos 3 días, ellos lo tomaban de día y nosotros lo recuperábamos de noche, cuando no podían usar la aviación. Al final se hundió el frente y nos bajamos a Ontaneda, allí nos cogieron los italianos por detrás, a mi me llevaron al campo de concentración de Miranda de Ebro ... " (testimonio 5.4). "En El Escudo los italianos subían formados de a cuatro, estaban en cuenta de que no había nadie, que los republicanos se habían retirado. Por eso tuvieron tantas bajas, las ametralladoras estaban a tiro, no había más que disparar, les dejaron acercarse y les barrieron" (testimonio 5.5).

"Cuando empezó la ofensiva el 74 de agosto, a mi compañía la

trasladaron por carretera desde Las Machorras hasta San Pedro del Romeral. Pero los italianos ya habían roto el frente en El Escudo, nosotros bajamos al Burna/ón y Vega de Pas, de retirada, pasamos por La Braguía a Se/aya, sin tirar un tiro; desde Se/aya yo me escapé para casa. En El Escudo los rojos sí hicieron una gran resistencia, decían que se habían amarrado a las ametralladoras para no correr, cayeron muchos italianos ... " (testimonio 5.6). "Nosotros estábamos en Valderredible cuando rompieron el frente, aquello fu e una desbandada. Nosotros nos escapamos andando sin parar por los montes, día y noche hasta Bárcena de Pie de Concha . Llegamos con el calzado roto, los pies desechos, llenos de pinchos y heridas de los escajos, Milicianos republicanos defendiendo ~na trinchera en el Puerto de Somosierra (Madrid) (EL PAIS: 1936-1939 La Guerra de Espafla Fascículo 3, pp. 46-47).

1


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

¡,

157 1

ham brientos ... A llí en Bárcena justo entonces llegó un tren de asturianos que venían m u y animosos a parar a los nacionales: "No pasarán, Batallón "Sangre de Octubre "... " Si, si, íbamos nosotros por Corra les de retirada y nos adelantaron a la carrera esos mism os asturianos, bajaba n corriendo hu yendo de los nacionales .. . " (testimoni o 5.7).

EL BOMBARDEO DE ASTILLERO Y SARÓN , Y LA MARCHA A LAS CUEVAS .

Ini c iada la ofensiva nac io nal sobre Sa nta nder el sábado 14 de agosto, el martes 1 7 la guerra empezó

a

aprox im arse

al

Vall e

de

Vill aescusa . Ese día por la maña na, mo nop lanos

alem anes

M essers-

chmitt de la Leg ión Cóndor que proLa caída de Reinosa y El

tegían a una formac ió n de bombar-

Esc udo supuso el co lapso de la res is-

deo se enfre ntaro n unos 5 kil ómetros

tencia repub li ca na, con el embolsa-

al norte de Vill aca rri edo co n los

m iento de var ios mil es de so ldados

"C hatos" re pu b li ca nos que trataba n

en la zona de Valderred ibl e, y la reti -

de opo nérse les, res ulta ndo derri ba-

rada desordenada de otros mu chos a

dos dos de éstos, si bi en los pil otos

través de los montes de Sa n Mi guel

lograron sa lva rse sa ltando en pa ra-

de Ag uayo,

las t ro pas

ca íd as1. Este com bate aé reo sob re el

ava nzaba n hac ia los

Va ll e de Carri edo sería seguido esa

va ll es del Besaya y de l Pas . Só lo

mi sm a ta rd e de l bo m ba rd eo de

unos días de mal ti em po, co n llu via

Astill ero, Sa rón y O nta neda por la

y ni eb la, d ificu lta ron y ralentizaron

av iac ió n nac ional, lo que produj o

nac io nales

m ie nt ras

la ofensiva nac ional sobre Santa nder,

una gran inqui etud entre la pob la-

que apenas encontró res istencia un a

ció n de Vill aesc usa, qu e a parti r de

vez superado El Esc udo. Tomado el

ese momento se refugió mas iva men-

pu erto, el ava nce hac ia Santa nder

te en las numerosas cuevas del vall e.

fue un ve rd ade ro paseo para las tro-

El bom ba rd eo de estas loca li dades

pas ita li anas, que se sacaron aquí la

cerca nas fue rea li za do po r un a fo r-

esp in a clavada unos meses atrás en

mac ión de tres trim oto res itali anos

G uada laj ara, do nde se

Savo ia S-79, que arroja ron va ri as

ret ira ro n

desastrosa mente ante un co ntraataque rep ub li ca no .

1 HERRERA ALO NSO, Emilio: Guerra en el cielo de Cantabria. P. 78.

1


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 158

dos, con el balance de 1O muertos y un número indeterminado de heridos. En el mercado de Sarán los vascos habían instalado al parecer unos talleres, se comentó que la fábrica " Babcock Willkox " de Sestao había desplazado parte de su maquinaria hacia Santander cuando ya se veía inminente la caída de Bilbao, para

Trimotores italianos Savoia S-79, autores del bombardeo de la CAMPSA de Astillero y el cruce de Sarón el 17 de agosto de 1937 (Herrera Alonso, Emilio: Guerra en el

poder seguir fabricando material de guerra. Tambi én se dijo que en el

cielo de Cantabria. P. 70)

mercado había munición almacenabombas sobre el campo de aviación

da, la cual no fue alcanzada, de lo

de Pontejos y la factoría de CAMPSA

contrario la matanza hubiera sido

en Astillero, resultando alcanzado e

mucho mayor. El ataque se produjo

incendiado un depósito de gasolina

al retornar hacia Burgos los trimoto-

de aviación que estuvo ardiendo

res que bombardearon Astillero; a

durante 1 5 horas, dantesco espectá-

continuación sobrevolaron el Valle

cu lo reflejado en las aguas de la Ría

de Villaescusa, arrojaron varias bom-

de

Herrera

bas sobre Sarán y siguieron el ferro-

A lonso, estos mismos aparatos cau-

carril hasta Ontaneda, donde deja-

saron graves daños en las estaciones

ron caer sus últimas bombas sobre la

Solía.

Según

Emilio

de ferrocarril de Ontaneda y Sarón2.

localidad terminal de la línea, o más bien sobre la vecina Alceda:

Sin embargo nuestras indagaciones entre varios testigos del bom-

" Yo vivía entonces en La

bardeo de Sarán nos llevan a corre-

Penilla . El día que bombardearon

gir esta afirmación, pues las bombas

Sarán, en La Penilla no habían'

cayeron sobre el cruce de carreteras

repartido los panaderos el pan, por

y las casas próximas, junto al merca-

lo cual un primo mío y yo fuimos

do, pero no afectaron a la estación.

con un carro y la burra a buscarlo,

Por el contrario causaron una matan-

para repartirlo en La Penilla en la

za entre la población civil, principal-

tienda del Café. Cuando enfilamos

mente vecinos de Sarán y refugiados

vascos que se encontraban allí aloj a-

j

2

HERRERA ALONSO, Emilio: op cit, p. 79.


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

159

en el cruce de Sarán la dirección de La Penilla, habíamos andado unos 100 metros cuando empezaron a caer bombas sobre el cruce, bajamos del carro, amarramos la burra a un árbol y nos metimos en una huerta, para resguardarnos tras unos árboles" (testimonio 5.8).

"En Sarán cayeron varias bombas en el cruce, en el mercado habían puesto algo los rojos, decían que un taller para fabricar bombas, dicen que por eso bombardearon el cruce, hubo varios muertos .. . (testi11

monio 5.10). Entre las víctimas mortales

EI día que bombardearon Sarán yo subía de jefe en un tren militar hacia Ontaneda. Después de pasar la cuesta de Obregón, al llegar a Sobarzo, vimos que estaban bombardeando Sarán, paramos el tren y nos tiramos todos a la calle. Pero los aviones no nos vieron, ya se marchaban .. . ¡Ay si nos llegan a ver... ! En Ontaneda también hubo bombardeo, cayeron algunas bombas en el parque de A/ceda ... (testi11

11

monio 5.9).

11

El bombardeo del cruce de Sarán causó 10 muertos entre la población civil. la mayoría refugiados vascos.

del bombardeo de Sarón del 1 7 de agosto de 19 3 7 se encontraba un hombre domiciliado en La Concha: Pedro Pérez Carazo, 77 años, natural de Villaviudas (Palencia), casado y con 3 hijos:

"A Pedro le llamaban "El Papelero ", porque repartía los periódicos. Subió a Sarán a herrar el burro y allí le pescó el bombardeo, murió en el cruce, el burro volvió sólo a casa ... (testi man io 5 .11 ). 11

Las

restantes

víctimas

de

aquella jornada fueron por un lado 3 vecinos de Sarón: Pedro Gómez Obregón, 61 años, natural de San Román de Cayón; Julia Corrales Oria, 27 años, natural de Medio Cudeyo; y Mariano Gómez Gómez, 18 años, natural de Carmona. Y por otro

lado

6

refugiados

vascos:

Teresita Odriozola lrigoyen, 3 años y medio, nacida en Santander; Tomasa Arriba Ahedo, 1O años, natural de


1

I LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

160

Ontaneda, consta una víctima por bombardeo en dicha fecha, pero en la vecina localidad de Borleña y por la

mañana:

María

Rodríguez

Quijano, natural de Santiurde de Toranzo y vecina de Borleña, 36 años y casada, falleció en su domicilio el 17 de agosto de 1937 a las 11 '30 horas a consecuencia de traumatismo por bomba de aviación .

Una madre contempla el cadáver de su hijo. muerto por las bombas de la aviación nacional (EL PAÍS. 19361939. La Guerra de Espaila Fascículo 19. p 291)

El Valle de Villaescusa no fue afectado por estos bombardeos, pero se oyeron nítidamente e incluso se presenciaron desde sus pueblos, con

Santurce; Vicente Cortés Estenaga,

el consiguiente temor a que se repi-

46 años, natural de Villafranca de

tieran nuevos ataques. Fue a raíz de

Oria;

Pablo

Junguito,

33 17

Portugalete;

de

estos bombardeos del día 17 cuando

natural

de

muchos vecinos se decidieron a refu-

Oyerraguerra

giarse en las abundantes cuevas del

años,

Portugalete; Busto,

Díaz

Ozaeta José años, y

Emilio

de

valle, volviendo de forma intermiten-

Fernández

te a sus casas por temor a que fueran

natural

Mendía, 33 años, natural de Sestao.

desvalijadas, a arreglar el ganado, y en busca de comida o diversos ense-

Respecto al bombardeo de

res. A las cuevas se llevaron gallinas,

Ontaneda, vecinos de esa localidad

sillas, mesas, etc. ... pero sobre todo

nos han referido que los aviones

hubo mucha gente atemorizada que

nacionales evitaron intencionada-

pasó unas jornadas inolvidables.

mente que las bombas cayeran sobre ese pueblo, en el que tenía familia

Hubo personas que se pasa-

uno de los pilotos, y que por eso las

ron una semana sin salir de una

arrojaron sobre el parque de Alceda

cueva, pero por la noche, cuando la

En el

aviación no podía actuar, casi todo

Registro Civil de Corvera de Toranzo,

el mundo volvía a sus casas. Los

al

vecinos de Obregón se refugiaron

para

no causar víctimas.

que

corresponden

Alceda

y


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITA ANOS 161

del

días el hábitat del valle se trasladó

Cementerio, en la del Zamorano, y

de nuevo a las cuevas, como había

sobre todo en las distintas cuevas de

sido miles de años atrás, en la

La Castañera, principalmente la de

Prehistoria. Cientos de personas

en

la

pequeña

Cueva

los Sieterríos. Los del barrio de Lusa

permanecieron

todos en la de La Corneja, menos un

durante aquellas jornadas intermi-

allí

refugiadas

vecino que no abandonó su casa en

nables de agosto de 1937, familias

ningún momento. Los vecinos de

enteras, ancianos y niños de pecho,

Sobarzo se metieron en La Cuevona

entre ellos el padre del autor, que

o Cueva de Santa María, hoy dentro

había nacido en Obregón el 30 de

del

de

junio de ese mismo año (tenía por

Cabárceno. Los de Villanueva prin-

tanto 7 semanas), y su tía que tenía

cipalmente

recinto

del

Parque

de

entonces 2 años, y que en aquellos

Momiján, a la que también acudie-

días aprendió una de sus primeras

ron vecinos de La Concha, otros de

frases:

este pueblo se refugiaron en las

sos ... !".

en

la

Cueva

"¡Que vienen los facho-

pequeñas cavidades situadas cerca del Ayuntamiento.

Durante esos días hubo un tránsito constante de personas de las

En Liaño algunos vecinos se

casas a las cuevas y de las cuevas a

refugiaron en la Cueva del Alfarero,

las casas, lo cual tenía cierto riesgo,

próxima al Bº La Hoya. Por unos

no sólo por el peligro de la aviación,

Soldado republicano ayudando a evacuar a una familia (EL PAÍS: 1936-1939. La Guerra de España Fascículo 4, p. 54)


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 162

ban en una situación realmente difí-

rato sentías la aviación, run-run-run, tiraban lo que traían y se iban a por más. Por el día íbamos a las cuevas, al mato de abajo (Mazo Morínlr allí no había peligro, estaba el monte encima . Por la noche volvíamos a casa a dormir y arreglar el ganado"

cil, pues las tropas italianas avanza-

(testimonio 5.12).

sino también por la presencia en los pueblos de

numerosos soldados

republicanos en retirada. Unas fuerzas que nunca se distinguieron precisamente por su disciplina, y que además en esos momentos se encontra-

ban rápidamente por las cuencas del

aplastante, con especial protagonis-

Tocaban las sirenas y teníamos que correr a escondernos a las cuevas, a Pontecilla, a Cabarga .. . Corriendo que venía la aviación ... "

mo de la Legión Cóndor alemana y de

(testimonio 5.13) .

Pas y del Pisueña hacia Santander. Por si fuera poco, el dominio del cielo por la aviación de los nacionales era

11

la Aviación Legionaria italiana:

1

"Todos los días venía la aviación unas cuantas veces, tenían la base en Burgos, allí cargaban y venga viajes. Desde Solía la sirena de la 0rconera tocaba la alarma, todos a correr a esconderse, al poco 11

11

"Uno de esos días volvía con mi padre de la Cueva del Milicianos recibiendo café de un camión de suministro: en muchos otros casos los fallos de intendencia les obligaban a pedir o robar comida en los pueblos por los que pasaban (EL PAÍS 1936-1939 La Guerra de Esparla Fascículo 4, p 58)


'

LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITA

163

Cementerio a casa y aparecieron los

prox1ma al Corral de Huevo. En

aviones de los nacionales, los mili-

Obregón

cianos se metieron en un panoja/ y

escondida en el interior de la traída

yo salí corriendo, era un crío y no

de aguas de Santander, con acceso

se me ocurrió otra cosa ... Un mili-

por unas casillas de piedra, si bien

ciano salió detrás blasfemando,

en este caso más que de los bom-

menos mal que no nos vieron los

bardeos se escondían de las posi-

pilotos, si no lo mismo empiezan a

bles represalias republicanas , pues

disparar" (testimonio 5.14).

eran jóvenes que se habían escapa-

t ambién

hubo

gente

do del frente. En Liaño los vecinos "Nosotros de día estábamos

del barrio de Bofetán se metían en

en la cueva, en casa estaban los

una arqueta bajo la carretera , y los

milicianos. Por la noche volvíamos

de La Cotera y Socabarga en los

a casa, me acuerdo que los milicia-

túneles de un ferrocarril minero

nos tomaban el café en el perico

que atravesaba las vaguadas hacia

(orinal) de la niña . Al final, cuando

San Salvador. En Riosapero no hay

ya se pasó todo el jaleo y volvimos

cuevas, por lo que se improvisó un

a casa, recuerdo que salió una galli-

precario refugio antiaéreo para pro-

na con nueve pollucos detrás ... ¡La

teger a la población de los bombar-

ilusión que nos hizo! Como si la

deos:

gallina supiera que se había termi11

nado la guerra y saliera a recibirnos, parece que la estoy viendo ... " (testimonio 5.15).

EI refugio estaba en la

finca en una rejoyada, hicieron 1

una zanja y por encima pusieron maderas, echaron unos sacos de

Las cuevas fueron el refugio

tierra y un telón grande para no

más socorrido que tuvieron los

mojarse. Desde el aíre no se vería,

habitantes de Villaescusa en aque-

parecería que era prao. Allí estuvi-

llos días de miedo e incertidumbre,

mos unos cuantos días1 los peque-

pero también se usaron otros sitios.

ños en el refugío los padres iban a

Algunos vecinos de La Concha y

casa a arreglar el ganado. Veíamos

Liaño se refugiaron en los nichos de

pasar los avíones1 los tiros1 dispara-

11

1

la " Orconera en Solía, debajo del

ban desde La Penílla hacia

mineral , y otros de Obregón en "El

Santander, a la Venta de la

Tún el

11 1

una bocamina abandonada

Morcilla " (testimonio 5.16).


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 164

o

Co ~tl,lS

o

El M .u uco

Pan es

o

ASTUKIAS

~~

1

Santander ·

Su.mees

o

o,

S.rn Vi cente de lit Bar<¡ucr.1 .O .J C.1hcznn de l.1 S,1 1

O Villaescus.i O Rama l e~

O de Buelna

Ontaneda

/

o

Keinos.i O

San Salvador de Cantamuda

LEÓN

Cervera

o

o

de Pisuerga

Guardo

Agui lar de Cam pooO

PALENCIA

o

Noceco 0

o

Bilbao

o

O cha rán VIZCAYA Valmaseda

Villa sana de Mena

o

ÁLAVA

Espin2a

de los Monteros

O Soncillo OVill arcayo

[ _,;

o

Barruelo de Santull.ín

Osopuerta

o

Lo s Torno s

,...... -

º ~

O. A'nia

o

Riaño

O Somorrostro

Trucios

O

El Escudo

o

Ca<> trc·, 0 urdi.1 lt•s

o

de Pit.' de Co nc h.1

Piedrasluengas

o

Vill.1 c.uri edo

o

o

Bárcena

Pote ~

lan~do

?

O O So lare s

Los Corra les

o

o s.1111011.l

Astillero

Torrclavcga

O.. _M.1 1apor1¡uera

O Brida

~

Poli enles

BURGOS

.'\ o

o Sedan o Sa rgentes O 0 Lorilla de la lora

"En el barrio El Cuadro (Liaño) habían hecho un refugio entre dos rocas, sacaron la tierra y lo cubrieron, allí se escondía la gente, pero luego no valía, porque miraba para Cabárceno, que era de donde venían los obuses .. . Aquí en Bofetán nos escondíamos en una arqueta debajo de la carretera" (testimonio 5.17).

"Cuando ya iban a entrar los nacionales nos escondimos en Solía, en un túnel donde las máquinas de la "Orconera", allí pasamos varias noches, llevaron huevos cocidos, leche condensada ... No se me olvida el silbido de las balas" (testimonio 5 .18).

Ofensiva Nacional Agosto de 1937

No todo el mundo acudía a estos precarios refugios, algunos por miedo a dejar la casa sola y que se la desvalijaran, y otros porque temían sufrir represalias por parte de la gente refugiada, pues el ambiente era obviamente muy tenso:

"Cuando los bombardeos no íbamos a las cuevas ni a refugios, teníamos miedo porque decían que éramos de la quinta columna, yo no sabía lo que era ... Nos quedábamos en casa rezando, alguien dijo que era para hacer señales a los aviones, fíjate tu .. . "(testimonio 5.19).


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

165 EL

DERRUMBE REPUBLICANO

"Decían que los de la quinta columna hacían señales a los aviones con espejos, pero yo sólo recuerdo a una señora que vivía aqu~ muy religiosa y derechista hasta la m édula, que les gritaba: "¡Estos son los míos! ¡Nos vienen a liberar!". No se cómo se atrevía, con la tensión que había ... (testi-

torales, situando a la 48 División

monio 5.20).

vasca en Puente Viesgo. Se fortifica-

11

EN SANTANDER Y LA ORDEN DE RETIRADA HACIA ASTURIAS.

Ante la gravedad de la situac1on,

el

mando

republicano de

Santander planteó una desesperada línea defensiva en las cumbres preli-

ron posiciones y desplegaron fuerzas

"Primero fuimos a una cuevona gra nde que sólo era la entrada, como un portal, allí Titanuca cocinó una ga llina en una lumbre que hicieron. Pero estaba allí uno que le llamaban Herodes, no hacía m ás que blasfema0 cada vez que pasaban los aviones venga blasfemias ... Por eso nos fuimos a la otra cueva, la del río, para no oírle" (tes11

timonio 5.21).

11

11

de la citada unidad en las alturas del Caballar, Peñas de Penilla, Pico Castillo, Dobra, lbio, etc. .. y se reforzaron las posiciones en los desfiladeros de Vega de Carriedo, Puente Viesgo y Las Caldas de Besaya. Además se situaron en Torrelavega fuerzas asturianas del XVII Cuerpo (dos brigadas), en un vano intento de frenar el avance de los nacionales hacia la costa. Desde Villaescusa ya

Vestigios de las fortificaciones republicanas situadas en las Peñas de Panilla defendiendo el corredor de Puente Viesgo


á E AGOSTO DE

1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

166

se sentían los combates cerca, desde las zonas altas del valle se veía y oía cómo la artillería de los nacionales machacaba desde Carriedo las posiciones republicanas en la cumbre del monte Caballar. En previsión del avance enemigo, por encima de la mina de Obregón los republicanos empezaron a cavar algunas trincheras en la roca que no llega ron a terminarse: Gudaris de la compañía "Oldargi" regresan del frente en enero de 1937: en agosto del mismo año desoyeron la orden republicana de retirada hacia Asturias y se concentraron en Santoña (Po ns Prades, Eduardo: Los vencidos y el exilio. P. 112).

"Un día subieron por La Rozaona cantidad de zapadores para hacer trincheras arriba, casi no hicieron nada, todo era roca, vino la aviación y marcharon corriendo, ya no volvieron más" (test. 5.22).

fuerzas republicanas se retiraban

Después de alguna resisten-

Valle de Villaescusa bajaban cientos

retirado hac ia Santoña. Las restantes haci a Santander o Torrelavega, por el

cia en puntos muy concretos, el día

de soldados republicanos:

23 los nacionales avanzaron en

tencia, pues las fuerzas vascas que se

"Un día antes de entrar los nacionales bajaban los rojos de retirada, recuerdo que traían a dos en camillas, dos palos y una lona, ahí los llevaban. Uno ya venía muerto, en un charco de sangre, el otro pedía coñac para quitar los dolores, se iba medio muriendo el pobre ... Aquí entonces no había coñac en las casas, les ofrecieron café, pero los soldados dijeron que no podían parar, tenían mucha prisa ... (testi-

encontraban en La Penilla se habían

monio 5.23).

todos los frentes, reabriendo también el de Vizcaya, mientras algunos batallones de los nacionalistas vascos abandonaban sus posiciones y se replegaban hacia Santoña. De esa manera la pretendida línea de cumbres prel itorales quedó desguarnecida y desbordada en varios puntos, y los italianos llegaron a última hora a Santa María de Cayón; al día siguiente ocuparon todo ese valle sin resis-

11


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 167

El martes 24 la situación se hizo crítica para los republicanos, y el general Gámir Ulibarri renunció a la defensa de Santander, ordenando su evacuación y la retirada hacia Asturias. A continuación la flota pesquera y todo tipo de embarcaciones comenzaron a hacerse a la mar saliendo

sobrecargadas

hacia

Asturias o Francia, con la esperanza de no ser interceptados por el crucero "Almirante Cervera" o cualquiera de los otros barcos de la armada nacional

que

bloqueaban

el

Cantábrico. Mientras el lehendakari José Antonio Aguirre y los consejeros

de

su

gobierno

Telesforo

Monzón y Heliodoro de la Torre partieron desde La Albericia en un avión que les llevaría hasta Francia3. Los numerosos refugiados vascos que se encontraban desde hacía meses alojados en Cantabria iniciaron un segundo éxodo, prácticamente todos huyeron hacia Asturias o Francia, y

Dos barcos cargados de refugiados procedentes de Santander atracados en el puerto de Burdeos; no todos llegaron a Francia. algunos se hundieron y otros fueron interceptados por el ' Cervera" (Ontañón, Antonio : Rescatadas del Olvida. P 58). Abajo: Cañón del crucero nacional "Almirante Cervera". protagonista del bloqueo naval de la costa cantábrica y de la captura de embarcaciones de refugiados. conservado actualmente en Limpias.

en los muelles de Santander se vivieron escenas terribles, con miles de personas tratando de encontrar sitio en cualquiera de las embarcaciones que partían:

"Mi hermana estaba de cocinera en el convento de Villanueva, donde se habían alojado muchos refugiados vascos. Empezaron a

decir que llegaban los fascistas, que venían los moros y abusaban de las mujeres, todo el mundo se escapó a Santander para embarcarse hacia Francia, se llevaron el carro y el burro de mi padre para llevar los equipajes de los refugiados, luego 3

HERRERA ALONSO, Emilio: op cit, p. 85.


'

LA OFEN VÁ DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 168

apareció en Valdecilla ... Mi padre también se fue en otro barco, al salir de Santander pudo ver el barco en el que marchaban mis hermanas y mis primas, se saludaron de barco a barco, pero al de mi padre le cogió el 11Cervera 11 y les llevó al Ferro/, allí estuvo en la cárcel, le echaron pena de muerte, luego le trajeron aquí a la Provincial, después en Santoña ... Al barco de mis hermanas y mis primas no le cogieron, llegó a Francia y de allí pasaron a Barcelona, luego tuvieron que retirarse otra vez a Francia, allí estuvieron muchos años, una murió allí y otra todavía vive en Francia ... " (testimonio 5.24).

"Nos dijeron que teníamos un barco para escapar a Asturias, los nacionales estaban llega ndo y teníamos miedo. Pero el muelle estaba imposible de gente, aquello era terrible, un gentío tremendo, todos a subir al barco. Desde la cubierta voceaban que no subieran más, que se hundiría el barco, pero la gente no hacía caso, a tirarse al barco ... hasta que arrancó y se marchó, nosotros nos quedamos en tierra a esperar a los nacionales, ya no había otra solución, en Torrelavega ya habían cortado ... 11 (testimonio 5.25).

Muchos soldados y civiles también trataron de escapar hacia Asturias por tierra, mientras la aviación nacional bombardeaba la carretera de Oviedo, Renedo de Piélagos y el aeródromo de Pontejos, que había sido ya abandonado.

"Yo estaba de guardia de asalto en Santander y a última hora nos mandaron ir a Ontaneda a aguantar a los italianos que venían, ya habían tomado El Escudo, no había nada que hacer. Veníamos para Santander otra vez de retirada y en Renedo de Piélagos nos cogió un bombardeo cojonudo ... Todos los días andaba la aviación por encima, nosotros estábamos confiados de que no atacarían, pero aquel día empezaron a pegar. .. La estación quedó como un pilo de escombros, los raíles del tren como aros, la SAM ardía que se jodía ... 11 (testimonio 5.26). Desde las alturas de Cayón y Penagos la artillería de los nacionales disparaba por encima de Peña Cabarga tratando de cortar los puentes de la carretera y el ferrocarri 1 a la altura de San Salvador, los cuales no fueron alcanzados:

"Los obuses relinchaban como caballos, tiraban desde la


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITl r:JA OS 169

parte de Cabárceno y pasaban por encima de la Peña Cabarga, al puente de San Salvador y al del tren, pero no acertaron a darles. Nosotros estábamos en Socabarga metidos en un refugio, en un cotero habíamos cavado una trinchera en forma de L, pusimos unas vigas de madera y tierra encima, en ese refugio estuvimos. Después se encontraban obuses sin explotar, todavía quedan varios en la Fuente de Laso, en un castro, en Peña Cabarga cuando se encontraba alguno lo tiraban a una torca " (testimonio 5.27).

C-4, que les llevó hasta Gijón, mientras en la capital cántabra la denominada " quinta columna" comenzaba a actuar. En Villaescusa sus habitantes vivieron los peores momentos de la guerra, con la desbandada de las tropas republicanas, la artillería de los nacionales disparando desde la zona de Cayón, y los aviones alemanes e italianos sobrevolando amenazadora mente para atacar a las tropas republicanas en retirada. Como ya hemos explicado, la mayor parte de la población estaba refugiada en las

Mientras tanto las Brigadas de Navarra entraron en Torrelavega

cuevas, pero algunos recuerdan las escenas:

y, sobre las 5 de la tarde conquistaron el puente de Barreda, cortando completamente las comunicaciones por tierra entre Santander y Asturias, en tanto que los italianos se aproximaban a la capital. En la zona oriental los nacionales también tomaron Castro Urdiales y el Puerto de los Tornos, mientras las tropas naciona1istas vascas negociaban por su cuenta su rendición en Santoña con las fuerzas italianas. Esa noche, a la una y media de la madrugada del día

"Los soldados que venían de retirada pararon en nuestra casa, pedían leche y comida, iban para Santander, uno decía que se iba a tirar a la mar. Algunos debían ser de por aquí cerca, dos de ellos se dieron la vuelta con el fusil para irse a sus casas, para que nos les vieran a mi me decían: "Agáchate, chaval". Entonces vino uno de la FA/ a caba/lo, a buscarles, pero no les vio y se marchó" (testimonio 5.28).

25, el general Gámir Ulibarri y las principales autoridades republicanas de Santander abandonaron definitivamente la ciudad en el submarino

"El camino que hay detrás de mi casa quedó regado de fusiles y bombas de piña; en la desbanda-


LA~OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

~~~~==~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

170

da hacia Santande0 lo tiraban todo. En casa se presentaron a dormir unos que eran conocidos, del Arenal de Penagos, durmieron en el paja0 luego encontramos allí unas bombas de piña que se habían dejado" (testimonio 5.29).

\l<·ntJ·.- tu , ••, ...,¡ iJ tuo !->Ull!tW'

una t1•rt•n sh·mÜ('-

i1111m..,.1· .. ~m·si dt•ll<- no.,.h-.:• minÍt'l'('. .\ fo E~~I !-01 .\HUH :-

Cl!llt.\X:'\O 1-'. TI . 111:\1.\lllt\I 1•11 · 1'0\'l.;Jt(I 111 1'111-

:\J.\

t•

ª' raj

di~no1·:do il tuo nonw

di llnliauo m·d-

dt·n.110 i tuoí iratt•lli NtUofü·j '"'l•ª!lººli ... frullnti

1•(H11t'

tt'.

:Xon p1•1·mf:'tft'rt• qu Hta iniamiu: \ ' IE .~ l CO:\ 'XO'I,

t·ol

no~h'O

~('l>t·ito

tl .. I IM>l>4_.lo.

opprimt•t•t• ma 1wr 11 t>•UW

t•

1·h1•

uou

f•tm1hulh•

1wt·

la Jiht•1·t a' ~

f mil1ziani dril' K-cercito di Smitaru/..r.

OBREGÓN, DÍA DE SAN

"nac ionales" tuvo lugar a última

Octavilla lanzada por los republicanos a los soldados italianos incitándoles a pasarse al "ejército del pueblo que no combate para oprimir. sino por el pan y la libertad" (EL PAÍS: 1936-1939. La Guerra de Esparia Fascículo 9. p. 131)

BARTOLO DE

1937.

En Obregón la entrada de los 1

"'º

r·a !Jli illllfL..,tl'ÍUli (•he IÍ !o.Íl'Ullan-O iu llalia ~'lll'>Ullll di

hora de ese martes 24 de agosto, día

valles de Toranzo, Carriedo y Cayón.

de San Bartola, fiesta en el pueblo.

En Villaescusa no hubo nin guna

Es curioso que el inicio de la guerra

resistencia , las tropas republicanas

también coincidiera el año anterior

ya habían huido en desbandada

con la otra fiesta de Obregón, la del

hacia Santander, Santoña o Asturias,

Carmen. En esta ocasión no hubo

y los italianos de la división Fiamme

verbena, aunque los derechistas sí

Nere (Llamas Negras) avanzaron

que lo celebraron con enorme ale-

rápidamente por el valle camino de

gría, después de 1 3 meses de miedo

Santander. Pero antes estuvieron dis-

y penalidades. En realidad los que

parando insistentemente sobre la

entraron en Villaescusa no fueron

mina de Obregón desde la ladera de

estrictamente los nacional es, puesto

enfrente, desde el Cotejón, al pare-

que eran extranjeros; fueron los sol-

cer tenían mucho miedo a los mine-

dados italianos del CTV, que habían

ros,

roto el frente en la zona de Soncillo

escondidos entre las cal izas de la

pensaban que podían estar

el día 14 y habían tardado varios

mina y que pudieran hacer resisten-

días en coronar El Escudo, sufriendo

cia desde allí.

varios cientos de bajas en la batalla. Después todo había sido un paseo, el

Entre las calizas no había

avance por las divisorias montañosas

nadie. Casi todo el pueblo estaba

entre el Besaya y el Pas, y entre este río y el Pisueña, dominando los

refugiado en las cuevas situadas en los

" matos"

que

hay

hacia

La


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIAN S 1 71

Concha y Villanueva, sobre todo en la

Cueva

de

los

Sieterríos

o

Castañera . Allí todavía quedaba un batallón republicano en retirada, los italianos estaban ya entrando por Cotejón y después por encima de la mina ,

caían

los

obuses

sobre

Villanueva, por encima de Peña Cabarga la artillería de los nacionales intentaba acertar al Puente de San Salvador... en esas horas de incertidumbre todo el valle temblaba de miedo. Entonces se produjo un acontecimiento trágico que ha quedado grabado

imborrablemente

en

Federico López Santibáñez y Carmen Antolín Liaño, la pareja de novios que se quitó la vida en Obregón poco antes de la entrada de los italianos el 24 de agosto de 1937 (gentileza de Carmen López Santibáñez).

la

memoria de todos los que lo vivieron

y engrasando una pistola, se había

y muchos otros que lo oyeron contar:

despedido de ellos para reincorpo-

el suicidio de una pareja de novios

rarse a su unidad, y se fue a la cueva

frente a la boca de la Cueva de los

donde estaban Carmen y sus herma-

Sieterríos.

nas refugiadas con la mitad del pueblo.

Los testigos recuerdan que

Federico y Carmen tenían 20

Federico estaba muy nervioso, no

y 22 años respectivamente, los dos

hacía más que fumar, los dos novios

eran de Obregón, "se hablaban"

salieron y se sentaron en una piedra

desde hacía tiempo e incluso habían

a unos 30 metros de la boca de la

hecho planes para casarse, pero al

cueva, estuvieron allí escribiendo

parecer la familia de ella no aproba-

algo, a nadie le pareció extraño. A lo

ba la relación. Federico era portero

lejos se oían los disparos de la arti-

en el equipo del "Bataclán" y se

llería, los nacionales estaban a punto

había distinguido por izquierdista,

de llegar, pero súbitamente se oye-

pero la familia de Carmen era de

ron unos tiros mucho más cerca y

signo opuesto. Federico estaba en la

algunos salieron para ver qué pasa-

guerra y llegó con las tropas republi-

ba. Federico había matado a Carmen

canas en retirada, esa mañana había

de un disparo certero en la sien, la

estado en su casa viendo a su familia

había colocado cuidadosamente con


,....... .....

eA OFENSIV

DE AGOSTO DE

1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

172

su boin a entre las manos y a conti-

c ia de la entrada de los nac io nales .

nuac ión se había pegado un tiro. Ell a

Federi co se había signi ficado como

murió en el acto, pero él todavía

izqui erdi sta y temía las rep resa li as,

vivía, don Timoteo el maestro inten-

dej ó esc ri to q ue la v ida se le hacía

tó rea nimarl e dándo le un a inyec-

impos ib le y eso fue lo que les ll evó

ción, pero Federi co le indi có que no

a

con la cabeza, ya no podía habl ar y

Tambi én es probab le q ue influ ye ra

to m ar

murió a los pocos minutos. Cas i toda

la desap robac ió n fa mili ar al nov iaz-

la gente qu e estaba en la cueva sa lió,

go de Ca rm en, pe ro el caso es q ue

esa

t rág ica

dec isió n.

aunque un bombazo que cayó mu y

los dos nov ios muri ero n juntos de

cerca les hizo vo lver prec ipitada-

común ac uerdo a la entrada de la

mente al interior de la cueva durante

cueva aq uel día de San Ba rto la de

otro rato . Son numerosos los testigos

1937 (véase la ca rta de desped ida

qu e rec uerd an perfecta mente los

de

cuerpos sin vid a de los dos novios

Doc umen-ta l, doc ume nto XII ).

Fede ri co

en

el

Apé ndice

que dec idi eron mo rir juntos:

LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

"Fue horroroso, sa limos de la cueva y allí mismo estaba n tirados, se habían matado los dos, eran unos críos ... (testimo ni o

pasaron de Obregón; los ta nques ll e-

5 .30).

garo n hasta el cementerio, e insta la-

11

EN EL VALLE.

Ese día los ita li anos ya no

ron su artill ería en va ri os luga res No tard aro n demas iado en

desde donde bat iero n la retirada

ll ega r unos ca mill eros, ya ita li anos,

repu b li ca na

pa ra recoger los cadáve res. La esce-

Ca m argo

d ispa rand o y

hac ia

Pe ñacastill o.

En

na, q ue parece sacada de un a pelí-

Sobrep ino, Valcaba y otros pa rajes

cul a o nove la ro mánt ica, sucedi ó

del pueb lo queda ron las vai nas de

rea lmente y tu vo lu ga r en Ob regó n

los ob uses, algu nas todavía se con-

aq uel 24 de agosto de 1937 a las 5

serva n recic ladas como fl oreros en

de la ta rd e. Los nov ios dejaro n sen-

casas particul ares de Obregón. Cayó

das ca rtas a sus fa mili as exp li ca ndo

la

su deseo de mo rir y ser enterrados

Vill aesc usa, no hu bo verbena de Sa n

juntos, no ca be dud a de q ue fue un

Ba rto la, en vez de cohetes hu bo

acto desesperado ante la inminen-

cañon azos de ve rdad, y también sen-

noc he

sob re

el

Vall e

de


r

LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE t:O

173

cuitar la retirada de los últimos soldados republicanos, y un vecino del barrio de Bofetán, en Liaño, recuerda que les indicó una lastra por la que pudieron vadear la Ría de Solía hacia Guarnizo. A los italianos apenas les detuvo, los zapadores hicieron rápidamente un puente de madera provisional en lugar del destruido en Solía y,

unos

meses

después,

entre

noviembre de 1937 y febrero de 1938, el puente original fue reconsDesfile de las tropas italianas. protagonistas de la campaña de Santander y de la "liberación" del Valle de Villaescusa (EL PAÍS 7936-7939 La Guerra de España Fascículo 8, p. 120).

truido por decenas de presos republicanos, los cuales permanecieron encerrados en los bajos de la casa contigua mientras duraron las obras.

saciones encontradas, de alegría entre los derechistas que celebraban

Mientras los italianos avanza-

la " liberación", y de miedo entre los

ban rápidamente hacia Santander, los

izquierdistas que no habían escapa-

vecinos del valle salían poco a poco

do, temerosos de las represalias. Al

de las cuevas para volver a sus casas:

amanecer del miércoles 25, las tro-

que ya estaba en completa ruina y

"Los de Lusa estuvimos todos escondidos en la cueva que está detrás de mi casa, donde lo de tu abuelo (Cueva de la Corneja). Todos menos mi padre, que no abandonó la casa en ningún momento. Cuando llegaron los italianos salimos con una bandera blanca para que no nos dispararan, venían por Hontanas repartiendo

era inservible, sino el de la carretera

pan"(testimonio 5.31).

pas italianas reanudaron su avance y desde Obregón bajaron por el valle camino de Santander sin encontrar ninguna resistencia, entrando en los restantes pueblos del municipio. Las tropas republicanas en retirada, en un vano intento de dificultar el avance enemigo, habían volado el Puente de Solía, no el antiguo del siglo XVI,

de Guarnizo a Villacarriedo. Para lo que sirvió la voladura fue para difi-


~~~d~~ áE AGOSTO DE

1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

174

11 En la Cueva del Alfarero (Bº La Hoya, Liaño) estuvimos refugiados chavales y gente mayor. Primero bajaban los milicianos de retirada por Peña Cabarga, nosotros allí quietos y en silencio para que no nos vieran, les oíamos pasar por el camino. Después, cuando ya entraban los italianos, alguien le dijo a mi madre que rezara el rosario1 para que vieran que éramos católicos y no nos hicieran nada " (testimonio 5.32).

11Subíamos por la carretera mi padre, mis hermanos y yo, decían que ya habían entrado los italianos en Obregón, y efectivamente nos los encontramos. Un capitán le encañonó a mi padre con el fusil llamándole rojo; le salvó que estábamos nosotros1 que éramos unos niños, los 11bambini 11 decía él1 mi padre le explicó que éramos sus hijos y nos dejaron marchar" (testimonio 5.33).

Entrada en Santander del primer contingente de 'flechas negras" italianos el 26 de agosto de 1937 (EL PAÍS: 1936-1939 La Guerra de Espaila Fascículo 12, p 183) los barcos que salió sobrecargado se hundió, lo cual sí sucedió en más de un caso, y que en el naufrag io murieron tres de los izqui erd istas más conocidos del valle, extremo que no hemos podido confirmar, por haber otras versiones sobre la suerte de cada uno de ellos. Al parecer otro de los más significados no tuvo tiempo de huir de Villaescusa y, con gran sangre fría, trató de confundir a las tropas italianas que ll egaba n hacié ndose pasar por derechista, aunqu e

La mayoría de los izquierdis-

no tuvo éx ito :

tas destacados habían huido hacia Santander antes de que llegaran los itali anos,

tratando

de

enco ntrar

plaza en cualquiera de los barcos que partían abarrotados hacia Gijón o Francia, o bien escapar por tierra hacia Asturias. Se cuenta que uno de

11Cuando entraban las tropas (nacionales) en Villanueva, 11Campín 11 bajó a recibirlas a la carretera por un camino peonil que sube hacia la iglesia, dando vivas a España y diciendo: 1Ta es hora de


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 175

que las personas honradas podamos sa lir a la calle No le sirvió de nada, alguien le reconoció y le metieron en la cárcel, luego se murió de hambre preso en Santoña, no tenía quien le llevara la comida 11

11

(testimoni o 5.34) . Algunos vecinos de Ob regón también

rec uerd an

de

aq uellos

cerca de la iglesia. Recuerdo que durante mucho tiempo le estuvimos lle vando flores, pensábamos que la madre querría hacerlo y no sabría dónde, en su luga r las poníamos nosotras. Otro miliciano muerto apareció en La Ca rral, la finca de Begoña, cerca de Corral de Huevo; allí le enterró mi cuñado Conrado 11

(testimonio 5.35) .

momentos que, junto a la igles ia del pueblo, quedó el cadáver de un mili-

Al margen de lo que supuso la

cia no del Batallón 11 O, que en la

entrada de los nacional es y, por co n-

retirada repub li cana había estado

siguiente, la derrota republi cana en

alojado en Ob regón, en la igles ia y

Santander, los italianos en general no

las erm itas. En el monte de Obregón

dejaron mal recuerdo en la región,

también apa rec ió otro mili c iano

tanto para los que ce lebraron su

muerto

entrada como para los vencidos. No

no

identificado,

aunqu e

algui en dijo que era de Santoña:

se distinguieron por un afán de venganza como pudieran tener los falan-

En el cementerio de Obregón enterraron a un miliciano desconocido que apareció muerto 11

11

gistas, un ánimo de pillaje despiadado como el de los marroquíes, o una frialdad como la de los alemanes.

Soldados italianos de la División Littorio entrando en Santander el 26 de agosto de 1937 (EL PAÍS: 1935-1939 La Guerra de Esparla Fascículo 12. p. 183)


L.

"A DE AGOSTO DE

1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS

176

"Los moros no entraron en Santander, se quedaron en Maliaño, se tiraban al tren como locos para ir a Santander, pero los oficiales no les dejaban, les trataban como animales, a porrazos. Los alemanes eran aparte, aviadores y técnicos de los cañones antiaéreos, estaban en el campo de aviación de Pontejos, pero se les veía poco, no fraternizaban con la gente" (testimonio 5.36).

regalaron unos zapatos, creo que los habían apañado de la zapatería de Sarán" (testimonio 5.38). También son muchos los que recuerdan haber conocido los macarrones y los espaguetis en aquella ocasión, nunca los habían visto antes y fueron las tropas italianas las que se los dieron a probar por primera vez:

los sitios por donde pasaban, pero al

"Los italianos nos dieron de cenar, conocí entonces los macarrones, nunca los había visto antes, fíjate que les pregunté que dónde se pescaba aquello ... " (testimonio

parecer lo hacían sin violencia, en

5.39).

Es verdad que hemos recogido algunos testimonios sobre todo lo que cargaban los italianos al saquear

casas y comercios que habían sido abandonados, y desde luego todos los informantes lo recuerdan más como algo gracioso -los italianos sobrecargados con todo tipo de cosas- que con ira o rencor:

"Los italianos se portaron bien con nosotros, pidieron permiso para comer los tomates y las manzanas de la huerta, nos regalaron latas de carne, pan y vino. Me acuerdo que fumaban un tabaco que se llamaba "Macedonia ". Las tanquetas pasaron por la carretera, a los barrios de Liaño no subieron "

"Los italianos llevaban baúles enteros de lo que pescaban por ahí, a una chica de aquí que se echó un novio italiano la dejaron toda la ropa de la tienda de Desiderio en Sarán, luego vino la Guardia Civil a por ella .. . " (testimo-

tud hacia los italianos que hemos

nio 5.37).

recogido en el valle fue un niño

(testimonio 5.40). El mayor testimonio de grati-

nacido en aquellos días de finales de

''Los italianos eran muy simpáticos, a otra chica y a mí nos

agosto de 1937. En Obregón una mujer se puso de parto justo cuando


177

italianos, puesto que en otros lugares hemos escuchado algunas historias de violaciones y muertes atribuidas a las tropas italianas : 1

1En Asturias los italianos entraban en los pueblos cantando La lnternaciona/11 para confundir a los izquierdistas que salían entonces confiados pensando que ganaban la guerra, y entonces los italianos les asesinaban " (testimonio 5.41 ). 11

1

1

El general Annibale Bergonzoli (con casco), jefe de la División Littorio, rodeado de una multitud al entrar en Santander al frente de sus tropas (EL PAÍS 7936- 7939 La Guerra de España Fascículo 12, p. 188)

Tal vez eso sucediera en acababan de entrar los italianos en el

Asturias, pero en Villaescusa por lo

pueblo, había una confusión tremen-

menos no tenemos ningún testimo-

da y no había ningún médico. El

nio de tropelías por parte de las tro-

marido pidió ayuda a los militares, y

pas de Mussolini . Por el contrario,

un oficial italiano se ofreció a llevar-

los italianos les advertían a los habi-

les en su coche a Santander, para

tantes del valle de que no debían

que fuera atendida en un hospital.

tenerles mi edo a ellos, sino a los

Así lo hi c iero n, el oficial se despidió

españoles que vendrían detrás, es

antes de que la mujer diera a luz, y

decir los falangistas con ganas de

só lo les pidió que bautizaran al bebé

vengar sus muertos y las afrentas

con el nombre de Romano si era

sufridas durante el periodo republi-

niño, y Dali a si era niña, al parecer

cano, habiéndose recogido idénticos

eran los nombres de sus hijos o de

testimonios en el Valle de Camargo4.

sus padres. Nació un niño que se

En el recuerdo de los habitantes de

ll ama Romano y vive actualmente en

Villaescusa ha quedado memoria del

La Concha, su hermana es varios

paso de las tanquetas italianas por la

años más joven y se llama Dali a, hoy

carretera, y también co lumnas ente-

vive en Guarnizo.

ras de soldados marchando a pie, avanzando hacia Santander:

Sin embargo no todos los testimonios son tan benévolos con los

4

FERNÁNDEZ BENÍTEZ, Vicente; y OTROS:

op cit, pp. 224-225.


r

LA OFENS1VA D'E AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 178

Hicieron una pintada en casa de Esperanza : /taliani tutti a Santanderi. W il du cci Pasa ban miles de italianos camino de Santander, algunos llevaban un parchazo negro en la espalda no sabíam os lo que era luego nos enteram os de que esa m arca se la pusieron a los que corrieron en Guadalajara allí les arrearon bien. Luego sacaron un cantar: Desde Jadraque / hasta Sigüenza / allí corrieron más de mil quinientos sinvergüenzas / Y vino e l Negus / que no es igual / que una brigada roja internacional / Guadalajara / no es Abisinia/ corre italiano que los rojos te asesinan / Los italianos/ se m archarán / y de recuerdo un bebé te dejarán .. . (testim o ni o 5.42). 11

11

11

1

1

1

11

11

Los italianos tenían una fa m a de cobardes trem enda, se les asociaba con Abisinia y Guadalajara allí sa lieron corriendo" 11

1

zon a, más de una semana, hasta qu e se termin ó la campaña de Santander y les envi aron a otro fre nte:

Aquí en Villanueva los italianos estu vieron aca mpados en La Serna detrás de la bolera de Marcos Maza. Un mato que había allí cerca le desguazaron entero para camuflar los tanques y los camiones. Mi madre les lavaba la ropa, la pagaban con plata (testim o ni o 5.45). 11

1

11

Los ita lianos entraron por Ca rceña, venían por el alto por Pozobal bajarían luego a Solía, para seguir hacia Sa ntander.. . En Renedo estuvieron basta nte, nosotros íbam os andando desde Riosapero a Renedo para que los italianos nos dieran pan blanco, si no había que ir a busca r el pan a Villanueva, mu y m alo con unas pajonas ... el de los italianos era mucho m ejor (testim o11

1

1

11

nio 5.46).

(testim o nio 5.4 3) .

En Liaño los italianos entraron e l 25 de agosto, el 26 llegaron a Santander. Aquí estu vieron unos días al llegar pusieron en los castaños donde vive Poli una batería de cañones mirando para Santander, yo creo que no llegaron a disparar, fu e todo tan rápido ... En La Cotera hicieron un campam ento, a mi m e 11

Los italianos tenía n mucho miedo a los milicianos, igual veían un burro a lo lejos y le disparaban, un m iliciano decían .. . (testimo ni o 11

11

5.44). De todos modos los itali anos perm anec ieron vari os d ías en la

1

11

11


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENT RADA D E LOS ITALIANOS

179

mandaro n presentarme a l/~ pero yo me escondí en casa, mi madre me d ijo que ni se me ocurriera ir 11 (testimo ni o 5.47) . En ese tiempo se improv isaro n algunos romances entre so ldados ita li anos y mozas de la zo na, pues al pa recer los itali anos tenía n mu cho éx ito co n las chi cas, no só lo las regalaba n zapatos, siendo este tema uno de los que más di o que hab lar en aq uell os momentos, y todavía se rec uerda n algunas anécdotas al respecto: " Yo tenía 22 o 23 años, y los ita lianos me decía n : " Tu mu y guapa, tu venir con nosotros a Sa ntander a ba ilar". M e p regunta-

Jóvenes madrileños reciben brazo en alto a las tropas franquistas a su entrada en la capital: en Santander se vivieron escenas similares el 26 de agosto de 1937 (EL PAÍS 1935-1939 La Guerra de España Fascículo 20, p 305)

ba n si tenía novio, estuvieron tomando vasos de leche en casa y

do; el día 25 domin aro n todo el Vall e

juga ndo con los gatos que tenía mos,

de

todo mu y bien hasta que uno que

Ca margo, y el ju eves 26 a primera

estaba acariciando al gato de repen-

ho ra de la mañana entraban a la

te se fijó en las botas que tenía mi

ca pital, al mi smo ti empo que la 4ª

Vill aescusa

y

el

vec in o

de

padre, que se las había traído mi

Bri gada de Navarra hacía lo propi o

herm ano de la guerra; entonces el

po r la ca rretera de To rrelavega . No

ita liano le amenazó con el fusil y le

hubo res istenc ia alguna, las tropas

llamó roj o, mi padre cogió mucho

republi ca nas hab ían huido de la c iu-

miedo, menos mal que al final no

dad por mar y ti erra, o bien se entre-

pasó nada" (testim onio 5.4 8).

ga ro n, abandonando deso rdenadamente sus arm as y des hac iéndose de

Por lo demás, el avance itali ano sobre Santander fu e muy rápi-

la documentac ió n y demás elementos de identifi cac ión :


180

"En Santander todo el muelle era un reguero de armamento de toda clase, pistolas, insignias ... " (tes-

avance de los nac ionales proseguiría

tim o nio 5.49).

nada

por el Ori ente de Asturi as, do nde los republi canos p lantea ron un a obstires iste nc ia

du rante

va ri as

semanas, la bata ll a de l M az uco, Mil es de santanderin os dere-

desarro ll ada en septi embre de 1937

chi stas rec ibiero n fervo rosa mente a

en las agrestes montañas situadas

los vencedores, que desfil aron triun-

entre

fa lmente por la c iudad, mi entras los

Peñamell era A lta y Ca brales. Entre

venc idos qu e no habían podido

otros mu chos, en El M az uco muri e-

escapar se ocultaban donde podían,

ron dos vec inos de Vill aescusa com-

trataban de pasar desapercibidos en

bati endo en las fil as repu bli ca nas,

medi o de la co nfu sió n, o bi en se

lrineo A lbill o Río, de Ob regón, y

entregaba n dándol o todo po r perdi-

Fid el

do, siendo concentrados en la plaza

Concha. En un último intento de

de to ros para dec idir sobre su situ a-

res istir, confia ndo en que la próx ima

c ión. Tambi én hubo algunos que se

ll egada del inv iern o detend ría la

sui c id aro n

ofensiva nac io nal sobre Asturias, se

deses perados,

había hec ho

y

esc rito

co mo

Federi co

fo rm ó

los

co ncej os

Ri ancho

de

Salc in es,

en Av il és

la 1ª

Ll anes ,

de

La

Br igada

López Santibáñez dos días antes en

M o nta ñesa, integrada po r mili cianos

O bregón.

cá ntabros que había n ll egado all í de retirada y q ue estaba n d ispuestos a

En días suces ivos se comple-

res istir hasta el fin al. A hora fueron

tó la conqui sta del resto de la regió n

env iados al no rte de León, a cub rir el

po r los nac ion ales, el 1 de septi em-

Puerto de Paj ares, la entrada natural

bre las Bri gadas de N avarra alca nza -

a A sturi as por el sur:

ron el río Deva y Asturi as, y al día sigui ente entraro n en Potes, q ue había sido incendi ado por las tropas repub li ca nas en retirada. El 17 de septiembre los nac io nales entraron en Tresv iso, aislada aldea de los Pi cos de Europa que fue la última loca lid ad de Ca ntabri a qu e se mantu vo bajo domini o repu b li ca no. El

"Nos manda ron al norte de León y nos ordenaron prender fuego a las casas de los pueblos, para que los nacionales no tuvieran do nde meterse cuando llegara el in vierno. En Peña Lasa estuvimos copados 8 o 9 días, comiendo hojas de avellano, no había otra cosa, teníamos la


. "'º',

'll LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 y LA ENTRADA DE 'Los ITAt'I~

e; 5

181

boca verde como las cabras. Nos ametrallaba la aviación, allí me hirieron a mí, la carretera ya estaba cortada y me evacuaron a Mieres en un mulo por los montes, yo iba medio muerto, ya me daba todo igual, pero me operó un médico francés y salí de aquella .. . " (testimonio 5.50).

los pueblos y montes cercanos, o fueron apresados por los nacionales. Este último caso fue, al parecer, el de Victoriano Saiz Montes, natural de Obregón y vecino de Villanueva; al hundirse el frente en Cantabria se retiró hacia Asturias, y allí ya no tuvo escapatoria, siendo fusilado en la playa de Gijón tras la entrada de los nacionales en dicha ciudad.

En esa misma posición de Peña Lasa (1 .793 metros) murió otro

Los NIÑOS y LA GUERRA:

vecino de Liaño, Pascual Quintana

DESGRACIAS Y PELIGROS.

Solana, fallecido el 14 de octubre de 1937. En las filas contrarias, toman-

El mismo día de la entrada

do esa famosa posición con los

de los italianos y en jornadas suce-

nacionales, hemos encontrado a otro

sivas se produjeron tres desgracias

superviviente, Baltasar Castanedo de

que recordamos porque probable-

la Riva, natural de Obregón, que

mente estuvieron relacionadas con

estuvo primero con los republicanos

la guerra, aunque fuera de forma

en el frente de Espinosa de los

indirecta. El 25 de agosto de 1937

Monteros y, después de la caída de

una niña de un año de edad murió

Santander, fue movilizado de nuevo,

en Riosapero en su propia cuna al

ahora por los nacionales, tomando

disparársele a su padre un arma que

parte en los últimos combates del

manipulaba, según los testimonios

frente del Norte antes de marchar

orales que hemos podido recoger.

para Teruel. El 21 de octubre desapa-

Sin embargo en el Registro Civil

reció el frente del Norte con la entra-

figura que la niña falleció en su

da de los nacionales en Gijón, repi-

domicilio "a causa de una acción

tiéndose en las jornadas precedentes

de guerra 11•

las escenas ya vividas en los muelles de Santander dos meses antes: miles

Es posible que el padre estu-

de personas escaparon por mar hacia

viera intentando desarmar o escon-

Francia, y los que no pudieron

der el arma para evitar que le pudie-

embarcar trataron de esconderse en

ra comprometer; un vecino suyo nos


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITALIANOS 182

dij o qu e él tambi én encontró un fusil

Santander el 29 de agosto de 1937 a

y lo tuvo muchos años guard ado en

consecu enc ia de las herid as produ ci-

casa. El caso es qu e, tras la muerte

das po r la expl os ión de un a bomba

de la pa rej a de novi os en O bregón el

pocos d ías antes cuando se encon-

d ía anterior, el 25 se viv ió otra trage-

traba en la zo na de Vall anares, en la

d ia en el muni cipi o, pero al parecer

Si erra de Vill anu eva. A unqu e la

ta mpoco directamente vin cul ada a la

famili a pi ensa que a Ignac io le tira-

guerra.

ron esa bomba los " rojos" que se retiraban a la des band ada hac ia Sin embargo pocos días des-

Santander, los restantes info rm antes

pués, el 3 de septiembre, fa ll ec ió en

que nos han contado el epi sod io en

su domic ilio otro bebé de Vill anu eva

Vill anueva aseguran que la bomba le

co n só lo 3 meses y medi o de edad,

explotó acc identalmente ca usá ndo le

"a ca usa de disparo de arm a de

herid as muy graves en el pecho, y que

fuego " . Para ento nces ya había n

fu e tras ladado a Valdec ill a donde

pasado 1O días desde la entrada de

fall ec ió al poco ti empo. El hecho de

los nac ional es, lu ego no pudo ser

que Ignac io Torre no fu era incluido en

alguna bala perdid a, debemos pen-

la pl aca de los ca ídos de la igles ia de

sa r en otro di sparo acc idental al mar-

Vill anueva -ya desaparecida- parece

ge n de la guerra. A dife renc ia del

avalar esta segunda versión.

caso de la niñ a de Ri osape ro, no hemos enco ntrado pe rso nas q ue

11

/gnacio Torre murió des-

rec uerd en esta segunda mu erte; es

pués del fo llón, estaba roza ndo un

probabl e que la fa mili a no qui siera

euca lípta l por Va/lanares, pegó con

qu e se supi era, entre otras cosas para

la razona en un proyectil y le explo-

no tener qu e dar ex pli cac io nes sobre

tó, fue un accidente" (testim . 5.5 1).

la tenenc ia de un arm a en época de En rea lidad, fu eron muchos

guerra.

los acc identes de ese tipo producidos Otro caso co nfuso fue el de

en toda España en aquell os años; por

Ignac io To rre Esca lante, vec ino de

ejempl o en el pueblo de Oga rri o

Vill anueva ya entrado en años, pu es

(Vall e de Ru esga) murieron 5 niños

había sido sa rgento en la guerra de

debido a la explosión de un proyectil

Cuba; este hombre fa ll ec ió en la

que manipul aban. Otros mu chos

Casa

niños corri ero n un grave pe li gro

de

Salud

Valdec ill a

de


LA OFENSIVA DE AGOSTO DE 1937 Y LA ENTRADA DE LOS ITAI:IANOS

183

jugando con todo tipo de material bélico abandonado, con testimonios

jugar en dos tanques que abandonaron los rojos en Solía" (test. 5.53).

que hoy nos ponen los pelos de punta: 11

Yo entonces tenía 9 años los críos jugábamos con los obuses, no se nos ocurría pensar el peligro que suponía. Los desmontábamos pieza por pieza, hasta la trilita, con pólvora hacíamos dibujos, letras ... y lo prendíamos fuego. En la confusión que siguió a la desbandada republicana quedó un avión abandonado en una finca del pueblo de San Román. Tenía las alas de lona alquitranada en su mayor parte, y entonces una de nuestras diversiones era sacar la pólvora de las balas y formar letras en cualquier superficie, después de ser quemada se quedaba la letra grabada. Pero claro, al hacer esto encima de las alas del avión, se prendió fuego y dio lugar a su completa destrucción " (testimonio 5.52). 1

"En Villanueva los chavales les cogíamos las balas y gasolina a los italianos para jugar: sacábamos la pólvora de las balas y la prendíamos fuego, otras veces tirábamos las balas a la lumbre, aquello parecía la guerra ... Jugando así un crío se manchó la pierna de gasolina y se la abrasó. También nos metimos a

"El juego de los obuses se terminó un día que encontramos uno más grande, lo llevábamos rodando por la carretera, para jugar con él, hasta que alguien dijo que podía explotar. Allí lo dejamos, tirado en un charco. Luego jugábamos con correajes que habían abandonado los soldados, con un barómetro que dejó un italiano que durmió en mi casa ... con todo lo que caía en nuestras manos" (testimonio 5.54). 11

En la huerta quedaron varios obuses, tu abuelo los recogió, los llevó en el carro y los tiró en una cantera que había en La Mazuela" (testimonio 5.55).

Blindado abandonado y cadáveres de soldados republicanos en los alrededores de Toledo (EL PAÍS: 1936-1939. La Guerra de España. Fascículo 8, p 122)


1

,...

.........

EL NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

\TUL


EL

UEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

186

CAPÍTULO 6 EL

Falange Españo la Tradi cio-n ali sta y EL

de las JO NS (FET), lo cual no estuvo

FINAL DE LA GUERRA Y LA

NUEVO

RÉGIMEN,

exe nto de impo rtantes te nsio nes

POSGUERRA

intern as, prin cipa lmente por parte de algunos "cami sas v iejas", es dec ir los

La entrada de los nac ionales

fa langistas de prim era ho ra. Entre

en Santander a fin ales de agosto de

estos últimos destacó el montañés

1937 supuso la incorpo rac ión de

M anu el Hedill a Larrey, mu y activo

Ca ntabri a a la España de Franco,

en el vec ino Vall e de Piélagos en los

convertido en líder indi sc utibl e del

años anteri o res a la guerra, luego

bando nac ional tras la muerte de los

líd er del alza mi ento nac io nal en

generales Sanjurjo y Mol a en sendos

Gali cia, y suceso r de José A ntoni o al

acc identes de avi ac ión, y el fusil a-

frente de Falange. Hedill a se opuso a

mi ento del ca ri smáti co diri ge nte

la uni ficac ió n fo rzosa decretada po r

fa langista José Anto ni o Primo de

Franco en ab ril de 1937, siendo po r

Rivera por los republi ca nos. El nu evo

ell o enca rce lado y co nd enado a

rég imen surgido del alza mi ento mili-

muerte, aunque fin almente le fue

tar contra la Repúbli ca era abso luta-

conmutada esa pena. Este capítul o lo

mente intransigente en el aspecto

dedi ca mos a la segunda parte de la

po líti co,

ge neral

guerra, con Ca ntab ri a ya en la zo na

Franco la jefatura de l Estado de

nac ional, y a la posguerra hasta fin a-

fo rm a vitalic ia co n el títul o de "ca u-

les de los años 40, si bien todos los

dill o", versi ón españo la del duce ita-

aspectos referentes a la repres ión

as umi end o

el

li ano y el führer alemán. Las liberta-

franqui sta y a los "emboscados" los

des democráti cas, los partid os po líti-

tratamos específica mente en los

cos y los sindi catos qu edaron total-

ca pítul os sigui entes.

mente proscritos, y en su lu ga r se co nstitu yó el denomin ado M o vi-

LAS NUEVAS AUTORIDADES DEL

mi ento N ac ional, que engloba ba de

VALLE Y LA VUELTA A LA " NOR-

fo rm a unitari a a las d istintas fuerzas

MALIDAD".

q ue

combatían dentro de l ba ndo

nac io nal : Falange, trad ic io nali stas

Inmedi atamente después de

(ca rli stas), derec histas de la CEDA,

la " liberac ión" de Sa ntander y su

etc ... En lo su ces ivo tod os quedaron

prov inc ia se procedió al nombra-

fundid os

miento de las nuevas auto rid ades

en

un

partid o

úni co,


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGÓERRA

187

ron las juntas vecina les de los pueblos del valle con personas lógicamente afines al ~

encabezando

AYUNTAMIENTO

nuevo régimen, de

Obregón

Río Arce, primo de

Primitivo Río Arce, alcalde durante

-DR-

11

Bernardino

la

VI LLAESCUSA

la República por la CEDA; la de La

(SANTANDER)

Concha Joaquín Haya Crespo; la de Liaño César Agudo Serna, último

Escudo municipal de Villaescusa bajo el régimen franqu ista.

alcalde de la Monarquía; y la de

locales

actas, 4 de septiembre de 1937). Se

Villanueva Felipe Muriedas (Libro de afines

al

Movimiento las

nombraron otros cargos con perso-

autoridades republicanas preceden-

nas afines, siendo destituidos los

tes, que en la mayor parte de los

anteriores a los que se acusaba de

casos habían huido en los días pre-

co laboración con los republicanos, y

vios por temor a las previsibles repre-

repuestos algunos que, a su vez,

salias; por ejemplo el alca lde socia-

estuvieron anteriormente y habían

lista de Villaescusa durante la guerra,

sido

Nacional , siendo destituidas

destituidos

por

el

Frente

Dionisio Zubía Liaño, que no volve-

Popular.

ría a España hasta después de la

municipales

muerte de Franco en 1975. En el

largo y tendido sobre el estado en el

caso de Villaescusa el 30 de agosto

que se encontraron el valle tras la

Las nuevas autor id ades también

debatieron

de 1937 se constituyó una comisión

retirada republicana, con las arcas

gestora para regir el Ayuntamiento,

del Ayuntamiento comp letamente

siendo elegido alca lde Felipe Vega

vacías y diversos desperfectos en

Gómez, primer teniente de alca lde

ed ifi cios e infraestructuras, como el

Solana , segundo

matadero y el puente de Solía, que

teniente de alcalde José Manuel

en los meses sigu ientes pasaron a ser

Agudo López, y regidor sínd ico José

reconstruidos por prisioneros de gue-

Castanedo López (Libro de actas del

rra republicanos (L ibro de actas, 2 de

Ayuntamiento, sesión de 30 de agos-

octubre de 1937).

Joaquín Agudo

to de 1937; véase texto comp leto en el Apéndice Documental, documen-

Una de las primeras medidas

to XIII). En días sucesivos se forma-

tomadas fue la limpieza y acondicio-


~

\

r

j

éL NUEVO REGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

188

namiento de las iglesias y ermitas del

no he vuelto a pisarla, sólo los fune-

municipio, que habían quedado en

rafes de obligación ... " (testim. 6.1).

un estado lamentable después de los actos anticlericales cometidos a los

"Yo fui a fregar la iglesia

pocos meses de comenzar la guerra,

voluntariamente, con otras, don

y que a última hora habían sido utili-

Emilio dijo que a ver quién se ofre-

zadas como alojamiento por tropas

cía y salimos varias del pueblo, nin-

republicanas que tampoco habían

guna fregó obligada " (testim. 6.2).

destacado por su cuidado. Los testimonios recogidos al respecto son

Otra de las medidas que pri-

contradictorios, pues aunque casi

mero se tomaron fue la incautación

todos afirman que se obligó a las

de la documentación municipal y

familias izquierdistas más significa-

sindical de la época anterior, de la

das a limpiar y fregar las iglesias, por

cual sólo ha sobrevivido en el valle

el contrario otros lo niegan, señalan-

el libro de actas de la Agrupación

do que fueron mujeres del pueblo las

Socialista correspondiente a los años

que voluntariamente se ofrecieron

1935 a 1937, el cual se ha conserva-

para realizar esa labor. Es posible

do inesperadamente en los archivos

que sucedieran ambas cosas, que en

del Ayuntamiento, casi con toda

algunos templos se obligara a reali-

seguridad porque se utilizó para

zar dicho trabajo a los izquierdistas y

depurar responsabi 1idades poi íticas

que en otros se hiciera de manera

tras la entrada de los nacionales. En

voluntaria por personas católicas a

cambio faltan las actas municipales

iniciativa del cura. Por eso nos

de los 13 meses republicanos de la

vamos a limitar a reproducir dos tes-

guerra (julio de 1936 a agosto de

timonios contrapuestos sin entrar en

1937), siendo lo más probable que

una polémica estéril:

fueran destruidas a última hora por los propios responsables de su custo-

" Trajeron a 30 que estaban

dia, para evitar que pudieran com-

presos a limpiar las iglesias, pasaron

prometerles. Por lo demás sabemos

lista pero a mi me mandaron para

que toda la biblioteca del "centro" o

casa, sólo tenía 75 años .. . Yo había

Casa del Pueblo de Liaño fue que-

sido hasta monaguillo, antes de la

mada tras la entrada de los naciona-

guerra mi madre no nos dejaba salir

les, las escenas de intolerancia que

de la iglesia, pero después de eso

se habían prodigado en la época


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y

~ P<S~G8E:k"'k~ 189

anterior con imágenes religiosas se

consiguió pasarse por los montes a la

repitieron ahora con los libros de la

zona nacional de Burgos, mientras

Agrupación Socialista, sin duda con-

su casa era ocupada por el Frente

siderados perniciosos por las nuevas

Popular para hacer sus reuniones;

autoridades municipales y religiosas:

por su parte Felipe Obregón se escabulló por el tejado de su casa de un

'Tn la Casa del Pueblo había una pila de libros de la hostia; cuando entraron los nacionales, los quemaron todos unos vecinos de aquí. ¡Menuda banda! Se veían respaldados y hacían lo que querían"

grupo de milicianos de la FAI que acudieron a Obregón en su busca, presumiblemente con

las peores

intenciones, y que al no poder capturar al huido se llevaron todas las vacas. Esta nueva corporación estuvo durante otro año al frente del

(testimonio 6.3).

municipio, presentando su dimisión La comisión gestora munici-

Demetrio Castanedo en octubre de

pal presidida por Felipe Vega estuvo

1939

al frente del Ayuntamiento durante

Modesto Llorente (Libro de actas, 19

y

siendo

sustituido

por

más de un año, hasta formarse una

de octubre de 1939). Finalmente en

nueva nombrada por el Gobernador

julio de 1940 sería de nuevo Felipe

Civil de Santander en octubre de

Vega Gómez el que accedería a la

1938. La alcaldía pasó entonces a

alcaldía de Villaescusa, puesto que

Demetrio Castanedo Moya, siendo

ostentó ininterrumpidamente duran-

designados como tenientes de alcal-

te toda la década de los 40 y hasta

de Modesto Llorente Ayestarán y

bien entrados los años 50 (Libro de

Felipe Obregón Vega (Libro de actas,

actas, 29 de julio de 1940). En junio

26 de octubre de 1938). Estos dos

de 1955 fue sustituido por Higinio Río

últimos, veteranos de la política

Lavín " Giniuco", de Obregón, que

local desde las famosas elecciones

sería alcalde hasta febrero de 1976.

municipales de abril de 1931, habían sufrido el acoso izquierdista en

La "normalización" de la

diversos momentos : el domicilio de

situación supuso la vuelta al trabajo,

Modesto

de

particularmente en la minas de la

Villanueva, fue registrado por los

"Orconera", pues la producción de

revolucionarios de octubre de 1934,

hierro tenía carácter estratégico por

y al estallar la guerra se escapó y

ser fundamental para la industria

Llorente,

médico


EL NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

190

bélica. Muchos de sus antiguos tra-

dos veces un mismo día para ver si

bajadores habían desaparec ido, esta-

se trabaj aba o no 11 (testimonio 6.5).

ban en los frentes, huidos o presos, o in cluso habían muerto, y además a

CONTINUACIÓN DE LA GUERRA

los que se habían significado como

EN OTROS FRENTES.

izquierdistas no se les daba trabajo. Por ello se tuvo qu e recurrir a los

Mi entras en el valle la situa-

ado lescentes de entre 14 y 18 años;

c1on se " normali zaba" progresiva-

una vez cumplida esta edad los chi-

mente, la guerra continuó en otros

cos iban a la guerra:

frentes durante otros 19 meses, prosiguiendo la sa ngría co lectiva para ambos bandos hasta el 1 de ab rí 1 de

11

Cuando la guerra la mina

estuvo parada, a todos los de Solía

1939. Mu chos vec inos recuerdan el

les lleva ron a fortifica r. D espués,

vuelo de los bombarderos alema nes

con los nacionales, empezaron otra

de la Legió n Cóndor, que en los

vez a trabajar, pero sólo entraba n

meses de septiembre y octubre de

los de un lado, los del otro a pasar-

19 37

lo mal, para ellos no había trabajo.

campo de av iac ión de Pontejos para

del

ce rca no

" mac haca r" Asturias. El viernes 24

Yo entré en la 110 rconera 11 en abril de 1938, según cumplí los 14 años

despegaban

11

de septiembre uno de ellos, un " Heinkel 111 ", regresó "tocado" por

(testimonio 6.4).

la artill ería antiaérea de Gijón ; ve nía 11

En agosto del 37 entraron

los nacionales y el 24 de septiembre 11

dej ando un a este la de humo negro y no consiguió ate rrizar, estrellándose

pusieron la 0rconera a funcionar,

en Heras y fa ll ec iendo sus 4 tripu -

fue cuando yo entré a trabajar allí,

lantes, alemanes todos ellosi. En esa

tenía 14 años. Iba desde Riosapero

campaña de Asturias tambi én murie-

a Solía andando, en zocos de made-

ron algunos jóvenes del valle que se

ra, no era n albarcas, era un taco de

habían retirado con las tropas repu-

madera con ta chuelas, poníamos

blicanas y de los qu e ya hemos

trapos pero hacían rozaduras, te

habl ado : lrin eo

mancaban atrás. D e Riosapero íba-

Obregón, y Fidel Riancho Salcines,

11

Albillo

Río,

de

mos 13 o 14, jóvenes y viejos, cuando llovía tocaba n a retirada y no pagaban nada, a veces fuimos

1

HERRERA ALONSO, Emilio: Guerra en el

cielo de Cantabria. Pp. 93-94.


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

191 1

mo testimonio que hemos recogido sobre él le sitúa en Corconte con un brazo vendado hacia el 15 de agosto. En cambio algunos de los que se dieron por muertos o desaparecidos en la confusión del primer momento aparecieron vivos algún tiempo después, como Laureano Río González "Cantero", de Obregón, que fue gravemente herido en la retirada hacia Asturias, pero después de la caída del frente del Norte apareció en un campo de concentración de León:

Junkers alemanes de la Legión Cóndor. similares a los que operaron desde el aeródromo de Pontejos en 1.937 (EL PAÍS 1936-1939 La Guerra de España Fascículo 4. p. 62)

tambi én debió morir en la retirada

"Cantero" era de la quinta del 39, se fue a la guerra siendo un crío. Le hirieron con los rojos, en Virgen de la Peña (Cabezón de la Sal) un tiro le atravesó el pulmón y le llevaron a un hospital cerca de Oviedo, allí le trabaron los nacionales. Le hicieron preso y le mandaban levantar el brazo para cantar el "Cara al sol", y claro, él no podía por la herida, a cuenta de eso le dieron algo de leña ... Luego le llevaron a un campo de concentración a León, allí estaba con Félix Modino, que fue el que escribió a casa para decir que "Cantero" estaba allí, tuvo que ir el viejo con los papeles y un falangista de La Concha para sacarle ... " (testimonio

hac ia Asturias o en esos últimos

6.6).

de La Concha, al parecer murieron en la batalla del Mazuco, cerca de Llan es, a mediados de septiembre de 193 7; Pascual Quintana Solana, de Liaño, murió en la posición de Peña Lasa, próxima al Puerto de Pajares pero en la vertiente de León , el 14 de octubre de 1937; Victoriano Saiz Montes, de Villanueva, al parecer fue fusilado en la playa de Gijón tras la entrada de los nacionales en esa ciudad el 21 de octubre; y Andrés Zubía Liaño " Andresín ", de Liaño, hermano del alcalde socialista " Nisio" Zubía y capitán del Batallón 132,

combates del frente del Norte, el últi-


192

"Después de entrar los nacionales estuvimos buscando a mi hermano juan José, que era de la quinta del 40, antes de que le llamaran a filas se había ido con unos primos nacionalistas vascos. No sabíamos nada de él y fuimos por la carretera de Bilbao parando a preguntar a cada grupo que veíamos, mirando en las cunetas ... Al llegar a Laredo alguien nos dijo que "juanjo" estaba allí preso, toda la playa estaba llena de detenidos rodeados con alambradas, para liberarle hubo que "conquistar" a los italianos que les custodiaban, menos mal que fue el alcalde de Astillero a sacarle de allí. .. Luego "juanjo" estuvo en la batalla de Teruel, donde mataron a un compañero suyo de Cuarnizo, Demetrio Echevarría, y después en el Ebro, donde le hirieron y le dieron una medalla" (testimonio 6.7).

Columna de soldados de la 28 División camino de Teruel en enero de 1938 (Pons Prades, Eduardo Las vencidos y el exilio. P 113). que hemos entrevistado que combatieron en las filas nacionales la mayoría estuvo en los frentes de Aragón, Cataluña y Valencia, en menor medida en el Ejército del Centro, en los frentes de Madrid, Toledo y Extremadura. Para apoyar psicológicamente a estas tropas, los nacionales instituyeron la figura de la madrina de guerra, una chica "buena", normalmente de Acción

Durante todo este tiempo el

Católica, que "amadrinaba" a un sol-

ambiente de guerra se siguió vivien-

dado escogido al azar, le escribía

do en el valle, aunque de otra mane-

cartas de ánimo, le hacía un jersey,

ra, los frentes ya estaban lejos y se

etc. .. De esa manera los combatien-

acabó el peligro de los bombardeos,

tes, además de a su familia, tenían a

era más la angustia por los que habí-

una chica que se preocupaba por

an desaparecido o estaban presos, y

ellos desde algún lugar de la España

también por los que habían marcha-

nacional, lo que sin duda sirvió para

do

los

elevar la moral de las tropas fran-

nacionales. De los supervivientes

quistas. Todos seguían con expecta-

movilizados

ahora

por


,..... EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y DX

193

FRANCIA

Oviedo

o

León

._

Menorc a

O Palma de Mallorca ~ceres

o

lbizól

Mérida

o

Badajoz

Huelva

Las Dos Españas; Noviembre de 1938

ción y angustia las noticias de la gue-

21 de octubre de 1937, lo más crudo

rra, y los falangistas festejaban sus

del invierno sorprendió a los comba-

triunfos tocando las campanas, lan-

tientes en la espantosa batalla de

zando cohetes y organizando desfi-

Teruel, en la que muchos soldados

les por la carretera cada vez que los

murieron literalmente congelados en

nacionales tomaban una nueva ciu-

las trincheras, pues los termómetros

dad o provincia. Las familias tam-

descendieron por debajo de los 20º

bién seguían la evolución de la gue-

bajo cero. Los republicanos consi-

rra, pero siempre con más preocupa-

guieron tomar la ciudad y mantener-

ción que euforia:

la durante un mes, pero quedaron sitiados y tuvieron que retirarse en

"Quien lo sienten son las madres / que las novias no lo sienten / ahí quedan cuatro chavales / que con ellos se divierten " (testim. 6.8). Terminada la campaña de Asturias y el frente del Norte con la entrada de los nacionales en Gijón el

febrero de 1938:

"En Teruel yo vi congelarse el vino. Llegamos a 21 grados bajo cero, había que dar aceite de ricino a las ametralladoras y los fusiles, para que no se bloquearan los cerrojos. Nos daban una ración de


~;

r

~

P'Tl 1

, G

f::~U E\70 EGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

-

194

coñac para entrar un poco en calo0 yo atropaba todas las que podía. No te podías senta0 el que se abandonaba moría congelado, yo vi a unos cuantos muertos de pie. Cuando leí años después el libro del capitán Palacios, de lo mal que lo pasaron en Rusia, y me decían que no era posible, yo les decía que s~ que era posible, que yo lo pasé en Teruel. Estuvimos en La Muela, Concú y Caudé, llegamos al cementerio de Teruel pero no pudimos liberarlo, después nos mandaron al frente de Cataluña ... " (testimonio 6.9).

vieron a herir de mayor gravedad en Teruel. Fue en La Muela, el 6 de enero de 7938, me sacó de allí Pin Arenal, de La Abadilla, marido de Genoveva la del panadero. Estuve más de dos meses en el hospita I de Santo Domingo de la Calzada, luego otra vez a la guerra hasta que me licenciaron, terminé como sargento y me dieron tres medallas por sufrimientos y méritos de guerra" (testimonio 6.11 ). 11

11

Después de recuperar Teruel, los nacionales lanzaron una fuerte ofensiva en el frente de Aragón y

"Yo me incorporé con los nacionales en Logroño, allí estuve unos meses hasta que nos mandaron al frente de Teruel ... ¡Qué nevadas! ¡Y después qué heladas! Era enero, nuestro batallón quedó desarmado entero ... Luego nos llevaron al frente de Madrid, allí estuvimos bastante tiempo en una posición que se llamaba Vértice Pajares, a veces en primera línea, otras en segunda, luego de descanso al Pingarrón. Nos volvieron a primera línea al Olivar de la Muerte, cada árbol era un parapeto, allí habían caído muchos ... " (testimonio 6.1 O).

lograron alcanzar el Mediterráneo separando Cataluña del resto de la España republicana. Conquistaron Castellón y avanzaron hacia el sur amenazando seriamente a Valencia, a donde se había trasladado la capitalidad republicana en el otoño de 1936 ante el avance de los nacionales sobre Madrid . En un último y supremo esfuerzo, el Ejército Popular de la República trató de recuperar la iniciativa perdida lanzando su más potente ofensiva sobre el valle del Ebro en el verano de 1938. La batalla del Ebro fue la más sangrienta de toda la guerra; el calor abrasador y la sequedad se añadieron a la dureza

A mi me hirieron primero en Asturias, pero después me vol11

de los combates, que se prolongaron durante meses. Decenas de miles de


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA

PdlG

so ldados de ambos bandos muri ero n

el 8 de septiembre de 1938, me

en aq uell a sa ngría, los cadáveres se

pegaron un tiro en el hombro

ap il aba n y se prendían fuego para

izquierdo, a los 19 días me sacaron

desinfectar, y algunos superv ivientes

la bala y dejó de supurar la herida,

afirma n haber visto las aguas del

ya no volví más al frente. Para mi la

Ebro teñ id as de rojo de la sa ngre

guerra se terminó el primer día "

derramada en sus orillas. Varios de

(testimonio 6 .1 2).

nuestros informantes fueron envi ados a aq uell a terrible batalla apenas

"En el 38 movilizaron a mi

cumplidos los 18 años, componían

quinta, la del 41, me tocó en el

la ll amada " quinta del biberón" y

Regimiento de Infantería de Flandes,

cas i todos resultaron heridos:

en Vitoria, allí sólo estuvimos 15 días haciendo la instrucción, des-

" Yo era de la quinta del 40,

pués me destinaron a la 2ª Bandera

pero me llamaron al cumplir los 18,

de Falange de Navarra y nos lleva-

ya con los nacionales. Era el verano

ron al Ebro. Allí caí herido en la

de 1938, nos mandaron a la batalla

Sierra de Caballs, cerca de

del Ebro, yo iba con gente de

Candesa, fue la última ofensiva,

Toledo, de aquí ninguno. N ada más

luego me dieron la medalla de sufri-

llega r al frente me hirieron grave-

mientos por la patria" (testimonio 6.13).

mente, fue en Candesa (Tarragona), Después, ya a comienzos de Tropas republicanas cruzando el Ebro el 25 de julio de 1938 (BUP 3, Santillana: Geografía e historia de España y 1939 1 los nac ion ales conquistaron de los países hispánicos. P. 290) Cataluña produciéndose un éxodo


E'.L NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

~~ -~~~='=~~~~~~~~====~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

196

de cie ntos de mil es de refu giados hac ia Francia, y en marzo de ese mi smo año se termin ó de desmoronar lo que quedaba de la España republi ca na, es dec ir todo el cuadrante sureste pen insul ar, incluyendo M adrid, Val enc ia, Cast ill a la Nu eva, Murcia, las zonas más orientales de Andalucía y Extremad ura, y la isla de Menorca . El 1 de abril de 1939 terminó oficialmente la guerra co n la victoria de los nac ionales y la co nso lidac ión definitiva del régimen de Franco. 1

'Sa lí de casa con 17 años y

volví con 25, primero la guerra y luego el servicio militar. En la guerra estuve con los rojos haciendo fortificaciones, después con los nacionales en el frente de Madrid. Estuve en la Sierra de Guadarrama, cuando m e tocó ir a mi ya era un frente estable, no se movía, allí estuvimos un año aproximada mente, luego recorriendo pueblos hasta que se acabó la guerra. Entramos en Madrid, partic ipamos en el des-

Soldados nacionales a cargo de una ametralladora en el frente de Madrid (EL PAÍS: 1936-1939 La Guerra de España Fascículo 12. p 177) Abajo: Columna de refugiados en las inmediaciones de la frontera de Port Bou (Gerona) durante la retirada republicana de febrero de 1939 (Po ns Prades, Eduardo: Los vencidos y el exilio. P 187)

file de la Victoria con la 72 División Motorizada, todos senta-

En esta segund a parte de la

dos en cam iones ... nuestra unidad

guerra, tras el hundimiento del frente

la motorizaron sólo para el desfile,

del Norte y co n Cantabria ya en

no lo era antes. La que sí desfiló

poder de los nac ion ales, sigu ieron

andando fue la Legión ... " (testim.

cayendo vecinos de Villaescusa en

6 .14 ).

los frentes de combate, ahora en el


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGú'E RRA

197

En el dta

~antado

d~

hoy , cautivo y de sarmado el Ej e rcito rojo , h&.n d-

la3 tropas Na.clona.le:; sus ultimes objetivos llllilitaree.

Obregón, muerto en Huesca en agosto o noviembre de 1936; Santos

LA GUERRA HA TE.llN HIADO

1

Benjamín Vega Carrera, natural de BURGOS

l~.

Liaño pero vecino de Heras, falleci-

de Abril de l9J9

do en acción de guerra en Vergara (Guipúzcoa) el 1O de octubre de 1936; y Domiciano Robledo Barrio, de Liaño, caído en el frente del Jarama (Madrid) el 11 de abril de 1937. Posteriormente murieron otros 4 vecinos más en distintos lugares: Fidel Gutiérrez Cuesta, de Obregón , caído en el frente de Lérida el 22 de mayo de

1938; Agustín

Latorre

Agüero, de Villanueva, caído el 1O de agosto de 1938, probablemente en la batalla del Ebro; Jesús Carrera Solana, de Liaño, muerto al explotar

El histórico parte del 1 de abril de 1939 que anunció el final de la guerra (Imágenes y recuerdos 1939-1950. Años de penitencia. P 35) Abajo Primer desfile de la Victoria. presidido por Franco en Madrid el 19 de mayo de 1939 (Imágenes y recuerdos 1929-7940. La gran desilusión. P. 376).

un polvorín el 1 de abril de 1939, y Amalio

Montes

Muriedas,

de

Obregón , caído en la campaña de Cataluña el 11 de enero de 1939. En total

fueron

6

los

vecinos

de

Villaescusa que murieron en el frente con los nacionales, más otro natu-

bando nacional , que movilizó a

ral de Liaño domiciliado en Heras. A

todos los jóvenes cántabros que no

ellos hay que añadir dos hermanos

estaban huidos o encarcelados por

de Villanueva residentes habitual-

a

mente en Madrid, Gabriel y Antonio

Franco . Con anterioridad ya habían

Miguel Ruiz Ruiz, los cuales murie-

muerto en las filas nacionales 3 quin-

ron en la guerra con los nacionales:

tos del 35 a quienes la guerra les sor-

el primero en la campaña de Vizcaya

ser

co nsiderados

desafectos

prendió cump liendo el servicio mili-

el 25 de abril de 1937, y el segundo

tar en zonas donde triunfó el alza-

en

miento: Vicente Montes Pérez, de

nacional "Baleares" por la flota repu-

el

hundimiento

del

crucero


, C

~NUEVO RE::GIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

.~¿·~~~='=~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

198

blicana, sucedido frente a la costa de

caso de Joaq uín Antonio de la Riva

Cartagena el 5 de marzo de 19 38 .

Castanedo,

Todos ellos recibi eron los ho nores

madre le encontró ya moribundo en

de

dedi cados a los "ca ídos por Dios y

Estell a (N avarra), fa ll ec ió el 5 de

por España ", y sus nombres fueron

febrero de 1939.

Villanueva,

cuya

insc ritos en las placas recordatorias co rrespondientes junto con los " már-

LA TREMENDA PENURIA DE LA

tires" ases ina dos por los "rojos".

POSGUERRA:

LOS

AÑOS

DEL

HAMBRE Y DEL ESTRAPERLO.

No recibi ero n esos honores los "desafectos" a Franco ca ídos en

El final de la guerra dio paso

el frente cuando realizaban forzosa-

a una larga posguerra caracter izada,

mente obras de fortificación para los

además de por la repres ión sob re los

nac ional es encuadrados en batallo-

vencidos, por una penuria económi-

nes de trabajadores. Fu e el caso de

ca tremenda que se prolongó duran-

Benito Olea Antolín y José Luis

te toda la década de los 40. España

Vázquez

de

había quedado devastada por la gue-

Obregón, muertos en el frente de

rra y, al poco de terminar ésta, los

Guti érrez,

ambos

Madrid hacia septiembre de 1938 al

aliados intern ac ion ales del régimen

reventar una mina que les sepultó. O

franquista (Itali a y Alemania) se

los que fueron ya enferm os a la gue-

embarca ron en la Segunda Guerra

rra, movilizados a la fuerza por una denuncia, y que muri ero n miserablemente lejos de sus casas; tal fue el

a~

~·~.-

Cartilla de racionamiento expedida por la Comisaría Gral. de Abastecimientos y Transportes en 1945 (Imágenes y recuerdos J939-J950 Años de penitencia. P. 271 ).

¡ ~~o-3~ - -~ e o M 1s A R·I A q E N E R A l o E ~ ABASTECIMIENTOS Y. TRANSPORTES •

TARJETA DE ABASTECIMIENTO i , DATOS DEL TITULAR ~

··· -·· ·· · ~ ·· ···· · ····: · · · · · · ¡;;;¡;,,~············ · · .......:.<~º~ªiiiiioi······· · ·

'

i

':.::;.::--::s::_-::~-:::,,!. ~:· l~ .~ . . '." ' ~ ~~- 1 ·31~.· f

IM11nlclpiode .. 1'141'.c .."'4.~ ... .... . .... . .......... . .... . ............ ........ noci.1..,tol"'vln~lo de ... ... .... .. .. ···- · ..~ ..... .:.... ... .. ... ··/:rTIJ .. ... .J:..... .. "lombre del podre• U .. ........ ... . ........ . ... Id . de lo ,.,.d••• . ~ .. . . ..... .. . .... lugo• de

'•ralos ••ttoftjet01J ftO(i0ft0.lldod • •• .. •·•;••• •••• •••• • •U••••• •• •• •• U>• •"••••••••• •• •• • •• • Oomiclllo1 calle o p lo:a

')'' ,,

9

3

..

1 '-: J ti t.. '

de . ~

rí~~~ •

. . . . . ......L-...

••• • ••• •• •• · • ... ,. • • ., ., . , .,. ••• , ,.

...... . ............. .......... .... ..... , .. .... ..... ,..,,..

~erie d.~. f. . .. ......

de

/~ · ....•

Número

~,, . .Ei:!i::~., . . .._ .:.. . . .~~···-·· · ·,:;~

d•

"z "' •o' j

/p 'Í(.. phe

. .. . d., .

.

n o'.! ·

~I

8:~./l./1 ~ . .. =: ·


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSG

E~~ 199

Mundial, con lo que concentraron

nivel de vida de la gran mayoría de

todos sus esfuerzos en el conflicto

la población fue más que evidente,

bélico y dejaron de estar en condi-

con dificultades para abastecerse

ciones de ayudar a España. Su derro-

incluso de los productos de primera

ta en 1945 agravó la situación eco-

necesidad. Para tratar de compensar

nómica española, pues los aliados

esta situación se introdujeron algu-

vencedores impusieron al régimen

nas mejoras, como la creación de la

franquista un aislamiento interna-

Seguridad Social obligatoria para la

cional que se prolongó durante

asistencia médica de los trabajadores

muchos años, con lo que España se

en 1942, los subsidios de viudedad y

vio obligada a salir adelante por sus

las ayudas a las familias numerosas.

propios medios. Como excepción

Pero el rígido intervencionismo eco-

muy recordada a este aislamiento

nómico practicado por el régimen en

internacional hay que citar la ayuda

el sector agrícola para garantizar el

prestada por la Argentina de Juan

suministro de alimentos resultó un

Domingo Perón , que envió muchas

desastre, pues muchos agricultores

toneladas de carne y otros productos

no declaraban la cuantía total de sus

a España, aliviando las penurias de la

cosechas y desviaban parte de su

posguerra. Por lo demás se impuso

producción a un mercado negro que

una rígida autarquía que pervivió 20

les ofrecía mejores precios. Como las

años, hasta el golpe de timón dado

cartillas de racionamiento resultaban

por el régimen en 1959, dando paso

manifiestamente insuficientes, casi

a la apertura económica, la supera-

todo el mundo tenía que acudir a ese

ción del aislamiento internacional, el

mercado negro para conseguir ali-

turismo, etc ... si bien en lo político

mentos o determinados bienes, de

no cambió nada hasta la muerte del

manera que se vivió una situación

general Franco en 1975.

dramática en la que la mayoría hubo de ingeniárselas para sobrevivir,

La década de los 40 supuso

mientras los más avispados o quie-

un notable empobrecimiento de las

nes contaban con mejores contactos

condiciones de vida de los españo-

obtuvieron pingües beneficiosz.

les, y una pérdida de productividad de la economía nacional, que no recuperó los valores de antes de la guerra hasta 1951. El descenso del

SANZ HOYA, Julián: Cantabria durante la dictadura franquista (7939-7975). Pp. 273-281.

2


200 Así pues, mientras especuladores sin escrúpulos o personajes bien situados se enriquecían desviando al mercado negro sus producciones o lo que sustraían en fábricas, cuarteles y cárceles, millones de personas pasaron largos años de hambre

y necesidad extrema. La situación fue especialmente difícil para las familias que tenían padres, madres o herma-

"De mi padre no tengo recuerdo, le mataron en la guerra siendo yo muy pequeña . A mi madre la recuerdo siempre llorando, la pobre, nos quedamos sin nada, mi madre con 7 hijos en un portal de Villanueva. Desde allí vimos el incendio de Santander, me acuerdo del resplandor, hacía mucho viento ... (testimonio 6.16). 11

nos en la cárcel, doblemente castigadas por el hambre y la represión política, y son muchos los informantes que aseguran que la posguerra fue todavía peor que la propia guerra:

"Los críos íbamos descalzos a la escuela, con un saco en la cabeza, allí no te enseñaban más que el Catecismo, el "Cara al Sol" y las cuatro reglas, aprendimos a sumar, restar, multiplicar y dividir, y poco más. Para merendar algún nabo que encontrábamos en la mies, unas manzanas ... Y para dormir jergones de hoja, no había mantas, mi padre bajó del monte unos tabardos que habían abandonado los italianos, pescamos una piojada ... Nos salieron caros los abrigos, toda la casa infectada . Pasa mos mucha necesidad, no había nada, nos tocó una época muy dura ... 11

(testimonio 6.15).

¿De la posguerra? ¿Qué quieres que te cuente? El hambre que pasamos ... nabos, ajetes, tortas y leche ... era lo que se comía, no había otra cosa, desde Santander venían a Riosapero a las hazas a buscar lo que quedaba, alguna panojuca ... Robaban fruta para comer, había un hambre horrorosa, íbamos desca lzos con el frío que hacía, aquello fue horroroso" (testi11

monio 6.17).

"Los que peor lo pasaron fueron los "maquetos" que llamábamos, aquí quien más quien menos tenía unas vacas, una huerta, pero ellos no tenían nada, pasaron más hambre que la hostia. Mi tía cuántas bolsas de harina les daba para que hicieran pulientas (testimonio 11

6.18).


EL NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSG tÍERR~

201

"Los puerros silvestres que sa len en las hazas los llevaba la gente para comer, había un hambre de madre" (testimonio 6.19).

nac ional al descubrirse que habían regalado relojes a varios funcionarios y políti cos del Partido Radi ca l para conseguir que se les autorizara la instalación de un cas ino en San Sebastián. El escá ndalo del estraper-

"Los guardias también lo pasaban mal, más de una vez les vi robando peras y manzanas en las huertas, pasaban también mucha hambre, a todos nos tocó pasarlo jodido, a unos más que a otros ...

tambi én a la ac uñ ac ión de una pala-

(testimo nio 6.20) .

bra que se general izó en la posguerra

11

lo, como se le denominó rápidamente, dio luga r nada menos que a la dimisión

del

presidente

del

Gobierno Alejandro Lerroux, pero

para designar el comerc io clandestiUn fenómeno característico

no de produ ctos de primera necesi-

de esta época fue el del estraperl o,

dad. Aunque mu chas personas se

cuyo nombre procede de dos aven-

vieron en la neces idad de practicar

tureros extranj eros, Straus y Perlo . En

el estraperlo, con mucha frecuencia

el verano de 1935 estos dos perso na-

eran muj eres que se habían quedado

jes provocaron un escá ndalo político

viudas en la guerra o tenían al mari-

Ruinas del fielato de la Diputación Provincial de Santander en el Puerto de San Glorio (Vega de Liébana); en estos lugares se pagaban los arbitrios al cambiar de provincia.

familias muy numerosas sin el menor

do en la cá rcel, qu edando a su cargo recurso. Ante esta situación no las quedaba más remedio que dejar a


EL NUEVO RÉGlMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA ......

~ ·F · ~~~"'==~~~~~~~~

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

202 sus hijos pequeños al cuidado de

daran a frenar ... A veces también se

una abuela o hermana, y aventurarse

mandaba a los niños por delante

con algún hijo mayor o una vecina

para avisar de la presencia de guar-

por carreteras y caminos con un

dias en la carretera:

carro o un burro. Con ellos realizaban penosos viajes hasta el norte de Castilla, a veces a más de 100 kilómetros de distancia, a pueblos de Burgos o Palencia donde se podía conseguir trigo, harina, garbanzos, guisantes, aceite, etc. .. De aquí llevaban alubias, chocolate y leche condensada de la "Nestlé", etc. .. y la compra o el intercambio se realizaban en el mercado negro, apenas circulaba el dinero, el trueque era habitual. Había que sortear la vigilancia tanto en aquellos lugares como sobre todo en las rutas de retorno, pues todo el esfuerzo se podía terminar en cualquier momento con la incautación de la mercancía en un control de la Guardia Civil. A veces se viajaba de noche, se untaban las ruedas

"Me acuerdo mucho del estraperlo, el fielato estaba al pie del Escudo, en el cruce para ir a Logroño, allí la Diputación de Santander cobraba los arbitrios, era donde se ponían los guardias. Yo entonces era un crío, tendría 77 años, me mandaban ir en bicicleta hasta el cruce para ver si estaban los guardias y avisar, a cambio me daban una propina, si no me pagaban mi madre no me dejaba ir. Me acuerdo de aquellas pobres mujeres, algunas en estado, los guardias las trataban muy mal y las requisaban las cosas, aceite, vino, patatas, harina ... Lo que confiscaban los guardias se lo gastaban después en juergas y en vino" (testimonio 6.21 ).

de los carros para que no "cantaran", se procuraba evitar las carreteras principales y se buscaban los caminos y senderos menos frecuentados. Algunos utilizaban la bicicleta para desplazarse a Castilla subiendo las tremendas rampas del Puerto del Escudo; a la vuelta venían con una carga añadida, y para bajar el puerto amarraban varias ramas de buen tamaño a la bicicleta para que ayu-

"El racionamiento fue tremendo, te daban unos bollos de pan negro, se pasó mucha necesidad, menos mal que había huertas .. . Para ir a cualquier sitio, a Santander por ejemplo, había que sacar un salvoconducto, se sacaba en el Ayuntamiento o en el cuartel de la Guardia Civil y te lo pedían en la estación de Santander, allí estaba el


-

EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUE R~

203 fielato. Venían las estraperlistas con alubias, E/isa "la morena" de Obregón era una de ellas, se cambiaban cosas, botes de leche condensada de la "Nestlé" por cualquier otra cosa, el azúcar era negro, asqueroso ... La posguerra sí que fue dura, no había nada de nada, duró muchos años" (testimo-

"Nosotros íbamos al estraperlo en el tren, a Osorno o a Herrera de Pisuerga, a por harina de trigo, algo de legumbre, traíamos 8 o 1O kilos, lo cargábamos en casa de un guardia que estaba en el ajo ... Cogíamos el tren en Cuarnizo, subíamos en el correo y bajábamos en el mixto" (testimonio 6.24).

nio 6.22).

"Mi madre se dedicó al estraperlo, yo entonces era una ratuca e iba con ella vendiendo por las puertas, había una vigilancia tremenda, te perseguían como perros, aparte de la Guardia Civil había unos vigilantes de paisano, los de abastos. Íbamos con burros a Soncillo a buscar la harina, por la noche subíamos desde El Catón, un barrio de A /ceda, por Sel de la Carrera, columbrando por encima de Luena, la vuelta también la hacíamos así, escondiéndonos de los guardias. Bajábamos harina de trigo, pan, patatas .. . aquí no lo había o escaseaba, comíamos borona, las familias eran muy grandes y había un consumo terrible ... A mi nunca me pillaron, sólo una vez vendiendo en el mercado de Astillero con mi madre, un carabinero nos vio y nos compró a precio de tasa" (testimonio 6.23).

.

------- ---

-

"Había un hambre tremenda, la gente iba a Espinosa de los Monteros al estraperlo, los guardias les esperaban a la vuelta en el Portillo de Lunada y se lo quitaban. Luego decían que los del monte eran bandoleros ... ¿Quiénes eran los bandoleros más que ellos?" (testimonio 6.25). OTROS

RECUERDOS

DE

LA

ÉPOCA: EL HURACÁN DE 1941 Y EL INCENDIO DE SANTANDER.

Otro de los recuerdos imborrables de la posguerra es el huracán de viento sur que se produjo el 1 5 de febrero de 1941 y que, además de levantar tejados y derribar árboles por toda la región , avivó el terrible incendio de Santander. El viento sur, también co nocido como " ábrego" (de "áfricus", procedente de África), es muy característico de Cantabria, sopla habitualmente desde el otoño


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

204

a la primavera, y provoca fuertes

da mente los 1 00 kilómetros por hora

subidas de la temperatura, así como

y se midieron algunas rachas de

rápidas bajadas de la humedad rela-

hasta 140 kilómetros, lo que provocó

tiva en el ambiente, por lo que es

innumerables daños. En el Valle de

particularmente peligroso en caso de

Villaescusa el vendaval también oca-

incendio. En realidad no es otra cosa

sionó numerosos desperfectos, sien-

que el efecto fohen producido en la

do particularmente recordados los

la Cordil lera

producidos en el tejado del santuario

Cantábrica cuando entra un frente

de Nuestra Señora de Socabarga,

desde el Suroeste, con mal tiempo en

patrona del municipio, que se arrui-

la Meseta y vertiente sur de las mon-

nó a partir de aquellos destrozos y

vertiente

tañas,

norte de

mientras

en

la

Cornisa

Cantábrica se disfruta de un tiempo

no sería reconstruido hasta 1O años más tarde:

inusualmente bueno, aunque con fuerte viento. Sin embargo la "sura-

" La iglesia de Socabarga fue

da" que se desató aquella tarde del

respetada por los rojos, sólo quema-

15 de febrero de 1941 fue de una

ron los santos pero no tocaron el

viru lencia extraordinaria, de ahí que

edificio. La iglesia se arruinó des-

se la recuerde como huracán o

pués, en el año 41 , cuando el

cic lón; los vientos superaron holga-

ciclón, se levantaron las tejas y

Ruinas de Santander tras el incendio del centro de la ciudad en febrero de 1941 (Gra/7 [17ciclopedia de Ca!7tabria. Tomo IV. p. 279)


1 r\ ( EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

205

"surada", arrasó todo el centro de la ciudad. El fuego tardó tres días en ser apagado del todo, y 377 edificios quedaron destruidos, si bien milagrosamente los daños personales fueron mínimos, produciéndose tan sólo una víctima mortal, un bombero madrileño. El núcleo histórico de la ciudad quedó reducido a escombros, unas 10.000 personas quedaron sin hogar y perdieron todas sus perteOtra imagen impresionante del centro de Santander convertido en una montaña de escombros tras el incendio de 1941 (Santander España en Paz. P 137)

nencias, y aproximadamente el 90% de los establecimientos comerciales de Santander desaparecieron devo-

entonces vino el cura de San Salvador y Santiago, don Paulina, y se llevó las que quedaban para arreglar las otras iglesias. Fue entonces cuando se quedó la iglesia sin cubierta, las bóvedas se derrumbaron y quedó en ruinas, pero no por culpa de los rojos. En 1951 don Marcial Solana pagó la restauración de la iglesia " (testimonio 6.26).

rados por el fuego. La población afectada fue acogida en casas de familiares o bien alojada provisionalmente en poblados que se improvisaron en la periferia urbana, y que se mantuvieron durante muchos años, pues las tareas de reconstrucción se dilataron hasta la década de los 50. Desde Villaescusa se vio perfectamente el incendio, tanto el fuego y la tremenda humareda como un gran

Sin embargo los daños oca-

resplandor en el cielo nocturno, acu-

sionados por el huracán en el valle y

diendo algunos vecinos voluntaria-

en otros puntos de la región fueron

mente a colaborar en las tareas de

una minucia en comparación con la

extinción del fuego:

catástrofe que se produjo en la ciudad de Santander aquella misma jornada. En la madrugada del 1 5 al 16 de febrero se desencadenó en una panadería de la calle Cádiz un pavoroso incendio que, avivado por la

.

·-------------

"Desde Obregón se veía el incendio de Santande0 lo estuvimos viendo desde la galería de casa, tu abuelo cogió la bicicleta y se presentó allí para ayuda0 según llegó le

-


dieron un caldero y venga ... " (testimonio 6.27). A otros vecinos les tocó ir después del incendio a desescombrar, todo el centro de la ciudad había quedado destruido y hubo que demoler las ruin as y retirar todos los escombros antes de acometer las o bras de reconstru cc ión. Así pues, el huracá n de febrero de 1941 dejó pocos recuerdos en Vill aescusa, completamente eclipsado por la tremenda catástrofe que se abati ó sobre Santander.

El famoso encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya en septiembre de 1940, donde el dictador alemán no logró comprometer la participación española en la Segunda Guerra Mundial (García de Cortázar. Fernando: Fotobiografía de Franco. P. 60)

"Yo me enteré del incendio de Santander estando en Valladolid, a donde había ido a examinarme con dos hermanas, María Luisa y Merche. Recuerdo que estábamos en un cine y pidieron ayuda para Sa ntander, que estaba ardiendo, salía un tren especial con médicos, mantas, etc. .. ¡Ni exam en ni nada! Nos vinimos en ese tren, me acuerdo que desde la estación de C uarnizo tuvimos que ir a casa a cuatro patas por el viento que hacía, había árboles ca ídos en la carretera.. . El ciclón arrancó el tejado y los miradores de "Villa Pepita ", la casa de mis abuelos ... " (testimo-

ocupa ro n medi a Europa: Po lo ni a,

ni o 6 .28).

Din amarca,

RECUERDOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: LA VIGILANCIA DE LA COSTA.

El 1 de septiembre de 1939 , exacta mente 5 meses después de termin ar la G uerra Civ il Españo la, co menzó

la

Segund a

Gue rra

Mundi al con la invas ión de Po lonia por las tropas alemanas. Dos d ías más tarde Fra ncia y G ran Bretaña respond iero n a Hitl er decl arando la guerra, y en pocos meses numerosos países se vieron arrastrados al co nfli cto. Las tropas alemanas actuaron con rap idez y en menos de un año No ru ega,

H o landa,

Bélgica, Lu xemburgo, Francia ... Los alemanes llega ro n a Hendaya, junto


EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

207 a la frontera española, y en esa loca-

abrió un nuevo frente al invadir la

l id ad vasco-francesa, en septiembre

Unión Sovi ética sin previa declara-

de 1940, se celebró el famoso

ción de guerra, y España envió en su

encuentro entre Hitler y Franco en el

ayuda la famosa "División Azul ",

cual el führer alemán intentó con-

formada por voluntarios que acudían

vencer al dictador español para que

a Rusia para luchar contra el comu-

se sumara a la guerra del lado del Eje

nismo. Como era de esperar, los ale-

(Alemania, Italia y Japón), record án-

manes enviaron a estos voluntarios

dol e la ayuda que le habían prestado

españoles a los frentes más duros,

en la Guerra Civil. Sin embargo

donde muchos murieron o fueron

Franco se resistió a entrar en la gue-

capturados por los rusos, pasando

rra , España acababa de salir de una y

largos años de cautiverio en la Unión

no estaba en condiciones de entrar

Soviética hasta su liberación en

en otra, y además el " caudillo" tam-

1954. Sabemos que entre los caídos

poco estaba dispuesto a jugarse el

de la "División Azul " hubo por ejem-

puesto qu e tanto le había costado

plo

conseguir. Así pues, España se man-

Castañeda, pero de Villaescusa al

tuvo formalmente neutral en el con-

parecer volvieron todos los que fue-

flicto, aunque sin disimular sus sim-

ron, si bien alguno de ellos mutilado:

4

vecinos

del

Valle

de

patías por el Eje en los primeros 11

años. En el verano de 1941 Hitler

De Obregón fueron varios 11

11

a la División Azul Jaime Río José Rivas y Eutiquio Prieto. Tiquio :

Desembarco de los aliados en una playa de Normandía (Francia) el 6 de junio de 1944. el célebre día D (Zentner. Kurt: La resistencia en Europa. P 505)

1

11

11

perdió una pierna después le metie1

1


208

ron de portero en los talleres de Astillero, le quedó buena paga .. ."

desa loj aron a los alemanes de Tún ez

(testim o nio 6 .29).

momento se ex tendi ó la ps icos is de l

a comienzos de 1943. Desde ese desembarco en A lemani a, Ita li a y

A pesar de su implicac ió n en

España; el signo de la guerra hab ía

la contienda, el rég imen franqui sta

cam biado, los no rtea meri ca nos y los

matizaba que España seguía siendo

británi cos estaba n en el no rte de

neutral, los qu e iban a Ru sia eran

Áfri ca y era prev isible un desemba r-

voluntarios anti comuni stas, pero no

co en el sur de Europa . Lo más lógi-

tenían nada contra In glaterra y otros

co era qu e los ali ados atacara n por

países ... . El 7 de di ciembre de 1941

Si c ili a para sa lta r a Ita li a, co mo

la guerra se hi zo auténti ca mente

temía Mu ssolini y sucedi ó fin almen-

mundi al cuando Japó n ata có po r sor-

te , pero no era desca rtab le un

presa a la flota norteameri ca na fo n-

desemba rco en G rec ia o incl uso en

deada en Pea rl Harbor (H awa i), los

España.

Estados Unidos se sumaron a la co nti enda junto a Gran Bretaña y la

Fu e ento nces

c uando

el

Uni ón Sovi éti ca, y la situ ac ió n te rmi-

espi o naje británi co des pi stó co m-

nó de complicarse.

pl etamente a los alema nes co n un a de sus o perac io nes más cé leb res: el

En el año 1942, después de

ca dáve r de un supu esto " mayo r

haber conquistado cas i tod a Europa,

M artin "

Hitl er empezó a sufrir las primeras

co nfid enc iales sobre el desem ba rco

derrotas. En el frente del Este el ava n-

fue arroj ad o al mar po r un submar i-

ce alemán se estancó en la inmensi-

no británi co frente a la costa de

dad de Ru sia; los alemanes ll ega ron

Hu elva. Las auto rid ades españo las

hasta

inm ed iatam ente

las

afu eras

de

M osc ú

y

Leningrado, pero no lograron tomar

co n fa lsos d oc um entos

av isaro n

a

los

age ntes alemanes de l hall azgo en

di chas ciudades, y en el inv iern o

un a p laya o nubense del ca dáve r de

si gui ente sufrieron la gran derrota de

un militar in glés co n in fo rm ac ió n

Stalingrado. En el norte de Áfr ica,

im po rta ntísim a,

tras la derrota de El Al amein fre nte a

determin ó qu e de la documenta-

y en Berlín

se

las tropas británi cas, la ll egada de

c ió n enco ntrada al " mayo r M art in "

refu erzos norteameri ca nos inc linó la

se deducía c laramente qu e el ata-

balanza del lado de los ali ados, qu e

q ue ali ado se produ c iría sob re


EL NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

209 1

Ce rd eña y Grecia. Lo s alemanes

En esa coy untura a la qu e

envi aro n grandes contingentes de

nos hemos refe rid o fue c uando

tropas a estos lugares, desc uid and o

Fran co orde nó la vigilancia y forti-

la defensa de Si c ili a, donde final-

ficación del li to ral espa ñol. D esde

mente se produjo el desembarco

comi enzos de 1943 se temía qu e el

ali ado. Después pasaron a la Itali a

previsible desembarco aliado se

co ntin enta l, poniendo al régimen

produjera en algú n lu gar de la costa

de Mussolini co ntra las c uerd as

espa ñol a, en particular en el Golfo

hasta entrar en Rom a el 4 de junio

de Viz caya, inmed iato a la frontera

de 1944. Dos días desp ués, el 6 de

fran cesa. Por eso muchos quintos

juni o de 1944, el famoso día D, se

del 4 3 y del 44, y otros de quinta s

produjo

playas

de

anteriores ll amados de nu evo, cum-

el desembarco

m ás

plieron su se rvi c io militar vigilando

en

Normandía

la s

fa moso de la histori a, las tropas

y fortificando el

1itoral

ca ntábrico

no rtea meri ca nas y británicas reini-

en tre 194 3 y 1945. En nuestras

c iaro n la guerra en Franc ia, mi en-

entrev istas entre los vecinos de

tras en el frente del Este las tropas

Villa esc usa hemos recog ido múlti-

sov iét icas ll ega ban a las pu ertas de

ples testimonios de hombres desti-

Varsov ia. La guerra ya estaba perdi-

nados a distintos puntos del litoral.

da para las poten c ias del Eje, el

Del pu eblo de Obregón, por ej em-

fin al de Mu sso lini y Hitl er fue cues-

plo, M anu el Santiago Río estuvo

tión de meses.

entre 1943 y 1945 en Zarauz , vigi-

11

El régimen franquista fortificó la costa cantábrica en 1943 en previsión de un posible desembarco de los aliados búnker en Noja


EVO~ÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

210

lando

la

costa

guipu zc oana;

Joaquín Herrero Sal c ines se pasó la

estaba por el otro lado, desde Ca bo Mayor para allá ... " (testim. 6.3 0).

mi sma época construyend o ga lerías para empl azar ca ñon es en Punta

En esa mi sm a época, en

G alea (Gu ec ho, Viz caya) , y tam-

pl ena guerra europea, se rec uerd a

bi én en el Faro de Ca bo M ayor,

el hundimi ento de un merca nte ale-

dond e había empl azado un ca ñón ;

mán qu e estaba ca rga ndo min eral

Baltasa r Castan edo de la Riva se

de hi erro en el ca rgadero de Díc ido,

li ce nc ió en Comill as, pu es su reg i-

en Mioño (Castro Urdi ales); un sub-

mi ento (N º 22 de Infa ntería San

marino británi co le di sparó un tor-

M arc ial) estaba despl egado entre

pedo y le mandó a piqu e. Las min as

Su ances

y Comill as; y M anu el

de la " Orco nera" en el mac izo de

Vázqu ez Guti érrez estuvo v igil ando

Peña Ca barga tambi én debi ero n

la costa tras merana, desde Santo ña

sumini strar min eral a A lemani a,

hasta Pedreña:

pero pro babl emente la guerra submarin a im pidi era estos envíos, po r

"Estando en la mili nos destaca ron por toda la costa, nuestra compañía desde Pedreña hasta Santoña, había que dar parte de los buques que se avistaban, era por si desembarcaban, con un fu sil lo íbam os a impedir... O tra compañía

lo qu e ge neralmente se destin aría a la indu stri a nac io nal. Por lo demás la guerra europea , y des pu és mun di al, era te m a de co nve rsac ió n habitu al entre los vec inos, mani festándose posturas enco ntradas al respecto :

Vestigios de fortificaciones de la guerra y la posguerra en Cabo Mayor (Santander)

11


EL NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y

'Don Emilio, el cura que estaba entonces en Obregón, venía mucho a casa, comentaba con mi padre las noticias de la Segunda Guerra Mundial. Mi padre era partidario de los aliados, do n Emilio germanófilo, era buena persona y se llevaba mu y bien con mi padre, pero era partidario de los alemanes" (testim oni o 6.3 1).

O t ras veces, si España no tenía mayo r inte rés po r rec ibirl os, los naz is env iaba n a los pri sio neros españo les a sus ca m pos de co nce ntrac ió n y exte rmini o, do nde muri ero n mil es de ell os . En estos cam pos los re pu b li ca nos espa ño les vestían unifo rm e a rayas co n un tri ángul o az ul co n el q ue se identif ica ba a los apatrid as, dado qu e el rég imen de Franco no les acepta ba como es pa-

EL

ñol es. Tamb ién ell os fu ero n vícti-

EXILIO EN FRANCIA.

mas del ho loca usto naz i, un ep iso La inq ui etud co n la qu e se

di o hasta aho ra mu y poco co noc ido

seguía n desde Espa ña las noti c ias

de la hi sto ri a más vergon zosa de

de la guerra mundi al no só lo se

nuestro país; só lo en el ho rribl e

debía a su prev isib le trasce nd enc ia

ca mpo de extermini o de M auth au-

en el futuro de España, sin o ta mbi én

se n (Au stri a) muri ero n 4 .7 65 espa-

a q ue eran m uchas las fa mili as

ñol es, de el los 55 cá ntabrosJ. Po r

españo las que tenían pa ri entes en el

últim o, de los repu b li ca nos españo-

exi li o fra ncés o en otros países. A

les qu e se refugiaro n en Franc ia y

los pocos meses de habe r ll egado a

no fuero n ca pturados po r los naz is,

Franc ia con lo pu esto, como refu-

mu chos se inco rpo raron a la res is-

giados de guerra, el país q ue les

tenc ia francesa co ntra el invaso r, en

acog ió mejo r o peo r fue in va dido

la qu e alcanza ron un gran protago-

por los alemanes, y mu chos de estos

nismo .

refugiados espa ño les fuero n hec hos pri sio neros. En algun os casos fueron d irecta mente entregados al rég imen de Franco, co mo sucedi ó co n Llu ís Co m pa nys ,

pres id ente

de

"Mi hermano Cándido se escapó a Francia en un barco de pesca desde Suances, después le

la

Genera litat catalana, entregado po r

3

La lista de los 55 cántabros fallecidos en

la Gestapo a la po li cía franqui sta en

Mauth~u~n ha sido publicada por

la frontera y fu sil ado en Barce lo na

ONTANO N TOCA, Antonio:

el 15 de octubre de 1940.

... -

Rescatados del Olvido. Fosas comunes del cementerio civil de Santander. Pp. 399-401 .

-


EL NUEVO RÉGIMEN , EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

212

m etieron en un campo de concentración, e ra la Francia de Vichy pero aquel campo estaba controlado por los alemanes. Las pasó putas, sólo te nían lo puesto y una lata para come0 m ea r y lo otro; tenían que dormir desnudos, porque al que se dormía vestido le comían los piojos. Cuando le tom aron declaración no negó que era de la UCT y socialista, por eso después vino a verle un militar francés de Vichy y le ad virtió que la Resistencia iba a asa ltar el campo, que tuviera c uidado ... Aquel francés era un in filtrado, pero después la C estapo se enteró y le fu silaron, a ellos les llevaron a otro sitio" (testimoni o 6.32).

Los republicanos españoles exiliados en Francia también fueron víctimas del holocausto nazi : sólo en el campo de exterminio de Mauthausen (Austria) murieron cerca de 5.000 españoles (Imágenes y recuerdos 19391950. A1Jos de penitencia. P. 58).

último fue el caso del alca ld e soc iali sta de Vill aescusa durante la guerra, Di o ni sia Z ubía Li año " Ni sio", qu e pasó alrededo r de 40 años en el

No o tros

tenem os

de

vec in os

de

te a Li año en la t ra nsic ió n, fa ll e-

qu e pa rti c ipa ran d e

c iendo de mu erte natural el 4 de

natur ales

Vill aesc usa

ex ili o francés y vo lv ió di sc retamen-

not ic ias

o

estos avatares, aunqu e es mu y pos i-

agosto de 1 982.

bl e qu e los hubi era, pues sabemos d e bast antes qu e es tuvi ero n en Franc ia, y qu e algun os muri ero n allí co n el ti empo o bi en se qued aron a v iv ir d efinitivamente en el país vec ino. Sin embargo otros vo lv ieron a pa rtir del año 1964, c uando se co ncedi ó un a amni stía co n motivo d e los "25 años de paz", y algun os qu e no se fi aban no volvi eron hasta des pués de la mu erte de Franco . Este

"Mi hermana la m ayo0 unas primas y 3 o 4 m ás de Villanueva se escaparon a Francia en un barco en agosto del 37. Ella tenía 77 años, las primas parecido, año m ás o año m enos, mi hermana no volvió de Francia hasta 2 0 años después, se casó con otro re fu giado asturiano, de Ca borana, y se establecie ron en Barcelona. O tra prima


('"'\

EL NUEVO RÉGIMEN, EL FINAL DE LA GUERRA Y LA POSGUERRA

213

sigue todavía en Francia" (testimonio 6.33). 1 '

Mi hermano Antonino

estuvo casi 30 años en Francia, con 74 años escaparon en un barco de madera ... Después de muchos años don Eduardo el cura de La Concha organizó una excursión a Lourdes, nos apuntamos mi madre y yo para viajar a Francia, en Hendaya nos encontramos con mi hermano después de tanto tiempo. Luego volvió en 79641 cuando 11

ya se podía venir... (testimonio

6.34). 1

To me tuve que escapar a

Francia en el año cuarenta y tantos, volví a España a los 20 años, de vacaciones, pero enseguida me detuvieron y me hicieron un consejo de guerra por desertor. Estuve 6 meses y un día en la cárcel, cuando salí me volví para Francia otra vez, allí estaba mucho mejor; a los 25 años me dieron la medalla de plata al trabajo de la República Francesa. Cuando me jubilé estuvimos mi mujer y yo una temporada en casa del hijo, en París, y luego nos vinimos ya para España " (testimonio 6.35) .

... - · -


l.:'A

REPRESIÃ&#x201C;N F RANQUISTA


216

CAPÍTUL07 LA REPRESIÓN FRANQUISTA

jeron las últimas ejecuciones realizadas en España. Y es que, como escribió acertadamente algún investiga-

La entrada de los nacionales

dor de la Guerra Civil , se puede con-

en Santander a finales de agosto de

siderar que la represión fue, de

1937, y el hecho de que los frentes

hecho, uno de los principios funda-

de combate se encontraran después

mentales

en otras regiones, no implicaron el

Movimiento Nacional , que fue abso-

final de la guerra en Cantabria, ni

lutamente intransigente con cua l-

mucho menos. Inmediatamente des-

quier tipo de oposición política.

del

denominado

pués de la " liberación" vino la repre-

Decenas de miles de personas fueron

sión sobre los vencidos y sus familia-

ejecutadas durante la guerra y la pos-

res que no habían podido embarcar

guerra , en una de las represiones

hacia

hacia

más sangrientas e implacables de la

Asturias, continuando hasta el final

historia, aunque en su momento

de la guerra y después de terminada

quedó eclipsada por los horrores de

Francia

o

escapar

ésta. La represión franquista volvió a

la Segunda Guerra Mundial y sus

recrudecerse en la segunda mitad de

cifras todavía están pendientes de

los años 40 como respuesta a las

investigación .

acciones de los "maquis" , y en realidad se mantuvo progresivamente atenuada hasta el final de la dictadura en 1975, año en el que se produ-

Prisioneros republicanos en la plaza de toros de Santander tras la entrada de los nacionales el 26 de agosto de 1.937 (Gra11 Enciclopedia de Ca!7tabria. Tomo IV, p. 167).


217

LAS PRIMERAS MEDIDAS REPRE· SIVAS: LOS ENCARCELAMIENTOS MASIVOS.

Tras

la

entrada

de

los

de comer. Cuando entraron los italianos se juntó un gentío tremendo en la plaza de toros, allí reunían a los que se entregaban, había un hidroavión hundido en El Cuadro

nacionales en Santander a finales de

(dársena del Barrio Pesquero),

agosto de 1937, los prisioneros en la

entonces me encontré con dos vecinos de Obregón y nos fuimos juntos para casa. En Malial'io nos echaron el alto, nos dejaron pasar a cambio de una botella de col'iac, pero nos hicieron beber primero de ella para ver que no estaba envenenada. Después en Astillero nos volvieron a dar el alto, un requeté o falangista , también nos dejó ir, y luego un moro, no entendíamos lo que nos decía, al final vino un espa!'iol y nos dejaron marchar, así llegamos a Obregón" (testimonio 7.1).

región se contaban por decenas de miles, pues sólo los vascos rendidos en Santoña y Laredo a los italianos ya sumaban unas 22.000 personas. Desde diferentes zonas de Cantabria columnas multitudinarias de presos custodiados por so ldados y guardias civiles se dirigieron hacia la capital, planteándose un verdadero problema para las nuevas autoridades militares de la región, pues en Santander no había sitio para encerrar a tanta gente. En aquel caos algunos de los apresados o de los que temían ser detenidos lograron fugarse sin demasiadas dificultades y volver a sus pueblos, si bien otros informantes que pasaron por esa situación nos dijeron que, aunque no les hubiera sido difícil escapar, no tenían donde ir y estaban comp letamente desanimados, deseando que se acabara todo de una vez.

"Yo había llegado a Santander de retirada y me fui con mi cu!'iado a casa de una enfermera de Valdecilla, a que nos diera algo

"Cuando ya habían entrado los nacionales bajaba una fila de gente por la carretera, los llevaban presos para ver quién era cada uno, lo que habían hecho y meterles en la cárcel. Nos asomamos a verlos pasar y en esto que vemos al padre de Tininchu que iba en la fila. Titanu ca le cogió y le metió en la corralada, le dio una escoba y le dijo que se pusiera a barrer... Nadie se dio cuenta ni dijo nada, luego él se fue para su casa, no se por qué le habían detenido, era una persona 11

11

1

11

11

. . .

-~---

-


LA REPRESIÓN

FRANQUISTA

218

buena que no había hecho nada .. . 11

mundo, aunque es posible que alguna

(testimonio 7.2).

otra ciudad española la aventajara.

En Santander los detenidos se co ncentraron en un primer momento en la plaza de toros de la ciudad, donde llegaron a juntarse 5.000 personas. Rápidamente se improvisaron campos de co ncentración en grandes recintos de la ciudad y su periferia ,

como

la

Península

de

la

Magdalena, los Campos de Sport del Sardinero,

el

hipódromo

de

Bellavista en Cueto, o el Seminario de Corbán en San Rom án de la Llanilla, en los que miles de personas fueron encerradas a la espe ra de decidir su destino. Después también se habi 1ita ron como prisiones otros muchos edificios de grandes dimensiones, tales como la Taba ca lera, las Oblatas, los Salesianos, etc. .. En aquellos meses del otoño de 19 37 Santander debió ser proporcionalmente la ciudad con más presos del

"A nosotros nos detuvieron en Lebeña a la vuelta de Asturias y nos mandaron al campo de concentración de La Magdalena. Allí nos trataron muy mal, todos los días venían dos policías sanguinarios para amargarnos la comida, "Pipo" y 11Pipa 11 les llamaban, uno alto y el otro pequeño y muy malo. Daban palizas indiscriminadamente, a veces señalaban a alguien y le machacaban a palos sin motivo. A mi un día el pequeñajo m e dijo que le ensei'íara todo lo que tenía en los bolsillos y me acusó de haber robado el reloj. Le aseguré que era mío1 hasta le dije el sitio donde lo compré, y añadí que la República nos pagaba lo suficiente como para no Presos políticos obligados a cantar y hacer el saludo fascista en la prisión de la Tabacalera" (Santander) en el otoño de 1937 (Ontañón. Antonio Rescatados del Olvido. P. 98)


LA REPRESIÓN F~AN'd6 STÁ 219

tener que robar a nadie. Cuando me esperaba lo peor, llamaron a los policías, que se hacía tarde, y el pequeñajo se fue amenazándome que aquel día me había librado, pero que ya vería ... " (testim. 7.3). Otros muchos cántabros fueron conducidos a campos de concentración situados en otras regiones, tales como Galicia, Asturias, Castilla y Leó n o el País Vasco, en función de donde fueron detenidos. La mayoría de los que trataron de huir a Francia por mar y terminaron siendo interceptados por el crucero "A lmirante Cervera" fueron conducidos al Ferrol y repartidos por campos de concentración de Galicia, aunque hay testimonios de que algunos de los capturados fueron arrojados al

mentación mínima, por no hablar de los malos tratos y humillaciones, así como las "sacas" de presos que se practicaban habitualmente.

"A mi m e cogieron preso los nacionales en el Alto de Barruelo (de Santullán) y me llevaron a la Universidad de Palencia. En los patios estábamos presos cuatro o cinco mil tíos, todas las mañanas entraban a sacar a gente para fusilarlos, aquello era terrible, no sabías si te iban a sacar a ti, pasamos unos ratos horribles ... Primero pensábamos que era a cualquiera, pero luego ya vimos que no, solamente llevaban a los de Barruelo, muchos de ellos se habían pasado a la zona republicana, tenían la lista hecha y sacaban a los desertores" (testin. 7.4).

agua en alta mar. Los detenidos al caer el frente de Asturias fueron encerrados en recintos de esa región o enviados a campos de concentración de León y Valladolid. En la propia Cantabria algunos de los capturados en el frente fueron conducidos a los campos de concentración de Palencia, Miranda de Ebro (Burgos), Orduña (Vizcaya) y otros. En cualquier caso las condiciones de salubridad de aquellas prisiones improvisadas eran siempre inhumanas, con un hacinamiento tremendo y una ali-

.

"Cuando me cogieron los nacionales estaba herido en un hospital en Asturias, nos encerraron en un convento. En un cuartucho estábamos hacinados como 60 presos, no podíamos ni tumbarnos en el suelo. Nos daban la comida por un ventanuco, una lata de sardinas para repartir entre 4, tocaba a sardina por cabeza, algunos todavía cambiaban su sardina por un cigarro, luego pegaban las colillas a la pared" (testimonio 7.5).

---------------------

-


REPRESIÓN FRANQUISTA

220 "Mi padre era de la UGT, cuando le cogieron estuvo preso en el campo de concentración de Miranda de Ebro. Les tuvieron haciendo trabajos forzados, él estaba de cantero, les obligaban a llevar las piedras al hombro hasta que sangraban, se ponían un saco o berezos para amortiguar la rozadura . De castigo metían a un hombre en el pozo negro y pasaban un dalle por encima, no le quedaba más remedio que meter la cabeza ... " (testimonio 7.6).

local de Falange y el comandante del puesto de la Guardia Civil. Por supuesto el tener contactos en instancias superiores era una enorme ventaja, y hay algunos testimonios de que el soborno también funcionaba a la hora de agilizar las gestiones de algunos funcionarios. Los informes de los sacerdotes también se tenían muy en cuenta, y decenas de miles de familias españolas se dirigieron a sus párrocos pidiéndoles avales e informes favorables para obtener la libertad o el indulto para sus allegados encarcelados o condenados a muerte: "avalado sea Dios",

Los campos de concentración franquistas existieron hasta des-

se solía decir, haciendo un juego de

pués del final de la guerra y tuvieron

palabras con "alabado sea Dios".

carácter provisional , pues su finali-

nos eran liberados o encarcelados a

"Al empezar la guerra a mi padre le presionaron para meterse en la cooperativa, él era católico y no quería, pero le intimidaron ... Cuando entraron los nacionales le pidieron responsabilidades políticas por aquello, le querían encarcelar, tuvo que reunir informes del Ayuntamiento, la Guardia Civil, el cura ... Al final estuvo en Burgos para arreglarlo, con unos duros de plata se abría camino de miedo ... "

la espera de juicio. En cada pueblo

(testimonio 7.7).

dad era custodiar y clasificar a los cientos de miles de combatientes republicanos y sospechosos detenidos, lo cual se hacía en función de los informes que se remitieran desde sus respectivas localidades de origen. Así pues, los campos de concentración franquistas sólo eran el filtro donde había que retener a todos los desafectos al alzamiento; después de ser clasificados los inter-

eran las fuerzas vivas las que emitían estos informes, de oficio o a instancia de la familia: el alcalde, el jefe

"Se pedían tres informes, al Ayuntamiento, la Guardia Civil y


'

~ ,¡

LA REPRESIÓN FRANObr5T~

221

otras prisiones a la espera de los correspondientes consejos de guerra, que no tardaron mucho en formarse y comenzar a dictar sentencias. Sin embargo muchas veces se adelantaron a ellos grupos de falangistas con ansias de venganza, los cuales recorrían los campos de concentración en busca de caras conocidas, realizando con total impunidad las famosas " sacas". El campo de concentraVista del seminario diocesano de Corbán, en San Román ción de Corbán era particularmente de la Llanilla, utilizado como campo de concentración tras siniestro por su proximidad al la entrada de los nacionales en Santander en agosto de 1937. cementerio de Ciriego; cuando los presos salían de Corbán a bordo de Falange. En mi caso los tres inforun camión averiguaban su suerte en mes coincidían, eran iguales, decían función de la dirección que tomaba que yo era un rojo marxista peligroel vehículo: por la derecha se iba a so y que bajo ningún concepto se Santander, todavía quedaban espeme podía poner en libertad. Para ranzas, pero por la izquierda se iba a salir también había que saber leer y Ciriego, a la muerte ... A los pocos escribir, las cuatro reglas, el padre minutos de la "saca" los compañeros nuestro, el credo y la salve ... " (testiencerrados en Corbán oían horrorimonio 7.8) . zados los disparos en las tapias de Ciriego, donde fueron ejecutadas De esa manera los detenidos más de un millar de personas, con de quienes se emitían informes favosentencia de muerte o sin ella, sienrables eran puestos en 1ibertad y, en do sepultadas en fosas comunes en su caso, llamados a filas para incor- el recinto del cementerio civil. porarse a las tropas nacionales en otros frentes . Por el contrario, los que Así pues, dentro de la repreno contaban con avales eran consisión franquista de la guerra y la posderados desafectos al denominado guerra hay que diferenciar dos tipos Movimiento Nacional y permanecí- fundamentales: la represión irregular, an en los campos de concentración u producida sobre todo en los prime-

, . - - - - - -

~


LA REPRESfÓN

;: ¡ ; \ .

FRANQUISTA

222 ros meses a cargo de algun as unidades militares y elementos fa langistas que actu aba n por su mano mayor; y la represión regular u orga ni zada, debida a las autoridades militares que co nstitu yero n los correspo ndientes consejos de guerra a los prisioneros a los que se imputaban actuac ion es

y

respo nsab ilid ades

políticas no sólo en la guerra, sino retroactivamente desde los sucesos de octubre de 1934. Según los cá lcu los de Jesús Gutiérrez Fl ores, só lo unas 30.000 personas -e l 10% de la

Paraje inmediato a El Condado (Pá~anes) donde existe una fosa común en la que yacen mas de 20 vecinos de Cabárceno asesinados en septiembre de 1937.

población reg ional en aq uel momen-

fa langistas o los marroquíes. En cam-

to-, y mu chas de ell as se enfrentaron

bio el vecino Valle de Penagos sufrió

en Ca ntab ri a fueron encarce ladas

a consejos de guerra, siendo fusila-

la " liberac ión" por la denominada

das unas 2.500, 1 .300 condenadas

Co lumna Sagardía, unidad formada

en consejos de guerra y el resto

principalmente por fa langistas caste-

"paseadas" por incontro lados, lo que

ll anos y riojanos que había n sufrido

da una idea de la magnitud de la

numerosas bajas en los frentes de

represión franquista y de la "depura-

Bricia y La Lora (Burgos), y que desa-

c ión" que se hizo1.

taron su venganza al ll egar a la cuen-

11

ca minera de Cabá rceno. En los priLA REPRESIÓN IRREGULAR DEL

meros días de septiembre de 1937

PRIMER

estas fuerzas dieron el "paseo" sin

MOMENTO:

MATANZA

EN EL VALLE DE PENAGOS.

ningún tipo de enca usami ento a 34 vecinos

El Valle de Villaescusa tuvo

de

los

muni c ipi os

de

Penagos y Li érga nes, ases in ados en

la "suerte" de que fueran los itali anos quienes entrara n por esa zo na camino de Santander, y no otros destacamentos de las tropas "nac ionales" mucho m ás temibles,

como

los

1

GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: La Guerra Civil. P.

269.

MATEOS, Abdón: La contrarrevolución franquista. Una aproximación microhistórica a !a represión contra UGT y el naoonalsmd1cal1smo desde la Cantabria rural, 7937-7953. P. 49. 2


LA REPRESIÓN FRANQUISTA

223 porque asomaban algunos restos, casi no habían echado tierra encima, se formó un bardal, no se si ya lo habrán quitado" (testim . 7.10). "En Cabárceno mataron a veintitantos a azadazos, les enterraron en una zanja junto a la carretera. Y en el Puente del Diablo también mataron a muchos, en el río había un cementerio" (testim. 7.11).

11

Puente del Diablo. en la carretera de Gayón a Villacarriedo. para¡e solitario donde los nacionales dieron el "paseo" a diversas personas en 1937.

Estos dos municipios vecinos, Penagos y Liérganes, destacaron como aq uellos de la región donde la repre-

la carretera de Cayón a Villacarriedo a la altura del Puente del Diablo y en el molino de Agüera, situado en El Condado, entre Penagos y Pámanes2. De esta espantosa matanza hemos recogido numerosos testimonios en Villaescusa:

"Después llega ron los nacionales y vinieron las represalias, a Cabárceno llegaron con un camión y metieron a una porrada de ellos, se les llevaron y les mataron " (testimonio 7.9).

sión franquista fue más sangrienta y desproporcionada, sumando entre los dos nada menos que 11 O muertos a lo largo de los 1O años que siguieron a la entrada

de

los

nacionales3.

Afortunadamente en Villaescusa no sucedió lo mismo, debido principalmente a la distribución de las tropas nacionales

en

el

avance

sobre

Santander, de manera que la Columna Sagardía entró en

las zonas de

Penagos, Pámanes y Medio Cudeyo, mientras los italianos avanzaron por los valles de Cayón y Villaescusa. Los

"En El Condado, antes de

llegar a Pámanes, a la orilla de la carretera hay una fosa común, allí están enterrados veintitantos de Cabárceno, los mataron a azadazos, el que segaba la finca dejó esa zona

testimonios orales recogidos recuerdan cómo los propios italianos advirtieron a la población de las ansias de venganza de sus aliados:

13 MATEOS, Abdón: op cit, p. 49.


224

''Los italianos nos decían que no les debíamos tener miedo a ellos, sino a los españoles que vendrían detrás ... "(testimonio 7.12).

Puente del Diablo, pero Santos Peña se plantó: "Si tenéis cojones venid a sacarles de día, de noche no sale nadie, mientras yo esté aquí no sacáis a nadie" (testimonio 7.13) .

Idénticos testimonios recogió Vicente Fernández Benítez en su

Esta decidida intervención de

investigación en las fuentes orales

Santos Peña, que evitó el luto a

del Valle de Camargo, también "libe-

muchas familias del valle, fue doble-

rado" por las mismas unidades italia-

mente ejemplar porque este hombre

nas en su avance sobre Santander. Lo

tenía motivos más que sobrados para

que nos resulta más estremecedor es

estar resentido contra los "rojos", que

que también hemos podido recoger

le habían detenido y conducido a

numerosos testimonios que coinci-

Santander a la temible checa de Neila :

den en señalar que la "limpieza" realizada en el vecino Valle de Penagos estuvo a punto de repetirse en Villaescusa, y que el baño de sangre fue evitado en el último momento por un dirigente local de Falange de Obregón, Santos Peña, que la noche señalada para la "saca" estaba encargado de la custodia de los izquierdistas detenidos en el Ayuntamiento de Vi 11 aescusa:

"En el Ayuntamiento no

cabían los presos, de pies tenían que estar, mi padre y mi hermana la mayor estaban allÍ¡ yo bajaba a llevarles la comida. Los falangistas quisieron hacer una matanza como la de Cabárceno, donde mataron a más de 20, aquí bajaron una noche a sacarles para darles el paseo en el

"Cuando los rojos Santos Peña estuvo escondido, se entregó a última hora, uno o dos meses antes de entrar los nacionales, habían cogido a la madre y entonces se entregó. Le llevaron a la checa de Neila, en la Calle del Sol, allí le dieron bien de leña, la vida le dio un borracho de Vargas al que trajeron detenido por dar vivas al fascio, le dejaron a él para sacudir al de Vargas. Luego le llevaron al cuartel del Alta y, cuando ya iban a entrar los nacionales, se escapó y se escondió en los panoja/es de Cueto hasta que se pasó todo el jaleo" (testim. 7 .14). La conducta de Santos Peña no fue un hecho aislado en el panorama falangista de la época, hemos


LA REPRESIO

portó maravillosamente. Le dijo a mi madre que se iba a casar y que les invitaba a la boda; entonces mi madre objetó que mi padre estaba en la cárcel, y él le prometió que para el día de la boda estaría en la calle, como así fue" (testim. 7 .15). A la Columna Sagardía también se le atribuye otra matanza Vista actual de la antigua cantera de Lucas Miñaur. entre Liaño y San Salvador. donde 5 "desertores" fueron ejecutados tras la entrada de los nacionales a finales de agosto de 1937.

cometida en la cantera de Lucas Miñaur, en el mismo límite entre Liaño y San Salvador. En este último pueblo estuvieron acampados varios

recogido testimonios relativos a otros

días los falangistas de la famosa

falangistas locales que también sal-

columna tras la "liberación" de

varon las vidas de algunos conocidos

Santander el 26 de agosto de 1937, y

en circunstancias muy difíciles:

al parecer fueron el los los que ejecutaron en la citada cantera a varias

'1A mi padre le salvó la vida

personas de identidad desconocida,

Segundo Liaño, que era falangista.

se dice que eran desertores que fue-

Habían sido vecinos y amigos de

ron reconocidos en Astillero, otros

chavales, luego él se fue a vivir a

dicen que eran rusos .. . La segunda

Renedo, trabajaba en la "Vidriera"

hipótesis no parece verosímil, pues

de Vioño. En la guerra estaban en

en Santander apenas hubo asesores

campos contrarios, pero se mantuvo

soviéticos, pero la primera nos resul-

esa amistad, cuando iban a dar el

ta más creíble; es posible que se tra-

"paseo" a mi padre, Segundo Liaño

tara de algunos de los muchos veci-

lo impidió. Creo que tuvo que sacar

nos

la pistola y todo, se la jugó, pero

(Palencia) que se pasaron a la zona

evitó que a mi padre le subieran al

republicana de Reinosa y que des-

camión. Después, estando preso mi

pués fueron perseguidos con espe-

padre, fue Ángel Saiz de la Maza el

cial saña por los nacionales. Allí

que intercedió por él y consiguió su

mismo les enterraron, es la única

liberación, tenía influencias y se

fosa común existente en el término

de

Barruelo

de

Santullán


FRANQUISTA

226 muni c ipal de Villaescusa, donde, por lo demás, la represión irregul ar franquista del primer mom ento sólo causó otra muerte, la de Leónides Pernía Pérez , natural de Li año y vecino de Cabárceno, 28 años, muerto en Liaño el 2 de octubre de 1937 "a co nsecuencia de disparo de arma de fuego según autopsia practicada". Teniendo

en

cuenta

las

Cadáveres de víctimas de la represign franquista en la Casa de Campo de Madrid (EL PAIS: 1936-1939. La Guerra de España. Fascículo 19, p. 289).

fechas y el domicilio del fallecido, uno de los pueblos más represa lia-

11

dos de Cantabria, todo parece indica r que fue " paseado" por elementos

repres ivo de ca rácter irregul ar que

paramilitares. Sobre esas mismas

causó un verdadero estremec imi ento

fechas también murió fuera del valle

de terror en todo el valle. Fue el ase-

M elchor Marqués García, natural de

sinato de un capataz y un pinche de

Obregón y vecino de Rei nosa, 36

" Productos Dolomíticos" de Revilla

años y casado, ca pitán de milicias,

de

"paseado" en Valderredible en octu-

Villanueva, les dieron el " paseo" en

bre de 19374. En Obregón nadi e le

agosto de 1938. Al parecer el capa-

Camargo

en

la

Sierra

de

recuerda; debía ser un a fa mili a que

taz -llamado Emilio García Saiz y

estuvo temporalmente en el pueblo

vecino de Guarnizo- le mandó al

trabajando en la mina, pero luego

pinche qu e esc ribi era en una pared

debió irse.

"¡Viva

la

República!

Fran co !". El c haval -Fidel

¡Muera Rivas

Despu és de estas muertes de

Caballero, de 15 años y vec ino de

primera hora la repres ión irregul ar se

Rev ill a- obedeció la orden y ensegu i-

ate nu ó,

da les descubrieron; les trajeron a un

aunque

no

desapareció

totalmente, siendo sustituida por la

descampado

entre

Villanueva

y

repres ión organizada a través de los co nsejos de guerra. Sin emba rgo un año después de la entrada de los nacionales se produjo otro ep isodio

GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: Guerra civil en una comarca de Ca ntabria: Campoo. Análisis de la represión republicana y de la represión franquista. P. 414.

4


Riosapero, en la zona de Vallanares,

Villanueva vio una bota que sobresa-

y allí les asesinaron brutalmente,

lía y subió mucha gente del pueblo a

cuentan que les hirieron y les ente-

ver cómo los desenterraban. En

rraron vivos. Otras versiones señalan

aquella época no se podía hablar

erróneamente que eran padre e hijo,

muy alto, por comentar estos hechos

pero todos coinciden en que les tra-

dos vecinas de Villanueva fueron

jeron desde Revilla de Camargo para

citadas en el cuartel de la Guardia

matarles en aquel descampado:

Civil y advertidas muy severamente por los guardias:

Aparecieron dos cadáveres en la Sierra de Villanueva, un capataz de Dolomíticos de Reví/la y un pinche, por lo visto le mandó poner Muera Franco " en una caseta y les pescaron, los falangistas les dieron el paseo allí, quedaron medio enterrados, olía muy mal ... 11

11

11

11

A mi madre y a otra vecina las detuvieron por comentar aquello: Lo que tengan que hablar, en la cocina y en bajo, nada de hablar en la ca//e"(testimonio 7.18). 11

11

11

Otro episodio de represión irregular tuvo lugar dos años des-

(testimonio 7.16).

pués; en este caso fue la muerte de 11

Un padre y un hijo, trabajaban en la Vasconia" de Reví/la, habían garabateado algo en un bidón, viva algo ... Les cogieron y les trajeron de Reví/la a matarlos a la Sierra de Villanueva, les mataron allí a los pobres, que miedo nos daba luego aquel sitio ... (testimo-

dieron el "paseo" el 12 de octubre

nio 7.17).

de 1940, al parecer les mataron 1ite-

11

11

dos vecinos de Liaño que estaban "emboscados" y que fueron capturados en octubre de 1940: Victoriano Saiz Ruiz y Anastasia Zubía Liaño. En vez de encarcelarles y juzgarles, les condujeron a un despoblado próximo a Santiago de Heras y allí les

ralmente a palos. De ellos hablareNo es posible asegurar la

mos en el capítulo siguiente, que

veracidad de todos estos detalles,

hemos dedicado específicamente a

pero lo que es indudable es que los

los que se echaron al monte.

dos

cadáveres

allí

aparecieron

semienterrados el 29 de agosto de 1938. Al parecer un vecino de

.

~··

-.:


LA REPRESfÓN

FRANQUISTA

228

FRANQUISTA

to estaba a cargo del Tribunal de

ORGANIZADA: LOS CONSEJOS DE

LA

REPRESIÓN

Derecho, presidido por el abogado

GUERRA Y LAS EJECUCIONES.

Roberto Álvarez Eguren, que sería uno de los primeros ejecutados al entrar

Después de

las matanzas

las tropas franquistas en Santander,

cometidas por unidades militares y

asistido de los también abogados

elementos paramilitares en los prime-

Francisco de la Mora, casualmente

ros momentos, la represión franquista

natural de Obregón (aunque en este

fue diferente a la republicana en el

pueblo nadie le recuerda), y Ramón

sentido de que durante el periodo

Mendaros. En realidad pocas víctimas

"rojo" la inmensa mayoría de las eje-

de la represión republicana tuvieron

cuciones se produjeron de forma irre-

la oportunidad de pasar por este tribu-

gular, debido a la actuación de gru-

nal, que se estrenó juzgando benévo-

pos incontrolados que recorrían los

lamente a los tripulantes del bou

pueblos sembrando el pánico entre

nacional

sus potenciales víctimas. Entre los

aguas de Santander.

"Tiburón",

apresado en

vecinos de Villaescusa se recuerda todavía el terror que inspiraba una

Frente a la improvisación y

camioneta o coche de la FAI dedica-

descontrol de la represión republica-

da a la caza de sacerdotes, derechis-

na, dirigida principalmente por el

tas

En

sanguinario Manuel Neila desde su

Santander se atribuyen muchas doce-

checa santanderina de la calle del

o

católicos

distinguidos.

nas de muertos y desaparecidos (pro-

Sol, y las matanzas cometidas por

bablemente sobrepasen el centenar)

algunas unidades militares naciona-

a la mencionada checa de Neila, res-

les en los días siguientes a la "libera-

ponsable de la mayor parte de los

ción" de numerosas poblaciones, la

asesinatos en el Faro de Cabo Mayor,

represión franquista

y ello sin contar los ejecutados en el

revistió generalmente de todas las

barco-prisión "A lfonso Pérez" en la

formalidades jurídicas y fue una api-

matanza del 27 de diciembre de

sonadora fría e implacable. Aunque

1936. Por el contrario fue escasa la

también hubo una represión irregu-

actuación del Tribunal Popular de

lar que se mantuvo hasta mediados

posterior se

Santander, compuesto por 14 representantes de los partidos políticos a la manera de un jurado, y cuyo veredic-

s SAIZ VIADERO, Ramón: La guerra civil:

Cantabria con la República. Pp. 63-64.


LA REPRESIÓN FRANQl.JíSTA

229 de los años 40, sobre todo en las

Otra barbaridad jurídica fue aplicar

zonas más apartadas, las autoridades

retroactivam ente las nuevas leyes

militares franquistas se pusieron a

represivas hasta los sucesos de octu-

trabajar inmediatamente después de

bre de 1934, por los que muchas

entrar en Santander: instruyeron las

personas ya habían sido anterior-

causas, constituyeron los correspon-

mente condenadas, por ejemplo 22

dientes consejos de guerra y comen-

vecinos de Villaescusa que estuvie-

zaron a juzgar a miles de prisioneros

ron más de un año en el Penal del Dueso; el principio jurídico de cosa

en el otoño de 1937.

juzgada no fue tenido en cuenta, se En realidad , bajo una apa-

les volvía a juzgar otra vez por lo

riencia formal de legalidad, estos tri-

mismo como si el juicio de 1934 y

bunales militares cometieron todo

las condenas anteriores no hubieran

tipo de aberraciones jurídicas, como

existido. Las condenas a muerte fue-

imputar sistemáticamente el delito

ron tan habituales que penas de 30

de rebelión militar a quienes precisa-

años de cárcel eran recibidas con

mente no habían

la

desbordante alegría por los condena-

Gobierno

dos, tal y como corroboran numero-

legalmente constituido: así pues, los

sos supervivientes de aquellos proce-

sublevados condenaban por rebeldía

sos. Sin embargo estas condenas

a quienes no se habían sublevado.

tampoco garantizaban nada, porque

sublevación

contra

secundado el

en los primeros meses estaban a la

11

Monumento en memoria de las 129 personas fusiladas y sepultadas en una fosa común del cementerio de La Llama (Torrelavega). identificadas recientemente.

orden del día las "sacas" irregulares que practicaban elementos paramili-


FRANQUISTA

230

tares en las di stintas pri siones, como ya hemos relatado:

Guadalupe y él no decía nada, el oficia l dijo que si no sa lía Lucio Saiz iba n a sa lir todos, y entonces

11

Yo estaba preso en

otro preso le señaló a él. Pero

Torrelavega, en " La Importadora",

Lucilo consiguió convencer al ofi-

junto a la estación del Cantábrico,

cial de que él no era el llamado,

conmigo estaba Eloy Coterillo, que

que él era Luc ilo G uadalupe Sa iz y

era de Liaño. En el consej o de gue-

no Lucio Saiz G uada lupe, que era

rra que nos hicieron a mi m e echa-

otro diferente que se llamaba pare-

ron 30 años, pero a él le condena-

cido. Vino otro oficial, repasaron la

ron a muerte, sin embargo estaba

lista, lo estu vieron hablando, y al

p endiente de indulto, por eso seguía

final le dej aron, se sa lvó por los

con nosotros, los que no tenían

pelos " (testim onio 7.20).

derecho a indulto estaban separados en un cine. Los fa lang istas venían a

Los escenarios hab ituales de

hacer las "sacas", una noche se lle-

estas ejecucio nes regul ares o irreg u-

varon a Eloy y no volvimos a saber

lares fueron las tapi as del cemente ri o

más de él, creo que le fusilaron en

de Ciri ego en Sa nta nder; el cemente-

el cementerio de Torrelavega. Días

ri o de La Ll ama en Torrelavega; el de

después le llegó el indulto de la

Berri a en Sa ntoña , inmed iato al

pena de muerte p or 30 años de cár-

Penal del Du eso; el fro ntó n de

cel, todos gritamos que ya estaba

Reinosa, etc. .. Las venga nzas parti -

fusilado, le habían sacp. do los fa lan-

cul ares rea li zadas por grupos de

gistas por su mano mayor, el

fa langistas también se ve ntil aba n en

Gobiern o les dio ca rta blanca para

paraj es solitari os repartid os po r toda

que hicieran lo que se les pusiera

la reg ión, algunos de los cuales ya

en los coj ones " (testim onio 7.1 9)6.

habían sido utili zados para "pasear" a derec hi stas durante la rep res1on

" Yo trabaj é con Lucilo en la

republica na de 1936-37, como el

"Orconera", y m e contó personalm ente que él, cuando estu vo en la cárcel, se quedó sólo en la celda 3

o 4 veces, sacaban a la gente, vo lvían a rellenar y otra vez ... La última vez llamaban a Lucio Saiz

6 Eloy Coterill o Li año fue efectivamente fus i-

lado en el cementeri o de La Ll ama de Torrelavega j donde yace en una fosa común junto con a menos otros 128 prisioneros ej ecutados en di cho lugar. Véase el texto completo de su consejo de guerra en el Apénd ice Documental, documento XIV; entre otras cosa s a Eloy Coterill o le acusaro n de revoluc ionari o de octubre de 1934.


l

LA REPRESION

FRA

Alto de Jesús del Monte, en la carre-

ció de la impresión, le tuvieron que

tera de Bilbao, o el de Peñas Negras,

dar aire. A él se le encasquilló el fusil

entre Escobedo de Camargo y Puente

y tuvo que llevárselo al maestro

Arce. Cuando las ejecuciones eran

armero, para demostrar que efectiva-

regulares, previo consejo de guerra,

mente había sido un fa llo mecánico,

los cadáveres se arrojaban en zanjas

que él había cumplido con su deber

o fosas comunes; sólo en las de

presionando el gati llo. Es difícil

Ciriego hay sepultadas más de un

hacer una estimación de las víctimas

millar de personas que la meritoria

de

investigación de Antonio Ontañón

Cantabria, pues las cifras manejadas

la

repres1on

franquista

en

ha conseguido rescatar del o lvido

son muy dispares. José Ramón Sáiz

recientemente, y en La Llama de

Viadero estab leció una horquilla

Torrelavega se han identificado 129

entre 8.000 y 12.000 personas fusila-

ejecutados 7 . Cuando las ejecuciones

das o paseadas en los primeros años

eran irregulares, es decir los famosos

de

" paseos", los asesinos generalmente

Cantabria9. Estas cifras nos parecen

la

presencia

nacional

en

no se molestaban en cavar, a veces

exageradas, pero tampoco son admi-

obligaban a sus víctimas a hacer su

sib les por lo contrario las proporcio-

propia fosa, y otras dejaban los

nadas por Martín Rubio, que seña la

cadáveres

una

para Cantabria 742 muertes violen-

cuneta o les echaban un poco de tie-

tas debidas a la represión de los

rra por encima.

nacionales10. Claro que esta última

abandonados

en

estimación só lo recoge las muertes Uno de nuestros informantes

inscritas en el Registro Civil entre

nos ha revelado la confidencia que

1936.y 19 50, y en Villaescusa hemos

en aquella época le hizo uno de los

podido comprobar que só lo aparece

jefes locales de Falange: "Pepe, los

registrada una mínima parte de las

guardias están aterrados de tanto mata1/' s. También hemos recogido el

7

testimonio de un vecino del valle que en una ocasión tuvo que participar en un piquete de fusilamiento: los ejecutados murieron dando v ivas a Rusia y a la anarquía, y uno de sus compañeros ejecutores se desvane-

ONTAÑÓN TOCA, Antonio: Rescatados del olvido. Fosas comunes del cementerio civil de Santander. Santander, 2.003.

s El nombre es ficticio, porque el informante quiere preservar su anonimato a tod¡.i costa. 9 SAIZ V IADERO, José Ramón : Historia de Cantabria. P. 58 . 10 MAJUÍN RUBIO (1 .997), citado por GUTIERREZ FLORES, Jesús: Guerra civil en una comarca ... P. 33.


FRANQUISTA

232 que se produjeron y que hemos

" Lucilo fue uno de los con-

conoc ido contrastando fuentes ora-

denados a muerte, su mujer estuvo

les. Últim amente Jes ús Gutiérrez

recogiendo firmas por el pueblo

Flores ha calculado que la rep res ión

para sa lvarle, muchos firmaron,

franquista en Cantabria terminó con

incluso uno que declaró que había

la vida de unas 2.500 personas, de

sido su enemigo pero que firmaba,

el las 1 .300 ejecutadas por consejos

pero algunos no firmaro n. El cura

de guerra y el resto por incontrolados11. Por su parte Antonio Ontañón

había ayudado cua ndo vinieron a

ha logrado identifi ca r a 1 .207 vícti-

buscarle los de la FA/, al final estu-

también debió intercede0 porque le

mas de la represión franquista en

vo mucho tiempo en la cárcel pero

Ca ntab ri a entre 1937 y 1948, la

se sa lvó" (testimon io 7.21).

m ayo ría sepultados en las fosas comunes de Ciriego.

Sin embargo otros muchos no tuvieron esa suerte y fueron eje-

De todos modos no todos los

cutados en los años que siguieron a

condenados a la pena cap ital fueron

la " liberación", entre 1937 y 1948.

ejec utados inmediatam ente, y algu-

Gracias

nos al final consiguieron sa lvar su

Antonio Ontañón sabemos que en

a

la

investigación

de

vida por diversas razones. Pedro

las tapias del cementerio santa nderi-

Ruiz San Emeterio, de Villanueva,

no de Ciriego fueron fusilados 10

que había participado en los sucesos

vecinos del Valle de Villaescusa,

de octubre de 1934 y lu ego en la

siendo a continu ación sepu ltados en

guerra con los republi ca nos, pasó

unas fosas comunes del cementerio

por varios consejos de guerra y fue

c ivil. Los relac io namos por orden

co ndenado a pena de muerte "s in

cronológico:

derecho a indulto", pero en el último momento el ca mbio de testimonio

Abelardo Vega Fernández,

de quien se suponía había sido su

vecino de Villaescusa, 32 años, guar-

víctim a dio lu ga r a la revisión de su

di a civi l, fusil ado el 14 de octubre de

caso. Otros condenados a muerte

19371 2. En el va ll e nad ie le recuerda ,

lograron sa lvarse grac ias a las persis-

debía ser uno de los guardi as desti-

tentes gestiones de sus fam ili ares entre vecinos adictos al régimen:

11 GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: La Guerra Civil. P. 2_69 . 12 ONTANON, op cit, p. 272.


LA REPRESIÓN FRANQOfSTA

Ni co lás

nadas en el cuartel de Solía, o tal vez

Di ego

González,

"Colás el pasiego", natural de Vega

fuera de otra Villaescusa.

de Pas y vecino de Villanueva , 30 Gregario García

N avarro,

" Gario el chi charrero", vecino de

años, fusilado el 19 de agosto de 19 381 6,

Obregón, 39 años, militante soc iali sta y presidente de la junta adm ini s-

Edilberto Ferná nd ez Ortiz,

trativa de Obregón, fu si lado el 15 de

" Berta" , vecino de Li año, 44 años,

octubre de 19371 3.

concej al durante la República, secretario de la Agrupación Socialista de

Ju sta Moreno Alejas, vecina

Villaesc usa y de la junta administra-

de Socabarga, 26 años, estaba emba-

tiva de Li año co n el Frente Popular,

razada , tras dar a luz fue fusilada el

fue fusilado el 7 de di ciembre de 19381 7.

11 de enero de 19381 4. Ramón Elguera Lanza, natu-

Francisco Ruiz San Emeterio,

ral de Cueto (Sa ntander) y vecino de

" Paco", natural de La Abadilla de

Socabarga, 19 años, fusilado el 12 de

Cayón y vecino de Villanueva, 34

marzo de

Curiosamente

años, vocal de la junta administrativa

nad ie le recuerda en Socabarga, no

de ese pueblo co n el Frente Popular,

debió vivir mu cho tiempo allí.

vicesecretario

19 3815.

13

11

1

Aspecto actual de la tapia suroeste del cementerio de Ciriego (Santander). donde el régimen franquista fusiló a más de un millar de personas entre 1937 y 1948.

ONTAi9ÓN, op op op op op

14 ONTA~QN , 15 ONTA~QN , 16 ONTA~QN , 17ONTANON,

de cit, c it, c it, c it, c it,

la Agrupación p. p. p. p. p.

259 . 266. 257. 257. 258 .


FRANQUISTA

234

Socialista de Villaescusa y presidente

Ángel Arroyo Castanedo, de

del Sindicato Agrícola de Riosapero,

27 años, fue abatido de un disparo

fusilado el 30 de noviembre de 19391 8.

en Las Oblatas (Santander) el 26 de agosto de 1938, al parecer se asomó

Francisco

Mora

Gándara,

natural de Obregón y vecino de

a la ventana de la celda y un centinela le mató.

Villanueva, 35 años, miembro del Tribunal Popular de Santander, fusilado el

Venancio Maza Sañudo, de

16 de abril de 194019.

67 años, estuvo preso 3 años, al

Tampoco es recordado en el valle, es

parecer en el penal de la isla de San

probable que ya no residiera allí.

Simón (Pontevedra), donde enfermó de tuberculosis y fue excarcelado

Eustaquio Tellechea Lujambio, natural de Hernani (Guipúzcoa)

pocos días antes de morir el 20 de septiembre de 1940.

y vecino de Villanueva, 47 años, presidente de la Agrupación Socialista de

Villaescusa

y

vocal

de

Federico Campo

Gómez

la

"Campín", de 49 años, muerto en el

Cooperativa, fusilado el 6 de mayo de 194020.

Penal del Dueso (Santoña) el 1 O de marzo de 1941, al parecer por colitis y desnutrición, su mujer estaba tam-

Lorenzo Antolín González, vecino de Villanueva, "hijo de tía Paula", 32 años, fusilado el 4 de octubre de 194021.

bién encarcelada y no tenía quien le llevara comida. Damián

Pila

Castanedo,

natural de Villanueva y casado en el Curiosamente el pueblo más represaliado

del

municipio

mismo pueblo, aunque se crió en La

fue

Penilla de Cayón y residió última-

Villanueva, donde no había muerto

mente en Astillero. Estuvo preso 6

nadie en el periodo "rojo", y tan sólo

años en El Dueso, y murió ahorcado

hubo un caído muerto en el frente,

en la Prisión Provincial el 20 de

Agustín Latorre Agüero. Pues bien,

agosto de 1946; sus familiares pudie-

en Villanueva 5 vecinos fueron fusi-

ron comprobar que el cadáver pre-

lados y decenas más encarcelados tras la entrada de los nacionales, muriendo otros 4 en prisión:

18 ONTAISJÓN, 19 ONTA~QN, 20 ONTA~QN, 21 ONTANON,

op op op op

cit, cit, cit, cit,

p. p. p. p.

270. 266. 271 . 252.


sentaba indi cios de violencia; debió

dos" en Santiago de Heras el 12 de

suicidarse al no poder soportar los

octubre.

malos tratos. Por Del pueblo de La Concha

último

en

Obregón,

donde no murió nadie en el período

también murió otro vecino en la cár-

"rojo", la represión franquista fue

cel, Arsenio Martínez lbáñez, falleci-

relativamente comedida, pues los

do en "La Tabacalera " (Santander) el

nacionales sólo fusilaron a un veci-

23 de diciembre de 1939, pero no

no, Gregario García Navarro "Gorio

tenemos constancia de que se fusila-

el chicharrero", militante socialista

ra a nadie.

que fue presidente de la junta administrativa (alcalde pedáneo) durante

En Liaño, donde los " rojos"

la época de la guerra. Otros vecinos

habían asesinado al cura y a otros 3

de Obregón también fueron conde-

vecinos, además de otros 2 asesina-

nados

dos en el frente, la represión fran-

Guadalupe, Valerio Terán, etc. .. pero

quista llevó al paredón a 5 vecinos.

al final les fue conmutada por varios

a

muerte,

como

Lucilo

fusilados en

años de cárcel y lograron salvarse. No

Santander: Ramón Elguera Lanza,

todos tuvieron tanta suerte, a algunos

Edilberto

Fernández Ortiz, Justa

vecinos del valle como Eloy Coterillo

Moreno Alejas y Abelardo Vega

o Nicolás Diego les llegó el indulto

Fernández;

cuando ya habían sido fusilados:

De ellos 4 fueron

y

el

quinto

en

Torrelavega: Eloy Coterillo Liaño,

estallar una bomba. Sus compañeros

"Colás el pasiego" era una gran persona, sólo se dedicaba al ga nado, nadie tenía nada que decir. Pero le denunciaron y le metieron preso, pidieron avales y, como era de Vega de Pas, allí dijeron que bajaría todo el pueblo a avalarle ... No le juzgaron, le mataron directamente, al año le llegó la libertad ... "

de escondite Anastasia Zubía Liaño y

(testimonio 7.22).

condenado a muerte en octubre de 1937 y fusilado en el cementerio de La Ll ama poco después. Su hermano Manuel Coterillo fue uno de los vecinos de Liaño que se mantuvo 3 años escondido, siendo acorralado en Astillero el 7 de agosto de 1940, ante lo cua l optó por suicidarse haciendo

Victoriano Saiz Ruiz fueron descubiertos dos meses después y "pasea-


~ REPRES

N FRANQUISTA

236

Comparativamente con otros municipios del entorno estamos en condiciones

de

afirmar que en

Villaescusa la represión franquista fue más "suave" de lo normal, al menos las cifras de ejecutados están por debajo de la media salvo en el pueblo de Villanueva, que se sitúa aproximadamente en ella. A título comparativo, y a falta de estudios más detallados en los municipios vecinos, podemos indicar que en el pueblo de Parbayón los nacionales fusilaron a 7 vecinos; entre Guarnizo

El general Emilio Mola, "director" del alzamiento y uno de los más destacados promotores de la represión, pasando revista a la Guardia Civil (Pons Prades. Eduardo: Los vencidos y el exilio. P 31)

y Astillero la represión franquista costó la vida al menos a 34 vecinos,

cana pudiera hacer pensar que había

incluidos 2 que terminaron sus días

un ánimo de venganza, incluso que

en el campo de exterminio nazi de

era la represalia lógica a los asesina-

Mauthausen; en San Salvador tam-

tos y tropelías cometidos durante los

bién fueron fusilados 6 vecinos; en

13 meses del período " rojo" en

Pámanes y los pueblos del Valle de

Cantabria. Por supuesto que estos

Penagos ya hemos comentado que la

antecedentes alimentaron todavía

sangría alcanzó las máximas cotas

más el fuego de la represión fran-

regionales en el ranking del horror;

quista, pero ésta fue premeditada y

en el Valle de Cayón murieron al

dirigida sistemáticamente por los

menos 12 personas a causa de la

militares que se sublevaron en julio

represión regular franquista, es fácil

de 1936, quienes sembraron el terror

que fueran algunos más; y por último

desde el principio. El director de la

en Castañeda 8 vecinos fueron eje-

conspiración,

cutados "con papeles" y otro murió

Mola, escribió algunas frases que no

en la cárcel.

dejan lugar a dudas: "Se tendrá en

El hecho de que aquí la represión franquista tuviera lugar a continuación de la represión republi-

el

general

Emilio

cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado" -decía


LA REPRESIÓN FRANQUfSTA

237 Mola en la instrucción reservada

vía produce estremecimiento pero

1, firmada como "El Director" el 25 de mayo de 1936. El 19 de julio, nada más sublevarse en Pamplona, el general Mola instruyó a sus subordinados de la siguiente manera: Sembrar el terror(. .. ) elimi-

que estaba a la orden del día en las

número

11

coordenadas

ideológicas

del

momento, muy en la línea de los regímenes que apoyaron a Franco: la Alemania nazi de Hitler y el fascismo italiano de Mussolini. En una ocasión el propio Franco declaró a un

nando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros Siguiendo sus órdenes, los

corresponsal extranjero que ganaría

sublevados asesinaron en Navarra a

para ello tuviera que fusilar a media

11.

la guerra en cualquier caso, que si

casi 3 .000 personas, más del 90% de

España no dudaría en hacerlo. Al

ellas en los primeros meses de la

"generalísimo" se le pueden repro-

guerra22 . Y eso que Navarra se sumó

char muchas cosas, pero desde luego

al alzamiento desde el principio y sin

no le faltaba sinceridad cuando hizo

resistencia alguna, obviamente des-

esas declaraciones.

pués de

semejante

masacre no Tras lo expuesto en los párra-

quedó nadie para oponerse a la sublevación.

fos anteriores, en Villaescusa estamos en condiciones de afirmar que

Los nacionales también fusi-

el papel de los dirigentes locales del

laron a miles de personas en otras

Movimiento, sin excluir su responsa-

provincias en las que triunfó el alza-

bilidad, si acaso consiguió atenuar el

miento desde el primer momento, y

rigor de una represión sistemática

en las que por lo tanto no existió

dirigida desde arriba. Ya hemos rela-

repres ión republicana, nadie había

tado cómo Santos Peña impidió que

muerto y las iglesias no habían sufri-

los

do daños: La Coruña, 1.421 personas

Sagardía hicieran una "saca" con los

ejecutadas; Pontevedra, 1 .114 perso-

izquierdistas

nas ejecutadas; Vallado! id, 1 .321

Ayuntamiento, evitando una matan-

personas ejecutadas; Zamora, 1 .269

za como la cometida en el vecino

personas ejecutadas; etc. .. Así pues,

Valle de Penagos y Pámanes.

falangistas

de

la

Columna

encerrados

en

la represión franquista fue una verdadera operación premeditada de "limpieza", usando un término que toda-

¡ 22 JULIÁ,

Santos: Víctimas de la guerra civil. Pp. 59-60 y 65.

el

1


FRANQUISTA

238

Lo s lazos famili ares y de

LAS CÁRCELES Y LOS BATALLO·

vec ind ad propios de un a soc iedad

NES DISCIPLINARIOS DE

rural, do nde cas i todos eran primos

TRABAJADORES.

más o menos lej anos, actuaro n como fre no a la repres ión, aunque tambi én

Los consejos de guerra dicta-

hubo algunos aju stes de cuentas de

ron mu chas sentencias de muerte,

los que hemos tenido noticia. Los

pero también innumerables co nde-

que sufri eron la repres ión más inten-

nas de cá rcel, co n mu cha frecuencia

sa mente y sus fa mili ares difíc ilmente

de 30 años, co n las que se pretendía

lo admitirán, pero en general en

castiga r a los que hab ían defend ido a

Vill aesc usa los conoc idos hi c ieron

la Repú b lica, se hab ían opuesto de

bastante más por ayudar que po r

c ualq ui er manera al M ov imi ento

env iar al paredón a sus vec inos, aun-

N ac ional o sim plemente había n sido

que también hubo excepc io nes .

denunciados de ell o sin ningú n tipo de pru eba. Las cá rce les y los penales

Fu eron prec isamente los que

estaba n rep letos; es difíc il hacer una

ca recía n de esos lazos de fa mili ari -

estimac ió n, pe ro só lo del Vall e de

dad o de vec ind ad arraigada los q ue

Vill aesc usa era n m uchas dece nas de

sufri eron con mayor rigor la re pre-

vec inos las q ue se encontraban en

sió n franqui sta, de hec ho la práctica

pri sión, es pos ible que se aprox ima-

en

ra al centenar; en algunas fam il ias

Vill aescusa eran nac idos fuera del

había más gente en pri sión que en

va ll e, lo cual es demas iado pa ra se r

casa . A un q ue prin c ipa lm ente los

cas ualidad . De los 5 ej ecutados en

presos eran hombres, tampoco fa lta-

tota lid ad

de

los

fusil ados

Vill anu eva, " Paco" Rui z era nac ido

ba n las m uj eres e in clu so ado lescen-

en Cayón, Tell echea vasco, "Co lás"

tes de hasta 14 años, ence rrados por

pas iego y la fa mili a de Lo renzo

nimiedades como haber repa rtido en

A nto lín tampoco era de aq uí; de los

la época anterio r rev istas de ideo lo-

5

gía co ntraria a los prin cipios de l

ejec utados en

Li año

Ramó n

El guera, " Berto" Fern ández, Ju sta

M ov im iento .

M o reno y Abelard o Vega ta mpoco eran nac idos en Vill aescusa ; y en

1

'De aquí de Villanueva fue-

Obregón " Go ri o el chi charrero" ta m-

ron fa milias enteras a la cárcel por

poco era nac ido en el pueb lo.

ser de izquierdas la del alguacil del 1

Ayuntamiento1 Tomás Blas1 fueron


todos menos la mujer y los dos pequeños, que eran unos críos. Una de las hijas, "Margaritina", tendría 14 o 15 años, fue a la cárcel porque vendía "Nueva Ruta" a un real. Otra hermana suya, María, enfermó allí del pulmón, vino de la cárcel averiada. Yo recuerdo haber ido a verles con la madre a la cárcel, a llevarles comida " (testimonio 7.23). A nosotros nos destrozaron la vida, mi padre preso en la Provincial y luego en Oviedo, mi madre en Santande0 en los Salesianos, y nosotros, los cuatro hermanos repartidos entre mis abuelos y mis tíos. ¡Las veces que fui a ver a mi madre a los Salesianos! Había cárcel de hombres y cárcel de mujeres, tenían un mostrador para que las presas nos pudieran coger a los niños ... " (testimonio 11

7.24).

Después de pasar por varias prisiones me mandaron a Santoña, al Penal del Oueso. En una celda individual estábamos siete, hacinados completamente, éramos más de 3.000 en el penal, todos los días morían varios de hambre y tuberculosis. Un día vino la Cruz Roja a hacer un reconocimiento y sacó a los tuberculosos a un barra11

eón aparte. La comida que nos daban estaba llena de gorgojos, los paquetes de comida que nos mandaban de casa los compartíamos en república. Había una recadista que nos traía todos los sábados ropa limpia y se llevaba la sucia para lavar en casa, ella era de Sarán, tenía al marido preso. En el dobladillo del pantalón mandábamos mensajes escritos en papel de fumar con agua de limón, se ponía al fuego y salía todo ... Primero nos vigilaban los falangistas, a veces disparaban a las ventanas de las celdas; luego vinieron guardias, y después soldados, con los soldados mucho mejo0 te sacaban cartas para casa" (testimonio 7.25).

A mi hermano, después de caer prisionero en Asturias, le /levaron al campo de concentración del Monasterio de la Santa Espina, en Valladolid, al cabo de un tiempo le trajeron a Santande0 a la Tabacalera. Yo fui allí a verle y llevarle comida en alguna ocasión, estaban todos hacinados en el suelo, allí sentados igual que las gallinas. Luego estuvo en la Provincial, cuando le juzgaron y le condenaron a pena de muerte, estuvo mucho tiempo al/~ palos van y palos vienen. A los de pena de 11


l.:::Á REPRESfÓN FRANQUISTA

240

muerte les llevaban al Dueso, allí estaban 77 en una celda individual; una noche se quedaron sólo dos, él y otro, a todos los demás les sacaron. Lo escribía en papel de fumar y nos lo mandaba escondido en el dobladillo del calzoncillo, lo contaba todo. Allí estuvo hasta que le conmutaron la pena de muerte"

formaron algunos durante la guerra, en este caso incluyendo a derechistas significados, a veces ya entrados en años, y también a quintos cuyos correspondientes informes no eran favorables y les hacían sospechosos de pertenecer a la "quinta columna " . En Cantabria se hizo tristemente famosa

la

Brigada

Disciplinaria

Santanderina, destacada en Cabañas

(testimonio 7.26).

de Virtus (Burgos), donde realizaban Desde el primer momento las

obras de fortificación; al producirse

autoridades militares franquistas se

la ofensiva nacional en agosto de

dieron cuenta de que aquella multi-

1937, esta brigada disciplinaria fue

tud de presos podía convertirse fácil-

retirada

apresuradamente

hacia

mente en mano de obra gratuita al

Asturias con las tropas republicanas,

servicio del Movimiento, y pronto se

siendo diezmados sus integrantes en

organizó el trabajo forzoso en bata-

varias tandas de fusilamientos esca-

llones disciplinarios de trabajadores.

lonados en el Puerto del Escudo, la

En realidad estos batallones tampoco

playa de La Franca y Nueva de

fueron un invento de los nacionales,

Llanes; de 1 35 presos sólo sobrevi-

puesto que los republicanos también

vieron 42 23.

Prisioneros republicanos condenados a trabajos forzad.os reconstruyendo una carretera en Vizcaya (El PAIS: 1936-1939. La Guerra de España Fascículo 12. p. 186)

1

GUTIÉRREZ FLORES1 Jesús: Guerra civil en una comarca ae Cantabria: Campoo. P. 88.

23


LA

REPRESIÓN FRANQOl'STA

de 1937 para dificultar el ava nce de los nac iona les. Los zapadores militares itali anos improvisaron en su lugar un a pasare la de madera, pero después, entre noviembre de 1937 y febrero de 1938, decenas de presos rep ubli ca nos

reco nstruyeron

el

puente uti 1izá ndose los bajos de la casa conti gua como prisión de estos trabajadores forzosos. Innumerabl es

Presa de la Cohilla (Tudanca). la obra de mayor envergadura de los Saltos del Nansa. construida en la posguerra por presos republicanos.

puentes repa rtidos por toda la geografía españo la vivieron la mi sma experiencia durante la guerra, siendo

Sin

emba rgo

fueron

los

hab itu al

la

placa

que

decía :

con la que se lograba el doble obje-

Destruido por las hordas marxistas, reconstruido por la España nacional' No sin cierto humor, algu-

tivo de castigar a los desafectos al

nos co mentaban qu e lo habían

régimen y disponer de mano de ob ra

reco nstruido los mismos que lo des-

gratu ita para realizar los trabajos más

truyeron. Fueron muchas otras las

duros y peligrosos. Los batallones

obras rea l izadas por prisioneros de

disciplinarios de trabajadores se

guerra durante la co nti enda y en los

envi aba n tanto a los frentes de com-

primeros años de la posguerra, desta-

bate como a la retaguardia, a rea li zar

ca ndo en Ca ntabri a la reconstru c-

todo tipo de tareas en régimen fo rzo-

ción de Potes, los Saltos del N ansa,

so, co n v igil anc ia y a veces expues-

la presa de Arroyo (embalse del

nacionales los que más y mej o r exp lotaron esta fórmula de trabajo,

11

1

tos además al "fuego ami go" republi-

Ebro) , el Tún el de la Enga ña o la fac-

ca no. En el Valle de Villaescusa la

toría de SNIACE en G anzo. A nu es-

única obra que se realizó de esta

tros info rm antes que les tocó trabajar

manera fue el puente de Solía, no el

en estos batallones di sc iplin arios les

anti guo de estilo gótico, que ya era

enviaron fu era de la reg ión , por toda

inutilizab le, si no el de la ca rretera de

España:

Guarni zo a Villacarriedo, construido en 1867 y volado por las tropas republi ca nas hac ia el 24 de agosto

To fui a la guerra voluntario con los republicanos. Después de 1


p,

()

EPRESfON FRANQUISTA

242

entrar los nacionales en Santander me llevaron al campo de concentración de Corbán, estaba así (gesto muy expresivo con los dedos), igual había 2.000 tíos, 9 meses estuve allí. Luego me destinaron a un batallón de trabajadores, me pasé cerca de 2 años haciendo obras por Aragón y Valencia, primero en Calatayud (Zaragoza), luego en el frente de Teruel haciendo carreteras, después en la zona de Valencia, y a lo último en Biescas (Huesca), donde hubo aquella riada que murió tanta gente. Cuando por fin terminé en el batallón de trabajadores me llamaron para cumplir el servicio militar, sólo me dejaron 2 días para pasar por casa ... " (testimonio 7.27).

"A nosotros nos cogieron los italianos en Ontaneda y nos llevaron al campo de concentración de Miranda de Ebro (Burgos), de allí a un batallón de trabajadores, haciendo carreteras en muchos sitios, en León ... No recuerdo en cuantos sitios estuve, en Alcañiz (Teruel) estábamos en intendencia, dando suministro a los que luchaban en la batalla del Ebro. Luego llamaron a la quinta y me mandaron a otro batallón de trabajadores, por Valencia, en Burjasot estuvimos haciendo un túnel, en Calatayud (Zaragoza), también en Canfranc (Huesca), en la frontera pero trabajando ... Al final en Melilla, donde me licencié de soldado en el 43. Menos Calicia y las islas recorrí toda España en la guerra, 7 años fuera de casa, desde que marché en el 36 hasta que volví en el 43" (tes-

"Yo estaba en fortificaciones, haciendo nidos de ametralladora encima de San Pedro del Romeral. Allí nos cogieron los italianos, nos lo quitaron todo y nos llevaron presos a Burgos, a una iglesia, después al Puerto de Santa María (Cádiz). Desde allí me mandaron a Peñarroya (Córdoba), a un batallón de trabajadores, a construir un puente, trabajábamos de noche, de día no se podía porque disparaban, estábamos muy cerca del frente"

todo tipo de accidentes, incluidos los

(testimonio 7.28).

de guerra, por lo que la mortandad

timonio 7.29). A finales de 1938 se calcula que en la zona nacional había unos 1 20 batallones de trabajadores que englobaban a cerca de 90 .000 prisioneros. Además de la dureza propia del trabajo, las carencias alimenticias y los malos tratos que sufrían, los prisioneros estaban expuestos a


en estos batallones fue importante.

mente haya sido la fuga más multitu-

En Villaescusa conocemos el caso de

dinaria de la historia penitenciaria

dos jóvenes de Obregón, Benito

española. Varios presos desarmaron

Olea Antolín y José Luis Vázquez

a unos guardianes, se disfrazaron

Gutiérrez, que estaban en el mismo

con sus uniformes y de esa manera

batallón disciplinario de trabajado-

fueron desarmando progresivamente

res y murieron sepultados al explotar

a otros guardianes, abriendo las

una mina cuando realizaban obras

puertas

de fortificación en el frente de

11

del

penal

al

Madrid hacia septiembre de 1938.

La avalancha de gente que se escapó

Otro vecino de Obregón que tam-

fue tremenda, pero las autoridades

grito

de

¡Pueden salir, estamos en libertad!".

bién estaba preso, Valerio Terán,

franquistas no tardaron en reaccio-

estuvo a punto de perder la vida en

nar, organizando una auténtica cace-

Navarra en una situación algo dife-

ría en los montes de los alrededores,

rente que, al parecer, le costó una

con un número indeterminado de

pena de muerte, aunque al final le

evadidos muertos a tiros. La mayor

fue conmutada y sobrevivió.

parte de los presos intentó alcanzar la frontera francesa , distante unos 50

Valerio fue guardia de asalto, le echaron pena de muerte y estuvo preso en Pamplona. De allí se fugaron una pila de ellos, iban a la desbandada, no tenían ni brújula ni conocían el terreno. A él le cogió un cura en el monte, debió ser después de la fuga cuando tuvo la pena de muerte (testimonio 7.30). 11

11

Este episodio fue la famosa

kilómetros, pero al parecer sólo lo consiguieron 3 de los 798 fugados, 578 fueron capturados y reintegrados al penal, y el resto murieron en el intento, abatidos a tiros o accidentados por los montes de Navarra24.

LA REPRESIÓN EN LOS PUEBLOS DEL VALLE.

Aunque

la represión

más

fuga del fuerte de San Cristóbal,

dura se vivía en los campos de con-

entonces centro penitenciario y hoy

centrac ión , las cárceles, los batallo-

cuartel situado en un cerro a las

nes de trabajadores y, por supuesto,

afueras de Pamplona. El 22 de mayo

las tapias de los cementerios, en los

de 1938 cerca de 800 presos del penal protagonizaron la que posible-

24 SILVA, Emilio; y MACÍAS, Santiago: Las fosas de Franco. Pp. 31 5-321 .


b ;E;RESfdN FRANQUISTA 244

pueblos la represión franquista también se vivió de otras formas no tan sangrientas, pero igualmente crueles. En este caso las represalias se centraron principalmente en las mujeres, habitualmente esposas, novias o hermanas de presos; a las consideradas desafectas al régimen les rapaban el pelo al cero y les obligaban a beber aceite de ricino, que causaba unas diarreas tremendas. Los malos tratos

Casa de Vi llanueva que fue sede local de Falange tras la entrada de los nacionales en el valle en agosto de

físicos también eran habituales, y

1937.

hemos recogido algunos testimonios de palizas propinadas a mujeres, pero al parecer no fueron tan frecuentes como las que recibían los hombres. A todo ello se unía el hambre y la miseria, pues a algunas de estas familias las desposeyeron de todas sus pertenencias y las quitaron sus empleos, a otras incluso las desterraron a provincias lejanas.

"A ntes de la guerra yo trabajaba en la Nestlé" pero al empezar el jaleo, cuando ya había caído Bilbao, nos mandaron para casa hasta nueva orden. Después de entrar los nacionales, cuando ya vinieron materias primas para trabaja0 nos volvieron a llamar y nos separaron en dos grupos, unos debajo de un letrero con tinta negra, y otros debajo de un letrero de tinta encarnada, los desafectos 11

1

que llamaban, allí me mandaron a mi. Había dos filas de falangistas armados con fusiles, a los de la tinta roja nos dieron una paliza de miedo, a mi me hundieron la ceja derecha de un culatazo, todavía tengo la marca ... y nos mandaron para casa. A mi familia la hicieron la vida imposible por lo de mi hermano: a mi me echaron de la fábrica, a mi padre de la mina, no nos daban salvoconductos ... Nos crió a todos una vaca que teníamos, la "Asturiana ", era lo único que nos quedaba. También me llevaron a fregar la iglesia, después estuve 8 días escondida en un pajar porque me andaban buscando para cortarme el pelo" (testimonio 7 .31). "Nos dejaron sin plumas y cacareando, nos quitaron la tienda, nos llevaron las 17 vacas y una

1


l

LA REPRESIÓN FRANQUISTA

245

radio que teníamos, me mataron un hermano en la guerra, mi cuñado en la cárcel ... " (testimonio 7.32).

desde la entrada de los nacionales a finales de agosto de 1937 las familias izquierdistas vivieron en una situación similar durante muchos años .

"Campín " murió en la cárcel, fue destacado, estuvo cuando quemaron los santos de la iglesia. La mujer también estuvo en la cárcel, Soledad se llamaba, cuando salió desterraron a la familia a Castellón " (testimonio 7 .33). "La familia Modino era muy destacada, del puño alzado. Un hermano murió en el frente, a las hermanas las bajaron al Ayuntamiento y las cortaron el pelo, las hicieron fregar la iglesia, les culparon de todo. Les hicieron la vida imposible y se tuvieron que marchar de aquí, de la familia Modino no quedó nadie, se fueron todos" (testim. 7.34).

"De aquí llevaron obligados al monte a todos los que eran de izquierdas, a hacer charcos con azadas para sembrar eucaliptos, pasaban lista y que no faltara ninguno. A mi madre la llevaron obligada a fregar la iglesia, si no la cortaban el pelo. Mi tía no quería salir de casa, para que no la insultaran y la llamaran roja, yo era un crío pero hacía todos los recados, iba a comprar comida para llevársela a mi tío, que estaba preso en Santoña" (testimonio 7.36). A veces, para evitar los lazos de solidaridad propios de la vecindad rural, la represión se encargaba

"A dos mujeres las pescaron robando patatas, tenían los maridos en la cárcel y una porrada de hijos, tuvieron que robar para darlos de comer. Los falangistas las raparon el pelo y las pasearon por todo el pueblo con un cartel: "Por ladrona, me han dejado pelona" (testim. 7.35).

a personas ajenas al valle, desconocidos que no se plantearían conflictos de conciencia al encontrar a familiares y vecinos en situaciones comprometidas.

En

el

caso

de

Villaescusa al parecer tuvo especial protagonismo una cuadrilla de falangistas del Valle de Cayón, los cuales bajaron a Villanueva a cortar el pelo

Si durante el dominio repu-

a las mujeres izquierdistas, señaladas

blicano las familias derechistas pasa-

obviamente por vecinos del pueblo.

ron 13 meses de miedo y vejaciones,

Por su parte, alguno de nuestros


246

informantes de avanzada edad nos

a la población para evitar que se arti-

ha llegado a contar descuidadamente

culara cualquier otra oposición en el

que en aquella época él también hizo

futuro. Por ello la represión se exten-

algunas prácticas de peluquería en

día a toda la familia, incluidos los

otros pueblos de Cantabria. Cuando

niños, la condición de represaliado

los represores eran conocidos nor-

era hereditaria y ser "hijo de rojo"

malmente el trato no era tan brutal,

era un estigma difícil de borrar, todo

pues los lazos de vecindad e incluso

el mundo tenía su "currículum" en el

familiaridad estaban presentes.

que se reflejaba inevitablemente esa condición.

"Cuando empezó la guerra yo hablaba con un muchacho que

11

Mi padre estuvo preso

tuvo que ir al frente y desapareció,

hasta 7946 haciendo el Túnel de la

no se volvió a saber de él nunca

Engaña, en la Vega de Pas. Mi

más ... Al entrar los nacionales regis-

madre, la pobre sola con 5 hijos, se

traron su casa y encontraron una

tuvo que dedicar al estraperlo cam-

1

1

foto mía, me mandaron bajar a

biaba aceite y chocolate por otros

Falange y me enseñaron la foto, me

productos, así salió adelante. En la

preguntaron porqué tenía una foto

escuela recuerdo el queso alemán

mía. Yo les dije que éramos novios

de la ayuda internacional aquellas 1

pero que se había marchado a la

latas amarillas, yo nunca lo pude

guerra y no volvimos a saber de él,

probar por ser hijo de rojo era para

pero no me creyeron, me decían

los demás niños los hijos de los

que algo sabría ... Me mandaban

rojos estábamos marginados (testi-

presentarme todos los días a las 9

monio 7.38).

1

1

11

de la mañana y me tenían allí hasta las 7 de la tarde, de pie en una galería, sin comer ni poderme sen-

11

En la escuela los niños nos

separábamos como los mayores mi 1

tar, decían que ya cantaría ... Así

padre estaba en la cárcel y yo me

hasta que se aburrieron" (testim. 7.37).

juntaba con los niños que también tenían a sus padres presos. Lo que

El objetivo de la represión

oíamos en casa lo reproducíamos

franquista no sólo era castigar a los

en la escuela sin darnos cuenta,

que se habían resistido u opuesto al

muchos años después lo he comen-

alzamiento, sino también aterrorizar

tado con algunos que fueron com-


LA

pañeros míos, entonces no éramos conscientes pero nos relacionábamos los hijos de los que perdieron por un lado, y los hijos de los que ganaron por otro. El trato también era diferente, por Reyes traían los juguetes para los niños, para los hijos de ellos los mejores, trenes, camiones, muñecas .. . Para mi hermano y para mí, para los Coterillo y otros, nada más que unas canicas de barro, veíamos los juguetes de los otros niños ... Me acuerdo que puse aquellas canicas en la vía del tren para que las pasara por encima " (testimonio 7.39).

' 1 REPRESION FRANQOí

El temor a hablar de temas comprometidos en público, y aun en casa, permaneció durante muchos años, y sus secuelas han llegado hasta la actualidad. En el momento de realizar este trabajo han pasado ya más de 65 años desde el final de la Guerra Civil, y todavía nos hemos encontrado

a

algunas

personas

-principalmente mujeres- que no quieren hablar de la guerra de ninguna manera, es un tema incómodo, se disculpan diciendo que no se acuerdan, etc... También muchas personas que entonces eran niños nos explican que ellos recuerdan perfectamente algunos hechos o

"Cuando cumplí los 78 años bajé al cuartel de la Guardia Civil de Solía para tramitar el permiso de armas, para poder tener una escopeta de caza, ya era el año cincuenta y tantos. Cuando comprobaron la documentación el guardia me dijo de sopetón: "Su padre ha sido rojo". Todo el mundo estaba fichado y controlado, me tuve que ir a Santander y tramitar el permiso allí por medio de un conocido del tío Tinín que fue el que me lo arregló. Cuando volví al cuartel de Solía y le enseñé el documento al guardia ya no dijo nada, pensaría que el hijo del rojo tenía amistades influyentes y se cayó" (testimonio 7.40). 11

11

1

situaciones, pero que sus padres y demás familia nunca hablaban de esos temas delante de los niños, para evitar que lo pudieran contar fuera de casa. En ese ambiente de silencio forzoso y temor sólo el alcohol actuaba como agente desinhibidor, y al respecto todavía se recuerdan algunas anécdotas muy comentadas en su momento por la osadía de sus protagonistas.

"Había uno de Obregón muy conocido en todo el valle, Algabira le llamaban, todo lo decía en verso, "en seco" a veces era pesado pero gracioso, pero cuando bebía ... En una ocasión le 11

11


LÁ REPRESíÓN FRANQUISTA

248

dijo al cura de Villanueva: "Usted es un gandul/ le meto en un baúl / y le mando para Estambul se lo dijo a don Fermín Cestona, fue en los años de la posguerra, imagínate decirle eso al cura ... (testimonio 7.41 ). 11 ;

11

" Algabira" fue uno de los 22 de Villaescusa que estuvieron presos en El Dueso tras los sucesos revolucionarios de octubre de 1934. Otros, en vez de desafiar al clero, recordaban arrepentidos su participación en pasados actos anticlericales postrándose de rodillas a la puerta de la ermita del Carmen en Obregó n:

"Virgenzuca del Carmen, ¿quién te quemó? Federicón y su hermano ... (testimonio 7.42). 11

El yugo y las flechas, símbolo de la Falange omnipresente a lo largo de la posguerra. todavía se puede reconocer -ya borroso- en una casa abandonada de Obregón.

gente no les hace caso, entonces era muy distinto ... " (testimonio 7.43).

En realidad, estas anécdotas son recordadas por excepcionales; por lo demás el respeto hacia las fuerzas vivas del pueblo era obligado, nadie se atrevía a faltar a los curas, el alcalde, la Guardia Civil o, por supuesto, al todopoderoso general Franco:

"Un cura entonces era ... si decía por aquí no es y tu lo hacías, lo mismo ibas a la cárcel, en el pueblo el cura era el rey, no le dijeras nada ... No es como ahora que la

"Yo era un crío, todavía no tendría 7O años, pasamos por delante de Falange y, por no levantar la mano y saludar; nos cortaron el pelo al cero y nos dieron aceite de ricino. Yo no lo tragué, a mi no me lo pudieron meter... Muchos años después me acuerdo que ese mismo me quiso invitar a un blanco y yo no lo quise. "Todavía me la tienes guardada " - me dijo, ya se murió" (testimonio 7.44).


LAREPRESIÓ

"Cuando entraron los nacionales yo tenía 77 años.

quicos, etc. .. si bien la Falange pronto fue predominante. Su ideología

Recuerdo una vez que me cru cé

autoritaria y su simbología, inspira-

con la pareja de la Guardia Civil y

das claram ente en el fascismo italia-

les dije adiós; me pararon y me

no de Mussolini, servían perfecta-

mandaron volver para atrás:

mente a los objetivos de Franco, que

"Cuando pases delante de nosotros

pasaba a ocupar el sitio del "ausen-

hay que decir ¡arriba España! con el

te" José Antonio Primo de Rivera,

brazo leva ntado, y siempre que nos

ahora mártir omnipresente encabe-

crucemos lo haces así". Y tuve que

zando todas las placas dedicadas a

volver a pasar saludando con el

los caídos "por Dios y por España"

brazo leva ntado ... ¿Tu crees que hay

en casi todos los pueblos del país.

derecho a hacerle eso a un niño de 71 años?" (testimonio 7.45).

El general Franco adoptó el título de " caudillo" y fue alabado

"Al padre de Santiago

como salvador de España frente al

Rodríguez Landeras le metieron en

comunismo, señalado como el prin-

la cárcel por meterse con Franco,

cipal enemigo del régimen sin olvi-

en una ocasión dijo: "Si no fuera

dar otros como la masonería. El

por ese -se refería a Franco- no me

Ejército y las fuerzas de seguridad

hubieran matado al hijo". Alguien

del Estado eran los garantes de man-

lo contó por ahí y le enca rcelaron " (testimonio 7.46).

tener ese estado de cosas, con una

LA REPRESIÓN

española fue militarizada en gran

intolerancia absoluta hacia cualquier opción discrepante, y la sociedad

IDEOLÓGICA Y EL

PAPEL DE LA IGLESIA:

medida a través de las organizacio-

EL NACIONAL-CATOLICISMO.

nes del Movimiento: la Sección Femenina, el Frente de Juventudes,

El rég imen franquista prohi-

etc. .. Se organizaron impresionantes

bió desde el primer momento todos

movilizaciones de masas en apoyo

los partidos políticos y sindicatos

del régimen , con todo su despliegue

que

denominado

de parafernalia fascista: saludos con

Movimiento Nacio nal, variado con-

el brazo en alto, cánticos obligato-

glomerado en el que convivían

rios, etc. .. y ello se convirtió en algo

falan gistas, tradicionalistas, monár-

rutinario en la vida española, persis-

no

fueran

el


,

1~ _- -

_

~

(, PRESION FRANQUISTA

250

tiendo con menor entusiasmo hasta

sobradamente conoc ido que las tro-

el final de la dictadura casi 40 años

pas franquistas fusilaron a algunos

más tarde.

sacerdotes vascos ac usados de separatismo. Por lo demás la Igles ia espa-

Es indiscutibl e que otro de

ñol a bendijo el alzamiento como

los pilares del régimen franquista fue

"cruzada" y tuvo un papel beli geran-

la Iglesi a católica, enfrentad a a la

te en la contienda que tardó mucho

República desde su proclamación y

en aba ndonar durante la posguerra.

partidaria decidida del alza mi ento

La reli gión fue uno de los elementos

desde el principio . La única excep-

vertebradores de la ideología fran-

ció n se produjo en el País Vasco,

quista, la cual se distinguió po r un

donde la Igl esia se dividió debido al

exagerado fervor religioso que la ll e-

alinea mi ento de los naciona li stas

varía

vascos con la Repúb li ca: en Vizcaya

como que España era la reserva espi-

y Guipúzcoa el c lero no respa ldó el

ritual de Occ idente. La gue rra se

alza mi ento y fue respetado, caso

había hec ho en defensa de la reli-

a

propagar

form ul ac iones

único en la zona repub li ca na. Por el

gión y de la patri a, y los caídos del

con trario en Álava y N ava rra triunfó

bando nacional era n mártires por

la sub levac ión

desde el primer

Dios y por España, mientras se con-

momento y la Iglesia la apoyó de

sideraba que los muertos de l otro

fo rm a más o menos ab ierta, siendo

ba ndo eran impíos y apátrid as, por lo que no se merecían nada, ni siqu iera

Desfile de jóvenes -más bien niños-_ encuadrados mili· 11 tarmente por la Falange (EL PAIS: 1936-1939 La Guerra de Espa1ia Fascículo 7, p 108)

un enti erro digno o su inscripción en los libros de defuncio nes del Registro


Á

Civil. Lo religioso y lo militar se mez-

nismo al estar proscritas todas las

claban en los actos públicos, los

organizaciones políticas ajenas al

rezos y los cantos patrióticos, las

Movimiento Nacional.

misas y los desfiles, el crucifijo y el retrato de Franco, en definitiva la

En este ambiente, las prácti-

Iglesia y el Estado estuvieron más

cas religiosas se convirtieron en obli-

unidos que nunca.. . Por supuesto

gatorias en la enseñanza, las festivi-

España volvió a ser un país confesio-

dades religiosas también eran de

nalmente católico y la Iglesia recu-

obligado cumplimiento, se prohibía

peró todo el poder que la República

el trabajo durante las mismas y se

le había pretendido recortar, lo cual

obligaba al cierre de bares y otros

se manifestó a todos los niveles .

centros recreativos . La inasistencia a misa era censurada y durante la

A escala local, que es la que

Semana Santa se establecía una vigi-

nos atañe en este trabajo, los párro-

lancia particularmente severa para

cos de los pueblos volvieron a ser

evitar que se alteraran las normas de

"fuerzas vivas" después de la perse-

conducta impuesta. En definitiva, a

cución que padecieron en Cantabria

partir de la Guerra Civil en España se

durante los 1 3 meses de guerra bajo

implantó el nacional-catolicismo y

dominio republicano . A Villanueva

se vivió una situación de fundamen-

volvió don Rafael Máuriz; en La

tal ismo religioso que, salvando las

Concha siguió don Valeriana Benito,

distancias, recuerda bastante a la de

el único que no fue molestado por

algunos países musulmanes en los

los "rojos"; en Liaño quedó vacante

que actualmente rige la ley islámica

la plaza dejada por el asesinato de

existiendo una policía religiosa dedi-

don Anselmo Torre ; y el que no vol-

cada a vigilar su cumplimiento. Aquí

vió fue el párroco de Obregón, don

eran los sacerdotes, las autoridades

Luis González, llegando en su lugar

locales y la Guardia Civil los encar-

don Emilio.

gados de la vigilancia, pero se admitían las denuncias de algunos veci-

Se adecentaron las iglesias y se potenció la Acción Católica como

nos que se prestaban gustosamente a colaborar en esa tarea.

una de las fuerzas sociales vertebradoras del país, gozando prácticamente del monopolio del asociacio-

"Los domingos y en Semana Santa no dejaban trabajar, no se


252 podía, si te veían los guardias te echaban multa, aquello era una dictadura" (testimonio 7.47).

mas un espía en la curva de la carretera, de vigilante, ya sabíamos sobre qué hora venía el cura en la moto. Cuando nos avisaba dando una voz nos tirábamos todos cuerpo a tierra para que no nos viera al pasar... ¡Que viene! ¡Que viene! Ahora nos reímos, pero entonces no tenía ninguna gracia " (testimonio

"Los curas no predicaban la reconciliación, sino todo lo contrario: "¡ Todavía hay algunos que no vienen a misa y se dedican a trabajar! ¡No se puede! ¡El domingo es el día del Señor! ". Lo decían com o si trabajáramos por gusto. Igual había un vecino que tenía que arreglar la casa y lo hacía los domingos, porque entre semana estaba trabaja ndo y no podía. Lo mismo le denunciaban y le echaba n una multa. ¿Qué teníamos que hacer? ¿Ponernos de rodillas a adorar al Señor para ver si nos ca ía el maná ? Nosotros ponía-

"No te podían ver trabajando en domingo o festivo, nosotros dejábamos escondida la rastrilla de víspera para que no nos viera n sa lir con ella, otras veces pedíamos un permiso a don Fermín Cestona (pá rroco de Villanueva), por si venían los guardias ..." (testimonio 7.49).

Franco y su esposa. acompañados por un cardenal y varios obispos. saludan brazo en alto en un acto de adhesión al régimen: la Iglesia y el Estado nunca estuvieron tan juntos como en la posguerra (Ontañón. Antonio: Rescatados del Olvido. P 33).

"Eso ha durado hasta mucho después de la guerra, todavía al final de la dictadura de Franco recuerdo que estaba escuchando

7.48).


música una Semana Santa, yo era entonces una cría, pero me denunciaron y me requisaron el tocadiscos " (testimonio 7.50).

nas de la muerte, de lo cual hemos co nocido

algunos

casos

en

Villaescusa.

"Los días de guardar no había ni bar, ni cine, ni nada, todo cerrado. Nosotros nos íbamos en bicicleta a Sobarzo, allí había uno que abría el bar, un tal Demetrio Pérez, decía que le daba por el culo que estuviera prohibido, que él ya había estado 7 años en la cárcel después de la guerra y que le daba igual volver otra vez, que él abría el bar... Era el único que se atrevía en toda esta zona" (testimonio 7.5 1).

"A mi hermano le echaron pena de muerte, pero después se la conmutaron, intercedió un cura, don Luis Casta nedo, había estado en Obregón y mi hermano había sido monaguillo suyo, le apreciaba mucho. Mi padre también era muy amigo de don Luis y le dio una carta, al final consiguieron que le llega ra al juez militar en Burgos y le indultaron " (testimonio 7.52). Sin embargo otros sacerdotes se distinguieron por lo contrario, por

Siguiendo en la esca la loca l,

su falta de pi edad, y algunos incluso

el poder de los párrocos se manifes-

llegaron a protagonizar situaciones

tó espec ialmente a la hora de obte-

rea lmente rep ugnantes, exigiendo

ner ava les e informes favo rab les para

dinero o in cluso favores sexuales a

librar a los fam ili ares que sufrían la

las mujeres que ac udían desespera-

represión franquista. Ya nos hemos

das a ellos para obtener un indulto

referido a la fa mosa tríada de fuerzas

para sus padres, maridos o herma-

vivas cuyos informes eran precepti-

nos. En Villaescusa no hemos tenido

vos para liberar a una persona: alcal-

noticias de qu e sucedieran semejan-

de, jefe de Falange y comandante de

tes inmoralidades. Por lo demás la

la Guardia Civil. Además de ellos, un

Iglesia como tal en ningún momento

informe favorab le del párroco pesa-

pidió piedad para los vencidos en la

ba mucho, por lo que el clero jugó

Guerra Civil, si acaso fueron iniciati-

un papel decisivo en la tramitación

vas particulares de algunos sacerdo-

de

y

tes, pero la jerarquía se mantuvo

muchos sace rdotes hi c ieron todo

siempre en su apoyo al régimen. Con

tipo de gestiones para librar a perso-

toda la razón , a la Iglesia española se

peticiones

de

clemencia,


254

le ha criticado que en aque ll a época

denados a muerte, esperaba una

se preocupó mucho más de la salva-

gran asistencia, porque la mayoría

ción de las almas que de las perso-

de los que estaban allí eran

nas. En las cárce les era particular-

nacionalistas vascos, casi todos muy

mente odiada la figura del capel lán,

católicos. Hizo venir a otros curas

encargado de reconducir a los presos

para que le ayudaran, y trajeron un

por el camino de la verdad, sobre

copón enorme lleno de hostias para

todo a los condenados a muerte, difí-

que comulgáramos. Pero a la gente

ci l tarea en la cua l se obtenían resul-

le dio tanto coraje aquella hipocre-

tados desiguales. En las estadísticas

sía que no nos confesamos ningu-

que se hacían minuciosamente se

no .. . ¡ni uno! El capellán se marchó

documentó que los condenados a

de allí con un cabreo terrible, tiran-

muerte de Andalucía a última hora

do los ropajes y todo al suelo, como

accedían casi todos a la confesión ,

represalia nos metieron a 600 pre-

mientras los de Murcia, Valencia,

sos en vagones de ganado y nos

Asturias y Barcelona eran los más

mandaron al Penal de Burgos, allí

obcecados y remisos a recibir los

siguieron los fusilamientos " (testi-

auxi lios esp iritu ales. En algunas eje-

monio 7.53).

cuciones se daba el impresionante En definitiva, el respaldo de

contraste de que, mientras un grupo moría besando el crucifijo, otro lo

la Iglesia católica al régimen fran-

hacía cantando " La Internacional" y

quista y a su represión inmisericorde

profiriendo blasfemias 2s. Entre nues-

le produjo a la larga más daño y des-

tros informantes que fueron conde-

crédito a los ojos de mucha gente

nados a muerte y sobrevivieron tam-

que los beneficios que pudo obtener

bién hemos recogido algunas anéc-

de su

dotas al respecto.

Estado. En nuestras conversaciones

privilegiado trato con el

con informantes que vivieron aque"Me trasladaron a la cárcel

lla época hemos oído decir más de

de Larrínaga, en Bilbao, donde me

una vez que ell os son muy creyentes,

tocó pasar la "semana trágica ", se la

que creen mucho en Dios pero muy

pasaron entera fusilando presos, viví

poco o nada en los curas. La Guerra

muchas sacas de compañeros. El

Civil y la posguerra generaron un

capellán de la cárcel organizó unas confesiones genera les para los con-

l 2s SANTOS JULIÁ: Víctimas de la Guerra Civil. P. 356.


nuevo

sentimiento

anticlerical,

ahora entre creyentes que fueron defraudados por la actitud de la Iglesia.

''Ángel Arroyo era hijo único, sus padres eran muy católicos, cuando entraron los nacionales no se por qué le metieron a la cárcel. Estando en ella se asomó a la ventana, un centinela que le vio le pegó un tiro y le mató. Después de aquello el matrimonio no volvió a pisar la iglesia " (testimonio 7.54). " De niño yo fui hasta monaguillo, a nosotros mi madre no nos dejaba salir de la iglesia. Pero cuando entraron los nacionales a mi padre le metieron preso en el Ayuntamiento, yo tenía que llevarle la comida, por la noche teníamos miedo de que fueran a sacarles. Mis hermanos también estuvieron presos. Nos llevaron a fregar la iglesia, pasaron lista y a mi me quitaron porque era un crío. Después de eso no volví a misa, salvo las de obligación, los funerales ... " (testimonio 7.55).


,

\TULO 8


C'.

sh~HARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

258

CAPÍTULO 8 LOS QUE SE ECHARON AL MONTE Y LOS "TOPOS" La entrada de los nacionales en Santander el 26 de agosto de 1937, y después el hundimiento del frente del Norte y la caída de Gijón en octubre del mismo año, dieron lugar a que miles de combatientes republicanos quedaran atrapados en Asturias, sin más opciones que entregarse o esconderse. Muchos de ellos optaron por lo segundo, temiendo ser fusilados si se rendían, y volvieron a pie por los montes a sus pueblos asturianos, cántabros, leoneses o palentinos. Descartada la rendición, la única opción que les quedaba era ocultarse en casas y cabañas

pueblo de Bulnes sólo había mujeres, los hombres estaban todos en la guerra. Con nosotros se portaron muy bien, nos dieron queso, comida, todo lo que podían. Una mujer de las que mejor se portó se había quedado viuda, a su marido le habían dado el "paseo" los republicanos, según nos contaron otras mujeres del pueblo. Después llegamos a la zona de Lebeña, el río Deva era un obstáculo difícil de cruzar, allí nos echaron mano. Un chaval que subía a llevar la comida a un escondido se ofreció a guiarnos, pero los del pueblo nos vieron bajar y nos apresaron, nos tuvieron en la escuela de Lebeña aquella noche y al día siguiente la Guardia Civil nos llevó detenidos a Potes" (testimonio 8.1 ).

de familiares o amigos, o bien permanecer en los montes próximos y

En otros ríos de la zona occi-

más conocidos, con la remota espe-

dental de Cantabria, como el Nansa,

ranza de que cambiara el signo de la

también había vigilancia para inter-

guerra. Los republicanos montañeses

ceptar a los combatientes republica-

que regresaron en el otoño del 3 7

nos que regresaban de Asturias:

desde Asturias pasaron casi todos por los Picos de Europa, y muchos de ellos fueron interceptados en la línea del río Deva por una centuria de falangistas lebaniegos apostados en la zona con ese cometido 1 •

AI volver de Asturias pasamos por los Picos de Europa. En el

}usto después de entrar los nacionales en Santander me tocó ir de maestra a Ce/is (Rionansa), era el otoño de 7937. Nada más llegar allí mataron en el río a dos que venían de Asturias de retirada, yo estaba en 1

11

CICERO, Isidro : Los que se echaron al monte. P. 91.

1


Los QUE SE

ECHARON AL MONTE

259

ejecutados o encarcelados. Y en muchos casos se quedaron en los montes, se "emboscaron", constituyendo el embrión de la guerrilla antifranquista cantábrica de los años 40 y 50.

La abrupta geografía cantábrica favoreció la resistencia guerrillera contra el régimen franquista: vista de Lebeña (Cillorigo de Liébana)

Riclones y recuerdo que les llevaron al cementerio. No pasaban por el Puente del }ayau, sino que vadeaban el río más arriba, por donde el molino, les echaron el alto, ellos hicieron amago de disparar y les mataron" (testimonio 8.2) . Los que consiguieron llegar a

"Después de la guerra estuve 3 años de servicio militar persiguiendo a los escondidos por los montes de Asturias, del 40 al 42. Primero en la zona de Salas y Avilés; después en Llanes, fuimos a registrar el pueblo del Mazuco; luego en Castiello, Venta las Ranas, cerca de Gijón, en Tazones ... Y finalmente en Cangas del Narcea, Venta Nueva, Rengas, Somiedo, Villablino, Cerredo, Degaña .. . allí me licenciaron el 22 de abril de 7942. En el Puerto del Connio murieron un soldado de mi compañía y un guardia, habían ido de patrulla a San Antolín de !bias y les mataron los escondidos cuando volvían a Venta Nueva a dormir" (testim. 8.3). Los

"EMBOSCADOS"

sus pueblos a veces se convirtieron

RRILLA

en " topos" , permaneciendo escondi-

CANTABRIA.

y

LA GUE·

ANTIFRANQUISTA

EN

dos durante años en un agujero inverosímil camuflado en cualquier res-

En realidad el recurso de

quicio de la casa o cabaña. Otras

"echarse al monte" tenía una larga

veces, después de estar un tiempo

tradición en Cantabria y otras regio-

escondidos, se entregaron desespera-

nes españolas, siendo práctica habi-

dos o fueron descubiertos, siendo

tual en los conflictos del siglo XIX:


HARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

260

Guerra de la Independencia contra los

franceses,

realistas

los "emboscados" se generalizó tras

durante el Trienio Constitucional,

el hundimiento del frente del Norte

Guerras Carlistas, etc. .. En el primer

en octubre de 1937. Aunque los

año de la propia Guerra Civil, duran-

hubo en todas las comarcas de

te el dominio republicano, algunos

Cantabria, muy pronto se perfilaron

derechistas montañeses también se

tres zonas de la región como focos

"echaron al monte", aunque en

guerrilleros relativamente organiza-

general con el propósito de pasarse a

dos, los cuales se convirtieron en

la

o

una fuente de constantes quebrade-

Palencia, lo que consiguieron en

ros de cabeza para las autoridades

muchas ocasiones, a veces usando

franquistas de la provincia durante

zona

partidas

Sin embargo el fenómeno de

nacional

de

Burgos

los servicios de algunos pasiegos

muchos años. En la zona de los Picos

que, a cambio de dinero, hacían de

de Europa se formó una partida gue-

guías para pasar a los derechistas

rrillera

santanderinos a la zona nacional. Sin

Machado" en referencia al apodo de

denominada

"Brigada

algunos

su líder, Ceferino Roiz Sánchez,

casos de permanencia en las proxi-

muerto en un tiroteo en los inverna-

midades de los pueblos, como en

les

Hornedo (Entrambasaguas), donde

Asturias) en mayo de 1945. Luego se

un grupo de 9 jóvenes permaneció

distinguió

1O meses en el monte para no tener

Fernández Ayala "Juanín", que con

que ir al frente con los republicanos,

el tiempo se convirtió en el guerrille-

con la complicidad de algunos veci-

ro más famoso de la región, siendo

embargo

también

hubo

de

Pandébano en

esta

(Cabrales, zona

Juan

nos que les proporcionaban comi-

abatido por la Guardia Civil en Vega

da2. Ya hemos visto anteriormente

de Liébana en abril de 1957. En

cómo en nuestro municipio también

diciembre del mismo año cayó su

hubo algunos derechistas escondi-

compañero Francisco Bedoya en

dos, y que la Agrupación Socialista

lslares (Castro Urdiales), cuando tra-

de Villaescusa se dirigió en la prima-

taba de escapar a Francia3.

vera

de

1937 al

subcomité de

Obregón "para que nos digan quie-

nes hay emboscados en Obregón" (Agrupación Socialista, acta de 21 de abril de 1937).

ARRARÁS IRIBARREN, Joaq uín: Historia de la Cruzada Española. Volumen V, p. 620. 3 ALVAREZ, Pedro : }uanín, el último emboscado de la postguerra española. Y CJCERO, Isidro: Los que se echaron al monte. 2


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS "TOPOS" 261

El tercer foco guerrillero de la región se situó en la zona del Miera, donde actuó el grupo liderado por José Lavín Cobo "E l Cariñoso", probablemente el más incómodo para las autoridades franquistas por su proximidad a Santander y la resonancia de sus acc iones. En el otoño de 1941 esta partida fue diezmada en diversos tiroteos con las fuerzas policiales, en uno de los cuales murió "E l Cariñoso" en la calle Santa Lucía de Santander. Con el tiempo algunos de los supervivientes del Uno de los focos guerrilleros más activos de la posguerra se localizó en la zona del Miera. donde actuaba la partida del "Cariñoso": vista de Liérganes

grupo formaron una nueva guerrilla en la misma zona, la denominada " Brigada Malumbres", en la que destacaron

Raimundo

Casar Acebo

En la zona de Campoo se

"Tampa", Rafael Hazas Arce "El

formó otra partida de hombres arma-

Ferroviario" y otros, permaneciendo

dos denominada "Guerri lla Azaña" y

en el monte hasta la disolución de la

liderada por Juan Gil del Amo "el

partida y la march a a Francia de casi

hijo del practicante de Carabeas", la

todos sus integrantes al final del

cua l fue desarticulada en julio de

verano de 19475.

1941 al ser abatidos la mayor parte En 1945 la victoria de los

de sus integra ntes en Ahedo de las Pueblas

(Valdeporres,

Burgos).

Posteriormente se formó en la misma

aliados

en

la

Segunda

Guerra

Mundial alimentó las esperanzas de

zona campurriana otra guerrilla ll a-

los resistentes antifranquistas, que en

mada "Brigada Cristino" liderada por

aquellos momentos pensaron que el

Martín Santos Marcos "E l Gitano", hasta el otoño de 1949, cuando casi

GUTIÉRREZ FLORES, j esús: Guerra civil en una comarca de Ca ntabria: Campoo. Análisis de la represión republicana y de la represión franquista . Pp. 209-221 y

todos sus miembros escaparon a

332-340.

Francia4.

vos de El Cariñoso. Pp. 1 56-164.

permaneciendo en

esa

comarca

4

s CICERO, Isidro : Los torvos y fieros moti-


HARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

262

franquismo seguiría en breve el

En ese ambiente se planeó

mismo camino que el fascismo italia-

una audaz expedición para reforzar

no y el nazismo alemán. Muchos

la

guerrilla

cantábrica

con

40

republicanos españoles exiliados en

" maquis" que se infiltraron desde

Francia, que después habían seguido

Saint-Jean-Pied-de-Port (País Vasco

la lucha antifascista en la resistencia

francés) en febrero de 1946, la deno-

francesa contra los nazis, llevaban 9

minada " Brigada Pasionaria". Desde

años de guerra casi seguidos y habí-

Navarra llegaron en camión hasta la

an adquirido una experiencia extra-

Sierra del Escudo, donde en los pri-

ordinaria. Ya el año anterior se hizo

meros días de marzo un importante

un intento de " liberar" una pequeña

operativo montado por la Guardia

parte del territorio español: en octu-

Civil consiguió diezmar al grupo,

bre

de

siendo muertos o capturados la

" maquis"& invadieron el Valle de

mayor parte de sus integrantes.

Arán desde Francia con la intención

Únicamente 4 "maquis" -el 10% de

de

1944

varios

miles

de instalar en Viella el Gobierno de

la expedición- lograro n contactar

la República y forzar la intervención

con los guerrilleros de los Picos de

de los aliados en su ayuda. Aunque

Europa, que ya estaban muy desani-

la invasión fue rechazada sin dema-

mados desp ués de tantos años en el monteB.

siados problemas por las tropas franquistas y los aliados no mostraron el

11

menor interés por la cuestión, en lo sucesivo se realizaron numerosas

Fue el 2 de marzo de 1946 1

infiltraciones a través de los Pirineos

mi hermana ella también se tiene

para alimentar la resisten cia antifran-

que acordar bien ... Nosotros somos

quista en España?. 11

Yo fui al servicio militar en

19441 me tocó en lrún 1 era cuando aquello de los maquis1 a nosotros no nos tocó nada1 donde hubo jaleo fue por Navarra 1 por los montes1 los maquis querían entrar desde 11

Francia ... (testimonio 8.4).

1

no se me olvida aquel día se casó 1

La palabra " maqui " fu e acuñada en la resistencia fran cesa contra los naz is, y después se utili zó en España para des ignar a los guerrill eros antifranqui stas de la segunda mitad de los años 40, pero antes era completam ente desconocid a. En Cantabria la gente mayor se sigue refiri endo a ell os como los escondiaos, los "emboscados" o " los del monte"; en la pren sa y terminol ogía ofic ial de la época se hablaba habitu almente c!e " bando leros " Q " forajidos". 7 SANC HEZ AGUSTI , Ferran: Maquis y Pirin eos. La gra n invasión (1944- 1945). B ALVAREZ, Pedro: }uanín, el último emboscado de la postguerra española. Pp. 47-53 . Y CICERO, Isidro: Los que se echaron al monte. Pp. 1 72-187. 6


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS "TOPC>S"

reciente, mi padre faltó en el 38, en Cabañas había habido bastante cuando la guerra ... " (testim. 8.5). En los años 1947 y 1948 todas las expectativas creadas se esfumaron, al quedar totalmente descartada una intervención de las potencias occidentales en España y recrudecerse la represión franquista. El Partido Comunista, que había sido el principal impulsor de la guerri lla, llegó entonces a la conclusión de que era una estrategia equivocada y

El cadáver de 'Juanín" fue expuesto contra una pared tras ser abatido por la Guardia Civil en Vega de Liébana el 24 de abril de 1957 (Cicero. Isidro: Los que se echaron al monte. P 20).

la abandonó. Muchos guerrilleros murieron en enfrentamientos con las fuerzas policiales, y otros muchos se escaparon a Francia, quedando sólo

de Cabañas de Virtus, aquel día íbamos todos en un autobús a Virtus, a la boda, al pasar por la estación de Soncillo allí que se bajan de un camión de pescado una pila de tíos con macutos y armas, aquello parecía otra vez la guerra .. . Pararon al autobús, querían gasolina, se les había acabado a ellos, sólo había 5 litros ... Se echaron todos al monte y allí les fue cogiendo la Guardia Civil, en el monte de Corconte mataron a dos ... Venían con cuenta de liberar Asturias, con nosotros no se metieron, pero la boda te puedes imaginar... en vez de cantar y bailar, todos llorando ... La guerra estaba

algunos que se resistieron a abandonar la lu cha y permanecieron en el monte hasta bien entrados los años 50.

Las

muertes de "Juanín"

y

Bedoya en abril y diciembre de 1957 pusieron fin a 20 años de lu cha guerrillera antifranquista en Cantabria. EL CASO DE VILLAESCUSA: LOS ESCONDIDOS DE LIAÑO.

En lo que se refiere al entorno del Valle de Villaescusa, la zona no era· la más apropiada para formar una guerril la, pero tampoco fue ajena al fenómeno de los escondidos. Tanto en Peña Cabarga como en


264

el monte Carceña hubo "embosca-

familia del escondido en cuestión, a

dos" durante años, y dos de ellos

quien avisaban con antelación. Así

alcanzaron gran relevancia: José

pues, no todo fueron malos tratos y

López Ruiz "Joselón", de Socabarga,

vejaciones, aunque las palizas y las

e Inocencia Aja Montes "El Vasco",

torturas estuvieron a la orden del día

de Obregón. A ambos les dedicare-

y las familias de los escondidos las

mos sendas reseñas biográficas más

sufrieron con mucha frecuencia, de

adelante, pero también vamos a

lo cual hay testimonios verdadera-

hablar de otros escondidos que per-

mente estremecedores:

manecieron en el monte hasta bien

un joven pinche de "Productos

"Desde que mi hermano se fue al monte recibíamos visitas constantes de los guardias, a veces se presentaban a las 2 de la mañana, lo registraban todo, deshacían hasta los colchones, hay que vivirlo ... Nosotros no podíamos decir nada, él no volvió por casa para no comprometer a la familia , a mi padre una vez le llevaron esposado al cuartel para que dijera donde estaba, pero nunca le pegaron ... "

Dolomíticos"

(testimonio 8.6).

entrados los años 40, lo que dio lugar a intensas batidas en su busca por parte de la Guardia Civil y elementos paramilitares, es decir falangistas y somatenes que colaboraban con los guardias. Sobre la actuación de estas fuerzas represivas hay testimonios contrapuestos, pues en algunos casos se recuerdan episodios de una brutalidad espantosa, como la muerte ya relatada de un empleado y en

la

Sierra

de

Villanueva en agosto de 1938, pero otros testimonios de personas nada sospechosas de simpatizar con el régimen franquista hacen hincapié en que a ellos nunca les pegaron. Probablemente todo dependiera del talante de los mandos de dichas fuerzas en cada ocasión, de la suerte y del momento concreto, pues incluso hemos conocido casos de cierta complicidad entre los guardias que acudían a registrar un domicilio y la

"Yo tenía entonces unos 74 años, mi tío estaba escondido y nos habían amenazado muchas veces, pero hasta entonces a mi no me habían tocado. Aquella fue la primera vez, detuvieron a muchos y nos llevaron a SantandeT¡ al cuartel de la Calle Alta que ya no existe, le tiraron hace unos años. Allí se pasaron la tarde y la noche entera dando leña, desde fuera oías los palos y los


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS "TOPOS'}

265

gritos, sabías que ibas detrás, que luego te tocaba a ti, te puedes imaginar la tensión ... Ellos sabían que yo había ayudado a mi tío a esconderse y querían que lo reconociera, pero yo nunca lo hice, siempre lo negué, no veas que paliza me dieron. Me pegaban entre doce tíos a la vez, se alternaban porque se cansaban de dar leña, lo dejaba uno y cogía otro la estaca, te daban sin ga lvana ... Llegó un momento en que yo ya no oía los palos, el cuerpo lo tenía dormido, era como si dieran en un saco de maíz, debí perder el conocimiento, más de uno murió en palizas como aquella .. Al día siguiente me mandaron para casa, no me podían meter a la cárcel porque era menor, pero tenía que presentarme todos los días en el cuartel a las 72. Había uno de la brigadilla que era una bellísima persona, yo respiraba cuando le veía, porque me decía que ya estaba, que había cumplido y que me fuera para casa. Pero otros qué malos eran, si les tocaba a ellos no había día que no me pegaran" (testimonio 8.7).

distinguido políticamente en el período anterior, por lo que, de haberse entregado, hubieran sido ejecutados cas i con toda seguridad. Sabemos que eran al menos cinco, tres de Liaño y dos de San Salvador, a los que pronto se unió el que alcanzaría mayor celebridad, José López Ruiz "Joselón ", de Socabarga, que se "echó al monte" a comienzos de 1938 y pronto se unió al grupo anterior. De los otros escondidos dos ya eran veteranos de los sucesos de octubre de 1934, por los que habían estado encarcelados en el Penal del Dueso hasta la amnistía de febrero de 1936: Anastasio Zubía Liaño "Tasio", vecino del Bº Santa Ana y hermano de Dionisio Zubía, alcalde socialista de Villaescusa

con

el

Frente Popular; y Manuel Coterillo Liaño, también socialista; con ellos se escondió un hermanastro del anterior, Victoriano Saiz Ruiz, cuyo padre viudo se había casado en segundas nupcias con la madre de Coterillo, que también se había quedado viuda, y vivían todos juntos en una casa del Bº El Plano. Los dos escondidos

restantes,

de

San

los

Salvador, eran Felipe Marín "Lipe",

nacionales a finales de agosto de

que luego se escapó a Barcelona y se

1937, entre Liaño y San Salvador

colocó en una vaquería, rehaciendo

quedaron escondidos varios hom-

su vida; y Bonifacio Quintanilla

bres, algunos de los cuales se habían

"Facio", que también sobrevivió, se

Tras

la

entrada

de


Los QUE SE

E'.CHARON AL MONTE

y

LOS "TOPOS"

266

entregó y tuvo suerte, después regen-

El grupo de escondidos de

tó un bar durante muchos años en

Liaño y San Salvador alternaba sus

San Salvador, ya murió.

estancias en Peña Cabarga con su permanencia en diversos escondites

Además hemos tenido noti-

de los pueblos: el pajar y una ga lería

cias de la existencia de otro escondi-

excavada bajo la cuadra de la casa

do de Liaño, que al parecer no estu-

de los Coterillo y Saiz en el Bº El

vo con los anteriores, sino que desde

Plano, otro zulo, situado en un des-

el principio se escondió por su cuen-

campado de Socabarga, el pajar de

ta convirtiéndose en un "topo". Nos

la casa de "Joselón " en Socabarga, el

referimos

Escalante

desván de la casa de los Zubía en el

Palacio, que permaneció 9 meses en

Bº Santa Ana, etc. ... En este último

a

Avelino

esa situación, enfermó gravemente

lugar fueron sorprendidos por los

debido a las precarias condiciones

guardias en una ocasión, pero logra-

en las que sobrevivía, y murió escon-

ron escapar según el testimonio de

dido en su propio domicilio el 27 de

una vecina hechos:

mayo de 1938. Como se puede

que

presen c io

los

suponer, la situación resultó doblemente difícil para su familia, por la

"En la casa de enfrente viví-

muerte de un ser querido y por el

an los Zubía, allí también paraba Ma no/0 Coterillo, estaban escondidos en el desván. En una ocasión a mi madre le faltaron 36 gallinas y e/ gallo, las plumas las encontró tiradas detrás de la casa de los Zubía, ya sabía quien se las había robado, pero no dijo nada. Estuvieron escondidos mucho tiempo, pero un día llegaron los guardias y rodearon la casa, yo era una

problema añadido de tener que explicar que le tenían escondido en casa, exponiéndose a las previsibles represalias en la época más dura de la represión franquista, cuando los fusi!amientos estaban a la orden del día:

"Ave/ino Esca/ante murió en casa, estaba escondido después de la guerra en el desván de casa, allí le tenían pero nadie lo sabía, al otro día le encontraron muerto. ¡Menudo pitote hubo para enterrarle!" (testimonio 8.8).

11

11

1 En las últimas décadas se ha extendido y popularizado la palabra vasca zu lo = agujero, como sinónimo de escond ite camuffado en un ed ifi cio o en el monte para albergar depósitos de armas o retener a personas secuestradas, debido a su utilización habi tual por la organización terrorista ETA.


días. Una perra que teníamos en casa les llevaba y traía los mensajes, iba derecha a ellos, más lista que el hambre, la queríamos mucho, un día nos la mataron los guardias, vinieron y delante de mí la mataron, ladraba cuando venían a registrar y nos avisaba, por eso la matarían" (testimonio 8.1 O).

Casa de la familia Zubia en el Bº Santa Ana de Liaño, domicilio de "Nisio". alcalde socialista durante la guerra, y de su hermano "Tasio", escondido hasta su captura y muerte el 12 de octubre de 1940.

niña pero me acuerdo del cerco, los chiquillos nos subimos a los árboles para verlo mejor, recuerdo que un guardia comía moras del bardal. De repente los escondidos saltaron por la ventana de atrás tirando tiros, hubo un tiroteo pero consiguieron escapar, eran 4 o 5 11 (testimonio 8.9).

"Tasio" Zubía tenía una cueva en un bardal, un zulo que se dice ahora, estaba muy bien hecho, yo segaba allí mismo y no lo sabía, lo descubrimos después, cuando se hundieron las tablas ... Allí se escondía el hombre, salía de noche y pasaba el día metido en aquel agujero" (testimonio 8.11). Para evitar que los vecinos pudieran ayudar a los " emboscados" se ordenó la "evacuación" del macizo de Peña Cabarga y las zonas colindantes de Socabarga, Liaño, La Concha, Obregón, etc... Las casas que estaban cerca del monte fueron

"Los escondidos estaban refugiados en el mato de la finca "La Estrella ", la de Vélez, en Socabarga. Allí tenían el escondite, tenían un parapeto hecho, una atalaya para subirse y otear por encima de los árboles, vigilaban con los prismáticos por si venían los guar-

desalojadas, y sus habitantes tuvieron que buscar alojamiento en casas de familiares que les acogieran, sin ningún

tipo

de

indemnización.

Estaba estrictamente prohibido subir al monte, y las fuerzas encargadas de la vigilancia no se andaban con contemplaciones:


Los QUE SE

ECHARON AL MONTE

y

LOS " TOPOS "

268

l

"Habían e vacuado La Cotera y las caba ñas, toda la parte alta de Liaño, para que nadie pudiera ayudar a los escondidos. Un día subí con mi padre a la finca , no dejaban pero fuimos a escondidas, subimos con e l burro a por verde para dar de com er a las vacas. Pero los g uardias nos vieron, estaban escondidos e n un e ucaliptal y empeza ron a disparar. Mi padre m e m andó bajar a casa corriendo y se quedó allí, le cogieron y le die ron una paliza trem e nda por subir al monte, decían que ayudábamos a los escondidos, nosotras en casa muertas de miedo, mi padre que no venía ... " (testimoni o 8. 12).

"En e l mato había varios emboscados, por donde la finca "La Estrella " que se llama, yo nunca les vi pero se sabía que estaba n allí. A nosotros nos evacuaron para que no les ayudáramos, la Guardia Civil nunca se metió con nosotros, siem-

"Nosotros e nto nces vivíamos en La Concha, en una casa que estaba en la ladera del monte, luego

Mato de Socabarga y finca la Estrella", donde varios vecinos de Liaño y San Salvador permanecieron "emboscados·· más de 3 años tras la entrada de los nacionales.

1

nos la expropiaro n para hacer e l Santande r-Mediterráneo, total para nada .... Pero antes nos evacuaron por lo de }oselón para que nadie pudiera ayudar a los escondidos, nos tuvimos que m archar con los colchones a casa de un primo, Pilín allí estu vimos viviendo en la buhardilla mientras duró la evacuación" (testimo ni o 8 .1 3). 11

11

1

11

11

1


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS "TOPOS'J

269 cadas" de Liaño pasaban a Astillero con cierta frecuencia, al parecer Anastasia Zubía tenía allí una novia, y también se había denunciado la

desaparición de pedazos de carne en el matadero de Astillero, de manera que se estableció vigilancia en los puentes que cruzan la Ría de Solía. El 7 de agosto de 1940, al poco de hacerse de noche, un hombre cruzó sigilosamente el "puente de hierro" del ferrocarril Astillero-Ontaneda y los guardias le dieron el alto nada más llegar a la orilla de Astillero, junto a la central de la Electra de Viesgo. El "emboscado", al verse

Puente del ferrocarril entre Liaño y Astillero. lugar donde el escondido Manuel Coterillo fue rodeado por la Guardia Civil y se suicidó haciendo estallar una bomba el 7 de agosto de 1940.

acorralado, sacó una bomba de piña que llevaba consigo y la hizo explotar, quedando su cuerpo destrozado completamente.

Aunque

en

su

pre estuvieron muy correctos vení-

momento el fallecido no fue identifi-

an a que les firmáramos un parte

cado y en el

1

11

que traían (testimonio 8.14).

Registro Civil de

Astillero quedó inscrito como un hombre desconocido, los diversos

Esta situación se prolongó

testimonios orales que hemos recogi-

hasta el otoño de 1940, es decir 3

do señalan que fue Manuel Coterillo

años después de la entrada de los

Liaño el "emboscado" que murió de

nacionales en el valle. Los testimo-

esa manera entre el puente del ferro-

nios recogidos sobre el final de estos

carri I y la Electra de Viesgo, sitio lla-

escondidos de Liaño son bastante

mado

confusos e incluso contradictorios,

Coterillo prefirió suicidarse a caer en

pero después de analizarlos deteni-

manos de los guardias con vida, aho-

damente pensamos que sucedió de

rrándose así las torturas a las que

la siguiente manera. La Guardia Civil

hubiera sido sometido para que dela-

empezó a sospechar que los "embos-

tara a sus compañeros.

Potrañés.

Probablemente


HARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

270 Pero Coterillo aquel día no

la cual al parecer comunicaba con

estaba sólo, en aquel mismo inciden-

la casa. Las hermanas del "embosca-

te resultó herido de un balazo José

do" habían sido encarceladas y

López Ruiz "Joselón", y es probable

desde entonces era una vecina la

que otros escondidos también estu-

que se encargaba de llevarles la

vieran allí. Todo parece indicar que,

comida. Al parecer Anastasia Zubía

a la hora de cruzar el puente sobre la

cometió la imprudencia de salir de

ría, Coterillo se adelantó a los demás

aquel zulo donde nunca hubieran

como medida precautoria, a modo

sido descubiertos según todos los

de avanzadilla, y que al ser acorrala-

informantes, pero "Tasio" se arriesgó

do y producirse el tiroteo, los demás

a salir para ver a su novia y fue

se replegaron hacia Liaño . El caso es

entonces cuando le cogieron. Los

que "Joselón" fue herido en aquella

métodos utilizados para que revela-

ocasión, consiguiendo que le extra-

ra el escondite de su compañero

jeran la bala algún tiempo después

debieron ser tan expeditivos como

en

de

brutales, y los guardias y somatenes

Santander, tal y como se relata más

no tardaron en rodear la casa del

adelante en la reseña biográfica que

Plano y capturar a Victoriano Saiz

el

sanatorio

"Madraza"

le dedicamos.

Ruiz sin escapatoria posible en su agujero, le amenazaron con echar

Dos meses después cayeron

un bidón de gasolina y pegarla

otros dos emboscados de Liaño,

fuego, y no tuvo más remedio que

Victoriano Saiz y Anastasia Zubía. En

salir. Al parecer tenían miedo a la

aquel momento "Joselón" no debía

reacción del escondido e hici ero n

estar con ellos, sino convaleciente

entrar delante a un tío suyo, Gabino,

de la herida de bala, y de los otros

pero otro informante nos dijo que

dos escondidos de San Salvador no

era un vecino de ellos, también hay

sabemos nada, es posible que ya se

quien dice que fue en la casa de los

hubieran desvinculado de la guerri-

Zubía en el Bº Santa Ana donde les

lla, pues sabemos que sobrevivieron

capturaron... Los testimonios no

y rehicieron su vida. Victoriano y

coinciden en este aspecto, pero sí en

Anastasia al parecer estaban escon-

que a continuación los dos escondi-

didos en la galería que tenían exca-

dos fueron conducidos por los guar-

vada bajo el pesebre de la cuadra de

dias y fuerzas paramilitares a las

los Coterillo y Saiz en el Bº El Plano,

proximidades de Santiago de Heras,


1

Los QUE SE ECHARON AL MONTE y Lds ' TOPOS"

271

al paraje denominado La Cabrita o

Quintana de Soba. De la quinta del

al cementerio del pueblo, y allí fue-

33, cumplió el servicio militar en

asesinados.

Burgos sirviendo en Caballería, y al

Algunos testimonios señalan que les

poco tiempo de regresar a Socabarga

mataron literalmente a palos ; otros

se casó el 22 de mayo de 1935 con

dicen que les dijeron que se podían

Justa Moreno Alejos, natural de

ir y, cuando lo hicieron, les dispara-

Tórtoles de Esgueva (Burgos), vecina

ron por la espalda, es decir " ley de

de Santander y de 23 años de edad,

fugas", oficialmente se habían inten-

la misma que él. Al estallar la Guerra

tado escapa r. De lo que no cabe

Civil, José López combatió en las

duda es que su muerte tuvo lu gar el

filas republicanas y, al parecer, reci-

12 de octubre de 1940 a la una y

bió el consejo de pasarse a los

med ia en Santiago de Heras.

nacionales "que iban a ganar la gue-

ron

brutalmente

rra", recomendación hecha por el Después de la muerte de

señor de la casa en la que servía

es tos tres "emboscados" de Liaño en

Justa, a través de ell a. "Joselón" no

agosto y octubre de 1940, y del

sólo rechazó el consejo que le trans-

aba ndono de los otros dos compa-

mitió su mujer, sino que descuidada-

ñeros de San Salvador, cuyas cir-

mente se fue de la lengua y lo contó

cunstancias

desconocemos,

por ahí, con tan mala suerte que el

"Joselón " se quedó só lo, sobrevi-

señor resultó asesinado por elemen-

viendo en solitario nada menos que

tos incontrolados, tal vez a resultas

otros 7 años hasta su muerte en

de aquella indiscreción.

octubre de 1947, como relatamos a . Al entrar los nacionales en

continuación.

Santander José López fue apresado y RESEÑA BIOGRÁFICA DE JOSÉ

estuvo detenido en la plaza de toros

LÓPEZ RUIZ "JOSELÓN"l ü.

de la ciudad, y después en la Prisión Provincial. Al parecer alguien le

José López Ruiz nació en

había

denunciado

atribuyéndole

Socabarga (Liaño) el 26 de abri l de 1912, hijo de Baltasar López Sirgo, natural de Ruanales (Va lderredib le), y Rosa Ruiz, de Socabarga, si bien la

fa mi 1ia

materna

descendía

de

10 Fuentes: entrevista realizada a su sobrino Francisco López Ruiz el 26 de junio de 2004 en Pedreñ a, y testimo nios de numerosos vecinos de Vill aescusa que le co nocjeron (Franc isco Cortázar Rodríguez, Ange l Lavín Abascal , José M aría Zamacona Ajuria, etc. .. ), así como referencias bib liográficas.


1 ,... U - SCTCHARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

272

infundadamente una violación, y

pequeño, se crió con los abuelos

sólo los avales conseguidos por su

maternos en T órtoles de Esgueva y

madre y su hermana lograron evitar

vive actualmente. En esa coyuntura

su ejecución; el acusador les hizo

fue cuando "Joselón " tomó la deci-

saber que la próxima vez no se sal-

sión de fugarse y "ec harse al monte",

varía, es decir que ahora le acusarían

aprovechando un traslado desde la

de otra cosa todavía más grave para

Prisión Provincia l al ca mpo de traba-

conseguir su condena sin derecho a

jo de Pontejos, donde existía un

indulto, ante lo cual a José no le

aeródromo utilizado por la aviación

quedó más opción que intentar la

alemana desde finales de agosto de

fuga. Su mujer, Justa, fue también

1937. Todavía no ex istía el puente

encarcelada inmediatamente, acusa-

actual sobre la Ría de Astillero y era

da de complicidad en la mu erte del

preciso dar un considerable rodeo

señor de la casa en la que trabajaba.

por Heras para ll egar a Pontejos, de

La condenaron a muerte, pero como

manera que al pasar por la recta de

estaba embarazada esperaron a que

Heras "Joselón " ap rovechó un des-

diera a luz; nació una niña y a conti-

cuido de sus guardianes y se tiró en

nuación la madre fue fusilada el 11

marcha desde el ca mión , refugi ándo-

de enero de 1938 con 26 años de

se en Peña Caba rga, montañ a que

edad, quedando el bebé al cuidado

conocía perfectamente por haberse

de su abuela paterna y sus tías, si

dedicado al pastoreo en ella desde la

bien la pobre criatura no pudo sobrevivir y murió a los pocos meses. El otro hijo del matrimonio, muy

Cueva de Joselón en Cabárceno, donde fué rodeado y muerto en octubre de 1947 (Foto Mariano Serna).

11


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS '1T6PoJ·

273 infancia, y donde contactó con los

el alta y refugiándose de nuevo en

escondidos de Liaño y San Salvador.

Peña Cabarga.

En Peña Cabarga "Joselón " sobrevivió casi 1O años, los 3 primeros

El asunto se descubrió algún

con los demás escondidos, y los 7

tiempo después, al parecer a resultas

restantes en so litario, a partir de la

de aquello algún médico terminó en

Coterillo,

la cárcel -el doctor Bustos ya estaba

Victoriano Saiz y "Tasio" Zubía en

en ella-, y el titular de la documenta-

agosto y octubre de 1940. Al parecer

ción falsificada se tuvo que escapar a

"Joselón " recibió un disparo en el

Francia

mismo incidente en el que murió

como él mismo nos ha relatado.

Coterillo junto a la Electra de Viesgo

Después de haberle aconsejado a

de Astillero el 7 de agosto de 1940,

"Joselón " que se fuera a Francia y de

aunque otros informantes nos dije-

explicarle cómo tenía que hacerlo,

ron que el tiro se lo dieron realizan-

sería él quien se tuvo que escapar sin

muerte

de

Manuel

precipitadamente,

tal

y

do un atraco en Solares. El caso es

darle tiempo a pensarlo dos veces,

que "Jose lón " logró escapar y contó

cambiando totalmente el rumbo de

con la complicidad de algunos médi-

su

cos que le atendieron, primero el de

Astillero en un taller y alguien le

Penagos, y después el famoso doctor

avisó que venía a buscarle la policía;

Bustos de Santander, conocido por

lo dejó todo y salió corriendo, por

sus

pero

los montes se fue a esconder a casa

impresc indible para el régimen por

de unos conocidos que vivían en El

su

simpatías experiencia

republicanas

y conocimientos

vida.

Estaba

trabajando

en

Burnalón (Vega de Pas). Después de

médicos, de manera que trabajaba

estar

un

de día en el hospital y dormía en la

Espinosa

cárcel. Un vecino de Liaño en aque-

Villarcayo, donde se metió a una

tiempo de para

los

allí

pasó

Monteros

afeitarse;

en

por a

lla época, que había sido amigo de

barbería

la infancia de "Joselón", se vio invo-

momento entraron unos guardias

lucrado en esta historia al parecer de

comentando que andaban buscando

forma involuntaria, pues utilizaron

a los del monte, fue una situación

ese

su nombre para ingresar a "Joselón"

angustiosa, pero al final nadie reparó

en la Casa de Salud Valdecilla o en el

en él. Después llegó a Bilbao, allí un

Sanatorio Madrazo, donde le extraje-

contacto le pasó un salvoconducto

ron la bala y se recuperó, recibiendo

para seguir viaje hasta San Sebastián,


Los

QUE:' SE'ECHARON AL MONTE

y

LOS "TOPOS"

274

el encuentro tuvo lu gar en un parque

papeles fa lsos con los que "Jose lón"

de la ciudad, como en las películas

fue atendido en el hospital. ..

de espionaje el individuo pasó a su lado y le entregó el papel sin inter-

Además de la ayuda prestada

cambiar palabra. Luego no le hizo

por familiares y vecinos, "Joselón"

falta el sa lvoconducto, en la estación

sobrevivió realizando algunos atra-

nuestro amigo se ofreció a llevarle

cos muy recordados en la zona,

las maletas a un cura y con esa com-

tanto por su audacia y precariedad,

pañía ll egó a la frontera sin que

como porque siempre se dirigían a

nadie le pidiera los papeles. Ya só lo

entidades poderosas, nunca a los

le quedaba cruzar el Bidasoa, un

débiles. Uno de estos atracos tuvo

barquero le pasó a la Isla de los

por escenario

una

sucursal

del

Faisanes y le indicó que se escondie-

Banco de Santander en So lares, y es

ra hasta las 11 de la noche, cuando

recordado principalmente porque

vendría a buscarle otra barca del

"Joselón" huyó en bicicleta persegui-

lado francés. Así lo hizo, pero justo

do por la pareja de la Guardia Civil.

en el último momento un guardia le descubrió y le encañonó; cuando ya

en bicicleta fue y en bicicleta vino",

lo daba todo por perdido, el guardia

pero otra versión sostiene que la

le dijo que ya sabía a lo que espera-

bicicleta sólo la utilizó para la vuel-

ba y le dejó marchar, sin duda estaba

ta, que pertenecía a un cobrador que

Un informante nos contó que

11

compinchado con los "muga laris",

acababa de llegar y la dejó apoyada

es decir los que en aquella frontera

en la pared a la puerta del banco.

tradicionalmente se dedicaban al

"Joselón" la cogió para escapar y el

contrabando de mercancías y perso-

cobrador se le "trincó" para que no

nas. Ya en la an helada Francia, des-

se la llevara, en el forcejeo "Joselón"

pués de estar algún tiempo en el

perdió parte del dinero, pero consi-

campo

guió zafarse del cobrador y huir

de

concentración

de

Marignan, el escapado encontró tra-

dando pedales.

bajo en el otro extremo del país, en los talleres navales de Dunquerke,

En otra ocas1on "Joselón"

junto a la frontera de Bélgica, y allí

atracó la sucursa l del Banco de

vivió cerca de 40 años hasta su

Santander en Sarón, aunque al pare-

regreso a España ya en la democra-

cer tampoco pudo disfrutar de la tota-

cia. Y todo por cul pa de aque ll os

lidad del botín conseguido. En este


' f. Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS "TOP S' 275

caso "Joselón " se escapó a pie,

Sarón el 1O de ab ril de 1940, inclu-

corriendo por La Tejera en dirección a

yendo el robo de un a sucursal ban-

Obregón, con mucha gente persi-

ca ria , pero esta acc ión no fue rea li-

gu iéndole, aunque por lo visto sin

zada por un atracador aislado, sino

mucha convicc ión, pues cuando el

por un grupo de 13 hombresn. En

atracador se paraba para descansar,

cuanto a "Ju anín " , se movía pre-

sus perseguidores también se detení-

ferentemente por la zona de Li éba na

an para coger aire; "Joselón" reanuda-

y otros valles del occidente de

ba la carrera y los guardi as y paisanos

Cantabria, por lo que es difícil qu e se

hacían lo mi smo, todos le tenían

desplazara hasta un lu ga r tan lej ano

miedo porque iba armado y los guar-

con el riesgo que ello suponía. El

dias se limitaban a cumplir las apa-

hec ho de que el atracado r de Sarón

riencias . Sin emba rgo, segú n otra ver-

huyera por La Tejera hac ia el monte

sió n, aquel día "Joselón" se deshizo

Carceña

muy háb ilmente de sus perseguidores

" maq uis" de La Penilla, que estuv ie-

pudiera

ap untar

a

los

ron en esa zo na a med iados de los

renunciando a una parte del botín:

años 40, pero la actuac ión en solita-

"Otra vez atracó el banco en Sarán y se escapó por La Tejera arriba, creo que iba tirando dinero según corría, los que le perseguían le dejaron marchar y todos se pusieron a buscar el dinero que había tirado, igua l se llevó un millón y tiró la calderilla. Lo que no recuerdo bien si era ''El Cariñoso" o Juanín o quien era, )oselón " creo que no ... " (testimonio 8.15). 11

11

1

11

rio y el m odus operandi apuntan claramente a "Joseló n", que se movía por

todo

el .entorno

de

Peña

Cabarga. Tambi én se le atribuyen novias en varios pueblos de la zona, en concreto distintos inform ado res nos han hab lado de una en Ceceñas (Medio Cudeyo), otra en Cabárceno, y

una

tercera

en

El

Condado

(Pámanes), un a situ ac ión que también se presta a confusi ón con otro "emboscado" legendario como fue

Han pasado mu chos años y nuestros

inform adores

a

veces

" El Cariñoso" de Li érga nes, que por lo visto merecía el mote con el que

era conocido, por más qu e lo herefue "Jose ló n" el protagonista de . dara de su ab uelo. dudan, pero todo parece indi ca r que

aq uel ep isodio, pu es la cuad rill a del "Ca riño so"

asaltó

efectiv amente

¡

11

MATEOS, Abdón: op c it, p. 84.


eos QU E S

CHARON AL MONTE Y LOS " TOPOS "

276

De nuevo varios inform adores

co in c id en

en

que

tanto

a

"Jose lón" como al " Cariñoso" les perdi eron las mujeres, que al parecer fu e un a de las qu eridas la qu e denunc ió a la Gu ardi a Civil las vi sitas de "Jose lón " a casa de otra chi ca de la que tenía ce los, y qu e allí se produjo un tiroteo que causó varios muertos y fu e el principio del fin de "Jose lón", como ex pli caremos más adelante.

más ... José estaba escondido y no hizo daño a nadie, robaba a quien le sobraba, a los bancos y a la "Orconera", pero con la gente nunca se m e tió. Yo le recomendé que se pasa ra a Francia, pero él se quedó aquí por la madre, no quería dejarla. La fa milia sí que lo pasó mal, Evaristo lle vó m ás palos que un burro, a la hermana la detu vieron lo m enos 20 veces, los guardias estaba n todo el día m etidos en su casa ... " (testim oni o 8.1 6) .

Por lo demás todos los infor-

un crimin al, sin o un ho mbre deses-

"En Solares robó el ba nco un día de feria, a los pobres nunca les robaba, todo lo contrario, era mu y buena persona. En una ocasión se tropezó con un padre y un hijo, de madrugada, iban a la feria a comprar una vaca para dar leche a los hijos. José, en vez de quitarles el dinero que llevaban, les dio algo más, para que pudieran com prar una vaca en condiciones" (testimo-

perado y sin ningún futuro en aqu e-

ni o 8 .1 7) .

madores tambi én co in ciden en que "Jose ló n" llevaba aquella v ida por razo nes de supervivenc ia, no le quedó otra opció n, como en rea lidad ocurri ó con

la m ayo ría de

los

"emboscados" de Ca ntabria. Se fue al monte obligado po r las c ircun stanc ias, habían fu sil ado a su muj er y tenía mi edo de las represa li as, no era ni po lítico ni guerrill ero, ni tampoco

ll a España de la posguerra: En Vill aescusa la acc ión más

"Yo conocí a '')oselón" de chaval, era mu y inocente, tenía un corazón de oro, se tu vo que escapar al m onte por las circunstancias, estaba preso y fusilaron a la mujer después de dar a luz, la niña se la llevaron y no se volvió a saber

so nada de "Jose lón" fue el atraco al pagad o r

de

"O rco nera"

las en

min as O bregó n,

de

la

Ju an

So ri ano. Como todos los martes, don Ju an comió en ese pu eb lo en la tabern a de "Tin o" Cuesta y sob re las 3 de la tard e se d iri gió a la mina


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS ' TOPOS"'

277

que a qué hora vendría, que él venía a cobrar en lugar de su hermano que no podía venir. .. Al

parecer el

supuesto soldado era "Joselón " disfrazado, y los que no cobraron ese martes fueron los mineros de la "Orconera". Sin embargo la empresa les pagó lo adeudado unos días después, y en lo sucesivo el pagador contó con la escolta de una pareja 11

Ruinas de la casa de "Joselón" en Socabarga, estado actual.

de la Guardia Civil. No fue aquella la única oca-

acompañado de Martínez, el listero

sión en que "Joselón" se disfrazó, otra

de la empresa . Entre las últimas casas

vez estaba escondido en su casa de

de Obregón y el paraje de La Placa

Socabarga y salió disfrazado de mujer

se encontraron a un hombre que se

sin ser reconocido. Y en otra ocasión

estaba amarrando los cordones de

se cuenta que fue desde Liaño a

los zapatos, y que a su paso les enca-

Cabárceno escondido en un carro,

ñonó con una pistola y les arrebató

encima echaron unas quimas (ramas),

el saco con el dinero destinado a

y así cruzó "Joselón " todo el Valle de

pagar a los obreros, 12.000 pesetas

Villaescusa, por la carretera al paso

de

la

época.

A

continuación

cansino de los bueyes . Se dice que de

"Joselón " emprendió la huída ascen-

su casa se escapó más de una vez de

di endo por la empinada ladera de La

los guardias por un ventanuco de la

Rozaona hacia la zona alta de Peña

parte de atrás, que otra vez se escon-

Cabarga , mientras

atracados

dió en un bebedero con una paja para

daban la alarma y los guardias

respirar y los guardias pasaron de

requerían a los obreros y vecinos

largo, etc ... Por el contrario otro veci-

para

del

no nos contó que los guardias regis-

escapar.

traban primero su casa, próxima a la

Enton ces algunos testigos recordaron

de "Joselón", para darle así tiempo

haber visto aquella mañana a un sol-

suficiente a escaparse, pues le tenían

dado o legionario que se acercó a

miedo y a toda costa querían evitar

preguntar por el pagador de la mina,

enfrentamientos.

iniciar

huido,

que

la

los

persecución

consiguió


CHARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

278 Lo que está claro es que en

pués Evaristo falleció atropellado por

torno a José López Ruiz se forjó un

un coche en Liaño. Su sobrino

auténtico mito en el que ahora es muy

Francisco, entonces un niño, tampo-

difícil deslindar la historia real y la

co delató a su tío, e incluso le salvó

leyenda que se fue creando en torno

en una ocasión en que los guardias

a su persona.

registraron exhaustivamente la casa familiar de Socabarga:

Los que sufrieron todas las

en ella varias horas, con lo que se

"Los guardias vinieron muchas veces a registrar nuestra casa, entonces mi tío José se metía en una cueva en el tascón (pajar). En una ocasión nos hicieron sacar toda la hierba a Evaristo y a mi, José estaba escondido en una esquina, en sesgado, y yo me puse encima e hice como que lo quitaba de allí. Cuando ya lo habíamos sacado casi todo un guardia me mandó a otro sitio y entonces amontoné la hierba encima de José, luego me dijo que le había salvado, que había que hacerme un monumento. A Evaristo le dieron una paliza de miedo, José lo oía todo y estuvo a punto de salir varias veces al oír los gritos, menos mal que se aguantó, que si no allí nos matan a todos. Al final se marcharon, recuerdo ver a los 16 guardias con sus naranjeros, por las casas de Laso bajaban ... " (testi mo-

libró temporalmente de una de las

nio 8.18).

iras de los perseguidores fueron sus familiares y, en particular, su hermano Evaristo, vecino de Liaño, del barrio Santa Ana, casado con Ángeles Zubía, hermana del que había sido alcalde con el Frente Popular, Dionisia Zubía, y de otro hermano, "Tasio", escondido y muerto en la posguerra, como ya hemos relatado. Con esos antecedentes el matrimonio tenía todas las papeletas para ser objetivo predilecto de la represión franquista,

numerosos vecinos y

compañeros de trabajo de Evaristo en los talleres de la "Orconera" recuerdan las brutales palizas que recibía para que delatara el escondite de su hermano "Joselón", lo que nunca hizo. Cuentan que en una ocasión Evaristo se escondió en la chimenea de su casa, para que no le llevaran los guardias, y permaneció

palizas habituales. La situación se prolongó hasta la muerte de su her-

Durante todos aquellos años

mano en octubre de 1947; años des-

"Joselón" fue una pesadilla para los


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS ' T-dPoS"

huidos y del asesinado, murieron en la cárcel, o bien fueron ejecutados, según otras versiones1 2. También se atribuye a "Joselón " un noviazgo con Josefa Quintana, posible desencadenante de los ce los que dieron lugar a la delación

por otra

novia del

emboscado, que se vengó de esa manera.

11

Vista general de Peña Cabarga, donde ':Joselón" permaneció 10 años escondido.

guardias de los puestos de la comarca, pero no hubo un interés excesivo en apresarle, pues se limitaba al robo sin atacar a las personas, no era agresivo, situación que cambió a raíz de un enfrentamiento armado que se saldó con varios muertos. El 13 de agosto de 1947 se produjo un tiroteo en

una

(Pámanes)

casa entre

de

El

Condado

"Joselón "

y

la

Guardia Civil, resultando muertos dos agentes y herido el capitán, en tanto que el "emboscado" lograba escapar ileso. Con él huyeron al

En El Risco (El Condado) a José casi le trincan en la cama, le salvó 'Gelín el hermano menor, que tenía 14 años. Subió las escaleras corriendo: "¡Pepe, Pepe, que vienen a por ti!". José cogió la metralleta y achicharró a los guardias, mató a dos, luego tiró dos bombas de humo y se escapó corriendo por el monte El Escoba/, con él se escaparon dos hermanos, ella estaba algo liada con José. Al pequeño, "Gelín", los guardias le dieron la "ley de fugas", a los padres también les mataron, y la casa la quemaron" (testim. 8.19). 11

11

1

1

monte dos hijos del propietario de la casa, José Luis y Josefa Quintana

En

el

Registro

Civil

de

Llamosa, de 1 9 y 22 años respectiva-

Liérganes sólo consta la muerte de

mente, por temor a las represalias

"Gelín": Ángel Quintana Llamosas,

que rápidamente cayeron sobre el

17 años, hijo de Arturo Quintana

resto de la familia. La casa fue incendiada por la Guardia Civil, el hermano pequeño asesinado, y los propietarios, padres de los dos hermanos

MATEOS, Abdón: La contra rrevolución franquista. Una aproximación microhistórica a la represión contra UGT y al nacionalsindica/ismo desde la Cantabria rural, 1937- 1953. Pp.

12

80-86.


J::::'os QUE SEC:CHARON AL MONTE y

LOS "TOPOS"

280 Zalacaín

y

Rosaura

Negrete,

natural

Llamosas

más tarde y tampoco tenemos con-

de

firmación de que fueran ejecutados,

Pámanes, Bº El Condado, falleció

es más probable que murieran en la

"en la vía pública, Ayto. Liérganes"

cárcel.

y

vecino

el 13 de agosto de 1947 a las 20 Después de la muerte de los

horas a consecuencia de "colapso cardiaco -

hemorragia interna",

guardias de El Condado, y como

siendo enterrado en el cementerio

era de esperar, el

de Liérganes. Esto parece confirmar

"Joselón" y sus dos jóvenes compa-

que a "Gelín" los guardias le aplica-

ñeros se estrechó. Se hizo una reda-

ron la "ley de fugas" en algún des-

da tremenda entre sus familiares y

campado situado entre Pámanes y

conocidos, que fueron trasladados

Liérganes, pues no es muy habitual

al

que un chaval de 1 7 años se muere

Santander para ser interrogados. Allí

repentinamente en la vía pública

recibieron una brutal paliza , uno

por hemorragia interna, y casual-

detrás de otro, y algunos de ellos

mente después de estos hechos. No

pasaron directamente a la cárcel acu-

constan en cambio las muertes de

sados

los dos guardias, que debieron ser

"emboscados". Finalmente el 28 de

trasladados al hospital y fallecerían

octubre de 1947, fuerzas de la

cuartel

de

de

cerco sobre

la Calle Alta

complicidad

con

de

los

en el viaje o ya en Santander, ni tampoco

las de

los

padres de

"Gelín" , que debieron ser detenidos

Antiguas minas de Cabárceno, donde la Guardia Civil acabó con la vida de "Joselón" y dos hermanos de Pámanes en octubre de 1.947.

11


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y

Guardia Civil secundadas por algu-

donde sufrieron diversas vejaciones

nos falangistas de la zona, localiza-

por parte de algunos integrantes de las

ron a "Joselón" y a los dos hermanos

fuerzas represivas: a la chica la levan-

Quintana en una covacha situada no

taron las faldas y después pusieron el

lejos del pueblo de Cabárceno, en la

cadáver de "Joselón" encima, hasta

escarpada ladera de Cabarga, por

que llegó el cura y mandó quitarlos.

encima del actual recinto de los

Fue también el cura el que impidió

bisontes del Parque de la Naturaleza

que colocaran campanos al carro en

de Cabárceno, que por entonces

el que trasladaban los cuerpos, pero

todavía era una mina en activo. Allí

como sucedía habitualmente con los

fueron acorralados bajo la dirección

"emboscados", no se permitió la inhu-

del cabo Ángel Agüero, natural del

mación del cadáver de "Joselón" en el

pueblo, y abatidos a tiros desde arri-

cementerio de Cabárceno, que en

ba, sin escapatoria posible.

principio sería el que le correspondía,

"José lo tenía todo medio solucionado para pasar a Francia, pero al final todo fue muy rápido, no pudo, no podía dejar a los dos hermanos, ya había muerto toda la familia. El día que les mataron ellos estaban en la cueva, José arriba con los prismáticos, en el Gurugú (Peñas Blancas), vio venir a los guardias y bajó a buscar a los hermanos a la cueva pensando que le daría tiempo. Pero 11Agüerín 11 y los 5 guardias de Cabárceno ya estaban allí apostados, desde arriba les mataron, con un naranjero" (testimonio 8.20).

enterraron en un recinto exterior, a

sino que le llevaron al de Penagos y le modo de cementerio civil; en cambio los dos hermanos de Pámanes sí fueron enterrados en el camposanto de Cabárceno. La tumba de "Joselón" permaneció bien arreglada por su familia durante unos 40 años, hasta que un año se encontraron con que habían ampliado el cementerio de Penagos construyendo unos nichos sobre el "cementerio civil" sin avisarles. La destrucción de la sepultura de "Joselón" fue la última y definitiva afrenta que sufrieron los restos mortales del infortunado escondido de Socabarga. Pero lo que nunca podrá Los tres escondidos murieron

destruirse es su recuerdo como uno de

en el acto y, como si de piezas de caza

los "emboscados" más audaces de la

se tratara, sus cadáveres fueron con-

posguerra, y toda una leyenda en los

ducidos al pueblo de Cabárceno,

pueblos del entorno de Peña Cabarga.


282

Los

El líder del grupo guerrillero

"MAQUIS" DE CARCEÑA A

MEDIADOS DE LOS AÑOS

40.

que se movió por Carceña era lnocencio Aja Montes, conocido

El otro grupo de "embosca-

como "Cencio" o "El Vasco", y naci-

dos" que existió en el entorno de

do en Obregón en 1915, pero vecino

Villaescusa en la posguerra se movió

de La Penilla desde 1932. Apresado

por el monte Carceña a mediados de

en la guerra, condenado a muerte y

los años 40, por lo que no fue con-

salvado por las gestiones de un reli-

temporáneo del grupo de Liaño, ani-

gioso, encarcelado varios años, al

quilado en 1940, tan só lo coinc idió

poco tiempo de haber recuperado la

en el tiempo con "Jose lón", aunque

libertad condicional le incautaron

al parecer no tuvieron ninguna rela-

propaganda comunista y le dieron

ción entre sí. En este caso no se tra-

una paliza tremenda, tras lo cual se

taba de vecinos del valle escondidos

echó al monte. En esta aventura gue-

tras la entrada de los nacionales por

rrillera le acompañaron los herma-

temor a las represalias, sino de varios

nos Bonifacio e Ignacio González

jóvenes comunistas de La Penilla de

Mazón, también de La Penilla, así

Cayón y otros pueblos cercanos que

como Enrique Colsa, de La Encina, y

se echaron al monte hacia 1945 con

algunos otros cuyos nombres desco-

la intención de articular una nueva

nocemos. Sus actividades se centra-

guerrilla antifranquista. Fue la época

ron en la distribución de propaganda

en la que el Partido Comunista orga-

comunista por los pueb los del entor-

nizó desde Francia las infiltraciones

no, la realización de sabotajes a las

guerrilleras a través de los Pirineos y

líneas eléctricas principalmente, y la

animó a la lu cha armada contra la

comisión de algunos atracos y robos

dictadura, siguiendo el modelo de la

para poder sobrevivir, tratando de

resistencia francesa contra los nazis.

orientarlos hacia los partidarios más

Algunos "maquis" se sumaron a los

significados del régimen franquista.

escondidos de primera hora, y el

Se

propio régimen franquista se tomó

máquinas de escribir en la fábrica de

muy en serio la amenaza guerrillera

La Penilla ("Nestlé"), y las instalaron

reavivando la represión con especial

en la cabaña de "Tino" Cotero, entre

cuenta

que

robaron

sendas

dureza en las comarcas con presen-

la ermita de San Miguel de Carceña

cía de "emboscados".

y Los Pandos, donde editaban octavillas y desde donde al parecer ll ega-


Los QUE SE ECHARON

ron a distribuir "Mundo Obrero", la perseguidísima

publicación

del

Partido Comunista. Algún tiempo después el asunto se descubrió, y "Tino" Cotero estuvo muchos años en la cárcel por complicidad con los escondidos.

Otros

vecinos

de

Obregón también convivieron con la presencia de los "emboscados" en el monte Carceña:

"Conmigo los escondidos no se metieron, pero me hicieron pasar mucho miedo, todos los días tenía que ir desde Obregón a llevar la comida a mis hermanos que estaban trabajando en Carceña, en los eucaliptales del /ratí una compañía de madera de Pamplona, más allá del río de Carceña, pegando ya con el monte de Renedo. Iba sola, andando, y los oía siempre hablando en el mismo sitio, eran los escondidos seguro, no había por allí cabañas ni nada, si hubiera mirado los hubiera visto, pero yo no miraba más que al suelo, no tenía defensa ninguna. Se lo dije a mis hermanos pero no me creían, decían que no podía ser. Un día que llovía me arrimé a la pared de la casa del /ratí la de Pedro el guarda, y allí estaban los escondidos, se habían refugiado también allí, resulta que los conocía a todos: Pedro y Ciuco Mazón, de La 11 ,

11

11

11

11

11 ,

AL MONTE

Penilla; "Rique el Cabezón" de Cayón; y "Cencio" Aja, hermano de ''Nino ", eran de Obregón pero vivían en La Penilla. Después de eso ya no tuve miedo, eran conocidos, me veían pasar pero nunca me quitaron la comida ni me hicieron nada, pero hasta entonces que miedo pasé ... Mi hermano Pedro también les vio una vez que se acercó a la casa del 11/ratí" a por un cristal, luego ya me creía. Y Conrado mi cuñado, una vez que subió a la cabaña les encontró en el pajar, durmiendo en la hierba, les pidió que no le comprometieran, que no diría nada pero que por favor se marcharan" (testimonio 8.21 ). Este grupo de "maquis" de La Penilla se movía por Carceña y los restantes montes que rodean el Valle de Cayón , es decir el Caballar y la Sierra de la Matanza, cruzando el río Pisueña por la zona del Puente del Diablo para pasar de un monte a otro, según nos ha relatado un vecino de Obregón que se les tropezó allí en una ocasión cuando venía de ver a la novia en Saro. Actuaban por todos los valles del entorno, por Carriedo, Cayón y Castañeda, también cruzaban por el monte Carceña hacia

Villaescusa

y

Renedo

de

Piélagos, lo cual dio lugar a que se


CHARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

284

recrudeciera la repres1on franquista

1947, y del que hablaremos algo

con la llegada de nuevas fuerzas a la

más adelante. En lo que se refiere a

comarca:

Villaescusa, la acción más sonada de los "maquis" de La Penilla fue la

''Los escondidos robaban todas las semanas en la tienda de Vega y en la de Escobedo (término municipal de Villafufre), las tiendas eran de dos hermanos Arenal, les tenían fritos. No cesaban de asaltar, por eso pusieron un cuartel de la Guardia Civil en Escobedo (de Villafufre), estaban escondidos en el Caballar, de día se escondían en el camposanto de Argomilla, que está entre el pueblo y San Román, apartado ... ¡Qué miedo había! Fue sobre el año 7946 ... " (testimonio 8.22).

voladura del polvorín de la mina de Obregón,

de

la

compañía

" Orconera" , que estaba junto al antiguo campo de fútbol del " Bataclán ", a la entrada del actual Parque de Cabárceno;

lamentablemente

no

hemos podido averiguar la fecha en que tuvo lugar este sabotaje, aunque debió ser hacia 1946 o 1947. Según una

versión

los

"e mboscados"

robaron el explosivo de la propia mina contando con la complicidad de un tío de Inocencia Aja, que estaba encargado de su vigilancia y que aquella

noche

casualmente

se

"Los del monte bajaron un día a Castañeda y pidieron dinero en la taberna, el tabernero les tiró con una botella y mataron a un falangista ... ¡Vaya funeral! ¡Vino el gobernador y todo! Estuvo una compañía de soldados a buscarles, ya estaban detrás de ellos ... (testi mo-

explosión provocó un estruendo tre-

n io 8.23).

mendo y la rotura de cristales en algu-

11

ausentó. Otra versión sostiene que el vigilante fue completamente ajeno al sabotaje llevado a cabo por su sobrino y sus compañeros, que se aseguraron de que estuviera lejos en el momento de efectuar la voladura para no herirle. En cualquier caso la

nas casas del pueblo, "las piedras lleNo tenemos constancia de

garon hasta el camino real", y fue

que eso sucediera en Castañeda,

seguida de la voladura de sendas

probablemente nuestro informador

columnas eléctricas en la zona alta de

se confundió con un episodio pareci-

la mina, con la consiguiente confu-

do que tuvo lugar en Vega de

sión. En realidad lo que pretendían los

Carriedo (Villafufre) en el verano de

" maquis" con aquellas acciones no


285

era más que desafiar a la dictadura

Este último episodio tuvo

franquista, evitando causar víctimas o

lugar efectivamente en Vega de

tener encuentros con los guardias:

Carriedo (Villafufre) el 7 de agosto de 1947, y sabemos que costó la vida a

"Los del monte volaron el polvorín de la mina y dos columnas eléctricas por encima de Sobarzo. Recuerdo que veníamos unos cuantos del baile de Renedo y nos pararon los guardias, estaban temblando del susto ... Se hizo un hoyo terrible allí donde estaba el polvorín, era de hormigón " (testi-

tiroteo. Al parecer "los del monte"

monio 8.24).

16 de agosto a las 11 de la noche,

uno de los " maquis" , Bonifacio González Mazón "Boni", de 24 años, natural y vecino de La Penilla, que resultó herido mortalmente en el prometieron volver a Vega, presumiblemente para vengarse, y los falangistas locales se prepararon para recibirles, pero a los pocos días, el era el propio jefe local de Falange,

Al parecer en otra ocasión

Jesús Ruiloba Pérez "Chus", 41 años

los "maquis" también realizaron un

y casado con 5 hijos, el que moría en

atraco en una taberna de Obregón,

Vega al disparársele accidentalmente

aunque otros informadores consul-

su propia arma.

tados señalan que fue un simple robo y que debieron ser "rateros" vulgares, no los escondidos:

"Chus" era el jefe local de Falange, estaba esperando a los maquis y se le disparó el arma, fue un accidente, es la versión que se dio ... Una o dos semanas antes habían atracado los del monte y dijeron que volverían, fue cuando hirieron a Mazón el de La Penilla, le llevaron a Valdecilla pero murió ... 11

11

"Los "maquis" hicieron un robo en Obregón, en la taberna de "Tino " Cuesta, pusieron a todos manos arriba, les registraron y se marcharon con dinero y tabaco, debió ser en el año 45 o 46. Hubo otros atracos en varias tabernas de la comarca, en Vega de Carriedo se lo olieron, los falangistas les esperaron y cuando fueron a atracar hicieron una masacre con ellos"

grupo guerrillero de Carceña, y coin-

(testimonio 8 .25).

cidió además con un momento de

11

(testimonio 8.26). Aquel episodio de Vega de Carriedo fue el principio del fin del


abatimiento general que dio lugar a

de Torres, y en el tiroteo que se desa-

la marcha a Francia de la mayor

rrolló a continuación cayó muerto su

parte de los guerrilleros antifranquis-

compañero, Luis García "C hurruti ",

tas de la zona oriental de Cantabria.

mientras Aja consiguió alcanzar el

Al parecer esta huida no estuvo

río Saja, ahogándose en un desespe-

exenta de

rado intento de vadear sus aguas

importantes tensiones

internas con los partidarios de man-

para escapar hacia Ganzo. La muer-

tener la resistencia armada a toda

te de Inocencia Aja casi vino a coin-

costa, y ello le debió costar la vida a

cidir

uno de los líderes más destacados de

"Joselón", caído en Cabárceno el 28

la guerrilla del Miera, Raimundo

de octubre del mismo año, y ambas

Casar Acebo "Tampa", acusado de

pusieron final a más de 1O años de

" traición " por sus compañeros y eje-

presencia de "emboscados" en el

cutado en la Len de Porracolina

entorno de Vil laescusa, desde agosto

(Arredondo) el 9 de septiembre de

de 19 37 hasta noviembre de 1947.

en

el

tiempo

con

la

de

1947. A continuación la mayor parte de

la

denominada

" Brigada

En realidad "Joselón" y Aja

San

fueron dos casos muy diferentes, y

Sebastián a bordo de un camión de

probablemente nunca se conocieron

Malumbres"

se

escapó

a

maderas y un coche, consiguiendo

en persona pese a la escasa distancia

pasar a nado el río Bidasoa y alcan-

que les separaba, la que hay de Peña

zar el exilio francés sin novedad n.

Cabarga al monte Carceña. "Joselón " se escapó al monte por razones per-

Inocencia Aja Montes "El

sonales de estricta supervivencia tras

Vasco" debió ser otro de los que se

el fusilamiento de su mujer, y perma-

opuso a la marcha a Francia y se

neció muchos años refugiado en

quedó en Cantabria en el otoño de

Peña Cabarga en solitario, real izan-

1947, viendo como se deshacía por

do algunos atracos para sobrevivir

momentos

la

pero sin mayores motivaciones polí-

de

ticas. En realidad no era un guerrille-

Santander, por el que tanto había

ro en sentido estricto sino un huido,

luchado. Refugiado en la periferia de

pero su presencia sí que tuvo una

Torrelavega, donde vivía su novia, el

repercusión

Agrupación

su

proyecto Guerrillera

de

25 de noviembre de 1947 fue rodeado por la Guardia Civil en una casa

importante

en

13 CICERO, Isidro: Los torvos y fieros motivos de El Cariñoso. Pp. 158-162.


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS

"rÓ 287

Villaescusa y otros valles próximos,

RESEÑA

BIOGRÁFICA

dando lugar a que fueran evacuadas

INOCENCIO AJA MONTES

las casas y cabañas inmediatas a

VASC0"1 4.

DE

"EL

Peña Cabarga para evitar que sirvieran de apoyo a "Joselón " . Por ello su

Nació en Obregón el 15 de

recuerdo está muy presente entre los

diciembre

de

1915,

vecinos del valle, fue un personaje

Inocencia Aja

que ll egó a hacerse legendario por la

Montes, ambos de Obregón, si bien

Sainz

hijo y

de

Ramona

audacia de sus acciones y la enorme

los Aja descendían de Las Machorras

habilidad que tenía para escabullir-

(Espinosa de los Monteros, Burgos).

se. En cambio Inocencia Aja se echó

El abuelo, Ángel Aja, estuvo traba-

al monte hacia 1945 con una finali-

jando en las minas de Vizcaya, en la

dad muy clara: articular la lucha

compañía " Orconera lron Ore", y

armada antifranquista en Cantabria,

después vino a las minas de Obregón

coordinando

Agrupación

con la misma empresa, como capa-

Guerrillera de Santander, la " Brigada

taz. El padre, Inocencia, estuvo

Malumbres" , y creando nuevos focos

navegando mucho tiempo, y debido

guerrilleros en las zonas de Vega de

a la Primera Guerra Mundial perma-

Pas y Campoo . Aunque estuvo en el

neció varios años en América sin

monte Carceña con los "embosca-

poder volver. En total fueron 7 her-

dos" de La Penilla, el recuerdo de

manos, todos ellos varones.

la

Aja en la memoria colectiva de Villaescusa es mucho menor que el

Asistió a clase en la escuela

de "Joselón ", sólo entre sus familia-

de Obregón , con Timoteo Merino,

res y vecinos de Obregón, si bien su

un profesor muy recordado en el

actuación

en

de

pueblo y que tenía mucha estima a

Cantabria

tuvo

relevancia

"Cencio", era un chaval que valía

mucho mayor que la de "Joselón" ,

mucho. En 1932 toda la familia se

que era un huido solitario sin mayo-

trasladó a vivir a La Penilla de

la

guerrilla

una

res inqui etudes políticas. 14 Fu entes : entrevista rea li zada a su herm ano Amadeo Aj a Montes el 6 de febrero de 2004 en La Penill a; informac ión inédita fac ilitad a a la famil.ia por el investigador Alfredo Clou x; testi monios de vec inos de Vill aescusa que le conocieron ¡ y referencias bibli ográfi cas. El mote de " El Vasco' lo. t_ u vo en la cá rce l o en la guerrilla, pero en I? famili a nunca le conoc ieron con ese apodo egu1voco, pues no era vasco. ; en Cayón y Villaescusa todos le co nocían por " Cencio".


CHARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

288

Cayón, porque el padre y los hermanos

mayores

" N estlé";

y

trabaj aban allí

entro

frente en agosto de 193 7 y entraron

la

los italianos, en el Valle de Cayón

también

fue el día de San Bartolomé, 24 de

en

lnocencio, al final todos los herma-

agosto,

fiesta

nos acabaron trabajando en la fábri-

Obregón . Entonces se produjo la

ca. Fue allí donde "Cencio" empezó

desbandada

republicana

a interesarse por la política, no

Asturias,

Santander

soportaba las injusticias sociales, y

muchos barcos sobrecargados hacia

en aquella época había muchas, se

Gijón o a Francia, mucha gente

de

en

Argomilla

y

hac ia salieron

pasaba mucha necesidad. En una

desapareció... Después de bastante

ocasión participó en una manifesta-

tiempo sin saber nada de lnocencio,

ción en Los Corrales de Buelna, una

por fin un día su familia recibió una

localidad industrial donde la izquier-

carta desde el campo de concentra-

da tenía mucha fuerza; cuando

ción del Monasterio de la Santa

regresó su padre le amenazó con

Espina (Valladolid), próximo a La

echarle de casa ... Enfrente estaba la

Mudarra y Medina de Rioseco,

casa sindical, de la UGT, que era el

donde fue su padre a verle. Al cabo

sindicato que había allí en aquella

de un tiempo le trajeron a Santander,

época, costó 15.000 pesetas de las

a "La Tabacalera ", donde estuvo

de entonces, las puso un forjador

preso bastante tiempo en condicio-

que luego sería fusilado por los

nes

nacionales .

Amadeo, que fue a llevarle comida,

muy

duras.

Su

hermano

recuerda el hacinamiento en que fue voluntario con un grupo de jóve-

"a llí sentados en el suelo igual que las gallinas", la

nes de La Penilla, no había ido toda-

tuberculosis hizo estragos en aquella

vía al servicio militar, un zapatero le

prisión . Luego estuvo en la Prisión

hizo unas botas y se marcharon en

Provincial , cuando le juzgaron y le

un camión. Les mandaron al frente

condenaron a muerte, estuvo allí

de Asturias, a detener el avance de

mucho tiempo, "palos van y palos

Al estallar la guerra "Cencio"

sobrevivían,

las columnas gallegas, que finalmen-

vienen". Después les enviaron al

te rompieron el cerco de Oviedo.

Penal del Dueso, donde coincidió

Allí estuvieron bastante, luego les

con

enviaron a otras zonas, por Reinosa y

Vallejo, que les daba clases a los

El Escudo, hasta que se hundió el

compañeros de prisión ; "Cencio",

el

escritor

Antonio

Suero


Los QUE SE ECHARON AL MONTE y LOS "TDPbS' 289

que era "una esponja", apre ndi ó

Ob regón años atrás y que había teni-

mucho con él. Las condi c iones de

do a "Cencio" de mon aguillo. Ahora

vid a eran también muy duras, en una

era capellán militar, y le hizo llega r

celda indi vidu al había 11 reclusos,

una carta al fisca l o ju ez militar de

aunqu e a veces venían a hacer

Burgos, cons iguiendo que le fuera

" sacas" y las vaciaban. En una oca-

co nmutada

la pena

sión de los 11 que estaba n só lo que-

Enton ces

le

daron " Cencio"y otro compañero,

Destacamento Penal de Ganzo, en

los demás fueron fus il ados y ellos

Torrel avega, donde los presos redi -

de mu erte.

destinaron

al

pensaban que serían los sigui entes.

mían condena construyendo la fac-

Para com uni carse co n la fa milia sin

toría de SN IACE desde 1941 . Ali í

que se enterara n los guardian es,

estaba n mucho mejor, obligados a

escr ibía mensajes en papel de fumar

trabajar pero con más libertad y posi-

y los envi aba esco ndidos en el

bilidades. Inocencia era muy habili-

dobladillo de los ca lzonc illos.

doso y un comandante que había allí se fijó en él y le trató muy bien, rec i-

Su padre hi zo muchas gestio-

bía visitas de la familia y hasta se

nes para conseguir que no le mata-

ec hó novi a en Ganzo, una chica de

ran , hasta esc ribi ó un a ca rta a

Campuzano

Franco, que no obtuvo respuesta. Al

mu cho. Tras la muerte de Inocencia

fin al logró que se interesa ra por él

esta c hi ca se marchó a Fran c ia,

don Lui s Castanedo, un sacerdote

donde rehizo su vida.

que

también

valía

que había estado de párroco en Allí, en el

11

Vista de SNIACE en Ganzo (Torrelavega), factoría construida por presos republicanos a comienzos de los años 40.

D estaca mento

Penal de Ganzo, Aj a co ntactó también con otros resistentes antifran-


,.......

Los QUE s

CHARON AL MONTE

y LOS

"TOPOS"

290 quistas que estaban igualmente pre-

venía con la camiseta pegada a la

sos, como Antonio Bedia, y al pare-

piel , llena de sangre. Estuvo en casa,

cer allí surgió la idea de formar una

no dijo nada y se marchó, ya no le

guerrilla. En la cárcel estaban organi-

volvieron a ver nunca más, se echó

zadas

al monte y no volvió por casa para

las Juventudes

Socialistas

Unificadas (JSU), llegaban las noti-

no comprometer a su familia. Los

cias de Europa y se confiaba en que,

que sí fueron por allí con frecuencia

tras la próxima derrota de Hitler, los

fueron los guardias, buscando a

aliados

Franco.

"Cencio", venían a cualquier hora

derribarían

a

Dirigentes republicanos exiliados en

del día o de la noche, lo registraban

Francia que participaban en la resis-

todo, hasta los colchones, y alguna

tencia contra los nazis, habían for-

vez se llevaron detenido al padre

mado

Unión

para interrogarle, aunque nunca le

Nacional Española (UNE) en sep-

pegaron. Debió ser a principios de

tiembre de 1943, y al parecer su

1945, en aquel año se vivió la derrota de Hitler y se crearon muchas expectativas, muchos creyeron que a continuación los aliados intervendrían en España para derribar a Franco, y algunos dieron el paso de echarse al monte, como hizo lnocencio Aja.

en

organizador

Grenoble

en

la

Santander

fue

lnocencio Aja Montes, alias "El Vasco"1 s. Cuando terminó de cumplir condena se quedó en la SNIACE, que empezó a funcionar en agosto de 1944. Ahora trabajaba como empleado en el laboratorio, tenía la

No fue

novia allí y podía haber rehecho su

el

único, fueron

vida, pero le perdió la política.

varios compañeros de los que habían

Según algunos compañeros de cárcel

estado en Ganzo y también algunos

en "La Tabacalera" y Ganzo, en este

vecinos suyos de La Penilla, forma-

último lugar Aja y Bedia recibieron

ron la Agrupación Guerrillera del

del Partido Comunista la orden de

Norte,

echarse al monte. Era un idealista, un

lnocencio Aja, Antonio Bedia y

apasionado de la justicia social, pero

Esteban Arce, secretario del PCE en

siendo

los

dirigentes

posiblemente no se hubiera ido al

Santander. Esta agrupación trataba

monte de no ser por una denuncia

de

que hubo: le detuvieron y le echaron

supervivientes de la primera hora,

de la fábrica, le llevaron a Santander

diseminados por toda la región ,

y allí le dieron una paliza tremenda,

desde los Picos de Europa a la zona

coordinar

a

los

guerrilleros


Los QUE SE

ECHARON AL MONTE

y

LOS "TOPOS''

29 1

de Arredondo pasando por Campoo,

Pandébano (Cabrales, Asturias) en

y a los que se incorporaron después,

mayo de 1 945.

incluyendo también a los que vendrían infiltrados desde Francia. Para

Así pues, Inocencia Aja pro-

ello Aja y sus compañeros decidie-

tagonizó el intento más serio y orga-

ron establecerse en la zona central

nizado de coordinar la resistencia

de la región sirviendo de coordina-

guerrillera en Cantabria. En todos los

ción a todos los grupos, y reforzando

estudios

los más debilitados con la incorpora-

"maquis" en Cantabria se atribuye a

ción de presos fugados de los desta-

Aja el mérito de esta organización:

camentos penales de Arroyo (obras

11

En

la

realizados

constitución

sobre

de

los

esta

del Embalse del Ebro) y Vega de Pas

Agrupación Guerrillera de Santander

(Túnel de la Engaña) . En la comarca

participaron

ca mpurriana se estableció la deno-

Inocencia Aja, conocido como

minada " Brigada Cristino", también

Vasco ", y otros tres comunistas aún

fervientemente 11

EI

llamada del " Gitano" por el apodo

vivos. Inocencia Aja tenía talla de

de su líder, Martín Santos Marcos,

activista y gran poder seductor para

también

del

reclutar nuevos jóvenes. Con dos o

Destacamento Penal de Ganzo. En

tres compañeros se estableció en las

Vega de Pas también estuvo algún

márgenes del río Besaya con la

tiempo el propio Aja con guerrilleros

misión de formar una red que enla-

de procedencia diversa, bastantes de

zara políticamente a todos los insur-

ellos presos evadidos, pero tras la

gentes montañeses, desde Reinosa,

procedente

detención de Bedia cayeron casi

Puente Viesgo, Liérganes, hasta el

todos los de Vega de Pas1 6. En la

Saja y Cabrales"11.

zona del Miera y del Asón se formó la "Brigada Malumbres" con los

Además de estar algún tiem-

supervivientes de la partida del

po en Vega de Pas, Aja se movió

"Ca riñoso " liderados por Raimundo

principalmente entre el Valle de

Casar Acebo

" Tampa"

y

Rafael

Hazas Arce " El Ferroviario". Y también tenían contactos con "Juanín", dirigente de la guerrilla de los Picos de

Europa

"Machado"

tras

la

muerte

de

en

el

tiroteo

de

Guerra civil en una comarca de Ca ntabria: Campoo. Análisis de la represión republica na y de la represión franqujsta. Pp. 216-219. Y SERRANO FERNANDEZ, Secundino: Maquis. Historia de la guerri!fa antifranquista. P. 1 73 . 15 GUTIÉRREZ FLORES, Jesús:

16 GUTIERREZ FLORES, Jesús: op cit, pp. 334336. 17 CICERO GÓMEZ, Isidro: Los que se echaron al monte. P. 102.


HARON AL MONTE Y LOS "TOPOS"

292

A Inocencia Aja también se

Cayón, donde vivía su familia, y los alrededores de Torrelavega, donde

le atribuye la participación en otras

tenía la novia. Ya nos hemos referido

acciones muy audaces, como la

a las acciones del grupo guerrillero

voladura

en los valles de Villaescusa, Cayón y

Abastos y de la Comisaría de la

Carriedo, con refugio en los montes

Policía Armada de Torrelavega con

de

la

Delegación

de

de Carceña y Caballar, pero otra

25 kilos de explosivos, asegurándose

zona donde estuvieron los "embos-

primero de que no había nadie, pues

cados" con frecuencia fue la de

su objetivo no era causar víctimas,

Sierra Eisa (Cartes), siendo su escon-

sino únicamente desafiar al régimen

dite

minas de

franquista. También volaron numero-

Mercada!. En la cercana mina de

sas torres de alta tensión, que fue la

Reocín, que por entonces estaba en

especialidad del grupo, destacando

plena actividad, realizaron los gue-

un sabotaje que hicieron en Reinosa

las

abandonadas

rrilleros uno de los atracos más sona-

durante las fiestas de San Mateo en

dos de la posguerra en Cantabria:

colaboración con la guerrilla campurriana

"Subía una furgoneta con la paga de la mina de Reocín; los escondidos tiraron un árbol en la carretera y, cuando paró la furgoneta, bajaron a ayudar a quitar el árbol y les quitaron todo el dinero. Hicieron una batida tremenda por todos los montes, guardias y soldados, pero no pescaron a nadie, es increíble que no les encontraran. Se escondían en las minas de Mercada/, que ya estaban abandonadas, había muchas galerías, mi madre sí sabía donde estaban, porque les subía comida. En cambio mi padre nunca supo nada de eso, era muy miedoso ... " (testimonio 8.27).

1iderada

por Martín Santos

Marcos "El Gitano"1 a. Además se cuenta que intentaron secuestrar al famoso general franquista Camilo Alonso Vega, que en aquella época era nada menos que el director general de la Guardia Civil, y que pasaba unos días en el balneario de Puente Viesgo, si bien un viaje inesperado del militar a Madrid frustró sus planes. Sin embargo el entusiasmo del primer momento se fue apagando y el desencanto se adueñó de las distintas guerri !las antifranqu istas. El intentó de reforzar la guerrilla cantábrica con 40 "maquis" infiltrados 18 GUTIÉRREZ FLORES, Jes ús: op c it, pp. 33 4337.


Los QUE SE ECHARON AL MONTE

Terminaba el año 1947, las esperanzas de derribar al régimen de Franco se habían esfumado, y al parecer lnocencio Aja ya se había decidido a marchar a Francia. Con otro

compañero,

Luis

García

"Churruti", había reunido 29.000 pesetas para pasar la frontera, encontrándose escondidos en una casa del pueblo

11

Casa de Torres (Torrelavega) en la que estaban escondidos lnocenc10 A¡a y otro guerrillero cuando les sorprendió la Guardia Civil el 25 de noviembre de 1947.

de

Torres,

inmediato

a

Torrelavega y muy próximo a Ganzo. El 25 de noviembre de 1947 la Guardia Civil se enteró de su presen-

desde Francia en febrero de 1946 fue

cia y rodeó la casa, produciéndose

un

denominada

un tiroteo en el que la dueña del

"Brigada Pasionaria" fue diezmada

inmueble recibió dos disparos. Aja y

en El Escudo, pues sólo 4 expedicio-

su compañero salieron lanzando

narios consiguieron contactar con

bombas de mano, pero los guardias

los escondidos de los Picos de

abatieron a Luis en mitad de la carre-

Europa, mientras los demás murieron

tera, mientras lnocencio logró llegar

fracaso,

y

la

en enfrentamientos con la Guardia

al río Saja, que bajaba muy crecido,

Civil , o bien fueron capturados . Al

pues

parecer Aja y sus compañeros fueron

Nunca sabremos si lnocencio se tiró

al Escudo en busca de posibles

al Saja con intención de suicidarse

11

1/ovía si Dios tiene que

1 •

supervivientes del grupo, y también

antes de caer en manos de los guar-

planearon infructuosamente la fuga

dias, como relatan Isidro Cicero y

de Gabriel Pérez Díaz, jefe de la

Secundino Serrano1 9; o bien si trató

"Brigada Pasionaria", ingresado en

de vadearlo y escapar hacia Ganzo y

Valdecilla y después fusilado con

se ahogó, lo que creemos más pro-

varios "maquis" más en el cemente-

bable. La fuerza de la corriente

11 1

una

rio de Ciriego en abril de 1948. Pronto la ruta de los guerrilleros cantábricos sería la misma pero en sentido contrario, tratar de escapar a Francia .

19 CICERO

GÓMEZ, Isidro : Los torvos y fieros motivqs de El Cariñoso. P. 158. Y SERRANO FERNANDEZ, Secundino : M aquis. Historia de la guerrilla antifranquista. P. 277. Ambos autores señalan que Aja murió el 25 de diciembre de 1947, día de Navidad, pero al parecer sucedió el 25 de noviembre, un mes antes.


Los QUE SE ECHARON

AL MONTE

y

LOS "TOPOS"

294

riada impresionante", la baja tem-

con las botas puestas, como "E l

peratura de las aguas a finales de

Cariñoso", "Juanín", Bedoya y tantos

noviembre, y la propia conmoción

otros que lucharon por una causa

de la caída al río hacían la supervi-

imposible.

vencia

imposible.

El

cuerpo de

Inocencia Aja fue arrastrado por el

Los

Saja hasta su desembocadura en

TORRE,

Suances,

EL DESVÁN DE SU CASA20.

donde

fue

encontrado

"TOPOS":

9

JOSÉ

LAVÍN

AÑOS ESCONDIDO EN

varios días después, siendo enterrado en el cementerio de esa localidad marinera.

Ya nos hemos referido a los "topos", aquellas personas que se habían distinguido en la época repu-

Hace dos años sus familiares

blicana y que, al entrar los naciona-

exhumaron sus restos y pudieron

les, optaron por esconderse en sus

comprobar que no presentaba dispa-

propias casas para evitar ser deteni-

ros, "Cencio" murió ahogado en las

dos y previsiblemente ejecutados.

aguas bravas del río Saja. Después

Hubo muchos casos en los primeros

los restos fueron incinerados y las

meses, después fueron saliendo poco

cenizas entregadas a otras aguas, las

a poco, a bastantes de ellos les des-

del mar Cantábrico. Así terminó la historia de Inocencia Aja Montes, guerril lero antifranquista que murió

Puente sobre el río Saja entre Torres y Ganzo: Inocencia Aja se ahogó aguas abajo del mismo al tratar de escapar vadeando el río.

11


Los QUE SE ECHARON AL MONTE

cubrieron y otros salieron voluntaria-

1

LOS ' l'"OPOS"

más notorio del que hemos tenido

mente incapaces de aguantar esa

noticia fue el de "Pepe" Lavín, que

situación, corriendo desigual suerte:

permaneció 9 años escondido en el

fusilados, encarcelados ... Pero hubo

desván de su casa de Villanueva, y

algunos escondidos que prolongaron

que relatamos a continuación. José

su enterramiento en vida durante

Lavín Torre nació en Villanueva el 16

muchos años, fueron los "topos" pro-

de septiembre de 1892 , hijo de

piamente di c hos, cuyas historias

Enrique Lavín Castanedo, natural de

constituyen algunos de los testimo-

Villanueva, y Manuela Torre, natural

nios más estremecedores de la pos-

de Las Presillas. El 9 de febrero de

guerra española.

1918, con 25 años, se casó con Esperanza Rodríguez Bolado . En

El caso más prolongado fue

aque ll a época las familias eran muy

de

numerosas y, al estallar la guerra, el

Cercedilla (Madrid), qu e permane-

matrimonio ya tenía 9 hijos, las dos

c ió nada menos que 38 años escon-

mayores nacidas en Villanueva, los

dido en su casa, desde 1939 hasta

demás en Santa María de Cayón ,

1977, cuando ya se convenció de

donde se estab lec ieron por razones

el

de

Protasio

Montalvo,

que Franco había muerto de verdad

laboral es. José Lavín era forjador de

y salió; pero hubo varios "topos"

profesión , montó en Cayón una fra-

más que superaron los 30 años de encierro21.

gua donde trabajaba intensamente, siendo el lugar punto de encuentro de muchos vecinos que trasladaban

En Villaescusa ya hemos rela-

allí sus inquietudes políticas. En ese

tado los casos de Manuel Coter ill o,

ambiente " Pepe" Lavín se hizo muy

Victoriano Saiz y Anastasia Zubía,

popular en el Valle de Cayón, y su

que estuvieron escondidos hasta

fragua se convirtió en un lugar de

octubre de 1940 en diversas casas de

reunión para los simpatizantes de la

Liaño, aunque alternaban con estan-

izquierda, que allí leían los periódi-

cias en el monte. Y también el de

cos y comentaba n las noti cias.

Avelino Escalante, que murió escondido en su propia casa en mayo de

1938. A pesa r de la dureza de estos episodios y de sus desenlaces siempre mortales, en Villaescusa el caso

20 Fu entes: entrev ista rea li zada a su hijo

Leopoldo Lavín Rodríguez ("Po li ") el 17 de marzo de 2004 en Vil lanueva, y otros testimonios de vec inos del va lle que le conoc ieron . 21 Sobre los " topos" existe un libro monográfico co n histori as rea lmente impres io nantes: TORBADO, Jesús; y LEGUINECHE, Manuel: Los topos. Editorial Argos. Barcelona, 1977. Pp. 468-481.


r t:'os QUE s

¡, . .

ECHARON AL MONTE

y LOS

" TOPOS"

296 Ya en plena guerra, "Pepe"

Después de que partieron los

Lavín fue elegido alcalde de Santa

barcos que huían a Francia a José

María

Frente

Lavín no le quedaban muchas alter-

Popular, fue en los últimos tiempos

nativas: huir hacia Asturias era pro-

de Cayón

por el

republicanos, él asumió esa respon-

longar inútilmente la agonía, para

sabilidad pero pronto se dio cuenta

encontrarse poco más tarde en la

de que ya estaba todo perdido. Al

misma situación en Gijón; entregarse

producirse el hundimiento del frente

era un suicidio, pues hubiera sido

y la desbandada republicana, consi-

rápidamente

guió plaza en uno de los barcos que

ostentado la alcaldía de Santa María

fusilado

por

haber

salían de Santander hacia Francia

de Cayón, un valle en el que ele-

para su hija mayor, "E nca rna ", sus

mentos izquierdistas incontrolados

sobrinas y 3 o 4 vecinas más de

habían perpetrado numerosos asesi-

Villanueva, pero él se quedó, tuvo la

natos; y echarse al monte suponía

oportunidad de escapar pero no lo

separarse de la familia y exponerla a

hizo. No podía dejar atrás a su mujer

las represalias de sus perseguidores.

y 8 hijos restantes, "Encarna" sólo

Por ello José Lavín optó por hacerse

tenía 17 años pero ya se había dis-

"topo", esconderse en su propia casa

tinguido como izquierdista, ella no

y hacer creer a todo el mundo que se

se podía quedar porque sería objeto de represalias, pero el resto de la familia se quedó.

Tejados de Villanueva. localidad donde "Pepe·· Lavín permaneció oculto en el desván de su casa durante 9 largos años mientras se le suponía huido en Francia.

11


LOSQUESEECHARONALMONTE

había escapado en el barco hacia

secreto, pues los pequeños pasaron

Francia con su hija, sobrinas, etc. ..

años sin saberlo, no fuera a producirse alguna indiscreción. Aunque

La casa de la familia Lavín en

los guardias registraron la casa en

Villanueva estaba en el barrio de

varias ocasiones, nunca le encontra-

Merecía, por encima del lavadero,

ron porque se pasaba de una casa a

hoy completamente reformada . En

otra por la trampilla, pero una de las

realidad eran dos casas con medianil

veces no le dio tiempo y estuvieron a

de piedra, José Lavín se ocultó en el

punto de dar con él oculto debajo de

desván, tenía una trampilla por la

la hierba del tascón (pajar). La suerte

cual se pasaba de una casa a otra

quiso que no le clavaran la pala de

cuando venían a registrarla . Otras

ganchos (bieldo) con la que estuvie-

veces, cuando se sospechaba que

ron pinchando para asegurarse de

vendrían a buscarle, aprovechaba la

que

oscuridad para irse al monte o a casa

Afortunadamente los guardias se

allí

no

había

nadie.

de un hermano suyo que vivía en

aburrieron en seguida y se fueron,

Obregón, Florentino, volviendo a su

pues también estuvo a punto de

escondite después de un tiempo pru-

morir asfixiado por la fermentación

dencial. En Obregón "Pepe" Lavín se

de la hierba, le sacaron corriendo los

escondía " Florentín ",

en

la por

cabaña

de

hijos en cuanto se marcharon los

encima

de

guardias.

Remolino, si se acercaba alguien a la cabaña "Florentín" avisaba fingiendo

Meses después de esconder-

que llamaba a su mujer, Columba,

se, cuando ya se había extendido la

esa era la contraseña que tenían con-

idea de que José Lavín estaba en

venida, y entonces el escondido se

Francia, se desataron las especula-

metía debajo de una tarima y allí

ciones entre el vecindario al hacerse

permanecía oculto hasta que pasara

evidente que su esposa se encontra-

el peligro.

ba en estado. Paradójicamente, una deducción malintencionada vino a

En realidad el desván de su

reforzar la versión extendida por la

casa de Villanueva era el lugar más

familia de que el marido estaba

seguro, tenía alimento y cobijo de la

ausente: los soldados italianos habí-

intemperie, y podía ver a su mujer y

an estado acampados algún tiempo

a sus hijos mayores, que conocían el

en Villanueva, alguno de ellos habría


Los

QUE SE ECHARON AL MONTE

y

LOS " TOPOS "

298

sido. .. El caso es que en 1938 la

el ti empo, las sa lid as nocturn as eran

esposa de José Lavín dio a luz a un

muy peligrosas, era la época de

niño que, desde ese momento, fue

"Joselón" y los demás "embosca-

apodado "e l italiano", mi entras su

dos", la Guardia Civil patrullaba por

madre y los herm anos mayo res tení-

la zona, y un os y otros podían co n-

an que morderse la lengua para no

fundirle y dispararle en la oscuridad.

decir que su marido/pa dre seguía en

Días y días escondido en el desván,

casa, sin poder tapar la boca a los

semanas, meses, años ... José Lavín

imbéc il es que no tenían más inquie-

empleaba el tiempo intermin ab le

tudes qu e especular con las paterni-

hac iendo trabajos manual es como

dades de sus vecinos.

alpargatas para sus hijos, que luego éstos en la esc uela atribuían a su tío

Este

niño,

nac id o

en

el

Isaac. Cualquier ruido sospec hoso,

momento más álgido de la represión

el lad rid o de los perros del vecinda-

franquista, no co noció a su padre

rio, provocaba un a enorme tensión,

hasta los 7 años, pues hasta enton ces

podían ser los guard ias ...

siempre le dijeron que estaba en Francia. Tampoco le dejaron subir al

Mi entras tanto su fa mili a

desván de casa, si sentía ruid os arri-

compartía sus padecimientos en

ba o tenía curiosidad por ver lo que

casa y fuera. A la segund a de sus

había, le asustaba n diciendo que allí

hij as (la mayo r estaba en Francia)

estaba el coco, que de nin gun a

los falangistas de Cayó n la raparon

manera podía subir. Cuando ya

el pelo al cero, lo mismo que a un as

todos los hermanos pequeños esta-

primas . Al pequeño en un a ocasión

ban dormidos, su padre bajaba un

la maestra le dijo textualm ente: "A

rato y contemplaba su sueño, com-

estos rojos no les falta más que el

partía un rato con su mujer y sus

rabo ". Fu e todavía peor cuand o un

hij os mayo res antes de volver a su

guardi a le enca ñonó con el mos-

escond ite, siempre co n la incerti-

qu etó n y le hizo la pregunta tantas

dumbre de que in esperada mente

veces repet id as : "¿Dónde está tu

podían presentarse los gua rdi as a

padre?" . No lo sabía, pero cuando

registrar la casa. Salvo alguna vez

los críos comentaban en la esc uela

que se fue a esconder al monte o a

o en la ca ll e los rega los qu e hab ían

casa de su herm ano en Obregón,

recibido de los Reyes Magos, el

"Pepe" Lavín no sa lió de allí en todo

pequeño repli ca ba qu e su pad re le


Los QUE SE ECHARON AL MONTE

iba a tra er una bicicleta cuando vol-

encierro , sino porque también hubo

viera de Francia ...

algunas indi screc iones, y lo que era un secreto dejó de serlo, propagán-

Fu e precisamente un día de

dose peli grosamente. Entre los pro-

Reyes cuando co noc ió a su padre y

pios guard ias que teóri ca mente le

se enteró del sec reto fam iliar ce lo-

buscaban, algunos ya sabían que

samente guardado, tenía 7 años y

" Pepe" Lavín estaba esco ndido en

por fin pudo saber que su padre no

su casa, e in c luso en alguna ocasión

estuvo nun ca en Francia, si no que

les avisaron previamente de que

le había visto crece r desde el des-

ac udirían a reg istrarla, para que el

ván donde vivía el coco, a través de

esco ndido tuviera tiempo de irse al

un a rendija entre dos tablas. Para

monte .

entonces el sec reto ya era compa rti -

deseosos de ha ce r m éritos para

do por toda la familia y algunos

asce nd er,

vecinos,

lo

mayor interés en capturar al escon-

sa bía, pues atend ió al escond ido en

dido, que no representaba nin gún

var ias

que

peligro. Además años atrás José

venía a vis itar a otros miembros de

Lavín hab ía hecho amistad con los

la fam ili a. Es preciso resaltar que

age ntes que estaban en el puesto de

este médico era el doctor Bustillo,

Santa M aría de Cayón, por lo que

muy recordado en el valle y que

hubo c ierta complicidad por su

también sufri ó duramente la guerra,

parte hasta el final.

el médico también

ocas io nes

f in giendo

Salvo

algun os

los dem ás

guardi as no tenían

pues no só lo vivió los 1 3 meses de dominio republicano co n el temor

Deb ido a estas c ircunstan-

consta nte a ser ases in ado como su

c ias ll egaro n a la conclusión de que

veci no el fa rma cé uti co, sino qu e

lo mejor era poner fin a aquella

además su hij o "Ge lín" fue ejecuta-

situación y afrontar las co nsecu en-

do en el frente acusado de intentar

c ias, un a vez que habían pasado ya

pasarse a los nac ion ales.

varios años desde el final de la Guerra Civil, Hitl er y Mussolini

El caso es que, hac ia el año

habían sido derrotados, y España

1946, despu és de aguantar 9 años

intentaba mejorar su deteriorada

interminables de esa man era , la

imagen entre los aliados vencedo-

situac ió n se hizo in soste nible, no

res. La sangrienta repres ión de los

só lo por las penalidades propias del

primeros años se había atenuado, y


Los QUE s

CHARON AL MONTE

y

LOS "TOPOS"

300

aunque era segura la cárcel, ya no

cargo que se imputaba de forma sis-

era tan probable una condena a

temática a todos aquellos que se

muerte. Desde luego todo era prefe-

habían significado políticamente

rible a mantener indefinidamente

durante la época republicana pero

aquel encarcelamiento domiciliario

no tenían delitos de sangre por los

y la incertidumbre de que podía ser

que ser condenados.

descubierto en cualquier momento, con muchas posibilidades de morir

Gracias al sistema de reden-

ensartado en el pajar o abatido a

ción de penas ya imperante en esa

tiros tratando de escapar hacia el

época, trabajando en la cárcel con-

monte.

siguió cumplir 5 años y salir en libertad, pues por cada día trabajaAsí que un buen día del año

do le contabilizaban 6 días. Estuvo

1946 " Pepe" Lavín salió, se paseó

dos años en la Prisión Provincial de

por Villanueva a la luz del día, cre-

Santander y los tres restantes en el

ándose en el pueblo la consiguiente

Penal del Dueso, en Santoña, reali-

expectación. No tardó en ser dete-

zando labores de herrero, fontane-

nido y sometido a un consejo de

ro, cerrajero, etc ... y por fin salió en

guerra en el que le condenaron a 30 años de cárcel, probablemente por "adhesión a la rebelión" , que era el

Visita familiar a "Pepe" Lavín en el Penal del Dueso (Santoña) un día de la Merced hacia 1948 o 1949 (gentileza de su hijo Leopoldo Lavín Rodríguez)

11


Los QUE SE

ECHARON AL MONTE Y' LOS '

libertad en 1951 , después de 9 años de encierro en casa y otros 5 fuera de casa, 14 años en total. Su salud se había resentido, no era muy mayor pero estaba muy deteriorado, enfermo del pulmón, tuvo que trabajar haciendo cuévanos y pequeñas chapuzas, pues lo había perdido todo en la guerra ... Su hijo recuerda cómo por las noches el padre todavía escuchaba a escondidas la legendaria Radio Pirenaica, que emitía para España desde Toulouse animando a la resistenci a antifranquista. José Lavín Torre falleció en su casa de Villanueva el 21 de mayo de 1955 a la temprana edad de 62 años, a consecuencia de tuberculosis pulmonar. Fue por entonces más o menos cuando volvió de Francia su hija mayor, "Encarna", habían pasado unos 18 años desde que se marchó en aquel barco al exilio francés, y el

hermano pequeño

pudo por fin conocer a su hermana mayor.

ToPbs"


... . "'

,..


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA.


Q

V1CTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

CAPÍTULO 9 BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA Uno de los o bj eti vos qu e nos marca mos al ini c iar este trabajo fu e determin ar el número y la identid ad de las personas qu e muri ero n co mo consecuenci a de la Gu erra Civil en el Vall e de Vill aesc usa. Las c ifras sobre las víctimas mortales de la conti enda so n mu y controvertid as, estando mu y extendid a la c ifra de " un millón de mu ertos" para la totalid ad del país, qu e res ulta bastante abultada, si bien los hi sto ri ado res no se ponen de acu erd o so bre los c ientos de mil es de personas qu e muri ero n viol entamente a consec uenc ia de la guerra y la represión. Nosotros hace mos nu estra pequ eña contribu c ió n detall ando las que c reemos son todas las víctimas mortales qu e se produj ero n en el va ll e, o bi en los natural es y/o vec inos del mi smo qu e muri eron en otros lu ga res de form a v io lenta. En total fu eron 76 vec in os del muni c ipi o los que perdi ero n la vid a a co nsec uenc ia de la guerra, para una pobl ac ió n de 3.400 habitantes en aqu ell a época, lo que represe nta el 2'23% del ce nso. Claro qu e debe tenerse en cuenta que la mayor parte de los fa ll ec idos tenía menos de 30 años, y q ue la inmensa mayo ría fu eron hombres, lo que supuso un desequilibrio demog ráfico co nsiderabl e. De hec ho, y aunq ue las c ifras no co ncuerdan con las nu estras, se decía que había 45 " soltero nas" de los 45 mu ertos de la guerra ... Nosotros hemos podid o determin ar 76 vec in os mu ertos,

co n sus nombres y ape llidos, a los q ue hay qu e añadir entre 23 y 25 perso nas más qu e, sin se r vec in os, los co nsideramos po r haber nac id o o muerto en el vall e. En total un centenar de víctimas en números redo nd os. Po r supuesto, a la ho ra de casa r estos datos co n los de otros muni c ipi os para hacer el cómputo total de víctim as en Ca ntab ri a y España, hay qu e atenerse a un criteri o ho mogé neo como es el del último domi c ili o, de manera qu e só lo deberíamos computar a los 76 vec inos fa ll ec id os a ca usa de la guerra o la rep resió n, co n ind epend encia de dó nde nac iero n o muri ero n. Po r lo demás nosotros vamos a recoger aquí a todos de los qu e hemos tenid o noti c ias, sin desca rtar qu e pudi era haber alguno más q ue se nos haya esca pado des pués de un a larga investi gac ió n en la q ue los testim oni os orales han sido fundamentales. U na gran parte de los q ue muri ero n en la guerra y posguerra no co nstan como fa ll ecidos en el Reg istro Civ il , parti cul armente los desapa rec id os en el frente con los rep ubli ca nos y los ejec utados po r el rég imen franqui sta. Ni qu e dec ir ti ene q ue las pl acas co locadas po r los vencedo res en rec uerd o de los ca ídos " por Di os y po r Espa ña" tan só lo recog ían a una ex igua parte de los qu e muri ero n: po r ejempl o la pl aca de la igles ia de O bregó n, la úni ca qu e qu eda en el vall e, só lo incl uye 3 nombres, cuando hemos pod id o determin ar qu e otros 12 vec inos del pu ebl o murieron debido a la guerra, es dec ir la pl aca só lo refl eja 1/5ª parte de los qu e cayero n rea lmente. La despro-


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN

po rció n era aun mayo r en La Co nc ha y Vill anueva, co n un nombre en sus respecti vas placas, ya retiradas, cuando en La Concha fu eron 11 los vec in os muertos co mo co nsec uenc ia de la guerra, y en Vill anu eva nada menos q ue 21. Po r último la p laca de la iglesia de Li año y la que ex istía en la cru z del Ayuntami ento desaparec iero n hace bastantes años y no hemos pod ido determin ar los no m bres que figuraba n en ell as, aun q ue indud ablemente eran mu chos menos de los qu e muri eron en rea lid ad. A fa lta de actas de defun c ió n en los reg istros c ivil es, hemos dado po r seguras las mu ertes qu e nos han sid o confirm adas po r fa mili ares cerca nos o testimo ni os de va ri os vec in os, pero nos ha resultado impos ibl e co nfirm ar algunas muertes co n total seguridad, ya qu e han pasado mu c hos años y algun as fa mili as desa parec iero n del vall e. Además hemos podido co mprobar qu e en se nd as publi cac io nes se atribu ye erró nea mente la mu erte de dos vec in os del va l le a la guerra y la repres ió n franq ui sta, cuand o ambos muri ero n po r causas naturales y un o de ellos no hace tantos añosl. Po r ell o roga mos co mprensió n y perd ó n a qui enes pudi eran se ntirse ofend id os po r un posibl e erro r qu e conce rni era a algún fa mili ar incluid o o excl uid o en las li stas qu e a co ntinu ac ió n publi ca mos. Deben tener en cuenta qu e este traba jo ha sido rea l izado por un particul ar de fo rm a des interesada y que ha supu esto c ientos de ho ras de trabajo de ca mpo, entrevi stando a más de 100 vec in os y/o naturales del vall e y bu cea n-

V L J Est tJs

do en nu merosos reg istros ci vil es. Si en los listados sob rara o fa ltara algun a person a, nosotros se ríamos los primeros en lamentarl o, pues hemos hec ho un gran esfu erzo por ev ita r erro res y o mi sio nes, tratando de loca li za r a fa mili ares y repasa ndo los li stados compl etos de cada pu ebl o con numerosos vec inos mayo res. En definiti va, nu estra intenc ió n no ha sid o otra q ue rec uperar el recu erd o de todos los qu e perdi ero n la vid a a con secuenc ia de aq uell a guerra, rescatando sus nombres del o lvid o, pa ra qu e qu ede con stanc ia de la ve rd adera mag nitud de aquell a tragedi a qu e fu e la Gu erra Civ il. Hemos clas ificado a las víctim as por pu ebl os y en va ri os grupos, seg ún có mo muri ero n. En los dos primeros grupos se encuentran los qu e en su momento obtuvi ero n el reconoc imi ento de los vencedores co mo mártires ca ídos " por Dios y por España", es dec ir las víctimas de la repres ió n republi ca na y los combati entes ca ídos en el frente con los nac ion ales. En el tercer grupo están los combati entes ca ídos en el frente con los republi ca nos, en el cuarto las víctimas de la repres ió n franqui sta durante la guerra y primeros años de la posguerra, y en

1 M anu el Doce Sa rri no murió "ases inado por las hord as marxistas", como publi có Fern and o de la Lama (LAMA, p. 69), sino en su casa a ca usa de una enferm edad no relac ionada co n la guerra. Y Francisco Vega Rui z tampoco muri ó fu sil ado en Ciri ego por el rég imen fra nqui sta en 1932, ,como pu b licó Antoni o O ntañón (ONTANON, p. 272), pu esto qu e fa ll ec ió el 11 de febrero de 1992 po r ca usas naturales, aunque es probabl e que fuera co ndenado a mu erte, pues sufrió mu chos años de cá rce l por su militanci a sociali sta.


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

306

el quinto los "emboscados" y guerrill eros de los años 40 ; es dec ir que en estos tres grupos están los venc idos y rescatados del olvido . Por último en un sexto grupo añadimos a otras person as que fa ll ec ieron por cau sas diversas relac ionadas con la guerra. Antes de pasa r a la relac ió n detallada de víctim as es prec iso advertir que su encas ill ami ento en estos grupos no quiere decir qu e combati eran vo luntari amente en un bando u otro y compartieran una postura pol íti ca, la mayoría de ellos tuvi eron qu e ir al frente al se r llamada su quinta a fil as, y de hec ho fu eron muchos los cá ntabros qu e co mbati eron el prim er año co n los republi canos y el resto de la conti end a con los nac ion ales, entre ell os bastantes de nuestros informadores .

1 ·LA CONCHA La Con cha es la loca lid ad de menor pobl ac ión del muni c ipi o, lo qu e ex pli ca en gran medida qu e fu era el pu ebl o donde menos perso nas muri eron co mo con secuenc ia de la guerra. En total " faltaron " 11 vec inos, mu ertos o desa parec idos en di stintas c irc un stanc ias. La represión republi ca na ca usó un mu erto, el farmacéuti co, el úni co qu e fi guraba en la pl aca de los ca íd os, ya retirada de la iglesia del pu ebl o. En el frente muri eron o desa parec iero n 7 j óvenes vecinos, todos ellos mov ili zados en las fil as republicanas, mi entras qu e en las fil as nac ional es no hu bo ninguna baj a mortal. Otro joven del puebl o fall ec ió por enfermedad mi entras c umplía el se rvi c io militar haci a 1939, sin qu e

hayamos co nseg uid o prec isa r si fu e durante o despu és de la guerra; ante la dud a tambi én le hemos incluid o. O tro vec ino fall ec ió en el bo mbard eo de Saró n en agosto de 1937. Y por últim o consideramos víctim a de la repres ión franqui sta a un vec in o enca rce lado y mu erto en " La Tabaca lera" en 1939. Si presc indi éramos del criteri o de la vec ind ad, en la c uenta de la represión republi ca na podríamos añadir otros 3 mu ertos: un natural del pu ebl o y vec ino de Po lanco ; un desco noc ido cuyo cadáver aparec ió en el puente de So lía; y un fr ail e esco lapi o vec in o de Vill aca rri edo, detenido en La Co ncha y mu erto en Santand er en la matanza del barco-pri sió n " Al fo nso Pérez". O tros 2 jóvenes nac id os en La Co ncha desa pareci eron en las fil as republi ca nas, pero les computamos en Li año y Vill anu eva, de donde eran vec inos. Además hay se ndos testimo ni os alu sivos a 7 u 8 desco noc idos ases in ados en La Cotería, y un núm ero ind etermin ado de personas arrojad as po r las sim as de Los To maredos; dado qu e só lo un inform ante nos ha relatado cada un o de estos epi sodi os, y además " de o íd as", tenemos nu estras dud as so bre su verac id ad . En tota l, sum and o vec in os y otros, pero sin co mputar estos dos últim os epi sodi os dud osos ni tampoco al frail e detenido, el núm ero de víctim as mo rtales asc iende hasta 15 perso nas.

---

-

''"


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

VILLAESCUSA

307

1.1 -Víctimas de la represión republicana (1 vecino + 1 natural + 1 desconocido + 1 detenido): Carrera Pardo, Francisco: nacido en La Conc ha el 3 de diciembre de 1881 , hijo de Manuel Carrera Orejo, natural de Liaño, y de Caro lin a Pardo Río, natural de Villanueva (RCV). Era vecino de Polanco y pertenecía a la Comunión Tradicionalista, fue detenido el 6 de agosto de 1936, pasando por varias cárceles antes de ser ases inado en las inm ediaciones de Udías el 22 de octubre de 1936 (LAMA, p. 42; MENÉNDEZ, apénd ice A; placa de los caídos de Polanco; y testimonio de unas vecinas de avanzada edad). Tenía 54 años y le computamos en el municipio de Polanco. Fernández de la Reguera y Aguilera, José María: natural de Santander y veci no de La Concha, Bº Solía, viudo con 2 hijos, farmacéutico. Fue ases in ado en La Conc ha el 25 de julio de 1936 sobre las 11 de la noche, cuando salió a prestar aux ilio a unos desconocidos que decían traer un herido y le dispararon, falleciendo en las escaleras de su propio domicilio (RCV; LAMA, p. 76; MENÉNDEZ, apéndice A ; desaparecida placa de los ca ídos de La Conc ha; y numerosos testimonios). Tenía 50 años. Parte Sainz (o Saiz), Alfredo: natural de Ci ll erue lo de Bricia (B urgos) y vecino de Villacarriedo, era padre escolapi o en el co leg io de esa localid ad, de

donde fue expu lsado con sus compañeros el 15 de agosto de 1936. Entonces se refugió en casa de unos familiares en La Co ncha, en el Bº La Aldea, donde fue detenido el 18 de noviembre. Encarcelado en Santander en el barcoprisión "Alfonso Pérez ", murió en la matanza del 27 de diciembre de 1936 (RCV; LAMA, p. 147 ; MENÉNDEZ, apéndice A; placa de los ca íd os de Villacarriedo; y testimonio de varios vecinos). Tenía 37 años y le computamos en el municipio de Villacarriedo. El 1 de octubre de 1995 fue beatificado por el papa Juan Pablo 11 , estableciéndose su fiesta litúrgica el 22 de septiembre. Desconocido asesinado en el puente de Solía: durante los 13 meses de dominio republicano, en fecha que no hemos podido determinar, apareció abandonado en el puente de Solía el cadáver de un hombre que no fue identificado, le mataron y le tiraron a la ría; algu ien dijo que podría ser de la zona de Selaya o Villacarriedo, o tal vez de Puente Viesgo (n umerosos testimonios orales; no co nsta en el Registro Civil). 1.2 - Caídos en el frente con los nacionales: 1 .3 - Caídos en el frente con los republicanos (7 vecinos + 2 naturales): Escalante Osante, Fernando ("Pin"): nacido en La Concha el 9 de febrero de 1911 , hijo de José Escalante Arce, natural de La Concha, y de Ramona Osante, natural de Mercada !


BALANCElD

VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

308

(RCV). Vecino de Liaño, de Barrionuevo, de la quinta del 32, fu e presidente de la Agrupación Soc ialista de Villaesc usa hasta el 27 de agosto de 1936; desa parec ió en la masacre del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936, junto con otros muchos jóven es del muni c ipio (testimonios de su herm ana M aría Esca lante Osante y diversos vecinos). Tenía 25 años, y le computamos en Li año, de donde era vecino.

Fernández Solana, Simón: nacido en La Concha el 16 de di c iembre de 1916, hijo de José Fern ández Fuente, natural de Montejo de Brici a (B urgos), y de Ángela Solana Sánchez, natural de La Co ncha (RCV). Vec ino de La Co ncha, del Bº Los Braga les, de la quinta del 37, fue movilizado por los republi ca nos y murió en Ontaneda el 19 de mayo de 1937 en "acc ión bélica". Es posible que fuera herido mortalm ente en el frente de Burgos y traslad ado al hosp ital de Ontaneda, pero se sospec ha que le ejecutaron los propios republica nos, ya que era mi embro de Acc ión Cató li ca y, pocos días antes de morir, mandó un a ca rta a casa co muni ca ndo la mu erte de su ami go y vecino Robusti ano Gutiérrez Gutiérrez ("Tianín "), suced id a el 30 de ab ril de 1937, y señalando premonitoriamente que se temía lo peor (MENÉNDEZ, apéndice A; y testim oni os de su hermana Asunción Fern ández Solana y de diversos vecinos). Tenía 20 años. Gutiérrez Gutiérrez, Pedro Domingo ("Pedrín"): nac id o en La Co ncha el 7 de octubre de 1913, hijo de

Robustiano Gutiérrez Pasc ua, natural de San Vi ce nte de Toranzo y jefe de estación de La Conc ha, y de Elisa Gutiérrez Portill a, natural de La Concha (RCV). Vec ino de La Co nc ha, de la quinta del 34, la guerra le so rprendi ó en M ad rid y fu e movi 1izado por los rep ubli ca nos. Estando al 1í en el frente trató de pasarse a los nac iona les, siendo desc ubi erto por un ca pitán que le mató (testimonios de su herm ano José Lui s Gutiérrez Gutiérrez y de diversos vecinos). Tenía 23-24 años .

Gutiérrez Gutiérrez, Robustiano ("Tianín"): nacido en La Co ncha el 26 de octubre de 1916, herm ano del anterior (RCV). Vec ino de La Conc ha, de la quinta del 37, fu e movili zado por los republi ca nos y murió en Ontaneda o Santand er el 30 de abril de 19 37 a co nsecuencia de herid as de metrall a gangrenadas; lo más probable es qu e le hiri eran en el frente de Soncillo (B urgos) y le bajaran al hosp ital de Ontaneda primero, y a Santander después. La fa mili a sospec ha que le remataron los propios republi ca nos, pues era mi embro de Acc ió n Católi ca (MENÉNDEZ, apé ndi ce A; y testimonios de su herm ano José Lui s Gutiérrez Gutiérrez y numerosos vec inos). Tenía 20 años. Herrán Delgado, Porfirio: vecino de Solía, Bº Solía, nac ido hac ia 19 15, era com uni sta y parti c ipó en los sucesos revo lu c ion ario s de octubre de 1934, siendo co ndenado a 8 años y un día de prisión mayor. Salió de la cá rce l en la amnistía general de febrero de 1936,


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN V!L LAJst SA

309

marchando a cumplir el se rv ic io mili ta r en Cata lu ña, do nde le sorprend ió el ini c io de la guerra. Al parece r muri ó en Barce lo na hac ia mayo de 1937 en la " rebe li ó n del POUM ", del qu e debía ser pa rt ida ri o (testim o ni os de va ri os vec inos). Barcelo na vivió en la prim avera de 1937 una auténtica guerra c ivi l dentro del ba ndo republi ca no, al enfrentarse vio lenta mente los anarqui stas y mi embros de l PO UM (co muni stas tros ki stas) co n fuerzas gubern amentales y de la Genera li ta t apoyad as po r el PSU C (comuni stas estalini stas), co n el resultado de unos 400 mu ertos y 1 .000 herid os (THO M AS, Hugh : La guerra civil española. Pp. 355-359) . Tendría 21 años. Leal Lastra, Martín: nac id o en La Co ncha el 6 de agosto de 19 13, hij o de M artín Lea l Ca min o y de Alfon sa Lastra, ambos naturales de Z amo ra (RCV). Vec ino de La Co ncha, del Bº Solía, "fa ltó" en la guerra, al parecer desapa rec ió en Asturi as, pro babl emente en la masacre del frente de Grado en octubre de 1936 (testim o ni os de su cuñ ada Lu cía López, viuda de Tomás Lea l Lastra, y de diversos vec in os). Tendría 23 años. López Senra, Camilo: nac id o en La Co ncha el 11 de juni o de 1912, hijo de A lej andro Ló pez, natural de La Co ncha, y de Aurora Senra, natural de H oz de An ero (RCV). Vec in o de Vill anu eva, Bº Idili o, era co muni sta y al parecer desa parec ió en la masac re del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936 (testimo nios de diversos vec inos) .

Tendría 24 años, y le co mputamos en Villanu eva, de do nde era vec in o. Salcines, Fidel Riancho ("Fidelín"): nac ido en La Co ncha el 25 de juni o de 19 15, hij o de Fidel Ri ancho Orti z, natural de Ca randía (Pi élagos), y de M anu ela Salc in es Abasca l, natural de La Co nc ha (RCV). Vec in o de La Con c ha, del BQ So lía, era de la quinta del 36, al parece r alcanzó relevanc ia en el ej érc ito republi ca no ll ega ndo a capitán, y muri ó en la batall a del M az uco (Asturi as) en septi embre de 1937 (testimonios de su herm ana Teresa Ri anc ho Salcin es y numerosos vec inos). Tendría 21 años. Roldán de la Fuente, Juan ("Juanito"): vec in o de La Co nc ha, del Bº Los Ibáñez, hij o de José Rold án, natural de Carri ó n de los Condes (Palenc ia) y viudo. Fu e un o de los jóvenes qu e " faltó " en la guerra, al parece r murió en la zon a de Valm aseda (Vizcaya), tal vez fu era en los co mbates qu e se desarro1laron en to rn o a la ermita de San Roqu e de Colisa a comi enzos de julio de 1937 (testimoni os de diversos vec inos). 1.4 - Víctimas de la represión franquista (1 vecino +¿desconocidos?): Martínez lbáñez, Arsenio: natural de Resconori o (Lu ena) y vec ino de La Conc ha, casado y 11 hijos, trabajaba en el ferroca rril de Ontaneda. Al entrar los nacion ales le detuvi ero n y le ll evaron preso a Pu ente Vi esgo, despu és la trasladaron a la ca pital. Murió encarcelado en " La Tabaca lera" (Santander) el 23 de


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

310

diciembre de 1939 a co nsec uenc ia de cá ncer de estómago (MENÉNDEZ, apéndice B; y testimonios de su hijo Ni ca nor M artínez Quintana y num erosos vecinos). Tenía 49 años.

¿7 u 8 desconocidos asesinados en La Cotería?: hemos recogido el testimonio de una vecina de La Co nc ha que siempre oyó contar a su mad re que en La Cotería mataron a 7 u 8 personas, que allí los enterraron. La inform ante no supo precisar más detalles, y nad ie más rec uerd a ese episodio, sobre cuya verac id ad se plantean dud as. Su autoría tampoco está clara, au nqu e probablemente fuera de los nac ion ales, pues de lo co ntrario hubiera sido divulgada amp liamente en la posgu erra. La única mu erte de la que tenemos ce rteza en La Cotería es la de Ricardo Gómez Fern ández, vecino de Liaño asesinado en dicho lu gar el 1 de enero de 1937, pero todos los testimonios co incid en en que este hombre murió só lo, incluidos algunos testigos presenciales.

¿desconocidos arrojados a las simas de los Tomaredos?: se trata de dos torcas vertica les gemelas situadas en el mac izo de Peña Cabarga, en los límites entre La Concha y Sobarzo (Penagos), y de 107 y 105 metros de profundidad respectivamente. Según el testimonio de un vecino de La Concha, "cuando la guerra " tiraron a gente por el las, él lo oyó co ntar. Este testimonio estremecedor podría ser perfectamente c ierto, y de hecho son conocidos num erosos ep isodios similares en la rep res ión fran-

quista de la guerra y la posguerra: por ejemp lo el Pozo Grajero, sima próxima a Lario (León) a la que fueron arroj ados bastantes republicanos leo neses y, sobre todo , astu rianos ; y el Pozu Funeres, en el co ncejo de Lav iana (Asturi as), al que tiraron a 22 personas en 1948 . M ás ce rca no está el Faro de Cabo Mayor de Santander, escenario en este caso de la represión republi ca na sobre dece nas de derechistas cá ntabros que fu eron despeñados por aq uellos pavorosos aca ntil ados. Volviendo a los Tomaredos, algunas de las exp loraciones espe leo lóg icas y trabajos de topografía que se hi c ieron en ambas cav id ades desde los años 60 fueron obsta cu 1izados por un fuerte olor debido a la descomposi c ión de animales muertos entorcados por los vecinos de la zo na, pero en nin gú n caso se locali za ron restos hum anos (co muni cac ió n personal de Virgilio Fern ánd ez Acebo, coord in ador de las exp lorac iones espe leo lóg icas en el macizo de Peña Cabarga durante muchos años) . Por otro lado nadi e más nos ha relatado semejante ep isod io en Villaescusa, cree mos que un a barbaridad así se tendía que haber co mentado más en los pueblos próximos. Así pues, parece que se plantean dudas sobre la veracidad de este testimonio tan sini estro y debido a un so lo inform ante, aunque tampoco podemos descartar definitivamente que se diera una utilidad tan horribl e a estas torcas de los Tomaredos, sobre todo si consideramos la brutal repres ión que dese ncadenaro n los nacionales en el vecino Vall e de Penagos.


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

311

1.5 - "Emboscados" o caídos en la guerrilla: 1.6 - Otros (2 vecinos): Bernardino Miera Sierra, ("Nino"): nacido en La Co nc ha el 5 de jun io de 1920, hijo de A lfredo Miera Gonzá lez, natural de ¿Montaña?, y de Mil agros Sierra, natura l de La Concha (RCV). Vec ino de La Conc ha, Bº La Igles ia, de la quinta del 41, debió ser movili zado por los nac io nales al final de la guerra y, al parecer, murió de enfermedad en un hospital de Logroño dura nte la guerra o b ien ya después de la guerra , hac ia 1939 (test im oni os de diversos vecinos). Tendría unos 19 años.

LA CONCHA

Vecinos

Naturales

Desconocidos

TOTAL

Represión republicana

1

1

1

32

Caídos frente nac ionales

-

-

-

-

Ca ídos frente republica nos

7

2

-

9

Repres ió n franqui sta

1

-

-

1

" Emboscados" y guerrilla

-

-

-

-

Otros

23

-

-

2

11

3

1

15

TOTAL

1

Pérez Carazo, Pedro ("El Papelero"): natural de Villaviudas (Pa lenc ia) y vec in o de La Conc ha, Bº La Igles ia, casado, ob rero, murió en Sarán el 17 de agosto de 1937 "a co nsec uenc ia de heridas producidas po r la metrall a"; fue el bombardeo del c ru ce de Sarán por la av iac ió n nac io nal, que ca usó 1O muertos entre la población c ivil , la mayoría refugiados vascos (RC Cayón; y testimonios de diversos vecinos). Tenía 77 años.

-

2 El escolapio Alfredo Parte Sa iz es d ifícil de encas ill ar en esta tab la, pues era vec ino de Vi llaca rri eclo, natu ra l de Burgos, tampoco era desconocido y murió en Santander; le hemos recogido en este trabajo debido a su deten-

-

ción rea li zada en La Concha, pero le exc lui mos de la tabla estad ística. 3 Se trata ele Pedro Pérez Carazo, fa llec ido en el bombardeo de Sarón el 17 de agosto de 1937, y Bernarclino Miera Sierra, muerto por enfermedad durante el servicio militar hacia 1939.


1

NCE DE V'ICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

312

2- LIAÑO Fu e el pu ebl o del mun ic ipio do nde la guerra se viv ió co n mayor fe roc id ad, sin o lvid ar la repres ió n franqui sta en Vill anu eva, y en total muri eron o desa parec ieron 29 vec in os como co nsecuenc ia de la conti end a. A diferenc ia de los restantes pu ebl os del val le, la represió n republi ca na fu e es pec ialm ente sangri enta en Li año, pu es nada menos que 6 veci nos fu ero n ases in ados, 4 en la zo na y otros 2 en el frente. En las fil as nac io nales muri ero n 2 vec in os, pero en las republi ca nas los jóve nes mu ertos o desa parec id os asce nd iero n a 11 , la mayoría en la masac re del frente de G rado (Asturi as) en octubre de 1936. La repres ió n franquista ca usó 5 mu ertos en el vec ind ario, 4 de ell os fu sil ados en Santand er y uno en To rrelavega. A ellos hay que añadir otros 5 "emboscad os" del puebl o qu e muri ero n en d istintas c ircun stanc ias entre 1938 y 1947. Además de los vec in os qu e "faltaro n" a consec uenc ia de la guerra, tenemos qu e con sid erar a un natural de Li año y un desco noc ido que tambi én pudi eron ser víctim as de la represi ó n republi ca na, aunqu e tenemos nuestras d ud as; otro natural del pueb lo mu erto en el frente co n los nac io nales; y otro natural víctim a de la repres ió n fra nqui sta, as í como 5 desconoc idos ejec utados en una ca nte ra tras la entrada de los nac io nales. En total otras 9 personas, así como otra víctim a de la repres ió n republ ica na en Lu ena c uyos v ín cul os co n Vill aesc usa desconoce mos . Sumando vec inos, natu-

rales y desconoc idos, la c ifra de víctim as de la guerra en Li año asc iende nada menos qu e a 39 pe rsonas, la más elevada del muni c ipi o. 2.1 - Víctimas de la represión republicana (6 vecinos + ¿1 natural? + ¿1 desconocido?): Bustillo Regata, Ángel ("Gelín"): nac ido en 1906, natural y vec in o de Li año, del Bº Solía, de la quinta del 27 y so ltero, era hij o del doctor M anu el Bu still o, médi co del va ll e, y al parecer estaba afili ado a la Ju ve ntu d Cató li ca de La Co ncha. En abril de 1937 se inco rpo ró a fil as al ser ll amada su quinta, siendo env iado al frente de Barru elo de Sa ntull án, y a los pocos días fu sil ado en el pu ebl o de M ata de Hoz (Valdeo lea) el 21 de abril de 1937; se dij o qu e intentó pasa rse a los nac io nales, pero cas i todos los info rm antes lo dud an y seña lan qu e a "Gel ín " le mataro n por ser el hij o del médi co, que era un in fe li z in capaz de hacer daño a nadi e, qu e aquell o fu e un crim en impe rd o nabl e (RCV; LAMA, p. 38; MENÉNDEZ, apéndi ce A; e innumerabl es testim o ni os). Tenía 30 años . García Arce, Cecilio ("Cilio"): nac ido en Li año el 9 de mayo de 1915, hij o de José García Paz y de N arc isa Arce Ca rrera, naturales ambos de Li año (RCV). Herm ano de Joaquín García Arce, desaparec ido en la masac re de Grado (Asturi as) el 5 de octubre de 1936, era vec ino de Li año, del Bº La Cotera, de la quinta del 36 . A l parecer le ases in aro n a


~

BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN

la puerta de su casa, estaba ara ndo co n la pareja en La Cote ra y le mató un vecino del pueblo (testimonio de su sobrina Joaqu ina García Fernández y de otras vecinas). Otra vers ión seña la que le ll evaron a la guerra para matarle por la espa lda, como a "Gelín" Bustillo y otros. Desconocemos la fecha, tampoco figura en el Registro Civi l, pero debió suceder entre julio de 1936 y agosto de 1937, por lo cua l "Cilio" tendría 21-22 años. Gómez Fernández, Ricardo: natural de Guarnizo y vec ino de Liaño, del Bº Helguero, casado y cuñado de un cura, jorna lero, trabajaba en Solía en la "Orconera" y fue ases inado el 1 de enero de 1937 sobre las 6 de la tarde. Le llamaron del Ayuntamiento para prestar declaración y, cuando se presentó, le mandaron que volviera al día siguiente, siendo tiroteado por 3 individuos cuando regresaba a su casa, al paso por La Cotería; algunos testigos denuncian que hubo connivencia del Ayuntamiento en aque l crimen (RCV; LAMA, p. 92; MENÉNDEZ, apéndice A; y numerosos testimonios). Tenía 28 años. Gutiérrez Lasaga, Eleuterio Casimiro: nacido en Li año el 18 de abril de 1902, hijo de Manuel Gutiérrez, natural de Salces (Hermandad de Campoo de Suso), y de Pilar Lasaga (RCV). Soltero, tipógrafo, fa llec ió el 1 de enero de 1937 y su muerte fue inscrita fuera de plazo por orden del Juzgado el 7 de julio de 195 1, lo que hace sospechar que fue vio lenta, au nque desconocemos las circunstancias. (RCV). No debió suceder en el municipio, pues ninguno de los informantes le recuerda .

Manuel Liaño Sierra, ("Manolo"): nacido en Li año el 30 de noviem bre de 1893, hij o de Jorge Li año Quintana, natural de Li año, y de Teodora Sierra Arena l, natural de Totero (Sa nta María de Cayón) (RCV). Vecino de Liaño, del Bº La Hoya, fue co ncejal derechista en repetidas ocasiones, y tambi én corresponsa l y redactor deportivo de bolos en "E l Diario Montañés", donde firmaba co n el se ud ó nimo de "E mboque". También fue jefe de estac ió n en Li año, pero al parecer le ec haron de la co mpañ ía ferroviaria co n una maniobra sucia. Desp ués de habe r sido detenido varias veces, fue ases in ado el 11 de octubre de 1936 en el paraje de Ca mpol agua, entre Li encres y Mort~ ra (P iélagos), fa ll eció sob re las 23 horas por disparos de arma de fuego, y su cadáver fu e enterrado en Liencres (RC Piélagos; LAMA, p. 206; MENÉNDEZ, apé ndi ce A; y testimon ios de su hij a Encarnación Li año Agudo y de numero sos vecinos). Tenía 42 años. Puente Liaño, Vicente: natural y vecino de Li año, de Barrionu evo, hijo de Vicente Puente González, natural de Santander, y de Brauli a Li año Carrera, natural de Li año. Movilizado a la fu erza por los rep ubli ca nos, pues no le tocaba ir y tampoco quería, al poco tiempo le mataron en Ramal es, al parecer fue un vecino, el propio asesino se lo co ntó a la fa milia. Vi ce nte estaba muy perseguido por ser sob rino de Segundo Li año Ca rrera, fa langista muy co noc ido en el pueblo, el cual fue detenido y enca rcelado en el barco-prisión "Alfonso Pérez"


1 ' BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

3 14

(testim on io de su herma na Carmen Puente Li año) . Tenía 18-20 años. Torre Fuertes, Anselmo (de la): natu ral de Villagarcía de la Vega (Leó n) y vec ino de Li año, de donde era párroco. Ll egó al pueb lo en diciembre de 1934 y fu ndó las Ju ventudes de Acc ión Cató li ca, distinguiéndose por su labor pastoral. A l esta ll ar la guerra estuvo algún tiempo escondid o, y después de varios intentos fue asesinado el 26 de octubre de 1936: al atardecer un os indi viduos le sacaron de su casa y, a la mañana siguiente, su cadáver aparec ió quemado en la carretera de Zurita a Torrelavega (RCV; LAMA, pp. 191-192; MENÉNDEZ, apénd ice A; y numerosos testimonios). Tenía 35 años. ¿Desconocido asesinado en el Bº El Plano?: en dicho lu gar y en fecha desconocida apareció un hombre muerto, no se supo quien era, se recuerda que le ll evaron en un carro para enterrarle en el cementerio de Liaño (testimonio de Carme n Puente Liaño). No está claro si suced ió durante los 13 meses de dominio republicano, pues no consta en el Registro Civi l de Villaescusa en esas fechas; por el co ntrari o es probable que se tratara de Leó nides Pernía Pérez, vec ino de Cabá rceno "paseado" en Liaño el 2 de octubre de 1937, cuya muerte sí consta en el Registro Civil.

2.2 - Caídos en el frente con los nacionales (2 vecinos + 1 natural): Carrera Solana, Jesús: veci no de Liaño, del Bº Bofetán, nacido hacia

1913, fue movilizado por los republicanos y después se pasó a los nacionales, combat iendo en d iversos frentes. Murió el 1 de ab ril de 1939, el " día de la Victoria" (día que finalizó la contienda), al exp lotar un polvorín acc identalmente. Con él murieron otros 12 o 14 compañeros, no hemos conseguido averiguar dónde suced ió (test im onios de su sob rino Eugenio Carrera Á lvarez y otros vecinos). Tendría unos 26 años. Robledo Barrio, Domiciano ("Paco"): nacido en Liaño el 28 de diciembre de 1914, hijo de Nicomedes Robledo y de Sofía Barrio, ambos naturales de Fontibre (Hermandad de Campoo de Suso) (RCV). Vecino de Liaño, del Bº Santa Ana , de la qu inta del 35 y so ltero, de profesión " militar", el inicio de la guerra le sorprend ió cump liendo el servicio militar en la zona sub levada. Murió en O livar de la Caba, en el frente del Jarama (Madrid) el 11 de abri l de 1937, lu chando en las fil as nacionales como soldado en el Batallón de Guarnición nº 21 de Ceuta (RCV; y testimonios de numerosos vec in os). Tenía 22 años. Vega Carrera, Santos Benjamín: nacido en Liaño el 2 de noviembre de 1914, hij o de Tomás Vega Muriedas, natural de La Conc ha, y de Luisa Carrera Solana, natural de Liaño (RCV). Vecino de Heras (Medio Cudeyo), de la quinta del 35 y soltero, de profesión " so ld ado" , el inicio de la guerra le debió sorprender cump li endo el servic io militar en la zona sub levada. Falleció en el pueb lo de


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

\7JLL.AESCt1SA

315

Ve rgara (G ui púzcoa) el 1O de octubre de 1936 a co nsec uenc ia de acc ió n de guerra, pertenec iendo al Reg imi ento de Infantería de Améri ca nº 23 (RC M ed io Cudeyo; placa de los ca íd os de Heras; y testimo ni o de su prim o José A nto ni o M énd ez Ca rrera). Tenía 21 años. Le computa mos en el mu nic ipi o de M edi o Cudeyo, del q ue era vec in o.

2.3 - Caídos en el frente con los republicanos (11 vecinos): Escalante Osante, Fernando ("Pin"): nac ido en La Concha el 9 de febrero de 1911 , hij o de José Esca lante Arce, natural de La Co ncha, y de Ramona Osa nte, natura l de M ercada! (RCV). Vec ino de Li año, de Barri onuevo, de la q ui nta del 32 , fue pres id ente de la Agrupac ión Soc iali sta de Vill aesc usa hasta el 27 de agosto de 1936; desa parec ió en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octu bre de 1936, junto co n otros mu chos jóvenes del muni c ipio (testimoni os de su herm ana M aría Esca lante Osa nte y diversos vec inos). Tenía 25 años. García Arce, Joaquín: nac ido en Li año el 16 de agosto de 1903, hijo de José García y de Narc isa Arce, ambos naturales de Li año (RCV). Vec ino de Li año, del Bº La Cotera, casado y co n hij os, jo rn alero, el 27 de agosto de 1936 fue eleg id o vi ce pres id ente de la Ag rup ac ió n Soc iali sta de Vill aesc usa. Poco después marc hó vo luntari o con los republi ca nos y, con otros mu chos jóvenes del muni c ipi o, muri ó en el frente de G rado (Asturi as) el 5 de octubre de 1936

a co nsec uenc ia de heri das rec ibid as en acc ió n de guerra (RCV; y testim o ni os de su hij a, Joaq uin a Ga rcía Fern ández, y de num erosos vec inos). Tenía 33 años. Pérez Ruiz, José ("Joselín"): nac ido en Li año el 13 de marzo de 19 16, hij o de José Pérez Guti érrez, natu ral de M o nca li án (B árce na de Cíce ro), y de Rosa Rui z Herrero, natural de Li año (RCV). Vec in o de Li año, de Barrionu evo, de la quinta del 37, al estall ar la guerra marchó vo luntari o con los republi ca nos y desa parec ió en la masac re del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936, junto co n otros mu c hos jóve nes del muni c ipi o (testimonios de numerosos vec inos). Tendría 20 años. Quintana Solana, Gregorio ("Goriuco"): nac ido en Li año el 20 de junio de 1909, hijo de Pedro Quintana Li año y de A ntoni a So lana, ambos naturales de Li año (RCV). Vec ino de Li año, del Bº La Vega, de la quinta del 30, fu e movili zado y murió en la guerra, al igual qu e sus herm anos Pascual y Ri cardo; al parece r estaba co n el prim ero y co n él muri ó en Asturi as en se pti embre u octubre de 1937 debido a un bo mbard eo de aviación , aunqu e otro testimonio sitú a su mu erte " po r la parte del Esc udo", lo cual habría sucedido en agosto de 1937 (testimoni os de sus sobrin as M ercedes y Narcisa Ga rcía Quintana, de su sobrino Nicanor M artínez Sol ana, y de otros vec inos). Tendría 28 años . Quintana Solana, Pascual: nac ido en Li año el 4 de marzo de 1907, her-


V CTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

316

mano del anterior y del siguiente (RCV). Vecino de Liaño, del Bº La Vega, de la quinta del 28 y casado, jornalero, al estallar la guerra luchó en las filas republicanas. Al caer Santander se retiró hacia Asturias y se integró en la 1ª Brigada Montañesa; falleció en la posición de Peña Lasa (Villamanín de la Tercia, León) el 14 de octubre de 1937 a consecuencia de las heridas sufridas en acción de guerra, siendo enterrado en ese lugar (RCV; y testimonios de sus sobrinas Mercedes y Narcisa García Quintana, de su sobrino Nicanor Martínez Quintana y de otros vecinos). Tenía 30 años.

Quintana Solana, Ricardo: nacido en Liaño el 4 de abril de 1914, hermano de los anteriores (RCV). Vecino de Liaño, del Bº La Vega, de la quinta del 35, en octubre de 1934 participó en los sucesos revolucionarios de Vil laescusa, siendo condenado a 8 años y un día de prisión mayor, que cumplió en el Penal del Dueso (Santoña) hasta la amnistía de febrero de 1936. Al estallar la guerra marchó voluntario con los republicanos y desapareció en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octubre de 1936 (testimonios de sus sobrinas Mercedes y Narcisa García Quintana, de su sobrino Nicanor Martínez Quintana, y de otros vecinos). Tendría 22 años. Ruiz Santander, Isidoro: nacido en Liaño el 10 de abril de 1915, hijo de Aurelio Ruiz Gutiérrez, natural de Soba, y de Rosa Santander Santiago, natural de Socabarga (RCV). Vecino de Socabarga,

de la quinta del 36, marchó al frente con los republicanos y no volvió, estuvo primero en el Puerto de San Glorio y después en la zona de La Lora o El Escudo, debió morir "por ahí" en fecha desconocida (testimonios de su sobrino político Andrés Gómez Gutiérrez, casado con su sobrina Rosa Ruiz Santander, y de diversos vecinos). Tendría 21-22 años.

Saiz Ruiz, Antonio: nacido en Liaño el 23 de noviembre de 1911, hijo de César Saiz, natural de Liaño, y de María Ángeles Ruiz, natural de Santander (RCV). Vecino de Liaño, del Bº El Plano, de la quinta del 32, al estallar la guerra debió marchar voluntario con los republicanos, probablemente desapareció en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octubre de 1936 (testimonios de varios vecinos). Tendría 24 años. Santos Sainz (o Saiz), Eugenio: nacido en Villanueva el 29 de agosto de 1916, hijo de Manuel Santos Reliegos, natural de Saelices de Mallorga (Valladolid) y de Adela Saiz (RCV). Al parecer era vecino de Liaño y sabemos que participó en los sucesos revolucionarios de octubre de 1934, siendo condenado a 8 años y un día de prisión que cumplió en el Penal del Dueso hasta la amnistía de febrero de 1936. Desapareció en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octubre de 1936 (testimonio de Pedro Ruiz San Emeterio, encarcelado en El Dueso con él; ningún otro informante le recuerda). Tendría 20 años.


Solórzano Liaño, Victoriano: nacido en Liaño el 31 de marzo de 1909 , hijo de Ambrosio Solórzano Fernández, natural de Hoz de Anero (Ribamontán al Monte), y de Crist in a Liaño, natural de Liaño (RCV). Vecino de Liaño, del Bº La Vega, y quinto del 30, estaba afili ado a la Agrupación Socialista de Villaescusa y el 29 de septiembre de 1936 fue nombrado vocal de la Junta Adm ini strativa de Liaño. Marchó al frente con los republicanos y, a los pocos días, desapareció en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octubre de 1936 (testimo ni os de sus herma nas Asunción y Pilar Solórzano Li año, y de numerosos vecinos.). Tenía 27 años. Zubía Liaño, Andrés Francisco ("Andresín"): nacido en Liaño el 30 de diciembre de 1902, hij o de Andrés Zubía Emparanza, natural de (Guipúzcoa), y de Arechava leta Natividad Li año, natu ral de Liaño (RCV) . Vecino de Liaño, del Bº Santa Ana, y hermano del alcalde soc ialista Dionisia Zubía, también participó en los sucesos revolucionarios de octubre de 1934, siendo condenado a 8 años y un día de prisión mayor que cump li ó en el Penal del Dueso (Santoña) hasta la am ni stía de febrero de 1936. El 27 de agosto de ese año fue elegido tesorero de la Agrupación Socialista de Villaescusa, y después fue cap itán de un a de las compañías del Batallón 132, destinado en el frente de Soncillo (B urgos). Desapa rec ió en Corconte sobre el 15 de agosto de 1937, estaba herido en un brazo y tal vez murió en los combates del Escudo,

defendido por su compañía , o bien en la retirada hacia Asturias (testimoni os de Joaquín Alonso López, que combat ió a sus órdenes en el Batallón 132; de Pedro Ruiz San Emeterio, enca rce lado en El Dueso con él; y de otros vecinos). Tendría 34 años. 2.4 - Víctimas de la represión franquista (5 vecinos + 1 natural + 5 desconocidos): Coterillo Liaño, Eloy: vecino de Liaño, del Bº El Plano, hijo de Ce ledonio Coterill o y de Pilar Li año, naturales ambos de Liañ o. Fue detenido tras la entrada de los nac io nales, enca rce lado en "La Importado ra" de To rrelavega y fusilado en el ceme nterio de La Ll ama (Torrelavega) en octub re de 1937, tras se r co nd enado a mu erte en co nsej o de guerra ce lebrado el día 8 de ese mes. Su hermana Dolores, que fue and and o desde Li año a Torrelavega para ll eva rl e com id a, se encontró allí con que le habían "sacado" la noc he anterior (testimonios de Joaq uín Herrero Salcines, que estuvo preso con él en " La Importadora" y presenció su "saca", y de num erosos vecinos de Liaño; y monumento a los republi ca nos ejecutados en el cementerio de La Ll ama). Véase el texto comp leto de la se ntenc ia que le co ndenó a muerte en el Apéndice Docum ental, documento XIV. Elguera Lanza, Ramón: natural de Cueto (Sa ntand er) y vecino de Socabarga, albañi l, in gresó en la Pri sión Provincial de Santander el 22 de sep-


BALANCE D - VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

318

tiembre de 1937, siendo fusilado en el cementer io de C iri ego (Sa ntander) el 12 de marzo de 1938 (MENÉ NDEZ, apé ndice B; y ONTAÑÓN, p. 257; ninguno de los informantes co nsultados le recuerda). Tenía 19 años . Fernández Ortiz, Edilberto ("Berto"): vecino de Liaño, se distinguió políticamente en la época repub li ca na, ya que fue secretario de la Agrupación Socialista de Villaescusa, conceja l durante varios años y primer teniente de alca lde en el periodo de la guerra, atendiendo también el bar del 11 centro 11 o Casa del Pueblo de Liaño. Ingresó en la Prisión Provincial de Santander el 8 de octubre de 1937, siendo fusilado en el cementer io de Ciriego (Santande r) el 7 de diciembre de 1938 (ME NÉNDEZ, apé ndi ce B; ONTAÑÓN, p. 258; y diversos testimonios). Tenía 44 años. Moreno Alejos, Justa: nacida en Tórtoles de Esgueva (Burgos) el 19 de octub re de 1911 y vec in a de Socabarga, era hija de Perfecto Moreno Á lvaro, y Plácida Alejos Herrero, naturales ambos de Tórtoles, y se casó el 22 de mayo de 1935 con José López Ruiz (11Jose lón 11 ). Madre de un niño pequeño y embarazada de otro, fue detenida al entrar los nacionales e in gresó en la Prisión Provincial de Santander el 30 de agosto de 1937; tras dar a lu z en la cárce l a una niña que fue recogida por la abue la y una tía, Justa fue fusilada en el cementerio de Ciriego (Sa ntander) el 11 de enero de 1938; la criatura murió a los pocos meses, y fue entonces cuando 11Joselón 11

se ec hó al monte (MENÉNDEZ, apéndice B; ONTAÑÓN, p. 266; y diversos testimonios). Tenía 26 años. Pernía Pérez, Leónides: natural de Li año y vec in o de Cabárceno, so ltero, jornalero, fa ll ec ió en Liaño el 2 de octubre de 1937 11 a consecue nc ia de disparo de arma de fuego segú n autops ia practicada11 (RCV; MENÉNDEZ, apénd ice B; nin guno de los informantes consu ltados le recuerda). Teniendo en cue nta las fechas y el domicilio del fal lec id o, uno de los pueblos más represaliados de la región, todo parece apuntar a que fue 11 paseado 11 por elementos paramilitares . Es probable que fuera el desconocido cuyo cadáver aparec ió en el Bº El Plano en fecha indeterminada y que fue conducido en un carro al cementer io de Liaño para ser enterrado (test imon io de Carmen Puente Liaño). Tenía 28 años, y le computamos en el municipio de Penagos, del que era veci no. Vega Fernández, Abelardo: vecino de Villaescusa, casado y guardia c ivil , ingresó en la Prisión Provincial de Santander el 28 de agosto de 1937, siendo fusilado en el ceme nter io de Ciri ego (Santander) el 14 de octub re de 1937 apéndice B; y (MENÉNDEZ, ONTAÑÓN , pp. 218-219, 272 y 336; ninguno de los in forma ntes consu ltados le recuerda). Probablemente fuera uno de los guard ias civ il es destinados en el cuarte l de Solía, que permanecieron fieles a la República y en activo durante los 13 primeros meses de la guerra, aunque no ll evaba n el tricornio. También es


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA

posible que no fuera vec in o del municipio de Villaescusa, sin o del pueblo de ese nombre en Campoo de Enmedio, o bien de Vi ll aescusa de Ebro (Va lderredib le), aunque tampoco apa rece en el documentado trabajo de Jesús Guti érrez Flores sobre las víctimas de la repres ión en Campoo, y además no había cuartel de la Guardia Civil en esas loca lid ades. Po r ell o creemos más probable la primera hipótesis. Tenía 32 años.

5 desconocidos asesinados en la antigua cantera de Lucas Miñaur: en dicha ca ntera aba ndo nada situ ada ce rc a del Puente de San Salvador, en los co ntrovertidos límites entre ese pueblo y Li año, los nac io nales ejec utaro n y enterraron a unos 5 desconocidos traídos desde Astill ero y acusados de "desertores", aunqu e otra versión dice que eran ru sos. A l parecer el fus il am iento fue ll evado a cabo por integ rantes de la Co lumn a Sagardía que estuvi ero n aca mpados en San Sa lvador en los últimos días de agosto o pr im eros de septi embre de 1937 (testim o ni os de varios vecinos). Lo más probable es que los ll amados "desertores" fue ran refugiados de la zona de Barruelo de Santullán (Palencia), contro lada por los nac io nales desde los primeros días de la guerra, tras lo cual muchos de sus vec inos se pasaro n a la inmediata zona rep ublica na de Reinosa, distinguiéndose po r su izq uierdismo y co mbativid ad, por lo que los barruelanos fueron víctimas preferentes de la repres ió n franquista.

EN:\71L~E$C s·

2.5 - "Emboscados" y caídos en la guerrilla (5 vecinos): Coterillo Liaño, Manuel ("Manolo"): nacido en Li año el 1 3 de agosto de 1907, hijo de Ce ledo ni o Coter ill o y de Pilar Li año, naturales ambos de Liaño (RCV). Vecino de Li año, del Bº El Plano, hermano del anteri o r, participó en los sucesos revo lu c ion ari os de octubre de 1934, sie nd o co ndenado a 8 años y 1 día de prisión mayor, que cu mpli ó en el Penal del Dueso hasta la am ni stía de febrero de 1936. Era mi em bro destaca do de la Agrupación Soc iali sta de Villaescusa y, tras la entrada de los nac ion ales, se "emboscó" en las estribac ion es de Peña Caba rga junto co n su hermana stro Victoriano Saiz y su vecino A nastas io Zubía, a los que pronto se uni ó José López Rui z "Joseló n". Después de pasar cas i 3 años en esa situac ió n, se su icidó en el paraje de Potrañés (Astill ero) el 7 de agosto de 1940 al anoc hecer, al ser so rprendid o y aco rralado tras cru za r el puente del ferroca rril sobre la Ría de Astillero; antes de ser detenido y torturado para que delatara a sus compañeros, Coterillo optó por hace r estall ar un a bomba de piñ a que portaba (numero sos testim o nios). Co n toda seg uridad a él co rrespo nd e la sigui ente acta de defunción: un hombre desco noc ido, de unos 30 años, falleció en el sitio denominado Pota ñes el 7 de agosto de 1940 a las 22 horas y 50 minu tos a co nsec uenc ia de metralla (RC Astillero). Tenía 32 años.


VICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

Escalante Palacio, Isidoro Avelino: nac ido en Li año el 25 de octubre de 1906, hij o de Ramón Esca lante Presmanes y de Sinforosa Palac io, ambos naturales de Li año (RCV). Vec ino de Li año, de la quinta del 27, soltero y labrador, al entrar los nac ionales el 25 de agosto de 1937 se escondi ó para ev itar posibles rep resa li as. A l pa recer perm anec ió 9 meses oculto en el pajar de su casa, fa ll eció en su domi c ili o el 27 de mayo de 1938 "a consec uencia de ca libac il os is gastro-enterin a" siendo enterrado en el cementeri o de Li año (RCV; y d iversos testimoni os). Tenía 31 años. López Ruiz, José ("Joselón"): nac ido en Soca barga-Li año el 26 de abril de 1912, hijo de Baltasa r López Sirgo, natural de Ru anales (Valderredibl e), y de Rosa Ruiz, natural de Socabarga-Li año (RCV). Vec ino de Li año, de Socaba rga, casado y con un hij o, combati ó en el bando republi cano y fu e encarcelado tras la entrada de los nac ionales. Se esca pó al monte tras el fu sil amiento de su mujer Ju sta M oreno Al ejos el 11 de enero de 1938, y perm anec ió cerca de 10 años escondido en Peña Cabarga y loca li dades de su entorno . Tras un tiroteo sucedido en El Cond ado (Pámanes) en agosto de 194 7, se le uniero n dos j óvenes herm anos que le ayud aban; fi nalmente los 3 fu eron rodeados por la Guardi a Civil y acri b ill ados a tiros en una cueva próx im a a Ca bárceno el 28 de octu bre de 194 7 a las 20 horas (RC Penagos; MATEOS, pp. 85 -86; e innumerabl es testimonios) . Tenía 35 años. Véase su reseña biográfi ca compl eta en el capítul o 8 de esta ob ra.

------------ -

Saiz Ruiz, Victoriano ("Víctor"): nac ido en Li año el 5 de febrero de 1914, hijo de Césa r Sa iz, natu ra l de Li año, y de M aría Ángeles Ruiz, natura l de Santa nder (RCV). Vec ino de Liaño, del Bº El Plano y de la q uinta del 35, era alpargatero de profes ión y al entrar los nac ionales se "emboscó" con su hermanastro Manuel Coterill o Li año y Anastas io Zubía Li año en las estribac io nes de Peña Cabarga, perm anec iendo más de 3 años en esa situ ac ión. Tras la mu erte de Coterill o en agosto de 1940, "Víctor" y "Tas io" fuero n ca pturados en un tú nel excavado bajo la cuad ra de su casa del Bº El Pl ano y ases inados en las prox imi dades de Sa nt iago de Heras (M ed io Cudeyo) el 12 de octub re de 1940, les enterra ron en el cementerio de d icho pu ebl o (RC M edio Cudeyo; MEN ÉNDEZ, apénd ice B; y numerosos testimo ni os). Tenía 26 años. Zubía Liaño, Anastasio ("Tasio"): nac ido en Li año el 17 de marzo de 1907, hij o de A ndrés Zubía Empara nza, natural de Arec hava leta (G uipú zcoa), y de Natividad Li año, natural de Li año (RCV). Vec in o de Liaño, del Bº Santa Ana, so ltero, tornero de profes ión, hermano del alcalde soc iali sta D ioni sio Zubía, participó en los sucesos revolu c ionari os de octubre de 1934, siendo condenado a 8 años y un día de pri sión mayor, que cumplió en el Penal del Dueso hasta la amnistía de febrero de 1936 . Después combatió en las fil as republi ca nas durante la Guerra Civil y, tras la entrada de los nac ionales, se refugió en las estri bac iones de Peña Ca barga junto con sus vec inos M anu el Coterill o y Vi cto ri ano Sa iz.

---

-

-

1


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

32 1

Después de más de 3 años de vida clandestina, y tras la muerte de Coterill o en agosto de 1940, "Tas io" y "Víctor" fueron ca pturados en un túnel excavado bajo la cuadra de la casa del segundo en el Bº El Plano, siendo ases in ados en las proximidades de Santiago de Heras (Med io Cudeyo) el 12 de octubre de 1940, les enterraron en el cementerio de d icho pueblo (RC Medio Cudeyo; MENÉNDEZ, apéndice B; y testimonios de su prima Concepción Liaño Larrañaga y numerosos vecinos). Tenía 33 años.

2.6 - Otros: 2.7 - Excluidos de nuestra lista: Doce Sarri, Manuel: nac id o en Solía-Liaño el 24 de septiembre de 1914, hijo de Francisco Doce, natural de Palencia, y de María Sarri , natural de Pastrana (G uada laja ra) (RCV). Segú n Fernando de la Lama, fue "asesi nado por las hord as marxistas" el 8 de enero de 1937, a los 22 años de edad (LAMA, p. 69). Sin embargo en el Registro Civil consta que M anuel Doce Sarri, vecino de Liaño, Bº Solía, 22 años y so ltero, estudiante, fa ll ec ió en su domicilio el 7 de enero de 1937 a las 4 de la tarde a consec uenc ia de tube rcul os is pulmonar (RCV). Esta versión nos fue co nfirmada por un vec ino suyo que le visitó pocos días antes de morir y asistió a su enti erro, dice que murió por enfermedad, siendo el de Doce el primer entierro civ il al que asistieron, no había cura. Otra vec in a recuerda que su padre se ec haba las manos a la cabeza cuando vio la esq uela

que le pusieron atribuyendo su muerte a los " rojos": 11¡Por Dios! ¡Si murió tuberculoso!" . López Solís, Tomás: natu ral de Ciudad Rea l y vec ino de Li año, 26 años y casado, guard ia civil , murió violentamente en San Andrés de Lu ena en los últimos días de abril o primeros de mayo de 1936 (RCVJ. Si esta fecha de defunción fuera correcta, habría muerto antes de empezar la guerra el 18 de julio de 1936. En el Reg istro Civil de Luena encontramos otra inscripció n que parece más aj ustada a los hec hos : nac ido en Ciudad Rea l el 1 7 de septi embre de 191O y vecino de Lu ena, guardi a civil , casado y 2 hijos, fa ll ec ió en el paraje de La Garganta (Luena) el 26 de marzo de 1937 (RC Luena). En la "Causa General" se señala el 4 de marzo de 1937 como fecha de su muerte, de la que se ac usa a otro guardi a civil, seña lándose como sospechosa a una tercera persona. Era un guardi a civil destinado en el puesto de Luena, era de derec has y al parecer le ases inó un compañero de ideas opuestas cuando ambos estaban de servicio, suced ió en La Garganta, desfil adero situado aguas abaj o de Las Ventas (MENÉNDEZ, apéndi ce A; testimonio de Ped ro, enca rgado del Registro Civil de Luena; ninguno de nuestros informantes de Villaescusa le rec uerd a). La única exp licac ión que encontramos a su in sc ripc1on en el Reg istro Civil de Vill aesc usa como vecino de Li año es que estuvi era destinado anteriorm ente en el cuartel de Solía, y que tuvi era allí a su familia . Tenía 26 años, y le computamos a todos los efectos en Luena, su última vec indad .


'\! CTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

322 Vega Ruiz, Francisco ("Paco"): nac ido en Liaño el 18 de junio de 1909, hijo de Modesto Vega Solana, natural de Liaño, y de Soledad Ruiz, natural de Molledo (RCV). Era hijo del conocido dirigente republicano local Modesto Vega, alca lde provisional de Villaescusa entre abril y junio de 1931, después concejal, y ex ili ado en Francia tras la entrada de los nacionales. En la lista de fusilados en Santander publicada por Antonio Ontañón consta Francisco Vega Ruiz como vecino de Liaño, 30 años, que ingresó en la Prisión Provincial de Santander el 1O de junio de 1939 y fue fusilado el 24 de junio de 1939 (ONTAÑÓN, p. 272). Sin embargo hemos podido comprobar que "Paco" Vega no murió, probablemente fuera con-

denado a muerte y a última hora le fuera conmutada la pena, o bien fusilaron a otra persona con su nombre por error. Estuvo preso en El Dueso, después sa lió en libertad y se casó en Astillero, donde murió no hace muchos años (testimon ios de Pedro Ruiz San Emeterio, encarcelado en El Dueso con él hacia 1943, y de otros vecinos). Efectivamente, en su acta de nacimiento aparece una anotac ión marginal que señala que falleció el 11 de febrero de 1992 (RCV). Lo que es indudable es que fue una persona significada por sus ideas socialistas, pues en su tumba del cementerio de Liaño aparecen su nombre y fecha de defunción acompañados del puño y la rosa del PSOE.

[il.~B estadística LIAÑO

Vecinos

Naturales

Desconocidos

TOTAL

Represión republicana

6

¿1?4

¿1 ?5

6/8

Caídos frente nacionales

2

1

-

3

Caídos frente republ icanos

11

-

-

11

Represión franquista

5

1

5

1

y guerrilla

5

5

-

-

-

Otros

-

-

29

2/3

5/6

36/38

" Emboscados"

--···TOTAL

4 Eleuterio Casim iro Gutiérrez Lasaga, natural

de Liaño murió el 1 de enero de 1937 en lugar desconoc ido, sospechamos muerte v iolenta víctima de la represión republicana.

5 Pudiera tratarse de Leónides Pernía Pérez vecino de Cabárceno "paseado" en Li año e( 2 de octubre de 1937· si efectivamente fuera él no sería víctima de la represión republicana , sino de la franquista.


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E '

3-0BREGÓN En este pueblo las cifras de víctimas res ultan re lativamente eq uilibradas, al menos en comparación co n otras loca lidades del valle, sumando un total de 15 vecinos muertos a consecuencia de la guerra. La represión republi ca na no causó víctimas mortales, y fueron 3 los jóvenes vecinos caídos en el frente lu chando en las filas nacionales, siendo sus nombres los 3 que figuran en la placa de los caídos de la iglesia de Obregón. En las filas republicanas muri eron o desaparecieron 7 jóvenes vecinos en distintas c ircunstancias y lu gares. La represión franquista causó otros 3 mu ertos, de ellos uno fusilado en Santander, y otros 2 muertos al ex plotar una mina cuando realizaban trabajos forzados en un batallón de trabajadores destacado en el frente de Madrid. Por último, en el apartado de otros, hay que cons iderar a una pareja de novios que se suicidaron momentos antes de la entrada de los nac ionales. Considerando los naturales del pu eb lo y los desconocidos, las cifras se increm entan de 15 a 25 personas muertas . De ell as 2 naturales caídos en el frente con los republicanos, 5 víctimas de la rep resión franquista ejecutadas en distintos lugares, y un natural del pueblo y vecino de La Penilla de Cayón que se distinguió en la guerrilla antifranquista de los años 40, muriendo en 1947. Además de estos 8 naturales hay que contabi li zar a 2 milicianos de identidad desconocida cuyos cadáveres quedaron

abandonados en Obregón en la retirada de finales de agosto de 1937. 3.1 - Víctimas de la represión republicana: -

3.2 - Caídos en el frente con los nacionales (3 vecinos): Gutiérrez Cuesta, Fidel: natural y vecino de Obregón, del Bº Cardil, soltero y labrado r, debía ser de la quinta del 39 (nacidos en 1918), pero fue movilizado por los nacionales en el reemplazo de 1937, y destinado al Regimiento de Infantería América nº 23. Murió en Vallfogona de Balaguer (Lérida) el 22 de mayo de 1938 a consecuenc ia de disparo enem igo (RCV; placa de los ca ídos de Obregón; y numerosos testimonios). Tenía 20 años. Montes Muriedas, Amalio: nacido en Obregón el 6 de mayo de 1914, hijo de Demetrio Montes Obregón y de Manuela Muriedas Obregón, ambos naturales de Obregón (RCV). Vecino de Obregón, del Bº La Maza, de la quinta del 35 y soltero, jornalero, murió en Vimbodí (Ta rragona) el 11 de enero de 1939 a consecuencia de heridas sufridas en acción de guerra durante la campaña de Cataluña (RCV; placa de los caídos de Obregón ; y testimonios de su hermano Ce lestino Montes Muriedas y numerosos vecinos). Tenía 24 años. Montes Pérez, Vicente: nacido en Obregón el 2 de marzo de 1914, hijo de Celestino Montes Solana, natural de


324

Obregó n, y Florind a Pérez, natural de Queveda (Sa ntillan a del Mar) (RCV). Vec ino de Obregó n, de la qu inta de l 35 y so ltero, jorn alero, el ini c io de la guerra le debió so rprender cumpli endo el servic io militar en la zona sub levada. Muri ó en Huesca en agosto o noviembre de 1936 a co nsec uenc ia de heridas sufridas en acc ión de guerra, integrado en las fi las nac ional es como so ld ado en la co mpan1 a de ametrall adoras de l Regimi ento de Artill ería Va ll ado li d nº 20 de guarnic ión en Huesca (RCV; placa de los ca ídos de Obregón; y numerosos testimonios). Tenía 22 años.

3.3 - Caídos en el frente con los republicanos (7 vecinos + 2 naturales):

Obregón, de la quinta del 34 y so ltero, desapa rec ió en la guerra; al parecer murió en la batall a del Mazuco (Asturias) en septiembre de 1937, por lo menos allí le vieron por últim a vez herido en un a mano (testim onios de sus primos Manuel y Purifi cac ión Santiago Río, de sus primos Ca rm en, Esperanza y Pedro Río Mijares, y de numerosos vecinos). Tendría 24 años. Castanedo de la Riva, Ricardo ("Cárabes"): natural y vecino de Obregón, del Bº Cabarga, soltero, de la quinta del 36, fue movilizado en el Batal lón 106. Murió en Carra nza (Vizcaya) el 27 de juni o de 1937 a consecuencia de herid as sufridas en el frente, su fam ili a sospecha que le remataron (testimonios de sus herm anos Baltasar, Franc isca, Josefa y M aría Castanedo de la Riva, y de numerosos vec inos) . Tenía 21 años.

Albillo Río, Daniel: nac id o en Obregón el 20 de septiembre de 1915, hij o de Esteban A lbill o M arina s, natural de Mazuecos de Campos (Pal enc ia), y de Rosa Río Arce, natural de Obregón (RCV). Vecino de Obregón, de la qu in ta del 36 y so ltero, estaba en el Bata ll ón 12 7 y murió entre Las M achorras y Quis icedo (Burgos) al co menza r la ofensiva de agosto de 19 37, debido al bomba rdeo enemigo de una pos ic ió n que defendían (testimonio de su primo Pedro Río Mijares, qu e tambi én estaba en esa posición, de sus prim as Carmen y Esperanza Río Mijares, de sus pr imos M anu el y Purifi cac ión Santiago Río, y de numerosos vecinos). Tenía 21 años.

Cuesta López, Cipriano: nacido en Vill anueva el 13 de diciembre de 1907, hijo de Claudi o Cuesta Bolado, natural de Vi ll anu eva, y de Leo ncia López, natural de Obregón (RCV). En rea lid ad era natural de Obregón, del Bº Cabarga, y vec in o de Vil lanu eva, donde estaba casado . Era guardi a de asa lto, y fa ll eció en el frente de San M artín de Elines (Va lderredibl e) el 20 de diciembre de 1936 , siendo enterrado en el cementerio de Obregón (RCV; y numerosos testimoni os). Tenía 29 años, y le computamos en Vill anueva, de donde era vecino.

Albillo Río, lrineo: nac ido en Obregón el 18 de julio de 1913, herm ano del ante ri o r (RCV). Vecino de

Lavín Gutiérrez, Joaquín: nacido en Obregón el 21 de agosto de 1909, hij o de Florentino Lavín Torre, natural de


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E KJ

VIL.~ESCu'SA 325

hij o de Euseb io Rodríguez Vall ej o, natural de Cea-Sahagún (Leó n) y vec ino de Obregó n, y de Emilian a Landeras Olm o, natural de Tanos (To rrelavega). Debi ó ser mo vili zad o po r los republi ca nos, y muri ó en el frente de San M artín de Elin es (Valderredibl e) el 20 de di c iembre de 1936, al parece r rec ibi ó un di sparo del enemi go co mbati end o en La Lo ra (MENÉNDEZ, apéndi ce B; y testimo ni os de su cuñ ada Ca rmen Río Mijare s, y de numerosos vec inos).

Vill anueva, y de Co lumba Gutiérrez Riva, natural de O bregó n (RCV). Vec ino de La Penill a de Cayón, donde estaba casado, de la quinta del 30, murió en el frente de Arri ondas (Asturi as) el 16 de octubre de 1937 (M EN ÉNDEZ, apéndi ce B; y múltiples testimo ni os). Tenía 28 años, y le computa mos en el muni c ipi o de Santa María de Cayó n, del que era vec ino. Modino Martínez, Ángel: vec ino de O bregó n, del Bº El Pin o, y herm ano del ba rbe ro Fé li x M odino M artínez, condenado po r los sucesos de octubre de 1934. Debi ó marchar vo luntario co n los republi ca nos al empeza r la guerra, y al parece r desa parec ió en la masac re del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936, junto co n Lui s Salcines Obregó n " lndi " y otros jóvenes del muni c ipi o (numero sos testimoni os) .

Salcines Obregón, Luis ("lndi"): nac ido en O bregó n el 7 de septi embre de 191 2, hij o de Abel Salc in es Obregó n y de Ono ri a Obregón, ambos naturales de Obregó n (RCV). Vec ino de Obregó n, del Bº La M aza, era de la quinta del 33 y debi ó marchar voluntari o co n los republi canos al empezar la guerra. Al parece r desa parec ió en la masac re del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936, junto co n Á ngel M odino M artínez y otros j óvenes del muni c ip io (testimoni os de su primo Joaquín Herrero Sal c in es, y de numerosos vec inos). Tendría 24 años.

Rodríguez Echevarría, Felipe ("Vara"): nac ido en O bregó n el 12 de juni o de 19 17, hij o de Monti ano Rodríguez O rduñ a, natural de Lagun a de Du ero (Vall ado lid ), y de Paul a Echeva rría, natural de La Co nc ha (RCV). Vec in o de Obregón, del Bº Navalín , quinto del 38, fu e movili zado por los republi ca nos en el Batall ó n 11 O y muri ó en Cill eru elo de Beza na (Burgos) el 14 o 15 de agosto de 1937, al rec ibir un balazo en el pec ho durante la retirada republi ca na (testimo ni os de M anuel Puente Ga rcía, testigo prese nc ial de los hec hos, y de num erosos vec inos). Tenía 20 años.

3.4 - Víctimas de la represión franquista (3 vecinos + 5 naturales): García Navarro, Gregorio ("Gorio el chicharrero"): vec in o de Obregón, casado y con 9 hij os, militante soc iali sta, fu e pres id ente de la Junta Admini strativa de Obregó n (a lc ald e pedán eo) co n el Frente Popul ar. Ingresó en la Pri sió n Provinci al de Santander el 3 de septi embre de 1937, siendo fu sil ado en el cementerio de Ciri ego (Santander)

Rodríguez Landeras, Santiago: vec ino de O bregó n, del Bº Trespalac ios,

-----

---'--

--'--

---

-~

--

-_

-----,---= --

--=-""

,------= --~-

·-". -'-

1

1

1


VICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

326

el 15 de octubre de 193 7 (MENÉNDEZ, apéndi ce B; ONTAÑÓN , p . 259 ; y numerosos testim o nios). Tenía 39 años.

González Saiz (o Sainz), José: nac ido en Obregó n el 4 de novi embre de 1905, hijo de Julián Go nzá lez, natural de Lantu eno (Santiurde de Reinosa), y de Paul a Saiz, natural de Ll eran a de Ca rri edo (Sara ) (RCV). Vecino de Villacarri edo desde su matrimonio con M argarita M antecó n Abasca l, natural de esa loca lid ad, padre de 3 hij os, labrado r, fu e fu sil ado en el frontón de Reinosa el 20 de di c iembre de 1937 (RC Villaca rri edo; y G UTIÉRREZ FLORES, p . 422 ; ninguno de los inform antes con sultados le rec uerda). Tenía 32 años y le computam os en el muni c ipi o de Vill aca rri edo, del que era vec ino.

Marqués García, Melchor: nac ido en Obregón el 7 de enero de 1901 , hijo de Nemesio M arqués, natural de Obregón, y de ¿?( il eg ible) García, natural de Vill afufre (RCV). Vec ino de Reinosa, casado, de profes ió n metalúrgico y ca pitán de mili c ias, le dieron el "paseo" en Valderredibl e en octubre de 1937 (GUTIÉRREZ FLORES, p. 414 ; y MENÉNDEZ, apéndice B; ninguno de los inform antes con sultados le rec uerd a). Tenía 36 años y le computamos en el munic ipi o de Reinosa, del que era vec ino.

(RCV). Vec ino de Vill anueva, ingresó en la Prisión Provin c ial de Santander el 14 de enero de 1938, siendo fu sil ado en el ce menteri o de Ciri ego (Santand er) el 16 de abril de 1940 (MEN ÉNDEZ, apéndi ce B; y ONTAÑ Ó N, p. 266; ningun o de los inform antes con su 1tados le rec uerd a). Tenía 35 años, y le computamos en Vill anueva, de dond e al parecer era vec ino; es mu y probabl e qu e fuera uno de los 3 mag istrados que compo nían el Tribunal Po pul ar de Sa ntander, al menos se ll ama igual, pero en rea lidad no debía res idir en el vall e sino en Santander, pu es en Vill aesc usa nadi e le rec uerd a.

Olea Antolín, Benito: vec ino de Obregón, del Bº Tres palac ios, hij o de Lu c ili ano O lea M o ral y de ¿? (il eg ibl e) Anto lín , naturales de Vill ov ieco (Palenc ia). De la quinta del 35, el ini c io de la guerra le sorprend ió cump li end o el servi c io militar, pro babl emente en zona republi ca na. Despu és debió se r detenido y enviado a un batall ó n de trabajado res a rea l iza r trabaj os fo rzados, y muri ó en el frente de M adrid hac ia septi embre de 1938 al reventar un a min a qu e le se pul tó junto co n José Lui s Váz qu ez Guti érrez, tambi én de O bregó n, y otros co mpañeros (testim o ni os de M anu el Vázquez G uti érrez y otros vec inos de Obregón ). Rastrilla

Mora Gándara, Francisco: nac ido en O bregón el 22 de ab ril de 190 2, hij o de Ignac io M o ra, natural de Santa M aría de Cayón y vec ino de O bregó n, y Engrac ia Gánd ara, natural de Pal anca

Escudero, Teodoro:

nac ido en O bregó n el 4 de julio de 19 14, hijo de Procor Rastrill a, natural de Vill amedi ana (Palenc ia), y de Vi cto ri ana Esc udero, natural de Cevi co de la To rre (Pa lenci a) (RCV). Soltero y con domi c ili o


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

desconoc id o, só lo consta el lu gar de su nac imi ento, y fu e ejecutado en Palenc ia el 14 de septi embre de 19 36 (PALO MARES6, p. 136; ninguno de los info rm antes co nsultados le rec uerd a). Pro babl emente su fa mili a v ivi ó algún ti empo en Obregón, en los años del auge de la minería, pero al estall ar la guerra se enco ntrarían res idi end o de nu evo en su tierra pa lentin a. Tenía 22 años, y le computamos en Palenc ia, de do nde debía ser vec ino. Saiz Montes, Victoriano: nac id o en O bregó n el 11 de febrero de 1902, hij o de Ju an Saiz Tru eba, natural de Renedo de Pi élagos, y de M aría M o ntes Muñ oz, natural de Obregó n (RCV). Vec ino de Vill anueva, casado y 7 hij os, conductor de ca mi o nes, en 1935 form ó pa rte de la junta directiv a de la Ag rup ac ió n Soc iali sta de Vill aesc usa co mo voca l. En agosto de 1937, al derrumbarse el frente, Vi cto ri ano evac uó a toda su fa mili a en un ca mi ó n hasta Guarni zo, y allí les dejó en casa de un herm ano retirándose hac ia A sturi as, donde desa parec ió; al parece r fu e fu sil ado en la pl aya de Gij ó n poco despu és de la entrada de los nac ion ales en di c ha c iud ad el 21 de octubre de 1937 (testimo ni os de su ni eto Vícto r M o reno Saiz y d ive rsos vec in os). Tenía 35 años, y le co mputamos en Vill anu eva, de do nd e era vec in o.

16 PALOMAR ES IBÁÑEZ, Jesús M aría: La Guerra Civil en Palencia. La eliminación de los contrarios. Palencia, 2.002. P. 136.

Vázquez Gutiérrez, José Luis ("Pepe"): nac id o en Obregón el 28 de febrero de 19 14, hij o de M anu el Varela, natural de Vázqu ez Entrambasag uas (Lu go), y de Juli a Guti érrez, natural de Leó n (RCV). Vec ino de Obregó n, del Bº Ca rdil , de la quinta del 35, cump lía el servi c io militar en Vitori a, pero el estallid o de la guerra le sorprendi ó de permi so en casa. Estuvo con los republi ca nos hasta la caíd a de Santander, pero después fu e apresado por los nac ion ales y envi ado a un batall ó n de trabaj ado res a rea l izar trabaj os forzado s. Murió en el frente de Madrid hac ia septi embre de 1938 al reventar un a min a qu e le sepultó junto co n Benito Ol ea Anto lín , tambi én d e Obregón, y otros co mpañeros (testim onios de su hermano M anu el Vázqu ez Gutiérrez, y de num erosos vecinos). Tendría 24 años .

3.5 - "Emboscados" o caídos en la guerrilla (1 natural): Aja Montes, lnocencio ("Cencio" o "El Vasco"): nac ido en Obregón el 15 de di c iembre de 1915, hijo de lnocenc io Aj a Sainz, natural de Espinosa de los Monteros (Burgos), y de Ramona Montes, natural de Obregón (RCV). Vec ino de La Penilla de Cayó n, soltero, combati ó en el bando republi cano y después sufri ó vari os años de cá rce l. Hac ia 1945 se echó al monte, si endo uno de los o rga nizadores de la Agrupac ió n Gu errill era de Santander, que intentó arti cul ar a los diferentes grupos activos en la reg ió n. Sorprendido


V'ICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

328

por la Guardia Civil co n otro guerrill ero en un a casa de Torres (Torrelavega), Aja muri ó ahogado en el río Saja el 25 de noviembre de 1947, cuando trataba de vadearlo para escapar hac ia Ganzo (testimoni os de su herm ano Amadeo Aja Montes y de numerosos vecinos). Tenía 31 años y le co mputamos en el municipio de Santa María de Cayón, del que era vecino. Véase su reseña biográfica co mpl eta en el ca pítul o 8 de esta ob ra, dedi cado a los que se ec haron al mo nte.

3.6 - Otros (2 vecinos + 2 desconocidos): Antolín Liaño, Carmen: nacida en Obregón el 11 de febrero de 1915, hij a de Dimas Antolín Expósito, natural de Palencia, y de Guadalupe Li año Gato, natural de Obregón (RCV). Vecina de Obregón, so ltera, sus labo res, fa ll ec ió el 24 de agosto de 1937 a las 5 de la tarde "a co nsec uenc ia de disparos de arma de fuego"; se quitó la vida a la puerta de la Cueva de la Castañera (Obregón) junto co n su nov io Federico López Santibáñez, él la disparó a ell a y a co ntinu ac ió n se su ic idó (RCV; e innumerables testimonios). Tenía 22 años. López Santibáñez, Federico: nac id o en Obregón el 24 de enero de 191 7, hij o de Edu ard o López Campos, natural de Carracedo (León), y de Gregaria Santibáñez ("Go ri a"), natu ral de Obregón (RCV) . Vecino de Obregón, quinto del 38 y so ltero, jornalero, fa ll ec ió el 24 de agosto de 1937 a las 5 de la tard e "a co nsecuenc ia de disparos de

arma de fuego"; como ya hemos exp li cado, murió a la puerta de la Cueva de la Castañe ra co n su nov ia Carmen Antolín Li año, él la disparó y a continu ac ión se suicidó (RCV; y testimonios de su herm ana Carme n López Santibáñez e innumerables vec in os). Tenía 20 años. Miliciano desconocido: en el cementerio de Obregón fue enterrado un mili c iano sin identificar que apa rec ió mu erto junto a la igles ia poco antes de entrar los nac ionales el 24 de agosto de 193 7; el Batal Ión 110 estuvo alojado en di cha igles ia unos días antes, en ple na retirada, probablemente fuera un her ido de dicho batallón que murió al lí, siendo abando nado el cadáver por sus compañero s (numerosos testimonios). Otro miliciano desconocido: en la finca de Co nrado, en La Carra l, cerca de las casas de Corra l de Huevo (Ob regó n), quedó el cadáver de otro mili c iano desconocido que fue enterrado allí mismo en los últimos días de agosto de 1937, le debían traer herido sus compañeros y all í murió, alguien dijo que era de Santoña (testimon ios de varios vecinos).


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

OBREGÓN

Vecinos

Naturales

Desconocidos

TOTAL

Represión republicana

-

-

-

-

Caídos frente naciona les

3

-

-

3

Caídos frente republicanos

7

2

2

11

Represión franquista

3

5

-

8

"Emboscados" y guerril la

-

1

-

1

Otros

27

-

-

2

15

8

2

25

TOTAL

-

4-VILLANUEVA En esta localidad del municipio, en la que se incluye Riosapero, es donde las cifras de la guerra resultan más estremecedoras por la desproporción de la represión entre los dos bandos. En total murieron 21 vecinos como consecuencia de la guerra, muy desigualmente repartidos. La represión republicana no causó ninguna víctima en el vecindario, y sólo un vecino murió en el frente en las filas nacionales, el único que figuraba en la placa de los caídos de la iglesia, ya retirada. En las filas republicanas murieron o desaparecieron 6 jóvenes vecinos, 4 de ellos en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octubre de 1936. La represión franquista costó la vida nada menos que a 9 vecinos de Villanueva, de

ellos 5 fusilados en Santander, otro en Gijón, y otros 3 encarcelados y muertos por diversas causas. Por último otro vecino desapareció en circunstancias no aclaradas en el periodo republicano, 3 personas más murieron accidentalmente en los días que siguieron a la entrada de los nacionales, y otro joven por enfermedad en febrero de 1939 tras ser movilizado por los nacionales. Además de los 21 vecinos que murieron o desaparecieron a consecuencia de la guerra, también consideramos a otros 2 naturales que fueron víctimas de la represión republicana; otros 2 Se trata de Carmen Antolín Liaño y Federico López Santibáñez( la pareja de novios que se suicidaron e 24 de agosto de1937. 7


"oriundos" o veraneantes qu e cayeron en las fil as nacion ales; otro natural desaparecido en las filas republicanas; otro natural mu erto en la cárcel y 2 forasteros a los qu e dieron el " paseo" en la Sierra de Villanueva en el verano de 1938. Es decir sumamos otros 8 natural es o forasteros a los 21 vecinos, co n lo que res ulta un total de 29 personas muertas o desaparecidas a co nsec uenci a de la guerra en Vill anueva. 4.1 - Víctimas de la represión republicana (2 naturales): Genaro Riva, Joaquín: nac ido en Villanueva el 8 de juni o de 1892 , hij o de José Genaro, natural de Solía-Liaño, y de Bernarda Riva, natural de Villanueva (RCV). Casado en Cayón y vecino de La Abadilla, era indu strial y co laboró con el régi men del general Primo de Rivera. Después de un a primera detención, fue de nuevo detenido el 17 de nov iembre, y desapareció en Santander el 19 de nov iembre de 1936; se co mentó que le ases inaro n en el Faro de Cabo Mayor (RC Santa María de Cayón; LAMA, pp. 88 y 158; placa de los caídos de La Abadilla; y diversos testimonios). Tenía 44 años, y le comp utamos en el municipio de Santa M aría de Cayón, de donde era vecino. Luis García, Antonio: nac ido en Villanueva de Villaescusa , hijo de Prudencia y Antonia, y vecino de Guarnizo, casado y con 5 hijos, fue asesin ado en el Alto de Peñas Neg ras (Camargo) el 19 de agosto de 1936

(LAMA, p. 124; monumento a los caídos de Guarnizo; y diversos testimonios) . Tenía 36 años, y le computamos en el muni c ipi o de Astillero, de donde era vecino. 4.2 - Caídos en el frente con los nacionales (1 vecino + 2 naturales): Latorre Agüero, Agustín: nac ido en Vill anu eva el 28 de diciembre de 19 16, hij o de Rufino Latorre Maisantes, natural de Logroño, y de Cr istina Agüero Laserna (RCV). Vec in o de Villanueva, de la quinta del 37 y so ltero, jornalero, murió en ca mpo de batalla el 10 de agosto de 1938 a co nsecuenc ia de heridas sufridas en acción de guerra cuando lu c haba en las filas nacionales en el Batallón de Montaña Flandes nº 5 (RCV; desa parec id a placa de los ca ídos de Villanueva ; y numerosos testimonios). Por la fecha de su mu erte, es muy probable que se produjera en la batalla del Ebro, aunque alguien nos dijo que fue en Teruel; tenía 21 años. Ruiz Ruiz, Antonio Miguel: de la fa mili a de los Rui ces, or iund os del pueblo, veraneaban en Villanueva pero vivían en Madrid. La guerra les sorp rendió aq uí, pero se co nsigui eron pasar a la zo na nac ional de Burgos. Al parecer murió en el hundimi ento del crucero nacional "Ba lea res" el 5 de marzo de 1938, ll evado a cabo por la flota republicana en ag uas de Cartagena (d iversos testimo ni os). Le co mputamos en Madrid, de donde era vec ino.


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

Ruiz Ruiz, Gabriel: herm ano del anteri or. Muri ó " por Dios y por Espa ña" el 25 de abril de 193 7, al parecer en la ca mpaña de Vi zcaya, y después le trajeron a enterrar a Vill anu eva (lápi da de su tum ba en el ce menterio de Vill anu eva; y d ive rsos testim o ni os). Le co mputamos en M ad ri d, de do nd e era vec in o. 4.3 - Caídos en el frente con los republicanos (6 vecinos + 1 natural): Agudo Trueba, Patricio Ramón: nac ido en Vill anu eva el 16 de marzo de 19 11 , hij o de Ramó n Ag udo Saiz, natu ral de Rev ill a de Ca m argo, y de Ma rga rita Tru eba Ri va, natural de Vill anu eva (RCV). Vec in o de Vill anu eva, del Bº La Ri va, de la quinta del 32, se fu e vo luntari o co n los republi ca nos al estall ar la guerra, y desaparec ió en la masacre del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936 junto co n otros 3 o 4 de Vill anu eva (num erosos testim o ni os). Tenía 25 años. Cuesta López, Cipriano: nac ido en Vill anu eva el 13 de di c iembre de 1907, hij o de Claudi a Cuesta Bo lado, natural de Vill anu eva, y de Leo nc ia López, natural de Obregón (RCV) . En rea li dad era natural de Obregón, del Bº Caba rga, y vec ino de Vill anueva, do nde estaba casado. Era guardi a de asa lto, y fa ll ec ió en el frente de San M artín de Elines (Va lderredibl e) el 20 de di c iembre de 1936, siendo enterrado en el cementeri o de Obregón (RCV; y numerosos testimo ni os). Tenía 29 años.

Lavín Torre, Isaac ("lsacín"): nac ido en Vill anu eva el 3 de dici embre de 191 3, hij o de Isaac Lavín Torre, natural de Vill anu eva, y de N ativid ad Torre (RCV). Vec ino de Vill anu eva, de la quinta del 34, estu vo preso en el Penal del Du eso (Santo ña) a raíz de los sucesos de octubre del 34, cond enado a 8 meses y un día de prisió n, benefi c iándose en febrero de 1936 de la amnistía dec retada por el Frente Popul ar. Despu és se fu e voluntari o con los republi ca nos al estall ar la guerra, y desa parec ió en la masacre del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936 junto con otros 3 o 4 de Villanu eva (testimo ni os de su herm ana Natividad Lavín To rre y numerosos vec inos). Tenía 22 años. López Senra, Camilo: nac ido en La Con cha el 11 de junio de 1912, hijo de Al ej andro Ló pez, natural de La Con c ha, y de Auro ra Senra, natural de Hoz de An ero (RCV). Vec ino de Vill anu eva, del Bº Idilio, de la quinta del 33, era comuni sta y se fu e voluntario con los republi ca nos al estall ar la guerra. Al parecer desaparec ió en la masacre del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936 junto co n otros 3 o 4 de Villanu eva (num erosos testimonios). Tenía 24 años. Riva Castanedo, Valentín (de la): nac ido en Vill anu eva el 4 de febrero de 191 3, hijo de Antonio de la Riva Guti érrez, natural de Parbayón , y de Bonifac ia Castanedo (" Fac ia"), natural de Vill anu eva (RCV). Vec ino d e Villanu eva , Bº Arc ill ero, de la quinta del


\i'ICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

332

34, se fue voluntario con los republicanos al esta llar la guerra, y desapareció en la masacre del frente de Grado (Asturias) en octubre de 1936 junto co n otros 3 o 4 de Vill anueva (testimonios de su herma no Franc isco de la Riva Castanedo, de sus primos Adolfo Cayón Casta nedo y los herman os Baltasar, Francisca, Josefa y María Casta nedo de la Riva, y de num erosos vecinos) . Tenía 23 años. Santamaría Pardo, Amadeo: nac ido en Riosapero el 2 de septiembre de 1914, hijo de Ce lestin o Santamaría Cayó n, natural de Obregón, y de M aría Pardo Pardo, natural de Villanu eva (RCV). Vecino de Riosapero-Villanueva y so ltero, jornalero, era de la quinta del 35, el ini c io de la guerra le sorprendi ó cumpliendo el servi c io militar en la zona republicana y murió en el frente de Guada laj ara el 1 de enero de 1937 a co nsec uenc ia de herid as recibid as en acc ión de guerra (RCV; y testimonios de su cuñ ada Victoria Vega Sa in z, de su sob rin a Victoria Santamaría Vega, y de otros vec inos). Tenía 22 años. Santos Sainz, Eugenio: nac ido en Villanueva el 29 de agosto de 1916, hijo de M anu el Santos Reli egos, natural de Saelices de Mallorga (Va ll adolid) y de Adela Saiz (RCV). Vecino de Liaño, de la quinta del 37, parti c ipó en los sucesos revolucionarios de octubre de 1934, sie ndo co ndenado a 8 años y un día de prisión que cump li ó en el Penal del Dueso hasta la am ni stía de febrero de 1936. Al estall ar la guerra se fue volun-

tario co n los republicanos, y desapareció en la masac re del frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936 (testimonio de Ped ro Ruiz San Emeterio, encarce lado co n él en El Du eso en 1934-36) . Tenía 20 años, y le computamos en el pueblo de Li año, del qu e era vecino. 4.4 - Víctimas de la represión franquista (9 vecinos + 1 natural + 2 forasteros): Antolín González, Lorenzo: vecino de Villanueva, Bº Merecía, hijo de Félix Antolín y de "Tía Paula", la fami li a no era del valle pero fueron "destacaducos", él concretamente era comunista. Ingresó en la Prisión Provincial de Sa ntander el 29 de junio de 1938, siendo fusil ado en el cementerio de Ciriego (Sa ntander) el 4 de octubre de 1940 (MEN ÉNDEZ, apéndice B; O NTAÑÓ N, p. 252; y diversos testimonios). Tenía 32 años. Arroyo Castanedo, Ángel: nacido en Villanu eva el 14 de novi embre de 191 O, hijo de Cesáreo Arroyo, natural de Guarnizo, y de Gabriela Castanedo, natura l de Villanueva (RCV). Vec ino de Villanueva, Bº Castanedo, e hijo ún ico, muri ó enca rce lado en " Las Oblatas" (Sa ntander) el 26 de agosto de 1938, al parecer estaba asomado a una venta na de la ce ld a y un ce ntinela le disparó y le mató (MENÉ NDEZ, apéndice B; O NTAÑÓN, pp. 70, 94 y 28 1; y numerosos testimonios). Tenía 27 años. Gómez, Federico Campo ("Campín"): vecino de Villanu eva, del Bº La Igles ia, miembro sign ificado de la


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

333 Agru pac ió n Soc ialista de Vill aesc usa, fue detenido nada más entrar los nac io nales. Muri ó enca rce lado en el Penal del D ueso (Sa nto ña) el 1 O de marzo de 1941 a co nsec uenc ia de co liti s y des nutri c ió n, su mujer e hij os mayo res tamb ién estuvieron enca rce lados y lu ego fuero n deste rrados a Castell ó n, y no tenía qui en le ll eva ra co mid a, muri ó de hambre (M EN ÉN D EZ, apéndi ce B; y numerosos tes ti mon ios).

Diego González, Nicolás ("Colás el pasiego"): natural de Vega de Pas y vec in o de Vill anu eva, del Bº La To rre, ll evaba años en un a vaq uería del puebl o y fue detenid o al entrar los nacionales. Pidi ero n info rm es a La Vega y d ij ero n que bajaría todo el puebl o a interceder por él, pero se adelanta ro n y le mataro n, al año le ll egó la libertad .. . Ingresó en la Pri sió n Provin c ial de Sa nta nd er el 23 de octubre de 1937, siendo fu sil ado en el ce menteri o de Ciri ego (Sa ntander) el 19 de agosto de 1938 (MEN ÉND EZ, apénd ice B; O NTAÑÓ N, p. 257; y num erosos testimo ni os) . Tenía 30 años .

García Saiz, Emilio: de Guarni zo, ca pataz o empl eado de la empresa " Produ ctos Do lo míti cos" de Rev ill a de Ca margo, fu e detenido junto co n un p in che de 15 años, Fidel Rivas Caba ll ero, ac usados de haber esc rito unas frases ofe nsivas para el rég im en fra nq ui sta. Co ndu c id os a la Sierra de Vill anu eva, ambos fu ero n ases in ados en el pa raje de Vall anares en el verano de 1938, se di ce qu e les apalea ro n brutal-

mente y les enterraro n vivos, sus cadáveres fu ero n descub iertos po r un vec in o que vio aso mar una bota el 29 de agosto de ese m ismo año, mu chos veci nos del pu eb lo subi ero n a ve rl os (MENÉND EZ, apé ndi ce B; y numerosos testim o ni os). Le co mputamo s en el muni c ipi o de Camargo, del qu e debía ser vec in o.

Maza Sañudo, Venancio: natural de Parbayó n (Pi élagos) y vec ino de Vill anueva, hij o de Saturnino Maza y M anu ela Sañud o, casado co n Ju ana Torre, padre de 8 hij os, j o rn alero. Era un v iejo soc iali sta y fue enca rce lado al entrar los nac io nales, al parece r le mandaron a un a isla de la costa de G ali c ia a la qu e ll evaban a los presos de más edad, pro babl emente el penal de San Simón . Exca rce lado para qu e muri era en su casa, 11 venía un cadáver como los de

los campos de concentración naz is no era más que pellejo y huesos y a los 1

11 1

pocos días fa ll ec ió en su casa de Villanu eva el 20 de septi embre de 1940 a consec uenc ia de "caqu ex ia ... (il eg ibl e) del pulm ó n izqui erd o" (RCV; y testimonio s de Emilio Castanedo Cavi a, Pedro Rui z San Emeteri o y otros vec inos). Tenía 67 años.

Mora Gándara, Francisco: nac ido en Obregó n el 22 de abril de 1902, hijo de Ignac io M o ra, natural de Santa M aría de Cayó n y vec ino de Obregó n, y Engrac ia Gándara, natural de Pol anco (RCV). Vec ino de Vill anu eva, ingresó en la Prisi ó n Provin c ial de Santander el 14 de enero de 193 8, siendo fusilado en el


,

........................................ - VICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

334

ce menteri o de Ciri ego (Santander) el 16 de abril de 1940 (MENÉNDEZ, apéndi ce B; y O NTAÑÓN , p . 266; nin guno de los info rm antes con sultados le recuerda). Es mu y probabl e que fu era uno de los 3 mag istrados qu e co mponían el Tribun al Pop ul ar de Santand er, al menos se ll ama igual, y en rea lidad no debía res idir en el vall e sino en Santander; tenía 35 años.

Pila Castanedo, Damián: nac ido en Vill anueva el 18 de marzo de 1909, hij o de M anuel Pil a Sara, natural de La Penill a de Cayón, y de Adelina Castanedo, natural de Vill anueva (RCV). Se cri ó en La Penill a y se casó en Vill anueva, donde vivi ó vari os años. Al estall ar la guerra combati ó en las fil as republi ca nas y después perm anec ió enca rcelado 6 años en el Penal del Dueso (Santoña), sa liendo en libertad condi cional hac ia 1943. Se establ ec ió con su famili a en Astill ero pero sufrió nuevas detenc iones, acusado de co laborar con la res istenc ia antifranqui sta, tras lo cu al aparec ió ahorcado en su ce lda de la Pri sión Prov incial de Santander el 20 de agosto de 1946. La famili a y algunos inform antes consultados añaden a la versión ofi c ial del suic idi o que Dam ián se ahorcó con su propio cinturón al no poder soportar las torturas a las que fue sometido para que delatara a otros compa ñeros, la fa mili a pudo comprobar que tenía señales ev identes de malos tratos en las muñecas y los tob illos (MEN ÉN DEZ, apéndice B; y testimo nios de su hijo Dami án Pil a Cag igas y de num erosos vec inos de Vill anueva). Tenía 37 años, y le computamos en el muni cipio de Astill ero, del que era vec ino.

Rivas Caballero, Fidel: natural y vec ino de Revill a de Ca margo, empl eado de la empresa "Prod uctos Do lo míti cos" de esa loca lid ad co n la categoría de pin che, fue deteni do junto co n el ca pataz Emili o García Sa iz, bajo la ac usac ió n de habe r esc rito un as frases ofensivas pa ra el rég imen fra nq ui sta . Co ndu c idos a la Sierra de Vill anu eva, ambos fu ero n ases inados en el pa raje de Vall anares en el verano de 1938, se di ce qu e les apalea ro n brutalmente y les enterraro n vivos, sus cadáveres fuero n enco ntrados por un vec in o que vio asomar un a bota el 29 de agosto de ese mi smo año, mu chos vec in os del pu eb lo subi eron a verl os (MEN ÉNDEZ, apénd ice B; y num erosos testimo ni os). Tenía 15 años, y le co mpu ta mos en el muni cipio de Ca margo, del q ue era vec ino . Ruiz San Emeterio, Francisco ("Paco"): natural de La Abadill a de Cayó n y vec ino de Vill anu eva, era mi embro destacado de la Agru pac ión Socia li sta de Vill aesc usa, y fu e voca l de la Junta Ad mini strati va de Vill anu eva y pres id ente del Sindi cato Ag ríco la de Ri osape ro. Ingresó en la Pr isión Provin c ial de Sa nta nder el 29 de nov iembre de 1939 procede nte de l Penal del D ueso (Sa nto ña), siendo fusil ado en el ce menteri o de C iri ego (Santander) el 30 de nov iembre de 1939 (M EN ÉNDEZ, apéndi ce B; O NTA ÑÓ N, p. 270; y testimo ni os de su hermano Ped ro Ruiz San Emeteri o, de su sobrino José Ajuri a Rui z, y de otros vec inos de Vill anu eva). Tenía 34 años.


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

335

Saiz Montes, Victoriano: nacido en Obregón el 11 de febrero de 1902, hij o de Ju an Saiz Tru eba, natura l de Renedo de Piélagos, y de María Montes Muñoz, natura l de Obregón (RCV). Vecino de Villanueva, casado y 7 hijos, trabajaba en la Granja "E l Henar" co nduciendo cam io nes. En 1935 formó parte de la junta directiva de la Agrupac ió n Socialista de Villaescusa como voca l. Al derrumbarse el frente Victoriano evac uó a toda su familia con el camión hasta Guarnizo, y allí les dejó en casa de un hermano retirándose hacia Asturias, donde desapareció; al parecer fue fusilado por los falangistas en la playa de Gijón a finales de octubre de 1937, tras la entrada de los nacionales en dicha c iud ad. Otra versión seña la que murió al hundirse un barco en el que trataba de escapa r a Francia (test imonios de su nieto Víctor Moreno Saiz, y de otros vecinos). Tenía 35 años. Tellechea Lujambio, Eustaquio: natural de Herna ni (G uipú zcoa) y vecino de Villanueva , Bº La Igles ia, ll egó a Villaescusa con su familia para trabajar en la Gra nj a " El Henar", donde estuvo de jefe de máquinas. Persona de gran valía, el 27 de agosto de 1936 fue elegido presidente de la Agrupación Socialista de Villaescusa, después también fue propuesto por los socialistas para ju ez del va ll e en marzo de 1937, si bien en este caso no resultó eleg ido . Al parecer al entrar los nac ionales trató de escapar hacia Bilbao en un coc he y fue detenido, en los informes se pedía que no le dejaran hab lar en el juicio, ya que

era un gran orador y convencería al tribunal de su in oce nc ia. Ingresó en la Prisión Provincial de Santander el 19 de marzo de 1939, siendo fusilado en el cementer io de Ciri ego (Santa nd er) el 6 de mayo de 1940 (MENÉNDEZ, apéndice B; ONTAÑÓN, p. 271; y numerosos testimonios). Tenía 47 años.

4.5 - "Emboscados" o caídos en la guerrilla: 4.6 - Otros (5 vecinos): Cervera ¿Casuso?, José: natural de Santander y vecino de Villanueva, Bº La Iglesia, estaba casado en el pueblo y desapareció en la guerra. Se cuenta que murió en el Faro de Cabo M ayo r (Sa ntander) junto con Joaquín Genaro Riva, natural de Vill anu eva y vecino de La Abadilla de Cayón, cuya desaparición tuvo lugar el 17 de novi embre de 1936, pero hemos esc uc hado versiones muy co ntradi cto rias y poco verosímiles sobre este ep isodio, así co mo otra que seña la que muri ó al hundirse el barco en el que trataba de esca par a Fran c ia, pu es era co noc id o por sus ideas izq ui erdi stas (n umerosos testimonios).

González Lastra, Ramón: natural y vecino de Villanueva, 3 meses y medio de edad, falleció en su domic ilio el 3 de septiembre de 1937 "a causa de disparo de arma de fuego" (RCV). Ningún informante rec uerd a esta desgrac ia, pero la familia es co nocid a en Riosapero. Debió se r un acc idente, sucedió 9 días despu és de la entrada de los


\ilCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

336

nacio nales, probab lemente fu era al manipul ar algún arma que qu edó aba ndon ada en aquellos días.

Martínez Lastra, María de los Ángeles: natural de Santander y vecina de Vill anu eva, 1 año, falleció en su domic ilio el 25 de agosto de 1937 "a ca usa de mu erte cas ual de guerra" (RCV). Esta desg rac ia tuvo lu gar en Riosapero y fue acc idental , el padre estaba manipul ando un arma, se le disparó y mató a la hij a que estaba en la cuna (testimonios de algunos vecinos). Teni endo en cuenta que fue el mismo día de la entrad a de los itali anos en Vill anu eva, es pos ibl e que el padre estuviera tratando de ocu ltar el arm a pa ra no comp ro meterse. Riva Castanedo, Joaquín Antonio (de la) ("Toño"): nacido en Villanueva el 13 de julio de 1918, hijo de Antonio de la Ri va Gutiérrez, natural de Parbayón (Pi élagos), y de Bonifacia Castanedo ¿Colsa? (" Fac ia"), natural de Villanueva (RCV). Vecino de Villanueva, Bº Arcillero, de la quinta del 39, ll evaba tiempo enfermo y por eso no fue movilizado al principio de la guerra, en la q ue muri ó su herm ano mayor, Valentín. Desp ués, ya co n los nacionales, algu ien le denunció y le ll eva ro n a la guerra forzosamente a pesa r de su enfermedad: falleció en Estell a (Navarra) el 5 de febrero de 1939. Su madre fue a ve rl e y le encontró moribundo en una cuad ra, desnudo, envue lto en una manta y ll eno de piojos, supuestamente era un hosp ital de campaña, pero estaba en unas candi-

----~~----------- --

ciones deplorables, só lo le dio tiempo a despedirse de su madre y muri ó a continu ac ió n (reco rd atorio de su muerte; y testim o nios de su hermano Francisco de la Riva Castanedo y de su cuñ ada, de sus primos Baltasar, Francisca, Josefa y María Casta nedo de la Riva; y numerosos vecinos). Tenía 20 años .

Torre Escalante, Ignacio: natural de Parbayón y vecino de Villanueva, fue sargento en la guerra de Cuba, miembro del Sindicato Agrícola de Villaescusa y socio fundador de la cooperativa lechera SAM. Falleció en la Casa de Sa lu d de Valdecilla (Sa ntander) el 29 de agosto de 1937, tras ex plosiona rl e acc id entalmente una bomba que había quedado abandonada en una finca de su propiedad en la Sierra de Villanueva (numerosos testimoni os). Sin embargo su hij a siemp re pensó que la bomba se la tiraron los " rojos" durante la retirada hacia Santander, de hecho apa reció en una esq uela co lectiva con otros socios de la SAM "caídos por Dios y por España" (MENÉ NDEZ, apé nd ice A; y testimonio de su hij a Dolores Torre Merecilla). Su ausenc ia de la ya retirada placa de los caídos de Villanueva parece ava lar la primera versión.

-

..


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

337

Tabla Vi.!~ VILLANUEVA

Vecinos

Naturales

Desconocidos

TOTAL

Repres ió n rep ubli ca na

-

2

-

2

Caídos frente nac io nales

1

2

-

3

Caídos frente republicanos

6

1

-

7

Represión franquista

9

1

28

12

y guerrilla

-

-

-

-

Otros

59

-

" Emboscados"

·TOTAL

1

21

5 - TOTAL VALLE DE VILLAESCUSA Después de anali za r los pu eb los por sepa rado, ha ll ega do e l momento de rea li za r el ba lance f in al de víct imas de la Guerra C iv il en el té rmino muni c ipa l. En prim er lu gar cons id erare mos só lo a los qu e eran vec in os del muni c ip io en aq uell a época, para después añad ir a los naturales q ue ya no eran vec inos y a los desconoc idos o fo rasteros mu ertos en el va l le. La represió n rep ub li ca na ca usó un total de 7 muertos en el vec ind ari o, 6 de ell os en Li año y el restante en La Co ncha, aunq ue es prec iso adve rtir qu e se sos pec ha q ue algun o de los jóvenes q ue muri ero n en el frente en las fil as repu bli ca nas fue ases in ado po r sus pro pi os co mpañeros, ce losos de elimin ar a los "q uintaco lumn istas". En las fil as nac io nales muri ero n 6 jóvenes, pero en el bando repu bli ca no

-

6

...

-

5 -

2

~

29

la sa ngría f ue mu c ho m ayor, nad a menos qu e 31 j óve nes del vall e muri ero n o desa parec iero n en el frente co n los republi ca nos, al parece r 14 de ell os en un a mi sma jo rn ada en el frente de Grado (Asturi as) en octubre de 1936 . Las víctim as de la repres ió n franqui sta fuero n 18, la mayo ría fusil ados en el ce menteri o de C iri ego (Santand er) o mu ertos en di st intas pri sio nes; de ell os 9 B Se trata del capataz y el pinche de " Productos Dolomíticos" que aparec ieron ases inados en la Sierra de Vill anueva; en rea lidad fueron posteri ormente identificados : Emilio Ga rcía Sa iz y Fidel Rivas Ca ballero. 9 De ellos 3 murieron accidenta lmente por expl os iones o d isparos en los días sigui entes a la entrada de los naciona les: el veci no Ignacio Torre Esca lante, y los niños Ramón Gonzá lez Lastra y M º A ngeles Martín ez Lastra. Por su pa rte José Cervera ¿Casuso? desaparec ió en extrañas c ircunstancias en noviembre de 1936, suponiéndose que murió en el Faro de Cabo Mayor. Por últi mo Joaq uín Antonio de la Ri va Casta nedo fu e movi li zado por los nac ionales y muri ó de enfermedad en Este ll a (Navarra) el 5 de fe brero de 1939.


i'r 4EO-"rl,.,#

Q \i'ICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

338

eran vecinos de Villanueva, 5 de Li año, 3 de Obregó n y 1 de La Co nch a. Además hay qu e co nsidera r a otros 5 vec inos, todos ellos de Liaño, "emboscados" tras la entrada de los nac ional es y que muri eron en distintas ci rcunstancias. En el ca pítulo de otros hay que

incluir a otras 9 personas q ue murieron por distintas ca usas relacionadas co n la guerra: bombardeo, disparos o exp losiones acc identales, sui c idi o, etc. .. En total fueron 76 los vec in os de Villaescusa qu e "fa ltaron " co mo co nsecue nc ia de aquella guerra .

(Sólo vecinos) VILLAESCUSA

La Concha

Liaño

Obregón

Villanueva TOTAL

Repres ión republicana

1

6

-

-

7

Caídos frente nac ional es

-

2

3

1

6

Ca ídos frente republ ica nos

7

11

7

6

31

Repres ión franqu ista

1

5

3

9

18

"Emboscados" y guerrilla

-

5

-

-

5

Otros

2

-

2

5

9

11

29

15

21

TOTAL

-

A estas c ifras se pueden añad ir los naturales del valle que ya no era n vecinos, así como los desconocidos o forasteros que muri eron violentamente en el término municipal. La represión repu blicana costó la vida a 3 o 4 naturales del muni c ipi o que ya no vivían en él, a los que hay que sum ar 1 o 2 desconocidos cuyos cadáve res fueron enco ntrados en el término municipal. En las filas nac io nal es caye ron otros 3 naturales u oriundos del va ll e. En el bando republi-

-

76

ca no suman 5 los naturales muertos, aunque 4 de ell os residían en otros pueblos del va ll e donde los comp utamos como vecinos, de manera que só lo sería 1 más a co ntab ili za r, vec in o de Cayón, así co mo 2 mili c ianos desconocidos cuyos cadáve res quedaron en Obregón. La rep res ión franquista costó la vida a 7 natural es del valle, de los que só lo contabi 1izamos a 4 por las razones ya exp uestas en el apartado anteri o r, así como 5 desco noc idos y 2 foraste ros


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

339

na, 2 milicianos y 5 ejecutados por los nacional es. Y otros 2 forasteros identificados, víctimas también de la represión franquista . Sumando natura les, descono-

identificados que fueron "paseados" tras la entrada de los nac ional es. Otro natural del municipio pero vecino de Cayón murió en /a g uerrilla antifranquista.

cidos y forasteros, fueron entre 23 y 25 las

personas vinculadas al municipio pero no domiciliadas en él que perdieron la vida a consecuencia de la guerra. Sumadas a los 76 vecinos muertos, el número de víctimas osciló entre 99 y 101 , es decir un centenar en números redondos.

En total fueron 13 o 14 los natural es del municipio que ya no eran vecinos del mismo y que murieron a consecuencia de la guerra. Los desconocidos muertos en el valle fueron 8 o 9, de ellos 1 o 2 víctimas de la repres ión republica-

(Naturales, desconocidos y forasteros) Villanueva

TOTAL

VILLAESCUSA

La Concha

Liaño

Represión republicana

1N+1D

¿1 N? + ¿1 D?

-

2N

3/4 N + 1/2 D = 4/6

Caídos frente nacionales

-

1N

-

2N

3N

Caídos frente republicanos

2N

-

2N+2D

1N

1N1º+20=3

Repres ió n franq ui sta

-

1N +5 D

SN

1 N+ 2 F

S N11 + 5 D+ 2 F=1 2

" Emboscados" y guerrill a

-

-

1N

-

1N

O tros

-

-

-

-

-

3 N+1D = 4

2/3N+5/6D=

8N+2 D=

7/9

10

6N+2F= 8

-

--

TOTAL

10 La suma daría 5 naturales muertos, pero 4 de ellos eran vecinos de otros pu eblos del munic ipio, donde ya los consideramos, por lo que sólo contabilizamos en el total el único que ya no era vecino del va lle.

11 La suma daría 7 naturales muertos, pero 2 de ellos era n vecinos de otros pueblos del

Obregón

H'14N12+&9D+2F=

'13/25

municipio, donde ya los cons ideramos, por lo que sólo contab ili zamos los 5 que ya no eran vec inos del va lle. 12 Téngase en cuenta que se han deducido 6 naturales que eran vecinos de otros pueblos del valle, donde ya los computarnos, de manera que suman 13 naturales que ya no eran vecinos del municipio.


- V'ICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

~Al8Ph1tVl\!eR.fª~fi~A (Vecinos, naturales, desconocidos y forasteros) VILLAESCUSA

Vecinos

Naturales no vecinos

Desconocidos

TOTAL

y forasteros

Repres ión republicana

7

3/4

1/2

11/13

Caídos frente nacionales

6

3

-

9

31

1

2

34

18

5

7

30

5

1

-

6

9

-

-

9

Caídos frente republicanos Repres ió n fra nq uista "Emboscados" y guerr ill a Otros

·t--

TOTAL

76

13/14

-

-~

lQ/11

99/101 1

LA

DESPROPORCIÓN POR BAN-

DOS: VENCEDORES Y VENCIDOS.

No es prec iso hace r un estudio detallado de las cifr as de víctimas para co nstatar la enorm e desproporción ex istente entre los dos bandos. Ciñén donos a los vecinos del municipio, en lo que se refi ere a los caídos en el frente, por cada vecino de Villaescusa mu erto en el lado nac iona l (6) cayeron nada menos que 5 en el lado republicano (3 1 ). Y en lo referente a la represión, las víctimas de la rep res ió n franquista (18) también superan sob rada mente a las de la rep resión republi cana (7), sobre todo si co nsideramos a los "embosca-

dos" como víctimas de dicha represión (18 + 5 = 23). Así pues, está claro quienes ganaro n la guerra, pero estas c ifras req ui ere n un a exp li cac ión . ¿Por qué murieron tantos jóvenes en las filas rep ubli ca nas? Senc ill ame nte porque en Ca ntab ri a los rep ubli ca nos co ntrol aron la reg ió n durante los primeros 13 meses de la guerra y mov ili za ro n prácticamente a todos los cá ntabros en edad de combatir, salvo aquellos que se enco ntraban cu mpliendo el servi c io militar en zo nas donde triunfó el alzamiento, o bi en aq uell os que lograron eva dirse a la zo na nac ion al. En esos primeros meses de


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

341

guerra los republi ca nos estaban sobrados de gente y euforia revo lu c io nari a, pero ca recía n de arm as sufic ientes y, sobre todo, de disc iplin a y experi enc ia. Así se exp li ca la trág ica j o rn ada en la q ue, al pa rece r, 14 vec in os de Vill aescusa muri ero n de un a so la vez en el fre nte de Grado (Asturi as) en octubre de 1936. Los nac io nales todavía no tenían un a superi o rid ad béli ca cla ra, e incl uso eran mu y inferi o res en número de efectivos en el frente del No rte, pero estaban mu cho mej o r organi zados y di sciplinados, y las co lumn as qu e avanza ron desde Ga li c ia lograro n su obj etivo de romper el ce rco de Ov iedo, siti ado por mil es de mili c ianos . La otra gran o leada de muertos en las fil as republi ca nas en lo q ue atañe a Vill aescu sa se produj o en la ofensiva de agosto de 1937 sobre Santander y los co mbates que sigui eron hasta octu bre, de nu evo en Asturi as. Esta vez sí que pesó la aplastante superi o ri dad bé li ca de los nac ion ales, apoyados por las unid ades ita li anas y la temibl e av iac ió n alemana, la fa mosa Leg ió n Cóndo r, que mac hacó las pos 1c1o nes republi ca nas ca usa nd o en ell as un a eno rm e mortandad. La movili zac ión que rea li zaron los nac io nales despu és de entrar en Santander no fue comparabl e a la republi ca na, entre otras cosas porqu e mu chos de los cá ntabros en edad de combatir ya habían mu erto o estaban heridos, otros muchos habían escapado a Franc ia o se habían escondido en los mo ntes, y sobre todo mil es de ell os estaban enca rce lados en ca mpos de concentrac ió n a la espera

de aval es e inform es pa ra determ inar si podían ser incorpo rados a las tropas de Franco o bi en eran desafectos a los nac ion ales. De manera que el número de cá ntabros mov ili zados po r los nac io nales fu e mu cho meno r, y además fu ero n movilizados más tard e, los de la quinta del 40 só lo estuvieron unos meses en la guerra, co n lo que también hubo menos bajas. También hay que te ner en cuenta que un año largo de guerra había ido ca lando en los combatientes, en general mu cho más ex perim entados, y el hec ho de estar diri gidos por mandos profes ion ales tambi én tuvo que notarse, frente a la improvi sac ió n de las mili c ias qu e co mbatieron po r la Repúbli ca en los primeros meses de la guerra. A pesar de todo las tropas nac ion ales tambi én sufri eron numerosas baj as en el último año de la contienda, sobre todo en la sangrienta batalla del Ebro, do nd e el Ej érc ito Popular de la Repúbli ca al ca nzó su m adurez y con sigui ó demorar un os meses la vi cto ri a franqui sta. En lo qu e se refi ere a las c ifras de la represi ón en ambos bandos, es preciso destaca r que 6 de los 7 muertos de la cuenta republi cana eran vecinos de un mismo pu eblo, Li año, y el restante murió en su domic ilio, perteneciente a La Con cha pero a pocos metros de Liaño. Así pues, la repres ió n republi cana fu e muy des igual en el muni c ipio, como en otros lu gares de Ca ntabria, dependi endo del talante de los diri gentes locales del Frente Popul ar y, sobre todo, del radio de acción de determinados grupos que sembraron el terror en la zona repu-


\/ÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VILLAESCUSA

342

bli ca na, en el caso de Vill aesc usa sobre todo un a cuadrill a lid erada po r un vec ino de Li año. En rea lidad sucedi ó algo parec ido durante la repres ión franqui sta, pues la mitad de los mu ertos (9 sobre 18) eran vec in os de Vill anu eva, do nde los ava les e inform es positivos fu ero n bastante más difíc il es de co nseg uir qu e en los restantes pu eblos del vall e. De hec ho se decía q ue en Vill anu eva "ases inaban con los inform es ", y desde lu ego hubo un a repres ió n abso lutamente desp ropo rc io nada, pu esto qu e nin gún vec ino del pu ebl o había sido ases in ado en la época " roja" . En ca mbi o en Li año, do nd e era de esperar un baño de sangre tras la entrada de los nac io nales, la repres ió n franqui sta fue relativamente co medid a, sob re todo teni end o en cuenta lo qu e pasó en otros muni c ipi os vec in os. Fin almente el hec ho de qu e la repres ió n fra nqu ista sum ara mu chas más víctim as qu e la republi ca na tamb ién tiene fác il ex pli cac ió n: los generales qu e se leva ntaro n co ntra la Repúbli ca en 1936, arrogados en su pape l de "salvado res de la Patri a", se propu siero n hacer un a " lim pi eza" siste mática y sin co ntempl ac iones, y además en Ca ntabri a hab ía un afán añadid o de venganza po r los desmanes cometi dos en los 13 meses de do mini o republ ica no. En definiti va, Franco ga nó la guerra y estu vo cas i 40 años rep rimi end o sin fre no a todo tipo de o pos ic ió n, fusil ando a decenas de mil es de pe rso nas. Lo q ue hubiera pasado en el caso hipotéti co de q ue los repu bli ca nos hubi eran ga nado la guerra entra en el terreno de la hi stori a-fi cc ió n .. . ¿lega l id ad republica na o revo lu c ió n?

LA

DESPROPORCIÓN POR

EDADES: TREMENDA MORTANDAD JUVENIL.

Otra de las cosas que destaca al ojea r el balance de víct imas de la guerra es la juventud de la mayo ría de los que muri ero n. Las c ifras so n mu y expres ivas si se cl as ifi ca n las víctim as por grupos de edad, si b ien de los 76 vec in os mu ertos só lo co nocemos la edad de 68 de ell os. El grupo de edad más castigado co n mu cha diferenc ia fue el de 20-24 años, con 30 baj as, sigui éndo les los de 30-34, con 11 baj as, y 25 -29, co n 10. Entre los tres, es dec ir el interva lo de edad comprendid o entre los 20 y 34 años, ambos incl usive, sum an 51 mu ertos, lo q ue supone el 75% de los ca ídos . En gran medida esto ti ene su exp li cac ió n en que eran las q uintas movi li zadas al fre nte, prin c ipa l fuente de mortandad en el muni c ipi o. En general las víctim as de la repres ió n de ambos ba nd os tenían un a edad más avanzada, po r enc ima de los 30. Fin almente la med ia de edad de los 68 vec in os mu ertos de los qu e co nocemos su edad se sitú a en 25'67 años.

-----

-

--

..


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

Grupo de edad

NQ de muertos

Porcentaje

0-14 años (niños)

2

2'94%

15-19 años

3

4'41%

20-24 años

30

44'11 %

25-29 años

10

14'70%

30-34 años

11

l 6'17%

35-39 años

5

7'35%

40-44 años

1

1'47%

45 -49 años

3

4'4 1%

50-54 años

1'47%

55-59 años 60-64 65 en adelante

-

TOTAL

LA

DESPROPORCIÓN

POR SEXOS: LAS MUJERES Y LA GUERRA.

Si el balance de víctimas resulta desproporcionado por bandos, y el de edades castigó principalmente a los jóvenes, ateniéndonos al balance de hombres y mujeres la desproporción es abismal. Ciñéndonos a los 76 vecinos muertos a consecuencia de la guerra, 73 fueron hombres y 3 mujeres, lo que representa el 96'05% de víctimas masculinas y 3'95% de víctimas femeninas. En gran medida ello se debe a que las movilizaciones de quintas sólo afecta-

2

2'94%

68

100%

_...,

-

ban a los hombres, lo que evitaba a las chicas los peligros del frente, y que en una sociedad tradicional como la de la época las mujeres estaban relegadas a "sus labores" salvo excepciones, por lo que en general no se significaban políticamente como los hombres, y por lo tanto no eran tan proclives a las represa! ias. Esta desproporción podría llevarnos a decir que la guerra era cosa de hombres, pero en realidad esto solo sería válido para el bando nacional, donde la mujer estuvo relegada a los puestos que se le consideraban propios: enfermeras, madrinas de guerra, colectas benéficas, etc ...


'VICTIMAS MORTALES DE LA GUERRA EN VJLLAESCUSA

344

a la ca rretera: al ll ega r los nac io nales abri ó fu ego sob re ell os y, tras el prim er desco nc ierto y t iroteo, fue ap resada y co ndu c id a a La Pesq uera, donde la amarraro n a un árbo l, la roc iaro n de gasolin a y la prend iero n fuego .

En ca mbi o en el bando republica no algun as muj eres alca nza ro n pu estos d iri gentes de primera fil a, co mo la co muni sta Dol o res lb árruri " La Pas io nari a", o la anarqui sta Federi ca M o ntseny. A ni ve l loca l, en Vill aesc usa só lo tenemos con stanc ia de un a muj er qu e alcanzó c ierta releva nc ia, Mil agros Varill as, qu e fu e segund a teni ente de alca ld e en el co nsej o muni c ipal pres idido po r Di o nisia Zubía desde marzo de 1937. En el band o republi ca no algun as muj eres tambi én fu ero n al frente, aunqu e d e form a vo luntari a, y en Vill aesc usa sabemos q ue var ias c hi cas v isti ero n el mo no y el pañu elo de milic ianas, y po rtaron arm as de fuego, aunqu e no tenemo s co nstanc ia de q ue fu eran envi adas al frente. Po r el co ntrario todos los testimoni os se ñalan su parti ci pac ió n en requi sa s y labo res de vi gil anc ia en la retaguardi a, y sa bemos qu e cas i todas ell as pudi ero n escapa r en ba rco a Franc ia al hundirse el fre nte rep ubli ca no en El Esc ud o.

Co mo era de espera r, si la repres ió n franqui sta fue impl acab le en general, co n estas muj eres izq u ierd istas fu e do bl emente brutal, ya qu e, además de po r " roj as", se las casti gaba po r desempeñar ro les q ue no les co rrespo ndían. Fu ero n hab ituales las to rturas, vi o lac io nes y ases in atos, y ni siqu iera había pi edad pa ra las embarazadas, se es peraba a que d ieran a lu z, y lu ego se fusi laba a la mad re. Esto últim o fue lo qu e sucedi ó co n Ju sta M o reno A lejas, vec in a de Socabarga fusil ada en el cementeri o de Ciri ego el 11 de enero de 1938, a los pocos d ías de haber dado a lu z un a ni ña q ue só lo sobrev iv ió un as sem anas a su madre. El mar ido, José Ló pez Rui z "Jose ló n", q ue estaba preso, se fugó y se ec hó al mo nte a raíz de estos hec hos. Vice nte Fe rn ández Benítez, en su trabaj o sobre el Va ll e de (amargo, recog ió el testimo ni o de un a muj er qu e estuvo p resa en Santander en el gru po " Ramó n Pe layo", do nde hab ía 900 muj eres enca rce ladas y eran hab itu ales las "sacas", reco rd and o los gri tos y fo rcej eos de un a c hi ca de 2 1 años que dos d ías antes había dado a lu z melli zos, y a la q ue saca ban de mad ru gada pa ra fusil arl a en C ir iego n. Y

En otros muni c ip ios prox 1mos sí qu e hemos recog id o testim o ni os relati vos a mili c ianas qu e lu charo n en el frente y, en dos casos, defendi ero n hasta la mu erte se nd as pos ic io nes aba ndonadas po r sus compa ñeros. En las t rin c heras de las Peñas de Penill a, cerca de Pu ente Vi esgo, una m ili c iana hizo frente en solitari o al ava nce ital iano hasta se r rodeada y muerta po r la espa lda. Y en Selaya, tras la desba nd ada republi ca na, tambi én q uedó un a mili c iana so la apostad a co n un a amet rall ado ra en un a terraza situada frente

---~

- - - --

- - -

---

-

-

13 FERN Á N DEZ BENÍTEZ, Vi cente; y otros: op. cit p. 259

-

-

1

'


BALANCE DE VÍCTIMAS MORTALES DE LA GUERRA E

345

Abdó n M ateas, en su trabajo sob re Pe nagos, publi có el testim o ni o de un a vec in a de Ca bárce no, Palmira M arcos Abasca l, qu e perm anec ió en pri sió n nada menos q ue 20 años, entre 1941 y 196 1, ac usada de ay ud ar a los "emboscados"1 4. La repres1o n republi ca na ta mpoco perd o nó a las muj eres, aunqu e las v íct im as fe me nin as tambi én fu ero n mu c has menos qu e las masc ulinas. En nu estra zo na el caso más " nombrado" fue el de un a vec in a de Santa M aría de Cayó n, A nita A renal Hern ánd ez, di stin guid a po r su cato li c ismo. En la madrugada de l 1 de enero de 193 7 un grup o de desconoc id os la sacó de su casa en co mpa ñía de su marid o, Pabl o Rui z Pé rez, siend o " paseados" en la Fu ente Enca lada, paraj e so litari o situ ado en la ca rretera de Miro nes (Miera), aunqu e " Do n Pablito" so brevivi ó mil ag rosa mente des pu és de rec ibir vari os d isparos. En defin iti va, las muj eres tampoco estu vieron exentas de los ho rro res y las c ru eld ades de la guerra, a pesa r de lo qu e refl ejen las estadísti cas.

1

14 MATEOS, Abdón: op. cit pp 11 y 124128.


--

- ~ -

--

---- -

-

-

• •t •


er1dice ClJn1er tal 8cD'wi

70

orUMENT Al

28 de julio de 191 O; "La Atalaya" DOCUMENTO 11

11 de octubre de 1913; " El Cantábrico" DOCUMENTO 111 2 de octubre de 1923; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa DOCUMENTO IV

14 de abril de 1931; Junta Provincial del Censo Electoral de Santander DOCUMENTO V

15 de abril de 1931; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa DOCUMENTO VI 20 de junio de 1931; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa DOCUMENTO VII 6/20 de octubre de 1934; . libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa y "El Cantábrico" DOCUMENTO VIII

12 de octubre de 1936; libro de actas de la Agrupación Socialista de Villaescusa DOCUMENTO IX 21 de octubre de 1936; Guardia Civil

DOCUMENTO X 28 de diciembre de 1936/16 de febrero de 1937; requerimientos del <;=omité Agrícola Local de Villaescusa DOCUMENTO XI 31 deenerode1937; libro de actas de la Agrupación Socialista de Villaescusa DOCUMENTO XII 24 de agosto de 1937; carta de despedida de Federico López Santibáñez DOCUMENTO XIII 30 de agosto de 1937; . libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa DOCUMENTO XIV 8 de octubre de 1937; consejo de guerra DOCUMENTO XV 11 de febrero de 1940; Boletín Oficial Eclesiástico del Obispado de Santander DOCUMENTO XVI

19 de junio de 1941; certificación de liberación condicional DOCUMENTO XVII Alcaldes de Villaescusa en el último siglo SIGLAS Y VOCABULARIO BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES


348 APÉNDICE DOCUMENTAL DOCUMENTO

1

28 de julio de 1910; "La Atalaya". La c uenca

min era de Peña

Cabarga fu e una de las cunas del movimi ento obrero en Cantabri a, protagoni za nd o

num ero sas

hu elgas

desde

comi enzos del siglo XX . La co nflictivi dad soc ial en la zon a fu e tal qu e vari as veces se encomendó su repres ió n al Ej érc ito, co mo testimoni a este artículo del peri ódi co co nservado r sa ntand erin o " La Atalaya", en el qu e se detall a la di stribu c ión de unid ades militares en la c uenca min era y se alaba la hospitalid ad de los vec inos hac ia di chas fu erzas, se ñalándose al pu ebl o de Cabá rce no como foco de ag itac ió n. Só lo 26 años des pu és de estos hec hos estall ó la Guerra Civil ; al hundirse el frente en El Esc udo, la Co lumn a Sagardía avanzó hasta Cabárce no y reso lvió definitivamente el " probl ema min ero" rea li za nd o un a horribl e matanza de c ivil es en los prim ero s días de septiembre de 1937. El Vall e de Vill aesc usa perm anec ió al mar-

tropas forman un sector cuyo vértice está en el Astillero, donde se halla la plana mayor con el coronel señor Campos. Una compañía de Valencia está en Villanue va, al mando del capitán Garnacha, de cuya fuerza es un destacamento que guarda los lavaderos de Solía. Esta fu erza está en contacto con las que guardan las minas de Obregón. En Cabárceno hay otra compañía, también de Va lencia, que manda el capitán E/izando, y que tiene que proteger todo el sector de las minas de Obregón hasta buscar el contacto del palacio de A/sedo (Pámanes), guarnecido por fuerzas de Wad-Rás. En Pámanes hay una compa ñía de este regimiento, que a su vez busca el contacto con el grueso del mism o, unos 200 hombres y una sección de ametralladoras, al mando del teniente coronel Figueras Santa Cruz, que están en Solares. En los lavaderos de Heras hay una sección de Wad-Rás y en Sa n Salvador una de Valencia. Por último, desde Boo hasta Cabarga hace el servicio de reconocimiento una sección de caballería de Talavera.

gen de esta ma sac re al se r " liberado" por las tropas itali anas .

Distribución de fu erzas Ya dijimos que toda la cuenca minera está ocupada militarmente. Las

Los vecinos de la comarca a los que la huelga alarma y perjudica fraternizan con la tropa y se afanan por obsequiarla. Ayer en Solares se sirvió un rancho extraordinario costeado por los vecinos, y en breve se les dará otro


349

que costeará la colonia veraniega. En Heras ocurrió un lance que merece consignarse como re flejo del patriótico espíritu de la comarca. Al presentarse los soldados de Wad-Rás de aquel destacamento a comprar carne en el establecimiento del industrial Alberto Presmanes, éste no sólo se negó a cobrar; sino que dio mayor ca ntidad de ca rne que la pedida. Éste no es un hecho aislado, sino que se repite a diario por parte de todos aquellos honrados vecinos.

blemas por la in sufi c iencia de los servi cios más elementa les. En Cabá rce no las dos únicas fuentes que abastecían al pueblo se agotaron al fin al del verano de 1911 , y la protesta vec in al se sa ldó con 5 mu ertos al enfrentarse los manifestantes y la Guardia Civil a la puerta del Ayuntamiento de Penagos. Dos años después se planteó en Obregón otro conflicto por la in sufic ienc ia y la insalubridad de la escue la del pueblo; afortunadamente en este caso el problema se dirimió en los periódicos, co mo testimonia este artícul o.

Impresión optimista La escuela de Obregón La impresión que hemos traído a nuestro regreso no puede ser más optimista. Hemos preguntado a todos los je fes de todos los destacamentos y todos nos dicen que no ocurre novedad. Los agitadores seguirán su labor; apoyados por cierta parte de la prensa, pero sus esfuerzos se estrellarán ante el desdén de los pobres y sufridos obreros. Y el fracaso de esta huelga significará el total desprestigio de ese foco de agitación de Cabárceno, con lo cual ganará no poco la Montaña. DOCUMENTO

Está de Dios, sin duda, que EL CANTÁBRICO tenga que tener siempre leva ntada en alto la espada, amenaza nte como la de Oamocles, sobre las autoridades de Villaescusa. Antes fueron motivo para ello, y lo son todavía, pues no se ha terminado el asunto, asuntos de sa lubridad e higiene pública; ahora lo es el caso de abandono inconcebible, caso que podría calificarse de inhumanidad, que representa la escuela pública del pueblo de Obregón.

11

11 de octubre de 1913; "El Cantábrico". El incre mento de la población debido a la minería pl anteó graves pro-

Anteayer recibimos una carta, que no necesitamos comprobar; pues tenemos motivos sobrados para saber que dice verdad, fechada en dicho pue-


350

blo de Obregón, en la que un conocido vecino del mismo, poniendo por testigos de sus manifestaciones a muchos más, se queja amargamente del estado en que se halla aquella escuela y protesta de que, estando denunciada como insuficiente, insalubre y antihigiénica, siga todavía sirviendo de único local de enseñanza pública o ficial para los hijos de aquellos infelices mineros. Según nos dice, no tiene capacidad la escuela para más de treinta a treinta y cinco criaturas, y, sin embargo, como son muchos los padres que envían con digno afán sus hijos a educarse y como la maestra no se atre ve a despedir a nadie, tienen que estar allí apretujados, sin aire bastante, sin sol, casi sin luz y en una habitación húmeda y malsana, CIENTO VEINTE niñas y niños; pues la escuela es mixta, no pudiendo tener ni sitio para sentarse, cuanto menos para escribir en forma conveniente. ¿Qué decir de esto? Y el caso es que la Compañía Orconera tiene a disposición del Municipio algunos miles de pesetas dispuestos pa ra construir una escuela decorosa, además de que, seguramente, el Ayuntamiento sufraga otras atenciones menos urgentes e importantes y tiene recursos para gastos que pueden aprovechar menos,

moral y materialmente, que la enseñanza pública en Obregón. Pero allí casi no hay más que pobres trabajadores mineros, que carecen de elementos de influencia pa ra protestar en forma, y el tiempo pasa y los años transcurren vergonzosamente sin que se ponga remedio al mal. El señor gobernador civil, que tiene al alcance de su mano, en el propio Gobierno, antecedentes de este abandono vergonzoso, puede y debe hacer a los pobres vecinos de Obregón una justicia rápida. Hace años, por una circular del Gobierno civil de Sa ntander respecto a los locales de las escuelas públicas de los pueblos, fu e inspeccionado o ficialmente el de Obregón y se declaró inaceptable en absoluto, imposible de re formar, insalubre e incapaz, ordenándose su cla usura. Esto lo sabe el señor inspector de Instrucción pública . Esto puede saberlo el señor gobernador civil en el momento en que lo pregunte al negociado. ¿Cómo, pues, continúa el escánda lo de tanta indiferencia? ¿Es que ha de haber que cerrar algún día tanto contra las autoridades superiores que consienten como contra las inferiores que abandonan?


351

DOCUMENTO

111

2 de octubre de 1923; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa.

A los pocos días de producirse el golpe de Estado encabezado por el general Miguel Primo de Rivera y respaldado por el rey Alfonso XIII, se celebró en el Ayuntamiento de Villaescusa una sesión convocada por un comandante de la Guardia Civil en representación del poder militar. En esta sesión la corporac1on

municipal

presidida

por

Hermenegildo Saro fue suspendida sin más explicaciones, "cesando en sus puestos sin protesta alguna", y se nombró una nueva leal al directorio militar de Primo de Rivera. La nueva corporación , integrada por los principales contribuyentes del municipio, quedó presidida por Marcial Solana González-

la presidencia de Don Hermenegildo Sara, Alcalde que fue hasta el día de ayer, comenzó la sesión convocada para este día por Don Jorge González Hermosilla, Comandante de la Guardia Civil de este puesto en cumplimiento de lo ordenado en el Real Decreto de treinta de Septiembre último y de la comunicación (.. .) fecha de ayer del Señor General Gobernador Militar-Civil de la Provincia, y como se ordena en citada soberana disposición todos los señores cuyos nombres al margen se expresan, quedan suspendidos en sus cargos de alcalde y concejales cesando en sus puestos sin protesta alguna y acatando lo dispuesto en el Real Decreto antes mencionado. Con lo cual se dio por terminada la reunión y yo el Secretario de lo consignado en este acta certifico.

Camino, ex diputado católico y principal terrateniente del valle . Así pues, este acta refleja el golpe de Estado que puso fin al sistema político constitucional de la Restauración y dio comienzo a la Dictadura de Primo de Rivera, con el consiguiente

desprestigio

de

la

Monarquía entre amplios sectores de la sociedad española.

En Villaescusa a dos de Octubre de mil novecientos veintitrés, reunidos en la Casa Consistorial los señores que al margen se expresan bajo

Acto seguido y bajo la presidencia de Don Jorge González Hermosilla, Comandante de la Guardia Civil de este puesto, cumpliendo lo dispuesto en el Real Decreto de treinta del mes último y la orden del Señor Gobernador Militar-Civil de la provincia, se procedió a la formación del nuevo ayuntamiento compuesto según aquella soberana disposición por los señores vocales asociados cuyos nombres se expresan al margen y constituyendo mayoría se procedió seguida-


mente a la designación de cargos confiriendo el de alca lde Presidente del nuevo ayuntamiento a Don Marcia l Solana y González Camino, que por su doble título de Letrado y Doctor en Filosofía y Letras le corresponde desempeñar según el artículo primero del m encionado Rea l Decreto. Procediose seguidamente a la designación del primer Teniente de A lca lde resultando elegido por seis votos y una papeleta en blanco Don Facundo Barquín Diego. Acto continuo se verificó la elección para el nombramiento del segundo Teniente de Alca lde y por siete votos igual al número de votantes se designó a Don }osé Castanedo Liaño, nombrándose después por igual votación y el mismo número de votantes para los cargos respectivamente de Regidores, Sín dico e Interventor a Don Manuel Carrera Oreja y Don juan Cruz Expósito. No pudiéndose establecer el orden que han de tener los señores concejales y que expresa la Ley Municipal con arreglo al número de votos por analogía y tomando com o base la contribución que cada uno satisface, dicho orden se establece de la fo rma que sigue para aquellos Señores Concejales que han quedado sin cargo : Don Antonio Carrera Solana; Pedro Agüero Pardo; Don Nicanor Riva Solana; Don Ventura Ga rcía Paz y Don Luis Revuelta Cubas.

Acto seguido el Seiior Comandante de este puesto de la Guardia Civil en la representación que ostenta dio posesión de sus cargos a los Señores Concejales asistentes; y estos inmediatamente adoptaron como acuerdos en la sesión que celebraron los siguientes: Primero: Señalar los lunes y hora de tres y m edia de la tarde para la celebración de sesiones ordinarias. Segundo: Veri ficado el sorteo de los señores voca les asociados que han de sustituir a los que por el Rea l Decreto citado pasan desde hoy a ser concejales, la suerte fa voreció a los contribuyentes que siguen después de haber distribuido el término municipal en cuatro secciones denominadas: La Concha que ha de elegir dos voca les asociados. Villanueva otros dos y Obregón y Liaño tres cada uno de ellos. Por La Concha Don Modesto Gutiérrez Sa inz y Don Ma nuel Solana Pérez. Por Villanueva Don Saturnino Castanedo Sa nta María y Don Alfredo Lastra Pardo. Por Obregón Don Faustino Cam po Muriedas, Don Leandro Gil Murciantes y Don Ma nuel López Obregón. Y por Liaño Don Fidel Taborga Galván, Don Joaquín Agudo Solana y Don Ricardo juan Sa n Emeterio. Por último el Secretario del Ayuntamiento dio lectura del acta de


353

arqueo verificada el treinta de

Solana, Fe li pe Obregón Vega, M odesto

Septiembre último según la cua l existe

Ll o rente Ayesta rán y Anto nino López

en caja en ese día una ca ntidad de tres

M aza monárqu icos.

mil novecientas cuarenta y cinco pesetas, cua renta y cuatro céntimos, que es

JUN TA PROVINCIA L DEL CENSO

el actua l fo ndo municipa l.

EL ECTO RA L DE SA N TA N DER

Y no habiendo más asuntos de que tratar se leva ntó la sesión y de ella

ELECCIÓN GENERAL DE CON CEJAL ES

la presente acta de todo lo cua l consignado en ella certifico.

DOCUMENTO

VILLAESCUSA Distrito 7º, Sección única .-

IV

14 de abril de 1931; Junta Provincial del

Pedro Va liente, 724 votos; Modesto

Censo Electoral de Santanderl .

Vega, 723 votos; Felipe Crespo, 777 votos; D avid Ruiz, 709 votos; Lucas

Las elecc iones mu ni c ipa les del

Miñaur, 705 votos; Simón González,

12 de ab ril de 193 1 fueron las más dec i-

103 votos; Ed ilberto Fernández, 98

sivas de todo el siglo XX, forza ndo el ex i-

votos; Faustin o Liaño, 97 votos;

1io del rey A lfo nso XIII y la proclamac ió n

Sa ntiago Luis, 95 votos; y Gregario

de

Solana, 79 votos.

la

Repúb li ca.

En

el

Va ll e

de

Vill aescusa las ca nd idaturas repub li canas tamb ién obtuviero n un im po rtante

Distrito 2º, Sección única. -

respa ldo electora l, pero no la mayo ría,

Felipe O bregón Vega, 737 vo tos;

que fue pa ra los monárquicos, q ue co n-

M odesto Llorente, 735 votos; Ismael

sigu ieron 6 co ncejales sob re 11 que inte-

Pico, 136 votos; José Luis M esones

graba n la co rpo rac ió n muni c ipal. N o

Riancho, 735 vo tos; Antonino López,

conocemos la fili ac ió n de todos los ca n-

30 votos; y Fidel O bregón Quintana, 35

d idatos, pues algunos debían ser inde-

votos.

pend ientes, pe ro podemos fac ilitar algunas: Ped ro Va li ente Igles ias, Edi lberto Fe rn ández

O rti z

y

Sa nt iago

Lui s

Y se publica en el " Boletín O ficial" a los efectos legales procedentes.

M artínez era n soc iali stas; M odesto Vega Solana, José Lui s M eso nes Ri ancho y Fidel Obregó n Q uintana republi ca nos; y Fe li pe Crespo Cuesta, Faustin o Li año

1 Tomado de O BREGÓN GÓMEZ, Javi er: Santander, 793 7. De la Dictadura a la República. Pp. 255, 259 y 280.


1 DOCUMENTAL

354

Santander, 74 de abril de 793 7.-PA., Antonio Anés.-EI Presidente, Vicente Mora. DOCUMENTO V

15 de abril de 1931; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa. La victoria en las grandes ciudades de las candidaturas rep ublica nas en las elecc iones muni c ipales del 12 de ab ril de 1931 dio lu gar, dos días después, a la sa lid a de España del rey Alfonso XIII y la procl amac ión de la Segunda Repúbli ca. Al día siguiente, a las 10 de la mañ ana, en el Valle de Vill aescusa se constituyó un a junta revolu c ionaria

qu e

se

hi zo

ca rgo

del

Ayuntamiento con ca rácter provisiona l, hasta la co nstitu c ió n de la co rpora c ión

tituyen la junta provisional revolucionaria de este Municipio, compuesta en virtud de haberse proclamado la República en España, y en virtud de haberse personado en este Ayuntamiento, (...) de los señores siguientes: Don Modesto Vega, Don Pedro Valiente Iglesias, Don Edilberto Fernández Ortiz, Don Santiago Luis Martínez y Don Fidel Obregón Quintana, estando presente en este acto también el señor Alca lde actual Don César Agudo Serna, el cual hace entrega de la Alcaldía Presidencia de este Ayuntamiento a la expresada junta provisional re volucionaria, practicándose el acto de arqueo y dándose por terminado este acto, que firman los señores presentes en la fecha y lugar indicado, de todo lo cual yo el Secretario certifico:

muni c ipal en el mes de juni o . Integ raba n

Antonio Núñez de Prado

esta junta tres ca ndidatos soc ialistas y dos republicanos, siendo elegido presidente de la mism a e l republicano

Segunda parte.

Modesto Vega Sol ana, que detentó la alca ldía de Villaesc usa dos meses.

Acto seguido, y constituida ya en funciones la junta provisional revo-

Acta de constitución de la Junta provisional revolucionaria.

lucionaria de este Municipio, se procedió a nombrar su presidente que fue elegido por unanimidad Don Modesto Vega Solana, el cual presente en este acto pasa a la Presidencia a tomar posesión de su cargo. La junta re volucionaria hace constar en este acto que se compromete

En Villaescusa, a quince de Abril de mil novecientos treinta y uno, siendo las diez de su mañana se constituyó en la sala capitular de este Ayuntamiento (.. .) los señores que cons-


355

a garantizar el orden público en este valle, para lo cual acuerda fijar unos bandos en los sitios de costumbre de este Municipio, dándose a conocer al público este acuerdo y quedando constituidos permanente (. . .) hasta recibir órdenes superiores. Y dándose por terminado este acto firman los señores presentes en la fecha y sitio indicado, de todo lo cual yo el Secretario certifico: Antonio Núñez de Prado DOCUMENTO VI

20 de junio de 1931; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa. Dos meses después de la proclamación de la Repúbli ca, la junta provisional revolucionaria o comisión gestora presidida por el republicano Modesto Vega dio paso a la nueva corporación municipal, integrando en ella a los restantes concejales electos. Esto supuso que la izqui erd a perdi era el ayuntamiento,

siendo

elegido

como

alcalde

Primitivo Río Arce, que se mantuvo al frente de la corporación durante todo el periodo republi ca no. Al estallar la guerra en julio de 1936, Primitivo Río fue desplazado de la alcaldía por el socialista Dionisia Zubía Liaño, y ya no volvió a participar en la política municipal , siendo respetado por los dos bandos.

Acta de constitución del nuevo Ayuntamiento. Primera Parte. En Villaescusa, a veinte de junio de mil novecientos treinta y uno, siendo las seis de la tarde se constituyó en la Sala Consistorial el Señor Presidente de la Comisión Gestora de este Ayuntamiento Don Modesto Vega Solana con los Señores Don Pedro Valiente, Don Edilberto Fernández, Don Santiago Luis Martínez, y que deben continuar en el ejercicio de sus cargos durante el bienio o bienios siguientes, con el fin de conferir la posesión a los Señores Concejales recientemente elegidos y proceder a la constitución del nuevo Ayuntamiento. Acto seguido comparecieron y fueron recibidos Don Felipe Crespo Cuesta, Don Faustino Liaño Solana, Don Primitivo Río Arce, Don Venancio Rivas Rodríguez, Don Fernando Calván Castanedo, Don Felipe Obregón Vega, y Don Antonino López Maza, electos y proclamados concejales en el mes de Mayo último, cuyas certificaciones-credenciales presentaron en secretaría en tiempo oportuno, sin que resulte declarada su incapacidad. Y estando presentes todos los Señores Concejales que han de conformar la nueva Corporación, el Señor Presidente dio la bienvenida a los recientemente elegidos y los declaró posesionados de sus car-


356

gos en virtud del oficio de Señor Gobernador Civil de esta provincia de fecha 7O de los corrientes del negociado 7º nº 452 por el que se declara aprobar la elección de concejales rea lizada en este Municipio el citado día 3 7 de Mayo último, y por el que se ordenó se procediese a la constitución del nuevo Ayuntamiento con arreglo a las prescripciones lega les, continuando el Concejal Señor Vega Solana en la presidencia por ser el que mayor número de votos obtuvo en las últimas elecciones, dándose con ello por terminada esta primera parte de la sesión, cuya acta firman todos los asistentes a este acto, de todo lo cual yo el Secretario certifico: Antonio Núñez de Prado Segunda Parte. Seguidamente constituido el nuevo Ayuntamiento bajo la presidencia interina de Don Modesto Vega Solana com o concejal electo por mayor número de votos, se procedió al nombramiento de Alcalde-Presidente en votación secreta por medio de papeletas que los Señores Concejales fueron depositando uno a uno en la urna preparada al e fecto en cumplimiento de los artículos 53 y 54 de la Ley Municipal de 2 de Octubre de 7877. Terminada la votación y practicado el escrutinio del modo prevenido en el artículo 55 de la citada ley, resultó ele-

gido para Alcalde Don Primitivo Río Arce por seis votos, habiendo obtenido para igua l cargo cuatro votos don Modesto Vega Solana y una papeleta en blanco. Y resultando que a este Ayuntamiento le corresponden once concejales según la escala del artículo 35 de la respectiva ley, y que la mayoría absoluta de este número regido por el artículo 55 de la misma la constitu yen seis votos que son los alcanzados por el citado Señor Don Primitivo Río Arce, se proclama Alcalde-Presidente al mismo Señor pasando a ocupar la presidencia. En seguida por el mismo orden y uno por uno se procedió a la elección de los Tenientes de Alca lde que según la precitada esca la corresponden a este Ayuntamiento resultando elegido y proclamado para primer Teniente de Alcalde Don Felipe Crespo Cuesta por seis votos, habiendo obtenido cuatro votos Don Pedro Va liente y una papeleta en blanco; y para segundo Teniente de Alca lde resultó elegido Don Faustino Liaño Solana, por seis votos; habiendo obtenido cuatro votos Don Edilberto Fernández y una papeleta en blanco. Se eligió después y de igual modo a Don Fernando Galván Castanedo para Regidor Síndico por seis votos, habiendo obtenido cuatro votos Don Santiago Luis y una papeleta en blanco.


357

Por último quedó designado el lunes de cada semana y hora de las seis de la tarde para la celebración de las sesiones ordinarias en el cumplimiento de lo prevenido en el artículo 57 de la Ley Municipal, declarándose definitivamente constituido el nuevo Ayuntamiento, dándose por terminado el acto y levantándose la presente acta de esta segunda parte que firm an los Señores Concejales asistentes de todo lo cual yo el Secretario certifico:

lugar se encue ntra un a diligencia incluida por el susod icho secretario en la que hace constar exp resamente que ese día no se ce lebró ses ión por fa lta de asistenc ia de los co nceja les. Otra diligencia similar aparece a continu ac ió n el día 13 de octubre, seña lando que tampoco se celebró sesión por fa lta de as istenc ia, lo que parece indi ca r que la huel ga y la tensión continuaban en el valle. El acta revolu c ion ari a la co nocemos a través de su

publicación

en

el

diario

"E l

Cantábrico" el 20 de octubre de 1934.

Antonio Núñez de Prado DOCUMENTO

VII

Sesión extraordinaria celebrada el día 6 de octubre de 7934.

6 / 20 de octubre de 1934; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa y

En la Casa Consistorial del

"El Cantábrico".

Ayuntamiento de Villaescusa, siendo las seis y cuarto de su tarde del día 6 de octubre de 7934, se constituyó en el salón de sesiones el Comité revolucionario del Municipio de Villaescusa, compuesto por las orga nizaciones proletarias del Valle de Villa escusa cuyos miembros están presentes en este acto, acordándose destituir a los concejales que componen el anterior Ayuntamiento, procediendo a la inca utación de los bienes de dicho Municipio, proclamándose por dicho Comité la República socialista. Seguidamente se acuerda fijar y publicar unos edictos en los sitios de costumbre, haciéndose saber al vecindario

La hu elga general de octubre de 1934, que en Asturias fue un a auténtica revolución sofocada por el Ejército, también tuvo un a incidencia importante en Ca ntabr ia, donde se produjeron situaciones de gra n tensión. En Vill aesc usa los revolucionarios entraron al ayuntami ento, co loca ron la bandera roj a en el balcón y ob li ga ro n al secretario muni c ipal a redactar un acta hac iendo co nstar la proclamación de la Repúb li ca socia lista. Si n embargo el sec retario les engañó esc ribi endo en un libro borrador, por lo que el texto no figura en el verdadero libro de actas del ay untami ento, en c uyo


que se encuentra proclamada la

afines al Frente Popular para los ca rgos

República socialista en toda España. Y no habiendo más asuntos de que tratar,

loca les, la sustitución de vacantes por

se levanta la sesión, firmando el Comité revolucionario en e l lugar y fecha indi-

"a todos los ca maradas organizados" y la retirada

cado.

Probabl emente debamos la co nse rv a-

razones de guerra, la entrega de arm as de

símbolos

reli giosos.

ción de este 1ibro de actas a que, tras la

Diligencia.

entrada de los nac ional es, debió servir

En Villaescusa, a seis de Octubre de mil novecientos treinta y cuatro. La pongo yo el infraescrito

afili ados,

Secretario para hacer constar que hoy

desp ués ej ec utados.

de prueba para in cu lpar a algunos de los c uyos nombres

apa recen

subrayados al igual que determin ados párrafos; varios de estos afi li ados fueron

día de la fecha no se ha celebrado sesión ordinaria por fa lta de asistencia

Junta general extraordinaria celebrada

de señores concejales, de todo lo cua l certifico:

el día 12 de Octubre de 7936.

Antonio Núñez de Prado

Preside el ca marada Eustaquio Tellechea, asisten la mayoría de los

DOCUMENTO

VIII

12 de octubre de 1936; libro de actas de la Agrupación Socialista de Villaescusa.

La conservación de un libro de actas de la Agrupac ió n Soc iali sta de

socios, y actúa de secretario el que suscribe. Se da lectura al acta anterior, que es aprobada; también se lee la correspondiente siendo aprobada. Se pasa a discutir el asunto de la investiga-

Villaesc usa del período co mprendido

ción de las cuentas de la junta adminis-

entre el 1O de abri l de 1935 y el 2 de

trativa del Pueblo, y el camarada

junio de 1937 nos ha sid o de gran utili-

Presidente da a conocer que la gestora del ayuntamiento tiene nombrados

dad para conocer esta época. Esta agru -

co n autonomía . En sus actas se refleja el

delegados para tal e fecto: se pasa a discutir para nombrar cargos de secretario para las juntas administrativas de los

ambi ente vivido en el valle en los 13

pueblos, y son nombrados por mayoría

meses de guerra bajo dom ini o republi-

de votos los ca maradas siguientes,

pació n c ubría todo el municipio sa lvo Obregón, dond e ex istía un subcomité

ca no, con nombrami entos de person as

Por Liaño, Edilberto Fernández;


"· Doc'tJMENTAL

359 por Villanueva, Federico Ca mpo, y por

Mollinedo en esta Agrupación, se

La Concha Luis Cuesta Aja. Tam b ién se

acuerda el no da rle de alta en ésta, por

nombran dos cam aradas concejales

no ser su conducta anterior nada sa tis-

pa ra cubrir las dos vacantes por estar

factoria a los des ignios de esta organi-

los propietarios en el frente, q uedando

zación. Y no habiendo m ás asuntos que

aprobados por mayoría de votos: Césa r

tratar, se leva nta la sesión.

Sa iz Ruiz, y Luis Cuesta Aja. Tam bién El Presidente, Eustaquio Tellechea

se nombran por ausencia de los ca m a-

El Secretario, /. González

radas que los representarán los cargos siguientes de esta agrupación, siendo por mayoría de votos elegidos, para

DOCUMENTO IX

Vicepresidente, Manuel Ga rcía, para

21 de octubre de 1936; Guardia Civil2.

Tesorero Edilberto Fernández, y para Contador, Césa r Sa iz Ruiz; y se pasa a

Los ce rti fica dos de bu ena co n-

Ruegos, Preguntas y Proposiciones. El

du cta de la España fra nqui sta refl ej an

cam arada secretario hace una proposi-

mu y bi en un a visió n maniqu ea y simpli-

ción para que se amplíe la entrega de

fi cad a de la soc iedad español a en la qu e

armas cortas que se había acordado en

sólo había dos catego rías : bu enos y

sesión anterior, a armas largas, a todos

" rojos " . Ni qu e dec ir ti ene qu e, durante

los ca maradas organizados. El cam ara-

la guerra, en la zo na republi ca na tam-

da Pa ulina Fernández hace una

bién se emiti ero n in form es simil ares po r

proposición para que se haga una lista

parte de los comités qu e detentaban el

de todos los cam aradas que estén en el

poder loca l, di stin gui end o en este caso

frente. El Ca m arada F. Ca mpo propone

entre bu enos y "facc iosos" o " fa sc istas";

que le sea entregada al camarada

en este últim o caso el aludido tenía

Presidente de la junta administrativa de

mu chas posibilid ades de rec ibir la temi-

Villanueva una llave de la iglesia de

da visita del "coche de la FAI " o ser ase-

dicho pueblo, con el fin de poder arre-

sin ado en el frente en apli cac ión de la

glar y da r cuerda a dicho reloj, por ser

" ley de fu gas", co mo se sospec ha qu e

de provecho al pueblo. También se acuerda que sea ordenado por quien corresponda para que se quiten todos los santos de las puertas y fachadas de las casas. Con re ferencia al ingreso de Agustín

J

Hemos respetado el ord en cron o lóg ico, pero en nu estro caso este doc um ento encajaría mejor un año más tard e, despu és de la entrada de los nac ionales en el Vall e de Vill aesc usa; téngase en cuenta qu e este certifi cado fu e emitido en la provinci a de Burgos, zo na nac ional desde el ini cio de la guerra. 2

1

1


sucedió con varios jóvenes del valle

tria/, natural de Obregón (Santander) y

movilizados por los republi ca nos. Tras la

con residencia en esta Villa, observa

entrada de los nacionales la suerte de los

buena conducta pública y privada,

prisioneros de guerra o sospechosos de

siendo muy am ante del orden y gran

la posguerra se dec idía en función de

entusiasta y asiduo colaborador del

tres informes : del alcalde, del jefe local

movimiento salvador de nuestra Patria. Para que conste y a petición de

de Falange, y del comandante del puesto de la Guardia Civil. Los informes del

parte interesada, expido la presente en

párroco también solían ser dec isivos, y si

Barbadillo Herreros a veintiuno de

eran desfavorables co nducían normal-

Octubre de mil novecientos treinta y

mente al paredón o a largas co ndenas de

seis.

cá rce l. Ello dio lu ga r a situaciones esca ndalosas en las que algunos de los

Francisco de la Fuente Fresnadillo

que emitían informes -pa rti cularmente

X

sacerdotes- llega ron a ex igir dinero u

DOCUMENTO

otras cosas a las muj eres c uyos padres,

28 de diciembre de 1936 / 16 de febre-

maridos o hermanos estaba n presos, a

ro de 1937; requerimientos del Comité

ca mbio de informes positivos que evita-

Agrícola Local de Villaescusa.

ran su ejecución. En Vill aesc usa no hemos tenido notici a de que suced ieran

Ini ciada la guerra, el Gob iern o

estos chantaj es, y tambi én hay que decir

de la Rep úbli ca emprendió una reform a

que otros sacerdotes fueron inh abilita-

agraria en la zo na bajo su contro l, decre-

dos y desterrados de sus parroquias por-

tando la expropiac ió n sin indem ni za-

qu e siempre inform aban favo rabl emente

c ió n de las fincas de los propietarios

por pi edad cristiana, leva ntando las sos-

co nsid erados desafectos al rég im en

pechas de las autoridades militares y

republi ca no. Para desa rroll ar esta medi-

políti cas locales.

da era preciso inventariar las propiedades en primer lu gar, y después determi-

Don Francisco de la Fuente

nar cuales eran los propi etari os que se

Fresnadi/10 Comandante del puesto de

habían evadido de la zo na republi cana o

la Guardia Civil de Barbadillo Herreros

estaban esco ndidos y, en co nsec uenc ia,

1

(Burgos)

podían considerarse desafectos. La puesta en práctica de esta reforma ag rari a, y

Certifico: Que Don Luis Terán

la co nsi gui ente in ca utac ión de fincas y

López, mayor de edad, casado, indus-

ga nados a varios derechistas significados


361

del va ll e, fue vivida como un a afrenta

COMITÉ AGRÍCO LA LOCA L DE V ILLA-

imperdonab le en una soc iedad rural tra-

ESC USA

d ic iona l donde la propi edad pri vada era sagrada . A co ntinu ac ió n reprod uc im os

Se le hace sa ber, por medi o de

sendos requerimi entos env iados a un

esta nota, q ue el po rtador de la mi sma

veci no de Vill anueva y emitidos por el

recoge rá una li sta del ganado qu e ti ene,

Com ité Agríco la Loca l de Vill aesc usa,

aperos de labra nza, etc, etc. .. y queda

presid ido po r el alca lde D io ni sio Zubía.

ob li gado a no deshacerse de nada de lo inve ntari ado, y po r lo tanto acatar lo

Pa ra poder cum plimentar ins-

qu e ord ena la ley.

trucciones de la Jun ta Provincia l de fin-

Vill aesc usa, 16 de Febrero de 1937.

cas rústicas, requiero a Vd para que en

EL PRESIDENTE

un plazo de 8 días, remita una relación jurada de las fincas rústicas (tierra y

Di o ni sio Zubía

casas) que posea, deb iendo especificar

DOCUMENTO

situación y linderos, cantidad de tierra y situación del cultivo en que en la

la Agrupación Socialista de Villaescusa.

XI

31 de enero de 1937; libro de actas de

actua lidad se halla, pueblo y término donde radican, determinando si las tiene arrendadas, nombre y apellidos

ll ega ro n a coex istir en el vall e num ero-

del arrendata rio e importe de la renta

sas o rgani zac iones de izqui erd as, pl an-

que por las m ismas percibe.

teá ndose algun as tensio nes entre ell as,

Esta relación deberá remitirla al Comité Agrícola local de este

sobre todo entre los soc iali stas y el sindi cato anarq ui sta CNT, cuya presenc ia

Ayuntam iento de Villaescusa, sin excu-

en el muni c ipi o debía ser muy rec iente.

sa ni pretexto y bajo la responsabilidad de lo que en contrario incurra.

Despu és de anteri o res

Villaescusa, 28 de Diciembre de 7936 .

Durante el período republi ca no

advertenc ias

sobre la sospec hosa identid ad de algunos de los afili ados a la ce ntral an arqui sta, los soc iali stas mostraro n su preoc u-

El Presidente,

pac ió n po r la ini c iativa de in ca utac ió n

Dionisia Z ubía

de un a de las escasas indu stri as ex istentes en el va ll e, la Granj a " El Henar", al parecer apoyada po r la CNT pero rec hazada po r los soc iali stas, qu e vo lvían a denun c iar a los nu evos afili ados


,..>

1

P\.

Doc:u

362

anarquistas como "enemigos del reg1men". El presidente de la Agrupación Socialista, Eustaquio Tell ec hea, trabajaba

precisamente en

la Granja

"E l

Henar", por lo cual debía co nocer la situac ió n de primera mano; tras la entrada de los nacionales, Tellechea fue detenido cuando trataba de huir hac ia el País Vasco, su tierra nata l, siendo fusilado en el ceme nteri o de Ciriego el 6 de mayo de 1940.

Junta magna de Directivas sindicales y políticas de este valle, celebrada el día 31 de Enero de 1937. Preside el camarada Eustaquio Tellechea, con la asistencia de todas las directivas compuestas de los organismos siguientes: Agrupación Socialista de Liaño, Subcomité Socia lista de Obregón, Juventudes Unificadas de Liaño, juventudes Unificadas de Obregón, Juventudes Unificadas de Villanueva, Izqu ierda Republicana del va lle, Casas Campesinas de Liaño, Casas Campesinas de Obregón, Sindicato Minero sección de Liaño, Oficios Varios de Liaño, y actúa de secretario el que suscribe. Abierta la sesión, se pone a debate un caso que ocurre en la fábrica Granja El Henar, sita en La Concha, entre unos obreros que trabajan en la misma, los cuales intentan inca utarse de dicha

Fábrica, va liéndose del sindicato de la C.N.T. a cuya sindical se han afiliado últimamente con el fin de que esta organización sindica l les apoyase en esta s gestiones, siendo los tales obreros a todas luces enemigos del régimen Republicano y de la clase trabajadora en general, dando el camarada Presidente a conocer algunos casos en donde se han significado como tales enemigos. El camarada Dionisia Zubía aclara también la posición de estos individuos, y propone que se mande una comunicación a la F.0.M. con el fin de que nos orienten en que sentido de relaciones estam os con la C.N.T. y el procedimiento que ha de seguirse con estos compañeros. Y no habiendo más asuntos de que tratar se levanta la sesión. El Presidente, Eustaquio Tellechea El Secretario, l. González DOCUMENTO XII

24 de agosto de 1937; carta de despedida de Federico López Santibáñez.

Uno de los ep isod ios más recordados de la guerra en Villaescusa fue el su ic idio de una pareja de novios de Obregón momentos antes de la entrada de los nac io nales. Las cartas que dejaron no ti enen mayor interés histórico, pero sí acla ran el motivo prin cipal que les llevó a


363

tomar esa decisión: el miedo que tenía Federi co López a las represalias de los nacional es, estaba convencido de que le matarían y por eso se quitó la vida:

11 •••

porque no soy yo sólo el que ha hecho esto han sido muchos y los que lo harán porque si no los matarán Tenía razón 1

1

11

Federico, pues fueron numerosos los suic idios de personas aterrorizadas y desesperadas al verse sin escapatoria ante la entrada inminente de los nacionales: en Santander dos días más tarde, en Gijón en octubre de 1937, en Alicante en marzo de 1939, etc. .. La redacción bastante confusa, las numerosas faltas de ortografía que hemos corregido, y el chocante tratami ento a sus padres de tu y usted indistintamente, parecen reflejar el nerviosismo de una persona momentos antes de quitarse la vida.

esto han sido muchos y los que lo harán porque si no los matarán así que le maten sin poderse defender, por que es imposible pues las circunstancias me obligan a tener que hacer esto. Pues lo único que les pido que no lloren porque llorando no se adelanta nada. Madre pues al salir esta mañana de casa se lo iba a decir pero no tuve valor para decírselo por que sabía que no tenía valor para oír estas palabras y yo tampoco para decírselas a Ustedes pues lo siento mucho el no haberme despedido de todos porque no estaban y por eso me despedí de Ustedes y de Carmen pues que no lo tomen a mal padre y Pilar, pues ya que no me pude despedir de ellos desde aquí muchos besos y abrazos para los dos pues también me despedí de abuela como Usted me mandó; y además yo que tenía pensado esto pues lo que hay mío en casa lo guardan para recuerdo y las fotografías consérvelas pues como yo viviese en la casa y el sello que tiene Carmen puesto para Ustedes y el que tengo yo puesto para Carmen pues lo único que les pido que lo conserven hasta que Ustedes mueran y el reloL para Pilar; pues sin más que decirles se despide su hijo que les quiere hasta el último momento de su vida que es ... (ilegible) ya pues nada más suerte. Federico López Santibáñez = Obregón 24-agosto 1937 1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

Mis queridos padres. La vida se me hace imposible el vivir en estos momentos sin estar ocultados y además por las circunstancias en que estamos pasando y al no poder vivir, me ha llegado el momento de que muera ya que vosotros me decían que de morir, morir cerca de vosotros. Pues yo lo he hecho así pues matándome en el pueblo, siempre tendréis el consuelo de que me he quedado cerca de Ustedes pues lo único que os pido es que por mi no echéis no tan solo una lágrima porque no soy yo sólo el que ha hecho 1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

~


364

También digo que lo único que pido que nos den tierra juntos. Muchos recuerdos para todos los de casa de Carmen, Agustín y Concha, besos para Conchita y Titi. Lo único que ruego al que lo encuentre que se lo entregue a mis padres, lo que ha escrito Carmen lo mismo. (P.D.)

DOCUMENTO XIII

30 de agosto de 1937; libro de actas del Ayuntamiento de Villaescusa. A los pocos días de producirse la entrada de los nacionales en el valle se constituyó una nueva corporación municipal con personas afines al movimiento nacional, dándose cuenta del estado en que quedó el municipio tras la retirada republicana, destituyéndose al alguacil por su "actuación política" y nombrándose otros cargos. En esta sesión accedió a la alcaldía Felipe Vega Gómez, que permanecería en dicho puesto hasta junio de 1955, con excepción de un breve periodo entre octubre de 1938 y julio de 1940 en que ocuparon el cargo Demetrio Castanedo Moya y Modesto Llorente Ayestarán, todos ellos afines al nuevo régimen lógicamente.

Acta de constitución de la Comisión Gestora Municipal de este ayuntamiento. En la Sala Consistorial de este Villaescusa a treinta de agosto de mil

novecientos treinta y siete, siendo las siete de la tarde, compareciendo en la Casa Consistorial los Señores vecinos de este ayuntamiento D. Felipe Vega Gómez, D. Clemente Río Arce, Oemetrio Montes Obregón, Joaquín Agudo Solana, D. Jldefonso Solana Agudo, D. José Manuel Agudo López, O. Nicomedes Liaño Agudo, 0. José Castanedo López, D. Hermenegildo Solana Sánchez, D. Emilio Miera Sierra, asistidos de mi el infraescrito Secretario, al objeto de constituir el ayuntamiento por haber abandonado sus puestos los componentes rojos del anterior con motivo de la liberación de esta provincia por el glorioso Ejército nacional. Abierta públicamente la sesión con un Viva España "arriba Franco ", se procedió a la constitución de este ayuntamiento y elección de cargos, habiendo sido elegido por unanimidad y aclamación Alcalde Presidente D. Felipe Vega Gómez, quien seguidamente pasa a ocupar la Presidencia haciéndose cargo de las insignias de su mando; acto seguido se procedió a la elección de 7º Teniente de Alcalde recayendo el nombramiento por unanimidad en D. Joaquín Agudo Solana y para 2º Teniente Alcalde fue elegido por unanimidad D. José Manuel Agudo López, Regidor Síndico fue elegido D. José Castanedo López, estos Sres pasaron a ocupar sus puestos recibiendo las insig-


365

nias de su mando.

Bias Alonso y nombrar interinam ente

Queda constituido el ayuntamiento en la siguiente forma:

ayuntamiento O. Joaquín Pérez Carazo.

Alca lde Presidente: D. Felipe Vega Gómez.

para dicho cargo al vecino de este Con respecto al servicio de Correos y nombramiento de regentes en este

1º Teniente O. Joaquín Agudo Solana.

ayuntamiento para dicho edificio, se

2º Tenien te O. José Ma nuel Agudo López .

acuerda proponer para el desempeño de dicho servicio interinamente a los

Regidor Síndico O. José Castanedo López.

Sres siguientes: para la cartería de l pueblo de Liaño a O. Angel García Liaño

Concejales O. Clemente Río Arce, O. Oemetrio Mo ntes Obregón, O.

que ya prestaba sus servicios, para el

llde fonso Solana Agudo, O. Nicomedes Liaño Agudo, O. Hermenegildo Solana Sánchez, O. Emilio Miera Sierra. Seguidamente adoptó la Corporación los siguientes acuerdos.

pueblo de La Concha a O. José Luis Tezanos, para el pueblo de Villanueva a O. Florentino Riva Muriedas, y para el

pueblo de O bregón a O. Jesús Ríos González. Acuerda la Corporación reponer con todos sus derechos en su cargo de

Acuerda la Corporación enviar telegramas de felicitación al Generalísimo

escribiente auxiliar de este ayuntamiento

Franco y autoridades civil y militar de la

a O. Manuel Galván Liaño que fu e desti-

provincia por Ja liberación del solar mon-

tuido por el ayuntamiento anterior. Acuerda también Ja

tañés del más espantoso de los yugos que puede sufrir un pueblo civilizado. El Ayuntamiento hace constar

Corporación hacer constar en acta el más profundo sentimiento por los asesi-

en acta su más enérgica protesta por el des trozo y estado que ha dejado el

natos cometidos en personas honradísimas y(. . .) orden vecinas de este ayunta-

ayuntamiento rojo la escuela Nacional

miento, así como los escarnios y destro-

de niños y niñas, habitaciones y Casa Consistorial; se acuerda su reparación

zos cometidos en los templos de las

provisional a base de personas que han cometido (. . .) y han actuado y pernoctado en el edi ficio. La Corporación acuerda destituir por su actuación política al Portero alguacil de este ayuntamiento O. Tomás

Iglesias de este va lle; y para sus autores pedir justicia implacable. Para poder suministrar alimentos a la población por la escased de Jos mismos se acuerda que el Sr. Alca lde y Concejales Clem ente Río y José Castanedo (...).


366

Se acuerda que las sesiones

desigual suerte: Eloy Coteri ll o Liaño, de

ordinarias tengan lugar los primeros y

Liaño, fue condenado a muerte y fusila-

terceros sábados de cada mes a las cuatro de la tarde.

do a los pocos días en el cementerio de Torrelavega, en cuya fosa común fue

Y sin más asuntos de que tratar

sepultado; Celso Herrero Salcines, de

en esta sesión, se levantó la misma, de cuyo resultado se extendió la presente

Obregón, condenado a cadena perpe-

acta que dan lectura y firman los con-

de Obregón, condenado a 6 años y un

currentes conmigo el Secretario de que

día de cárcel.

tua ; y Romualdo Mazo Alonso, tambi én

certifico "Sobre .... "Tomás Bias Alonso 11

va le

SENTENCIA.

11 •

El Secretario En la Plaza de Torrelavega a

Benjamín Beltrán de Heredia DOCUMENTO XIV

8 de octubre de 193 7; consejo de guerra.

ocho de octubre de mil novecientos treinta y siete. 11 Año Triunfal. Reunido el Consejo de Guerra Permanente número cuatro, para ver y fallar la causa número 7.075, instruida

Después de la entrada de los

por el procedimiento sumarísimo de

1937 los tribunales militares franquistas

urgencia, contra Antonio Pérez Lomas y diez y siete más todos mayores de edad

comenzaron a juzgar a miles de prisio-

penados y por el supuesto delito de

neros en toda la región, distinguiéndose reproducimos la sentencia dictada por

rebelión militar. Dada cuenta; oído el Ministerio Fiscal y la Defensa y presentes los pro-

un consejo de guerra celebrado en

cesados

Torrelavega apenas un mes después de

RESULTANDO, que Antonio Pérez, comunista, autor de artículos y dibujos publicados en "El lmpulsor

nacionales en Santander, en el otoño de

por su rapidez y dureza. Como ejemp lo

la " liberación", y en el cual se juzgó a 3 vecinos de Villaescusa junto con otros 15 procesados, la mayoría de la zona de Torrelavega, resolviéndose co n 8 penas

11 ,

pidiendo el exterminio del fascismo y con concepto injurioso para nuestro

de 20 años, 3 de 12 años y un día, 2 de

General; hizo guardias y detenciones, peligroso; que Eloy Coterillo, revolucio-

6 años y un día, y 3 absoluciones. Los 3

nario de octubre, de la Juventud

procesados de Villaescusa corrieron

Socialista, amenazaba pistola en mano

de muerte, una de cadena perpetua, una


a las personas de derechas; que Ramón

RESULTANDO, que Ce/so

Fernández, comunista, peligroso, amenaz aba de muerte a los falangistas,

Herrero, practicó con pistola detenciones de personas de derechas, fue socia-

inductor del asesinato del Sacerdote D.

1ista y del Socorro Rojo Internacional, hizo guardia y fue al frente movilizado

Aurelio Balba; juan María Ruiz, de pésimos antecedentes, tomó parte con armas en la revolución de octubre,

por su quinta; que Fernando Rivera, for-

comunista, se incorporó desde el primer momento al Ejército Rojo, hacien-

zas a las personas de derechas. HECHOS PROBADOS.

do fuego contra el cuartel de Layo/a de Sa n Sebastián, actuando en los frentes,

RESULTANDO, que Jaime Vi/legas, fue dirigente de Izquierda

suponiéndose/e acusado en el asesinato

Republicana, y secretario del Frente

del General Berenguer; que Félix

Popular, dimiento (¿?)a mbos cargos,

Barrio, voluntario en el Ejército Rojo, ascendió a Sargento y Teniente, actuan-

con los que trabajó las elecciones de febrero, a los quince días de las mismas

do en los frentes, de la U.G.T. y autor de denuncias de personas de derechas;

en marzo de mil novecientos treinta y seis, habiendo prestado servicios en el frente m ovilizado por su quinta; que

que Adolfo Rivera, en unión de varios más formando cuadrilla, se dedicaba a dar palizas a los elementos de derechas, de pésimos antecedentes y actividad revolucionaria, marchando con su quinta al frente; que Sabino Bacigalupi, de la U.G.T. voluntario en el frente, ascendió a Sargento y Teniente, actuando en Asturias, Vizcaya y Santander, Secretario del Ramo de la Construcción, indeseable; que Fausto

mando parte de una cuadrilla dio pali-

Romualdo Mazo hizo guardia, fu e de la juventud Socialista y del Socorro Rojo Internacional, marchando voluntario al frente; que Paulina Fernández propagandista voluntario al frente, hizo guardia y detención, de la U.G.T. ; que Cosme Tezanos, propagandista de iz quierdas, peligroso, fu e voluntario al frente. HECHOS PROBADOS. RESULTANDO, que Saturnino Sustacha, fue socia lista, agitador peli-

Herreros, comunista, en su taberna se fraguaban los asesinatos cometidos en el pueblo, habiendo desaparecido del

groso y persiguió a las derechas. HECHOS PROBADOS.

mismo quince personas, en octubre del 34 dirigente revolucionario tomando

RESULTANDO, que Cayetano Muñoz, de iz quierda, no ha perteneci-

parte con bombas de mano en el asalto

do a ningún partido político, con buenos informes; que Alfredo Po/aneo, per-

a una casa. HECHOS PROBADOS.


teneció a Acción Republica na, asistiendo antes del levantamiento Nacional a algunos actos rea lizados por dicho partido; Florencia Barquín, capa taz del Ayuntamiento, intervino en el derribo de las ruinas de la Iglesia. HECHOS PROBADOS. CONSIDERANDO, que los hechos rea lizados por los procesados citados en el primer resultando de esta sentencia constitu yen el delito de adhesión a la rebelión, penado en el párrafo segundo del artículo 238, con las agravantes señaladas en el artículo 173, ambos del Código de Justicia Militar, de peligrosidad y trascendencia reflejada en los actos rea lizados por los mismos y en los cargos que han desempeñado. CONSIDERANDO, que los hechos rea lizados por los procesados citados en el segundo resultando de esta sentencia, constituyen el delito de adhesión a la rebelión, previsto y penado en el párrafo segundo del artículo 238 del Código de Justicia Militar, concurriendo respecto al procesado Fernando Rivera la atenua nte de ser m enor de diez y ocho años, rebajándole de conformidad con el artículo 2 11 del Código de Justicia Militar, la pena correspondiente a dicho delito en un grado. CONSIDERANDO, que los hechos rea lizados por los procesados citados en el tercer resultando de esta

sentencia, constitu yen el delito de auxilio a la rebelión, previsto y penado en el artículo 240 del citado código, concurriendo con referencia al procesado Romualdo Mazo, la atenuante de ser menor de diez y ocho años, rebajándole de conformidad con el artículo 211 la pena correspondiente en un grado. CONSIDERANDO que los hechos rea lizados por el procesado Saturnino Sustacha, constituyen el delito de excitación a la rebelión penado en el párrafo segundo del artículo 240 del Código de justicia Militar. CONSIDERANDO que toda persona (¿responsable?) criminalmente de un delito lo es también civilmente, art. 79 del Código Penal. CONSIDERANDO, que no se aprecian indicios de penalidad en los hechos realizados por los procesados Cayeta no Muñoz, Alfredo Po/aneo y Florencia Barquín, los cua les deben ser absueltos. VISTO los artículos citados y los bandos de declaración del estado de guerra, de 28 de julio de 7.936 y 26 de agosto de 7.937, y disposiciones de general aplicación. FALLAMOS: Q ue debemos condenar y condenamos a los procesados Antonio Pérez Lomas, Eloy Coterillo Liaño, Ramón Fernández Andrés, juan María Ruiz Azurmendi, Félix Barrio Barona, Adolfo Rivera Peláez, Sabino


369

XV

Bacigalupi Antoñán, Fausto Herreros Sáinz a la pena de muerte y accesorias

DOCUMENTO

para caso de indulto; al procesado

Eclesiástico del Obispado de Santander.

11 de febrero de 1940; Boletín Oficial

Ce/so Herrero Sa lcines a la pena de reclusión perpetua y accesorias de

El desaforado anticlericalismo

interdicción civil e inhabilitación abso-

desatado en la España republicana costó

luta perpetua; al procesado Fernando Rivera Peláez a la pena de veinte años

la vid a a var ios miles de religiosos e innumerables daños en el patrimonio

de reclusión temporal y accesorias de

histórico-artístico nacional. La propa-

inhabilitación absoluta durante la con-

ga nd a franquista recurrió constantemen-

dena; a los procesados Jaime Vi/legas Cayón, Paulina Fernández Fernández y

te a recordar estas barbaridades cometidas por los "rojos" para justificar la

Cosme Tezanos González, a la pena de

sub levación militar como una "cruzada"

doce años y un día de reclusión temporal y accesoria de inhabilitación absolu-

en defensa de la reli gión y la patria. En

ta durante la condena; a los procesados Saturnino Sustacha Solana y Romualdo

rosos li bros, artícu los e informes inven-

los años sigu ientes se pub li ca ron numetariando mártires y desmanes contra el

Mazo Alonso a la pena de seis años y

patrimonio religioso, entre los que desta-

un día de prisión mayor y accesorias

camos uno elaborado por las autorida-

correspondientes, siéndoles abono a todos ellos el tiempo de prisión preven-

des diocesanas de Santander con las

tiva. Así mismo condenamos a todos los

parroquia: Martirio y ruinas. La Diócesis

citados a la responsabilidad civil subsidiaria que se fije en la ejecución de

de Santander bajo la dominación marxista (Bo letín Oficial Eclesiástico del

esta sentencia, absolviendo a los procesados Cayetano Muñoz García, Alfredo

Obispado de Santander. Suplemento al

Po/aneo Ruiz y Abencio Barquín

1940. Pp. 92 y 96-97). A continu ac ió n

Fernández, los cua les serán puestos en

rep rodu c im os los párrafos correspon-

libertad por esta causa. Así por esta nuestra sentencia

dientes a las parroquias del Valle de

en mérito de justicia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

párroco de Li año, Anselmo de la Torre

muertes y daños causados en cada

numero 4, año LXVI , abr il. Santander,

Villaescusa, donde fue ases in ado el Fuertes; tuvieron que esconde rse los de Obregón y Villanueva para no correr la misma suerte; y sufrieron daños desiguales

todas

las

igles ias

y

erm itas,


370

lglesia.-La torre derribada.

principalmente en su interior, aunque ninguna fue incendiada o destruida como

Robo de Vasos Sagrados, ornamentos,

suced ió en otros lu gares. El co nvento de

campanas ... Imágenes mutiladas. Un

las Trinitarias de Villanueva también fue

altar con desperfectos . OBREGÓN.-Don Luis

desvalijado y las monjas expu lsadas, siendo acogidas en domicilios particulares, si

González, párroco, perseguido.

bien después no fueron molestadas.

Después de estar escondido en una cabaña, pudo huir disfrazado de barqui-

ARCIPRESTAZGO DE CUDEYO

llero a Bilbao. lglesia.-lnterior totalmente des-

SOCABARGA.-A pesar de estar enclavada esta Parroquia en zona mine-

trozado. LIAÑO.-Don Anselmo Torre, el

ra, el mismo Frente Popular ayudó a

párroco, fue sacado de casa y no se ha

retirar del templo todos los objetos del

vuelto a saber de él; se cree que le

culto. Más tarde, destinado a almacén

mataron en Peñas Negras.

de víveres. Destruyeron los retablos. El Sacerdote no fue molestado.

lglesia.-La torre derribada. Del interior no quedan más que unos bancos y una mesa de altar.

ARCIPRESTAZGO DE MUSLERA DOCUMENTO XVI

VILLANUEVA.-EI señor cura, don Rafael Mauriz, se libró de la muer-

19 de junio de 1941; certificación de liberación condicional.

te desco lgándose de un tejado. En la iglesia quemaron 2 7 estatuas. Robo de alhajas, de ornamentos y de objetos de metal. De los altares, sólo queda el mayor.

Para muchas fam ili as españolas, la posguerra no sólo fue una época de penuria y hambre, sino también de cárcel, pues cientos de miles de personas permanecían en pris ión por motivos

En el Convento expulsaron a

po líticos. En algunos casos había más de

las religiosas. Rompieron las imágenes

un familiar en la cárcel, como un matri-

y se llevaron todos los Vasos Sagrados y

monio de Obregón, él preso en Oviedo

ornamentos.

y el la encarce lada en los Sa lesianos de

LA CONCHA.-EI señor cura

Santander, y sus 4 hij os repartidos entre

permaneció en el pueblo todo el tiem-

diversos parientes. La condena de ambos

po, se ocultó los últimos días.

fue la misma, 6 años y un día de prisión


371

mayor, ac usados de sendos delitos de

en Obregón, provin cia de Santander, y

"exc itac ió n a la rebelión " po r los tribu-

estará bajo el patrocinio y vigilancia de

nales nac idos de la sublevación militar

las Autoridades loca les del pueblo en

co ntra el Gobierno de la Repúb li ca.

que va a residir o de aquel que por

Finalmente, en junio de 194 1, después

necesidad se traslade, hasta que se le

de pasarse más de 3 años en la cá rce l,

conceda la libertad definitiva por su

ell a obtuvo la libertad co ndi c iona l por

buen comportamiento o reingrese en la

su buena co ndu cta, certificado que

Prisión de procedencia por su mala

reproducimos a co ntinu ac ió n co n las

conducta. Se le entrega, en concepto de

instrucc io nes que se ad juntaba n a la

ahorros, socorros de marcha, etc, la

penada adv irti éndol e de su reingreso en

cantidad de ------ pesetas ------ cénti-

la cá rce l en caso de in cumplimiento. El

mos.

texto no tiene desperdicio, particular-

Y para que conste de conformi-

mente su final , donde se le recuerda a la

dad a lo mandado, se expide la presen-

reclusa liberada que "en esta Prisión

te en Santander a diez y nueve de junio

hallará siempre un lugar de retiro y pro-

de mil novecientos cuarenta y uno.

tección en caso de desgracia " . FILIACIÓN Y RESEÑA CERTIFICACIÓN DE LIBERACIÓN CONDICIONAL

Naturaleza (p ueblo y provincia) .. . Parba yón (Sa ntander)

Don FRANCISCO BALMISA

Edad .. .45 años

CORRAL ES, Director de la Prisión

Estado Civil ... casada

Provincial y de las Habilitadas de

Hijos ... 4 hijos

Santander, y Presidente de la junta de

Delito ... EXCITACION A LA REBELIÓN

Disciplina de la misma.

Condena ... SEIS AÑOS Y UN DIA DE p.

CERTIFICO: Que la junta de

Mayor.

disciplina de este Establecimiento, en

Tiempo extinguido ... 3 años y 28 días

sesión de hoy, ha dado cumplimiento a

Tiempo que le falta por extinguir... 2

la O.M. de 7O de junio del corriente

años, 77 meses y 3 días.

año, por la que se concede libertad condiciona l a la penada VIDAURA

SEÑAS PARTICULARES

AGÜERO SANTAMARÍA atendiendo a

Ninguna

su buena conducta.

Firma de la liberada e impresión dacti-

La liberada fijará su residencia

lar del pulgar derecho)


372 INSTRUCCIONES 1ª. Irá directamente al lugar

este informe expresa rá el jornal o remuneración señalada a su trabajo, así como las economías y ahorros que

que se le ha designado, que es

haya podido hacer. Si quedare sin ocu-

Obregón - Barrio del Pino, provincia de

pación, lo manifestará a este establecimiento, consignando el motivo, para

Santander, donde permanecerá hasta que se la conceda la libertad definitiva,

practicar las gestiones posibles, a fin de

si observa buena conducta . 2ª. No podrá salir del luga r que

proporcionarla otra nueva, si su proceder lo merece. Habrá de ser veraz en

se le haya designado sin autorización

sus informes, y con todo interés se la recomienda que evite las malas compa-

del Director que suscribe. Si se ausentare sin dicho permiso, la será revocado

ñías y todo lo que pueda conducirla a

su reingreso en la Prisión. Si tuviese

una vida relajada o a la comisión de nuevos delitos .

necesidad de cambiar de residencia, lo solicitará del Director de este Establecimiento y esperará a que su

La Junta de disciplina de esta Prisión, así como las Autoridades superiores y las de la provincia en que va a

solicitud se resuelva para evitar la re vocación de la gracia que disfruta.

residir, se interesa n vivamente por su suerte; podrá contar con la ayuda y

3ª. Tan pronto com o llegue al lugar de su destino, se presentará al

consejo de dichas A utoridades y de esta junta, y en esta Prisión hallará siempre

Director o Je fe de la Prisión y, si no le

un luga r de retiro y protección en caso

hubiere en la loca lidad, a la Autoridad gubernativa, y le exhibirá el presente

de desgracia.

documento, al objeto de identificar su persona y para que le sirva de reco-

Santander, diez y nueve de junio de mil novecientos cuarenta y uno

el bene ficio concedido con el efecto de

mendación y garantía. 4ª. Queda obligada a dirigir por correo, el primer día de cada mes, un conciso informe re ferente a su propia

Vº Bº

El Presidente

persona, escrito por sí misma. Este informe lo presentará al Director o je fe

El Secreta rio Presentado en este puesto hoy día de la fecha.

de la Prisión o a la Autoridad gubernativa de la loca lidad, para que lo vise y lo

Villaescusa 22 de junio de 194 1

remita al Director de esta Prisión. En


DOCUMENTO XVII

César Agudo Serna

Alcaldes de Villaescusa

(abril 1930 - abril 1931)

en el último siglo3 Segunda República: Restauración:

Modesto Vega Solana (abril 1931 - junio 1931)

Salvador Gutiérrez ... (enero 1903 - enero 1904)

Primitivo Río Arce

Luis Galván Ruiz

(junio 1931 - julio 1936)

(enero 1904 - enero 1906)

Dionisia Zubía Liaño

Manuel Viar Castanedo

(julio 1936 - agosto 1937)

(enero 1906 - enero 191 O) Marcial

Solana

González-Camino

Dictadura de Franco:

(enero 191 O - febrero 1912) Serafín Santa María .. .

Felipe Vega Gómez

(febrero 1912 - abril 1914)

(agosto 1937 - octubre 1938)

Hermenegildo Saro Colsa

Demetrio Castanedo Moya

(abril 1914 - enero 1918)

(octubre 1938 - octubre 1939)

Mauricio Ruiz de la Riva

Modesto Llorente Ayestarán

(enero 1918 - abril 1920)

(octubre 1939 - julio 1940)

Hermenegildo Saro Colsa

Felipe Vega Gómez

(abril 1920 - octubre 1923)

(julio 1940 - junio 1955) Higinio Río Lavín

Dictadura de Primo de Rivera:

(junio 1955 - febrero 1976)

Marcial Solana González-Camino

Transición y Democracia:

(octubre 1923 - febrero 1924)

José Luis Cagigas Castanedo

Emilio Durante Fernández

(febrero 1976 - junio 1987)

(febrero 1924 - abril 1925)

Eduardo Echevarría Lavín

Antonino López Maza

(junio 1987 - ... )

(abril 1925 - febrero 1930) "Dictablanda":

Emilio Durante Fernández (febrero 1930 - abril 1930)

Fuente: elaboración propia a partir de los libros de actas del Ayuntamiento de Villaescusa.

3


374 SIGLAS Y VOCABULARIO

cionales: gobiernos civiles, ayuntamientos, etc. .. Los com ités normalmente esta-

C.E.D.A. - Confederación Española de Derechas Autónomas, coa li ción conser-

ban integrados por fuerzas del Frente Popular y anarquistas.

vadora formada para las elecciones genera les de 193 3 bajo el liderazgo de

C.T.V. - Carpo Truppe Volontarie, cuer-

José María Gi l Robles, resultando gana-

po de " voluntarios" italianos enviado

dora en dichos co micios. Al año siguien-

por el régimen fascista de Mussolini para

te entró en el Gob ierno presidido por

combatir en la Guerra Civ il en ayuda de

Alejandro Lerroux, del Partido Radical.

Franco. Estas tropas tuvieron un espec ial protagonismo

Checa: comisaría improvisada por las

en

la

ca mpaña

de

Santander.

fuerzas represivas republicanas durante la Guerra Civ i 1. En las checas se interro-

F.A.I. - Federac ión Anarquista Ibérica ,

gaba a los sospechosos de simpatizar

organización revolu c ionari a fundada en

con los sublevados, siendo habituales

1917 en España y Portugal. Aspiraba a ser

las torturas y desapariciones de deteni-

la vanguardia del movimiento libertario y

dos. En Cantabria la checa más conoci-

mantener la pureza de sus principios

da fue la dirigida por Manuel Neil a en la

co lectivistas, sintonizando co n la CNT.

Ca ll e del Sol de Santander.

F.E.T. - Falan ge Espa ñola Tradi c ionalista, C.N.T. - Confederación Nacional del

partido surgido de la unifi cac ión en

Trabajo, sindicato anarquista fundado en

1937 de Falan ge Española de las JONS y

1911 y que pronto se convirtió en la

la Comunión Trad ic ionalista (ca rlistas).

mayor organización de masas espa ñola,

Falange Español a fue fundada en 1933

opuesta siempre al Estado, ya fuera

por José Antonio Primo de Rivera, fusio-

monárquico o republicano . No obstante

nándose al año siguiente con la s JONS y

durante la guerra co laboró con el Frente

destacando pronto por el activismo de

Popular, e incluso se integró en algunos

sus militantes. Tras el fusilami ento de

gobiernos republi ca nos.

José Antonio por los republi ca nos y el

Comité: entidad de ámbito local o regio-

convirtió en el partido único del régimen

nal que asumía el poder efectivo en cada

franquista.

decreto de unificac ión de 1937, FET se

territorio de la zona republi ca na tras estal lar la guerra y producirse el desmo-

F.P. - Frente Popular, coalición izq uier-

ronamiento de las instituciones co nstitu-

dista vencedora en las elecciones gene-


375 rales de 1936 e integrada po r soc iali stas, co muni stas y republi canos de izqui erd a.

Miliciano: combati ente republi ca no no profesional, generalmente afili ado a un sindi cato u o rga ni zac ió n po líti ca de

F.S.M.

Soc iali sta

izqu ierd as. Los mili c ianos rec ibían ins-

M o ntañesa, nombre utili zad o en la

trucc ión milita r y se encuadraban en

época de la Repúbli ca y la G uerra Civ il

co lumn as o batall ones enviados al frente.

por el PSO E de Ca ntabri a.

Con el tiempo la situ ac ió n se regul ari zó y

Federac ió n

las mi 1ic ias co nstitu ye ro n el Ej érc ito

Gudari: so ld ado nac io nali sta vasco. Al

Popul ar de la Repúbli ca.

estall ar la guerra el PNV se mantuvo f iel a la Repúbli ca y organi zó sus propi os

Paseo: ej ec uc ió n irregul ar durante la

bata ll o nes de combati entes nac io nali stas

Guerra Civil o prim eros años de la pos-

vascos, los cuales lu charo n a las ó rd enes

guerra, ll evada a ca bo generalmente de

del Gob iern o Vasco co n otros bata ll ones

madru gada en parajes so litari os qu e pro n-

vascos no nac io nali stas: soc iali stas,

to se hic iero n fa mosos : Alto de Jesú s del

comuni stas, anarqui stas, etc. .. los cuales

Monte, entre Anero y Praves; Alto de

no eran g uda ris.

Peñas Negras, entre Escobedo y Pu ente

l.R. - lzq u ierd a Republ ica na, partid o for-

Arce; cementeri o de Ciriego (Santander); etc. ..

mado en 193 4 al fusio narse la Acc ió n Repub li ca na de M anu el Aza ña co n otros

P.C.E. - Partid o Comuni sta de España,

pa rt id os afin es, co nstitu c io nali stas y

formad o en 192 1 a partir de send as esci-

rep ub l ica nos. En 1936 co nst ituyó el

siones del PSO E tras el triunfo de la revo-

Frente Pop ul ar con soc iali stas y co mu-

lu c ión sov iéti ca en Ru sia en 19 17.

ni stas.

P.N.V. - Partid o Nac io nali sta Vasco, fun J.O.N.S. - Juntas de Ofensiva Nac io nal

dado en 1894 po r Sabin o Arana, aun an-

Sin d ica li sta, partid o fund ado en 193 1

do el nac ionali smo vasco con la co nfe-

por Ramiro Ledesma Ramos y O nés imo

sion alid ad cató li ca y el co nservaduri smo

Redo ndo, co n un a ideo logía auto ritari a

soc ial. Al estall ar la guerra prevalec ió su

antipa rl amenta ri a y ant im arxista. En

na c ion ali smo y se deca ntó

1934 se fusio naro n co n la Falange

Repúbli ca.

por

la

Españo la de José Anto ni o Prim o de Ri ve ra,

co nstituyénd ose

Espa ño la y de las JONS .

Falange

P.S.O.E. - Partid o Soc iali sta Obrero Español , fund ado en 1879 por Pabl o Iglesias, e integrado en el Frente Popul ar


376

vencedo r de las elecc io nes generales de

U.G.T.

1936.

Trabajadores, sindi cato de ori entac ión

Uni ó n

General

de

soc iali sta fund ado en 1888 po r Pab lo

Quinta columna: expres ió n ac uñada en

Igles ias, tambi én fun dado r del PSO E

octubre de 1936 por el general Emilio

unos años antes.

M o la para referirse a los derec hi stas Unidad

de

Herm anos

ocultos en la zo na republi ca na qu e,

U.H.P.

según él, se rían los qu e se levantarían

Prol etari os, co nsigna q ue im pul sa ba la

para entrega r M adrid

a las tro pas

unid ad de acc ió n entre las d iferentes fu erzas o breras, de te ndenc ia soc iali sta,

nac io nales.

co muni sta o anarqui sta, pa ra lu char co n-

Requeté: mi embro de la deno min ada Comuni ó n Tradi c io nali sta, es dec ir simpati za nte ca rlista, enc uadrado mi 1itarmente en el band o nac io nal. Los requ etés, integrados prin c ipa lmente en las Bri gadas de Navarra, destacaron desde el prin c ipi o po r su di sc iplin a y co raje, y no siempre ll eva ro n bi en su unificac ió n forzosa co n la Falange.

Saca: acc ió n de saca r irregul arm ente de pri sió n a va ri os detenidos pa ra su inm ed iata ejec uc ió n, es dec ir " da rl es el paseo " .

S.A.M.

Sin d icatos

Agrari os

M o ntañeses, constituid os en los años 20, de ámb ito rural y o ri entac ió n cató li ca. Su máx ima rea li zac ió n fue la cooperativa SAM dedi cada a la producc ió n, transform ac ió n y co merciali zació n de produ ctos lácteos, y cuyas in sta lac io nes se in auguraro n en Renedo de Pi élagos en 1932.

juntamente co ntra el fasc ismo.


BIBLIOGRAFÍA

rio

Y FUENTES DOCUMENTALES

Trad icionalista. Madrid, 1940 .

ÁLVAREZ, Pedro: juanín. El último

CASADO CIM IA NO, Pedro: Siglo y

emboscado de la postguerra española.

medio de historia de la industria leche-

Ed ición del autor. Santander, 1988.

ra de Cantabria.

rojo

en

Santander.

Ed itoria l

Ed ito ri al

Besaya.

Torre lavega, 2000. ARC HI VO MU NICIPA L DE VILLAESCUSA: Libros de actas municipales; y Libro

CICERO GÓM EZ, Isidro: Los que se

de actas de la Agrupación Socialista de

echaron al monte. Ed ito ri al Popul ar.

Villa escusa 1935-193 7.

M ad ri d, 1977.

ARRARÁS OTROS:

IRI BA RREN ,

Historia

y

CICERO GÓMEZ, Isid ro: Los torvos y

Cruzada

fieros motivos de El Cariñoso. Edi ciones

Joaq uín;

de

la

Española. Datafi lms S.A . Madrid, 1984.

Corocotta. Mad ri d, 1978.

BACHO DE CARLOS, José Manuel; y

CU ETO

OTROS: La minería del hierro en el

Astillero minero. Historia, sociedad y

A LO NSO,

Gerardo

J.:

El

Valle de Villaescusa. Asoc iac ión para la

patrimonio 1870-1936. Astill ero por la

Defensa del Patri mon io del Va lle de

Cultura. Sa nta nder, 200 1.

Vil laescusa. Santander, 1999. D ÍEZ BARRÓN, José Ignac io: Historia del

LLAM A,

Nacionalcatolicismo

socialismo en Cantabria (Los orígenes,

(193 7-1953).

1887-1905).

Santa nder, 1995.

PSC-PSOE.

Sa ntande r,

El Cantabria

Sa nti ago:

en

Edi c io nes

Tantín .

1987. FERN Á ND EZ

BENÍTEZ,

Vi ce nte;

y

Fern ando: La

O TR OS: Historia y memoria colectiva.

acción social católica en Cantabria.

La vida en el Valle de Camargo entre la

BASTA NTE SUMAZA,

Círculos y sindicatos (1894-1931 ).

11 República y el primer franquismo.

Capítul o de la obra co lectiva Ca ntabria

Semin ari o

en la historia contemporánea. Ed iciones

U niversidad de Ca ntabri a. Santander,

de Librería Estvdio. Sa ntander, 199 1. Pp.

1993.

de fuentes

o rales

l. C. E.

145-160. GARCÍA ALO NSO, M anuel : Evidencias BUSTAMANTE QU IJ ANO, R.: A bordo

arqueológicas de las obras de fortifica-

del Alfonso Pérez. Escenas del cautive-

ción en el frente de Santander (1936-


37). Capítulo incluido en la obra El fren-

Cantabria . De la Prehistoria al Tiempo

te del Norte. Memoria de un comba tien-

Presente. Consejería de Cultura del

te de la Guerra Civil. l.E.S. Valle del Saja.

Gobierno

Cabezó n de la Sal, 2001. Pp. 11-30.

2001. Pp. 255-271.

GARRIDO MARTÍN , Aurora: La dictadu-

GUT IÉRREZ

ra de Primo de Rivera iruptura o parén-

SANTOVEÑA SETIÉN, Anton io: U.G.T.

tesis?

en

Cantabria

(1923-1931 ).

de Cantabr ia.

LÁZARO,

Cantabria

Santander,

Cecilia;

(1888-1937).

y

UGT /

Ayuntamiento de Santander / Ediciones

Universidad de Ca ntab ri a. Santander,

de Librería Estvd io. Santander, 1997.

2000.

GARR IDO MARTÍN, Aurora: Favor e

HERRERA ALONSO, Emilio : Guerra en

indiferencia. Caciquismo y vida política

el cielo de Cantabria. Ministerio de

en Cantabria (1902-1923). Universidad

Defensa. Madrid, 1999.

de Cantabr ia / Asamblea

Regional.

Santander, 1998.

JULIÁ DÍAZ, Santos; y OTROS: Víctimas de la guerra civil. Temas de Hoy.

GARRIDO MARTÍN, Aurora: La política

Madrid, 1999.

del período de la Restauración a la 11 República (1875-1936). Capítu lo de la

LAMA RUIZ-ESCAJADILLO, Fernando

obra

co lectiva

la

(de la): Mártires de la Montaña en nues-

Presente.

tra cruzada española de liberación

Co nsejería de Cu ltura del Gobierno de

1936-37. Ed ición del autor. Santander,

Cantabria. Santander, 2001. Pp. 237-254.

1994.

GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: Guerra civil

MAÑERO

en una comarca de Cantabria: Campoo.

Guerra Civil en Santander a través de la

Análisis de la represión republicana y de

prensa diaria. Separata del Vo lumen 41

Com ité

de la Revista "Altam ira" del Centro de

Prehistoria

la

al

represión

Ca ntabria. Tiempo

De

franquista.

MONEDO,

Mari ano:

La

Organ izador del Festival Cabué rni ga -

Estudios

Música de

Cu ltural de Cantabria. Santand er, 1978.

los

Pu eblos del

Norte.

Montañeses .

Instituc ión

Santander, 2000. MATEOS, Abdón: La contrarrevolución GUTIÉRREZ FLORES, Jesús: La Guerra

franquista. Una aproximación microhis-

Civil. Capítu lo de la obra co lectiva

tórica a la represión contra UGT y al


nacionalsindicalismo desde la Cantabria rural,

Asociación

1937-1953.

Historiadores del

Presente.

Madrid ,

ORTEGA VALCÁRCEL, José: Cantabria 1886-1986. Formación y desarrollo de una economía moderna. Ediciones de

Librería Estvdio. Santander, 1986.

2003. Enrique:

REGISTRO CIVIL DE VILLAESCUSA:

Aspectos generales de la represión repu-

secc iones de nacimientos y defunciones.

MENÉNDEZ

CR IADO,

blicana y de los tribunales militares franquistas en Cantabria. Tesina Universidad

de Cantabria. Santander, 2003.

REGISTROS CIVILES DE ASTILLERO, CAMARGO, CASTAÑEDA, LIÉRGANES, MARINA DE CUDEYO, MEDIO CUDE-

MERINO PACHECO, Javier; y DÍEZ

YO, PENAGOS, PIÉLAGOS, PUENTE

MARZAL, Carmen: La conflictividad en

VIESGO, SANTA MARÍA DE CAYÓN,

Cantabria durante la primavera de

ETC: sección de defunciones.

1936. Ediciones Tantín. Santander, 1984.

RUIZ OBREGÓN , José: Un miliciano en MONTERO

MORENO,

Antonio:

Historia de la persecución religiosa en España.

1936-1939.

Biblioteca

la Pampa. Edición del autor. Santander,

1998.

de

Autores Cristianos. Madrid, 1961 .

SAGARDÍA RAMOS, Antonio: Del Alto Ebro a los frentes del Llobregat. Editora

OBISPADO DE SANTANDER: Martirio y

Nacional. Madrid, 1940.

ruinas. La diócesis de Santander bajo la dominación marxista. Boletín Oficia l

SAIZ VIADERO, José Ramón: Crónicas

Ecl es iástico del Obispado de Santander.

sobre la Guerra Civil en Santander.

Editorial Cantabria. Santander, 1940.

In stitu c ión

Cultural

de

Cantabr ia.

Santander, 1979. OBREGÓN GOYARROLA, Fernando: Breve historia de Cantabria. Ediciones

SAIZ VIADERO, José Ramón: Crónicas

de Librería Estvdio. Santander, 2000.

republicanas. Puntal Libros. Santander,

1981. ONTAÑÓN TOCA, Antonio: Rescatados del Olvido. Fosas comunes del cemente-

SAIZ VIADERO, José Ramón: La guerra

rio civil de Santander. Edición del autor.

civil:

Santander, 2003.

Capítul o de la obra colectiva Historia

Cantabria

con

la

República.


General de Cantabria . Ediciones Tantín .

olvidada (1936-1975). Universidad de

Santander, 1988 . Tomo IX, pp. 46-67.

Ca ntab ri a /

Asamb lea

Reg io nal de

Ca ntabri a. Santa nder, 1998. SÁNCHEZ AGUSTÍ, Ferran: Maquis y Pirineos. La gran invasión (1944-1945).

SOLLA

GUTIÉRREZ,

Mi guel Ángel:

Prensa en Cantabria durante la Guerra

Editorial Mileni o. Ll eid a, 200 1.

Civil.

SANZ HOYA, Juli án: Cantabria durante

Revista

Altamira,

tomo

LVII.

Santander, 2001. Pp. 245-273.

la dictadura franquista (1939-1975).

Cap ítulo de la obra co lectiva Ca ntabria.

TH OMAS, Hugh: La guerra civil españo-

D e la Prehistoria al Tiempo Presente.

la. Ed itions Ruedo Ibéri co. París, 1962.

Consejería de Cultura del Gob ierno de Cantabria. Santander, 200 1. Pp. 273-

TUÑ Ó N DE LARA, Manuel : La guerra

288.

en el Norte. Capítu lo de la obra co lecti -

va sobre la Guerra Civi l de Hi stori a 16, SERRANO FERN Á NDEZ, Secundino:

vo lumen 12 : La campaña de l Norte

Maquis. Historia de la guerrilla antifran-

(abril-octubre 7937). Madrid, 1987. Pp.

quista. Círcul o de Lectores . Barcelona,

6-57.

200 1. VILLALOBOS GOYARROLA, Federi co: SILVA BARRERA, Emilio ; y MACÍAS

El sueño colonial. Las guerras de España

PÉREZ, Santiago: Las fosas de Franco.

en Maruecos. Arie l. Barce lona, 2004.

Los republicanos que el dictador dejó en la cuneta. Círcu lo de Lectores.

VVAA : Sesenta años después. El exilio

Barcelona, 2003 .

republicano en Cantabria. Actas de l

co ngreso internacional ce lebrado en el SOLAR CUB ILLAS, David: La guerra

Ce ntro

civil en Santander. Capítulo de la obra

Cantabria. Santander, 2001.

co lectiva sobre la G uerra Civ il de Hi storia 16, vo lumen 12 : La campaña del Norte (abril-octubre 7937). Madrid,

1987 . Pp. 78-9 1. SOLDEVILLA

ORIA,

Co nsuelo:

La

Cantabria del exilio: una emigración

Asoc iado

de

la UNED

en


ÍNDICE

ADVERTENCIAS PREVIAS

12

DEL AUTOR 1 Los antecedentes: Las primeras décadas del siglo ( 1900-19 31) CAPÍTULO

20

CAPÍTULO

46

2

Villaescusa durante la Segunda Repúbli ca (1931- 1936) CAPÍTULO

82

3

El ini c io y desarrollo de la guerra hasta agosto de 193 7 CAPÍTULO 4

118

La represión republi cana y la persecución religiosa CAPÍTULO

15 2

5

La ofensiva de agosto de 1937 y la entrada de los itali anos 186

1

CAPÍTULO

6

El nuevo régimen, el final de la guerra y la posguerra

7 La represión franquista

216

CAPÍTULO

258

CAPÍTULO

8

Los que se ec haron al monte

y los "Topos" 304

9 Balance de víctimas mortales de la guerra en Villaescusa

348

APÉNDICE DOCUMENTAL

CAPÍTULO


Este libro se term inó de imprimir en los talleres de la Sociedad de Artes Gráfi cas

J. Martínez

en Maliaño, (Cama rgo)

el 28 de octubre de 2004, 57º an iversa ri o de la muerte de "jose lón".


~~

Parlamento de Cantabria

Excmo. Ayto. de Yillaescusa

República guerracivil posguerra villaescusa  

este trabajo es el resultado de más de un centenar de entrevistas relizadas por Fernando Obregón Goyarrola a naturales y/o vecinos del Valle...

República guerracivil posguerra villaescusa  

este trabajo es el resultado de más de un centenar de entrevistas relizadas por Fernando Obregón Goyarrola a naturales y/o vecinos del Valle...

Advertisement