a product message image
{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade
2 minute read

Morelia, Ejemplo Nacional en Justicia Civica

Desde hace más de un año, Morelia se ha convertido en el ejemplo a nivel nacional en cuanto a justicia cívica se refiere, al contar con un reglamento único en su tipo orientado a fomentar la cultura cívica, así como a generar conciencia vial en la población.

Y es que si bien desde el año pasado se incorporó la figura del Juez Cívico en la capital michoacana, cuya función principal era fungir como mediador de conflictos y tenía entre sus atribuciones la imposición de sanciones por infracciones de carácter social, a partir de mayo de este 2017, también está facultado para “calificar” las infracciones de tránsito.

De esta manera y luego de las modificaciones realizadas al Reglamento de Orden y Justicia Cívica del municipio, cada una de las infracciones de tránsito “pasan” por un Juez Cívico, quien mediante una audiencia ágil, pública y videograbada, escucha al ciudadano que cometió una falta y califica la sanción a la que será acreedor en los términos del ordenamiento.

Al ser un sistema innovador y de los pocos en su tipo en el país, el Gobierno Municipal colabora en la elaboración de ley nacional en la materia, pues ha sido reconocido por la federación como un mecanismo eficaz para contribuir en la

prevención de delito y la reincidencia en las infracciones viales, así como en la mejora de la convivencia social.

Actualmente, en Morelia operan cuatro juzgados cívicos, tres de ellos que se encuentran en la Comandancia de la Policía de Morelia del Centro Histórico (en las instalaciones de la Antigua Central Camionera), y uno más ubicado en la Comisaría de Tiníjaro.

La también denominada “Corte de Tránsito” brinda atención las 24 horas del día, los 365 días del año, en aras de atender las audiencias de los infractores en cualquier momento, tal como lo marca la normatividad.

Es de mencionar que cada audiencia dura entre 5 y 8 minutos, tiempo en el que los infractores tienen la posibilidad de exponer la falta cometida y los jueces pueden dialogar y concientizarlos al respecto de esta para evitar que reincidan; mientras que en el caso de las sanciones administrativas, estas figuras también están facultadas para aplicar penas alternativas y trabajo en favor de la comunidad.

Es así como Morelia se posiciona como modelo nacional con este sistema novedoso orientado a garantizar los derechos humanos de la ciudadanía, mejorar la convivencia social y fomentar la cultura cívica.