Page 1

DUELO Y ACEPTACION

1

Es un conjunto de pensamientos, sentimientos y comportamientos que se desencadenan en un individuo a partir del momento en que experimenta una perdida. De acuerdo con Bowlby J (1983) “el termino duelo se emplea para denominar una serie amplia de procesos psicológicos que se ponen en marcha debido a la perdida de la persona amada” (p 40).

En nuestra vida no existe evolución sin perdida, ni perdida sin evolución, es decir, avanzar, crecer significa dejar atrás algo…. Desprendernos…. Y enfrentar lo nuevo que encontramos. En eso consiste el ciclo de la existencia desde su comienzo, cuando abandonamos la calidez, la comodidad y la seguridad del útero de nuestra madre para enfrentarnos a la luz, al ruido y a la extrañeza del mundo. Sin aquella primera perdida no podemos comenzar a evolucionar. Y este ciclo sigue siendo un denominador común en nuestro desarrollo. Si no dejamos atrás nuestra niñez nunca somos adolescentes… Adultos o ancianos. Cada etapa es un paso mas en nuestra evolución y con ella viene implícita una perdida. Las perdidas son una parte importante de nuestra vida. A veces se identifican fácilmente, como pasos necesarios para nuestro crecimiento, pero otras perdidas se perciben como incomprensibles pues pensamos que no deberían suceder, sentimos que nos causan demasiado dolor. Cuando nos encontramos ante una pérdida experimentamos un desequilibrio; lo único claro es el enorme desconcierto que nos produce y la apremiante necesidad que percibimos de adaptarnos a un nuevo esquema que en un principio ni conocemos ni entendemos. Este desconcierto es completamente normal; es una situación propia de los cambios significativos que se dan en la vida. Algunas veces viene acompañado de un gran dolor y otras de un enorme aturdimiento como efecto de no saber cual debe ser nuestro próximo paso. De todas maneras, la forma como interpretamos y manejamos esos cambios y lo que decidimos hacer respecto a ellos influye definitivamente en los resultados que obtengamos. La palabra PERDIDA parece referirse solo a eventos negativos que nada tiene que ver con nuestra voluntad y nos producen intenso dolor. Sin embargo no siempre es así. Cuando nos referimos a pérdidas debemos entenderlo como cambios radicales que se producen en nuestra vida que suponen dejar algo significativo y consecuencia de ello nos sentimos profundamente afectados. He aquí unas de las circunstancias más corrientes que pueden ser catalogadas como perdidas:


DUELO Y ACEPTACION • • • • • • • • • • •

a. b. c. d.

2

Abandono de una actividad_ como la jubilación, no poder hacer ningún deporte a causa de una lección, no verse con una persona por exceso de compromisos. Mudanza_ de ciudad, país, casa, colegio, de grupo de compañeros o amigos. Renuncia a una meta deseada_ no poder tener hijos, ver que la empresa no llegara a donde se espera, no ser seleccionado para un puesto que se había luchado. Perdida de la salud o de un porcentaje notorio de las habilidades habituales_ disminución de la visión, memoria, malestar de salud, enfermedad grave o crónica, perdida de la juventud, agilidad, de la fuerza. Perdida de una parte del cuerpo o sus funciones_ ojo, riñón, mano, seno, matriz, brazo, pierna, perdida de un bebe durante el embarazo, apetito, placer sexual, menopausia. Perdida de una forma de vida acostumbrada_ de la libertad, de la posición económica, de la vida social, deportiva, espiritual o cultural. Perdida del poder_ cambio de empleo o actividad, del lugar ocupado en la familia, relevo generacional. Perdidas Materiales_ un incendio, un robo, accidente, mala situación económica. Pérdidas o cambios en las relaciones_ cambio de jefe, de vecinos, estado civil, matrimonio de un amigo, ruptura amorosa, pérdida de una amistad importante. Perdida por evolución_ primera menstruación, entrar e la universidad, casarse. Perdida del buen nombre_ o de la buena imagen.

Deliberadas. Involuntarias. Repentinas y progresivas. Temporales y Definitivas

A. Deliberadas: Son aquellas que producimos por nuestra propia voluntad. Este hecho no implica que sean más fáciles de sobrellevar o que no produzcan aflicción. A un si tomamos la decisión libremente por un objetivo conveniente para nosotros o para alguien cercano, va haber dificultades. Abandonar situaciones ya vividas que tienen muchos aspectos agradables y que proporcionan la seguridad de lo conocido, es triste, atemoriza y nos puede llevar temporalmente por senderos de mucha angustia. Quienes efectúan cambios deliberados en su vida necesitan: a) tener una autoestima alta. b) estar convencido de que su renuncia y su esfuerzo serán recompensados. c) Tener confianza sobre su capacidad de sobreponerse a las adversidades. Las perdidas deliberadas, dejar el país para irse a estudiar o trabajar, abandonar una relación amorosa, abandonar un proyecto al que se la ha invertido muchas energías, se dificultan porque: por voluntad propia, no es sencillo enfrentarse ha una decisión de renunciar a algo que ha sido importante para nosotros, que extrañaremos en el futuro y que además nos exigirá cambios significativos, nos coloca ante el dilema de que podríamos no hacerlo y evitar el dolor. Es difícil también porque la renuncia no queda hecha de una sola vez, sino que cada vez que sentimos el dolor y la angustia de la perdida, tenemos que enfrentarnos a seguir eligiendo. Se hace fácil porque: la pérdida deliberada casi siempre tiene una razón suficientemente poderosa que nos lleva a creer y esperar que todo sea pasajero o que tarde o temprano disfrutaremos de la recompensa. B. Involuntarias: ocurren por fuera de nuestros planes. Pueden ser positivas con carácter negativo o negativas con carácter positivo.


DUELO Y ACEPTACION • •

3

Positivas: cuando se presenta un cambio favorable que a su vez trae consigo otras formas de perdida. Ej.: el nacimiento de un hijo hace que la madre pierda su ritmo habitual de vida. Negativas: cuando se presentan con apariencia de desgracia, como perder una relación amorosa. Da la oportunidad de buscar una relación más sólida.

C: Repentinas y progresivas: • Las progresivas: a veces ni se sienten, las personas, las cosas o los hechos se van volviendo cada día menos cercanos, se va desplazando gradualmente lo cual nos da tiempo para equilibrar y adaptar las emociones gradualmente. Ej. : la vejez, deterioro de una relación a partir del alejamiento paulatino, perdida de una fortuna a través de los años. • Las repentinas: y totalmente inesperadas pueden producir choques emocionales grandes que alteran la conducta de la persona, de manera temporal. Ej. la persona no quiere volver al trabajo, abandona su actividad favorita, se encierra en si misma y no quiere hablar con nadie, rechaza el alimento. D. Temporales o Definitivas: las pérdidas temporales, como separarse de un hijo, ausentarse de la ciudad natal, se superan con facilidad porque se basan en la esperanza de que algún día se superara el equilibrio perdido. Por el contrario el hecho de que las pérdidas sean definitivas impulsa la persona a un proceso de adaptación, porque es el único camino que le queda.

1. NEGACION No creer lo que esta ocurriendo, es una especie de “anestesia emocional” en el plano intelectual se entiende y se acepta la perdida, pero en el plano emocional se niega. Se piensa en una equivocación y en una pesadilla, o simplemente se reacciona con frialdad. En esta etapa la persona tiende a olvidar temporalmente que la perdida ha sucedido, sigue hablando de la situación como si todo siguiera igual. Por lo general el individuo tiene sueños despiertos en los que vive aferrado al pasado. En el caso de la muerte de un ser querido el sepelio ayuda a marcar una especie de etapa terminada y comienzo de la nueva. No sucede así con los demás tipos de perdidas, algunos psicólogos recomiendan realizar un ritual que nos ayude a despedir aquello que dejamos. 2. CONFRONTACION. Es la etapa más dolorosa y se inicia cuando la realidad se ha aceptado. En ella los sentimientos y la emociones son muy intensas, al igual que la sensación de soledad, desprotección, culpa por lo que se hizo o se dejo de hacer. Rabia, frustración, miedo, que suceden en el mismo día. Es importante que las personas se permitan vivir estas experiencias afectivas que la perdida deja, tomarse el tiempo para pensar, llorar, sentir tristeza y vació. Sin embargo este resulta ser uno de los pasos más difíciles, por la sencilla razón de que el duelo duele y nosotros tememos al dolor. En consecuencia para no sufrir, muchas personas buscan insensibilizarse desvalorizando lo que han perdido, enfocándose solo en los recuerdos negativos, enmascaran el dolor para eliminar artificialmente el sufrimiento y todos los otros sentimientos asociados, rabia, culpa , miedo, mediante sustitutos que puedan ser actividades agotadoras, trabajar o practicar un deporte en exceso, ingerir alcohol, tranquilizantes, drogas,ect Otra forma de descargar insanamente los sentimientos es “ESTO A MI NO ME AFECTA, DEBO SEGUIR COMO SI NADA”


DUELO Y ACEPTACION

4

Para vivir sanamente la etapa de confrontación es necesario: • Saber que el proceso de sanacion toma tiempo y será mayor cuanto mas significativa sea la perdida. • Saber que aunque muchas veces creemos ser las únicas personas en el mundo que se han enfrentado a dificultades como las que nos aquejan, no existe ningún problema que no se haya vivido por muchas personas y que por insuperable que parezca siempre hay formas de salir. • Saber que el proceso tiene altibajos, un día se puede sentir mucho mejor y al otro día experimentar un dolor irresistible, casi como al comienzo, esto hace parte del camino para avanzar. • Saber que durante este periodo es normal: a) el endurecimiento emocional “no quiere nada, no le llama la atención nada b) es normal que “esta en las nubes”, olvide las llaves etc. c) que se sienta indefenso, temeroso, pesimista, irritable. • Que pueda experimentar perdida total de la esperanza, de la motivación, concentración y energía. • Que presente cambios en el apetito. • Entre otras. 3. RESTABLECIMIETO DEL EQUILIBRIO Y CONTROL. Después de la etapa de confrontación, llegara el momento en que su mente entenderá que la vida sin aquello que ha perdido sigue siendo posible. Lentamente llegara el momento en que la vida empieza a sanar, se ira consolidando el proceso de readaptarse, es decir se asimilaran los cambios que supone enfrentar la perdida.

Las emociones durante el duelo son: • Rabia_ contra Dios, Contra la vida por lo injusto de la situación. • Envidia_ Hacia las personas que aun conservan lo que yo he perdido. • Culpa_ por las cosas que hice o deje de hacer. • Odio_ hacia algunas personas que yo causo del dolor. Estos sentimientos no solo son normales, sino que resultan validos y no podemos sepultarlos, tratando de negar que existen, un sentimiento censurado y guardado por mucho tiempo, se exagera y se vuelve contra nosotros mismos.

Reserve un tiempo del día exclusivamente para su duelo, permítase pensar en su pena, no escape de su dolor. Todo lo demás puede esperar, mientras que UD necesita atravesar por ese camino para salir adelante, llore cuantas veces lo sienta necesario. Cuide su salud, alimentación, descanse. No se sienta obligado a comprender inmediatamente lo que paso, la sanacion es un proceso y Cada persona necesita su tiempo. Acepte la tristeza, el dolor y el miedo cuando lleguen, pero no los llame.


Duelo - Qué es el Duelo  

Es un conjunto de pensamientos, sentimientos y comportamientos que se desencadenan en un individuo a partir del momento en que experimenta u...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you