Page 23

recetas

Picamos el jamón con unas tijeras. Cortamos el mollete por la mitad y lo tostamos. Colocamos una mitad en cada plato.

Freímos los huevos en aceite bien caliente para que la clara se haga pero la yema se mantenga líquida. Salpimentamos y con ayuda de un tenedor y un cuchillo cortamos los huevos en tiras mezclándolos bien.

¡Un plato para chuparse los dedos!

las mejores

Repartimos los huevos rotos sobre la mitad de cada mollete y espolvoreamos un poco de pimentón. Coronamos con el jamón picado, un poquito de perejil y terminamos con un hilito de aceite de oliva.

Revista de Gastronomía  

Revista de Gastronomia