Issuu on Google+

Asociación Civil adEgob

2010

Referéndum FONAVI: mitos y verdades Alfredo Vásquez M.

Introducción Este 3 de octubre, además de las elecciones municipales y regionales, tendremos una cédula más. A grandes rasgos, la cédula versa sobre “el referéndum del FONAVI”. Más específicamente, la pregunta en la cédula reza: “¿Aprueba el ‘Proyecto de Ley de Devolución del dinero del FONAVI a los trabajadores que contribuyeron al mismo?”. Votemos por el “Sí” o por el “No”, ¿sabemos de qué se trata esto? Existen dos proyectos que versan sobre el mismo tema; uno presentado el 2001 y otro, el 2008. ¿Sabemos cuál de los dos es al que se hace alusión? Por cierto, vale decir que votaremos todos, incluso los que radican fuera del país, incluso quienes nacimos en el ocaso del FONAVI y crecimos viéndolo morir. Analizaremos el proyecto materia de la consulta y exploraremos el fondo de ambas posturas, a fin de que la ciudadanía pueda extraer algunas conclusiones y, sea positiva o negativa su respuesta, pueda ejercer una decisión informada. Ello no impide al autor esbozar sus propias opiniones, las cuales, naturalmente, no son vinculantes para el lector. ¿Qué es o qué fue el FONAVI? FONAVI es el acrónimo de lo que se llamó Fondo Nacional de Vivienda, institución creada por Decreto Ley Nº 22591 el 30 de junio de 1979, durante el gobierno militar, a fin de satisfacer progresivamente la necesidad de vivienda de los trabajadores. La vía era generar una especie de pozo donde todos los trabajadores formales participaban aportando cuotas mensuales, con las que construyeron viviendas que luego serían sorteadas entre ellos. Este fondo desapareció formalmente por Ley Nº 26969 del 27 de agosto de 1998, cuando pasó a llamarse Impuesto Extraordinario de Solidaridad, durante el gobierno de Alberto Fujimori. 19 años de aportes sirvieron para construir complejos habitacionales, como las Torres de Limatambo en San Borja, por citar un ejemplo. No obstante los 19 años, ya desde 1992 dejaron de usarse esos aportes exclusivamente para viviendas, pues por disposiciones legales 1 se destinaron a obras de saneamiento. De ello se desprende que el dinero recaudado entre 1992 y 1998 fue “desviado legalmente”. Esta es la chispa que enciende la lucha que hoy protagonizan los fonavistas y que fue motivo de dos proyectos de ley, los cuales analizaremos en el siguiente acápite. El Proyecto de Ley 864/2001-CR El proyecto que título a esta sección es el aludido en la pregunta del referéndum. El hecho que no se consigne el número del mismo provocó que el gobierno hace poco calificara como “tramposa” la pregunta de la consulta. Dado el interés público que concitaba, se dispuso su publicación el 19 de octubre del 2001. Este proyecto fue presentado, con algunas variaciones, con código 2834/2008-CR el 4 de noviembre del 2008 por el congresista Elías Rodríguez 1

Específicamente, el Decreto Ley 25520 del 27de mayo de 1992.

1


Asociación Civil adEgob

2010

Zavaleta (APRA), secundado además por otros congresistas del actual partido de gobierno. Este proyecto pasó a las comisiones de Economía, donde ya fue archivado, y Vivienda para esperar el respectivo dictamen. El artículo 1º de ambas versiones va al grano, dispone la devolución de los aportes; pero la versión 2001 incluye tanto las del trabajador como las del empleador, que eran mucho mayores, lo que ya implica una primera distorsión. El artículo 2º de ambas alude a la devolución en cuentas individuales. El artículo peligroso, no obstante, es el 7º del 2001, que a la letra dice que las formas posibles de devolución son las siguientes: • • • • • •

Devoluciones en viviendas de interés social Devoluciones de terrenos urbanizados de interés social Devoluciones en efectivo Devoluciones en bonos Devoluciones en compensaciones tributarias Devoluciones en pagos compensatorios de deudas

El texto del 2001 no señala que los ya beneficiados no puedan reclamar también lo que aportaron. La versión 2008 de este artículo sí considera esa salvedad y, asimismo, consigna “otras disposiciones del Tribunal Constitucional” en cuanto a las formas de devolución. Asimismo, la sentencia aclaratoria del Tribunal Constitucional 2, así como señala que el Congreso no podrá modificar la ley durante los primeros 2 años de vigencia, señala también que el efectivo es una forma de devolución, no la única. No obstante, la ilusión de muchos ex aportantes es percibir dinero en efectivo, sea para viajes, “poner un negocio” u otros fines. Los argumentos técnicos Dos razones sostienen la postura de los fonavistas: a) Entre 1992 y 1998, al haberse cambiado los objetivos del D. Ley Nº 22591 y haberse empleado los fondos en cualquier obra (rescatable al fin y al cabo) menos en viviendas para los aportantes, en sentido estricto se trata de una malversación de fondos. No obstante, el periodo a devolver serán los 19 años. b) Es extraño que, si se descontaba parte del salario de un trabajador como aporte al FONAVI, el mismo Estado no cuente con un registro de los aportantes, aun cuando el dinero terminara en un fondo social. Sería mucho más sencillo conocer la cifra a devolver y la filtración (reconocer quiénes ya se beneficiaron). Nos vamos con ello al plano moral: el Estado no puede desconocer que, haya sido legal o no el desvío de dinero, ha incumplido con los fonavistas, al menos con aquellos que nunca más pudieron ver un sorteo para quizás ganarse una casa con el dinero de sus aportes.

2

Sentencia 5180-2007-PA/TC, que aclara las anteriores 01078-2007-AA/TC y 03283-2007-PA/TC. Es especialmente interesante conocer la fundamentación del voto realizada por el magistrado Juan Vergara Gotelli. Señala, en síntesis, que sus sentencias anteriores daban luz verde al referéndum, pero que es el Estado el que elaborará y ejecutará la ley (de aprobarse); por tanto, el Estado puede proponer los mecanismos de devolución.

2


Asociación Civil adEgob

2010

De otro lado, como argumentos en contra, la devolución del dinero en efectivo es una tarea titánica y con aires de imposible. Ello obedece a tres razones fundamentales: a) Si pudiera devolverse dinero en efectivo, se trataría en sentido estricto de una consulta sobre materia tributaria y presupuestal, prohibido expresamente por la Constitución vigente 3. Es obvio que si de nosotros dependiera no pagar impuestos, así sería. b) Como ha referido la ministra de Economía, Mercedes Aráoz, no es posible conocer a los aportantes de la década de los ‘80. Según un estudio hecho por una Comisión de la PCM, eran 2 millones los mismos; según la Asociación de Fonavistas, no son más de 180 mil. c) Con esa lógica, mucho menos se puede saber cuánto se devolverá. El monto ha sido calculado en algo más de 20 mil millones de soles, que equivale a la quinta parte del presupuesto nacional empleado este año. Otros cálculos proyectan 5 mil o menos. El presidente Alan García, acusado de alarmista, señaló, con aire demagógico, ciertamente, pero no por ello descabellado, que devolver esa cantidad implicaría dejar de lado varios proyectos de gran envergadura o cientos de mediana cuantía a nivel nacional... a menos que se nos aumenten los impuestos, que parece ser una de las pocas salidas que existen. 19% a 23% (aumento que especuló el presidente) suena exagerado, pues podría proyectarse un plazo mayor de tiempo para devolver los aportes con un aumento en los impuestos menor, o inclusive sin él. De hecho, lo que señalan algunos expertos es que en 8 años se puede pagar el total de la deuda sin originar desequilibrios fiscales, asumiendo esta deuda en 3 mil millones de soles, hechos los descuentos. De ello se desprende también que, de ganar el “Sí”, la alternativa es, con el presupuesto vigente (que oscila entre los 90 y 100 mil millones de soles), destinar una parte para construcción de obras de interés social o condonar deudas que alguno de los beneficiarios pueda tener con el Estado 4, aunque los propios fonavistas no admitan otra modalidad que el efectivo. El trasfondo político 36 soles es lo que cobra la Asociación Nacional de Fonavistas de los Pueblos del Perú (ANFPP) por inscribirse en el registro de futuros beneficiarios del referéndum. Según ellos, ya son 170 mil inscritos en todo el Perú. Luego, con el pretexto que requerían personeros para defender sus votos durante el referéndum, la Asociación creó su brazo político: el partido “Fonavistas del Perú”. Si hacemos una multiplicación simple, 6 millones 120 mil soles es lo que resulta de las afiliaciones para obtener un beneficio aparentemente seguro; junto a 10 soles adicionales por afiliado para los “gastos de campaña”. Esa cifra es suficiente para sostener una campaña electoral como la que ha emprendido Raúl Canelo, abogado de la organización y ahora ocasional candidato a la alcaldía de Lima. Casi 8 millones de soles es una cifra interesante y, no obstante, la campaña para el “Sí” tampoco ha sido muy amplia; más bien, los carteles donde se conoce del tema vienen acompañados de “X candidato por X distrito – Marca las casitas”: los fonavistas tienen candidatos a la alcaldía en toda la capital. Entonces, el cuestionamiento es válido.

3

Constitución Política del Perú, artículo 32º En una nota de prensa así lo reconocen los propios fonavistas, al menos a nivel orgánico: http://www.fonavistas.org/notas_prensa/?p=285 4

3


Asociación Civil adEgob

2010

El otro detalle polémico es que, a pesar de lo señalado en los argumentos técnicos, las Asociación está prometiendo “sí o sí” la devolución del dinero e irrumpen contra el gobierno cada vez que algún ministro o el propio presidente señalan que es materialmente imposible devolver la totalidad de los aportes en efectivo. Los vacíos que presenta el proyecto de ley 864/2001-CR permiten que esa promesa sea factible. Lo que cabe preguntarse es… ¿a qué precio? Sin embargo, lo más complicado de entender es la posición del gobierno, que creó en la PCM entre el 2008 y 2009 una Comisión Multisectorial que se encargaría de empadronar a los otrora aportantes del FONAVI y de calcular el monto a devolver; y que una vez conformada, no recibió apoyo, ni logístico ni presupuestal. Esta Comisión, claro está, se disolvió. Ello se contradice con el proyecto de ley 2834/2008-CR que aludimos anteriormente y que fue presentado por la misma bancada aprista. A nivel formal manifiesta cierto interés y en la práctica, frente a cámaras, la desidia es manifiesta. Quizás es porque, de ganar el “Sí”, es el gobierno entrante el que asumirá los pasivos de esta decisión 5. A modo de conclusión Concluyamos con un poco de teoría democrática. Muy entusiastas, los fonavistas aseguran que esta será la “primera ley soberana”, pues nacerá de la decisión directa de la población. Ello no es así. Todas las leyes tienen esa naturaleza en tanto el presidente y los congresistas son representantes de la gente; mientras eso suceda, todas las decisiones son soberanas. Dejarán de serlo si un gobierno ajeno al nuestro decide por nosotros o influye en esa decisión. Luego de lo expuesto, queda concluir que la voluntad de la mayoría se manifestará en las urnas. El objetivo del artículo está cumplido: lo importante es que el voto sea informado; la preferencia por determinada opción debiera ser producto de dicha información, recibida y asimilada por el lector, de tal modo que no podamos luego evadir responsabilidades por las decisiones (soberanas, recuérdenlo) que, al fin y al cabo, atañen a todos nosotros. De otro lado, pese a esa pretendida objetividad de quienes nos denominamos “científicos sociales” o “cientistas políticos”, ésta no siempre puede ser reclamada, así que ruego la comprensión del lector si le pareció que hubo un sesgo. Tras ello y a modo de conclusión, esperamos que este artículo haya permitido conocer ambas posiciones sobre la trascendental consulta del 3 de octubre. Referencias: •

FONAVI: Devolución imposible. En: Vivir Bien Magazine. Año XIV Nº 144. Lima: Ed. El Patriarca (ed.). Agosto - Septiembre de 2010, p. 19.

Davelouis Lengua, Luis. “MEF: el pago total del Fonavi rondará los S/. 3.000 millones”. En: El Comercio. Año 171 Nº 87.264. Lima. Miércoles 22 de setiembre de 2010. Sección B: Economía y Negocios, p. 1-2.

5

Derivan caso Fonavi al próximo gobierno. Martes 21 de septiembre de 2010. En: Perú21 edición web: http://peru21.pe/noticia/642405/derivan-caso-fonavi-proximo-gobierno

4


Asociación Civil adEgob

2010

Proyecto de Ley N° 864/2001-CR (publicado en el Diario Oficial “El Peruano” el 19 de octubre del 2001), disponible en el portal web de la ONPE: http://www.web.onpe.gob.pe/modELeccREM/RESOL-JNE-433-2009.pdf

Proyecto de Ley N° 2834/2008-CR, disponible en el portal web del Congreso de la República. http://www2.congreso.gob.pe/Sicr/TraDocEstProc/CLProLey2006.nsf

Reportaje en el programa “La Hora N”, 19 de agosto del 2010. http://www.youtube.com/watch?v=q57T1mPz-lw

El pago a los fonavistas, ¿es posible? Reportaje en el programa “Prensa Libre”, 25 de agosto del 2010 http://www.youtube.com/watch?v=2J0gTTAlgFI

Portal del Tribunal Constitucional: Primera sentencia: http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2007/01078-2007-AA.html Segunda sentencia: http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2007/03283-2007-AA.html Sentencia aclaratoria: http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2008/05180-2007-AA%20Resolucion.html

5


Referéndum FONAVI: mitos y verdades