Issuu on Google+


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

ÍNDICE

Presentación

5

La ciudad y la memoria

7

La urbe al otro lado de la sombra

9

Samuel Meléndrez: espacios del silencio

13

Catálogo de obra

17

Datos biográficos del artista

82

5


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

El Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara

La exposición de Samuel Meléndrez forma parte del

se complace en presentar la exposición LA CIUDAD Y LA

programa que el Museo de las Artes ha diseñado para mostrar

MEMORIA de Samuel Meléndrez Bayardo 20 años, pintor de

la producción plástica de los artistas cuya obra forma parte de la

sólida trayectoria, ejemplo de disciplina, tenacidad, constancia

Colección Permanente del Museo de las Artes de la Universidad

y congruencia estética, cuya obra expresa espacios e instantes

de Guadalajara, con lo cual se pretende reconocer su trayectoria

fragmentados de las ciudades contemporáneas.

y valorar su nueva producción.

Desde sus inicios como pintor, Samuel Meléndrez encontró un lenguaje y una temática personal que ha desarrollado a lo largo de 20 años de trabajo. Admirador de Edward Hooper, Giorgio de Chirico, René Magritte y Paul Delvaux, Samuel Meléndrez ha sabido nutrirse de la obra de estos grandes maestros para construir su expresión y poética propias. En el contexto de la pintura actual, Meléndrez se distingue por elaborar una obra que busca manifestar el misterio que ciertos fragmentos de la ciudad ofrecen a quienes saben leer su piel revestida de concreto. A lo largo de su abundante obra, el pintor se ha ido adentrando en los muros donde la intimidad transcurre, descubriendo los actos banales y de autosatisfacción privados que los habitantes realizan, teniendo siempre como telón de fondo la ciudad adormilada. Así pues, Samuel Meléndrez nos invita a recorrer la arquitectura -gloriosa o superflua- que hemos construido, a través del dominio de la pintura, para que cada espectador encuentre su espacio y el diálogo que quiera establecer con cada obra.

Suny Ramírez

7


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

La ciudad y la memoria

Revisar la producción de un artista es un ejercicio

estado de melancolía que nos regresa al deseo de contemplar los

que le toca a los museos para cumplir cabalmente con sus

cerros y sus crestas. La ciudad de Samuel es nítida, pura, y nos

funciones. Celebro que el Museo de las Artes de la Universidad

reconocemos habitantes de ella como en un sueño. Su pintura

de Guadalajara continúe con la tarea que se ha propuesto de

tiene el encanto y el poder que guardan en sí mismas las cosas

mostrar una selección de obra de los artistas de su colección.

sencillas. Lo nombrado está ahí sin ningún retorcimiento, sin

Las revisiones son ejercicios indispensables del quehacer

artístico. Es en ellas donde el creador puede estar de nuevo con su propia obra y entablar un diálogo necesariamente atravesado por la distancia y la experiencia, diálogo crítico que exige de

juicios ni adjetivos; un tren, un triciclo, una fachada, un par de zapatos, una botella, un hotel, una azotea, la luz entrando por la ventana, la tarde cayendo, el horizonte separándonos de lo otro que también somos.

alguna manera un rendimiento de cuentas; por otro lado, el

público tiene la oportunidad de ver el cuerpo principal de la

quedamente con el lenguaje de los pintores de otros tiempos y

obra de un artista en un lugar y en un punto del tiempo, y eso es

otras latitudes. Están, por nombrar algunos, Edward Hopper y

siempre un privilegio.

Javier Campos Cabello. También abreva de la cultura Pop y del

Las obras aquí reunidas dan cuenta de las preocupaciones

y afiliaciones estéticas que durante 20 años han marcado la obra de este artista tapatío. Samuel Meléndrez es un pintor que ha defendido y se ha mantenido en el oficio de pintar. Su constante ha sido la evocación de escenas urbanas cargadas todas de una sobriedad y elegancia que tanta falta hacen en estos días. La ciudad que Samuel nos regresa se agradece. El proceso de decantamiento que hace de la arquitectura urbana y de la parafernalia mediática en relación a ciertos momentos del día, donde el tiempo (en el doble sentido de la hora y el clima) está dictado por los vastos cielos, provoca en el espectador un

La obra de Samuel nos revela a un artista que dialoga

movimiento Estridentista. Pero ante todo prevalece en la obra de Meléndrez una constante construcción poética de la metrópolis contemporánea. Alicia Lozano

9


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

La urbe al otro lado de la sombra/ Acerca de la pintura de Samuel Meléndrez. ¿Qué río es éste cuya fuente es inconcebible? […] Corre en el sueño, en el desierto, en un sótano. El río me arrebata y soy ese río. De una materia deleznable fui hecho, de misterioso tiempo. Acaso el manantial está en mí. Acaso de mi sombra surgen, fatales e ilusorios, los días. Jorge Luis Borges/ Heráclito/ En: Elogio de la sombra

Lo primero que impacta en la narrativa pictórica de

en la zona tardomoderna, está la monumentalidad ciertamente

Meléndrez es la reiterada aparición de la fuerza del vacío.

ominosa de la Estridentópolis soñada en los años veinte del

Aunque se trata, más precisamente, del influjo sostenido

siglo pasado por los poetas y pintores afiliados a la vanguardia

que deja un imaginario objetual en donde la ausencia –casi

mexicana del Estridentismo; pero también la elegante sobriedad

absoluta- de figuras humanas pareciera propiciar otros modos

de las atmósferas del mundo melancólico de Edward Hopper

de habitación y de acontecimiento. Está claro que la producción

y, sobre todo, el sesgo escenográfico de las delirantes ciudades-

del artista ha contribuido –dentro de y desde el contexto del

museo que proyectaron en sus obras los artistas de la Pintura

arte en México- a la historia visual de las soledades en la ciudad

Metafísica y del Surrealismo.

contemporánea. La práctica artística de Meléndrez es culta en

Por otro lado, en el terreno contemporáneo, tengo

gran medida, si bien, en su aspecto más logrado, cautiva por su

la impresión de que Meléndrez se agencia (o provoca el

poderosa sencillez, exenta de grandilocuencia; con esto quiero

agenciamiento en la experiencia el espectador frente a su obra)

decir que, partiendo del conocimiento profundo de una familia

la sabiduría Pop en el tema del culto por el objeto en la sociedad

o linaje de referentes estéticos procedentes del campo moderno y

industrial avanzada, a lo Wayne Thiebaud, y la cualidad, casi

reciente de la pintura, el artista ha generado un discurso sensible

astral y francamente aerodinámica, de la polis reproducida por

a propósito de la experiencia de ciudades, entendidas como

los pintores fotorrealistas: Ralph Goings, Richard Estes, Don

lugares donde operan redes de inquietantes correspondencias.

Eddy y John Baeder. Asimismo, me parece necesario proponer

La urbe ficticia propuesta por Meléndrez no es

una lectura paralela de la pintura de Meléndrez y la producción

exhaustiva sino sintética: sólo se ve lo que pudiéramos llamar la

fotográfica y accionista de John Divola: ambos artistas

versión esencial de la infraestructura, la civilización y la cultura

actualizan el aspecto crítico y el lado afirmativo del viejo asunto

material que la constituyen. El espacio que obsesiona al pintor

decimonónico (y aún vigente), según el cual la concepción que

está enmarcado en una visión en la que la vastedad del cielo

nos reivindica en la realidad más plena, involucra la experiencia

físico y de las montañas lejanas dialoga simbólicamente con la

que tenemos en la esfera natural con el devenir en el espacio

superficie urbanizada, a la vez que representa sus ambiguos

civilizado.

límites y su virtual expansión a lo indeterminado. En la cascada

de citas y paráfrasis propiciatorias que presiden a dicha urbe

la presencia fragmentada de momentos muy específicos de

Samuel Meléndrez trabaja, en primer término, con

11


12

instalaciones y entornos arquitectónicos más que de arquitecturas

continua representación de dispositivos urbanos de iluminación

totales: azoteas, habitaciones de apartamentos y hoteles, estaciones

artificial, letreros y anuncios; y, finalmente, en la referencia a la

y vías de transporte, fábricas, estacionamientos; también

superficie de la pantalla mediática en las escenas con televisores.

elige razones sociales (marquesinas, señalética, logotipias),

La posible lectura de lo anterior, apunta a señalar la tendencia

dispositivos tecnológicos (contenedores, cableado, alumbrado,

del artista por crear constelaciones de vínculos entre toda esta

chimeneas), máquinas (aviones, trenes) y monumentos. En

parafernalia que, por cierto, incluye objetos y lugares que son

segundo término, el pintor interviene la tensa calma de los

autobiográficos: la urbe contiene elementos que conducen

mencionados foros con la inusitada disposición de objetos/

la energía, es un locus modular signado por el principio de

personajes, las más de las veces inanimados, pero que derivan

repetición y, por ende, regido por el ritmo. La imagen constante

hacia la condición de proyecciones y fetiches iconográficos de

de la chimenea retrotrae la conciencia del espectador a uno de

pulsiones y afectos: juguetes, ropa y zapatos, cráneos, envases

los posibles núcleos del relato de Meléndrez: hay que oponerse

de licor. El despliegue de estos fetiches, por ejemplo de los

a la alienación que impera en la ciudad, asimilar críticamente la

dinosaurios y las máquinas de construcción en miniatura, está

belleza de su yugo (porque el vacío sistematizado producto de la

relacionado con la nostalgia por el origen y la era de la inocencia,

racionalidad formal que organizó la urbe moderna, es seductor

pero –he aquí lo más relevante de las imágenes- más bien por

estructuralmente), y entonces reconciliarse con el lado molecular

la fe en su advenimiento: a pesar de un cierto aire pesimista,

y sutil de la materia fluida. Eso representa, entre otras cosas, el

Meléndrez cree en el acceso del sujeto actual a lo misterioso y a

vapor que se funde en la atmósfera aérea.

la mirada desenfadada, en tanto categorías de una experiencia

posible para quien la persiga, no sólo como cuestiones de la

el de los artistas que fueron al encuentro con lo oceánico, con la

prehistoria de la especie o de la infancia del individuo.

intuición de la totalidad, o sea, de la experiencia fundamental en

En una perspectiva interpretativa enfocada a otros

el orden romántico. Como sucedió en México con los pintores

elementos del discurso visual de Samuel Meléndrez, es viable

del nacionalismo en clave íntima, que aparecieron en la arena del

reconocer aspectos cruciales en la significación que se desprende

arte durante el periodo 1930-1950: Carlos Orozco Romero, María

de la imagen del tránsito del horario diurno hacia el crepúsculo,

Izquierdo, Manuel González Serrano, Alfonso Michel, Jesús

manifiesta en el intertexto -en muchos cuadros- de la luna; en la

Guerrero Galván, Julio Castellanos, Frida Kahlo, Juan Soriano,

Hay una conexión del trabajo de Samuel Meléndrez con


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

Antonio Ruiz “El Corzo”… Ellos visitaron en su imaginación

del “principio de realidad”. Todo el cuerpo de obra de Meléndrez

pictórica, sin excepción, la pulsión de retorno del cuerpo a lo

-por el espléndido uso Neopop del claroscuro- compone un elogio

inorgánico; el magnetismo vibrante del mar como metáfora de

breve de la historia de la sombra, que trae a cuento, simultáneamente,

la vida sin límite; la idea del objeto como cosa inanimada y, al

las obras del novelista Junichiro Tanizaki, el poeta Jorge Luis

tiempo, viva. En todos los casos, estamos hablando de artistas

Borges y el historiador del arte Victor Stoichita. Entonces, la

que abordaron el tema del desdoblamiento y multiplicación de

representación de objetos que proyectan su sombra en las

la identidad, por eso hubo dos Fridas face to face en un mismo

pinturas de Samuel Meléndrez, duplican la identidad del reino

lienzo e innumerables Marías desintegrándose en Sueño y

visible y producen una ciudad (elegantísima y casi imperceptible)

presentimiento (1947), por eso la convención compartida por estos

que levita adentro de la más evidente en la iconografía de todo el

artistas al construir el cuerpo de las figuras humanas, produce

conjunto de obra: en fin, una urbe al otro lado de la sombra.

anatomías esculturales que se gigantizan o hipertrofian en su aislamiento (p. ej. Rodríguez Lozano). Y esto vale, igualmente, para la concepción antropomórfica y paisajística de Giorgio de Chirico, Carlo Carrá, Paul Delvaux y Filippo de Pisis. Apenas resulta curioso recordar que esta poética fue característica de varios artistas de la escena tapatía –aparte de los ya comentadosde aquel periodo.

La pintura de Samuel Meléndrez es una ciudad que se

opone armónicamente a la ciudad literal que conocemos en la experiencia cotidiana: la pintura como la sombra de lo social. En sus cuadros, los objetos abandonados pero latentes y ciertos hechos como el trayecto de una aeronave, un tren o la serenidad de la luna irrumpen en el panorama o en los entretelones de los ámbitos asépticos e instrumentales de la civilización: las pulsiones fetichizadas como la sombra de la vida bajo el dictado

Erik Castillo

13


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

Samuel Meléndrez Espacios del silencio

Mirar la obra de Samuel Meléndrez es mirar varias

testigos de nuestra vida cotidiana, de nuestro transito diario

veces y aprender a mirar. Adueñarse del paisaje en apariencia

por la vida, se convierten gracias a la entrenada paciencia de los

intrascendente de nuestra cotidianidad.

pinceles de Samuel, en valiosos elementos estéticos de nuestro

entorno.

Con su pintura, Samuel nos acostumbró a ver al cotidiano,

inexpresivo y monótono espacio urbano, como a una sucesión

de paisajes desolados en donde el ser humano-demiurgo existe

televisión, las oxidadas estructuras de acero de viejos edificios

a través de la sutil insinuación, como un discreto guiño de sus

abandonados, convierten a las ciudades y a algunos polvorientos

objetos-creaciones.

paisajes campesinos en un amplio espacio pictórico y escultórico

que hasta entonces nos había pasado desapercibido.

El humo de la chimenea o el de la locomotora, la tenue

Las enrejadas ventanas, las indiferentes antenas de

luz que asoma por la cortina entreabierta de un departamento

La ciudad y su helada estructura de concreto, hierro, asbesto

son tímidas señales de la existencia de un ser humano. La basura,

y derruida pintura ahora puede ser vista como un enorme y

los zapatos, las bragas o los juguetes, inmóviles, aparentemente

apacible lienzo de colores opacos enmarcados por un cielo azul,

ajenos al mundo animado, solo están a la espera del cálido

generalmente carente de expresión y nubes.

contacto, del soplo creador de su demiurgo para cobrar vida.

Sin ser frecuente, los seres humanos emergen del espacio que

ver a sus dioses porque sin duda su vista va a rebotar en un triste

insinúa su presencia y se asoman por esos paisajes planos,

tinaco de asbesto posado, con flojera y en espera de su moderno

desolados e inmóviles. Para ello, a veces adoptan la forma de las

remplazo, sobre una estructura de hierro.

piernas de una muchacha viendo caricaturas de manera relajada

mientras una discreta luz acaricia sus muslos.

la mirada humana los encuentre. O tal vez para ser adorados

Samuel nos enseñó a mirar el paisaje urbano como se

requieran asomarse desde la ventana entreabierta y deteriorada

aprende a admirar una obra de arte. Los cables enredados, las

de un hotelucho de mala muerte y que su aura se confunda con

fachadas con su deterioro, los tinacos, las antenas, las ruinosas

la luz de la lámpara de buró, sucia sin duda, en busca de un

marquesinas, los iluminados e incompletos anuncios, inmóviles

respiro.

El ser humano ya no voltea al cielo con la intención de

Los dioses necesitan montarse en las antenas para que

15


16

La desvencijada ciudad se convirtió en el mejor refugio

Los pintores, intrigados, buscan su luz. También, influenciados

de los dioses vencidos. No hay mejor lugar para existir sin existir

quizás por los poetas románticos, la buscan como un testigo o

que el desolado y plano paisaje de una estación de ferrocarril, o

cómplice de la aventura amorosa. Con su luz tenue, no irrumpe

la fría escalera metida en un cubo en donde el humano flexiona

a los amorosos, los cobija, los ayuda a descubrir los rasgos

sus rodillas para reproducir sus prisas matinales y su nocturno

aletargados del ser amado.

cansancio. No hay mejor altar que un estacionamiento vacío, o un

antiguo lavadero de azotea, con venas de cobre, llaves oxidadas

A veces, quizás la mayoría de las veces, el pintor toma su débil

y viejos recuerdos de una juventud en donde las azoteas fueron

luz para iluminar los desolados paisajes. Esa luz apagada, suave

transformadas en el paraíso.

que la tierra recibe de la luna, le sirve a Samuel para darle un

color sobrio, discreto, estático a sus paisajes urbanos.

Posar la mirada en la obra de Samuel Meléndrez nos hace

La luna también aparece en la obra de Samuel Meléndrez.

pensar en el silencio. En ese silencio siempre presente y clave

para entrar en la atmósfera del lienzo. El ruido existe, pero nunca

al protagonista en sus devaneos amorosos. Ni como un pretexto

aparece, tal vez se inhibe frente a la fría y ajena indiferencia de

del pintor para exagerar la referencia romántica de un momento.

los casi fantasmales edificios.

La luz de la luna simplemente está ahí, como un angustiado

Pero sin duda ahí está, convertido en la escenografía

testigo del paso devastador del tiempo sobre la obra material

silenciosa de la ciudad deshumanizada, empolvada y envuelta

traducida en edificios de tinacos y antenas creados por el soplo

en su propio deterioro.

del ser humano.

Al final, la soledad elimina todo tipo de distracciones. El

La luz de la luna no aparece como el cómplice que auxilia

Pero otras veces la luna aparece en los cuadros

que observa aprende a mirar su propio silencio, su propio vacío,

alejada, pequeña, en lo alto de infinidad de paisajes terrestres

su pequeño fragmento de trascendencia. El pintor observa el

iluminados por el sol. Es una luna llena cuya aparición desafía a

momento en que la realidad se vuelve efímera. Y lo congela.

la maestría del pincel. Una mancha a veces imperceptible, ajena

La luna, dicen, ha sido inspiración de poetas. Un espacio

a la composición, inasible, apartada de los sufrimientos, de la

inalcanzable, mítico, asociado al amor y como Saturno, a la

soledad y el vacío característicos del mundo que compone la

melancolía.

inspiración pictórica de Samuel.


LA CIUDAD Y LA MEMORIA Samuel Meléndrez Bayardo 20 años

Pero también ese mundo necesita de testigos y la luna

con su luz tenue que inspira al pintor y con su lejanía física del espacio que éste quiera hacer aparecer ante nuestros ojos, hace acto de presencia en una realidad en la que como en los edificios derruidos, los tinacos, las tuberías y los lavaderos, todos estamos inmersos.

Admirar la obra de Samuel Meléndrez es aprender a

mirar el silencioso y fugaz desgaste de nuestra cotidianidad. Roberto Castelán

17


Catรกlogo de obra


20

La casa de Barrabás 1991 acrílico/cartón 114 x 73 cm


21

Sin título 1991 óleo y acrílico / tela 170 x 115 cm


22

F谩brica no. 2 1992 贸leo/tela 130 x 160 cm


23

Sin t铆tulo 1992 贸leo/tela 160 x 130 cm


24

Escena no. 1 1994 贸leo/tela 25.5 x 35.5 cm


25

Tendedero no. 2 1994 贸leo/tela 148 x 168 cm


26

La factor铆a no. 2 1996 贸leo/tela 39 x 24 cm


27

El condominio 1996 贸leo/tela 147 x 166 cm


28

El tren diurno no. 2 1997 贸leo/tela 180 x 200 cm


29

Tren diurno 1997 贸leo/tela 148 x 160 cm


30

Sin t铆tulo 1997 贸leo/tela 100 x 80 cm


31

El estadio 1998 贸leo/tela 140 x 160 cm


32

Mirando tele no. 2 1997 贸leo/tela 160 x 200 cm


33

Subterr谩neo no. 1 1999 贸leo/tela 200 x 180 cm


34

Letrero 1999 贸leo/tela 170 x 150 cm


35

Letrero 1999 贸leo/tela 30 x 15 cm


36

Iedade 1999 贸leo/tela 200 x 160 cm


37

Hotel de mala muerte 2000 贸leo/tela 200 x 180 cm


38

Cuyutl谩n 2000 贸leo/tela 180 x 200 cm


39

Alameda 2002 贸leo/tela 70 x 60 cm


40

Nocturno no. 4 2003 贸leo/tela 35 x 50 cm


41

El saco 2003 贸leo/tela 70 x 60 cm


42

Tren no. 5 2003 贸leo/tela 150 x 170 cm


43

Procalza 2003 贸leo/tela 150 x 131 cm


44

Hotel no. 5 2004 贸leo/tela 80 x 100 cm


45

Nocturno no. 5 2005 贸leo/tela 130 x 150 cm


46

Acapulco no. 5 2005 贸leo/tela 40 x 30 cm


47

La posada 2005 贸leo/tela 50 x 40 cm


48

Lucha libre 2005 贸leo/tela 200 x 170 cm


49

Cr谩neos en la azotea 2006 贸leo/tela 150 x 130 cm


50

Los botines 2006 贸leo/tela 60 x 40 cm


51

El triciclo 2007 贸leo/tela 50 x 40 cm


52

El ventanal no. 3 2009 贸leo/tela 50 x 40 cm


53

El dinosaurio 2007 贸leo/tela 150 x 130 cm


54

Los juguetes 2008 贸leo/tela 150 x 130 cm


55

Nocturno no. 6 2008 贸leo/tela 150 x 130 cm


56

La c煤pula no. 3 2008 贸leo/tela 150 x130 cm


57

Las botas no. 2 2008 贸leo/tela 110 x 90 cm


58

Discobolo no. 2 2008 贸leo/tela 150 x 220 cm


59

La escultura, caballito 2008 贸leo/tela 170 x 200 cm


60

Antenas y tinacos 2008 贸leo/tela 150 x 130 cm


61

El Teresa, cine porno no. 2 2008 贸leo/tela 150 x 130 cm


62

Muchacha viendo porno 2008 贸leo/tela 170 x 160 cm


63

Muchacha viendo caricaturas 2008 贸leo/tela 80 x 100 cm


64

La covacha 2008 贸leo/tela 150 x 130 cm


65

Nocturno no.7 2008 贸leo/tela 150 x 130 cm


66

Crep煤sculo 2009 贸leo/tela 150 x 130 cm


67

Interior no. 8 2009 贸leo/tela 200 x 170 cm


68

Hotel de Tlalpan no. 1 2009 贸leo/tela 50 x 40 cm


69

Torre D茅co 2009 贸leo/tela 200 x 170 cm


70

Las esculturas no. 2 2009 贸leo/tela 170 x 160 cm


71

El ventanal no. 2 2009 贸leo/tela 150 x 130 cm


72

El ventanal 2007 贸leo/tela 130 x 150 cm


73

Ropa tirada con mu帽eco 2009 贸leo/tela 150 x 130 cm


74

Botellas vac铆as 2009 贸leo/tela 150 x 130 cm


75

Zapatos y braguitas 2009 贸leo/tela 70 x 90 cm


76

La botarga 2009 贸leo/tela 170 x 160 cm


77

Cr谩neo en la azotea 2010 贸leo/tela 40 x 50 cm


78

La huida 2010 贸leo/tela 170 x 150 cm


79

La huida no. 3 2010 贸leo/tela 130 x 150 cm


80

Cine 贸pera 2010 贸leo/tela 50 x 40 cm


81

La bruja 2011 贸leo/tela 150 x 130 cm


83


SAMUEL MELÉNDREZ BAYARDO Guadalajara, Jalisco, 27 de junio de 1969. Exposiciones Individuales:

84

1 de octubre de 1991 Galeria Magritte, Guadalajara, Jalisco. 28 de mayo de 1993 Galeria Matiz, Guadalajara, Jalisco. 4 de junio de 1997 El espacio y el silencio, Centro Cultural Casa Vallarta, Guadalajara, Jalisco. 27 de marzo de 1998 Volver a Navegar, Galeria de Arte Contemporáneo Sergio Bustamante, Tlaquepaque, Jalisco. 16 de marzo de 2000 Cambio de Vía, Pasillo del Arte, Televisa de Occidente, Guadalajara, Jalisco. 20 de febrero de 2004 Obra reciente 2000-2003, Ex Convento del Carmen, Guadalajara, Jalisco. 8 de diciembre de 2005 Obra reciente, Galeria Luis Tinajero, Guadalajara, Jalisco. 17 de enero de 2008 Obra reciente, Galeria Luis Tinajero, Puerto Vallarta, Jalisco. Exposiciones Colectivas: 28 de noviembre de 1990 Archivo General Municipal, Guadalajara, Jalisco. 7 de abril de 1992 Galeria Magritte, Guadalajara, Jalisco. 12 de septiembre de 1992 Centro de Arte Moderno de Guadalajara, Guadalajara, Jalisco. 1 de octubre de 1992 Casona II, México, D.F. 11 de diciembre de 1992 Galeria Clave, Guadalajara, Jalisco. 25 de mayo de 1993 Galeria Magritte, Guadalajara, Jalisco. 19 de noviembre de 1993 Galeria Lacaye, Los Ángeles, Ca. 24 de marzo de 1994 Galeria Magritte, Guadalajara, Jalisco. 26 de mayo de 1994 Facultad de Arquitectura, Universidad de Guadalajara, representado por Galeria Matiz en Expo-Arte 93, Guadalajara, Jalisco.

10 de septiembre de 1994 Centro Cultural Zacatecano, Exposición Becarios del FONCA, Zacatecas, Zacatecas. 1 de noviembre de 1994 Altar Exposición, homenaje al fallecido pintor Javier Campos Cabello. 2 de febrero de 1995 Taller de Arte, Granada, España. 1 de marzo de 1995 Creación en Movimiento, Becarios del FONCA, Museo de Arte Carrillo Gil, México, D. F. 5 de junio de 1995 Salón de la Gráfica III, Centro de Arte Moderno, Guadalajara, Jalisco. 17 de junio de 1995 Centro Cultural “Casa de Porras”, Universidad de Granada, España. 1 de abril de 1996 Centro Cultural El Albaicín, Granada, España. 15 de mayo de 1998 Ocho Loko, Ex Convento del Carmen, Guadalajara, Jalisco. 19 de junio de 1998 Arte Contemporáneo Jalisciense, Mexican Fine Arts Center Museum and the Sara Lee Fundation, Chicago, Illinois. 10 de julio de 1998 Plástica Contemporánea Jalisciense, Centro Cultural Casa Vallarta, Guadalajara, Jalisco. 12 de febrero de 1999 Punto de Quiebra, Galeria Alejandro Gallo, Guadalajara, Jalisco. 7 de septiembre de 1999 Convergencias y Divergencias, Galeria de Arte Tren Eléctrico Urbano, Guadalajara, Jalisco. 17 de diciembre de 1999 Expresiones Plásticas del Siglo XX, Centro Cultural El Refugio, Tlaquepaque, Jalisco. 11 de diciembre de 2000 Autoretratos Jaliscienses, Galeria Guachabato, Guadalajara, Jalisco. 21 de marzo de 2002 VI Salón de Arte, BVV Bancomer, México, D. F. 24 de noviembre de 2002 Encuentro de jóvenes creadores La imagen y el instante retenidos, Unidad Administrativa Basílica, Plaza de las Américas, Zapopan, Jalisco. 23 de febrero de 2003 Cuatro artístas tapatíos, Galería José María Velasco, México, D. F. 10 de abril de 2003 Panorama de la pintura en jalisco 2000-2003, Instituto Cultural Cabañas, Guadalajara, Jalisco.


12 de marzo de 2006 De lo similar a lo particular, Galeria El Estudio, México, D. F. 6 de junio de 2008 20x20, Museo de Arte de Ciudad Juarez, Chihuahua. 29 de mayo de 2008 Profano, Galeria de Artes Visuales de la Universidad Autónoma del Estado de México. 12 de junio de 2008 Territorios, Colección Pago en Especie del Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, México D.F. 27 de marzo de 2007 Donaciones a la colección del Acervo Patrimonial del Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. México, D. F. 30 de noviembre de 2010 Libertades, Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, México D.F. Cursos Curso de grabado calcográfico 1995-96, Escuela de Artes y Oficios, Granada, España. Estancia en el taller litográfico de Thomi Wolfensberger, junio 2007, Zurich, Suiza. Becas Becario del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, 1992, Jalisco. Becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, 1993, México. Becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, 1996, México. Premios Primer lugar categoría B, Salón de octubre, 1993, Guadalajara, Jalisco. Seleccionado en el Gran Premio Omnilife, 1998, Guadalajara, Jalisco. Seleccionado en el Concurso de Grabado José Guadalupe Posada, 2002, Aguascalientes, Aguascalientes. Mención honorífica en el Concurso de Pintura José Atanasio Monroy, Centro Universitario de la Costa de la Universidad de Guadalajara, 2003. Integrante de la Selección de Artistas Emergentes Fabrica de arte M art de Fundación Murrieta, 2009 - 2010. Seleccionado Bienal Alfredo Zalce 2009, Morelia, Michoacán. Seleccionado Bienal de Yucatán 2009, Mérida, Yucatán. Seleccionado Bienal Pedro Coronel 2010, Zacatecas, Zacatecas.

Obra en Museos e Instituciones Públicas Integrante de la colección permanente de arte contemporáneo del Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara. Integrante de la colección del Acervo Patrimonial del Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, México D.F. Integrante del Acervo Patrimonial del Banco de México, México D.F. Trabajo Interdisciplinario Director artístico del proyecto de títeres en la pintura Puppets of fire basado en la obra de Orozco, Fideicomiso México-USA, 2001-2002. Diseño escenográfico de la obra Bolero de la Compañía de Teatro de la Universidad de Guadalajara, director: Fausto Ramírez, Guadalajara, Jalisco, 2003. Director artístico del cortometraje Perrito Bomba, director: Ernesto Hernández, México, D. F., 2006.

85


Quiero agradecer a las personas que me han apoyado y han

A los galeros Patricia Mendoza, Jesus Drexel y José Ignacio

contribuido a que hoy celebre mi vigésimo aniversario como

Aldama. Por procurar el resguardo y promoción de mi obra en

artista plástico. Una mención especial merecen las personas

esta última etapa creativa.

evocadas a continuación.

Gracias a mi padres Samuel y Chepina, así como a toda mi

Rogelio Flores: Por su apertura y disposición para la realización

familia, por su apoyo crucial al momento de toma de difíciles

de mi primera muestra individual en la galería Magritte del

decisiones vocacionales. Gracias a mi mujer, Mireya Torres, por

Centro Cultural Roxy. Este acontecimiento marca la fecha del

su apoyo y amor incondicional, por su lealtad a toda prueba en

inicio de mi carrera (marzo de 1991) y es el referente para señalar

los momentos difíciles y su cálida compañía en los momentos

al 2011 como el momento de celebración de 20 años de trayectoria.

favorables.

Francisco Barreda: Mi segunda muestra individual se realizó en

Por último, quiero agradecer al Sr. Luis Tinajero Michel, por su

galería Matiz, una pequeña cochera transformada en espacio de

crucial labor de mecenazgo en el transcurso de estos últimos diez

arte, lugar de amenas tertulias y de calidez fraternal. Gracias a

años. Estimado Luis: estoy seguro que en un futuro tu nombre

Paco por su apoyo en un momento de consolidación y definición.

será indisociable en la mención de la obra creativa de Samuel

Sr. Fernando del Paso: Por su favorable apreciación, determinante en el logro de apoyos institucionales que generaron las condiciones materiales para que mi carrera se consolidara y floreciera.

Meléndrez. Te has ganado un primerísimo lugar en el podio por tu apoyo material en la empresa que me dispuse a iniciar hace ya dos décadas. Gracias por tu amistad y tu gentileza, gracias por apostar a mi favor.

Francisco González: Por su labor de promoción y mecenazgo en el periodo intermedio de mi carrera. Dr. Roberto Castelán Rueda: Presente en momentos de consolidación y parte determinante para la realización de mi tercera muestra individual en Casa Vallarta. Mtra. Silvia Álvarez: Por su apoyo constante y desinteresado. Lic. Suny Ramírez: Por su activa disposición para llevar a buen puerto este proyecto de 20 aniversario. Gracias Suny por generar las condiciones necesarias para albergar esta muestra. Extiendo mi agradecimiento a todo el personal del MUSA. Alicia Lozano: Curadora de esta muestra, amiga entrañable y testigo de mis primeras andanzas en el mundo de la pintura. Gracias Alicia por tu amistad transparente y desinteresada. Sr. Erik Castillo: Por su apreciable aportación teórica y literaria. Sra. Patricia Marcos Giacomán y Sr. Carlos Jaurena Ross: Integrantes sobresalientes de un círculo de amigos cálido y divertido. Gracias por su amistad y apoyo.

Samuel Meléndrez Bayardo

87


Directora del Museo y Artes Plásticas Suny Ramírez Barajas Difusión y Relaciones Públicas Laura Ayala Servicios Educativos Angela Palma Museografía: Sac-Nicté Couoh Artemio García Hector Pureco Hindra Ruvalcaba Asistente de Dirección: Rosalba Rodríguez Documentación y archivo: Clara Ibarra Conservación: Ana Laura Camacho Contabilidad: Gabriela Gallardo Apoyo técnico: Fidel Angulo Intendencia: Eduwiges Islas

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

Seguridad: José Arechiga

Rector General Marco Antonio Cortés Guardado Vicerrector Ejecutivo Miguel Ángel Navarro Navarro Secretario General José Alfredo Peña Ramos

Curaduría Alicia Lozano Fotografía Ricardo Guzmán Jorge Luis Gomez Felipe Arturo Buitrón

Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño Rector Mario Alberto Orozco Abundis Secretario de Vinculación y Difusión Ángel Igor Lozada Rivera Melo

Supervisión de diseño y producción Adán Ronzón Video Marcos Barbosa Diseño catálogo Verónica Cervantes

89


90


91



Samuel